Navigation – Plan du site
Amérique latine

Edificaciones reveladoras. Monumentos y « lugares de memoria » : configuraciones urbanas de conflictos latinoamericanos del siglo XXI

Alejandro Solomianski
p. 86-112

Résumés

Al tornarse hechos de « sentido común » el fin de la « Guerra Fría » y su promulgada caída de las mega-narrativas, los estudios culturales se abrieron al análisis de objetos y espacios extra-discursivos y ampliaron su densidad investigativa al momento de enfocar las disposiciones espaciales urbanas. El entramado citadino pasó a entenderse como un texto en el que podría leerse no solamente la condensación de las subjetividades ciudadanas locales y nacionales, sino también las identidades configuradas a escala global. El presente estudio se centra en los avatares político-ideológicos y las conformaciones estéticas que pueden cuestionarse a partir del reciclado del « Penal de Punta Carretas » como « Punta Carretas Shopping Mall » (Montevideo, 1994) ; el reemplazo del monumento a Cristóbal Colón por el de la heroína libertadora Juana Azurduy (Buenos Aires, 2015) y la articulación de la « Plaza de la Transparencia » (San Salvador, 2017).

Haut de page

Texte intégral

Introducción : « verdad » y « representación »1

  • 1 El presente artículo analiza monumentos y espacios densamente significativos. Sugiero la utilizació (...)
  • 2 « Representación » en todos los sentidos posibles, sin excluir teatralización, simulación o sustitu (...)

1Resulta evidente que ningún significado se construye o transmite afuera de la representación2. Este principio nos enfrenta a la multiplicidad de matices con que la articulación del « texto representador » altera o, a veces más enfáticamente, encubre, la « verdad inicial » o el objeto socio-histórico representado. De hecho la referencia en sí es una entidad que nunca percibimos de un modo « puro » fuera del mundo concretamente factual de la representación.

2El presente ensayo intenta, justamente, enfocarse en las modalidades con que ciertos espacios urbanos emiten e imponen construcciones diversas de nuestras « realidades » sociales. Estas edificaciones revelan disyuntivas ideológicas, políticas y éticas y expresan sus antinomias como si se tratara de textos verbales. O aún más vigorosamente, como espacios explicativos más explícitos y más sólidos que los consolidados por los mismos discursos históricos o ensayísticos. Textualidades urbanas cuyos aparatos significativos no tienden a ser elaborados por los sujetos sino que al contrario, son las mismas subjetividades las que tienden a ser articuladas por ellos. Espacios que emiten de manera ineludible, una vez que se los interpreta, la intuición de una « verdad esencial » que se hace visible a los ojos, al tacto, a los oídos.

3Un modelo útil para des-universalizar la aparente transparencia de los intercambios discursivos es el circuito comunicacional planteado por Roman Jakobson en « Lingüística y poética ». La utilización de este esquema a lo largo de las presentes reflexiones apunta precisamente a su valor en tanto crítica de la distancia entre el referente (significado u objeto « real » o « factual ») y el mensaje (el texto que elaboradamente expresa o « representa » al referente). Este enfrentamiento entre « mensaje » y « referente », que por definición jamás es neutral, nos permite una percepción lúcida de las discordancias comunicativas iluminando los intereses y las identidades de los emisores y los receptores.

4Esta herramienta de análisis nos permitirá acceder a la lectura de ciertos espacios urbanos en su calidad de textos históricos, proclamas, reivindicaciones étnicas o racistas, lugares de memoria o distorsiones en la representación de los procesos históricos. De este modo el museo de Historia Nacional Argentina, tal como funcionó en la época kirchnerista, vino a recomponer numerosos falseamientos historiográficos y, sobre todo, a llenar enormes espacios vacíos aportando documentación hasta entonces ignorada. Como ejemplos el invaluable sable corvo del general San Martín, enviado por éste como regalo y condecoración simbólica a Don Juan Manuel de Rosas, adquiere un lugar medular en el recorrido museístico ; y la carta manuscrita del coronel Dorrego a su esposa antes de ser fusilado por el general Lavalle se posiciona en el espacio inicial de las luchas fratricidas que subyacen a la argentinidad.

5Con otra inflexión significativa, el dispositivo shopping mall altera la percepción de la « realidad » de sus usuarios y participa en la construcción de sus mismas identidades. Cuando se trata de complejos situados dentro de áreas urbanas centrales, que involucran, además, el reciclado de edificios históricos, sus productividades significativas se potencian considerablemente. De todos modos su organización funcional básica apunta a un entrelazamiento entre la sintaxis suprema del relato del dinero y la propagación y jerarquización de las « marcas » del cielo del consumo. En este sentido el centro comercial, más parecido a un templo que a un mercado, es un espacio utópico en el que aparentemente todos somos recibidos. Sin embargo, resulta evidente que la mayor inclusión de estratos sociales con menor poder de compra o de meros consumidores imaginarios, aumenta la vigilante exclusión de aquellos cuya presencia perjudicaría la atmósfera ideal y la proliferación de las ventas.

6Otra categoría remarcable de esta clase de enunciados espaciales, ubicados en núcleos centrales del entramado urbano, son los monumentos escultóricos. Por ejemplo, las clásicas estatuas de Cristóbal Colón alteran vigorosamente el entendimiento de la historia global en gran parte de las ciudades occidentales. Enfocando por un momento el ámbito estadounidense, los terroríficos sucesos del 12 de agosto de 2017 en Charlottesville se vinculan específicamente a la defensa, por parte de grupos neonazis y otras sociedades de ultra derecha, de la estatua del general Robert Lee, comandante de los ejércitos confederados durante la Guerra Civil del siglo XIX. Como puede verse en la agresividad criminal de los racistas, estamos frente a edificaciones que revelan de un modo privilegiado significados extremadamente conflictivos para sus entornos sociales. El monumento al general Lee no sólo representa el ímpetu discriminatorio de los fanáticos actuales ; como articulación de una memoria atemporal, condensa y reinstaura la experiencia de la « cultura del sur », su permanencia y sus « valores » : reconfigura un mundo en el que los afroamericanos siguen siendo esclavos y por el cual siempre « debiera » lucharse.

I. Autoritarismo, persuasión ; imperialismo, anti-imperialismo ; posverdad, transparencia. Modelos comunicacionales alternativos y sus espacios expresivos

  • 3 El remarcable libro de Ari Rabin Havt y Media Matters for America, Lies, Incorporated : The World o (...)

7En este apartado plantearé brevemente la evolución de los modelos comunicacionales hegemónicos desde el autoritarismo explícito de las dictaduras genocidas (Ríos Montt, d’Aubuisson, Pinochet, Bordaberry, Videla y similares), hasta el momento presente en que se cierra la segunda década del siglo XXI. Un momento de comunicación ensordecida y opacada por el modelo de la “pos verdad”3.

  • 4 Clare Foran, « Trump criticizes separating families at the border, despite his administration’s sup (...)

8Esta noción implica la distancia más radical y cínica entre la representación y el referente : podría plantearse una deslealtad profunda y constitutiva entre estos dos polos del esquema comunicativo. La única función del discurso pos-verdadero es manipular a los receptores y, simultáneamente, reproducirlos apelando a enunciados contra-fácticos, profundamente irracionales, e inspirados en los miedos más miserables respecto al « otro » social. En un ejemplo notablemente absurdo Donald Trump, quien impuso la regla inmigratoria de la « tolerancia cero », es decir, la separación indefinida de las familias de los migrantes legales en busca de asilo político detenidos en la frontera, en un tweet asegura que los demócratas son los responsables de la nueva regulación y deben poner fin « a la horrible ley que separa a los niños de sus padres cuando cruzan la frontera. »4 Contra este tipo de enunciados contra-fácticos y contra-argumentales no puede discutirse racionalmente : la única respuesta posible es intentar hacer visible lo invisible y volverlo un argumento generoso que pueda representar a los otros miembros de la comunidad, a los que miran angustiados hacia la irracionalidad intolerante sin saber qué hacer. Esta formulación comprometida debería intentar producir un tipo de mensaje que no sólo conmueva a los militantes partidarios de una colectividad integrada, sino también a aquellos que parecieran querer desligarse del transcurso histórico.

9Es justamente contra este modelo de la « posverdad » que analizaré, en el último tramo del presente ensayo, las estrategias reveladoras de la extraordinariamente significativa « Plaza de la transparencia » en la ciudad de San Salvador : una re-narración escénica y espacializada del libro El principito de Antoine de Saint-Exupéry.

  • 5 Centro comercial, monumento, espacio de creación de memoria ; estos lugares recortados de la urbe, (...)

10Como planteé al comienzo del presente apartado, su objetivo es exponer el itinerario en que aparecen las « edificaciones reveladoras » en conexión con los modelos comunicacionales con los que se configuran. Estos espacios explicativos privilegiados, determinados por sus contextos, transmiten, de un modo condensado, los sentidos de sus configuraciones significativas5.

  • 6 Fredric Jameson, Ensayos sobre el posmodernismo, p. 22, propone que la lógica cultural del capitali (...)

11Como he adelantado, la primera lógica, desde el punto de vista cronológico y de aparición en el ensayo es la del autoritarismo genocida. Sus argumentos son jerárquicamente inquebrantables y producen sujetos (incluso en el área opositora y utópica) transitados por significados linéales y precisos, y corporizados en identidades idealmente fijas. El repertorio de imágenes gira en torno al heroísmo, lo comunitario y la historia. Un conjunto de percepciones y una sensibilidad claramente moderna cuya obsesiva coherencia con la lucha y la lealtad a la propia identidad puede considerarse « paranoide »6.

12Para encarnar este primer espacio urbano consideraremos el Penal de Punta Carretas de Montevideo, monumento y aparato carcelario en funcionamiento desde 1915 hasta 1986 como presidio de máxima seguridad del Uruguay. Su concepción moderno-autoritaria se ve contrapunteada por una concepción utópica y resistente de la modernidad en la fuga de militantes anarquistas de 1930 y en la fuga de un centenar de guerrilleros tupamaros en 1971, hecho sin precedentes que quedó registrado como record mundial en la Guía Guinness. Más allá de lo increíble de esta fuga, su aspecto más conmovedor tal vez sea el demostrar que, aunque solo sea por momentos, la lucha comprometida y coherente puede vencer a la imposición dictatorial.

  • 7 Esta nueva forma de dominación económica de EEUU se acentúa con una supremacía militar y una prolif (...)
  • 8 Véanse los ensayos clásicos de Lyotard y Jameson.

13El momento siguiente de este estudio se enfoca en el insólito reciclado del penal como shoping mall. En 1986, después de un motín imponente, el penal se cierra y el espacio comienza su reconversión en 1991 en lo que continúa siendo, desde su apertura en 1994, el máximo paseo de compras y templo del consumo del Uruguay. El espacio del autoritarismo y la memoria resistente se transforma en su opuesto : la materialización de un orden persuasivo y atemporal en el que participamos o ejecutamos nuestras acciones voluntariamente. Es curiosa y significativa la coincidencia entre el año de comienzo de las obras (1991) y la caída del bloque soviético. Del mismo modo en que aquí asistimos a la transformación del espacio público y cerrado en un ámbito privado y abierto (aparentemente a toda la sociedad), en el mundo occidental, incluyendo ahora a la ex URSS y a sus antiguos aliados, se realiza el despliegue de la privatización del planeta. Podría enunciarse como el triunfo de una internacional capitalista centrada en los EEUU7. En este pasaje del discurso autoritario al discurso persuasivo consumista se constituye y se visualiza el cambio del modelo comunicativo en función de la dominante cultural del capitalismo tardío (Jameson) y la condición posmoderna del saber (Lyotard)8. La « caída de las meta-narrativas » y el supuesto fin de la historia, con el choque de civilizaciones como única hipótesis de conflicto, generan (y requieren) un tipo de subjetividad mucho más débil e inconsistente, no solo instalada en el a-historicismo, sino también mucho más inclinada al consumismo egoísta que a la experiencia colectivamente significativa.

14De este modo, mediante estrategias persuasivas, el poder hegemónico logró instalar, a través de votaciones democráticas y legitimadoras, el nuevo orden social de los neo-liberalismos que caracterizan a muchos gobiernos latinoamericanos de los noventas. Lo que resulta paradójico es que las agendas que habían sido ejecutadas autoritaria y violentamente por las dictaduras genocidas eran, en este caso, llevadas adelante como parte de un programa apoyado popularmente, al menos en un principio. Este parentesco profundo entre la dictadura genocida argentina y el gobierno neoliberal de Carlos Saúl Menem se visualiza, entre otros hechos notables, en la amnistía otorgada mediante los decretos de 1989 y 1990 a todos los criminales de lesa humanidad que habían sido condenados por el gobierno democrático de Alfonsín. El pasaje del Penal al Shopping de Punta Carretas parecería representar de manera inmejorable los procesos ideológicos y materiales que conducen del autoritarismo a la persuasión.

15Por último, en el orden de estos comentarios, pero en la etapa histórico-discursiva cronológicamente intermedia del ensayo, tenemos la oposición entre la atmósfera imperialista y la respuesta anti-imperialista liberadora. Esta última instrumentada por gobiernos más bien centroizquierdas-progresistas que a través de agendas radicalizadas.

  • 9 Por un lado me refiero al año de escritura de la Brevísima, por otro a sus numerosos memoriales de (...)

16Entiendo que la primera crítica orgánica del proceso de colonización imperialista occidental, o la pseudo-europeización « fallida » de América, África y Asia se enuncia en los escritos de Bartolomé de Las Casas y muy especialmente en su Brevísima relación de la destrucción de Indias. El texto, muchas veces mal interpretado o, deliberadamente, mal referido como un « mero » testimonio repetitivo, involucra, en realidad, una explicación extremadamente lúcida y valiente del mundo que se estaba gestando, a partir de 1542, irremediablemente9.

17El imperialismo empieza a ser un paisaje de fondo irremplazable a partir de la modernidad. Podría pensarse como una especie de forma « pura » a priori de la percepción de las relaciones geopolíticas. Este indiscutible imperialismo impone la difundida falacia de la articulación unidireccional de la historia occidental y las etapas evolutivas coincidentes o al menos análogas entre metrópolis y colonias. Entiendo que el alzamiento exitoso de Toutssaint Louverture en 1791 y las subsecuentes e innumerables rebeliones latinoamericanas apuntan a un sacudón y destrucción del modelo imperial-capitalista. Sin embargo, como bien lo explican José Martí, Frantz Fanon y Serge Gruzinski (en su volumen La colonización de lo imaginario), los procesos coloniales que se despliegan por siglos instauran un poderío simbólico difícil de desactivar.

18Como sustitución metonímica, la figura de Cristóbal Colón, convertida en competitivos monumentos urbanamente centrales, ha venido a corporizar y confirmar el repertorio de discursos colonialistas en numerosas ciudades de occidente. En Buenos Aires el homenaje escultórico dedicado a Colón estuvo ubicado entre 1921 y 2013 detrás de la Casa Rosada, entre esta y la avenida La Rábida, confirmando la continuidad entre la dominación española y la estructura de la república independiente. En 2015 su estatua (más tarde reubicada en la Costanera Norte frente al aeroparque Jorge Newbery y junto al Río de la Plata) es reemplazada por la de la heroína independentista del Alto Perú (Chuquisaca, actualmente Bolivia) Juana Azurduy. El gesto del kirchnerismo (inmediatamente distorsionado por el gobierno de Macri, que retiró la estatua de las cercanías de la Casa Rosada) fue triplemente anti-imperialista. En primer lugar manifestaba el quiebre de la narrativa que determina a las identidades genuinas latinoamericanas como derivaciones de las europeas. En segunda instancia se exponía que la soberanía surge del pueblo autóctono levantado en armas. Por último que el héroe homenajeado fuera una mujer mestiza confirmaba y reimpulsaba la lucha feminista por una sociedad más equilibrada y menos brutal.

19Estos desplazamientos e intercambios de estatuas narran la antinomia todavía ineludible del imperialismo y el anti-imperialismo.

II. Inmersiones en las edificaciones reveladoras
Yendo del penal al shopping (autoritarismo y persuasión)

  • 10 Para la presente subsección reformulo algunas ideas pertenecientes a mi trabajo « Del autoritarismo (...)
  • 11 De ninguna manera estoy cuestionando la valentía y la solidez política de las Madres u otros milita (...)
  • 12 Pueden cotejarse en la web las opiniones de Graciela Fernández Meijide y otros integrantes de la Co (...)

20Más allá del sentimiento de época y de la aparición de sensibilidades más superficiales que obedecían, sin conciencia de hacerlo, a un poder ahora persuasivo10, el nivel del horror al que había llegado el autoritarismo anteriormente en los tres países del Cono Sur marcó un momento sin precedentes para la región. El genocidio y tortura sistemática de decenas de miles y el exilio de centenares de miles excedió los límites represivos de dictaduras previas para volverse una pesadilla descomunal. La masacre fue cometida en exceso eliminándose no solo a los opositores reales sino también a quienes en un futuro hubieran podido serlo. El miedo al terrorismo estatal operó solidificando a la figura del torturador como el guardián último de los límites de lo posible. En este sentido el perímetro del Penal de Punta Carretas explicita todo sin decir nada, se revela como una estructura jerárquica clásica que no necesita explicar los fundamentos del poder que representa : la posesión de los armamentos represivos por parte de un estado occidental y cristiano que define la consistencia de lo « real ». Frente a este horizonte, una vez que las opciones democráticas comienzan a abrirse, se expandió la percepción de que un enfrentamiento abierto e inflexible, como el de las Madres de Plaza de Mayo, resultaba lo menos peligroso y lo más eficiente. Abierto no significó « vengativo », revolucionario o simétrico11. La acción de los militantes de los organismos de derechos humanos y de las víctimas directas no traspasó los límites de lo indicado por las instituciones judiciales democráticas y los nuevos marcos jurídicos instrumentados ante la emergencia de una situación legal inédita. Las venganzas personales, en parte gracias a la percepción de los activistas líderes de derechos humanos, sorprendentemente, jamás tomaron lugar12.

21Este contexto dominado por la búsqueda de justicia pero simultáneamente limitado por la aparente evaporación de las utopías y la instauración de un mercado consumista internacional, impuso a la estrategia persuasiva como la más deseable para los polos de poder. Si el autoritarismo confinaba y marcaba una distancia aparentemente irreductible, la persuasión invertía el procedimiento. El discurso persuasivo, seductoramente icónico y melodioso, simula una aproximación total entre el poder, ya no militar sino económico, y los sobrevivientes de un mundo profesionalmente persecutorio transmutados ahora en compradores entendidos. La estrategia persuasiva nos hace iguales al poder : somos nosotros los que elegimos « libremente » en función de « nuestros » intereses particulares. Persuasión mediante, el ciudadano se hace consumidor y lo público privado.

  • 13 Véase Deleuze, « Postscriptum sobre las Sociedades de Control ». Por otra parte Chomsky, desde una (...)

22Aunque estas observaciones son el análisis, enunciado algo irónicamente, de un modelo comunicacional y no una descripción de la configuración del mercado neoliberal posmoderno o, mucho menos, una verificación de la autenticidad ontológica de sus formulados, esta percepción general fue propuesta como una verdad por intelectuales « progresistas » de aquellos años. Según proponía García Canclini, en libros que constituyeron el mayor de los éxitos en el campo de los estudios culturales latinoamericanos de los noventas, « el consumo sirve para pensar ». Era en el mercado donde construíamos nuestras nuevas identidades. En Consumidores y ciudadanos García Canclini realiza una lectura que intenta « desfatalizar » el paradigma neoliberal, ajustándose a la necesidad de « repensar lo real junto con lo posible » y no más allá de ese límite [198]. Esta aceptación voluntarista del mercado como medio y mecanismo de la construcción de nuestras identidades confirma al dinero y a su lógica acumulativa (pretendidamente meritocrática) como la medida de todas las cosas. Sometidos todos los relatos a la sintaxis del dinero se verifica el pasaje de las sociedades disciplinarias a las de control según la propuesta de Gilles Deleuze13.

23Este pasaje, que es otra arista de la sustitución del autoritarismo por la persuasión, trae aparejada una aparente liberación del ser humano : el individuo deja de estar encerrado para estar endeudado, deja de ser perseguido para sentirse atraído, del enrejado de barrotes se pasa a un control libre y flotante ejercido mediante códigos electromagnéticos y contraseñas, claves que, en general, más que prohibir la salida autorizan el acceso.

24El control opera a la manera de una colonización del imaginario, como un implante de un lenguaje y una memoria ajenas que se experimentan como genuinamente propias. Tal vez como la instauración de un « Parnaso » en el cual todos queremos estar o en el cual todos queremos creer. Los excluidos, pertenecientes a la capa sostenedora del sistema y no a la de los totalmente marginados, pueden en muchos casos adherirse a una actitud de consumo imaginario, experimentar momentáneamente una sensación de participación ilusoria que equipara o eleva sus vidas en contigüidad con la de los overconsumers.

25Esta atmósfera de simpático egoísmo brutal pretende confirmar que el supuesto « chorreado hacia abajo » neoliberal es la nueva forma de la generosidad y que el egoísmo consumista es la mejor forma de integrarse comprometidamente a la comunidad en este « Fin de la historia ».

  • 14 Véase « Y la cárcel será suite » de Guillermo González.

26Inaugurado en 1994 el Punta Carretas Shopping Center constituye un espacio único en el planeta por el denso entramado de significados que su materialización implica : un plurívoco entremezclamiento de persistencias y borraduras, de gemidos de dolor y de sonrisas complacientes. La reconversión del penal en centro comercial, con el mantenimiento de una buena parte, perímetro y estructura nada menos, de la obra arquitectónica original, involucró acuerdos y disputas por parte de numerosos intereses en conflicto. Obviamente la lógica neoliberal del mayor rendimiento monetario se terminó imponiendo14.

27El centro comercial conservó la vieja garita de control y acceso, donde actualmente funciona un McCafé, que antecede unos cincuenta metros a la entrada principal del edificio. Dentro de este, una vez atravesada la segunda entrada (y muralla), podemos ver el ex pórtico de entrada al celdario que quedó integrado como un inmenso arco escultórico en el recorrido comercial. Las que eran celdas ahora son locales comerciales. Sin embargo, tras el atiborramiento de colores, sonidos y gente transitando « libremente », los significados históricos se desvanecen : lo represivo se auto-parodia y se reintegra como una parte del decorado. En este festival de lo icónico no hay espacio para placas con leyendas que indiquen que su escenografía está basada en fragmentos testimoniales de « una historia verdadera ».

28El momento más emocionante de este pasado desvanecido y arrasado por las máquinas excavadoras se encuadra en las dos fugas de militantes populares : la de ocho anarquistas en 1931, a través de un túnel de afuera hacia adentro, y el record indisputable de 111 tupamaros en 1971 a través de otro túnel de adentro hacia afuera. Pepe Mujica, presidente del Uruguay de 2010 a 2015, y quien sería su ministro de defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, fueron partícipes de la fuga del 71. En su libro sobre el tema, La fuga de Punta Carretas, Fernández Huidobro resalta que los dos túneles se cruzaban, enfatizando su solidez y persistencia. Increíbles pasadizos a la libertad que se entrelazaban tanto materialmente como en la espiritualidad combativa y transgresora : « Aquí se cruzan dos generaciones, dos ideologías y un mismo destino : la libertad » [Fernández Huidobro, 141].

29En el centro comercial el poder dictatorial se ha transmutado en poder comercial, la rígida disciplina carcelaria se aplica, totalmente atenuada y solo en determinadas franjas horarias, sobre las vendedoras y el personal de limpieza, quienes tienen, al menos como posibilidad imaginaria, una mínima chance de llegar a ser por un momento consumidores. En rigor, la memoria que ha sido definitivamente borrada no es la del poder sino la de la resistencia al poder.

Imperialismo, anti-imperialismo y sus monumentos

30La festiva instalación del neoliberalismo, no solo como un modelo económico sino también como una estructura política durante los años noventa a lo largo de Latinoamérica, condicionada por su incoherencia constitutiva, comenzó a abandonar la estrategia persuasiva para sustituirla por la represión autoritaria. Su lógica de acumulación para las minorías y saqueo a las mayorías productivas, gradualmente fue perdiendo el valor « legitimador » que le había otorgado el origen democrático de la delegación del poder. Ante la ausencia del publicitado « chorreado hacia abajo » de la torta neoliberal, los crecientes tarifazos y los recortes despiadados en los presupuestos de salud pública y educación, los reclamos de los diversos sectores sociales reaparecieron. Perjudicados por las desregulaciones favorables a los capitales transnacionales, los trabajadores empezaron a reocupar las calles y a reavivar la nostalgia por las utopías. La entrada al siglo XXI encontró a Sudamérica reorganizándose, sumergida en complejas luchas populares y negociaciones políticas, avanzadas a través de gobiernos que sostenidamente revirtieron las imposiciones neoliberales e intentaron reparar los daños acumulados sobre las estructuras nacionales.

31Más allá de los alzamientos civiles masivos del 20 y 21 de diciembre del 2001 en Argentina, tras los cuales Fernando de la Rúa debió escapar en helicóptero de la Casa Rosada, en Latinoamérica en general, el neoliberalismo se destartala por el desgaste de sus políticas impopulares las cuales impulsaron el triunfo, en elecciones democráticas, de gobiernos nacionales y progresistas. Los nuevos programas tenían un carácter autoctonista y proponían un fortalecimiento de la producción nacional en todos los ámbitos, incluyendo las áreas tecnológicas y científicas. Paralelamente se preconizaba la redistribución más equitativa del producto económico nacional y una inclusión del « otro » social en la atención sanitaria y educativa y en las necesidades básicas generales, pensadas como responsabilidad del estado. Este modelo de inclusión en el caso argentino se amplifica notablemente respecto a la inmigración, sobre todo la proveniente de países limítrofes y se plasma con la implementación del Programa Nacional de Normalización Documentaria Migratoria, « Programa Patria Grande » (2006).

32Al comienzo del siglo XXI, pueden señalarse la coexistencia y la cooperación de un conjunto de líderes con agendas similares que intentan reavivar la utopía de la Patria Grande, considerada como línea inicial a la manera de un enfrentamiento con el Fondo Monetario Internacional : Fidel Castro, Hugo Chávez, Lula da Silva, Rafael Correa, Evo Morales y Néstor Kirchner. El factor que me interesa remarcar es el retorno de la historicidad. Esta oleada socialista y anti-imperialista reivindica a las figuras de Bolívar y Martí, la gesta cubana y las propuestas utópicas de Montoneros, Tupamaros y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria chileno. Esta recuperación del significado histórico de los procesos sociales realiza una crítica aguda de la historia latinoamericana tal como ha sido impuesta y consolidada por las tradiciones oligárquicas y burguesas.

  • 15 En una serie de textos reveladores, Enrique Dussel analiza a fondo este falseamiento de la « Histor (...)

33El primer punto a considerar es la noción de « Descubrimiento » de América, la eliminación tanto genocida como simbólica de las culturas aborígenes y la europeización « universalista » de la « realidad »15. Partiendo del homenaje a Colón explicitado en el nombre de la, quizás (sin duda auto-propuesta), capital política del planeta (Washington District of Columbia) el número de monumentos y ofrendas dedicadas al almirante es incalculable. Ha sido tal la intensidad con la que estos homenajes consolidaron, como una realidad incuestionable, la historia eurocéntrica, que como reacción el 12 de octubre de 2004 manifestantes chavistas derribaron el monumento a Colón que se encontraba en el entonces Paseo Colón de Caracas. Dejando de lado una evaluación del suceso, cabe mencionarse que a comparación con conquistadores orgullosamente genocidas, como Cortés o Pánfilo de Narváez, Colón podría pasar, sin exagerar demasiado, por un filántropo. Por otra parte Colón no « descubrió » mucho y tenía una percepción marcadamente confusa de los lugares que recorrió. En rigor su accionar fue relativamente periférico. Su figura se impuso descomunalmente en la invención de un pasado ilusorio con un mayor peso que el que había tenido en la historia factual : sin duda por haber sido el primer representante del imperio español en la urdimbre de significados eurocéntricos de la modernidad.

34En Buenos Aires, el monumento a Colón, realizado por Arnoldo Zocchi (623 toneladas de mármol de Carrara, 38 metros de altura y una figura del almirante de 6,25 metros, con los « mapas » en las manos) se inauguró en 1921 ubicado a continuación del ala trasera de la Casa Rosada y equidistante a la circular Avenida de La Rábida, en el centro del Parque Colón. Es decir apuntando hacia Europa entre el palacio de gobierno y el área portuaria del Río de la Plata. Se sugiere de este modo que la razón y el poder provienen del exterior y se corporizan, además del almirante, en múltiples alegorías grecorromanas, materializadas en los grupos escultóricos del basamento. Esta sucesión de alusiones euro-imperiales revelan el origen e intermedian la delegación del poder instalado en la Casa Rosada. El monumento es enfáticamente neoclásico : la esbeltez, la altura, la blancura la simetría y la verticalidad remiten a un mundo de autoridad varonil, racionalidad y “modernidad”. Podría decirse que no hay un solo elemento que no refiera a un estricto y autocomplaciente imaginario eurocentrista.

35En 2008, en medio de negociaciones territoriales sobre esa zona de la ciudad entre el gobierno municipal de la ciudad de Buenos Aires, a cargo de Macri, y el nacional, se diagnostican fallas estructurales del monumento que obligan a desmontarlo y a realizar reparaciones para evitar un posible desmoronamiento. Una vez rearmado en 2018, con Macri en el gobierno nacional, el monumento a Colón fue reubicado en la Costanera Norte, en el Espigón Puerto Argentino, frente al Aeroparque Jorge Newbery. Si bien es un espacio destacable de la ciudad se vincula con el turismo, el río, la ejercitación física y la pesca, pero no con los fundamentos del poder.

36Entre tanto, el espacio que ocupaba Colón le había sido otorgado a Juana Azurduy. Tal vez aún hoy su figura sigue siendo borrosa para algunos argentinos. Pacho O’Donnell ha hecho una contribución mayúscula con su extenso volumen monográfico Juana Azurduy y Felipe Pigna, historiador progresista y masmediático le ha reconocido un papel de primera relevancia en las luchas independentistas del Alto Perú. A partir del siglo XXI su presencia y su rol son destacados en numerosos artículos y libros.

37En rigor el primer salto a un reconocimiento extendido de la teniente coronela se debió a la hermosa zamba « Juana Azurduy » con música de Ariel Ramírez y letra del prestigioso historiador Félix Luna, probablemente, junto con « Alfonsina y el mar », uno de los hits del Long play Mujeres Argentinas grabado por Mercedes Sosa en 1969. El disco tuvo enorme difusión y la voz de la cantante ya había comenzado a ser un elemento cultural de la constelación utopista argentina. Sin embargo Juana Azurduy, que hablaba quechua, aymara y español, de acuerdo a las delimitaciones geográficas actuales, habiendo nacido en Chuquisaca (Sucre-Bolivia), hubiera sido ciudadana de la república plurinacional de Bolivia.

38Justamente fue Evo Morales quien donó, en representación de los bolivianos de Bolivia y de los de Argentina, un millón de dólares para la ejecución del monumento. La obra fue inaugurada por Evo Morales y Cristina Fernández en el 2015. Concebida por Andrés Zerneri, está realizada con 25 toneladas de bronce, mide nueve metros de altura y se apoyaba en un pedestal de piedra de seis metros de altura : una pirámide de tres escalones que representa a la cultura Tiahuanaco.

39Desde la perspectiva del reencuentro con la propia historia, el cambio de monumentos no podría haber sido más fecundo. Ante todo el homenaje a Juana Azurduy es deliberadamente un compuesto escultórico desequilibrado y en perpetuo movimiento que intenta explayar una estética amerindia. Ya la mera contextura rústica de sus superficies y su color verdoso azulado, de innumerables matices, configuran una policromía cobriza que remarca la inclusión y la autoctonía. La heroína avanza con la espada desenfundada en su mano izquierda, carga a la vez sobre la espalda, en una manta andina (aguayo), a su bebé y brotan de la misma espalda sus hijos todos, los de sangre y los aborígenes de las diversas etnias andinas. Su gesto airado parece emitir el rugido del pueblo que la acompaña y al que representa. De este modo el reverso de la historia oficial y “normalizada” discute a la nación para volverla Patria Grande, derriba al patriarcado colocando el peso de la lucha de liberación en una mujer y reformula el origen y el entretejido de los procesos históricos de América como un espacio en el que el año 1492 no tiene relevancia fundacional.

40En 2017, bajo el gobierno de Macri y con el retorno del neoliberalismo, el monumento a Juana Azurduy fue separado de la Casa Rosada y mudado a (abandonado en, podría decirse) la plaza del correo, frente al Centro Cultural Kirchner. Las representaciones de la historia, como ella misma, avanzan de un modo zigzagueante.

Epílogo : La Transparencia, San Salvador, 2017. Lo esencial se hace visible a los ojos

41La historia de El Salvador es densa y sanguinaria. Sin embargo, lo que se siente siguiendo sus complejos itinerarios es que no todo está perdido. Su gente continúa insistiendo en realizar una sociedad más integrada y justa a pesar de tener en contra el horroroso peso de su historia, su inevitable dependencia de factores externos y la permanente hostilidad del « gran vecino del norte ».

42Sería muy difícil sintetizar sus procesos históricos. Me interesa, simplemente, recordar que de 1980 a 1992 cuando, a grosso modo, Latinoamérica se reorganizaba en torno a las propuestas neoliberales, El Salvador sufrió una « Guerra Civil » genocida con masacres de una magnitud imborrable en la historia latinoamericana. La aniquilación de al menos 75.000 seres humanos en el « pulgarcito » de América fue el mecanismo de la ultraderecha para entronizarse en el poder e intentar deshacer la fuerza transformadora del pueblo y las organizaciones izquierdistas. De todos modos, una vez terminado el conflicto armado, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), a pesar del poderío de la derecha y de la abierta oposición estadounidense, logra obtener el gobierno general del país en 2009 a través de votaciones democráticas. Gracias a la reelección de 2014, en la que se designa como presidente a Salvador Sánchez Cerén (un reconocido comandante guerrillero), la histórica fuerza izquierdista conservará el poder hasta junio de 2019.

43Me interesa replantear el modelo comunicativo contra el que el frente FMLN ha luchado y que en 2016 y 2017 tanto daño ha producido en Brasil y Argentina, para mencionar dos ejemplos evidentes. Enunciada desde el neoliberalismo, e ignorando toda verificación referencial, la “posverdad” inunda nuestros horizontes con mentiras deliberadas y conspiraciones absurdas que reconfirman y fomentan los odios más irracionales y justifican los egoísmos más monstruosos.

  • 16 Hay en esta noción de « cambio de principio » una aplicación de las reflexiones finales de Event [1 (...)
  • 17 Las memorias de Consuelo Suncín, la artista salvadoreña que fue esposa de Saint Exupéry desde 1931 (...)

44Es justamente contra esta opacidad que el FMLN salvadoreño propone el modelo de la transparencia. Un modelo en el que el enunciado del acto comunicativo se vuelve meta-referencial para demostrar que la fidelidad a lo referenciado constituye la validez del discurso. No se trata tanto de realizar un intercambio como de establecer las nuevas reglas que modulan el principio de los intercambios16. Este modelo encuentra una logradísima expresión en la Plaza de la Transparencia en San Salvador, un espacio urbano que logra mucho más que recrear tridimensionalmente el libro El principito de Antoine de Saint-Exupéry. Tanto cada uno de sus componentes como el sistema que configuran, articulan, de un modo que sobrepasa lo verbal o lo meramente icónico, el valor supremo de lo genuino, la autenticidad y la honradez. El portal o arco simbólico de las manos limpias es una escultura que posiciona dos enormes manos y antebrazos, que superan los siete metros de altura, a los bordes del camino inicial como si fueran dos árboles. Estas manos con las palmas bien abiertas y orientadas hacia el interior de la plaza señalan el inicio de un nuevo espacio y un nuevo código, a la vez que protegen a quienes se refugian en la plaza. Estas manos, junto con la hermosa escultura en bronce de la rosa, una fuente y además, transparentemente, una efigie en tamaño natural de Consuelo Suncín de Saint Exupéry17, revelan que la plaza se ha apropiado del libro y lo ha conjugado con los elementos de una nueva narrativa. En este relato ampliado se « con-funden » los elementos propios de la nacionalidad salvadoreña y los del libro : los volcanes de la zona montañosa y los tres volcanes del asteroide en el centro de la plaza, el anticapitalismo del FMLN y la impugnación anticapitalista del hombre de negocios, la jerarquización alienante del geógrafo y el espacio liberado de la plaza en el que los niños pueden subirse a las esculturas de resina poliéster, mirar el cielo desde el telescopio anti-eurocéntrico del astrónomo turco o subirse a la avioneta del narrador.

  • 18 Este aspecto marca un contraste significativo con los respectivos parques de Francia y Japón.

45Ubicada sobre el bulevar Monseñor Romero en el área céntrica de la ciudad, la Plaza de la Transparencia, abierta al público el 30 de octubre de 2017, a diferencia de otros parques y monumentos que homenajean al « Principito » (o lo usan mercantilmente) en numerosos países, tiene acceso total, permanente y gratuito y se propone como un espacio ilimitadamente participativo en el que el dinero no tiene participación18. Dejando de lado el equipo de artistas y profesionales que contribuyeron en la realización del proyecto, me interesa destacar la figura de quien fuera Ministro de Obras Públicas de El Salvador entre el 1 de junio de 2014 y el 1 de noviembre de 2017, es decir, la persona que impulsó, apoyó y logró concluir este inspirado emprendimiento. Durante la Guerra Civil, Gerson Martínez pasó a la clandestinidad y fue un miembro activo de las Fuerzas Populares de Liberación, la primera organización guerrillera que formaría parte del FMLN. Además de su participación como combatiente se ha destacado por su papel político en el ámbito de la comunicación, la mediación y la legislación. El comandante Sánchez Cerén, elegido presidente en 2014, lo nombra Ministro de Obras Públicas. Y es en este punto que comienza a tomar cuerpo esta micro-utopía de la Plaza de la Transparencia. Es como si el sueño de generaciones despedazadas y de militantes persistentes se materializara en, al menos, una hectárea en la cual lo posible se amplifica y una forma extrañada de la verdad se corporiza.

46La plaza, además de recuperar logradamente el relato de Saint Exupéry, reconfigura exitosamente una narración acerca de la particularidad nacional salvadoreña. Pero su mayor triunfo es todavía otro. Con los padres, en grupos, en parejas, el público de la plaza se entremezcla en grandes cantidades. De día, de noche, día tras día. Muchos repetirán la visita incansablemente. En su mayoría niñas y niños se reencuentran y « Las Manos Limpias » de la entrada extienden un arco protector sobre ellos. La euforia infantil, la alegría, la atmósfera amigable, hermanan a todos. Las voces se alzan y se expanden en una algarabía con ligeras disonancias, recorren el espacio de ese sueño realizado haciéndose un murmullo, una música. Las voces de las personas adultas intentan explicar las esculturas-fragmentos de un relato múltiple. Los niños juegan, se agitan, inventan roles, se suben libremente a las esculturas o se introducen en las fuentes que, a lo largo de toda esta edificación reveladora, no poseen ninguna valla protectora, ninguna restricción.

47¿Cuánto puede cambiar este pequeño evento la estructura de la sociedad salvadoreña ? La respuesta es impredecible e inaccesible y quizás irrelevante. Pero, de todos modos, la plaza persiste como una sorpresa esperanzada y encarnada en el futuro… En un país atenazado por la pobreza y la violencia hay un espacio igualitario y maravilloso que no está reservado a los hijos del privilegio ; una plaza donde todos pueden reencontrarse, incluso los niños rechazados por los patios de juegos de los centro comerciales.

Haut de page

Bibliographie

Carpintero, Enrique. “El concepto de ‘posverdad’: una nueva mentira”. Topía. Agosto/2017. Consultado el 20 de febrero de 2018 : https://www.topia.com.ar/articulos/concepto-posverdad-una-nueva-mentira.

Chomsky, Noam. Necessary Illusions. Thought Control in Democratic Societes. Boston: South End Press, 1989.

De las Casas, Bartolomé. Brevísima relación de la Destruyción de Las Indias. Ed. Jean-Paul Duviols. Buenos Aires: Stockcero, 2006.

Deleuze, Gilles. “Postscript on the Societes of Control”. October vol. 59, Winter 1992, MIT Press, p. 3-7.

Dussel, Enrique. 1492: el encubrimiento del otro: hacia el origen del mito de la modernidad. La Paz: UMSA, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, 1994.

Eliade, Mircea. “El simbolismo del ‘centro’”. El mito del eterno retorno. Madrid: Alianza Editorial, 1980, p. 20-25

Eliade, Mircea. “El espacio sagrado: Templo, Palacio, ‘Centro del Mundo’”. Tratado de historia de las religiones. México: Era, 1986, p. 328-345

Fukuyama, Francis. The End of History and the Last Man. New York: Free Press, 1992.

García Canclini, Néstor. Consumidores y ciudadanos. México: Grijalbo, 1995.

González, Guillermo. “Y la cárcel será una suite”. Brecha, 16 de agosto de 1991.

Gruzinski, Serge. La colonización de lo imaginario. México: Fondo de Cultura Económica, 1991.

Fernández Huidobro, Eleuterio. La fuga de Punta Carretas. Montevideo: Túpac Amaru, 1991.

Foran, Clare. “Trump criticizes separating families at the border, despite his administration’s support for policy that could lead to separation”. CNN. May 27, 2018. Consultado el 3 de junio 2018 : https://www.cnn.com/2018/05/26/politics/trump-separating-parents-children-border-crossing/index.html

Jameson, Fredric. Ensayos sobre el Posmodernismo. Buenos Aires: Imago Mundi, 1991.

Lyotard, Jean-François. La condición postmoderna. Buenos Aires: Red Editorial Iberoamericana, 1989.

O’Donnell, Pacho. Juana. Buenos Aires: Sudamericana, 2005.

Pigna, Felipe. “Flor del alto Perú”. Los mitos de la historia argentina 2. Buenos Aires: Planeta, 2005, p. 112-113.

Ravin-Havt, Ari and Media Matters. Lies Incorporated. The World of Post –Truth Politics. New York: Anchor Books, 2016.

Saint-Exupéry, Consuelo de. The Tale of the Rose. New York: Random House, 2003.

Solomianski, Alejandro. “Del autoritarismo a la persuasión”. Encuentros 9, diciembre 2003, Fundación de Cultura Universitaria (Montevideo), p. 149-187.

Žižek, Slavoj. Event. Brooklyn : Melville House Publishing, 2014.

Haut de page

Annexe

El penal de Punta Carretas. Montevideo. http://montevideoantiguo.net/​

Punta Carretas shopping mall. Fotografía de John Seb Barber.
https://creativecommons.org/​licenses/​by/​2.0/​ 30 de marzo de 2008. Flickr.

Monumento a Cristóbal Colón en Buenos Aires. Fotografía de Wally Gobetz https://creativecommons.org/​licenses/​by-nc-nd/​2.0/​. 18 de Julio 2012. Flickr. Ubicación originaria

Juana Azurduy desplazada y sin basamento. Buenos Aires, octubre de 2018. Fotografía de Carlos Dematté

Consuelo Suncín de Saint-Exupéry. La rosa. Atrás, la señal del Ministerio de Obras Públicas. Plaza de la transparencia, San Salvador, enero de 2018. Fotografía de Rocío Cruz.

Las manos limpias vistas desde adentro. La plaza de la transparencia, enero de 2018. Fotografía de Rocío Cruz

Cerca de acercar el cielo. Plaza de la transparencia, enero de 2018. Fotografía de Rocío Cruz.

Cena liviana y preparativos para el vuelo nocturno. Plaza de la transparencia a las nueve de la noche, enero de 2018. Fotografía de Rocío Cruz.

Haut de page

Notes

1 El presente artículo analiza monumentos y espacios densamente significativos. Sugiero la utilización de Google images para acceder a un repertorio enorme de imágenes que podrían enriquecer la lectura.

2 « Representación » en todos los sentidos posibles, sin excluir teatralización, simulación o sustitución.

3 El remarcable libro de Ari Rabin Havt y Media Matters for America, Lies, Incorporated : The World of Post-Truth Politics, es una de las tantas formulaciones que en el mundo anglófono y desde el encuadre del periodismo modula la amplitud del concepto. En el mundo hispano me parece destacable la ecuación entre comunicación y política que plantea Washington Uranga ; véase « Política y comunicación, dos caras de una misma moneda », Página 12, 8 de marzo de 2016. Consultado el 20 de octubre de 2018, https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-294062-2016-03-08.html. El término ha rebalsado en gran medida el ámbito de la academia o del periodismo de divulgación y ha adquirido una presencia aún mayor que la de un término tan difundido como « posmodernidad », al menos durante estos últimos dos años. El artículo de Enrique Carpintero « El concepto de « posverdad » : una nueva mentira », enfocado desde una perspectiva filosófica resulta amplio e informativo. En rigor las prácticas discursivas de Trump y Macri tienen una coincidencia de fondo. Un procedimiento tan increíble como sencillo. Crear la noticia falsa o el hecho alternativo que mejor representa no al referente sino al odio de los receptores partidarios.

4 Clare Foran, « Trump criticizes separating families at the border, despite his administration’s support for policy that could lead to separation ».

5 Centro comercial, monumento, espacio de creación de memoria ; estos lugares recortados de la urbe, a la que le introducen sus significados, se vuelven onfálicos en el sentido de Mircea Eliade, El mito del eterno retorno, p. 20-25 y Tratado de historia de las religiones, p. 328-345. Estas condensaciones espacio-significativas reelaboran el relato general acerca de la configuración del mundo y en sus atmósferas restablecen una temporalidad que incluye pasado, presente y futuro y una espacialidad que refiere a la utopía, a lo terreno presente y a la ambigua raíz de lo maléfico que se intenta eliminar.

6 Fredric Jameson, Ensayos sobre el posmodernismo, p. 22, propone que la lógica cultural del capitalismo tardío (posmodernismo) produce una estructura esquizofrénica de nuestra temporalidad privada.

7 Esta nueva forma de dominación económica de EEUU se acentúa con una supremacía militar y una proliferación de armamentos « americanos » sin precedentes hasta el neoliberalismo.

8 Véanse los ensayos clásicos de Lyotard y Jameson.

9 Por un lado me refiero al año de escritura de la Brevísima, por otro a sus numerosos memoriales de remedios que llevaron a la promulgación de « Las Leyes Nuevas » en 1542, que supuestamente protegerían a los amerindios y que, en la práctica, nunca entraron en vigencia. Este punto marca el momento de inflexión a partir del cual el proceso histórico del imperialismo ya no podría intentar cambiar su identidad o al menos matizarla.

10 Para la presente subsección reformulo algunas ideas pertenecientes a mi trabajo « Del autoritarismo a la persuasión. Metáfora y poder en el pasaje de las dictaduras a los neoliberalismos del Río de la Plata ».

11 De ninguna manera estoy cuestionando la valentía y la solidez política de las Madres u otros militantes de aquel momento o sus continuadores en el presente, sino más bien todo lo contrario.

12 Pueden cotejarse en la web las opiniones de Graciela Fernández Meijide y otros integrantes de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas.

13 Véase Deleuze, « Postscriptum sobre las Sociedades de Control ». Por otra parte Chomsky, desde una perspectiva complementaria, argumenta de un modo documentado y contundente acerca del control del pensamiento y de la opinión pública en las « democracias avanzadas » en su libro Necessary Illusions. Thought Control in Democratic Societes.

14 Véase « Y la cárcel será suite » de Guillermo González.

15 En una serie de textos reveladores, Enrique Dussel analiza a fondo este falseamiento de la « Historia ». Véase especialmente 1492. El encubrimiento del Otro.

16 Hay en esta noción de « cambio de principio » una aplicación de las reflexiones finales de Event [159-169] de Slavoj Žižek.

17 Las memorias de Consuelo Suncín, la artista salvadoreña que fue esposa de Saint Exupéry desde 1931 hasta su muerte en 1944, durante una misión de reconocimiento, poseen un inmenso interés tanto como indagación conyugal como por su aguda pintura de los aspectos sociohistóricos de la época.

18 Este aspecto marca un contraste significativo con los respectivos parques de Francia y Japón.

Haut de page

Table des illustrations

Légende El penal de Punta Carretas. Montevideo. http://montevideoantiguo.net/​
URL http://journals.openedition.org/babel/docannexe/image/6804/img-1.png
Fichier image/png, 435k
Légende Punta Carretas shopping mall. Fotografía de John Seb Barber.https://creativecommons.org/​licenses/​by/​2.0/​ 30 de marzo de 2008. Flickr.
URL http://journals.openedition.org/babel/docannexe/image/6804/img-2.png
Fichier image/png, 664k
Légende Monumento a Cristóbal Colón en Buenos Aires. Fotografía de Wally Gobetz https://creativecommons.org/​licenses/​by-nc-nd/​2.0/​. 18 de Julio 2012. Flickr. Ubicación originaria
URL http://journals.openedition.org/babel/docannexe/image/6804/img-3.png
Fichier image/png, 483k
Légende Juana Azurduy desplazada y sin basamento. Buenos Aires, octubre de 2018. Fotografía de Carlos Dematté
URL http://journals.openedition.org/babel/docannexe/image/6804/img-4.png
Fichier image/png, 849k
Légende Consuelo Suncín de Saint-Exupéry. La rosa. Atrás, la señal del Ministerio de Obras Públicas. Plaza de la transparencia, San Salvador, enero de 2018. Fotografía de Rocío Cruz.
URL http://journals.openedition.org/babel/docannexe/image/6804/img-5.png
Fichier image/png, 1002k
Légende Las manos limpias vistas desde adentro. La plaza de la transparencia, enero de 2018. Fotografía de Rocío Cruz
URL http://journals.openedition.org/babel/docannexe/image/6804/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Légende Cerca de acercar el cielo. Plaza de la transparencia, enero de 2018. Fotografía de Rocío Cruz.
URL http://journals.openedition.org/babel/docannexe/image/6804/img-7.png
Fichier image/png, 554k
Légende Cena liviana y preparativos para el vuelo nocturno. Plaza de la transparencia a las nueve de la noche, enero de 2018. Fotografía de Rocío Cruz.
URL http://journals.openedition.org/babel/docannexe/image/6804/img-8.png
Fichier image/png, 424k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Alejandro Solomianski, « Edificaciones reveladoras. Monumentos y « lugares de memoria » : configuraciones urbanas de conflictos latinoamericanos del siglo XXI », Babel, 39 | 2019, 86-112.

Référence électronique

Alejandro Solomianski, « Edificaciones reveladoras. Monumentos y « lugares de memoria » : configuraciones urbanas de conflictos latinoamericanos del siglo XXI », Babel [En ligne], 39 | 2019, mis en ligne le 15 décembre 2019, consulté le 24 janvier 2020. URL : http://journals.openedition.org/babel/6804 ; DOI : 10.4000/babel.6804

Haut de page

Auteur

Alejandro Solomianski

California State University, Los Angeles

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Babel. Littératures plurielles est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Laboratoire Babel
  • Logo Université de Toulon
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals