Navigation – Plan du site
Babel-Littératures plurielles n° 38 (2ème semestre 2018)

La guerra futura : lecturas francófonas e hispánicas, siglos XIX y XX

José García-Romeu, Laure Lévêque et Mariano Martín Rodríguez

Presentación

El paso de los siglos XIX a XX ve prosperar un subgénero literario, derivado de la novela de anticipación : el relato de las guerras futuras.

Difundido ampliamente por la edición popular, conoce un importante éxito en Europa en los años 1870-1914 durante los que, tanto en Francia y en Gran Bretaña como en Alemania, se produce una abundante literatura de anticipación guerrera. De inspiración a veces patriótica otras apocalíptica, dichas ficciones ponen un énfasis particular en la tecnología y sacan a luz un arsenal temible, convencidas de que una guerra en Europa es ineludible, a más o menos corto plazo.

En víspera de la caída del segundo Imperio, nostálgico de las esperanzas encarnadas por 1848 que habían sido arrasadas en un contexto nacional e internacional muy dicotómico, Jules Verne escribía :

he aquí el balance del Imperio tras dieciocho años de poder : mil millones para la banca, más comercio, más industria. Ochenta valores en la Bolsa que no aportan nada, descontando los que seguirán derrumbándose. Una ley militar que nos hace retroceder a la época de los hunos y de los visigodos. Estúpidas guerras en perspectiva.

Y esa es exactamente la lección que, de Albert Robida a Gustave Le Rouge, recordarán los émulos de un Verne vocero crítico del cientificismo y de sus notables extravíos, cuando las preocupaciones originadas por las amistades peligrosas entre los trusts –encarnación del capitalismo todo poderoso–, la ciencia (era eléctrica, progreso de la balística…) y un nacionalismo agresivo adoptado por una clase política oportunista e irresponsable engendran La Guerre au XXe siècle (Robida, 1869, 1883, 1887) e incluso la guerra del siglo XXIX, con La Journée d’un journaliste américain en 2889 (Verne, 1889), en que, por cierto, el equilibrio del terror lograra neutralizar los conflictos armados, pero en beneficio de una sociedad fascistoide gobernada por un inquietante soft power.

Asociando la internalización de los conflictos a la destrucción industrial de masa, esas cuestiones inspiran a la vez a militares atraídos por la narrativa (Émile Driant, alias capitaine Danrit) y novelistas aficionados en especulaciones tecnológicas (por ejemplo, Jules Verne). Sumergidos en el terrorífico espectáculo de las guerras modernas –guerra de Secesión estadounidense, guerra de 1870 contra Prusia, guerra ruso-japonesa (1904-1905)…– expuestas por los primeros corresponsales y las primeras fotografías de prensa, dicha literatura deriva también, directamente, de la aventura colonial que suscita, a través del encuentro brutal con civilizaciones extrañas, discursos igualmente exóticos, y proyecciones que rubrica por ejemplo el ciclo narrativo de Marcel Barrière, La dernière épopée, constituido por Le Monde noir, roman sur l’avenir des sociétés humaines (1909) y La nouvelle Europe, anté-histoire de la dernière guerre (1911).

En el voluminoso corpus producido, se manifiestan las preocupaciones y las representaciones ideológicas de la época : el peligro amarillo (Danrit, L’invasion jaune, 1905 ; Pierre Giffard, La guerre infernale, 1908), el desquite contra Alemania (Jules Verne, Les Cinq cents millions de la Bégum, 1879), la guerra de civilizaciones y de razas (Danrit, L’invasion noire, 1895), la oposición entre mundo industrial y mundo tradicional… Por esencia agonística, esta literatura presta suma atención a los desarrollos sociales inducidos por tales mutaciones y no ignora en nada todo lo que atañe a la guerra social, como lo señalan las prospectivas de Émile Pataud o de Émile Pouget, Comment nous ferons la révolution (1907) o Demain (1911).

En Francia, después de que la realidad haya superado la ficción, el género cae en desuso a partir de 1918, ya que el heroísmo y el patriotismo que lo sustentaban se vuelven literalmente ilegibles para los sobrevivientes de la gran masacre. Se desarrolla en cambio en otros países y en particular en España, donde este tipo de ficción floreció coincidiendo sobre todo con la Gran Guerra –después sin embargo de que se hubieran expresado las especulaciones de autores atentos a los signos anunciadores de la guerra de 1898 contra los Estados Unidos (Manuel Montero y Rapallo, La batalla naval de Manila, 1896 ; Nilo María Fabra, La guerra de España con los Estados Unidos, 1897). Como España era un país neutral y su literatura no estaba sometida a censura por razones bélicas, hubo varias novelas publicadas durante la contienda que se interesaron por el posible curso futuro de la Gran Guerra, unas a favor de los aliados y otras de los imperios centrales, más algunas neutralistas, como la humorística Don Quijote en la guerra, de Elías Cerdá (1915).

En cambio, al contrario de lo que se puede observar en Francia, el tema del « peligro amarillo » es inexistente. No así el del « peligro verde », tema de varios relatos sobre una nueva invasión islámica de la Península Ibérica, como la novela de Nicolau M. Rubió i Tudurí, escrita en francés, Le Réveil de l’Afrique (1936). También en los años treinta del pasado siglo se dieron a conocer importantes fantasías admonitorias sobre próximas guerras apocalípticas, entre las cuales Después del gas de David Arias (1936).

En América Latina, y en Hispanoamérica en particular, el imperialismo anglosajón y la denuncia del hecho colonial inspiraron ensayos prospectivos. Los autores representaron allí guerras terminales entre indígenas y europeos (Luis Valcárcel, Tempestad en los Andes, 1927) o entre mestizos hispano-indígenas y blancos anglosajones (José Vasconcelos, La raza cósmica, 1925) así como entre latinoamericanos y angloamericanos (Carlos Gagini, La caída del águila, 1920). Mas, paralelamente a esas tesis estrictamente autóctonas, ideas y fenómenos propios a Europa inspiraron igualmente a los escritores del Nuevo Mundo : el « peligro amarillo » (Adrián del Valle, Los diablos amarillos, 1912 ; Manuel Ugarte, El camino de los dioses, 1926) y la Gran Guerra, estallido de barbarie que descalificó la civilización cuyo modelo las Américas pretendían emular. A partir de la carnicería de 1914-1918, se imaginan pues con pesimismo las masacres futuras (Vicente Huidobro, La próxima, 1934), a veces con una lucidez perturbadora capaz de anticipar el genocidio nazi (Roberto Arlt, Los siete locos, 1929).

El relato de las guerras futuras, que identifica un adversario y que imagina un enfrentamiento radical y definitivo, ofrece una entrada particularmente pertinente para comprender los terrores y los fantasmas de una época : jerarquía de las razas y de las civilizaciones, colonialismo y anticolonialismo, peligros tecnológicos… El estudio de tales textos permitirá comprender mejor, pues, el telón de fondo ideológico y cultural sobre la que se ha originado un género históricamente tan determinado. Por otro lado, el encuentro de dos perspectivas, la francófona y la hispanohablante –que se podrán extender a otros países y a otras regiones que los que están citados en esta circular (Quebec, África francófona…)– develará seguramente, no solo tendencias comunes y universales, sino también diferencias esclarecedoras.

  • Logo Laboratoire Babel
  • Logo Université de Toulon
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals