Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier SEMYR : La General estoria d’Alphonse X : canon littéraire et changement linguistique

Las estorias alfonsíes como canon historiográfico de los sumarios cuatrocentistas castellanos

Les estorias d’Alphonse X comme canon historiographique des résumés castillans du xve siècle
The estorias of Alfonso X as a Historiographical Canon of the Fourteenth-Century Castilian Summaries
Blanca Garrido Martín

Résumés

Dans cet article, nous étudions la réception des estorias alphonsines, notamment et pour des raisons contextuelles, l’Estoria de España, dans le cadre de l’historiographie de la Castille à la fin du Moyen Âge. Nous établissons aussi les similitudes et les différences entre les chroniques d’Alphonse X et celles rédigées au xve siècle. Pour mettre en évidence la tension entre tradition et innovation historiographique, la seconde partie du travail met l’accent sur une œuvre spécifique, l’Atalaya de las corónicas (1443) d’Alfonso Martínez de Toledo, en tant que sommaire de chroniques qui a comme source principale l’oeuvre écrite sous Alphonse X. Dans ce sens, nous étudierons en profondeur les différents mécanismes d’élaboration textuelle que cet auteur emploie en fonction de ses objectifs.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este trabajo ha sido desarrollado con el apoyo del proyecto del Ministerio de Economía y Competitividad «La Escritura Elaborada en Español de la Baja Edad Media al Siglo xvi: Traducción y Contacto de Lenguas» (FFI2016-74828-P).

Texte intégral

De la historiografía alfonsí a la nueva concepción historiográfica bajomedieval

1El trabajo que aquí presentamos avanza en el tiempo hasta el otoño de la Edad Media, cuando la historiografía castellana experimenta una transformación conceptual múltiple por la que la misma acción de historiar sufrirá un giro interpretativo que promoverá un acercamiento a la historiografía cultivada por los cronistas alfonsíes, de la que se había alejado conscientemente en periodos anteriores. Las aspiraciones políticas de Alfonso X habían condicionado la composición de sus estorias y su concepción como modelo de regalismo; en ellas, se ofrecía una visión específica del pasado para aplicarla al presente y al futuro de los señoríos hispánicos. Esta concepción se mantuvo en el reinado de Sancho IV, no así en el de Fernando IV, en cuyo periodo el modelo cronístico será el de la crónica real; estas constituyen en esta época el marco ideal en que el historiador puede estructurar los hechos no ya solo cronológicamente, sino asociados a una figura concreta de la realeza. En ellas, el cronista tiene la libertad de interpretar los episodios históricos y adaptarlos a sus receptores, si bien esto no implica que la crónica sea reflejo del pensamiento del monarca en cuestión.

2Efectivamente, la Baja Edad Media es un tiempo de cambios (históricos, sociales, entre otros), y el género historiográfico no es ajeno a esta renovación, tanto en sus formas como en sus características ideológicas. Por un lado, perderá importancia la forma de la crónica general, al menos hasta el siglo xv; por el otro, se desea recuperar el modelo historiográfico impulsado por Alfonso XI, motivación que provocará la revisión de la Crónica elaborada por Sánchez de Valladolid en manos del canciller Pero López de Ayala, figura de gran importancia de este entramado que supone ahora la escritura historiográfica. Con él, la historiografía no es solo narración, también será valoración y análisis de las circunstancias contemporáneas a su redacción en virtud de los intereses de su autor; el pasado ya no importa demasiado, lo que es necesario explicar es el nuevo presente. Como consecuencia de la permanencia constante de esa lucha entre distintos bandos por el poder y la influencia sobre la monarquía, el encargo de las crónicas individuales se vio favorecido por la creencia de que la historia podía suponer un reconocimiento de la gloria de un personaje. Con las crónicas se garantiza la fama y el honor de quien encarga la obra; por tanto, la historiografía se convierte, sobre todo en el siglo xv, en un arma con un fuerte poder político en estos tiempos convulsos de pugna por el trono. Además, desde mediados del siglo xiv encontramos institucionalizado el cargo del cronista, un hombre de la corte letrado, profesional, que ocupaba un puesto burocratizado y contaba con el apoyo de colaboradores y distintos materiales para la composición de su encargo real. En este sentido, la construcción de la memoria histórica, especialmente a medida que llegamos y avanzamos en el siglo xv, se ve influida por el humanismo castellano y, además de la documentación, cobra importancia la visión del individuo, de las vivencias personales, incluso anecdóticas, de los cronistas.

  • 1 Vid. Jardin, 1991, Garrido Martín, 2017.

3Por otro lado, el periodo de reinado de Enrique III (1390-1406) supone una actualización de los géneros historiográficos como consecuencia de los hechos iniciados por el abuelo de dicho monarca: el ascenso de los Trastámara favorece el desarrollo de la crónica real como medio para la definición del nuevo presente, así como para fijar una trama ideológica propia. Esta obsesión por explicar el nuevo presente provoca cierto abandono del pasado, por lo que decae considerablemente la producción de las crónicas generales, y, posiblemente, este hecho tenga bastante que ver con la aparición en esta época de crónicas con el molde de un nuevo género historiográfico: los sumarios de crónicas1. De esta manera, apenas encontramos en la primera mitad del siglo xv obras que recuperen la tradición historiográfica alfonsí; solo contamos con tres textos: la Estoria del fecho de los godos, la Crónica de 1404 y la Crónica del moro Rasis, siendo esta última además compuesta con bastante anterioridad, mediados del siglo xiv, pues es utilizada como fuente por autores de la época, como el conde de Barcelos. No obstante, los manuscritos que la conservan la datan del primer cuarto del siglo xv y sus modelos lingüísticos se corresponden con esta datación.

  • 2 Vid. Tate, 1970, p. 281.

4El reinado de Juan II (1406-1454) supone una prolongación del amplio periodo de luchas internas en que distintos bandos aristocráticos competían entre sí por las influencias sobre los monarcas. En estas luchas desempeñaban un papel importante los escritos y los líderes solicitaban los servicios de los cronistas para que diseñaran narraciones que aumentaran la legitimidad de cada causa. El Cuatrocientos se caracteriza por ser un momento, por tanto, en el que las crónicas personales experimentan un gran apogeo en detrimento de las crónicas generales: junto a la crónica oficial de este rey, la Crónica de Juan II, hallamos obras capitales como la Crónica de don Álvaro de Luna o la Crónica de don Pero Niño o El Victorial, siendo a veces los testimonios y hechos del pasado contradictorios entre sí, según la distintas versiones que se ofrecen2. Esto ocurre porque la concepción de la escritura historiográfica ha cambiado radicalmente en el Cuatrocientos: en esta época se consolida la idea iniciada en el xiv de la historia como masa de escritura moldeable y el pasado se concibe como una gran masa de historias susceptibles de ser recreadas según distintos factores, dependiendo del interés del compilador. Esta crónica particular, concebida como la biografía de un personaje, es promovida por el ambiente de desconfianza y malestar entre la facción aristócrata y la monarquía.

  • 3 «Au xve siècle, on assiste en Castille à une mutation de la production historiographique caractéri (...)

5Finalmente, en este ambiente de regeneración prosística y convulsión política aparece un tipo de texto para escribir la historia no utilizado hasta ahora en romance: los sumarios de crónicas. Se trata de un subgénero historiográfico surgido en el siglo xiv en respuesta a las nuevas necesidades e intereses de la nueva dinastía reinante3.

6En resumen, todos estos cambios, nuevos textos, nuevas voces y nuevos discursos, reflejan una nueva concepción historiográfica palpable en el siglo xv que muestra a la vez similitudes y diferencias con la historia alfonsí. En este sentido, podemos decir que los cronistas del siglo xv retoman la tendencia de los alfonsíes según la cual la historia era más veraz cuanto más se acercara a la subjetividad del cronista mismo, a sus vivencias personales o la de testigos, y, por ello, los continuadores bajomedievales toman los hechos que más les interesan y los moldean a su gusto para la narración. Sin embargo, es palpable una ruptura con otras concepciones alfonsíes, especialmente con aquellas que tienen que ver con la labor del historiador.

  • 4 Según Garcia, 2010.
  • 5 Vid. Valdaliso, 2011.

7En primer lugar, la historiografía alfonsí era similar a la de una narración, un relato, expresada formalmente en la estructura propia de las crónicas: la división en capítulos, la cronologización estricta, la elección de los hechos y su encadenamiento, así como en la ejemplarización de los personajes unida a la evidente función didáctica. En el Cuatrocientos, la verdad histórica no es ya la transmitida por las fuentes antiguas o los cronistas pasados, sino que la labor histórica busca, por un lado, mayor dispersión4 de las fuentes, así como un mayor detallismo: la documentación contemporánea toma gran importancia, tanta que es costumbre la transmisión literal de su contenido aunque, de manera simultánea, se permite una mayor expresión personal del cronista. Se da, así, la adaptación del relato a las nuevas exigencias formales de elogio del monarca y son los mismos historiadores bajomedievales, ya desde López de Ayala5, los que se presentan a sí mismos como testigos de la historia y monopolizan la autoridad del discurso historiográfico. De este modo, la expresión personal del autor se refleja no tanto en su selección de los hechos pasados, sino en su participación personal en los del presente, se muestra como testigo directo de los hechos históricos y transmite en la crónica su vivencia al respecto.

  • 6 Vid. a este respecto Garcia, 2010.
  • 7 «[A]pelando a la memoria, a los recuerdos, al relato de lo vivido y oído y, al mismo tiempo, estab (...)

8Se da, además, una prolongación del tiempo de la historia y, mientras que las crónicas alfonsíes se remontaban a la creación del universo y no alcanzaban la contemporaneidad, las crónicas bajomedievales se enfocan en la descripción minuciosa y detallada del presente, sin olvidar ningún hecho memorable. Estos hechos se remontan, en general, al reinado de los reyes godos o del primer monarca de la Reconquista, Pelayo, en busca de esas raíces dinásticas que validen la ocupación del trono por parte de los Trastámara y, a pesar de abarcar la historia general, no interesa, como ocurría en las crónicas alfonsíes, el origen de la creación de los reinos en su primer estadio, de manera que se remontaban a los tiempos bíblicos; solo se recurre al pasado cercano para legitimarlo, para buscar la justificación de los ancestros. Con la culminación de la obra ayalina en 1400, se pone en tela de juicio el modelo heredado y la propia variedad textual de la Crónica de Enrique III prueba ese cambio de ideología6: se introduce el panorama sociopolítico contemporáneo a la historia, y el cronista, como autor, se implica veladamente en el relato para realizar una apología de la nobleza a favor de los Trastámaras frente al malvado rey cruel Pedro I. Así López de Ayala presenta un antimodelo de príncipe, una antítesis del arquetipo caballeresco, caracterizado como un tirano mediante una magistral técnica historiográfica según los nuevos tiempos7.

  • 8 Vid. Bautista, 2012, p. 54-58.

9Historia y cronista son, por tanto, dos conceptos íntimamente relacionados en este panorama de renovación ideológica en la historiografía. Son asimismo de gran novedad las ideas de Álvar García de Santa María aportadas por un documento autógrafo8, según el cual encontramos evidencias de que la historia se localiza en el siglo xv en un marco epistemológico superior al del mero relato: se encuentra en la misma consideración científica que el derecho y las artes, y el cronista debe tener formación en ambas disciplinas para comprender e interpretar la realidad histórica. Por otro lado, en la línea de la tradición de los prólogos historiográficos alfonsíes, la utilidad de las crónicas se mide en tanto que permitían la conservación de la memoria y poseían valor ejemplarizante; para ello, el cronista debe estar bien formado e informado, debe decir la verdad histórica. Sin embargo, en García de Santa María, como ya ocurría con López de Ayala, se da la unión de ambos y se condiciona la utilidad de la historia a la verdad con la que el cronista lleve a cabo su tarea; mientras que en el segundo se concebía como una declaración personal, en el primero aparece expuesto más bien como principio general, quizá por la profesionalización gradual del cargo a lo largo de la Baja Edad Media. Pero, en ambos casos, la verdad se hace depender de la persona del cronista, lo que añade cierto componente moral en la elección de lo que es narrado y cómo lo es.

  • 9 Vid. a este respecto Hillgarth, 1985.
  • 10 Vid. Kagan, 2010, p. 44.
  • 11 Vid. Linehan, 2011 [1993], p. 241.
  • 12 Vid. Fernández-Ordóñez, 2015.

10Por otra parte, la concepción de una historia del presente hispánico implica otra evolución con respecto a la historiografía alfonsí que tiene que ver con la consideración de España: anteriormente, en los inicios de la historiografía peninsular, Hispania era más mito que realidad9 y así se refleja en la obra de Isidoro de Sevilla Historia Gothorum Wandalorum Sueborum (619-624). En la Alta Edad Media, el interés histórico se centra en la justificación de los avances por la Península bajo la bandera de la Reconquista: el monarca cumple con su deber por el deseo de Dios de volver a conquistar el territorio en manos del pueblo musulmán y restaurarse la cristiandad en Hispania10. La justificación de las conquistas se vuelve aún más necesaria cuando empiezan a surgir problemas administrativos al ir añadiendo nuevos territorios bajo una misma corona con los grandes conquistadores de mediados del siglo xiii: Fernando III (1217-1252), que unifica Castilla y León, y Jaime I de Aragón (1213-1276). Como denominación del territorio controlado por el monarca, desde Alfonso VI se utiliza el término imperium11. Este nuevo concepto político del territorio necesita testigos, memorias para la posteridad y, así, se conformarán las primeras crónicas en romance, que serán especialmente cultivadas por Alfonso X como un producto escrito fundamental en la composición del nuevo sistema político, en el que España se define como un territorio unificado bajo el poder del emperador12.

  • 13 Por el contrario, «[J]unto a la concepción unitaria de España como simple marco geográfico, se ext (...)
  • 14 Así la denomina Jardin, 2000, p. 141.

11No obstante, mientras que para el rey Sabio la historia de España es la historia de los distintos pueblos, nacionales o extranjeros, que habitaron la Península, entendiendo esta como un territorio unificado, en la Baja Edad Media no interesa una memoria de conjunto13. Aunque estos territorios se encuentran relacionados entre sí, se desarrolla una suerte de nacionalismo en los distintos reinos conformándose de este modo la historia de España alrededor de cada uno y, consecuentemente, se obvia todo lo que no se encuentra directamente relacionado con la historia correspondiente a ese reino; se da, así, no tanto una historia de España como conjunto, sino una historia de los reyes de Castilla, asimilada esta a España como «nación de importancia europea», en palabras de Jardin14, pero también surgirán, por influencia humanista, crónicas en otros reinos, especialmente en Portugal y Aragón, que, además, pondrán en tela de juicio la identificación territorial observable en las crónicas castellanas del reino de Castilla como el principal representante del territorio hispánico.

12Finalmente, tras la ascensión al poder de Enrique II en 1369 y el establecimiento de la dinastía Trastámara, asistimos a la introducción de un nuevo estatus social de la nobleza, la cual va a monopolizar la redacción de la historia como un medio de justificación y legitimación política y social. Como hemos desarrollado en el apartado anterior, la concepción monárquica en esta época y las luchas dinásticas entre distintos bandos especialmente en el reinado de Juan II, cuando se rebelan otras familias de nobles, unidas a la reducción de la narración histórica a partes menores, supusieron un cambio en la práctica histórica y favorecieron el desarrollo de nuevos tipos textuales que se ajustaran a las nuevas necesidades históricas.

  • 15 Vid. Catalán, 1992.

13Como consecuencia inmediata, se observa en la Baja Edad Media un gran desinterés por la historiografía referente al pasado15, por lo que la crónica general, no digamos ya la universal, deja de ser cultivada con el vigor de la época alfonsí. No obstante, esto no imposibilita la redacción de varias derivaciones de la Estoria de España en forma de crónicas generales; pero también impulsa la redacción de las crónicas particulares, así como el cultivo del subgénero de los sumarios de crónicas, consistente en una narración histórica abreviada original, fruto de la compilación de diversas fuentes, derivando un gran número de dichas crónicas de la tradición alfonsí. A partir de ahora, nos centramos en la historiografía cuatrocentista y en esta forma cronística para observar cuál es la recepción de las estorias alfonsíes y estudiar en un caso particular, la Atalaya de las crónicas (AC) compuesta por Alfonso Martínez de Toledo en 1443, el uso del texto alfonsí en tanto que canon historiográfico y lingüístico.

La recepción de las estorias alfonsíes en la historiografía cuatrocentista: el caso de la AC de Martínez de Toledo

  • 16 Conde, 1999, § II.
  • 17 Vid. Almeida, 2004, p. 86-89.
  • 18 Además, se trataría igualmente de un caso aislado que, por otra parte, presenta dudas en estudios (...)

14En consonancia con la nueva concepción de la historiografía que acabamos de exponer, en el siglo xv la General Estoria (GE) no goza de una recepción en tanto que fuente historiográfica para la elaboración de los textos cronísticos tan marcada como la Estoria de España (EE): la falta de interés general por el pasado remoto de la creación exime a los cronistas cuatrocentistas de incluir siquiera unos capítulos acerca de los orígenes del universo y, por ende, de consultar la historia universal alfonsí. Encontramos pequeñas salvedades, especialmente a principios de la centuria, como las Siete edades del mundo de Pablo de Santa María, y a principios de la siguiente como el Novenario estorial de Diego Fernández de Mendoza, si bien estos textos apenas dedican unas pocas páginas al texto universal, que sirve como pre-historia para la historia nacional, y rara vez se basan en la GE, sino que prefieren la misma Biblia, su Glossa Ordinaria o las crónicas de san Isidoro y Lucas de Tuy, entre otros, como ya estudió para las Siete Edades Juan Carlos Conde16. Sí parece que la utilice parcialmente otro texto historiográfico universal de finales del Cuatrocientos, la Istoria de las Bienandanzas e fortunas, de Lope García de Salazar: efectivamente, a diferencia de otras obras historiográficas que se refieren a la época justamente previa al fin de la república romana, la Istoria no se basa para narrar los acontecimientos tratados en la Farsalia en la EE, sino en la quinta parte de la GE, al menos en varias partes, tal y como muestra el estudio de Almeida17; efectivamente, si se comparan estos pasajes de la GE, se observa un seguimiento realmente fiel del texto de la crónica universal por parte de García de Salazar, si bien la mayor parte del texto es omitido: según los datos de Almeida, la traducción alfonsí de Farsalia tiene más de 150.000 palabras, mientras que la parte de la Istoria que la toma como fuente, apenas unas 10.00018.

  • 19 Vid. Jardin, 1991 y 2000.
  • 20 Vid. Conde, 1999, Moya, 2009 y Garrido Martín, 2017 respectivamente.

15En definitiva, la GE, aunque pudiera ser conocida y leída por los cronistas bajomedievales, no es tratada de manera generalizada como fuente, tal y como los textos se nos presentan, probablemente por el hecho mismo de que la historia universal es obviada por la inmensa mayoría de la producción historiográfica bajomedieval. Por el contrario, la EE, aprovechadora de los mismos materiales que la GE para su composición y compañera de esta en el proyecto historiográfico alfonsí, sí tiene mayor cabida en el canon historiográfico del Cuatrocientos, especialmente en los sumarios de crónicas. Efectivamente, los cronistas cuatrocentistas se basan para elaborar los sumarios en crónicas generales derivadas de la tradición alfonsí, especialmente la EE, la Crónica general de 1344 (Cr1344) y la Versión crítica, por lo que Jardin19 acuñó como marbete de estas obras sumarios de tradición neo-alfonsí. Es el caso comprobado de los siguientes textos ya editados: las Siete Edades, la Valeriana o la Atalaya de las corónicas20. Por otra parte, para los reinados más recientes en los que la crónica general dejó de ser el subgénero habitual en pro de la particular, se basaron en las crónicas reales trecentistas, especialmente en la obra de Ayala; también en fuentes contemporáneas, como la Crónica Sarracina. Cabe decir que estas conclusiones son extraídas de la labor comparativa de los textos, pues las abreviaciones cuatrocentistas no suelen hacer referencia directa a las fuentes que compilan, solo son citadas de manera indirecta como «las crónicas de España» o «las crónicas de Castilla».

  • 21 Para los reinados a partir de Alfonso XI, Martínez de Toledo recurre a las crónicas particulares b (...)

16A continuación, observaremos el caso de la AC de Alfonso Martínez de Toledo como ejemplo de un aprovechamiento elaborado de la EE en varias de sus versiones. Tras un análisis de la obra y su comparación con crónicas de la época, hemos podido concluir que para la historia pasada hasta Alfonso XI21, el arcipreste se basó, en mayor o menor medida y según las diferentes secciones, en la Estoria de España (38.910 palabras), la Crónica de Veinte Reyes (15.056) y, probablemente, en un manuscrito perdido descendiente de la familia φ de la Estoria de España (12.901). Además, Martínez de Toledo realiza consultas concretas a otras fuentes en determinados momentos de la obra, como la Crónica Sarracina (CS) o la Crónica General Vulgata (CGV), y añade anécdotas de obras no historiográficas, como la Biblia o los Dicta Catonis, o de su propia experiencia personal. No hallamos en otros sumarios de la época la misma combinación de fuentes, por lo que podemos suponer que la recolección de esos textos por parte de Martínez de Toledo es, hasta cierto punto, original, es decir, no parece que hubiese una compilación primaria de la que los cronistas abreviadores pudieran valerse ya, sino que, de manera individual, cada uno componía su sumario con las fuentes disponibles en distinta combinación.

  • 22 Conde, 1999, p. 90-94, encuentra varias señales textuales para afirmar que, a pesar de que la Cr13 (...)
  • 23 Citamos la Atalaya de las corónicas a partir de nuestra edición, Garrido Martín, 2017.
  • 24 Vid. un mayor desarrollo de este recurso en Jardin, 2003.

17De este modo, existe una primera sección, la de mayor amplitud y en la que nos centraremos, que se caracteriza por tener como fuente principal la EE alfonsí en su primera redacción, concretamente un manuscrito cercano al scriptorium regio, de la familia de E1. Esta ocupa desde el inicio de la obra hasta la mitad del reinado de Alfonso II el Casto, que permanece inconcluso. No nos parece extraño que la EE sea la fuente para este periodo: las Siete Edades de Pablo de Santa María se acercan a la EE en la historia de los godos, si bien la fuente base es la Cr1344, también empleada en ese periodo22; en la Valeriana, por su parte, Diego de Valera también toma la Cr1344 como fuente. Si antes hemos mencionado que los sumarios no citan específicamente las fuentes alfonsíes, sino que emplean expresiones genéricas («E este es el fecho sumario de Mahomad quien lo quisiere leer más conplidamente en la estoria general de Castilla lo fallará» [28v])23, es de señalar que resulta llamativo que la labor historiográfica del rey Sabio no es siquiera mencionada en su crónica correspondiente, lo que nos indica que las crónicas generales son sentidas en la época como obras colectivas anónimas, hecho favorecido por la abundancia de versiones y refundiciones de la EE. Sí son nombrados en ocasiones los dos autores que se tienen como mayor autoridad, precisamente, en la EE, Lucas de Tuy y Rodrigo Ximénez de Rada: las referencias a Lucas de Tuy se explicitan hasta en cuatro ocasiones (48vº, 53vº, 63rº, 66vº), mientras que solo una vez se nombra al toledano, junto al primero, «E reinó este rey don Alfonso cuarenta e un años según cuenta don Rodrigo, arçobispo de Toledo, aunque don Lucas de Tuy cuenta que reinó cincuenta e dos años» (63rº). Estas citas no significan que Martínez de Toledo acudiese al Chronicon Mundi o la Historia Gothica para elaborar el sumario, pues en todas las ocasiones hallamos la misma expresión en la EE, verdadera fuente de la AC; se piensa que más bien estas referencias son un recurso de auctoritas24.

18En cuanto al manuscrito que Martínez de Toledo pudo manejar, existe una razón textual importante que apunta a la rama del manuscrito E1 (+ E2a) como fuente para la AC: ambas terminan de manera inconclusa en el año dieciocho del reinado de Alfonso II el Casto (EE, cap. 616):

EE AC
Del dizisete anno del regnado del rey don Alffonso fastal XXIº non fallamos ninguna cosa que de contar sea que a la estoria pertenesca, sinon tanto que en el XVIIº Abdalla, del que dixiemos ya, estando en Valencia muy cuytado et lazrado, enuio rogar a su sobrino Alhacam quel perdonasse yl asegurasse yl mandasse dar que comiesse. Alhacam, auiendo ya oblidado la enuidia et la nemiga de Abdalla, perdonol, et mandol que morasse y en Valencia, et daual cada mes mill marauedis, et a cabo del anno, cinco mill. Pues que Abdalla se uio en tan grand amor del sobrino, enuiol los fijos que andidiessen con ell yl aguardasen. Alhacam recibiolos mui bien, et caso luego el uno dellos con una su hermana. Et por esta guisa folgo la tierra et assessego de las guerras et del mal que estonces y auie, et estido en paz (p. 349-350)a E desde el año dezisiete fasta el año veinte e dos non se falla cosa que a la corónica pertenesca, salvo qu’el moro Abdallá, de que alto fabla la estoria, estando en Valencia pobre, enbió a demandar perdón a su sobrino Alhazén, rey de Córdova, e perdonole e mandole dar allí en Valencia cada mes mill maravedís para sus menesteres e Abdallá enbiole sus fijos al sobrino e el sobrino recibiógelos bien e luego casó el uno d’ellos con una sobrina suya. E ansí estuvieron los reinos en paz e la tierra toda estovo segura de guerras (65vº-66rº).

a Utilizamos la edición de Menéndez Pidal (1977 [1906]) para el conjunto de pasajes citados de la Estoria de España.

19Efectivamente, esto ocurre solo en la rama textual de los manuscritos regios, por lo que cabe pensar que Martínez de Toledo estaría siguiendo un manuscrito similar a E1 o C, pues los demás son posteriores y continúan la narración siguiendo desde entonces otro modelo textual.

La elaboración textual de la fuente

  • 25 Vid. para un desarrollo mayor de este concepto Beaugrande y Dressler, 1997.
  • 26 Así lo afirma y muestra Pons Rodríguez, 2008, en el proceso de creación de las Virtuosas e claras (...)
  • 27 Vid. Badia Margarit, 1958-1959, 1960, Cano Aguilar, 1990, Rodríguez Toro, 2003, Pons Rodríguez, 20 (...)
  • 28 Vid. para la definición de este concepto y su relación con el de tradición discursiva López Serena (...)

20En este apartado, nos ocuparemos de la caracterización del proceso de textualización25 llevado a cabo por Martínez de Toledo en el momento de componer su obra. Este proceso, como tal creación discursiva, pasa por una primera criba de fenómenos lingüísticos determinada por la tradición discursiva (TD) en que el texto se inserta26. De este modo, la AC, en tanto que sumario de crónicas, viene determinada por unos moldes discursivos que afectan a la composición textual, así como al nivel lingüístico. No obstante, existen unas tradiciones discursivas que se diferencian lingüística y textualmente más que otras: en efecto, el trasvase del contenido de una obra-fuente a su producto-meta supone una serie de transformaciones cuyo estudio ha producido trabajos de gran rentabilidad investigadora27. No es tan rentable, sin embargo, en casos en que la TD pertenece al mismo género discursivo (GD)28 y si texto-fuente y texto-meta comparten la misma lengua. La AC, por sus características mismas de sumario, supone un volcado más o menos fiel del contenido de las fuentes, así como de su forma: su elaboración textual consiste, en su mayor parte, en resumir y compendiar la información de las fuentes con distintas estrategias compositivas retóricas, como la omisión de información, el paso de estilo directo a indirecto, paráfrasis, etc. Del mismo modo, tampoco sería rentable realizar un análisis comparativo del usus scribendi entre las obras de Martínez de Toledo, de distintas TD (sumario de crónicas-tratado-hagiografías), puesto que las conclusiones obtenidas serían el resultado de comparar discursos totalmente distintos con construcciones, necesidades y recursos diferentes; las caracterizaciones lingüísticas extraídas estarían, por tanto, desvirtuadas y fuera de todo contexto.

21Sin embargo, esto no significa que un estudio sobre la elaboración textual en una obra como la AC no nos vaya a arrojar datos de interés sobre el proceso de textualización emprendido por Martínez de Toledo: precisamente por el seguimiento más bien fiel de la fuente, los pasajes en que Martínez de Toledo innova o supone una alteración del texto de su modelo son fácilmente localizables. El arcipreste, en el momento de creación textual, vacila entre su voluntad autorial, su yo creativo, presente este, sobre todo, al inicio de la obra y el seguimiento fiel del texto en los pasajes de la historia menos marcados y en las narraciones más áridas. Se trata en estos casos, sobre todo, de expresiones que nos marcan la modalidad apreciativa o la subjetividad de Martínez de Toledo ante su enunciado.

Interpolaciones en la primera sección

  • 29 Vid. Bombín, 1976, p. 31-32 y Fogelquist, 2001, n. 81.

22El hecho de que Martínez de Toledo siga la EE como fuente no significa que esta lo sea en exclusividad. A este respecto, cabe destacar que esta primera sección de la AC es más libre, hay un mayor número de interpolaciones de otras fuentes, así como ampliaciones y recreaciones del arcipreste, narraciones de su experiencia personal, etc. Así, podemos encontrar casos en que Martínez de Toledo toma otra fuente y amplía el hecho con respecto a lo narrado en la EE. Es el caso claro de la leyenda de la casa de Hércules y el hallazgo por parte del rey don Rodrigo del tapiz que profetizará el final de España. Este ha sido uno de los pasajes que más ha llamado la atención de la crítica, pues supone de manera evidente que la AC no sigue en este relato la EE (cap. 553), sino la Crónica Sarracina (CS) (1425-1430) de Pedro de Corral29. En ella hallamos elementos que no constan en la historia alfonsí: la estatua de Hércules y el ave incendiaria. Asimismo, no encontramos en la AC las pinturas en que se ve a los árabes invadiendo España en los muros del palacio, sino en el paño que encuentran dentro del arca, como en la CS:

EE
553. De como el rey Rodrigo abrio el palacio que estaua cerrado en Toledo et de las pinturas de los alaraues que uio el panno
[…] En la cibdad de Toledo auie estonces un palacio que estidiera siempre cerrado de tiempo ya de muchos reys, et tenie muchas cerraduras, e el rey Rodrigo fizol abrir por que cuedaua que yazie y algun grand auer; mas quando el palacio fue abierto non fallaron en ella sinon un panno en que estauan escriptas letras ladinas que dizen assi: que quando aquellas cerraduras fuessen crebantadas et ell arca et el palacio fuessen abiertos et lo que y yazie fuesse uisto, que yentes de tal manera como en aquel panno estauan pintadas que entrarien en Espanna et la conqueririen et serien ende sennores. E el rey quando aquello oyo, pesol mucho por que el palacio fiziera abrir, e fizo cerrar ell arca et e el palacio assi como estauan de primero. En aquel palacio estauan pintados omnes de caras et de parescer et de manera et de uestido assi como agora andan los alaraues, e tenien sus cabeças cubiertas de toca, et seyen en cauallos, et los uestidos dellos eran de muchos colores, e tenien en las manos espadas et ballestas et sennas alçadas. E el rey et los altos omnes fueron mucho espandados por aquellas pinturas que uiran (p. 307).
CS AC
Así como el Rey don Rodrigo se acordó del canado que le fuera demandado que echase a las puertas de la casa que estava en Toledo, quísolo poner por obra como su coraçón gelo demandava. [...] e hallaron un palacio hecho en quadra tanto de la una parte como de la otra en el qual havía un lecho muy guarnido. E en aquel lecho echado una estatua de ombre muy grande además, e todo armado, e tenía él un braço tendido, e en la mano un escripto. E quando el Rey e los que con él eran vieron este lecho, e en él este hombre echado, fueron mucho espantados de lo que quería ser. [...] e como vieron el escripto que tenía en la mano mostráronlo al Rey, e el Rey fue a él, tomógelo, e abriólo, e leólo, e dezía así: «Tú tan osado que este escripto leerás, para mientes quién eres e quánto de mal por ti verná, que así como por mí fue España poblada y conquistada así será por ti despoblada e perdida [...]». [...] vieron en aquel poste una casa fecha en que estava un arqueta de plata [...] e estava cerrada con un canado de aljófar [...] e ansí como fue el canado quebrado e el arqueta abierta non fallaron dentro sinon una tela blanca e plegada e fallaron en ellas alarabes en figuras con sus tocas, e en sus manos pendones, e con espadas a los cuellos, e sus ballestas tras sí en los arzones de las sillas, e encima de las figuras havían letras que dezían: «Quando este paño fuere estendido e parescieren estas figuras hombres que andarán así armadas conquistarán a España e serán della señores». E así como esto vio el Rey don Rodrigo pesóle mucho de coraçón [...]. E desta guisa se salieron fuera de la casa [...] e mandó cerrar las puertas de la manera que primeramente estavan. E non eran bien acabadas de cerrar quando vieron un águila caer de sus del aire que parescía que descendía del cielo, e traía un tizón de fuego ardiendo e púsolo de suso de la casa, e començó de arder, e la casa se encendió de tal manera como si fuera fecha de resina ansí bivas llamas e tan altas que esto era grand maravilla, e tanto quemó que en toda ella non quedó señal de piedra, e toda fue fecha ceniza. E a poco de ora llegaron unas avezillas negras e anduvieron por de suso la ceniza, e tantas eran que davan tan grande viento de su buelo que se levantó toda la ceniza e esparcióse por España toda quanto el su señorío era, e muy muchas gentes sobre quien cayó los tornava tales como si los untasen con sangre (p. 176-181)b. E en la cibdat de Toledo en ese tienpo avía un palacio cerrado con muchos caldados de llaves de muchos reyes pasados que Hércules le fiziera cuando en Toledo estudo e lo dexó cerrado e don Rodrigo fízolo abrir, aunque le fue consejado que lo non fiziese, pero entró dentro e falló en el un palacio una estatua de piedra grande echada en una cama, e tenía un rótulo en la mano que dezía que en el tienpo de aquel rey que abriese aquella cueva, sería perdida España. Iten falló en el otro palacio un pilar de altura de un onbre e sobr’él una arca de cristal non mucho grande cerrada con un calnado chico de aljófar, e abriola e falló dentro un paño pintado como de moros a caballo e a pie con vallestas e pendones e lanças e dezía al pie d’él d’esta guisa: «D’estos será la gente que ganarán a España». E esto visto ya pesole al rey por lo aver abierto e tornó e cerrolo todo como lo falló e fuese. Dizen que descendió luego una águila del cielo con un tizón de fuego en el pico e púsole sobre aquella cueva e con las alas encendió el lugar con el fuego del tizón e quemose toda la cueva e fízose ceniza, e luego vinieron infinidas aves del cielo e rebolaron tanto sobre aquellas cenizas que las derramaron en alto e vientos se movieron luego a cuatro partes que las lançaron por toda España. E a la persona que tocavan tornávanla bermeja como de sangre e todos los del rey e de la cibdat e del reino qu’esto vieron e supieron e oyeron fueron maravillados e espantados (44vº-45rº).

b Fogelquist, 2001, p. I.

23De esta manera, el arcipreste trata de ampliar aquellas hazañas que considera importantes para la historia de España, sobre todo las relacionadas con personajes heroicos. Por otro lado, encontramos en esta primera sección una mayor concentración de casos de ampliaciones y anécdotas del arcipreste sin necesidad de acudir a otra fuente, pues la información proviene de su propia experiencia vital. Aunque solo sea por nombrar algunas de estas interpolaciones en este punto, cabe señalar que Martínez de Toledo aporta datos del primer concilio en el reinado de Teudis y cita el Decreto de Graciano (1140-1142), que conoce por su formación como bachiller en leyes:

  • 30 La cursiva aquí y más adelante en las citas es nuestra.

E fue fecho en San Pedro, la iglesia mayor de Toledo, que ansí avía nonbre en aquel tienpo; iten el segundo concilio fue fecho en Toledo dende a seis años e ovieron en él diez e ocho obispos e dos arçobispos e otros abades e priores e precuradores de los que non pudieran venir a Toledo, venían de Aragón, de Navarra, de Portogal, de Gascueña e aún de tierra de Francia a los concilios. E aún avía en los concilios muchos nobles del reino godos en los asentamientos. E allí se trataron cosas provechosas al ánima e al cuerpo e de la fe de Jesucristo e de sus sacerdotes, e iglesias e buenas costunbres, de bien bivir e de causas matrimoniales. E muchas notables cosas fueron ordenadas en los concilios de Toledo, que oy día son en el Decreto aprovadas entre los otros derechos. E era arçobispo de Toledo en ese tienpo don Morano e fue fecho este segundo concilio en Santa Leocadia, cabo el alcáçar de Toledo, e ansí fueron en tienpo d’este rey Teudio fechos dos concilios en Toledo (19vº-19rº)30.

24En la crónica de Atanagildo, menciona edificios y lugares de Toledo porque los conoce, pues no aparecen así en la fuente. Lo mismo ocurre con algunos edificios de Roma en las crónicas de Recaredo I y Liuva II:

E fue fecho este segundo concilio en Santa Leocadia, cabo el alcáçar de Toledo (18ro); E este fizo el monesterio de San Pedro de las dueñas, que estava fuera de la cibdat de Toledo e eran de velo negro, esto era camino de Talavera, media legua de la cibdat, que fue después por su mal usar d’ellas derrocado e trasladado do agora son, cabo San Francisco (43ro).

25En otras ocasiones, añade información que probablemente haya conocido por la preparación de las vidas de santos que se le atribuyen: en primer lugar, relata la llegada de Mahoma a España, información que no se encuentra en la EE, pero sí en la Vida de san Isidoro (1444); y en segundo lugar, hace referencia al tratado De Virginitate escrito por san Ildefonso a favor de la virginidad de María. Otras veces, se trata de ampliaciones que son puras recreaciones del arcipreste, pues no las hallamos atestiguadas en otra obra medieval, como los detalles sobre la muerte de los reyes godos Teudis, un enigma de la historiografía hispánica aún en la actualidad:

E acordaron amos en su secreto consejo que era bueno que él viniese a España solo e desconoscido para lo matar antes, que non con gentes de armas, que en tal guisa como estava poderoso non le pudiera aver, aun que todavía en la final conclusión quisiera el enperador fazerlo matar en canpo por fuerça de armas. Enpero luego se partió el capitán Belesario del enperador e le dixo: «Señor, pues sé vuestra entinción, dexadme fazer». E luego cavalgó e vínose para España desde Roma con un conpañero solo a cavallo e llegaron donde la corte del rey estava en la cibdad de Segovia. E dixo a su conpañero, otro onbre de armas como él muy valiente, que quedase algunos días en el mesón e toviese bien aparejados los trotones e cavallos que traían mal guarnidos, enpero eran tales que eran para andar treinta leguas una noche a trote tirado. E él desnudose sus vestiduras el Belesario e vistiose de viles vestiduras e fízose loco por la cibdat algunos días en tanto que todo el mundo tomava gasajado con él por cuanto era muy plazentero en sus fechos e dichos, aun que le fazían las gentes mal e le davan fartos golpes como han en costunbre de fazer a los semejantes onbres, pero sufríalo todo esperando fazer aquel señalado servicio al enperador. E tanto andudo loqueando con infingido saber por la cibdat que lo ovieron a levar delante el rey Teudio e delante d’él fizo muchos gasajados estraños e el rey pagose mucho de sus donaires. E un día fue al ostal e fabló con su conpañero e díxole: «Toma los trotones e salte fuera de la villa e espérame cabo tal hermita, que yo seré contigo a dos oras de la noche» e el otro ansí lo fizo luego. E como el rey aquella noche cenava con la reina, non avía allí servidores salvo donzellas. E el Belesario entró dando bozes por el palacio por que le oyese el rey e lo llamase. E luego que el rey le oyó llamole e él entró e todos los otros fuéronse de allí e él tenía acechada una salida por unos huertos de los palacios como a él fue mejor visto por do podía mejor escapar. E cuando vido al rey, que avía cenado e estava encendido en su comer e bever, levantose de la mesa el rey e el otro Belesario tomó al rey de la mano e díxole como en juego: «Señor, quiérote dezir un secreto» e sacole al huerto un poco e el rey e la reina e todas las dueñas riendo estudieron quedas a ver qué le diría, que pensavan que sería alguna sabrosía de las que solía fazer. E cuando tovo al rey a lo escuro apartado de las dueñas, tenía ya un bollón sacado e diole por medio del estómago con él fasta seis bollonadas, e cayó muerto el rey, que nin dixo «¡ay!» nin «¡yuy!», e el otro corrió por el huerto adelante e saltó una pared e saliose por la puerta de la cibdat a su paso como quien non avía fecho nada e fuese para el hermita e vistiose sus ropas, las mejores. E dieron d’espuelas toda aquella noche en tanto que salieron de Castilla e después mudaron bestias e aportaron a Ponfagos, cabo Tortosa, e fallaron una nao e metiéronse en ella e de allí pasaron en Cecilia e de Cecilia en Roma. Agora, tornando al rey muerto, desque la reina e las dueñas non oyeron bozes nin gasajados nin nada, dixo la reina: «Sacad esas antorchas e verés mi señor qué faze que callando está», e sacadas las antorchas fallaron el rey muerto en tierra e dieron gritos e vino la gente e fueron buscar al savio que se llamava loco, pero nunca lo fallaron (18vº-19vº).

26O la versión del fin del rey don Rodrigo:

CS AC
E el Rey no cesava todavía de demandar ayuda a Nuestro Señor e de dezir que a la su sancta piedad pluguiese de le perdonar. E el mayoral se fue a su posada, e se quiso asentar a comer antes se metió en su cámara, e llorando de sus ojos rogava muy devotamente a Nuestro Señor que diese esfuerço al Rey por que cumpliese su penitencia. E la culuebra como estava muerta de fambre e era grande en un punto ovo comida la natura, e començóle de comer por el vientre; empero ella tanto no pudo comer que no durase el Rey en esta pena desde una hora antes de la noche fasta pasado mediodía. E como le rompió las telas del coraçón allí quedó que no le comió más. E luego dio el spíritu a Nuestro Señor, el qual por la su sancta merced lo lieve a la su gloria. E fueron en aquella hora que él espiró todas las campanas del lugar movidas por sí mismas de aquella manera como si algunos ombres las tañeran. E allí conosció el mayoral que el Rey era muerto, e que su alma era salva.CAPÍTULO CCLVCómo Carestes falló la sepultura del Rey don Rodrigo en Viseo.Yo Carestes, vasallo del Rey don Alfonso de León, yerno del Cavallero de Dios, Rey don Pelayo, quando el dicho señor Rey don Alfonso ganó a Viseo de los moros que la tenían fallé una sepultura en un campo en la qual estavan escriptas estas palabras que agora oiredes en letras góticas. Esta sepultura estava delante de una iglesia pequeña fuera de la villa de Viseo. E el título de las razones éste era:CAPÍTULO CCLVIDe las razones que estavan escriptas en la sepultura del Rey don Rodrigo.“Aquí yaze el Rey don Rodrigo, el postrimero rey de los godos” (p. 404-405)c. A la fin, después de fechas muchas cavallerías don Rodrigo, non sopieron d’él qué se fizo, mas fallaron su corona e las vestiduras e los çapatos en un tremadal con el cavallo suyo Orella e las espuelas cabo el río Guadalit, donde dize Lucas de Tuy que allí murió lidiando. Otros dizen que murió en la cibdat de Viseo, en Portogal, faziendo penitencia con la culebra que le comió, criándola por la natura fasta que le entró a las tripas e murió, donde fue fallada una sepoltura en el dicho lugar Viseo después de grant tienpo, donde dezía: «Aquí yaze don Rodrigo rey d’España, postrimero de los godos» (48rº-48vº).

cFogelquist, 2001, p. II.

  • 31 Vid. Mahmoud Aly Meky, 2005, p. 117.

27En la EE se dice explícitamente que Lucas de Tuy no está seguro de que el rey Rodrigo muriese cerca del río Guadalete, duda que, suponemos, hizo que Martínez de Toledo añadiese otra hipótesis acerca del lugar de la muerte del monarca, esta vez en la propia ciudad de Viseo, donde se encuentra su sepultura. Dice el arcipreste que murió allí faziendo penitencia con una culebra a la que crio para esconderse dentro de ella, pero que acabó devorándolo, versión que coincide con la CS, así como con la Cr1344 (es decir, en su versión refundida), quienes tomarían el texto de uno perdido, como expone en su tesis Mahmoud Aly Meky31. También recrea algunos pasajes de la historia de Mainete y Galiana, incluso introduciendo una exclamación en árabe que no está en la EE ni en otras versiones de la crónica: «(c)audubile menaxaitan arrezmin, que quiere dezir “líbrame, señor, del poder del diablo”» (57vº).

Los fragmentos más literales

28El seguimiento fiel de no solo la estructura compositiva de la fuente, sino también de las construcciones lingüísticas por parte de Martínez de Toledo, es un rasgo que, en un primer momento, resulta reseñable, pues de un autor como el arcipreste de Talavera nos esperaríamos una escritura original, idiosincrásica, especialmente si atendemos a las calificaciones que recibe la prosa de este autor en los trabajos especializados. Este es explicable por las características de la TD de nuestra obra, el sumario de crónicas. Por otra parte, también podríamos argüir razones psicológicas relacionadas con la labor de elaboración de un texto: en este punto, el arcipreste se encontraba al principio de su tarea, por lo que es probable que, animado y fresco al principio, guste de ampliar fragmentos que en la EE él considera escuetos y busque en otras fuentes más datos, así como integrar datos personales, biográficos, al hilo de la narración histórica. Cabe señalar, por otra parte, que se trata de un comportamiento más tangible a partir del reinado de Fruela II, coincidente con un cambio de fuente en que Martínez de Toledo abandona un testimonio antiguo, probablemente uno que refleje la lengua alfonsí, y utilice desde entonces manuscritos coetáneos, cuya lengua no le parecería extraña y, por tanto, se siente con una menor necesidad de adaptarla a su propia variedad histórica. Otros ejemplos en los que observamos el seguimiento de Martínez de Toledo con la fuente son los casos de citas de autoridades, concretamente los historiadores Lucas de Tuy y Rodrigo Ximénez de Rada, ya mencionados. Las suyas son obras de referencia durante toda la Edad Media y sirvieron como fuente a los compiladores del scriptorium alfonsí para componer las estorias. Así, hallamos que en la EE los historiadores aparecen, como decíamos, mencionados como auctoritates, en un caso claro de polifonía discursiva en que lo dicho por las autoridades aparece introducido en estilo indirecto por el cronista, locutor del mensaje. En cuanto al texto de la AC, localizamos estas mismas citas explícitas sin que ello signifique probablemente, insistimos, que Martínez de Toledo consultase los textos, sino que el arcipreste, conocedor del prestigio de estos nombres, decidió mantener tal cual la cita sin consultar esa fuente:

EE AC
Et los çapatos de oro et de piedras preciosas et el su cauallo a que dizen Orella fueron fallados en un tremedal cabo del río Guadelet sin el cuerpo. Pero diz aqui don Lucas de Thuy que cueda que murió allí lidiando (p. 310). E los çapatos en un tremadal con el cavallo suyo Orella e las espuelas cabo el río Guadalit, donde dize Lucas de Tuy que allí murió lidiando (46vº).
E aun dize don Lucas de Thuy que quando aquel rio Deua cresce mucho en el tiempo de las luuias et sal de madre, que parescen y oy en dia muchas sennales de los huessos et de las armas dellos (p.  323). E dize don Lucas de Tuy que cuando el río sale de madre que oy día descubre infinida osamenta de los moros que se afogaron allí (51vº).
Et regno quarenta et un anno; pero que dize don Lucas de Thuy que fueron cinquaenta et dos; mas esto non sabemos, ca ell arçobispo don Rodrigo non cuenta mas de los quarenta et uno (p. 344). E reinó este rey don Alfonso cuarenta e un años según cuenta don Rodrigo, arçobispo de Toledo, aunque don Lucas de Tuy cuenta que reinó cincuenta e dos años (61rº).

29Con estos pasajes, vemos que la lengua de la EE se difumina en la de la AC, se integran ambas en un mismo discurso sin que se aprecien variedades distintas.

Recursos de la abbreviatio

30No obstante lo dicho, la estrategia discursiva más frecuente en la obra es, lógicamente, la abbreviatio del contenido de la fuente. La omisión y abreviación de los episodios narrados en la fuente tienen una justificación principalmente ideológica: se omiten y resumen los contenidos que no interesan para ser incluidos en el sumario, como los reinados de monarcas extranjeros y no castellanos. Como recursos propios de la brevitas, destacan tres acciones en la AC: la paráfrasis, la omisión y el paso del estilo directo al indirecto. Veamos algunos ejemplos.

Paráfrasis

31El recurso de la paráfrasis sirve a nuestro locutor para adaptar el dictum a un modus concreto, el convenido para sus fines didácticos e ideológicos, principalmente. En el siguiente ejemplo, observamos que la versión que muestra Martínez de Toledo acerca de la conversión de los judíos al cristianismo en el reinado de Sisebuto es distinta:

EE AC
e luego que començo a regnar amonesto a los judios que en su regno eran que uiniessen a la fe de Ihesu Cristo, e los judios fizieronlo; pero mas por fuerça que por su grado (p. 268). luego començó a amonestar a los judíos todos de sus reinos que viniesen a la fe de Jesucristo, si non que los mandaría a todos matar e desterrar de sus reinos. E desque los judíos se vieron tan apremiados e vieron la voluntad del rey, ovieron su acuerdo e luego pusieron por obra de se tornar cristianos todos, e de fecho se tornaron cristianos (30vº-31rº).

32Mientras que en la EE se dice que lo hacen más por fuerça que por su grado, en el texto de la AC se intensifica esa acción opresora con una explicitación de las consecuencias de no someterse a la verdadera religión, que los mandaría a todos matar e desterrar de sus reinos, por lo que se ven tan apremiados, que finalmente deciden aceptar.

33Generalmente, la paráfrasis muestra también la reelaboración estilística por parte del autor, si bien, como decíamos, esta reelaboración se observa mejor en la primera sección de la obra, cuando la fuente es la EE, pues probablemente la distancia cronológica entre una variedad y otra fuera más acentuada. A pesar de ello, observamos que se mantiene la mayor parte de los elementos contenidos en la fuente; ocasionalmente, se cambia algún conector o el tiempo verbal, pero esta variatio sería la propia también entre dos textos de una sincronía:

EE AC
Llego lles mandado de Vlit Amiramomellin que se fuessen luego pora el, et ellos tornaron se luego pora sus logares; e por que les conuinie de yr se ayna al mandado de su sennor, dexo Muça a su fijo Adulaziz por sennor daquend mar. E Adulaziz fizo estonces la siella de su sennorio en Seuilla e caso segund dizen con Egilona, muger que fue del rey Rodrigo; e ella conseiol que pusiesse corona en la cabeça segund el rey, assi como era costumbre en tiempo de los godos.564. De como ell infante don Pelayo se alço en las AsturiasAndados quatro annos del sennorio dell inffante don Pelayo, que fue en la era de sietecientos et cinquaenta et cinco, quando andaua ell anno de la Encarnacion en sieteciento et dizesite, e el dell imperio de Leo en quatro, estando toda Espanna cuetada et crebantada de los muchos males et crebantos que uinieran sobrella assi como auemos dicho, Dios podersoso de todas las cosas, pero que era ya yrado contra ella, non quiso oblidar la su misericordia, et menbrose de la su merced, e quiso por ende guardar all infante don Pelayo pora ante la su faz, assi como una pequenna centella de que se leuantasse despues lumbre en la tierra. Este don Pelayo fuziera ante Vitiza quandol quisiera cegar, assi como dixiemos ya ante desto, pero que era su escudero yl traye la espada; et acogierase a Cantabria et amparosse y. E quando oyo que los cristianos eran uençudos et toda la caualleria perduda, tomo una hermana que auie, et fuesse con ella pora las Asturias que siquier entre las estrechuras de las montannas pudiesse guardar alguna lumbrera pora la cristiandad a que acogiesse, ca los moros auien ya conquerida todo lo mas de Espanna, assi como auemos dicho, e crebantaron el poder de los godos de guisa que non auie y ninguno que se les deffendiesse, sinon unos pocos que fincaran et se alçaran otrossi en las Asturias et en Vizcaya et en Alaua et en Guipuzua por que son mui grandes montannas, et en los montes Rucones et en Aragon. E a estos quiso los Dios guardar por que la lumbre de la cristiandad et de los sus sieruos non se amatasse de tod en Espanna (p.  318-319). E luego el rey Ulid fizo llamar a Muça, Tarif e Abdulazín, fijo de Muça, por mandado de su padre, e fuese para Sevilla e fízola silla real de su morada e por mandado de su padre casó allí con una que llamavan Egilona, muger que fue del rey don Rodrigo, e ella le consejó después que casada con él e fecha mora, que se coronase como era costunbre de los godos e ansí lo fizo luego. E después d’esto en el año de setecientos e diez e siete de la encarnación, estando don Pelayo, fijo del duque de Cantabria, fuido en las Esturias, acogiéronse a él algunos cristianos godos e nuestro señor avido su saña executada algún tienpo en los cristianos que mal bevían, e perdidas sus honras e estados e bienes e tierra quísose menbrar d’ellos después del açote e dexó aquel rinconcillo de las Esturias con aquel don Pelayo, que retornase la cristiandad en su ser e que temiese a Dios mejor que de antes fazían e fuesen escarmentados de lo pasado, e aviendo ya piadat e misericordia de tanto daño fecho, teniendo que serían bien castigados (49rº-49vº).

Omisiones

  • 32 En los casos concretos de los ejemplos mostrados en este apartado, observamos las siguientes relac (...)

34Las omisiones tanto de fragmentos como de capítulos completos son la gran constante en la composición textual de la AC, que, como sumario, muestra una versión reducida de un relato más largo; concretamente, el breviario suele mostrar entre un tercio y la mitad del texto correspondiente de la fuente32. Así, a lo largo de la obra, si consultamos paralelamente la fuente correspondiente a cada sección, se observan saltos de un capítulo a otro o el resumen mediante la paráfrasis en combinación con la omisión de algunos datos de un capítulo completo a unas pocas líneas.

35Efectivamente, la paráfrasis al servicio de la brevitas no es siempre fácilmente distinguible de la omisión propiamente, sino que más bien suelen funcionar en combinación:

EE AC
Yaziendo don Eugenio, arçobispo de Cartago que fue muy sancto omne, con toda la otra clerezia en el desterramiento en que Vgnerigo los echara quando mando çerrar las eglesias de los cristianos en Affrica, asi como lo auemos ya contado ante desto en esta estoria, que pues que sopo que era muerto esse Vgnerigo et que regnaua en su logar su sobrino Guntamundo, quel enuio rogar et dezir que se acordasse dell et de toda la otra clerezia que como ell era, en como uiuien muy lazrada uida, et que los sacasse daquel periglo, et que amasse a Dios et se tornasse a ell et reçebisse en si la ley de Cristo et la onrrase; ca esta era la salut de las almas de todos aquellas que la siguien, et en ella acabauan su uida. El rey Guntamundo oyo estonçes muy bien los ruegos daquel don Eugenio arçobispo de Cartago, et cumplio los muy de grado (p. 245). Un santo onbre, arçobispo que era de Cartago, Eugenio por nonbre, fue a rogar al rey Gutamundo, rey que era de los astrogodos, que tornase las iglesias e en su ser como de primero e los cristianos eso mesmo, pues su tío Umerigo los avía desterrados e muertos; e, pues él era rey de mejor conciencia que su tío, que le pluguiese de lo fazer (13rº-13vº).

36Las omisiones son, por otro lado, muy abundantes en los parlamentos en estilo directo (ED), pues la información en ellos presente es generalmente una amplificatio retórica por parte del autor que, por lo general, los limita en su extensión:

EE AC
Ell arçobispo Oppa llegosse un dia a la cueua en un mulo en que andaua, e començo de dezir a don Pelayo con sus palabras mansas et falagueras pero engannosas, assi como sil pessasse del crebanto de los cristianos, cuedandol engannar assi como fiziera ya a muchos cristianos, et dixol assi: «¡ay Pelayo!, bien sabes tu quan grand fue siempre el prez et el poder de los godos en Espanna, ca maguer que ouieron guerra con los romanos et los barbaros nunqua fueron uençudos; mas agora sonlo ya por el iuyzio de Dios, et toda su fuerça crebantada et aterrada. Pues di, agora ¿en que te esfuerças? por que assi te encerreste aqui en esta cueua con unos pocos de omnes et cuedas reuellar et deffenderte a los alaraues, quando el rey Rodrigo con toda la caualleria et la yente de los godos non los pudo sofrir. Acuerdate agora de como el regno de los godos fue siempre abondado de grand sabiduria et de mucha nobleza et de grand poder que siempre ouo en el, et agora en cabo es todo perdido et destroydo et tornado a nada; pues toma conseio de tu uida et de tu fazienda et de la daquellos que contigo son, et non quieras morir mala muert, e metete en poder de Tarif aquel princep tan onrrado que nunqua fue uençudo, et auras onrra tu et los que contigo son, et seras tu et ellos ricos et onrrados en toda uuestra uida». E respondiol don Pelayo en esta guisa et dixol: «pero que tu eres arçobispo, non sabes que Dios fiere et castiga a los sus fijos peccadores por algun tiempo, que non los desampara nin oblida <sic> por esso pora siempre; ca bien sabes como tu et tu hermano Vitiza assannastes a Dios malamientre por los uuestros peccados que fizieste con el cuende Julian sieruo de Satanas yl mouistes a sanna, porque ouo de uenir el destroymiento en la yente de los godos porque oy en dia es la eglesia de Dios et la cristiandad crebantada et destroyda, et llora la eglesia por los sus fijos que y fueron perdudos et muertos, et non puede en si auer plazer fasta que Dios quiera darle conort. E pero que el nuestro crebanto et el nuestro destroymiento puede durar algun poco de tiempo, non querra Dios que sea pora siempre, ca aun la cristiandad se leuantara. E yo fio en la misericordia de Jhesu Cristo, et non do nada por aquesta grand companna con que tu uienes nin la temo, ca nos los cristianos auemos ante Dios Padre por auogado a Nuestro Sennor Jhesu Cristo en el que creemos et fiamos et ponemos en el toda nuestra esperança, e fiamos en la Uirgien gloriosa Santa Maria su madre que seremos saluos et libres por el su ruego della, e ella aydando nos porque es madre de misericordia, creemos que con estos pocos que aqui somos que cobraremos toda la yente de los godos que es perduda, assi como de los pocos granos se crian las muchas miesses». Pues que esto ouo dicho el rey don Pelayo, metiosse dentro en la cueua con aquellos que con ell estauan mui mal espantados porque tan grand hueste uiron sobrellos yazer, e rogaron de todos sus coraçones a Sancta Maria que los ayudasse et los acorriese et se amercendeasse de la cristiandad. Oppa quando uio quel non prestaua su predigar et uio ell esfuerço que el rey don Pelayo auie en Dios, tornosse a los moros et dizen que les dixo: «este omne es ya desesperado et porfia en su mal, et non es y al mester sinon combaterle». Et dize don Lucas de Thuy que les dixo: «yd a la cueua et combatedla mui de rezio, ca menos de armas non les podremos conquerir». Alchaman mando luego a los fonderos et ballesteros et monteros que combatiessen la cueua mui de rezio, e ellos començaron estonces de lidiarla a piedras et saetas et tragazetes que los moros alançauan a los de la cueua, por la uertud de Dios tornauanse en ellos mismo et matauanlos; e por el iuyzio de Dios et por este miraglo tan nueuo que dezimos moriron alli mas de ueynte mill de los moros, e los que escaparon dalli fueron de guisa bueltos et toruados que non sabien de si parte nin mandado. El rey don Pelayo, quando esto uio, loo mucho el poder de Dios et la su grand merced; desi cobro coraçon et fuerça por la gracia de Dios, et salio de la cueua con aquellos que con el estauan, et mato a Alchaman et a muchos de los otros que con ell eran. E los moros que ende escaparon, queriendosse acoger a la cabeça del mont Auseua, saliron con el los otros cristianos que el rey don Pelayo dexara fuera de la cueua et mataron muchos dellos, e los que dalli pudieron foyr uinieron a Lieuana, que en en la ribera del rio Deua, et acogieronse a la sierra et sobiron en somo del monte; et ell monte dexosse caer con ellos yuso en fondon del ryo, et moriron alli todos so el agua et so las pennas que cayeron sobrellos. E este nueuo miraglo daquell affogamiento fizo Dios a pro de los cristianos de Espanna pora librarlos dell grand crebanto et dell astragamiento de los moros en que estauan, assi como fizo a los fijos de Israel quando les saco del catiuerio de Pharaon rey de Egipto et affogo a ell et a todos los suyos en la mar. E aun dize don Lucas de Thuy que quando aquel rio de Deua cresce mucho en el tiempo de las luuias et sal de madre, que parescen y oy en dia muchas sennales de los huessos et de las armas dellos. E uerdaderamientre quiso Dios complir estonces con aquellos sus sieruos la palabra que el dixo por ell apostol: «verdadero es Dios que non quiso soffrir de uos tentar daquello que uio que uos podriedes sofrir, ca el faz con la tentacion uenir prouecho». Oppa en este comedio fue preso del rey don Pelayo. E algunos dizen que fue fijo de Vitiza, et otros que hermano del cuende Julian, mas lo que es uerdad fue fijo de Egica et hermano de Vitiza (p.  322-324). e el arçobispo Opas llegó a la cueva cavallero en un mulo a fablar con el rey don Pelayo e díxole cosas farto blandas. E a la fin díxole que non quisiese morir él e los que con él estavan diziéndole: «Don Rodrigo con todo su poder non pudo con los aláraves e otros grandes, e tú quieres tentar a Dios non teniendo ayuda nin quien te acorra». E dixo don Pelayo: «Arçobispo, ¿non sabes que Dios castiga a los que quiere, pero non los olvida? Que tú e tu hermano Vitiça ensañastes a Dios de comienço por vuestros malos fechos e fuestes causadores de tanto mal con el malvado Julián conde e vosotros aún lo conprares. En Dios espero mi señor o de lo ver o de lo oír, que non quedaredes sin pena, que yo espero en el bivo Jesucristo, crucificado por nós, que non nos desanparará e aún de aquí daremos fuego a todos vosotros». E sonriose Opas e don Pelayo entrose en la cueva e dexole por baldío e falló a los suyos todos espantados de la grande morisma que allí estava e esforçolos e todos se encomendaron a Dios e a la su madre bendita. E luego Alçamán mandó conbatir la cueva a los fonderos e vallesteros e por virtud de Dios las piedras e saetas se tornavan contra ellos mesmos e los matavan e ferían e parescía que salían de la cueva donde murieron más de veinte mill moros d’ellos. E salió don Pelayo e mató e firió d’ellos infinidos e los moros que se acogían al monte, salieron luego los otros cristianos, que enbió a los montes don Pelayo e fizieron tanta matança, que ya non podían más matar. E acogiéronse algunos a Liévana e subieron de los moros infinitos en el monte que está sobre la ribera del río por guarir, e el monte que por maravilla de Dios con todos los moros cayó en el río e todos se afogaron. E dize don Lucas de Tuy que cuando el río sale de madre que oy día descubre infinida osamenta de los moros que se afogaron allí. Don Pelayo prendió a Opa, arçobispo de Sevilla, e dizen que fue fijo de Égica, hermano de Vitiça (53rº-53vº).

El paso del estilo directo al estilo indirecto

  • 33 Pues este se refiere a «una situación comunicativa en una unidad del relato que podemos llamar “es (...)
  • 34 Vid. al respecto Reyes, 1984 y 1993.

37La conversión del ED al indirecto (EI) como estrategia retórica para la abbreviatio es muy recurrente en nuestro sumario33. La transformación se debe a estrategias discursivas claras: el autor considera que el mantenimiento literal del discurso del enunciador no es necesario, por lo que se omite su voz en beneficio de la homogeneidad enunciadora del estilo indirecto, esto es, mediante el EI, la polifonía es soslayada, atenuada, pues no se desea dejar marcas idiolectales del enunciador que, con otros tipos de discurso referido sí se mantienen, imitando la reproducción exacta de sus palabras34. De este modo, mientras que para resumir el paso del ED al EI es el recurso más utilizado, para la ampliación de pasajes o recreación original de los parlamentos, es más común el sentido contrario.

EE AC
489. De como Mahomat dixo que subira fasta los syete cielosDespues desto tomo me ell angel Grabiel et leuo me suso fastal primero cielo; e los angeles que y estauan uinieron contra mi, et recebieron me muy bien, et fueron muy alegres comigo; et con el grand plazer que ende ouieron, catauan se unos a otros et dizie. [...] Empos esto subio me al VIIº cielo, et falle y un omne cano que seye en una siella et estaua en una casa appartada, et seyen y con el mas de setaenta uezes mill omnes que morauan siempre con ell en aquella casa, et nunqua an ende de salir fasta en el dia del juyzio, e dixo me ell angel: aqueste omne que tu uees es Abraham uuestro padre. Despues desto metiome en parayso [...]. E en todos los cielos en que yo sobi preguntauan los angeles a Grabiel quien era yo, et el dizieles: este es Mahomat. Et desi ellos muy alegres por esto que oyen preguntauan le et dizien le: ¿e es ya enuiado al mundo? Et el dixo les: ya enuiado es [...] Pues que passe los siete cielos, puso me Grabiel ante Dios, e el mando me que dixiesse yo et todos los qui me creyessen cinquaenta orationes cada dia [...]. E tod aquel que estas cinco oraciones fiziere, seerle an galardonadas bien como si dixiesse cinquaenta (p. 271-272). Dixo más: qu’el ángel Graviel lo subiera a los cielos e que vido muchas visiones e vido allí comer de buenas carnes adobadas. E en el segundo cielo que falló a Jesucristo e a sant Juan, fijo de Zacarías. E después en el tercero cielo vio a Josep, fijo de Jacob, fermoso como luna, e en el cuarto cielo viera un onbre viejo que dezía Aarón, e en el otro cielo vio a Muisés. E en el otro cielo estava un onbre en una silla e más de sesenta mill en torno d’él. E d’estas visiones contó muchas, e fue al paraíso e al infierno e al purgatorio, e todo esto contó en Meca (27rº-27vº).

38Generalmente Martínez de Toledo recurre al empleo de cuantificadores indefinidos y a la identificación de lo trasladado como un ejemplo, una muestra de lo dicho, pues el resto no merece ser registrado: E d’estas visiones contó muchas. Así, solo traslada al EI una parte del ED o un resumen de este, conmutando el resto del discurso por un referente pronominal fórico: e fue al paraíso e al infierno e al purgatorio, e todo esto contó en Meca.

EE AC
489. De como Mahomat dixo que subira fasta los syete cielosDespues desto tomo me ell angel Grabiel et leuo me suso fastal primero cielo; e los angeles que y estauan uinieron contra mi, et recebieron me muy bien, et fueron muy alegres comigo; et con el grand plazer que ende ouieron, catauan se unos a otros et dizie. [...] Empos esto subio me al VIIº cielo, et falle y un omne cano que seye en una siella et estaua en una casa appartada, et seyen y con el mas de setaenta uezes mill omnes que morauan siempre con ell en aquella casa, et nunqua an ende de salir fasta en el dia del juyzio, e dixo me ell angel: aqueste omne que tu uees es Abraham uuestro padre. Despues desto metiome en parayso [...]. E en todos los cielos en que yo sobi preguntauan los angeles a Grabiel quien era yo, et el dizieles: este es Mahomat. Et desi ellos muy alegres por esto que oyen preguntauan le et dizien le: ¿e es ya enuiado al mundo? Et el dixo les: ya enuiado es [...] Pues que passe los siete cielos, puso me Grabiel ante Dios, e el mando me que dixiesse yo et todos los qui me creyessen cinquaenta orationes cada dia [...]. E tod aquel que estas cinco oraciones fiziere, seerle an galardonadas bien como si dixiesse cinquaenta (p. 271-272). Dixo más: qu’el ángel Graviel lo subiera a los cielos e que vido muchas visiones e vido allí comer de buenas carnes adobadas. E en el segundo cielo que falló a Jesucristo e a sant Juan, fijo de Zacarías. E después en el tercero cielo vio a Josep, fijo de Jacob, fermoso como luna, e en el cuarto cielo viera un onbre viejo que dezía Aarón, e en el otro cielo vio a Muisés. E en el otro cielo estava un onbre en una silla e más de sesenta mill en torno d’él. E d’estas visiones contó muchas, e fue al paraíso e al infierno e al purgatorio, e todo esto contó en Meca (27rº-27vº).

39Para finalizar, cabe decir que la caracterización discursiva del sumario de crónicas como versión resumida de distintas obras anteriores no supondrá la no ampliación de algunos pasajes por parte de Martínez de Toledo como componedor del texto o, a fin de cuentas, locutor del texto al que accedemos con la lectura de la AC y que se hace responsable de las enunciaciones ajenas. Hemos mencionado ya algunas de esas inserciones anteriormente, pero no podemos desarrollarlas más en este trabajo por falta de espacio.

Conclusiones

40Según lo aquí expuesto, podemos concluir que el análisis comparativo de los procesos de textualización en sendos textos, fuente y meta, aporta datos provechosos para el estudio del sumario como texto historiográfico de carácter general. En primer lugar, podemos decir que a pesar de la vuelta a la historiografía alfonsí que supone el cambio de concepción cuatrocentista de la historia, la falta de interés por el pasado remoto propio de la época aleja las miradas de los cronistas de la GE como historia universal, y las vuelve hacia la EE como material base común, ampliable mediante la consulta de otras fuentes. A este respecto, en el proceso de elaboración de los sumarios, el autor tiende a iniciar la obra con más ampliaciones con respecto a la fuente. De este modo, la figura del autor está más presente con los distintos añadidos de otros materiales composicionales, así como de fragmentos concebidos desde su voluntad creativa. Sin embargo, a medida que avanza la narración, el texto es cada vez más servil en lo que a originalidad textual se refiere: hay menos inserciones propias del autor y la expresión se corresponde con su modelo en mayor medida, pues hay menor reelaboración favorecida por la cercanía cronológica y lingüística del modelo.

41Por otro lado, es de señalar que estas ampliaciones conviven con la abreviación característica de los sumarios, no solo como virtud estilística, sino también como estrategia compositiva que revela qué datos son dados a ser omitidos o modificados en el nuevo texto.

Haut de page

Bibliographie

Almeida, Belén, La historia de Roma en la Quinta Parte de la «General Estoria». Edición y estudio, tesis doctoral, 2 t., Universidad de Alcalá, 2004.

Badia Margarit, Antonio M., «La frase de la Primera Crónica General en relación con sus fuentes latinas. Avance de un trabajo conjunto», Revista de Filología Española, 42, 1958-1959, p. 179-210.

Badia Margarit, Antonio M., «Dos tipos de lengua, cara a cara», in: Homenaje ofrecido a Dámaso Alonso, Madrid: Gredos, 1960, t. 1, p. 115-139.

Bautista, Francisco, «Álvar García de Santa María y la escritura de la historia», in: Pedro Cátedra (dir.), Nuevos textos y nuevos lectores en el siglo xv. Contextos literarios, cortesanos y administrativos. Primera entrega, Salamanca: Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas, 2012, p. 27-59.

Beaugrande, Robert-Alain de, y Wolfgang Ulrich Dressler, Introducción a la lingüística del texto, Barcelona: Ariel, 1997.

Bombín, Inocencio, La «Atalaya de las Corónicas» del Arcipreste de Talavera: edición crítica de parte del texto con un estudio introductorio y vocabulario, tesis doctoral, Universidad de Toronto, 1976.

Cano Aguilar, Rafael, «Periodo oracional y construcción del texto en la prosa medieval castellana», Glosa, 1, 1990, 13-30.

Catalán, Diego, La Estoria de España de Alfonso X: creación y evolución, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal-Universidad Autónoma de Madrid, 1992.

Conde, Juan Carlos, La creación de un discurso historiográfico en el Cuatrocientos castellano: “Las Siete Edades del Mundo” de Pablo de Santa María (estudio y edición crítica), Salamanca: Universidad de Salamanca, 1999.

Fernández-Ordóñez, Inés, Transmisión y metamorfosis: hacia una tipología de mecanismos evolutivos en los textos medievales, Salamanca: Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas, 2012.

Fernández-Ordóñez, Inés, «La denotación de “España” en la Edad Media. Perspectiva historiográfica (siglos vii-xiv)», in: José M.ª García Martín et al. (ed.), Actas del IX Congreso Internacional de Historia de la Lengua Española, Madrid-Frankfurt: Iberoamericana-Vervuert, 2015, t. 1, p. 49-106.

Fogelquist, James D. (ed.), Pedro de Corral, Crónica del rey don Rodrigo (Crónica Sarracina), 2 t., Madrid: Castalia, 2001.

Garcia, Michel, «Noticias del presente. Memoria del futuro. Escribir la historia en Castilla en 1400 y más adelante», in: Michel Garcia et al. (ed.), Memoria e historia: utilización política en la Corona de Castilla al final de la Edad Media, Madrid: Sílex, 2010, p. 15-42.

Girón Alconchel, José Luis, Las formas del discurso referido en el «Cantar de Mio Cid», Madrid: Real Academia Española, 1989.

Hillgarth, Jocelyn N., «Spanish Historiography and Iberian Reality», History and Theory, 24 (1), 1985, p. 23-43.

Jardin, Jean-Pierre, «Contribution à l’étude des résumés de chroniques castillanes du xve siècle», Atalaya, 1, 1991, p. 117-126.

Jardin, Jean-Pierre, «El modelo alfonsí ante la revolución trastámara. Los sumarios de crónicas generales del siglo xv», in: Georges Martin (ed.), La historia alfonsí: el modelo y sus destinos (siglos xiii-xv), Madrid: Casa de Velázquez, 68, 2000, p. 141-156.

Jardin, Jean-Pierre, «Rodrigue Jiménez de Rada comme auctoritas: les sommes de chroniques générales du xve siècle», Cahiers de Linguistique et de Civilisation Hispaniques Médiévales, 26, 2003, p. 295-310.

Kagan, Richard L., Los cronistas y la corona: la política de la historia en la España medieval y moderna, Madrid: Marcial Pons, 2010.

Linehan, Peter, Historia e historiadores de la España medieval, traducción de Ana Sáez Hidalgo, Salamanca: Universidad de Salamanca, 2012.

López Serena, Araceli, «La doble determinación del nivel histórico en el saber expresivo. Hacia una nueva delimitación del concepto de tradición discursiva», Romanistisches Jahrbuch, 62 (3), 2011, p. 59-97.

Mahmoud Aly Meky, Mariam, El Conde don Julián: evolución de un mito, tesis doctoral, Madrid, Universidad Complutense, 2005.

Moya García, Cristina, Edición y estudio de la «Valeriana»: («Crónica abreviada de España» de Mosén Diego de Valera), Madrid: Fundación Universitaria Española, 2009.

Octavio de Toledo, Álvaro, «Santa Teresa y la mano invisible: sobre las variantes sintácticas del Camino de perfección», in: Mónica Castillo Lluch y Lola Pons Rodríguez (ed.), Así se van las lenguas variando. Nuevas tendencias en la investigación del cambio lingüístico en español, Berna: Peter Lang, 2011, p. 241-304.

Orellana, Raúl, «El concepto de España en el siglo xv. Perspectiva historiográfica», in: Andrés de Blas Guerrero, Juan Pablo Fusi Aizpurúa y Antonio Morales Moya (dir.), Historia de la nación y del nacionalismo español, Barcelona: Galaxia Gutenberg, 2013, p. 76-94.

Pons Rodríguez, Lola, «El peso de la tradición discursiva en un proceso de textualización. Un ejemplo en la Edad Media castellana», in: Johannes Kabatek (ed.), Sintaxis histórica del español. Nuevas perspectivas desde las tradiciones discursivas, Madrid-Frankfurt: Iberoamericana-Vervuert, 2008, p. 197-224.

Pons Rodríguez, Lola, «Notas sobre los nexos concesivos en los romanceamientos bíblicos medievales», in: Andrés Enrique-Arias (ed.), Diacronía de las lenguas iberorrománicas. Nuevas aportaciones desde la lingüística de corpus, Madrid-Frankfurt: Iberoamericana-Vervuert, 2009, p. 305-325.

Reyes, Graciela, Polifonía textual, Madrid: Gredos, 1984.

Reyes, Graciela, Los procedimientos de cita: estilo directo y estilo indirecto, Madrid: Arco Libros, 1993.

Rodríguez Toro, José Javier, «Las estorias alfonsíes y dos de sus fuentes latinas cara a cara (datos para el estudio de la ilación)», Cahiers de Linguistique et de Civilisation Hispaniques Médiévales, 26, 2003, p. 241-258.

Tate, Robert B., Ensayos sobre la historiografía peninsular del siglo xv, Jesús Díaz (trad.), Madrid: Gredos, 1970.

Valdaliso Casanova, Covadonga, «La obra cronística de Pedro López de Ayala y la sucesión monárquica en la corona de Castilla», Edad Media. Revista de Historia, 12, 2011, p. 193-211.

Villacorta Macho, M.ª Consuelo, Edición crítica del «Libro de las buenas andanças e fortunas que fizo Lope Garçía de Salazar» (Títulos de los libros XIII, XVIII, XX, XXI, XXIV y XXV), Bilbao: Universidad del País Vasco, 2005.

Villacorta Macho, M.ª Consuelo, «Edición crítica del Libro de las buenas andanças e fortunas que fizo Lope Garçía de Salazar. Transmisión manuscrita, fuentes escritas y tradición oral», Oihenart, 21, 2006, p. 521-536.

Fuentes primarias

AC = Garrido Martín, Blanca (ed.), Atalaya de las corónicas (1443) de Alfonso Martínez de Toledo, Madrid-Frankfurt: Iberoamericana-Vervuert, 2017.

CS = Fogelquist, James D. (ed.), Pedro de Corral, Crónica del rey don Rodrigo (Crónica Sarracina), 2 t., Madrid: Castalia, 2001.

EE = Menéndez Pidal, Ramón (ed.), Primera crónica general de España que mandó componer Alfonso el Sabio y se continuaba bajo Sancho IV, Madrid: Gredos, 1977 [1906].

Haut de page

Notes

1 Vid. Jardin, 1991, Garrido Martín, 2017.

2 Vid. Tate, 1970, p. 281.

3 «Au xve siècle, on assiste en Castille à une mutation de la production historiographique caractérisée par la multiplication d’œuvres courtes qui portent le titre de Sumarios, Compendios ou parfois Sumas de Crónicas» (Jardin, 1991, p. 117).

4 Según Garcia, 2010.

5 Vid. Valdaliso, 2011.

6 Vid. a este respecto Garcia, 2010.

7 «[A]pelando a la memoria, a los recuerdos, al relato de lo vivido y oído y, al mismo tiempo, estableciendo una prudencial distancia; sin embargo, su intencionado desapego no resulta un argumento de peso como para considerarlo un historiador objetivo» (Villacorta, 2010, p. 68).

8 Vid. Bautista, 2012, p. 54-58.

9 Vid. a este respecto Hillgarth, 1985.

10 Vid. Kagan, 2010, p. 44.

11 Vid. Linehan, 2011 [1993], p. 241.

12 Vid. Fernández-Ordóñez, 2015.

13 Por el contrario, «[J]unto a la concepción unitaria de España como simple marco geográfico, se extiende entre los diferentes reinos de España la identificación entre reino y “naturaleza” de los habitantes del solar hispánico, aun siendo un territorio políticamente plural» (Orellana, 2013, p. 76).

14 Así la denomina Jardin, 2000, p. 141.

15 Vid. Catalán, 1992.

16 Conde, 1999, § II.

17 Vid. Almeida, 2004, p. 86-89.

18 Además, se trataría igualmente de un caso aislado que, por otra parte, presenta dudas en estudios más recientes por la complejidad textual de la obra, así como el usus scribendi de García de Salazar en el proceso de elaboración de la crónica (Villacorta, 2005 y 2006).

19 Vid. Jardin, 1991 y 2000.

20 Vid. Conde, 1999, Moya, 2009 y Garrido Martín, 2017 respectivamente.

21 Para los reinados a partir de Alfonso XI, Martínez de Toledo recurre a las crónicas particulares bajomedievales: la Crónica de Tres Reyes y Alfonso XI (16.797 palabras) y las Crónicas de Ayala (35.230). En cuanto a las partes finales de la obra, hallamos que son dos fragmentos añadidos: el primero, que se corresponde con el final de la crónica de Enrique III, es compartido por los manuscritos más importantes, M y L, y proviene de la denominada Refundición del Halconero de Juan II (1.769 palabras); por otra parte, el segundo, exclusivo de un solo manuscrito, L, está elaborado por distintas fuentes historiográficas del reinado de Juan II.

22 Conde, 1999, p. 90-94, encuentra varias señales textuales para afirmar que, a pesar de que la Cr1344 es la fuente que conduce la historia de la Siete Edades, en algún momento Pablo de Santa María «echó de menos la historia de los godos contenida en la PCG». De esta manera, se acerca a la EE para narrar los orígenes y los primeros reyes de los godos, así como sus mujeres, las amazonas.

23 Citamos la Atalaya de las corónicas a partir de nuestra edición, Garrido Martín, 2017.

24 Vid. un mayor desarrollo de este recurso en Jardin, 2003.

25 Vid. para un desarrollo mayor de este concepto Beaugrande y Dressler, 1997.

26 Así lo afirma y muestra Pons Rodríguez, 2008, en el proceso de creación de las Virtuosas e claras mugeres (1446) de Álvaro de Luna, así como Octavio de Toledo, 2011, para el Camino de perfección (1564-1567) de Santa Teresa, denominándolo en este caso retextualización.

27 Vid. Badia Margarit, 1958-1959, 1960, Cano Aguilar, 1990, Rodríguez Toro, 2003, Pons Rodríguez, 2008 y 2009 y Fernández-Ordóñez, 2012.

28 Vid. para la definición de este concepto y su relación con el de tradición discursiva López Serena, 2011.

29 Vid. Bombín, 1976, p. 31-32 y Fogelquist, 2001, n. 81.

30 La cursiva aquí y más adelante en las citas es nuestra.

31 Vid. Mahmoud Aly Meky, 2005, p. 117.

32 En los casos concretos de los ejemplos mostrados en este apartado, observamos las siguientes relaciones de palabras entre la fuente y la AC: 156/65; 234/65; 1.048/373; 62/36; 1.297/253; 312/99.

33 Pues este se refiere a «una situación comunicativa en una unidad del relato que podemos llamar “escena resumida” o, simplemente, “resumen”» (Girón Alconchel, 1989, p. 83).

34 Vid. al respecto Reyes, 1984 y 1993.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Blanca Garrido Martín, « Las estorias alfonsíes como canon historiográfico de los sumarios cuatrocentistas castellanos », Atalaya [En ligne], 17 | 2017, mis en ligne le 23 août 2018, consulté le 20 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/2842

Haut de page

Auteur

Blanca Garrido Martín

Universidad de Sevilla

Haut de page