Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier SEMYR : La General estoria d’Alphonse X : canon littéraire et changement linguistique

La traducción de la periferia izquierda adverbial y la construcción del discurso en la Edad Media: del latín de la Vulgata al español de la General estoria y la Biblia E6

La traduction de la périphérie gauche adverbiale et la construction du discours au Moyen Âge: du Latin de la Vulgate à l’espagnol de la General estoria et de la Bible E6
The Translation of the Adverbial Left Periphery and the Construction of the Discourse in the Middle Ages: From the Latin of the Vulgate to the Spanish of the General estoria and the Bible E6
Cristina Matute

Résumés

Ce travail étudie l’influence du latin sur l’espagnol dans deux traductions médiévales contemporaines de la Vulgate, la General estoria d’Alphonse X et la Bible escurialense I.I.6 (E6). On examine en particulier la position préverbale des éléments adverbiaux. Même si cet ordre est utilisé pour la cohésion textuelle en latin et en espagnol, l’intégration de ces éléments dans la périphérie gauche diffère dans les deux langues. Cette étude détermine dans quelle mesure et comment l’expression latine s’infiltre en langue romane, afin d’améliorer notre connaissance des techniques médiévales de traduction et leur impact sur la construction du discours roman. En outre, la comparaison de ces textes permet de mieux connaître leur relation et le mode de travail du scriptorium d'Alphonse X.

Haut de page

Notes de l’auteur

Esta investigación se enmarca en los proyectos «Cambio gramatical en el español europeo: Problemas teóricos y avances empíricos» (Ministerio de Economía y Competitividad, FFI2015-64722-P) y «Edición electrónica integral de las Biblias españolas medievales y renacentistas» (Fundación BBVA). Una versión preliminar fue presentada en las jornadas de investigación «La General estoria de Alfonso X: Canon literario y cambio lingüístico» coordinadas por Irene Salvo García en la Universidad Autónoma de Madrid entre el 3 y el 4 de noviembre de 2016.

Texte intégral

Introducción

  • 1 Thomason, 2001, Heine y Kuteva, 2005.
  • 2 Rubio Tovar, 1997.

1Cuando estudiamos la lengua de un texto traducido debemos estar seguros de que nuestras observaciones sobre la lengua meta de la traducción refieren únicamente a ella y no a la lengua fuente, teniendo en cuenta que una traducción representa una situación de contacto entre dos lenguas en la cual es posible la contaminación o la interferencia1. En otras palabras, la lengua fuente puede actuar como un filtro que distorsiona la expresión de la lengua meta en el acto de la traducción. En las traducciones antiguas las posibilidades de contaminación se multiplican, ya que la libertad y la literalidad se presentan de forma gradual; no son conceptos estancos al menos en la Edad Media según Rubio Tovar2. De hecho, en muchas ocasiones se constata que, más que ante traducciones, estamos ante interpretaciones o adaptaciones de los textos tal como las entendemos hoy día. Además, si el texto fuente de la traducción es el latín y la lengua meta es una variedad romance medieval, las dificultades de interpretación de ciertas estructuras se incrementan al ser la lengua fuente al mismo tiempo lengua madre del romance, esto es, existe una relación genética que pone en cuestión si tales estructuras son heredadas por vía patrimonial o el uso está condicionado por el contacto lingüístico en el proceso de la traducción.

  • 3 Sánchez Prieto, 1990, p. 209.
  • 4 Y con el rey Alfonso X se inician los pasos hacia la estandarización de esta lengua romance (Ferná (...)
  • 5 Frank-Job y Selig, 2016.

2Diversos estudios sobre el español antiguo se han planteado este problema metodológico. Su interés radica, más allá de lo expuesto antes, en que las traducciones medievales del latín pudieron influir en el desarrollo de la prosa castellana en general3 y en la articulación de su sintaxis discursiva en particular. Recordemos que en el siglo xiii los hablantes de español ya lo emplean como vehículo de expresión escrita de forma regular frente al latín4 (por ejemplo, para acercar los textos sagrados a los legos, tradición en la que se insertan las traducciones bíblicas), pero este no dejó de ser durante toda la Edad Media una lengua de referencia, un modelo prestigioso, en el desarrollo de las diferentes tradiciones de escritura y de las tradiciones discursivas de las variedades cultas romances5.

  • 6 Vid. Devine y Stephens, 2006, Suárez Fernández, 2007 y 2008, Cano Aguilar, 1996-1997 y 2002.
  • 7 El hablante otorga un valor pragmático específico a un elemento o ítem informativo en el discurso, (...)

3Este trabajo estudia la posible influencia del latín en las traducciones de la Vulgata al español antiguo en un apartado concreto de su sintaxis discursiva: el orden de los elementos adverbiales en la periferia izquierda, el margen preverbal de la oración. Este orden constituye un recurso de cohesión discursiva muy empleado tanto en la lengua latina como en la española desde sus inicios6, así como en otras lenguas romances. En ellas se encuentran varias posiciones sintácticas disponibles ante el verbo para los constituyentes oracionales, y su articulación en la oración se relaciona estrechamente con la articulación de la información en el discurso, la cual depende a su vez del contexto pragmático7. Así pues, la estructura informativa determina la configuración sintáctica y lo hace de forma variable entre lenguas e incluso entre dialectos de una misma lengua. El objetivo de este estudio consiste en concretar en qué medida y de qué manera se adapta la estructuración sintáctica latina del texto bíblico fuente, si los traductores percibían diferencias o no en los matices semántico-pragmáticos ligados al orden de palabras del latín y, en caso de hacerlo, cómo los reflejaban en su expresión en castellano. Con ello comprobaremos si se puede considerar que la sintaxis discursiva adverbial del español antiguo refleja una articulación autónoma en estas traducciones, es decir, si esta se puede considerar patrimonial. Ello permitiría valorar adecuadamente las traducciones de esta lengua como fuentes de datos para estudiar el orden de palabras del español en la diacronía.

  • 8 Rubio Tovar, 1997.
  • 9 El concretar qué hay exactamente de la Vulgata en este romanceamiento bíblico es un deseo generali (...)
  • 10 En el taller alfonsí, los traductores («trasladadores» o «esplanadores») se ocupaban de la traducc (...)

4Las traducciones bíblicas medievales, y especialmente la General estoria de Alfonso X (en adelante, GE), resultan muy interesantes y útiles para esta tarea. Esta primera historia universal en lengua española refleja muy nítidamente la gradualidad entre las traducciones literales y las libres en la Edad Media a la que refiere Rubio Tovar8, y el carácter abierto de los textos. Si bien la Biblia articula toda la estoria9, se ha observado diferente tratamiento e integración según la parte. Por ejemplo, en la GE1 el texto bíblico se utiliza de manera más libre que en otras partes, se filtra también a través de biblias historiales o glosadas en latín medieval y, además, se integra con otras muchas fuentes paganas en la redacción de las estorias de los gentiles. En cambio, en otras partes la traducción se ajusta al texto fuente con mayor regularidad10.

5Otro de los aspectos que hacen especialmente útil al texto alfonsí para un estudio sobre la traducción radica en que contiene alusiones explícitas al mismo proceso, las cuales denotan la conciencia metalingüística de los traductores y muestran cómo el latín bíblico está presente como lengua de referencia de manera constante, aun en las partes con una adaptación más libre de la Vulgata:

(1)
a. Éxodo 3:2, Vulgata: apparuitque ei Dominus in flamma ignis de medio rubi et videbat quod rubus arderet et non combureretur
b. GE1: Et mostros le nuestro sennor dios en semeiança de llama de fuego alla en aquella alteza. en medio de una sarça o gauançon o mata. & en el latin le dize Rubo Jheronimo en la biblia (GE1, 147ro).

6Asimismo, el texto de la GE refleja con frecuencia que los traductores medievales eran conscientes de la compleja transmisión textual de la Biblia y de sus consecuencias en el uso lingüístico:

(2) TRes nombres fallamos que a este libro leuitico. Ell uno en griego. Ell otro en latin. Ell otro enel ebraygo. & de cada uno dellos ay su razon por que gele dixieron assi. & diremos como. & primero del dell ebraygo. Los iudios llaman enel ebreo vagicra a este libro por ques comiença assi en la su leyenda. & dan le este nombre delas primeras palabras de su comienço. ca segund departen Maestre pedro. & otros. esta costumbre solien auer los iudios quando fazien libros de nueuo. de poner los nombres delas primeras palabras & dela primera razon en quelos comiençan [...] Este nombre uagicra que pusieron a este libro en ebreo. quiere dezir tanto. como. & llamo. Ca enell ebreo. ua dizen por e. & gicra por llamo. & otrossi se comiença enel nuestro latin enel traslado de Jheronimo en la biblia. vocauit autem. que dize esso mismo que uagicra. fascas que. & llamo. Ca se dize alli autem por e. & uacauit por llamo. Los griegos & los latinos non fizieron assi. Mas mesuraron como fablaua Moysen en este libro de dos razones mas que de al (GE1, 221vo-222ro).

  • 11 La versión de la Vulgata subyacente es la misma, la conocida como «Biblia de París» elaborada en e (...)
  • 12 Esta idea también se sustenta en las fechas de manufactura: la Biblia E6 se realizó hacia 1250 y l (...)

7Otro aspecto interesante de la traducción de la GE es que su calidad se considera mayor que la de otros romanceamientos bíblicos, y esta calidad parece estar relacionada inversamente con el grado de literalidad. Diversos trabajos comparativos sobre la traducción de la GE y de otras Biblias romanceadas, especialmente la Biblia escurialense I.I.6 (en adelante, E6), aportan evidencias del valor relativo de la obra alfonsí. Además, ello permite conocer mejor la relación entre ambos manuscritos11, pues se ha barajado la posibilidad de que E6 fuera utilizada para la composición de la GE a la luz del hallazgo de rasgos comunes12.

  • 13 El latín interfiere en la expresión de la posesión (Enrique Arias, 2012), pero no en otras áreas c (...)
  • 14 El estudio de los textos traducidos de una misma versión subyacente y alineados permite aislar los (...)

8Para abordar la investigación partiremos de la hipótesis de que el orden de los elementos adverbiales en el margen preverbal de la oración en la lengua de la GE mantiene cierta independencia de la versión subyacente latina pero no en la lengua de la Biblia E6, tomando como referencia la idea de que la GE presenta una traducción más libre y de mayor calidad que E6, y también la idea de que el texto alfonsí tiende a presentar soluciones patrimoniales más que latinizantes en otras áreas del sistema lingüístico13. Trataremos de concretar los criterios sintácticos que pueden aducirse en la evaluación. Asimismo, comprobaremos la hipótesis de la influencia de E6 en la redacción de la GE. Para ello, pondremos en relación los tres textos cuando es posible: la Vulgata, la GE y la Biblia E614.

9En el siguiente apartado se analizan los factores que deben tenerse en cuenta para valorar el efecto del contacto lingüístico y para interpretar la posición sintáctica de los elementos adverbiales en las traducciones bíblicas. El apartado siguiente expone la metodología empleada para recopilar el corpus de datos, su descripción y su análisis. Los resultados del estudio son discutidos y explicados en el apartado «Discusión y explicación de los resultados». El último apartado reúne las conclusiones y posibles líneas de investigación futuras.

La lengua de las traducciones bíblicas

  • 15 Vid., por ejemplo, los estudios sobre la adquisición de la periferia izquierda por nativos y no na (...)

10Como mencionamos atrás, la estructuración de la información en el discurso según el contexto comunicativo (esto es, según principios pragmáticos), subyace a todas las lenguas del mundo y en muchas sirve como filtro de la estructuración sintáctica, el orden de palabras, especialmente en el área oracional preverbal o periferia izquierda. Este dominio actúa como interfaz entre la sintaxis y el discurso y se ha observado que resulta muy vulnerable a la variación y el cambio; muestra de ello es que sus componentes se adquieren más tarde y con mayor dificultad que los de otras áreas, y resulta muy sensible a la interferencia interlingüística15.

  • 16 Según Heine y Kuteva, 2005, p. 180, 250.
  • 17 Thomason, 2001, p. 139.
  • 18 Vid. Thomason, 2001, p. 77. La influencia del latín en las lenguas romances a lo largo de su histo (...)

11Según Heine y Kuteva16, los traductores y los aprendices de lenguas segundas pueden ser motores del cambio inducido por contacto o por interferencia de una lengua (la lengua modelo) en otra (la lengua réplica). Aunque normalmente el cambio gramatical se dé en la oralidad, hay situaciones como las traducciones en las que los hablantes de la lengua réplica acceden a la lengua modelo por la escritura; la contaminación se ve especialmente favorecida cuando la lengua réplica (y meta de una traducción) carece de norma escrita. En este caso actuaría un mecanismo de interferencia denominado por Thomason familiaridad pasiva17: un hablante adquiere un rasgo de la lengua modelo (o fuente) que entiende, pero nunca habla activamente. Al traducir, los traductores pueden verse influidos por la lengua modelo si esta se considera más prestigiosa (por extensión del prestigio percibido en el grupo de hablantes original), y la estructura reinterpretada puede pasar a la oralidad. Así pues, el factor social de la actitud de los hablantes hacia las lenguas en contacto es clave en el proceso del cambio, pero precisamente es el que lo hace impredecible: la actitud puede actuar como una barrera o como un promotor del mismo18.

  • 19 Heine y Kuteva, 2005, p. 222, manejan el concepto de equivalencia de traducción, según el cual los (...)

12Al considerar el cambio inducido por contacto debe diferenciarse entre préstamos, esto es, elementos que se toman tal cual, y réplicas, que implican la adaptación de formas o estructuras existentes en una lengua con una nueva función sobre el modelo de otra lengua. Por lo general, en el cambio gramatical inducido por contacto se percibe la preferencia de hacer equivalentes parámetros semánticos o funcionales más que sintácticos o estructurales, es decir, se copia más el significado o la función que la forma de otra lengua. El proceso puede resumirse así, siguiendo a Heine y Kuteva (2005): la lengua modelo cuenta con una estructura asociada a un significado en un contexto discursivo específico, esto es, con un patrón de uso bien establecido. A raíz del contacto, el hablante de la lengua réplica, que cuenta con una estructura similar pero no igual, la reinterpreta haciendo equivalentes ambas estructuras en ambas lenguas. Los rasgos originales de esta estructura en la lengua réplica se pueden perder a favor de los nuevos de la lengua modelo, pero también se puede incrementar el repertorio de rasgos con la suma de los nuevos. Asimismo, cabe la posibilidad de que tales rasgos se asocien a distintos contextos19. En resumen, las estructuras gramaticales de una lengua cambian por contacto con otra cuando se asocian a nuevos significados sobre un modelo externo.

  • 20 Thomason, 2001, p. 93.

13Por lo tanto, a la hora de valorar la influencia del latín en la periferia izquierda del español antiguo en las traducciones bíblicas es necesario considerar qué rasgos comunes y qué rasgos distintivos presentan ambas lenguas. Los rasgos estructurales compartidos, pero no idénticos, son la puerta del cambio inducido por contacto20; entonces, hemos de observar lo que no está en la lengua réplica (en nuestro caso, el romance castellano) y sí en la lengua modelo (aquí, el latín), que pasaría a la lengua réplica en la traducción.

  • 21 Vivió entre los años 347-420 d. C. y provenía de la provincia romana de Dalmacia (Clackson, 2016). (...)
  • 22 Entre ellos están Eclesiástico y Baruc, con los que trabajaremos en este estudio. La versión subya (...)
  • 23 Vid. Sánchez-Prieto, 1989, 1990 y 2016. En Sánchez-Prieto, 2016, puede consultarse la lengua de or (...)

14La lengua de las traducciones bíblicas ilustra de manera transparente estos principios, especialmente la Vulgata. Eusebius Hieronymus, San Jerónimo, se ocupó de traducir al latín y de corregir los libros bíblicos originales en varias lenguas a finales del siglo iv21. En el Antiguo Testamento (AT) incluyó textos redactados originalmente en arameo (por ejemplo, el libro de Daniel) y en hebreo (por ejemplo, el Génesis), y en el Nuevo Testamento (NT) en griego. Manejó asimismo una versión latina un par de siglos anterior, la Vetus Latina (VL), que reunía los libros deuterocanónicos traducidos del griego de la versión Septuaginta22; estos fueron incluidos en la Vulgata sin correcciones23. En suma, la diversidad de lenguas subyacentes en la traducción al latín de San Jerónimo es muy notable y, unida a su compleja transmisión textual, obliga a multiplicar las precauciones a la hora de valorar el orden de palabras en su sistema lingüístico.

  • 24 La literalidad puede relacionarse con la idea de que la palabra de Dios (reflejada en la Biblia) d (...)
  • 25 Vid. Clackson, 2016
  • 26 Verdejo Sánchez, 1989, Jiménez Zamudio, 2009. También la VL contiene usos populares de la lengua ( (...)
  • 27 Jiménez Zamudio, 2009, p. 109, Hinojo, 2014.

15San Jerónimo utilizó en su traducción las técnicas conocidas como ad sensum (según el sentido, más interpretativa) y ad verbum e verbo (esto es, la literal)24. Sin alejarse de su modelo hebreo, la traducción es considerada de mayor calidad que la de la VL quizás por su empleo de la técnica ad sensum. De esta forma el latín de la Vulgata es una lengua más ágil (con numerosos recursos conectivos del latín clásico), menos ajustada a la fuente y por tanto menos compleja de procesar que la lengua de la VL. Sigue en buena medida las normas del latín clásico o culto pero también se desvía hacia una variedad diacrónica tardía y hacia una variedad diafásica popular o coloquial (esto es, propia de un contexto social o situacional informal)25; al mismo tiempo, refleja un estilo propio26. Tanto es así que algunos autores consideran la lengua de la Vulgata una de traducción básicamente, y su estudio no debería hacerse independientemente de las lenguas subyacentes27.

  • 28 Vid. Givón, 1977, apud Mendívil Giró, 2015, p. 298-299 e Hinojo, 2014, p. 202. Este autor observa (...)
  • 29 Jiménez Zamudio, 2009. Este autor nota que el hebreo también se filtra en el latín de la VL: su or (...)
  • 30 Doron, 2005, Sánchez-Prieto, 2016. La variedad koiné del griego podía presentar el orden VSO, fren (...)

16En lo que se refiere al orden de palabras en la lengua de la Vulgata, es importante saber que el hebreo experimentó en su diacronía un cambio interno; este proceso quedó reflejado precisamente en los libros bíblicos. Originalmente, la naturaleza morfológica del verbo determinaba el orden relativo del sujeto: las formas perfectivas tenían carácter marcado e imponían el orden SVO, que indicaba un cambio de tópico, mientras que las imperfectivas mostraban un orden neutro VSO, que indicaba continuidad de tópico. La distribución original descrita se documenta en los primeros libros de la Biblia, los más antiguos, mientras que en los posteriores se aprecia cómo el orden SVO se extiende a contextos sin indicar cambio de tópico, y termina por reemplazar al orden no marcado inicial VSO28. El orden posverbal de los adverbios en la Vulgata ha sido atribuido precisamente a la influencia del hebreo ya que en esta lengua era su orden neutro frente al latín clásico29, aunque podían ascender hacia el inicio de la oración, como en griego bíblico30.

  • 31 Devine y Stephens, 2006, p. 23, precisan que el orden en latín es libre gramaticalmente, pero fijo (...)

17Si bien los órdenes de palabras del hebreo en su historia divergen notablemente del orden del latín clásico, no parecen haber sido muy distintos de los órdenes más comunes en el latín tardío y en las lenguas romances, como veremos a continuación. En latín clásico presentaba una notable flexibilidad, aunque ello no significa que fuera libre; su configuración desarrollaba una función en la transmisión de significado pragmático contextual31. Las oraciones simples en la prosa reflejan el siguiente orden no marcado:

  • 32 Devine y Stephens, 2006, p. 79.

(3) Sujeto + OD referencial + OI / oblicuo argumental + adjunto + meta / fuente / argumental + OD no referencial + verbo (Devine y Stephens)32.

  • 33 Devine y Stephens, 2006, Manoliu, 2011.
  • 34 Vid. Manoliu, 2011 y Cruschina, 2016.
  • 35 Devine y Stephens, 2006, p. 145 y p. 166-172, Salvi, 2005, 2011, Vincent, 2016. Asimismo, en latín (...)

18El orden relativo de los constituyentes preverbales, como se aprecia en (3), dependía de su estatus informativo, sintáctico e incluso semántico. En esta lengua, como en otras, la estructura informativa subyacente proyecta unas posiciones sintácticas concretas según las relaciones con el contexto previo que deban marcarse en el contexto presente, y también dependiendo de la relevancia informativa de los ítems. Por ejemplo, si un ítem ha sido mencionado en el contexto previo o si es una información activa en el contexto pero no mencionada, suele aparecer en las primeras posiciones de la oración asociado a una función informativa de tópico, como también sucede en las lenguas romances33. Este sería el caso del sujeto en (3). En cambio, cuando la información que porta un constituyente se considera nueva en el contexto o relevante por contraste o énfasis (esto es, no necesariamente nueva, sino que anula expectativas34), se asocia a la categoría informativa de foco. Uno con información nueva suele aparecer ante el verbo, y un foco contrastivo suele situarse al inicio absoluto de la cláusula. Cabe también la posibilidad de que toda la oración se conciba como foco (o, desde otra perspectiva, no se produce una partición informativa entre tópico y comentario, p. ej. en las oraciones téticas), y en este caso el verbo suele ascender a la primera posición oracional en un orden VSO. En caso de que el verbo ocupe la segunda posición, el elemento precedente suele asociarse a la categoría funcional de tópico. Ahora bien, a diferencia de las lenguas romances, la posición de los tópicos y de los focos era variable en latín: los tópicos podían ocupar diferentes posiciones, no solo las iniciales, y el foco podía aparecer al final de la oración35.

  • 36 Sobre la morfología y la semántica de los adverbios en el latín tardío y en el de la Vulgata véans (...)
  • 37 Devine y Stephens, 2006, p. 100-101 y 159-166, Dankaert, 2012.
  • 38 Ledgeway, 2012, p. 39, 42 y 222. La posposición puede afectar a adverbios asociados al foco como n (...)

19Los elementos adverbiales cuentan con una libertad posicional muy notable en latín clásico. Aunque suelen presentar un orden no marcado preverbal e intermedio respecto a otros elementos como en (3), su posición relativa dentro de esa área depende de su propia semántica36 y de su ámbito oracional; pueden ser externos al Sintagma Verbal y asociarse al Sintagma Complementante, o pueden ser internos al SV, como los adverbios de modo, cuya particularidad consiste en posicionarse en los límites del mismo SV, marcándolos. Algunos se asocian a la categoría de foco con regularidad y entonces anteceden inmediatamente al SV (p. ej. semper, nunquam). Otros adverbios suelen aparecer al inicio de la oración e incluso pueden preceder al verbo en oraciones téticas, aquellos que desarrollan el papel de operadores de cohesión discursiva (un tipo de tópico generado por el contexto); tales elementos, si bien eran originalmente temporales o anafóricos, terminaron por lexicalizar la articulación discursiva (por ejemplo, los de secuenciación o inmediatez inde o postea)37, como también sucede en las lenguas romances. Además, los elementos adverbiales siguen al verbo con frecuencia, mayor o menor según el autor que se considere38.

  • 39 Vid. Elvira, 2015; Ledgeway, 2012, p. 335 y 2016 (a).
  • 40 Bauer, 1995, apud Suárez Fernández, 2008, p. 284.
  • 41 Manoliu, 2011.

20En el latín tardío y sobre todo en el medieval se aprecia un declive en el uso de la articulación básica SOV; el núcleo verbal deja de situarse regularmente en la última posición, para pasar a situarse en posición inicial o entre dos constituyentes oracionales, en una sintaxis considerada transicional hacia las lenguas romances39. En realidad, las estructuras de estas variedades diacrónicas del latín no son diferentes de las de la variedad clásica, sino que en estas épocas parece incrementarse el empleo de órdenes que antes aparecían marcados. Entre ellos destacan por su abundancia VSO, sobre todo en el discurso narrativo y cuando un elemento adverbial inicia el período oracional40, y SVO, el orden más común en la Vulgata, que se desarrolló como neutro en las lenguas romances41. Nótese que estos mismos órdenes coinciden con los del hebreo en su historia, y por tanto cabe preguntarse en qué medida su aparición en la Vulgata se puede atribuir al hebreo subyacente, si ya en el latín tardío fueron empleados con mayor frecuencia que en el clásico.

  • 42 Vid. Salvi, 2001, 2005, 2011, 2016, Elvira, 2015, p. 196 y Ledgeway, 2011, 2016 (a). Según este au (...)
  • 43 En romance se desarrollaron estructuras específicas asociadas a las categorías informativas, como (...)

21Los cambios más significativos en el paso del latín a las lenguas romances en cuestión del orden de las palabras consisten, básicamente, en que las relacionadas semánticamente pasan a agruparse en sintagmas y el verbo asciende hacia las primeras posiciones de manera regular. Ello es indicativo del desarrollo de un nuevo patrón de estructura sintáctica configuracional42. El núcleo verbal puede aparecer al inicio o bien tras un elemento asociado a las funciones discursivas de tópico o foco regularmente en las primeras etapas de las variedades romances, pues perviven ante el verbo una serie de posiciones ligadas a categorías funcionales articuladas en una periferia izquierda; por eso, los elementos marcados informativamente tienden a situarse en esta área. Pero, frente al latín, las posiciones de tópicos y focos se fijan en un orden y un número específico: los primeros anteceden a los segundos, y únicamente puede haber un foco en la oración. Se desarrolla entonces una articulación fija y jerárquica de las funciones informativas en la periferia izquierda43.

  • 44 En francés, por ejemplo, terminaron por prevalecer principios de tipo puramente sintáctico: la pos (...)
  • 45 Sobre la variación dialectal de la configuración de la periferia izquierda en romance, véanse Leon (...)
  • 46 Salvi, 2016, considera que esta posición es propia de un operador funcional, siguiendo los trabajo (...)

22Por su parte, el sujeto, que era tópico por defecto en latín, pierde este valor informativo y su posición llega a gramaticalizarse en un orden preverbal fijo en algunas lenguas44. Los complementos y los adjuntos, en cambio, se suelen situar a la derecha del verbo. En esta área pueden aparecer tópicos dislocados en algunas lenguas (p. ej., el catalán), y en la mayoría (salvo en sardo y siciliano) aloja el foco de tipo informativo. No obstante, en la época medieval este tipo de foco aún puede encontrarse a la izquierda del verbo, como en latín. También perviven en algunas lenguas romances órdenes oracionales relacionados con estructuras informativas concretas, como VSO para oraciones téticas en español o portugués45. Además, se ha apreciado la existencia en las variedades romances medievales de una posición funcional preverbal no especificada para una categoría informativa en concreto, donde podían alojarse elementos con rasgos semánticos relevantes en su oración46.

  • 47 Las lenguas romances perpetuaron la limitación de áreas estructurales en la oración por los pronom (...)
  • 48 Sobre la relación de los pronombres y la estructura informativa en español medieval, vid. Fernánde (...)
  • 49 En esta lengua se encuentran otros órdenes pronominales distintivos (Castillo, 1996): en oraciones (...)

23Todos estos cambios se reflejan en la distribución de diferentes constituyentes oracionales, y muy especialmente en los pronombres átonos de objeto. En las variedades romances medievales, y aún en algunas modernas, estos elementos se pueden considerar índices de la articulación sintáctica e informativa de la oración. Si bien la posición de los pronombres fuertes y débiles del latín estaba relacionada en alguna medida con tal articulación (los fuertes solían situarse en cualquier posición y podían asociarse a las funciones de tópico y foco; los débiles seguían al primer elemento oracional, sea cual fuere su función informativa, y semánticamente solo podían desarrollar el papel de anáforas), en su paso a las lenguas romances la sintaxis de los pronombres átonos de objeto se convierte en dependiente del carácter informativo de los constituyentes preverbales en oraciones principales47. Por ejemplo, en español medieval ascienden sobre el verbo sistemáticamente en las oraciones principales afirmativas si existe un constituyente preverbal asociado a la categoría de foco; en cambio, si este se asocia a la categoría de tópico, permanecen enclíticos al verbo48, o cuando el margen preverbal aparece vacío. Estos pronombres ascienden regularmente ante el verbo en las oraciones principales negativas y en las subordinadas con el verbo flexionado49.

  • 50 Cano Aguilar, 1996-1997, estudia la diversidad de elementos adverbiales conectores en la prosa alf (...)
  • 51 Vid. Matute y Rodríguez Ramalle, 2016, y en prensa.
  • 52 Suárez Fernández, 2007, p. 230, 232 (n. 6), y Suárez Fernández, 2008, p. 280. La autora refiere a (...)

24Como hemos visto, en latín clásico y en romance el orden neutro de los elementos adverbiales en la oración era diferente: preverbal en la lengua madre, posverbal en romance. Cuando en español medieval ascienden sobre el verbo en las oraciones principales se asocian regularmente a las categorías informativas de tópico o foco, frente al latín. Algunos pueden actuar como marcadores discursivos en una misma sincronía y esta función parece haberse desarrollado, precisamente, a partir de su ubicación en la periferia izquierda (y en esto sí coindicen el latín y las lenguas romances)50. En las oraciones subordinadas, en cambio, es poco frecuente su asociación con la categoría de tópico, y nunca aparecen con la función de marcador, como es natural. En este contexto sintáctico, los adverbios preverbales presentan por lo general rasgos comunes con la categoría de foco, pero no siempre puede considerarse que desarrollen esta función; no es así tampoco en las cláusulas con verbos no finitos51. Cabe resaltar asimismo que su posición preverbal puede influir en el orden del sujeto incluso hasta el español actual52.

  • 53 García de la Fuente, 1983.
  • 54 Morreale, 1968-1969, plantea la hipótesis de que E6 no contenga una traducción directa del latín, (...)
  • 55 El verbo aparece en posición final únicamente en el 15% de ocasiones y García de la Fuente lo atri (...)

25Revisemos a continuación las consideraciones previas sobre el orden de palabras en las traducciones medievales de la Vulgata de E6 y de la GE. En los primeros estudios sobre la primera versión se otorga mucha importancia a la influencia de la lengua subyacente, por ejemplo en los realizados por García de la Fuente53. Este autor estudió la traducción del libro de Joel en la Biblia E6 teniendo también en cuenta el orden en la VL, y constató que la técnica más utilizada es la traducción ad verbum, a veces tan literal que no se entiende el texto castellano. No son pocos los errores que contiene, atribuidos por lo general a la mala comprensión de la versión latina, a la división incorrecta de sintagmas o a la omisión de palabras54. Según aprecia este autor, los adverbios aparecen mayoritariamente en posición posverbal en el texto romance y quizás ello responde a la influencia indirecta del hebreo, primero sobre el latín de la Vulgata y a través de este sobre la lengua de E655. Cuando se anteponen al verbo es difícil discernir qué lengua influye, si el hebreo o el latín según García de la Fuente, aunque casi siempre este ascenso coincide con el texto latino (y aprecia un matiz semántico de énfasis).

  • 56 Por ejemplo, en «[...] Por que es esta palabra ya quanto oscura; diremos aqui tanto de la glosa de (...)

26Como mencionamos en la introducción, los estudios destacan la mayor calidad de la traducción de la GE frente a la de la Biblia E6, lo cual se percibe en las propiedades textuales de la coherencia, la cohesión, la corrección gramatical y la precisión léxica. La elaboración de estas propiedades en la composición textual provoca que el estilo de la GE sea más rico, y ello produce una lectura muy fácil. No obstante, la traducción jeromiana de los libros sapienciales y proféticos se ajusta tanto al texto subyacente que surgen numerosas dificultades en la traducción de la GE. Frente a los traductores de E6, los de la GE tratan de mejorar la expresión en el texto romance con cambios y técnicas retóricas para que su comprensión sea más efectiva, en línea con el afán didáctico de la producción alfonsí56.

  • 57 Sánchez-Prieto, 2016.
  • 58 Ello viene a refrendar la estrecha relación entre la sintaxis y la tipología discursiva que observ (...)
  • 59 Como otros textos previos o coetáneos de Castilla, vid. Suárez Fernández, 2007 y 2008.
  • 60 Suárez Fernández, 2008, p. 296, llega a la misma conclusión al considerar las traducciones latinas (...)

27Los estudios más recientes sobre el orden de palabras en la prosa alfonsí matizan mucho la influencia del latín en las traducciones. Sánchez-Prieto57 analiza el orden de los constituyentes principales (sujeto, verbo y objeto) en pasajes variados de textos traducidos de varias lenguas o redactados directamente en castellano. Aunque sean diversos los factores que inciden en este orden, tanto internos como externos a la lengua, el de mayor peso según este autor parece ser la tipología textual y discursiva58. Por ejemplo, los diplomas notariales de la cancillería presentan un orden mayoritario SVO59, mientras que la traducción de libros bíblicos históricos como los del Pentateuco en la GE, más interpretativa, se distancia notablemente del orden latino clásico en su discurso narrativo con un orden mayoritario VSO. Por contra, en la traducción de los libros poéticos o sapienciales, más literal como vimos, el orden de palabras sigue en mayor medida al de la fuente latina. Este sería el caso del libro del Eclesiástico, donde Sánchez-Prieto nota que la posición preverbal de los adverbios coincide bastante con la de la versión latina subyacente. Ahora bien, tal coincidencia no prueba la influencia de la fuente a su parecer, ya que la anteposición podría ser autónoma del latín60 si tales adverbios cumplieran una función informativa de foco de tipo débil en romance. Según Sánchez-Prieto, debe valorarse además el factor de variación dialectal del orden de palabras, que aún no se ha dibujado con claridad en las lenguas iberorromances antiguas.

  • 61 Del Barrio, 2012.

28Del Barrio61 dirige su atención al orden del verbo en el libro del Eclesiástico de la GE y de E6. Si bien ambos textos difieren en el seguimiento del orden latino de la fuente según el tipo de oración (en las principales, la GE modifica más el orden original que E6; en las subordinadas, es E6 el texto más innovador respecto al latín), este orden no parece ser una mera imitación porque cumple una función discursiva romance propiamente: la de indicar transición y cambio entre tópicos. Tal recurso cohesivo podía aplicarse también como recurso retórico o de estilo, y se utiliza mejor en la GE que en la Biblia E6. Ello apunta igualmente a que el texto alfonsí no copió el romanceamiento previo tal cual.

  • 62 Del Rey Quesada, 2016 (a) y 2016 (b).
  • 63 Castillo Lluch, 2005, 2008.

29Finalmente, los trabajos de Rey Quesada62 analizan la influencia del latín clásico que subyace a la traducción de las Heroidas de Ovidio en la Estoria de España de Alfonso X. El contraste de esta y otras traducciones medievales y renacentistas del mismo texto permite observar patrones más que rasgos individuales, y en las primeras se observa que la estructuración sintáctica interoracional es propiamente vernácula. En la línea de los trabajos de Castillo Lluch63 sobre la selección del léxico en las traducciones del latín de la prosa histórica alfonsí, este autor interpreta que el predominio de la estructuración vernácula sobre la latina reflejaría una actitud del traductor hacia la lengua fuente: se evita confluir con el latín de manera consciente, y ello permite desarrollar la autonomía expresiva del castellano.

30Hemos comprobado en este apartado que el orden de palabras en general y el de los elementos adverbiales en particular en el latín de la Vulgata ha sido atribuido en muchos estudios a la influencia de otras lenguas en contacto en el proceso de traducción; en cambio, en las versiones castellanas de la GE y de la E6 la consideración de la influencia interlingüística es variable: en el orden de palabras de la lengua de E6 se ha apreciado una influencia notable de la lengua fuente, relacionada con la literalidad de su traducción y, sin embargo, esta influencia se atenúa en la explicación del orden en la GE, con una traducción más libre en algunas partes y no en otras. A continuación comprobaremos si estas conclusiones pueden refrendarse con el estudio de los elementos adverbiales en la periferia izquierda.

Metodología, descripción y análisis de los datos

  • 64 Tal como aparece en el corpus Biblia Medieval (Enrique-Arias, 2008-) y en la edición del Hispanic (...)

31Teniendo en cuenta los estudios previos, el corpus de datos se ha elaborado con textos de diversa modalidad discursiva: narrativa (Génesis y Éxodo), profética (Joel, Baruc y Sofonías) y sapiencial o didáctica (Eclesiástico); en esta selección se prima su aparición en manuscritos originales como los que conservan E6, GE1 y GE4. E6 carece de los primeros libros de la Biblia, de modo que no ha sido posible alinear Génesis y Éxodo en la Vulgata y en la GE con este romanceamiento. El resto de libros se han alineado tomando como referencia ediciones de la GE o de E6 ya alineadas con la Vulgata, si bien aquí hemos tomado los datos del castellano de su edición paleográfica con el fin de considerar la puntuación original cuando fuera necesario64.

32En total se han obtenido 379 ocurrencias de elementos adverbiales preverbales en versículos traducidos de manera muy ajustada; su origen se desglosa en la siguiente tabla:

Tabla 1. Origen y número total de los datos

Génesis Éxodo Joel Baruc Sofonías Eclesiástico
Capítulos 1-21 1-18 1-3 1-5 1 1-51a
Ocurrencias de elementos adverbiales 27b 30 25 37 4 256
Vulgata benedictina (VV.AA. 1926-1995) (VV.AA. 1926-1995) García de la Fuente (1983) Orellana (2011) Pérez Navarro (2008) Pérez Navarro (1997)
GE GE1Enrique-Arias (2008-) y Gago-Jover (2011) GE1Enrique-Arias (2008-) y Gago-Jover (2011) GE3Enrique-Arias (2008-) y Gago-Jover (2011) GE4Orellana (2011) GE4Pérez Navarro (2008) GE4Pérez Navarro (1997)
E6 - - García de la Fuente (1983) Enrique-Arias (2008-) y Gago-Jover (2011) Enrique-Arias (2008-) y Gago-Jover (2011) Enrique-Arias (2008-) y Gago-Jover (2011)

a De este libro se han examinado todos los datos de elementos adverbiales entre los capítulos 1-12, y solo aquellos que se presentan con un pronombre átono de objeto en el resto de capítulos, con el objetivo de interpretar mejor la articulación informativa.
b
No se especifica el número de versículos ya que uno puede contener más de una oración, y una misma oración más de un elemento adaptado al romance. En Génesis y Éxodo se han contrastado estos datos que siguen fielmente la Vulgata con otros de interpretación más libre, aunque ajustada a la fuente latina (8 en Génesis y 43 en Éxodo). Estos no se incluyen en las contabilizaciones.

  • 65 El lector puede consultar el contexto de cada ejemplo en el corpus Biblia Medieval; por razones de (...)
  • 66 Pero este aspecto solo se considera cuando aparecen en oraciones principales afirmativas con prono (...)

33Para observar la sintaxis discursiva adverbial se tomaron como referencia las oraciones traducidas en GE y en E6 con elementos adverbiales preverbales en una u otra versión, o en ambas al mismo tiempo; no se consideran solo los casos que tienen una correspondencia con la Vulgata, sino también aquellos añadidos, y los suprimidos respecto al texto latino subyacente. Los datos se han clasificado por la categoría sintáctica del elemento adverbial (adverbio léxico, Sintagma Preposicional, Sintagma Nominal con función circunstancial, etc.65), los diferentes tipos de construcción (oración principal o subordinada) y su función en el discurso (marcador, tópico o foco)66.

34Si tenemos en cuenta los datos globales, resulta de gran interés comprobar que la Biblia E6 y la GE siguen muy de cerca el texto de la Vulgata y en un porcentaje similar (en la tabla 2 se excluyen los datos de Génesis y de Éxodo ya que estos libros no aparecen en la Biblia E6):

Tabla 2. Cuantificación global de los datos

Cambio respecto a la Vulgata Seguimiento de la Vulgata
E6 78/322 (24%) 244/322 (76%)
GE 92/322 (29%) 230/322 (71%)

35Sin embargo, la sintaxis de la GE coincide en su traducción con la sintaxis de la Vulgata de manera muy variable según el libro, como era de esperar. E6 es más fiel a la fuente de manera homogénea, según se aprecia en la tabla 3:

Tabla 3. Cuantificación de los datos según el libro bíblico y el texto romance

Cambio respecto a la Vulgata Seguimiento de la Vulgata
GE1, Génesis 21/27 (78%) 6/27 (22%)
GE1, Éxodo 20/30 (67%) 10/30 (33%)
E6, Joel 6/25 (24%) 19/25 (76%)
GE3, Joel 6/25 (24%) 19/25 (76%)
E6, Sofonías 0/4 (0%) 4/4 (100%)
GE4, Sofonías 0/4 (0%) 4/4 (100%)
E6, Baruc 7/37 (19%) 30/37 (81%)
GE4, Baruc 23/37 (62%) 14/37 (38%)
E6, Eclesiástico 65/256 (25%) 191/256 (75%)
GE4, Eclesiástico 63/256 (25%) 193/256 (75%)

36Las divergencias de adaptación entre la GE y E6 eran predecibles teniendo en cuenta los estudios previos. Lo interesante de este nuevo acercamiento es que libros de distinta tipología discursiva como Joel, Sofonías y Eclesiástico reflejan exactamente el mismo índice de cambios respecto a la Vulgata en ambos manuscritos. Ahora bien, la coincidencia global parece ser una casualidad ya que traducen de manera muy distinta la mayoría de versículos. Solo por ello podemos inferir que la GE, si bien pudo utilizar la Biblia E6, no la copió tal cual la conocemos. Volveremos más adelante sobre esta cuestión.

37Por otra parte, la versión de la GE es mucho más libre respecto a la Vulgata en los libros del Génesis y el Éxodo, como era esperable, pero también en el libro de Baruc. Siendo este uno de tipo profético, llama la atención que haya sido modificado más que otros de la misma tipología discursiva. La conclusión derivada de estos datos es que no se puede generalizar la idea de que se mantenga o se cambie la sintaxis adverbial dependiendo de un tipo discursivo u otro en la GE, ya que hay diferencias internas en el criterio de adaptación; pudo deberse a que fueron realizados por individuos distintos, o bien a que el texto de Baruc resultaba especialmente complejo de traducir y quien lo hizo para la GE fue más independiente del texto fuente en su versión que el traductor de E6.

38En las tablas 2 y 3 se clasifican los datos según dos tipos básicos de adaptación: o bien se sigue el texto latino, o bien se cambia. Dentro de estos dos patrones básicos podemos diferenciar dos subtipos: cuando sigue a la Vulgata, el texto romance puede mantener la posición y también la categoría del elemento adverbial (en una traducción palabra por palabra o ad verbum), pero observamos que en ocasiones cambia esta categoría o su valor aunque se respete la posición sintáctica en la fuente. De otra parte, cuando se cambia de posición un elemento adverbial (tanto hacia el margen preverbal como al posverbal), la reinterpretación de la sintaxis latina en la versión romance es evidente. Puede hacerlo de manera simple cambiando únicamente el orden respecto al verbo, o de manera más compleja con cambios de categoría gramatical, de valor, o incluso eliminando un elemento o añadiendo otro nuevo. Se puede apreciar entonces que la traducción de la articulación discursiva es gradual, desde la más conservadora respecto al latín (en A) a la más innovadora (en D). Los criterios de adaptación fueron similares en E6 y en la GE, pues ambos textos siguen estos patrones, aunque de manera desigual según los libros:

Tabla 4. Modificaciones respecto a la Vulgata

Génesis

Éxodo

Joel

Sofonías

Baruc

Eclesiástico

A) Mismo orden, categoría y valor GE1 3/27 (11%) GE1 7/30 (23,3%) GE3 17/25 (68%)
E6 16/25 (64%)
GE4 4/4 (100%)
E6 4/4 (100%)
GE4 11/37 (30%)
E6 29/37 (78%)
GE4 173/256(67,5%)
E6 164/256 (64%)
B) Mismo orden, distinta categoría o valor GE1 3/27 (11%) GE1 3/30 (10%) GE3 2/25 (8%)
E6 3/25 (12%)
- GE4 3/37 (8%)
E6 1/37 (3%)
GE4 20/256 (8%)
E6 27/256 (10,5%)
C) Diferente orden, misma categoría y valor GE1 3/27 (11%) GE1 4/30 (13,3%) GE3 4/25 (16%)
E6 3/25 (12%)
- GE4 5/37 (13%)
E6 1/37 (3%)
GE4 31/256 (12%)
E6 41/256 (16%)
D) Diferente orden y otros cambios GE1 18/27 (67%) GE1 16/30 (53,3%) GE3 2/25 (8%)
E6 3/25 (12%)
- GE4 18/37 (49%)
E6 6/37 (16%)
GE4 32/256 (12,5%)
E6 24/256 (9,5%)

39Los cambios que desglosa la tabla 4 tienen lugar en oraciones principales y subordinadas, y afectan a cualquier tipo de elemento adverbial. Como puede apreciarse, la traducción ad verbum (en el patrón A) es la técnica más aplicada en algunos libros de ambos romanceamientos (Joel, Sofonías y Eclesiástico). En E6 y en GE se adapta el orden adverbial de forma similar en libros con distinta tipología discursiva, por ejemplo la profética de Joel y la sapiencial de Eclesiástico. Por contra, un mismo discurso profético (vid. Joel, Sofonías y Baruc) se adapta de manera distinta. Así pues, la adaptación del orden adverbial respecto a la Vulgata no depende básicamente del tipo de discurso, y cada romanceamiento presenta diferencias internas según el libro, incluso E6. Debe sopesarse entonces la influencia de otros factores en la aplicación de cambios respecto a la Vulgata.

  • 67 El adverbio preverbal latino ibi se traduce como allí en E6, y en la GE, como ý; en el castellano (...)

40Veamos uno a uno los patrones de adaptación. En el primero, A, el romanceamiento sigue fielmente la lengua latina en la posición preverbal, la categoría y el valor de un elemento adverbial. E6 y GE coinciden en ocasiones en la selección léxica, como en el ejemplo (4), donde se respetan las dos posiciones preverbales de nunc y ergo pero se cambia su orden relativo adaptándolo a la sintaxis discursiva romance. No son raras las variaciones en la expresión entre ambos textos; algunas son propias del español antiguo general, y otras podrían ponerse en relación con el distinto origen dialectal de los traductores, como la de (5)67:

(4) Joel 2:12, Vulgata: Nunc ergo dicit Dominus
GE3: Pues agora dize el Señor
E6: Pues agora dize dios
(5) Joel 3:11/12 Vulgata: 11) ibi occumbere faciet Dominus robustos tuos / 12) quia ibi sedebo
GE3: 11) E y fara el señor caer los tus fuertes / 12) ca y sere
E6: 11) alli fara dios acobdar los tos arreziados / 12) ca alli estare yo

41La presencia de un pronombre átono de objeto en el predicado romance permite apreciar bien que bajo la posición de un elemento adverbial subyace una estructuración informativa concreta; en latín ello no afecta necesariamente al pronombre, y en los datos de la Vulgata suele aparecer tras el verbo. En el ejemplo (6), E6 vierte el SP inicial de la Vulgata como tópico, que no atrae al pronombre átono, pero la GE lo interpreta como foco, y por ello sí lo atrae. Cada traductor otorga, pues, una relevancia contextual o pragmática distinta a un mismo elemento adverbial preverbal. Resultan igualmente significativos ejemplos como el de (7), donde postea se interpreta en E6 como equivalante a desí, que no atrae al pronombre átono probablemente porque desarrolla en este contexto una función externa al predicado (como tópico, o quizás como marcador); en cambio, la GE lo traduce por el adverbio temporal después, que aparece integrado en el predicado y se asocia a la categoría informativa de foco a juzgar por la anteposición pronominal:

(6) Eclesiástico 45:4, Vulgata: In fide et lenitate ipsius sanctum fecit illum
GE4: En la so fe. & en la su mansedumbre del. le fizo sancto
E6: Por su fe e por su mansedumbre fizol santo.
(7) Eclesiástico 29:17, Vulgata: et postea resurget et retribuet illis retributionem
GE4: despues se leuantara & dar les a galardon a cadauno en su cabeça dellos
E6: e des hy leuantar sa e dara a cadauno so gualardon.

  • 68 En latín los imperativos normalmente ascienden al inicio de la cláusula, pero también pueden antep (...)

42Ciertos contrastes como el de (8) podrían revelar además una estructuración distinta de la periferia izquierda en la variedad dialectal de los traductores castellanos. Un pronombre átono puede ascender sobre un verbo en imperativo en la lengua de la GE cuando existe un constituyente focalizado, pero este orden no se documenta en los pasajes escrutados de E6. Parece, pues, que la focalización no es posible en las oraciones imperativas de la variedad castellana oriental de este manuscrito; sí en las de la variedad occidental de la GE68:

(8) Eclesiástico 7:34, Vulgata: Da illis partem sicut mandatum est tibi primitiarum et purgationis (id est, decimarum) et de neglegentia tua purga te cum paucis
GE4: E da les part de las primicias & dell alimpiamiento que son los sacrificios assi como te es mandado. E dela tu negligencia con pocos te alimpia.
E6: Da tu a el parte de las primicias e del alimpiamiento. e de despreciamiento alimpia te con pocos.

43El segundo patrón de adaptación B engloba casos que siguen a la Vulgata al mantener en romance la misma posición adverbial, pero divergen de la fuente en la categoría sintáctica seleccionada o en su valor semántico. Ello puede tener una repercusión en el orden romance. Por ejemplo, en (9) se traduce el adverbio de origen inde por allí, no por ende (pues quizás este no asume el valor de foco que se da a allí en este contexto, cfr. supra el ej. 5). En (10) se reemplaza un SP latino por un mismo adverbio romance en E6 y GE, no por otro SP:

(9) Génesis 24:4: Vulgata: sed ad terram et ad cognationem meam profiscaris et inde accipias uxorem filio meo Isaac
GE1: Mas que uayas a Mesopotamia nuestra tierra dond nos somos naturales. & omnes el nuestro linage & allil busca muger.
(10) Sofonías 1:18 Vulgata: quia consummationem cum festinatione faciet cunctis habitantibus terram
GE4: Ca apriessa dara cabo ell; a todos qui moran en la tierra
E6: ca apriessa fara acabamiento de todos los de la tierra.

  • 69 Cf. infra el ejemplo (18). Otros adverbios en posición preverbal pueden asumir valores distintos; (...)

44Sin embargo, los casos de divergencia en la traducción en ambos manuscritos superan en número a los casos de coincidencia, como mencionamos: en (11, 12), E6 antepone al verbo el adverbio mientras que la estoria alfonsí sigue el orden pospuesto de la Vulgata. Su anteposición en E6 responde seguramente a la asociación de nunca o siempre a un operador preverbal en el área del foco que no se activa en la oración de la GE en estos contextos, pero sí puede hacerlo en otros y ascienden entonces a la periferia izquierda69.

(11) Baruc 4:22, Vulgata: ego enim speravi in Aeternum salutem vestram
GE4: yo espere siempre la uuestra salut
E6: Ca yo siempre atendi la uuestra salut.
(12) Joel 2:19, Vulgata: et non dabo uobis ultra opprobium in gentibus
GE3: y non vos dare de aqui adelante por denuesto entre las gentes.
E6: e numqua mas uos dare por denosteo a las yentes.

  • 70 La interpolación de elementos adverbiales en otros pasajes de E6 no es extraña, pero sí muy escasa (...)

45La adaptación de la estructura del latín de la Vulgata ne forte + subjuntivo es igualmente significativa. En ambos textos se traduce rutinariamente forte con un SP adverbial «por ventura» con un matiz semántico modal irreal, y la estructura se vierte en romance con una oración subordinada. La GE mantiene el SP en su margen preverbal en la mayoría de casos; E6, por su parte, puede coincidir a veces con la misma traducción (vidInfra 31), otras muchas veces el SP se extrae de la subordinada como en (13) y con bastante frecuencia se elimina como en (14). Ello conduce a pensar que la variedad castellana de E6 no acepta fácilmente el uso de un elemento adverbial ante el verbo en oraciones subordinadas, y ello podría ponerse en relación con la ausencia de elementos adverbiales interpolados entre el pronombre y el verbo en este tipo de oraciones en los pasajes analizados (salvo el adverbio de negación)70. En cambio, la variedad castellana de la GE presenta la interpolación de estos elementos con cierta frecuencia. La periferia izquierda del castellano oriental parece contar entonces con menos posiciones preverbales en las oraciones subordinadas que la del castellano centro-occidental:

(13) Eclesiástico 8:22, Vulgata: Non omni homini cor tuum manifestes ne forte inferat tibi gratiam falsam
GE4: Non descrubas a tod omne to coraçon que por uentura. non te traya falso amor & se danne el uuestro
E6: No malfiestes to coraçon a tod ombre. por uentura que not muestre falsa gracia
(14) Eclesiástico 9:3, Vulgata: Ne respicias mulierem multivolam ne forte incidas in laqueos illius
GE4: Non cates por la mugier malqueria. por que por uentura non cayas en los lazos della
E6: No cates mugier que quier a muchos. por que non cayas en sus lazos.

46El tercer patrón de adaptación C contiene datos en los que los romanceamientos mantienen en el predicado una posición adverbial del latín y su categoría o valor, pero cambiando el orden latino respecto al verbo y con ello su interpretación pragmática. Por ejemplo, en (15) la GE antepone al verbo un elemento pospuesto en latín e incluso para marcar su valor informativo le añade el adverbio focalizador aun; en cambio, E6 lo mantiene en posición posverbal. En (16), ambas versiones doblan una oración latina y conservan el SP in super en la segunda con un adverbio; en la GE se vierte como demás antepuesto al verbo con una lectura de marcador o de tópico, como indica el orden pronominal, mientras que en E6 permanece pospuesto en el predicado:

(15) Baruc 1:13, Vulgata: et non est aversus furor eius a nobis usque in hunc diem
GE4: & aun fasta este dia non dexo la sanna que tomo contra nos.
E6: e no es desuiada la su ira de nos fasta oy.
(16) Eclesiástico 13: 27, Vulgata: Humilis deceptus est in super et arguitur
GE4: All omilloso engannan le. & demas reprenden le tornando enel la culpa que non a. fablo sesuda mientre.
E6: El pobre es engannado e quexan le mas. fablo cuerdamientre

47En el último patrón de adaptación D encontramos cambios que, sumados al del orden latino, son signo de una reinterpretación discursiva profunda; en algunos libros de la GE es el patrón de adaptación más frecuente (vid. supra la tabla 4). En los casos más superficiales se modifica el orden y la categoría o el valor del elemento preverbal más (como en 17) o menos (como en 18):

(17) Eclesiástico 6:7, Vulgata: Si possides amicum in temptatione posside eum
GE4: Si amigo as deguisa que cuedas que estas apoderado del; nol creas de ligero por tod esto nin te encreas enel. fasta quel non ensaes que tienes enel.
E6: Si ganares amigo; conprueua lo gana. e non te creas enel assi luego.
(18) Génesis 21:26, Vulgata: sed et tu non indicasti mihi et ego non audivi praeter hodie
GE
1: nin tu nunca melo mostrest nin yo nunca lo oy si non agora ati.

48La eliminación de un elemento adverbial de la Vulgata y la adición de otro nuevo pueden considerarse cambios aún más radicales. La eliminación implica que el traductor no otorga ninguna relevancia a un elemento latino en su oración, porque aparece en el contexto previo o por otros motivos. En (19) quizás se evita la confluencia de agora con assí en el discurso indirecto previo, creado en el texto alfonsí, pues podría dar lugar a una lectura errónea si se pasara por alto la puntuación:

(19) Baruc 2:11, Vulgata: et nunc Domine Deus Israhel qui eduxisti plebem tuam de terra Aegypti in manu valida
GE4: E en este logar torna Baruch la razon contra nuestro sennor dios & diz assi. Dios sennor de israhel que saquest el to pueblo de tierra de Egypto con grand poder
E6: E agora sennor dios de israhel que saqueste to pueblo de tierra de egipto con poderosa mano.

49La eliminación de elementos permite a los traductores también ajustar la periferia izquierda latina y la romance. En (20), cada romanceamiento imprime su interpretación del mensaje eliminando ciertos elementos (ecce), cambiando otros de lugar (hodie, in captivitate nostra en E6, y en GE además el sujeto nos) o añadiendo uno nuevo más relevante informativamente para el traductor (el adverbio aspectual ya en la GE):

(20) Baruc 3:8, Vulgata: Et ecce nos hodie in captivitate nostra sumus, quo nos dispersisti in inproperium et in maledictum et in peccatum
GE4: E ya somos nos oy en nuestra catiuidad en que nos esparzist. pora denosto & a maldition & peccado
E6: E nos somos oy en nuestro catiuerio o nos esparzist por denosteo e por maldicion e por pecado.

  • 71 En la Biblia E6 se suprimen 3 elementos en Joel (el 12% del total de cambios en este libro), 3 en (...)

50Este tipo de modificación se documenta de manera similar en la GE y en la Biblia E6. En cambio, la innovación contraria, la adición de elementos, es mucho más frecuente en la versión alfonsí; en E6 resulta muy extraña71. La adición modifica el discurso latino recreando su articulación en uno nuevo romance, y se puede hallar en traducciones más ajustadas al texto latino, ad verbum, así como en otras más libres, ad sensum. Muchas veces los elementos añadidos son marcadores discursivos como desí en (21) que enriquecen la expresión de las relaciones interoracionales, su transición en el discurso con una secuencia lógica para incrementar la cohesión textual. La adición de marcadores discursivos o de tópicos, por ejemplo, a cabo d’ellos en (22), puede provocar el movimiento de un elemento latino preverbal a una posición posverbal en la oración romance, como otra vez en (22):

(21) Éxodo 16:22 Vulgata: In die vero sexta collegerunt cibos duplices
GE1: Desi al sexto dia mando les Moysen que tomassen dos medidas.
(22) Génesis 8:10: Vulgata: expectatis autem ultra septem diebus rursum dimisit columbam ex arca
GE1: Et enpos esto espero noe aun siete dias. & acabo dellos enuio la otra uez.

51También registramos datos de adiciones de elementos adverbiales focalizados, constituyentes a los que se les otorga especial relevancia en el discurso, como allí en (23), o bien y nunca en (24). Tal refuerzo pragmático parece acercar la lengua oral al texto escrito:

(23) Baruc 2:31, Vulgata: et scient quia ego sum Dominus Deus eorum et dabo eis cor et intelligent et aures audient
GE4: & alli auran a saber que yo so; so sennor dios. E alli les dare yo otrossi coraçon. & entendran & oyran
E6: E sabran que yo so sennor e dios dellos. e dare les coraçon e entendran. e oreias e odran.
(24) Génesis 21:26, Vulgata: respondit Abimelech nescivi quis fecerit hanc rem
GE1: Estonces dixo abimelec. bien te digo uerdad que esta es cosa que nunca sope quila fizo.

52Los siguientes ejemplos merecen una mención apartada, pues son algunos de los más significativos sobre el carácter propiamente romance de la sintaxis discursiva de estas traducciones:

(25) Eclesiástico 47:7, Vulgata: Sic in decem milibus glorificavit eum
GE4: Desta guisa le glorifico en diez mil
E6: Assil glorifico en diez. millares.
(26) Joel 2:17, Vulgata: Inter uestibulum et altare plorabunt sacerdotes
GE3: entre el vistuario y el altar, y lloraran los sacerdotes ministros del Señor
E6: Entrel portal e el altar lloraran los sacerdotes seruidores de dios e diran.
(27) Eclesiástico 8:19, Vulgata: Cum iracundo non facias rixam et cum audace non eas in desertum Quoniam quasi nihil est ante illum sanguis et ubi non est auditorium elidet te
GE4: con el sannudo non baraies. E con el atreuudo non uayas porel desierto. Ca assi como por nada tiene elle la sangre. E o uire que non podras auer ayuda alli te crebantara.
E6: Con el sannudo non te refiertes e con el osado non uayas al yermo. ca non da nada por sangre. e fazer ta morir o no auras ayuda.

53En (25), la Vulgata antepone al verbo dos constituyentes adverbiales y las dos traducciones desplazan el mismo SP hacia el margen posverbal, seguramente porque su confluencia en la periferia izquierda del español antiguo provocaría problemas al tener ambos un contenido informativo igualmente relevante; ambos podrían interpretarse como focos. Para evitar la confluencia de dos ante el verbo, los traductores mantuvieron en posición preverbal el elemento adverbial que posee rasgos semánticos afines a la categoría de foco (un SP deíctico desta guisa, un adverbio modal así). En consecuencia, ambos atraen al pronombre átono de objeto.

  • 72 Sobre estas estructuras, vid. Cruschina, 2016. Sobre el valor semántico y funcional de los element (...)
  • 73 En otros casos apreciamos que en E6 se realiza una traducción más sencilla y más acertada que en l (...)

54En el ejemplo (26) la interpretación informativa del SP preverbal de lugar puede ser de tópico de marco en E6. Pero en GE3 el traductor lo retoma con un adverbio pronominal deíctico ý que, en este margen preverbal y con esta estructura, se asocia a una categoría informativa de foco enfático con carácter reasuntivo72. Por su parte, en (27) no se otorga relevancia discursiva a la oración subordinada latina inicial en la Biblia E6, que la pospone a la principal; en cambio, en la GE se le otorga tanta relevancia que se dobla el constituyente con el adverbio allí, focalizado. El uso de elementos reasuntivos es normal en latín, como el adverbio sic en (28) o quizás el pronombre illa en (29), pero, como se ve en estos mismos ejemplos, no siempre se vierte la estructura latina tal cual en las traducciones castellanas. El uso de un pronombre reasuntivo enfático aparece tanto en E6 como en GE con sujetos y objetos (aquellas en 29); las que vimos con elementos adverbiales en (26, 27) solo se documentan en los pasajes bíblicos analizados de la GE. Unas traducciones a veces son más afortunadas que otras, ya que resulta difícil percibir el valor pragmático en una lengua no nativa si la estructura sintáctica no lo revela claramente, y más difícil aún es verter el mismo valor en la lengua propia con exactitud a través de un orden de palabras específico, si difiere en ambas lenguas. En (30), el traductor de GE lo hace con mayor pericia que el de E6 al percibir el valor de hoc, que E6 ignora73:

(28) Joel 2:4, Vulgata: et quasi equites sic current
GE3: La vista dellos como vista de cavallos, y asi corren como cavalleros.
E6: El so catamiento atal es cuemo catamiento de cauallos. e correran cuemo caualleros.
(29) Eclesiástico 3:22, Vulgata: Sed quae praecipit tibi Deus cogita illa semper
GE4: Mas en lo que te mando dios piensa tu siempre
E6: mas las cosas que dios te mando; aquellas piensa siempre.
(30) Eclesiástico 10:23, Vulgata: Semen hominum honorabitur hoc quod timet Deum semen autem hoc exhonorabitur quod praeterit mandata Domini
GE4: el linnage de los omnes. aquel sera onrrado el que teme a dios. E sera desonrrado aquel linnage. el qui passa los sos mandados del sennor
E6: El linnage de los ombres sera onrado que teme a dios. e el linnage que passa los mandamientos de dios sera desonrado.

55La lengua de E6 contiene un último ejemplo de una estructura exclusivamente romance, la recomplementación como en medio de la sinoa en (31), propia de constituyentes asociados a la función informativa de tópico en oraciones subordinadas. En castellano no es frecuente con elementos adverbiales:

(31) Eclesiástico 1:38/39, Vulgata: Adtende in illis ne forte cadas et adducas animae tuae inhonorationem / Et revelet Deus absconsa tua et in medio synagogae elidat te
GE4: para les mientes que por uentura non cayas en ellas; & adugas por y desonrra a tu alma. & descruba dios las tus poridades & te crebante en medio del pueblo
E6: Suffre en ellos que por uentura non cayas. e adugas desonra a tu alma. e descubra dios tos encobrimientos. e en medio de la sinoa quet quebrante.

56Los patrones de adaptación de la Vulgata que hemos visto hasta ahora son compartidos por la GE y la Biblia E6. Asimismo, el texto alfonsí aplica otros mucho más complejos que merecen un estudio aparte. Pongamos por caso la reformulación del discurso en (32), donde se conserva un elemento latino pero se inserta en un periodo sintáctico muy distinto al de la fuente:

(32) Éxodo 13:21, Vulgata: Dominus autem praecedebat eos ad ostendendam viam per diem in columna nubis et per noctem in columna ignis
GE1: & guio los nuestro sennor dios & fue siempre con ellos en su camino por les mostrar la carrera. & de dia les traye una nuue de suso. por quela calentura del sol. njn otra cosa dell aer non les pudiessen fazer mal. & de noche les traye delant una candela fecha como pilar de fuego.

57En casos así estamos ante una recreación textual donde el texto bíblico deja de ser propiamente el de la Vulgata, precisamente donde la GE se distancia definitivamente de las Biblias romanceadas como E6 y se transforma en otro texto diferente, ya sea siguiendo otras fuentes en una traducción distinta, ya sea de manera independiente.

Discusión y explicación de los resultados

58En el análisis anterior hemos podido comprobar que la traducción del latín de la Vulgata en E6 y en la GE está mediatizada por la sintaxis discursiva de la lengua meta castellana, pues los traductores vierten el orden de los elementos adverbiales de la lengua fuente conforme a unos principios romances, no latinos, que expusimos en el apartado «La lengua de las traducciones bíblicas». Si bien el latín y el romance castellano comparten la posibilidad de situar un elemento adverbial del predicado ante el verbo (y en ambas lenguas algunos pueden desarrollar una función independiente, como marcadores discursivos), la diferencia consiste en que en la lengua madre latina la posición preverbal de estos elementos no siempre se relaciona con una categoría informativa de la periferia izquierda en las oraciones principales, mientras que en romance sí lo hace de manera sistemática, conforme a una estructura subyacente distinta. Estas características se registran por igual en ambas traducciones castellanas de la Vulgata, y coinciden con las que hallamos en otros textos coetáneos no traducidos del latín, sino del árabe, por ejemplo, o redactados directamente en romance castellano (como los mencionados en el apartado «La lengua de las traducciones bíblicas»). Así pues, los traductores de E6 y de la GE filtran la lengua latina a través de la variedad romance, sin que la lengua fuente condicione el significado o la función de las estructuras gramaticales en el acto de la traducción, más allá del esquema heredado por vía patrimonial.

59Estas ideas se reflejan nítidamente en los cuatro patrones de adaptación de la sintaxis discursiva adverbial latina que se han podido identificar, desde el más conservador con la posición original hasta el más innovador con su cambio. Los traductores percibían bien que su lengua nativa presentaba una configuración parcialmente similar al latín, y podían mantener los elementos adverbiales de esta lengua en una posición sintáctica preverbal. No obstante, siempre se asocian en el castellano a una categoría funcional de tópico, de foco o similar, articuladas en una periferia izquierda subyacente distinta y autónoma de la lengua modelo y madre. En otras palabras, se puede imitar literalmente el orden, la categoría y el valor semántico de un elemento de la lengua fuente, pero insertándolo en una configuración sintáctica y funcional propia de la lengua meta. Hemos identificado una serie de estructuras romances ligadas a esta configuración, que sirven como criterio formal para determinar tal autonomía: el orden de los pronombres átonos respecto al elemento adverbial preverbal, la posición de este mismo elemento respecto a otros en las oraciones subordinadas y en las principales, la recomplementación en oraciones subordinadas y los elementos reasuntivos enfáticos sin correspondencia en la Vulgata.

  • 74 Trudgill, 2013.

60Así pues, el uso de los elementos adverbiales preverbales en las traducciones de E6 y de la GE puede considerarse patrimonial, no influido por el contacto con el latín en el proceso de traducción. No hemos documentado rasgos semánticos o funcionales en estas estructuras sintácticas romances que puedan relacionarse con el latín y que estén ausentes del español antiguo, rasgos que justificaran la influencia interlingüística en este aspecto gramatical de las traducciones bajo estudio. Consideremos que el contacto entre lenguas puede producir tanto simplificación como complejidad en el número de reglas, paradigmas o formas de la lengua réplica según hace notar Trudgill74. La complejidad se documenta en situaciones de adquisición de una L1 por niños en entornos de bilingüismo estable, mientras que la simplificación se produce normalmente en situaciones de adquisición de una L2 por adultos, que tienden a hacer su gramática más fácil. Esto es lo que debería apreciarse también en la sintaxis discursiva de la lengua de E6 y de la GE si el contacto con el latín hubiera condicionado usos especiales en la articulación de la lengua castellana meta en el proceso de traducción, usos que no se pudieran encontrar en textos coetáneos no traducidos de esta lengua fuente. Sin embargo, hemos comprobado que la complejidad del margen oracional preverbal del latín bíblico no se simplifica exactamente en las versiones castellanas, sino que más bien se adapta en una nueva estructuración romance donde no hallamos rastro de rasgos latinos distintivos (propiedades sintácticas y discursivas de la lengua latina ausentes de las lenguas romances). Aquí, solo se mantienen los rasgos compartidos entre ambas lenguas, que fueron heredados por el castellano por vía patrimonial. De este modo, el estudio corrobora lo percibido en estudios previos sobre la influencia del latín en el castellano de la GE, y permite matizar lo observado sobre la lengua de la Biblia E6.

61Por otro lado, cada traductor puede imprimir un valor informativo distinto a un mismo elemento adverbial en su contexto, como un hablante nativo lo hace de manera distinta a otro hablante según lo que desee comunicar, y cómo. En otras palabras, cada traductor posee un filtro individual en su codificación de la lengua romance; ello explica que lo que para uno se puede asociar a la categoría de foco en su contexto, para otro pueda asociarse a la categoría de tópico. Pueden coincidir E6 y GE en su expresión, por las lecturas compartidas de los traductores; pero lo raro es, precisamente, la coincidencia.

  • 75 Del Barrio, 2012.
  • 76 Y, como hemos visto, a estas propiedades se ajustan de manera distinta unos elementos adverbiales (...)

62Además, la expresión se ajusta a las características del dialecto castellano propio de cada traductor, de ahí que aparezcan soluciones dialectales distintas en cada versión. Del Barrio notó que en el libro del Eclesiástico la Biblia E6 modifica más que la GE el orden verbal latino en las oraciones subordinadas75, y en este trabajo hemos comprobado también que en E6 tienden a evitarse los elementos adverbiales en posición preverbal en este tipo de oraciones. Ello, sumado a la ausencia de la interpolación de adverbios entre los pronombres átonos y el verbo en los pasajes analizados, conduce a pensar que el verbo realiza un ascenso hacia el margen inicial de la oración subordinada de manera más sistemática en el castellano oriental de E6 que en el centro-occidental de la GE, y por ello habría menos posiciones disponibles en la periferia izquierda de las oraciones subordinadas en la variedad castellana oriental. En las principales, además, hemos percibido que los verbos en imperativo admiten focos en la variedad de la GE que atraen incluso a un pronombre de objeto sobre este tipo de formas verbales, pero no en la de E6. Entonces, conviene comprobar con más estudios en qué medida son distintas las propiedades de la categoría funcional SComp y su reflejo en la articulación de la periferia izquierda en ambas variedades dialectales del español antiguo76.

  • 77 Cambiamos el orden o la categoría de las palabras en la expresión de manera inconsciente, de ahí q (...)

63Hasta aquí se puede considerar que los traductores castellanos realizan una adaptación inconsciente de la lengua fuente, utilizando su competencia en ella de manera similar a como lo hace un aprendiz de una segunda lengua, que de manera intuitiva transfiere la articulación discursiva de su lengua materna a la interlengua77. Además, en la traducción de E6 y en mayor medida en la de la GE se pueden identificar rasgos de una adaptación consciente: cuando se modifica la expresión latina eliminando o añadiendo elementos para construir un texto meta castellano más comprensible o más articulado. Es en estas intervenciones donde parecen evidenciarse las mayores diferencias entre la GE y la Biblia E6.

  • 78 Según teóricos de la traducción moderna como Martínez Dueñas, 2004.
  • 79 Mencé-Caster, 2010, p. 235 o Salvo, 2010.
  • 80 Salvo, 2010, p. 204.

64En este sentido, convenimos también con los estudios previos en que la novedad y el valor de la traducción alfonsí respecto a la coetánea de E6 reside en el que su recreación del texto latino es más rica y compleja. Desde el enfoque de esta investigación, la clave para lograrlo estaría en que la GE presenta un porcentaje mayor de cambios respecto al texto original, sobre todo de adiciones, que enriquecen notablemente la cohesión textual de la lengua meta. En los pasajes estudiados notamos que ello se logra sin ser infiel necesariamente a la fuente latina, sin cambiar el contenido apenas. De hecho, la complejidad de la adaptación contextual así como la actualización del texto fuente constituyen rasgos de modernidad de la traducción alfonsí frente a la de E6. Sabemos que traducir consiste en transferir el significado de una lengua a otra en un contexto de recepción, no solo mostrar una correspondencia léxica o sintáctica78. Para lograr una buena traducción es necesario primar la interpretación de la fuente, y en los textos elaborados en el escritorio alfonsí se acompaña además de una rica composición textual; este es precisamente el sello identificador de la traducción de la GE frente a la de E6. Aquí hemos comprobado que la transformación de la sintaxis latina beneficia a la conformación del discurso desde la perspectiva del análisis lingüístico. La transformación semántica y la actualización pragmática que sufren los textos historiográficos alfonsíes también es muy notable desde la perspectiva del análisis literario e historiográfico, según destacan autoras como Mencé-Caster o Salvo79. Según esta autora, «el uso alfonsí [...] crea su propio discurso desde la tradición heredada»80. Podemos afirmar que el carácter autónomo de estos textos también se aprecia en la sintaxis discursiva adverbial, aunque en buena parte haya sido heredada patrimonialmente del latín.

65Para finalizar, las características distintivas de la GE respecto a la Biblia E6 revelan la independencia de la traducción de la estoria alfonsí respecto a esta versión castellana previa; aunque pudiera haber sido utilizada como referencia en el scriptorium, es evidente que no fue seguida tal cual, como notaron otros estudios. Cabe añadir que la menor elaboración de la sintaxis discursiva adverbial de E6 no implica necesariamente que deba considerarse pobre o imprecisa; el texto que transmite esta Biblia no parece haber sido resultado de un mero ejercicio de traducción. Hemos de tener en cuenta que el marco social de emisión y de recepción de ambas traducciones fue distinto: E6 presenta un carácter de texto sagrado, de Biblia, del que carece la GE, y por su función social debe ajustarse a la fuente. Con mucha probabilidad fue elaborada en un ambiente monástico, aunque la finalidad de su uso parece escolar, no litúrgica, a juzgar por la inclusión de glosas. En suma, no debió de ser pequeño el valor de E6 en su contexto social, considerando que es la traducción de la Vulgata latina al castellano más antigua que conocemos. La GE, por su parte, fue concebida como historia con una función social didáctica, y se elaboró en un entorno sociocultural cortesano, en el scriptorium de Alfonso X. De todos es sabido el valor social que se le otorgó; uno de los criterios que permiten establecerlo es la existencia de copias más allá de las fronteras castellano-leonesas y muy posteriores en el tiempo. Si se manejó el texto de E6 como referencia en su redacción, debió de ser porque esta traducción fue muy bien valorada en el scriptorium alfonsí.

Conclusiones

66En este trabajo hemos podido comprobar la adecuación de la hipótesis sobre la independencia de la sintaxis discursiva adverbial de la lengua de la GE respecto a la misma sintaxis discursiva en el latín de la Vulgata. En cambio, no ha sido confirmada la hipótesis de que la lengua de la Biblia E6 sea más dependiente del latín que la de la GE en este ámbito lingüístico, pues en ambos textos se percibe una articulación propiamente romance. Además, en las dos versiones se siguen los mismos patrones de adaptación de la fuente latina pero, como se vio en estudios previos sobre otros aspectos, la GE la transforma en mayor medida.

67Por un lado, el hecho de que el castellano y el latín estén emparentados genéticamente provoca no pocas coincidencias en las traducciones de la lengua madre, pero los traductores en la época medieval parecen diferenciar bien qué debe adaptarse del latín, y cómo hacerlo, en su propia lengua. Cada traductor realiza los ajustes que cree necesarios para reflejar su propia interpretación del mensaje, y estos ajustes incluyen modificaciones del orden de los elementos, su supresión o incluso la adición de otros nuevos, con el fin de transmitir mejor el significado contextual o pragmático. Este se hace corresponder con una sintaxis discursiva romance, esto es, sujeta a principios sintácticos y discursivos diferentes y autónomos del latín. Estos aspectos han sido comprobados con criterios formales específicos: estructuras pronominales, de recomplementación, etc. Asimismo, el estudio revela que la interpretación sintáctica y discursiva de un mismo elemento adverbial puede variar según parámetros individuales, según cada hablante / traductor en cada contexto, y parámetros dialectales, según su origen geográfico dentro de una misma zona castellana. En suma, tanto la traducción de E6 como la de la GE presentan una lengua castellana plenamente capacitada en su expresión para servir de vehículo de cultura autónomo de la lengua madre, y a la vez modelo. Así pues, incluso los pasajes más ajustados al latín resultan útiles para analizar la sintaxis discursiva adverbial del español antiguo.

68Por otro lado, las diferencias entre la lengua de E6 y de la GE apuntan, una vez más, a que la estoria alfonsí no copió esta versión bíblica previa tal cual. El sello distintivo de la lengua de la GE consiste en presentar una articulación de la sintaxis discursiva adverbial mucho más rica y compleja, y ello probablemente responde al diferente contexto de emisión de cada texto y a su distinta función social. Ahora bien, el valor de la Biblia E6 no es pequeño para los estudios lingüísticos. De hecho, el contraste de E6 y de la GE ha permitido conocer aspectos novedosos sobre la sintaxis oracional dialectal del español antiguo, y ello merece ser explorado con profundidad en futuras investigaciones.

Haut de page

Bibliographie

Álvarez Huerta, Olga, «La formation des adverbes en latin tardif: le témoignage d’Égérie», in: Michèle Fruyt y Sophie Van Laer (ed.), Adverbes et évolution linguistique en latin, París: L’Harmattan, 2008, p. 167-180.

Bastardas, Juan, «El latín de los cristianos», Boletín de Estudios Helénicos, 7, 1973, p. 5-17.

Benincà, Paola, «The Left Periphery of Medieval Romance», Studi Linguistici e Filologici Online. Rivista Telematica del Dipartimento di Linguistica dellUniversità di Pisa, 2 (2), 2004, p. 243-297.

Berajano, Virgilio, «San Jerónimo y la Vulgata latina», Helmántica, 26, 1975, p. 51-55.

Cano Aguilar, Rafael, «La ilación sintáctica en el discurso alfonsí», Cahiers de Linguistique Hispanique Médiévale, 21, 1996-1997, p. 295-324.

Cano Aguilar, Rafael, «La construcción del discurso en el siglo xiii», Cahiers de Linguistique et de Civilisation Hispaniques Médiévales, 24, 2001, p. 123-141.

Cano Aguilar, Rafael, «Sintaxis y discurso en la prosa del siglo xiii», in: Carmen Saralegui Platero y Manuel Casado Velarde (ed.), Pulchre, bene, recte: estudios en homenaje al Prof. Fernando González Ollé, Pamplona: Universidad de Navarra, 2002, p. 213-234.

Castillo Lluch, Mónica, La posición del pronombre átono en la prosa hispánica medieval, tesis doctoral, Madrid-París, Universidad Autónoma de Madrid y Université París XIII, 1996.

Castillo Lluch, Mónica, «Translación y variación lingüística en Castilla (siglo xiii): La lengua de las traducciones», Cahiers d’Études Hispaniques Médiévales, 28, 2005, p. 131-144.

Castillo Lluch, Mónica, «El castellano frente al latín: estudio léxico de las traducciones latinas de Alfonso X», in: Javier Elvira González et al. (ed.), Reinos, lenguas y dialectos en la Edad Media ibérica. La construcción de la identidad. Homenaje a Juan Ramón Lodares, Madrid-Frankfurt: Iberoamericana -Vervuert, 2008, p. 281-312.

Chini, Marina, «Acquiring the Grammar of Topicality in L2 Italian: A Comparative Approach», in: Lunella Mereu (ed.), Information Structure and its Interfaces, Berlín: De Gruyter, 2009, p. 351-386.

Clackson, James, «Latin as a Source for the Romance Languages», in: Adam Ledgeway y Martin Maiden (ed.), The Oxford Guide to the Romance Languages, Oxford: Oxford University Press, 2016, p. 3-13.

Codoñer, Carmen, «Latín cristiano, ¿lengua de grupo?», Nova Tellus, 3, 1985, p. 111-125.

Cruschina, Silvio, «Information and Discourse Structure», in: Adam Ledgeway y Martin Maiden (ed.), The Oxford Guide to the Romance Languages, Oxford: Oxford University Press, 2016, p. 596-608.

Cruschina, Silvio, y Adam Ledgeway, «The Structure of the Clause», in: Adam Ledgeway y Martin Maiden (ed.), The Oxford Guide to the Romance Languages, Oxford: Oxford University Press, 2016, p. 556-574.

Danckaert, Lieven, «Word order variation in the Latin clause: O’s, V’s, Aux’s, and their whereabouts», conferencia en la Universidad de Cambridge 20/11/2012, ejemplario en línea. url: http://www.gist.ugent.be/file/383 [consultado en marzo de 2017].

Del Barrio de la Rosa, Florencio, «Interferencia y variación en los romanceamientos bíblicos medievales: la posición final del verbo», in: Emilio Montero Cartelle (ed.), Actas del VIII Congreso Internacional de Historia de la Lengua Española, Santiago de Compostela: Meubook, 2012, t. 1, p. 631-642.

Del Rey Quesada, Santiago, «Interferencia latín-romance en Alfonso X: la traducción como pretexto de la elaboración sintáctica», La Corónica, 44 (2), 2016 (a), p. 75-109.

Del Rey Quesada, Santiago, «Ocho tipos de lengua, cara a cara: las traducciones de la epístola ovidiana de Dido a Eneas en la Edad Media y el Siglo de Oro», in: Araceli López Serena, Antonio Narbona y Santiago Del Rey Quesada (ed.), El español a través del tiempo. Estudios ofrecidos a Rafael Cano Aguilar, Sevilla: Universidad de Sevilla, 2016 (b), p. 415-440.

Devine, Andrew M., y Laurence D. Stephens, Latin Word Order. Structured Meaning and Information, Oxford: Oxford University Press, 2006.

Doron, Edit, «VSO and Left-Conjunct Agreement: Biblical Hebrew versus Modern Hebrew», in: Katalin É. Kiss (ed.), Universal Grammar in the Reconstruction of Ancient Languages, Berlín: Mouton de Gruyter, 2005, p. 239-264.

Eisenberg, Daniel, «The General estoria: Sources and source treatment», Zeizschrift für Romanische Philologie, 89, 1973, p. 206-227.

Elvira, Javier, Lingüística histórica y cambio gramatical, Madrid: Síntesis, 2015.

Enrique-Arias, Andrés (ed.), La Biblia Escorial I.I.6. [Recurso electrónico]: transcripción y estudios, San Millán de la Cogolla: Cilengua, 2010.

Enrique-Arias, Andrés, «Lingua eorum - la lengua d’ellos: Sobre la suerte de un calco sintáctico del latín en la historia del español», Bulletin of Hispanic studies, 89 (8), 2012, p. 813-830.

Fernández-Ordóñez, Inés, Las «Estorias» de Alfonso el Sabio, Madrid: Istmo, 1992.

Fernández-Ordóñez, Inés, «Alfonso X en la historia del español», in: Rafael Cano Aguilar (coord.), Historia de la lengua española, 2ª ed., Barcelona: Ariel, 2005, p. 381-422.

Fernández-Ordóñez, Inés, «Orden de palabras, tópicos y focos en la prosa alfonsí», Alcanate, 6, 2009, p. 139-172.

Fernández-Ordóñez, Inés, «Ordinatio y compilatio en la prosa de Alfonso X el Sabio», in: Mónica Castillo Lluch y Marta López Izquierdo (ed.), Modelos latinos en la Castilla medieval, Madrid-Frankfurt: Iberoamericana-Vervuert, 2010, p. 239-270.

Frank-Job, Barbara y Maria Selig, «Early evidence and sources», in: Adam Ledgeway y Martin Maiden (ed.), The Oxford Guide to the Romance Languages, Oxford: Oxford University Press, 2016, p. 24-34.

García de la Fuente, Olegario, «Edición de la versión castellana medieval inédita de Baruc del ms. I.I.6 del Escorial con el texto latino subyacente de la Vulgata», Analecta Malacitana, 11 (2), 1988, p. 273-314.

Ghezzi, Chiara, «The development of discourse and pragmatic markers», in: Chiara Ghezzi y Piera Molinelli (ed.), Discourse and Pragmatic Markers from Latin to the Romance Languages, Oxford: Oxford University Press, 2014, p. 10-26.

Giurgea, Ion, y Eva-Maria Remberger, «Illocutionary force», in: Adam Ledgeway y Martin Maiden (ed.), The Oxford Guide to the Romance Languages, Oxford: Oxford University Press, 2016, p. 863-878.

Heine, Bernd, y Tania Kuteva, Language Contact and Grammatical Change, Cambridge: Cambridge University Press, 2005.

Hickey, Raymond, «Contact and language shift», in: Raymond Hickey (ed.), The Handbook of Language Contact, Malden, MA: Wiley Blackwell, 2013, p. 151-169.

Hinojo Andrés, Gregorio, «El orden de palabras en el latín de la Biblia», Helmantica: Revista de filología clásica y hebrea, 65 (194), 2014, p. 195-206.

Jiménez Zamudio, Rafael, «Técnicas de traducción en las antiguas versiones latinas de la Biblia», Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos, 29 (1), 2009, p. 75-115.

Ledgeway, Adam, «Syntactic and morphosyntactic typology and change», in: Martin Maiden, John C. Smith y Adam Ledgeway (ed.), The Cambridge History of the Romance Languages, t. 1: Structures, Cambridge: Cambridge University Press, 2011, p. 382-471.

Ledgeway, Adam, From Latin to Romance. Morphosyntactic Typology and Change, Oxford: Oxford University Press, 2012.

Ledgeway, Adam, «Functional categories», in: Adam Ledgeway y Martin Maiden (ed.), The Oxford Guide to the Romance Languages, Oxford: Oxford University Press, 2016 (a), p. 761-771.

Ledgeway, Adam, «Clausal complementation», in: Adam Ledgeway y Martin Maiden (ed.), The Oxford Guide to the Romance Languages, Oxford: Oxford University Press, 2016 (b), p. 1013-1028.

Leonetti Jungl, Manuel, «Spanish VSX», in: Karen Lahousse y Stefania Marzo (ed.), Romance Languages and Linguistic Theory 2012: Selected papers from «Going Romance» (Leuven 2012), Ámsterdam: John Benjamins, 2014, p. 37-64.

López Izquierdo, Marta, y Mónica Castillo Lluch (coord.), El orden de palabras en la historia del español y otras lenguas iberorromances, Madrid: Visor Libros, 2015.

Manoliu, Maria, «Pragmatic and Discourse Changes», in: Martin Maiden, John C. Smith y Adam Ledgeway (ed.), The Cambridge History of the Romance Languages, t. 1: Structures, Cambridge: Cambridge University Press, 2011, p. 472-531.

Martínez Dueñas, José Luis, «Elementos pragmáticos y discursivos en los procesos de traducción», Language Design, 6, 2004, p. 71-101.

Matute, Cristina, Los sistemas pronominales en español antiguo. Problemas y métodos para una reconstrucción histórica, Madrid: Universidad Autónoma de Madrid, 2004. url: http://www.lllf.uam.es/coser/publicaciones/cristina/1_es.pdf, http://www.corpusrural.es/publicaciones.php.

Matute, Cristina, «Difusión de las innovaciones pronominales castellanas en las versiones romanceadas del Eclesiástico en la Biblia Escurialense I-I-6 y la General Estoria 4», in: Mónica Castillo Lluch y Lola Pons Rodríguez (ed.), Así se van las lenguas variando. Nuevas tendencias en la investigación del cambio lingüístico en español, Berna: Peter Lang, 2011, p. 213-239.

Matute, Cristina, «Sobre la trascendencia de la variación pronominal en la General Estoria de Alfonso X el Sabio», in: Enrique Pato y Javier Rodríguez Molina (ed.), Estudios de filología y lingüística españolas. Nuevas voces en la disciplina, Berna: Peter Lang, 2012, p. 235-258.

Matute, Cristina, «Hacia una caracterización dialectal de la interpolación en el castellano de la Edad Media», in: Emili Casanova Herrero y Cesáreo Calvo Rigual (ed.), Actas del XXVI Congreso Internacional de Lingüística y Filología Románica. Valencia 2010, Berlín: Walter de Gruyter, 2013 (a), t. 6, p. 151-161.

Matute, Cristina, «La adaptación de la General Estoria de Alfonso X en el corpus electrónico Biblia Medieval. Metodología, desafíos y logros», Scriptum digital. Revista de corpus diacrónicos iberorrománicos, 2, 2013 (b), p. 21-41.

Matute, Cristina, «La adquisición del orden de palabras de las oraciones interrogativas indirectas del español por anglohablantes», E-Aesla. Revista digital, 1, 2015, p. 1-9.

Matute, Cristina, «Entre pronombres y adverbios: Mecanismos de cambio en la historia dialectal peninsular de hi / ý < IBI», Boletín de la Real Academia Española, 96 (313), 2016, p. 201-237.

Matute, Cristina, y Enrique Pato, «Morfología y sintaxis en el códice Escorial I.I.6», in: Andrés Enrique-Arias (ed.), La Biblia Escorial I.I.6. [Recurso electrónico]: transcripción y estudios, San Millán de la Cogolla: Cilengua, 2010, p. 45-65.

Matute, Cristina, y Teresa M.ª Rodríguez Ramalle, «Los adverbios y la estructura informativa en el margen preverbal de las oraciones subordinadas en español antiguo», in: M.ª Victoria Pavón Lucero (ed.), Las relaciones interoracionales en español. Categorías sintácticas y subordinación adverbial, Berlín: Beihefte zur Zeitschrift für Romanische Philologie 398-De Gruyter Mouton, 2016, p. 41-99.

Mencé-Caster, Corinne, «Modelos históricos y literarios latinos y prosa histórica romance: El ejemplo de la Estoria de España de Alfonso X», in: Mónica Castillo Lluch y Marta López Izquierdo (ed.), Modelos latinos en la Castilla medieval, Madrid-Frankfurt: Iberoamericana-Vervuert, 2010, p. 223-238.

Mendívil Giró, José Luis, El cambio lingüístico. Sus causas, mecanismos y consecuencias, Madrid: Síntesis, 2015.

Moreno Hernández, Antonio, Las glosas marginales de «Vetus Latina« en las Biblias vulgatas españolas, tesis doctoral, Madrid: Universidad Complutense de Madrid, 1991.

Morreale, Margherita, «Apuntaciones para las tareas del Seminario de lexicografía española de la Universidad de Padua», Anuario de Letras, 7-8, 1968-1969, p. 111-148.

Morreale, Margherita, «Lectura del primer capítulo del Libro de la Sabiduría en los romanceamientos bíblicos contenidos en Esc. I.i.6, General Estoria y Esc. I.i.4», Revista de Filología Española, 58, 1976, p. 1-33.

Morreale, Margherita, «Trascendencia de la variatio para el estudio de la grafía, fonética, morfología y sintaxis de un texto medieval, ejemplificada en el ms. Esc. I.1.6», Annali della Facoltà di Lettere e Filosofia dell’Università di Padova, 2, 1977, p. 249-261.

Morreale, Margherita, «La General Estoria de Alfonso X como Biblia», in: Actas del Séptimo Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Roma: Bulzoni Editore, 1982, t. 2, p. 767-773.

Morreale, Margherita, Escritos escogidos de lengua y literatura españolas, Madrid: Gredos, 2006.

Müller, Natascha (ed.), (In)vulnerable domains in multilingualism, Ámsterdam: John Benjamins, 2003.

Platzack, Christer, «The Vulnerable C-Domain», Brain and Language, 77, 2001, p. 364-377.

Rizzi, Luigi, «The fine structure of the left periphery», in: Lilianne Haegeman (ed.), Elements of Grammar, Dordrecht: Kluwer, 1997, p. 281-337.

Roberts, Ian, «Object clitics», in: Adam Ledgeway y Martin Maiden (ed.), The Oxford Guide to the Romance Languages, Oxford: Oxford University Press, 2016, p. 786-801.

Roberts, Ian, y Anna Roussou, Syntactic Change: A Minimalist Approach to Grammaticalization, Cambridge: CUP, 2003.

Rodríguez Ramalle, Teresa M.ª, y Cristina Matute, «Clases, jerarquía e interpretación de los adverbios en el margen preverbal de la oración: notas para su estudio en el español medieval», in: José M.ª García Martín (ed.), Actas del IX Congreso Internacional de Historia de la Lengua Española, Madrid-Frankfurt: Iberoamericana-Vervuert, 2015, t. 1, p. 1065-1078.

Rodríguez Ramalle, Teresa M.ª, y Cristina Matute, «Adverbs and the Left Periphery of Non-finite Clauses in Old Spanish», in: Historical Linguistics 2015. Selected papers from the 22nd International Conference on Historical Linguistics. Naples, 27-31 July 2015, Ámsterdam: John Benjamins, en prensa.

Rothman, Jason, y Roumyana Slavakoba, «The Mind-Context Divide: On Acquisition at the Linguistic Interfaces», Lingua, 121, 2011, p. 568-576.

Rubio Tovar, Joaquín, «Algunas características de las traducciones medievales», Revista de Literatura Medieval, 9, 1997, p. 197-243.

Salvi, Giampaolo, «The two sentence structures of early Romance», in: Guglielmo Cinque, Giampaolo Salvi (ed.), Current Studies in Italian Syntax. Essays offered to Lorenzo Renzi, Ámsterdam: Elsevier, 2001, p. 297-312.

Salvi, Giampaolo, «Some firm points on Latin word order: The left periphery», in: Katalin É. Kiss (ed.), Universal Grammar in the Reconstruction of Ancient Languages, Berlín: Mouton de Gruyter, 2005, p. 429-456.

Salvi, Giampaolo, «Morphosyntactic Persistence», in: Martin Maiden, John C. Smith y Adam Ledgeway (ed.), The Cambridge History of the Romance Languages, t. 1: Structures, Cambridge: Cambridge University Press, 2011, p. 318-381.

Salvi, Giampaolo, «Word order», in: Adam Ledgeway y Martin Maiden (ed.), The Oxford Guide to the Romance Languages, Oxford: Oxford University Press, 2016, p. 997-1012.

Salvo García, Irene, «Los mitos de la creación de la Metamorfosis de Ovidio (Met. I, v. 5-162) en la General Estoria de Alfonso X el Sabio», en Mónica Castillo Lluch y Marta López Izquierdo (ed.), Modelos latinos en la Castilla medieval, Madrid-Frankfurt: Iberoamericana -Vervuert, 2010, p. 201-222.

Sánchez-Prieto Borja, Pedro, «Importancia del estudio del modelo subyacente en la edición de traducciones medievales de textos latinos, ilustrada en un romanceamiento castellano del Eclesiástico realizado en el siglo xv», Revista de Filología Románica, 6, 1989, p. 251-256.

Sánchez-Prieto Borja, Pedro, «Sobre el modelo latino de la General Estoria (el libro de la Sabiduría en General Estoria 3)», Revista de Literatura Medieval, 2, 1990, p. 207-250.

Sánchez-Prieto Borja, Pedro, «La General Estoria como obra de traducción (a propósito de GE3 Sab)», in: M.ª Isabel Toro Pascua (ed.), Actas del VI Congreso Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Salamanca: Universidad de Salamanca, 1994, t. 2, p. 923-931.

Sánchez-Prieto Borja, Pedro, «Introducción», in: Pedro Sánchez-Prieto Borja (coord.), Alfonso X el Sabio, General Estoria. Primera parte, tomo 1, Madrid: Fundación José Antonio de Castro, 2001, p. xxvii-lxxx.

Sánchez-Prieto Borja, Pedro, «Biblias romanceadas», in: Carlos Alvar y José Manuel Lucía Megías, Diccionario filológico de literatura medieval española. Textos y transmisión, Madrid: Castalia, 2002, p. 212-223.

Sánchez-Prieto Borja, Pedro, «La normalización del castellano escrito en el siglo xiii. Los caracteres de la lengua: grafías y fonemas», in: Rafael Cano Aguilar (coord.), Historia de la lengua española, 2ª ed., Barcelona: Ariel, 2005, p. 423-448.

Sánchez-Prieto Borja, Pedro, «La Biblia en la historiografía medieval», in: M.ª Isabel Toro Pascua (coord.), La Biblia en la Literatura española. I. Edad Media. I / 2. El texto: Fuente y autoridad, Madrid: Trotta-Fundación San Millán de La Cogolla, 2008, p. 77-194.

Sánchez-Prieto Borja, Pedro (coord.), Alfonso X el Sabio, General estoria, 10 t., Madrid: Fundación José Antonio de Castro, 2009.

Sánchez-Prieto Borja, Pedro, «Variación en el orden de palabras en el castellano alfonsí», Aemilianense, 4, 2016, p. 505-555.

Sitaridou, Johanna, «On the Emergence of Personal Infinitives in the History of Spanish», Diachronica, 26 (1), 2009, p. 36-64.

Suárez Fernández, Mercedes, «El orden de constituyentes en el romance temprano. Las Glosas Emilianenses», Moenia, 13, 2007, p. 225-252.

Suárez Fernández, Mercedes, «Sobre el orden de constituyentes en la lengua medieval: la posición del sujeto y el orden básico en el castellano alfonsí», Cahiers d'Études Hispaniques Médiévales, 31, 2008, p. 263-310.

Thomason, Sarah G., Language Contact. An introduction, Edinburgh: Edinburgh University Press, 2001.

Trudgill, Peter, «Contact and sociolinguistic typology», in: Raymond Hickey (ed.), The Handbook of Language Contact, Malden, MA: Wiley Blackwell, 2013, p. 299-319.

Vincent, Nigel, «A Structural Comparison of Latin and Romance», in: Adam Ledgeway y Martin Maiden (ed.), The Oxford Guide to the Romance Languages, Oxford: Oxford University Press, 2016, p. 37-49.

Verdejo Sánchez, M.ª Dolores, «Los adverbios en las notas marginales del libro de Job en la Vetus Latina», Helmántica, 40, 1989, p. 463-473.

Corpus

Enrique-Arias, Andrés (dir.), Biblia Medieval, 2008-. Incluye: E6 = Escorial. Biblioteca del Real Monasterio. MS I.I.6. BETA manid 1161. url: http://www.bibliamedieval.es

Gago-Jover, Francisco (ed.), «General Estoria I, IV», Obra en prosa de Alfonso X el sabio. Digital Library of Old Spanish Texts, Incluye: GE1 = Madrid. Biblioteca Nacional de España. MSS/816. BETA manid 1055; GE4 = Roma. Biblioteca Apostolica Vaticana. MS Urb. lat. 539 BETA manid 1077, Hispanic Seminary of Medieval Studies, 2011. url: http://www.hispanicseminary/t&c/ac/index.htm [consultado en marzo de 2017].

García de la Fuente, Olegario, «Orden de palabras en hebreo, griego, latín y romanceamiento castellano medieval de Joel (I y II)», Emerita: Revista de lingüística y filología clásica, 51 (1, 2), 1983, p. 41-62 y p. 185-214.

Orellana, Raúl, «La edición crítica de los libros bíblicos incluidos en la General estoria IV de Alfonso X el Sabio: Ejemplo del Libro de Baruc», in: Enrique Pato y Javier Rodríguez Molina (ed.), Estudios de filología y lingüística españolas. Nuevas voces en la disciplina, Berna: Peter Lang, 2011, p. 259-346.

Pérez Navarro, José (ed.), Alfonso X, General Estoria. Cuarta parte (Libro del Eclesiástico), Padua: CLEUP Editrice, 1997.

Pérez Navarro, José, «Cuestiones metodológicas en la edición de las partes bíblicas de la General Estoria», in: Concepción Company y José G. Moreno (ed.), Actas del VII Congreso Internacional de Historia de la Lengua Española, Madrid: Arco Libros, 2008, t. 2, p. 2065-2078.

VV.AA., Biblia sacra iuxta latinam Vulgatam versionem ad codicum fidem iussu Pii XI. Cura et studio monachorum Sancti Benedicti, t. 1 y 2, Roma: Typi Poliglotti Vaticanis, 1926-1995.

Haut de page

Notes

1 Thomason, 2001, Heine y Kuteva, 2005.

2 Rubio Tovar, 1997.

3 Sánchez Prieto, 1990, p. 209.

4 Y con el rey Alfonso X se inician los pasos hacia la estandarización de esta lengua romance (Fernández-Ordóñez, 2005).

5 Frank-Job y Selig, 2016.

6 Vid. Devine y Stephens, 2006, Suárez Fernández, 2007 y 2008, Cano Aguilar, 1996-1997 y 2002.

7 El hablante otorga un valor pragmático específico a un elemento o ítem informativo en el discurso, el contexto comunicativo. En la abstracción teórica generativista los constituyentes oracionales se organizan con una estructura informativa subyacente que articula el Sintagma Complementante, e incluye las categorías funcionales del Sintagma Tópico y del Sintagma Foco, jerarquizadas e incorporadas en una estructura periférica izquierda dominada por el Sintagma Fuerza (Rizzi, 1997). Cuando se activan estas categorías funcionales desde el locus de la fuerza ilocutiva, el SFuerza, se proyectan posiciones sintácticas hacia donde se desplazan los elementos con rasgos de tópico o foco, o con una semántica relevante para la interpretación de la oración. La definición de los términos «tópico» y «foco» no siempre coincide entre algunos autores; aquí seguiremos la que aportan Devine y Stephens, 2006, para el latín (vid. infra el apartado «La lengua de las traducciones bíblicas»), en línea con las de Manoliu, 2011, Cruschina, 2016, Rodríguez Ramalle y Matute, 2015, Matute y Rodríguez Ramalle, 2016, entre otros, para las lenguas romances.

8 Rubio Tovar, 1997.

9 El concretar qué hay exactamente de la Vulgata en este romanceamiento bíblico es un deseo generalizado en los estudios sobre su modo de composición (Morreale, 1982), tarea que se aborda de manera general en el corpus electrónico paralelo de textos bíblicos Biblia Medieval (Enrique-Arias, 2008-) y de manera puntual en diversos estudios filológicos.

10 En el taller alfonsí, los traductores («trasladadores» o «esplanadores») se ocupaban de la traducción y la glosa, los compiladores o «ayuntadores» unían las historias y los «componedores» establecían las líneas narrativas. Vid. Eisenberg, 1973, Morreale, 1976, Sánchez-Prieto, 1989, 1990, 2001, 2008, 2009 y Fernández-Ordóñez, 1992, 2010. Matute, 2013 (b) presenta un estado de la cuestión actualizado y un estudio de la adaptación del contenido bíblico de la General estoria en el corpus Biblia Medieval. Aquí empleamos las ediciones digitales de la General estoria y de la Biblia E6 presentadas en Gago-Jover (2011) y en Enrique-Arias (2008-, 2010), así como la edición benedictina de la Vulgata (VV.AA., 1926-1995). Para más detalles sobre este texto, vid. infra la nota 66.

11 La versión de la Vulgata subyacente es la misma, la conocida como «Biblia de París» elaborada en el entorno de la Sorbona. Se ha transmitido en una familia de manuscritos denominados omega (de ellos, la GE parece haber utilizado principalmente el manuscrito Ωs), y se puede consultar en una edición crítica del siglo xx realizada por los monjes benedictinos de la abadía de San Jerónimo en Roma (la llamada «Vulgata benedictina») (Morreale, 1968-1969, Sánchez-Prieto, 1989, 2008, y VV.AA., 1926-1995). Una de sus peculiaridades consiste en presentar el texto bíblico dividido en capítulos y libros (Fernández-Ordóñez, 2010 p. 244). Se puede consultar un estado actualizado del conocimiento sobre la Biblia E6 en Enrique-Arias, 2010.

12 Esta idea también se sustenta en las fechas de manufactura: la Biblia E6 se realizó hacia 1250 y la GE aproximadamente entre 1270-1280. El primer texto se conserva en un manuscrito original, así como la primera y la cuarta parte de la GE. Sobre esta relación, véanse los trabajos de Morreale, 1976, 2006, Sánchez-Prieto, 1989, 1990 y 2002.

13 El latín interfiere en la expresión de la posesión (Enrique Arias, 2012), pero no en otras áreas como el léxico según Castillo Lluch, 2005, la selección casual de los pronombres átonos de objeto según Matute, 2011, o las relaciones interoracionales, según Del Rey Quesada, 2016 (a) y 2016 (b). No obstante, el latín pudo limitar el uso de innovaciones romances, Matute, 2011.

14 El estudio de los textos traducidos de una misma versión subyacente y alineados permite aislar los factores que operan en la variación del uso lingüístico (vid. Enrique Arias, 2012 y Del Rey Quesada, 2016 [b]). En este trabajo queda fuera de la consideración el factor diacrónico, ya que E6 y GE son textos coetáneos (analizaremos pasajes bíblicos que se conservan principalmente en los manuscritos originales, los cuales reflejan de manera transparente la lengua castellana de la segunda mitad del siglo xiii). En cambio, sí podremos valorar la influencia del factor dialectal, pues E6 presenta una variedad castellana de tipo oriental (Matute y Pato, 2010), y la variedad de la GE parece ser de tipo centro-occidental (Fernández-Ordóñez, 2005, Sánchez-Prieto, 2005, Matute, 2004, p. 409-411). No obstante, se han observado diferencias dialectales internas tanto en E6 como en la GE, al menos en lo que atañe al sistema de pronombres átonos de objeto (Matute, 2004, 2011, 2012).

15 Vid., por ejemplo, los estudios sobre la adquisición de la periferia izquierda por nativos y no nativos de Platzack, 2001, Müller, 2003, Chini, 2009, Rothman y Slabakova, 2011 o Matute, 2015. Sitaridou, 2009, ilustra bien cómo se pueden aplicar estos conocimientos en el ámbito de la lingüística histórica.

16 Según Heine y Kuteva, 2005, p. 180, 250.

17 Thomason, 2001, p. 139.

18 Vid. Thomason, 2001, p. 77. La influencia del latín en las lenguas romances a lo largo de su historia puede interpretarse desde esta perspectiva. El efecto barrera de la actitud hacia el latín se reflejaría en la selección de formas patrimoniales frente a las formas latinizantes en la prosa alfonsí; para Castillo Lluch, 2005, 2008 o Del Rey Quesada, 2016 (a), 2016 (b), ello es signo de su contribución al desarrollo de la variedad castellana como lengua autónoma digna de promoción a lengua de cultura frente al latín en el siglo xiii. Por contra, los cultismos sintácticos que aparecen en el español tardomedieval podrían interpretarse como un ejemplo del efecto promotor del cambio (vid. López Izquierdo y Castillo Lluch, 2015). Estas mismas estructuras latinizantes se relacionarían con otro de los mecanismos del cambio inducido por contacto que aprecia Thomason, 2001, p. 149: la decisión deliberada de cambio, al aplicar reglas de una lengua en otra conscientemente.

19 Heine y Kuteva, 2005, p. 222, manejan el concepto de equivalencia de traducción, según el cual los hablantes traducen regularmente una categoría de la lengua modelo usando una categoría equivalente de la lengua réplica, pero dándole a esta segunda un significado nuevo que remite a la lengua modelo. Hickey, 2013, p. 161, insiste en que no se transfieren elementos que no se entienden, solo los que coinciden parcialmente en las lenguas en contacto. La falta de comprensión de los mecanismos que subyacen a la distribución de los elementos gramaticales de una lengua, o la percepción de inconsistencia de esta distribución, da lugar a ambigüedad, y esta al cambio lingüístico (vid. también Mendívil Giró, 2015).

20 Thomason, 2001, p. 93.

21 Vivió entre los años 347-420 d. C. y provenía de la provincia romana de Dalmacia (Clackson, 2016). La traducción se fecha entre los años 382-405.

22 Entre ellos están Eclesiástico y Baruc, con los que trabajaremos en este estudio. La versión subyacente hebrea de la Septuaginta es anterior a la fijada en el siglo i d. C. que conservamos en el códice de Leningrado y que debió de manejar San Jerónimo. Así pues, la VL y la Vulgata presentan una versión subyacente hebrea distinta (Jiménez Zamudio, 2009).

23 Vid. Sánchez-Prieto, 1989, 1990 y 2016. En Sánchez-Prieto, 2016, puede consultarse la lengua de origen, hebrea o griega, de más libros de la Vulgata. Esta versión convivió largo tiempo en la península ibérica con la VL, y quizás también fue empleada en la redacción de la GE o incluso otras versiones de la Vulgata desconocidas, con variantes interlineadas o marginales ausentes de la Biblia sorbónica (Morreale, 1982, Sánchez-Prieto, 1990, Moreno Hernández, 1991). También E6 presenta discordancias respecto a los manuscritos de la familia omega de la Vulgata parisina, o carece de innovaciones sorbónicas que la GE sí presenta (García de la Fuente, 1988, Sánchez-Prieto, 1990).

24 La literalidad puede relacionarse con la idea de que la palabra de Dios (reflejada en la Biblia) debe mantenerse en el paso de una lengua a otra (Bastardas, 1973, p. 12). El hecho de que la GE no tenga carácter de Biblia provocaría una relajación en la aplicación de este criterio (Castillo Lluch, 2008, p. 292).

25 Vid. Clackson, 2016

26 Verdejo Sánchez, 1989, Jiménez Zamudio, 2009. También la VL contiene usos populares de la lengua (Moreno Hernández, 1991), pero no siempre coinciden con los de la Vulgata y ello puede relacionarse con la época de traducción (Bastardas, 1973, Berajano, 1975). Cabe recordar que durante largo tiempo se ha considerado que el latín de la Vulgata conforma una variedad especial, la bíblica, que sería precisamente la base del latín cristiano, y hay autores que proponen que esta fue a su vez la base de las lenguas romances (pero ello resulta cuestionable, cf. García de la Fuente, 1988 y Sánchez-Prieto, 2016), sobre todo porque la lengua de los cristianos, exceptuando algunos tecnicismos, no parece haber sido muy distinta de la del resto de hablantes del latín tardío (Codoñer, 1985). Según Clackson, 2016, en la época imperial puede apreciarse cómo los mismos autores cristianos son conscientes de las diferencias entre la variedad de uso común y la variedad formal, como lo eran también otros muchos hablantes desde el proceso de estandarización entre el 150 a. C. y el 100 d. C.

27 Jiménez Zamudio, 2009, p. 109, Hinojo, 2014.

28 Vid. Givón, 1977, apud Mendívil Giró, 2015, p. 298-299 e Hinojo, 2014, p. 202. Este autor observa que la Vulgata contiene con frecuencia un orden VS en el AT, y lo atribuye a la influencia del hebreo, mientras que el NT presenta un orden SV con más frecuencia.

29 Jiménez Zamudio, 2009. Este autor nota que el hebreo también se filtra en el latín de la VL: su orden de palabras está influenciado por el griego, y este a su vez indirectamente por el hebreo de la versión subyacente. En esta lengua el verbo puede anteceder incluso a los adverbios oracionales con el orden VSO:

i) hamoreyasbirbevadayʔet-hašiʕurel profesorexplicará ciertamente ACC-la lección«Ciertamente, el profesor explicará la lección»(Doron, 2005, p. 247; la traducción del inglés es nuestra).

30 Doron, 2005, Sánchez-Prieto, 2016. La variedad koiné del griego podía presentar el orden VSO, frente al orden regular SOV (García de la Fuente, 1983).

31 Devine y Stephens, 2006, p. 23, precisan que el orden en latín es libre gramaticalmente, pero fijo pragmáticamente.

32 Devine y Stephens, 2006, p. 79.

33 Devine y Stephens, 2006, Manoliu, 2011.

34 Vid. Manoliu, 2011 y Cruschina, 2016.

35 Devine y Stephens, 2006, p. 145 y p. 166-172, Salvi, 2005, 2011, Vincent, 2016. Asimismo, en latín estaba activo un mecanismo denominado scrambling que provoca el cambio en el orden neutro de elementos no asociado a una categoría informativa concreta, y existía además la posibilidad de encontrar un segundo foco en diferentes áreas preverbales (Devine y Stephens, 2006, p. 16, 99-110 y 547-548, Ledgeway, 2012, p. 267). El scrambling apenas ha sido notado en las lenguas romances (Salvi, 2016, p. 1012, sí lo documenta precisamente en traducciones del latín, pero no lo considera un cultismo sintáctico) y no tenemos noticia de la existencia de segundos focos.

36 Sobre la morfología y la semántica de los adverbios en el latín tardío y en el de la Vulgata véanse Verdejo Sánchez, 1989 y Álvarez Huerta, 2008.

37 Devine y Stephens, 2006, p. 100-101 y 159-166, Dankaert, 2012.

38 Ledgeway, 2012, p. 39, 42 y 222. La posposición puede afectar a adverbios asociados al foco como nunquam; en el siguiente ejemplo, el ascenso del verbo provoca su posposición: «Nomen audivi numquam» (Devine y Stephens, 2006, p. 261).

39 Vid. Elvira, 2015; Ledgeway, 2012, p. 335 y 2016 (a).

40 Bauer, 1995, apud Suárez Fernández, 2008, p. 284.

41 Manoliu, 2011.

42 Vid. Salvi, 2001, 2005, 2011, 2016, Elvira, 2015, p. 196 y Ledgeway, 2011, 2016 (a). Según este autor, se desarrolla una nueva articulación del SComp y el verbo comienza a ascender sistemáticamente a esta área en oraciones principales; en las subordinadas este movimiento parece más restringido, ya que las conjunciones lexicalizan el complementante. Este proceso de fijación del orden de palabras por criterios sintácticos más que pragmáticos se conoce también como «sintactización».

43 En romance se desarrollaron estructuras específicas asociadas a las categorías informativas, como la recomplementación en oraciones subordinadas, con dos posiciones distintas para el complementante que donde se enmarcan tópicos y focos (Ledgeway, 2016 [b], p. 1019). En español antiguo parece limitada a los tópicos (pero raramente de tipo adverbial, vid. Matute y Rodríguez Ramalle, 2016, p. 71). Para más estructuras, vid. infra.

44 En francés, por ejemplo, terminaron por prevalecer principios de tipo puramente sintáctico: la posición del sujeto pierde su repercusión pragmática y se gramaticaliza (vid. Ledgeway, 2011, 2016 [a]). En otras lenguas como el español, sin embargo, este proceso es objeto de debate.

45 Sobre la variación dialectal de la configuración de la periferia izquierda en romance, véanse Leonetti, 2014, Cruschina, 2016, Cruschina y Ledgeway, 2016, Salvi, 2016 y Vincent, 2016, entre otros.

46 Salvi, 2016, considera que esta posición es propia de un operador funcional, siguiendo los trabajos de Benincà; para esta autora en principio se relaciona con un área amplia de foco (Benincà, 2004, p. 251). Ha sido identificada en las oraciones subordinadas del español medieval (Matute y Rodríguez Ramalle, 2016) y en las cláusulas no finitas (Rodríguez Ramalle y Matute, en prensa).

47 Las lenguas romances perpetuaron la limitación de áreas estructurales en la oración por los pronombres (Devine y Stephens, 2006, p. 277-301), pero de manera diferente. Sobre la tipología y la posición de los pronombres en las lenguas romances en general, véanse Benincà, 2004, Salvi, 2011, Roberts, 2016, Cruschina y Ledgeway, 2016. Su posición pasó de ser dependiente de la estructura oracional a ser dependiente del verbo en las variedades modernas, aunque no en todas, vid. Roberts, 2016.

48 Sobre la relación de los pronombres y la estructura informativa en español medieval, vid. Fernández-Ordóñez, 2009. El tópico puede doblarse en las lenguas romances con un pronombre, pero ello no sucede siempre (Manoliu, 2011). En latín también se encuentran pronombres fuertes reasuntivos con constituyentes antepuestos, de naturaleza topical en la variedad tardía (Salvi, 2005, Cruschina, 2016, Cruschina y Ledgeway, 2016).

49 En esta lengua se encuentran otros órdenes pronominales distintivos (Castillo, 1996): en oraciones principales, la mesoclisis del pronombre entre el infinitivo y el verbo auxiliar en la formación de verbos en futuro y condicional analíticos; en oraciones subordinadas, la interpolación de un constituyente oracional o la negación entre el pronombre átono y el verbo. La asociación de estos órdenes pronominales con la estructura informativa es objeto de debate, y hay un claro contraste con las variedades peninsulares orientales porque estas no utilizan tales ordenaciones (vid. López Izquierdo y Castillo Lluch, 2015 y Matute y Rodríguez Ramalle, 2016).

50 Cano Aguilar, 1996-1997, estudia la diversidad de elementos adverbiales conectores en la prosa alfonsí; su trabajo pone en evidencia la dificultad de distinguir entre adverbios y marcadores discursivos, algo que trata de explicar el trabajo de Rodríguez Ramalle y Matute, 2015, relacionando su comportamiento con una estructura periférica izquierda en el marco teórico de la gramática generativa. Sobre la formación y el desarrollo de los marcadores discursivos y pragmáticos en las lenguas romances, vid. Ghezzi (2014).

51 Vid. Matute y Rodríguez Ramalle, 2016, y en prensa.

52 Suárez Fernández, 2007, p. 230, 232 (n. 6), y Suárez Fernández, 2008, p. 280. La autora refiere a ejemplos como este de Pío Baroja: «En aquel momento vio Micaela dos muchachos», en El mayorazgo de Labraz (citado por Salvador Fernández Ramírez, 1951, p. 459, apud Suárez Fernández, 2008, p. 280).

53 García de la Fuente, 1983.

54 Morreale, 1968-1969, plantea la hipótesis de que E6 no contenga una traducción directa del latín, sino que recoja una traducción anterior con incorrecciones y omisiones que no se corrigieron. Para más detalles sobre la traducción de E6, véanse Morreale, 1976, 1977, García de la Fuente, 1988, Sánchez-Prieto, 1989, 1990 y los trabajos publicados en Enrique-Arias, 2010.

55 El verbo aparece en posición final únicamente en el 15% de ocasiones y García de la Fuente lo atribuye a la influencia del griego koiné o del hebreo, no a la propia constitución del latín tardío.

56 Por ejemplo, en «[...] Por que es esta palabra ya quanto oscura; diremos aqui tanto de la glosa de sant Jheronimo» (GE4, 147v). Los compiladores podían cambiar ciertas lecturas de los traductores si no las entendían, según nota Fernández-Ordóñez (2010). Sobre la traducción en la GE, vid. Morreale, 1976, 1982, Fernández-Ordóñez, 1992 y Sánchez-Prieto, 1994 y 2008.

57 Sánchez-Prieto, 2016.

58 Ello viene a refrendar la estrecha relación entre la sintaxis y la tipología discursiva que observa Cano Aguilar en diferentes trabajos. Vid. especialmente Cano Aguilar, 2001.

59 Como otros textos previos o coetáneos de Castilla, vid. Suárez Fernández, 2007 y 2008.

60 Suárez Fernández, 2008, p. 296, llega a la misma conclusión al considerar las traducciones latinas en la Estoria de España o Primera Crónica General.

61 Del Barrio, 2012.

62 Del Rey Quesada, 2016 (a) y 2016 (b).

63 Castillo Lluch, 2005, 2008.

64 Tal como aparece en el corpus Biblia Medieval (Enrique-Arias, 2008-) y en la edición del Hispanic Seminary of Medieval Studies (Gago-Jover 2011). La versión de la Vulgata que contiene el corpus Biblia Medieval es la clementina, pues sigue de cerca la numeración hebrea del códice de Leningrado y ello permite la alineación de versiones con base latina y hebrea. En este trabajo hemos preferido utilizar la versión benedictina por las observaciones sobre el texto subyacente en E6 y GE, vid. supra.

65 El lector puede consultar el contexto de cada ejemplo en el corpus Biblia Medieval; por razones de espacio, no lo incluimos aquí. Por otra parte, se han incluido en el corpus ejemplos en que una construcción de participio de presente en latín, por ejemplo, se traduce como un gerundio en romance, por ser una estructura adverbial breve y de correspondencia simple (por ejemplo, el pasaje del versículo 1:33 del Eclesiástico «Fili concupiscens sapientiam conserva iustitiam» se traduce en E6 como «Fijo copdiciando saber guarda iusticia» y en la GE «fijo cobdiciando to sapiencia aguarda iusticia»). En cambio, se han excluido de este estudio construcciones con función adverbial que se traducen al romance con oraciones subordinadas flexivas porque no son fácilmente comparables con los elementos adverbiales breves (por ejemplo, el pasaje del versículo 13:3 del Eclesiástico «quando enim se conliserint confringetur» se traduce en E6 «quando sayuntaren quebrara» y en la GE «ca si se ferire; crebara el puchero»). Por ejemplo, sería necesario valorar características tales como la longitud (por lo general mayor en las oraciones flexivas), la densidad léxica (de sustantivos y verbos, principalmente) y, sobre todo, la complejidad estructural; además, el orden interno de palabras podría condicionar o estar condicionado por el de la oración principal en que se insertan. Esta investigación merece un estudio más profundo en el futuro.

66 Pero este aspecto solo se considera cuando aparecen en oraciones principales afirmativas con pronombres átonos que sirven de criterio formal. Resulta muy complejo distinguir en ocasiones el carácter de marcador o de tópico de un elemento adverbial (véanse Cano Aguilar, 1996-1997 y Rodríguez Ramalle y Matute, 2015), de modo que no se ha especificado en la clasificación pero ello es tomado en consideración en el análisis cualitativo.

67 El adverbio preverbal latino ibi se traduce como allí en E6, y en la GE, como ý; en el castellano centro-occidental antiguo este adverbio pronominal se asocia regularmente a la categoría de foco en posición preverbal, mientras que en el oriente peninsular ello no sucede por su carácter de pronombre adverbial (Matute, 2016, p. 216-217 y 230-233). Por ello, la asociación del elemento adverbial al foco en (5) parece condicionar la elección de la pieza léxica según sus propiedades en cada variedad dialectal del castellano.

68 En latín los imperativos normalmente ascienden al inicio de la cláusula, pero también pueden anteponerse a ellos sujetos, complementos o adjetivos contrastivos (Devine y Stephens, 2006, p. 149). En romance, dado que el núcleo COMP está vacío, el verbo puede ubicarse en ese nodo y se produce enclisis pronominal (Cruschina y Ledgeway, 2016), dejando atrás todos los constituyentes oracionales. No obstante, se documentan en posición preverbal constituyentes asociados a una función informativa como los tópicos y los focos según Giurgea y Remberger, 2016, p. 872-873. El orden pronominal antepuesto en la lengua de la GE es muy peculiar entre las lenguas romances y merece más atención en estudios futuros. Otra configuración pronominal destacable en la GE, esta más aislada, es la interpolación de la negación entre el pronombre y el verbo en oraciones principales, una configuración propia de las lenguas iberorromances occidentales, no del castellano (por ejemplo, en Eclesiástico 16:9-10, vid. Castillo Lluch 1996, Matute y Rodríguez Ramalle 2016).

69 Cf. infra el ejemplo (18). Otros adverbios en posición preverbal pueden asumir valores distintos; p. ej., entonces puede actuar como conector, como tópico (vid. Génesis 21:19) y también como foco (vid. Éxodo 3:7), según el contexto discursivo.

70 La interpolación de elementos adverbiales en otros pasajes de E6 no es extraña, pero sí muy escasa (Matute, 2013 [a]).

71 En la Biblia E6 se suprimen 3 elementos en Joel (el 12% del total de cambios en este libro), 3 en Baruc (8%) y 13 en Eclesiástico (5%). En la GE se suprimen 1 en Joel (el 4% del total de cambios en este libro), 5 en Baruc (13%) y 11 en Eclesiástico (4,2%). Por contra, en Génesis y Éxodo de la GE se añaden todos los documentados en el patrón D (el 67% y el 53,3% del total de cambios en estos libros, respectivamente), 1 en Joel (4%), 10 en Baruc (27%) y 17 en Eclesiástico (7%). La Biblia E6 solo añade 6 en Eclesiástico (el 2% del total de cambios en este libro).

72 Sobre estas estructuras, vid. Cruschina, 2016. Sobre el valor semántico y funcional de los elementos adverbiales deícticos en español, vid. Matute, 2016, p. 231-233, Matute y Rodríguez Ramalle, 2016, p. 47.

73 En otros casos apreciamos que en E6 se realiza una traducción más sencilla y más acertada que en la GE, por ejemplo, en Eclesiástico 29:1-2, 7.

74 Trudgill, 2013.

75 Del Barrio, 2012.

76 Y, como hemos visto, a estas propiedades se ajustan de manera distinta unos elementos adverbiales u otros, por ejemplo, ý / allí. El cambio lingüístico se relaciona con la modificación de las propiedades de las categorías funcionales (Roberts y Roussou, 2003), y la del SComp se modifica en el paso del latín a las lenguas romances (Ledgeway, 2011, 2016). Conviene profundizar, pues, en el estudio de los cambios de estas propiedades en la diatopía.

77 Cambiamos el orden o la categoría de las palabras en la expresión de manera inconsciente, de ahí que se aduzca el comentario «así suena mejor». En realidad, lo que parece que mejora es la adecuación del orden sintáctico, la categoría o el valor de un elemento en una estructura informativa subyacente.

78 Según teóricos de la traducción moderna como Martínez Dueñas, 2004.

79 Mencé-Caster, 2010, p. 235 o Salvo, 2010.

80 Salvo, 2010, p. 204.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Cristina Matute, « La traducción de la periferia izquierda adverbial y la construcción del discurso en la Edad Media: del latín de la Vulgata al español de la General estoria y la Biblia E6 », Atalaya [En ligne], 17 | 2017, mis en ligne le 23 août 2018, consulté le 20 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/2626

Haut de page

Auteur

Cristina Matute

Saint Louis University

Haut de page