Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier SEMYR : La General estoria d’Alphonse X : canon littéraire et changement linguistique

La tradición bíblica en la cuarta parte de la General estoria. Fuentes y traducción

La tradition biblique dans la quatrième partie de General estoria. Sources et traduction
The Biblical Tradition in the Fourth Part of General estoria. Sources and Translation
Raúl Orellana Calderón

Texte intégral

Presentación

1En primer lugar, antes de entrar en aspectos más detallados, parece conveniente establecer el lugar que ocupa la cuarta parte de la General estoria (GE) en el conjunto de la compilación histórica universal alfonsí, lo cual, a su vez, va a ayudarnos a situarnos en su interior. Para ello explicaré muy brevemente sus características principales.

  • 1 Según se nos advierte ya en el prólogo: «Fasta aquí avemos levadas las estorias de las cuatro edad (...)

2La GEIV abarca el período que lleva del reinado del babilonio Nabucodonosor a los primeros años del reinado de Tolomeo Filopátor de Alejandría. Este periodo corresponde al comienzo de lo que la historia alfonsina establece como la «quinta edad del mundo»1, que se inicia con los años de cautiverio y transmigración del pueblo hebreo y acaba en el nacimiento de Cristo. La quinta edad se encuentra repartida entre las partes cuarta y quinta de la historia universal alfonsina. La parte que a nosotros nos ocupa ahora no abarca, pues, toda esta edad del mundo, pues solo llega a los primeros doce años de reinado de Tolomeo Filopátor de Alejandría.

3Como ya nos avisaba el prólogo de esta cuarta parte, nos topamos con un hecho singular. El cautiverio del pueblo hebreo va a suponer un punto de inflexión en la narración: en la quinta edad el cómputo analístico basado en los conceptos de señorío del mundo y la liña que sustentan la estructura cronológica de la estoria deja de establecerse según el devenir histórico del pueblo hebreo pues sus pecados los han conducido a convertirse en un pueblo cautivo de diferentes señores terrenales y gentiles; el pueblo hebreo ha perdido, por tanto, el derecho a ser el guía de la historia. Como consecuencia, la estructura de la obra pasa a formalizarse en este punto en función de los reyes gentiles: «E de los años de la trasmigración fasta’l nacimiento de Jesucristo va la cuenta de todas las estorias por los años de los reis gentiles que aseñoraron la tierra» (GEIV, t. 1, p. 5). La cuarta parte de la General estoria articula su contenido de la siguiente manera:

—Reinado de Nabucodonosor. Reinado de Astiages, rey de Media. Reinado de Ciro, rey de Persia: Libro de Daniel profeta. Profecía de Abdías. Profecía de Sofonías. Libro de Jeremías profeta. Libro de Baruc profeta. Libro de Abacuc profeta.
—Reinado de Cambises, rey de Persia: Libro de Judit
—Reinado de Darío, rey de Persia: Libro de Esdras. Libro de Nehemías. El profeta Aggeo. Zacarías profeta. Malaquías profeta.
—Reinado de Jerjes, rey de Persia. Reinado de Artajerjes, rey de Persia. Reinado de Jerjes II y de Sobdiano, reyes de Persia. Reinado de Darío Noto, rey de Persia. Reinado de Artajerjes Asuero, rey de Persia: Libro de Ester.
—Reinado de Oco, rey de Persia. Reinado de Arsamo, rey de Persia. Reinado de Alejandro Magno. Herederos de Alejandro: Reinado de Tolomeo Sóter, rey de Alejandría de Egipto. Reinado de Tolomeo Filadelfo, rey de Egipto. Reinado de Tolomeo I Evérgetes, rey de Egipto. Libro de Jesú, hijo de Sirac: Eclesiástico. Reinado de Tolomeo Filopátor, rey de Alejandría.

4Dejando por ahora a un lado la materia de los pueblos gentiles, examinaremos aquí algunas de las características textuales y compositivas, especialmente aquellas relativas a sus fuentes y a cómo fueron manejadas y articuladas en el scriptorium alfonsí por parte de traductores y compiladores para confeccionar la sección bíblica.

5Los libros bíblicos insertos en la GEIV se reparten en libros proféticos: Daniel, Abdías, Sofonías, Jeremías, Baruc, Abacuc, Aggeo, Zacarías y Malaquías; libros históricos: Esdrás, Nehemías, Ester, Judit, y libros didácticos: Eclesiástico.

6No es necesario decir que cualquier tipo de conclusión alcanzada con respecto a ciertos aspectos sobre la utilización de las fuentes o las dependencias textuales entre estas y el texto castellano no es más que provisional. Solo al concluir los análisis y cotejos (a los que llevo un tiempo sometiendo a esta sección de la GEIV), esto es, solo al completar la edición crítica de toda la materia bíblica aquí inserta podremos formar una idea certera de cómo se acometió la magna tarea historiográfica.

  • 2 Vid. Orellana Calderón, 2012, p. 259-346.

7Hace ya algún tiempo realizamos la edición crítica con el modelo latino subyacente de alguno de los libros proféticos: fueron el Libro de Daniel, la Profecía de Abdías y el Libro de Baruc, cuyos resultados resumiré brevemente a continuación2. Más tarde pasaré a referir ciertos detalles textuales de carácter compilatorio y de traducción que hemos podido observar al comenzar la edición confrontada con el texto latino de los libros históricos, concretamente por ahora los libros de Judit y de Ester que pueden complementar lo comprobado hasta ahora.

Los testimonios del texto castellano

8Son seis los manuscritos que han conservado de una forma u otra la GEIV. Sin embargo, sólo uno de ellos la contiene de forma íntegra: el manuscrito Urb. Lat. 539 de la Biblioteca Vaticana, conocido generalmente como U. De los cinco testimonios restantes, cuatro de ellos solo recogen de la compilación alfonsina la parte relativa a la historia de los pueblos gentiles, omitiendo por completo los libros bíblicos: son los manuscritos 8966 y 1539 de la Biblioteca Nacional de Madrid y los manuscritos Y.i.11 y X.1.3 de la Real Biblioteca del Monasterio de El Escorial. Caso contrario es el que presenta el manuscrito escurialense I.i.2, conocido como manuscrito Z. Este testimonio, que podemos fechar hacia finales del siglo xiii o principios del xiv, recoge exclusivamente las secciones bíblicas de la cuarta y quinta partes de la historia universal alfonsí.

9Los cuatro testimonios únicamente interesados en los aspectos paganos de la General estoria provienen muy probablemente de un mismo testimonio que, en última instancia, depende del manuscrito U, ya que son portadores de gran parte de los errores de este, a los que añaden los propios. La estructura compositiva de estos cuatro testimonios es idéntica, lo que hace presuponer, como decimos, la existencia de un texto común entre U y estos últimos en que se originó la nueva estructura textual.

10Son, pues, los manuscritos U y Z los únicos útiles para analizar y, en su tiempo, editar las secciones bíblicas de la cuarta parte de la General estoria. Como base para nuestra edición, hemos optado por el testimonio del manuscrito Urb. Lat. 539 de la Biblioteca Vaticana, ya que el manuscrito, fechado en 1280, según reza en su colofón, puede provenir directamente del taller alfonsí o al menos ser una copia del autógrafo alfonsí. Muy probablemente el manuscrito Z depende también de U en cierta medida; no obstante, es fundamental como punto de control a la hora de efectuar la edición crítica.

La fuente principal. El texto latino subyacente y sus testimonios

11La exposición de forma paralela del modelo latino subyacente al romanceamiento alfonsí se hizo siguiendo los ilustres ejemplos de la edición de Pedro Sánchez-Prieto y Bautista Horcajada de los Libros de Salomón que se encuentran en GEIII y la edición de José Pérez Navarro del Eclesiástico, último de los libros bíblicos de esta GEIV.

12Esta forma de proceder con el modelo latino supone una gran ventaja a la hora de identificar malas lecturas por parte del traductor, a la vez que permite igualmente la corrección de errores debidos a la transmisión del texto castellano.

13La localización del testimonio latino que pudo estar en la base de la traducción castellana de los libros bíblicos insertos en la GEIV, ha sido posible mediante el cotejo del romanceamiento con el aparato crítico de la monumental edición de la Vulgata llevada a cabo por los monjes benedictinos de la abadía de san Jerónimo de Roma. El examen arroja desde el primer momento datos de interés con respecto al modelo bíblico manejado por los traductores alfonsíes. Se deduce de los datos del análisis que el modelo utilizado en los talleres alfonsíes fue el que conocemos generalmente como «Biblia de París». El texto que subyace al testimonio parisino es un texto relativamente moderno (siglo xiii) y no falto de importantes deturpaciones respecto a la Vulgata.

14La Biblia parisina se concibe y nace en torno al ambiente teológico del París del siglo xiii, concretamente en el ámbito de la abadía de Saint Jacques. Fue en este entorno donde este modelo bíblico fue desarrollando y definiendo su carácter exegético basado fundamentalmente en la ya conocida Glossa Ordinaria. El éxito de su amplia difusión residió en que se convirtió en el texto bíblico empleado en el ambiente escolar del París teológico ya desde el mismo siglo xiii. Este hecho, sin duda, acabó favoreciendo también la rápida difusión del texto ultrapirenaico en los reinos hispánicos.

15El modelo parisino está representado en la edición benedictina por el subarquetipo Ω. A su vez, Ω está constituido por los códices ΩM (Mazarinaeus, Ms 5 de la Biblioteca Mazarina), anterior a 1231, ΩS (Sorbonicus, Ms Parisinus lat. 15467 de la Biblioteca Nacional de París) con colofón de 1270, pero que sería más bien de hacia 1250 a tenor del tipo de variantes que muestra, y ΩJ (Correctorium S. Iacobi, Ms Parisinus lat.16721 de la Biblioteca Nacional de París) también de hacia 1250.

16La diferente extensión y el diverso carácter de las secciones bíblicas de GEIV analizadas y cotejadas hasta ahora y, por tanto, el diverso volumen de información que se obtiene de los exámenes sobre el Libro de Daniel frente al Libro de Baruc o la Profecía de Abdías, hace más segura la aproximación del primero a su posible arquetipo, la familia Ω en los textos hasta ahora estudiados.

  • 3 Proponemos, pues, en el aparato de variantes de la edición del texto latino, sólo aquellas variant (...)

17De entre los testimonios que integran el subarquetipo Ω es probable que el modelo que se utilizó en los talleres alfonsíes fuera muy próximo a ΩS, pero no este concretamente. Son muchas las lecciones particulares de ΩS que no se incorporan al texto alfonsí pero esta impresión es muy efectiva cuando este testimonio latino se lee con alguno de los otros textos de la familia Ω, y especialmente con ΩM. No obstante, si bien a través del romanceamiento es observable la gran cantidad de lecciones particulares de ΩS que no se han visto reproducidas en la traducción, son, porcentualmente, muchas menos que las rechazadas de ΩM y ΩJ 3.

18No está de más en este punto señalar que la fiabilidad de los resultados a la hora de establecer la dependencia de los modelos textuales de la General estoria depende en mucho de la calidad de los textos en cuestión. Esto es, el origen y carácter de los textos incide muy probablemente en el nivel de intervención por parte de los compiladores alfonsíes, el grado y modo en que se introducen las glosas, la finalidad y alcance de los comentarios y reflexiones por parte de los traductores y compiladores alfonsíes y, en definitiva, el modo en que se efectúa la traducción del texto.

Traducción y glosas

  • 4 Un detalle que hay que considerar al respecto es que los libros estrictamente proféticos no cuenta (...)

19Algo que parece más o menos claro es que, frente a los libros históricos, los textos proféticos, más crípticos y en poco o nada anecdóticos, tienden a presentarse como una traducción prácticamente literal del texto latino (en la que apenas hay huella del compilador), y es así hasta el punto de que en ocasiones ni el propio traductor logra dar sentido a su texto y lo hace difícilmente comprensible. En estos casos, como decimos, la paráfrasis tiende a desaparecer frente a la literalidad. No obstante, es necesario hacer una salvedad: los prólogos de los textos proféticos sí cuentan con el aprovechamiento de los glosadores y comentaristas, por lo que hallaremos cierta glosa de carácter exegético-histórico. Así lo hemos podido comprobar hasta ahora en la profecía de Abdías y más recientemente en la de Sofonías. Los prólogos están verdaderamente enriquecidos con comentarios provenientes del propio san Jerónimo, de Rabano Mauro, y otros comentaristas; en tanto que las visiones y profecías propiamente dichas cuentan como mucho con alguna aclaración etimológica4.

20Por tanto, hemos de diferenciar entre las glosas y comentarios que hallamos en los prólogos previos (generalmente relativos a datos cronológicos, geográficos y onomásticos) y las glosas en toda su variedad que sirven como exégesis de los textos bíblicos.

21Respecto a los libros históricos, en cambio, el modo de proceder de los traductores es más abierto y permisivo; la manera de exponerlo y de intervenir en ellos goza de mayor libertad. Veremos en breve algunos ejemplos de ello.

22El caso del Libro de Daniel es un caso peculiar, ya que, si bien se encuentra entre los denominados proféticos, una parte importante de los hechos inciden en diversos sucesos de la vida privada y pública del profeta Daniel, por lo que su estructura textual se aproxima más a la de las historias de Nehemías, Ester o Judit. Por tanto, no podemos dejar de considerar a efectos compilatorios que el Libro de Daniel posee carácter tanto de libro histórico como de libro profético. Este hecho tiene sus consecuencias en el aspecto compilatorio y de la traducción, en las secciones más narrativas el tipo de glosa es ciertamente distinto, la traducción muestra mayores dosis de paráfrasis, menor literalidad.

  • 5 Vid. Orellana Calderón, 2012, p. 310.

Muchos creen, assí como el esponedor cuenta, que este Baltasar de que aquí fabla que fijo fue d’este Nabucodonosor. Mas Beroso, que fizo e escrivió la Estoria caldea, e Josefo, que sigue en ella, dizen que después d’este Nabucodonosor que regnó cuarenta años, que ovo el regno Evilmoradac, so fijo, assí como avemos departido ante d’esto en la su estoria. Onde d’este rey Evilmoradac dize Jeremías profeta que en el primer año del so regnado que sacó él a Joaquín, rey de Judá, de la cárcel ól metiera yl tenié aquell rey Nabucodonosor, so padre, e después de Evilmoradac, que regnó Regusar, so fijo. E este Regusar ovo un fijo que dixieron Labosardac, e este Labosardac fizo a este Baltasar. E este ordenamiento d’estos reis de cómo vinieron los fijos empós los padres e regnaron los unos empós los otros, departídolo avemos ya ante d’esto en las razones del rey Nabucodonosor el primero (Daniel, GEIV, t. 1, p. 269-270)5.

23Este pasaje encabeza el sexto capítulo del Libro de Daniel dentro de la General estoria (quinto en la Vulgata) y es un claro ejemplo de la labor compilatoria del taller alfonsí. En este caso se pretende aclarar una contradicción evidente, un dato histórico que se desprende del texto bíblico y que no concuerda con lo ya expuesto en la narración de la historia pagana: Baltasar es hijo de Nabucodonosor. La actitud del compilador es clara y la noticia bíblica queda supeditada y corregida por la histórica.

24En este sentido, como decimos, la tipología de la glosa y el grado de las intervenciones en los textos derivan en su mayor parte del carácter del texto. No obstante, en los prólogos de los libros bíblicos (independientemente de su carácter), entremezclada con la narración se aporta toda la información documental que es posible aducir para dar la noticia más completa de los tiempos en que estos hechos o profecías se produjeron, bajo qué reinado y en qué condiciones.

25A grandes rasgos podemos establecer dos tipos fundamentales de intervenciones: compilatorias (breves aclaraciones léxicas, bien contextuales o históricas, o bien precisiones sobre la traducción, ilativas) todas ellas debidas a los traductores o compiladores, y extratextuales (tomadas de diversos autores y colecciones de escolios). Sabemos por las indicaciones del traductor que tuvieron a la vista la Glossa ordinaria, Josefo y diversos «esponedores». Hasta el momento (a espera de recopilar las colecciones de escolios) hemos podido identificar alguna de estas glosas en los Commentaria de san Jerónimo, en las Expositiones de Rabano Mauro, en la Historia Scholastica de Pedro Coméstor y probablemente en la Biblia de Hugo de San Caro.

26Con respecto al manejo que se hizo de las fuentes, queda constancia de que, en algunas ocasiones, aunque se aducen como testimonio, no fueron consultadas de manera directa. Por ejemplo:

Mas d’aquesta cibdad de Igbatanis dize Rabano en la glosa que es en aquella tierra cabeça de la provincia de Media, e que la pobló e la fizo Deyeco, rey de Media, mas que la ensancho Arphaxath mucho a grand maravilla, e la esfortaleció como oyestes, e assí como dize Josefo, esta es la cibdad en que fizo Daniel profeta en tiempo del rey Dario un luziello, e un lugar pora enterrarse tan fermoso que a los quil veyén que les semejava que esse día mismo fuera fecho tan claro parecié e tan luzio, e tan flesca la materia por tal maestría le sopo fazer el sabio Daniel, e diz Rabano que los reis de Persia allí se enterraron fasta’l día de oy, que siempre dan en guarda aquel logar a sacerdot que sea judío (Judit, GEIV, t. 1, p. 480).

27La lectura del pasaje parece indicar que se han consultado de manera independiente la Glossa Ordinaria y las Antigüedades judaicas. No obstante, si acudimos directamente a la Glossa Ordinaria de Valafrido Estrabo, que retoma a Rabano Mauro (Exp. in Lib. Judith, p. 544), podemos leer:

[Ecbanatis] Quae Mediae provinciae metropolis est, quam Deiocus Medorum rex condidit, sed Arphaxat mitabiliter amplificatvit, sicut Daniel propheta, secundum Iosephum sub Dario rege in eadem civiate Media mausoleum valde praeclarum constructum mira arte posuit, quod quacunque die cernitur eadem constructum putatur, quia sic pulchritudo nova et materia solida. Ibi usque hodie reges Persarum atque Medorum sepeiuntur, et cui haec cura committitur sacerdos Iudaeus est (Cap. I, lib. I, Judith, vol. 113, col. 732).

28Como decimos, no siempre la identificación de una fuente se corresponde con una consulta directa a esta. Si la impresión que obtenemos es que los compiladores parecen haber consultado a Josefo, el comentario viene dado tal cual en la glosa de Rabano Mauro. Y un poco más abajo sucede otro tanto con la Chronica de Eusebio:

 

Sed Eusebius in chronicis suis asserit Cambysem filium Cyri, qui post patrem 30 annis regnantem 8 annis in Perside regnavit ab Hebraeis Nabuc. vocari sub quo Iudith historia scripta sit (Rabanus Maurus, Exp. in Lib. Judith, cap. I, p. 731) segund diz maestre Pedro en su estoria e Rabano en la glosa, e después de so padre regnó ocho años assí como dize Eusebio, e regnó d’esta guisa por todo entre en los días de so padre e después veínte años (Judit I, GEIV, t. 1, p. 480)

Fuentes

29Los Cánones crónicos de Eusebio de Cesarea traducidos y prolongados por san Jerónimo son la base cronológica fundamental sobre la que se construye la estoria alfonsí. Así, sobre esta base, se van integrando y armonizando la materia bíblica y la que pertenece a los pueblos gentiles.

30En la sección bíblica de GEIV las principales fuentes manejadas por los compiladores son, amén de la Biblia vulgata, la Glossa ordinaria (con especial atención a los comentarios de Rabano Mauro), los Commentaria de san Jerónimo (especialmente a los profetas), la Historia Scholastica, y el Pantheon de Godofredo de Viterbo (en mucha menor medida). Dependiendo de las secciones de que se trate, las fuentes que se manejan, o cuando menos la intensidad y recurrencia con que se manejan para elaborar el relato, son diversas.

31Con respecto al uso de la Vulgata, hemos de hacer una observación. Y es que ha de tenerse presente (algo que no siempre ocurre) la diferencia entre el texto de la Biblia vulgata como tal y los Commentaria de san Jerónimo. Estos se utilizan para glosar aquella. Por el momento solo en el prólogo a Sofonías hemos podido constatar que el compilador debió de utilizar alguna de las versiones de estos comentarios. Estos son los que los redactores denominan como la glosa de san Jerónimo o «la glosa a la letra de la biblia». Si bien el prólogo del texto castellano es una paráfrasis (más o menos amplificada con detalles cronológicos y exegéticos) del prólogo de la Vulgata, nos encontramos con una información inexistente en el prólogo latino, pero que al rastrear en las posibles fuentes la hallamos precisamente en comentarios de san Jerónimo (sin especificar su origen):

 

Et siquidem Scriptura dixisset Chus, id est, Aethiops, videbatur iudissolubilis quaeslin; Chus quippe natus est de Cham. Sed in eо quod ait, Chusi, hoc est, Aethiops meus, videtur sonare mysterium: quod ille qui quondam Aethiops fuerat, versus in poenitentiam (secundum illud quod dictur: Aethiopia praeveniet manus eius Deo [PsLxvii, 32]) (S. Hieronymi, Comm. in Sophoniam, p. 1339) E dize Jerónimo d’esta razón que, peró que Chusi, padre de Sofonías, tanto muestra como humildat, que otrossí tanto quiere dezir como mio etiopiano de negrura, que es tornado a penitencia. E d’aquí muestra que dixo el rey David esta profecía en so psalmo, ca verná Etiopia adelant dar las manos a Dios (GEIV, t. 1, p. 323)

32Se observa de inmediato que la traducción no es literal, aunque sí lo suficientemente coincidente.

Cita y manejo de las fuentes

33Para examinar ciertos aspectos relativos al modo en que los compiladores y redactores alfonsíes hacen uso de las fuentes textuales, manejan las citas y aprovechan otras diversas informaciones, vamos a servirnos de algunos pasajes de los libros de Judit y de Ester, fundamentalmente.

El Libro de Judit

34Son frecuentes las veces en que el traductor o compilador considera necesario dar una mayor profundidad descriptiva a la que considera escasa información de su modelo bíblico para comprender cabalmente el relato (Judit VI, 4-5):

 

4 et probabis quoniam Nabuchodonosor dominus sit universae terrae tuncque gladius militiae meae transiet per latera tua et confixus cades inter vulneratos Israhel et non respirabis ultra donec extermineris cum illis 4 e assí provarás tú que es verdad lo que te yo digo, que Nabuchodonosor es señor de toda la tierra, e estonces passará la espada de la mi cavallería por los tos costados e cadrás con los llagados d’ellos, e non vivrás más de cuanto seas muerto con ellos. Començó estonces Achior a perder la color e pararse triste. Olofernes cuando gelo vío dixol:
5 porro autem si prophetiam tuam veram existimas non concidat vultus tuus et pallor qui faciem tuam obtinuit abscedat a te si verba mea haec putas impleri non posse (Vulgata, Iudith, p. 241) 5 –Si la tu profecía asmas que sa[l]drá verdadera non te pares triste nin en amarellescas, e si cuedas que las mis palabras se non pueden cumplir (GEIV, t. 1, p. 323)

35El dramatismo que se logra es notable; la viva descripción de cómo Achior empalidece invadido por el miedo tiene mucho mayor efecto dramático contado inmediatamente después de que Holofernes haya proferido sus amenazas, y, además, favorece la comprensión del versículo siguiente.

36En otras ocasiones, por afán informativo, el redactor dota a su versión de una mayor trascendencia narrativa, combinándola o no con otras fuentes (Judit I, 10-11):

 

10 ad hos omnes misit nuntios Nabuchodonosor rex Assyriorum exigens ab eis tributa longe graviora quam patres sui (Historia Scholastica, Lib. Iudith, Praefati 10 sos mandaderos quel obedeciessen yll catassen por señor yl enviassen sus parias ca las solién dar a so padre el rey Ciro. Mas diz maestre Pedro que las demandó este mayores e muy más bravamientre que so padre, e cuenta la Biblia que fueron
11 qui omnes uno animo contradixerunt et remiserunt eos vacuos ac sine honore abiecerunt (Vulgata, Iudith, p. 227) 11 todos por ende d’un coraçón e ques le alçaron que nol darién nada, nil recoñocién aquel señorío que les demandava, e enviáronle sos mandaderos que nin les dieron ninguna cosa, nin les fizieron ninguna onra. Mas ante les dixieron bravamientre que saliessen de todas sus tierras. Los mandaderos tornáronse al rey Nabucodonosor e contáronle tod esto (GEIV, t. 1, p. 482)

37En este caso el traductor combina la redacción amplificada de los hechos con la información que le proporciona la Historia Scholastica de Coméstor, recreándose en la narración de manera exquisita.

38Como vemos, el desarrollo de la prosa en los libros históricos supera con creces los generalmente escuetos versículos dando un importante desarrollo de manera especial al estilo directo, a los diálogos y dota de mayor vivacidad a los hechos:

 

12 et exierunt duae secundum consuetudinem suam quasi ad orationem et transierunt castra et gyrantes vallem venerunt ad portam civitatis (Vulgata, Iudith, p. 267) 12 Pues que esto ovo fecho salieron amas segund su costumbre de las noches d’antes que solién ir a oración, e passaron la huest, que los de la huest nol dixieron nada cuedando que ivan como solién las otras noches, e ellas llegaron al val ó solién ir, e cercáronle en derredor andando toda vía subiendo el mont a ariba tanto que llegaron a la puerta de la cibdad (GEIV, t. 1, p. 502)

39o al comportamiento y las reacciones de los personajes, incluso de los colectivos:

 

16 et accendentes luminaria congyraverunt circa eam universi illa autem ascendens in eminentiori loco iussit fieri silentium cumque omnes tacuissent 16 e encendieron muchas candelas e abrieron las puertas e entró Judith, e corrieron todos a ella, e cercáronla todos de grand gozo con sus candelas. Ella pues que fue en la villa en salvo, subió en un lugar más alto don la vissen todos, e mandó luego que callassen todos
17 dixit Iudith laudate Dominum Deum nostrum qui non deseruit sperantes in se (XIII, 16-17, Vulgata, Iudith, p. 268) 17 e díxoles assí: –Alabad a nuestro señor dios, que non desamparó a los qui esperavan en él (XII, 16-17, GEIV, t. 1, p. 502)

 

23 porro Ozias princeps populi Israhel dixit ad eam benedicta es tu filia a Domino Deo excelso prae omnibus mulieribus super terram (XIII, 23, Vulgata, Iudith, p. 269) 23 Pues quel ovieron dicho todos los del pueblo esta bendición, dixol Ozías qui era príncep de Israel: ―Bendita eres tú, fija, que te bendixo dios el much alto señor sobre cuant[a]s mugieres a en la tierra (XIII, 23, GEIV, t. 1, p. 503)

40En ocasiones la cita de las fuentes no parece tener otra intención que el hecho de enumerarlas, lo que las hace reiterativas pues son coincidentes. Parece que en la cabeza de estos «componedores» existe la idea de que la verdad de un dato o de un suceso viene fundamentada por el número de comentaristas que coinciden en ello: «12 Ca dize la estoria de la Biblia, e maestre Pedro que otorga con ella e Rabano e otros que gelo» (Judit II, 12, GEIV, t. 1, p. 484).

 

29 videns autem Achior caput Holofernis angustiatus prae pavore cecidit in faciem suam super terram et aestuavit anima eius
Et vocatus est Achior, et viso capite Holofernis, prae pavore cecidit in terram (Historia Scholastica, Judith; Vulgata, Iudith, p. 270)
29 Achior cuando cató e vío la cabeça de Olofernes tan grand ovo el pavor e tan grand angostural tovo por ello al coraçón, segund diz la estoria de la Biblia e maestre Pedro, ques amorreció e cayó en tierra e quísosle salir ell alma, e prisiéronle grandes sudores (GEIV, t. 1, p. 503)

41Otras veces las referencias son confusas o cuando menos engañosas: «Diz la estoria de la Biblia que ovo so consejo con ellos, e diz la Glosa que en poridad» aunque, en realidad, el referido secreto o poridad aparece claramente expresado en el texto bíblico como el término mysterium y no en la glosa, que nada dice al respecto.

42En otras ocasiones el compilador recurre a una fuente subsidiaria para completar la información de la fuente principal (la Biblia) pero no la cita:

 

GEIV, Judit III, 11 Historia Scholastica Vulgata, Iudith IV, 11
11 E el obispo e el otra clerizía ayunando en ceniza e en cilicio fazién sus sacrificios a Dios. Acabada su oración salió luego el obispo Eliachín e andido toda tierra de Israel aderredor conortando al pueblo e esforçándolos (GEIV, t. 1, p. 485) Et operuerunt sacerdotes altare Domini cilicio, et ipsi in cinere, et cilicio offerebant holocausta, et clamabant ad Dominum 11 tunc Heliachim sacerdos Domini magnus circuivit omnem Israhel adlocutusque est eos (Vulgata, Iudith, p. 234)

43En este ejemplo se observa que el texto romanceado posee más contenido de carácter significativo que el que puede leerse en la Vulgata. En cambio, si buceamos entre las fuentes la posible causa de esta variación, hallamos este apunte en la Historia Scholastica sin que se haya hecho mención a ella.

El Libro de Ester

44El siguiente ejemplo que vamos a aducir puede ser paradigmático del modo de proceder en la confección y exposición de uno de los libros bíblicos (que, dicho sea de paso, se narran como estorias unadas, lo cual lleva a los compiladores a intentar dejar muy bien atados los cabos relativos a su contexto histórico). Nos referimos al Libro de Ester.

45Basta con empezar a leer unas líneas cuando enseguida nos percatamos del carácter reiterativo y redundante del prólogo, que se extiende también a los primeros capítulos. Se trata de reiteraciones en todo lo referido a la localización cronológica de la historia que va a narrarse así como en las informaciones geográficas, onomásticas, amén de breves glosas léxicas. Esto se debe, por un lado, al afán de exhaustividad de los compiladores de la historia universal y, por otro, a que se trata de datos en los que las fuentes que se manejan no concuerdan. Un rápido examen a los cuatro primeros capítulos del libro basta para comprender de qué manera se articula este.

46En el prólogo alfonsí al Libro de Ester se resumen sus antecedentes a partir de varias fuentes. Según indica la Glossa Ordinaria, este Libro, redactado en griego, estaba muy corrompido por las muchas traducciones que se habían hecho hasta entonces. También se explica cómo san Jerónimo lo halló en los archivos hebreos (traducido por «condesijos» en el texto castellano) y lo tradujo al latín a ruego de Paula y Eustoquia. Se expone, a continuación, que se trata en realidad de un libro hagiográfico, de un texto cristológico, cuya trascendencia y significado transmutado radican en que es una transfiguración de Cristo y de la Iglesia (trasladando su significado del tiempo secundum sub lege al tiempo sub gratia). Esta interpretación viene directamente inspirada por los comentarios que el compilador ha extraído del prólogo que Rabano Mauro hace en su Expositio Librum Esther (si bien no se cita su nombre en esta ocasión ni el uso de la fuente).

Liber Esther, quem Hebraei inter hagiographa annumerani, multipliciter Christi et Ecclesiae sacramenta in mysterio continet: quia ipsa Esther in Ecclesia typo populum de periculo liberat, et interfecto Aman, qui interpretatur iniquitas, partem convivi et diem celebrem mittit in posteros. Hunc quidem librum asserit sacrae historiae; interpres de archivis Hebraeorum relevalum verbum a verbo expressius se transtulisse. Attamen ea quae in editione vulgata reperit non penitus praetermisit, sed Hebraica veritate plena fide expressa, caetera quae extrinsecus invenit iuxta finem libri addendo subjunxit. Nos autem ea quae ex Hebraeorum fonte prolata sunt, allegorico sensu exposuimus. Caetera vero, quae ex Graecorum lingua et litteris insuper addita sunt, et obelo praenotata, exponere praetermisimus, sed horum sensus studiosus lector, cum anteriora bene rimaverit, satis agnoscere polerit (Rabanus Maurus, Exp. in Lib. Esther, p. 635)

47A continuación, con el fin de contextualizar históricamente el relato, se presenta la problemática cronológica, aunque el compilador no la desarrolla, sino que se limita, por el momento, a apuntar las contradicciones entre las fuentes. Apartado este problema momentáneamente, se introduce la traducción íntegra del prólogo de san Jerónimo. Reseñamos, como detalle, que el último párrafo del mismo no consta en la Vulgata oficial, pero si se encuentra en algunos de los códices de la Vulgata.

48Tras esto, como ya anunciara anteriormente, el compilador comienza a exponer el desacuerdo que entre las fuentes existe a propósito del nombre del rey bajo cuyo reinado sucede la historia de Ester:

Según Josefo el rey se llamó Ciro.
Según los griegos era Artajerjes.
San Bernardo en la glosa afirma que su nombre era Asuero. Y así lo denomina también la Historia Scholastica.
Según Eusebio, san Bernardo y Godofredo de Viterbo, sería Cambises.
En el Libro de Esdrás, Artajerjes; en la historia de Judit, Nabucodonosor; y en la de Ester, Assuero.

49La fuente fundamental del relato es el texto de san Jerónimo, como subsidiario se acude ocasionalmente a las Antigüedades de Josefo. No obstante, las fuentes que se citan expresamente en la contextualización histórica del «fecho de Ester» en el prólogo y los primeros capítulos son: la Glossa ordinaria, mencionada como la glosa a la letra de la Biblia; Eusebio de Cesarea, Pedro Coméstor, y en una ocasión a Godofredo de Viterbo y a Sigeberto. También se habla de manera más vaga de los «esponedores» y otras alusiones a «los que la historia tratan» y a «otros muchos que otorgan con ellos». La historia de Ester no comienza a narrarse de una manera lineal hasta mediado el capítulo IV del texto alfonsí.

50Por otra parte, a resultas del rápido examen de estos libros bíblicos efectuado en estas páginas podría señalarse que los compiladores no parecen haber seguido tanto la Glossa Ordinaria de la Biblia (la atribuida a Valafrido Estrabón) como la obra de los propios comentaristas, especialmente en el caso de Rabano Mauro o de san Jerónimo. Como ejemplos de ello pueden aducirse algunos pasajes del Libro de Ester. El examen de las fuentes parece revelar que siempre que el romanceamiento alfonsí del Libro de Ester hace alusión a la glosa de san Bernardo, esta parece haberse tomado realmente de los comentarios de Rabano Mauro. El hecho se produce en múltiples ocasiones:

 

Ibi pendent et ex omni parte tentoria aerei coloris et carbasini et hyacinthini, quia ibi ornatus spiritualis studii, et splendor caelestis sapientiae cum fulgore virtutum ad instructionem in ea digne consistentium micat. Carbasinus etiam color speciem auri (ut quidam volunt) praetendit et merito nitori comparatur divine sapientiae, quae in cultu et religione pietatis maxime excellit (Rabanus Maurus, Exp. in Lib. Esther, p. 637) E dizen que esto todo que estava cercado aderredor de tiendas de color d’oro e de carpasimo, que dize sant Bernaldo en la glosa que es una cosa que semeja a oro (GEIV, t. 1, p. 191)

 

Susan metrópolis est in Perside, quam aiunt historici Memnonis fratrem constituisse, et a Susi fluvio nomen accepisse. Ibi est regia domus Cyri lapide candido et vario, columnis aureis, et laquearibus gemmisque distincta (Rabanus Maurus, Exp. in Lib. Esther, p. 637) E cuenta sant Bernaldo en la glosa que allí era estonces el noble palacio que fiziera el rey Ciro (GEIV, t. 2, p. 191)

51No obstante, en otras ocasiones justificar tal identificación se hace más problemático, pues la opinión de Rabano Mauro contradice lo afirmado en la General estoria:

 

Sed ego non puto Esther eo tempore fuisse, nunquam enim Esdras de ipsa siluisset, qui scribit hoc tempore Esdram el Mennam reversos esse de Babylone, et ea deinceps consecuta quae ab his gesta referentur. Eusebius ergo in Chronicis suis arbitrabatur hunc Assuerum esse Artaxerxem vocatum (Rabanus Maurus, Exp. in Lib. Esther, p. 637) Sant Bernaldo cuenta sobr’este logar en la glosa que esta Estoria de Ester que en tiempo d’este rey conteció sin toda dubda, e que el rey ovo nombre Assuero (GEIV, t. 2, p. 191)

Final

52Como decía, la variedad de fuentes y el afán de exhaustividad que caracteriza al conjunto de la GE, genera que una misma noticia, un mismo comentario etimológico o una misma aclaración exegética, por poner algunos ejemplos, se repita hasta en tres y cuatro ocasiones en apenas un folio (incluso utilizando los mismos sintagmas). Así, que el rey Assuero gobernaba ciento veintisiete provincias desde Judea hasta Etiopía es un dato que se dice hasta tres veces; el origen etimológico de la ciudad de Susa y que fue poblada por Menón es igualmente expuesto en tres ocasiones; hasta en cuatro ocasiones se alude a que la silla imperial estaba en Susa y era el asiento principal de los reyes de Persia; que los reyes de Persia tenían costumbre de hacer grandes fiestas cuando comenzaban a reinar se lee tres veces. Y esta manera redundante de proceder se observa incluso en detalles de menor importancia como son comentarios léxicos: por ejemplo, se dice cuatro veces que los adelantados de estas ciento veintisiete provincias de Assuero se llaman sátrapas, o que el «caparsimo» es una piedra preciosa que se asemeja al oro, en dos ocasiones.

53Esta exhaustividad enciclopédica de los scriptoria alfonsíes —quizás más pronunciada y visible en la producción historiográfica y en la jurídica— deja traslucir en ocasiones, como hemos podido observar, la dificultad compilatoria, de confección y ensamblaje de las partes trabajadas en los distintos equipos desde el momento de la concepción de la obra hasta su redacción. No es extraño, pues, que encontremos las superposiciones, redundancias e incluso las contradicciones señaladas en las páginas precedentes, pero que se hallan igualmente en fases compilatorias, de manejo, prelación y coordinación de las fuentes, fases de traducción y de redacción como en otros aspectos no menores, sino tan delicados e importantes como lo serían la etimología, la glosa y el comentario.

Haut de page

Notes

1 Según se nos advierte ya en el prólogo: «Fasta aquí avemos levadas las estorias de las cuatro edades del mundo por años departidos assí como acaecieron los fechos de cadaúnas en sos tiempos […] E d’aquí adelant irán ordenadas las estorias d’esta quinta edad por los años de la trasmigración de Babiloña en cuanto ella duró […] E de los años de la trasmigración fasta’l nacimiento de Jesucristo va la cuenta de todas las estorias por los años de los reis gentiles que aseñoraron la tierra» (GEIV, t. 1, p. 5). Tomamos todas las citas de la General Estoria IV de la edición de Inés Fernández-Ordóñez (t. 1) y Raúl Orellana (t. 2), especificando solo tomo y página.

2 Vid. Orellana Calderón, 2012, p. 259-346.

3 Proponemos, pues, en el aparato de variantes de la edición del texto latino, sólo aquellas variantes de la familia Ω (y las directamente relacionadas con esta), y especialmente aquellas que mayor importancia adquieren con respecto al romanceamiento. Evitamos, por tanto, repetir toda la notación de la edición de los padres benedictinos, y hacemos especial hincapié en el arquetipo que sirvió de modelo a los traductores alfonsíes.

4 Un detalle que hay que considerar al respecto es que los libros estrictamente proféticos no cuentan con los comentarios exegéticos de la Glossa Ordinaria insertos en el corpus de la Vulgata.

5 Vid. Orellana Calderón, 2012, p. 310.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Raúl Orellana Calderón, « La tradición bíblica en la cuarta parte de la General estoria. Fuentes y traducción », Atalaya [En ligne], 17 | 2017, mis en ligne le 11 septembre 2018, consulté le 20 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/2682

Haut de page

Auteur

Raúl Orellana Calderón

RAE (Nuevo Diccionario Histórico del Español)

Haut de page