Navigation – Plan du site
Dossier

Ensayo bibliográfico: dos décadas de historiografía política sobre la Segunda República

Juan Avilés Farré
p. 151-161

Texte intégral

1El avance acelerado de la investigación en aquellos campos que despiertan el interés de los historiadores y de su público, hace que en veinte años pueda renovarse el conocimiento de un período y esto es lo que ha ocurrido en el caso de la Segunda República española. En este breve ensayo trataré de dar cuenta de algunas de las publicaciones más importantes que sobre el tema han aparecido entre 1991 y 2012, sin ánimo de exhaustividad y sin la pretensión de no haber omitido obras que también son relevantes, pero con el propósito de que queden reflejadas las diferentes tendencias historiográficas y los principales campos de interés. A fin de acotar el tema, he prescindido de los artículos publicados en revistas, que a menudo ofrecen la primicia de una investigación, pero cuya información suele ser luego relaborada por sus autores en forma de libro, ya que sigue siendo éste el principal medio de difusión del conocimiento histórico. Y he prescindido también de los estudios de ámbito local, que representan uno de los campos más importantes en el avance de la investigación, pero cuyo análisis detallado habría exigido un ensayo de dimensiones mucho más amplias.

2Mencionaré en primer lugar algunas obras que proporcionan una visión de conjunto del período republicano, bien hasta el estallido de la guerra civil en 1936, bien hasta su conclusión en 1939. Una aportación temprana, dentro del período considerado, la realizó el gran historiador estadounidense Stanley Payne, en su libro Spain’s first democracy: the Second Republic, 1931-1936 (1993), cuyo capítulo final respondía a la cuestión básica de por qué fracasó la República, para responder a la cual aludía a factores económicos y sociales de tipo estructural, a un factor coyuntural, como fue la coincidencia temporal con un momento de máxima intensidad del conflicto sociopolítico en Europa, y sobre todo a factores estrictamente políticos, es decir a la incapacidad de las distintas fuerzas políticas para atenerse a los principios del consenso democrático. El ponderado, breve y bien documentado libro de Julio Gil Pecharromán, Historia de la Segunda República española, 1931-1936 (2002), recurre menos a los juicios de valor y no ofrece un diagnóstico del fracaso republicano, pero sí una síntesis clara de los orígenes de la República, de la coyuntura económica y social, de la articulación del Estado republicano, de su política exterior y de cada una de las etapas en que se desarrolló su convulsa historia.

3Con estilo más narrativo y una mayor propensión a interpretar y valorar, el libro de Gabriele Ranzato L’eclissi della democracia: la guerra civile spagnola e le sue origini, 1931-1939 (2004), se plantea también la pregunta de por qué la democracia liberal, que con la República de 1931 había tenido una gran ocasión de afirmarse en España, fracasó de manera tan clamorosa. La primera parte de la respuesta estriba, por supuesto, en la fuerza que adquirieron los enemigos de la democracia, pero Ranzato sostiene que para tener una explicación completa de ese fracaso hay que tener en cuenta que sus amigos “carecían de la tradición, la cultura y la madurez necesarias para salvaguardar el sistema democrático, para lo cual habría sido necesario poner límites a los objetivos y aspiraciones populares”. Por último, entre las grandes síntesis debidas a un solo autor, es necesario mencionar la de Julián Casanova, República y guerra civil (2007), una obra bien escrita que analiza las dificultades de la República en función del abismo abierto entre mundos culturales antagónicos: “entre católicos practicantes y anticlericales convencidos, amos y trabajadores, Iglesia y Estado, orden y revolución”.

4Respecto a las obras colectivas sobre la experiencia republicana en su conjunto, mencionaré en primer lugar las actas de un coloquio internacional celebrado en Roma en 1991, que fueron editadas por Giuliana Di Febo y Claudio Natoli en un volumen, Spagna anni Trenta: società, cultura, istituzioni (1993), que reúne importantes ensayos sobre el debate historiográfico, los movimientos políticos y sociales, las relaciones entre la Iglesia y la sociedad, los intelectuales y la cultura en el período de la República y la guerra civil. Las actas de otro coloquio internacional celebrado diez años después en París, editadas por Marie-Claude Chaput y Thomas Gomez en el volumen Histoire et mémoire de la Seconde République espagnole (2002), abordan también aspectos políticos, económicos y culturales, así como la memoria de la República en la etapa franquista, en el exilio y en la España democrática de hoy. La historia y la memoria de la República, en sus diversas facetas, se analizan así mismo en la obra colectiva coordinada por Ángeles Egido Memoria de la Segunda República: mito y realidad (2006).

5Muy recientemente se han publicado varios libros que profundizan en la línea de atribuir el fracaso de la Segunda República a la ausencia de una cultura democrática en la España de los años treinta, es decir en la falta de una voluntad de aceptar que el respeto a los principios democráticos está por encima de los objetivos de cada partido y que los resultados de unas elecciones libres deben ser siempre respetados. En esa línea se inscribe el libro de Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa El precio de la exclusión: la política durante la Segunda República (2010), que destaca como el advenimiento de la República fue vivido por sus protagonistas como un revolución pacífica, es decir como una ruptura con un pasado demonizado, y que el asentamiento de la democracia se resintió de esa convicción, porque la mayoría de los diputados en las Cortes Constituyentes “consideraban virtuosa una actitud contraria a la inclusión de quienes pensaban diferente”. Un año después se publicó una obra colectiva dirigida por Fernando del Rey, Palabras como puños: la intransigencia política en la Segunda República española (2011), cuyo título expresa fielmente su tesis. Incluye una decena de ensayos, entre los que cabe destacar el del propio Fernando del Rey sobre los socialistas, el de Álvarez Tardío sobre la CEDA y el de Pedro González Cuevas sobre el fascismo, mientras que llama la atención la ausencia de un ensayo sobre el azañismo, dado el papel fundamental que Manuel Azaña jugó en la democracia republicana. Tras ello los citados Álvarez Tardío y Rey han unido sus esfuerzos como editores de un nuevo libro colectivo El laberinto republicano: La democracia española y sus enemigos, 1931-1936 (2012), lo que parece marcar la consolidación de una escuela dispuesta a poner en cuestión la interpretación de la Segunda República difundida por la historiografía progresista.

6Tres aspectos de la historia republicana han atraído especialmente el interés de los investigadores: la cuestión de las autonomías regionales y los nacionalismos, la de las relaciones entre la Iglesia y el Estado y el auge del anticlericalismo, y la del papel de la violencia en los meses que precedieron al estallido de la guerra civil. Sobre el primer tema, que ha adquirido una gran relevancia en la España actual, resulta muy útil la obra colectiva editada por Justo G. Beramendi y Ramón Maíz Los nacionalismos en la España de la II República (1991), que incluye más de veinte ensayos sobre los partidos e ideologías nacionalistas, sus bases sociales y la remodelación del Estado español, que no se limitan a los casos catalán y vasco, sino que se ocupan también de la experiencia, gallega, valenciana, aragonesa y andaluza. Sobre la historia vasca en los años de la República resulta también útil el libro de Juan Pablo Fusi, El País Vasco, 1931-1937: autonomía, revolución, guerra civil, 2002, una recopilación de trabajos anteriores del autor que presta especial atención al complejo debate autonómico y la actuación de las organizaciones obreras, mientras que de la magna obra de José Luis de La Granja sobre el nacionalismo vasco me limitaré a destacar aquí la recopilación de ensayos de su libro El oasis vasco: el nacimiento de Euskadi en la República y la Guerra Civil (2007). Una obra interesante sobre un personaje clave del catalanismo republicano es la editada por Teresa Abelló y Josep Maria Solé i Sabaté Lluis Companys, president de Catalunya: biografia humana i política, Barcelona, 2007.

7La bibliografía reciente sobre la cuestión religiosa en la Segunda República se ha ampliado de manera considerable en los últimos años, con un predominio de estudios que examinan la política laicista de la República desde una perspectiva crítica. Es el caso de Anticlericalismo y libertad de conciencia (2002), un libro en el que Manuel Álvarez Tardío analiza la política religiosa de los gobernantes republicanos y concluye que el anticlericalismo como “una manifestación más del exclusivismo político”, es decir de la negativa de las izquierdas a admitir la pluralidad ideológica de los españoles. Muy útil es el libro colectivo editado por Julio de la Cueva y Feliciano Montero Laicismo y catolicismo: el conflicto político-religioso en la Segunda República, que aborda los proyectos y políticas secularizadoras, las reacciones y adaptaciones católicas y los principales ámbitos de confrontación, entre los que destacaban el ámbito escolar y la regulación de las órdenes religiosas.

8Si hay un tema polémico en la historia de la Segunda Republica es el de la relación entre el clima de enfrentamiento que se vivió en la primavera de 1936 y el subsiguiente estallido de la guerra civil, tema sobre el que se han publicado en los últimos años tres obras importantes. Stanley Payne lo abordó en El colapso de la República: los orígenes de la guerra civil, 1933-1936 (2005), llegando a una conclusión radical: “El carácter y la extensión del colapso del orden público con el gobierno republicano de izquierda de 1936 carecen de un precedente histórico de tales proporciones en la Europa occidental”. En particular destaca Payne que el gobierno no hizo un esfuerzo serio por contener la violencia de ambas partes y se apoyaba en los socialistas, que eran “la principal fuente de violencia”, para mantenerse en el Poder. Muy distinta es la conclusión a la que llega Rafael Cruz en su libro En el nombre del pueblo: República, rebelión y guerra en la España de 1936 (2006), en el que da una cifra de víctimas mortales de la violencia política en aquellos meses muy similar al de Payne, pero observa que algo más de la mitad de las víctimas eran militantes de izquierda y que cerca de la mitad de quienes las causaron eran miembros de las fuerzas de seguridad o de las fuerzas armadas. La deducción obvia era que buena parte de las muertes se produjeron en enfrentamientos entre fuerzas del orden y militantes de izquierda, lo que obliga a matizar bastante las tesis de Payne acerca de la pasividad del gobierno frente a la violencia izquierdista y la responsabilidad de los socialistas: sólo una de cada cinco víctimas pereció a manos de la izquierda.

9Uno de los epígrafes del libro de Cruz se titula “el gran miedo” y alude a que “entre distintos grupos sociales existía una sensación de peligro y amenaza”. Resulta obvia, aunque no se explicite, la referencia a la Grande Peur de la Revolución Francesa, al pánico que se difundió en los campos en el verano de 1789 por el rumor de que existía una conspiración aristocrática para armar a los bandidos, lo que contribuyó de rechazo la movilización antiseñorial de los campesinos. El miedo es un sentimiento y por tanto no se explica sólo por los hechos, sino por las percepciones, fundadas o no, que se tienen. La expresión ha sido retomada por Gabriele Ranzato en un libro muy reciente, La grande paura del 1936: come la Spagna precipitò nella guerra civile (2011), cuya tesis es que el temor a la revolución, que favoreció notablemente al alzamiento militar, no se circunscribía a las clases dominantes, hostiles a toda reforma que redujera su poder, sino que estaba ampliamente difundido, sobre todo entre las clases medias y los católicos de toda condición social.

10Los protagonistas principales de la experiencia democrática de los años treinta fueron los partidos republicanos, cuyos líderes encabezaron casi todos los gobiernos hasta después de iniciada la guerra civil. El de mayor raigambre histórica era el Partido Radical, sobre el cual Nigel Townson publicó un libro que resulta esencial para comprender la historia política de la República, The crisis of democracy in Spain: centrist politics under the Second Republic, 1931-1936 (2001), en el que muestra como el partido de Lerroux pudo haber sido, pero no supo ser, un factor de moderación y consolidación de la democracia republicana. Respecto a la otra corriente republicana de centro, que tuvo como principal líder al controvertido primer presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, hay que mencionar la obra de Luis Íñigo, La derecha liberal en la Segunda República española (2000), centrada en los partidos de esta orientación, y el estudio biográfico de Julio Gil Pecharromán: Niceto Alcalá Zamora: un liberal en la encrucijada (2005).

11Sobre la izquierda republicana, Juan Avilés ha publicado La izquierda burguesa y la tragedia de la II República (2006), versión renovada de una obra anterior, que analiza la trayectoria de unos partidos que jugaron un papel decisivo en la política española tanto en el primer bienio reformista de la República como en la convulsa primavera de 1936. La figura más notable de esa corriente política fue por supuesto Manuel Azaña, una figura que sigue despertando un gran interés entre los historiadores. La principal biografía es la de Santos Juliá, Vida y tiempo de Manuel Azaña (2008), un libro que destaca por la calidad de su estilo narrativo. Hay que mencionar también la biografías de Ángeles Egido, Manuel Azaña, entre el mito y la leyenda (1998), y José María Marco, Azaña (1990), y varias obras colectivas, como las actas de un coloquio celebrado en Montauban en 1990, editadas por Jean-Pierre Amalric y Paul Aubert, Azaña et son temps (1993), y las recopilaciones de ensayos editada por Alicia Alted, Ángeles Egido y María Fernanda Mancebo, Manuel Azaña, pensamiento y acción (1996), y por la propia Egido, Azaña y los otros (2001). Otro estudio biográfico importante es el de Leandro Álvarez Rey: Diego Martínez Barrio: palabra de republicano (2007).

12El amplio panorama de publicaciones sobre el republicanismo contrasta con la menor abundancia de los estudios sobre el socialismo. Disponemos sin embargo de un importante estudio regional, Socalismo, República y revolución en Andalucía, 1931-1936 (2000), en el José Manuel Macarro analiza las contradicciones y los enfrentamientos internos que caracterizaron la historia de las organizaciones socialistas en aquellos años. Y también se han publicado estudios interesantes sobre algunos de los principales líderes socialistas del período. Sobre Largo Caballero puede consultarse la biografía de Juan Francisco Fuentes, Largo Caballero, el Lenin español (2005), en la el papel del “mal llamado Lenin español”, como le llama Fuentes, en la radicalización del socialismo a partir de 1933, mientras que Octavio Ruiz-Manjón ha publicado una biografía de Fernando de los Ríos, un intelectual del PSOE (2007).

13A diferencia del PSOE, cuya pertenencia a la Internacional Socialista tenía escasa relevancia práctica, el Partido Comunista de España de hecho formaba parte de un partido supranacional, era la sección española de la Internacional Comunista, cuyas orientaciones marcaban las líneas maestras de la política del partido. Debido a ello, la correspondencia cruzada entre la dirección del PCE y la cúpula de la Internacional en Moscú presenta un gran interés histórico, como se ha demostrado cuando, tras la desaparición de la Unión Soviética, sus archivos se han abierto a los investigadores. Fruto de ello ha sido un libro de Antonio Elorza y Marta Bizcarrondo, Queridos camaradas: la Internacional Comunista y España, 1919-1939 (1999), que representa una aportación fundamental a la historia del comunismo español en los años de la República. Por otra parte, el peso de la dirección comunista soviética sobre las decisiones de la Internacional, de donde se derivaba un complejo juego entre la política soviética, la línea de la Internacional y las decisiones del PCE, que había de aplicar esa línea en las particulares circunstancias de España. Este es el tema del interesante libro de Payne Unión Soviética, comunismo y revolución en España, 1931-1939 (2003).

14La historiografía sobre el anarquismo español durante la Segunda República ha experimentado también un avance considerable, aunque menor que en el caso del comunismo. La mejor síntesis es la de Julián Casanova, De la calle al frente: el anarcosindicalismo en España, 1931-1939 (1997), que subraya como el ciclo de insurrecciones protagonizado por la CNT en el primer bienio republicano se tradujo en una radical caída de la afiliación. Una profundización en el tema de la afiliación y del funcionamiento interno de la CNT se encuentra en la obra de Anna Monjo Militants: participació i democracia a la CNT als anys trenta (2003).

15Respecto a las organizaciones de derechas, el interés de los investigadores se ha centrado en los últimos años no tanto en la gran organización posibilista que era la CEDA, como en los sectores más radicales, dispuestos a acabar con la República. El sector de la derecha católica que experimentó una mayor radicalización en los años de la República, la Juventud de Acción Popular, ha sido estudiado por Sid Lowe en una obra, Catholicism, war and the foundation of Francoism (2010), que sostiene la tesis de la contribución fundamental de la CEDA a que surgiera el clima favorable en que se gestó el alzamiento militar de 1936: “la guerra –escribe Lowe- representó la continuación de la cruzada de la JAP contra la República”. Una posición que contrasta con el análisis más matizado que de la actitud de la CEDA ante la democracia republicana han llevado a cabo autores como Manuel Álvarez Tardío, sobre todo en su ensayo sobre el tema en Palabras como puños, la obra colectiva dirigida por Fernando el Rey.

16Acerca de la derecha alfonsina, que se alejó de los postulados liberales de la monarquía constitucional para defender una salida autoritaria para los problemas de España, destacan los libros de Julio Gil Pecharromán, Conservadores subversivos: la derecha autoritaria Alfonsina, 1913-1936 (1994), y de Pedro Carlos González Cuevas, Acción Española: teología política y nacionalismo autoritario en España, 1913-1936 (1998). La tesis de González Cuevas es que la ideología de la revista Acción Española, la más influyente en el plano intelectual, y la del conjunto de la derecha monárquica, representaba una manifestación tardía del tradicionalismo, que fundamentaba la acción política en las creencias religiosas y representaba el punto de vista de la aristocracia frente al cambio social. Hay que destacar también el interés de la documentada biografía de quien fue la gran figura de la derecha monárquica en los años de la República, escrita por Alfonso Bullón de Mendoza, José Calvo Sotelo (2004), que le presenta como “un tenaz defensor de Dios, la Patria y el Rey”, aunque nunca fue tradicionalista, y partidario de “un Estado autoritario que garantizase la armonía social”, que en sus últimos meses aceptó definirse como fascista, pero cuya profunda radicalización no fue un caso excepcional en su tiempo.

17Una útil aproximación a la historia de la Comunión Tradicionalista en la Segunda República es la que realiza Cristina Barreiro a través del estudio de su prensa, El carlismo y su red de prensa en la Segunda República (2003), en el que destaca la contribución de los medios de comunicación tradicionalistas a la caída de la República, mediante una campaña radical de descrédito de las instituciones que planteaba el empleo de la fuerza como la única vía de salvación para España. En cuanto a la relación de los carlistas con la Iglesia española y el Vaticano, es interesante la obra de Antonio Manuel Moral Roncal, La cuestión religiosa en la Segunda República española: Iglesia y carlismo (2009).

18Respecto al fascismo español, José Luis Rodríguez Jiménez, estudioso de la extrema derecha en España y en Europa, es el autor de una útil síntesis, Historia de Falange Española de las JONS (2000), que cubre desde la primera recepción de la ideología fascista italiana hasta la “domesticación” de Falange por Franco, en los primeros años de su régimen. Respecto al fundador de la Falange, Julio Gil Pecharromán ha escrito una buena biografía, que destaca por su ponderación: José Antonio Primo de Rivera, retrato de un visionario (1996). Finalmente, acerca del conjunto de las derechas extremas, Eduardo González Calleja ha publicado recientemente un libro en que enfatiza su creciente proclividad hacia el empleo de la violencia: Contrarrevolucionarios; radicalización violenta de las derechas durante la Segunda República, 1931-1936 (2011), en el que enfatiza como, a pesar de su diversidad, “a la altura de 1936 todas las formaciones contrarrevolucionarias estaban de acuerdo en que era la fuerza militar quien debía acabar con la República”. La gran cuestión que González Calleja no aborda fue la de en como interactuó la radicalización violenta de las derechas con la de las izquierdas obreristas para generar un clima favorable a la guerra civil, una cuestión que, como hemos visto ocupa un lugar central en los diferentes análisis del colapso de la República por parte de autores como Stanley Payne, Rafael Cruz, Gabriele Ranzato o Fernando del Rey.

19La selección de libros en la que se basa este comentario historiográfico (cuarenta y cinco en total, de los que cuatro publicados ya en la segunda década del siglo XXI) deja inevitablemente fuera muchas obras de interés, pero basta para mostrar el grado en que se han renovado en las dos últimas décadas los estudios sobre el período republicano. A libros como los de Albert Balcells (Crisis económica y agitación social en Cataluña, 1931-1936, 1971), Mercedes Cabrera (La patronal ante la II República: organizaciones y estrategia, 1931-1936, 1983), Maria Dolors Ivern (Esquerra Republicana de Catalunya, 1931-1939, 1989), Santos Juliá (Orígenes de Frente Popular en España, 1979), Edward Malefakis (Reforma agraria y revolución campesina en la España del siglo XX, 1971), José Ramón Montero (La CEDA: el catolicismo social y político en la II República, 1977), Paul Preston (La destrucción de la democracia en España: reacción, reforma y revolución en la II República, 1978), Richard Robinson (Los orígenes de la España de Franco, 1974), Octavio Ruiz-Manjón (El Partido Republicano Radical, 1908-1936, 1976), Manuel Tuñón de Lara (La II República, 1976) y Javier Tusell (Historia de la democracia cristiana en España, 1974), que en los años setenta y ochenta sentaron las bases de un conocimiento sólido de la historia de la República, algunos de los cuáles siguen siendo hoy de consulta obligada, se ha añadido una nueva generación de estudios y no hay ningún síntoma de que el interés de los investigadores sobre el tema vaya a decaer en los próximos años.

Haut de page

Bibliographie

Obras citadas

Abelló, Teresa y Solé Sabaté, J. M., eds., Lluis Companys, president de Catalunya: biografia humana i política, Barcelona, 2007.

Alted, Alicia, Egido, Ángeles Egido y Mancebo, María Fernanda, eds.: Manuel Azaña, pensamiento y acción, Madrid, Alianza Editorial, 1996.

Álvarez Rey, Leandro, Diego Martínez Barrio: palabra de republicano, Ayuntamiento de Sevilla, 2007.

Álvarez Tardío, Manuel, Anticlericalismo y libertad de conciencia, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2002.

Álvarez Tardío, Manuel y Rey, Fernando del, eds., El laberinto republicano: La democracia española y sus enemigos, 1931-1936, Madrid, RBA Libros, 2012.

Álvarez Tardío, Manuel y Villa, Roberto, El precio de la exclusión: la política durante la Segunda República, Madrid, Encuentro, 2010.

Amalric, Jean-Pierre et Aubert, Paul, eds., Azaña et son temps, Madrid, Casa de Velázquez, 1993.

Avilés, Juan, La izquierda burguesa y la tragedia de la II República, Comunidad de Madrid, 2006.

Barreiro Gordillo, Cristina, El carlismo y su red de prensa en la Segunda República, Madrid, Actas, 2003.

Beramendi, Justo G. y Maíz, Ramón, Los nacionalismos en la España de la II República, Madrid, Siglo XXI, 1991.

Casanova, Julián, De la calle al frente: el anarcosindicalismo en España, 1931-1939, Barcelona, Crítica, 1997.

Casanova, Julián, República y Guerra civil, Historia de España, vol. 8, Crítica y Marcial Pons, 2007.

Chaput, Marie-Claude et Gomez, Thomas, Histoire et mémoire de la Seconde République espagnole, Université Paris X – Nanterre, 2002.

Cruz, Rafael, En el nombre del pueblo: República, rebelión y guerra en la España de 1936, Madrid, Siglo XXI, 2006.

Cueva, Julio de la y Montero, Feliciano, Laicismo y catolicismo: el conflicto político-religioso en la Segunda República, Universidad de Alcalá, 2009.

Di Febo, Giuliana e Natoli, Claudio, Spagna anni Trenta: società, cultura, istituzioni, Milano, Franco Angeli, 1993.

Egido, Ángeles, Manuel Azaña, entre el mito y la leyenda, Valladolid, Junta de Castilla y León, 1998.

Egido, Ángeles, ed., Azaña y los otros, Madrid, Biblioteca Nueva, 2001.

Egido, Ángeles, ed., Memoria de la Segunda República: mito y realidad, Madrid, Biblioteca Nueva y CIERE, 2006.

Elorza, Antonio y Bizcarrondo, Marta, Queridos camaradas: la Internacional Comunista y España, 1919-1939, Barcelona, Planeta, 1999.

Fuentes, Juan Francisco, Largo Caballero, el Lenin español, Madrid, Síntesis, 2005.

Gil Pecharromán, Julio, Conservadores subversivos: la derecha autoritaria Alfonsina, 1913-1936, Madrid, Eudema, 1994.

Gil Pecharromán, Julio, José Antonio Primo de Rivera: retrato de un visionario, Madrid, Temas de Hoy, 1996.

Gil Pecharromán, Julio, Historia de la Segunda República española, 1931-1936, Madrid, Biblioteca Nueva, 2002.

Gil Pecharromán, Julio, Niceto Alcalá Zamora: un liberal en la encrucijada, Madrid, Síntesis, 2005.

Gil Pecharromán, Julio, José Antonio Primo de Rivera, retrato de un visionario, Madrid, Temas de Hoy, 1996.

González Calleja, Eduardo, Contrarrevolucionarios; radicalización violenta de las derechas durante la Segunda República, 1931-1936, Madrid, Alianza Editorial, 2011.

González Cuevas, Pedro Carlos, Acción Española: teología política y nacionalismo autoritario en España, 1913-1936, Madrid, Tecnos, 1998.

Granja, José Luis de la, El oasis vasco: el nacimiento de Euskadi en la República y la Guerra Civil, Madrid, Tecnos, 2007.

Íñigo Fernández, Luis, La derecha liberal en la Segunda República española, Madrid, UNED, 2000.

Juliá, Santos, Vida y tiempo de Manuel Azaña, Madrid, Taurus, 2008.

Lowe, Sid, Catholicism, war and the foundation of Francoism: the Juventud de Acción Popular in Spain, 1931-1939, Brighton, Sussex Academic Press, 2010.

Marco, José María, Azaña, Madrid, Monadori, 1990.

Moral Roncal, Antonio Manuel, La cuestión religiosa en la Segunda República española: Iglesia y carlismo, Madrid, Biblioteca Nueva, 2009.

Macarro Vera, José Manuel, Socialismo, República y revolución en Andalucía, 1931-1936, Universidad de Sevilla, 2000.

Monjo, Anna, Militants: participació i democracia a la CNT als anys trenta, Barcelona, Laertes, 2003.

Payne, Stanley, Spain’s first democracy: the Second Republic, 1931-1936, The University of Wisconsin Press, 1993. (Traducción española: La primera democracia española, Barcelona, Paidós, 1995).

Payne, Stanley, Unión Soviética, comunismo y revolución en España, Barcelona, Plaza Janés, 2003. (Edición inglesa: The Spanish Civil War, the Soviet Union, and communism, Yale University Press, 2004).

Payne, Stanley, El colapso de la República: los orígenes de la guerra civil, 1933-1936, Madrid, La Esfera de los Libros, 2005. (Edición inglesa: The collapse of the Spanish Republic, Yale University Press, 2006).

Ranzato, Gabriele, L’eclissi della democracia: la Guerra civile spagnola e le sue origini, 1931-1939, Torino, Bolati Boringhieri, 2004. (Traducción española: El eclipse de la democracia, Madrid, Siglo XXI, 2006).

Ranzato, Gabriele, La grande paura del 1936: come la Spagna precipitò nella guerra civile, Bari, Laterza, 2011.

Rey, Fernando del, ed., Palabras como puños: la intransigencia política en la Segunda República española, Madrid, Tecnos, 2011.

Rodríguez Jiménez, José Luis, Historia de Falange Española de las JONS, Madrid, Alianza Editorial, 2000.

Ruiz-Manjón, Octavio, Fernando de los Ríos, un intelectual del PSOE, Madrid, Síntesis, 2007.

Townson, Nigel, The crisis of democracy in Spain: centrist politics under the Second Republic, 1931-1936, Sussex Academic Press, 2001. (Traducción española: La República que no pudo ser, Madrid, Taurus, 2002).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Juan Avilés Farré, « Ensayo bibliográfico: dos décadas de historiografía política sobre la Segunda República », Bulletin d’Histoire Contemporaine de l’Espagne, 51 | 2017, 151-161.

Référence électronique

Juan Avilés Farré, « Ensayo bibliográfico: dos décadas de historiografía política sobre la Segunda República », Bulletin d’Histoire Contemporaine de l’Espagne [En ligne], 51 | 2017, mis en ligne le 09 octobre 2018, consulté le 22 septembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/bhce/725 ; DOI : 10.4000/bhce.725

Haut de page

Auteur

Juan Avilés Farré

UNED

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Bulletin d’histoire contemporaine de l’Espagne

Haut de page
  • Logo Presses universitaires de Provence
  • Logo Aix-Marseille Université
  • Logo Maison Méditerranéenne des Sciences de l'Homme – MMSH
  • Logo Centre national de la recherche scientifique – CNRS
  • Logo Temps, Espace, Langages, Europe Méridionale, Méditerranée – TELEMME
  • OpenEdition Journals