Navigation – Plan du site

Texte intégral

1En los últimos años hemos asistido a un notable auge de los estudios sobre los intelectuales, que podemos atribuir a la onda larga de renovación de la historia cultural, pero también, en lo que atañe al caso español, a un interés algo más idiosincrásico por buscar las raíces de nuestra actual democracia. Por fuerza esta arqueología de la cultura democrática en casi cuarenta años de dictadura suscita polémica, al igual que lo ha hecho en todos los países europeos que han conocido experiencias semejantes de violencia y totalitarismo, aunque sean más breves o distantes en el tiempo. En España, además, con la particularidad de que la guerra fue el principio y no el final de la historia, una ruptura traumática y de efectos prolongados con el mundo anterior y exterior sólo comparable a la de algunas naciones de Europa del Este. Resulta por eso difícil, como mínimo, hacer una historia de los intelectuales durante la dictadura de Franco semejante a la de gran parte de la Europa surgida tras el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando los intelectuales volvieron a disponer del marco más o menos abierto de pluralismo político y libertad de expresión que había hecho posible su nacimiento como sujetos históricos.

2Los artículos del presente monográfico son el resultado, muy ampliado y elaborado, de las Jornadas sobre Los intelectuales en España, de la dictadura a la democracia (1939-1986), organizadas por la Fundación Pablo Iglesias (FPI) y celebradas en el Círculo de Bellas Artes de Madrid entre los días 4 y 5 de mayo de 2011. Todos ellos demuestran que, a pesar de esas circunstancias históricas excepcionales, al menos respecto al entorno europeo occidental, los intelectuales españoles no estuvieron aislados respecto a lo que ocurría en el exterior. Incluso los intelectuales franquistas, por mucho que reivindicaran una tradición nacional como fundamento del “Nuevo Estado”, buscaron sus ideas en el arsenal ideológico del pensamiento reaccionario europeo.

3Su nacionalismo podía ser interpretado desde el catolicismo, como hicieron los intelectuales monárquicos y los publicistas de la Iglesia, o desde una tradición secular, como hicieron los falangistas en un proyecto de asimilación cultural de carácter fascista y totalitario, según explica Ismael Saz en su texto. De la competencia entre esos dos proyectos para la conformación política, y por tanto cultural, del régimen tratan las aportaciones de dos jóvenes investigadores, Sara Prades y Antoni Raja, centradas en la figura del intelectual monárquico y católico del Opus Dei, Rafael Calvo Serer, y de su polémica con el intelectual falangista Pedro Laín Entralgo.

4Esa influencia exterior, que sorprendió al escritor republicano Francisco Ayala la primera vez que volvió a España en 1960, fue aún más decisiva para la “reconstrucción” de una cultura autónoma respecto al Estado a partir de los años cincuenta y, sobre todo, durante los años sesenta, tema del artículo de José Carlos Mainer. Pero la convergencia de los intelectuales procedentes del franquismo que entonces empezaron a alejarse de la dictadura, bien recluyéndose en el mundo académico, bien adoptando actitudes de disentimiento más o menos dentro del sistema e incluso participando en iniciativas públicas de la oposición, y los intelectuales del exilio exterior e “interior”, los vencidos, constituye uno de los debates más intensos sobre la cultura española del siglo XX porque está en el centro de un debate más general sobre los orígenes morales de nuestra democracia, como señala Elías Díaz.

5Se trató de un proceso complejo donde preocupaciones tan idiosincrásicas como resistir a las expresiones más rancias y brutales de una dictadura superviviente de la época de los fascismos, combatir sus intentos de legitimación tanto dentro como fuera de España bajo la apariencia de una modernidad tecnoautoritaria, o tratar de escapar del aislamiento o la mediocridad cultural imperante, convivieron con otras semejantes a las de muchos jóvenes de lo que entonces se llamaba el “mundo libre”. La recepción del pacifismo e antiimperialismo, del marxismo y la revolución, del aggiornamento de la Iglesia conciliar, del Nouveau roman, del cine de ensayo y otras nuevas formas de consumo cultural produjeron en la sociedad un cambio de valores y en la cultura una serie de crisis epistemológicas que harían posible, o necesario, o más sólido, el ulterior cambio político. De ese mundo que cambió muy deprisa, y por eso con muchas contradicciones, y del papel de los intelectuales comprometidos del que se ocupa la contribución de Carles Santacana.

6El cambio político después de 1975 trajo sus propios retos y fatigas, unos intelectuales se incorporaron a las responsabilidades políticas, otros acabaron desencantados o militando en nuevos movimientos sociales como el ecologismo, el pacifismo o el feminismo y los hubo también que se convirtieron en creadores de opinión desde las tribunas de los periódicos, la radio o la televisión. Fue una doble transición: de la sociedad en su conjunto y de los propios intelectuales ante su nueva función social y política, tema del artículo de Antonio García Santesmases, y ante su inserción en un mercado cultural en expansión y más orientado al consumo, que analiza el sociólogo Juan Pecourt.

7Se trata por tanto de un completo panorama de la cultura española de la segunda mitad del siglo XX a cargo de historiadores, críticos e historiadores de la literatura, filósofos e historiadores del Derecho y sociólogos pertenecientes a varias generaciones. Algunos de ellos tienen la doble condición de protagonistas e intérpretes, de observadores participantes, sobre los temas y los años que tratan en sus contribuciones, mientras que los más jóvenes han crecido ya en democracia y aportan la mirada de quien busca en los años de la dictadura y la transición los orígenes de un presente cargado, como cualquier otro presente, de problemas. De las aportaciones de todos ellos y muchos otros en los últimos años a la historia de la cultura y los intelectuales, hasta hacer de ella uno de los campos de mayor renovación historiográfica, ofrece Francisco Morente una completa síntesis sin renunciar al difícil arte de la definición y la taxonomía. A todos ellos, y a Duca Aranguren de la Fundación Pablo Iglesias, mi agradecimiento.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Javier Muñoz Soro, « Introducción »Bulletin d’Histoire Contemporaine de l’Espagne, 50 | 2016, 11-13.

Référence électronique

Javier Muñoz Soro, « Introducción »Bulletin d’Histoire Contemporaine de l’Espagne [En ligne], 50 | 2016, mis en ligne le 09 octobre 2018, consulté le 04 avril 2020. URL : http://journals.openedition.org/bhce/475

Haut de page

Auteur

Javier Muñoz Soro

Universidad Complutense, Madrid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Bulletin d’histoire contemporaine de l’Espagne

Haut de page
  • Logo Presses universitaires de Provence
  • Logo Aix-Marseille Université
  • Logo Maison Méditerranéenne des Sciences de l'Homme – MMSH
  • Logo Centre national de la recherche scientifique – CNRS
  • Logo Temps, Espace, Langages, Europe Méridionale, Méditerranée – TELEMME
  • OpenEdition Journals