Navigation – Plan du site
L’avenir au risque du totalitarisme

Guerra « al margen del cable ». Anticipación de la Segunda Guerra Mundial en las crónicas de Roberto Arlt

Monika Raič
p. 189-206

Résumés

En las crónicas Al margen del cable de los años 1937 y 1938 el escritor argentino Roberto Arlt anticipa la Segunda Guerra Mundial. ¿A través de qué recursos narratológicos y con qué fin anticipa un argentino una guerra que está preparándose en Europa ? Para abarcar esta problemática implicaré reflexiones sobre el fenómeno de la anticipación, la oposición entre guerra y paz, y la cuestión de subjetividad cosmopolita marginal. Los textos de Arlt exponen un afirmado interés por entender estructuras psicológicas, sociales, económicas y políticas entretejidas globalmente. Contrapongo la noción de historia universal de Kant con las reflexiones de Arlt sobre historia, guerra y paz. Leo las operaciones narrativas y la selección temática como táctica de inserción del sujeto cosmopolita marginal en el discurso global cuyo epicentro es Europa.

Haut de page

Texte intégral

1El 17 de octubre de 1937 en el diario argentino El Mundo se publica una crónica de Roberto Arlt con el título Espíritu guerrero en los niños más pequeños [Arlt, 2009, 168]. La nota comunica un nuevo plan educativo de « un país – no importa dónde, pero auténticamente situado en este planeta » [ibid.]. El preámbulo del nuevo programa « gira constantemente en torno a la militarización infantil » y consta categóricamente que una « sobria y eficaz exaltación de los héroes de las guerras recientes hará mucho por despertar el espíritu guerrero en los niños más pequeños » [ibid.]. A partir de esta noticia la crónica desarrolla cómo se llevará a cabo ese nuevo plan en la sala de clase. Narra cómo un maestro enseña a sus alumnos, los « niños más pequeños », la necesidad y satisfacción de la guerra. El maestro dice :

En las trincheras todos los soldados son como hermanos. Y cuando vienen otros soldados lo más bonito es ensartarlos en las bayonetas. Las bayonetas son como cuchillos. Los vientres de los hombres son como melones. ¿Quién no goza abriendo un melón ? Si tú, Antoñito, tienes sed, ¿no abres un melón ? » « Sí, señor. » « Pues el vientre del enemigo de la patria es como un melón. » [Arlt, 2009, 169]

2En su discurso el maestro recorre la batalla sobre tierra, en aire y mar y explica porque « [l]os niños buenos, en los aeroplanos, tiran bombas sobre las ciudades y destruyen a los niños malos. Y a las mujeres malas. Y a los viejos malos » [Arlt, 2009, 170]. La nota cierra con el maestro que regresa contento a su hogar, sumamente normal y pacífico, donde su esposa le espera con la cena : « ¡Y come alegremente, porque estamos en el año 1937 ! Y en 1937 se dicen muchas cosas que nadie haría jamás, si otra conciencia reinara en el mundo » [ibid.].

  • 1 Véase el discurso de paz en: Domarus, Max: Hitler. Reden und Proklamationen 1932–1945. Kommentiert (...)
  • 2 «Zur Lösung der deutschen Frage könne es nur den Weg der Gewalt geben, dieser niemals risikolos sei (...)

3Poco tiempo después de la publicación del texto de Arlt, el 5 de noviembre de 1937 Adolf Hitler reúne en la Cancillería del Reich en Berlín sus cinco consejeros más importantes. Asisten Hermann Göring (Comandante en Jefe de la Luftwaffe), Erich Raeder (Comandante en Jefe de la marina), Werner Freiherr von Fritsch (Comandante en Jefe de las fuerzas de tierra), Werner von Blomberg (Comandante en Jefe de las fuerzas armadas) y Konstantin Freiherr von Neurath (Ministro de Asuntos Exteriores). En esta reunión de máxima seguridad también está presente Friedrich Hoßbach, en ese momento ayudante militar de Hitler, quien toma apuntes de la reunión. Durante los procesos de Núremberg (noviembre de 1945-abril de 1949) estas notas se conocerán como « memorándum Hoßbach ». Pondrán en evidencia los tempranos y nítidos planes bélicos de Hitler dos años antes de la invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939 con que comenzó la Segunda Guerra Mundial. Si bien Hitler ya en 1925 en su libro Mein Kampf había descrito las metas que se llevarían a cabo durante la Segunda Guerra Mundial, después de la toma de poder en 1933 la política alemana oficial es pacífica. En su discurso de paz (« Friedensrede ») de 1933 por ejemplo1, Hitler enfoca la consolidación y la protección de la paz nombrando los deberes universales y particulares nacionales de la comunidad internacional. Vista desde el exterior, entre 1933 y 1936 Alemania se concentraba en su política interior. Detrás de esta propaganda translucía la política de dos caras de Hitler. La concentración en cuestiones domésticas en realidad significaba el fortalecimiento ideológico y la consolidación del poder militar alemán para poder comenzar la guerra y llevar a cabo las « reconquistas » territoriales. El memorándum Hoßbach da testimonio de que ya en 1937 –un año que la investigación sobre el Tercer Reich generalmente considera como « año tranquilo »– Hitler planificaba una guerra lo antes posible. Además, según el « memorándum Hoßbach » Hitler manifestó en esta reunión que « [s]olo el camino de la guerra puede solucionar el problema alemán »2. Dos años antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial los rasgos de una próxima guerra eran perceptibles si uno leía las noticias internacionales atentamente, pues entre las líneas se destacaban las verdaderas metas de la política alemana. Con la supuesta concentración en la política interna se compraba tiempo para preparar todo el pueblo, incluso « los niños más pequeños », para la « guerra total ».

4Por lo tanto, las semejanzas entre la nota semi ficticia de Arlt y la reunión de Hitler con sus jefes militares es llamativa : El « maestro » explica a sus « alumnos » cómo y por qué la guerra es necesaria. La ética implícita que permite a los niños buenos de ensartar los otros soldados en las bayonetas está transmitida con la misma retórica con que Hitler reclama sus verdades ideológicas. Se trata de leyes naturales e inherentes : asesinar a los soldados enemigos equivale a abrir un melón porque uno tiene sed. ¿Pensaba Arlt en Alemania cuando decía « un país –no importa dónde pero auténticamente situado en este planeta » ? ¿Por qué observa y percibe Arlt con tanta delicadeza las sutiles actividades políticas internacionales ? ¿Anticipaba Arlt que detrás de la política pacífica particular alemana se escondía la preparación para un gran ataque cuyo impacto no sería local ?

5La noción de anticipación propone concebir una futura situación y pronunciarla antes del tiempo de su acontecimiento esperable y esperado. Se compone de la preposición latina ante, antes y el verbo capere, captar. En este sentido, anticipación significa conjeturar un evento futuro, poder captar desde el momento actual y de forma perspicaz lo que está por venir. En eso, la anticipación connota la expectativa, la predicción y el pronóstico. Pero también abarca un grado de incertidumbre que puede ser la esperanza por algo bueno o una sensación negativa como el temor por una catástrofe. Para poder atinar a tal predicción o pronóstico, generalmente son necesarias tres facultades : un conocimiento agudo y vivo de sucesos anteriores o históricos, una intuición entrenada y una sensibilidad afinada en cuanto a la lectura u observación de lo presente. ¿Cómo anticipa la literatura una guerra futura ? ¿Qué abarca la noción de guerra ?

  • 3 Estoy muy agradecido por la ayuda que Franscico Hermo me presto en este asunto.
  • 4 Los títulos originales en alemán son Idee zu einer allgemeinen Geschichte in weltbürgerlicher Absic (...)
  • 5 «Mi propósito sería interpretado erróneamente si se pensara que con esta idea de una historia unive (...)

6La guerra es el contrapunto de la paz. En el tratado Idea para una historia universal en clave cosmopolita3 Immanuel Kant discute las premisas normativas de la historia desde el punto de vista universal con el fin de la « paz perpetua »4, expresión que sirve de título a otro ensayo que Kant publica en 1795 pero cuyas ideas claves ya resuenan en este tratado de 1784. En las nueve proposiciones de la Idea Kant defiende su hipótesis de que la autonomía racional y moral, guiada siempre e implícitamente por la Naturaleza, vencerá finalmente los intereses particulares nacionales, entendidos como individualismo destructivo. Según el desarrollo argumentativo de Kant la paz se instalará a través de la educación cosmopolita y la creación de una república mundial (Weltrepublik) o una federación de naciones (Völkerbund en Sobre la paz perpetua). Dicho de otra manera, si las naciones particulares firman efectivos tratados de paz, la paz se instalará eventualmente. Es evidente que tales afirmaciones transportan una postura idealista del progreso, de la historia y de la especie humana. ¿Desde qué ángulo entender las proposiciones de Kant ? ¿Anticipa ? ¿Pronostica ? ¿Espera ?5

7En el noveno y último principio de la Idea Kant conecta su argumentación filosófica sobre la historia universal con la noción de lo imaginario :

  • 6 Hice ciertos cambios necesarios en la traducción española a la luz del original alemán: «Ein philos (...)

Un intento filosófico que trate de elaborar la historia universal conforme a un plan de la Naturaleza que aspire a la perfecta integración civil de la especie humana tiene que ser considerado como posible y hasta como elemento propiciador de esa intención de la Naturaleza. Parece una ocurrencia un poco extraña y hasta incongruente querer concebir una historia conforme a la idea de cómo debía marchar el mundo si se adecuase a ciertos fines razonables ; parece que con tal propósito sólo se erigiría una novela.6 [Kant, 2013, 121 ; Kant, 1985, 61]

  • 7 «Lo que me más me sorprende en esta concesión que hace Kant es la comparación disciplinaria implíci (...)

8En este párrafo la crítica literaria ha notado la « comparación disciplinaria implícita entre el discurso filosófico y el novelístico » [Siskind, 2016a, 46]7 que surge de la contraposición entre la ciencia (filosofía) y la imaginación (literatura). Dado que las traducciones inglesas y españolas entendieron el original alemán « philosophischer Versuch » como « ensayo filosófico », en la interpretación de este párrafo se produjo una particular tensión genérica entre ensayo filosófico y novela. Propongo ampliar este entendimiento genérico por dos razones, ya que la conexión entre historia universal y literatura prometen ser productivas para la presente argumentación.

9Primero, la palabra « Versuch » ciertamente implica « ensayo » en el sentido del género literario que nació con Les essais de Michel de Montaigne y que proviene del verbo francés essayer, ensayar o intentar. Pero en el uso y contexto de Kant la connotación apunta claramente a esfuerzo, labor o intento porque lo que busca es repasar en los nueve principios la posibilidad de pensar y examinar, dentro de la disciplina filosófica, el problema de la historia universal en clave cosmopolita. Además, si Kant hubiera querido remitir en este punto a una forma textual, para crear la señalada yuxtaposición genérica, hubiera podido precisar Aufsatz, Schrift o Traktat. Segundo, el uso de la palabra « Roman » no apunta al género novela, sino que está usado alternativamente para contraponer las construcciones imaginarias abiertas de la literatura a la filosofía entendida como ciencia. Se sabe que en el pensamiento de Kant existe un cierto asincronismo entre sus posiciones filosóficas y el movimiento cultural-literario de su época [cf. Irrlitz, 2010, 32]. Kant no prestó mucha atención a la poesía y al drama del Sturm und Drang [cf. Vorländer, 1977, 380] y tampoco a los avances formales literarios de la época, o sea el desarrollo de la novela (Roman) como género literario. Si bien conocía probablemente el Werther de Goethe, no tenía buena opinión de este tipo de literatura, la novela de formación, sino que prefería el poema didáctico. Se puede por lo tanto sostener que el uso de la palabra Roman no quiere marcar el polo opuesto al ensayo filosófico. Lo que Kant pone en tensión es la estructura argumentativa de la filosofía y la fuerza imaginaria de la literatura cuyos poderes deberían, en su opinión, participar en la construcción de un horizonte normativo, es decir educar en el sentido moral. En esto el ámbito imaginario colaboraría con el plan y propósito de la Naturaleza que apunta hacia la paz.

10Indiscutiblemente la época de Kant contaba con conflictos sociales y políticos muy violentos (nombro solamente la Revolución francesa y las Guerras de Coalición) que no ofrecían muchos motivos para creer en una próxima fundación de paz. Pero la filosofía de la Ilustración con sus ideas de educación, progreso y modernidad había instalado cierta fe hacia un futuro menos bélico : « En el hombre (como única criatura racional sobre la tierra) aquellas disposiciones naturales que tienden al uso de su razón sólo deben desarrollarse por completo en la especie, mas no en el individuo » [Kant, 2013, 104]. Pero, a más tardar, las esperanzas de que la humanidad avance y mejore a través de la educación y el aprendizaje histórico, fueron fuertemente sacudidas por los sucesos y las destrucciones masivas de la Primera Guerra Mundial. De forma abreviada puede resumirse que justamente los procesos de modernidad y la exigencia de que el mundo entero se formara bajo el modelo civilizatorio europeo facilitaron esas devastaciones incomparables.

11Como si fuese una contemplación o respuesta a la Idea de Kant, el 21 de septiembre de 1939 se publica la crónica Los jóvenes de los tiempos viejos en que Arlt dirige su atención justamente a la relación entre historia y guerra :

« Europa se encamina hacia las quemantes fauces de Baal-Moloc », piensan los filósofos de este crepúsculo del siglo XX, « y se encamina hacia su propia destrucción, empujada por masas juveniles, que visten uniformes de partidos políticos, de acción punitiva, como no se conoció ni en la antigüedad bárbara ».
Siempre que se piensa así, se olvida la historia.
De la « Guerra del Peloponeso », de las batallas y venganzas de los partidarios de Mario o Sila, se pueden extractar ejemplos impresionantes. Pero para los románticos de hoy la guerra del Peloponeso o las depredaciones de los partidarios de Sila están vestidas de tules de melancolía que, embelleciendo a los degollados, determinan en nosotros un sentimiento que casi se atreve a afirmar que encontrar en aquellos tiempos un forajido que quisiera molestarse en cortarnos el pescuezo debió proporcionar un regocijo extraordinario.
Claro está que la « Guerra del Peloponeso » no la hicieron masas juveniles uniformadas, motorizadas y mecanizadas por rituales externos (uniformes, himnos, saludos), como las que hoy cruzan los asfaltados caminos de Polonia, pero ¿vamos por eso a creer que esas masas de jóvenes eran muy distintas a las de hoy ? [Arlt, 2009, 437]

  • 8 La referencia a la Guerra del Peloponeso ciertamente es una crítica hacia la fascinación y el entus (...)

12En este fragmento Arlt responde críticamente a la mirada confiada u optimista del progreso histórico. Nunca ningún conflicto bélico se llevó a cabo de forma que permitiera su romantización8. Lo único que mejoró con el paso del tiempo es la profesionalización con que se prepara y realiza la guerra : caminos asfaltados, motorización y armas de fuego.

13Si retomamos la conexión que Kant hace entre el transcurso de la historia y la instalación de la paz vemos que después de la Primera Guerra Mundial las presunciones de la ley moral, es decir el imperativo categórico, son problemáticas para pensar el actual transcurso de la historia. Resalto muy brevemente dos problemas principales que conviene contemplar para las presentes reflexiones. Primero, según Kant el ser humano es la única especie con la facultad de la razón. Sostiene que si se estimula, promueve e institucionaliza el uso de la razón en los individuos y en las naciones según las directrices de la ley moral en un momento futuro llegaremos a la paz. También argumenta que, aunque ese transcurso no sea evidente, o aunque ciertos acontecimientos demuestren lo contrario, el inherente y buen plan de la Naturaleza será notable en futuras generaciones. Esta argumentación que describe un progreso lineal de la historia resulta insostenible a la luz de las experiencias de las Guerras Mundiales. Segundo, la construcción de la ley moral es profundamente eurocéntrica porque sucumbe a distintas formas de actuar o pensar suponiendo que la organización e institucionalización europeas son la manera más apta para conducir los impulsos humanos según el plan de la Naturaleza para los fines que son el sujeto cosmopolita y el estado de paz. Aquí la afirmada y explícita supremacía de la cultura europea y de su idea civilizatoria, excluye de su análisis las estructuras inherentes destructivas de la « especie humana » y prescinde de « las desigualdades y los obstáculos culturales y geopolíticos que median la respuesta del sujeto cosmopolita a esta demanda universalista » [Siskind, 2016a, 22].

14¿Qué perspectiva de la Historia tiene entonces el sujeto marginal y qué posibilidades tiene para incluirse en ese discurso universal ? ¿Cómo hacerse sujeto de un discurso cosmopolita que proviene de un imperativo categórico que desconoce condiciones culturales y políticas que no son europeas ? En el marco de estas preguntas y de las reflexiones anteriores vuelvo a las crónicas de Roberto Arlt para repensar la relación y problemática entre la anticipación, la guerra y el sujeto marginal-cosmopolita.

  • 9 En la segunda parte de su obra Arlt abandona la novela. A parte de las crónicas Aguafuertes español (...)

15En comparación con la importancia y popularidad de sus novelas El juguete rabioso o Los siete locos la obra tardía de Roberto Arlt (1900-1942) es prácticamente desconocida9. La cesura comienza alrededor de su viaje como enviado especial del diario El Mundo a España en los años 1935 y 1936. Si bien desde su inicio como escritor el análisis de estructuras políticas es inherente a sus textos, esta tendencia aumenta considerablemente por, durante y después de este viaje. Arlt se embarca en febrero de 1935 y pisa España en Las islas Canarias, puertas de España, título de su primer Aguafuerte española. Ya en ella Arlt da a entender las tensiones políticas y sociales de la España del año 1935 que son mucho más graves de lo que había anticipado :

Me marcho a visitarlo al director del Diario de las Palmas, y el hombre, en vez de preguntarme si he visitado la casa de Pérez Galdós [...], o de indicarme que un turista no debe de olvidarse de visitar la iglesia, donde se confirma que rezó Cristóbal Colón antes de partir para lo desconocido [...] me da una conferencia sobre política. [...] Si en las islas el problema político (y las Canarias se encuentran a 800 millas de Cádiz, o sea 1.400 kilómetros, más o menos) preocupa intensamente ¿cómo será allá, en España ? [Arlt, 2017, 44 f.]

16Durante su estadía en España y Marruecos el interés de Arlt por la situación política de España, sus relaciones con otros países europeos y vecinos como Marruecos forma nuevos ámbitos de interés. Estudia rigurosamente las particulares situaciones económicas, políticas y sociales de todas las regiones que visita y las describe en los textos que envía regularmente al diario porteño. Cuando regresa a Buenos Aires en agosto de 1936 busca nuevas formas para su trabajo periodístico. Las famosas Aguafuertes porteñas formalmente ya no le resultan aptas para transmitir sus intereses que evolucionaron con el paso del tiempo y con sus viajes. En 1937 Arlt ya cuenta con dos nuevos formatos para su ficción periodística que escribirá hasta su muerte en 1942. Son las crónicas que aparecerán regularmente en El Mundo bajo los títulos Al margen del cable y Tiempos presentes.

17Arlt arma estos textos tras la lectura atenta de « los cables internacionales que llegan a la redacción del periódico porteño. » De ese modo « [s]igue de cerca el ascenso del nazismo en Europa, el clima de terror y violencia [...] y sondea los signos inquietantes que van apareciendo » [Corral, 2009, 14]. En cuanto a su construcción y composición, las crónicas divergen entre sí pero comparten la inserción de partes de la noticia del cable. Arlt usa estos datos como despliegue para construir alrededor de las cifras o los hechos novedosos un relato ficticio. Elige las noticias que más llaman su atención, fructifican su imaginación y combinan con ciertas estimaciones políticas que le interesa discutir o resaltar. La crónica El Pesador de monedas (13 de marzo de 1937) por ejemplo parte de la necrología de Percy Webb, coleccionista de medallas y monedas antiguas :

En 1870 estallaba la guerra franco-prusiana [...] el joven Percy Webb coleccionaba medallas y monedas antiguas. [...] En 1914 estalló la Gran Guerra. [...] Ahora [Percy Webb] estaba sumergido en el estudio de las monedas bizantinas de la época de Arcadio [...]. Por millares los hombres caían en los campos de batalla. Los aeroplanos y zepelines volaron sobre Londres, se inventaron los gases, las ondas eléctricas cruzaban el planeta a diestra y siniestra [...]. Míster Percy H. Webb continuó en su secretaría de la « Royal Numismatic Society », frunciendo la nariz avinagrada sobre monedas de sospechosa identidad. [...] Falleció hace pocos días [...] con la misma indiferencia que monotonizó su vida de medio siglo, ajeno a todas las angustias de la humanidad. [Arlt, 2009, 44 ff.]

18Desde el punto de vista narratológico, el texto es una mezcla genérica entre biografía, necrología y una escala histórica de guerras y crisis. Arlt usa la noticia del fallecimiento del « pesador de monedas » para introducir una crítica del comportamiento interpersonal marcado por indiferencia y, más importante aún, para posicionarse epistemológicamente. Si bien el mundo está contruido por cosas en el sentido de objetos, lo que resulta más importante en los textos de Arlt es que este mundo está gobernado por los fenómenos producidos por la interacción humana a escala individual como nacional. Mientras la vida del fallecido Webb torna alrededor de objetos desconectados de la sociedad e ignora indiferentemente las « angustias humanas », Arlt se dirige justamente a investigarlas. Por lo tanto es preciso considerar a Percy Webb como la figura opuesta a Arlt, quien « [i]nstead of being a collector and assessor of those things that are out of circulation [“medallas y monedas antiguas”], places himself where circulation is constant. Instead of withdrawing himself from the world in search of a secure site to ponder, Arlt can be seen […] as an echo chamber for all the sound and fury of the world » [Rosenberg, 2006, 135]. En esta función de cámara de eco Arlt elige muy sensiblemente las noticias que dan a entender la condición humana del momento histórico que él observa en Al margen del cable. Estas crónicas nombran la lejanía geográfica del sujeto marginal en su título ; son escritas desde el margen cuyo lugar de enunciación es Buenos Aires. Los textos tejen una densa red de la que surge la palpable amenaza de una próxima guerra. La anticipación de esta guerra funciona a contraluz de los previos eventos históricos, como los que Arlt evoca en la crónica Los jóvenes de los tiempos, cuando nombra la « Guerra del Peloponeso » o la Primera Guerra Mundial en otros textos como mostraré en seguida. Su intuitiva elección de cables se mezcla con su atenta y alerta lectura en un contexto global. « [L]a apremiante escena internacional y los preparativos encubiertos de la Segunda Guerra Mundial en varias latitudes (Europa, Asia, América, África), una guerra anunciada que finalmente estalla en septiembre de 1939 » [Corral, 2009, 13] son los temas principales que ocupan a Arlt hasta su muerte.

19Si como acabo de señalar en la segunda parte de la obra de Arlt se destaca un intensificado interés por la política internacional y cuestiones universales, ¿qué concepto de historia y de subjetividad cosmopolita reclaman entonces sus textos ? Para trabajar esta problemática voy a enfocar ejemplarmente dos crónicas del año 1937 : Las madres del mundo miran y escuchan… (28 de abril) y Cien años por cabeza (9 de julio). Las dos tratan cuestiones universales en que resuena implícitamente una crítica de la idea de historia universal y de paz de Kant y que proponen un reevaluada perspectiva del cosmopolitismo marginal.

  • 10 Las crónicas que anticipan la guerra en los años 1937 y 1938 son: No saben cómo resolver en Estados (...)

20En 1937 Arlt escribe en conjunto 59 crónicas, nueve10 de ellas anticipan directamente una próxima guerra. Obviamente, Arlt notaba en otras crónicas la compra desenfrenada de hierro viejo, el exporte de trigo argentino y su almacenamiento en Alemania e Italia, las persecuciones y misteriosas desapariciones de actores políticos en Europa, la politización e ideologización de jóvenes, etc. Con esto indicó claramente las tensiones internacionales cuyo desarrollo se dirigía hacía acontecimientos bélicos. Pero es en la crónica Las madres de todo el mundo donde Arlt recalcula detalladamente la atmósfera que surge de la anticipación y los fenómenos que a la vez la producen. A partir del cable que informa sobre las tasas de natalidad en Europa Arlt esboza un análisis psicológico y político de las madres que contrapone a la perspectiva positivista de los « estadistas de niños que no nacen » [Arlt, 2009, 82]. La pregunta clave parece ser ¿Por qué las mujeres no quieren tener más que un hijo ? En tres secciones delinea cómo se comportan « Las madres de todo el mundo », cómo « Habla el Duce » y cómo « Hablan los estadistas » :

Este es alemán. Cabeza calva. Ojos miopes. Cinco mil volúmenes de teorías en cinco mil millones de células de su cerebro cien por cien ario. Es el doctor von Leers. [...] Él decreta para las madres alemanas : « Debemos alcanzar un permanente aumento en los nacimientos del 43 % con relación al año pasado ».
Saludemos al doctor von Leers que no habla de amor. El doctor von Leers no tiene tiempo de nombrar esa tontería que se llama amor. El doctor von Leers, en nombre de la estadística, necesita aumentar los nacimientos en un 43 %. [Arlt, 2009, 82]

21Sin sorpresa ninguna el mismo discurso transcurre en Italia :

Habla Mussolini. Telegramas del 18 de abril del año 1937 :
« Mussolini está preocupado porque el índice de la natalidad declina. El jefe del gobierno propone en el Gran Consejo Fascista diversas medidas ».
Como Hitler en Alemania, Mussolini en Italia aspira a estimular los nacimientos. A cada mamá que tenga la amabilidad de tener cuatro hijos, se le darán una serie de facilidades. Entradas para cines. Préstamos. Ascensos a los maridos. Rebaja en los ferrocarriles.
Esto es hermoso. Vale la pena de tener un baby para ir al cine y que le rebajen a una el 20 % de los pasajes de ferrocarril. Las italianitas levantan el brazo y gritan « Viva il Duce ».
[... L]as alemanitas levantan el brazo y gritan « Heil Hitler »... pero no dan hijos. [Arlt, 2009, 83]

22Desde la perspectiva de Arlt este comportamiento se explica en parte porque las « madres que han vivido la Gran Guerra no quieren tener hijos ya. No quieren tener hijos que un decreto, un papel firmado, puede convertir en carne de cañón. Carne de cañón estos pedacitos de carne que han nacido de sus entrañas dolidas » [Arlt, 2009, 84]. En un tono sarcástico Arlt cierra la crónica nombrando las infructuosas campañas de los gobiernos y la negación de las madres a colaborar :

Se organiza la fiesta de la fecundidad. Pero la fiesta no multiplica los nacimientos.
Se organiza la campaña « Pro Madres ». Pero las madrecitas permanecen sordas a este llamamiento a la fecundidad premiado con rebajas en billetes de ferrocarril y vales para los cines.
Y es que el oído atento de las madres percibe, a lo lejos, el tronar de cañón. [Arlt, 2009, 85]

23Arlt describe la posición y la perspectiva de las madres para demostrar la imposibilidad de frenar los procesos que llevarán a la guerra. Estos procesos son los frutos del institucionalizado saber, de la tecnocracia moderna que descarta la sensibilidad humana y dirige todo su esfuerzo hacia un fin racional inhumano y sumamente cruel. Contrasta a través de la yuxtaposición simbólica de los doctores con las madres, de la institucionalización de los intereses nacionales con la posición de las mujeres que deben suministrar estas instituciones con nuevo personal. Usando la figura de la madre, Arlt aborda la cuestión de dar vida y vivir, un tema de alcance universal que traspasa las fronteras nacionales. Si los doctores, promoviendo las ideologías y políticas de sus respectivas naciones, compiten entre sí por el aumento de natalidad para proveer sus ejércitos con « carne de cañón », las « madres de todo el mundo » se oponen con su única medida posible que es la denegación de su capacidad biológica, por el amor a los hijos que no van a tener. Pero este acto de resistencia pasiva resulta ineficaz. Las establecidas estructuras estatales hacen que las madres también participen y « levantan el brazo y gritan “Viva il Duce” » o « Heil Hitler ». Las madres, las proveedoras del personal que hace la historia, saben que no pueden parar los encaminados desarrollos bélicos porque la historia humana es la historia de la guerra.

24Este es el tema de la crónica Cien años por cabeza. El dato que provoca la narrativa no aparece destacadamente, pero se puede deducir que el cable que llegó al diario contenía las siguientes cifras : « Desde 15 siglos antes del nacimiento de N.S. Jesucristo hasta el año 1900 los hombres han conocido 3.100 años de guerra y únicamente 227 años de paz. » [Arlt, 2009, 106]. Arlt debe haberse preguntado quiénes se dedicaron a calcular estas cifras y responde imaginando la siguiente situación :

En la cátedra de Derecho Internacional de la Universidad de Oxford, un estudiante, posiblemente propenso a idealizar la materia de su especialidad, afirmó que un Tratado podría algún día concertar la paz del mundo.
El profesor, que a su vez era un hombre experto en la cátedra, se dirigió a sus alumnos y dijo :
–Convendría que este tema, en vez de discutirlo, lo investigáramos. Por dicho procedimiento nos aproximaremos a la realidad, y la realidad nos enseñará a qué atenernos con respecto a los Tratados de paz. Para ello conviene que nos hagamos un plan de trabajo. Comenzaremos nuestras investigaciones desde una edad cuyos testimonios puedan considerarse fidedignos. [... D]aremos principio con el siglo XV, ante de Jesucristo, poniendo fin a nuestra exploración con el siglo XIX después de Jesucristo. [...T]omaremos 34 siglos y los examinaremos a la luz de Derecho Internacional y sus resultados efectivos. [... H]aremos [...] una estadística cuyos resultados nos serán provechosos espiritual y mentalmente [...].
Nos repartiremos 3.400 años. Como en la cátedra somos escasamente 34 personas, cada uno de nosotros se llevará para su estudio la friolera de 100 años. » [Arlt, 2009, 104]

25Propongo leer el « estudiante, posiblemente propenso a idealizar la materia de su especialidad » como metonimia relacional de Kant y sus propuestas jurídicas e históricas en La idea y Paz perpetua. Si bien la idea de firmar un tratado para instalar la paz en teoría parece la respuesta adecuada para poner fin a las guerras, los datos que los « testimonios fidedignos » de 34 siglos de historia humana exponen, da la negativa a esa idea. Al mismo tiempo, este saber que nunca ningún « decreto o papel firmado » impidió que sus hijos se « convirtieran en carne de cañón » es una sabiduría de la que las « madres de todo el mundo » ya disponen. Después de describir el proceso de investigación y comunicar el resultado, los integrantes « se fueron a almorzar con la satisfacción de haber cumplido con un deber de 100 años por cabeza. » [Arlt, 2009, 106] y con esto cierra la noticia. La más sincera investigación llevada a cabo en una universidad muy prestigiosa borra toda esperanza en un estado de paz consolidada porque aporta solamente una insignificante señal de mejoramiento en cuanto al problema de la guerra. También aquí, como en el caso de Percy Webb y los doctores-estadistas, Arlt señala la indiferencia emotiva de los investigadores. El núcleo del problema no les preocupa porque se conforman con haber cumplido con su deber, la investigación. También resuena un fuerte escepticismo hacía tal ética científica que se extiende a la pregunta de la inexistencia de un buen plan de la Naturaleza y al problema de la validez universal de la ley moral.

26Las señales políticas que Arlt percibe en su momento histórico anuncian un porvenir sumamente violento. La anticipación de una crisis cuyo impacto superará lo hasta entonces conocido se debe a la densidad de las interconexiones nacionales que aumentaron notablemente desde el « XV siglo antes de Jesucristo ». El buen plan de la Naturaleza, metonímicamente representado por las mujeres « de todo el mundo », ya deniega su asistencia en el avance de la historia. Esta historia siempre ha sido violenta y promete un porvenir inimaginable :

La Muerte se pasea por Europa y Oriente con una agresividad de la cual no se guarda memoria en ningún momento de la historia. Las que llamamos etapas bárbaras de la vida de la humanidad son episódicas deflagraciones comparadas con esta feroz asiduidad con que Europa y Oriente se preparan para la carnicería, cuyos estallidos presentes revisten una ferocidad terrorífica, no imaginada por ningún novelista. [Arlt, 2009, 151]

27Si Kant considera que la literatura es capaz de diseñar una historia universal en clave cosmopolita guiada por la ley moral, doscientos años más tarde Arlt responde invirtiendo esta reflexión. En un primer paso, ni siquiera le parce reseñable pensar en un momento pacífico. Por lo tanto su evaluación comienza con la certidumbre de la imposibilidad de paz. Declara la delimitación de la imaginación cuando dice que sucederán eventos que ni aquel que se dedica a la descripción imaginaria (« un novelista ») podría imaginar en su texto ficcional.

28Por eso entiendo las declaraciones de Arlt sobre la guerra futura cuyo núcleo se está formando en Europa en un plano mayor como posibilidad de cuestionar, como implicaba más arriba, la subjetividad cosmopolita en cuanto al lugar de enunciación marginal y la constitución de la imaginación cosmopolita. Si las condiciones del cosmopolitismo se forman bajo la educación derivada de valores europeos como expuesto en el pensamiento de Kant, la inserción del individuo marginal no resulta reconciliable con tal fin.

29Mariano Siskind estudió este conjunto de problemas enfocando a los modernistas. Analizó las escrituras de la Primera Guerra Mundial de Enrique Gómez Carrillo y Alejandro Sux que, según su argumentación, exhiben que América Latina fue parte de la discursividad global de la guerra [Siskind, 2016b, 234]. Afirma que el cosmopolitismo de los modernistas debe ser entendido como

el discurso neurótico de sujetos que buscan cancelar la distancia que determina su marginalidad para poder inscribirse en un campo simbólico en el que la guerra de Francia es un evento de justicia universal al que hay que serle fiel, y en el que se pueda articular la fantasía de una proximidad radical con el dolor infinito e inefable de los muertos. [Siskind, 2016b, 251]

30La inserción de Arlt en el discurso global a través de la guerra no corresponde a la misma lógica porque construye su perspectiva desde presunciones diferentes. Primero, su anticipación de la guerra próxima se basa en las experiencias de la Gran Guerra a solo veinte años de distancia temporal. Segundo, ideológicamente Arlt ocupa una posición política de « anarquismo transnacional » que es « [r]esueltamente antipatriótico en su ideología, [... e] ignora las fronteras nacionales » [Close, 2000, 8]. En esto, Arlt no es fiel a ninguna nación y no busca el acto solidario con el centro Europa. Los sucesos que anticipa se encuentran fuera de cualquier justicia universal o nacional porque los actos bélicos mismos aniquilan la posibilidad de justicia. Por eso resume que desde su punto de vista Buenos Aires es

uno de los oasis de la Tierra. Quizá [...] el mismo Paraíso [...]. Sabemos que despertaremos en el mismo lecho donde nos tendemos a cerrar los ojos. El hombre de Europa sabe dónde se acuesta a dormir, mas no sabe dónde despertará. Y sí despertará. La muerte, las mil formas técnicas de la muerte violenta están suspendidas sobre su cabeza. [Arlt ; 2009, 152]

31Pero eso no significa que Buenos Aires no sea parte del infierno futuro que Arlt esboza. Narra y anticipa los horrores en un diario para el público argentino. Sus lectoras y lectores que, si bien no van a vivir los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, van a tener que compartir las consecuencias y las reformuladas preguntas éticas posteriores. Por eso Arlt pregunta enfáticamente :

¿Existe un hombre que hoy tenga el coraje de decir : « Vivimos en una de las etapas más acabadas de la cultura científica, asistimos criminalmente impasibles, diariamente, al asesinato cruel de millares de seres humanos inocentes de toda culpabilidad, y nos cruzamos de brazos » ? [Arlt, 2009, 151]

32Por eso, destaco que en la anticipación de los sucesos bélicos que Arlt efectúa en sus crónicas, resuena la evaluación del lugar de enunciación del escritor latinoamericano en el mundo. « [Arlt] se pregunta por el sentido mismo de la literatura en estas circunstancias, hace suya la tragedia de Europa y anticipa una reflexión sobre literatura y totalitarismos » [Corral, 33]. Arlt no solo anticipa una próxima guerra desastrosa sino también las preguntas que entre otros Theodor W. Adorno (cf. Adorno 1971) plantearán después de los eventos de la Segunda Guerra Mundial. La preocupación política y estética de Arlt debería ser reevaluada bajo el paradigma del « cosmopolitismo afectivo ». A través de su « escritura produjo una proximidad cosmopolita » [Siskind, 2016b, 235] usando un modo político de inserción en el discurso universal distinto que los modernistas.

33Los modernistas incluyeron América Latina en el discurso global de la Gran Guerra empleando la cercanía afectiva producida por sus textos acerca de los campos de batalla con una retórica nacional que extingue la exclusión de América Latina como continente neutral. Arlt no opera el discurso de inserción en el campo universal a través del discurso simbólico nacional hegemónico establecido. Al contrario de los modernistas, Arlt indica que la adopción de la estética y política europea contiene un error fundamental porque el discurso del centro está podrido. Renuncia justamente a los valores de buena justicia a los que los modernistas se adhirieron. La inserción del marginal al discurso global a través de la inscripción a ese discurso es inadecuada porque omite sus propias realidades a escala global como universal. La distancia geográfica excluirá « Buenos Aires, paraíso de la tierra » de las operaciones militares. Pero dentro del horror global y universal este « paraíso » –expresión cuyo tono irónico no debería ser desatendido– tienen la función de « oasis ». Oasis en este sentido debería ser entendido enfáticamente : es el lugar desde donde comenzar a pensar. Esto es la reevaluación de la estructura de la Naturaleza, para retomar el concepto de Kant, y la permanente reformulación de leyes morales. En esto, la base de toda reevaluación es siempre la violencia inherente a todas las estructuras y especialmente a la historia del margen, en este caso la Argentina como territorio y nación. Porque desde el « descubrimiento » geográfico de América Latina por los que rezaron en una iglesia de las Islas Canarias « antes de partir para lo desconocido » [Arlt, 2017, 44] hasta la fundación de una literatura nacional [Viñas, 2005, 13] la violencia es el omnipresente punto de partida del sujeto marginal, argentino o latino-americano. Insertarse en el discurso universal y (re)constituir una ética desde la base violenta de la humanidad parece ser la propuesta de Arlt en su anticipación de la Segunda Guerra mundial desde el margen del cable.

Haut de page

Bibliographie

Adorno, Theodor W. Erziehung zur Mündigkeit. Vorträge und Gespräche mit Hellmut Becker 1959-1969. Frankfurt am Main : Suhrkamp, 1971.

Arlt, Roberto. El paisaje en las nubes. Crónicas en El Mundo, 1937-1942. Buenos Aires : Fondo de Cultura Económica, 2009.

Arlt, Roberto. Aguafuertes de Viaje. España y África. Ed. Sylvia Saítta. Buenos Aires : Hernández Editores, 2017.

Close, Glen S. La imprenta enterrada. Baroja, Arlt y el imaginario anarquista. Rosario : Beatriz Viterbo Editora, 2000.

Corral, Rose. « Un argentino piensa en Europa. Roberto Arlt en sus últimas crónicas. » Roberto Arlt, El paisaje en las nubes. Crónicas en El Mundo, 1937-1942. Buenos Aires : Fondo de Cultura Económica, 2009, p. 13 - 35.

Hoßbach, Friedrich. « Hoßbach-Niederschrift, 5. November 1937. » Consultado el 22 de noviembre 2018 : https://www.ns-archiv.de/krieg/1937/hossbach/.

Irrlitz, Gerd. Kant-Handbuch. Leben Und Werk. Stuttgart : Metzler, 2010.

Kant, Emmanuel. Filosofía de la historia. México D.F. : Fondo de Cultura Económica, 1985.

Kant, Immanuel. Werke. Band 9. Erster Teil. Schriften Zur Anthropologie, Geschichtsphilosophie, Politik Und Pädagogik. Darmstadt : Wissenschaftliche Buchgesellschaft, 1975.

Kant, Immanuel. ¿Qué es ea Ilustración ? Y otros escritos de ética, política y filosofía de la historia. Madrid : Alianza, 2013.

Rosenberg, Fernando J. The Avant-Garde and Geopolitics in Latin America. University of Pittsburgh Press, 2006.

Siskind, Mariano. Deseos cosmopolitas. Modernidad global y literatura mundial en América Latina. Buenos Aires : Fondo de Cultura Económica, 2016a.

Siskind, Mariano. « La Primera Guerra Mundial como evento latinoamericano : Modernismo, visualidad y distancia cosmopolita. » Cuadernos de Literatura 39. 2016b. p 230-253.

Vorländer, Karl. Immanuel Kant. Der Mann Und Das Werk. Hamburg : Meiner, 1977.

Viñas, David. Literatura argentina y política. Buenos Aires : Santiago Arcos, 2005.

Haut de page

Notes

1 Véase el discurso de paz en: Domarus, Max: Hitler. Reden und Proklamationen 1932–1945. Kommentiert von einem deutschen Zeitgenossen. Teil 1: Triumph. Band 1: 1932-1934. 4. Aufl. Leonberg: Pamminger, 1988, p. 169-342.

2 «Zur Lösung der deutschen Frage könne es nur den Weg der Gewalt geben, dieser niemals risikolos sein.» [Hoßbach, 1937].

3 Estoy muy agradecido por la ayuda que Franscico Hermo me presto en este asunto.

4 Los títulos originales en alemán son Idee zu einer allgemeinen Geschichte in weltbürgerlicher Absicht (1784) y Zum ewigen Frieden. Ein philosophischer Entwurf (1795).

5 «Mi propósito sería interpretado erróneamente si se pensara que con esta idea de una historia universal, que contiene por decirlo así un hilo conductor a priori, pretendo suprimir la tarea de la historia propiamente dicha, concebida de un modo meramente empírico; sólo se trata de una reflexión respecto a lo que una cabeza filosófica (que por lo demás habría de ser muy versada en materia de historia) podría intentar desde un punto de vista distinto.» [Kant, 2013, 124].

6 Hice ciertos cambios necesarios en la traducción española a la luz del original alemán: «Ein philosophischer Versuch, die allgemeine Weltgeschichte nach einem Plane der Natur, der auf die vollkommene bürgerliche Vereinigung in der Menschengattung abziele, zu bearbeiten, muß als möglich und selbst für diese Naturabsicht beförderlich angesehen werden. Es ist zwar ein befremdlicher und dem Anscheine nach ungereimter Anschlag, nach einer Idee, wie der Weltlauf gehen müßte, wenn er gewissen vernünftigen Zwecken angemessen sein sollte, eine Geschichte abfassen zu wollen; es scheint, in einer solchen Absicht könne nur ein Roman zu Stande kommen» [Kant, 1975, 47-48]. Subraya el autor.

7 «Lo que me más me sorprende en esta concesión que hace Kant es la comparación disciplinaria implícita entre el discurso filosófico y el novelístico y su intención de decidir cuál es más adecuado para dar cuenta de la historia de un mundo moderno que progresa hacia la actualización global de la libertad y la razón. Kant no duda de que esta sea una tarea para la filosofía, aunque las herramientas de la novela (Roman en alemán) parezcan más adecuadas. Pero aun cuando Kant crea que es el filósofo quien debe conceptualizar el proceso de globalización, es notable que admita que el desafío de imaginar el mundo como una totalidad reconciliada podría recaer sobre la novela. La novela es concebida así como la formación cultural que vuelve visible el proceso histórico de la globalización desde finales del siglo XVII. La novela, o la forma-novela y su capacidad de visibilizar el potencial imaginario del lenguaje, se erigiría como el espacio cultural en el que el proceso de globalización se vuelve disponible para que los públicos lectores elaboren las transformaciones que experimentan en sus vidas cotidianas.» [Siskind, 2016, 46]

8 La referencia a la Guerra del Peloponeso ciertamente es una crítica hacia la fascinación y el entusiasmo por la antigüedad que celebró el imaginario nazi.

9 En la segunda parte de su obra Arlt abandona la novela. A parte de las crónicas Aguafuertes españolas, Al margen del cable y Tiempos presentes escribe piezas teatrales, entre otras La isla desierta, África, El desierto entra a la ciudad y cuentos cortos reunidos en El criador de gorilas.

10 Las crónicas que anticipan la guerra en los años 1937 y 1938 son: No saben cómo resolver en Estados Unidos el problema de la neutralidad (24 de marzo); El subsuelo del diablo (15 de abril 1937); Las madres del mundo miran y escuchan... (28 de abril); Cien años por cabeza (9 de julio); El rompecabezas amarillo (3 de agosto);¿La guerra breve?... ¿La guerra larga?... (2 de septiembre); Buenos Aires, paraíso de la Tierra (24 de septiembre); Espíritu guerrero en los niños más pequeños (17 de octubre). Un argentino piensa en Europa (16 de septiembre 1938); El Diablo y yo en el Parque Lezama (20 de septiembre); Un mundo de soñadores (9 de noviembre); Termina un año terrible... ¿Y el que viene? (17 de diciembre); La eterna actualidad de El Greco (20 de diciembre).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Monika Raič, « Guerra « al margen del cable ». Anticipación de la Segunda Guerra Mundial en las crónicas de Roberto Arlt », Babel, 38 | -1, 189-206.

Référence électronique

Monika Raič, « Guerra « al margen del cable ». Anticipación de la Segunda Guerra Mundial en las crónicas de Roberto Arlt », Babel [En ligne], 38 | 2018, mis en ligne le 01 février 2019, consulté le 22 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/babel/6249 ; DOI : 10.4000/babel.6249

Haut de page

Auteur

Monika Raič

Universität Innsbruck - Vergleichende Literaturwissenschaft

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Babel. Littératures plurielles est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Laboratoire Babel
  • Logo Université de Toulon
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals