Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier SEMYR : La General estoria d’Alphonse X : canon littéraire et changement linguistique

Los mecanismos de superlación en la General estoria (Primera parte): la consolidación de un modelo romance

Les mécanismes d’expression superlative dans la General estoria (I) d’Alphonse X : la consolidation d’un modèle roman
The Mechanisms of Superlative Forms in General estoria (Primera parte): the Consolidation of a Romance Model
Ana Serradilla Castaño

Résumés

Cet article analyse les différents mécanismes d’expression superlative utilisés dans la Primera parte de la General estoria. L’accent est mis sur les expressions quantitatives muy, bien, mucho, asaz, tan et además : on observe quelles formules sont prédominantes, dans quelles constructions elles interviennent et quelle part d’innovation elles entraînent dans leur contexte historique. Sont aussi analysés les élatifs syntaxiques comme enteramente, verdaderamente, maravillosamente... et on rend compte des débuts du processus de grammaticalisation que connaissent ces deux types d’expressions. Enfin, on met en évidence l’absence de l’élatif morphologique –ísimo, ce qui indique clairement les efforts du scriptorium alphonsin pour s’éloigner des sources latines et donner au castillan le statut de langue véhiculaire.

Haut de page

Texte intégral

Introducción1

  • 1 Este trabajo ha sido realizado en el marco del proyecto de investigación FFI2015-64722-P, dirigido (...)

1En la introducción a la General estoria. Primera parte, Pedro Sánchez-Prieto afirmaba:

  • 2 Sánchez-Prieto, 2009, xxix.

Con los matices y prevenciones necesarios para no confundir lengua de uso y lengua de los textos, no cabe duda de que la General Estoria contribuyó como ningún otro texto de nuestra Edad Media a ensanchar las fronteras de la lengua, por lo menos de la lengua culta, y ensanchó las fronteras del castellano hasta límites que hasta ahora ni siquiera se han podido examinar en todos los planos2.

2Coincido plenamente con las palabras de este autor tanto en lo que se refiere a la importancia de la General estoria como obra clave para la consolidación y extensión de la lengua culta del siglo xiii, como en sus reflexiones acerca de lo mucho que queda por investigar en torno a algunos aspectos de la lengua reflejada en esta obra. Así, con el trabajo que ahora presento, pretendo contribuir a ampliar el estudio sobre su lengua examinando uno de esos planos que aún no han sido analizados y me he propuesto dar muestra de los mecanismos utilizados para reflejar la superlación del adjetivo en la General estoria, parcela que, hasta el momento, no ha sido estudiada por ninguno de los investigadores interesados por la lengua de la obra alfonsí. Para mi estudio me he centrado básicamente en la Primera parte editada por Pedro Sánchez-Prieto, que he analizado en su totalidad; asimismo, he acudido al CORDE para observar los usos diferenciados de algunas de las fórmulas utilizadas en las otras partes de la obra.

  • 3 Sobre los elativos léxicos y fraseológicos puede consultarse Sánchez López, 2007.

3Dada la amplitud del tema objeto de estudio, voy a restringir mi investigación a las expresiones cuantitativas tipo muy, bien, mucho, asaz…; a los elativos sintácticos como enteramente, verdaderamente, maravillosamente…; y al elativo morfológico -ísimo. No me ocupo, así, ni de las posibles formas prefijadas –más frecuentes en épocas posteriores–, ni de los elativos léxicos (fatal, terrible…) ni de los fraseológicos3.

  • 4 Espinosa, 2010 y 2014.

4Hablaré, siguiendo la tradición, de «superlativos», aunque creo que es importante tener en cuenta la idea de escala propuesta por Espinosa4, según la cual existe una elevación, una elación, que acaba en un tope. Solo cuando se ha rebasado este tope hablaremos de superlativos. Así, esta autora prefiere la denominación de «elativos» para expresiones como muy, asaz, farto, bien o tan, y de «superlativos» en el caso de además, sobre, sobra, maravillosamente... Se tendrán en cuenta estas escalas, aunque, como he avanzado, utilizaré básicamente la terminología tradicional y me referiré, haciendo, eso sí, las matizaciones necesarias en cada caso, a «superlativos».

  • 5 Serradilla, 2008.

5El porqué de la elección de este tema es que los mecanismos de intensificación suponen un aspecto de la gramática que resulta muy interesante para conocer no solo la diacronía del español sino también la evolución de las distintas variedades diastráticas en cada momento de nuestra historia lingüística, en cuanto que las fórmulas utilizadas varían según el tipo de texto. Así, en El Cid, por ejemplo, no se documenta la forma asaz, de origen culto, y, sin embargo, una perífrasis de carácter popular como es bien + adjetivo se utiliza con notable frecuencia5. Asimismo, los pocos casos que en la época medieval aparecen de superlativos sintéticos se incluyen en obras de marcado carácter latinizante.

6De acuerdo con el tema de este volumen, me centraré en un tipo de texto muy concreto, el de la prosa histórica, y observaré qué fórmulas superlativas son las preferidas por los autores de la General estoria, en qué construcciones participan y qué innovación suponen respecto a su momento histórico. Es muy significativo, en este sentido, el esfuerzo del escritorio alfonsí por alejarse de las fuentes latinas y dar al castellano la categoría de lengua vehicular.

La ausencia del superlativo en –íssimo

7En primer lugar, quiero llamar la atención sobre la inexistencia de superlativos sintéticos en –íssimo. Teniendo en cuenta la evolución del latín al español y, por tanto, el paso de síntesis a análisis, era de esperar que el escritorio alfonsí no se valiera de esta forma que no entra en nuestra lengua de manera habitual hasta el siglo xvi. De todas formas, es digna de mención esta ausencia, pues, pese a lo que he apuntado, en los textos medievales sí es posible documentar aisladamente esta expresión sintética de la superlación, sobre todo en textos de fuerte carácter latinizante. Véanse, en este sentido, ejemplos como los siguientes:

(1) e .iiii. reyes apremiara e palabras a parte de Altissimo fablara e a sanctos de Altissimo crebantara (c. 1200, Almerich, La fazienda de Ultra Mar).
(2) del mi fijo duçisimo amas eran sus tias (Berceo, Duelo, 20).
(3) en aquel soberano altissimo Rey muy poderoso fazedor de todas las cosas (1293, Anónimo, Castigos).

8En los ejemplos (1) y (3) se puede observar que estamos ante una fórmula fijada. Por su parte, el ejemplo de Berceo supone el primer caso de superlativo sintético documentado en castellano fuera de estas fórmulas fijas. En todo caso, no podemos olvidarnos del marcado tono latinizante presente en la obra de este autor.

  • 6 Company, 2006.

9Obsérvense también ejemplos como los que se muestran a continuación. Los textos (4) y (5) se recogen en el corpus elaborado por Concepción Company para su Sintaxis histórica6; se trata de dos documentos del siglo xv, momento en el que el esfuerzo latinizante es más evidente. Son ejemplos, en todo caso, esporádicos: uno de ellos, de carácter religioso y, por tanto, con clara influencia latina, y el otro de corte amoroso y laudatorio a la dama, en el que el lenguaje presenta también una gran complejidad formal. Obsérvese que en todos los casos estamos ante epítetos que se anteponen al nombre al que se refieren.

(4) Mirando y contemplando, muy alta señora mía, con atento acatamiento y ojos circunspectos, los aferes caridosos y diligentes actos y los ejercicios de continuo y servicios por cabo devotos que a nuestro Señor y a la Santísima Virgen y Castísima Madre suya ofresce vuestra devotísima humildat, especialmente y sobre todo en las solemnísimas fiestas (c. 1450. Juan López de Salamanca, Vida de la Virgen).
(5) Lucena a su señora. Y pensara que, sin screvirte, mi suavíssima señora, conoscieras de mí la mucha gana que tengo de servirte (c. 1495-1497, Luis de Lucena, Repetición de amores).

10Me gustaría llamar la atención también sobre el ejemplo (6), extraído de un documento jurídico aragonés del siglo xv, donde excepcionalmente encontramos este uso.

(6) Clamado, conuocado e congregado capitol de nos, los sozdean, canonges e capitol de la seu de la ciudat de Jacca [...], porafazer et desenbargar los afferes et negocios de aquel, yes a saber et costumbrado plegar se [...] todos ensemble concordes et alguno de nos no discrepant, attendientes et considerantes la grandissima diminucion, destruction et danyo [...] de las heredades de aquella et encara otras folgan et no se troba qui las spleyte, mayorment las trehuderas, et van en ruyna et albaix [...] a causa de las mortaldades, piedras, geladas [...] Damos un campo con tiras de vites [...] (Documentos..., p. 354 [Admyte]).

  • 7 Serradilla, 2004. Obsérvese que también se da la anteposición.

11En este tipo de texto, salvo en las fórmulas fijadas, donde son habituales los latinismos, suele aparecer un lenguaje cercano a la lengua popular, aunque en casos como el del documento mostrado la presencia de participios de presente nos orienta hacia una lengua más culta: en todo caso, es significativo que el adjetivo que aquí aparece, grande, es también el que un siglo después en El Lazarillo o en las obras de Santa Teresa, textos de carácter popular, aparecerá con la forma de superlativo sintético con mayor frecuencia. Se trata, de hecho, de un adjetivo que tiende a ser graduado a lo largo de toda nuestra historia lingüística7.

12Para comprender la evolución semántica y sintáctica de la forma sintética, remito a Zieliński, quien nos da nutrida cuenta de los valores iniciales y de las diferentes vías de transmisión que van a favorecer su extensión a partir del siglo xv:

  • 8 Zieliński, 2013, p. 112-113.

La evolución semántico-sintáctica del sufijo superlativo viene fuertemente marcada por el doble canal de transmisión, que propició un considerable aumento de su empleo en español, su extensión sintáctico-semántica a nuevos contextos y su gramaticalización. Hasta el cuatrocientos muestra valores formulaicos, relacionados evidentemente con el tipo de lengua empleado por la koiné eclesiástica, que utiliza adjetivos únicamente en singular en alusión al mundo cristiano. En los textos de aquella época observamos con claridad su dicotomía semántica. Posee, por un lado, valor absoluto cuando el adjetivo se refiere a la divinidad y, por otro, el valor relativo cuando se refiere a humanos. A partir del siglo xv, se le agrega otro empleo, esta vez procedente del influjo italiano, con tanto éxito que hace que el sufijo -ísimo se extienda a adjetivos de otros campos léxicos antes no documentados. A partir de entonces es cuando empieza a predominar el valor absoluto, que fue el que triunfó8.

  • 9 Salvo, 2012.
  • 10 Salvo, 2012, p. 118.
  • 11 Salvo, 2012, p. 261.

13La ausencia de esta forma superlativa en la General estoria tiene mucho que ver – considero– con la tipología textual (poco proclive en este caso a la utilización de tal tipo de expresiones con valor formulaico) y también con la preocupación por la lengua castellana y el convencimiento de que esta lengua romance es lo suficientemente válida como para expresar en ella todo el saber de la época. De hecho, si hacemos un seguimiento de las fuentes latinas de esta obra, tal y como hace Salvo9, podemos observar que en todos los casos en los que en estas fuentes hay un superlativo sintético, en la obra alfonsí se recurre a muy o se parafrasea con expresiones como grande (latissima regna Lycurgi: los grandes reinos del rey Ligurgo mi padre10), u otras que no recogen exactamente el valor superlativo (cruentissimi tyranni: era príncep cruel que fazié grandes crueldades)11.

14Una vez apuntada esta ausencia y anotadas sus posibles causas, me centraré a continuación en las fórmulas analíticas de superlación que sí son utilizadas en la General estoria.

La expresión analítica de la superlación

«Muy» + adjetivo

15La forma que con más frecuencia encontraremos en esta obra, y que será también la más habitual en el español de todas las épocas, es muy + adjetivo. Respecto a esta expresión analítica, hemos de tener en cuenta que no presenta ninguna restricción constructiva: el adjetivo aparece pospuesto o antepuesto al nombre al que modifica –en esta posición los ejemplos son menos numerosos, pero, en ningún caso, podemos considerar anecdótica su presencia– y también se usa como predicado. Se trata de una libertad posicional que no es tan evidente con el resto de fórmulas superlativas, como luego podremos observar. Por otro lado, quiero llamar la atención sobre el hecho de que muy se documenta con adjetivos que comienzan tanto por vocal como por consonante, por lo que parece ya superada en esta obra la antigua distribución mucho, much (ante vocal) y muy, muyt (ante consonante).

  • 12 Todos los ejemplos de la General Estoria (I, II y IV) provienen de Sánchez-Prieto Borja, 2009. Ind (...)

16Se proponen, a continuación ejemplos de sus diversas posibilidades constructivas12:

Anteposición al nombre:
(7) Aquí se comiença la general e grand estoria que el muy noble rey don Alfonso (t. 1, p. 3).
(8) E desque Adam e Eva vinieron a aquel logar de val de Ebrón ó los Dios enviava fallaron ý muy buena tierra (t. 1, p. 11).
(9) que untasse to dell arca de dentro con bitumen, que es muy fuerte englut (t. 1, p. 51).
(10) como si fuesse obispo o arçobispo o donzella de linage de reyes o de muy alta sangre (t. 1, p 417).

  • 13 Lo habitual en esta obra es bien cierto; de hecho, este es el único ejemplo con muy.

Posposición al nombre:
(11) lo ál por muchos logares muy ásperos e muy traviessos e muy malos por peñas e montes e aguas e espantos de bestias fieras e serpientes que fallavan ya a logares (t. 1, p. 12).
(12) un mont muy alto á en tierra de Armenia sobre tierra de Numiada (t. 1, p. 56).
(13) poner nombres muy ciertos a las cosas (t. 2, p. 423)13.
(14) tierra muy abondada de pan e muy alabada d’ello e de muchas otras sabrosas viandas de montaña (t. 2, p. 709).
(15) e esparzer la edes a desuso d’ell olio muy limpio (t. 2, p. 815).

  • 14 Con este adjetivo solo se documenta como predicado, nunca aparece modificando al nombre.
  • 15 Con el adjetivo amado solo se documenta este ejemplo.

Predicado:
(16) Las mugeres del linage de Caím sallieron muy hermosas (t. 1, p. 45-46).
(17) cuando se levantó fue muy alegre con aquel sueño (t. 1, p. 347)14.
(18) E era Júpiter muy amado de la yente (t. 1, p. 304)15.
(19) mas después que omne llegava allá diz quel fallava muy áspero e muy malo pora vevir ý (t. 2, p. 177).
(20) Las cabras cuando muy gordas son tórnanse mañeras (t. 2, p. 576).

17Quiero llamar la atención sobre el último ejemplo mencionado (20), pues incluye una construcción extraña en cuanto a que el atributo se antepone al verbo. Obsérvese, por otro lado, cómo podía, incluso, aparecer en ocasiones en construcciones comparativas, buena muestra de su enorme productividad:

  • 16 Para profundizar en estas construcciones, vid. Miyoshi, 1998 y Llamedo Pandiella, 2014.

(21) E dizen que era bueno en mantinimiento de su regno, mas muy más maravilloso e de muy mayor nombre cuenta otrossí Plinio que era este rey Juba por estudio de nobles saberes, de que se trabajava mucho (t. 1, p. 553)16.

  • 17 Menéndez Pidal, 1985.

18Estamos, pues, ante el elativo más utilizado en el español de todas las épocas y en la obra estudiada aparece, como era de esperar, como fórmula fijada siempre antepuesta al adjetivo al que modifica, sin intercalación de elementos. De hecho, en español medieval solo documentamos un único ejemplo recogido por Menéndez Pidal17, realmente extraño, en el que el adverbio y el adjetivo aparecen separados de esta construcción: «mui son malos los uasos del engannoso (Biblia Escur. 6, fol. 60c)».

«Mucho» + adjetivo

19A continuación, me centraré en la expresión mucho + adjetivo. Se trata de una fórmula menos utilizada que la anterior, pero su presencia es también significativa pues se documenta hasta en noventa ocasiones. En este caso, las restricciones son mayores ya que aparece fundamentalmente ante adjetivo que comienza por vocal. Ante consonante solo he documentado estos pocos casos:

  • 18 Vid. también el siguiente caso: «Señor Dios, que eres señor sobre los otros señores, misericordios (...)

(22) e mucho mirto, que es árvol mucho noble e muy estraño, e que da buen olor (t. 1, p. 413).
(23) e fuéronse su carrera que avién començada pora tierra de Canaán, e lazraron de set mucho fiera cosa en tod essa carrera, segund diz Josefo (t. 2, p. 187).
(24) Los leones diz que son mucho luxuriosos, e por esso muestra Plinio que son muy sañudos (t. 2, p. 548).
(25) E quiérote dezir e departir cómo non por la tu derechura luego, porque eres tú pueblo mucho yerto e de muy duro corazón pora bien (t. 2, p. 883)18.

20Esto da cuenta de que la antigua distribución, si bien ha sido superada por muy, como ha quedado reflejado en los ejemplos anteriormente citados, aún constriñe a mucho. Semánticamente, no se observan diferencias entre ambas, pero sí las hay en lo que concierne a su uso y tales diferencias no se deben solo a los casos de fonética sintáctica que acabo de comentar, sino que tienen que ver también con las posibilidades constructivas: frente a la amplitud de posibilidades de muy, en el caso de mucho + adjetivo predomina su uso predicativo y es raro encontrarlo modificando a un nombre (solo hay diecinueve casos en toda la obra y, de estos, solo cuatro aparecen con el adjetivo antepuesto al nombre, básicamente en pasajes dialogados). Presento una muestra:

  • 19 El adjetivo agudo se modifica en su grado con mucho pero nunca con muy.

(26) decendió una nuve mucho espessa que cubrió el monte començó el mont a fumear todo (t. 2, p. 222).
(27) E margomado con aguja a muchas colores mucho estrañas como las á en las péñolas de muchas aves (t. 2, p. 322).
(28) E diz que ell cavallo del rey Alexandre ovo nombre Bucifal, e fue de grand virtud, e ovo la catadura mucho espantosa (t. 2, p. 563).
(29) El mulo, que es fijo de asno e de yegua, es bestia mucho usador e sofridor de trabajo (t. 2, p. 570).
(30) e cómo avié allí en el desierto de cerca unos peñedos mucho agudos (t. 2, p. 767)19.
(31) El término de parte de septentrión començara otrossí en la grand mar e verná fasta’l mont mucho alto, e dend pasará por Emat fasta que venga a los términos de Sedada (t. 2, p. 846).
(32) meter le é en prisión e dar l’é mucho áspera vida (t. 1, p. 419).
(33) E cuenta Josefo en este logar que esto fizo Nuestro Señor Dios contra Faraón e contra los suyos por grand maravilla e por mucho estraña cosa (t. 2, p. 108).
(34) E fallamos que Lucio poeta, que fue mucho antigo autor (t. 2, p. 575).
(35) áveme merced del tu santuario e de la tu mucho alta morada de los cielos (t. 2, p. 919).

21Lo habitual es, como acabo de señalar, que aparezca como predicado. En este caso, me limito a aportar una mínima muestra y quiero llamar la atención sobre el primer ejemplo propuesto (36), en el que nos encontraremos con una posposición al adjetivo que da cuenta de cómo el proceso de gramaticalización sufrido por estas fórmulas aún no está totalmente definido. De todas formas, es muy significativo que en esta obra, pese a la vacilación existente en otras obras medievales e, incluso, clásicas, el orden parece ya estar fijado. De nuevo, observamos la estricta vigilancia del nuevo idioma, merecedor del máximo respeto como lengua transmisora del saber:

  • 20 Este es el adjetivo con el que más se usa mucho. También es una fórmula muy frecuente con irado, a (...)

(36) que creyeron bien todos los más e cataron por Nuestro Señor Dios, peró que ovo ý algunos errados mucho (t. 1, p. 130).
(37) Spercheo, que es de riberas de natura que crían muchos álamos; Emfeón, de agua que va siempre mucho irada; e Eridano, cuyas riberas fueron pobladas antes (t. 1, p. 301).
(38) Otorgaron todo el pueblo lo que Siquén, fijo del rey, les rogó porque él era mucho amado e preciado entre ellos (t. 1, p. 371).
(39) Mucho espantado fue Jacob d’aquel fecho que fizieron sus fijos en la cibdad de Salem (t. 1, p. 371).
(40) Esta dueña era muy enseñada e mucho apuesta, e fue muy fermosa (t. 1, p. 403).
(41) E fallamos que todas las otras yentes temen a las cocadrizes e a las serpientes d’aquella tierra porque son muy grandes e mucho empoçoñadas (t. 1, p. 438).
(42) E cuando oyó que Jacob su padre e Benjamín su hermano que él mucho amava e deseaba veer bivos eran fue mucho alegre en su coraçón (t. 1, p. 446)20.
(43) e seyén mucho apremiados por ello (t. 1, p. 461).
(44) -Id en paz e mucho abenidos, e non vos ayades envidia (t. 1, p. 462).
(45) que fue en muy buena tierra e mucho abondada de todas cosas, e muy viciosa (t. 1, p. 499).
(46) muestran que parece d’aquella part mucho áspero e como espeluzrado de vista (t. 1, p. 545).
(47) E fuste mucho osado e atrevido en llegarte tanto a este logar (t. 2, p. 78).
(48) e la nuf con que los alumbrava era muy lumbrosa de la parte de los ebreos, e del otra part, esto es de los egipcianos, mucho oscura (t. 2, p. 137).
(49) E dixiéronles cómo los judíos estidieran mucho arrequexados en la primería (t. 2, p. 147).
(50) Ell ebraigo dize que aquel madero de sí era mucho amargo por su natura (t. 2, p. 175).
(51) E muy bien pareciente en todo e mucho enseñado en sus costumbres (t. 2, p. 266).
(52) ca él le incherié de espíritu de Dios de sapiencia e de entendimiento, e le fiziera muy sotil e mucho entendudo en toda obra pora assacar toda sotileza (t. 2, p. 370).
(53) e el león corrió tras él, e parávasele delant mucho omilloso e nol dexava foír (t. 2, p. 554).
(54) Onde en Egipto cuando la vestidura es mucho usada e se faze descolorada por luengo uso tíñenla otra vez (t. 2, p. 574).
(55) E el pueblo fízolo, e alongados de sí los fizieron morar a aquéllos e ir siempre mucho arredrados d’ellos en las jornadas del camino (t. 2, p. 672).
(56) E pues que los vieron mucho enamorados de sí començáronlos a dexar e a querérseles ir cuando ellos estavan en el mayor amor con ellas (t. 2, p. 796).

22Aparte de estas construcciones, lo encontramos en expresiones sustantivadas tales como las siguientes:

(57) Dixo Balaam, fijo de Beor, dixo omne cuyo ojo es oscureçudo, dixo ell oidor de las palabras de Dios que conoció ell enseñamiento del mucho alto, qui vee la visión del poderoso en todas cosas (t. 2, p. 789).
(58) El mucho amado del Señor, confiadamientre morará en éll (t. 2, p. 938).

  • 21 Vid. estos ejemplos del español clásico recogidos en Serradilla, 2016: «Que dizque fue cosa / much (...)

23Como se puede ver con los ejemplos mostrados, estamos ante una fórmula plenamente activa en la segunda mitad del siglo xiii. Poco a poco, va siendo, sin embargo, desplazada por muy, que, como hemos observado, se usaba ya de forma frecuente ante vocal, y quedará exclusivamente en ámbitos dialectales21.

«Bien» + adjetivo

  • 22 Son frecuentes los casos con participio en los que la construcción con bien tiene un valor modal e (...)

24Por otro lado, bien + adjetivo viene siendo utilizado desde el latín como expresión superlativa. A partir de un valor modal positivo que se observa, sobre todo, con participios22, pasa a indicar el máximo grado. En la General estoria lo encontramos en distintas posiciones, aunque predomina claramente su uso como predicado (sobre todo como atributo). Propongo una pequeña muestra:

(59) E como no era bien cuerdo, nin entendiendo qué se fazié, ovo con su madre lo que el rey su padre oviera en su vida con ella (t. 1, p. 199-200).
(60) e sobr’esto d’otras puertas menores XXIIII, cuantas son las oras del día e de la noche, porque fuesse el palacio bien lumbroso como era mester pora los maestros e pora los escolares (t. 1, p. 376).
(61) E Moisén comoquier que oviesse oído el murmurio que sabié Faraón de la muerte dell egipciano peró non era aún ende bien cierto (t. 2, p. 68).
(62) E cataredes que aya el cordero estas tres cosas, que sea manso e añal e sin manziella, non de la lana mas del cuerpo e de los miembros, que sea todo bien sano e derecho pora’l sacrificio (t. 2, p. 117).
(63) Sobresto mandól que les fiziesse cincuaenta sortijas de oro con que se ayuntassen e se toviessen e estidiessen bien fuertes aquellos paños d’aquellas X cortinas primeras (t. 2, p. 315).
(64) retoviessen muy bien a los corvos de manera que el superumeral estidiesse bien firme e rezio en ell obispo allí en los pechos ó deve (t. 2, p. 340).
(65) mas que fuessen bien gordos e bien sazonados como poral sacrificio (t. 2, p. 352).
(66) el vaso si fuere de madero lavar lo edes con agua fasta que sea bien limpio (t. 2, p. 837).

25También, pero con mucha menor frecuencia, acompaña a adjetivos pospuestos al nombre. Se muestran, en esta ocasión, todos los casos documentados:

(67) E pregaron en él dos armellas bien fuertes con señas cadenas, e ataron ell una cadena a la una ribera e ell otra a la otra egualmientre de guisa que estidiesse ell ataút en medio del Nilo (t. 1, p. 520).
(68) e que tajassen ý muchos pilares bien luengos e sanos todos e muy buenos (t. 2, p. 194).
(69) E la una manera d’estos panes que fuessen tortas bien delgadas (t. 2, p. 352).
(70) E ell estrumento en que lo cozién si era de tierra quebrantávanle, e si de arambre lavávanle muy bien con agua clara e bien limpia e rescozién e alimpiávanle lavandol fastal quel paravan bien limpio (t. 2, p. 455).
(71) que los apartassen de tod el pueblo e que les fiziessen fazer vestidos bien anchos de guisa que non oviessen ningún embargo pora vestirlos nin al despojarlos (t. 2, p. 504).
(72) Cuando fizieres casa nueva fazer le as buena pared e bien fuerte aderredor sobre que assientes el techo, e sea bien derecha porque non caya e mate a alguno en tu casa (t. 2, p. 908).

26Y, aunque solo en una ocasión, es posible documentarlo con adjetivo antepuesto al nombre:

(73) La sexta fue de las vexigas que les nacieron, que desque quebraron que les fazién bien tamaña pena con ell enojo de lo que ende manava como con la nacencia e las llagas d’ellas (t. 2, p. 160).

27Este intensificador, de larga trayectoria en español, parece haberse especializado en el lenguaje coloquial, con un mayor uso en la lengua oral. Es raro encontrarlo como epíteto y, en este sentido, el ejemplo localizado en la General estoria (73) resulta muy valioso.

28También quiero llamar la atención sobre un caso de posposición de bien, a la manera de formas como asaz o mucho, que resulta muy extraña en nuestra lengua:

  • 23 Hay otro caso de posposición, pero considero que en este ejemplo bien puede leerse como modificado (...)

(74) E el rey avié un fijo a quí dizién por nombre Bolotez, e era ya estonces moço bien e en buena guisa (t. 2, p. 958)23.

  • 24 Serradilla, 2004 y 2006 (b).

29En trabajos anteriores ya estudié en profundidad esta fórmula24, por lo que ahora no me detendré en ella; solo quiero comentar que acompaña habitualmente a adjetivos patrimoniales, tal y como se ve en los ejemplos mostrados (cuerdo, derecho, anchas, fuerte, luengos…), y que como intensificador se documenta más en textos históricos que en textos de carácter literario, sobre todo a partir del español clásico. Muestra de este carácter más popular es el hecho de que en la época medieval es de uso frecuente en El Cid, pero en El Conde Lucanor, relato de carácter más culto, su documentación es muy escasa.

«Asaz» + adjetivo

  • 25 Serradilla, 2008.

30También, aunque con una mínima frecuencia, localizamos en este texto la forma asaz, cuantificador de origen occitano, procedente del latino AD SATIS, que se observa, sobre todo, en textos cultos25. Buenafuentes hace un recorrido por los usos de asaz hasta la actualidad y estudia sus distintos valores:

  • 26 Buenafuentes (en prensa).

Sólo cuando modifica a adjetivos (participiales o no) y a adverbios, asaz aporta la significación de ‘muy’, por lo que es un mecanismo superlativizador (el 69,1% de los casos). En el resto, asaz sería un modificador oracional con el significado de ‘mucho’26.

31Es el valor de muy el que nos interesa en este trabajo. Respecto al ámbito en que se utiliza, ya Corominas y Pascual señalaban que desde principios del xvi pertenece al estilo elevado y que con frecuencia es pedante, pero advertían:

No puede asegurarse que siempre tuviera ese matiz en la Edad Media, aunque es posible dado el origen extranjero del vocablo, ajeno al espontáneo lenguaje del Cid, donde se halla únicamente mucho. Cuando se sintió la necesidad de distinguir los dos matices, al elaborarse más el lenguaje literario, se echó mano del extranjerismo asaz o se creó harto con los recursos internos del idioma.

  • 27 Camus, 2009.

32En la General estoria, assaz aparece básicamente modificando a nombres y verbos tanto antepuesto como pospuesto, muestra de que aún no estamos ante una fórmula gramaticalizada. En estos casos, en palabras de Camus27, estaríamos ante cuantificadores indefinidos de tipo evaluativo:

(75) E pararon luego a Eliezer la mesa, e pusiéronle pan assaz delante (t. 1, p. 289).
(76) e duró después ochaenta en su poder, como es ya dicho assaz (t. 1, p. 520).
(77) porque los entendudos assaz lo entendrán, e aorávanle aquellos mancebos ebreos como los d’essas tierras ól fizieran; e los de Grecia otrossí pusieron este otro nombre Priapo a aquell ídolo, e otrossí d’este nombre Priapo non dezimos aquí más porque por esto lo entendrán assaz los entendudos (t. 2, p. 799).

33Su presencia como modificador del grado del adjetivo es mínima y se reduce a un par de casos en los que acompaña al adjetivo grande:

(78) E acabaron allí su recibemiento, que fue fecho ordenadamientre e assaz grand (t. 2, p. 213).
(79) E aun otrossí ál, que es assaz grand prueva, que los ebreos e el ebraigo a todos estos V libros llaman Torat (t. 2, p. 858).

34También hay unos pocos casos en los que aún no se observa la coalescencia con el adjetivo, por lo que encontramos un verbo intercalado. En estos ejemplos se hace posible una doble lectura según se interprete como modificador del verbo o del adjetivo. En este sentido, dice Buenafuentes:

  • 28 Buenafuentes (en prensa).

Este hecho provoca en algunos casos que haya anfibología en el alcance de la cuantificación del adverbio de grado, ya que puede modificar al participio o hacerlo a nivel oracional28.

(80) e allí en el desierto, segund dizen las estorias e los sabidores, non á más de tres jornadas, onde a esta guisa tierra de Egipto e Palestina assaz son vezinas e decerca (t. 2, p. 199).
(81) e porque me lo otorgariedes vós todos, que assaz era yo digno e derechero entre nós pora aver esta onra d’esta consagración del sacerdotado (t. 2, p. 472).
(82) Parece que estos dozientos e cincuaenta que contigo tienen que assaz érades dignos pora esta onra e aun tod este otro pueblo (t. 2, p. 725).

  • 29 Espinosa, 2014, p. 976.

35Dada la escasa documentación con que contamos, he acudido también a la observación del uso de asaz en las otras partes de la General estoria; así, en la segunda parte documentamos ejemplos como los siguientes en los que pueden verse también casos de interpolación del verbo o, incluso, construcciones con la preposición de. Esta última es una construcción frecuente en la época medieval y, como nos recuerda Espinosa: «El hecho de desempeñar funciones nucleares desde el latín le permite utilizar un complemento en genitivo: satis eloquentiae ‘bastante elocuencia’, lit. ‘bastante de elocuencia’ expresado con de en español»29. Es un uso que también encontramos con mucho en textos medievales.

(83) que aquella Naiz que fue mugier fechizera e encantadora e mala de so cuerpo pero, era assaz de alta sangre (t. 1, p. 294).
(84) ca assaz era entendudo pora ello (t. 1, p. 384).

  • 30 Buenafuentes (en prensa).

36En la Cuarta parte –aunque, en términos totales, hay mucha más presencia de asaz en la primera parte– aparecen ya bastantes más ejemplos ante adjetivo, con lo que se hace evidente, tal y como señala Buenafuentes30, que esta es la fórmula que se acabará asentando en español:

  • 31 Obsérvese este caso de posposición en posición final absoluta, más frecuente en otros textos medie (...)

(85) Onde fue el rey Baltasar assaz conturviado por ende e la su cara mudada (t. 1, p. 270).
(86) e los Norguegenses començaron de foír pora las naves cuando aquello vieron con sus yentes maltrechas e malparadas assaz31 (t. 2, p. 95).
(87) E en el año de adelant fízose ý una fazaña assaz mala pora aver ende los romanos grand tristeza (t. 2, p. 232).

Otras expresiones analíticas

37Hemos de tener en cuenta también que la General estoria, reflejo de la lengua de su época –o al menos de la lengua culta–, también presenta en ocasiones el uso de tan con el significado de ‘muy’ como intensificador del adjetivo. Lo normal es que aparezca en estructuras comparativas o consecutivas, pero hay unos pocos casos en los que se podría considerar que se acerca al valor superlativo, una vez que va desprovisto del segundo elemento de la correlación:

(88) o si es nueva e non tan sabidora non se sabe guardar, e vase tal pora su león, e él cuando la siente fazel el trebejo que dixiemos (t. 2, p. 549).
(89) Otrossí por remembrança de la fialdad del can tomaron los dioses aquella perriella que fuera tan buena e sobiéronla suso (t. 2, p. 646).
(90) E mandógela fazer de jacinto e de pórpola e de coco bistinto e de bisso bien torcida, labrada e margomada como el velo que vos dixiemos de la cámara dell estajo de dentro de sancta sanctorum, e tan fermosa e d’essos mismos colores e d’essa lavor (t. 2, p. 325).

38Se trata de un uso que, aun no siendo abundante, sí se localiza con cierta frecuencia en obras como El Cid:

(91) Ffablo myo Çid bien & tan mesurado (v. 7).
(92) Fizo vna corrida esta fue tan estraña (v. 1588).

  • 32 Camus, 2009.

39Dentro de las fórmulas analizadas, considero interesante dedicar un breve espacio a además, ‘en demasía’, ‘en exceso’, ‘demasiado’, que podía aparecer tanto antepuesta como, sobre todo, pospuesta al adjetivo que modifica, posición natural, según Camus32, ya que tiene su origen en un complemento circunstancial. De su fecha de incorporación a nuestra lengua con este valor nos informa Espinosa:

  • 33 Espinosa, 2010, p. 124.

Desde principios del siglo xiii aparece en los textos además ‘en demasía’ aislado («ellos nol fagan además», 1220, carta de donación) y empleado pospuesto como parte de expresiones superlativas («es sabroso si non es mucho además», «si no a muy luengo tiempo además», c. 1250, Alfonso X, Lapidario)33.

  • 34 Serradilla, 2008.

40En un estudio realizado hace años34, daba cuenta del hecho de que solo lo había localizado en textos de prosa histórica:

(93) Este alhaçan fallo la tierra muy asosegada & mucho en paz ca el padre la tenje muy ademas apremiada & sin bolliçio ninguno (Crónica de Veinte Reyes, fol. 22vo [Admyte]).
(94) E Quando esto dixieron al rey fue muy sannudo ademas (Gran Conquista de Ultramar, fol. 154ro [Admyte]).
(95) Et por ende es bona pora los omnes ademas gruessos que quieren enmagrecer ayna (1250, Lapidario, CORDE).

41Y llamaba la atención sobre el hecho de que, siglos después, cuando ya su significado más extendido era el actual, Cervantes retoma este uso al contar la historia de don Quijote, como se observa en el ejemplo (96). Espinosa propone más ejemplos de además con este valor en la obra cervantina y alude a la posibilidad de que se emplee como rasgo arcaizante:

  • 35 Espinosa, 2010, p. 138-139.

(96) Pensativo además iba don Quijote por su camino adelante, considerando la mala burla que le habían hecho los encantadores (Quijote, cap. XI, 2ª parte)35.

42Se trata, en fin, de un uso que se observa, sobre todo, en una tipología textual muy determinada. En la obra alfonsí que es objeto de estudio también la localizamos en varios casos. Propongo solo algunos ejemplos:

(97) e que assí como aquel Lamec seteno en la generación de Caím fue omne malo a demás (t. 1, p. 39).
(98) las ondas del diluvio que serién muy grandes a demás (t. 1, p. 50).
(99) que serié tenido por cosa mucho estraña además (t. 1, p. 200).
(100) que en África á un mont muy alto a demás, e quel dizién otrossí el mont Atlant (t. 1, p. 545).
(101) e muy valient a demás e de grand coraçón (t. 2, p. 43).
(102) peró con tod aquello era él muy bravo faraón, e <de> muy mal talent e sañudo a demás (t. 2, p. 67).
(103) e peró non podién prender aquella cibdad, que era muy fuerte a demás (t. 2, p. 699).
(104) tentaciones sin mesura cuales vieron los vuestros ojos e señales e maravillas grandes a demás (t. 2, p. 926).

43Fernández-Ordóñez no considera oportuno hablar en estos casos de superlativo y afirma:

  • 36 Sánchez López, 2006, 26, Fernández-Ordóñez, 2016.

La interpretación de además como adverbio elativo [...] me parece problemática a la vista de su concurrencia con expresiones diferenciales y si se tiene en cuenta que los elativos sintácticos no son compatibles con las expresiones de grado cuantitativas. Por ejemplo: *Un señor muy feo con ganas36.

  • 37 Espinosa, 2010 y 2014.
  • 38 Pons, 2012, Wang, 2013, Serradilla, 2006 (a).

44Coincido con esta autora en que estamos ante una fórmula de difícil adscripción, pero el hecho de que pueda aparecer solo (grande ademas, sañudo a demas, malo a demas), y no solo como reforzador de otros superlativos, confirma que es o se aproxima a la categoría de superlativo. En todo caso, su carácter elativo o claramente superlativo, como defiende Espinosa37, no debe ponerse en cuestión por el hecho de que aparezca en construcciones de doble intensificación, ya que estos usos son relativamente frecuentes en español, pese a lo que digan las normas académicas38:

(105) I vos, muy mucho querida seredes toda mi vida (Coplas de Mossén Fernando).
(106) Muy exçelente & muy poderosa Reina nuestra señora (Fernando del Pulgar, Claros varones de Castilla).
(107) Entre las otras palauras vna dixo foro excellent / et dixo de memoria (1377-1396, Juan Fernández de Heredia, Historia Eutropio).
(108) E com<m>o q<ui>er q<ue> ella venjese vestida de duelo p<er>o el duelo era tal q<ue> era sobra muy rrico E fazja su llanto muy apuesto (Sumas de la Historia Troyana, fol. 78ro).
(109) de la cual muncho [sic] dexamos arriba * dicho-, asaz iniquísimo (1527-1561, Fray Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias).
(110) sobrevino una muy grandisima agua (c. 1550, Santa Cruz, Carlos V).

45En otra línea, quiero destacar que algunos intensificadores, frecuentes en la época medieval, no se encuentran en esta obra; entre ellos, como era de esperar, harto, ya que su uso con este valor no surge hasta el siglo xv. Otras fórmulas como sobra, sobre o fuert tampoco aparecen documentadas en la General estoria (Primera parte). Estas últimas formas todavía estaban vigentes en la lengua del siglo xiii, sobre todo en aragonés y en el castellano de la zona oriental peninsular:

(111) Fue en la abadia el baron assentado, / con la fazienda pobre era fuert enbargado (Berceo, Sto. Domingo, 215b).
(112)  et por alexandre grant esquiuada(da)s et fuert Jnstruydas en armas et en cauallos (1377-1396, Juan Fernández de Heredia, Historia Eutropio).
(113) fue luego por las tierras sobra grand el roído (1230, Gonzalo de Berceo, Vida de San Millán de la Cogolla).

  • 39 No podemos considerar como intensificador un ejemplo como el siguiente: «Peró Josefo cuenta que fu (...)
  • 40 Sería interesante analizar si las preferencias a la hora de utilizar una u otra expresión vienen d (...)

46En el caso que nos ocupa, sin embargo, no parece que la influencia de las lenguas orientales, que tan importante ha sido en el castellano en otros ámbitos, haya llegado a los mecanismos de intensificación39, al menos en la Primera parte de la General estoria, que es la que he manejado en este estudio40.

Los adverbios en –mente como expresión de la superlación

47Por último, es necesario realizar también una mención a los adverbios en –mente, que funcionan como elativos sintácticos. En español moderno es fácil observar formas como sumamente, increíblemente, verdaderamente, maravillosamente… ya gramaticalizadas en posición antepuesta al adjetivo al que modifican en su grado de manera generalizada desde el siglo xix. En la época de la que nos ocupamos es difícil observar este valor, aunque hay algunos ejemplos que parecen apuntar ya hacia esta dirección:

  • 41 Obsérvese cómo este adverbio puede modificar también a otros adverbios: «Mandó Nuestro Señor a Moi (...)

(114) agora veyer nos yemos otra vez en ello, por que digo que si enteramientre non somos ende libres que seremos dañados peor que los otros (t. 1, p. 60).
(115) Sobr’este logar departe maestre Pedro en la Estoria escolástica que dixo Nuestro Señor Dios esto a Noé porque por ventura los cuatro tiempos dell año non fueran tan complidamientre departidos fasta allí como lo fueron estonces cuando lo dixo Dios (t. 1, p. 61).
(116) Este logar verdaderamientre santo ese de Dios, mas yo non lo sabía (t. 1, p. 347).
(117) mas que non coñocieran de qué natura eran aquellos árvoles, peró diz d’ellos que eran altos maravillosamientre, e todos sin nudo e radíos (t. 1, p. 551)41.

  • 42 Espinosa, 2010, p. 139.
  • 43 Espinosa, 2014, p. 984.

48Se trata de un uso que está apenas esbozado, pero, como señala Espinosa, no es nada sorprendente que ciertas expresiones cualitativas adquieran un significado superlativo42. Esta misma autora en su trabajo de 2014 nos recuerda cómo ya desde épocas tempranas es posible ilustrar «el paso de adverbio modal, normalmente pospuesto al verbo y con el significado originario, a cuantificador de grado, antepuesto al participio y con su significado ligeramente decolorado»43. El proceso de gramaticalización, no obstante, deberá esperar un tiempo antes de completarse.

Reflexiones finales

49De este recorrido que hemos realizado por los mecanismos elativos o de superlación, podemos extraer algunas conclusiones. Lo primero sobre lo que querría llamar la atención es sobre el hecho de que hay una ausencia absoluta del superlativo sintético, independientemente de que en las fuentes latinas de las que se parte se usara la forma – íssimus. De esta manera, es posible afirmar que en un momento en el que se está estableciendo el nuevo modelo romance, el escritorio alfonsí parece huir del latinismo puro; al menos, en lo que se refiere al ámbito de los superlativos.

50En cuanto al uso de las formas analíticas, se observa que, entre las expresiones cuantitativas analizadas, muy es la más frecuente y la que más posibilidades constructivas presenta ya que la encontramos modificando a un adjetivo que puede acompañar a un nombre o aparecer en función de predicado. Mucho es también habitual, aunque muestra mayores restricciones –no suele aparecer, por ejemplo, ante adjetivos que comienzan por consonante–, y, frente a otras obras medievales, es raro encontrarlo pospuesto. Bien, por su parte, funciona sobre todo junto a adjetivos patrimoniales como predicado. Por otro lado, asaz es aún poco habitual ante adjetivo, pero se percibe que se está ya especializando en el uso que luego será más frecuente en español.

51He hecho referencia también a además, que tiene un estatus cuestionable en el paradigma de la superlación aunque hay documentación que apunta hacia este valor, y al uso de los adverbios en –mente que rara vez funcionan como elativos sintácticos, pero que empiezan ya a vislumbrarse con este uso en la General estoria.

52Asimismo, he mencionado algunas expresiones más propias del oriente peninsular que no están aquí presentes, por lo que, en este sentido, el castellano de esta obra no se ve influido por estas variantes en la parcela que se analiza.

53A lo largo del trabajo, he hecho referencia también, en algunos casos, a la importancia de tener en cuenta la tipología textual, que delimita la aparición de determinadas fórmulas; así, por ejemplo, tan es más frecuente como elativo en una obra como El Cid que en un texto histórico; y los superlativos sintéticos se ven en textos religiosos, pero no en obras de prosa histórica como la que es objeto de este análisis.

54Por otro lado, y ya para finalizar, considero muy significativo que haya bastante fijación en las construcciones utilizadas, en el sentido de que los cuantitativos que constituyen las expresiones analíticas de superlación muestran menos vacilaciones que en otras obras medievales coetáneas. El proceso de gramaticalización de estas fórmulas, que apenas está esbozado en esta época, parece más avanzado en esta obra: se observan mínimos casos de doble intensificación, de posposición o de ausencia de coalescencia. La fijación en las formas, que en otro tipo de texto vacilan incluso en épocas posteriores, es, de nuevo, una buena muestra de la preocupación del escritorio alfonsí por el castellano y del intento de consolidación de un modelo romance estable.

Haut de page

Bibliographie

Admyte = Archivo Digital de Manuscritos y Textos Españoles. Versión en CD. (Nueva versión: url: http://www.admyte.com/presentacion.htm).

Buenafuentes de la Mata, Cristina, «“E fincaron las tiendas assazçerca de sos enemigos”: el cuantificador asaz en la historia del español», in: Actas del X Congreso Internacional de Historia de la Lengua Española (en prensa).

Camus, Bruno, «Cuantificadores I. Los cuantificadores propios», in: Concepción Company (dir.), Sintaxis histórica de la lengua española. Segunda parte: La frase nominal, México: Universidad Nacional Autónoma de México-Fondo de Cultura Económica, 2009, t. 2, p. 881-960.

Company, Concepción (ed.), Sintaxis histórica de la lengua española. Primera parte: La frase verbal, México: Universidad Nacional Autónoma de México-Fondo de Cultura Económica, 2006.

Corde = Real Academia Española: Banco de datos. Corpus diacrónico del español. url: corpus.rae.es/cordenet.html.

Coser = Corpus Oral y Sonoro del Español Rural, Inés Fernández-Ordóñez (dir.), 2005-2016. url: www.uam.es/coser.

Corominas, Joan, y José Antonio Pascual, Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico, Madrid: Gredos, 1980-1991.

Espinosa Elorza, Rosa M.ª, Procesos de formación y cambio en las llamadas «palabras gramaticales», San Millán de la Cogolla: Cilengua, 2010.

Espinosa Elorza, Rosa M.ª, «Adverbios de cantidad, foco, polaridad y modalidad», in: Concepción Company (ed.), Sintaxis histórica de la lengua española. Tercera parte: Adverbios, preposiciones y conjunciones. Relaciones interoracionales, México: Universidad Nacional Autónoma de México-Fondo de Cultura Económica, 2014, t. 1, p. 939-1115.

Fernández-Ordóñez, Inés, «De más (demás), demasiado: la historia de dos cuantificadores contemplada desde la dialectología», in: Araceli López Serena y Antonio Narbona Jiménez (dir.), El español a través del tiempo. Estudios ofrecidos a Rafael Cano Aguilar, Sevilla: Universidad de Sevilla, 2016, p. 495-514.

Llamedo Pandiella, Gonzalo, Los cuantificadores «mucho, muy, asaz y abondo» como adverbios de cantidad en la prosa alfonsí, Oviedo: Universidad de Oviedo, trabajo de máster, 2014. url: http://digibuo.uniovi.es/dspace/bitstream/10651/27540/3/TFM_%20Llamedo%20Pandiella.pdf.

Menéndez Pidal, Ramón, Manual de gramática histórica española, Madrid: Espasa-Calpe, 1985 (18ª ed.).

Miyoshi, Junnosuke, «Mucho frente a muy ante el comparativo en el Amadís», in: Claudio García Turza et al. (ed.), Actas del IV Congreso Internacional de Historia de la Lengua, 1998, t. 1, p. 611-618.

Pato Maldonado, Enrique, y Xulio Viejo Fernández, «Mucho bien y mucho guapa: mu(n)cho como cuantificador “pleno” de adjetivos y adverbios en castellano y en asturiano», Bulletin of Spanish Studies, 2016, p. 1-23.

Pérez-Salazar, Cristina, «El superlativo en –ísimo y otros recursos de intensificación en el siglo xviii», in: Rocío García Bourrellier (ed.), Aportaciones a la historia social del lenguaje de España, siglos xiv-xviii, Madrid-Frankfurt: Iberoamericana-Vervuert, 2005, p. 261-282.

Pons Rodríguez, Lola, «La doble graduación muy –ísimo», in: Enrique Pato Maldonado (ed.), Estudios de Filología y Lingüística españolas. Nuevas voces en la disciplina, Berna: Peter Lang, 2012, p. 135-166.

Salvo García, Irene, «Reseña de “Alfonso X El Sabio, General Estoria, Pedro Sánchez-Prieto (coord.), 6 partes (tomos 1-10), Madrid: Fundación José Antonio de Castro, 2009”», e-Spania, 9 (1), 2010. url: https://e-spania.revues.org/19844.

Salvo García, Irene, Ovidio en la «General Estoria» de Alfonso X, tesis doctoral, Madrid: Universidad Autónoma de Madrid, 2012. url: https://repositorio.uam.es/handle/10486/10266.

Sánchez López, Cristina, El grado de adjetivos y adverbios, Madrid: Arco Libros, 2007.

Sánchez-Prieto Borja, Pedro (coord.), Alfonso X el Sabio. General Estoria. Seis partes, 10 t., Madrid: Fundación José Antonio de Castro, 2009.

Serradilla Castaño, Ana, «Superlativos cultos y populares en el español clásico», Edad de Oro, 23, 2004, p. 95-134.

Serradilla Castaño, Ana, «El proceso de gramaticalización en las perífrasis de superlativo absoluto», in: José Luis Girón Alconchel y José Jesús de Bustos Tovar (coord.), Actas del VI Congreso de Historia de la lengua, Madrid: Arco Libros, 2006 (a), p. 1123-1134.

Serradilla Castaño, Ana, «Bien + adjetivo como perífrasis de superlativo en español. Particularidades semánticas y sintácticas», Verba, 33, 2006 (b), p. 215-233.

Serradilla Castaño, Ana, «Una diferencia sociolingüística en el uso de las fórmulas superlativas en español medieval», in: José Luis Blas Arroyo et al. (ed.), Discurso y sociedad II. Nuevas contribuciones al estudio de la lengua en un contexto social, Castelló de la Plana: Universitat Jaume I, 2008, p. 597-609.

Serradilla Castaño, Ana, «Sobre la expresión de la superlación en el español contemporáneo: la convivencia de nuevas y viejas fórmulas», Revista de la Sociedad Española de Lingüística, 46 (1), 2016, p. 91-122.

Wang, Chaofang, Las fórmulas superlativas en el español de los siglos xviii y xix, tesis doctoral, Universidad Autónoma de Madrid, 2013. url: https://repositorio.uam.es/bitstream/handle/10486/660732/wang_chao_fang.pdf?sequence=1.

Zieliński, Andrzej, «Evolución semántico-sintáctica del sufijo superlativo -ísimo en castellano», Romanica Cracoviensia, 13 (1), 2013, p. 105-115.

Haut de page

Notes

1 Este trabajo ha sido realizado en el marco del proyecto de investigación FFI2015-64722-P, dirigido por Inés Fernández-Ordóñez y Javier Elvira.

2 Sánchez-Prieto, 2009, xxix.

3 Sobre los elativos léxicos y fraseológicos puede consultarse Sánchez López, 2007.

4 Espinosa, 2010 y 2014.

5 Serradilla, 2008.

6 Company, 2006.

7 Serradilla, 2004. Obsérvese que también se da la anteposición.

8 Zieliński, 2013, p. 112-113.

9 Salvo, 2012.

10 Salvo, 2012, p. 118.

11 Salvo, 2012, p. 261.

12 Todos los ejemplos de la General Estoria (I, II y IV) provienen de Sánchez-Prieto Borja, 2009. Indicamos solo tomo y página.

13 Lo habitual en esta obra es bien cierto; de hecho, este es el único ejemplo con muy.

14 Con este adjetivo solo se documenta como predicado, nunca aparece modificando al nombre.

15 Con el adjetivo amado solo se documenta este ejemplo.

16 Para profundizar en estas construcciones, vid. Miyoshi, 1998 y Llamedo Pandiella, 2014.

17 Menéndez Pidal, 1985.

18 Vid. también el siguiente caso: «Señor Dios, que eres señor sobre los otros señores, misericordioso, piadoso, sofridor e de mucha grand merced e de misericordia e verdadero» (t. 2, p. 39). Aquí encontramos concordancia con el nombre modificado por el adjetivo. Se trata de una lectura dudosa: ‘muy gran merced’ o ‘mucha merced grande’.

19 El adjetivo agudo se modifica en su grado con mucho pero nunca con muy.

20 Este es el adjetivo con el que más se usa mucho. También es una fórmula muy frecuente con irado, amado, espantado, áspero y apuesto.

21 Vid. estos ejemplos del español clásico recogidos en Serradilla, 2016: «Que dizque fue cosa / mucho admirable» (1529, Fragmento de una carta autógrafa de fray Juan de Zumárraga al emperador Carlos V, refiriéndole lo sucedido en la ciudad de México durante el viaje de Hernán Cortés a las Higueras); «La / cual es amiga mucho de la dicha Bastida que / me lo dijo» (1692, Denuncia autógrafa de don Diego Martín Pinzón Dávila Galindo contra un fraile agustino, Ciudad de México), o, incluso, estos del español actual localizados en el COSER y recogidos en Serradilla, 2016: «Pero que no venga guerra, que no venga guerra porque, porque es, es mucho mala» (Mujer, 86 años, Villel [Teruel]); «Que la estación del norte de París es muchísimo grande, es como medio Madrid» (Hombre, 74 años, Villel [Teruel]); «Y me dijo una parienta que tenemos allí, pues es el mejor en hueso, y pos mira, gracias a Dios he tenido suerte, y me lo curó pero bien, bien, de verda[d], y un señor muy amable y mucho cariñoso» (Hombre, 78 años, Peralejos [Teruel]). Sobre los usos de mucho + adjetivo en la Península en la actualidad, vid. Pato y Viejo, 2016.

22 Son frecuentes los casos con participio en los que la construcción con bien tiene un valor modal evidente: «Onde le mandó Dios que fiziesse pora sí un arca de maderos bien dolados e allanados de manera que se ayuntassen muy bien unos con otros e labrasse esta arca a manera de arconio» (t. 1, p. 50); «desque Noé e sus fijos e sus mugieres e sus animalias todas fueron en el arca e se ovieron bien cerrado rompiéronse las fuentes del grand abismo» (t. 1, p. 54). Hay, en concreto, un par de expresiones que se repiten a lo largo de la obra: bien razonado y bien torcido. Son fórmulas fijas en las que el valor modal sigue vigente y esto se observa en que no existe la alternancia con muy.

23 Hay otro caso de posposición, pero considero que en este ejemplo bien puede leerse como modificador del verbo que lo sigue: «E tornós luego la tierra a su logar e cerrós e paróse sana bien como antes estaba» (Sánchez-Prieto Borja, 2009, t. 2, p. 733).

24 Serradilla, 2004 y 2006 (b).

25 Serradilla, 2008.

26 Buenafuentes (en prensa).

27 Camus, 2009.

28 Buenafuentes (en prensa).

29 Espinosa, 2014, p. 976.

30 Buenafuentes (en prensa).

31 Obsérvese este caso de posposición en posición final absoluta, más frecuente en otros textos medievales.

32 Camus, 2009.

33 Espinosa, 2010, p. 124.

34 Serradilla, 2008.

35 Espinosa, 2010, p. 138-139.

36 Sánchez López, 2006, 26, Fernández-Ordóñez, 2016.

37 Espinosa, 2010 y 2014.

38 Pons, 2012, Wang, 2013, Serradilla, 2006 (a).

39 No podemos considerar como intensificador un ejemplo como el siguiente: «Peró Josefo cuenta que fueron tablas de plata fechas a manera de puertas sobredoradas con sus lumbrales» (t. 2, p. 335).

40 Sería interesante analizar si las preferencias a la hora de utilizar una u otra expresión vienen determinadas por un modelo subyacente de tipo dialectal. Como se observa en Serradilla, 2016 para el español actual o en Pérez Salazar, 2005 para el siglo xviii, el uso de las fórmulas superlativas es variable según el geolecto utilizado. Por otro lado, este estudio podría completarse con la investigación sobre el uso del superlativo en otras obras alfonsíes. Son líneas que quedan abiertas y a las que volveré en estudios posteriores.

41 Obsérvese cómo este adverbio puede modificar también a otros adverbios: «Mandó Nuestro Señor a Moisén que fiziesse pora ello un velo o cortina de bisso bien torcido e de jacinto e de pórpola e de coco bistinto, texido aquel velo maravillosamientre bien» (t. 2, p. 322).

42 Espinosa, 2010, p. 139.

43 Espinosa, 2014, p. 984.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ana Serradilla Castaño, « Los mecanismos de superlación en la General estoria (Primera parte): la consolidación de un modelo romance », Atalaya [En ligne], 17 | 2017, mis en ligne le 23 août 2018, consulté le 20 janvier 2019. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/2526

Haut de page

Auteur

Ana Serradilla Castaño

Universidad Autónoma de Madrid / MIAS – ana.serradilla@uam.es

Haut de page