Skip to navigation – Site map

HomeCall for papersCall for papers - closedImágenes y populismos en las área...

Imágenes y populismos en las áreas romances contemporáneas

Una mera observación de la política europea y americana de las últimas décadas revela una tendencia creciente a la polarización y el retorno del populismo en muchas formas. Lo que tienen en común estos movimientos populistas es la aparición y consolidación de un líder carismático que encarnaría al "pueblo" o defendería sus intereses contra una especie de chivo expiatorio designado como "enemigo": los extranjeros, el imperialismo norteamericano, las élites políticas y económicas, los intelectuales, el modelo capitalista, etc. Aunque el término "populismo" suele tener una connotación negativa que a menudo se relaciona con una forma de "descalificación de las masas" o la consideración de su "inmadurez" política, desde principios del siglo XXI hemos asistido a una revalorización de la noción. Para los partidarios de una crítica radical de la democracia representativa (Laclau, 2005), el populismo no se asimila a una desviación de la vida democrática, sino que constituye una expresión política normal, o incluso un mecanismo regenerador de la participación ciudadana.

Sin embargo, del mismo modo que Patrick Charaudeau (2011) ha analizado las características discursivas del populismo, ¿no se podría hacer lo mismo con respecto a los elementos visuales que transmiten y apoyan el mensaje político destinado al pueblo, con vistas a "crear un pueblo", a "hacer pueblo"? Una de las principales preocupaciones de los movimientos o regímenes populistas, especialmente acentuada en la era de la difusión instantánea de imágenes, ideas y discursos, es en efecto la constitución de una serie de señales de identidad o reconocimiento. Sea para alimentar los discursos políticos o ilustrarlos, sea para complementar estos discursos o reforzar su visibilidad en el espacio público, "el conocimiento visual es un gran refuerzo para pensar en los conceptos de populismo y pueblo a bajo coste" en palabras del sociólogo Maxime Boidy (2017, p.64). Los estudios visuales son relevantes aquí en dos sentidos: en primer lugar, porque plantean la cuestión de la relación entre el texto y la imagen en términos de relaciones de poder; pero también porque invitan a reflexionar sobre las relaciones -o discrepancias- entre la visibilidad óptica (natural) y la visibilidad sociopolítica (cultural).

Los movimientos y regímenes populistas siempre han utilizado representaciones visuales para asentar su ideología y su poder o para ampliar su alcance, ya sean las representaciones de "la gente corriente" frente a "la casta" en los spots de campaña de Podemos o las de "los mismos de siempre" (Rafael Correa, Evo Morales), o el imaginario político creado en torno a algunos de los líderes populistas actuales, especialmente en las redes sociales. En Italia, el MoVimento 5 Stelle no debe considerarse únicamente como un grupo político, sino como una rama del blog del cómico Beppe Grillo y a la vez de la agencia de marketing Casaleggio Associati: es obvio que la imagen mediática desempeña aquí un papel fundamental.

Si Donald Trump ha hecho de Twitter una de las principales herramientas de su comunicación para "romper" con formas más tradicionales de comunicación consideradas desconectadas de las "masas", muchos jefes de Estado latinoamericanos o europeos también han optado por desestimar los medios tradicionales: es el caso de Jair Bolsonaro, cuya imagen online es trabajada activamente por sus hijos en la web, o Nayib Bukele en El Salvador, que hace de las redes sociales uno de los pilares de su comunicación, a contracorriente de los formatos mediáticos tradicionales, llegando así a una amplia audiencia y a veces incluso rechazando categóricamente cualquier planteamiento político.

La tradicional política del discurso parece haber dado paso a una política de la imagen, dirigida directamente al pueblo: a través de las redes sociales, la fotografía, las películas y los reportajes televisivos, los políticos se muestran y se ponen en escena (y en imágenes) ante los ciudadanos, en vez de debatir ante los representantes del pueblo. Al hacerlo, acentúan el poder político de la mirada, la mirada que el pueblo tiene sobre sus líderes, una mirada que controla y vigila su comportamiento (Green, The Eyes of The People, 2010). Una situación en la que los medios de comunicación juegan un papel esencial, en simbiosis con los dispositivos populistas, hasta el punto de constituir, para Yves Citton (2015), un verdadero "régimen mediático".

El populismo articula una pluralidad de demandas sociopolíticas, pero funciona según una lógica de simplificación, que además induce un poderoso componente emocional; el politólogo Arias Maldonado lo recuerda cuando caracteriza el populismo como "la construcción de un pueblo como sujeto político a través de un liderazgo carismático y una estrategia de comunicación basada principalmente en contenidos emocionales" (2016, p. 127). Por lo tanto, se cuestionará la capacidad de las imágenes para captar este poder emocional del populismo.

Pero el populismo no es una categoría exclusivamente política, también atraviesa los campos del saber y del conocimiento, al tiempo que los renueva: "el populismo del saber puede definirse a primera vista como la expresión de una reivindicación democrática en las ciencias o contra la autoridad que éstas reclaman" (Jeanpierre, 2012, p. 154). Este "populismo del conocimiento" no se define tanto por la naturaleza de los objetos estudiados, sino sobre todo por una postura epistemológica renovada. Así, consideraremos los productos de las artes visuales (artes plásticas, fotografía, cine...) más allá de los únicos valores estéticos impuestos por las normas y cánones de belleza, pero también las imágenes producidas y difundidas por los medios de comunicación y las redes sociales, la publicidad y el marketing, la moda, o incluso en el ámbito científico.

Se podrán presentar contribuciones sobre los siguientes temas (la lista no es exhaustiva) aplicados a las zonas de habla española, portuguesa e italiana del siglo XXI:

- imaginario político de los movimientos populistas y las estrategias de comunicación: cualidades del líder, formas de "representación/encarnación" del pueblo, herramientas de movilización

- género y representaciones visuales: masculinidad del líder, feminización de la nación, populismo paternalista...

- populismo y/o demagogia: diferencias de enfoque y percepción

- manipulación de las imágenes, reescritura de la historia y a veces "escepticismo visual" consiguiente

- imaginería populista y componente emocional, ethos y pathos en la comunicación visual

- crítica del populismo a través de las imágenes, por ejemplo, en las viñetas de prensa, el arte callejero y los grafitis, las películas y las series, etc.

- la imagen como expresión de la reivindicación democrática frente a los "saberes dominantes" o las llamadas culturas cultas

- puesta en escena de la política y paso del "pueblo" al "people"

Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search