Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon

Marcas autoriales de composición en fray Antonio de Guevara: compositio numerorum y enumeraciones (más o menos) fraudulentas

Marques auctoriales de composition dans l'oeuvre de frère Antonio de Guevara : compositio numerorum et énumérations (plus ou moins) frauduleuses
Auctorial Composition Marks in the Works of Friar Antonio de Guevara: compositio numerorum and (more or less) Fraudulent Enumerations
Emilio Blanco

Résumés

Cet article rend compte de l’extraordinaire fréquence dans l’Horloge des princes de Guevara du recours aux patrons numériques pour en organiser le développement. Après une analyse de la structure intellectuelle classique et patristique pouvant être à l’origine de cette pratique rhétorique, l’article tente de démontrer que l’on se trouve devant un argument d’autorité de plus, en sus de citations d’autorisés classiques, pour insérer dans le faible fil narratif –la vie de l’empereur romain Marc Aurèle –la matière doctrinale que le franciscain veut transmettre à son public.

Haut de page

Texte intégral

1Hay toda una serie de procedimientos que fray Antonio emplea con frecuencia en sus obras: las enumeraciones, las digresiones, las contradicciones y la repetición de coletillas. Estos recursos compositivos superan el límite de lo accidental para convertirse en marcas autoriales identificadoras de la escritura guevariana. También son los responsables en gran medida de su originalidad, aunque es cierto que hay otros que contribuyen también a realzarla. Hoy analizaré brevemente algunos de ellos (no señalados hasta ahora, según creo, o por lo menos no suficientemente), a los que el predicador se acoge con frecuencia a la hora de reescribir el Libro áureo de Marco Aurelio. Me centraré concretamente en la compositio numerorum y en la utilización de las enumeraciones.

  • 1 El Prólogo de la Década de Césares se divide en tres secciones: «Propone el Auctor», «Prosigue su (...)

2Como es bien sabido, fray Antonio antepone al texto del Relox de príncipes un «Prólogo general», un «Prólogo» y un «Argumento». Este tipo de preliminares a tres bandas no era extraño a fines de la Edad Media, pero, desde luego, se van a convertir en costumbre en los libros del minorita1. Sin embargo, la preferencia del predicador por el número tres no se agota en el prólogo, porque también son tres los libros que componen la segunda redacción, como él mismo declara en el Argumento de la obra:

  • 2 Guevara, 1994, p. 81. Todas las citas del Relox de príncipes remiten a esta edición.

Este Relox de príncipes se divide en tres libros: en el primero se trata que el príncipe sea buen christiano; en el segundo, cómo el príncipe se ha de aver con su mujer y sus hijos; en el tercero, cómo ha de gobernar su persona y república2.

  • 3 Cuáles son los tres libros lo explica bien Pedro Díaz de Toledo: «Aristótiles compuso de aquesto t (...)

3Es cierto que inmediatamente a continuación el autor agrega que ya tenía empezado otro más, pero que la importunidad de los amigos le hizo darlo a la imprenta tal cual. Más allá del guiño celestinesco, lo cierto es que estamos ante un tratado dividido en tres partes, y tampoco en ello innova fray Antonio. Más bien al contrario, ya que desde Alcuino se venían ofreciendo a los monarcas obras con división tripartita, algunas de ellas tan populares en la Edad Media como el De regimine principum3.

  • 4 Véase el «Excurso XV» del impagable estudio de E. R. Curtius, 1984, p. 700-712.
  • 5 Resumo las conclusiones del trabajo citado de Curtius, 1984, p. 712.

4Pese a ello, la división tripartita plantea una cuestión distinta que hay que salvar antes de abordar las enumeraciones guevarianas. Me refiero al viejo problema de la composición numérica. La teoría retórica era bien parca sobre la composición literaria, aunque se podía encontrar algo en Quintiliano (sobre todo en el prefacio y en el comienzo del libro VII de la Institutio Oratoria). Ante esa carencia, la Edad Media se inventó un sistema compositivo basado en los números4. Su característica fundamental residía en que no fue un invento absoluto de las centurias medievales, sino que se había empleado en la literatura clásica y se volvería a utilizar frecuentemente en la poesía latina medieval, de donde lo tomarían los escritores en lenguas vernáculas. Además, podía determinar tanto la cantidad de versos –si se trataba de un poema– como de libros o partes de una obra5.

  • 6 «[…] manifestum faciunt quod ipsum bene est […]» (Aristóteles, 1515, fol. 120).
  • 7 Isidoro, 1862, col. 179.
  • 8 «Ratio numerorum contemnenda non est. In multis enim sanctarum scripturarum locis quantum mysteriu (...)

5Fray Antonio debió de conocer este problema a través de los dos últimos libros de la Metafísica de Aristóteles, en donde el Estagirita se detenía repasando la doctrina numérica de otros filósofos, especialmente de los pitagóricos. Más interesante, con todo, era una de las conclusiones que allí se exponían: los números nos revelan el bien que reside en las cosas6. Macrobio, otro autor mencionado por Guevara en el Relox, volvía en su Comentario al Sueño de Escipión sobre la perfección de los números, y señalaba que no le faltó razón al Arpinate cuando concedió a estos la plenitud. Pero iban a ser los Padres de la Iglesia los encargados de explotar al máximo las posibilidades de la teoría numérica, vinculándola siempre –o casi siempre– al comentario religioso. Es el caso del san Agustín de las Confesiones (V, 3, 5) o del Boecio de la Consolación (libro III, metro 9), bien conocidos durante todo el periodo medieval, al igual que ocurre con san Isidoro, quien va a dar extraordinaria importancia a la doctrina numérica en su Liber numerorum, que se abre, precisamente, señalando la necesidad de su estudio en las Escrituras7, para descubrir después algo en lo que insistirá en un texto extraordinariamente difundido en todo el medievo europeo, las Etimologías: «No debe menospreciarse en absoluto la ciencia de los números. En muchos pasajes de las Sagradas Escrituras se pone de relieve cuán profundo es el misterio que entrañan»8.

  • 9 Platón, 1992a, p. 104 y ss.
  • 10 Ficino, 1984, p. 21.

6Ya en el terreno específico del número tres, habría que señalar que si fray Antonio hubiese leído ciertamente todo lo que cita, andaría bien informado de la trascendencia de la cifra, no tanto por las evidentes implicaciones de carácter religioso, cuanto por los autores clásicos que se detuvieron en el guarismo como concepto. Por ejemplo Plutarco, que en la Vida de Fabio Máximo había incidido en la consideración sobre el carácter perfecto de este número. El de Queronea, en realidad, no hacía más que insistir en algo que se venía señalando desde el Fedón y que sería repetido con deleite por los autores neoplatónicos9. Es el caso de Marsilio Ficino, quien en su De amore recordaba que los pitagóricos quisieron hacer de esta cifra la medida de todo, ya que «con el número ternario Dios gobierna todas las cosas, y también las cosas por este número se perfeccionan»10. Otro texto clásico frecuentado y citado por fray Antonio, el Aulo Gelio de las Noches Áticas, volvía a recoger la doctrina pitagórica sobre esta cifra:

  • 11 «Huius numeri cubum Pythagoras vim habere lunaris circuli dixit, quod et luna orbem suum lustret s (...)

De este número [tres] dijo Pitágoras que su cubo dominaba el curso de la luna, puesto que la luna rodea su órbita cada veintisiete días, y que el número tres […] arroja el mismo número si se lleva al cubo11.

  • 12 Isidoro, 1862, col. 181-182.
  • 13 Rabano Mauro, 1864, XVIII, iii, col. 490; o Garnerio, 1854, XV, iii, col. 442-444.
  • 14 Bartolomeus Anglicus, en su Libro de proprietatibus rerum, incluye al final un tratado sobre númer (...)
  • 15 Lida, 1975, p. 285; Curtius, 1984, p. 710.

7Aun así, no hace falta escarbar en las lecturas guevarianas –siempre tan dudosas– para justificar el tres como número compositivo. Tanto su instrucción religiosa como su formación retórica, tuviese esta última lugar en el campo de la elocuencia o –más seguramente– en el de la predicación, le garantizaban su conocimiento. Cualquier religioso tendría que haber manejado textos que ponderaban la extraordinaria importancia de la cifra: el citado Liber numerorum de san Isidoro le dedica todo un capítulo, que comienza señalando su perfección aritmética (es el primer número impar, consta de tres unos…) y teológica (un dios, pero tres personas…)12, para concluir que el tres siempre representa la «sacrosancta Trinitas», amén de ser cifra y compendio de otros muchos órdenes mundanos. En el mismo sentido apuntaban Rabano Mauro o Garnerio13. Ya a fines de la Edad Media, los volúmenes de factura enciclopédica recuerdan que el tres, debido a la Trinidad, «es el más sagrado número que aya», como dice Bartolomé Ánglico14. Si Gonzalo de Berceo agrega un tercer libro a su Vida de Santo Domingo, es precisamente para que sean tres las partes, y al Laberinto de Juan de Mena se le añaden tres estrofas para que la suma total alcance las trescientas, resultado de multiplicar el número citado por cien15.

  • 16 Plinio, 1972, I, II, xx, 9.
  • 17 Quintiliano, 1963, IV, v, 3, II, p. 136.
  • 18 Eiximenis, 1936, p. 321-322.

8Ya en el campo de la elocuencia, Plinio el Joven hacía referencia, en una de sus cartas, a la scholastica lex del tres para indicar que podría dar un tercer ejemplo para redondear su argumentación16, y Quintiliano se hacía eco de ella en el libro IV de la Institutio, para señalar que era un error limitar a tres el número de las proposiciones incluidas en una partitio17, lo que da idea de la frecuencia con que la técnica se practicaba. Tampoco faltaban entre los teóricos de la predicación los que señalaban la importancia de los números, desde Francesc Eiximenis a fray Martín de Córdoba. Si el franciscano se limita tan solo a indicar que, a la hora de predicar ordenadamente, «numerus etiam est significativus», sin agregar nada concreto sobre el tres18, quien sí lo hace es el agustino, que nos recuerda que, al dividir el tema, el número mínimo de miembros de la distinción debe ser de tres, y explica además por qué y cómo se puede justificar:

  • 19 «Ulterius notandum quod membra distintionis ad minus debent esse tria at ad plus VI, sicut divisio (...)

Se ha de observar, por otro lado, que los miembros de la distinción deben ser por lo menos tres y como mucho seis, al igual que las divisiones deben oscilar entre dos y cuatro. Si se reducen al número tres, resultan convenientes porque la Trinidad consta de tres personas; porque hay tres jerarquías angélicas; tres virtudes del alma (esto es, razón, ira y deseo); tres virtudes teológicas; tres cielos (áureo, sideral y empíreo); tres dimensiones corpóreas; tres perfecciones de las cosas (esto es, sustancia, virtud y obra)19.

  • 20 Ya Augustin Redondo (1976, p. 475) reparó en que la pareja peso-medida «reviendra plusieurs fois s (...)

9Parece, pues, que de cualquiera de estos ámbitos pudo llegarle a fray Antonio la idea del tres como marco compositivo. Lo que hace falta saber ahora es si esos tres libros del Relox de príncipes son fruto de la casualidad o son algo buscado conscientemente por Guevara. Me inclino por esta última posibilidad, ya que en todas las obras guevarianas aparece frecuentemente la oposición peso-medida, aplicada a los más variados objetos y situaciones. Se trata de un esquema retórico calcado sobre la sentencia del libro de la Sabiduría «Sed omnia in mensura, et numero, et pondere disposuisti» (Sab 20:21), una de las más citadas en los textos latinos medievales, especialmente en los dedicados a los números. Que fray Antonio excluya el numerous no tiene nada de extraño, habida cuenta de lo gratas que le resultan las construcciones bimembres o duales. Lo importante es que se hace eco del dictum salomónico con bastante frecuencia20.

  • 21 Valga solo el ejemplo final: «Jamás uvo, ni ay, ni avrá juez tan justo, ni en la justicia tan reca (...)
  • 22 Véanse en este sentido los distintos trabajos de Rallo, 1979, p. 209, y 1984, p. 180, y Blanco, 20 (...)
  • 23 Por ejemplo, el discurso del filósofo Bruxilo ante el Senado de Roma (I, vi), la carta del Senado (...)
  • 24 El discurso del sabio de los garamantes ante Alejandro Magno consta de dos capítulos (I, xxxiii-xx (...)

10Con todo, es quizá en el Relox de príncipes donde más se acoge a la dualidad, ya que aparece al menos diez veces en todo el libro, desde el prólogo hasta los capítulos finales21. Esto nos lleva a plantearnos si la composición numérica supera la estructura general de la obra para integrarse en el diseño microestructural de algunos capítulos. En este sentido, cumple recordar ahora que la crítica ha venido señalando que el Relox de príncipes no tiene una estructura definida, fuera del título que sirve como factor unificador de ese totum revolutum que es la obra completa. Tanto es así que, a veces, se ha catalogado la obra como volumen misceláneo22, e incluso se ha reprochado al minorita la escasa habilidad para hacer cuadrar los capítulos de cada libro, que rondan en todos los casos el medio centenar (el libro I tiene cuarenta y siete capítulos; cuarenta el segundo; y cincuenta y siete el tercero). Y lo cierto es que, de haber querido otro número de capítulos, le habría resultado bien fácil de conseguir, bien por medio de la adición de alguno más o, en el caso contrario, mediante la supresión de epígrafes. Incluso una lectura apresurada del texto lo deja meridianamente claro: encontramos capítulos excesivamente breves, compuestos en exclusiva por oraciones o cartas que podrían haberse integrado en el anterior sin romper la armonía del conjunto (ya que, sumadas las dos partes, no exceden la extensión alcanzada en otros capítulos)23. Puede decirse lo mismo de las epístolas y discursos que, incluidos en el texto del Relox de príncipes, se fragmentan en dos, tres e incluso cinco partes: el número podría haberse incrementado o disminuido a voluntad del autor24.

  • 25 No olvidemos que el Relox de príncipes es la revisión ampliada del Libro áureo de Marco Aurelio. L (...)
  • 26 Isidoro, 1862, cap. xxvii, col. 200.

11Si Guevara hubiese querido, pues, buscar un número redondo, no habría tenido grandes dificultades para repartir o comprimir los materiales que ya tenía, e incluso añadir materia nueva, o amplificar la existente, pues sabemos que ni la invención ni la amplificación constituyeron nunca un problema para él25. Con un ligero esfuerzo habría sumado ciento cincuenta capítulos (cincuenta por cada libro) y poco más le hubiese costado llegar a esa cifra mágica del CLIII (la suma de los diecisiete primeros números) con que cerraba San Isidoro su tratado26.

  • 27 Isidoro, «De duodenario numero»: «Pro se ipso autem, sicut duodecim per duodecim centum quadragint (...)

12Seguramente no le habría costado cuadrar las cifras, pero es que, además, la suma de los capítulos correspondientes a cada uno de los tres libros del Relox de príncipes (47 + 40 + 57) arroja un total de ciento cuarenta y cuatro capítulos, número este que en absoluto estaba desprovisto de significado. Antes al contrario, es uno de los números típicos o simbólicos en la tradición cristiana, pues el cuadrado de la docena designaba el número total de la Iglesia, amén de la extensión de los muros de Jerusalén o de la universalidad de los santos, como recuerda san Isidoro en el lugar citado27.

  • 28 Quizá el caso más conocido sea el de Els cent noms de Deu, de Ramon Llull, donde son cien capítulo (...)

13No parece casual que la suma total de capítulos del volumen alcance la cifra indicada. De hecho, los números con sentido teológico –y 144 lo tiene– determinan en la Edad Media la cantidad total de capítulos de una obra, con lo que se salvaba desde el punto de vista teórico la escasez preceptiva señalada acerca de la disposición28. Esto lleva a pensar que fray Antonio se sirvió de la composición numérica para construir su texto. Se explicaría así la aparente falta de estructura y el carácter misceláneo de la obra: el principio estructurador sería entonces externo, el dictado primero por la composición ternaria, a la que habría que añadir en un segundo momento el número total de los capítulos incluidos, dentro de los cuales cabe tratar todo tipo de materias, por diversas y opuestas que sean entre ellas.

14El procedimiento cobra importancia porque deja de diseñar solo el marco general del conjunto para integrarse en la marcha de los capítulos, ya sea desde el título, ya desde el interior. En el libro primero valdrían como ejemplo los capítulos xx («Que por cinco razones deben los príncipes ser mejores christianos y más virtuosos que no sus vassallos») o xxiii («En cómo prueva el auctor por doze exemplos quán ásperamente son los príncipes castigados quando son atrevidos a sus templos»), que se construyen ya desde el mismo título según esos modelos numéricos. Lo mismo sucede en la segunda parte con los capítulos xiii («De tres consejos que dio Lucio Séneca a un secretario amigo suyo…»), xx-xxi (que explican las siete condiciones que han de tener las amas de cría), xxiv (una carta de Marco a Dédalo en respuesta doce puntos), xxxix («Que los príncipes y grandes señores deven ser muy solícitos en buscar ayos para sus hijos, y de diez condiciones que han de tener los buenos ayos») o xxxix-xl («cuatro vicios de los que los ayos deven guardar a los niños»). En el libro tercero no se hacen referencias explícitas desde las cabeceras de capítulo, ya que al tratarse de cartas en su mayor parte, la materia se presta menos a la división.

15En otras ocasiones el anuncio no se produce desde el título, sino que es ya dentro del texto del capítulo donde se menciona el esquema numérico que se va emplear para exponer determinada cuestión. Y fray Antonio, que ha aprendido en las artes praedicandi que el recurso al número ayuda a conseguir una exposición convincente, recurre a todo tipo de cifras con los más diversos fines.

  • 29 Guevara, 1994, p. 395-396.
  • 30 Guevara, 1994, p. 608.
  • 31 Guevara, 1994, p. 793.
  • 32 Guevara, 1994, p. 865-866.

16No me detendré más en la importancia del tres como recurso compositivo en la prosa guevariana; me limitaré solamente a repasar algunos de los casos en que el franciscano se sirve de él. Así, Cinas [sic] sirve «de tres oficios en casa del rey Pirro» y el mismo monarca da gracias a los dioses por tres cosas29. En boca de Diógenes se pone lo siguiente: «Tres cosas has de hazer si quieres gozar del reposo de esta vida y conservar con todos tu inocencia», triada que se enumera a continuación30. En una de las cartas del Emperador a una pareja de ancianos –Claudio y Claudina– que no se resigna al decoro que le exige la edad, Marco hace notar que «para tres cosas hemos de hazer eleción dellos [de los amigos]»31. Finalmente, escribiendo a Domicio, el mismo Emperador le recordaba que «tres cosas dezía el divino Platón en los libros de su República»32. Como es de esperar, ni Diógenes ni Platón dicen exactamente eso, por lo que parece que Guevara se ampara en la figura de autoridad, por un lado, y en el prestigio del número, por otro, para vehicular su propia materia doctrinal.

  • 33 He seguido el lineamiento de Garnerio, 1854, col. 444-445, pero es igualmente útil el tratadito de (...)
  • 34 Guevara, 1994, p. 242.
  • 35 Guevara, 1994, p. 505.

17El cuatro es otro de los números simbólicos: los cuatro evangelistas con los cuatro evangelios, las cuatro virtudes cardinales o las cuatro partes del mundo, son elementos suficientes para catapultarlo al conjunto de los elementos compositivos33. Así, fray Antonio estriba ahora en Aristóteles para exponer que «por quatro razones naturales podemos provar ser muy necesario el mandar y obedecer en el pueblo»34, o se reducen a este número las infinitas «cosas que naturalmente dessean las mujeres»35.

  • 36 Guevara, 1994, p. 127, 340, 394, 500 y 1012.

18Con todo ello, los números favoritos del Relox de príncipes, aquellos a los que se recurre con más asiduidad, son el cinco y el siete. El primero de ellos también venía recomendado por los tratados de predicación. Fray Martín de Córdoba compendia bastante bien las informaciones de los Padres: los dedos de la mano, las cinco llagas de Cristo, las cinco vírgenes prudentes, los cinco sentidos, los cinco panes de la multiplicación… Pues bien, a ese cinco cargado de sentido natural y teológico se acoge también el minorita: «Para ser un emperador de inmortal memoria, ha de tener cinco cosas en esta vida», «Dize Homero que los thebanos tenían cinco costumbres por las quales se estremavan de todas las otras naciones», «los príncipes nunca avían de derramar lágrimas si no fuesse por una destas cinco cosas», «aquel día que las matronas presentaron sus joyas en el Capitolio, luego allí les concedieron cinco cosas en el Senado» o un Marco ya moribundo que afirma «cinco cosas llevo atravesadas en mi coraçón, las quales yo quisiera más dexarlas remediadas que no encomendadas»36.

  • 37 Platón, 1992b, 38a-39b.
  • 38 Ficino, 1984, IV, iv, p. 128.
  • 39 Aristóteles, 1515, fol. 120rº; pero véase igualmente la Historia animalium (Aristóteles, 1990, V, (...)
  • 40 Macrobio, 1526, fol. VIIIrº.
  • 41 Varios pasajes ilustran la afición guevariana a la teoría del año climatérico. Me refiero ahora a (...)

19La importancia del número siete es mayor aún en el Relox de príncipes. Fray Antonio se inserta ahora en una tradición que arranca desde la academia platónica, porque ya en el Timeo menudean las alusiones37, que los autores neoplatónicos no dejarán pasar sin comento: Ficino titula uno de los capítulos de su comentario a El banquete «De los siete dones que Dios concede a los hombres a través de los espíritus intermedios», y allí establece la siguiente relación: la divinidad concede siete dones al mismo número de dioses, que mueven los mismos planetas (=ángeles), y estos los presentan a los siete órdenes de demonios que los sirven38. Sin embargo, como la influencia en la Edad Media será sobre todo de corte aristotélico, es mejor acudir al Filósofo, quien en su Metafísica también había establecido algunas correlaciones de este guarismo, al que dará una importancia capital en sus escritos biológicos39. Y será el Macrobio comentador de El sueño de Escipión quien nos recuerde que el siete es número pleno y quien atribuye a Cicerón que podría decirse incluso que el siete es la clave del universo40. O Aulo Gelio, que dedica uno de los capítulos de sus Noches áticas a disertar sobre las excelencias del siete, empezando por la astrología y el zodíaco para pasar a otros aspectos de la vida, entre ellos el del año climatérico, «donde se cumplen nueve sietes o siete nueves», doctrina que tanto encandiló al predicador41.

  • 42 Lactancio, 1850, VII, xiv (col. 781-782): «[…] septenarius numerus legitimus ac plenus est».
  • 43 San Agustín, 1988, XVIII, 4, 4.

20En cualquiera de estos autores pudo fascinarse Guevara por el numerito en cuestión. Pero Guevara es hombre de Iglesia, y a esa tradición clásica hay que sumarle la específicamente religiosa, que en él es más importante, si cabe. Y es que el atractivo del número como principio estructurante no pasó desapercibido en los tratados patrísticos que, puesto el pie en el estribo de la Biblia, se aprovechan de esa tradición. Así, desde Lactancio –autor citado por fray Antonio– se viene reparando de una u otra manera en él: Dios completó el mundo en seis días y santificó el séptimo, de ahí que ese número sea perfecto y completo, etc.42. Y la perfección de la Ciudad de Dios se va a representar simbólicamente en esta cifra: «[…] numerum septenarium, quo est Ecclesiae significata perfectio»43. Con todo, la exposición detallada de las virtudes del número siete hay que buscarla en el capítulo xxxi del libro XI de La Ciudad de Dios, donde se vuelven a cantar sus excelencias.

  • 44 «[…] numerus etiam ipse alia ratione perfectus est. […] Hoc itaque satis sit admonere, quod totus (...)

[…] número perfecto también por otro motivo. […] Baste con recordar que el primer número impar completo es el tres, y el primer número par completo es el cuatro; el siete consta de la suma de los dos. Así, muchas veces el siete se usa por la universalidad, como cuando se dice: Siete veces cae el justo, y otras tantas se levanta; es decir, cuantas veces cayere, no perecerá. Lo que no quiso se entendiera de las iniquidades, sino de las tribulaciones que llevan a la humildad. También se dijo: Siete veces al día te alabaré, lo que repitió en otro lugar con otras palabras: Siempre estará su alabanza en mi boca. Hay muchos pasajes semejantes en los autores sagrados donde, como dije, suele usarse el número siete para indicar la universalidad44.

  • 45 Orosio, 1524, vii, 2, 9.
  • 46 Pero véase también, antes de abandonar el campo sacro, lo que dicen san Gregorio Magno («Quid in s (...)
  • 47 Eiximenis, 1936, p. 322
  • 48 «De los siete sellos que desató el Cordero», «De las siete misericordias», «De los siete Dones del (...)

21Las ideas agustinianas debieron influir a su vez sobre Paulo Orosio, quien en el séptimo libro de su De ormesta mundi aseguraba que tal era el número por el que se regían todas las cosas45. San Isidoro dedica al siete más espacio que a cualquier otra cifra en su citado Liber numerorum (col. 186-188), y su importancia supera desde bien pronto el ámbito estricto del tratado religioso para señalarse en todos los lugares46. En el ámbito de la predicación, el número tiene amplia acogida en la teoría (para el también minorita Eiximenis, el siete representa la universitas47) como en la práctica: basta con acercarse a los sermones de San Bernardo para apreciar el valor de esta cifra como elemento estructurador48.

  • 49 Guevara, 1994, p. 113, 272, 402 y 465-466. Téngase en cuenta, además, que Guevara subtitula la seg (...)

22Guevara, que aventa las tradiciones mejor que nadie, supo darse cuenta del valor simbólico del número siete, y con arreglo a él configura toda una serie de textos del Relox de príncipes, desde los capítulos ya señalados hasta pequeños párrafos: «entre las otras cosas cuentan siete muy notables de su vida [de Bruxilo]», «nuestras leyes [se refiere a las de los garamantes] se encierran en siete palabras», «siete bienes se siguen al hombre sabio de aver tomado sobre sí el yugo del matrimonio», siete son las reglas que deben observar las mujeres embarazadas», etc.49.

  • 50 Véase el Excurso XVI («Sentencias numéricas») en Curtius, 1984, p. 713-718. De hecho, si no fuese (...)
  • 51 Es lo que sugiere Rabano Mauro en el capítulo segundo de su Liber de computo: «Per numerum siquide (...)
  • 52 La Forma praedicandi de Robert de Baseborn, tan típica que se ha llegado a ver como cifra y compen (...)
  • 53 Guevara, 1994, p. 272-273. En este caso se plantea además un problema de carácter ecdótico. Guevar (...)
  • 54 Guevara, 1994, p. 283 y 402-409.
  • 55 Guevara, 1994, p. 553-557.
  • 56 Guevara, 1994, p. 793.
  • 57 Guevara, 1994, II, xvi, p. 488 y 495-497.

23Todo esto no debe sorprender, al ser una técnica compositiva más entre las varias que utiliza fray Antonio para verter sus moralidades. En ocasiones se acerca a la sentencia numérica, tal y como la presentó Ernst R. Curtius, pero en otros casos se distancia de ella por el exceso retórico guevariano50. Y además es un procedimiento docente reconocido como necesario desde antiguo, ideal para no perderse en la exposición: se propone una serie de n partes y se va recorriendo desde a hasta n51. El método es irreprochable, siempre y cuando se complete la serie, porque, de no cerrarse esta, la efectividad del procedimiento se verá mermada, como señalaban los tratados teóricos sobre la predicación52. No obstante, me he detenido tanto en ello porque el predicador es aquí víctima de su propio arte. Y es que, con cierta asiduidad, la lista de los enumerandos anunciados no se ve completa: se afirma que se va a hablar de tres, cinco o siete partes y, al desarrollar lo prometido, la exposición queda trunca y no se cumple lo anunciado. Es lo que sucede, por ejemplo, con las siete leyes que el sabio de los garamantes expone a Alejandro Magno, que se quedan finalmente en seis53; ocurre igual con las tres propiedades de la cabeza que convienen mucho al gobernador de la república, o con los siete bienes del matrimonio, que terminan siendo cinco54, sin que haya quedado rastro alguno del sexto y del séptimo. En otros casos ocurre el fenómeno contrario, y en vez de faltar algunos sobran: normalmente hay uno de más, que es lo que ocurre con los doce puntos que el Emperador Marco debe contestar a Dédalo (son trece finalmente)55 o con las tres «cosas» para las que hemos de elegir a los amigos (cuatro, en definitiva)56; pero puede darse el caso de prometer siete reglas para que los casados vivan en paz con sus mujeres y ofrecer luego ¡nada menos que dieciocho!57.

  • 58 «Memoria autem ita fuit nulla, ut aliquotiens tri cum proposuisset, aut quartum aderet aut tertium (...)
  • 59 «Enumeratione utemur cum dicemus numero quot de rebus dicturi sumus. Eam plus quam trium partium n (...)
  • 60 El Arpinate señalaba en De inventione que era un defecto probar menos puntos de los prometidos (Ci (...)

24A la hora de estudiar la forma de trabajo del minorita, conviene sobremanera dirimir si estamos ante descuidos o fallos memorísticos del autor, o si se trata más bien de otra de las trampas guevarianas. La primera posibilidad cae dentro de lo esperable, ya que desde Cicerón se venía señalando que ciertos oradores de memoria flaca cometían con frecuencia errores de este tipo: es el caso de Curión, que proponía a veces tres consideraciones y se dejaba una por exponer o añadía una cuarta no enunciada en principio58. Esto es exactamente lo que sucede en el Relox de príncipes. Sin embargo, la teoría retórica sancionaba esta infracción. Sin ir más lejos, el autor del Ad Herennium recuerda que la distribución tiene dos partes: la enumeración y la exposición. Se emplea la primera al exponer mediante número los puntos que serán analizados; pero si se abordan más o menos de los prometidos, eso crea en el oyente la sospecha de premeditación y artificio, lo que resta credibilidad al discurso59. En términos generales, puede decirse que se consideraba una falta no probar lo indicado en la exposición, como se venía recordando desde Cicerón o la citada Ad Herennium60.

25Por otra parte, el propio fray Antonio declaraba en los preliminares del Relox de príncipes que la segunda versión iba castigada, acabada y perfecta, tanto que él mismo la reescribió cuatro veces y la hizo copiar otras tres. Si hay que creerlo –lo que no es, obviamente, necesario, y quizá tampoco recomendable–, su memoria era algo fuera de lo común (por buena), como declarará más tarde en las Epístolas familiares. Esto lleva a suponer que se trata de un procedimiento voluntario por parte del predicador. Independientemente de que todas estas noticias sean ciertas o no, parece evidente que se trata de algo buscado de forma consciente por Guevara. Da toda la impresión de que le interesa colocar su aserto bajo el prestigio (profano o sacro, puesto que las dos tradiciones confluían, como se ha indicado) del número en cuestión, sea este el tres, el cinco, el siete, el doce o cualquier otro. Y una vez invocada esa reputación, vierte el contenido moral que le interesa (porque en la mayoría de los casos emplea esta técnica para rellenar con materia ética de su propia minerva).

26Es, en definitiva, una prolongación de la cita de autoridad, en donde se invoca el crédito de Platón, Aristóteles, Séneca o algún otro historiador de reconocido prestigio para hacerle decir lo que el franciscano necesita en cada momento. Señalaré, no obstante, que la efectividad del procedimiento no se ve mermada porque falte alguno de los enumerandos, como cabría suponer. La sobra o falta de uno de ellos no será tan evidente cuando nadie ha reparado en ello hasta ahora. La sensación, una vez más, es que al amparo de la retórica se puede decir todo lo que se quiere decir.

Haut de page

Bibliographie

Aristóteles, Historia de los animales, José Vara Donado (trad.), Madrid: Akal Clásica, 1990.

Aristóteles, Aristotelis castigatissime recognitum opus metaphysicum a clarissimo principe Bessarione, París: Henricum Stephanum, 1515.

Aulo Gelio, The Attic Nights, John C. Rolfe (trad.), Cambridge y Londres: Harvard University Press y William Heinemann, 1970.

Bartolomeus Anglicus, Libro de proprietatibus rerum, Zaragoza: Pablo Hurus, ca. 1495.

Baseborn, Robert de, Forma praedicandi, in: Thomas Marie Charland, Artes praedicandi. Contribution à l’histoire de la rhétorique au Moyen Âge, París: J. Vrin, 1936, p. 232-323.

Bernardo, Obras completas, Gregorio Díaz Ramos (ed.), Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 1953.

Blanco, Emilio, «Misceláneas», in: Carlos Alvar (dir.), Gran enciclopedia cervantina, Madrid: Centro de Estudios Cervantinosm y Castalia, 2011, p. 7956-7959.

Blanco, Emilio, «Las dos redacciones de la vida de Marco Aurelio», Archivo Ibero-Americano, 53 (209-212), 1993, p. 17-66.

Boecio, Boetius de consolatu philosophico cum duplici commento Sancti Thome videlicet et Ascensii, s. l., s.i., s. a.

[Cicerón], Ad. C. Herennium de ratione dicendi, Harry Caplan (ed.), Londres y Cambridge: William Heinemann y Harvard University Press, 1968a.

Cicerón, De inventione. De optimo genere oratorum. Topica, Harry Mortimer Hubbell (trad.), Londres y Cambridge: William Heinemann y Harvard University Press, 1968b.

Cicerón, Brutus, George Lincoln Hendrickson (ed.), Cambridge y Londres: Harvard University Press y William Heinemann, 1962.

Cilleruelo, Lope de, «Origen del simbolismo del número siete en san Agustín», La Ciudad de Dios, 165, 1953, p. 501-511.

Curtius, Ernst Robert, Literatura europea y Edad Media latina, Madrid: Fondo de Cultura Económica, 1984.

De Córdoba, fray Martín, Ars praedicandi, Fernando Rubio (ed.), La Ciudad de Dios, 172, 1959, p. 327-348.

Díaz de Toledo, Pedro, «Prólogo», in: Marqués de Santillana, Los proverbios con su glosa (Sevilla, 1494), edición facsímil, Valencia: La fonte que mana y corre, 1965, s.f.

Eiximenis, Francesc, Ars praedicandi, P. Martí de Barcelona (ed.), Analecta Sacra Tarraconensia, 12, 1936, p. 301-340.

Ficino, Marsilio, De amore, Rocío de la Villa Ardura (trad.), Madrid: Tecnos, 1984.

Froldi, Rinaldo, Premessa al problema testuale del «Libro aureo de Marco Aurelio» e del «Relox de principes» de Guevara e storia sterna del «Libro Aureo de Marco Aurelio», Bolonia: Tipografía B. Perini-Rovigo, 1971.

G. Canedo, Lino, «Las obras de fray Antonio de Guevara», Archivo Ibero-Americano, 6, 1946, p. 441-604.

Garnerio, Gregoriani, en Patrologia Latina, París: J. P. Migne, 1854, CXCIII, col. 1-462.

Guevara, Antonio de, Epístolas familiares, Emilio Blanco (ed.), Madrid: Biblioteca Castro, 2004.

Guevara, Antonio de, Relox de príncipes, Emilio Blanco (ed.), Madrid: ABL-CONFRES, 1994.

Guevara, Antonio de, Menosprecio de corte y alabanza de aldea. Arte de marear, Asunción Rallo (ed.), Madrid: Cátedra, 1984.

Guevara, Antonio de, Década de Césares, J. R. Jones (ed.), Chapel Hill: The University of North Carolina Press, 1966.

Guevara, Antonio de, Segunda parte del libro llamado Monte Calvario, Valladolid: Sebastián Martínez, 1552.

Guevara, Antonio de, Primera parte del libro llamado Monte Calvario, Valladolid: Juan de Villaquirán, 1545.

Guevara, Antonio de, Aviso de privados y despertador de cortesanos, París: Sociedad de Ediciones Louis Michaud, s.a.

Lactancio, Divinarum Institutionum, en Patrologia Latina, París: J. P. Migne, 1854, col. 110-821.

Lázaro Carreter, Fernando, «La prosa de fray Antonio de Guevara», in: Víctor García de la Concha (ed.), Literatura en la época del Emperador, Actas de la V-VII Academia Literaria Renacentista, Salamanca: Universidad, 1988, p. 101-117.

Lida, María Rosa, La tradición clásica en España, Barcelona: Ariel, 1975.

López Grigera, Luisa, «Los estilos de Guevara en las corrientes retóricas de su época», in: Pedro Díaz Fernández (coord.), Frai Antonio de Guevara e a cultura do Renacemiento en Galicia, Lugo: Diputación, 1994, II, p. 55-71.

López Grigera, Luisa, «Algunas precisiones sobre el estilo de fray Antonio de Guevara», in: Studia hispanica in honorem Rafael Lapesa, Madrid: Gredos, 1975, III, p. 299-315.

Macrobio, In somnium Scipionis libri duo et septem eiusdem Saturnaliorum, Colonia: Eucharius Cervicor, 1526.

Murphy, James Jerome, Three Medieval Rhetorical Arts, Berkeley y Los Ángeles: University of California Press, 1985.

Orosio, Paulo, Septem historiarum ab orbe condito libro, París: Pedro Vidoeo, 1524.

Platón, Fedón, in: Carlos García Gual, Marcos Martínez Hernández y Emilio Lledó Íñigo (ed. y trad.), Diálogos. III. Fedón, Banquete, Fedro, Madrid: Gredos, 1992a.

Platón, Timeo, in: M. Ángeles Durán y Francisco Lisi (ed. y trad.), Diálogos. VI. Filebo, Timeo, Critias, Madrid: Gredos, 1992b.

Plinio, Letters and Panegyricus, Londres y Cambridge: Willian Heinemann y Cambridge University Press, 1972.

Plutarco, Vida de Fabio Máximo, in: Alonso de Palencia (ed. y trad.), Vidas de Plutarco, Sevilla: s.i., 1491, s.f.

Quintiliano, Institutio oratoria, Harold Edgeworth Butler (ed.), Cambridge y Londres: Harvard University Press y William Heinemann, 1963.

Rabano Mauro, De laudibus Sanctae Crucis libri duo, in: Patrologia Latina, París: J. P. Migne, 1864, CVII, col. 133-296.

Rabano Mauro, De Universo libri viginti duo, in: Patrologia Latina, París: J. P. Migne, 1864, CXI, col. 1-614.

Rabano Mauro, Liber de computo, in: Patrologia Latina, París: J. P. Migne, 1864, CVII, col. 670-728.

Rallo, Asunción, «Las misceláneas: conformación y desarrollo de un género renacentista», Edad de Oro, 3, 1984, p. 159-180.

Rallo, Asunción, Antonio de Guevara en su contexto renacentista, Madrid: Cupsa, 1979.

Redondo, Augustin, Antonio de Guevara (1480?-1545) et l’Espagne de son temps. De la carrière officielle aux oeuvres politico-morales, Ginebra: Droz, 1976.

San Agustín, De Civitate Dei, in: Santos Santamarta y Miguel Fuertes (ed. y trad.), Obras completas de san Agustín. Vol. XVI-XVII, Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 1988.

San Isidoro, Etimologías, Manuel C. Díaz y Díaz (intr.), José Oroz Reta y Marcos Manuel Casquero (ed. y trad.), Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 1982.

San Isidoro, Liber numerorum, in: Patrologia Latina, París: J. P. Migne, 1862, LXXXIII, col. 179-200.

Turner, Philip A., «The Libro áureo and the Relox of Antonio de Guevara», Harvard Library Bulletin, 5, 1951, p. 63-76.

Haut de page

Notes

1 El Prólogo de la Década de Césares se divide en tres secciones: «Propone el Auctor», «Prosigue su intento el Auctor» y «Aplica el Auctor lo dicho al fin por que lo dezía», más un argumento (Guevara, 1966, p. 62-74). Sobre el mismo esquema está montado el prólogo del Aviso de privados, y el del Menosprecio de corte varía ligeramente, pero también es tripartito (Guevara, 1984, p. 99-116).

2 Guevara, 1994, p. 81. Todas las citas del Relox de príncipes remiten a esta edición.

3 Cuáles son los tres libros lo explica bien Pedro Díaz de Toledo: «Aristótiles compuso de aquesto tres libros. En el uno puso reglas y doctrina cómo se deve governar el reyno y la cibdad, y este libro se llama las Políticas. Fizo otro libro de cómo el hombre deve governar su casa, su muger y fijos; este se llama Ychonómica. Fizo otro libro de cómo deve regir a sí mismo, y en este trae difusamente reglas y doctrinas por las quales conoçerá ombre las virtudes, y las distinguirá y apartará de los vicios [la Ética]» (Díaz de Toledo, 1965, s. f.).

4 Véase el «Excurso XV» del impagable estudio de E. R. Curtius, 1984, p. 700-712.

5 Resumo las conclusiones del trabajo citado de Curtius, 1984, p. 712.

6 «[…] manifestum faciunt quod ipsum bene est […]» (Aristóteles, 1515, fol. 120).

7 Isidoro, 1862, col. 179.

8 «Ratio numerorum contemnenda non est. In multis enim sanctarum scripturarum locis quantum mysterium habent elucet» (Isidoro, 1982, III, 4, 1).

9 Platón, 1992a, p. 104 y ss.

10 Ficino, 1984, p. 21.

11 «Huius numeri cubum Pythagoras vim habere lunaris circuli dixit, quod et luna orbem suum lustret septem et viginti diebus, quia numerus ternio […] tantumdem efficiat in cubo» (Aulo Gelio, 1970, I, xx, 6).

12 Isidoro, 1862, col. 181-182.

13 Rabano Mauro, 1864, XVIII, iii, col. 490; o Garnerio, 1854, XV, iii, col. 442-444.

14 Bartolomeus Anglicus, en su Libro de proprietatibus rerum, incluye al final un tratado sobre números, pesos y medidas, al que remito, especialmente al capítulo dedicado al número tres.

15 Lida, 1975, p. 285; Curtius, 1984, p. 710.

16 Plinio, 1972, I, II, xx, 9.

17 Quintiliano, 1963, IV, v, 3, II, p. 136.

18 Eiximenis, 1936, p. 321-322.

19 «Ulterius notandum quod membra distintionis ad minus debent esse tria at ad plus VI, sicut divisiones duo ad minus et ad plus quattuor. Si reducantur ad numerum ternarium, habent convenientiam propter tres in Trinitate personas, propter tres gerarchias Angelorum, tres virtutes anime: ratio, scilicet, irastio et concupistio; tres virtutes theologicas; tres celos: aureum, sidereum et impireum; tres dimensiones corporeas; tres perfectiones rerum, scilicet, substantia, virtus et operatio» (Martín de Córdoba, 1959, p. 342).

20 Ya Augustin Redondo (1976, p. 475) reparó en que la pareja peso-medida «reviendra plusieurs fois sous la plume de fray Antonio». A los ejemplos extraídos de la Década de Césares, del Aviso de privados y de las Epístolas familiares que se ofrecen allí, se puede agregar alguno más, procedente ahora del Arte de marear: «Y porque a los príncipes hemos de dar las palabras por peso, y a los privados por medida […]» (Guevara, 1984, p. 297), así como unos cuantos procedentes de las dos partes del Libro llamado Monte Calvario (Guevara, 1545, fol. IIIrº; Guevara, 1552, fol. CXXVIrº o CXXXVIvº, por más que probablemente esta segunda parte no haya sido redactada en su totalidad por fray Antonio).

21 Valga solo el ejemplo final: «Jamás uvo, ni ay, ni avrá juez tan justo, ni en la justicia tan recatado, que el premio diese por peso y la pena por medida» (Guevara, 1994, III, xlviii, p. 945).

22 Véanse en este sentido los distintos trabajos de Rallo, 1979, p. 209, y 1984, p. 180, y Blanco, 2011, p. 7957.

23 Por ejemplo, el discurso del filósofo Bruxilo ante el Senado de Roma (I, vi), la carta del Senado a todos los del Imperio (I, viii), la arenga de Graciano antes de entrar en batalla (I, xxvi), la epístola de los atenienses a los lacedemonios (II, xxvi) o la de Pitágoras a su hermana (II, xxix), etc.

24 El discurso del sabio de los garamantes ante Alejandro Magno consta de dos capítulos (I, xxxiii-xxxiv), mientras que en tres se dividen la respuesta de Marco a la petición de la llave de su estudio que le hace Faustina (II, xv-xvii) o la célebre plática del villano del Danubio (III, iii-v).

25 No olvidemos que el Relox de príncipes es la revisión ampliada del Libro áureo de Marco Aurelio. La cuestión ha sido estudiada desde Menéndez Pelayo hasta la actualidad (Canedo, 1946, p. 472; Turner, 1951, p. 65; Froldi, 1971, p. 32; Redondo, 1976, p. 573, o Blanco, 1993).

26 Isidoro, 1862, cap. xxvii, col. 200.

27 Isidoro, «De duodenario numero»: «Pro se ipso autem, sicut duodecim per duodecim centum quadraginta quatuor efficiunt, quo numero omnis Ecclesia designatur» (Isidoro, 1862, cap. xiii, col. 192); «Item multiplicatus in sese efficit centum quadraginta quatuor, qui est mensura murorum Jerusalem» (col. 193); «Idem ipse quoque multiplicatus facit centum quadraginta quatuor millia signatorum, id est, universitatem sanctorum» (col. 193). Todas las cursivas son mías.

28 Quizá el caso más conocido sea el de Els cent noms de Deu, de Ramon Llull, donde son cien capítulos los dedicados a cada nombre. Sobre el asunto, véase Curtius, 1984, p. 706 y 711.

29 Guevara, 1994, p. 395-396.

30 Guevara, 1994, p. 608.

31 Guevara, 1994, p. 793.

32 Guevara, 1994, p. 865-866.

33 He seguido el lineamiento de Garnerio, 1854, col. 444-445, pero es igualmente útil el tratadito de san Isidoro (1862, cap. v, «De quaternario numero»), que amplía considerablemente la breve nómina que he ofrecido: son cuatro los ríos del paraíso, los colores de la túnica sacerdotal, los vientos, los elementos, las estaciones del año, etc. (col. 183-184). Y el ya citado fray Martín de Córdoba deja bien clara la conveniencia compositiva de ampararse bajo esta cifra (Córdoba, 1959, p. 342).

34 Guevara, 1994, p. 242.

35 Guevara, 1994, p. 505.

36 Guevara, 1994, p. 127, 340, 394, 500 y 1012.

37 Platón, 1992b, 38a-39b.

38 Ficino, 1984, IV, iv, p. 128.

39 Aristóteles, 1515, fol. 120rº; pero véase igualmente la Historia animalium (Aristóteles, 1990, V, 20, 553a; VI, 17, 570a; VII, 1, 581a, etc.).

40 Macrobio, 1526, fol. VIIIrº.

41 Varios pasajes ilustran la afición guevariana a la teoría del año climatérico. Me refiero ahora a la carta al almirante don Fadrique Enríquez, «do se declara que los viejos se guarden del año de sesenta y tres» (Guevara, 2004, I, 30, p. 179 y ss.).

42 Lactancio, 1850, VII, xiv (col. 781-782): «[…] septenarius numerus legitimus ac plenus est».

43 San Agustín, 1988, XVIII, 4, 4.

44 «[…] numerus etiam ipse alia ratione perfectus est. […] Hoc itaque satis sit admonere, quod totus impar primus numerus ternarius est, totus par quaternarius: ex quibus duobus septenarius constat. Ideo pro Universo saepe ponitur, sicuti est “Septies cadet iustus, et resurget”: id est, quotienscumque ceciderit, non peribit. Quod non de iniquitatibus, sed de tribulationibus ad humilitatem perducentibus intelligi voluit. Et “Septies in die laudabo te”. Quod alibi alio modo dictum est: “Semper laus eius in ore meo”. Et multa huiusmodi in divinis auctoritatibus reperiuntur, in quibus septenarius numerus, ut dixi, pro cuiusque rei universitate poni solet» (San Agustín, 1988, XI, 31). Parece que el Obispo de Hipona no fue devoto del número siete ab initio. De hecho, en los Soliloquia y en el De ordine no lo cita para nada. Es a partir del De quantitate animi cuando lo introduce cada vez más y más en su discurso. Lope Cilleruelo (1953, p. 510-511), que estudió esta evolución y los orígenes del simbolismo en san Agustín, asegura que la influencia le vino a través de la catequesis para el bautismo y de los escritos o de los sermones de san Ambrosio (aunque también habría que pensar en doctrinas neoplatónicas).

45 Orosio, 1524, vii, 2, 9.

46 Pero véase también, antes de abandonar el campo sacro, lo que dicen san Gregorio Magno («Quid in septenario numero, nisi summa perfectionis accipitur?», con la explicación correspondiente en Moralia, I, 18), Filón (en De opificio mundi, 195-107), Juan de Salisbury (De septem septenariis) o el ya citado Rabano Mauro (1864, col. 133 y ss.).

47 Eiximenis, 1936, p. 322

48 «De los siete sellos que desató el Cordero», «De las siete misericordias», «De los siete Dones del Espíritu Santo en Cristo», «De los siete Dones del Espíritu Santo contra los siete vicios» (San Bernardo, 1953, I, p. 504, 589-590, 665 y 934), y más que pueden verse allí mismo (p. 1033, 1041, 1079, etc.).

49 Guevara, 1994, p. 113, 272, 402 y 465-466. Téngase en cuenta, además, que Guevara subtitula la segunda parte del Libro llamado Monte Calvario como «Las siete palabras» (Guevara, 1552). Véase, para más usos del siete, el Aviso de privados, p. 164; la Década de Césares (Guevara, 1966, p. 66, 100, 455); o la primera parte del citado Monte Calvario, (Guevara, 1545, fol. XXIV-XXV), y ya en la segunda, los capítulos vii y viii de la sexta palabra.

50 Véase el Excurso XVI («Sentencias numéricas») en Curtius, 1984, p. 713-718. De hecho, si no fuese por la reiterada tendencia a amplificar las frases mediante la conjunción «porque» y la glosa que va tras ella, muchas oraciones guevarianas encajarían perfectamente en el esquema presentado por Curtius (sobre el asunto del estilo guevariano en relación con la teoría retórica hay páginas relevantes de López Grigera, 1975 y 1994, y Lázaro Carreter, 1988). Los agregados guevarianos mediante este procedimiento, tan usual en él, acaban con el laconismo propio de la sentencia numérica. Véase, por ejemplo, el siguiente pasaje: «Tres cosas has de hazer si quieres gozar del reposo en esta vida […]» (Guevara, 1994, p. 608).

51 Es lo que sugiere Rabano Mauro en el capítulo segundo de su Liber de computo: «Per numerum siquidem ne confundamur instruimur. Tolle numerum a rebus omnibus et omnia pereunt» (Rabano Mauro, 1864, col. 671).

52 La Forma praedicandi de Robert de Baseborn, tan típica que se ha llegado a ver como cifra y compendio de todas estas artes (Murphy, 1985, p. xx), insiste en algo parecido, aunque no es exactamente el mismo problema. Si se divide en cuatro partes el tema, la subdivisión debe llevar también este mismo número, de manera que el fin se corresponda con lo prometido al principio y que sea visible algún tipo de arte: «Dicunt isti qui huius opinionis sunt quod, si accipiatur thema in quattuor dividendum, debet etiam subdivisio esse in quattuor, et si quinque, in quinque, et ita correspondenter et consequenter ut sit convenientia finis ad principium, et ut pateat quod saltem aliqua arte utitur» (Baseborn, 1936, cap. xx, p. 255). Vuelve a ello en el capítulo xlviii, en donde explica demoradamente que si la división del tema se hace en x partes (siendo x un número entre 1 y 10), la subdivisión debe llevar igualmente x miembros (p. 311-314).

53 Guevara, 1994, p. 272-273. En este caso se plantea además un problema de carácter ecdótico. Guevara debió escribir «siete» en el manuscrito, y así aparece en la editio princeps, pero a partir de la edición portuguesa de 1529, los textos leen «seis palabras» en este lugar. Parece que algún cajista avispado de la edición lisboeta advirtió el despiste guevariano, y enmendó correctamente (véase Guevara, 1994, p. 272, nota 571).

54 Guevara, 1994, p. 283 y 402-409.

55 Guevara, 1994, p. 553-557.

56 Guevara, 1994, p. 793.

57 Guevara, 1994, II, xvi, p. 488 y 495-497.

58 «Memoria autem ita fuit nulla, ut aliquotiens tri cum proposuisset, aut quartum aderet aut tertium quaereret» (Cicerón, 1962, LX, 217, p. 185).

59 «Enumeratione utemur cum dicemus numero quot de rebus dicturi sumus. Eam plus quam trium partium numero esse non oportet; nam et periculosum est ne quando plus minusve dicamus, et suspicionem adfert auditori meditationis et artificii, quae res fides abrogat orationi» (Ad Herennium, I, x, 17; citamos por Cicerón, 1968a).

60 El Arpinate señalaba en De inventione que era un defecto probar menos puntos de los prometidos (Cicerón, 1968b, I, 1, 94: «si plura pollicitus pauciora demonstravit»). Véase también el citado Ad Herennium: «Item vitiosum est non omnes res confirmare quas pollicitus sis in expositione» (II, xxvi, 43).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Emilio Blanco, « Marcas autoriales de composición en fray Antonio de Guevara: compositio numerorum y enumeraciones (más o menos) fraudulentas », Atalaya [En ligne], 18 | 2018, mis en ligne le 26 février 2019, consulté le 12 décembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/3317 ; DOI : 10.4000/atalaya.3317

Haut de page

Auteur

Emilio Blanco

Universidad Rey Juan Carlos

Haut de page