Navigation – Plan du site

AccueilNuméros20Puellae doctae en la corte de los...

  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon

Puellae doctae en la corte de los Reyes Católicos (1470-1555): educación, literatura y mecenazgo

Puellae doctae à la cour des Rois Catoliques (1470-1555) : éducation, littérature et mécénat
Puellae doctae at the Catholic Monarchs’ Court (1470-1555): Education, Literature and Patronage
Ruth Martínez Alcorlo

Résumés

Ce dossier est axé sur les femmes savantes présentes à la cour des Rois Catholiques dans un cadre temporel qui va de la naissance de la première-née des souverains, Isabelle, à la mort de la plus âgée de leurs filles, Jeanne I de Castille. Ces infantas, princesses et reines étaient des sujets politiques, mais également des élèves des meilleurs humanistes, qui les ont éduquées au cours de leurs années de formation intellectuelle, protectrices des arts et mécènes d’œuvres littéraires. En raison de leurs mariages d’État, les quatre filles d’Isabelle et Ferdinand, à savoir Isabelle (1470-1498), Jeanne (1479-1555), Marie (1482-1517) et Catherine (1485-1536), ont établi des liens politiques et artistiques avec les cours du Portugal, des Pays-Bas et d’Angleterre, où elles ont été admirées pour leur culture et où elles ne sont pas seulement devenues un motif littéraire, mais aussi un moteur artistique dans l’Humanisme qui parcourait l’Europe. Les articles contenus dans ce dossier traitent principalement de l’éducation de ces infantes, de la littérature autour d’elles et du mécénat artistique de ces femmes exceptionnelles d’un point de vue multidisciplinaire, qui combine la Philologie, l’Histoire et l’Histoire de l’art.

Haut de page

Texte intégral

1Tras el primigenio papel pasivo en las artes y las letras de las mujeres medievales, con ejemplos de interés únicamente por lo excepcional de su presencia, las últimas décadas del siglo xv alumbraron un panorama caracterizado por la aparición de un grupo de sabias mujeres. Son las conocidas como puellae doctae en palabras de sus contemporáneos. Muchas de ellas, radicadas en círculos de poder cortesano, accedieron al estudio de las lenguas clásicas, propio del Renacimiento, pero que encontró un fuerte impulso en el ámbito femenino y que llevó a difundir en la corte la educación femenina, así como el mecenazgo realizado por las propias reinas desde su posición y poder. Igualmente, el desarrollo de la reginalidad y la creación de unos espacios de actuación como la propia corte, las fundaciones de conventos o el paso a la universidad de muchas otras, ofrecieron a estas excepcionales mujeres unas herramientas que les otorgaron una identidad y una voz propia en una sociedad en transición a la Modernidad.

2Estas sabias mujeres participaron desde las cortes peninsulares del proyecto de renovación humanística que se venía fraguando a lo largo de todo el siglo xv y que eclosionó en las décadas finales de la centuria gracias a la invención de la imprenta y al mecenazgo literario en la corte de los Reyes Católicos. Dicha renovación humanística se desarrolló en dos vertientes. Por una parte, a través de una incipiente creación literaria en manos de mujer: es el caso de la misteriosa poeta Florencia Pinar, quien logrará incluir algunas de sus composiciones en los cancioneros, hasta que ya bien entrados en el siglo xvi la figura de Luisa Sigea transite por Castilla y Portugal como escritora en ambas cortes peninsulares. Por otra parte, la acción de las mujeres en las artes y las letras tendrá su máxima exposición a través del mecenazgo y del patrocinio femenino, donde destaca, por encima de cualquier modelo de mujer, el de Isabel la Católica.

3Definida como patrona del ludum literarium por Pedro Mártir de Anglería en una de sus epístolas, Isabel I es una destacada mecenas de las artes, lo que se explica por su atracción por todos los aspectos de índole cultural, desde la arquitectura a la música y de las artes plásticas al estudio del latín. En el terreno de las letras fue impulsora de la imprenta y de los studia humanitatis, espoleó el genio literario de los principales escritores, así como fue la culpable de la introducción de humanistas en la corte, tales como el propio Anglería o los hermanos Geraldini. Además, las acciones de patronazgo regio se extienden hasta sus hijos, a quienes se les facilita los mejores preceptores para su esmerada educación, músicos incluidos, en una especie de corte de los infantes que debemos de suponer magnífica.

  • 1 Cristina Segura Graíño, «La cultura femenina en los márgenes del pensamiento dominante», in: Inés (...)

4En cuanto a los ámbitos de actuación femenina, Segura Graíño ya apuntó que «lo correcto según el patriarcado era que el mundo de la cultura no era un espacio femenino, sólo se aceptaba que las mujeres pudieran llevar a cabo un mecenazgo artístico»1. De este modo, el espacio de la reginalidad, así como del entorno femenino de las reinas, bien sean sus hijas o sus damas, era un ambiente especialmente privilegiado para los artistas, susceptible de la realización de obras doctrinales o religiosas, a quienes dirigían sus tratados en calidad de dedicatarias.

5Así las cosas, las cuatro hijas de la Católica, la primogénita Isabel (1470-1498), Juana (1479-1555), María (1482-1517) y Catalina (1485-1536) se convirtieron en musas inspiradoras de cientos de versos, destinatarias y mecenas todas ellas de una literatura elaborada en su honor. La pérdida del príncipe castellano don Juan y del futuro heredero de este, hizo que sus hermanas pasaran al primer plano de la sucesión dinástica de una corona que, desgraciadamente, vería morir a todos sus herederos en años sucesivos (Juan, 1497; Isabel, 1498 y Miguel, 1500). La exposición pública de las cuatro hijas de Isabel I hizo de todas ellas un modelo de mujer del Renacimiento, otorgándoles una sobresaliente dimensión histórica, además de crear un pretexto literario utilizado por muchos escritores de la época: el de ensalzar su figura para alabar y congraciarse con los propios monarcas.

6Son muchos los estudios dedicados a estas cuatro mujeres desde distintas ópticas, especialmente en el caso de aquellas a las que se podría denominar polémicas, esto es, Juana y Catalina. Sus vidas, sus avatares políticos y sus polémicos matrimonios se han prestado a ser materia novelable, y su análisis historiográfico se ha centrado únicamente en desvelar la importancia histórica de los acontecimientos en los que se vieron envueltas, sin desdeñar los tintes melodramáticos que les acompañan, en un intento de literaturizar su propia historia, pero descuidando ampliamente su mecenazgo literario y artístico o su educación. Tampoco la crítica se ha centrado en Isabel y María, ambas vinculadas a la corona portuguesa tras sucesivos matrimonios con los herederos al trono, y sobre las que pesa el más absoluto de los silencios historiográficos, por ello se las puede calificar como desconocidas.

  • 2 Ruth Martínez Alcorlo, «“En un arca de cuero castaño”: los libros de Isabel, primogénita de los Rey (...)
  • 3 Álvaro Bustos, «Sobre la reina Isabel, Juana de Aragón y la hagiografía femenina: la Historia de l (...)
  • 4 Cristina Borreguero Beltrán, «Puellae doctae en las cortes peninsulares», Dossiers Feministes, 15, (...)
  • 5 María Isabel del Val Valdivieso, «Las mujeres en la Universidad: de la Edad Media al siglo xx», in: (...)

7En el entorno de Isabel la Católica, además de sus hijas, destacan otras puellae doctae, como Beatriz de Bobadilla, quien desde muy joven estuvo siempre al servicio de la reina ganándose incluso su amistad, y la conocida Beatriz Galindo. Mención aparte merece Juana de Aragón, hija natural de Fernando el Católico y duquesa de Frías, quien aparece como compradora de muchos de los libros y bienes que salieron en almoneda pública tras las muertes de la reina Isabel I o de la primogénita Isabel2, así como se deja entrever su mecenazgo en ciertas obras literarias3. Otras sabias mujeres de esta época, como Lucía de Medrano o Juana Contreras, discípula de Lucio Marineo Sículo, llegaron a impartir clases en la Universidad de Salamanca4; Francisca de Nebrija, hija del famoso humanista, es probable que hiciera lo propio en la Universidad de Alcalá5.

  • 6 María Isabel Segarra Añón, «“Bajo la sombra de tus alas”. Isabel la Católica y Cassandra Fedele», M (...)

8Finalmente, otra de las muestras de amistad femenina y juego literario es la correspondencia epistolar mantenida entre la reina Católica y una de las más destacadas humanistas italianas, esto es, Cassandra Fedele, vinculada a la Universidad de Padua y célebre por su sabiduría y piedad. En la década que media entre 1487 y 1497, Isabel la Católica mantuvo una correspondencia epistolar con ella a fin de atraerla a su corte literaria6.

9Bajo este panorama intelectual en femenino, brevemente esbozado, la presentación de este monográfico, titulado «Puellae doctae en la corte de los Reyes Católicos (1470-1555): educación, literatura y mecenazgo», ofrece una serie de trabajos de reconocidos especialistas que ahondan en diversos aspectos de estas sabias mujeres desde una visión multidisciplinar, aunando Filología, Historia e Historia del Arte. El arco temporal se ha establecido entre la fecha de nacimiento de la primogénita de los Reyes Católicos, la infanta Isabel, hasta la muerte de la segunda de sus hijas, Juana I de Castilla, por ser consideradas como dos claros exponentes de dicha educación y mecenazgo literario en el periodo. Esta amplitud cronológica recoge no solo estos dos modelos de mujer, sino también otros hechos relevantes en el reinado de los Católicos y que tendrían consecuencias en la esfera cultural, como lo es la adopción de la imprenta y las primeras manifestaciones de la cultura material impresa en forma de incunables, así como la interconexión entre ambas cortes peninsulares: la castellana y la portuguesa.

  • 7 Nicasio Salvador Miguel, Isabel la Católica. Educación, mecenazgo y entorno literario, Alcalá de H (...)

10De este modo, uno de los pilares esenciales en la caracterización de estas féminas será la educación. En la senda de los trabajos de Salvador Miguel, se destaca la importancia de subrayar que una temprana enseñanza condicionaría la posterior cultura y mecenazgo de estas mujeres7. Dicha instrucción, en manos de maestros como los ya mencionados Geraldini o el dominico Pedro de Ampudia, solía comenzar sobre los siete o diez años de edad para los varones y un poco más tarde para las mujeres. Esta educación femenina era la propia para desempeñar las funciones a las que como hijas de soberanos estaban llamadas, donde destacaba el aprendizaje y dominio del latín y otras lenguas, el conocimiento de los clásicos, así como de la Biblia y otros textos. Sin descuidar, claro está, las labores femeninas propias que se dedicaban a «hilar, coser y labrar». En definitiva, la adquisición de esta educación y cultura cortesana moldearía a estas mujeres y les ayudaría en el posterior oficio regente como soberanas en las distintas cortes europeas, destino que ya tenían trazado desde la cuna.

  • 8 La ordenación de los trabajos incluidos en este monográfico corresponde a un criterio temático y cr (...)

11Diana Pelaz Flores abre este volumen con su artículo «Aprendiendo el oficio de reinar. Formación cultural e infancia de las hijas de Isabel la Católica»8. Atendiendo a la referencia materna como modelo especular, las infantas recibieron una esmerada formación cultural y educación femenina en la corte. La autora incide en el proceso educativo formal que incluía también las casas reales, donde lealtad y confianza eran características del servicio cortesano. Así, a los oficiales y demás personal adjunto, habría que añadir el acompañamiento femenino, el cuidado exquisito de la etiqueta y la indumentaria, así como la práctica de la correspondencia entre los miembros de la familia real. Todo este ambiente de instrucción cortesana actuaba a modo representativo, sin obviar los gestos políticos, y como herramienta para el futuro de cada una de las infantas, ya que, una vez casadas, asumían el poder distintivo del esposo también en el gobierno de su propia casa regia.

12Gracias al trabajo de Pelaz Flores se puede entender cómo la configuración de la imagen pública de las infantas desde sus primeros años de vida, como representantes de la monarquía y agentes legitimadores de la misma, influiría en su posterior identidad política, ya en su etapa adulta y de carácter individual en cada uno de los territorios donde eran llamadas a reinar a causa de sus matrimonios.

13En el camino hacia el trono de estas futuras reinas el apoyo a la actividad literaria, heredado de su madre, la reina Católica, no se realiza de forma altruista, debido a que el texto contribuía a la difusión propagandística de sus intereses (políticos fundamentalmente) a través de la transmisión de principios sobre un tema determinado. Como muestra de esta cuestión Cécile Alex-Codet escoge a la menor de las hijas de la Católica para su estudio, titulado: «Rodrigo de Cuero trabando la alianza entre Catalina de Aragón e Inglaterra en la Historia de Inglaterra». Esta crónica de Cuero, escrita entre 1502 y 1509 tiene como dedicataria a Catalina y como fin último legitimar la unión con el futuro Enrique VIII. La llegada a la edad adulta de las hijas de Isabel y Fernando forzó las hábiles estrategias fernandinas con los diferentes herederos de los países afines a sus intereses socio-políticos para dar como resultado matrimonios de estado con las principales monarquías reales. Estos hechos políticos ofrecían una ocasión privilegiada para que los escritores elaboraran textos que explotaran una apología dinástica a la par que ponderaran la seguridad sucesoria garantizada por los enlaces y la proyección internacional de la monarquía.

14Así, la Historia de Rodrigo de Cuero actúa como un texto literario emblemático al presentarse como una crónica que es a su vez espejo de príncipes (en este caso, espejo para la princesa de Gales) que había de enseñarle a la infanta la historia de su futuro reino, su venidero papel de reina y, por supuesto, legitimar mediante la historia una alianza que su boda había de sellar.

15Por su parte, Emma Luisa Cahill Marrón también selecciona a la menor de las hijas de los Católicos para su artículo «Veritas Temporis Filia: Catalina de Aragón y la transformación de la educación regia femenina». En su caso establece una magnífica trayectoria educativa entre Isabel I, Catalina de Aragón y María I de Inglaterra, tomando como punto de referencia los conocimientos lingüísticos de las tres y cómo fueron capaces de transformarlos en estrategias políticas. El conocimiento del latín como lengua de alta cultura y comunicación política permitió, no solo a la Católica sino a sus descendientes también, defender sus intereses como reinas. La autora expone a través de estos tres ejemplos regios cómo las estrategias educativas se fueron adaptando a los intereses políticos subrayando la continuidad del plan educativo regio femenino, iniciado por Isabel I, y desarrollado en Inglaterra por su hija, la reina Catalina de Aragón para su descendiente, María I.

16No obstante, Cahill Marrón no descuida las otras lenguas de uso frecuente de estas mujeres, como el portugués en el caso de Isabel I, y que les aportaría no solo un instrumento de comunicación e interacción en su cotidianidad, con los criados y demás actores de la vida cortesana, sino también una cosmovisión y una apreciación por la cultura de estas lenguas. La necesidad del intercambio diplomático forzó a la reina a comenzar el aprendizaje del latín bajo el magisterio de una de las puellae doctae ya mencionadas, Beatriz Galindo, también conocida como la Latina. De esta forma, las necesidades surgidas en el devenir político y matrimonial de Catalina la llevó al aprendizaje del francés, gracias a otra figura femenina importante como Margarita de Austria, así como del inglés, al ostentar el título de Princesa de Gales. Catalina es un buen ejemplo de esta educación entre siglos al moverse entre usos enraizados en la tradición, tanto castellana como inglesa, y en costumbres tanto tardomedievales como clasicistas.

17De vuelta a la corte castellana, María del Mar Graña Cid, en su artículo «María Magdalena, abogada de Isabel I de Castilla. Un sujeto político femenino en la Querella de las Mujeres» profundiza en la anónima Historia de la bendita Magdalena, publicada en Burgos, 1514, pero encargada en una primera redacción manuscrita por parte de Isabel la Católica. La vida de esta santa fue popularizada por las versiones de la Legenda aurea de Jacobo de la Vorágine y también fue figura de devoción especialmente predilecta para la reina Católica, de ahí que fuera la propia Isabel I quien mandara realizar el primer estadio del texto en su fase manuscrita. La autora hace una excelente labor de análisis de todos aquellos pasajes del texto que son apropiados por la reina en su significado político y además afirma su inclusión en la corriente de la querella de las mujeres, al tratar temas como la memoria femenina, la acción política, así como la reginalidad desde la construcción de un sujeto político en femenino.

18La posterior versión impresa fue patrocinada por Juana de Aragón, Duquesa de Frías, donde el texto igualmente se aviene con el sector pro-feminista de la querella de las mujeres. Todas y cada una de las características que expone Graña Cid en torno a la Historia hacen considerar al texto de un modo especial desde la óptica de la reginalidad, debido a que la obra transciende su habitual función como speculum de pecadores y muestra una clara dimensión política en clave de género y poder.

  • 9 De entre los muchos estudios sobre la materia, destaca el ya famoso de José Manuel Nieto Soria (dir (...)

19Este panorama en femenino de educación, mecenazgo y literatura no quedaría completo sin atender a los aspectos puramente artísticos. En este mundo plenamente humanista los libros, las joyas, los tapices y los brocados poseían un valor artístico de gran importancia, puesto que eran asimismo otra parte activa de la representación del poder, la propaganda y legitimación regia9. En este sentido Miguel Ángel Zalama, desde la Historia del Arte, presenta un trabajo titulado «En torno a la formación del gusto artístico de la reina Juana I». El autor recorre el propio camino vital de Juana I, desde su etapa como infanta hasta su llegada al trono, atendiendo a la adquisición de un gusto artístico. La formación cultural de la joven Juana incluyó la música y la danza además de la representación teatral en los llamados momos. Participó activamente de ellos, como el representado en Sevilla con motivo de la boda de su hermana mayor, Isabel, con el príncipe de Portugal en 1490.

20El enlace con Felipe de Austria la convertiría en archiduquesa y para ello su madre la reina Católica la dotó de un excelente ajuar que manifestara la magnificencia de una corte, la castellana, mediante la representación artística de su poder regio. El autor realiza un excelente repaso a las joyas, las pinturas y las esculturas que constan en dicho ajuar para, posteriormente, trazar una panorámica de las artes visuales en el siglo xvi y del propio tesoro de Juana I. Joyas, tapices, libros, curiosa artificialia y demás representaciones artísticas formaron parte del gusto artístico de la reina, privilegiada frente a las demás hermanas gracias a su contacto con el arte flamenco pero profundamente maltratada en su larguísimo encierro en el palacio real de Tordesillas.

21Este monográfico se cierra con una figura singular dentro de estas sabias mujeres y que sirve de magnífico enlace entre las cortes peninsulares. Catarina Monteiro en su artículo «Uma poliglota entre dois reinos: Luísa Sigeia (1522-1560) e a sua passagem pelas cortes portuguesa e espanhola» ahonda en la vida de una de las puellae doctae peninsulares más conocidas: Luisa Sigea. Nacida en Castilla, su padre, Diego Sigeo, fue un humanista con raíces francesas, preceptor de María Pacheco (vinculada a la corte de Isabel la Católica), que le dio a su hija una esmeradísima educación que basculó entre España y Portugal. Al igual que el entorno regio, la adquisición de saberes provino de un entorno familiar propicio y erudito.

22Debido a la revuelta comunera, Luisa entra en territorio luso y comienza a crear lazos con la casa de Braganza para posteriormente servir en la casa da rainha Catalina. Su poema Syntra, dedicado a la infanta Maria, le abrió las puertas a la corte literaria. La presencia de Luisa Sigea en dicha corte coincide con la de grandes humanistas y sabias como Joana Vaz o Paula Vicente (hija del dramaturgo Gil Vicente), así como es posible su correspondencia con figuras como Cassandra Fedele, Vittoria Colonna y muchas otras. Sigea lleva a cabo el ideal de erudita en su vida y también el de escritora («el culto a las musas»), gracias a las circunstancias políticas y sociales que le tocaron vivir, aunque en muchos de sus escritos se logra entrever un profundo desprecio anticortesano por un ambiente de apariencias y disimulos además de un amargor personal por no alcanzar la gloria que otros tocaron a causa de su género.

23En definitiva, el panorama aquí expuesto quiere resaltar la presencia y actividad de estas sabias mujeres en las cortes peninsulares. Para llevar a cabo las acciones a las que estaban llamadas como hijas de reyes, la educación fue un puntal básico para todas ellas. Gran parte del mecenazgo femenino aquí expuesto vendría a corroborar la legitimidad de la mujer en el ejercicio del poder. Todas estas sabias, excepcionales y eruditas mujeres, en mayor o menor medida y dependiendo de las circunstancias políticas y personales en las que se vieron envueltas, contribuyeron a forjar un rico horizonte cultural a finales del siglo xv y mediados del siglo xvi que, en gran medida, tiene nombre de mujer.

Haut de page

Notes

1 Cristina Segura Graíño, «La cultura femenina en los márgenes del pensamiento dominante», in: Inés Monteira Arias, Ana Belén Muñoz Martínez, y Fernando Villaseñor Sebastián (ed.), Relegados al margen. Marginalidad y espacios marginales en la cultura medieval, Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009, p. 93-100 [96].

2 Ruth Martínez Alcorlo, «“En un arca de cuero castaño”: los libros de Isabel, primogénita de los Reyes Católicos», in: José Carlos Ribeiro Miranda (coord.), «En Doiro, antr’o Porto e Gaia»: Estudos de Literatura Medieval Ibérica, Porto: Estratégias Criativas, 2017, p. 695-710.

3 Álvaro Bustos, «Sobre la reina Isabel, Juana de Aragón y la hagiografía femenina: la Historia de la bendita Magdalena (Burgos, 1514)», in: José Carlos Ribeiro Miranda (coord.), «En Doiro antr’o Porto e Gaia». Estudos de Literatura Medieval Ibérica, Porto: Estratégias Criativas, 2017, p. 269-283.

4 Cristina Borreguero Beltrán, «Puellae doctae en las cortes peninsulares», Dossiers Feministes, 15, 2001, p. 76-100.

5 María Isabel del Val Valdivieso, «Las mujeres en la Universidad: de la Edad Media al siglo xx», in: Rocío Anguita (coord.), Las mujeres en la Universidad de Valladolid, Valladolid: Universidad de Valladolid, 2003, p. 39-60.

6 María Isabel Segarra Añón, «“Bajo la sombra de tus alas”. Isabel la Católica y Cassandra Fedele», Miscelánea Comillas, 69 (134), 2011, p. 275-292.

7 Nicasio Salvador Miguel, Isabel la Católica. Educación, mecenazgo y entorno literario, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 2008, p. 89-122.

8 La ordenación de los trabajos incluidos en este monográfico corresponde a un criterio temático y cronológico de los mismos.

9 De entre los muchos estudios sobre la materia, destaca el ya famoso de José Manuel Nieto Soria (dir.), Orígenes de la monarquía hispánica: propaganda y legitimación (ca. 1400-1520), Madrid: Dykinson, 1999.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ruth Martínez Alcorlo, « Puellae doctae en la corte de los Reyes Católicos (1470-1555): educación, literatura y mecenazgo », Atalaya [En ligne], 20 | 2020, mis en ligne le , consulté le 02 décembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/4896 ; DOI : https://doi.org/10.4000/atalaya.4896

Haut de page

Auteur

Ruth Martínez Alcorlo

Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)Miembro del Proyecto I+D Poder, espiritualidad y género (Castilla, 1400-1550): La emergencia de la autoridad femenina en la corte y el convento (Ref. FFI2015-63625-C1-1-P), dirigido por María Morrás desde la Universitat Pompeu Fabra.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search