Navigation – Plan du site

AccueilNuméros20Aprendiendo el oficio de reinar. ...

  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon

Aprendiendo el oficio de reinar. Formación cultural e infancia de las hijas de Isabel la Católica

Apprendre le métier de régner. Formation culturelle et enfance des filles d’Isabelle la Catholique
Learning the Trade of Ruling. Cultural Education and Childhood of the Daughters of Isabella of Castile
Diana Pelaz Flores

Résumés

Le cérémonial de cour de la fin du Moyen Âge exigeait la connaissance et la formation adéquate de tous les membres de la famille royale, y compris les plus jeunes. Dans le cas du règne des Rois Catholiques, il faut ajouter l'importance de leurs filles dans le système de succession et leur participation active aux cérémonies en tant que représentantes de la monarchie. Cela nous conduit à analyser la configuration de l’image publique des enfants dès leurs premières années de vie afin de mieux comprendre leur identité politique ultérieure, déjà à l'âge adulte. Ce travail vise à approfondir les caractéristiques de la culture judiciaire autour des infantes, qui contribuerait de manière décisive à l'exercice de leurs fonctions de futures souveraines des différents territoires européens

Haut de page

Notes de la rédaction

Este trabajo se ha llevado a cabo en el marco del proyecto Espacios femeninos cortesanos: ámbitos curiales, relaciones territoriales y prácticas políticas, con referencia PGC2018-099205-A-C22, concedido por el MICINN y cofinanciado por la Agencia Estatal de Investigación y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Texte intégral

  • 1 Del Val Valdivieso, 2018, p. 44-45.

1Aunque la acción de reinar se entienda como una actividad vinculada a la persona propietaria del reino, lo que se esperaba de su reinado no obedece a los mismos patrones si esta es varón o mujer. La asociación entre la masculinidad y las tareas de gobierno, así como las debilidades atribuidas al género femenino, hacían que se entendiera a la reina como la compañera del soberano, esto es, su consorte. Incluso cuando la situación se revertía como consecuencia de que la herencia del reino recayera en una mujer, se esperaba de ella que intercediera ante su esposo y que lo apoyara en sus tareas de gobierno, como se aprecia en el Jardín de nobles doncellas (1468) que fray Martín de Córdoba dedicara a Isabel I y contra lo que ella misma tuvo que lidiar ante un sector de la nobleza en la Concordia de Segovia en 14751. A cada género se le asociaban unos determinados valores, conductas y cualidades que, desde el marco educativo, influían en su percepción de la praxis gubernativa y contribuían al desarrollo de su identidad, tanto personal como política, respecto al rol que correspondía a cada individuo, qué se esperaba de él y cómo habría de desenvolverse en su posterior etapa adulta.

2De los cinco hijos habidos en el matrimonio entre Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, solo uno, el príncipe Juan, fue varón, lo que, si bien parecía poder asegurar por sí mismo la sucesión a las Coronas de Castilla y Aragón, también podía haber planteado la posibilidad de que fuera una mujer la que accediera a la sucesión de los reinos. En efecto, doña Isabel y, a su muerte, doña Juana, estuvieron en posición de hacerse con el testigo del reino y de continuar el camino marcado por la Reina Católica a finales del siglo xv. Más allá de si se contemplaba esta posibilidad, la preparación para reinar era algo que había acompañado a las infantas desde su niñez, puesto que sus matrimonios debían sellar alianzas internacionales y poner de manifiesto todo lo aprendido años atrás, en particular a lo tocante al refinamiento cultural propio del humanismo, el manejo de la etiqueta cortesana y otras cualidades especialmente requeridas para las mujeres de la realeza, como la mediación o la piedad.

3A modo de ensayo de las funciones que acometerían en el futuro, las infantas se habían asomado a la vida de la corte e, incluso, a los diferentes avatares de la política interna de la Corona de Castilla en los que la representación de la monarquía era indispensable, tal como era el campo de batalla en el último episodio de la lucha contra el Islam peninsular. Para comprender el papel que desempeñaban en el engranaje de la monarquía, el presente trabajo busca acercarse a las diferentes facetas de su aprendizaje cortesano, que van desde el repaso a los pilares de su formación cultural, hasta la convivencia con oficiales domésticos a su servicio, pasando por su participación en el mensaje propagandístico real a través del ceremonial cortesano. Era en ese marco en el que se manifestaban aquellos elementos que evidenciaban la preparación de las infantas, tal como subrayarían poetas y literatos, pero también viajeros e historiógrafos, para los que no pasaron inadvertidas las aptitudes y el refinamiento de unas doncellas destinadas a convertirse en reinas.

En torno al nacimiento de las infantas

  • 2 Del Pulgar, 1780, Primera parte, cap. I, p. 18.
  • 3 Del Pulgar, 1780, Segunda parte, cap. XCI, p. 159.
  • 4 Del Pulgar, 1780, Tercera parte, cap. XII, p. 195.
  • 5 Del Pulgar, 1780, Tercera parte, cap. LIII, p. 266.

4La llegada al mundo de un nuevo miembro de la parentela regia era un acontecimiento de regocijo y júbilo para el reino, cuyo rumor se extendía con rapidez a lo largo de todo el territorio y del que se procuraba dejar constancia también a nivel historiográfico. Si bien las crónicas, tanto castellanas como aragonesas, no suelen ser muy prolijas a la hora de dar detalles relacionados con los pormenores del alumbramiento o con la sucesión de albricias que tenían lugar a medida que se iba dando a conocer la noticia, sí informan acerca del lugar y fecha aproximada en la que había acontecido el feliz suceso. Los nacimientos de las hijas de Isabel I de Castilla no fueron excepcionales a este respecto y, tal como recoge Hernando del Pulgar, se produjeron, de forma sucesiva, en las ciudades de Toledo (el de la primogénita, doña Isabel, en 14702, y el de la tercera hija del matrimonio, doña Juana, en 1479)3, Córdoba (el de doña María, en 1482)4 y, finalmente, Alcalá de Henares (el de doña Catalina, en 1485)5.

  • 6 García Herrero, 2005a, p. 21-40.
  • 7 Cuentas de Gonzalo de Baeza, tesorero de Isabel la Católica, 1955, vol. I, p. 119.
  • 8 Cuentas, 1955, vol. I, p. 115-116.
  • 9 García Herrero, en prensa.
  • 10 Cuentas, 1955, vol. I, p. 36.
  • 11 Cuentas, 1955, vol. I, p. 110 y 113.

5El nacimiento exigía toda una serie de preparativos, que también buscaban velar por el buen estado de salud de la madre y la hija, tanto a lo largo del embarazo como en el parto y en las semanas posteriores6. Durante las semanas siguientes al alumbramiento se velaba con sumo cuidado por el buen estado de la criatura, que había sido recibida por manos expertas como las de la partera Catalina Sánchez, quien asistió al nacimiento de la infanta María7. Se mandaban confeccionar camisas en tela de Holanda, así como fajuelas («faxuelas») con las que enfajar los cuerpecitos de las recién nacidas y baberos («bauaderos»), que debían estar a disposición de la doncella que dormía junto a la cuna de la pequeña infanta, como reflejan las Cuentas de Gonzalo de Baeza en el caso de la infanta Catalina8. Tampoco podían faltar objetos que sirvieran como amuleto y que protegieran contra el mal de ojo, como el coral, del que se creía también que favorecía la dentición9. De la presencia de este material son varios los ejemplos conservados, ya fuera sin tratar, como el que el amo del príncipe y la ama de las infantas, María de Santiesteban, adquirieron en 1483 en Vitoria10, o engastado en cruces de oro, como las que poseían las infantas Juana y María11.

  • 12 García Herrero, 2005b, p. 83. Noticia de chapines para muñecas en Cuentas, 1955, vol. I, p. 224.

6La inocencia de los primeros meses iría dejando paso, poco a poco, a la asimilación de sus obligaciones como hijas de los Reyes Católicos, una tarea que llevaría años perfeccionar y que tendría lugar entre las enseñanzas de amas y ayas, lujosas muñecas vestidas y calzadas por los mejores sastres y maestros zapateros12, y dulces muy queridos por los más pequeños de la corte, como el azúcar rosado. A continuación nos detendremos ante el proceso de construcción de la identidad personal de las infantas, que se fraguaba ante sus atentos preceptores, varones y mujeres, y el personal de sus Casas, para después mostrarlo a la totalidad de la corte.

Destinadas a ser reinas. Acerca de la formación cultural de las infantas

  • 13 Del Val Valdivieso, 2013, p. 80 y 119.

7Tal como entendía la reina Isabel de Castilla los campos que debían favorecerse a nivel educativo, estos podían repartirse entre el intelectual, el espiritual y el cortesano13. La formación en cada uno de ellos daba comienzo tan pronto como la niña alcanzara un nivel de discernimiento que le permitiera ir asimilando conceptos, de la mano de los cuales irían adquiriendo conocimientos en diversas materias, adentrándose en la doctrina cristiana o familiarizándose con su papel como miembros de la familia real. Todos esos campos eran fundamentales para una futura reina, pues de ella se esperaba que fuera culta, piadosa y refinada en sus maneras, cualidades que, más allá de su género, debía procurarse un buen gobernante.

  • 14 Silleras FernÁndez, 2015, p. 178.
  • 15 Brandenberger, 2001, p. 77.

8No obstante, el género era un factor diferencial de primer orden. Tanto es así, que condicionaba el modelo educativo que condicionaba la educación que recibían varones y mujeres, con independencia de si estaban destinados a ocupar la titularidad del reino o si iban a sellar un matrimonio de estado. Basta recordar el desarrollo del Jardín de nobles doncellas de fray Martín de Córdoba, cuya redacción gira en torno a la defensa de la condición de la reina como buena esposa y compañera del rey, pese a presentarse como un espejo de princesas dedicado a Isabel I como reina titular. Como esta, otras de las obras que sin duda manejaron las infantas en su juventud compartían ese mismo discurso, como el Llibre de les dones (1396) de Francesc Eiximenis, que figuraba entre los libros de la infanta Juana14. Tratados los dos relacionados con la naturaleza femenina que buscaban preservar toda una serie de cualidades tradicionalmente vinculadas a las mujeres, incluso cuando se enmarcaban en el seno de familias aristocráticas o de la realeza, como subraya el Livre des trois vertus, el compendio especular para la educación de princesas redactado por Christine de Pizan. Este, que fue traducido al portugués por encargo de la duquesa de Borgoña Isabel de Portugal para obsequiar a su sobrina homónima, ahondaba en los rasgos que debían cultivar las princesas, en tanto que mediadoras ante sus esposos e impulsoras de la paz15.

  • 16 Ruiz García, 2004, p. 429; Martínez Alcorlo, 2017, p. 703.
  • 17 Ruiz GarcÍa, 2004, p. 278 y 283.
  • 18 Rábade Obradó, 2007, p. 163-174.
  • 19 Vid. Vives, 1996.

9La asimilación de las cualidades femeninas se combinaba, en todo caso, con el conocimiento de los rasgos que debía procurar tener el soberano, como demuestra la conservación en las bibliotecas de las infantas de ejemplares del Regimiento de príncipes16, además de otras obras como los Proverbios de Séneca, igualmente presente entre los libros de las infantas María y Catalina17. La lectura atenta de estos títulos ofrecía a las infantas un acercamiento a las virtudes necesarias para el gobierno del reino, en un proceso que contribuía a difuminar la frontera entre varón y mujer como representantes de la monarquía, y a hacerles partícipes de las responsabilidades que entrañaba la soberanía de un territorio, así como del modo de comportarse para emular el ideal del buen gobernante, ya se encontraran en el papel de titular o de consorte. Más allá del ejercicio de la guerra u otros ejercicios paramilitares como, por ejemplo, la caza, muy presentes en los tratados sobre educación de príncipes, la aplicación y la asimilación de valores como la prudencia, la sabiduría o la mesura, ofrecían unos rudimentos comunes para infantes e infantas, de la mano de los que desarrollar su intelecto y su conocimiento respecto a la correcta forma de proceder en los entresijos cortesanos18 Así lo indica, por ejemplo, el encargo de Catalina de Aragón a Juan Luis Vives del tratado De institutione feminae christianae (1523) para su hija María, a la espera de que se alzara con el trono de Inglaterra ante la ausencia de heredero varón; una obra que pone de manifiesto el significado del libro como articulador de un mensaje claro deó empoderamiento para la joven princesa19. Este tipo de literatura contribuía a la fijación de un modelo conductual en el que ayas y amas, así como criadas y doncellas, constituían una imagen referencial en el que sobresaldría, en todo caso, la figura materna. La condición de la reina Isabel como propietaria del reino no le eximía de observar ese mismo modelo femenino, que serviría asimismo para sus hijas, aunque a ellas les correspondiera ocupar el papel de reinas consortes.

  • 20 Münzer, 1924, p. 262.
  • 21 Echevarría, 2002, p. 19-21.

10Isabel I era el reflejo del diálogo que se construía entre gobierno efectivo y su condición femenina. La reina se presentaba como particular ejemplo a seguir de las infantas, incluso en los momentos de mayor intimidad, como ocurría en el tiempo dedicado al descanso, en el que se debía observar de manera escrupulosa la virtud femenina, sobre todo en ausencia del rey. A propósito de esto, de manera inicial «la reina dormía con sus doncellas y con los chiquillos», en alusión, probablemente, a los servidores de menor edad que acompañaban al príncipe, pasando después a dormir únicamente «con sus hijas y con algunas dueñas»20. El testimonio de Jerónimo Münzer ilustra acerca de los cambios experimentados en la consideración de los infantes, trazando la frontera entre la infancia y una temprana adultez, coincidente con la adolescentia que identificaban autores como san Isidoro de Sevilla21.

  • 22 García Prieto, 2018, p. 166-169.

11Más allá de los cuidados y la formación de las infantas en su primera etapa vital, la referencia materna era fundamental para las jóvenes infantas por el modelo especular que les brindaba. Por ello, era necesario que la reina incorporara a las infantas en su día a día en la corte, proporcionándoles una formación formal e informal a su lado, incluso cuando no existiera un vínculo de parentesco de sangre, como demostraría años después Ana de Austria mediante sus cuidados hacia las hijas que su esposo, Felipe II, había tenido en su tercer matrimonio. Gracias a su ejemplo se aprecia la importancia que se concedía al papel diplomático de las infantas, a las que se instruía en el envío frecuente de cartas que sirvieran para fortalecer las relaciones con otras cortes europeas y, aún más, para influir en algunas decisiones regias, tales determinados nombramientos cortesanos22.

  • 23 García Herrero y Pelaz Flores, 2019, p. 430-436.
  • 24 De los trabajos desarrollados por el autor relacionados con esta temática, en esta ocasión citamos (...)

12Sin duda la Europa de los primeros Austrias era muy distinta a la que habían presenciado las hijas de Isabel I de Castilla y el contacto diplomático aún no se había desarrollado como lo haría después. No obstante, las escribanías y los diversos objetos relacionados con la escritura (tinteros, «tyseras», portacartas) que aparecen entre sus posesiones, además de las cartas autógrafas que se conservan en sus epistolarios, dan cuenta del mantenimiento de la cercanía epistolar, en particular entre las infantas y sus padres, aunque también hacia algunos personajes de la corte castellana. Continuaban así la práctica de la correspondencia ejercitada por las mujeres de la realeza hispana, especialmente visible a través del caso de las reinas aragonesas de la Baja Edad Media23. La adaptación a los nuevos usos escriturarios que llegaban con el avance del Humanismo también se dejan sentir en los alfabetos empleados por las infantas, cuidadosamente estudiados por Nicolás Ávila Seoane, quien ha hecho notar la utilización de una letra humanística, todavía con acusados rasgos de estilo gótico24.

  • 25 Del Val Valdivieso, 2006, p. 555-562.
  • 26 Del Val Valdivieso, 2013, p. 8-10.
  • 27 Archivo General de Simancas (en adelante, AGS), Casa y Sitios Reales (en adelante, CySR), Leg. 1, (...)

13La atención prestada por la reina Isabel hacia la formación intelectual y espiritual es un hecho sobradamente conocido, y como tal se refleja también en la preparación de sus hijas, tanto como creyentes como en lo relativo a la construcción de su imagen política25. M.ª Isabel del Val ha mostrado la afición de la Reina Católica por la caballería y las maneras de la cultura cortés, así como su interés por presenciar justas y torneos, de acuerdo a unos determinados cánones en la etiqueta y la indumentaria que se encargó de transmitir tanto al príncipe Juan como a las infantas26. El cuidado por la imagen y el vestuario se observa con total claridad a propósito de las entradas en la cámara reginal de piezas de diferentes tejidos destinadas a la confección de prendas para sus hijas, con las que poder aparecer ante la corte o ante el reino de una forma adecuada a las modas y gustos del momento y adaptada a la ocasión27. Además de los preceptores eclesiásticos que rodeaban el día a día de las infantas, los gastos que se destinaban al cumplimiento de obras piadosas a cargo de las jóvenes son sumamente elocuentes, así como los relacionados con las celebraciones litúrgicas que tenían lugar con motivo de la Semana Santa, tales como las ofrendas de Jueves Santo, que la reina encargaba para que se hicieran en nombre de las infantas.

14Estas prácticas concuerdan con los testimonios proporcionados por viajeros como el alemán Jerónimo Münzer que, en lo que respecta a la infanta Isabel, destacaba su devoción tras haber enviudado («hace ahora vida muy religiosa, ocupándose solamente en labrar ornamentos para las iglesias»), mientras que, de doña Juana, se sorprendía de su habilidad para la poesía:

  • 28 Münzer, 1924, p. 261; también para la cita anterior.

[…] es, para su sexo y edad, sumamente docta en recitar y aun en componer versos; cuenta catorce años y gusta mucho de las letras: su preceptor, que es un fraile anciano y venerable de la orden de los Predicadores, me hizo de ella muchos elogios y quería que yo la oyese hablar, pero no me era posible demorar por más tiempo mi estancia en Madrid28.

  • 29 Eiximenis, 2005, cap. LXV[I]-LXVII[I], p. 373-375 y 384.
  • 30 Eiximenis, 2005, cap. LXVII[I], p. 384.
  • 31 Münzer, 1924, vol. II, p. 261.
  • 32 Erasmo de Rotterdam, 1926, vol. 6, p. 284.

15Coincidía esta percepción con la que exponía el Carro de las donas respecto a doña Isabel y doña Juana, de las que alababa «los bienes de natura […] excelentíssimo ingenio y grande saber», en la primera, y decía de la segunda que «fue de muy claro ingenio y muy sabia y muy gran letrada y de muy clara conciencia»29. Curiosamente, respecto a doña Catalina señalaba que «sus hermanas fueron más virtuosas»30, lo que puede conectarse con la impresión causada en Münzer por parte de las dos hijas menores, de las que solo refiere la edad, aunque subrayaba que «a todas ellas les ha dado su madre buenos ayos y maestros, con el fin de que sean dechado de virtudes»31. Una visión que contrasta con la que Erasmo de Rotterdam concediera a la comitente de su obra Christiani matrimonii institutio, a la que se refería como «foemina tum pia tum erudita»32.

  • 33 Martínez Alcorlo, 2016, p. 155-156.
  • 34 Martínez Millán, 2000, p. 52.
  • 35 Segura Graíño, 1994, p. 175-188.
  • 36 Pelaz Flores, 2017a, p. 249-253.
  • 37 Segura Graíño, 2007, p. 319-334; Martínez Alcorlo, 2016, p. 156.

16Ciertamente el círculo de preceptores de las infantas se había seleccionado entre algunos de los humanistas más afamados del momento, como Alejandro Giraldino33. El maestro italiano fue el preceptor de las infantas menores, doña María y doña Catalina, mientras que las dos mayores, doña Isabel y doña Juana, habían sido instruidas por dos clérigos, respectivamente, fray Pedro de Ampudia y fray Andrés de Miranda, maestro de latín34. A ellos debería unirse en la instrucción del latín Beatriz Galindo, quien se encargó de afianzar los conocimientos de la infanta Juana35, además de procurar que la Reina Católica supliera las carencias que había acusado en su educación, fruto probablemente de las dificultades económicas que había vivido en la corte de Isabel de Portugal en Arévalo36. Redondearían esta situación unos conocimientos básicos de portugués, en particular en el caso de la infanta Isabel37.

  • 38 AGS, CySR, Leg. 11, fol. 176. Valladolid. 1506, mayo, 23.
  • 39 González Marrero, 2004, p. 117.

17Junto a estos personajes se encontrarían también mujeres responsables de proporcionarles los modales y la educación cortesanos adecuados para futuras soberanas, como las amas Leonor de Torres e Inés de Ayala38, o el aya Leonor Manrique39 y la anteriormente citada, María de Santiesteban. Estas no pasarían inadvertidas, y así lo demuestra la fama y elogios cosechados por Juana de Ávila de la mano de dignatarios europeos como Maximiliano de Austria:

  • 40 El fragmento citado se encuentra, junto con otras cartas relacionadas con el príncipe Juan, en Fer (...)

Specialis nobis dilecta. […] multa de specialitatis tuae virtutibus in educandis istis principibus nobis charissimis, et de tuo cordiali in nos ac sincero affectu intelleximus; eidemque igitur oratori nostro, nonnulla specialitati tuae referenda commissimus40.

  • 41 De la Torre y del Cerro, 1956, p. 256-266.
  • 42 Earenfight, 2016, p. 427-428.
  • 43 Costa Gomes, 2007, p. 185-188.

18El hecho de que la carta se dirigiera a la que fuera ama del príncipe y de la infanta Juana lleva a reflexionar acerca de la existencia de un servicio compartido, tanto en lo educativo como en el acompañamiento cortesano de las personas adscritas a las incipientes Casas de las infantas41, un hecho que dificulta la precisión a la hora de conocer sus movimientos en la corte o los motivos a los que obedece el intercambio de sus funciones42. Esta circunstancia apoya, además, la existencia de un modelo imbricado en el que educación y servicio cortesano se trenzan más allá de las personas dedicadas específicamente al proceso educativo formal, como también ocurriría con la instrucción en el arte de administrar y regular los ritmos de una Casa. A la figura de la reina, en tanto que madre, y la de los preceptores que transmitían conocimientos y enseñanzas a las infantas, se debe añadir la importancia del papel desempeñado por los oficiales que les rodean como partícipes de la «galaxia» que configura la sociedad cortesana, en palabras de Rita Costa Gomes43. Sobre ello nos detendremos brevemente en el siguiente apartado.

Educación y convivencia. Las Casas reales como programa formativo colectivo

19Además de los buenos modales y el cuidado a los aspectos de su educación formal, no se ha de olvidar el papel jugado por el desarrollo de un círculo áulico en torno a las infantitas, que se iría potenciando e incrementando a medida que transcurrían sus primeros años de vida camino de la etapa adulta. Se trata de un aspecto fundamental en la formación de los miembros más jóvenes de la familia real puesto que, aunque en un primer momento no podían ser conscientes de las funciones que desempeñaba el conjunto de personas que les rodeaban, a medida que adquirían conciencia de su estatus y del funcionamiento de la etiqueta y el servicio cortesanos, constituían su primera red de relaciones con la que poner en práctica su manejo de los modales y su capacidad para desenvolverse con las personas que formaban parte de su realidad cotidiana. Más aún, cada una de las casas que se configuraban en torno a las infantas servían como un escenario de ensayo para que se familiarizaran con las responsabilidades que el servicio de sus criados y servidores entrañaba, así como para que aprendieran el significado de la obediencia, el vínculo de lealtad que debía potenciarse entre señora y oficiales, las funciones que cada una de las personas a su alrededor cumplía…, además de para que comprendieran su importancia y potenciaran una política de mercedes adecuada a las circunstancias, competencias y funciones especiales llevadas a cabo por su entorno curial, a través de la dadivosidad que debía caracterizar a los hijos e hijas de reyes.

  • 44 AGS, CySR, Leg. 46, fol. 4. Jaén. 1488, junio, 7.
  • 45 AGS, CySR, Leg. 46, fol. 149bis. Madrid. 1495, mayo, 20.
  • 46 AGS, CySR, Leg. 43, fol. 95. Alcalá de Henares. 1498, abril, 4 («Sant Pedro», Diego de Madrid, Jua (...)
  • 47 AGS, CySR, Leg. 6, fol. 414. 1506, febrero, 12.
  • 48 AGS, CySR, Leg. 9, fol. 358. Medina del Campo. 1504, marzo, 5.
  • 49 AGS, CySR, Leg.4, fol. 330. s/l. 1504, noviembre, 23.

20Las atenciones que precisaban las infantas a diario se traducían en la adjudicación de un pequeño número de personas que, con el paso del tiempo, iba aumentando, también conforme se iban diversificando sus necesidades. Así, la infanta Catalina contaba en 1488, con apenas tres años de edad, con una reducida Cámara formada por reposteros de camas, mozos de espuelas y una lavandera44, frente a la veintena de personas que formaban la Casa de doña Isabel –al margen de su séquito femenino–, en los meses previos a su salida para Portugal45. Bien es cierto que no se aprecia un crecimiento uniforme ni idéntico entre las diferentes Cámaras. Puede que las variaciones cuantitativas entre las incipientes Casas de las infantas obedecieran a la posibilidad de que se fueran incorporando oficiales a su servicio, gracias a los espacios que compartirían en el ámbito cortesano, aunque la adscripción formal en los libros de cuentas los vinculara a alguna de las niñas en concreto. A medida que las infantas crecieran, también deberían crecer sus séquitos, de acuerdo a las necesidades de su servicio. También hay otras diferencias significativas, como la adscripción de varios ministriles a los oficiales de la infanta María, un tipo de servidor que no se registra en los listados para las infantas Juana o Catalina46, aunque los músicos sí las habrían acompañado en su partida hacia Borgoña o Inglaterra, como ocurre en los casos del ministril Pedro de Narbona, que se desplazó a Flandes con la archiduquesa47, y del trompeta Juan de Sepúlveda, que estuvo al servicio de la hija menor de los reyes48. Al igual que en otros sectores de las Casas reales, estas responsabilidades podían ir variando con el paso del tiempo, tanto en la actividad como en la titular a la que prestaban sus servicios, como indica el ejemplo de Juan Daza, quien, tras una prolongada estancia en la Casa de la infanta Juana como repostero de camas, pasó a ostentar una de las más altas dignidades en el servicio de mesa de la infanta Catalina, como su copero49.

  • 50 Fernández de Oviedo, 1780, p. 97.

21En su realidad cotidiana, los miembros más jóvenes de la parentela regia podían observar el funcionamiento de las Casas reales, en su sentido más amplio, así como ser conscientes de la presteza en los cuidados con los que se los atendía y protegía. Así lo demuestra el ejemplo de un viaje que emprendió la corte desde Aranjuez, en el que la infanta Juana se encontró en serias dificultades para vadear el Tajo («no tomando su mula bien el vado, arrebatóla enla mitad del rio la rezia corriente del agua»), pese a sus esfuerzos por revertir la situación («aunque hera niña, con mucho ánimo, nadando la mula, se tubo […] en la silla rasa de palillos, que las damas en essa sazon vsauan»)50. Fue decisiva la ayuda prestada por Vergara, un mozo de espuelas de Fernando el Católico, cuya actuación le permitió ser recompensado con el oficio de repostero de plata.

22Lealtad y confianza eran dos cualidades indispensables en el servicio áulico, y como tal debían ser reconocidas, además del ensalzamiento que proporcionaban criados y oficiales a la persona regia a la que servían. El séquito femenino era, en este sentido, un pilar de vital valor, que subrayaba las buenas maneras y el refinamiento de su señora, como quedó demostrado ante los embajadores ingleses por parte de las damas de las infantas María y Catalina:

  • 51 Bello León y Hernández Pérez, 2003, p. 193.

Y después se dirigieron con los reyes a una galería de la que colgaban finos tapices. Allí encontraron a las jóvenes princesas, que eran doña María y nuestra princesa de Inglaterra, doña Catalina. El rey y la reina entraron y tomaron asiento; el príncipe se sentó en el suelo ante él, y la hija más vieja delante de él, después las otras hijas. Y debo decir que la reina estaba muy ricamente vestida. Y todas sus hijas llevaban prendas similares y las dos hijas, la infanta doña María y la infanta doña Catalina, princesa de Inglaterra, tenían catorce doncellas, todas damas nobles (que las servían) vestidas con tejido dorado y todas hijas de nobles. La mayor de ellas no tenía más de catorce años. Y después de que las tiernas damas bailaran de dos en dos durante un tiempo considerable los reyes ordenaron a su hija la infanta doña María que fuera a danzar, lo que hizo. Y fue y cogió a otra damisela de su edad y tamaño y la sacó a bailar. Y así esta dama bailó una danza lenta y otra alta. Y después de esto no bailaron más51.

  • 52 Phillips, 2003, p. 73-97 y 109-134.
  • 53 AGS, CySR, Leg. 43, fol. 4. s/d.
  • 54 AGS, CySR, Leg. 43, fol. 107 y 108. 1498.
  • 55 AGS, CySR, Leg. 43, fol. 107 y 108. 1498.

23El séquito femenino de las infantas las acompañaba también en aquellas actividades que, aun siendo cotidianas, requerían de una especial atención, como el servicio de mesa52. En el caso de la infanta Isabel ha quedado constancia de que debían comer con ella veinticuatro personas, en su práctica totalidad mujeres, de entre las cuales resaltaba la presencia tanto del ama como del aya y otras doncellas de su propio círculo familiar53. Probablemente, este procedimiento se observaba también en los séquitos de sus hermanas, a juzgar por los listados de las damas que debían acompañarlas, donde se introducen las figuras femeninas encargadas de su instrucción, como el ama de la infanta Catalina, Inés Vanegas54, o sus hijas, como Juana de Mendoza, hija del aya de la infanta María55.

  • 56 AGS, CySR, Leg. 47, fol. 223. s/d.
  • 57 Eiximenis, 2005, cap. LXVI[I], p. 380.

24El acompañamiento femenino era crucial en la construcción de la imagen de las infantas, más aún cuando asumían su papel de esposas y establecían una red de contactos tanto con instituciones como con la nobleza del reino que las acogía. Así lo indican las mercedes otorgadas por la infanta María, ya convertida en reina de Portugal, a monasterios lusos como São Bento de Lisboa o el Convento de Jesús de Setúbal, o las ayudas para entrar en religión otorgadas a algunas de sus damas y criadas, por ejemplo, una hija de la condesa de Peñamocor56. Esta era una tarea que centraría buena parte de la actividad de su etapa como mujeres casadas, más allá de aquella relacionada con el aspecto representativo del poder de su esposo, como destacaba el autor del Carro de las donas acerca de la infanta María («governava y regia su casa en toda religión christiana; a las damas trataba como a hijas […] las damas y moças de cámara passavan de ochenta»57). Además de estas responsabilidades, su participación en el ámbito ceremonial sería de gran trascendencia en su vida adulta, un escenario al que se habrían asomado tempranamente como hijas de los Reyes Católicos, como trataremos de exponer a continuación.

La puesta en práctica. Participación de las infantas en la representación de la monarquía

  • 58 La mayor documentación existente en época moderna ofrece información detallada respecto al papel d (...)
  • 59 Del Val Valdivieso, 2011, p. 255-273.
  • 60 Marineo Sículo, 1539, Libro XXI, fol. CLXXXVIvº.
  • 61 Del Pulgar, 1780, Tercera parte, Cap. CXXVIII, fol. 368.

25A diferencia de lo que ocurre en reinados anteriores, la variada naturaleza de las fuentes conservadas acerca del reinado de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón favorece un mayor conocimiento del papel jugado por el príncipe y las infantas en la demostración de la magnificencia de la familia real. Aunque de una manera desigual, la descripción de ciertos acontecimientos de interés para el gobierno de los Reyes Católicos da pie a conocer la introducción de los miembros más jóvenes de la corte, de acuerdo a un protocolo estudiado y jerarquizado a propósito de su edad, género y orden en la línea sucesoria58. Más concretamente, las infantas contribuyen a la visibilidad y puesta en valor del grupo femenino cortesano, que redunda en la vistosidad y subraya la etiqueta a través de la riqueza de su indumentaria, la correcta ejecución de las danzas y la mesura de sus gestos59. Afirmaba Marineo Sículo que «no solamente el palacio: mas también toda la corte estaua muy adornada y ennoblecida» gracias a «muchos hijos e hijas de nobles deputadas al servicio destos Reyes» que se encontraban en palacio60. Pero también en cuanto que doncellas en edad casadera de la familia real castellana. De ahí su necesaria participación a nivel ceremonial, que permitía poner en marcha un interesante diálogo para con los espectadores que podían estar ante su presencia y, en consecuencia, apreciar la riqueza de la corte también a través de la esmerada educación recibida por las jóvenes princesas. Ejemplo de ello fue el séquito de setenta damas que presenciaron las justas que tuvieron lugar en Sevilla junto a la reina y la infanta Isabel con motivo de sus desposorios con el heredero de Portugal61.

26Uno de los episodios que mejor retratan el despliegue de la escenografía cortesana se produjo ante la mirada de la delegación de la Casa Tudor que acudió a Castilla para procurar el matrimonio de la infanta Catalina. Los embajadores del rey de Inglaterra solicitaron poder ver al príncipe y las infantas, pero solo se consintió que vieran a don Juan y doña Isabel, en un primer término. En cuanto al atavío de esta última, se describió con gran detalle, señalando que:

  • 62 Bello León y Hernández Pérez, 2003, p. 190.

[…] estaba vestida con un sayo de tejido dorado y sobre él una túnica a la moda del país, con una larga cola de finísimo terciopelo verde. Llevaba un tocado hecho de hilo de oro y seda negra en forma de red, todo rociado con perlas y otras piedras preciosas62.

  • 63 Bello León y Hernández Pérez, 2003, p. 190-191.

27Así como a la reina la acompañaba una docena de damas y doncellas, formaban el séquito de la infanta otras cuatro doncellas. La presencia de la infanta Isabel volvió a ser clave en los agasajos con los que la corte castellana buscaba impresionar a los embajadores ingleses, al asistir a la danza que realizaron las damas de la reina Isabel, a la que se incorporó la infanta por llamamiento de sus padres: «y ella vino muy bella y ricamente ataviada y se sentó abajo, cerca del rey su padre a su mano derecha, y a poca distancia de él», para después salir a bailar, conforme al mandato de los reyes, con una dama portuguesa, «a la que la princesa prefería»63. El efecto visual conseguido a través de la semejanza cromática de los vestidos del séquito, así como la reina y la infanta, es destacado por los embajadores, una descripción que se asemeja a otras recepciones previas en la corte castellana en las que la presencia femenina contribuye de forma activa a la demostración del lujo ante delegaciones extranjeras. Este hecho resalta la importancia de la figura de la reina –no ya como titular, sino como consorte– y su séquito en el ceremonial cortesano, y también en el marco de la comunicación política y el reconocimiento de un lenguaje común entre las cortes europeas.

  • 64 Pelaz Flores, 2017b, p. 72-81.
  • 65 Fernández de Oviedo, 1780, p. 114.

28La ausencia de las tres infantas menores había permitido, en esta ocasión, mantener apartada de la mirada de los embajadores a la infanta Catalina, pero a su vez potencia la capacidad representativa del príncipe y la infanta, que constituyen un refuerzo a la propia imagen de la pareja real, al duplicarla a través de sus dos hijos mayores. Mediante su participación en la acción cortesana se buscaba la emulación de una nueva pareja regia, que ponía en práctica su desenvoltura para representar, en un futuro próximo, a las monarquías ibéricas, tal como cabía esperar. El acto de dar aguamanos, en el que el príncipe sostenía la toalla a sus padres y hermana así lo confirman, al tratarse de un gesto de gran relevancia dentro del servicio de la mesa64, pero también lo harían las danzas, la demostración de su riqueza cultural en su trato con los embajadores o su participación en los desplazamientos de la corte. Entre ellos destacaría el viaje de las infantas María y Catalina como parte del acompañamiento que llevó la infanta Isabel a Portugal con motivo de sus bodas65, o la presencia de la infanta Juana junto a su madre en el Real sobre Granada:

  • 66 Bernáldez, 1859, vol. I, cap. CI, p. 295-296.

[…] e desque el real fue fortalecido, la Reina, y el Príncipe, é la Infanta Doña Juana vinieron al real desde Alcalá la Real, donde habían quedado; […]. E viendo el Duque de Cádiz, que la Reina había necesidad de una tienda, emprestóle la suya, […] é allí en aquella tienda del Duque de Cádiz fué la Reina Doña Isabel muy bien aposentada, é el Duque tenia muchas tiendas de que se amparó en el dicho cerco; é el Rey, é la Reina, é el Príncipe, é Infantas, é Damas, é Señoras, tenían sus tiendas é posadas en lo más fuerte é seguro del real; é la Reina é su fija cabalgaba muchas veces por ver el real é la ciudad de Granada, é tenían muchos refrijerios y placeres de muchas trompetas bastardas, é chirimías, é sacabuches, é atabales, é atambores continuamente, que en el real no cesaban66.

  • 67 Marineo Sículo, 1539, Libro XX, fol. CLXXVIII.

29La ausencia de la primogénita concentraba la atención en doña Juana, que pasaba a asumir las funciones representativas que antes había desempeñado su hermana, esta vez con un carácter militar evidente en el proceso comunicador, de exaltación de la monarquía y de la propaganda regia. El hecho de introducir a la tercera infanta en la línea de sucesión refiere la importancia concedida por la reina Isabel en el acercamiento de sus hijas a las diferentes facetas de la praxis gubernativa y su interés por dar a conocer a las infantas ante los diferentes grupos de poder del reino. Asimismo, la culminación de la guerra de Granada, con la entrega de las llaves y la entrada a la ciudad, requerirían de nuevo la presencia no solo de los reyes, sino también del príncipe y de la infanta Juana, volviendo a emular una joven pareja regia que aseguraba la sucesión de los reinos y representaba al resto de miembros de la familia real en ausencia de las dos infantas menores, que no aparecen en el relato de Lucio Marineo Sículo67.

30La vinculación de las infantas al ceremonial palatino y de la monarquía, en última instancia, se aprecia sobradamente en los acontecimientos señalados. Más allá de que se trate de noticias que indiquen su presencia o que aporten información acerca de su indumentaria, las alusiones acerca de su actitud no dejan lugar a duda respecto a la perfecta ejecución de su cometido como hijas de los soberanos y representantes de la Corona. De ello daban testimonio las personas allí congregadas, como demuestra su introducción en el discurso historiográfico, que subrayaba la adecuación de su preparación para el cometido que estaban llamadas a asumir tras sus matrimonios.

Conclusiones

31La educación de las infantas ha de entenderse bajo el prisma de una actuación coral en la que participaban diferentes personas con cometidos y escenarios igualmente diversos. Era el resultado de lo aprendido en solitario a partir de cada uno de estos el que posibilitaba la configuración de su imagen en sociedad ante la corte y, como tal, se exhibía en los instrumentos de creación de la memoria regia, colaborando activamente en las estrategias de la propaganda del gobierno de los Reyes Católicos. A propósito de esto, se mostraban como un activo de gran alcance mientras se terminaba de completar su formación como futuras reinas. Culminaba así su preparación para el arte del gobierno, una responsabilidad adaptada a su género, más allá de los cambios que, fruto del destino, pudieran alterar la línea sucesoria.

32La complejidad de la instrucción de las infantas se hace patente a través de la combinación del modelo de femineidad que deben encarnar, sin olvidar la asimilación de las tareas y las virtudes para el gobierno que deben tener presentes. Estas últimas jugaban un papel clave, a juzgar por la presencia de obras como el Regimiento de príncipes en sus bibliotecas. Este hecho ha de conectarse con la necesaria familiaridad de las infantas con los principios del gobierno y las cualidades del gobernante. No en vano, las mujeres de la familia real eran conscientes de la importancia de su cometido para con la monarquía, en la que se ensamblaba un principio masculino y otro femenino, más allá de la distinta consideración de los géneros y las responsabilidades de la posición que uno y otra ocuparan. Una visión que podía llegar a coaccionar su actitud en caso de que el trono pudiera recaer en sus manos, como habría ocurrido en el caso de la reina Berenguela o como ocurriría después, por motivos muy distintos, con Juana I de Castilla. Desde su niñez, las infantas debían familiarizarse con la cultura cortesana, los códigos del lenguaje ceremonial, la administración de sus Casas y las acciones piadosas que debían caracterizarlas como buenas cristianas y creadoras de la memoria dinástica, además de estar al tanto de los avatares políticos a los que se enfrentara el reino, como indica su presencia en el episodio final de la lucha contra el Islam peninsular. Todas estas acciones se iban dibujando en sus primeros años de vida y culminaban con su comparecencia ante la corte, bajo la mirada de cronistas y embajadores que allí se inscribían.

33La evolución cronística, por un lado, y la importancia que cobrarían de forma casi inmediata en la política internacional europea, por otro, estimularon una mayor atención hacia las infantas y, en consecuencia, se insistió en sus aptitudes y educación, una faceta que trascendía el tiempo de estudio y que muestra cómo esa formación era reconocida y valorada por sus coetáneos y progenitores. Continuando la estela seguida por otras damas de la realeza de la decimoquinta centuria peninsular, las hijas de los Reyes Católicos hicieron de la instrucción un rasgo indispensable de su identidad, así política como personal, mostrando su gusto por las letras y las artes, a través del mecenazgo y de la demostración de sus habilidades cortesanas, como ejemplares princesas humanistas cuya imagen trascendía su propia persona, hacia sus oficiales, la corte y las monarquías europeas del Renacimiento.

Haut de page

Bibliographie

Ávila Seoane, Nicolás, «La escritura de las reinas de Portugal Isabel y María, hijas de los Reyes Católicos», Historia. Instituciones. Documentos, 44, 2017, p. 39-76.

Bello León, Juan Manuel, y Beatriz Hernández Pérez, «Una embajada inglesa a la Corte de los Reyes Católicos y su descripción en el Diario de Roger Machado. Año 1489», En la España Medieval, 26, 2003, p. 167-202.

Bernáldez, Andrés, Historia de los Reyes Católicos D. Fernando y Doña Isabel, 2 vol., Sevilla: Imprenta que fue de J. M. Gendrin, 1859-1860.

Brandenberger, Tobias, «Una traducción bajomedieval y su público: notas acerca del Espelho de Cristina (Lisboa, 1518) », in: Tomás Martínez Romero y Roxana Recio (ed.), Essays on Medieval Translation in the Iberian Peninsula, Castellón – Omaha, Universitat Jaume I – Creighton University, 2001, p. 75-94.

Costa Gomes, Rita, «The Court Galaxy», in: Anthony Molho, Diogo Ramada Curto y Niki Koniordos (ed.), Finding Europe: Discourses on Margins, Communities, Images, ca. 13th - ca. 18th Centuries, New York – Oxford: Berghan Books, 2007, p. 185-204.

Cuentas de Gonzalo de Baeza, tesorero de Isabel la Católica, Antonio de la Torre y E. A. de la Torre (ed.), 2 vol., Madrid: CSIC, 1955-1956.

De la Torre y del Cerro, Antonio, «Maestros de los hijos de los Reyes Católicos», Hispania, 16, 1956, p. 256-266.

Del Pulgar, Hernando, Crónica de los señores Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel de Castilla y Aragón, Valencia, Imprenta de Benito Monfort, 1780.

Del Val Valdivieso, M.ª Isabel, «Isabel la Católica y la educación», Aragón en la Edad Media, 19, 2006, p. 555-562.

Del Val Valdivieso, M.ª Isabel, «La educación en la corte de la Reina Católica», Miscelánea Comillas: Revista de Ciencias Humanas y Sociales, 69 (134), 2011, p. 255-273.

Del Val Valdivieso, M.ª Isabel, «La educación del príncipe y las infantas en la corte castellana al final del siglo xv», ActaLauris, 1, 2013, p. 7-21.

Del Val Valdivieso, M.ª Isabel, «Precedentes femeninos invocados por Isabel I de Castilla», in: Esther Corral Díaz (ed.), Voces de mujeres en la Edad Media. Entre la realidad y la ficción, Boston – Leiden: De Gruyter, 2018, p. 44-60.

Earenfight, Theresa, «Raising Infanta Catalina de Aragón to be Catherine, Queen of England», Anuario de Estudios Medievales, 46 (1), 2016, p. 417-443.

Echevarría, Ana, Catalina de Lancaster. Reina regente de Castilla (1382-1418), Hondarribia: Nerea, 2002.

Eiximenis, Francesc, Carro de las Donas (Valladolid, 1542). Estudio preliminar y edición anotada, Carmen Clausell Nácher (ed.), Barcelona: Universidad Autónoma de Barcelona, 2005. Tesis doctoral inédita [en línea, consultado el 26 de noviembre de 2019, URL: http://hdl.handle.net/10803/4871].

Erasmo de Rotterdam, Desiderio, Opus epistolarum Des. Erasmi Roterdami. Vol. 6: 1525-1527, P. S. Allen y H. M. Allen (ed.), Oxford: Typographeo Clarendoniano, 1926.

Fernández de Oviedo, Gonzalo, Libro de la Cámara Real del príncipe don Juan e offiçios de su casa e seruiçio ordinario, Madrid: Imprenta de la viuda e hijos de Galiano, 1780.

García Herrero, M.ª del Carmen, «Administrar el parto y recibir la criatura», in: M.ª del Carmen García Herrero y Ángela Muñoz Fernández (ed.), Del nacer y del vivir. Fragmentos para una historia de la vida en la Baja Edad Media, Zaragoza: Institución Fernando el Católico – Diputación de Zaragoza, 2005a, p. 61-103.

García Herrero, M.ª del Carmen, «Elementos para una historia de la infancia y de la juventud», in: M.ª del Carmen García Herrero y Ángela Muñoz Fernández (ed.), Del nacer y del vivir. Fragmentos para una historia de la vida en la Baja Edad Media, Zaragoza: Institución Fernando el Católico – Diputación de Zaragoza, 2005b, p. 21-46.

García Herrero, M.ª del Carmen, «Mujeres de la Baja Edad Media. Acerca del nacer», in: Esther López Ojeda (coord.), Las mujeres en la Edad Media. XXX Semana de Estudios Medievales de Nájera, Logroño: Instituto de Estudios Riojanos, en prensa.

García Herrero, M.ª del Carmen, y Pelaz Flores, Diana, «La política femínea de la Casa Trastámara a mediados del siglo xv. De la amistad íntima a la colaboración diplomática», in: Mario Lafuente Gómez y Concepción Villanueva Morte (coords.), Los agentes del Estado. Poderes públicos y dominación social en Aragón (siglos xiv-xvi), Madrid: Sílex, 2019, p. 427-456.

García Prieto, Elisa, Una corte en femenino. Servicio áulico y carrera cortesana en tiempos de Felipe II, Madrid: Marcial Pons, 2018.

González Marrero, M.ª del Cristo, La Casa de Isabel la Católica. Espacios domésticos y vida cotidiana, Ávila: Diputación de Ávila – Institución Gran Duque de Alba, 2004.

Marineo Sículo, Lucio, De las cosas memorables de España, Alcalá de Henares: Casa de Juan de Brocar, 1539.

Martínez Alcorlo, Ruth, La literatura en torno a la primogénita de los Reyes Católicos: Isabel de Castilla y Aragón, princesa y reina de Portugal (1470-1498), Madrid: Universidad Complutense de Madrid, 2016. Tesis doctoral inédita [en línea, consultado el 26 de noviembre de 2019, URL: https://eprints.ucm.es/43010].

Martínez Alcorlo, Ruth, «“En un arca de cuero castaño”: los libros de Isabel, primogénita de los Reyes Católicos», in: José Carlos Ribeiro Miranda (coord.), «En Doiro, antr’o Porto e Gaia»: Estudos de Literatura Medieval Ibérica, Porto: Estratégias Criativas, 2017, p. 695-710.

Martínez Millán, José, «De la muerte del príncipe Juan al fallecimiento de Felipe el Hermoso (1497-1506)», in: José Martínez Millán y Carlos Javier de Carlos Morales (coords.), La corte de Carlos V, Madrid: Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, 2000, vol. 1, p. 45-72.

Münzer, Jerónimo, Viaje por España y Portugal en los años 1494 y 1495 (Conclusión), Julio Puyol (ed.), Boletín de la Real Academia de la Historia, 84, 1924, p. 197-279.

Phillips, Kim M., Medieval Maidens. Young Women and Gender in England, 1270-1540, Manchester, Manchester University Press, 2003.

Pelaz Flores, Diana, Poder y representación de la reina en la Corona de Castilla (1418-1496), Ávila: Junta de Castilla y León, 2017a.

Pelaz Flores, Diana, Rituales líquidos. El significado del agua en el ceremonial de la corte de Castilla (ss. xiv-xv), Murcia: Universidad de Murcia, 2017b.

Rábade Obradó, M.ª del Pilar, «La educación del príncipe en el siglo xv: del Vergel de los príncipes al Diálogo sobre la educación del príncipe Juan», Res Publica, 18, 2007, p. 163-178.

Ruiz García, Elisa, Los libros de Isabel la Católica. Arqueología de un patrimonio escrito, Salamanca: Instituto de Historia del Libro y de la Lectura, 2004.

Segura Graíño, Cristina, «Las sabias mujeres de la corte de Isabel la Católica», in: M.ª del Mar Graña Cid (coord.), Las sabias mujeres: educación, saber y autoría (siglos iii-xvii), Madrid: Al-Mudayna, 1994, p. 175-188.

Segura Graíño, Cristina, «Influencias de Isabel de Portugal en la educación y formación política de su hija Isabel I de Castilla», in: Luis Antonio Ribot García, Julio Valdeón Baruque y Elena Maza Zorrilla (coords.), Isabel la Católica y su época: actas del Congreso Internacional, Valladolid-Barcelona-Granada, 15 a 20 de noviembre de 2004, Valladolid: Universidad de Valladolid, 2007, vol. I, p. 319-334.

Silleras Fernández, Núria, Chariots of Ladies: Francesc Eiximenis and the Court Culture of Medieval and Early Modern Iberia, Ithaca – Londres: Cornell University Press, 2015.

Vives, Juan Luis, De institutione femminae christianae, Charles Fantazzi y Constant Matheeussen (ed.), 2 vols., Leiden – Nueva York: Brill, 1996.

Haut de page

Notes

1 Del Val Valdivieso, 2018, p. 44-45.

2 Del Pulgar, 1780, Primera parte, cap. I, p. 18.

3 Del Pulgar, 1780, Segunda parte, cap. XCI, p. 159.

4 Del Pulgar, 1780, Tercera parte, cap. XII, p. 195.

5 Del Pulgar, 1780, Tercera parte, cap. LIII, p. 266.

6 García Herrero, 2005a, p. 21-40.

7 Cuentas de Gonzalo de Baeza, tesorero de Isabel la Católica, 1955, vol. I, p. 119.

8 Cuentas, 1955, vol. I, p. 115-116.

9 García Herrero, en prensa.

10 Cuentas, 1955, vol. I, p. 36.

11 Cuentas, 1955, vol. I, p. 110 y 113.

12 García Herrero, 2005b, p. 83. Noticia de chapines para muñecas en Cuentas, 1955, vol. I, p. 224.

13 Del Val Valdivieso, 2013, p. 80 y 119.

14 Silleras FernÁndez, 2015, p. 178.

15 Brandenberger, 2001, p. 77.

16 Ruiz García, 2004, p. 429; Martínez Alcorlo, 2017, p. 703.

17 Ruiz GarcÍa, 2004, p. 278 y 283.

18 Rábade Obradó, 2007, p. 163-174.

19 Vid. Vives, 1996.

20 Münzer, 1924, p. 262.

21 Echevarría, 2002, p. 19-21.

22 García Prieto, 2018, p. 166-169.

23 García Herrero y Pelaz Flores, 2019, p. 430-436.

24 De los trabajos desarrollados por el autor relacionados con esta temática, en esta ocasión citamos el más reciente: Ávila Seoane, 2017, p. 46-55 y 59-69.

25 Del Val Valdivieso, 2006, p. 555-562.

26 Del Val Valdivieso, 2013, p. 8-10.

27 Archivo General de Simancas (en adelante, AGS), Casa y Sitios Reales (en adelante, CySR), Leg. 1, fol. 115-116. Zaragoza. 1498, septiembre, 30.

28 Münzer, 1924, p. 261; también para la cita anterior.

29 Eiximenis, 2005, cap. LXV[I]-LXVII[I], p. 373-375 y 384.

30 Eiximenis, 2005, cap. LXVII[I], p. 384.

31 Münzer, 1924, vol. II, p. 261.

32 Erasmo de Rotterdam, 1926, vol. 6, p. 284.

33 Martínez Alcorlo, 2016, p. 155-156.

34 Martínez Millán, 2000, p. 52.

35 Segura Graíño, 1994, p. 175-188.

36 Pelaz Flores, 2017a, p. 249-253.

37 Segura Graíño, 2007, p. 319-334; Martínez Alcorlo, 2016, p. 156.

38 AGS, CySR, Leg. 11, fol. 176. Valladolid. 1506, mayo, 23.

39 González Marrero, 2004, p. 117.

40 El fragmento citado se encuentra, junto con otras cartas relacionadas con el príncipe Juan, en Fernández de Oviedo, 1780, p. 198-199. Carta fechada el 12 de septiembre de 1496.

41 De la Torre y del Cerro, 1956, p. 256-266.

42 Earenfight, 2016, p. 427-428.

43 Costa Gomes, 2007, p. 185-188.

44 AGS, CySR, Leg. 46, fol. 4. Jaén. 1488, junio, 7.

45 AGS, CySR, Leg. 46, fol. 149bis. Madrid. 1495, mayo, 20.

46 AGS, CySR, Leg. 43, fol. 95. Alcalá de Henares. 1498, abril, 4 («Sant Pedro», Diego de Madrid, Juan de Armendi), fol. 112. Sevilla. 1500, mayo, 15 (Juan de Armendi).

47 AGS, CySR, Leg. 6, fol. 414. 1506, febrero, 12.

48 AGS, CySR, Leg. 9, fol. 358. Medina del Campo. 1504, marzo, 5.

49 AGS, CySR, Leg.4, fol. 330. s/l. 1504, noviembre, 23.

50 Fernández de Oviedo, 1780, p. 97.

51 Bello León y Hernández Pérez, 2003, p. 193.

52 Phillips, 2003, p. 73-97 y 109-134.

53 AGS, CySR, Leg. 43, fol. 4. s/d.

54 AGS, CySR, Leg. 43, fol. 107 y 108. 1498.

55 AGS, CySR, Leg. 43, fol. 107 y 108. 1498.

56 AGS, CySR, Leg. 47, fol. 223. s/d.

57 Eiximenis, 2005, cap. LXVI[I], p. 380.

58 La mayor documentación existente en época moderna ofrece información detallada respecto al papel de las infantas en este tipo de ceremonias: García Prieto, 2018, p. 170.

59 Del Val Valdivieso, 2011, p. 255-273.

60 Marineo Sículo, 1539, Libro XXI, fol. CLXXXVIvº.

61 Del Pulgar, 1780, Tercera parte, Cap. CXXVIII, fol. 368.

62 Bello León y Hernández Pérez, 2003, p. 190.

63 Bello León y Hernández Pérez, 2003, p. 190-191.

64 Pelaz Flores, 2017b, p. 72-81.

65 Fernández de Oviedo, 1780, p. 114.

66 Bernáldez, 1859, vol. I, cap. CI, p. 295-296.

67 Marineo Sículo, 1539, Libro XX, fol. CLXXVIII.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Diana Pelaz Flores, « Aprendiendo el oficio de reinar. Formación cultural e infancia de las hijas de Isabel la Católica », Atalaya [En ligne], 20 | 2020, mis en ligne le 21 juillet 2020, consulté le 02 décembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/4906 ; DOI : https://doi.org/10.4000/atalaya.4906

Haut de page

Auteur

Diana Pelaz Flores

Universidade de Santiago de Compostela

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search