Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier SEMYR : La General estoria d’Alphonse X : canon littéraire et changement linguistique

Introducción

Introduction
Introduction
Irene Salvo García

Texte intégral

  • 1 El presente monográfico se enmarca en las actividades del proyecto de investigación Cambio gramati (...)

1El presente número del Dossier La SEMYR en Atalaya reúne nueve trabajos bajo el título «La General estoria de Alfonso X: canon literario y cambio lingüístico»1. En ellos se propone una aproximación conjunta que atiende tanto a la lengua como a los rasgos textuales de la magna historia universal compuesta por orden del rey de Castilla, Alfonso X el Sabio (1221-1284). Al menos catorce años, de 1270 a 1284, dedicó el taller historiográfico alfonsí a la elaboración de la General estoria, que cuenta con más de 6.000 páginas en su edición moderna, lo que hace de ella la empresa historiográfica más extensa de la Edad Media europea. Traducciones, reelaboraciones y narraciones originales se entreveran en un relato más o menos unificado, desde la génesis del mundo al nacimiento de los padres de la Virgen, según sus cinco partes íntegramente conservadas —de la sexta parte apenas contamos con un manuscrito inacabado de veinte folios—. El esfuerzo por homogeneizar contenidos, lengua, estilo y registro domina la compilación, aunque son inevitables algunos errores o incoherencias, lógicos en un proceso de composición largo en el tiempo y seguramente diverso. Por esta complejidad interna, la transmisión original —que es parcial (ya que solo contamos con dos códices regios: BNE 816, A y Urb. Lat. 836, U)— y la recepción de la General estoria en otras lenguas y en los siglos posteriores son irregulares.

  • 2 Alfonso el Sabio, General Estoria, VI partes, Pedro Sánchez-Prieto Borja (coord.), 10 t., Madrid: (...)
  • 3 Ciertos trabajos incluidos en este número fueron presentados en una primera versión en las Jornada (...)

2Precisamente, amén de la extensión de la obra, la dificultad de establecer un texto crítico de las partes para las que no se conserva un manuscrito regio no ha favorecido su edición crítica íntegra, que hasta 2009 no fue publicada. Un equipo coordinado por Pedro Sánchez-Prieto y formado, entre otros, por Inés Fernández-Ordóñez, Belén Almeida y Raúl Orellana, pudo completar la edición, que se acompañó de extensas y detalladas introducciones que aportaron un necesario estado de la cuestión2. Han pasado nueve años desde entonces y, gracias a la edición, los estudios sobre la General estoria se han multiplicado. Una nueva puesta a punto de los avances recientemente conseguidos parece, pues, necesaria así como una reflexión conjunta para poder identificar las líneas de investigación futuras más fructíferas en su estudio. El número aquí presentado y las contribuciones que se recogen tienen su origen en esta premisa3.

3La General estoria, a pesar de su edición íntegra, es todavía una gran desconocida tanto en España como en el ámbito internacional. Este hecho ha impedido, hasta ahora, situar la obra donde merece, tanto en la historia de la literatura española como en la europea. Las características profundamente originales de la General estoria pueden modificar, en efecto, ciertas conclusiones compartidas por la crítica sobre la traducción, la escritura de la historia y la construcción de un canon historiográfico en la Edad Media. En ella se propone un nuevo paradigma historiográfico que modifica el canon de auctores explotados de modo conjunto en un relato histórico: la Biblia, Pedro Comestor, Godofredo de Viterbo, Isidoro u Orosio conviven por primera vez con Ovidio, Plinio o Lucano. Las traducciones incluidas en la General estoria, que son las primeras conservadas en castellano de todos estos autores y obras, son extensas y significativamente literales, y muchas de ellas son las primeras preservadas con estas características en una lengua romance, como es, por ejemplo, el caso de Ovidio, Lucano o Plinio. El castellano culto avanza, se define y se constituye por la labor de los traductores, compiladores y ayuntadores que se enfrentan no solo a los textos latinos sino también a obras escritas en francés y en árabe.

4Sin embargo, la originalidad de la General estoria no reside únicamente en sus fuentes y en sus traducciones; también se encuentra en el mismo texto alfonsí, es decir, en las partes que no provienen de las fuentes. En la General estoria leemos numerosos comentarios, reflexiones, apuntes que muestran las ideas y pensamiento no solo del rey Alfonso sino también de sus colaboradores, anónimos intelectuales de los que sabemos muy poco o nada. Es lógico que, a lo largo de los catorce años que, probablemente, ocupó la elaboración de la General estoria, la vigilancia del trabajo en el taller historiográfico fluctúe o claramente disminuya. De modo que, bajo el anonimato que otorga un taller, los criterios cambian, lo que se rechaza se acepta, lo que unos no desean comentar otros lo explanan por extenso, mostrando con ello una libertad de pensamiento inédita en muchos textos medievales. Los hechos del pasado se asimilan en el presente con menos prejuicios de los que podríamos imaginar y con una apertura en la selección de contenidos que define toda la General estoria.

5Así pues, la General estoria es una obra extremadamente rica y polifacética que necesita un análisis filológico completo, como ya mostraron sus primeros y pioneros estudiosos: Antonio G. Solalinde, Diego Catalán, Inés Fernández-Ordóñez o Pedro Sánchez-Prieto principalmente, a los que se añaden más recientemente los otros autores de las nueve contribuciones que forman este número. El texto alfonsí es, de este modo, escrutado en su lengua y en sus variedades dialectales, en sus fuentes, métodos compositivos y compilatorios, en la presentación material de sus manuscritos y en la recepción y su reescritura en otros periodos y lugares.

6El número se inaugura con el trabajo de Ana Serradilla, que analiza el funcionamiento sintáctico (frecuencia, orden del discurso) de los superlativos en la primera parte de la General estoria, que se ha transmitido íntegra en un códice regio, BNE 816, A. Los objetos de estudio son las formas sintéticas, en -íssimo, prácticamente ausentes en el texto alfonsí, y las analíticas, muy, mucho, bien, assaz, tan, además, de mayor presencia. Los adverbios terminados en -mente completan el corpus. La autora se cuestiona qué relación tiene el funcionamiento de los superlativos con las variables que aportan la tipología textual (texto histórico o poético) o los contextos socio-culturales de las obras que también influyen en las soluciones que un autor u otro van a privilegiar. Los rasgos encontrados muestran un sistema de las fórmulas de superlación avanzado en su gramaticalización y propio de un modelo romance con menos vacilaciones de las esperadas en el periodo de composición de la General estoria.

7Pedro Sánchez-Prieto centra también su trabajo en los códices regios de la General estoria, el de la primera y el de la cuarta, en los que estudia la puntuación (calderón, punto, y punto y coma) y su relación con la sintaxis y la organización del discurso. Siguiendo un método cuantitativo y cualitativo, el autor observa qué relación se opera entre la puntuación y la polisíntesis, tan característica de la prosa alfonsí o cómo estos signos se articulan según la diversidad textual, si son traducción u original, de las distintas secciones. Del análisis se deduce, entre otras conclusiones, que el calderón está más presente en el códice A que en U, aunque marca una pausa más débil que el punto, y que el punto y coma aparece con más frecuencia en la cuarta parte que en la primera. El estudio deberá ser completado en el futuro con el análisis de otros códices más tardíos que también transmiten parcialmente la General estoria, así como con testimonios de otras obras de carácter no histórico producidas en el scriptorium.

8Siguen en el monográfico tres trabajos centrados en la cuarta parte que, por haber sido conservada en un códice regio, permite una aproximación más fiable en el estudio diacrónico de su lengua. Cristina Matute analiza, como los trabajos precedentes, la sintaxis discursiva del castellano alfonsí, observando, en esta ocasión, el funcionamiento de los elementos adverbiales de la periferia izquierda o margen preverbal de la oración. Matute selecciona pasajes bíblicos de la General estoria, que opone a aquellos de la Biblia llamada escurialense, transmitida en el manuscrito I.I.6, E6, la traducción castellana más antigua conservada de la Vulgata. Varias cuestiones intrínsecas al proceso traductor articulan el trabajo: ¿Cómo influye la lengua fuente, que es también la lengua madre, en el castellano?, ¿hasta qué punto las características observadas en la lengua de llegada son fruto de una contaminación entre ambas lenguas más que un rasgo propio, patrimonial de la misma? La autora expone, teniendo en cuenta la problemática de la traducción que plantea en la primera parte del trabajo, las diferencias y semejanzas entre ambas versiones, que considera autónomas. Si en la General estoria se observa una mayor libertad traductora que en E6, el orden preverbal se vierte tanto en el texto alfonsí como en E6, conforme a principios romances bien definidos e independientes del latín.

9El estudio que presenta Raúl Orellana comparte con el trabajo de Matute el análisis del proceso traductor que atañe a materia bíblica en el taller de la estoria universal. Orellana completa su estudio de la Biblia con el de otros textos que la acompañaban en la Edad Media y que también se reciben en la General estoria: los comentarios y la glosa de Rabano Mauro, de San Bernardo, las Historias judaicas de Josefo, la Historia escolástica de Pedro Comestor o el Panteón de Godofredo de Viterbo. Gracias a la confrontación de la versión romance con el modelo latino subyacente de los libros históricos de Judit y Ester, el autor observa en ellos un mayor desvío de la fuente en oposición a la fidelidad que muestra la traducción de los libros proféticos. Los alfonsíes aportan en su versión profundidad descriptiva, transcendencia narrativa y vivacidad.

10Gema Herranz, por su parte, analiza el funcionamiento sintáctico de los relativos con el fin de definir la posible variedad dialectal de los colaboradores alfonsíes que trabajaron en el códice regio U. Los relativos qui y quien son el objeto de estudio a los que se añade quin, posible variante gráfica de quien, y los pronombres indefinidos quienquier y quiquier. Herranz completa el corpus de la General estoria con otros textos de distinta procedencia geográfica como son el Liber regum, los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 y documentos notariales de los Monasterios de Sahagún y Trianos. La autora observa que en la variedad dialectal de la General estoria el funcionamiento de los relativos qui y quien está regulado por principios sintácticos, dado que, cuando el pronombre ha de desempeñar la función de sujeto, en la práctica totalidad de los casos, se selecciona el relativo qui. En cambio, cuando el relativo aparece en contextos preposicionales, predomina el uso del pronombre quien. Ambas funciones así distribuidas se vinculan con el étimo latino del que provienen y la función que antes tenían: qui, derivado del qui relativo nominativo y del pronombre interrogativo quis y quien, también derivado de quis y del acusativo quem. Herranz concluye, coincidiendo con la bibliografía anterior, que los rasgos observados en U pertenecen a una variante del castellano occidental con características del leonés oriental.

11A estas contribuciones se une el trabajo de Mariana Leite. La aportación de dicha autora se basa en la recepción de la General estoria en el occidente peninsular. Leite expone las características principales de la recepción gallego-portuguesa de la General estoria I, que cuenta con dos testimonios: el manuscrito F, del siglo xiv, escrito en lengua gallego-portuguesa, y los breves fragmentos llamados TT, redactados en portugués. Las dos versiones apenas comparten tres folios de contenido, lo que dificulta la comparación entre ellas, pero, afortunadamente, pueden contraponerse al texto conservado de la General estoria. No obstante, la situación textual de las versiones difiere: TT deriva del manuscrito regio A y F remite, sin embargo, a un borrador previo a la redacción del códice final. Tampoco se asemejan sus contextos de composición y las intenciones de sus autores, como explicitan las diferencias en el tratamiento de la fuente castellana: F es más fiel tanto en su lengua como en el contenido a la General estoria; TT, por su parte, se aleja conscientemente de A, priorizando el léxico de raíz patrimonial portuguesa y resumiendo el texto alfonsí sistemáticamente.

12Blanca Garrido continúa la exploración de la recepción de las estorias alfonsíes, en este caso, en los llamados sumarios de crónicas, un género historiográfico que surge en Castilla en el siglo xv. El desarrollo de los sumarios supone la vuelta a la cronística alfonsí como modelo y como fuente de contenidos. Un ejemplo de ello es la recepción parcial de la Estoria de España en la Atalaya de las Corónicas de Alfonso Martínez de Toledo. La adaptación a esta nueva tradición discursiva modifica el texto alfonsí que se actualiza lingüísticamente, se abrevia, pero, a su vez, se completa con interpolaciones de otras fuentes, como la Crónica Sarracina, o con elementos que remiten a la experiencia vital de su autor, como son las referencias a las leyes o a la geografía de la ciudad de Toledo.

13La compleja transmisión textual de las estorias, que señalé al comienzo, y los diversos métodos compilatorios que desarrollaron los colaboradores son objeto de reflexión en los dos trabajos que cierran el número. Belén Almeida opone pasajes de la Estoria de España y de la General estoria que remiten a traducciones de la Farsalia de Lucano, de las Heroidas de Ovidio y de la Historia regum britanniae (HRB) de Geoffrey de Monmouth que se elaboraron en el taller. La autora se plantea varias de las cuestiones recurrentes y claves que surgen en el estudio de la compilación de la estorias: ¿cómo fueron traducidas las obras que iban a ser insertadas?, ¿qué características exclusivas de los métodos compositivos de la Estoria de España y de la General estoria atañen a las traducciones?, ¿qué elementos muestran, sin dilación, el uso de una misma traducción subyacente en una u otra estoria? Almeida consulta diversos manuscritos que se conservan de las partes II, III y V de la General estoria, así como de las versiones de la Estoria de España. A los problemas relativos a la traducción y a sus diferentes estadios de elaboración en el taller historiográfico, se añaden, pues, cuestiones propias de transmisión textual. El estudio permite comprender, por ejemplo, que en la General estoria I y la V se compilaron fragmentos de una traducción de Lucano muy similar. La Estoria de España, sin embargo, transmite una versión de la Farsalia diferente a aquella utilizada en la estoria universal. En cuanto a la traducción de la HRB, presente en las partes III y IV, la afirmación de su posible vínculo no es concluyente, pues, aunque se observan similitudes sintácticas, el texto difiere en el orden de palabras y en el tipo de léxico utilizado. Finalmente, Almeida muestra que la versión de la Heroida VII (Dido a Eneas) de Ovidio transmitida en la Estoria de España es una minuciosa reelaboración de una traducción muy fiel, cuyo primer estadio quizá sea el transmitido en un manuscrito de la General estoria (BNE Res/279, Av) y en otro códice con fragmentos de la Estoria de España (BNE 9268, H).

14Francisco Bautista continúa en su trabajo el esfuerzo de Almeida por comprender la historia textual de la General estoria. Bernardo de Brihuega, colaborador del rey Alfonso, compuso una extensa compilación hagiográfica conservada en latín, portugués y castellano. Bautista presenta un estado de la cuestión de las versiones romances conservadas de dicha compilación que transmiten tres testimonios fragmentarios, los manuscritos Zabálburu, el 10252 de la BNE y un manuscrito de la segunda mitad del siglo xvi. Sabemos, gracias a Bautista, que la compilación hagiográfica es fuente estructural del breve fragmento conservado de la sexta parte de la General estoria. En línea con esta afirmación, la cuestión que se plantea aquí es la posible relación que pudo existir entre otras partes de la estoria alfonsí y unos fragmentos transmitidos en el manuscrito Zabálburu que poseen fuertes semejanzas con el texto de la General estoria I. Para ello, Bautista estudia un pasaje sobre el arca de Noé perteneciente a esta sección del manuscrito, fragmento editado al final del artículo, al que opone el texto del manuscrito A. Si la hipótesis de Bautista se comprobara, podríamos afirmar que Bernardo de Brihuega no solo realizó su compilación hagiográfica por orden del rey y que esta fue posteriormente utilizada en la General estoria VI, sino que, además, el mismo Brihuega pudo colaborar en las partes bíblicas compiladas en otras secciones de la estoria alfonsí.

15Los artículos incluidos en el monográfico aportan, pues, resultados tangibles y decisivos, que enriquecen las respuestas a cuestiones centrales que a su vez se reformulan desde los nuevos parámetros planteados: ¿Cuáles son las características lingüísticas del conjunto de la General estoria?, ¿cómo se trabajó y quién colaboró en el taller historiográfico?, ¿de dónde provenían y cuáles eran los intereses, la formación de los colaboradores?, ¿cómo fue la transmisión y el impacto posterior, nacional e internacional, de la General estoria? El trabajo sobre la estoria alfonsí debe, pues, continuar ampliándose con nuevas ideas y perspectivas, pero también con un esfuerzo de reflexión sobre lo comprendido anteriormente. Como afirmaba al comienzo, su estudio enriquece nuestro conocimiento de la historia de la literatura y de la lengua españolas, pero, además, es necesario destacar que los nuevos resultados de dicho estudio pueden hacer bascular los preceptos establecidos sobre la producción cultural ordenada por el rey Alfonso y el lugar que esta ocupa en la Europa occidental.

Haut de page

Notes

1 El presente monográfico se enmarca en las actividades del proyecto de investigación Cambio gramatical en el español europeo: problemas teóricos y avances empíricos del MINECO (Proyecto I+D de Excelencia, FFI2015-64722-P) dirigido por Inés Fernández-Ordóñez y Javier Elvira de la Universidad Autónoma de Madrid y del proyecto individual Marie Skłodowska-Curie, ROMAINE. Ovid as Historian. The reception of classical mythology in medieval France and Spain, ID: 705386.

2 Alfonso el Sabio, General Estoria, VI partes, Pedro Sánchez-Prieto Borja (coord.), 10 t., Madrid: Fundación José Antonio de Castro, 2009.

3 Ciertos trabajos incluidos en este número fueron presentados en una primera versión en las Jornadas de Investigación «La General estoria de Alfonso X: canon literario y cambio lingüístico», que tuvieron lugar en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Madrid, el 3 y el 4 de noviembre de 2016.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Irene Salvo García, « Introducción », Atalaya [En ligne], 17 | 2017, mis en ligne le 23 août 2018, consulté le 19 janvier 2019. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/2518

Haut de page

Auteur

Irene Salvo García

IF Marie Skłodowska-Curie - Syddansk Universitet

Haut de page