Navigation – Plan du site

AccueilNuméros20Veritas Temporis Filia: Catalina ...

  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon

Veritas Temporis Filia: Catalina de Aragón y la transformación de la educación regia femenina

Veritas Temporis Filia : Catherine d’Aragon et la transformation de l’éducation royale féminine
Veritas Temporis Filia: Catherine of Aragon and the Transformation of Female Royal Education
Emma Luisa Cahill Marrón

Résumés

Cet article est une étude comparative des connaissances linguistiques d'Isabelle Ire de Castille, Catherine d’Aragon et Marie Ire d'Angleterre. L’utilisation des différentes sources révélera comment ces femmes ont utilisé leur compréhension de la culture savante pour élaborer des stratégies qui leur ont donné un avantage dans leur accès au pouvoir. De même, le lien entre leur connaissance de ces langues et le changement de la conception du pouvoir féminin en Castille à la fin du xve siècle et ses conséquences en l'Angleterre au xvie siècle seront étudiés.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Vives, 1523, I, cap. 3 y 4.

Nuestra época ha visto a las cuatro hijas de la reina Isabel, instruidas todas ellas y a las que he nombrado un poco antes. Por todos los rincones de estas tierras me cuentan, no sin elogios y muestras de admiración, que Juana, esposa del rey Felipe, madre de nuestro don Carlos, respondía en latín al instante a quienes le hacían preguntas en esa misma lengua, según costumbre entre los nuevos príncipes cuando van de pueblo en pueblo. Lo mismo comentan los británicos de su reina Catalina, hermana de Juana. Todo el mundo traslada los mismos elogios a las otras dos hermanas que murieron en Portugal1.

  • 2 Para un análisis actualizado de sobre los espejos de príncipes en el reino de Castilla, véase Gonz (...)
  • 3 Sobre este particular, véase Fantazzi, 2000. Esta traducción al inglés contiene un estudio previo (...)
  • 4 Watson, 1912, p. 4.

1Este pasaje pertenece a De institutione foeminae christianae, obra que el humanista Juan Luis Vives escribió a petición de la reina Catalina de Aragón como parte del programa educativo dirigido a su hija, la princesa María Tudor. Aunque tradicionalmente se haya adscrito a la tradición de los speculum reginae o espejos de princesas, es preciso matizar una circunstancia importante2. El objetivo de la obra no era solo instruir a la joven que llegaría a ser la primera reina propietaria de Inglaterra, sino que fue concebida para el conjunto de mujeres de la cristiandad. Su carácter novedoso y su intención proselitista surtieron efecto y el tratado alcanzó un gran éxito contando con traducciones a varios idiomas a lo largo del siglo xvi. Algunos investigadores lo sitúan como el manual para la educación femenina más importante del Renacimiento3. Es más, Foster Watson consideró que tiene suficiente importancia como para calificar el periodo subsiguiente a su publicación en 1523 como la «Edad de Catalina de Aragón»4.

  • 5 Para consultar la utilización de los exempla en la pedagogía femenina, véase Muguruza Roca, 2010.
  • 6 Del Val Valdvieso, 2011, p. 256.

2Haciendo un recorrido por su contenido es frecuente encontrar testimonios como el que abre este análisis5. En ellos se alude a personajes femeninos ejemplarizantes que tienen como objetivo establecer pautas de aprendizaje y comportamiento. En algunas ocasiones, sus protagonistas pertenecían a la Antigüedad clásica. En otras, se trataba de mujeres ligadas a la historia de la Iglesia. Como aclara Vives, también quiso incluir ejemplos contemporáneos a las lectoras, como fueron las hijas de los reyes Isabel y Fernando. Pero ¿por qué fueron Isabel, Juana, María y Catalina referentes para las mujeres cristianas? Como pone de manifiesto María Isabel del Val Valdivieso, entre las innovaciones que se produjeron en la corte de sus padres estuvo «la atención a la enseñanza y formación intelectual de sus miembros más jóvenes»6. Gracias a esto, las cuatro infantas castellano-aragonesas contaron con una educación de corte clasicista de la mano de humanistas italianos como los hermanos Geraldini o Pedro Mártir de Anglería. La consecuencia más destacable fue que, como puso por escrito el humanista valenciano, incorporaron una herramienta fundamental en la esfera pública a comienzos del siglo xvi, el dominio del latín.

  • 7 Sobre este particular, véase Borreguero Beltrán, 2001, y Segura Graíño, 1994.

3Es importante recalcar que las infantas no fueron las únicas beneficiadas de este impulso y de la nueva visión del papel femenino en el reino. El conjunto de la corte se vio inmerso en un proceso de transformación de la concepción del papel representativo de la mujer. Gracias a este cambio surgió un grupo de mujeres conocidas como puellae doctae, objeto de estudio de este monográfico, que destacaron por sus amplios conocimientos en diferentes áreas de la alta cultura cortesana. Por subrayar algunos de los ejemplos castellanos analizados por Cristina Borreguero Beltrán en un artículo de 2001, se puede incluir en este importante grupo a la poetisa Luisa de Sigea, la pedagoga Beatriz Galindo la Latina o las titulares universitarias Lucía de Medrano, Juana Contreras o Francisca de Nebrija7.

  • 8 Sobre la relación entre la reina Isabel I de Castilla y la educación, véase Salvador Miguel, 2004, (...)

4Cabría preguntarse entonces quiénes fueron responsables de fomentar tal metamorfosis. A lo largo del siglo xv, algunas mujeres de la realeza tuvieron un papel central en la vida política de los reinos peninsulares. Entre los ejemplos más cercanos a la reina Isabel en Castilla se puede destacar a su abuela, la reina y regente Catalina de Lancáster, que dio nombre a la más joven de las infantas castellano-aragonesas, también objeto de estudio de este análisis. Se deben, asimismo, incluir los casos de Leonor de Alburquerque, madre del rey Alfonso V el Magnánimo, y de María de Castilla, hermana de Juan II de Castilla, como referentes notables. Por lo tanto, Isabel recogía el testigo de estas consortes curtidas en la arena política, pero con una novedad, su estatus de reina propietaria que le concedió un poder nunca antes alcanzado por una mujer en Castilla. La reina decidió poner el mismo al servicio de sus intereses y centró parte de sus esfuerzos en mejorar el ambiente educativo cortesano, incluyendo una innovación de primer orden: promocionar y dotar de medios a la instrucción femenina8. Isabel no deseaba que se repitiera su caso. La reina contó con una precaria instrucción infantil y sus esfuerzos en la edad adulta por educarse en la práctica del gobierno y en la lengua latina fueron condicionantes determinantes para tomar esta decisión de la que se beneficiaron profundamente las cuatro infantas. En su caso, no solo los aspectos formales fueron importantes, sino que también predicó con el ejemplo. Su férreo control de la auctoritas regia y su campaña propagandística junto al rey Fernando fueron centrales en esta gestión de una nueva imagen de la mujer en el poder. Es por ello por lo que este trabajo se centra en aspectos que son importantes tanto para la concepción de la instrucción formal, como son el aprendizaje de distintas lenguas, como para la práctica de la autoridad regia.

  • 9 Aunque tradicionalmente la historiografía ha mantenido una visión negativa sobre el conjunto de su (...)
  • 10 Sobre este particular véase Samson, 2016, Whitelock, 2005, y Duncan y Schutte, 2016. En 2020 el Dr (...)
  • 11 En el caso de la reina Catalina de Aragón, se ha publicado recientemente un estudio comparativo co (...)

5Medio siglo después de la muerte de la reina Isabel, su nieta, María Tudor, se convirtió en la primera mujer ungida y coronada como reina de Inglaterra9. Durante su corto reinado, María I de Inglaterra introdujo elementos que apelaban al ideal de gobierno de su abuela. Asimismo, existen testimonios de sus intentos por replicar la exitosa fórmula de Isabel y Fernando junto a su esposo Felipe de Habsburgo10. Sin embargo, aún constan pocos estudios comparativos que centren el análisis en buscar lazos de unión entre las dos reinas propietarias11. Este trabajo de investigación tiene como objetivo contribuir a revertir esta situación de vacío historiográfico.

  • 12 Sobre el acceso de las mujeres a la «alta cultura» en el Renacimiento, véase García Pérez, 2013.
  • 13 Sobre la práctica del intercambio de regalos en el ámbito cortesano en el Renacimiento centrado en (...)

6Dentro del vasto número de estrategias que las mujeres de la realeza adoptaron cuando se les presentó la oportunidad de gobernar, el presente estudio se va a centrar en el aspecto lingüístico. Para ello se analizarán dos tipos de lenguas: las de uso cotidiano y las lenguas utilizadas en la transmisión de la alta cultura12. En el caso del segundo grupo, la más influyente, y cuyo carácter fue universal durante el periodo moderno, fue el latín. Esta lengua no solo se convirtió en la voz de los emergentes movimientos de renovación del interés por la Antigüedad Clásica, sino que fue la lingua franca de la diplomacia internacional. Su conocimiento permitía comprender mejor no solo la práctica religiosa, sino participar de una manera más activa y consciente en el ceremonial regio. De ahí que el factor del conocimiento del latín sea un elemento esencial para el presente análisis. Con el fin de demostrarlo se reunirán un conjunto de testimonios sobre el aprendizaje y utilización de diversas lenguas por parte de estas dos reinas propietarias, Isabel I de Castilla y María I de Inglaterra, y su lazo de unión, Catalina de Aragón. No es una cuestión baladí, pues el papel protagonista de estas reinas en sus respectivas cortes les convirtió en vehículos de transmisión de la alta cultura y en arquetipos para humanistas tan influyentes en la pedagogía del Renacimiento como Juan Luis Vives, según dejó reflejado en su obra para la instrucción de las mujeres cristianas13.

Isabel I de Castilla: el poder del estudio

  • 14 Sobre este particular, véase Salvador Miguel, 2008.

7Es conocido el gran interés de la reina Isabel por las letras14. Uno de los aspectos clave de este apoyo fue la creciente relación entre la corte castellana y los estudios latinos auspiciados por la reina. Como ejemplo representativo de este hecho, tomemos la Epístola exhortatoria a las letras, escrita por el humanista y diplomático Juan Ramírez de Lucena y dedicada al secretario real Fernando Álvarez Zapata. La misiva tiene como objetivo animar al secretario en su nuevo proyecto, aprender latín. En este pasaje se da cuenta de quién fue considerado responsable de que los cortesanos castellanos tuvieran este tipo de inquietudes intelectuales:

  • 15 Para consultar la versión íntegra de esta carta, véase Westerveld, 2015, p. 82-86.

Todos callemos ante la muy resplandeciente Diana, reina nuestra Isabel, casada, madre, reina y tan grande, asentando nuestros reales, ordenando nuestras batallas; nuestros cercos parando; oyendo nuestras querellas; nuestros juicios formando; inventando vestires; pompas hablando; escuchando músicos; toreas mirando; rodando sus reinos andando, andando, y nunca parando; gramática oyendo […] ¿No vedes cuántos empiezan a aprender admirando su realeza? Lo que los reyes hazen, bueno o malo, todos ensayamos de hacer. Si es bueno por placer a nos mesmos; y si malo, por aplacer a ellos. Jugaba el rey, éramos todos tahúres; studia la reina, somos agora studiantes15.

  • 16 Sobre la educación en infancia en las Partidas, véase Rivera de la Iglesia, 2005.
  • 17 Sobre la influencia de la reina Isabel del Portugal en la formación de su hija, véase Segura Graíñ (...)
  • 18 Sobre este particular, véase Alvar Ezquerra, 2002, y Salvador Miguel, 2004, 2008.

8Juan Ramírez de Lucena describe a Isabel en una doble faceta. Por un lado, como una reina que continúa con los usos y costumbres de la corte castellana y, por otro, como una soberana con sus propios intereses personales. Para poder discernir entre ambas debemos remitir a las Partidas de Alfonso X el Sabio. A lo largo del periodo bajomedieval, este ordenamiento jurídico tuvo una gran influencia en la corte castellana. También fue el manual básico para la instrucción de muchas generaciones de infantes16 Sin embargo, en el caso concreto de la infanta Isabel, las circunstancias en las que se desarrolló su infancia fueron particulares. Sus primeras experiencias vitales no tuvieron lugar en la corte de su hermano Enrique IV, sino en la villa de Arévalo, junto a su hermano menor, el infante Alfonso, y su madre, la reina Isabel de Portugal17. Allí, los tres estuvieron rodeados de una pequeña corte de origen luso. No existen prácticamente testimonios que aludan al primer periodo instructivo de la futura reina, pero gracias a evidencias posteriores se conoce que no fue educada para gobernar y no se tiene constancia de que aprendiera latín desde la infancia18.

  • 19 Sobre este particular, véase Haro Cortés, 2009.
  • 20 Sobre la tradición inglesa véase Barratt, 2010.

9También es relevante señalar que, en principio, ni siquiera estuvo llamada a gobernar, sino que el acontecimiento clave que le lanzó a la arena política fue la muerte de su hermano menor. En este contexto de cambio de estatus regio nació la obra del teólogo Martín de Córdoba, El jardín de nobles doncellas, un manual instructivo dedicado a la joven princesa19. Este tratado bebía de una tradición arraigada en el siglo xii, los manuales de comportamiento para los futuros soberanos denominados muchas veces espejos de príncipes. La práctica totalidad de estas obras fueron dirigidas a varones, puesto que el acceso de una mujer al poder se trataba de una anomalía, como así lo fueron tanto el caso de Isabel I de Castilla como el de su nieta María I de Inglaterra. En la tradición inglesa no existe en este periodo ninguna obra de este carácter dedicada a una mujer, por lo que es plausible incluir las innovaciones que tendremos ocasión de documentar dentro de la tradición castellana20.

  • 21 Del Val Valdivieso, 2011, p. 262-263.

10¿Qué estrategias planteó Martín de Córdoba a Isabel para poder cumplir con su papel como futura reina propietaria de Castilla? Por encima de todo, la infanta debía ejercitar las virtudes y tres de ellas eran esenciales: la justicia, la liberalidad y la afabilidad21. Como medio para alcanzar las mismas, enumeraba una serie de mujeres ejemplares como lo haría Vives setenta años más tarde. En la cosmovisión de Martín de Córdoba, las mujeres del rango nobiliar encarnaban dos aspectos fundamentales para la supervivencia de cualquier reino: un papel protagonista en la pacificación de los conflictos a través de los enlaces matrimoniales, y la perpetuación de su linaje a través de la maternidad. En la práctica, esto se tradujo en que las mujeres de la realeza europea fueron enlaces culturales de primer orden. Una vez establecidas en su corte de recpción, tenían que aprender a tener un equilibro entre el respeto a las costumbres de sus lugares de origen y la adopción de prácticas asociadas a su corte de recepción.

11¿Qué aportó el Jardín de nobles doncellas a la idea de la mujer como posible participante en la esfera pública? María Isabel del Val Valdivieso destacó que, en conjunto, el tratado destila positivismo hacia su papel en la sociedad cortesana y otorga autoridad a las mismas sobre sus acciones:

  • 22 Loc. cit.

Contribuye así a su autoestima y a reforzar su posición, animándolas a adoptar, en el ámbito de su actuación, una actitud activa y beneficiosa para la colectividad. No en balde está destinado a una mujer que de infanta pasa a princesa, y que, previsiblemente, teniendo en cuenta la situación castellana, se vería forzada en los años siguientes a luchar por imponer su propia forma de entender las cosas, en particular en lo referente a la política castellana y a la sucesión dinástica22.

  • 23 Mattingly, 1955.

12Pero para alcanzar estos objetivos, mujeres como Isabel de Castilla tuvieron que dominar distintas herramientas y estrategias. Una de las más valiosas en la negociación internacional fue, y sigue siendo, el conocimiento de distintas lenguas23. Repasaremos, por lo tanto, los conocimientos de la reina Isabel sobre esta materia. Nicasio Salvador Miguel pudo reunir testimonios suficientes para poder justificar que, como infanta, habló castellano y portugués desde la infancia. Si en el caso del primero de los dos idiomas se trataba de la lengua común en Castilla, el segundo de ellos lo aprendió

  • 24 Salvador Miguel, 2004, p. 110-111.

[…] desde la cuna en el trato con su madre y sus criadas y que, a mi ver, no solo empleó en la intimidad, sino que llegó a dominar, sirviéndole en algunos delicados momentos de su actividad política […] si cada idioma que se maneja conlleva una capacidad de compresión del mundo, según se ha resaltado en nuestros días, resulta claro que Isabel por su bilingüismo poseyó desde su nacimiento ese valor añadido24.

  • 25 Beatriz Galindo (Salamanca 1465-Madrid 1534). «Nacida también en Salamanca hacia 1475, tuvo la for (...)
  • 26 Alvar Ezquerra, 2002, p. 237.

13Estas afirmaciones son relevantes por varios motivos. En primer lugar, se establece que el dominio de una segunda lengua conlleva una ventaja inherente y que esta dotó a Isabel de una herramienta fundamental en su actividad como gobernante. También incide en que estos conocimientos instilaron en la castellana una visión del mundo más amplia que la que marca las fronteras del castellano. Su interés por el estudio y el conocimiento de esta lengua le brindaron la oportunidad de sumergirse en la cultura lusa, una de las más florecientes de su periodo. Pero también es necesario recalcar que ni el castellano ni el portugués fueron lenguas que se utilizaran habitualmente en el intercambio diplomático internacional y que los intereses intelectuales de Isabel transcendieron los límites de ambas. Es por ello por lo que, ya establecida en el poder como soberana de Castilla, la reina Isabel se embarcó en el aprendizaje del latín bajo el magisterio de una de las puellae doctae antes mencionadas, Beatriz Galindo, también conocida como la Latina25. Gracias a ella, la reina llegó a alcanzar un nivel que le permitió no solo «entender a los Embajadores y oradores latinos», sino también «interpretar y transferir libros latinos en lengua castellana»26. Como deducción lógica de este hecho se puede resaltar que el conocimiento de esta lengua benefició a la reina en su andadura política de manera decisiva. Isabel fue hábil al identificar los beneficios de este aprendizaje para sus fines políticos y tras su dominio de la lengua logró convertirse en un testigo cualificado de cualquier intercambio diplomático, de cualquier ceremonia religiosa y de cualquier novedad escrita en esta lengua.

14¿Contamos con evidencias de que Isabel hablara otras lenguas? Hasta dónde llega la documentación analizada, solo podemos especular. El aragonés, el catalán, el francés, el italiano, el alemán, el holandés o el inglés son aquellas con las que muy probablemente tuvo contacto en distintos momentos de su vida. ¿Aprendió o llegó a comprender Isabel alguna de ellas? Solo futuras investigaciones podrían determinarlo, pero todo parece apuntar a que, en definitiva, Isabel fue bilingüe en portugués y castellano desde la infancia y que alcanzó amplios conocimientos de latín por decisión y esfuerzo propios en la edad adulta.

Catalina de Aragón: infanta castellano-aragonesa y princesa de Gales

  • 27 Para una visión en conjunto de las negociaciones matrimoniales y aspectos relacionados con los fes (...)

15El destino de esta infanta castellano-aragonesa, nacida en diciembre de 1485 en Alcalá de Henares, estuvo ligado a Inglaterra desde muy temprano. Poco después de su tercer cumpleaños, en marzo de 1489, se alcanzó un primer acuerdo para su matrimonio con el príncipe Arturo Tudor, firmado en Medina del Campo27. Sin embargo, la edad mínima que establecía el canon católico para que una niña contrajera matrimonio eran los doce años y, en el caso de los niños, debían haber cumplido los catorce. A pesar de las reticencias que llegaron desde la corte de San Jorge, en el acuerdo se rubricó que Catalina viviría en la corte de sus padres hasta que ambos contrayentes alcanzaran la edad mínima. En los siguientes años, las negociaciones peligraron en varias ocasiones, pero en 1496 el Tratado de Londres ratificó de nuevo las nupcias. Las casas de Trastámara y Tudor se unirían dinásticamente y se apoyarían militarmente contra sus enemigos. Pero, para ello, una vez alcanzada la edad mínima para casarse, ambos contrayentes debían dar su expreso consentimiento.

  • 28 AGS, PR, leg. 53, doc. 9.
  • 29 Sobre la relación entre esta figura y Catalina de Aragón, véase Mattingly, 1941.
  • 30 Sobre el apoyo de Geraldini a Colón, véase De Lorgues, 1858, p. 99.

16El 1 de enero de 1497, la infanta Catalina rubricó, como persona capaz, un documento legal para que el embajador de sus padres en Londres, el doctor en leyes, Ruy González de la Puebla, pudiera representarle en una ceremonia de esponsales por poderes28. Dejaba así constancia mediante su firma de que estaba de acuerdo en convertirse, primero, en princesa de Gales y, más adelante, en reina de Inglaterra. En su caso existía una marcada diferencia con la mayor parte de las jóvenes de su tiempo, la infanta ya contaba con un nivel de latín suficiente como para comprender el documento oficial. Como ya se mencionó con anterioridad, entre las innovaciones de los reyes Isabel y Fernando estuvo la de la búsqueda de una formación clásica tanto para su heredero como para sus hijas. En lugar de solo seguir los consejos sobre buenas costumbres incluidos en las Partidas, los monarcas decidieron contar con humanistas muy cualificados para encargarse de alcanzar sus objetivos. En el caso de las dos más jóvenes, María y Catalina, se encuentran evidencias de este hecho en las cuentas de la reina Isabel, donde están incluidos pagos al humanista italiano Alessandro Geraldini, maestro de ambas29. Se pueden resaltar dos aspectos que marcan el carácter de este cortesano: fue uno de los más fervientes defensores del proyecto de Cristóbal Colón y su interés por el Nuevo Mundo fue tan intenso que terminó sus días como obispo de Santo Domingo30.

  • 31 Sobre la educación en la época Tudor, véase Smoluk, 2007.
  • 32 AGS, PR, leg. 54. doc. 65.

17También existe documentación que nos permite deducir cómo en Inglaterra también fueron conscientes del tipo de instrucción que su joven princesa de Gales estaba recibiendo. De hecho, la educación del propio príncipe Arturo también se programó en torno a ideas propias del humanismo, si bien sus hermanas no contaron con la misma suerte31. Como ejemplo de una perfecta simbiosis entre una tradición medieval, como es la del amor cortés, y este renovado interés por el estudio del latín, tenemos la carta de amor, sin fechar, que Arturo le envió a Catalina en algún momento antes de que esta partiera para Inglaterra32. El escrupuloso cuidado del latín y la pulcra grafía denotan el interés que tenían tanto el príncipe como sus maestros por mostrar al heredero como un alumno aventajado. Esto también indica que eran conscientes de que la infanta utilizaba esta lengua como método comunicativo y que comprendían que era el mejor medio para que los dos jóvenes establecieran contacto.

  • 33 Sobre el embajador Ruy González de Puebla y su embajada, se debe consultar Mattingly, 1940, 1941, (...)

18Pero ¿eran el latín y el castellano suficientes para garantizar el éxito de Catalina como futura reina de Inglaterra? Existe un informe, enviado en el verano de 1498 por el embajador González de Puebla a Isabel y Fernando, que arroja luz sobre esta cuestión. Desde 1488, el doctor castellano se había instalado en Londres, formando la primera embajada castellano-aragonesa permanente en la corte inglesa33. En las cartas que periódicamente enviaba a sus señores, era habitual que relatara detalles sobre sus encuentros y conversaciones tanto con Enrique VII como con sus consejeros. Sin embargo, en la misiva que nos ocupa recogía una petición especial de dos personajes que no son referenciados con tanta frecuencia. La madre del rey, Margarita Beaufort, condesa de Richmond y Derby, e Isabel de York, esposa del monarca y reina de Inglaterra, habían pedido al embajador transmitir un mensaje a los reyes y a la joven infanta. Primero, instaban a Catalina a acostumbrarse a beber vino en lugar de agua para habituarse a esta práctica inglesa. Segundo, querían que

  • 34 AGS, PR, leg. 52, doc. 17.

[…] la princesa de Gales hable siempre en francés con la princesa Margarita, que está ahora en España, para aprender la lengua, y ser capaz de conversar en ella cuando venga a Inglaterra. Esto es necesario, porque las damas no entienden latín, y mucho menos, español34.

  • 35 Sobre la figura de Margarita Beaufort, véase Jones y Underwood, 1993.

19Pasemos a realizar varias consideraciones sobre el mensaje de ambas mujeres. En primer lugar, se observa una clara separación entre las esferas pública y privada. En el plano de las negociaciones para establecer la alianza y matrimonio, fueron siempre los varones quienes dominaron el discurso. Sin embargo, en esta cuestión específica sobre la educación y costumbres de la joven, habían sido las dos mujeres más importantes de la corte Tudor quienes habían tomado la iniciativa. Cabría preguntarse entonces, ¿era el francés y no el latín la lengua de la alta cultura en Inglaterra como sugiere el consejo? Tomemos a la condesa de Richmond y Derby, considerada como la promotora femenina de mayor relevancia de finales del siglo xv en Inglaterra, como punto de referencia35.

  • 36 Orme, 1973, p. 26.
  • 37 Sobre este particular, véase Calin, 1994.

20Es vital destacar que Margarita fue la llave que abrió a su hijo la posibilidad de alcanzar la dignidad regia. Gracias a su ascendencia, Enrique recabó los apoyos que le ayudaron a poner fin a la guerra civil que había diezmado las casas de Lancáster y York. Para ello, la condesa hizo despliegue de un savoir faire político excepcional y, más tarde, trabajó con ahínco junto a Enrique para alcanzar su objetivo de consolidarse en el poder. Como homenaje más visible, Enrique incorporó su emblema personal, el rastrillo, a la simbología Tudor. Su cursus honorum como promotora de la alta cultura es impresionante. Entre los hechos más reseñables están la fundación y dotación de dos nuevos colleges en Cambridge; el Christ’s College en vida y, a través de la ejecución de su testamento, el St. John’s. Estableció cátedras de Divinidad tanto en la misma Universidad de Cambridge como en la Universidad de Oxford. Como elemento de primer orden para el tema que nos ocupa, promocionó ampliamente la instrucción infantil masculina. Y otro aspecto fundamental fue su interés por el intercambio cultural que demostró realizando traducciones de varias obras del francés al inglés. Sin embargo, a través de un testimonio sabemos que la condesa solo alcanzó una «pequeña comprensión» de latín36. Su caso no fue único, sino que fue heredera y continuadora de la tradición instaurada en la alta nobleza inglesa desde la invasión normanda: las élites en este reino hablaban francés y no latín37. Por un lado, por la procedencia de los nuevos gobernantes, pero, por otro, también porque hubo un proceso de permeabilidad del francés en Inglaterra por la proximidad territorial y cultural de ambos reinos. A pesar de la enorme relevancia de las aportaciones de Margarita como promotora cultural, el carácter de estas estuvo circunscrito a Inglaterra. También se puede subrayar que su impulso de la instrucción masculina de élite y la falta de acción sobre la educación femenina fueron características de un modelo de promoción más propia del periodo tardomedieval y claramente diferente al que analizaremos a continuación.

  • 38 Bergenroth, 1862, p. 362.

21En el caso de la reina Catalina de Aragón, existen muchas evidencias que apuntan a que su promoción de la instrucción regia femenina tuvo un claro corte renacentista. Conviene destacar, sin embargo, que estos modelos no fueron necesariamente excluyentes y que Catalina basculó constantemente hacia usos enraizados en la tradición tanto castellana como inglesa y en usos y costumbres tanto tardomedievales como clasicistas. Como parte de este proceso de aculturación y de respeto de la tradición en su corte de recepción, ¿tenemos constancia de que Catalina siguiera el consejo y aprendiera francés junto a Margarita de Austria? Entre marzo de 1497 y comienzos de 1500, ambas jóvenes compartieron el espacio cortesano castellano. Durante este periodo, ambas forjaron un vínculo que se prolongó durante el resto de su vida. Tal fue así que, a pesar de no haberse visto en más de una década, cuando Catalina dio a luz a un varón el día de Año Nuevo de 1511, Margarita fue la elegida como madrina. En una carta nota manuscrita enviada el 8 de enero, la reina de Inglaterra le escribía en francés: «Catherine mande à Marguerite qu'il lui est né un fils le premier jour de l'an; qu'il a été baptisé et a eu pour marraine ladite Marguerite, representie par la Comtesse de Surrey38».

22A pesar de la brevedad del mensaje, el dominio de la lengua francesa es más que evidente y la importancia de la decisión denota que ambas mujeres continuaban unidas. Vemos, por tanto, como Catalina supo no solo incorporar una tercera lengua a su bagaje lingüístico sino identificar un elemento importante de la tradición inglesa y asimilarlo como propio.

  • 39 Del Val Valdivieso, 2011, p. 262, 2013, p. 12.
  • 40 Para un análisis sobre los libros asociados con Catalina de Aragón, véase Cahill Marrón, 2014.
  • 41 Ruiz García, 2004, p. 429.

23Además del conocimiento de estas tres lenguas, ¿qué revelan las fuentes sobre la formación de estado de la princesa de Gales? Cabe destacar que dos años antes de que partiera a Inglaterra en 1501, se imprimió por primera vez Jardín de nobles doncellas. Este hecho muestra su vigencia treinta años después de ser escrito39. ¿Tenemos constancia de que Catalina incorporara este manual a sus esfuerzos educativos? Las fuentes guardan silencio. ¿Tenemos constancia de algún contacto entre la princesa de Gales y la tradición de los espejos de príncipes en sus años formativos en Castilla? En este caso sí contamos con un testimonio. La documentación relacionada con la gestión de la casa de la reina Isabel vuelve a mostrarse clave. Además de preparar un ajuar que satisficiera el acuerdo alcanzado, la reina decidió hacerle entrega a su hija de varios manuscritos y obras de molde que le acompañaran a su corte de destino40. En el segundo grupo de obras, el primer título de la lista es el Regimiento de prínçipes. Elisa Ruiz García considera que es muy probable que se tratara de la edición de 1494 de la imprenta de Meinardo Ungut y Estanislao Polono de la traducción y glosa castellana de fray Juan García de Castrojeriz del De regimine principum de Egidio Romano41. Este tratado no solo formó parte del corpus de los espejos de príncipes, sino que, entre sus aportaciones, también cabe destacar que contribuyó a la recepción de las ideas aristotélicas de gobierno en Castilla. El autor da muestra de ello cuando declara la intencionalidad de la obra:

E cierto es que mayor sabiduría es menester para governar compannas e cibdades que para governar a si mismo. E por ende el rey primero deve aprender de como ha de governar a si mismo e despues de como ha de governar a su casa e a su companna, e lo tercero aprender de como ha de governar sus cibdades e su reyno. E este es el ordenamiento natural que se pone e muestra en este libro, que contiene en si tres libros principales.

  • 42 Bizzarri, 2000, p. 229.

En el primero muestra al rey a todo omme governar a si mismo. En el segundo le muestra governar su casa e su companna. E en el tercero le muestra governar las cibdades e el reyno. Onde todo omme que quisiere leer e aprender este libro sera sabedor en governar a si mismo42.

  • 43 Sobre esta cuestión, véase Cahill Marrón, 2015.

24Es evidente, por lo tanto, que Isabel deseaba que su hija tuviera un recurso que le ayudara en su formación de estado en Inglaterra. No tenemos constancia de otras obras de este tipo que Catalina llevara consigo hasta la corte de Inglaterra, pero sí que ejerció una promoción literaria que incluyó trabajos cuyas temáticas denotan que la reina continuó teniendo interés por estas cuestiones, en las cuales comenzó a profundizar en sus años formativos en Castilla43.

25Antes de analizar los progresos en el campo lingüístico de la princesa de Gales tras su partida de Castila en 1501, realicemos una recapitulación. Se puede comenzar con la afirmación que tuvo como lengua materna el castellano y que, gracias a las innovaciones educativas introducidas por sus padres, dominó el latín desde la infancia. Gracias al consejo de Margarita Beaufort e Isabel de York, Catalina incorporó a sus estudios nociones de francés de la mano de Margarita de Austria, debido a que, como fue informada, las damas en Inglaterra no conocían ni el castellano ni el latín. Pero, a pesar de contar ya con tres lenguas entre sus herramientas de acceso al poder, no es posible ignorar un hecho evidente: en la corte inglesa la lengua común era el inglés. Hasta la fecha no se han encontrado evidencias de que Catalina aprendiera inglés en Castilla. Pasaremos a analizar entonces el proceso mediante el cual la princesa de Gales aprendió la lengua dominante en la esfera pública de su nuevo reino.

Adaptación e innovación: estrategias de una reina consorte

  • 44 AGS, PR, leg. 54, doc. 77.
  • 45 AGS, PR, leg. 54, doc. 19.
  • 46 AGS, PR, leg. 54, doc. 32.

26Catalina y Arturo contrajeron matrimonio en noviembre de 1501. El 2 de abril del año siguiente, el joven príncipe fallecía en el castillo de Ludlow, cabeza del principado de Gales. A este hecho se le sumaron el fallecimiento de la reina Isabel de York, el 11 de febrero de 1503, y de la propia reina Isabel de Castilla, el 26 de noviembre del año siguiente. Estas circunstancias dejaron a Catalina sin dos apoyos fundamentales. De manera creciente, su grupo de servidores castellanos comenzó a mostrar un malestar por su situación de aislamiento y falta de recursos económicos. En las misivas enviadas a su padre durante estos años, la joven se lamenta de su situación y ruega al rey que ponga los medios suficientes para poder afianzar su nuevo proyecto matrimonial con el príncipe Enrique. El 22 de junio de 1505, el rey Fernando envió una instrucción secreta a Inglaterra para advertir a su embajador sobre la dueña de la joven princesa, Elvira Manuel44. El 17 de agosto, González de Puebla escribió al soberano informándole de que Catalina ya era consciente de la traición de Elvira y su posicionamiento con el archiduque Felipe de Austria45. El 28 de agosto, Catalina dirige una carta al rey Enrique VII que marcará el comienzo de nuevo capítulo en su vida: su etapa como embajadora de los intereses de la casa de Trastámara en Londres46. En ella, Catalina despejó cualquier duda sobre su lealtad posicionándose sin fisuras junto a su padre.

  • 47 Bergenorth, 1862, p. 362.
  • 48 Ibid., p. 385.

27Es en este contexto cuando tenemos el primer testimonio del manejo de Catalina de la lengua inglesa. En un informe enviado por los embajadores ingleses en la corte de Fernando a Enrique VII, James Braybroke, Francis Marsin, y John Stile mencionan el hecho de que el rey aragonés les había preguntado por el progreso de su hija con esta lengua. Los tres cortesanos le habían hecho saber que la infanta podía hablar algo y que podían entender mucho más47. Sin embargo, en una carta del 22 de abril de año siguiente, la propia Catalina se lamentaba a su padre de que no se sentía cómoda realizando la confesión en dicho idioma, puesto que no tenía un manejo suficiente48. En los meses siguientes, la documentación dejar ver que la princesa se interesa crecientemente por participar activamente en arreglar la situación de su compromiso matrimonial y buscar revertir su situación de aislamiento. Con veinte años y una resolución que recuerda a la iniciativa de su madre por aprender latín, Catalina decidió sumergirse en el aprendizaje de dos sistemas comunicativos para avanzar su proyecto personal. El primero de ellos, evidentemente, fue el inglés. El segundo, sin embargo, fue un sistema comunicativo secreto conocido como cifra diplomática. Este sofisticado sistema de codificación, que el doctor González de Puebla había estado utilizando para enviar mensajes secretos a Fernando, no estaba al alcance de cualquiera y exigía un alto nivel intelectual y un compromiso firme de estudio para alcanzar un nivel suficiente. Estaban en juego cuestiones de primer orden para el linaje Trastámara y Catalina no defraudó al rey Fernando.

28Paralelamente a este proceso de aprendizaje de los usos diplomáticos, Catalina tomó las riendas de la negociación y comenzó a reunirse con Enrique VII personalmente para tratar tanto los asuntos de su matrimonio como otros proyectos que afianzaran la alianza entre las dos Casas. La aceptación de su padre de su nuevo papel le convirtió, de facto, en la primera embajadora acreditada de la Edad Moderna. Este extracto de la carta enviada por el rey Fernando a Catalina, que fue redactada por Miguel Pérez de Almazán, secretario del soberano, el 15 de marzo de 1507, deja constancia de la confianza del monarca en las habilidades diplomáticas de su hija:

[…] vi lo que el Rey de inglaterra mi hermano vos fablo sobre lo de su casamiento con la Reyna de Castilla mi fija vuestra hermana y plugome saber todo lo que sobre ello de su parte me escrebistes. respondedle a ello de mi parte que yo no se ahun si la dicha Reina mi fija esta en voluntad de casarse y que si ella se ha de casar que yo folgare mas que case con el dicho Rey mi hermano que con otro ningun principe de la Christiandad y mayormente con las condiciones de la Capitulacion que dice que quiere asentar conmigo sobre ello y que yo estoy determinado mediante Ntro Señor de yr a Castilla esta primavera a proveer en el remedio de la dicha Reyna mi fija y de sus Reynos, y que me parece que el Rey de inglaterra mi hermano me debe enbiar un enbaxador suyo a la misma hora que supiere que sere llegado a Castilla plaziendo a Ntro Señor para que con aquel negocie yo lo que tocare al Rey de inglaterra mi hermano y a mi, y que estando yo con la Reina mi fija v[uest]ra hermana y sabida su voluntad podre mejor endereçar las cosas a este proposito. mas estad sobre aviso que esta cosa este muy secreta porque si la Reyna mi fija se ha de casar yo se que podria antes inclinarse a otra cosa que seria muy contraria para esto y no hay quien en tal caso la pudiese desviar de lo uno y poner en lo otro sino yo. y desto creame a mi el Rey mi hermano que se mas en ello que todos y como he dicho tenga esta cosa secreta fasta que sepa que este yo en Castilla con la Reyna mi fija que me enbie el dicho enbaxador.

  • 49 Bergenroth, 1868, p. 85-90.

aqui enbio una carta mia para el Rey de inglaterra en respuesta de la quel me escribio y en fin della me remito a lo que a vos escrivo. fazedgela dar, y lo desta cifra que es para el facedlo sacar aparte a persona fiel49.

  • 50 AGS, PR, leg. 56, doc. 46.

29El rey alude a una conversación entre Catalina y Enrique directamente relacionada con el interés del rey por casarse con la hermana de la princesa, la reina Juana I. El monarca le pide que entregue al rey de Inglaterra una misiva suya. Por lo tanto, Catalina ya se encontraba ejerciendo como enlace diplomático en ese momento. Durante el verano de 1505, continuó familiarizándose con la escritura de mensajes cifrados y tenemos muestra de ello gracias a una carta datada el 7 de septiembre, cuando la infanta preguntó a Miguel Pérez de Almazán si había podido descifrar las misivas que le había mandado, utilizando el complicado sistema secreto50.

  • 51 Para un análisis general sobre el movimiento humanista en Inglaterra durante el reinado de Enrique (...)

30Como es de suponer, este contacto con la vida cortesana y la negociación diplomática en Londres también tuvo un impacto en su conocimiento de la lengua inglesa. Tras su acceso al trono en abril de 1509, además de continuar con su labor como embajadora de la dinastía Trastámara, comenzó a participar de los nuevos proyectos dinásticos de su ambicioso esposo51. En agosto de 1513, mientras Enrique VIII se encontraba luchando en Francia por renovar las aspiraciones de sus predecesores de conquistar dicho reino, Catalina permanecía en Inglaterra como regente con la responsabilidad de dirigir la defensa contra posibles ataques. El 22 de agosto, el rey Jacobo IV invadió Inglaterra desde Escocia en apoyo a sus aliados franceses. Gracias a una carta en la que Pedro Mártir de Anglería informaba a Luis Hurtado de Mendoza sobre la apabullante victoria del ejército inglés sobre el escocés y la muerte del propio Jacobo IV, sabemos que Catalina

  • 52 Brewer, 1920, p. 1023-1042.

[…] imitando a su madre la reina Isabel, quien había sido designada regente en la ausencia del Rey hizo un espléndido discurso [oratio] a los capitanes ingleses, les dijo que se prepararán para defender su territorio, que el señor sonreía aquellos que se levantaban en defensa de los suyos y que debía recordar que el coraje inglés sobresalía sobre todo el de todas las naciones. Encendidos por estas palabras los nobles marcharon sobre los escoceses que estaban malogrando las fronteras y los vencieron52.

31El dominio del inglés en este momento ya es más que evidente. También es relevante destacar que la reina comprendía perfectamente la importancia de la comunicación no verbal y el control del discurso político-militar. La batalla de Flodden es considerada como el mayor triunfo militar del reinado de Enrique VIII y fue gracias a la gestión eficaz de la regente Catalina que el rey pudo agregarlo a su palmarés.

  • 53 Mattingly, 1941, p. 290.

32Este no es el único ejemplo del dominio de la reina de la dialéctica del poder y la puesta en escena asociada con el ceremonial regio. Como el más relevante de ellos por la temática de este análisis, destacaremos uno acaecido el 22 de junio de 1529. Tan solo un día después de que Catalina defendiera su posición como reina de Inglaterra ante el conjunto de los representantes del reino, el rey, Thomas Wolsey y el legado papal, el cardenal Campeggio, en el famoso tribunal legatario celebrado en Blackfriars. Después de una de las sesiones, tanto el cardenal Campeggio como el cardenal Wolsey fueron enviados por el rey a los apartamentos de la reina para pedirle que se plegara a las exigencias del monarca y que ratificara la nulidad de su matrimonio. Ambos prelados le solicitaron audiencia en su cámara privada. La reina se negó, argumentando que no tenía nada que ocultar a los presentes. En ese momento, el cardenal Wolsey comenzó a dirigirse a ella en latín. Catalina rápidamente le interrumpió diciéndole: «no, mi señor, hábleme en inglés, le ruego. Aunque, entiendo el latín»53. La castellana era plenamente consciente de que la mayor parte de los presentes no conocían dicha lengua y le interesaba que todos fueran testigos del mensaje que ambos cardenales le traían del rey. El objetivo de Fernando e Isabel de dotar a sus hijas de una instrucción intelectual superior, para que fueran capaces de defender su posición y pudieran llevar a cabo un papel representativo de primer orden, se cumplió en el caso de su hija menor.

  • 54 Earenfight, 2016, p. 424.

33Antes de adentrarnos en la última cuestión de este análisis es necesario preguntarse, ¿qué evidencias existen de que la reina Catalina tuviera contacto o conociera otras lenguas? Ya sabemos que su madre era bilingüe tanto en castellano como en portugués. A lo largo de su infancia, Catalina tuvo contacto permanente con la corte lusa, culminando con los matrimonios de sus hermanas Isabel y María. Esto supuso que la infanta tuvo una exposición a esta lengua y sus conocimientos de castellano y latín le pudieron facilitar la familiaridad con la misma. Por otra parte, también tuvo contacto con el catalán a través de algunos servidores y visitas al reino de su padre. Su estrecha relación con su maestro italiano, Alessandro Geraldini, la proximidad de esta lengua al latín y la importancia de las ideas que llegaban desde la Península Itálica hacen suponer que esta lengua tampoco le debió ser ajena. Por último, las fuentes analizadas no parecen sustentar el argumento de Theresa Earenfight de que Catalina hablara alemán54. No existen evidencias de que la reina de Inglaterra tuviera la necesidad de aprender esta lengua y sus contactos con miembros del Imperio, aunque frecuentes, se desarrollaban en alguna de las lenguas que hemos analizado con anterioridad.

34En el caso de Catalina de Aragón, la recapitulación sobre sus conocimientos lingüísticos la muestra como un agente cultural altamente capacitado. El castellano fue su lengua materna y es conocido que, por expreso deseo de sus padres, fue instruida en latín desde la primera infancia. Gracias a Margarita de Austria alcanzó un nivel de francés suficiente para poder comunicarse y escribir en dicha lengua. Asimismo, pese a las diversas dificultades para aprender inglés que podemos atribuir a su aislamiento en la corte de Inglaterra durante sus años como viuda, en 1513 dominaba la lengua de tal manera que fue capaz de dar un discurso a la milicia inglesa. Su trabajo como embajadora no solo le ayudó a mejorar su inglés, sino que también, gracias a él, aprendió a manejar la cifra diplomática. En definitiva, cuatro idiomas y un código comunicativo secreto es un bagaje impresionante para una reina en el periodo renacentista.

María I de Inglaterra: Veritas Temporis Filia

  • 55 Sobre este particular, véase Schutte, 2016.
  • 56 Hunt y Whitelock, 2010, p. 130.
  • 57 La carta fue publicada en 1524, junto a otra dirigida a Charles Mountjoy, hijo del chambelán de la (...)
  • 58 Perkins, 2007, p. 23.

35Queda pues, conocer las dotes lingüísticas que alcanzó la reina María I de Inglaterra y las asociaciones de estas con su ideal de poder regio. En primer lugar, es fundamental establecer que De institutione foeminae christianae no fue la única obra que Juan Luis Vives le dedicó en su infancia55. Además de estar pensionado por la reina Catalina y de ser invitado a impartir su magisterio en Oxford, la relación de ambos llegó a ser tan estrecha, que él mismo dejó por escrito que, de cuando en cuando, había «filosofado con la reina»56. Como muestra de su reconocimiento por el apoyo que le estaba brindando y su interés en la formación de su hija, en octubre de 1523, le entregó en Oxford un curriculum específicamente diseñado para ella intitulado Epístola I de ratione studiii puerilis57. Además de consejos directos sobre cuestiones lingüísticas, como la correcta pronunciación del latín y su práctica diaria, el ejercicio de la memoria a través de la traducción de oraciones del inglés al latín y viceversa, y algunas nociones básicas de griego para manejar los principios básicos de la etimología, enumeraba recomendaciones específicas sobre las lecturas que la joven debía realizar. A las Sagradas Escrituras se debían unir obras compuestas por autores clásicos, como Plutarco o los Diálogos de Platón. Adicionalmente, estaban incluidas novedades humanistas, como la Utopía de Tomás Moro y el Institutio Principis Christiani, que Erasmo de Rotterdam le dedicó al archiduque de Austria y sobrino de la soberana inglesa, Carlos de Habsburgo58. Estas obras no fueron mencionadas por el pedagogo en De institutione foeminae christianae, lo que revela que estaban expresamente dirigidas a María por su condición de heredera al trono de Inglaterra. Vemos, por lo tanto, una clara conexión entre la tradición de los espejos de príncipes y la educación de la joven princesa.

  • 59 Ibid., p. 26.
  • 60 Burke, 1895, p. cxxiv.

36Para completar las obras dedicadas a la instrucción de María, también vio la luz en Brujas Satellitium vel Symbola59. En este caso, el tratado contiene una colección de 213 mottos o máximas en latín y a estos los acompaña una pequeña descripción, en la misma lengua, para dar ejemplo a la joven de su utilidad práctica. Cuando María accedió al trono de Inglaterra en agosto de 1533, tomó uno de estos como su motto personal. Veritas Temporis Filia (la verdad es hija del tiempo) es un poderoso mensaje de apoyo a su madre y de rechazo a Enrique VIII y su política dinástica. Tal fue su importancia para la reina, que fue incluido en el gran sello que se acuñó en su acceso al poder y también existen varios ejemplos de monedas acuñadas durante su reinado que contienen este mensaje60.

37En el College of St. George en el castillo de Windsor, sede de la Orden de la Jarretera, existe una torre conocida como torre de la reina María. Esto se debe a la presencia del escudo heráldico que la reina compartió con su esposo, el rey Felipe de Habsburgo. En este escudo están presentes muchos elementos heráldicos que simbolizan la unión de las Casas de Habsburgo y la Casa Tudor, pero también contiene otros, como el homenaje a la reina Catalina con la inclusión de la granada heráldica. En la parte superior se encuentra el motto de Felipe, Colit Ardua Virtus y en la parte inferior se puede leer Veritas Temporis Filia [fig. 1].

Figura 1: Fuente: Dean & Canons of Windsor, Windsor Castle. College St. George, página web

Figura 1: Fuente: Dean & Canons of Windsor, Windsor Castle. College St. George, página web

[Disponible online, consultada el 28 de agosto de 2019, URL: https://www.stgeorges-windsor.org/​image_of_the_month/​royal-arms-philip-mary/​]

38En un reciente estudio, publicado con motivo de la celebración del quinto centenario del nacimiento de la reina, Alexander Samson arrojó luz sobre cuestiones clave en torno a las consecuencias de la unión dinástica entre los linajes Tudor y Habsburgo en el campo de la concepción del poder real y su vinculación con la diversidad lingüística:

  • 61 Duncan y Schutte, 2016, p. 156.

Closer contact, brought about by the marriage with a metropolitan, multilingual intellectual culture stretching across the high prestige, dynamic cultures of Spain, Italy and the Low Countries, was a key driver of new forms of writing and cultural achievement in England61.

  • 62 Ibid., p. 162-163.
  • 63 Ibid., p. 165.

39Como punto de apoyo a su afirmación, se incluyen los volúmenes lexicográficos publicados en Inglaterra durante este period, como A Very Profitable Boke to Lerne the Manner of Redyng, Writyng, Speaking English o The Boke of Englysshe and Spanyssh62. A pesar de que estos trabajos no tuvieran sus orígenes en Castilla o Inglaterra, sino en un original alemán y una edición políglota, es sintomático que la internacionalización de la corte Tudor generase necesidades lingüísticas nuevas entre los servidores de ambas monarquías. También es muy importante destacar que, entre las obras expresamente dedicadas a la reina, estuviera la traducción de Tomas North del Reloj de príncipes de Antonio de Guevara (1529). Fue publicado con privilegio real por John Wayland en 1557 con el nombre de The Diall of Princes63. Vemos como la monarquía dual de Felipe y María consideró positiva la inclusión y recogida de las ideas que se estaban generando en Castilla en torno a una problemática tan importante, como era el justo gobierno del príncipe cristiano, y que la reina recogía el testigo de su abuela Isabel en la conceptualización del recto y justo gobierno.

  • 64 Hunt y Whitelock, 2010, p. 129.

40Estos ejemplos vienen a confirmar que el intercambio de ideas sobre la concepción del poder y el intercambio lingüístico fueron realidades muy presentes en la vida de la reina María. Cabría ahora preguntarse por la relación que tuvo la misma con las distintas lenguas que hemos venido analizando y cuál fue el papel de su madre en su aprendizaje. Tenemos constancia documental, a través de dos cartas, de que Catalina se encargó personalmente de la enseñanza del latín de María hasta 1525. Una de ellas la rubricó Erasmo de Rotterdam y la otra fue enviada por la propia reina a su hija cuando esta contaba con nueve años64. Con motivo de la partida de la princesa con su séquito a Gales para tomar posesión de sus dominios, su madre le escribió:

  • 65 Duncan, 2012, p. 184, n. 184.

As for your writing in Latin, I am glad that ye shall change from me to Master Federston [Richard Federston, Mary’s Tutor], for that shall do you much good to learn by him to write aright. But yet sometimes I would be glad when ye do write to Master Federston of your own enditing, when he hath read it that I might see it. For it shall be a great comfort to me to see you keep your Latin and fair writing and all65.

  • 66 Para consultar la traducción completa, véase Barratt, 2010, p. 332-333.

41Queda confirmado por la propia reina que no solo se había estado encargando de la formación en latín de su hija, sino que continuaba mostrando interés por la misma tras su partida a Gales para ejercer sus labores como titular del principado. El nivel alcanzado por la joven fue tan alto que en 1527 tradujo del latín al inglés una de las oraciones de santo Tomas de Aquino66. María continuaría durante el resto de su vida dominando esta lengua e incorporando su uso en la gestión de sus prerrogativas regias, como hemos visto con su motto personal Veritas Temporis Filia.

  • 67 Duncan y Schutte, 2016, p. 41-42.
  • 68 Perkins, 2007, p. 46.

42Además de esta herramienta indispensable para la conceptualización del poder y el control consciente de su auctoritas, ¿qué otros idiomas fueron priorizados en la educación de María? A través de la documentación sabemos que el francés fue la otra lengua que la princesa aprendió desde la más tierna infancia, como correspondía con la tradición regia inglesa. Su maestro en esta lengua, Giles Duwes, abordó la instrucción de esta lengua con una metodología cercana a la inmersión. Para ello hacía practicar a María a través de conversaciones ficticias con embajadores en dicha lengua. El pedagogo consideraba que el francés era una lengua de tal complejidad y excepcionalidad, que se mostró en contra de utilizar un manual de gramática para educar a la princesa. Sin embargo, sí le dedicó el primer libro de su tratado An Introductory for to Lerne to Rede, to Pronounce, and to Speake Frenhce Trewly67 En el mismo año que María realizó la traducción antes mencionada, el secretario de la embajada francesa que se encontraba en la corte Tudor, Claude Dodieu, tuvo audiencia con la princesa. En esta ocasión estaba también presente el rey Enrique VIII. El monarca «les dijo que hablaran a la princesa en francés, latín, e italiano, en todas dichas lenguas ella les contestó»68. Estaba claro que el monarca deseaba impresionar a sus potenciales aliados y que las lenguas que hablaba su hija eran muestra de su excelente formación.

  • 69 Ibid., p. 45.
  • 70 Loc. cit.

43Tenemos un par de testimonios más que completan este panorama lingüístico. En un informe del embajador veneciano a la Signoria enviado después de una audiencia con la soberana, este enumeró las cinco lenguas que María conocía; ingles, latín, francés, español e italiano. De hecho, especificaba que «no solo las comprende, sino que conversa fluidamente en cuatro de ellas […] la última no se aventura a hablarla»69. Existe una pequeña discrepancia en otra fuente posterior, que indica que fue precisa la presencia de un intérprete en la audiencia que la reina tuvo con el duque de Alba. En este caso, se matizaba que «Su Majestad no habla castellano, aunque lo entiende»70. El dominio del inglés, el francés y el latín y los conocimientos de castellano e italiano muestran que María se convirtió en una mujer con un alto nivel cultural y con amplias posibilidades de tener éxito como reina propietaria, pero todavía queda mucho camino por recorrer para conocer cómo influyeron estos conocimientos en su concepción del poder.

44El destino no permitió a María desplegar todas sus sapiencias en la práctica del gobierno durante mucho tiempo, como sí lo hiciera su abuela Isabel. El 17 de noviembre de 1558, fallecía en el palacio de St. James en Westminster. El siguiente epitafio fue incluido en un panfleto publicado por Richard Lante con motivo del acontecimiento:

  • 71 Whitelock, 2009, epílogo.

[…] Witness [alas!] may Mary be, the late Queen or rare renown
Whose boy dead, her virtues live, and doth her fame resowne…
She never closed her ear to hear the righteous man distress
Nor never spared her hand to help, when wrong or power oppress
Make for your mirror [Princes all] Marie, our mistress late….
Farewell, O Queen! O pearl most pure! that God or nature gave,
The earth, the heavens, the sprites, the saints cry honor to thy grave.
Marie now dead, Elizabeth lives, our just & lawful Queen,
In whom her sister’s virtues rare, abundantly are seen.
Obey our Queen, as we are bound, pray God her to preserve,
And send her grace life long and fruit, and subjects true to serve71.

  • 72 Loc. cit.

45Vemos cómo en la composición se incluyeron tanto alusiones a las virtudes como a los espejos de príncipes, conectando ambas ideas en el elogio final a la reina. El compositor debió de ser alguien cercano a la monarca, que conocía tanto sus principios como gobernantecomo sus ideas sobre el poder femenino establecidas por su abuela, Isabel  I de Castilla. Tras la publicación de este libelo, Lante fue enviado a prisión por haber llevado a cabo dicha acción sin licencia. Los versos fueron rápidamente modificados para sustituir a María con el nombre de su hermana Isabel, la nueva soberana de la dinastía Tudor. Este no fue el único caso de la apropiación de la retórica del poder construida por María. Por poner unos de los ejemplos más representativos de este proceso de damnatio memoriae, las últimas voluntades de la reina fueron ignoradas y nunca se construyó «some honourable tombs and decent memory» para que finalmente pudiera descansar junto a su madre y maestra, la reina Catalina de Aragón72.

46Como reflexión final sobre la importancia del latín y otras lenguas en el acceso al poder de estas reinas se puede concluir que tanto Isabel I de Castilla como Catalina de Aragón dotaron a sus sucesoras de un instrumento muy útil para defender sus intereses. Esto les proporcionó mecanismos clave para convertirse en piezas fundamentales en la introducción de innovaciones en la alta cultura. A través de esta comparativa se ha podido comprobar como la reina Catalina fue, como reina consorte, un punto de unión entre el modelo educativo iniciado por su madre la reina Isabel de Castilla y las necesidades específicas de su hija, María I de Inglaterra, en su acceso al poder. Hemos tenido ocasión de atestiguar que el conocimiento de varias lenguas se tornó una herramienta eficaz para llevar a cabo este ambicioso plan formativo regio femenino iniciado por Isabel I de Castilla y continuado en Inglaterra por su hija, la reina Catalina de Aragón.

Haut de page

Bibliographie

AGS, PT, = Archivo General de Simancas, Patronato Real, leg. 54, docs. 19, 32, 77.

Alvar Ezquerra, Alfredo, «La educación de Isabel la Católica», Torre de los Lujanes: Boletín de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, 48, 2002, p. 221-238.

Barratt, Alexandra (ed.), Women’s Writing in Middle English, Londres – Nueva York: Routledge, 2010.

Beer, Michelle L., Queenship at the Renaissance Courts of Britain, Catherine of Aragon and Margaret Tudor, 1503-1533, Woodbridge: The Boydell Press, 2018.

Bergenroth, Gustav A. (ed.), Calendar of Letters, Despatches, and State Papers, Relating to the Negotiations between England and Spain: Vol. I, Henry VII. 1485-1509. Preserved in the Archives at Simancas and Elsewhere, Londres: Longman – Green – Longman and Roberts, 1862.

Bergenroth, Gustav A (ed.), Calendar of State Papers, Spain: Suplement to Volumes 1 and 2, Queen Katherine; Intended Marriage of King Henry VII to Queen Juana, Londres: Her Majesty's Stationery Office, 1868.

Borreguero Beltrán, Cristina, «Puellae doctae en las cortes peninsulares», Dossiers Feministes, 15, 2001, p. 76-100.

Brewer, John S. (ed.), Letters and Papers, Foreign and Domestic, of the Reign of Henry VIII. Volume 1, part 1, [1509-1513], Londres: His Majesty Stationery Office, 1920.

Burke, Bernard, A Genealogical and Heraldic Dictionary of the Peerage and Baronetage, Londres: Harrison and Sons, 1895.

Cahill Marrón, Emma Luisa, «Serenissimae Anglie Reginae Erasmus Roterdami dono misit: Catalina de Aragón y la comisión de obras humanistas», Titivillus: Revista Internacional sobre Libro Antiguo, 1, 2015, p. 227-236.

Cahill Marrón, Emma Luisa, «Una Lucrecia del siglo xvi: los libros de Catalina de Aragón», in: Sandro De Maria y Manuel Parada López de Corselas (coord.), El Imperio de las Hispanias, de Trajano a Carlos V: clasicismo y poder en el arte español, Bolonia: Bolonia Unversity Press, 2014, p. 419-428.

Cahill Marrón, Emma Luisa, Arte y poder: negociaciones matrimoniales y festejos nupciales para el enlace entre Catalina Trastámara y Arturo Tudor, Trabajo de Fin de Máster, Santander: Universidad de Cantabria, 2012 [Disponible online, consultado el 30 de agosto de 2019, URL: https://repositorio.unican.es/xmlui/handle/10902/1490].

Calin, William, The French Tradition and the Literature of Medieval England, Toronto: Toronto University Press, 1994.

Codet, Cécile, «Defining the Virtues of a Queen: Mirrors for Isabelle I of Castile», E-Spania-Revue Electronique d’Etudes Hispaniques Medievales, 22, 2015. [Disponible online, consultado el 30 de agosto de 2019, URL: https://journals.openedition.org/e-spania/24924].

De Lorgues, Roselly, Historia de Cristóbal Colón y de sus viajes, escrita en francés, según documentos auténticos sacados de España e Italia. Vol. 1, Mariano Juderías (trad.), Cádiz: Eduardo Gautier, 1858.

Del Val Valdivieso, María Isabel, «La educación del príncipe y las infantas en la corte castellana al final del siglo xv», ActaLauris, 1, 2013, p. 7-21.

Del Val Valdivieso, María Isabel, «La educación en la corte de la Reina Católica», Miscelánea Comillas, 69 (134), 2011, p. 255-273.

Del Val Valdivieso, María Isabel, «Isabel la Católica y la educación», Aragón en la Edad Media, 19, 2006, p. 555-562.

Doran, Susan, y Thomas Freeman (ed.), Mary Tudor, Old and New Perspectives, Nueva York: Palgrave McMillan, 2011.

Dowling, Maria, Humanism in the Age of Henry VIII, Wolfeboro: Croom Helm, 1986.

Duncan, Sarah, Mary I: Gender, Power, and Ceremony in the Reign of England’s First Queen, Nueva York: Palgrave McMillan, 2012.

Duncan, Sarah, y Valerie Schutte (ed.), The Birth of a Queen, Essays on the Quincentenary of Mary I, Nueva York: Palgrave MacMillan, 2016.

Earenfight, Theresa M., «Raising Infanta Catalina de Aragon to be Catherine, Queen of England», Anuario de Estudios Medievales, 46 (1), 2016, p. 417-443.

Fantazzi, Charles (trad. y ed.), Juan Luis Vives, The Education of a Christian Woman, Chicago: The University of Chicago Press, 2000.

García Pérez, Noelia, «El acceso de la mujer a la “alta cultura” en la Europa del Renacimiento», Arbor: Ciencia, Pensamiento y Cultura, 760, 2013, p. 1-9.

García Pérez, Noelia, «Mencía de Mendoza y el intercambio de regalos: una práctica obligada entre las élites del poder», in: Jesús Rivas Carmona (coord.), Estudios de platería: San Eloy 2005, Murcia: Universidad de Murcia, 2005, p. 157-172.

González Criado, Eduardo, «La literatura como recurso formativo del príncipe: evolución a lo largo de la Baja Edad Media», Educatio Siglo XXI: Revista de la Facultad de Educación, 34, (3), 2016, p. 65-80.

Haro Cortés, Marta, «Mujer, corona y poder en un espejo de princesas: el Jardín de nobles doncellas de Fray Martín de Córdoba», in: María Pilar Celma Valero y Mercedes Rodríguez Pequeño (coord.), Vivir al margen: mujer, poder e institución, Aranda de Duero: Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2009, p. 43-57.

Hunt, Alice, y Anna Whitelock (ed.), Tudor Queenship, The Reigns of Mary and Elizabeth, Nueva York: Palgrave MacMillan, 2010.

Jones, Michael K., y M. G. Underwood, The King's Mother: Lady Margaret Beaufort, Countess of Richmond and Derby, Cambridge: Cambridge University Press, 1993.

Martínez Alcorlo, Ruth, «Un curioso speculum reginae para la joven Isabel: Criança y virtuosa dotrina de Pedro Gracia Dei (ca. 1486)», Memorabilia: Boletín de Literatura Sapiencial, 18, 2016, p. 204-234.

Mattingly, Garrett, Renaissance Diplomacy, Baltimore: Penguin, 1955.

Mattingly, Garrett, Catherine of Aragon, Boston: Little, Brown and Company, 1941.

Mattingly, Garrett, «The Reputation of Doctor De Puebla», The English Historical Review, 55 (267), 1940, p. 27-46.

Muguruza Roca, María Isabel, «Juan Luis Vives, el exemplum y la pedagogía femenina», in: Jimena Gamba Corradine y Francisco Bautista Pérez (coord.), Estudios sobre la Edad Media, el Renacimiento y la temprana modernidad, San Millán de la Cogolla: Cilengua, 2010, p. 681-689.

Orme, Nicholas, English Schools in the Middle Ages, Londres: Methuen, 1973.

Perkins, Katherine Lee Pierret, The Education of Princess Mary Tudor, Baton Rouge: Louisiana State University – Agricultural and Mechanical College, 2007.

Rivera de la Iglesia, Jana, «La infancia en las Partidas de Alfonso X», Boletín de la Real Academia de la Historia, 202 (2), 2005, p. 249-280.

Ruiz García, Elisa, Los libros de Isabel la Católica: arqueología de un patrimonio escrito, Salamanca: Instituto de Historia del Libro y de la Lectura, 2004.

Salvador Miguel, Nicasio, Isabel la Católica. Educación, mecenazgo y entorno literario, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 2008.

Salvador Miguel, Nicasio, «La instrucción de Isabel la Católica. Los años cruciales (1451-1467)», Arbor, 188 (701), 2004, p. 107-128.

Schutte, Valerie, Mary I and the Art of Book Dedications: Royal Women, Power, and Persuasion, Basingstoke: Palgrave Macmillan, 2016.

Samson, Alexander, Mary and Philip: the Marriage of Tudor England and Habsburg Spain, Manchester: Manchester University Press (en prensa).

Samson, Alexander, «Culture Under Mary I and Philip», in Sarah Duncan y Valerie Schutte (eds.), The Birth of a Queen, Essays on the Quincentenary of Mary I, Nueva York: Palgrave Macmillan, 2016, p. 155-178.

Segura Graíño, Cristina, «Influencias de Isabel de Portugal en la educación y formación política de su hija Isabel I de Castilla», in: Julio Valdeón Baruque, Elena Maza Zorrilla y Luis Antonio Ribot García (coord.), Isabel la Católica y su época: actas del Congreso Internacional. Valladolid-Barcelona-Granada, 15 a 20 de noviembre de 2004, Valladolid: Universidad de Valladolid, 2007, v. 1, p. 319-334.

Segura Graíño, Cristina, «Las sabias mujeres en la corte de Isabel la Católica», in: María del Mar Graña Cid (coord.), Las sabias mujeres: educación, saber y autoría (siglos iii-xvii), Madrid: Asociación Cultural Al-Mudayna, 1994, p. 175-188.

Smoluk, Marek, «Royal Education in the Tudor Age», Lublin Studies in Modern Languages and Literature, 31 (1), 2007, p. 193-210.

Vives, Juan Luis, De institutione foeminae christianae, Brujas, 1523.

Watson, Foster (ed.), Vives and the Renascence Education of Women, Nueva York –Londres: Longmans, Green and Co. – E. Arnold, 1912.

Westerveld, Govert, The Ambassador Juan Ramírez de Lucena, the Father of the Chessbook Writer Lucena, Blanca: Academia de Estudios Humanísticos de Blanca, 2015.

Whitelock, Anna, Mary Tudor: England’s First Queen, Londres: Bloosmbury, 2009.

Haut de page

Notes

1 Vives, 1523, I, cap. 3 y 4.

2 Para un análisis actualizado de sobre los espejos de príncipes en el reino de Castilla, véase González Criado, 2016. Sobre los casos concretos dedicados a la reina Isabel I de Castilla, véase Codet, 2015. En el caso de la hermana mayor de Catalina, la infanta Isabel, véase Martínez Alcorlo, 2016.

3 Sobre este particular, véase Fantazzi, 2000. Esta traducción al inglés contiene un estudio previo donde se abordan muchas cuestiones relevantes para este análisis.

4 Watson, 1912, p. 4.

5 Para consultar la utilización de los exempla en la pedagogía femenina, véase Muguruza Roca, 2010.

6 Del Val Valdvieso, 2011, p. 256.

7 Sobre este particular, véase Borreguero Beltrán, 2001, y Segura Graíño, 1994.

8 Sobre la relación entre la reina Isabel I de Castilla y la educación, véase Salvador Miguel, 2004, 2008, y Del Val Valdivieso, 2006, 2011, 2013.

9 Aunque tradicionalmente la historiografía ha mantenido una visión negativa sobre el conjunto de su reinado, esta situación ha comenzado a revertirse. Para los análisis más recientes asociados a la reina María I de Inglaterra, véanse: Whitelock, 2009, Duncan, 2012, Hunt y Whitelock, 2016, Duncan y Schutte, 2016, y Schutte, 2016.

10 Sobre este particular véase Samson, 2016, Whitelock, 2005, y Duncan y Schutte, 2016. En 2020 el Dr. Samson verá publicada su monografía Mary and Philip: The Marriage of Tudor England and Habsburg Spain, donde explora con nueva luz tanto el matrimonio de la reina María con Felipe de Habsburgo como nuevos datos que revelan que la reina supo ejercer su autoridad regia con éxito.

11 En el caso de la reina Catalina de Aragón, se ha publicado recientemente un estudio comparativo con su cuñada, la reina Margarita de Escocia (Beer, 2018).

12 Sobre el acceso de las mujeres a la «alta cultura» en el Renacimiento, véase García Pérez, 2013.

13 Sobre la práctica del intercambio de regalos en el ámbito cortesano en el Renacimiento centrado en las figuras femeninas, véase García Pérez, 2005.

14 Sobre este particular, véase Salvador Miguel, 2008.

15 Para consultar la versión íntegra de esta carta, véase Westerveld, 2015, p. 82-86.

16 Sobre la educación en infancia en las Partidas, véase Rivera de la Iglesia, 2005.

17 Sobre la influencia de la reina Isabel del Portugal en la formación de su hija, véase Segura Graíño, 2007.

18 Sobre este particular, véase Alvar Ezquerra, 2002, y Salvador Miguel, 2004, 2008.

19 Sobre este particular, véase Haro Cortés, 2009.

20 Sobre la tradición inglesa véase Barratt, 2010.

21 Del Val Valdivieso, 2011, p. 262-263.

22 Loc. cit.

23 Mattingly, 1955.

24 Salvador Miguel, 2004, p. 110-111.

25 Beatriz Galindo (Salamanca 1465-Madrid 1534). «Nacida también en Salamanca hacia 1475, tuvo la fortuna de pertenecer a una familia noble donde adquirió una esmerada educación que le proporcionó un extenso conocimiento de la cultura y lenguas clásicas, así como de filosofía, que estudió con interés y profundidad, siguiendo especialmente a Aristóteles. A los quince años no sólo sobresalía en la traducción y lectura de los textos clásicos, sino también en el latín hablado, lo cual hizo que su fama se extendiese primero por Salamanca y después por todo el reino. Cuando en 1486, por decisión de sus padres se preparaba para ingresar en un convento, fue llamada por la reina Isabel la Católica a la corte como preceptora de sus hijas. Bajo su magisterio, la reina aprendió latín y la convirtió en amiga y consejera hasta el final de su reinado. Fue una de las mujeres más elogiadas ya en su tiempo» (Borreguero Beltrán, 2001, p. 82).

26 Alvar Ezquerra, 2002, p. 237.

27 Para una visión en conjunto de las negociaciones matrimoniales y aspectos relacionados con los festejos matrimoniales entre Arturo Tudor y Catalina, véase Cahill Marrón, 2012.

28 AGS, PR, leg. 53, doc. 9.

29 Sobre la relación entre esta figura y Catalina de Aragón, véase Mattingly, 1941.

30 Sobre el apoyo de Geraldini a Colón, véase De Lorgues, 1858, p. 99.

31 Sobre la educación en la época Tudor, véase Smoluk, 2007.

32 AGS, PR, leg. 54. doc. 65.

33 Sobre el embajador Ruy González de Puebla y su embajada, se debe consultar Mattingly, 1940, 1941, 1955.

34 AGS, PR, leg. 52, doc. 17.

35 Sobre la figura de Margarita Beaufort, véase Jones y Underwood, 1993.

36 Orme, 1973, p. 26.

37 Sobre este particular, véase Calin, 1994.

38 Bergenroth, 1862, p. 362.

39 Del Val Valdivieso, 2011, p. 262, 2013, p. 12.

40 Para un análisis sobre los libros asociados con Catalina de Aragón, véase Cahill Marrón, 2014.

41 Ruiz García, 2004, p. 429.

42 Bizzarri, 2000, p. 229.

43 Sobre esta cuestión, véase Cahill Marrón, 2015.

44 AGS, PR, leg. 54, doc. 77.

45 AGS, PR, leg. 54, doc. 19.

46 AGS, PR, leg. 54, doc. 32.

47 Bergenorth, 1862, p. 362.

48 Ibid., p. 385.

49 Bergenroth, 1868, p. 85-90.

50 AGS, PR, leg. 56, doc. 46.

51 Para un análisis general sobre el movimiento humanista en Inglaterra durante el reinado de Enrique VIII, véase Dowling, 1986.

52 Brewer, 1920, p. 1023-1042.

53 Mattingly, 1941, p. 290.

54 Earenfight, 2016, p. 424.

55 Sobre este particular, véase Schutte, 2016.

56 Hunt y Whitelock, 2010, p. 130.

57 La carta fue publicada en 1524, junto a otra dirigida a Charles Mountjoy, hijo del chambelán de la reina (véase, Whitelock, 2010, p. 131).

58 Perkins, 2007, p. 23.

59 Ibid., p. 26.

60 Burke, 1895, p. cxxiv.

61 Duncan y Schutte, 2016, p. 156.

62 Ibid., p. 162-163.

63 Ibid., p. 165.

64 Hunt y Whitelock, 2010, p. 129.

65 Duncan, 2012, p. 184, n. 184.

66 Para consultar la traducción completa, véase Barratt, 2010, p. 332-333.

67 Duncan y Schutte, 2016, p. 41-42.

68 Perkins, 2007, p. 46.

69 Ibid., p. 45.

70 Loc. cit.

71 Whitelock, 2009, epílogo.

72 Loc. cit.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1: Fuente: Dean & Canons of Windsor, Windsor Castle. College St. George, página web
Crédits [Disponible online, consultada el 28 de agosto de 2019, URL: https://www.stgeorges-windsor.org/​image_of_the_month/​royal-arms-philip-mary/​]
URL http://journals.openedition.org/atalaya/docannexe/image/5031/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 264k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Emma Luisa Cahill Marrón, « Veritas Temporis Filia: Catalina de Aragón y la transformación de la educación regia femenina », Atalaya [En ligne], 20 | 2020, mis en ligne le 21 juillet 2020, consulté le 04 décembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/5031 ; DOI : https://doi.org/10.4000/atalaya.5031

Haut de page

Auteur

Emma Luisa Cahill Marrón

Investigadora independiente

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search