Navigation – Plan du site

AccueilAppels à contributionAppels en coursNúmero 23, otoño de 2025 – Muerte...

Número 23, otoño de 2025 – Muerte de las palabras & palabras sobre la muerte

Fines y finales de vida en la(s) lengua(s) y en el/los discurso(s)

La metáfora biológica o vitalista…

Pensar el funcionamiento y la evolución de las lenguas en términos de vida y muerte no es un motivo nuevo, al contrario: la metáfora biológica o vitalista, que consistía en comparar las lenguas con organismos vivos, estuvo especialmente de moda en el siglo XIX. A. Schleicher, por ejemplo, comparó las lenguas con "organismos naturales que, fuera del control humano y según leyes determinadas, nacen, crecen, se desarrollan, envejecen y mueren" (1868); A. Darmesteter utilizó la misma metáfora en su libro La vie des mots (1887), en el cual estudió los procesos neológicos y los cambios de significado como formas de nacimiento, evolución y muerte de las palabras. A finales del mismo siglo, esta metáfora suscitó numerosos debates y críticas (Bréal 1887), cuya virulencia podría tomarse como prueba de un cambio profundo en la manera de concebir la lengua: según Auroux (1979), ésta habría pasado entonces "del estatuto de organismo natural al de institución"; una institución social comparable al "dinero", otra metáfora milenaria que se redescubrió para sustituir a la primera (Rey 2008).

… y sus renovaciones actuales

Sin embargo, la metáfora biológica sigue utilizándose ampliamente en la conversación cotidiana, y ha sido particularmente visible en los debates recientes en torno a ciertas innovaciones léxicas o morfosintácticas populares y creativas, como la escritura inclusiva. El 26 de octubre de 2017, la Académie française declaró que la lengua francesa estaba "ahora en peligro de muerte", mientras que el colectivo les linguistes atterrées (2023) ve estas innovaciones como un signo de la vitalidad de la lengua francesa. También podemos pensar en los movimientos de revitalización de las lenguas en peligro, ideados con el fin de resistir a la muerte de las lenguas (Hagège 2000) y que añaden un elemento nuevo a la oposición clásica entre lenguas vivas y muertas. Estos temas de actualidad reavivan la metáfora biológica de la vida y de la muerte en lingüística, actualizándola con cuestiones políticas y sociales que merecen ser analizadas.

Además, desde un punto de vista teórico, esta misma metáfora puede verse renovada por el reciente diálogo establecido con las ciencias de la vida por los enfoques enactivistas o enactivizantes en lingüística (Bottineau 2017). Paradigma fundado por los biólogos chilenos Maturana & Varela, la enacción echa raíces en un cuestionamiento de la naturaleza de lo vivo; éste se caracteriza por su capacidad de regenerar sus propios componentes, del mismo modo que un árbol pierde sus hojas en otoño y las regenera en primavera, o como las células del cuerpo humano mueren y se regeneran una tras otra. Una lengua muerta, por oposición a una lengua viva, quizá no sea sólo una lengua que ya no "se habla", sino también y sobre todo una lengua cuyos componentes ya no se renuevan; una lengua que ya no ve morir algunas de sus palabras, estructuras y morfemas, mientras se crean otros nuevos a medida que los hablantes interactúan entre sí. Ciertamente, una lengua viva no es en modo alguno comparable a un cuerpo vivo encerrado biológicamente en una membrana o una piel, con un nacimiento y una muerte que pueden fecharse con precisión; pero sí se caracteriza por una dinámica de renovación permanente, como resultado de las interacciones entre múltiples individuos. De estas interacciones surge el conjunto coherente y siempre cambiante que es la lengua, el sistema lingüístico, de una manera probablemente comparable a la de muchos otros sistemas vivos complejos, desde el vuelo de estorninos hasta el banco de peces, pasando por el hormiguero o la colmena.

Estudiar la obsolescencia y la muerte de ciertos componentes de una lengua, interesarse en los puntos de inflexión de ciertos microsistemas, permitirá observar cómo funcionan estas dinámicas.

Vida y muerte de los signos: funcionamiento del sistema, de los significantes

La cuestión del fin de la vida de ciertas formas lingüísticas, y de la perpetua renovación de las lenguas entre neología y obsología, interesó a J.-C. Chevalier y M.-F. Delport; ésta escribe por ejemplo, en su introducción al volumen La fabrique des mots:

¿No podríamos, en definitiva, ver la historia de la lengua como una neologización continua que opera a distintas velocidades, en la que el espacio dejado por la desaparición de una palabra (llamémoslo "obsología") crea un "espacio en blanco" en el sistema, que es en sí mismo una neología? Se pueden concebir cuatro casos teóricos: neología con dos caras, el "espacio en blanco" y lo que lo sustituye; neología consistente en una supresión y una creación correlativa; creación sin supresión; supresión sin creación compensatoria (M.-F. Delport 2000: 5-6).

Se plantean varias cuestiones teóricas. Postular la existencia de un "espacio en blanco" en un sistema es concebir el sistema "lingüístico" como preexistente a los signos, que servirían entonces para rellenarlo. Significa concebir un sistema preconstruido de representación del mundo, común a todas las lenguas, que cada lengua no tendría más que instanciar con sus propios significantes. Otra visión de las cosas es posible si aceptamos que las redes significantes son las que construyen el sistema; si aceptamos que estas redes significantes establecen por sí mismas un orden de representación que no está controlado por una estructuración previa del mundo y/o de la mente. Esto es lo que nos invitan a hacer las recientes exploraciones en el campo de la lingüística del significante. Poner al significante "al mando" implica un replanteamiento profundo de la noción de sistema lingüístico y de su funcionamiento como sistema vivo complejo. ¿Debemos considerar que la muerte de una forma o estructura gramatical significa el empobrecimiento de un sistema de representación preestablecido? ¿Sentimos la necesidad de sustituir el signo perdido por otro (con el cual sería entonces intercambiable desde cierto punto de vista)? ¿O, por el contrario, es la muerte de una forma el signo de la instauración de otro orden, que da lugar a la aparición de otro sistema de representación?

Por último, si el significante es el motor de la construcción del significado, la observación de la forma misma de las palabras –la lectura de los significantes– puede darnos acceso a ciertas conceptualizaciones que los hablantes se dan a sí mismos: podríamos fijarnos en la forma en que las distintas lenguas expresan el fin o el final (precisamente, fin vs. final en español, o al fin y al cabo, finalmente, después de todo, a la postre; enfin, en fin de compte, au bout du compte, finalement... en francés, y muchas otras expresiones).

Objetivos del número

El objetivo de este número es, pues, problematizar las aplicaciones actuales de la noción de fin(es) y final(es) de vida a los sistemas lingüísticos y examinar las cuestiones teóricas y epistemológicas, o políticas y sociales, que están en juego.

Las distintas contribuciones podrán centrarse, en particular, en los siguientes temas (no exhaustivos) :

  • Epistemología y discusión de la metáfora biológica y vitalista en lingüística;

  • Análisis del discurso: cuestiones políticas de la metáfora biológica en los discursos sobre la muerte de las lenguas, las palabras o las lenguas en peligro;

  • Estudios de caso de "obsología": muerte de una forma, de un microsistema en diacronía;

  • Reflexiones sobre los límites y las fronteras de un sistema desde un punto de vista diacrónico (permanencia, identidad y renovación de un "estado de lengua" a otro), o incluso desde un punto de vista diatópico (porosidad de las fronteras en el contexto del "contacto de lenguas");

  • Estudios semánticos y pragmáticos sobre el léxico y la fraseología en torno a los fin(es) y final(es) en las lenguas románicas.

Información práctica

  • Las propuestas de artículos (título y resumen de unas 300 palabras), acompañadas de una breve nota biográfica, deberán enviarse antes del 15 de julio de 2024.

  • Las decisiones de aceptación se comunicarán a los autores antes del 15 de septiembre de 2024.

  • Una vez aceptada la propuesta de artículo, las contribuciones deberán enviarse a marine.poirier@univ-lille.fr antes del 15 de diciembre de 2024. Los autores deberán respetar estrictamente las normas de presentación disponibles en https://journals.openedition.org/atlante/1302

  • Los artículos se someterán a la valoración del comité científico, y la evaluación se devolverá a los autores el 15 de marzo de 2025.

  • La versión final del artículo se enviará antes del 15 de junio de 2025.

Bibliographie

Auroux Sylvain, 1979, « La querelle des lois phonétiques », Lingvisticae Investigationes, 3/1, p. 1-27.

Badir Sémir, Polis Stéphane, Provenzano François, 2016, « Actualités du modèle darwinien en linguistique », dans Cl. Blanckaert, J. Léon et D. Samain (éds.), Modélisations et sciences humaines. Figurer, interpréter, simuler, Paris : L’Harmattan, p. 271-288.

Blestel Élodie & Fortineau-Brémond Chrystelle, 2015, « La linguistique du signifiant : fondements et prolongements », Cahiers de praxématique, 64, en ligne : https://journals.openedition.org/praxematique/3799.

Bottineau Didier, 2017, « Langagement (languaging), langage et énaction, a tale of two schools of scholars : un dialogue entre biologie et linguistique en construction », Signifiances (signifying), 1/1, p. 11-38.

Bréal ([1887] 2005), « L’histoire des mots », dans Essai de sémantique, Limoges : Lambert-Lucas.

Cerquiglini & Pruvost, 2017), Les mots disparus de Pierre Larousse, Paris : Larousse.

Chevalier Jean-Claude, Launay Michel & Molho Launay, 1984, « La raison du signifiant », Modèles linguistiques, 6/2, p. 27-41.

Costa James (éd.), 2013, Enjeux sociaux des mouvements de revitalisation linguistique, numéro de la revue Langage & Société, n°145.

Darmesteter Arsène, 1979 [1887], La vie des mots étudiée dans leurs significations, Paris : Champ Libre.

Delport Marie-France, 2000, « Avant-propos », La fabrique des mots : la néologie ibérique, Paris : Sorbonne Université Presses, p. 5-6.

Dostie Gaetane, Diwersy Sacha & Steuckart Agnès (dir.), 2021, Entre viellissement et innovation : le changement linguistique, numéro 82 de la revue Linx. Revue des linguistes de l’université Paris X Nanterre, en ligne : https://journals.openedition.org/linx/7340.

Duchêne Alexandre & Heller Monica (éd.), 2012, Language in Late Capitalism : Pride and Profit, Routledge.

García Mouton Pilar & Grijelmo Álex, 2011, Palabras moribundas, Madrid : Taurus.

Haboud Bumachar Marleen, 2023, « Desde la documentación activa a la revitalización contextualizada: experiencias con comunidades kichwahablantes en Ecuador », International Journal of the Sociology of Language, 280, p. 91-134.

Hagège Claude, 2000, Halte à la mort des langues, Paris : Odile Jacob.

Launay Michel, 2003, « Note sur le dogme de l’arbitraire du signe et ses possibles motivations idéologiques », Mélanges de la Casa de Velázquez, 33-2, p. 275-284, https://journals.openedition.org/mcv/227.

Les linguistes atterrées (collectif), 2023, Le français va très bien, merci, Paris : Gallimard.

Luhmann Niklas, 2010, Systèmes sociaux : esquisse d’une théorie générale, trad. Lukas Sosoe, Québec : Presses de l’Université Laval.

Maturana Humberto & Varela Francisco, [1972] 1994, De máquinas y seres vivos. Autopoiesis : la organización de lo vivo, Santiago de Chile, Lumen.

Maturana Humberto & Varela Francisco, 1999, El árbol del conocimiento, Las bases biológicas del entendimiento humano. Madrid, España debate (3e éd.).

Maturana Humberto, 1978, “Biology of Language : the Epistemology of Reality”, in George A. Miller and Elizabeth Lenneberg (eds.), Psychology and Biology of Language and Thought: Essays in Honor of Eric Lenneberg, New York, Academic Press, p. 27-63.

Maturana Humberto, 1988, “Ontology of Observing : the Biological Foundations of Self-Consciousness and of the Physical Domain of Existence”, in Rod Donaldson (ed.), Texts in cybernetic theory : an in-depth exploration of the thought of Humberto Maturana, William T. Powers, and Ernst von Glasersfeld, Felton, American Society for Cybernetics (ASC), p. 1-53.

Morvan Malo & al. (org), 2023, colloque La métaphore biologique dans les discours sur les langues, Université de Tours, 16-17 novembre 2023.

Pagès Stéphane (dir.), 2017, Submorphologie et diachronie dans les langues romanes, Aix-en-Provence : Presses Universitaires de Provence.

Pivot Bernard, 2004, 100 mots à sauver, Paris : Albin Michel.

Poirier Marine, 2021, La coalescence en espagnol. Vers une linguistique du signifiant énactivisante. Limoges : Lambert-Lucas.

Raimbault Jean-Claude, 2006, Les disparus du XXe siècle : les 10 000 mots disparus, les 18 000 mots apparus au XXe siècle, Nantes : Éditions du temps.

Rey Alain, 2008, « Les mots, des immortels ? », préface à Héloïse Neefs, Les disparus du Littré, Paris : Fayard.

Roussillon René, 2012, « Fonctions des métaphores biologiques », Libres cahiers pour la psychanalyse, 25, p. 59-82.

Schleicher August, 1868, La théorie de Darwin et la science du langage. De l’importance du langage pour l’histoire naturelle de l’homme (trad. Pommeyrol), Paris : librairie A. Franck.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search