Navegación – Mapa del sitio

InicioConvocatoriasConvocatorias cerradasPacheco en papel. El maestro de V...

Pacheco en papel. El maestro de Velázquez o el pensamiento del arte

Coordinadores:

  • Elena Escuredo (Universidad Autónoma de Madrid)

  • Hector Ruiz Soto (Université de Lille)

  • Cécile Vincent-Cassy (Cergy Paris Université)

Francisco Pacheco (1564-1644) fue mucho más que el maestro, y después suegro, de Velázquez. No sólo se limitó a cultivar la pintura en aquella “cárcel dorada del arte” (Palomino); formó parte de los círculos de humanistas y eruditos que se fueron desarrollando en Sevilla entre los últimos años del siglo XVI y las primeras décadas de la centuria siguiente. Tuvo un papel importante en las redes literarias y artísticas de la ciudad finisecular e inmortalizó a sus principales representantes en su Libro de Verdaderos Retratos, uno de los manuscritos más célebres del Siglo de Oro por la calidad de los dibujos que lo integran, la semblanza de cada uno de los personajes y la producción poética que los complementa.

Teórico y polígrafo excepcional, practicó por igual la pintura y la poesía. Por ello, no es de extrañar que Antonio Palomino, en su Museo Pictórico, lo presentara como “pintor especulativo, filósofo, docto, erudito, modesto, poeta, escritor y maestro de Velázquez”. Como escritor modesto, calidad en la que hace hincapié Palomino, Pacheco publica poco en vida, apenas un capítulo de su Arte de la pintura, en fecha desconocida, reflejo de una polémica con El Greco, y algún que otro paratexto, como un elogio de Lope de Vega en los preliminares de la Jerusalén conquistada. Es, en lo esencial un autor del mundo del manuscrito, como lo muestran sus cartapacios, verdaderos archivos, según dice él mismo, “de graciosidad y erudición”. Considerar a Pacheco a través de su trabajo de escritura, de su paciente coleccionismo de escritos, poéticos o eruditos, y a través del papel, en el que escribe, dibuja y apenas publica, es contemplar al autor en la fábrica misma de su personalidad artística: en la fábrica de un pintor, quizá algo seco, como decían las malas lenguas, pero cuya erudición sí fue respetada por literatos y poetas contemporáneos. Llegó a publicar dos poemas en las Flores de poetas ilustres de Espinosa, además de los muchos que publicó en su Arte de la pintura. Pero quizá su mayor labor literaria sea la labor editorial: buena prueba de la modestia que subrayaba Palomino.

Asimismo, Pacheco fue coleccionista de poesía en libros manuscritos como el de las Poesías varias, fechadas en el año 1631, el Ms Span 56 de la Houghton Library de Harvard, catalogado por Juan Montero. También recopiló poemas, entre ellos varios de su amigo Francisco de Rioja, en el manuscrito 3888 de la BNE, en parte editado por Begoña López Bueno en su edición de Rioja. Tuvo entre sus archivos los sonetos de Juan de Arguijo con correcciones de Francisco de Medina. Pero su archivo manuscrito de la poesía áurea culmina con la conservación y el cuidado de la impresión de la poesía de Fernando de Herrera, publicada en 1619 bajo el título de Versos de Fernando de Herrera enmendados y divididos por él en tres libros.

Su obra incluye pinturas, dibujos, grabados y manuscritos, que conforman una idea de arte especialmente rica y culta. Es, quizá, su Arte de la pintura (1649), publicado póstumamente, la obra que más prestigio y reconocimiento le ha dado desde el papel: “seguramente el tratado artístico más completo e interesante del siglo XVII”, en palabras de Bonaventura Bassegoda, autor de la completísima edición crítica que abrió el camino para su relectura e interpretación, con la que ofreció claves sustanciales y fundamentales al tiempo que invitó a continuar descubriendo al personaje, sus ideas, sus preocupaciones y sus intenciones.

Estudiado hoy en día desde diferentes disciplinas, en particular la Literatura y la Historia del Arte, Pacheco despierta un interés renovado pero disperso. Buena parte de su obra permanece inédita, y nuevos dibujos siguen apareciendo, engrosando así su catálogo: evidencias de una fecunda e inagotable producción.

Sobre el ideal de integración de las artes, recordaba Pacheco que “la poesía también, a su modo, imita con palabras, aunque no como el pintor con líneas, y colores: y tal vez se llama el poeta pintor y pintor el poeta”. El camino que se traza de una a otra, y de otra a una, genera una poliédrica multiplicidad de estudios, enfoques y perspectivas con los que abordar su obra en papel, literaria y artística, en un afán por seguir descubriendo al dibujante, al pintor, al poeta y al tratadista que fue, desde una óptica interdisciplinar que esté a la altura del pensamiento del arte que legó a Velázquez.

Ejes temáticos:

Línea y expresión: Pacheco y el dibujo como fundamento

Manuscritos de Pacheco: estudio, análisis y edición

Relectura y nuevas aportaciones al Arte de la Pintura

Pacheco y cultura visual de la Sevilla finisecular: entre la ortodoxia y la heterodoxia

Velázquez a través de Pacheco: lectura inferencial del maestro en su discípulo

Ut pictura poesis

Pacheco y la literatura de su tiempo

Envío de propuestas:

Las propuestas (título y resumen de unas 300 palabras, con una breve presentación bio-bibliográfica) deberán enviarse antes del 15 de mayo de 2023 a la dirección siguiente:

cfp.atlante.pacheco@gmail.com

Las decisiones de aceptación se comunicarán en junio de 2023.

1 de septiembre de 2023: fin del plazo de recepción de la primera versión.

Noviembre de 2023: envío de evaluaciones.

15 de diciembre de 2023: recepción de los artículos definitivos.

Primavera de 2024: publicación.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search