Navigation – Plan du site
De la tentation autoritaire à la tentation messiannique

Le Réveil de l’Afrique, de Rubió, y las fantasías literarias sobre el « peligro verde » en Francia y España (1871-1939)

Mariano Martín Rodríguez
p. 145-172

Résumés

La fantaisie consacrée à une nouvelle invasion musulmane de l’Europe et visant donc un « danger vert », parallèle au « danger jaune » (et au « danger rouge » intra-occidental), produisit quelques intéressantes manifestations romanesques en France et en Espagne entre 1871 et 1939. Conjointement à des récits conventionnels signés par Danrit y Rubio Coloma, certaines œuvres eurent recours à des genres discursifs documentaires dans le but de doter ces fantaisies guerrières d’une vraisemblance et d’une crédibilité plus grande, comme l’historiographie (fictive) de Spronck ou le reportage journalistique de Rubió. Ce dernier publia en France Le Réveil de l’Afrique (1936), qui aborde le thème de l’invasion future depuis l’Afrique à partir d’un point de vue tolérant, très actuel, et une forme qui exploite avec habileté les discours factuels, au service de la fantaisie spéculative et de la réflexion géopolitique.

Haut de page

Texte intégral

1. Anticipación y « peligros »1

  • 1 Este trabajo se ha realizado en el marco del proyecto HAR2015-65957-P del Plan Nacional de I+D+i de (...)

1Desde que la Revolución Industrial aceleró el ritmo del cambio tecnológico y, en consecuencia, económico y social, la imaginación del futuro adquirió un peso creciente en la literatura de ficción. La anticipación sociohistórica constituye el núcleo de numerosas obras, en las que son las sociedades, y los individuos sobre todo como representantes simbólicos de ellas, quienes protagonizan el mundo posible ficticio que el escritor visionario ofrece a sus lectores como panorama del porvenir. Al hacerlo, la expresión literaria de la fantasía anticipatoria suele tener un objeto que supera el mero fin estético. Este radicaría ahí en la explotación del exotismo de la novedad tecnológica y social presentida, pero ya expuesta ficcionalmente como ya existente, en el presente e incluso en el pasado, desde la perspectiva ilusoriamente factual del futuro, tal como se manifiesta retóricamente mediante variados recursos que persiguen generar un efecto de realidad que lo haga plausible. Este procedimiento, que persigue estimular la curiosidad de los lectores y, a menudo, suscitar el sentimiento estético de lo sublime que caracteriza la ciencia ficción y sus precedentes históricos, suele desempeñar también otras funciones en el plano intelectual. En primer lugar, y a diferencia de la futurología meramente hipotética o de la profecía expresadas mediante los tiempos verbales del futuro, la anticipación ficcional describe y narra la evolución y el resultado de unas tendencias actuales (del presente de la escritura) que comentan mediante el ejercicio de la fantasía especulativa, esto es, de la « imaginación razonada », según la feliz fórmula borgiana aplicable a todo esta clase de ficciones. Al poner ante los ojos de los lectores contemporáneos hipótesis del porvenir como ya realizadas, se acentúa el valor admonitorio de la obra. Esta invita a considerar el presente desde la perspectiva del porvenir, e insta a extraer de la complejidad de lo actual las causas y las circunstancias que darán lugar al universo prospectivo presentado. Una vez delineada ficcionalmente la línea histórica que une la actualidad y el futuro del mundo referencial, esto es, el pasado y el presente del mundo ficcional en la anticipación literaria, es relativamente sencillo deducir el mensaje : si el porvenir es positivo eutópico, se trata de seguir el camino trazado ; si lo es negativo o cacotópico, se trataría entonces de hacer todo los posible para evitarlo, eliminando sus causas en el presente. Pero, ¿cómo hacerlo ?

2Las respuestas varían según el tipo de anticipación. A veces, cualquier medida preventiva es imposible, por ejemplo, cuando lo narrado es el desarrollo y las consecuencias de un desastre natural o histórico de una magnitud tal que supera cualquier posibilidad humana de actuar con éxito, por ejemplo, la invasión marciana en The War of the Worlds [La guerra de los mundos] (1898) de Wells, o la catástrofe geológica de « Le Nouvel Adam » [El nuevo Adán] (1910) de Verne. A esta literatura (post)apocalíptica se contraponen las ficciones en las que el fin admonitorio no se disuelve en el espectáculo sublime del fin ineludible, sino que constituye un acicate para la acción. En las anticipaciones políticas, parece bastar con impedir que la ideología o movimiento sociopolítico de que se trate alcance, junto con el poder, la posibilidad de aplicar sus doctrinas en la práctica y, por lo tanto, de construir lo que se ofrece como una pesadilla humana y social, por ejemplo, el mundo sometido a la tiranía del comunismo postmarxista integral en distopías como Sentimental Club (1909), de Ramón Pérez de Ayala, o las clásicas de Zamiatin u Orwell posteriores a la revolución bolchevique. En las anticipaciones bélicas, al menos desde The Battle of Dorking [La batalla de Dorking] (1871) de George Tomkyns Chesney, se trata de preparar tanto a los Gobiernos como a la opinión pública para la defensa ante posibles ataques armados externos, cuya descripción narrativa sirve para señalar las deficiencias propias denunciadas, así como la manera de solventarlas.

  • 2 También existe un «peligro negro» en la ficción, pero suele asociarse al verde islámico, como verem (...)

3Estos tres grandes grupos de anticipaciones, a las que cabría añadir las que abundan más bien en el desarrollo tecnológico y sus ventajas y peligros potenciales, se suelen combinar en un grupo particular de ficciones prospectivas centradas en un « peligro » que no afectaría a la Tierra o a la especie humana en su conjunto, sino a una civilización entera, a la que haría desaparecer mediante su pleno sometimiento como condición previa a su sustitución por una civilización rival conquistadora. Tal sometimiento es, en primer lugar, bélico, aunque suele presentarse también como la consecuencia de un proceso de descomposición política y cultural de la civilización vencida, que es lo que facilita primero la invasión y luego la incapacidad de resistir al proceso de reemplazo, que se efectúa con mayor o menor rapidez. La decadencia económica, política y cultural de una civilización permite a los « bárbaros » imponer la suya. Solo una reacción revitalizadora y afirmativa de lo propio podría evitar el futuro temido y ya realizado en la ficción anticipatoria, un futuro tanto más verosímil por cuanto parece contar con analogías en la Historia del mundo real, tanto pasada como presente. Así ocurre con los tres grandes « peligros » que han rondado a la civilización occidental moderna en la ficción, el « peligro rojo, el « peligro amarillo » y el « peligro verde »2.

4El rojo se refiere a la sustitución del orden individualista, capitalista y liberal por otro colectivista tras un movimiento revolucionario. La Comuna de París ya había anunciado que tal sustitución haría tabla rasa, incluso físicamente, de la civilización occidental imperante, y la revolución rusa de octubre de 1917 había demostrado que una revolución tan radical era posible y que su natural tendencia al expansionismo, propia de una ideología universalista, representaba una amenaza geopolítica real. La imaginación de una invasión roja que arrasaría todo a su paso encontró una expresión célebre ya en 1921 en La Cavalière Elsa [La amazona Elsa], de Pierre MacOrlan, antes de inspirar la novela monumental de Stanisław Ignacy Witkiewicz Nienasycenie [Insaciabilidad] (1930). En esta última, la ola revolucionaria no es ni siquiera interna a Europa o el Occidente en general, ya que el nuevo orden lo traen los ejércitos del Asia oriental. El « peligro rojo » se combina ahí con el « peligro amarillo », que remitía históricamente a las invasiones mongólicas en la Europa medieval, pero que más bien era, modernamente, el espejo invertido del colonialismo occidental. Los europeos habían podido avasallar un imperio tan antiguo y poblado como China e imponerle su civilización, al igual que estaba ocurriendo con un Japón en rápida modernización occidentalizante. Nada impedía pensar que Asia pagaría a Europa con la misma moneda, una vez que se hiciera con aquello que había facilitado el triunfo militar y económico de la civilización occidental. Una vez alcanzada la igualdad tecnológica y organizativa, su superioridad numérica permitiría a los asiáticos arrollar Europa y colonizarla también poblacionalmente.

5La conciencia de la fragilidad esencial de la empresa colonial blanca en el Asia oriental inspiró numerosísimas anticipaciones ficcionales de la derrota de la civilización europea ante la asiática, tales como la novela que lleva el título muy significativo The Yellow Wave : A Romance of the Asiatic Invasion of Australia [La ola amarilla : Novela sobre la invasión asiática de Australia] (1895), de Kenneth Mackay, o la adaptación a la materia geopolítica de la escritura épico-profética del Zarathustra nietzscheano realizada por Iwan Gilkin en Jonas (1900), quizá la obra en francés más original dedicada al « peligro amarillo », junto con otra publicada ese mismo año, « Le Napoléon jaune (hypothèse historique) » [El Napoleón amarillo (hipótesis histórica)], de Jules Clarétie. Esta, que se presenta como el resumen de una novela del propio autor pensada y no escrita [Martín Rodríguez, 2017] es un verdadero compendio de las narrativas sobre invasiones de Europa por los pueblos de color, pues a la conquista y avasallamiento de este continente por los asiáticos sucede la invasión negra, « les fourmis noirs après les fourmis jaunes » [las hormigas negras después de las hormigas amarillas] (Clarétie 1900 : 244). Los africanos representan ahí la otra gran fuerza demográfica percibida como amenazante para la persistencia de la población y la civilización autóctonas europeas. Sin embargo, no cabe hablar ahí de « peligro negro », porque Clarétie menciona a un « Mahdi » como dirigente y líder de los invasores africanos. A diferencia de la invasión integral asiática, los negros solo aportarían su masa al expansionismo de otra civilización no occidental percibida tradicionalmente como rival de esta, la musulmana. En Clarétie y en muchas otras fantasías anticipatorias sobre el « peligro verde », es un África islamizada la que podría invertir también en este caso el proceso colonizador.

  • 3 La belicosidad japonesa en este período no solo fue factual. También abundaron en ese país las anti (...)
  • 4 No obstante, hubo una breve resurrección de la temática propiamente dicha en la década de 1980, coi (...)
  • 5 Hubo un pequeño precedente anterior a esta época. En L’An 5865, ou Paris dans quatre mille ans [El (...)
  • 6 En otros países con gran cultivo de la anticipación bélica, tales como Gran Bretaña [Clarke] y Alem (...)

6La revuelta de Muhammad Ahmad, el autoproclamado Madhi que se había opuesto a los ocupantes europeos en Sudán desde 1881, con mucho más éxito que lo harían los boxers chinos, era un recordatorio de que la revitalización geopolítica y militar de la civilización islámica podía ser tan súbita y sorpresiva, en términos históricos, como la propia expansión musulmana en la Europa sudoccidental lo había sido siglos antes, con la diferencia de un mayor número de invasores esta vez, gracias a la demografía africana. No obstante, las condiciones objetivas hacían mucho menos verosímil el « peligro verde », ya que ningún país de mayoría musulmana ha tenido en la época moderna la capacidad de reacción del Asia oriental, empezando por Japón3, y por eso el « peligro verde » tuvo una presencia menor en las literaturas occidentales en la época dorada de las ficciones sobre guerras futuras, entre 1871 (fin de la guerra franco-prusiana) y 1939 (inicio de la Segunda Guerra Mundial). En realidad, el auge del « peligro verde » en la literatura europea es reciente y adopta a menudo formas ajenas a la anticipación bélica4, tal como sugieren obras de gran éxito como la novela distópica 2084 : la fin du monde [2084 : El fin del mundo] (2015), de Boualem Sansal, o la de política-ficción Soumission [Sumisión] (2015), de Michel Houellebecq. En ambas novelas, el peligro es interno y más de orden ideológico que demográfico. Pese a los temores ligados al grand remplacement [gran sustitución] de la población europea autóctona por la constituida a raíz de la migración masiva desde las otras orillas del Mediterráneo, se trata ahora sobre todo de señalar las posibles consecuencias del éxito de las doctrinas islamistas, como master narrative [gran relato] amenazadora que sustituiría al comunismo en repliegue. En cambio, las fantasías sobre el « peligro verde » escritas en el período de mayor cultivo de las anticipaciones de guerras futuras5 se clasifican más bien en este último macrogénero temático, ya que lo que se narra en ellas corresponde a la estructura típica de sus argumentos : a un rearme material del rival geopolítico sucede la invasión por este del territorio considerado propio por los lectores a quienes se dirige primeramente la ficción, esto es, a los compatriotas del escritor. Esta invasión (o conato de ella) es finalmente rechazada, o no, tras una serie de enfrentamientos de carácter puramente bélico que se narran con mayor o menor detalle. En el caso del « peligro verde », los países invadidos por las huestes musulmanas son, a menudo, España y Francia, esto es, aquellos con un contacto más íntimo con la civilización musulmana de África, en el pasado medieval (de Guadalete a Poitiers) y en el presente, a raíz de las guerras y conquista de Argelia y Marruecos6.

2. El « peligro verde » : novelas

7La técnica literaria utilizada para narrar la invasión islámica, que lo más a menudo empieza por Andalucía para subrayar la analogía con un pasado grabado a fuego en la conciencia histórica europea, es la habitual en la anticipación bélica coetánea. Por una parte, los escritores que se dirigen, en principio, a un lectorado masivo recurren a un discurso novelístico convencional, propio de la novela « popular » o, mejor dicho, comercial. Su escritura alterna descripción, narración y diálogo en las dosis comúnmente aceptadas. La tipificación de los personajes, cuya catadura moral tiende al maniqueísmo, se combina con unas tramas que suelen confirmar los prejuicios comunes, por ejemplo, sobre las relaciones amorosas, aunque sobre todo en materia de heroísmo y superioridad nacional o racial, bien servidos por una superioridad de orden tecnológico en la que se complace la civilización europea. En ello se opone a la fuerza puramente cuantitativa, de pura masa, de las oleadas de bárbaros salvajes fanatizados por una religión, la musulmana, que se considera únicamente en su dimensión violenta, de acuerdo con el precepto de la yihad, siempre entendido como guerra santa. Tras orgías de violencia, es esa capacidad tecnológica occidental la que salva al continente europeo en estas novelas, verdaderos tecno-thrillers tempranos. El ejemplo supremo de esta especie novelística es L’invasion noire [La invasión negra] (1895-1896), del Capitaine Danrit (Émile Driant), una obra desmesurada, y no solo por su extensión. La narración pasa revista con pormenores casi obsesivos los pueblos en guerra (hasta con diagramas demográficos), el armamento utilizado (en cifras), el desarrollo de las campañas desde la rebelión africana inspirada y guiada por un islam yihadista hasta la conquista total de Europa, salvo el reducto parisino del que saldrá la tecnología bélica que salva a Francia, país entendido como centro y personificación de Europa, y derrota por completo a los invasores, todo ello condimentado con amores y comportamientos folletinescos y una orgía de violencia que no disonaría de las matanzas audiovisuales y literarias tan comunes en los best-sellers ficcionales de hoy, los cuales no suelen alcanzar, por otra parte, la eficacia narrativa y la grandiosidad, en su género, de esta novela [Seillan, 229] :

  • 7 «El salvajismo sin límites de los atacantes, el uso de armas de destrucción masiva cada vez más mor (...)

[L]a sauvagerie sans bornes prêtée aux assaillants, le recours à des armes de destruction massive toujours plus meurtrières, la gradation dans l’horreur indispensable à un roman aussi long, tout flatte le goût accusé de l’auteur pour les récits d’atrocités [...]. Mais si Danrit adopte un scénario de conquête inversée en faisant assiéger Paris par des millions de cannibales affamés, l’Afrique conserve bien pour fonction d’offrir à la France combattante anémiée le bain de sang régénérateur dont, à l’en croire, elle a besoin au physique et au moral.7

8En efecto, el placer morboso del espectáculo sádico de la destrucción de cosas y personas se supedita aparentemente al deseo de ensalzar la patria, presentada como equivalente de una « nación en armas ». No son las artes de la paz, sino las de la guerra las que confieren grandeza a un país, frente a la decadencia moral que entraña el capitalismo y la supeditación por este de la cohesión social al afán de lucro. De esta manera, una lectura estrechamente raci(ali)sta de la novela de Danrit no solo queda desmentida por el respeto que se muestra en la novela a la civilización musulmana, sino también por la importancia del subtexto político [Lévêque, 32] :

  • 8 «Si el estándar ecológico del Profeta no oculta exactamente la bandera roja, las causas fundamental (...)

Si l’étendard vert du Prophète ne cache pas exactement le drapeau rouge, les causes premières se sont déplacées et les professions de foi religieuses couvrent des professions de foi politiques et, si guerre de races il y a, les races en question sont davantage fonction de couleur politique que d’épiderme.8

  • 9 En L’invasion noire, la conquista de la Península Ibérica se produce tras el cruce del estrecho de (...)
  • 10 Según el crítico Esteban Salazar Chapela, «Entre dos continentes se ajusta con sincero patriotismo (...)

9No obstante, el mensaje final tiende sobre todo a ensalzar las glorias militares patrias, algo que resulta matizado en parte en la otra gran novela popular inspirada, al menos en parte, por el « peligro verde » y quizá en la de Danrit9, a saber : Entre dos continentes : La novela del túnel bajo el estrecho de Gibraltar (1928), de Jesús R. [Rubio] Coloma, autor muy interesado por la expansión española en el norte de África [López Barranco, 128-130]. Publicada tras el desembarco de Alhucemas y la consiguiente pacificación del protectorado español en Marruecos, Entre dos continentes responde al nuevo optimismo colonial que sucedió a esa victoria española. Como en L’Invasion noire, cuyo carácter de fantasía compensatoria también es claro, el rechazo in extremis de la invasión musulmana reafirma el poder imperial de Iberia y su obra civilizadora-modernizadora, una obra que se simboliza en la potente imagen del túnel excavado bajo el estrecho de Gibraltar. El túnel habría de facilitar no solo el comercio entre los continentes europeo y africano, sino sobre todo la explotación colonial de este último. La tarea gigantesca aparece en primer lugar como una obra de paz, tan épica como la narrada en la novela (no imperialista) muy famosa entonces Der Tunnel [El túnel] (1913), de Bernhard Kellermann. La osadía ingenieril del proyecto era tal que suscitaba las lógicas dudas en cuanto a su viabilidad práctica y financiera. Rubio Coloma las despeja imaginando que, gracias a las obras, se han descubierto las ruinas sumergidas de la Atlántida y sus riquezas ingentes, que también sirven para mejorar la capacidad económica de la Federación Ibérica que las ha acometido. El nacionalismo de Rubio Coloma no es, pues, únicamente militar como el de Danrit, sino que remite a la vez a las propuestas iberistas y a las regeneracionistas como mejor modo de mejorar la posición geopolítica de los dos grandes Estados peninsulares, según las concepciones de la época10. No obstante, la reafirmación ibérica se consolida al final también mediante la guerra. La apertura del túnel abre una vía de invasión nueva, pues es aprovechada por los musulmanes para intentar recuperar Al-Ándalus. A diferencia de otras fantasías que nos ocupan, no hay emires conquistadores, sino que se trata de una guerra santa declarada por un ulema cairota, en forma de movimiento popular independiente de cualquier autoridad laica musulmana. Las masas islamistas, congregadas en el norte de Marruecos, siguen el camino inverso de los colonizadores europeos y se adentran en el túnel. Tan solo la medida desesperada de anegar el túnel acaba con este « peligro verde », tras el ahogamiento de los invasores del túnel y la huida de quienes se disponían a entrar en él desde África. La utopía ibérica de Coloma queda reafirmada, ya que la frustrada invasión ofrece el pretexto ideal para que la marina ibérica pueda desplegar su fuerza contra los Estados musulmanes existentes y asentar el poderío geopolítico de la federación ibérica.

  • 11 «[...] es la invasión de las “razas vencidas”, pueblos menos educados pero también menos corruptos, (...)

10Las exaltaciones nacionalistas de Danrit y Rubio Coloma tienen, de hecho, carácter utópico. La invasión musulmana es una crisis que sirve de acicate esencial para la regeneración nacional. Esta función adquiere un alcance más universal en Histoire de quatre ans, 1997-2001 [Historia de cuatro años, 1997-2001] (1903), de Daniel Halévy. La Europa ahí anticipada corre el peligro de sucumbir ante el propio confort facilitado por la paz y el progreso tecnológico, que la ha ablandado. Una epidemia provocada por una innovación alimenticia para un bienestar todavía mayor no afecta, por ejemplo, a los musulmanes, quienes aprovechan la ocasión para rebelarse y acabar con el orden colonial, antes de iniciar su temida expansión : « C’est l’invasion des “races vaincues”, des peuples moins évolués mais aussi moins corrompus, auxquels l’Europe est impuissante à opposer une résistance »11 [Trousson 9]. Afortunadamente, no todos los europeos sufrían la enfermedad de la civilización consumista. Una élite socialista, formada por intelectuales y obreros conscientes, se organiza para regenerar médica y moralmente a la población, lo va consiguiendo poco a poco y, finalmente, obra en favor de la unificación europea bajo su dirección, más tecnocrática que ortodoxamente socialista. Halévy se opone a la igualdad tan predicada por el socialismo. Confía en unas élites fundadas en su :

  • 12 «[...] calidad esencial. En su novela, la palabra se emplea una y otra vez para describir los grupo (...)

qualité essentielle. Dans son roman, le mot revient sans cesse pour décrire les groupes de savants et de travailleurs où s’est « concentrée toute la noblesse française ». Organisée, héroïque, réfléchie, cette « aristocratie de l’intelligence et de la volonté apparaît comme l’antithèse exacte de la foule ». [Rouvillois, xiii]12

11Un planteamiento tecnocrático semejante encontramos también en la novela de Rubio Coloma, aunque este no insiste tanto en la contraposición de las élites con la muchedumbre decadente europea y de esta con las masas (negro)islámicas dotadas de una vitalidad primigenia, mantenida precisamente por su atraso tecnológico y social anterior. Tanto Danrit como Rubio Coloma pasan por alto en gran medida la polémica política que subyace a una novela intelectual, no popular, como la de Halévy, cuya supuesta Histoire de quatre ans parece haber querido entablar un diálogo implícito con una historia formalmente auténtica, aunque ficticia, algo anterior, L’An 330 de la République, xxiie siècle de l’ère chrétienne [El año 330 de la República, siglo xxii de la era cristiana] (1894), de Maurice Sronck, un escritor cercano a las tesis nacional-conservadoras de la Action française.

3. El « peligro verde » : historias y crónicas

12Pese al título, la Histoire de quatre ans de Halévy es formalmente una novela. En cambio, la obra mencionada de Spronck pertenece a un género discursivo distinto, el de la historia imaginaria o fictohistoria, consistente en la combinación de contenido ficcional y de escritura historiográfica. La adopción, en la integralidad del texto, de las prácticas discursivas de la Historiografía (la ausencia de diálogo y de marcas lingüísticas de la subjetividad, la narración heterodiegética y exterior a los hechos, el carácter descriptivo de la narración y, en suma, la objetividad retórica, a lo que se suma la falta de personajes individualizados, sustituidos por agentes colectivos, aun pudiéndose tratar de personas), generan « una impresión de factualidad coherente y completa » [Martín Rodríguez, 2013, 293] a la hora de relatar la sucesión de unos acontecimientos que solo pueden ser fantásticos, ya que sus referencias no tienen cabida en la realidad empírica, tales como Estados imaginarios del pasado, cursos alternativos a la Historia que conocemos o acontecimientos del porvenir. De hecho, la principal rama de la historia imaginaria como género literario es la prospectiva, consistente en la exposición historiográfica por un historiador venidero de su pasado, esto es, de nuestro futuro, como si ya hubiera ocurrido [Martín Rodríguez, 2014]. Desde este punto de vista, se trata de literatura de anticipación, pero el efecto de factualidad documental generado por el discurso historiográfico sirve para dotar de mayor peso a la reflexión histórica aplicada a la materia ficcional. No cabe recibir los acontecimientos imaginarios como si fueran una mera creación arbitraria del escritor, esto es, como una novela, porque el discurso presenta esos acontecimientos como objetivamente históricos.

13Aunque el lector implícito del género sepa que una historia del futuro no puede ser otra cosa que una ficción, la recibe como el resultado de una investigación seria, como el fruto de un estudio tan riguroso como el aplicado por un historiador a la revelación auténtica del pasado. El efecto de factualidad consiguiente queda subrayado por el hecho de que la historia del futuro no lo es tal en el texto : lo narrado por el historiador (ficcional) es su pasado, observado desde la perspectiva del porvenir. Además, el lenguaje de la historia del futuro indica que esta perspectiva no es hipotética. El futuro se ofrece como ya ocurrido y, por lo tanto, como algo ineludible, escrito. Por ello, no es extraño que autores interesados por la anticipación admonitoria hayan cultivado esta forma peculiar de narración, renunciando a la flexibilidad (o facilidad) retórica de la novela. Spronck es uno de ellos, y la lectura de L’An 330 de la République sugiere el motivo. Su anticipación obedece a un determinismo histórico profundamente pesimista.

  • 13 «[...] la encarnación perfecta del genio islámico en sus diversos aspectos».
  • 14 «[...] los bárbaros han reconquistado el mundo. La civilización ha muerto».

14La historia se inicia en el año 313 del calendario postrevolucionario que ha sustituido al cristiano, en el que equivale a 2105. Su objeto es lo sucedido en Orléans, una de las numerosas comunas independientes en las que se ha dividido Europa tras un largo proceso que, a partir de la Comuna de París, había desembocado en la obtención de todas las mejores sociales demandadas por los movimientos socialistas, gracias sobre todo al avance tecnológico y a la liberación consiguiente del trabajo. El socialismo y el pacifismo, acompañados por la expansión de las relaciones comerciales y de los transportes, había vaciado de funciones a los Estados, de modo que estos habían acabado por disolverse. Las polis habían reemplazado a los Estados nacionales. En ellas imperaban la libertad, la fraternidad, la justicia y el progreso. La civilización europea había alcanzado, por fin, la felicidad utópica. En este contexto, había surgido en África un emir marroquí extraordinario, « l’incarnation achevée du génie islamique sous ces divers aspects »13 [Spronck 120]. Su ataque a las comunas andaluzas solo fue el preludio de un ataque más general desde el nuevo Al-Ándalus hacia el norte, coincidente con una invasión de musulmanes asiáticos por el este de Europa. Las comunas, que habían descuidado cualquier trabajo militar y confiado todo a su ciencia, y que se muestran incapaces de mostrarse solidarias en la práctica, acaban sucumbiendo casi sin resistencia ante los invasores, que habían adoptado los recursos tecnológicos occidentales, pero sin cambiar por ello su mentalidad. Una vez unificados por una voluntad de poder única, la reactivación del afán conquistador, que tanto había hecho por expandir el islam en sus inicios, constituía una forma formidable, ante la que los divididos europeos no tardan en rendirse. El emir conquistador proclama la palabra coránica como única verdad. A la opresión política se suma la aniquilación cultural de Europa, de sus monumentos y de su ciencia. El historiador del futuro acaba su relato con la constatación de que « [l]es barbares ont reconquis le monde. La civilisation est morte »14 [140].

  • 15 «[...] son sus conquistadores, más que ella, quienes merecen el respeto y la admiración, precisamen (...)
  • 16 «[...] moral grosera».

15Aun poniendo entre paréntesis la afirmación implícita de que la civilización por excelencia es la europea, Spronck evita en este choque de civilizaciones poner la suya por encima de las otras y, en este caso, de la islámica, pues la conquista musulmana no es el resultado de una fuerza ciega y salvaje, al modo descrito por Danrit o Rubio Coloma. La Europa decadente y anémica que imagina simplemente recibe su merecido, y « c’est à ses vainqueurs, bien plus qu’à elle, que vont le respect et l’admiration, précisément parce qu’ils ont su rester forts, braves et fidèles, parce qu’ils sont demeurés cruels, et vivants »15 [Marsala, 28]. Es dudoso que Spronck viera con buenos ojos la « morale grossière »16 [Spronck, 139] y el fanatismo ignorante, pero cabe pensar que las tendencias europeas de su tiempo le parecían destructivas. Halévy corregiría una decadencia europea muy semejante mediante el recurso a las élites. En Spronck, son esas élites precisamente las que, por sus buenas intenciones, abdican de la defensa y, ciegas a todo lo que no sea su superioridad civilizatoria, no entienden que el mundo y sus gentes no se reducen a su semilibertaria utopía comunal. La invasión islámica es una catástrofe, pero subraya también que la civilización europea no puede cerrarse a las demás, por muy perfecta que se crea. De esta manera, la imaginación de la conquista de Europa indica paradójicamente una postura más respetuosa del « otro » musulmán. Tal vez, las exigencias del género fictohistoriográfico adoptado impidieron a Spronck tomarse las libertades conceptuales consolatorias o revanchistas que sí se tomaron las novelistas del « peligro verde ». El discurso histórico presuponía un rigor intelectual en la observación de sus causas y desarrollo de los hechos imaginarios historiados, con vistas a garantizar su verosimilitud racional. De lo contrario, el efecto de factualidad habría sonado seguramente falso. Pese a las exageraciones evidentes, el autor no podía sino reflejar que el islam representaba una civilización cuya dinámica había que reflejar de forma que el curso anticipado de la Historia fuese coherente con sus características propias, al menos tal como estas podían ser vistas desde fuera en la época. En la historia ficticia no cabía poner a masas de musulmanes atacando Europa como si fueran hormigas negras, como una fuerza tan irracional como la naturaleza. La invasión había de tener una justificación interna. Spronck no insiste demasiado en este punto, porque su interés radicaba más bien en los conquistados, más que en los conquistadores. En cambio, otra ficción documental francesa adopta más bien la perspectiva de estos últimos, pues la historia está focalizada en ellos.

  • 17 Según Bernal Rodríguez, «el rasgo definitorio de la crónica periodística, que permite distinguirla (...)

16« Orient contre Occident » [Oriente contra Occidente] (1914), de Octave Béliard, es un relato escrito en forma historiográfica, aunque no tan pura como la del libro de Spronck. El discurso historiográfico pierde a veces su rigor retórico en pasajes descriptivos bastante extensos, en los cuales la « escritura artista » sirve para recrearse en el pintoresquismo exótico de las imágenes orientalistas al modo de Pierre Loti (mencionado como modelo expreso en el texto para esos pasajes), como si el texto rehuyera la sobriedad objetiva para ganar a unos lectores no especialistas, de prensa más que de manual histórico. Además, la narración utiliza profusamente el presente histórico, lo que le confiere una inmediatez periodística opuesta a la habitual distancia temporal historiográfica. La división del relato en secuencias temporales fechadas, desde el 24 de junio de 1950 hasta el 15 de enero del año siguiente, supuesta fecha de escritura de la historia, acerca a esta también a la crónica periodística, de forma que « Orient contre Occident » parece un producto híbrido. Esto no obsta a su carácter ilusoriamente documental, puesto que la crónica y el reportaje narran, como la historiografía, hechos supuestamente sucedidos realmente, y las exigencias de verosimilitud factual son iguales en ambos géneros discursivos, por encima de las posibles diferencias en cuanto al registro estilístico (objetivo y alto en la historiografía, más tolerante con la subjetividad del autor y las figuras retóricas con función ornamental en la crónica periodística debido al carácter de informe personalizado de este género17). De hecho, Béliard sigue aquellas exigencias a rajatabla. Incluso hace preceder la historia de una introducción argumentativa en la que justifica por adelantado su anticipación. Él no pondrá en escena una invasión musulmana de alcance continental como si fuera una de las simples rebeliones locales atizadas por autoridades religiosas contra la conquista colonial europea. Una única causa podría provocar una guerra santa total del islam, porque solo una afectaría a todos los musulmanes del mundo, la caída de La Meca en poder de los infieles. Es precisamente este hecho lo que se narra en « Orient contre Occident », por cierto de forma bastante más verosímil que otras fantasías del « peligro verde ».

17El conflicto tiene su origen en la indelicadeza de un turista inglés, que corta un trozo del velo de la Kaaba. El sacrilegio provoca un motín en la ciudad santa, que degenera rápidamente. Debido a la incapacidad del sultán-califa turco de poner fin a los desórdenes, los ingleses envían una fuerza expedicionaria para reprimir a los peregrinos revoltosos y acaba ocupando La Meca. A su vez, la violación de la urbe sagrada desencadena violencias en todo el mundo islámico. Se declara la guerra santa contra los ingleses, así como contra las demás potencias coloniales que ocupan territorios de mayoría musulmana. Gracias a la asistencia alemana en armas y tecnología y a los ataques simultáneos por primera vez contra los colonizadores europeos, estos son expulsados de Dar al-Islam. El paso siguiente es la concentración de pueblos musulmanes enteros y su convergencia por Gibraltar, los Balcanes y las estepas rusas hacia el centro de Europa. El final es abierto. Solo sabemos que Europa ha reaccionado y que la guerra total defensiva ha sido decretada por un Gobierno general del continente, recién instituido. Sin embargo, las perspectivas parecen positivas : mientras que los musulmanes habían vencido en defensa de sus tierras y civilización, a los europeos les pasaría lo mismo al defender las suyas.

  • 18 Nicolau Ma Rubió afrancesó su nombre al firmar la obra.

18Béliard no relaciona en absoluto la conquista musulmana y una supuesta decadencia europea. Su historia tiene muy en cuenta la situación geopolítica real de su época al proponer su anticipación. No es una supuesta debilidad de Europa lo que facilita la invasión, sino su imperialismo. Son los excesos occidentales los que provocan la reacción musulmana, que el autor parece considerar justificada en la medida en que la reacción europea a la invasión tendría las mismas causas relacionadas con la lucha por la autodeterminación. El « peligro verde » sirve, pues, a un planteamiento anticolonialista e incluso antinacionalista, ya que los particularismos nacionales han de ser superados a fin de defender a la civilización europea en su conjunto. Aún se echa en falta una perspectiva humanista y universalista que supere el concepto de choque entre civilizaciones, pero « Orient contre Occident » revela una actitud singularmente poco xenófoba para su época. En ello anuncia la ficción sobre el « peligro verde » que avanza en mayor medida hacia planteamientos más comprensivos, a saber : Le Réveil de l’Afrique [El despertar de África] (1936), de Nicolas Ma Rubió18.

4. Un reportaje : Le Réveil de l’Afrique

19Rubió es una figura conocida hoy sobre todo como diseñador de jardines, el más famoso de los cuales entre los suyos es el parque barcelonés de la Ciudadela. Sin embargo, su importancia como intelectual y escritor no se queda atrás, pese al práctico olvido en el que ha caído esta parte de su creación. Su obra literaria en catalán ha recibido cierta atención en su área lingüística y el estudioso de su obra Josep M. Quintana ha reeditado varias de sus novelas ambientadas en poblados simbólicos del África subsahariana en el período de la descolonización (No ho sap ningú [No lo sabe nadie], publicada originalmente en 1961, y El camell travat [El camello trabado], inédita en vida del autor), pero no se ha recuperado ni reconocido el valor de su relato « Gzwrrawtzicxm », publicado en el volumen de narraciones variadas Un crim abstracte o el jardiner assassinat [Un crimen abstracto o el jardinero asesinado], que se adelanta a la combinación borgiana de viaje imaginario y arqueoficción en « El informe de Brodie » (El informe de Brodie, 1970) al presentar ambos escritores una sociedad primitiva cuyas costumbres son tan extrañas que resultan en la práctica alternativas antropológicas a la humanidad real, generando así una reflexión original sobre la naturaleza humana. En la misma colección, « La gran sotragada » [La gran sacudida] combina hábilmente temas como la amenaza atómica o el control cibernético con una explotación paródica de los mitos del Apocalipsis neotestamentario. Ambas ficciones especulativas revelan el interés de Rubió por conferir mayor verosimilitud a lo narrado mediante el recurso a escrituras factuales como la memorialística en imitación de los crónicas de viajes exploratorios (de Cristóbal Colón a Henry Stanley) en la primera y la historiográfica prospectiva, a la manera de Spronck, en la segunda. Ese interés por el uso a efectos ficcionales de géneros discursivos factuales puede considerarse un elemento persistente en su producción especulativa, porque ya los había probado antes en Le Réveil de l’Afrique, quizá su obra más ambiciosa en esta vertiente de su producción.

20El libro es destacable por más de un concepto. En primer lugar, se trata de uno de los muy escasos textos escritos en francés por un autor español en cualquier época por alguien que no era francófono por razones de familia o residencia. Esta opción lingüística inusitada, aun teniendo en cuenta el estatuto del francés como lengua internacional todavía en aquel período, tenía una motivación muy clara. Con este libro, Rubió se dirigía a un lectorado más amplio que el propiamente nacional, ya que su perspectiva y su mensaje se extendía a la civilización occidental entera o, al menos, a su componente latinoeuropeo, de forma coherente con su ideario político. El catalanismo de Rubió no era particularista, sino que se enmarcaba en un ideal federalista extendido a Europa o, al menos, a los países latinos, contrapuestos a la barbarie nórdica y a los particularismos nacionales que, no sin cierta razón histórica si recordamos el origen alemán de las teorías nacionalistas más influyentes desde Johann Gottfried von Herder, Rubió atribuía a reacciones contra la tradición universalista heredada del imperio romano. La nostalgia de este imperio era, por otra parte, común en el latinismo conservador y a menudo cercano al fascismo de intelectuales franceses, italianos y españoles para quienes la expansión norteafricana de las modernas naciones latinas significaba una forma de resurrectio imperii romanorum. Sin embargo, Rubió se diferencia de ellos al propugnar desde muy joven una idea más igualitaria de « Euráfrica », esto es, de la fusión de las metrópolis con las colonias africanas en una confederación [Quintana, 2002, 88-91]. Aunque históricamente progresista en la medida en que miraba al futuro en vez de al pasado, se trataba realmente de un ideal panmediterráneo bastante distinto al de europeístas españoles contemporáneos también multilingües en su obra, tales como Salvador Madariaga, cuyo concepto de Europa anunciaba más bien el europeísmo cristalizado en la actual UE. Rubió, que se sentía cercano a África quizá también por sus amplias experiencias como cazador en aquel continente (recuérdese su libro de 1926 Caceres a l’Àfrica Tropical [Cacerías en la selva africana]), defendió una fusión de civilizaciones con predominio cultural europeo que a la larga resultaría inviable. No por ello se trataba de algo descabellado. De hecho, no hacía sino ampliar hacia el sur subsahariano la idea de una civilización panmediterránea común y contrapuesta al norte de Europa (París incluido) que defendían por aquel entonces los intelectuales colaboradores en una revista muy influyente, la marsellesa Les Cahiers du Sud [Verheyen, Bequey], en un momento en que la tensión entre los colonizadores del norte del Mediterráneo y los colonizados del sur era cada vez más patente y exigía una relación distinta a la meramente imperialista anterior [Ruel, 12] :

  • 19 «Si, para los animadores de la revisión paradigmática que es Cahiers du Sud, el Mediterráneo es ant (...)

Si, pour les animateurs de la revue paradigmatique que sont les Cahiers du Sud, la Méditerranée est avant tout un lieu d’interférences et de métissages culturels, c’est peut-être d’abord parce que les temps d’une unité concrète et quotidienne sont peut-être en train de passer.19

  • 20 Sobre el uso del discurso retórico del reportaje en la ficción y sus relaciones con la novela, pued (...)
  • 21 Incluso en las novelas escritas siguiendo a rajatabla la técnica conductista o behaviorista, la tra (...)
  • 22 Debido a las confusiones habituales incluso entre estudiosos académicos de la literatura, conviene (...)
  • 23 El uso de géneros discursivos periodísticos en la ficción de anticipación remonta al siglo xix, en (...)

21Fue precisamente la editorial de aquella revista la que publicó Le Réveil de l’Afrique, libro con el que Rubió quiso probablemente participar en el debate panmediterráneo mediante una especulación en que no solo presentaba las ideologías que se enfrentaban en el período en torno a ese mar, sino también la dinámica de sus fuerzas y los posibles resultados de su confrontación en un futuro próximo anticipado. Para hacerlo, optó por una escritura periodística que le permitía exponer los hechos como si hubieran ocurrido realmente y, al mismo tiempo, hacerlo con la vivacidad del informe directo de un testigo que los ve desarrollarse ante sus ojos e informa de ellos de forma profesional a los lectores en la sección de actualidad internacional de cualquier publicación de la prensa periódica, sin renunciar por ello a la expresión literaria de sus propias ideas y sentimientos frente a los sucesos. El texto adquiere así un carácter ilusoriamente documental. Sin embargo, no nos encontramos ante la escritura objetiva de la relación historiográfica o memorialística, sino de la mediada por la perspectiva personal del reportero que utiliza todos los medios retóricos a su disposición para enriquecer la visión factual ofrecida como tal a los lectores, desde la descripción de sus sentimientos ante lo observado hasta los diálogos reproducidos con el fin de dar cuenta de las opiniones y perspectiva de otras personas inmersas en la situación. En consecuencia, los textos adquieren a veces un aire novelístico20, pero esto no quiere decir que Le Réveil de l’Afrique sea una novela, género del que el libro se distingue claramente por la ausencia de personajes individualizados como tales y la renuncia a la omnisciencia del narrador21, que ahí se limita a transcribir, con fines informativos e ilustrativos de un contexto público, conversaciones que mantiene él mismo. La obra es globalmente un « reportatge imaginari »22 [Quintana, 196] muy original23, incluso cuando adopta otras escrituras periodísticas como la crónica en forma de diario personal en la segunda parte [Rubió, 81-109], titulada « Fragments d’un journal de route » [Fragmentos de un registro de ruta], o la entrevista (« Interview ») en la tercera [111-119]. Por lo demás, el « Reportage » propiamente dicho constituye la primera parte de la obra, que es la más extensa [9-80] y la que sienta las bases doctrinales e históricas de la anticipación.

22El reportero es un profesional parisino con una amplia experiencia de trabajo en las colonias africanas francesas que viaja a España para informar de la efervescencia política que vive el país, efectivamente muy alta en el primer semestre de 1936. Rubió evita, sin embargo, reflejar fielmente las controversias que se vivían entonces. Aunque se inspira en ellas, la situación descrita responde a un hipotético futuro cercano sin fecha en el que el caos de aquel primer semestre se ha prolongado y agravado, hasta el punto de que el Gobierno central es impotente ante las proclamaciones locales por los anarquistas de comunas y minirrepúblicas virtualmente independientes, los carlistas, los católicos y otras fuerzas hegemónicas en las diversas zonas. Entre ellas destaca la virulencia y la extensión de la subversión libertaria triunfante en Andalucía, principal destino del viaje del periodista. Pese a ello, este da cuenta sobre todo de otra amenaza que se barrunta debido a la desarticulación del Estado español y a su incapacidad de hacer frente a una amenaza geopolítica inminente : el peligro de invasión desde África que supone un movimiento islamista dirigido por « El-Mahdi » y apoyado militarmente por las autoridades musulmanas locales. Al igual que en la novela de Rubio Coloma, se trata de un movimiento popular inspirado en el islamismo político que ha conseguido atraer a su causa a la población africana, tanto al norte como al sur del Sahara. Este movimiento ilustra el fracaso de la occidentalización intentada por los colonizadores europeos, incluso por parte de los comunistas que, so pretexto de antiimperialismo, pretenden hacer proselitismo en África. Frente a occidentalistas de uno y otro signo, el islamismo parece ser mucho más atractivo para las masas africanas, para las cuales representa la vía propia para su afirmación geopolítica. El despertar de África indicado en el título es el despertar del islam africano, tal como el periodista lo presenta caleidoscópicamente en su reportaje.

  • 24 El recuerdo dicta al reportero alguna digresión lírica que introduce mayor variedad y literariedad (...)

23En primer lugar, el narrador-reportero homodiegético recuerda con emoción24 sus impresiones de África, centradas en el fracaso de los misioneros y, sobre todo, en el espectáculo revelador para los africanos de las rivalidades coloniales de las potencias europeas hasta el clímax de sus enfrentamientos en la Gran Guerra, que habían mostrado a los africanos la fragilidad del poder occidental. Estas impresiones se subrayan mediante su repetición en boca de un bóer, cuyas palabras ha escuchado el periodista durante su viaje en tren a Barcelona. Una vez en la capital catalana, se entera del ultimátum presentado por los musulmanes liderados por El-Mahdi para que evacúe todos sus territorios norteafricanos. La guerra llama a las puertas. Esta situación es comentada ampliamente por el « Président de la Catalogne » [Presidente de Cataluña], a quien no se ve muy alarmado, porque su región y la vasca serían protegidas por Francia, por el motivo de que, según ideas muy arraigadas en el nacionalismo catalán desde Pompeu Gener, tales « marcas » son europeas, a diferencia del supuestamente africanizado resto de la Península Ibérica. Un funcionario de la Generalidad, también entrevistado, se limita a recodar que la amenaza ya se veía venir, a juzgar por varios recortes de prensa que se reproducen, lo que reafirma el carácter documental del texto. A continuación, en el tren hacia Algeciras, el reportero, siempre innominado, debate la situación con una activista revolucionaria, quien no parece entender el origen islamista del despertar africano. Ya en la ciudad andaluza, diversas conversaciones que mantiene le convencen de la fascinación que suscitan los musulmanes que van a llegar en esa tierra que había sido moruna tantos siglos y donde un nuevo califa pondría orden, mientras que visitantes extranjeros prolongan dialécticamente sus rivalidades imperiales en los hoteles de la ciudad. Tras pasar a Ceuta, es allí donde se entera del paso del estrecho de Gibraltar por las fuerzas musulmanas, que un interlocutor suizo interpreta como la consecuencia normal de la colonización europea, en la medida en que esta había ofrecido a los norteafricanos la organización y la tecnología que ahora se estaban volviendo contra ellos, empezando por su eslabón más débil, el español.

24En medio del caos de la guerra y ante la imposibilidad de comunicarse normalmente con su periódico, el reportero decide escribir una crónica diaria de los acontecimientos, que es la que supuestamente se publicó en la prensa y que Rubió, como editor presunto de los documentos, transcribe a continuación del reportaje, aunque censurando diversos pasajes, sobre todo aquellos en que la violencia era más descarnada. Aunque acoge bastantes descripciones de sensaciones del narrador ante paisajes y acontecimientos, el diario está constituido sobre todo por las conversaciones con personas que el periodista se encuentra mientras vaga por Andalucía siguiendo las mismas líneas caóticas que la población ante el avance sin resistencia de los invasores, entre la neutralidad de los ingleses en Gibraltar que ilustra la anteposición de los intereses nacionales a los continentales y la variedad de reacciones de los habitantes que ninguna autoridad española, central o anarquista, defiende. Un cura se muestra dispuesto a convertirse al islam mientras recuerda que los africanos no hacen sino pagar a los europeos con la misma moneda. Otros miembros del bajo clero constituyen partidas de curas trabucaires contra los infieles, como la vanguardia de una nueva reconquista inspirada por un fundamentalismo católico, cuyo aspecto inspira disgusto (« résidu le plus noir de la Tradition espagnole » [el residuo más negro de la Tradición española] [107]). En cuanto a los invasores, la visión es también variada, porque se alternan imágenes de masacres perpetradas por ellos con la conversación con un centinela bambara que el periodista había conocido en África. Esta charla revela que el soldado negro es tan carne de cañón para los islamistas como lo habían sido para los franceses los combatientes africanos en la anterior guerra europea. Por fin, la reproducción de un parte de Radio-Barcelona introduce claridad en el caos. Las tropas españolas se repliegan, mientras unos pueblos se oponen al invasor y otros, sobre todo aquellos en poder de los anarcosindicalistas, los acogen con simpatía.

  • 25 «[...] aliados fraternales, frente a la insolencia de los japoneses».
  • 26 «[...] lo que llaman el Peligro Blanco».

25En medio de esta situación tan confusa, el periodista cierra su informe con una entrevista a un obispo andaluz, que parece servir de portavoz al propio Rubió, ya que el periodista se limita a escucharlo, en vez de debatir con su interlocutor, tal como había solido hacer anteriormente en el libro. La entrevista parece ofrecer, pues, el mensaje del libro, lo que queda subrayado por la alusión metaliteraria a un número especial de Les Cahiers du Sud titulado « L’Islam et l’Occident » [El Islam y Occidente] y publicado en 1935 (n.º 75, agosto-septiembre), en el que se había propugnado el entendimiento entre ambas civilizaciones mediante el recurso a la comunidad mental mediterránea. Al citar esta publicación, el ilustrado dignatario eclesiástico no hace sino lamentar que no se hubiera escuchado esa llamada a la comprensión mutua, a la unidad pacífica frente a la lógica militar imperante en el juego secular de ataques conquistadores mutuos, del que el último es el narrado en el reportaje ficticio de Rubió. La responsabilidad por el ataque musulmán recaía sobre todo en Europa, por haberse limitado a explotar África, en vez de hacer de los africanos « des Alliés fraternels, en face de l’insolence des Japonais… »25 [118], mucho más duros a la hora de oponerse a « ce qu’ils appellent le Péril Blanc »26 [119], expresión esta que sugiere una vez más la capacidad del autor de adoptar la perspectiva del otro. En cambio, los europeos seguían querellándose entre ellos y nada iba a detener, tras la unidad africana bajo el estandarte verde del islamismo, la invasión africana de Andalucía y, previsiblemente, de otros territorios europeos mediterráneos que otrora pertenecieron a Dar al-Islam. La única salida sería que Europa pudiera unificarse tras la pérdida de las colonias, reencontrándose a sí misma como civilización con una única alma. Pero esto, igual que el desarrollo futuro del avance islámico narrado, queda en el terreno de las hipótesis.

26A diferencia de otros anticipadores ficcionales del « peligro verde », el final de la historia es abierto. No hay ni premonición pesimista del merecido vencimiento de Europa ni derrota reconfortante de los invasores en el último momento. De forma coherente con su mensaje de concordia, no se presenta un final que suponga en la práctica la superioridad de una civilización sobre otra. Aunque el autor se sitúa claramente en el campo europeo, también está claro su deseo de que el mundo afroislámico rival no aparezca como el enemigo. Para él, la realidad geopolítica no se pinta en blanco y negro.

27Hoy vemos problemática la propia división entre civilizaciones, que entonces era un lugar común tanto en la literatura de ficción como entre intelectuales de tanto prestigio entonces como Oswald Spengler. Sin embargo, Le Réveil de l’Afrique representa la fantasía histórica del « peligro verde » más cercana a las concepciones cosmopolitas y relativistas hoy imperantes. Esta (post)modernidad ideológica se manifiesta literariamente en una ficción que, como hemos visto, alberga en su marco retóricamente factual escrituras diversas, tanto objetivas como subjetivas, que cohabitan de forma coherente con el planteamiento polifónico de un texto en el que conviven ideas y personalidades variadas, e incluso opuestas, al mismo nivel y respetándose mutuamente. Los géneros discursivos estrechamente combinados en Le Réveil de l’Afrique se corresponden, pues, con su universo mental política y culturalmente federalizador, que cabe considerar muy actual en nuestra época de hegemonía cultural poscolonial.

28El espíritu de la anticipación de Rubió ha acabado siendo profético a largo plazo, aunque el detalle fuera desmentido ya cuando el libro salía de las prensas, el 20 de julio de 1936, inmediatamente después de que el general Francisco Franco utilizara las tropas coloniales, de las que formaban parte numerosos rifeños, para invadir la España peninsular e imponer en ella un régimen totalitario muy distinto del que habría impuesto El-Mahdi. Seguramente sin quererlo, los musulmanes de su ejército, ante quienes las poblaciones huían al grito de « ¡que vienen los moros ! » según me contó mi propia abuela, contribuyeron a imponer en España el integrismo católico abrazado por las partidas de curas defensoras de la Cristiandad en la Andalucía imaginada por Rubió en Le Réveil de l’Afrique. Las guerras futuras rara vez se desarrollan en la realidad según lo imaginado en la ficción y, para los españoles de 1936, el « peligro verde » acabó siendo muy poco islámico.

29Sin embargo, ya vimos que la anticipación literaria no es futurología, sino especulación para hablar del presente y presentar visiones personales del futuro que sirvan para la reflexión con fines admonitorios, sin descuidar los placeres de la lectura. La de Rubió así lo hace de manera sobresaliente entre las ficciones de su clase.

Haut de page

Bibliographie

Aguilar, Daniel. Destellos de luna : Pioneros de la ciencia ficción japonesa. Gijón : Satori, 2016.

Baquey, Stéphane. « Les Cahiers du Sud : la fragile construction d’un Orient complémentaire ». L’Orient des revues (xixe et xxe siècles). Ed. Daniel Lançon. Grenoble : ELLUG, 2014. p. 135-150.

Béliard, Octave. « Orient contre Occident ». Touche à Tout 3 (15 de marzo de 1914). p. 195-204.

Bernal Rodríguez, Manuel. La crónica periodística : Tres aproximaciones a su estudio. Sevilla : Padilla Libros, 1997.

Chillón Asensio, Lluís Albert. El reportatge novel·lat : Tècniques novel·lístiques de composició i estil en el reportatge escrit contemporani. Barcelona : Universitat Autònoma de Barcelona, 1992.

Clarétie, Jules. « Le Napoléon jaune ». Les Annales politiques et littéraires 903 (14 de octubre de 1900) : 243-244.

Clarke, I. F. Voices Prophesying War 1763-3749. Oxford – New York (NY) : Oxford University Press, 1992.

Danrit, Capitaine. L’invasion noire. Paris : Ernest Flammarion, 1894-1896.

Franke, Henning. Der politisch-militärische Zukunftsroman in Deutschland, 1904-14. Ein populäres Genre in seinem literarischen Umfeld. Frankfurt am Main : Peter Lang, 1985.

Halévy, Daniel. Histoire de quatre ans : 1997-2001. Paris : Cahiers de la Quinzaine, 1903.

Laigle, Jean-Pierre. « L’Europe sauvage ou les colonies orphelines ». Planètes pilleuses et autres thématiques de la science-fiction. Paris : Éditions de l’Œil du Sphinx, 2013. p. 105-131.

Letourneux, Matthieu. « Postface ». Louis Forest. On vole des enfants à Paris. Paris : Éditions du Masque, 2012. p. 709-734.

Lévêque, Laure. « Guerre de religions, guerre de races, guerre de civilisations ? : L’Établissement de l’état islamique vu para L’Invasion noire du Capitaine Danrit ». Vulnérabilités, échanges et tensions dans l’espace euroméditerranéen : L’Amer Méditerranée. Eds. Laure Levêque, Philippe Bonfils, Yusuf Kocoglu, Delphine van Hoorebeke, Thierry Santolini. Paris : L’Harmattan, 2017. p. 23-48.

López Barranco, Juan José. El Rif en armas : La narrativa española sobre la guerra de Marruecos (1859-2005). Madrid : Marenostrum, 2006.

Marsala, E. « L’utopie renversée ». Maurice Spronck. L’An 330 de la République, xxiie siècle de l’ère chrétienne. Paris : Jean-Cyrille Godefroy, 2015. p. 7-29.

Martín Rodríguez, Mariano. « La fictohistoria o historiografía imaginaria en las literaturas románicas desde el siglo xix : Ensayo de tipología y panorama de un género formal insospechado (I) ». Revista de Filología Románica 30, 2 (2013) : 285-308.

Martín Rodríguez, Mariano. « La fictohistoria o historiografía imaginaria en las literaturas románicas desde el siglo xix : Ensayo de tipología y panorama de un género formal insospechado (II) ». Revista de Filología Románica 31, 2 (2014) : 227-244.

Martín Rodríguez, Mariano. « Un compendio de la materia del “peligro amarillo” : El argumento o resumen ficticio “Le Napoléon jaune” (1900) de Jules Clarétie ». Delirio : Ciencia Ficción y Fantasía 19 (2017) : 146-151.

Quintana, Josep M. Nicolau Maria Rubió i Tudurí (1891-1981). Literatura i pensament. Barcelona : Institut Menorquí d’Estudis – Curial Edicions Catalanes – Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2002.

R. [Rubio] Coloma, Jesús. Entre dos continentes : La novela del túnel bajo el estrecho de Gibraltar. Madrid : Renacimiento, 1928.

Ruel, Anne. « L’invention de la Méditerranée ». Vingtième siècle : Revue d’histoire. 32 (1991) : 7-14.

Rouvillois, Frédéric. « Préface ». Daniel Halévy. Histoire de quatre ans 1997-2001. Paris : Kimé, 1997. p. i-xviii.

Rubió, Nicolas Ma. Le Réveil de l’Afrique. Paris : Les Cahiers du Sud, 1936.

Salazar Chapela, E. « Novela.– Coloma, Jesús R. : Entre dos continentes. La novela del túnel bajo el estrecho de Gibraltar ». El Sol (11 de abril de 1929) : 2.

Seillan, Jean-Marie. « La politique d’un viandard : L’Invasion noire, du capitaine Danrit ». Aux sources du roman colonial : L’Afrique à la fin du xixe siècle. Paris : Karthala, 2006. p. 228-253.

Spronck, Maurice. L’An 330 de la République, xxiie siècle de l’ère chrétienne. Paris : L. Chailley, 1894.

Stableford, Brian. The Plurality of Imaginary Worlds : The Evolution of French Roman Scientifique. Encino (CA) : Black Coat Press, 2016.

Trousson, Raymond. Daniel Halévy et l’Histoire de quatre ans. Bruxelles : Académie royale de langue et de littérature françaises de Belgique, 1997.

Verheyen, Gunther. « La vision d’une Méditerranée pluriculturelle dans la France de l’entre-deux-guerres : Gabriel Audisio entre l’“École d’Alger” et les Cahiers du Sud », Letterature di Frontiera = Littératures Frontalières, X, 2 (2000), p. 289-299.

Haut de page

Notes

1 Este trabajo se ha realizado en el marco del proyecto HAR2015-65957-P del Plan Nacional de I+D+i del Gobierno de España. Una versión resumida se presentó en el Congreso «La guerra futura: lecturas francófonas e hispánicas, siglos xix y xx», celebrado en Tolón los días 10 y 11 de abril de 2018. Todas las traducciones de títulos (excepto aquellas en cursiva, que corresponden a traducciones ya existentes) y citas entre corchetes son mías.

2 También existe un «peligro negro» en la ficción, pero suele asociarse al verde islámico, como veremos, a veces de manera ambigua, como en «La Gloire de Kadès» [La gloria de Kadés] (1907), de Charles de Millon, cuyo protagonista, Kadès, utiliza una expresión tan común en el islam como es «Dieu est grand» [Dios es grande] (p. 974); sin embargo, las poblaciones negroafricanas invasoras parecen haber mantenido e incluso revitalizado el politeísmo. Por lo demás, abundan las anticipaciones en las que se contraponen la barbarie europea y la alta civilización africana en un futuro invertido frente al presente colonial, tal como ha descrito Laigle [2013]. Un ejemplo representativo es seguramente una obra importante de la ficción de anticipación latinoamericana, La Revanche de Bozambo [La revancha de Bozambo] (1968), de Bertène Juminer.

3 La belicosidad japonesa en este período no solo fue factual. También abundaron en ese país las anticipaciones bélicas ficcionales. Incluso se adelantó a la propia Europa con obras que parecían justificar, por adelantado, las ansiedades occidentales del peligro amarillo: «En efecto, ya en 1857 el erudito Gesshu Iwagaki nos sorprende con Seisei kaishin hen [Libro de la expedición de combate a Occidente], obra de política ficción [...]. La historia trata de un imaginario país insular extremo-oriental (evidente trasunto del Japón) que decide dar un escarmiento al Imperio Británico por su desmedido expansionismo, para lo cual monta una expedición de castigo que libera Hong Kong y la India del dominio colonial, prosiguiendo después hasta Londres, donde consigue hacer presa a la mismísima Majestad la Reina» [Aguilar, 25-26].

4 No obstante, hubo una breve resurrección de la temática propiamente dicha en la década de 1980, coincidiendo con la creciente normalización política de la extrema derecha nacionalista en Francia. Dos ejemplos que se podrían mencionar son La Toussaint blanche [El Día de Todos los Santos blanco] (1984), de Philippe Gautier, en el que los ejercitos musulmanes magrebíes están al servicio de un régimen politícamente correcto en el sentido posmoderno y poscolonial de la expresión, y Poitiers demain [Poitiers mañana] (1987), de Philippe Randa, cuyo elocuente título sintetiza la obra (una nueva invasión musulmana es detenida de nuevo en una batalla en esa ciudad francesa). Tras los atentados en Nueva York del 11 de septiembre de 2001, Pierre Bordage imaginó en L’Ange de l’abîme [El ángel del abismo] (2004) una guerra de posiciones, provocada subrepticiamente por los Estados Unidos de América, entre el campo europeo y el de los invasores musulmanes, dentro de nuestro continente.

5 Hubo un pequeño precedente anterior a esta época. En L’An 5865, ou Paris dans quatre mille ans [El año 5865 o París dentro de cuatro mil años] (1865), del doctor H. Mettais, «the site of Paris is occupied by the glorified shanty town of Figuig, still dominated by the descendants of the Moroccan invaders who conquered France in the remote past, although their fading hegemony is under threat from other populations» [el emplazamiento de París lo ocupa el glorioso barrio de chabolas de Figuig, todavía dominado por los descendientes de los invasores marroquíes que conquistaron Francia en un pasado remoto aunque su hegemonía en declive es amenazada por otras poblaciones] [Stableford, 225].

6 En otros países con gran cultivo de la anticipación bélica, tales como Gran Bretaña [Clarke] y Alemania [Franke], el «peligro verde» no parece haber interesado.

7 «El salvajismo sin límites de los atacantes, el uso de armas de destrucción masiva cada vez más mortíferas y la gradación en el horror indispensable en una novela tan larga deleitan el gusto acusado del autor por las historias de atrocidades [...]. Pero si Danrit adopta un escenario de conquista invertida al hacer asediar París por millones de caníbales hambrientos, África mantiene la función de ofrecer a la Francia combatiente y anémica el baño de sangre regenerador que necesitaría, al parecer, física y moralmente.»

8 «Si el estándar ecológico del Profeta no oculta exactamente la bandera roja, las causas fundamentales han cambiado y las profesiones de fe religiosas cubren profesiones políticas de fe y, si la guerra es racial, las razas en cuestión están más en función del color político que del de la epidermis.»

9 En L’invasion noire, la conquista de la Península Ibérica se produce tras el cruce del estrecho de Gibraltar a través de un túnel construido anteriormente por los españoles, al igual que en la novela de Rubio Coloma.

10 Según el crítico Esteban Salazar Chapela, «Entre dos continentes se ajusta con sincero patriotismo a las posibilidades españolas y da por logradas las aspiraciones más comunes hoy día en el ambiente peninsular». En la misma reseña, también se señalan las cualidades propiamente literarias de la obra, que cabe considerar la más lograda del autor: «El propio asunto novelístico se halla tecnificado con aportaciones nuevas, con nuevos dinamismos, con acción –justificada– continua, con ímpetu./Acción, descripción –e intenciones– se hallan dosificados con felicidad en esta nueva (lo es de verdad) novela de Coloma Entre dos continentes» [1929].

11 «[...] es la invasión de las “razas vencidas”, pueblos menos educados pero también menos corruptos, a quienes Europa es incapaz de resistir».

12 «[...] calidad esencial. En su novela, la palabra se emplea una y otra vez para describir los grupos de científicos y trabajadores en los que se había «concentrado toda la nobleza francesa». Organizada, heroica, reflexiva, esta «aristocracia de inteligencia y voluntad aparece como la antítesis exacta de la multitud».

13 «[...] la encarnación perfecta del genio islámico en sus diversos aspectos».

14 «[...] los bárbaros han reconquistado el mundo. La civilización ha muerto».

15 «[...] son sus conquistadores, más que ella, quienes merecen el respeto y la admiración, precisamente porque han sabido seguir siendo fuertes, valientes y fieles, porque han permanecido crueles, y vivos».

16 «[...] moral grosera».

17 Según Bernal Rodríguez, «el rasgo definitorio de la crónica periodística, que permite distinguirla de cualquier otro género periodístico, es el que el cronista ha de ser un periodista que vive los hechos que narra» [29], y continúa: «Personal en la crónica es presencia efectiva en el acontecimiento y en el texto» [30]. No obstante, la crónica conserva la escritura predominantemente objetiva que la liga a sus orígenes historiográficos. En cambio, el reportaje periodístico avanza hacia la novela al someter a la información recabada in situ por el periodista a un proceso de introducción de variantes discursivas habituales en aquel género: «El reportatge pot incorporar i combinar virtualment múltiples procediments d’escriptura (el sumari narratiu, el diàleg, el detall diegètic o l’estil indirecte lliure, posem per cas); absorbir en part o del tot els altres gèneres periodístics informatius (informacions, gasetilles, cròniques, entrevistes) i d’opinió (columnes i comentaris, per exemple); i fins i tot pot assimilar trets i gèneres literaris i artístics (caracterització dels personatges, escenes de costums, retrats, estil indirecte lliure; novel·la, short story, cinema, teatre, etc.). L’únic límit l’imposen les exigències de claredat, exactitud i eficàcia inherents a tot periodisme d’informació» [el reportaje puede incorporar y combinar virtualmente múltiples procedimientos de escritura (el sumario narrativo, el diálogo, el detalle diegético o el estilo indirecto libre, por ejemplo); absorber en parte o del todo los demás géneros periodísticos informativos (informaciones, gacetillas, crónicas, entrevistas) y de opinión (columnas y comentarios, por ejemplo); e incluso puede asimilar rasgos y géneros literarios y artísticos (caracterización de los personajes, escenas de costumbres, retratos, estilo indirecto libre; novela, short story, cine, teatro, etc.). El único límite lo imponen las exigencias de claridad, exactitud y eficacia inherentes a todo periodismo de información] [Chillón Asensio, 205]. La diferencia entre reportaje y novela radica en la materia narrativa, que en el reportaje ha de ser y parecer real. El reportaje es testimonio, no invención, y todo elemento que sugiera una penetración omnisciente no hipotética por parte del narrador en el pensamiento de las figuras humanas que aparezcan implica una anulación novelística del reportaje como género discursivo factual o documental.

18 Nicolau Ma Rubió afrancesó su nombre al firmar la obra.

19 «Si, para los animadores de la revisión paradigmática que es Cahiers du Sud, el Mediterráneo es ante todo un lugar de interferencias y mestizajes culturales mixtas, es quizás ante todo porque están pasando los tiempos de una unidad concreta y cotidiana.»

20 Sobre el uso del discurso retórico del reportaje en la ficción y sus relaciones con la novela, puede ser útil consultar el análisis de un ejemplo representativo efectuado por Letourneux [2012].

21 Incluso en las novelas escritas siguiendo a rajatabla la técnica conductista o behaviorista, la transcripción de los diálogos, incluso banales, se hace con tanto detalle que revelan la omnisciencia disimulada del narrador, a quien no cabe creer grabando a los personajes en las situaciones privadas en las que estos son presentados.

22 Debido a las confusiones habituales incluso entre estudiosos académicos de la literatura, conviene distinguir reportaje novelado y reportaje imaginario o ficcional, que podríamos denominar fictorreportaje. Mientras que el primero aplica la escritura novelística a un material factual, novelizándolo, el fictorreportaje procede a la operación contraria, esto es, a presentar mediante la escritura del reportaje factual un material imaginario, fantástico y, por lo tanto, ficcional. Por ejemplo, un reportaje de hechos anticipados como el de Rubió no puede ser sino ficcional.

23 El uso de géneros discursivos periodísticos en la ficción de anticipación remonta al siglo xix, en el que se publicaron incluso números de periódico anticipados, tales como el del diario barcelonés La Vanguardia de 28 de diciembre de 1989, publicado en 1889, o como noticias fechadas en el futuro, como las «Crónicas futuras de Gran Canaria» (1866) atribuidas a Benito Pérez Galdós. En cambio, el reportaje de anticipación tiene escasos precedentes antes de Rubió. Se puede mencionar un libro importante que adopta este género discursivo para ofrecer un panorama de la sociedad y la economía del porvenir, a saber: Enquête sur le monde futur [Investigación sobre el mundo futuro] (1909), de Jean Jullien. Después de Rubió, tampoco parecen haber existido apenas ejemplos de esta modalidad fictoperiodística prospectiva, aunque ha de mencionarse Warday and the Journey Onward [Warday] (1984), de los estadounidenses Whitley Strieber y James Kunetka, que versa sobre las consecuencias de una anticipada guerra atómica. En cuanto a los reportajes ficcionales ambientados en el presente y que tienen carácter especulativo y fictocientífico, se pueden recordar dos importantes, a juzgar por su reedición posterior, a saber: On vole des enfants à Paris [Raptan niños en París] (1909), de Louis Forest, en el que un científico secuestra niños para convertirlos en superhombres, pero el proyecto fracasa por oponerse los padres a tal mejoramiento esencial de la especie humana, y Os Bruzundangas [Los bruzundangas] (1923), libro póstumo del brasileño Afonso Henriques de Lima Barreto, constituido por una serie de reportajes sobre los usos, costumbres y vida política, económica y social del país imaginario de Bruzundanga, que cabe ver como una alegoría del país del autor.

24 El recuerdo dicta al reportero alguna digresión lírica que introduce mayor variedad y literariedad convencional en el texto. Por ejemplo: «Je vois mes chers villages noirs, là-bas, toujours calmes et vaguement anarchiques. Je vois les plaines herbeuses, à côté des grands fleuves, toujours tranquilles, sous leur ciel immense et silencieux, le soir, lorsque les grandes antilopes viennent s’y reposer des terribles chaleurs du jour, marchant lentement et broutant l’herbe à chaque pas» [veo mis queridos pueblos negros, allí, siempre tranquilos y vagamente anárquicos. Veo las llanuras cubiertas de hierba, junto a los grandes ríos, siempre en calma, bajo su cielo inmenso y silencioso, por la tarde, cuando los grandes antílopes descansan del terrible calor del día, caminando lentamente y pastando la hierba a cada paso] [Rubió, 66].

25 «[...] aliados fraternales, frente a la insolencia de los japoneses».

26 «[...] lo que llaman el Peligro Blanco».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Mariano Martín Rodríguez, « Le Réveil de l’Afrique, de Rubió, y las fantasías literarias sobre el « peligro verde » en Francia y España (1871-1939) », Babel, 38 | -1, 145-172.

Référence électronique

Mariano Martín Rodríguez, « Le Réveil de l’Afrique, de Rubió, y las fantasías literarias sobre el « peligro verde » en Francia y España (1871-1939) », Babel [En ligne], 38 | 2018, mis en ligne le 01 février 2019, consulté le 19 février 2020. URL : http://journals.openedition.org/babel/6143 ; DOI : https://doi.org/10.4000/babel.6143

Haut de page

Auteur

Mariano Martín Rodríguez

Investigador independiente
Proyecto Histopia (Universidad Autónoma de Madrid)

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Babel. Littératures plurielles est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Laboratoire Babel
  • Logo Université de Toulon
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals