Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier SEMYR : La General estoria d’Alphonse X : canon littéraire et changement linguistique

Los relativos qui y quien en la General estoria IV

Les relatifs qui et quien dans la General estoria IV
The Relative Pronouns qui and quien in the General estoria IV
Gema Herranz Martínez

Résumés

Ce travail étudie le fonctionnement syntaxique des pronoms relatifs qui et quien dans la quatrième partie de la General estoria, en tenant compte de quatre variables linguistiques : contexte syntaxique, type d’antécédent, classe sémantique de la relative qu’ils introduisent et fonction syntaxique qu’ils réalisent dans la proposition subordonnée. Le but est de distinguer les critères syntaxiques ou sémantiques qui règlent la syntaxe des pronoms relatifs qui et quien dans la variété dialectale de cette œuvre historiographique. De plus, par l’analyse du comportement syntaxique de ces éléments grammaticaux, nous essayons de contribuer à l’étude dialectale de la langue dans laquelle la quatrième partie de la General estoria a été écrite.

Haut de page

Texte intégral

General estoria

1El presente trabajo pretende examinar los usos sintácticos de los pronombres relativos qui y quien en una de las obras historiográficas patrocinadas por el rey Alfonso X el Sabio: la General estoria. Esta producción alfonsí, que narra la historia de la humanidad desde el Génesis hasta el reinado de Alfonso X, está organizada en seis partes, de las que solo dos, la primera y la cuarta, se conservan en manuscritos originales. De ahí que tanto los códices regios de la primera como los de la cuarta parte constituyan un testimonio fiable para reconstruir la lengua del siglo xiii.

General estoria IV

2La cuarta parte de la General estoria, en la que analizamos la sintaxis de los relativos qui y quien, narra la cautividad y transmigración del pueblo hebreo desde el reinado de Nabucodonosor hasta el de Tolomeo Filópator. Así pues, las historias de los reyes de Babilonia (Nabucodonosor y sus herederos), Media (Astiages), Atenas (Diocles), Persia (Ciro, Cambises, Dario, Jerjes I, Artajerjes, Jerjes II, Dario Noto, Oco, Dario Arsamo) y Egipto (Alejandro Magno, Tolomeo Soter, Tolomeo Filadelfo, Tolomeo Evergetes y Tolomeo Filópator) se encuentran mezcladas con los relatos de la Biblia correspondientes a los libros de los profetas (Daniel, Jeremías, Baruc, Abacuc, Aggeo, Zacarías y Malaquías) y a los libros de Judit, Esdras, Neemías y Ester. La convivencia de las narraciones bíblicas y paganas muestra, por un lado, el empleo de fuentes latinas y árabes y, por otro lado, la compleja labor de síntesis llevada a cabo por los colaboradores del rey para integrar en una única obra los pasajes de la Biblia con las historias de los gentiles.

  • 1 Manuscrito U: Urb. Lat. 539, Biblioteca Vaticana, Roma, 1280.
  • 2 Moreno Bernal, 2004.
  • 3 Fernández-Ordóñez, 2004.

3Gracias al colofón del manuscrito U1, que contiene el texto íntegro de la cuarta parte de la General estoria, podemos conjeturar que la composición de esta historia universal se enmarca en el período final del reinado de Alfonso X (1270-1284), dado que el dato que figura en dicho colofón indica que en el año 1280 finalizó la redacción de la cuarta parte. Junto a la fecha, aparece la firma del escribano Martín Pérez de Maqueda que, por algunos investigadores, ha sido considerado como el único participante en la elaboración de la cuarta parte2. No obstante, parece evidente que, debido a la pluralidad de usos lingüísticos, varios copistas intervinieron en la redacción de dicha parte, bajo la dirección, posiblemente, del mencionado Martín Pérez de Maqueda3.

Estado de la cuestión

Reseña de estudios previos sobre la lengua de la General estoria IV

  • 4 Moreno Bernal, 2004.

4Hasta la fecha no se ha realizado una monografía que estudie con exhaustividad la lengua de la General estoria. Tan solo existen algunas publicaciones que se centran en el análisis de uno o varios aspectos lingüísticos en uno de los códices regios originales de esta obra alfonsí. A día de hoy el trabajo de Moreno Bernal4 es el estudio lingüístico más completo de la cuarta parte de la General estoria, aunque el análisis de la lengua se limite al fragmento de la historia de Nabucodonosor. Además de realizar una descripción detallada del manuscrito U y un estudio paleográfico, Moreno Bernal se detiene en cuestiones gráfico-fonéticas y en el examen de la apócope y de la morfología de los numerales, posesivos, condicionales y futuros. De todos los aspectos que trata, presta especial atención a la apócope de la vocal final.

  • 5 Fernández-Ordóñez, 2004, p. 406-407.

5Fernández-Ordóñez realiza una breve caracterización lingüística de la cuarta parte de la General estoria. La citada autora encuentra en el códice regio de 1280 una serie de rasgos lingüísticos que relacionan la variedad dialectal de la cuarta parte de la General estoria con el leonés oriental. Entre estas características señala: los imperfectos y los condicionales se conjugan en –, se mantiene la distinción genérica de los posesivos so (masc.) / su (fem.), el leísmo está generalizado para todo tipo de antecedentes singulares masculinos y contables, animados e inanimados, la interpolación de elementos entre el pronombre y el verbo es muy frecuente, en un 25% de los casos las formas del perfecto de la tercera conjugación no diptongan (saliron / saliran), los participios en –udo predominan sobre los participios en –ido y los relativos qui y quien pueden aparecer como sujetos o regidos por preposición. Por la presencia de estos rasgos, Fernández-Ordóñez sostiene que la modalidad lingüística de la cuarta parte de la General estoria parece «representar un tipo de castellano occidental, que comparte algunos aspectos con el leonés oriental»5.

  • 6 Fernández-Ordóñez, 2008-2009.

6También en otro estudio Fernández-Ordóñez propone la impronta noroccidental de la variedad castellana de la cuarta parte de la General estoria a partir del análisis de varios aspectos sintácticos: topicalización y focalización, así como la repercusión de estos fenómenos en la evolución del orden oracional. De acuerdo con esta autora, mientras que la topicalización es un aspecto sintáctico común a cualquier dialecto, el fenómeno de la focalización es más frecuente en los textos de índole occidental. La presencia abundante de focos, tanto contrastivos como informativos, en la cuarta parte de la General estoria vuelve a confirmar el carácter occidental del castellano de esta obra alfonsí6.

  • 7 Matute, 2004.
  • 8 Matute, 2004, p. 411.

7Por otra parte, Matute llega a las mismas conclusiones en lo que se refiere a la variedad dialectal de la cuarta parte de la General estoria al estudiar el sistema pronominal7. Esta investigadora observa que el sistema pronominal del códice regio de 1280 presenta unas pautas de comportamiento similares a las de los documentos notariales de Palencia, Campo y Ávila, dado que, al igual que en estos textos, en la cuarta parte de la General estoria, el leísmo singular masculino está generalizado para las entidades discontinuas y se emplea lo para las continuas. Los fenómenos de laísmo y leísmo femenino se desconocen y es muy escaso el porcentaje de leísmo plural. Todo ello apunta a que la modalidad lingüística de esta cuarta parte es una variedad con rasgos noroccidentales. De ahí que la autora concluya que «hay ciertos rasgos lingüísticos que apuntan más hacia la influencia de las hablas castellanas occidentales que hacia las orientales, pero, en todo caso, se pueden adscribir al dialecto castellano medieval»8.

  • 9 Rodríguez Molina, 2010.

8De acuerdo con la investigación de Rodríguez Molina, la concordancia de los tiempos compuestos, esto es, la utilización de un participo variable que concuerda con su objeto directo, entra en decadencia en los dialectos orientales del siglo xiii, sobre todo, en los territorios navarros9. En cambio, en el norte peninsular y en León, Burgos, Tierra de Campos y Toledo los porcentajes de concordancia del participio con el objeto directo siguen siendo muy elevados. En la cuarta parte de la General estoria, el participio de los tiempos compuestos concuerda con el objeto directo en el 77% de los casos. Los datos vuelven a poner de manifiesto la relación de la variedad castellana de la cuarta parte de la General estoria con los dialectos del occidente peninsular, dado que la utilización de un participio invariable se asentó primero en el oriente peninsular, mientras que los dialectos occidentales adoptaron una posición más conservadora en la introducción de esta innovación lingüística.

  • 10 García, 1990 y Fernández-Ordóñez, 2004 y 2011.

9A tenor de lo expuesto, no existe ningún trabajo que estudie con detalle el funcionamiento sintáctico de los relativos en uno de los códices regios de la General estoria. Hasta el momento tan solo contamos con las aportaciones de García y Fernández-Ordóñez10. La primera de estas autoras estudia, desde los supuestos teóricos de la gramática funcional, el comportamiento sintáctico que presentan las conjunciones y los relativos o, mejor dicho, con terminología funcional, los transpositores en dos obras del taller alfonsí: la Estoria de España y la General estoria. En lo que concierne a los pronombres relativos qui y quien, la citada autora, sin hacer recuentos estadísticos, destaca la especialización del pronombre qui en la introducción de oraciones de relativo con antecedente implícito y la presencia de quien en relativas con antecedente explícito y en contextos preposicionales.

10Los trabajos de Fernández-Ordóñez muestran, a partir del uso de uno u otro relativo, la diversidad de amanuenses que participaron en la elaboración de esta historia universal. Tanto en la primera como en la cuarta parte de la General estoria los relativos qui y quien desempeñan las funciones de sujeto y término de preposición en la oración subordinada. No obstante, la proporción de usos de cada relativo es distinta en estas dos partes. En la primera parte de la General estoria, el empleo de los pronombres está igualado (49% qui; 51% quien), mientras que en la cuarta parte hay un claro predominio de qui sobre quien (70% qui; 30% quien). El uso mayoritario del pronombre qui en el códice regio de 1280 se relaciona, de nuevo, con el leonés oriental.

Reseña de estudios previos sobre los relativos qui y quien

  • 11 Gessner, 1894.
  • 12 Kuersteiner, 1911.

11Tampoco son muy abundantes los estudios que abordan, desde una perspectiva histórica y dialectal, el funcionamiento de los relativos. La primera investigación diacrónica de los relativos, tanto pronombres como adverbios, se remonta al siglo xix. Gessner, por ejemplo, estudia la sintaxis de estas unidades lingüísticas prestando una especial atención a la etapa medieval11. Hasta el artículo de Kuersteiner, el estudio del filólogo alemán constituyó la principal fuente de información sobre los relativos en español antiguo12. El mencionado autor analiza, en una obra castellana de finales del siglo xiv, el Rimado de Palacio, el comportamiento sintáctico de los pronombres y adverbios relativos tanto con antecedente explícito como implícito y atendiendo a tres variables: naturaleza e influencia del antecedente, naturaleza de la oración y sintaxis de los relativos. Según este autor, el pronombre quien, en relativas con antecedente explícito, se refiere, sobre todo, a antecedentes personales y, en todo caso, a objetos personificados y realiza las funciones de sujeto y término de preposición y encabeza tanto relativas especificativas como explicativas. En relativas con antecedente implícito, quien también desempeña las funciones de sujeto y término de preposición. No aporta ningún dato sobre el relativo qui, porque, a finales del siglo xiv, dicho relativo ya ha desaparecido del dialecto castellano.

12En 1926, quince años después de la publicación del trabajo de Kuersteiner, Par estudia, a partir de los Documentos lingüísticos de España. Reino de Castilla, la sintaxis de los relativos qui y que en un contexto concreto: con antecedente expreso y función de sujeto. Tras el análisis de estos textos recopilados por Menéndez Pidal, Par observa que el pronombre qui remite casi siempre a antecedentes personales masculinos y el relativo que se relaciona frecuentemente con antecedentes de cosa femeninos. Para explicar las pautas de comportamiento de estas dos unidades lingüísticas, el mencionado autor acude a la etimología. Así pues, sostiene que el predominio de qui con antecedentes personales masculinos es un uso heredado de los pronombres latinos de los que procede qui y quis, los cuales poseían los valores semánticos de género masculino y persona. Del mismo modo, el frecuente uso del relativo que con antecedentes de cosa femeninos se relaciona con los pronombres latinos quae y quid, de los que heredó respectivamente el género femenino y el carácter no personal.

13Par señala, además, la progresiva pérdida del pronombre qui con antecedente en el Reino de Castilla y apunta que la decadencia del relativo qui en su uso con antecedente experimenta una gradación de norte a sur: en el sur de Castilla el empleo del relativo qui con antecedente desaparece casi totalmente a principios del siglo xiii. En cambio, en los territorios del norte se conserva el pronombre qui en este contexto de uso hasta el siglo xiv. La persistencia de qui con antecedente en Murcia y la Rioja Baja continúa más allá del siglo xiv por la influencia del aragonés y el catalán.

  • 13 Par, 1929, 1931.

14En otros estudios posteriores, Par analiza el funcionamiento de los relativos qui y que con antecedente y en caso nominativo en los dialectos catalán y aragonés13. Al igual que en Castilla, la doble oposición basada en el género y en el carácter personal del antecedente rige también el comportamiento de estos dos pronombres en los dialectos orientales. Según se deduce de los estudios de Par, el empleo de qui con antecedente fue decreciendo progresivamente en los dialectos orientales. En aragonés, el relativo qui es forma minoritaria frente a que en el siglo xiv, aunque su uso se prolonga hasta finales de la Edad Media. La decadencia de qui en aragonés se produjo por la frecuente aparición del relativo que en uno de sus contextos de uso: relativas con antecedentes personales de género masculino. El pronombre quien también intervino en la desaparición del relativo qui en aragonés, pero más adelante, dado que a principios de la Edad Media la presencia de quien era muy escasa en el oriente peninsular. Igualmente, en catalán la progresiva aparición del relativo que en los contextos de uso de qui desencadena la decadencia de dicho pronombre. Hasta el siglo xiii el relativo qui, en el dialecto catalán, se relacionaba con todo tipo de antecedentes, independientemente del género y del carácter personal. No obstante, a lo largo del siglo xii, el progresivo uso del pronombre que con antecedentes personales y no personales femeninos restringió la referencia de qui a los antecedentes personales de género masculino.

  • 14 Ridruejo Alonso, 1977.

15Por su parte, Ridruejo Alonso estudia el funcionamiento sintáctico del relativo qui en la obra de Berceo atendiendo tanto a los contextos con antecedente como sin antecedente14. Ridruejo observa que, en relativas con antecedente explícito, el pronombre qui se relaciona con antecedentes personales masculinos y con antecedentes no personales femeninos, por lo que, en contraste con lo expuesto por Par, la doble oposición basada en el género y en el carácter personal del antecedente no determina el comportamiento sintáctico de los relativos qui y que en este tipo de contexto. Es, en cambio, la función sintáctica realizada por el relativo en la subordinada la que sí influye en la selección de uno u otro pronombre, dado que el relativo qui se especializa en la función sintáctica de sujeto y el relativo que desempeña las funciones de sujeto, objeto directo y atributo. En relativas con antecedente tácito, el pronombre qui incorpora un significado léxico de persona y realiza la función de sujeto y el relativo que se refiere implícitamente a cosas y desempeña cualquier tipo de papel sintáctico. Por ello, Ridruejo Alonso sostiene que, en este contexto de uso, el rasgo personal regula el funcionamiento de estos dos pronombres.

16Ridruejo también señala la presencia del relativo qui en contextos preposicionales e indica que, cuando este pronombre va precedido de preposición, no solo se refiere a antecedentes personales masculinos, sino también a antecedentes no personales de cualquier género. Según este investigador, el uso de los pronombres qui o que precedidos de preposición no depende de rasgos sintácticos o semánticos, sino, más bien, de las características fónicas de los relativos. En este contexto, qui, a diferencia de que, recibiría acentuación. Así pues, con antecedentes no personales y precedido de preposición, el pronombre qui encabeza oraciones explicativas y especificativas. En cambio, el relativo que, en este contexto, solo introduce oraciones especificativas, ya que, el pronombre en cuestión no aparece al principio de un grupo melódico y, por tanto, en una oración explicativa, debido al carácter proclítico del relativo y de la preposición.

  • 15 Elvira, 1989.

17Algo más posterior es el estudio de Elvira sobre la sintaxis de los relativos qui y quien en español antiguo15. A partir de un corpus de textos medievales, analiza los usos sintácticos de los pronombres qui y quien en relativas con antecedente explícito. Del trabajo de este autor se deduce que, aunque en el dialecto castellano los dos relativos puedan aparecer en las dos posiciones sintácticas, qui muestra una cierta preferencia por la función de sujeto y quien por la de término de preposición. Atendiendo a los estudios de Par y Ridruejo Alonso, Elvira señala que los rasgos semánticos, carácter personal y género del antecedente, no regulan el uso de los relativos qui y quien cuando encabezan relativas especificativas. Sin embargo, estos rasgos sí que intervienen en la distribución de usos de estos dos pronombres cuando introducen relativas explicativas. Ello se debe al distinto estatus sintáctico que los pronombres relativos adquieren en cada una de estas oraciones. En las relativas especificativas, el pronombre qui funciona como una partícula subordinante y, por tanto, su antecedente resulta perfectamente identificable sin necesidad de indicar los rasgos semánticos. Por el contrario, en las explicativas el pronombre se comporta como un demostrativo y, como tal demostrativo, ha de indicar con qué elemento establece una relación anafórica. Por ello, en estas últimas oraciones la oposición basada en el carácter personal y el género sí regula el uso del relativo qui.

18Las restricciones semánticas no intervienen en la distribución de usos del relativo qui cuando este aparece precedido de una preposición, ya que se relaciona con cualquier tipo de antecedente tanto en oraciones especificativas como explicativas. Al igual que Par, Elvira también señala la temprana desaparición del pronombre qui con antecedente en el dialecto castellano, pues, más a allá del siglo xiii, solo se conserva en contextos preposicionales. La persistencia del relativo qui con antecedente en castellano está relacionada con el pronombre quien, dado que, posiblemente, la analogía entre estos dos pronombres en relativas con antecedente tácito se extendió a las relativas con antecedente explícito, contexto en el que el pronombre quien constituye siempre el término de una preposición.

Metodología

19De los estudios anteriores se deduce que, para realizar un análisis completo de la sintaxis de los relativos qui y quien, es necesario examinar el funcionamiento de estas unidades en todos los posibles contextos de uso y atendiendo a distintas variables lingüísticas. Por ello, en el presente trabajo, estudiamos los relativos qui y quien en los distintos contextos sintácticos en los que aparecen: relativas con antecedente explícito y relativas con antecedente implícito. En las relativas con antecedente explícito prestamos una especial atención al antecedente que, como sabemos, es un elemento nominal u oracional, externo a la subordinada, al que el relativo se refiere. Dicho elemento lo analizamos atendiendo a dos rasgos: uno semántico, carácter animado o inanimado del antecedente, y otro flexivo, género masculino o femenino. Además del tipo de antecedente, distinguimos el tipo de oración subordinada que encabeza el relativo. Los pronombres qui y quien, como nexos de subordinación, introducen una subordinada que puede ser especificativa, si restringe la extensión referencial del antecedente (Los alumnos que estaban distraídos no aprobaron el examen), o bien explicativa, si tan solo aporta una información suplementaria que contribuye a aumentar el conocimiento que el destinatario posee del antecedente (Los alumnos, que estaban distraídos, no aprobaron el examen). De ahí que las relativas especificativas incidan exclusivamente sobre el núcleo nominal al que añaden rasgos intensionales y, por su parte, las relativas explicativas modifiquen directamente al sintagma nominal, que ya es una categoría con valor extensional. Junto a estas dos variables, examinamos también la función sintáctica que el relativo realiza en la subordinada.

20En las relativas con antecedente implícito, distinguimos dos tipos: relativas semilibres (El que estaba distraído no aprobó el examen) y relativas libres (Quien esté distraído no aprobará el examen). En la tradición gramatical no existe unanimidad de propuestas en el análisis de las relativas semilibres. Algunos proponen que el antecedente del relativo es un elemento nominal tácito que aparece materializado en el artículo. Otros, en cambio, sostienen que es el artículo el que, en función de pronombre, realiza este papel de antecedente. Sea como fuere, lo que resulta evidente es que las relativas semilibres presentan una estructura distinta a las relativas libres, dado que en este último tipo de oraciones no hay remisión anafórica a un antecedente, sino que es el propio relativo el que, en virtud de sus rasgos léxicos, desempeña la función de antecedente. La falta de un antecedente implica un análisis distinto en este tipo de oraciones. Por ello, prestamos una especial atención a la función sintáctica que el relativo realiza en la subordinada y, en el caso de las relativas semilibres, también nos centramos en los rasgos flexivos del artículo.

  • 16 A lo largo del presente trabajo, se aportan una serie de tablas en las que, además del porcentaje (...)

21El análisis cualitativo se acompaña de un análisis cuantitativo16 con el propósito de estudiar minuciosamente el funcionamiento sintáctico de los pronombres qui y quien en la cuarta parte de la General estoria. Ello nos permite conocer la frecuencia con la que cada uno de estos pronombres aparece en un determinado contexto sintáctico, introduce una relativa especificativa o explicativa, realiza una determinada función sintáctica o se relaciona con un determinado tipo de antecedente.

22Por otro lado, la cuarta parte de la General estoria constituye una obra esencial para estudiar desde una perspectiva histórica y dialectal los usos sintácticos de los relativos qui y quien. La conservación del manuscrito original nos permite obtener un análisis representativo de la lengua del pasado. Además, los textos prosísticos, al no estar sujetos a los condicionantes de la métrica y la rima, pueden ser testimonios más fiables para estudiar la sintaxis de la subordinación.

Sintaxis de los relativos qui y quien en la General estoria IV

  • 17 Para llevar a cabo este análisis, hemos utilizado la edición crítica de la cuarta parte de la Gene (...)

23El siguiente apartado se divide en varias secciones con el fin de analizar de manera más detallada y clara el comportamiento sintáctico de los relativos qui y quien17. Cada una de estas secciones está dedicada a los usos que presentan los pronombres en los distintos contextos sintácticos en los que intervienen. Así pues, el primer apartado se centra en el funcionamiento que estas unidades manifiestan en las relativas con antecedente explícito. El segundo apartado se encuentra dedicado a las relativas con antecedente implícito, que a su vez se divide en otras dos secciones, relativas semilibres y relativas libres, para distinguir los usos que cada pronombre muestra en estas oraciones sin antecedente. Reservamos también un tercer apartado a examinar el funcionamiento de la variante quin. Por último, realizamos unas observaciones sobre la unidad lingüística que se forma tras la combinación de los pronombres qui y quien con el verbo volitivo querer.

24Sin detenernos más en cuestiones de organización discursiva, nos centraremos en el funcionamiento sintáctico que presentan los relativos qui y quien en la cuarta parte de la General estoria. Observamos que los dos pronombres aparecen en todos los contextos sintácticos posibles: relativas con antecedente explícito y relativas con antecedente implícito, tanto relativas libres como semilibres. No obstante, la proporción de usos de cada pronombre no es similar, como muestra el número de ocurrencias encontradas: 887 casos de qui (78%) y 254 casos de quien (22%). Estas diferencias de empleo se ponen de manifiesto en los distintos contextos sintácticos. En las relativas con antecedente implícito hay un claro predominio de qui con respecto a quien, especialmente en las relativas semilibres. En cambio, en las relativas con antecedente explícito los dos pronombres presentan unos porcentajes de uso muy parecidos.

25Si tenemos en cuenta los datos numéricos, en el 98% de los casos el relativo qui encabeza una relativa semilibre y en el 2% restante quien. Del mismo modo, en el contexto de las relativas libres qui es el pronombre seleccionado para introducir esta clase de oraciones con antecedente implícito, pues en el 81% de los casos qui encabeza una relativa libre y solamente en el 19% restante el pronombre quien introduce este tipo de subordinada. Por el contrario, en las relativas con antecedente explícito los pronombres qui y quien encabezan este tipo de oraciones en una proporción similar: 52% qui y 48% quien.

Tabla 1. Contexto sintáctico

Contexto sintáctico

Qui

Quien

Relativas con antecedente

52% (205)

48% (193)

Relativas semilibres

98% (455)

2% (9)

Relativas libres

8 % (227)

19% (52)

Relativas con antecedente explícito

26En las relativas con antecedente explícito, examinamos el funcionamiento sintáctico de los pronombres qui y quien teniendo en cuenta tres variables lingüísticas: tipo de antecedente, clase semántica de la relativa que introducen y función sintáctica que desempeñan en la subordinada.

  • 18 Conviene señalar que hemos incluido los sustantivos que denotan divinidades en la parte superior d (...)

27En cuanto al tipo de antecedente, hemos clasificado los sintagmas nominales que preceden al relativo atendiendo a la posición que ocupan en la escala de animación (humano > animado > inanimado). Los sustantivos que designan personas y los pronombres personales e indefinidos se sitúan en el primer eslabón de esta cadena semántica. También forman parte de los antecedentes con rasgo + humano los pronombres demostrativos desprovistos de sus respectivas significaciones locales y los sustantivos que designan deidades, los cuales son muy abundantes por el contenido bíblico y mitológico del texto18. Dentro de los antecedentes animados, hemos incluido aquellos casos en los que el relativo se relaciona con sustantivos que denotan animales y plantas. En la parte inferior de la escala de animación, situamos aquellos nombres que designan elementos carentes de vida.

28En la cuarta parte de la General estoria el pronombre qui hace referencia a los distintos tipos de antecedentes mencionados: humanos (1), (2), (3), (4), animados (5) e inanimados (6):

(1) E los omnes del rey qui andavan por toda la villa buscando omnes estraños e prendiéndolos nuncua metieron mientes d’aquella casa (GE4I, p. 96).
(2) Mas , qui esso dizes, dim dónd lo sabes o por ó (GE4I, p. 64).
(3) E aquel qui de Olimipias á de nacer lidiando conquerirá las yentes e los regnos (GE4II, p. 310).
(4) Señor Dios, qui siempre fuste e eres e serás, e que eres coñocedor de las cosas coñoçudas e encubiertas (GE4I, p. 293).
(5) La figura de la luna otrossí en so carro, e el carro sobre dos toros quil levavan (GE4I, p. 52).
(6) E señor mío Dios […] e abre los tos ojos e vey el nuestro destroimiento e el nuestro assolamiento e la cibdad sobre qui es llamado el to nombre (GE4I, p. 281).

29No obstante, se relaciona con cada uno de ellos en una proporción muy distinta: humanos 94%, animados 2% e inanimados 4%. Como revelan los porcentajes, el relativo qui muestra una cierta preferencia por los antecedentes situados en la parte superior de la escala de animación. Dentro de los antecedentes humanos, los más abundantes son los sustantivos que denotan personas, dado que en el 52% de los casos el pronombre qui remite a este tipo de sintagmas nominales (7). En el 23% de los casos, qui tiene como antecedente un pronombre demostrativo de referencia personal despojado de su valor locativo (8). Tampoco es muy elevado el porcentaje de uso que el relativo qui presenta con los nombres propios de deidades: 13% (9). La relación de qui con el resto de los pronombres es aún más reducida: personales 8% (10) e indefinidos 4% (11).

(7) Mas el rey Marcora e Marinot, mio padre, eran hermanos, e Marcora non avié fijo qui regnasse (GE4I, p. 47).
(8) Ca aquel qui estos males aduxo sobre vós, él mismo vos librará de manos de vuestros enemigos (GE4I, p. 456).
(9) E de la su mexiella [las lágrimas de la bibda] suben fasta’l cielo, e Dios, qui es oidor, non se deleitará en ellas (GE4II, p. 584).
(10) Nós, qui nos gloriamos en todas las cosas, ¿algo valdremos?, ca él poderoso es en todas las cosas sobre todas sus obras (GE4II, p. 597).
(11) Si avrié ý alguno qui sopiesse maestría por ó pudiesse toller aquel poder a aquellos ídolos (GE4I, p. 68).

30Si atendemos al género de los sintagmas nominales que ocupan la primera posición en la escala de animación, observamos que en el 95% de los casos el relativo qui se refiere a antecedentes humanos de género masculino (12). Las manifestaciones femeninas, que suponen el 5% de los casos, son 8 ejemplos de sustantivos personales (13), (14) y 1 ejemplo de pronombre demostrativo (15).

(12) E dioles maestros qui les enseñassen a todos en ebraigo e en caldeo e en lo de la provincia (GE4I, p. 57).
(13) En aquel templo yaze toda la fortaleza de Egipto, e aquella vieja qui tod esto fizo (GE4I, p. 46).
(14) E otrossí faré tu madre, qui te engendró (GE4II, p. 372).
(15) En tod esto llegávasse ya el tiempo de parir la reína Olimpias, e començól a doler el vientre como a aquellas a qui toma el parto (GE4II, p. 311).

31Con respecto a los antecedentes animados, la referencia a este tipo de antecedente solo supone el 2%, pues únicamente encontramos 5 ejemplos en los que el pronombre qui remite a un antecedente animado, de los cuales 2 son masculinos (16), (17) y los otros 3 femeninos (18), (19).

(16) La figura de la luna otrossí en so carro, e el carro sobre dos toros quil levavan (GE4I, p. 52).
(17) E de aderredor de la villa fasta mucho término aluén era todo lleno de muchas viñas e de muchos árvoles qui levavan muchas frutas (GE4I, p. 171).
(18) E en verdad vos digo que todos los bárbaros unadamient comunal seso an, e semejan todos a las bestias con qui moran en la tierra (GE4II, p. 365).
(19) Ca evad que vos yo enviaré serpientes muy malas contra qui non vale encantamiento ninguno (GE4I, p. 348).

32También es muy escaso el uso del pronombre qui con antecedentes inanimados. Tan solo hallamos 7ejemplos en los que el relativo qui se relaciona con sustantivos que designan objetos o elementos desprovistos de animacidad. De estas 7 ocurrencias, que suponen el 4% de los casos, 4 son de género masculino (20) y los otros 3 restantes de género femenino (21). En algunos de los ejemplos encontrados el sustantivo que designa el objeto admite una interpretación animada al ser dotado de vida propia (22).

(20) El coraçon qui dos carreras entrare non avrá bienandança (GE4II, p. 539).
(21) E señor mío Dios […] e abre los tos ojos e vey el nuestro destroimiento e el nuestro assolamiento e la cibdad sobre qui es llamado el to nombre (GE4I, p. 281).
(22) Evásme a ti, monte de pestilencia […] qui corrompes e dañas toda la tierra (GE4I, p. 427).

33Por su parte, el relativo quien presenta una distribución de usos muy parecida a la del pronombre qui en lo que se refiere al tipo de antecedente. El relativo quien se relaciona con toda clase de antecedentes, pero, al igual que qui, manifiesta una cierta predilección por los antecedentes situados en la parte superior de la escala de animación: humanos 93%, animados 1% e inanimados 6 %. Dentro de los sintagmas nominales con rasgo +humano, también predomina el uso del pronombre quien con sustantivos que denotan personas (23), ya que en el 74% de los casos dicho relativo remite a este tipo de antecedente. En otros ejemplos, quien se relaciona anafóricamente con pronombres indefinidos (24) y demostrativos (25) de referencia personal. La frecuencia con la que dicho relativo alude a estos antecedentes pronominales es más bien escasa: 17% demostrativos y 4% indefinidos. También es mínimo el uso del pronombre quien con los nombres propios de deidades (26): 5%.

(23) Ivan ý muchas mugieres e entr’ellas una mancebiella virgen fija de un romano a quien dizién Virginio (GE4II, p. 116).
(24) Segund cuenta otrossí Josefo, d’uno a quien diera él por su barraganía que fiziera grandes heredamientos por donadío (GE4I, p. 212).
(25) Alexandre, acabado as ya el cabo de la edad, e dévete engañar aquel de quien lo tú non esperas (GE4II, p. 394).
(26) Rey Nabucodonosor, non conviene a nós responderte de tal cosa como esta, mas ahé nuestro Dios, a quien onramos e aoramos, que nos puede sacar de la foguera d’aquel fuego e librarnos de las tus manos (GE4I, p. 262).

34Como ocurre con el relativo qui, dentro de los antecedentes humanos, hay un claro predominio del género masculino sobre el femenino, puesto que en el 94% de los casos el pronombre quien se relaciona anafóricamente con antecedentes humanos masculinos (27) y en el 6% restante con antecedentes humanos femeninos (28), (29). De los 10 ejemplos femeninos que hallamos en el texto, 8 son sustantivos personales, 1 nombre propio de deidad (30) y 1 pronombre demostrativo (31).

(27) Porque el profeta Daniel era omne a quien amava Dios (GE4I, p. 164).
(28) E aun sobr’ esso dizié Xerses esta otra razón: […] mas que éll que era fijo de madre reína e madre a quien el rey non coñociera si non después que él regnó (GE4II, p. 64).
(29) Fízose el rey Ciro que avié miedo de las yentes de la tierra e d’aquella reína Tamaris a quien assí avié entrado en la tierra (GE4I, p. 244).
(30) Un entallador que avié nombre Fidias fizo a onrada de Minerva, a quien sos gentiles llamavan deessa de los saberes e de batalla, una imagen de marfil grant (GE4II, p. 122).
(31) E levó la fija del rey de Aximon, aquella de quien avemos dicho quel enviara el rey, so padre, en present, e diola por mugier al rey Baltasar, so fijo (GE4II, p. 186).

35En cuanto a los antecedentes animados, tan solo encontramos un ejemplo en el que el pronombre quien hace referencia a este tipo de antecedente. Dicho ejemplo, que supone el 1 % de los casos, es de género masculino. La presencia de la preposición a delante del relativo quien, que realiza la función de complemento directo en la subordinada, constata el carácter animado del antecedente.

(32) Apaz los ganados del matamiento a quien matavan los que los tenién en poder e non se dolién e los davan a vender (GE4II, p. 22).

36En lo que concierne a los antecedentes inanimados, el pronombre quien presenta unos porcentajes de uso muy reducidos con los referentes que ocupan la última posición en la escala de la animacidad. Solamente encontramos 11 ejemplos, que suponen el 6% de los casos. De estas 11 manifestaciones, 7 son de género masculino y 4 de género femenino. En alguno de los ejemplos encontrados, el pronombre quien se relaciona con un sustantivo locativo que admite una interpretación animada al designar no solo el lugar, sino también el conjunto de personas que residen en ese espacio. La presencia de la preposición a delante del relativo quien evidencia el carácter animado del antecedente (34), (35).

(33) E quemarán las casas sobre quien sacrificavan a Bal e a los dioses agenos (GE4I, p. 392).
(34) Torna la tu mano como vendimiador al logar a quien yo fablaré e mandaré e castigaré que oya (GE4I, p. 343).
(35) E essos profetas mismos serán destroídos a espada e a fambre e los pueblos a quien ellos profetaron derribados e echados en las carreras de Jerusalem (GE4I, p. 358).

  • 19 Esto es, de la variable al relativo. Hasta el momento, los porcentajes aportados en cuanto al tipo (...)

37A tenor de lo expuesto, parece que los relativos qui y quien muestran un funcionamiento similar en lo que se refiere al tipo de antecedente, dado que ambos pronombres tienden a relacionarse con los antecedentes humanos y con el género masculino. Si realizamos el análisis cuantitativo desde una perspectiva onomasiológica19, observamos que los dos pronombres encabezan relativas con antecedentes humanos en una proporción parecida (qui: 52%, quien: 48%). Los mismos porcentajes muestra el relativo qui con respecto a quien en las relativas con antecedentes humanos de género masculino (qui: 52%, quien: 48%). En cambio, predomina el uso de este pronombre con antecedentes animados (qui: 83% y quien: 17%). No obstante, como hemos visto, el número de manifestaciones en las que los relativos qui y quien remiten a antecedentes animados es muy escaso. Algo parecido ocurre con los antecedentes inanimados. Aunque el pronombre quien con respecto a qui encabece relativas con antecedentes inanimados en un mayor número de ocasiones (qui: 40%, quien: 60%), ello no implica que quien sea el relativo seleccionado para relacionarse con los antecedentes situados en la parte inferior de la escala de animación.

Tabla 2. Tipo de antecedente atendiendo a la escala de animación

Tipo de antecedente Qui Quien
Humano 52% (193) 48% (181)
Animado 83% (5) 17% (1)
Inanimado 40% (7) 60% (11)

38Del mismo modo, los relativos qui y quien presentan una distribución de usos parecida en lo que respecta al género del antecedente. Ambos pronombres manifiestan una cierta predilección por los antecedentes de género masculino, dado que son muy escasos los ejemplos en los que los relativos qui y quien se refieren a antecedentes femeninos. Los datos numéricos no nos permiten determinar cuál de estos dos relativos suele ser el seleccionado para encabezar relativas con antecedentes femeninos, pues los porcentajes de uso son muy próximos. En el 52% de los casos, el relativo qui alude a antecedentes femeninos y en el 48% restante es el pronombre quien el que se relaciona con este tipo de antecedente. Sí encontramos 15 ejemplos en los que el relativo qui hace referencia a antecedentes femeninos, 9 son humanos, 3 animados y 3 inanimados. En el caso de quien, hallamos 14 ejemplos, de los cuales 10 son humanos y 4 inanimados. De ello se deduce que en esta variedad dialectal los pronombres qui y quien no son los seleccionados para encabezar relativas con antecedentes femeninos, sino que existe otro relativo en el sistema que se encarga de llevar a cabo esta función. Además, la preferencia de los pronombres qui y quien por los antecedentes humanos condiciona, en gran medida, el uso frecuente de estos relativos con antecedentes masculinos, ya que, en la cuarta parte de la General estoria, la mayoría de los antecedentes humanos son de género masculino.

39Asimismo, los datos numéricos muestran que el género del antecedente no influye en la selección de uno u otro relativo en la variedad dialectal de esta obra alfonsí. De ahí que los dos pronombres manifiesten una pauta de comportamiento similar en lo que se refiere a esta variable flexiva, como revela la proximidad de los porcentajes de qui y quien tanto con antecedentes masculinos como con femeninos.

Tabla 3. Género del antecedente

Género del antecedente Qui Quien
Masculino 51% (190) 49% (179)
Femenino 52% (15) 48% (14)

40En lo que concierne al tipo de oración subordinada que introducen, los dos pronombres encabezan relativas especificativas y explicativas. La introducción de una u otra oración no está directamente relacionada con el tipo de relativo, sino, más bien, con la posición que ocupa el antecedente en la escala de definitud.

41Los nombres propios y los pronombres personales se sitúan en la parte superior de esta escala, dado que al tratarse de expresiones referenciales designan a una entidad única e identificable (definitud) de la que se afirma su existencia (especificidad). Los relativos qui y quien introducen oraciones explicativas cuando se relacionan con antecedentes delimitados referencialmente, como los nombres propios (36), (37) y los pronombres personales (38), (39), ya que estas oraciones no intervienen en la restricción referencial del antecedente, sino que tan solo proporcionan una información adicional que no es necesaria para identificarlo.

(36) El rey […] llamó luego a Olofernes, qui era príncep de la cavallería del rey, e díxol: -Tomarás grand poder de todos mios regnos (GE4I, p. 482).
(37) Onde dizen los autores de los gentiles que Febo, a quien ellos llamavan dios del sol, que tantas feridas le dio fasta que la mató (GE4I, p. 205).
(38) Esta es cosa que yo non faré, ca non me es dado de lo dezir si non al rey mismo, e aun en guisa que nin lo oyas tú nin omne del mundo si non él solo e yo, qui gelo diré (GE4I, p. 113).
(39) , qui moras en las cuevas e en los forados de las piedras, e te esfuerças a tomar el alteza del collado (GE4I, p. 421).

  • 20 En otros ejemplos, el pronombre demostrativo, que funciona como antecedente del relativo, ocupa un (...)

42En cambio, con los antecedentes situados en la parte inferior de la escala de definitud, los relativos qui y quien suelen encabezar oraciones especificativas, las cuales delimitan la extensión referencial del antecedente. Los pronombres demostrativos20 (40), (41), los sintagmas nominales indefinidos (42), (43), los pronombres indefinidos (44), (45) y los sintagmas nominales no determinados (46), (47), que designan a un referente no identificable, son los antecedentes que ocupan las últimas posiciones de la escala de definitud. Además, en los ejemplos (44), (45), (46) y (47), el modo subjuntivo de la relativa especificativa da cuenta del carácter inespecífico del antecedente.

(40) -Muy consagrado árvol dime quién será aquel qui me a de engañar (GE4II, p. 394).
(41) Bueno es ell aver d’aquel a quien non es pecado en la conciencia (GE4II, p. 553).
(42) E era ende señora una reína a qui dizién Cliofilis Candacis (GE4II, p. 395).
(43) Ivan ý muchas mugieres e entr’ellas una mancebiella virgen fija de un romano a quien dizién Virginio (GE4II, p. 116).
(44) Si avrié ý alguno qui sopiesse maestría por ó pudiesse toller aquel poder a aquellos ídolos (GE4II, p. 68).
(45) Nin serié fallado oy ninguno quien la judgasse ante ti (GE4I, p. 257).
(46) Escoge tú mancebos con qui cumplas tus cavallerías e tus guerras (GE4II, p. 320).
(47) Fizieran maestros e cabdiellos a quien dieran sus dignidades e poderes de tener la tierra a derecho (GE4II, p. 515).

43Con los sintagmas nominales definidos, que se sitúan en la mitad de la escala de definitud, los relativos qui y quien encabezan oraciones especificativas (48), (49) y explicativas (50), (51). No obstante, con este tipo de referente, predomina el uso del pronombre qui en oraciones especificativas y el del pronombre quien en oraciones explicativas.

(48) E el orebze qui les dio el fuego en vano los solló e fundió ý el plomo (GE4I, p. 344).
(49) E mostrósse por omne enseñado assí como se lo éll era contra los príncipes a quien él demandara ayuda y gela non dieran (GE4I, p. 98).
(50) Dizen que vino porque finara una vieja fechizera […] por cuya razón llamaron a aquel tiemplo la pared de la vieja, qui los obró e encantó en tiempos de la reína Doluca (GE4I, p. 119).
(51) Los maestros de tierra de Esparte, a quien el rey Demarato dixiemos que enviara las tablas enceradas con su poridad, pues que sopieron lo que en ellas dizié (GE4II, p. 73).

44Aunque los dos relativos intervienen en la introducción de los dos tipos de subordinadas, los datos revelan la existencia de un posible reparto funcional entre los dos pronombres en lo que se refiere a esta variable lingüística. Si atendemos a los porcentajes, en el 56% de los casos el pronombre qui encabeza una relativa especificativa y en el 44% restante es el relativo quien el que introduce este tipo de subordinada. En cambio, la distribución de usos de estos dos pronombres se invierte en el contexto de las relativas explicativas: en el 42% de los casos qui introduce oraciones explicativas y en el 58 % restante quien encabeza esta clase semántica de subordinadas. De estos datos se deduce que el relativo qui tiende a especializarse en la introducción de relativas especificativas, mientras que el pronombre quien muestra una cierta preferencia por las relativas explicativas.

Tabla 4. Tipo de relativa

Tipo de relativa Qui Quien
Especificativa 56% (151) 44% (117)
Explicativa 42% (54) 58% (76)

45Por otro lado, como ya se ha indicado, la introducción de uno u otro tipo de oración subordinada se asocia también con el carácter definido o indefinido del antecedente. El uso mayoritario del pronombre quien con relativas explicativas no solo implica la selección del mencionado relativo en este contexto sintáctico, sino también la predilección del pronombre quien por los antecedentes situados en las posiciones más altas de la escala de definitud y, especialmente, por los nombres propios, puesto que no encontramos ejemplos en los que el relativo quien se relacione anafóricamente con pronombres personales. Por su parte, el pronombre qui manifiesta una cierta preferencia por los antecedentes indefinidos al introducir, en un mayor número de ocasiones, relativas especificativas.

Tabla 5. Tipo de antecedente atendiendo a la escala de definitud

Tipo de antecedente Qui Quien
Nombres propios 35% (29) 65% (53)
Pronombres personales 100% (14)
SN definidos 50% (66) 50% (67)
Pronombres demostrativos 58% (41) 42% (30)
SN indefinidos 33% (5) 67% (10)
Pronombres indefinidos 57% (12) 43% (9)
SN no determinados 61% (38) 39% (24)

46Con respecto a la función que realizan en la oración subordinada, los pronombres qui y quien presentan un comportamiento sintáctico notablemente distinto en lo que se refiere a esta variable lingüística. Cuando en las relativas con antecedente explícito el pronombre ha de desempeñar la función sintáctica de sujeto, el relativo qui suele ser el nexo de subordinación seleccionado para encabezar este tipo de oraciones. Si tenemos en cuenta los datos numéricos, en el 97% de los casos qui realiza la función de sujeto y solamente en el 3% restante quien desempeña este papel sintáctico. En cambio, la situación es distinta cuando el relativo que introduce la oración subordinada aparece precedido de una preposición. En este contexto sintáctico, es el pronombre quien el que suele realizar la función de término preposicional, puesto que en el 82 % de los casos quien forma parte de un sintagma preposicional y en el 18% restante es qui el que constituye el término de una preposición (TDP).

Tabla 6. Función sintáctica

Función sintáctica Qui Quien
Sujeto 97% (164) 3% (5)
TDP 18% (41) 82% (188)

47Como muestran los porcentajes, qui es el pronombre del caso nominativo y quien es el pronombre término de preposición por excelencia. Pese a ello, encontramos un número considerable de ejemplos en los que el relativo qui desempeña distintas funciones como término preposicional. La función de complemento de régimen es la más abundante con un total de 14 ejemplos, que suponen el 34% de los casos. A esta función le siguen las de complemento directo, complemento circunstancial y complemento indirecto con unos porcentajes de uso muy próximos: 24% CD, 22% CC, 20% CI.

48A continuación, ilustramos, con alguno de los ejemplos más representativos, las funciones sintácticas de sujeto (52) y de término de preposición: C. Régimen (53); CD (54); CC (55); CI (56) llevadas a cabo por el relativo qui.

(52) Oyeron los fijos de Israel qui moravan en tierra de Judea esto que fazié Nabucodonosor contra los otros dioses de los gentiles (GE4I, p. 485).
(53) Entre los egipcianos e los de Nuba e los de Açuén, de qui diz la Estoria que es ý aún oy por departimiento de términos entre aquellas tierras e las yentes d’ellas (GE4I, p. 166).
(54) Sepa la tu grandez que aquel Alexandre, a qui tu dizes moço, que á gastada e destroída la nuestra provincia (GE4II, p. 332).
(55) E pues que Alexandre espertó el sueño, fizo venir ante sí un so adevino que trayé él, e era el omne sabio con qui fablava Alexandre sus poridades (GE4II, p. 325).
(56) E dígovoslo por él yo, a qui él lo mandó (GE4I, p. 130).

49Por su parte, el relativo quien, que se decanta por las funciones regidas por preposición, también desempeña, en la oración subordinada, los papeles sintácticos de complemento de régimen, complemento directo, complemento indirecto y complemento circunstancial. Los porcentajes más elevados se asocian a las funciones de complemento de régimen y complemento directo, aunque, como revelan los datos, el pronombre quien manifiesta, por poco, una cierta preferencia por el caso acusativo: 38% CD, 34% C. Régimen. De las otras funciones, complemento indirecto y complemento circunstancial, encontramos un menor número de ocurrencias, lo que se muestra en los porcentajes: 15 % CI, 13% CC.

50Los siguientes ejemplos ilustran las distintas funciones que desempeña el relativo quien cuando constituye el término de un sintagma preposicional: CD (57); C. Régimen (58); CI (59); CC (60).

(57) E moviénse ellos a aver este consejo por sí mismos, que se temién d’él, mas faziénlo mucho por el rey Creso, a quien amavan todas las cibdades e los otros pueblos (GE4I, p. 236).
(58) E fueron ante de Creso muchos reis de los lidios de quien contavan muchas cosas e muchos avenimientos (GE4I, p. 237).
(59) Entró Daniel a aquel Ariot a quien dixera Nabucodonosor que matasse a los sabios de Babiloña (GE4I, p. 258).
(60) E a cabo de tiempo fue él mismo en aquella mandadería, e cuando fue en la carrera puso quel tomara mal e que era enfermo, e echava la culpa de la tardança a sos compañeros, sin quien se non podié fazer por derecho ninguna cosa que nada valiesse (GE4II, p. 81).

51Tan solo encontramos 5 ejemplos en los que el relativo quien se relaciona con el caso nominativo, lo que muestra el apego de dicho pronombre por los usos preposicionales. Además, una de estas manifestaciones presenta características sintácticas reseñables. En el ejemplo (61), el relativo quien encabeza una oración especificativa, puesto que se relaciona anafóricamente con un antecedente indefinido e inespecífico, el pronombre ninguno. Ello pone de manifiesto que, en la cuarta parte de la General estoria o, más bien, en el siglo xiii, no existe todavía la restricción sintáctica del castellano actual que impide al pronombre quien desempeñar la función de sujeto cuando introduce una subordinada especificativa.

(61) Ca rey la palabra que tú demandas grieve es, nin serié fallado oy ninguno quien la judgasse ante ti (GE4I, p. 257).

52A tenor de lo expuesto, los relativos qui y quien muestran un funcionamiento sintáctico similar en lo que se refiere al tipo de antecedente, puesto que ambos tienden a relacionarse con los antecedentes humanos de género masculino. No obstante, con las otras variables lingüísticas, tipo de subordinada relativa y función sintáctica, el comportamiento de los dos pronombres difiere sustancialmente, en especial, en la función sintáctica. Pese a que los dos relativos intervienen en la introducción de los dos tipos de subordinada, el pronombre qui encabeza, en un mayor número de ocasiones, oraciones especificativas y el relativo quien, por el contrario, tiende a especializarse en la introducción de relativas explicativas. Aunque la diferencia porcentual entre los dos pronombres en lo que respecta a esta variable lingüística no es muy elevada, la inversión de los porcentajes permite sugerir la existencia de un posible o, más bien, incipiente reparto funcional entre los relativos qui y quien en la introducción de un tipo u otro de oración subordinada. Más esclarecedores son los datos numéricos de los pronombres qui y quien en cuanto a la variable de la función sintáctica, puesto que no cabe duda de que qui es el pronombre del caso nominativo y quien es el pronombre del régimen preposicional.

Relativas con antecedente implícito

53En estas oraciones, el análisis del funcionamiento de los pronombres qui y quien se basa esencialmente en la función sintáctica que desempeñan en la subordinada. En las relativas semilibres, además de prestar una especial atención a la función, también nos detenemos en el análisis de los rasgos flexivos del artículo que precede al relativo.

  • 21 Para más información acerca de la discusión sobre la interpretación elíptica o no de las relativas (...)

54Como ya se indicó, de acuerdo con la interpretación por la que se opte, las relativas semilibres presentan dos estructuras. Si se considera que el antecedente es un núcleo nominal elíptico, el elemento que precede al relativo es un artículo determinativo que, por medio de los rasgos de género y número, permite recuperar cierta información flexiva del antecedente. En la otra interpretación, no existe un elemento nominal tácito, sino que es el artículo el que, en forma de pronombre, funciona como antecedente del relativo21.

55Del mismo modo, la ausencia de un antecedente no nos permite analizar estas oraciones teniendo en cuenta el tipo semántico de la subordinada que introducen. En la tradición gramatical se interpretan como relativas especificativas. No obstante, este análisis solo sería posible en la interpretación basada en la elipsis, siempre y cuando el elemento nominal tácito fuera un antecedente no restringido referencialmente. En la otra propuesta de estudio, el carácter pronominal del artículo anula la posibilidad de ser modificado por una relativa especificativa.

56Parece evidente que las relativas semilibres constituyen un tema de estudio controvertido, sujeto a varias posibilidades de análisis. En cambio, en las relativas libres, la falta de un antecedente se suple por medio de un nexo de subordinación polivalente que, además de enlazar la subordinada a la principal, funciona como antecedente de la oración que encabeza. De ahí que tan solo analicemos las relativas libres atendiendo a la función que realizan los relativos qui y quien.

Relativas semilibres

57En este contexto sintáctico, hay un claro predominio del pronombre qui sobre quien, dado que solamente en 8 ejemplos el pronombre quien encabeza una relativa semilibre. En los casos encontrados, el artículo y el relativo no constituyen una única unidad lingüística, sino que estas dos piezas gramaticales disfrutan de una cierta autonomía sintáctica. Ello se pone de manifiesto tanto en la posibilidad de sustituir el artículo por un demostrativo como en la posibilidad de situar delante del artículo el cuantificador todos.

58Nótese que, en el siguiente ejemplo, es posible conmutar el artículo los por el demostrativo aquellos (63), así como anteponer el cuantificador todos al artículo (64).

(62) El rey cuando esto oyó, mandó luego prender todos los omnes cuantos fallassen estraños por toda la villa e a los qui los acogieran en sus casas (GE4I, p. 96).
(63) El rey cuando esto oyó, mandó luego prender todos los omnes cuantos fallassen estraños por toda la villa e a [aquellos] qui los acogieran en sus casas.
(64) El rey cuando esto oyó, mandó luego prender todos los omnes cuantos fallassen estraños por toda la villa e a [todos] los qui los acogieran en sus casas.

  • 22 Vid. Lapesa, 2000, p. 399.

59Aunque en el ejemplo anterior es clara la falta de cohesión entre el artículo y el relativo, encontramos otras manifestaciones en las que la concurrencia del artículo y el relativo con un elemento nominal, que puede funcionar como antecedente, favorece la pérdida de independencia sintáctica de estas dos unidades (65). Este sustantivo, que se sitúa inmediatamente antes del artículo y concuerda con este en género y número, propicia, con el tiempo, que el artículo, según la interpretación, deje de comportarse como antecedente del relativo o bien ya no determine al antecedente elidido para adquirir la función de un afijo flexivo que se une al relativo para facilitar la identificación del antecedente. Este proceso, que culmina en la consolidación de un relativo complejo, desencadena una nueva distribución de funciones que afecta al artículo y al sustantivo que lo precede. Asimismo, la presencia de una preposición antepuesta al artículo, que es exigida por el verbo de la oración subordinada, favorece la cohesión entre el artículo y el relativo. Pese a la existencia de este ejemplo, en la cuarta parte de la General estoria, la gramaticalización del relativo complejo no solo no ha culminado, sino que está en proceso de desarrollo. Ello muestra que el proceso de formación de esta pieza funcional, que no finaliza hasta el siglo xvii22, da sus primeros pasos en el siglo xiii.

(65) E venirles á esto porque desampararon a mí e tornaron ageno este logar e fizieron en él sacrificios a los dioses agenos, a los qui non coñocieron ellos nin sos padres nin los reis de Judá (GE4I, p. 366).

60Por otro lado, encontramos manifestaciones en las que, por medio de los rasgos flexivos del artículo, es posible identificar el sustantivo al que este hace referencia. Al contrario que en el ejemplo anterior, en estos casos, el artículo conserva su independencia sintáctica, lo que significa que el artículo funciona como antecedente del relativo, bien en función de pronombre o representando los rasgos flexivos del antecedente omitido. Además, el artículo se relaciona anafóricamente con un elemento nominal que, aunque aparece previamente en el discurso, no se sitúa inmediatamente antes de él. En la mayoría de los casos, este sustantivo es de género masculino (66), pues tan solo encontramos 4 ejemplos en los que el artículo alude a un referente femenino (67). El artículo en su forma femenina precede relativas semilibres encabezadas por qui, dado que el relativo quien solamente se relaciona con artículos masculinos.

(66) E estos alcaides del rey eran los qui guardavan las entradas de Egipto d’aquella part (GE4I, p. 15).
(67) Si as mugier que es segund tu alma, non la eches, e a la qui te malquisiere non te la encreas en todo to coraçón como fizo Sansón en Dálida (GE4II, p. 544).

61No obstante, en otros ejemplos no es posible recuperar contextualmente el elemento al que el artículo se refiere, pues en ellos el artículo admite una interpretación genérica, siendo sustituible por las expresiones todo el que o cualquiera que. Asimismo, estas oraciones adquieren un carácter hipotético si el verbo de la relativa aparece flexionado en modo subjuntivo (70).

(68) Maldito el qui faze con engaño la obra de Dios (GE4I, p. 417).
(69) El qui teme a Dios fará buenos fechos (GE4II, p. 554).
(70) Rey, tú mandeste que todos cuantos aquí éramos […] nos echássemos en tierra e aorássemos a aquella tu imagen, e el qui lo non fiziesse que serié luego metudo en un forno rojo e quemado (GE4I, p. 261).

62También es muy habitual que el pronombre qui encabece relativas semilibres que forman parte de la estructura de una copulativa enfática, esto es, de una oración constituida por el verbo ser en la que se quiere destacar alguno de sus componentes. Los integrantes de estas construcciones sintácticas son, como ya he mencionado, el verbo ser, un segmento focal y una relativa semilibre. En la cuarta parte de la General estoria, los elementos que constituyen la copulativa enfática presentan el siguiente orden: segmento focal + verbo ser relativa semilibre.

(71) E él es el qui puede omillar a los que andan en sobervia (GE4I, p. 269).
(72) E tú eres el qui siempre fust e serás (GE4I, p. 453).

63En cuanto a la función sintáctica que realizan en la subordinada, en las relativas semilibres vuelve a ponerse de manifiesto la preferencia del pronombre qui por el caso nominativo, dado que en el 98% de los casos este es el relativo seleccionado para realizar la función de sujeto (73). Solamente encontramos 19 ejemplos en los que aparece precedido de un índice preposicional exigido por el verbo de la oración subordinada. Como término de preposición, el pronombre qui desempeña las funciones de CD (74) y CI (75), siendo la más abundante la de CD con un total de 13 ejemplos, que suponen el 70 % de los casos.

(73) E dize sobr’esto la estoria que el qui catasse las riquezas que allí vinién e al rey que dexasse al rey e que alabasse las riquezas (GE4II, p. 72).
(74) A los qui yo crié e nodrecí el mio enemigo los gastó (GE4I, p. 437).
(75) E a los qui la sapiencia se muestra por vista, ámanla en visión e en la conocencia de las sus grandezas d’ella (GE4II, p. 535).

64El escaso número de manifestaciones del pronombre quien en este contexto sintáctico revela la supremacía de qui en este tipo de oraciones subordinadas. En 7 de los 8 casos encontrados, desempeña la función sintáctica de sujeto (76), (77) y solamente en 1 constituye el término de una preposición regida por el verbo de la subordinada. En este ejemplo, se relaciona con el caso acusativo (78).

(76) Bienaventurados son los quien te oíron e onrados en la tu amistad (GE4II, p. 603).
(77) E a los que se non querién mandar por él e se paravan rebeldes mandávalos a los otros prender e açotar segund que era puesta la pena contra’l quien la postura crebantara (GE4I, p. 213).
(78) E avemos de catar por todas estas cosas los malos dichos de los envidiosos por nos guardar d’ellos, a los quien es a mí mester de responder por cadaúnas obras (GE4I, p. 331).

Tabla 7. Función sintáctica

Función sintáctica Qui Quien
Sujeto 98% (436) 2% (7)
TDP 95% (19) 5% (1)

65Aunque tan solo en 20 ejemplos los pronombres qui y quien realizan la función de término preposicional, no son pocas las manifestaciones en las que los mencionados relativos aparecen precedidos de una preposición. En estos casos, la preposición no pertenece a la oración subordinada, sino que es exigida por el verbo de la oración principal. De modo que el relativo desempeña la función de sujeto en la subordinada y la relativa semilibre constituye el argumento o adjunto preposicional del verbo regente CI (79), CD (80), CC (81).

(79) Mas a los qui se repienten dio carrera de justicia (GE4I, p. 557).
(80) Ca aquel Dios aborrece al tuerto e a los qui lo fazen (GE4I, p. 554).
(81) Ca estas cosas dize el Señor contra los qui en este logar son engendrados (GE4I, p. 361).

66De los datos anteriores se deduce que el pronombre qui es el relativo seleccionado para encabezar este tipo de oraciones subordinadas. La presencia minoritaria del pronombre quien en las relativas semilibres explica que qui presente unos porcentajes muy elevados en todos los posibles contextos de uso, incluso como término preposicional. Pese a ello, el funcionamiento del relativo qui en las relativas semilibres apenas se diferencia del que manifiesta en las relativas con antecedente explícito. En los dos tipos de subordinadas, resulta evidente la preferencia del pronombre qui por la función de sujeto y por el género masculino, como muestran los rasgos flexivos del artículo. Aunque también el pronombre quien se relacione con el caso nominativo y con artículos masculinos, el escaso número de manifestaciones del relativo quien tan solo nos permite corroborar la supremacía de qui en las relativas semilibres.

Relativas libres

67El rasgo léxico de persona, que caracteriza a los relativos qui y quien, permite a estos dos pronombres encabezar relativas libres. En estas oraciones, la ausencia de un antecedente obliga a estas piezas gramaticales a funcionar no solo como nexos de subordinación, sino también como antecedentes de la subordinada que introducen. También en este tipo de relativas con antecedente implícito predomina el uso del pronombre qui, aunque no de una forma tan abrumadora como en las relativas semilibres. En este contexto sintáctico, ambos pronombres incorporan un contenido personal de valor inespecífico que otorga a la oración un sentido general o hipotético. Además de enlazar oraciones y funcionar como antecedente de la oración que encabezan, los pronombres qui y quien desempeñan una función sintáctica en la subordinada. Como en las relativas con antecedente explícito, el pronombre qui se especializa en el caso nominativo, mientras que el relativo quien realiza frecuentemente funciones preposicionales.

Tabla 8. Función sintáctica

Función sintáctica Qui Quien
Sujeto 86% (219) 14% (35)
TDP 32% (8) 68% (17)

68Tan solo encontramos 8 ejemplos en los que el relativo qui constituye el término de un sintagma preposicional. Como término de preposición, se relaciona con el caso dativo (82). En cambio, en 219 ocurrencias realiza la función de sujeto (83), (84).

(82) El seso es señor de todas las otras cosas, e a qui Dios le da tiene en él muy grand riqueza (GE4II, p. 421).
(83) Qui fuxiere ante la faz d’aquel pavor cadrá en la foya (GE4I, p. 419).
(84) E mandól entrar e assentarse en el cesto e fazer con aquellos fustes como qui rema (GE4I, p. 100).

69Aunque son más abundantes los casos en los que el pronombre quien realiza la función de sujeto en lugar de la de término preposicional en este contexto, con respecto al relativo qui, quien suele ser el nexo seleccionado para encabezar relativas libres en las que el pronombre ha de realizar funciones preposicionales. De un total de 52 ejemplos, en 35 casos es el sujeto de la subordinada y en los 17 restantes es término de preposición. Cuando constituye el término de un sintagma preposicional, realiza las funciones de CI (87), CD (88), CC (88), siendo estas dos últimas las más abundantes: 18% CI, 35 CD, 47% CC.

(85) E fue yendo fasta que llegó a la perra e al niño. E la perra reñiól como quien le quisiesse comer (GE4I, p. 211).
(86) E assí comol tomó ella, católa el niño e esclarecióle la cara como quien quisiesse reír (GE4I, p. 212).
(87) E fiz todas estas cosas con la mi grand fortaleza e con el mio brazo tendudo e di la tierra a quien vi que me fizo plazer (GE4I, p. 380).
(88) Los huessos del rey de Judá e los huessos de los sos príncipes [...] esparzerlos al sol e echarlos an a la luna e a toda la cavallería del cielo, lo que ellos amaron e a quien servieron [CD] et tras quien andudieron [CC] e a quien buscaron e aoraron [CD] (GE4I, p. 347).

70Como en las relativas semilibres, también en este tipo de relativas con antecedente implícito son frecuentes los ejemplos en los que el pronombre qui aparece precedido de una preposición. Sin embargo, en estos casos, el relativo desempeña la función de sujeto en la subordinada porque la preposición es exigida por el verbo de la oración principal.

(89) Nin tengo por bien nin quiero que fagas esso que dizes, ca non me semeja derecho de buscar muert a qui me non fizó aún por qué (GE4I, p. 26).
(90) Si non, sepas que me pesará tanto de coraçon que lo avré a mostrar e sentirlo á qui lo buscare (GE4I, p. 55).

Quin

71En la cuarta parte de la General estoria, encontramos la forma quin que, posiblemente, constituye una variante gráfica del relativo quien. La pérdida de la e sugiere la existencia de una posible pronunciación sin diptongo en el siglo xiii. Sin embargo, la imposibilidad de acceder a la lengua oral de la Edad Media nos impide saber si realmente esta forma quin es el reflejo de una pronunciación no diptongada o si simplemente constituye una mera variante gráfica del relativo quien.

72En la historia universal, hallamos 8 manifestaciones de la forma quin como relativo, pues, como pronombre interrogativo, aparece en 7 casos. En 3 de los 8 ejemplos encontrados encabeza relativas con antecedente explícito, siendo este antecedente humano y de género masculino. En dichas oraciones la variante quin aparece precedida de preposición y desempeña la función de CC (91), (92). En las 5 ocurrencias restantes introduce relativas libres en las que se relaciona con el caso nominativo (93), (94).

(91) E en el cuarto logar, por los años de los reis de Israel e de Judá, en quin se acabó la cuarta edad e entra empós ella la quinta (GE4I: 5).
(92) E tomó ciento de los omnes buenos e sesudos, e fízolos senadores por quin se mantoviessen el común del pueblo de Roma so el mandado dell rey (GE4I: 79).
(93) Mejor es el qui obra bien e es abondado en todas cosas que quin se gloría e non á pan que coma (GE4II: 548).
(93) Ay quin se calla, e este es fallado por sabio, e otro malquerudo qui es demesurado a fablar (GE4II: 561).

73Los ejemplos anteriores muestran que la variante quin presenta un funcionamiento sintáctico muy similar al del relativo quien, especialmente por la realización de funciones preposicionales en relativas con antecedente explícito.

  • 23 Conviene señalar que, aunque el Espéculo es una obra del siglo xiii, el manuscrito en el que figur (...)

74Otro texto elaborado en el taller alfonsí, el Espéculo (1255), atestigua la existencia de la variante quin. En esta obra legislativa, la presencia de esta forma es mínima, dado que tan solo encontramos 2 ejemplos. En uno de ellos quin introduce una subordinada especificativa con antecedente pronominal y realiza la función de CI (95). En el otro ejemplo encabeza una relativa libre y se relaciona con el caso nominativo (96)23.

(94) Et dezimos demas que tal pleito como este non lo puede otro njnguno judgar ssi non aquel a quin lo manda el rrey (CORDE).
(95) Non ffallarie quin lo rrazonasse (CORDE).

  • 24 Texto del Archivo Histórico Nacional, Clero, Salamanca, carpeta 1883, nº 20.

75Hallamos otra manifestación de la variante quin en un texto notarial de 1260 localizado geográficamente en Salamanca24. En el ejemplo encontrado, la forma quin introduce una relativa libre y desempeña la función sintáctica de sujeto. La preposición que precede a esta variante pertenece al verbo de la oración principal.

(97) Todo homne que esta heredade demandar que nós lo derredremos ende e fagamos sana a todo tiempo al arcidano sobredicho o a quin su buena hereda (CODEA+2015 0503).

76Tanto en las obras alfonsíes como en el documento notarial la variante quin muestra un comportamiento análogo, pues aparece en los mismos contextos sintácticos: relativas libres y relativas con antecedente explícito. El escaso número de ocurrencias nos impide dibujar el mapa dialectal de la forma quin. No obstante, los ejemplos encontrados nos permiten documentar la presencia de esta variante en el castellano occidental.

Quienquier y Quiquier

77También en la cuarta parte de la General estoria encontramos ejemplos en los que los pronombres qui y quien forman, junto con la tercera persona del singular del presente de subjuntivo del verbo querer, los relativos indefinidos quienquiera y quiquiera. En los casos encontrados, estas unidades, que adquieren una interpretación inespecífica al gramaticalizarse con el verbo volitivo querer, no se comportan como relativos, sino, más bien, como pronombres indefinidos que constituyen el antecedente de una subordinada especificativa encabezada por el relativo que. En este texto tan solo hallamos estos pronombres en su forma apocopada.

(98) Quiquier quel viesse avrié miedo e vergüença d’él (GE4I, p. 210).
(99) Quiquier que estropeçare en las tiniebras non se te condoldrá de ti (GE4I, p. 587).
(100) Dios avié poder en el regno de los omnes, e a quienquier que quisiesse alçarié e farié señor d’él (GE4I, p. 272).
(101) E esto te durará siete años fasta que sepas que el muy Alto señorea sobr’el regno de los omnes, e a quienquier que él quisiere dará el regno (GE4I, p. 268).

Variedad dialectal de la General estoria IV

78La falta de una monografía sobre la lengua de la General estoria nos impide conocer la adscripción dialectal de esta obra del taller alfonsí. Además, la cantidad de amanuenses que participaron en la redacción de este texto historiográfico, de los que prácticamente se desconoce su origen, dificulta esta tarea de investigación. Hasta el momento los trabajos realizados, que estudian uno o varios aspectos lingüísticos en uno de los códices regios originales, coinciden en que la variedad dialectal de la cuarta parte de la General estoria se caracteriza por la presencia de rasgos noroccidentales.

79En lo que concierne al funcionamiento sintáctico de los pronombres qui y quien, en la cuarta parte de la General estoria, hay un claro predominio del pronombre qui sobre quien, dado que solamente en el 22% de los casos se selecciona a quien para realizar las funciones características de un pronombre relativo. Aunque estas dos piezas gramaticales aparecen en todos los contextos sintácticos posibles, relativas con antecedente explícito y relativas con antecedente implícito, cada uno de estos pronombres se especializa en una serie de usos concretos. Qui manifiesta una cierta preferencia por las relativas con antecedente implícito, especialmente por las relativas semilibres; mientras que quien, por su parte, suele introducir relativas con antecedente explícito. En este contexto sintáctico, ambos pronombres se relacionan, sobre todo, con antecedentes humanos masculinos. Sin embargo, en lo que se refiere al tipo semántico de la subordinada que encabezan, el uso de estos dos relativos es diferente, pues qui se especializa en la introducción de relativas especificativas y quien tiende a encabezar relativas explicativas. De ello se deduce que el pronombre qui suele relacionarse con antecedentes no restringidos referencialmente y, en cambio, quien se refiere, en un mayor número de casos, a antecedentes definidos. Las diferencias de uso entre los pronombres qui y quien son aún más significativas en lo que se refiere a la función sintáctica que desempeñan en la subordinada. Qui realiza, en prácticamente la totalidad de los casos, la función de sujeto y quien, por el contrario, constituye casi siempre el término de un sintagma preposicional.

  • 25 Corominas y Pascual, 1980-1991, p. 705.

80A tenor de lo expuesto, en la variedad dialectal de la cuarta parte de la General estoria, el funcionamiento de los relativos qui y quien está regulado básicamente por principios sintácticos. Excepto en las relativas semilibres en las que la escasez de ejemplos de quien no aporta unos datos representativos en cuanto a la variable sintáctica, en el resto de los contextos de uso la función determina la selección de uno u otro pronombre. De modo que tanto en las relativas con antecedente explícito como en las relativas libres cuando el pronombre ha de realizar la función de sujeto tiende a utilizarse qui, mientras que cuando el relativo constituye el término de una preposición quien es el pronombre seleccionado. Posiblemente el criterio sintáctico, que parece regular el comportamiento de los relativos qui y quien en el dialecto de la cuarta parte de la General estoria, está relacionado con el étimo latino del que proceden estas dos unidades lingüísticas. Según Corominas y Pascual, el pronombre qui tiene su origen en la fusión de dos paradigmas: el interrogativo latino quis y el relativo nominativo qui, del que heredó, seguramente, la función sintáctica de sujeto25. Por su parte, el relativo quien procede del acusativo quem del pronombre interrogativo latino quis. Probablemente, a partir de la función de CD que heredó de su étimo latino, el relativo quien extendió su uso al resto de los contextos preposicionales.

  • 26 Par, 1926.

81Menor es la influencia que ejercen los principios semánticos en el funcionamiento de los pronombres qui y quien en la modalidad lingüística de esta historia universal. Si atendemos al tipo de antecedente, los dos relativos se relacionan con antecedentes humanos en una proporción parecida. Así pues, por una diferencia porcentual de un 4% (12 ejemplos), el pronombre qui presenta un porcentaje de uso más elevado que quien en la introducción de relativas con antecedentes humanos. La frecuente aparición de quien en las relativas con antecedente explícito es un claro indicio del futuro retroceso que el pronombre qui experimentará en este contexto sintáctico, dado que, como ya anunció Par, a finales del siglo xiii, el uso de qui queda relegado a encabezar relativas con antecedente implícito en el dialecto castellano26. En cuanto al tipo semántico de la subordinada que introducen, el pronombre qui tiende a especializarse en la introducción de relativas especificativas, mientras que quien encabeza, en un mayor número de ocasiones, relativas explicativas. No obstante, en 34 ejemplos más que quien, el pronombre qui introduce una subordinada especificativa y, el relativo quien con respecto a qui encabeza en 22 casos más relativas explicativas. De estos datos se deduce que las variables semánticas, tipo de antecedente y clase de oración subordinada, no son un factor determinante en la selección de uno u otro relativo.

82Algo similar ocurre con el género del antecedente en la variedad dialectal de la cuarta parte de la General estoria. Aunque los dos pronombres se relacionan frecuentemente con antecedentes masculinos, ello no implica necesariamente la preferencia de estos relativos por el género masculino. Más bien la relación de los pronombres qui y quien con el género masculino se debe a la predilección de estos por los antecedentes humanos, los cuales, en la cuarta parte de la General estoria, son sobre todo masculinos. Además, como revelan los porcentajes, los relativos qui y quien se usan con antecedentes masculinos y femeninos en una proporción similar (masculino: qui 51 %, quien 49%; femenino: qui 52%, quien 48%), por lo que esta variable flexiva tampoco define el comportamiento de los relativos qui y quien en el dialecto de esta obra alfonsí.

83Pese a que la diferencia porcentual que existe entre los usos de los pronombres qui y quien en las variables semánticas no sea muy elevada, da cuenta de la existencia de un posible reparto funcional entre los dos pronombres para encabezar, por un lado, subordinadas especificativas o explicativas y, por otro lado, para introducir relativas con antecedentes humanos o relativas con antecedente implícito. No obstante, los usos de los relativos que giran en torno a estos rasgos semánticos no están todavía tan delimitados como los que dependen de los principios sintácticos, dado que los pronombres qui y quien sí que presentan una distribución de usos consolidada en lo que se refiere a la función sintáctica que desempeñan en la subordinada. De ahí que, como hemos dicho en apartados anteriores, el relativo qui sea el pronombre del caso nominativo y el relativo quien el pronombre de los usos preposicionales en esta variedad lingüística.

  • 27 Prieto Entrialgo, 2015, p. 78.
  • 28 Nos referimos a las colecciones diplomáticas de los Monasterios de San Andrés de Espinareda y San (...)

84Desde una perspectiva dialectal, el funcionamiento sintáctico que presentan los relativos qui y quien en la cuarta parte de la General estoria también corrobora la influencia de los dialectos occidentales. En las variedades dialectales del occidente peninsular el sistema de pronombres relativos se caracteriza por el predominio de quien frente a qui. Además, algunos dialectos occidentales, como el astur-leonés, pronto se decantaron por el uso del pronombre quien, pues el relativo qui desaparece a finales del siglo xiii o principios del siglo xiv en esta modalidad lingüística27. Del mismo modo, algunas colecciones diplomáticas28, que constituyen un testimonio del leonés occidental, atestiguan la ausencia del relativo qui en el occidente peninsular. En estos documentos notariales tan solo aparece el pronombre quien en el contexto de las relativas libres, realizando las funciones de sujeto y de término preposicional.

  • 29 Aún a principios del siglo xv el pronombre qui encabeza relativas con antecedente explícito en tes (...)
  • 30 Para analizar el funcionamiento sintáctico del relativo qui en este texto oriental, hemos usado la (...)

85En los dialectos del oriente peninsular la situación es completamente distinta. El relativo qui goza de una plena vitalidad sintáctica, mientras que la presencia del pronombre quien es minoritaria. Además, frente a la temprana desaparición de qui en los dialectos occidentales, en el oriente peninsular todavía en el siglo xvi perdura el uso de este pronombre29. El funcionamiento sintáctico que presentan los relativos qui y quien en el oriente peninsular se pone de manifiesto en el Liber regum30, un texto histórico y narrativo de principios del siglo xiii (1196-1209). En este testimonio no encontramos ejemplos que atestigüen la presencia del pronombre quien en esta área dialectal. En cambio, el relativo qui aparece en dos contextos sintácticos: relativas con antecedente explícito y relativas semilibres. En el 84% de los casos dicho pronombre encabeza relativas con antecedente explícito y este antecedente es casi siempre humano y de género masculino (76%). En el 16% de los casos restantes, encabeza relativas semilibres. En ambos contextos de uso solamente realiza la función sintáctica de sujeto.

  • 31 Vid. Bautista Pérez, 2017. Conviene señalar que la edición de este autor de los Anales navarro-ar (...)
  • 32 Como muestra el estudio de Nagore Laín, 2003, todavía en el siglo xiv persiste la supremacía de qu (...)

86Del mismo modo, otra obra histórica que ha sido recientemente descubierta, los Anales navarro-aragoneses hasta 123931, da cuenta del comportamiento sintáctico de los relativos qui y quien en los dialectos del oriente peninsular. Como en el Liber regum, este texto analístico corrobora la ausencia del pronombre quien en las variedades orientales. Solo encontramos ejemplos de qui, un total de 4, en los que introduce relativas con antecedentes humanos masculinos y realiza la función sintáctica de sujeto32.

  • 33 De estas colecciones, hemos analizado un total de 179 documentos del siglo xiii: 122 están conteni (...)
  • 34 En el clásico estudio de Staaff, 1907, sobre el dialecto histórico leonés, los relativos qui y qui (...)

87En la cuarta parte de la General estoria la presencia de los pronombres qui y quien pone de manifiesto que en la variedad dialectal de esta obra alfonsí confluyen los sistemas de relativos del occidente y oriente peninsulares. Algo similar ocurre en los textos notariales de las colecciones diplomáticas de los Monasterios de Sahagún y de Trianos, situados al oriente de León33. En estos testimonios, el comportamiento sintáctico de los pronombres qui y quien presenta algunas similitudes con el que estos manifiestan en la cuarta parte de la General estoria. Del mismo modo que en la historia universal, en estos textos predomina el uso del relativo qui frente a quien, dado que en el 78% de los casos se selecciona al pronombre qui y en el 22% restante a quien. El pronombre qui aparece en todos los contextos sintácticos, pero, sobre todo, en el contexto de las relativas libres (70%). Cuando encabeza relativas con antecedente explícito, se relaciona con antecedentes humanos masculinos. Además, aunque desempeña las funciones de sujeto y término de preposición, manifiesta una cierta preferencia por la función de sujeto en todos los contextos de uso (80%). Por su parte, el pronombre quien tan solo encabeza relativas libres y, aunque realiza tanto la función de sujeto como la de término de preposición, en la mayoría de los casos, constituye el término de un sintagma preposicional (70%)34.

88De los datos anteriores se deduce que, al igual que en la cuarta parte de la General estoria, el funcionamiento de los relativos qui y quien en estas colecciones diplomáticas también está regulado por principios sintácticos, pues es la función sintáctica el factor lingüístico que determina la selección de uno u otro relativo. De ahí que el pronombre qui tienda a realizar la función de sujeto y el pronombre quien constituya, en la mayoría de los casos, el término de un sintagma preposicional. No obstante, también existen diferencias entre los usos sintácticos que los relativos qui y quien presentan en estas colecciones diplomáticas y los que manifiestan en la cuarta parte de la General estoria. En los documentos notariales ambos pronombres encabezan, sobre todo, relativas libres, mientras que en la obra alfonsí el pronombre qui suele introducir relativas semilibres y quien tiende a aparecer en relativas con antecedente explícito. Estas diferencias pueden estar condicionadas por las características del tipo de texto. Así pues, la cuarta parte de la General estoria es una obra narrativa e histórica de redacción libre no sujeta a una estructura determinada, mientras que los testimonios notariales son textos rígidos caracterizados por el uso de fórmulas estereotipadas.

89No obstante, pese a estas diferencias, el funcionamiento sintáctico de los relativos qui y quien también nos permite afirmar que la variedad dialectal de la cuarta parte de la General estoria es un tipo de castellano occidental que se aproxima a las características del leonés oriental.

Conclusiones

90El análisis del comportamiento sintáctico de los pronombres qui y quien en la cuarta parte de la General estoria, atendiendo a cuatro variables lingüísticas (contexto sintáctico, tipo de antecedente, clase semántica de la relativa que introducen y función sintáctica que realizan en la subordinada) no solo nos ha permitido deslindar los principios lingüísticos que regulan la sintaxis de los relativos qui y quien en el sistema, sino también contribuir a la caracterización dialectal de la lengua de la cuarta parte de la General estoria.

91En esta obra historiográfica los pronombres qui y quien presentan una distribución de usos complementaria. En lo que se refiere al contexto sintáctico, qui tiende a introducir relativas con antecedente implícito, especialmente relativas semilibres, mientras que quien suele encabezar relativas con antecedente explícito. En las relativas semilibres, el artículo y el relativo disfrutan de una plena autonomía sintáctica, por lo que, en la cuarta parte de la General estoria o, más bien, en el siglo xiii, todavía no hay indicios de la gramaticalización de la estructura artículo + relativo.

92Los pronombres qui y quien manifiestan una cierta preferencia por los antecedentes humanos masculinos. No obstante, el empleo frecuente de los relativos qui y quien con antecedentes masculinos está directamente relacionado con la preferencia de estos por los antecedentes humanos, dado que, en el texto alfonsí, los antecedentes humanos femeninos son muy escasos. Así pues, el género del antecedente no influye en el funcionamiento sintáctico de estos dos relativos.

93En cuanto a la clase semántica de la subordinada que encabezan, quien se especializa en la introducción de relativas explicativas, mientras que qui suele encabezar relativas especificativas. No obstante, los porcentajes de uso más significativos de cada relativo giran en torno a la función sintáctica que desempeñan en la subordinada, dado que, excepto en las relativas semilibres, en el resto de los contextos sintácticos, se suele seleccionar qui cuando el pronombre ha de realizar la función de sujeto y, en cambio, se tiende a utilizar quien cuando el relativo aparece precedido de preposición. De ahí que sean los principios sintácticos los que determinen el uso de los pronombres qui y quien en la variedad dialectal de la cuarta parte de la General estoria.

94Este principio sintáctico, que regula el funcionamiento de los relativos qui y quien en la cuarta parte de la General estoria, también está presente en otros documentos notariales que constituyen un testimonio del leonés oriental. Las similitudes que existen entre el funcionamiento de los pronombres qui y quien en la obra alfonsí y los textos diplomáticos nos permiten corroborar la hipótesis de que la variedad castellana de la cuarta parte de la General estoria recibe la influencia de los dialectos occidentales y comparte una serie de características con el leonés oriental.

95Aunque la caracterización dialectal de la cuarta parte de la General estoria resulta una tarea difícil por la gran cantidad de amanuenses que participaron en la redacción de esta obra historiográfica, el análisis del funcionamiento sintáctico de los relativos qui y quien nos ha permitido llenar el casi vacío bibliográfico que existe en torno a la lengua de la General estoria.

Haut de page

Bibliographie

Álvarez Martínez, María A., El artículo como entidad funcional en el español de hoy, Madrid: Gredos, 1986.

Badia Margarit, Antonio M., Gramática catalana, 2 t., Madrid: Gredos, 1962.

Bautista Pérez, Francisco, «Anales navarro-aragoneses hasta 1239: edición y estudio», e- Spania, 26, 2017. url: http://e-spania.revues.org/26509 [consultado en junio de 2017]

Bello, Andrés, Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos, Ramón Trujillo (ed.), Madrid: Arco Libros, 1988 [1847].

Brucart, José M., «La estructura del sintagma nominal: las oraciones de relativo», in: Ignacio Bosque y Violeta Demonte (dir.), Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid: Espasa-Calpe, 1999, t. 1, p. 395-522.

Cavero Domínguez, Gregoria (ed.), Colección documental del Monasterio de San Esteban de Nogales (1149-1498), León: Centro de Estudios e Investigación «San Isidoro», 2001.

Cooper, Louis, El «Liber Regum». Estudio lingüístico, Zaragoza: Institución Fernando el Católico, 1960.

Corominas, Joan, y José A. Pascual, Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico, 6 t., Madrid: Gredos, 1980-1991.

De la Fuente Crespo, Josefa (ed.), Colección documental del Monasterio de Trianos (1111-1520), León: Centro de Estudios e Investigación «San Isidoro», 2000.

Elvira, Javier, «“Qui” y “quien” con antecedente en español antiguo», Nueva Revista de Filología Hispánica, 37 (1), 1989, p. 1-18.

Elvira, Javier, «Las oraciones de relativo I. El nexo que», in: Concepción Company (dir.), Sintaxis histórica de la lengua española. Segunda parte: La frase nominal, México: UNAM, 2009, t. 2, p. 1411-1476.

Fernández-Ordóñez, Inés, «Alfonso X el Sabio en la historia del español», in: Rafael Cano Aguilar (coord.), Historia de la lengua española, Barcelona: Ariel, 2004, p. 381-423.

Corde = Real Academia Española, Banco de datos, Corpus diacrónico del español. url: http://www.rae.es [consultado en febrero-marzo de 2017].

Fernández-Ordóñez, Inés, «Orden de palabras, tópicos y focos en la prosa alfonsí», Alcanate: Revista de Estudios Alfonsíes, 6, 2008-2009, p. 139-172.

Fernández-Ordóñez, Inés, y Raúl Orellana (ed.), Alfonso X el Sabio, General estoria. Cuarta parte, Pedro Sánchez-Prieto Borja (dir.), 2 t., Madrid: Biblioteca Castro, 2009.

Fernández-Ordóñez, Inés, La lengua de Castilla y la formación del español. Discurso leído el 13 de febrero de 2011 en su recepción pública por la Excma. Sra. D.ª Inés.

Fernández-Ordóñez y contestación del Excmo. Sr. D. José Antonio Pascual, Madrid: Real Academia Española, 2011.

Fernández, José A. (ed.), Colección diplomática del Monasterio de Sahagún (857-1300), t. 5: (1200-1300), León: Centro de estudios e investigación «San Isidoro», 1994.

García, Serafina, Los transpositores oracionales en la obra histórica alfonsí, Oviedo: Universidad, 1990.

GEIV = Fernández-Ordóñez, Inés, y Raúl Orellana (ed.), Alfonso X el Sabio, General estoria. Cuarta parte, Pedro Sánchez-Prieto Borja (dir.), 2 t., Madrid: Biblioteca Castro, 2009.

Gessner, Emil, «Das spanische Relativ- und Interrogativpronomen», Zeitschrift für Romanische Philologie, 18, 1894, p. 449-497.

Girón Alconchel, José L., «Las oraciones de relativo II. Evolución del relativo compuesto el que, la que, lo que», in: Concepción Company (dir.), Sintaxis histórica de la lengua española. Segunda parte: La frase nominal, México: Universidad Autónoma de México-Fondo de Cultura Económica, 2009, t. 2, p. 1477-1590.

Githe (Grupo de Investigación Textos para la Historia del Español): CODEA + 2015 (Corpus de documentos españoles anteriores a 1800). url: www.corpuscodea.es [consultado en junio de 2017].

Jiménez Suárez, María J. (ed.), Colección documental del Monasterio de San Andrés de Espinareda, León: Centro de Estudios e Investigación «San Isidoro», 2005.

Kuersteiner, Albert F., «The Use of the Relative Pronoun in the Rimado de Palacio», Revue Hispanique, 24, 1911, p. 46-170.

Lapesa, Rafael, «“El”, “la”, “lo” como antecedente del relativo en español», in: Rafael Cano Aguilar y María Teresa Echenique (dir.), Estudios de morfosintaxis histórica del español, Madrid: Gredos, 2000, t. 1., p. 388-401.

Leonetti, Manuel, «El artículo», in: Ignacio Bosque y Violeta Demonte (dir.), Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid: Espasa-Calpe, 1999, t. 1, p. 787-891.

Matute, Cristina, Los sistemas pronominales en español antiguo. Problemas y métodos para una reconstrucción histórica, tesis doctoral, Universidad Autónoma de Madrid, 2004.

Moreno Bernal, Jesús, «Estudio lingüístico de la “Historia de Nabucodonosor” (General estoria cuarta parte) de Alfonso X», Revista de Filología Románica, 21, 2004, p. 81-119.

Nagore Laín, Francho, El aragonés del siglo xiv según el texto de la «Crónica de San Juan de la Peña», Huesca: Institución de Estudios Altoaragoneses, 2003.

Pato, Enrique, «Qual manera quier: “la interposición” en los indefinidos compuestos del español medieval», Revista de Filología Española, 92 (2), 2012, p. 273-310.

Par, Alfonso, «Qui y que en la Península Ibérica», Revista de Filología Española, 13, 1926, p. 337-349.

Par, Alfonso, «Qui y que en la Península Ibérica», Revista de Filología Española, 16, 1929, p. 1-34.

Par, Alfonso, «“Qui” y “que” en la Península Ibérica», Revista de Filología Española, 18, 1931, p. 225-234.

Pérez Saldanya, Manuel, «El modo en las subordinadas relativas y adverbiales», in: Ignacio Bosque y Violeta Demonte (dir.), Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid: Espasa-Calpe, t. 2, p. 3253-3323.

Prieto Entrialgo, Clara Elena., Los relativos en el asturiano medieval, Berna: Peter Lang, 2015.

Real Academia Española, Esbozo de una nueva gramática de la lengua española, Madrid: Espasa-Calpe, 1974.

Real Academia Española, Nueva gramática de la lengua española, 2 t., Madrid: Espasa-Calpe, 2009.

Ridruejo Alonso, Emilio, «El pronombre “qui” en los poemas de Berceo», Berceo, 92, 1977, p. 3-33.

Rodríguez Molina, Javier, La gramaticalización de los tiempos compuestos en español antiguo: cinco cambios diacrónicos, tesis doctoral, Madrid, Universidad Autónoma de Madrid, 2010.

Saralegui, Carmen, El dialecto navarro en los documentos del monasterio de Irache (958-1397), Pamplona: Institución Príncipe de Viana, 1977.

Staaff, Erik, Étude sur l’ancien dialecte léonais d’après des chartes du xiiisiècle, Upsala-Leipzig: Almqvist & Wiksell-Rudolf Haupt, 1907.

Haut de page

Notes

1 Manuscrito U: Urb. Lat. 539, Biblioteca Vaticana, Roma, 1280.

2 Moreno Bernal, 2004.

3 Fernández-Ordóñez, 2004.

4 Moreno Bernal, 2004.

5 Fernández-Ordóñez, 2004, p. 406-407.

6 Fernández-Ordóñez, 2008-2009.

7 Matute, 2004.

8 Matute, 2004, p. 411.

9 Rodríguez Molina, 2010.

10 García, 1990 y Fernández-Ordóñez, 2004 y 2011.

11 Gessner, 1894.

12 Kuersteiner, 1911.

13 Par, 1929, 1931.

14 Ridruejo Alonso, 1977.

15 Elvira, 1989.

16 A lo largo del presente trabajo, se aportan una serie de tablas en las que, además del porcentaje correspondiente, se incluye, entre paréntesis, el número de ocurrencias encontradas.

17 Para llevar a cabo este análisis, hemos utilizado la edición crítica de la cuarta parte de la General estoria de Fernández-Ordóñez y Orellana, 2009, que se basa en el manuscrito U. Todos los ejemplos aportados en el presente trabajo proceden de dicha edición.

18 Conviene señalar que hemos incluido los sustantivos que denotan divinidades en la parte superior de la escala de animación porque presentan un comportamiento similar al de los sintagmas nominales con rasgo + humano en ciertos fenómenos relacionados con la jerarquía de animacidad, como, por ejemplo, el marcado diferencial del objeto. Así pues, la presencia de la preposición a es obligatoria cuando estos sustantivos realizan la función de complemento directo (Los hombres adoraban a Febo / *Los hombres adoraban Febo). Además, dichos sustantivos son nombres propios, lo que favorece los rasgos animado y definido.

19 Esto es, de la variable al relativo. Hasta el momento, los porcentajes aportados en cuanto al tipo de antecedente se han realizado teniendo en cuenta el número total de manifestaciones de cada relativo, por lo que estos datos muestran el funcionamiento de estas unidades desde una perspectiva semasiológica, esto es, del relativo a la variable. En la perspectiva onomasiológica el número total de manifestaciones es la suma del total de ejemplos de qui y el total de casos de quien. Estos enfoques se combinan a lo largo del presente trabajo con el fin de realizar un análisis lo más detallado posible sobre los usos sintácticos de los relativos qui y quien.

20 En otros ejemplos, el pronombre demostrativo, que funciona como antecedente del relativo, ocupa una posición intermedia en la escala de definitud, dado que hace referencia a un individuo concreto que es identificable en el contexto. Así pues, en estos casos, el demostrativo se comporta como un sintagma nominal definido («Egressario, que fue aquel a quien Josefo oídes aquí que llama Jelesaro» [GE4I, p. 195]).

21 Para más información acerca de la discusión sobre la interpretación elíptica o no de las relativas semilibres, consúltese Bello, 1988 [1847], Esbozo de la RAE, 1974, Álvarez Martínez, 1986, Brucart, 1999 y Girón Alconchel, 2009.

22 Vid. Lapesa, 2000, p. 399.

23 Conviene señalar que, aunque el Espéculo es una obra del siglo xiii, el manuscrito en el que figuran estos ejemplos es una copia de fines del siglo xiv (MS. 10123 BNE), por lo que habría que plantearse la representatividad de los ejemplos encontrados.

24 Texto del Archivo Histórico Nacional, Clero, Salamanca, carpeta 1883, nº 20.

25 Corominas y Pascual, 1980-1991, p. 705.

26 Par, 1926.

27 Prieto Entrialgo, 2015, p. 78.

28 Nos referimos a las colecciones diplomáticas de los Monasterios de San Andrés de Espinareda y San Esteban de Nogales editadas respectivamente por Jiménez Suárez, 2005, y Cavero Domínguez, 2001. Hemos analizado un total de 49 documentos del siglo xiii, de los cuales 37 pertenecen a la colección del Monasterio de San Andrés de Espinareda y 12 a la de San Esteban de Nogales.

29 Aún a principios del siglo xv el pronombre qui encabeza relativas con antecedente explícito en testimonios navarros no jurídicos (Saralegui, 1977, p. 189). En el dialecto aragonés el uso del relativo qui en relativas con antecedente explícito desaparece a finales del siglo xv (Par, 1931). En catalán la vitalidad sintáctica de qui disminuye a partir del siglo xvi. No obstante, aunque en usos arcaicos, en el catalán actual dicho pronombre aparece en relativas con antecedentes humanos y realizando la función de sujeto (Badia Margarit, 1962, p. 254).

30 Para analizar el funcionamiento sintáctico del relativo qui en este texto oriental, hemos usado la edición de Cooper, 1960.

31 Vid. Bautista Pérez, 2017. Conviene señalar que la edición de este autor de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 se basa en el códice AM 805 4º (Arnamagnean Institute, Copenhague).

32 Como muestra el estudio de Nagore Laín, 2003, todavía en el siglo xiv persiste la supremacía de qui sobre quien en el oriente peninsular. En la Crónica de San Juan de la Peña, que constituye un testimonio del aragonés medieval, el mencionado autor solo documenta 1 ejemplo de quien. Asimismo, el pronombre qui presenta, en el siglo xiv, el mismo funcionamiento sintáctico que en la centuria anterior: introduce frecuentemente relativas con antecedentes humanos masculinos y realiza la función de sujeto.

33 De estas colecciones, hemos analizado un total de 179 documentos del siglo xiii: 122 están contenidos en la colección diplomática del Monasterio de Sahagún de Fernández, 1994, y los otros 57 pertenecen a la colección del Monasterio de Trianos de De la Fuente, 2000.

34 En el clásico estudio de Staaff, 1907, sobre el dialecto histórico leonés, los relativos qui y quien presentan el mismo funcionamiento. En estos textos notariales, procedentes de distintos monasterios leoneses, el pronombre qui aparece en todos los contextos, pero, sobre todo, en relativas libres (70%) y desempeña la función de sujeto (92%). Por su parte, quien solo encabeza relativas libres y realiza funciones preposicionales.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gema Herranz Martínez, « Los relativos qui y quien en la General estoria IV », Atalaya [En ligne], 17 | 2017, mis en ligne le 23 août 2018, consulté le 20 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/2722

Haut de page

Auteur

Gema Herranz Martínez

Universidad Autónoma de Madrid

Haut de page