Navigation – Plan du site

AccueilNuméros23Agencia, escritura y memoria de s...

Agencia, escritura y memoria de sor Francisca de Jesús (1497-1557), monja clarisa de la Casa ducal Borja de Gandía

Agentivité, écriture et mémoire de sœur Francisca de Jesús (1497-1557), moniale clarisse de la maison ducale Borja de Gandie
Agency, writing, and memory of Sister Francisca de Jesús (1497-1557), Clarisse nun of the ducal house of Borja from Gandía
Verònica Zaragoza Gómez

Résumés

La religieuse Francisca de Jesús de Borja y Enríquez (1497-1557), nonne professe du couvent de Santa Clara de Gandie et descendante de la famille ducale Borja, a été une figure fondamentale du panorama spirituel féminin du xvie siècle malgré le fait que sa vie et son œuvre aient été éclipsées par les apports et la trajectoire de Teresa de Jesús (1515-1582), sa contemporaine. Le but de ce travail est de fournir quelques détails biographiques et bibliographiques qui rendent compte des initiatives littéraires entreprises par la sœur Francisca de Jesús au couvent, en tant qu’écrivaine ainsi que dédicataire d’œuvres que des humanistes et des théologiens lui ont dédiées en quête de projection et de reconnaissance de son capital intellectuel, politique et social, insuffisamment valorisé par la critique.

Haut de page

Notes de l’auteur

Esta investigación se enmarca en los proyectos «Comunidades femeninas y escritura en la España de la primera edad moderna» (BIESES PID2019-106471GB-I00) y «VaHiFo. Valentiae Historici Fontes» (CIAICO/2021/262), con algunas líneas maestras ya perfiladas en Verònica Zaragoza Gómez, Les dones Borja. Històries de poder i protagonisme ocult, València: IIEB/ 3i4 (Biblioteca Borja Minor, 7), 2022.

Texte intégral

DUQUE: ¿Qué dices, doña Isabel de Borja?

ISABEL: No el nombre trueques:
Soror Francisca me llamo
de Jesús, nombre a quien tiemble[n]
los cielos y los abismos.

DUQUE: No sé lo que me sucede.

ISABEL: Yo, sí; y, al Duque, decidle
que Dios Reina quiere hacerme;
y así, por un reino, aquí
es bien que un ducado deje.

DUQUE: ¡Hermana, hermana, señora!

  • 1 Ver Antonio Mira de Amescua, La hija de Carlos V, ed. Juan Manuel Villanueva Fernández, Alicante: (...)

ISABEL: En vano es el detenerme1.

  • 2 Sobre esta cuestión, pueden leerse los planteamientos sugerentes de Ángela Atienza, «El mundo de l (...)

1Las palabras que Antonio Mira de Amescua (1577-1644) pone en boca de doña Isabel de Borja dirigidas a su hermano, duque de Gandía, en la comedia teatral La hija de Carlos V sirven para examinar cómo la agencia de las mujeres en el mundo religioso moderno se fundamentó, en buena medida, en la superposición de los valores nobiliarios en la vida monástica por parte de numerosas hijas de la nobleza, las cuales profesaron motivadas por una profunda vocación o por estrategia familiar2. A la hora de valorar el fenómeno complejo de la conventualidad femenina moderna y de entender las contribuciones que muchas de estas mujeres realizaron, no únicamente en el campo religioso, resulta necesario tener en cuenta las palabras de Grace E. Coolidge, según la cual en la sociedad patriarcal del Antiguo Régimen el estatus social solía prevalecer sobre las restricciones de género y que:

  • 3 Grace E. Coolidge, «Aristocracia y élites urbanas», in: Nieves Baranda y Anne J. Cruz (eds.), Las (...)

Las mujeres de las élites podían ser poderosas gracias a los recursos económicos de que disponían y a su estatus social, lo que les proporcionaba privilegios que a menudo contrarrestaban las desventajas de ser mujer en una sociedad patriarcal3.

  • 4 La autora, que no es desconocida en el ámbito de estudios de las escritoras de los siglos xvi-xvii (...)

2Partiendo de estos planteamientos, el propósito del presente trabajo es contribuir al estudio y comprensión de las vías a través de las cuales las nobles compatibilizaron la vida conventual con el desempeño de un papel intelectual y autorial destacado, y como protectoras de las letras, debido a su estatus privilegiado. Para ello, nos centraremos en una nieta del papa Alejandro VI, sor Francisca de Jesús de Borja y Enríquez, hija de los influyentes duques de Gandía, Juan de Borja y Cattanei (1476-1497), y María Enríquez y de Luna (c. 1474-1537)4. Este caso permite estudiar cómo su importante papel intelectual, político y espiritual se basó en su origen social distinguido, en sus redes familiares y riqueza, y en la formación intelectual recibida en el palacio familiar, como privilegios de clase.

Apuntes para una biografía intelectual de Isabel de Borja y Enríquez, hija de los duques de Gandía

  • 5 A pesar de que el común de las fuentes mantiene que el nacimiento se produjo en 1498, seguimos aqu (...)
  • 6 Para más detalles de la biografía de María Enríquez, ver Santiago La Parra, «Tras las huellas de I (...)
  • 7 La trayectoria vital de sor Francisca de Jesús suele proceder de las síntesis biográficas ofrecida (...)

3La religiosa sor Francisca de Jesús, nacida en 1497 como Isabel de Borja y Enríquez5, creció en el palacio ducal de Gandía en un bullicioso ambiente intelectual y espiritual auspiciado por su madre, la duquesa regente María Enríquez6. Para entender la preclara ascendencia de la joven Borja, hace falta recordar la importante situación que ocupó su familia en tiempo de los Reyes Católicos. Su madre, viuda del hijo del papa Alejandro VI, Juan de Borja y Cattanei, procedía de dos importantes casas nobiliarias castellanas: fue hija de Enrique Enríquez de Quiñones (m. 1504), hermanastro de la reina Juana Enríquez y tío, por tanto, de Fernando el Católico. María Enríquez fue también nieta del condestable Álvaro de Luna (¿1390?-1453), autor del conocidísimo Libro de las virtuosas e claras mujeres, y estuvo emparentada con Teresa Enríquez (c. 1450-1529) dama de la Corte de Isabel la Católica y fundadora de instituciones religiosas. Con tales relaciones genealógicas es fácil hacerse una idea del ambiente refinado y humanista en el que creció sor Francisca (o Isabel), si bien no disponemos de demasiados detalles sobre los primeros años de su vida y formación7.

  • 8 Ver X. Company, «L’assumpció del rol Borja en la duquessa María Enríquez de Gandia» …, p. 181-212.
  • 9 Francisco Pons Fuster, «El mecenazgo cultural de los Borja de Gandía: erasmismo e iluminismo», Est (...)

4Lo que sí resulta bien conocido es la eficaz regencia que ejerció su madre, María Enríquez, sobre el patrimonio y el ducado borgianos; y la amplia reputación intelectual que atesoró, siendo una apreciada protectora de las letras, las artes y las instituciones religiosas de sus dominios ducales, como fueron la colegiata de Gandía o el monasterio de Santa Clara de la ciudad y el de San Jerónimo de Cotalba8. La regente de Gandía también ejerció de cabeza de familia para con sus hijos, en cuya educación puso un especial cuidado. Tanto se esmeró que su hijo Juan de Borja (1493-1543), futuro III duque de Gandía, se convertiría en un reputado mecenas del humanismo valenciano9 y su hija Isabel, en la futura monja letrada y carismática sor Francisca de Jesús.

  • 10 Laura Malo, «Aprender en casa. Nobleza y formación femenina en el entorno doméstico durante la Eda (...)
  • 11 Fray Juan Carrillo, Relación histórica…, fol. 64r.o-v.o.
  • 12 Loc. cit.

5Los amplios saberes eruditos que demostraría Isabel en su vida religiosa, acordes a su elevado linaje, debió recibirlos en casa, tal y como se dio con otras mujeres de su misma condición y solera10. A cargo de preceptores y latinistas llegó a adquirir amplios conocimientos del latín, según dan a entender algunas biografías con los tópicos característicos del género hagiográfico, que constatan que en esta lengua llegó a ser Isabel «tan diestra, ayudándose del buen ingenio y gracia que tenía, que en breve tiempo entendía muy bien todo cuanto rezaba, y lo que en los santos y devotos libros leía»11 hasta el punto de que «a los muy ejercitados en la latinidad excedía»12.

  • 13 El 10 de septiembre de 1513 materializaba su muerte en el siglo con un testamento en el que legaba (...)
  • 14 En el convento de las Descalzas Reales de Madrid, del que fue fundadora sor Francisca de Jesús, co (...)
  • 15 Ibíd., p. 107, con el análisis posterior del papel de abadesas y prioras coletinas en los convento (...)
  • 16 En el convento, las funciones entre madre e hija se fusionaron, según considera María Enríquez fre (...)

6Nuestra protagonista renunció a la pompa nobiliaria en la que se había criado13 para entrar, en 1511, en el convento de clarisas coletinas de Gandía, donde profesaría un año más tarde con la nueva identidad de sor Francisca de Jesús. En el transcurso de su vida conventual, ejercitó altas dosis de inteligencia y de gestión material, emocional y espiritual de esta comunidad de la que fue abadesa entre 1533-1548. A propósito de las dirigentes de las comunidades de clarisas coletinas madrileñas, Leticia Sánchez incide en la capacidad intelectual14 que abadesas y prioras ejercieron en dichos monasterios, como «cabeza visible de la fundación». De hecho, con el capellán mayor, ejercían estas de interlocutoras directas de los patronos y habían de estar altamente preparadas para dicha posición15. Para desenvolverse eficazmente en el cargo de abadesa de las clarisas de Gandía, Isabel de Borja contó, además, con el apoyo fundamental de su madre, María Henríquez llamada en religión sor María Gabriela, que la había seguido en su decisión de consagrarse a Dios en la misma comunidad16. Así, en 1535, sor María Gabriela le escribía al procurador del marqués de Lombay y nieto, Francisco de Borja, futuro santo, para solicitarle una asignación económica pendiente para la comunidad, en nombre de su hija, la abadesa, que se hallaba incapacitada para escribir por estar «doliente y purgada». Quien escribía conocía muy bien las dificultades que comportaba ejercer de abadesa, cargo que había sido confiado entre 1514 y 1519 a sor María Gabriela, antes de salir temporalmente del convento hacia Baza, huyendo de los altercados de los agermanats en el ducado.

  • 17 E. García Hernán (ed.), Monumenta Borgia…, v. VI, p. 265. Para un mayor conocimiento del caso, pue (...)

7Más de una década después de la huida puntual de las monjas Borja de Gandía por motivos políticos, en el verano de 1534, la abadesa sor Francisca de Jesús se vería implicada en un nuevo intento de exclaustración que no prosperó. Frente al temor de un inminente ataque a la ciudad de Gandía por parte «de la armada de los turcos y moros de África» capitaneada por el célebre almirante otomano Barbarroja, Francisco de Borja, en el círculo de confianza del emperador Carlos V, emplazaba al duque de Gandía, su padre, Juan de Borja y Enríquez a «dar orden en que mis señoras sor María [Henríquez de Luna] y sor Francisca [Isabel de Borja] con todas las otras mis señoras salgan de Gandía, pues a mi parecer no estarán seguras en ella mientras esta armada esté como está»17. A pesar de que Juan de Borja llegó a movilizar a autoridades políticas y religiosas, sor Francisca de Jesús se mostró reacia a este acto de favoritismo con el que se intentaba salvaguardar la integridad de las monjas de la familia, en detrimento de la comunidad, sobre la cual se propuso la dispersión en distintos conventos de la orden. La determinación de sor Francisca de Jesús fue de no querer salir:

  • 18 E. García Hernán (ed.), Monumenta Borgia…, v. VI, p. 261.

[…] sin que salgan todas sus monjas juntas, las quales quieren salir por el recelo que de los moros tienen [...] porque ocupándose en sacar las personas principales, las otras quedarían en peligro; con este reçelo ni las súbditas quieren quedar ni la abadessa dexallas sin salir todas juntas18.

8Esta decisión revela el talante y sororidad expresada hacia aquellas monjas de las que la Borja se sentía responsable, tanto material como espiritualmente.

  • 19 En Verònica Zaragoza Gómez [en prensa] «Court and conventual role of Borja women in the Peninsular (...)
  • 20 Algunas cartas preservadas de sor Francisca de Jesús son confirmaciones de pagos realizados por su (...)
  • 21 Sobre los estrechos vínculos entre la familia Borja y el convento, ver L. Amorós O.F.M., «El monas (...)

9Tal y como demuestran otras cartas conservadas del epistolario de los Borja y las escasas misivas procedentes del puño de sor Francisca localizadas entre el corpus epistolar del núcleo femenino del clan, en vías de localización y estudio19, la escritura de cartas fue fundamental para que estas monjas siguieran manteniendo vínculos estrechos con el palacio ducal y agenciaran con sus parientes cuestiones económicas20. En ese sentido, cabe recordar que las clarisas de Gandía habían prosperado gracias a la protección económica de la familia ducal y fueron destino privilegiado para numerosas jóvenes del clan que, después de profesar sor Francisca de Jesús y sor María Gabriela (María Enríquez), seguirían poblando el convento, procedentes mayoritariamente del palacio ducal21.

  • 22 S. La Parra, «El velo y el apellido…», p. 118.
  • 23 Así lo revelan tres cartas de sor Francisca transcritas en Tomás Muniesa, Vida de la V. y Exma. Sr (...)
  • 24 T. Muniesa, Vida de la V. y Exma. Sra. D. Luisa…, p. 260-261.

10En aquel convento «de los Borja para las Borja»22, sor Francisca dio el hábito a numerosas hijas del duque, su hermano. También mantuvo contacto estrecho con otros sobrinos con los que se carteó, como Luisa de Borja y Aragón, condesa de Ribagorza y duquesa de Villahermosa. Establecida en Aragón, Luisa perpetuó su memoria como noble benefactora de instituciones religiosas y de los jesuitas, conocida como santa duquesa23, y siguió manteniendo lazos con sus familiares de Gandía, con su hermano Francisco de Borja y con su tía, la referida sor Francisca. Así se interpreta, por ejemplo, de la indicación de una carta de nuestra religiosa a su sobrina Luisa, a quien refería la circulación de los textos procedentes del futuro santo Francisco, a la sazón duque de Gandía tras la muerte de su padre Juan de Borja (1543): «aora me tiene ocupada en una escritura suya. Yo le diré que os la embíe»24.

  • 25 C. Gómez Rodeles (ed.), Monumenta Borgia…, v. III, p. 16. En sucesivas cartas alude Francisco a un (...)
  • 26 «Tratado dos. Llamado “Espejo de las obras del cristiano”», Francisco de Borja, Seys tratados muy (...)
  • 27 Cándido de Dalmases (ed.), Francisco de Borja, Tratados espirituales, Barcelona: Juan Flors, 1964, (...)

11En efecto, Francisco de Borja fue uno de los máximos interlocutores epistolares de sor Francisca de Jesús. Ambos formaron parte de una red de relaciones que apenas podemos intuir con referencias como la que tomamos de una carta de este, su sobrino, duque de Gandía en 1546, a uno de los padres fundadores de la Compañía de Jesús, Antonio Araoz (1515-1573), al que pone al corriente de que: «Mi señora la abadesa me leyó vna parte de vn capítulo de su carta que tenía para mí»25. De la buena sintonía intelectual y espiritual entre tía y sobrino también resultó la consagración a sor Francisca de Jesús del Espejo de las obras del cristiano de Francisco de Borja, dado a la luz en 1548 en la edición recopilatoria Seis tratados muy devotos y útiles para qualquier fiel christiano26. El texto aparecía con una «Carta del autor a la muy Reverenda Madre, Sor Francisca, Abadesa de Santa Clara de Gandía, su tía y señora», en la que el autor solicitaba, de manera significativa, «me ayude con sus oraciones, pues mi flaqueza es tan grande, que aun a Vuestra Reverencia no me atrevo a satisfacer sin su mismo favor y ayuda»27, alusión esta que evidencia el respeto espiritual e intelectual que la monja se ganó en su pariente.

  • 28 Reseñadas inicialmente por María del Carmen García de la Herrán, «El saber femenino en los claustr (...)
  • 29 Biblioteca Descalzas Reales (en adelante BDR), Opera nup. [er] in luce[m] p[ru]dentia: liber grati (...)

12Estas y otras noticias que han llegado hasta nosotros sobre los textos producidos o dedicados a las monjas Borja28, con algunas referencias extraídas del epistolario familiar que ya se han ido comentando, revelan el ambiente cultural y la buena disposición para el cultivo de la literatura que fomentó sor Francisca de Jesús en el convento. La Borja adquirió prestigio promoviendo la meditación, la lectura y el comentario de la Sagrada Escritura entre las religiosas, escribiendo cartas y obras piadosas, y leyendo con pasión obras como la edición latina vinculada a la mística cisterciense medieval Matilde de Hackeborn (1241-1299), de la cual se ha preservado un ejemplar con exlibris de nuestra religiosa en la biblioteca de las Descalzas Reales29.

  • 30 E. García Hernán (ed.), Monumenta Borgia…, v. VI, p. 537.

13La familiaridad con la que debió tratar sor Francisca los libros queda demostrada por nueva carta de 1542, de su hermano Juan de Borja, el duque, al vizconde de Évol, al que refiere el envío de un paquete de libros con la intervención directa de sor Francisca: «Después de haver hecho la madre abadesa el lío de sus libricos, he añadido yo ese psalterio»30.

  • 31 Para un perfil biográfico y lista de publicaciones del autor, puede leerse Joan Baptista Anyés, Ob (...)
  • 32 No hemos podido dilucidar si la obra se llegaría a compilar también en el manuscrito Panthalia, re (...)
  • 33 BDR, MD/E/391, Juan Bautista Agnesio, Anticipados anuncios del culto del Corazón de Jesús que a in (...)

14Sin embargo, merece la pena detenerse ahora en algunos volúmenes que humanistas y figuras espirituales de su tiempo le consagraron buscando ampliar su proyección, y en reconocimiento de su valor intelectual y social. Uno de estos textos fueron las deprecaciones o súplicas latinas destinadas a encender el amor y la devoción del Sagrado Corazón que el humanista valenciano Juan Bautista Anyés (1480-1553)31, escribió a petición de nuestra clarisa. El poeta y teólogo, muy conectado con el linaje Borja, no solo dedicó un poema fúnebre en honor al duque de Gandía, Juan de Borja y Enríquez, mecenas y protector (y hermano de sor Francisca de Jesús,) sino que también compuso una obra en alabanza de María y Jesús (Pium floridiumque Rosetum) para la madre de ambos, María Enríquez (sor María Gabriela en el claustro)32. El texto de Anyés para sor Francisca de Jesús vio la luz en Valencia en 1550, en una edición de la que no tenemos noticia, pero sería reeditado nuevamente en el siglo XVIII bajo el título Anticipados anuncios del culto del Corazón de Jesús…, a cargo del célebre poeta valenciano Josep Vicente Ortí y Mayor. Esta publicación, de la que hemos identificado un ejemplar único en la biblioteca de las Descalzas Reales de Madrid33, contiene el tratado para la monja Borja en versión bilingüe latín-castellano, y va precedida de una vida del padre Anyés escrita en la primera parte del libro por el bibliófilo erudito Vicente Ximeno.

  • 34 Nieves Baranda, «Women’s reading habits: book dedications to female patrons in early modern Spain» (...)

15Como ha constatado Nieves Baranda en su estudio sobre dedicatarias de volúmenes entre 1500 y 1700, algunas de estas consagraciones denotan vínculos de patrocinio hacia autores que solían estar relacionados con los nobles patronos; otras de las dedicatorias ensalzan directamente a las mujeres como esposas o parientes de hombres poderosos, pero se pueden aislar también un conjunto de títulos que revelan directamente el patrocinio de mujeres mecenas, las cuales intervinieron económicamente para costear la publicación de dichas obras34. A pesar de que el mecenazgo de las Borja es una cuestión compleja en la que seguimos investigando, resulta interesante citar aquí una carta de 1538 del bachiller Juan de Molina a Juan de Borja, su mecenas. En ella, el traductor humanista, autor de una traducción castellana de las epístolas de San Jerónimo para sor María Gabriela Enríquez, aporta algunas claves sobre las dinámicas ejercidas por las abadesas Borja desde el convento, e indica la deuda contraída con la «real madre abadessa»:

  • 35 E. García Hernán (ed.), Monumenta Borgia…, v. VI, p. 333.

En la ympressión de las artezicas y toda cosa que fuere seruicio de vuestra señoría, ocuparé el tiempo y atención quanto a my fuere possible, porque demás de mandarlo vuestra señoría, todos deuemos tanto seruicio a la real madre abadessa que ninguna cosa nos puede venir más a cuenta que emplearnos en su seruicio35.

  • 36 La obra ha sido estudiada con el conjunto de ediciones de San Jerónimo dedicadas a María Enríquez (...)

16¿Se refería aquí el autor a sor Francisca, por entonces abadesa de Santa Clara de Gandía o a la madre de esta, María Enríquez, muerta un año atrás y a quien Molina había dedicado ya su obra?36

  • 37 Á. Atienza, «Sor Francisca de Jesús Borja y Enríquez (1498-1557)…», p. 600.
  • 38 Mª L. Sánchez Hernández, Patronato regio y órdenes religiosas femeninas…, p. 363. En relación a lo (...)
  • 39 Por carta de junio de 1552 al vizconde de Évol, Francisca de Castro, viuda esposa (en segundas nup (...)
  • 40 Mª L. Sánchez Hernández, Patronato regio y órdenes religiosas femeninas…, p. 104.

17Después de haber dirigido el convento valenciano por más de quince años, sor Francisca, «mujer reflexiva, que tomaba y manejaba las riendas de su propia vida y que se condujo con autonomía»37, renunció al cargo de abadesa en 1548 para encabezar un periplo fundacional que la llevaría a expandir la orden coletina e implantar una observancia más rigurosa por Castilla junto a otras monjas de la Casa Borja38. Desde 155239, varias generaciones de mujeres del clan con sor Francisca a la cabeza constituyeron el «círculo de las fundadoras y de las primeras monjas que trabajaron duramente para sacar adelante el proyecto de vida monástica»40 en los distintos conventos de clarisas erigidos, de los que fueron hábiles abadesas. Sor Francisca murió un 28 de octubre de 1557 sin haber visto materializada la puesta en marcha del convento más ambicioso de la reforma coletina, el de Nuestra Señora de la Consolación de Madrid, vulgo Descalzas Reales, proyecto personal de la infanta Juana de Austria y destino de muchas mujeres de la realeza y la aristocracia hispánicas.

  • 41 Madrid, Archivo Descalzas Reales (en adelante ADR), Ms. F 75, [Libro de la vida y muerte de las se (...)

18Sin embargo, la muerte de sor Francisca de Jesús en Valladolid –emplazamiento provisional para la nueva fundación y donde se dio sepultura eterna a la monja Borja–, no le arrebató el privilegio de ser recordada como fundadora y primera abadesa de la comunidad madrileña: la memoria de las primeras abadesas recopilada en los manuscritos de las Descalzas Reales está encabezada por una nota de recuerdo a la abadesa Borja, en el cargo desde 1552-155741.

19Otro elemento importante sobre la impronta que dejó nuestra autora en esta fundación es la conservación de algunos de sus textos en el archivo del convento madrileño, algunos de ellos con carácter inédito y aún desconocidos por la crítica, y cuyo acceso permite ampliar el corpus atribuible a su pluma, como abordamos a continuación.

La obra literaria de sor Francisca de Jesús de Borja y Enríquez más allá de sus Exhortaciones (impresas)

  • 42 J. Carrillo, Relación histórica …, fol. 68v.o.
  • 43 En relación a la labor literaria de sor Francisca de Jesús, Mª L. Sánchez Hernández considera que: (...)

20Según fuentes antiguas, Francisca de Borja «Ocupava muchos ratos en componer y escrivir exercicios santos y en muchos que dexó escritos resplandece bien su gran caridad y claridad de ingenio»42. Sobre dichos escritos pesa un gran desconocimiento pues la crítica suele reducir la aportación de la religiosa a los escasos testimonios epistolares conservados o a su obra de mayor entidad, las Exhortaciones para religiosas43. Dicho texto llegó a imprimirse en la crónica de fundación del monasterio de las Descalzas Reales a cargo de fray Juan Carrillo (1558-1616), confesor de la comunidad, que lo daba a la luz en el capítulo VII, titulado:

  • 44 J. Carrillo, Relación histórica …, fol. 76v.o-84r.o, de la que partió la copia del manuscrito en p (...)

De las exortaciones que dexó escritas de su propia mano esta santa abadessa para sus monjas. Entre otras muy preciosas reliquias q[ue] en este santo convento, con especial cuidado, se observan y guardan, es una muy notable, de las exortaciones q[ue] esta sierua de Dios hazía a sus monjas, las qüales para perpetua memoria dexó escritas de su propia mano. Y en ellas se echa bien de ver el gran zelo y prudencia con que governava; y porque sería quitarles mucha parte del espíritu q[ue] tienen si se mudasse el estilo y término con q[ue] la santa las dezía, me pareció referirlas aquí de la misma manera q[ue] las dexó escritas44.

  • 45 Ver Verònica Zaragoza Gómez, «Magisterio espiritual en los conventos femeninos contrarreformistas (...)
  • 46 Siguiendo a este mismo trabajo, Atienza hace referencia a este texto, aparte de las Exhortaciones (...)
  • 47 M.ª L. Sánchez Hernández, «La espiritualidad descalza y los monasterios reales femeninos», Librosd (...)
  • 48 ADR, Ms. 24/14; apud. por Mª L. Sánchez Hernández, «La espiritualidad descalz…»..

21A pesar de que frecuentemente la obra de sor Francisca de Jesús se ha considerado de testimonio impreso único, recientemente hemos podido dar con una copia manuscrita en el archivo de las carmelitas descalzas de Vic45, y con un tercer testimonio del mismo, conservado manuscrito en el fondo de las Descalzas Reales. Este último parece ser el manuscrito autógrafo, según reza la nota de atribución: «Esto es asta aquí de letra de la madre soror Francisca de Jesús». El hallazgo de dicho documento se produjo motivado por la referencia de la historiadora Leticia Sánchez Hernández a un texto de sor Francisca de Jesús custodiado por las Descalzas Reales «inédito hasta ahora»46 y compuesto «para las clarisas de Valladolid, que las monjas trajeron consigo a Madrid, y que constituyó la columna vertebral de la espiritualidad reformista del momento»47. Dicha noticia nos puso sobre la pista del manuscrito de las Descalzas, titulado Porque el orden exterior ayuda mucho al interior. Entre tanto que no estamos en el monasterio, tendremos éste aquí que podemos; algo conforme al que se ha de tener48, en el que, según la historiadora, sor Francisca ofrecía, a lo largo de 32 puntos:

  • 49 Loc. cit.

[…] la idiosincrasia de lo que debe ser un monasterio descalzo: horario conforme estableció Santa Clara; diligencia en los rezos individuales y colectivos (ora) y en las actividades (labora); silencio constante; oración mental en la huerta y en la celda; parquedad y brevedad en tornos y puertas (porteras y torneras); simplicidad en el comportamiento cuando están enfermas; observancia de la pobreza (dieta pobre, renuncia a limosnas perpetuas, a ornamentos ricos, y a cosas superfluas); renuncia a la propia voluntad; mortificación de los afectos y sentimientos (descentramiento de una misma); discreción en el hacer; modestia en el andar; conversaciones edificantes (sobre santos y regla de vida); concordia, paz y amor en el interior; saber perdonar y pedir perdón; renuncia a la soberbia, vanagloria, avaricia, envidia, y murmuración; ausencia de singularidad en asperezas y regalos. Finalmente, hay una referencia a la reforma coletina y a las monjas de Gandía como modelos de espiritualidad descalzas a poner en práctica49.

22La coincidencia del tema y la estructura entre esta obra y las Exhortaciones impresas (no citadas por Sánchez) arrojaron la posibilidad de que se tratara del mismo texto; duda que pudimos resolver tras el cotejo de ambos, que nos confirmó la existencia de dos versiones distintas. A ellas se sumaba la segunda copia manuscrita, la referida del convento de Vic, procedente, según hemos podido verificar, de la publicación de Carrillo. La comparación del manuscrito de las Descalzas Reales con las Exhortaciones editadas también nos llevó a confirmar ciertos aspectos sobre las circunstancias de creación y de transmisión del texto, que interesa resumir aquí.

23Por un lado, vemos cómo la versión impresa de Carrillo presenta el texto en subapartados o puntos que facilitan y pautan la lectura, ausentes en el manuscrito de las Descalzas Reales: «De la paz y amor que ha de aver entre las religiosas», «De la oración», «A las oficialas». «A las porteras», «A las enfermas», «a la santa pobreza», «Del voto de la castidad», «Del voto de clausura»....

  • 50 S. La Parra, «El velo y el apellido…», p. 96.
  • 51 Á. Atienza, «Sor Francisca de Jesús Borja y Enríquez (1498-1557)…», p. 600-601.

24Por otro lado, certificamos la existencia de variantes entre las dos versiones textuales. Si bien son poco significativas, revelan una posible manipulación por parte de Carrillo, que, en su labor de editor del texto, debió reducir u omitir algunos fragmentos del original, en caso de haber manejado esta versión autógrafa. Parece sensato pensar que, para llevar a cabo su copia, Carrillo partió del autógrafo al que tuvo acceso en el archivo de las Descalzas, y no de otra copia manuscrita en la que ya pudieran aparecer dichas divisiones y pequeñas divergencias. Una de las más destacables supresiones detectadas en la versión impresa del texto es la eliminación de la expresión de la autora «así lo suelen hacer las bien ordenadas de Gandía». Esta referencia resulta de gran importancia por cuanto permite acotar con mayor precisión la fecha de composición del texto a un período de tiempo más preciso y concretar el alcance de la influencia que la obra pudo tener y sus posibles destinatarias, más allá de las religiosas de Santa Clara de Gandía. Así, mientras que Santiago La Parra50 considera que el texto estuvo «pensado inicialmente para uso interno de las clarisas coletinas gandienses», Ángela Atienza sostiene dicha posibilidad con prevenciones: «No sabemos la fecha exacta en que escribió estas Exhortaciones, pero es posible que la decisión y la ejecución efectiva de su partida para Casalareina tuviera que ver con el “fracaso” de esas exhortaciones y advertencias con las que ella había intentado reconducir la vida en el monasterio de Gandía y la desilusión sobre una escasa recepción de los ideales que se contenían en su escrito»51. Esta mención en la versión manuscrita del texto sobre una costumbre del convento matriz de las Descalzas Reales respecto a lo que hacen las monjas gandianas permite inferir que el proceso de creación del texto se dio fuera del citado convento valenciano. Y nos lleva a concluir que el texto se vincularía directamente a la labor fundacional de la autora ejercida en los últimos años de su vida fuera de su ciudad natal; época en la cual estuvo consagrada a instruir a las monjas de las nuevas fundaciones en las costumbres reformadas de la vida coletina.

  • 52 Á. Atienza, «Sor Francisca de Jesús Borja y Enríquez (1498-1557)…», p. 596.
  • 53 Á. Atienza, «“No pueden ellos ver mejor…”. Autonomía, autoridad y sororidad en el gobierno de los (...)
  • 54 Ibíd., p. 603.

25Dicha interpretación ligaría con el análisis que Atienza ofrece sobre las Exhortaciones, texto que se inscribe en lo que la historiadora ha categorizado como escritos de gobierno, o de «acción política desplegada por prioras y abadesas para la dirección de sus comunidades»52, y que han sido definidos por la misma como «trabajos con una entidad y una orientación más política, instrucciones, avisos, orientaciones y consejos en esta materia que ellas mismas elaboraron y fueron comunicando»53. De hecho, en su ramillete de consejos espirituales y costumbres de la vida comunitaria reformada, sor Francisca de Jesús incitaba a las monjas de la nueva comunidad a leer y a interpretar la Regla de Santa Clara; a retornar a los orígenes, estimulando la autonomía plena y la autoexploración de las religiosas como actitud crítica en su camino de perfección, con el fin de «Conocerse a sí mismas para entenderse y comprenderse entre ellas, una base de la sororidad. Un conocimiento para tolerarse y convivir en concordia. Sus consejos contenían, en definitiva, una orientación de sororidad y de entendimiento mutuo»54.

  • 55 Fue publicado en el apéndice de los Tratados espirituales del santo: Cándido de Dalmases (ed.), Fr (...)

26Además de fundadora de célebres conventos en Castilla,, sor Francisca de Jesús de Borja escribió una segunda obra basada en la misma capacidad de autoconocimiento y en la superación del pecado de las religiosas a través de la imitación de Jesucristo. Se trata de un ejercicio espiritual publicado modernamente con el nombre De la imagen de Dios borrada, que es el alma del pecador, con una serie de puntos sobre el propio conocimiento y la necesidad de seguir la senda espiritual en la edición de los Tratados espirituales de Francisco de Borja55, y que éste, su sobrino, interpoló entre sus propios escritos.

  • 56 Éstos se encuentran compilados en el manuscrito del ADR, ms. F/60, Alonso Lobo (O.F.M.Cap.), Trata (...)

27Además de éstos, hemos localizado otros textos inéditos de la monja en el archivo de las Descalzas Reales que precisan de mayores estudios: una Protestación firmada en Santa Clara de Gandía en 1547, por la «última pecadora yndigníssima criatura» (sor Francisca Ysabel de Jesús), y, en 1553, desde Casalareina (la Rioja), primer destino fundacional de las Borja, en un proyecto que no prosperó por la muerte de su promotora la duquesa de Frías56.

Conclusiones provisionales

28A partir del análisis crítico de la bibliografía y de algunos datos inéditos se ha intentado delinear con mayor nitidez algunas labores de promoción literaria y espiritual ejercidas desde el convento por sor Francisca de Jesús de Borja, modelo de monja noble erudita del Renacimiento. Su formación le permitió contribuir al panorama literario del siglo xvi como autora de obras devotas y monásticas y le otorgó una capacidad de agencia en el cargo de abadesa de las clarisas coletinas de Gandía y, más tarde, como fundadora de célebres conventos en Castilla, como el de las Descalzas Reales. Otra de las esferas menos conocidas de esta figura autorial es su labor como dedicataria de textos que le hicieron llegar algunos autores reputados de su tiempo, como el teólogo humanista Juan Bautista Anyés o su sobrino, Francisco de Borja. Sin duda, se trata de datos en torno a esta personalidad intelectual que deberán ampliarse, de lo que se aventura una investigación próspera que augura resultados prometedores.

Haut de page

Notes

1 Ver Antonio Mira de Amescua, La hija de Carlos V, ed. Juan Manuel Villanueva Fernández, Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2014 [https://www.cervantesvirtual.com/obra/la-hija-de-carlos-v] [consultado el 10 de mayo de 2023]; digitalizada a partir de Agustín De la Granja (coord.), Teatro completo, Granada: Universidad de Granada–Diputación de Granada, 2002, vol. II, p. 353-436.

2 Sobre esta cuestión, pueden leerse los planteamientos sugerentes de Ángela Atienza, «El mundo de las monjas y de los claustros femeninos en la edad moderna. Perspectivas recientes y algunos retos», in: Eliseo Serrano Martín (ed.), De la tierra al cielo: Líneas recientes de investigación en historia moderna, Zaragoza: Fundación Española de Historia Moderna–Institución Fernando el Católico, 2013, p. 89-108.

3 Grace E. Coolidge, «Aristocracia y élites urbanas», in: Nieves Baranda y Anne J. Cruz (eds.), Las escritoras españolas de la Edad Moderna: historia y guía para la investigación, Madrid: UNED, 2018, p. 41-61.

4 La autora, que no es desconocida en el ámbito de estudios de las escritoras de los siglos xvi-xviii, cuenta con entrada propia en la base de datos de BIESES (Bibliografía de Escritoras Españolas), en el Diccionari Biogràfic de Dones de la Xarxa Vives d’Universitats, en el Diccionario Biográfico electrónico (DB~e) de la Real Academia de la Historia y en el portal virtual de M. Àngels Herrero, Escriptores valencianes de l’Edat Moderna, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, en línea : [URL] [https://www.cervantesvirtual.com/portales/escriptores_valencianes_edat_moderna/] [consultado el 10/02/2024]. Sin embargo, su obra y personalidad literarias han sido poco estudiadas, salvo excepciones. Ver Ángela Atienza, «Sor Francisca de Jesús Borja y Enríquez (1498-1557) y sus Exhortaciones a las religiosas», in: Rosa María Alabrús Iglesias et alii (eds.), Pasados y presente: estudios para el profesor Ricardo García Cárcel, Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona, 2020, p. 596-606, o Verònica Zaragoza Gómez, Les dones Borja..., p. 229-257.

5 A pesar de que el común de las fuentes mantiene que el nacimiento se produjo en 1498, seguimos aquí a Santiago La Parra, quien anticipa la fecha un año atrás considerando que «en enero de 1498 hacía 19 meses que su padre, don Juan de Borja, marchó a Italia sin su madre (quien quedó en Gandía, embarazada de ella) y ya no volvió, pues fue asesinado alevosamente la noche del 15 de junio de 1497», en Santiago La Parra, «El velo y el apellido: las Borja en el monasterio de Santa Clara de Gandía», in: David Bernabé Gil, María del Carmen Irles Vicente y José Damiâo Rodrigues (coord.), Actores e instrumentos del poder en las monarquías ibéricas, Coímbra: Almedina, 2022, p. 91-165 (n. 16, p. 96).

6 Para más detalles de la biografía de María Enríquez, ver Santiago La Parra, «Tras las huellas de Isabel de Borja y María Enríquez: un itinerario histórico borgiano con Lucrecia al fondo», Revista Borja, 5, 2016, p. 1-20, p. 12; Ximo Company, «L’assumpció del rol Borja en la duquessa María Enríquez de Gandia», in: Ricard Bellveser (coord.), Dones i literatura entre l’edat mitjana i el renaixement, Valencia: Alfons el Magnànim, 2012, 2 vols., p. 181-212, y Verònica Zaragoza Gómez, Les dones Borja..., p. 145-179.

7 La trayectoria vital de sor Francisca de Jesús suele proceder de las síntesis biográficas ofrecidas, entre otros, por fray Juan Carrillo, Relación histórica de la Real fundación del Monasterio de las Descalças de S. Clara de la villa de Madrid [...], de las vidas de la princesa de Portugal doña Juana de Austria, su fundadora y de la M. C. de la emperatriz María su hermana, que vivió y acabó santamente allí su vida: con vn breue tratado de ciento y quinze, los más señalados santos de la nobilíssima Casa de Austria y sus elogios..., Madrid: Luis Sánchez, 1616, fol. 62v.o-84r.o o Alonso Pastor, O.P., Soledades del amor divino y dulces laberintos del encerramiento interior de las almas limpias con Dios [...] con la ilustre fundación y progreso virtuoso del santuario convento real de Santa Clara de Gandía, Valencia: Herederos de Crysóstomo Garriz, por Bernardo Nogués, 1655, p. 186-194 y, más recientemente, por León Amorós O.F.M., «El monasterio de Santa Clara de Gandía y la familia ducal de los Borja», Archivo Ibero-Americano, año XX, 80, 1960, p. 441-486 y del mismo XXI, 1961, p. 227-282 y 399-458.

8 Ver X. Company, «L’assumpció del rol Borja en la duquessa María Enríquez de Gandia» …, p. 181-212.

9 Francisco Pons Fuster, «El mecenazgo cultural de los Borja de Gandía: erasmismo e iluminismo», Estudis. Revista de Historia Moderna, 21, 1995, p. 23-43 y José Luis Pastor Zapata, «La biblioteca de don Juan de Borja, tercer Duque de Gandía (†1543)», Archivum Historicum Societatis Iesu, 61, 1992, p. 275-308.

10 Laura Malo, «Aprender en casa. Nobleza y formación femenina en el entorno doméstico durante la Edad Moderna», in: José Ignacio Fortea Pérez, Juan Eloy Gelabert González, Roberto López Vela y Elena Postigo Castellanos (coords.), Monarquías en conflicto. Linajes y noblezas en la articulación de la Monarquía Hispánica, Madrid: FEHM; Universidad de Cantabria, 2018, p. 979-990.

11 Fray Juan Carrillo, Relación histórica…, fol. 64r.o-v.o.

12 Loc. cit.

13 El 10 de septiembre de 1513 materializaba su muerte en el siglo con un testamento en el que legaba sus bienes a su hermano, heredero universal: Toledo, Archivo Histórico de la Nobleza (en adelante: AHNo), OSUNA, C. 538, D. 35 [digitalizado en PARES].

14 En el convento de las Descalzas Reales de Madrid, del que fue fundadora sor Francisca de Jesús, como se explica en el texto a continuación, las abadesas habían de estar preparadas para escribir memoriales, supervisar las cuentas y administrar las dotes, con otras actividades de carga intelectual, como asevera María Leticia Sánchez Hernández, Patronato regio y órdenes religiosas femeninas en el Madrid de los Austrias. Descalzas Reales, Encarnación y Santa Isabel, Madrid: Fundación Universitaria Española, 1997, p. 110.

15 Ibíd., p. 107, con el análisis posterior del papel de abadesas y prioras coletinas en los conventos madrileños.

16 En el convento, las funciones entre madre e hija se fusionaron, según considera María Enríquez frente a su interlocutor que «no haréys menos [...] lo que os pidiré escriuiendo yo que escriuiendo ella, pues todo es vna cosa», en carta editada por Enrique García Hernán (ed.), Monumenta Borgia: Sanctus Franciscus Borgia, quartus Gandiae dux et Societatis Jesu Praepositus Generalis tertius, Valencia–Roma: Generalitat Valenciana–Institutum Historicum Societatis Jesu, v. VI, 2003, p. 274. Las cartas han sido transcritas literalmente.

17 E. García Hernán (ed.), Monumenta Borgia…, v. VI, p. 265. Para un mayor conocimiento del caso, pueden leerse las cartas en la edición de E. García Hernán (ed.), Monumenta Borgia…, v. VI, p. 261-273, procedentes del AHNo, OSUNA, C.538, D.78-85 [digitalizadas en PARES].

18 E. García Hernán (ed.), Monumenta Borgia…, v. VI, p. 261.

19 En Verònica Zaragoza Gómez [en prensa] «Court and conventual role of Borja women in the Peninsular Renaissance», in: María Morrás y Vanessa de Cruz Medina (eds.), Claiming women’s authority at Court and the convent in medieval and early modern Spain, Turnhout: Brepols, se aporta un inventario inicial de estas cartas, que estamos ampliando actualmente en el marco del proyecto de BIESES.

20 Algunas cartas preservadas de sor Francisca de Jesús son confirmaciones de pagos realizados por su familia, ápocas firmadas por esta «indigna abadesa» a las que accedemos, por ejemplo, en E. García Hernán (ed.), Monumenta Borgia…, v. VI, p. 335 y 337. A estos pagos deben sumarse las donaciones en testamentos de los distintos duques y duquesas o los registros económicos consignados en algunos libros de cuentas relacionados con el palacio ducal, que sirven para constatar los trabajos de los vasallos moriscos realizados para el convento (entrega de libros, obsequios, etc.), tal y como leemos en Elia Gozálvez Esteve y Antonio Constán Nava (eds.), Los vasallos moriscos del marquesado de Llombai en época de don Juan de Borja y san Francisco de Borja: entre 1533 y 1539, Valencia: Institut Alfons el Magnànim, 2012, p. 64, 160, 188, 195.

21 Sobre los estrechos vínculos entre la familia Borja y el convento, ver L. Amorós O.F.M., «El monasterio de Santa Clara…» y S. La Parra, «El velo y el apellido…», entre otros.

22 S. La Parra, «El velo y el apellido…», p. 118.

23 Así lo revelan tres cartas de sor Francisca transcritas en Tomás Muniesa, Vida de la V. y Exma. Sra. D. Luisa de Borja y Aragón, Condesa de Ribagorza, Duquesa de Villahermosa, Zaragoza: Pasqual Bueno, 1691, p. 102-105, 257-260 y 260-261 y reproducidas parcialmente por María Victoria Triviño, Escritoras clarisas españolas. Antología, Madrid: BAC, 1992, p. 27-31.

24 T. Muniesa, Vida de la V. y Exma. Sra. D. Luisa…, p. 260-261.

25 C. Gómez Rodeles (ed.), Monumenta Borgia…, v. III, p. 16. En sucesivas cartas alude Francisco a un intercambio de cartas entre la abadesa y el jesuita Araoz, a las que no hemos tenido acceso. Algunas misivas de sor Francisca de Jesús a Francisco de Borja pueden leerse en E. García Hernán (ed.), Monumenta Borgia…, v. VI, p. 344-345.

26 «Tratado dos. Llamado “Espejo de las obras del cristiano”», Francisco de Borja, Seys tratados muy devotos y útiles para qualquier fiel christiano, Valencia: Joan de Mey, 1548. También existe una edición latina individual publicada en Praga con título Speculum Christianorum operum (1571).

27 Cándido de Dalmases (ed.), Francisco de Borja, Tratados espirituales, Barcelona: Juan Flors, 1964, p. 67-77. Citamos a partir de la edición digitalizada por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes [consultada el 10 de mayo de 2023].

28 Reseñadas inicialmente por María del Carmen García de la Herrán, «El saber femenino en los claustros: las Borja del Convento de Santa Clara de Gandía (siglo XVI)», in: María del Mar Graña Cid (coord.), Las sabias mujeres, II (siglos III-XVI): homenaje a Lola Luna, Madrid, Asociación Cultural Al-Mudayna, 1995, p. 183-200.

29 Biblioteca Descalzas Reales (en adelante BDR), Opera nup. [er] in luce[m] p[ru]dentia: liber gratie sp[irit]ualis visionu[m] & reuelationu[m] Bte. Methildis virginis deuotissime ad fidelium instructionem. Euangeliu[m] Beati Nichodemi de passione Christi ac desce[n]su eius ad inferos testimonio Charini & Lentii resurrectorum. Epistola Lentuli ad Romanos de persona & effigie & moribus Christi que sola comperta est in Annalibus Romanoru[m]. Visio mirabilis Ysaie prophete que tam diuine Trinitates Archana q[ue] Generis hu[m]ani redemptionem manifestat aduersus hebraica[m] caliginem. Visio sancti Alberti episcopi agrippinensis de octo regulis vite humane meritoriis a Christo sibi in missa reuelatis. Praeclaru[m] Erithree Sibille vaticiniu[m] ab Excidio Troiano usque ad seculi consumationem in orthodoxe fidei testimonium, Venecia: impressum in officina Iacobi de Leuco: cura & expensis... Iordani ciuis Colonie[m]..., 1522. La documentación del archivo y el fondo de la biblioteca nos han sido conocidos gracias a los siguientes catálogos María Luisa López-Vidriero (dir.), Catálogo de los Reales Patronatos Palacio Real, Vol. I. Manuscritos e impresos del monasterio de las Descalzas Reales de Madrid, Madrid: Patrimonio Nacional (Catálogo de la Real Biblioteca, tomo XIV), 1999 y Consuelo García López, Archivo del Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid, tomo I, Madrid, Patrimonio Nacional, 2004.

30 E. García Hernán (ed.), Monumenta Borgia…, v. VI, p. 537.

31 Para un perfil biográfico y lista de publicaciones del autor, puede leerse Joan Baptista Anyés, Obra catalana, Max Cahner (ed.), Barcelona: Curial, 1987.

32 No hemos podido dilucidar si la obra se llegaría a compilar también en el manuscrito Panthalia, recopilación de obra latina del autor custodiada en el archivo de la catedral de Valencia que recoge la obra Rosetum, editada en 1545 para Francisco de Borja (impreso desaparecido), pero compuesta, inicialmente, para la abuela de este, sor María Gabriela (o María Enríquez), según noticias de Max Cahner (ed.), Joan Baptista Anyés, Obra catalana..., p. 13-16.

33 BDR, MD/E/391, Juan Bautista Agnesio, Anticipados anuncios del culto del Corazón de Jesús que a instancia de la venerable madre sor Francisca de Borja o de Jesús, religiosa de Santa Clara de Gandía eternizó en sus escritos el venerable y celebérrimo Dr. Juan Bautista Agnesio, sacerdote beneficiado en la Santa Metropolitana Iglesia de Valencia […] de cuya vida exemplaríssima da breve noticia el doctor Vicente Ximeno, Valencia: Joseph García, 1741. Las «Deprecaciones al sacratíssimo corazón de Jesús, distribuidas según el orden del Oficio Divino…» ocupan la II.ª parte, a partir de la página 56 («Siete horas deprecatorias al Corazón de Christo, que comprehenden los principales sucesos de la Passión del Señor desde su Prisión hasta su Entierro»), precedidas de un poema para la dedicataria, sor Francisca de Jesús, y seguidas de una décima al lector del editor moderno, que cierra el impreso.

34 Nieves Baranda, «Women’s reading habits: book dedications to female patrons in early modern Spain», in: Anne J  Cruz y Rosilie Hernández (eds.), Women’s Literacy in Early Modern Spain and the New World, Burlington–Farnham: Ashgate, 2011, p. 19-39 (p. 20).

35 E. García Hernán (ed.), Monumenta Borgia…, v. VI, p. 333.

36 La obra ha sido estudiada con el conjunto de ediciones de San Jerónimo dedicadas a María Enríquez por Tomás Martínez RomeroPaula, Eustòquia i la duquessa de Gandia. Traduccions antigues d’obres de sant Jeroni sobre comportament femení, Barcelona–Alicante: Institut Interuniversitari de Filologia Valenciana–Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2022.

37 Á. Atienza, «Sor Francisca de Jesús Borja y Enríquez (1498-1557)…», p. 600.

38 Mª L. Sánchez Hernández, Patronato regio y órdenes religiosas femeninas…, p. 363. En relación a los proyectos fundacionales acometidos por las monjas Borja desplazadas desde Gandía, ver S. La Parra, «El velo y el apellido…».

39 Por carta de junio de 1552 al vizconde de Évol, Francisca de Castro, viuda esposa (en segundas nupcias) de Juan de Borja, hermano de sor Francisca de Jesús, se refería con desdén y pesar al paso por la ciudad de Valencia de la expedición capitaneada por su cuñada : «la madre sor Francisca con la vicaria sor María Jesús y dos sobrinas de sus Reverendas, hermanas del duque don Francisco, y otras cuatro monjas de Sancta Clara de Gandía han sido llamadas por su perlado para un monasterio de la duquesa de Frías, negocio procurado por el padre Francisco. Passó s[u] r[everencia] junto a los muros desta ciudad sin verme ni sin haver enviado a decir palabra, siquiera para que sus sobrinas salieran al huerto donde la pudieran ver, pues pasaron por el carrer de Morsuedio junto a la ciudad. Ha usado de muy gran sequedad conmigo, que aunque en parte la tenía experimentada en las ocasiones pasadas, jamás creyera que llegara su desamor a tales términos», en carta editada por E. García Hernán (ed.), Monumenta Borgia…, v. VII, 2009, p. 62-63.

40 Mª L. Sánchez Hernández, Patronato regio y órdenes religiosas femeninas…, p. 104.

41 Madrid, Archivo Descalzas Reales (en adelante ADR), Ms. F 75, [Libro de la vida y muerte de las señoras madres fundadoras del monasterio de las Descalzas Reales de Madrid] [siglo XVII], fol. 1-27 y Madrid, Biblioteca Nacional España, MSS/7712, Libro de la vida y muerte de las santas Madres fundadoras del Monasterio de las Descalzas de la Villa de Madrid, de la primera regla de la Madre Santa Clara y de las monjas que en él han muerto hasta hoy, 4 de diciembre de 1595, fol. 1-21; digitalizado por la Biblioteca Digital Hispánica, en línea: [URL] [http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000145748&page=1] [consultado el 10/01/2024].

42 J. Carrillo, Relación histórica …, fol. 68v.o.

43 En relación a la labor literaria de sor Francisca de Jesús, Mª L. Sánchez Hernández considera que: «aunque no poseamos testimonios de sus obras; se sabe que escribió ejercicios espirituales para las monjas, un largo epistolario al padre Araoz contando sus experiencias místicas, y algunas cartas a su sobrino Francisco de Borja», M.ª L. Sánchez Hernández, Patronato regio y órdenes religiosas femeninas…, p. 130.

44 J. Carrillo, Relación histórica …, fol. 76v.o-84r.o, de la que partió la copia del manuscrito en poder de las clarisas de Gandía, Crónica del Real Monasterio de la Seráfica Madre Santa Clara de la ciudad de Gandía, fol. 289-303 (con copia en microfilm consultable en el Archivo Histórico de Gandía) y otras fuentes históricas. Ver S. La Parra, «El velo y el apellido…», p. 96.

45 Ver Verònica Zaragoza Gómez, «Magisterio espiritual en los conventos femeninos contrarreformistas del ámbito lingüístico catalán», Revista de Historia Moderna. Anales de la Universidad de Alicante, 36, 2018, p. 463-493.

46 Siguiendo a este mismo trabajo, Atienza hace referencia a este texto, aparte de las Exhortaciones estudiadas: Á. Atienza, «Sor Francisca de Jesús Borja y Enríquez (1498-1557)…», p. 605-606.

47 M.ª L. Sánchez Hernández, «La espiritualidad descalza y los monasterios reales femeninos», Librosdelacorte.es, Monográfico 3, año 7, 2015, [en línea: https://revistas.uam.es/librosdelacorte/issue/view/ldc2015.7.m3/143] [consultado el 10 de mayo de 2023].

48 ADR, Ms. 24/14; apud. por Mª L. Sánchez Hernández, «La espiritualidad descalz…»..

49 Loc. cit.

50 S. La Parra, «El velo y el apellido…», p. 96.

51 Á. Atienza, «Sor Francisca de Jesús Borja y Enríquez (1498-1557)…», p. 600-601.

52 Á. Atienza, «Sor Francisca de Jesús Borja y Enríquez (1498-1557)…», p. 596.

53 Á. Atienza, «“No pueden ellos ver mejor…”. Autonomía, autoridad y sororidad en el gobierno de los claustros femeninos en la Edad Moderna», Arenal: Revista de historia de las mujeres, 26 (1), 2019, p. 5-34.

54 Ibíd., p. 603.

55 Fue publicado en el apéndice de los Tratados espirituales del santo: Cándido de Dalmases (ed.), Francisco de Borja, Tratados espirituales…, p. 481-493.

56 Éstos se encuentran compilados en el manuscrito del ADR, ms. F/60, Alonso Lobo (O.F.M.Cap.), Tratado y espusición hecha sobre la oraçión del paternóster por el muy reberendo padre fray Alonso Lobo de la orden de los descalços hecha anno de MDLXIX, 1569, fol. 116v.o-120r.o, sobre los cuales estamos realizando un estudio más detallado.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Verònica Zaragoza Gómez, « Agencia, escritura y memoria de sor Francisca de Jesús (1497-1557), monja clarisa de la Casa ducal Borja de Gandía »Atalaya [En ligne], 23 | 2023, mis en ligne le 21 mars 2024, consulté le 20 mai 2024. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/6647 ; DOI : https://doi.org/10.4000/atalaya.6647

Haut de page

Auteur

Verònica Zaragoza Gómez

Universitat de València

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search