Navigation – Plan du site
Comptes rendus

Stefanie Schüler-Springorum, La guerra como aventura. La Legión Cóndor en la Guerra Civil española, 1936-1939

Jesús Casquete
p. 305-308
Référence(s) :

Stefanie Schüler-Springorum, La guerra como aventura. La Legión Cóndor en la Guerra Civil española, 1936-1939, Madrid, Alianza, 2014, 427 p.

Texte intégral

1El alzamiento militar franquista abrió una oportunidad inigualable a la Alemania nacionalsocialista para afinar y poner a prueba su arsenal bélico. Al cabo supimos que se trataba de un trágico preludio de lo que habría de venir poco después con la II Guerra Mundial. En la implicación directa (e ilegal desde el punto de vista del derecho internacional) en la Guerra Civil española había mucho de afinidad ideológica con Franco y sus conmilitones rebeldes. Al fin y al cabo en España se trataba, igual que pocos años antes en la Alemania de Weimar, de poner freno en nombre del ultranacionalismo al avance del comunismo, al «judeo-bolchevismo», etiqueta que menudeaba en la propaganda nazi desde su fase de movimiento. Cierto es que la decisión de enviar una tropa (en palabras de un alto oficial alemán) de «voluntarios seleccionados» (p. 88) respondió asimismo a la satisfacción de intereses materiales concretos que no conviene pasar por alto, intereses cifrados en el acceso a materias primas que los nazis precisaban para alimentar su industria militar. Pero, sobre todo, un ejército alemán encorsetado por las limitaciones impuestas por el Tratado de Versalles podía disfrutar de una oportunidad para entrar en combate y, así, de acumular experiencia militar de aplicación sin solución de continuidad en los frentes de la nueva guerra mundial. De hecho, hoy en día existe un consenso generalizado entre los especialistas de que la experiencia acumulada fúe la consecuencia perversa más destacable de la participación nazi en la Guerra Civil.

2La historiadora alemana y directora del Centro de Estudios sobre Antisemitismo en Berlín, Stefanie Schüler-Springorum, ofrece ahora en español una documentada investigación sobre la intervención alemana en España en su libro La guerra como aventura. La Legión Cóndor en la Guerra Civil española, 1936-1939. Las fuentes más fiables al respecto estiman en unos 20.000 o 25.000 los integrantes de la unidad militar que combatió del lado rebelde tan pronto como estalló la contienda bélica; nunca más de 5.600 efectivos sobre el terreno, mecanismo rotatorio mediante, para posibilitar experiencia de combate al mayor número de militares. Como destacaba un analista nazi al hacer balance, gracias a la participación en España «hemos acumulado gran cantidad de experiencias técnicas y advertencias estratégicas» (p. 325). De hecho, el dominio del espacio aéreo de la Luftwaffe, incontestable a partir de 1937 gracias a su superioridad técnica, resultó fundamental para la victoria final de los alzados frente al orden constitucional legítimo.

3El trabajo de Schüler-Springorum se inscribe en la nueva historiografía militar. Ya no se trata sólo de fijar la atención en ofensivas, batallas, armamento, tácticas militares o avatares diplomáticos, aspectos difíciles de soslayar en un trabajo de esta naturaleza que la autora solventa apuntando a lo esencial, a modo de preámbulo necesario antes de atender a lo que realmente le interesa: una historia cultural y de género centrada alrededor del concepto de experiencia. Su objeto de estudio son los legionarios que participaron en la Guerra Civil, y en particular el personal de vuelo, exponente de la élite de la nueva Alemania que se esforzaba en forjar el régimen hitleriano. Fueron varias las motivaciones que impulsaron a los legionarios a apuntarse en una misión «semioficial», aunque de conocimiento público por parte de la comunidad internacional: los beneficios materiales de una buena soldada, las perspectivas de hacer carrera militar (al llegar a España todos los legionarios fueron ascendidos en un grado en el escalafón) y, por último, algo menos tangible pero de alto valor explicativo en el decurso de la contienda bélica y que no está lo suficientemente explicitado en el trabajo: la posibilidad de emular la experiencia militar de sus predecesores en la Gran Guerra. Los pilotos seleccionados eran, en su mayoría, jóvenes solteros de unos veinte años, procedentes de familias burguesas protestantes. No habían tenido oportunidad de participar en la I Guerra Mundial, pero sí de beber de la exaltación de la «camaradería de trincheras» efectuada por sus padres y familiares cercanos, por sus mandos militares y, también, por medio de ese género específico alemán que prolifero durante la República de Weimar y el Tercer Reich que eran los libros de memorias de excombatientes que glorificaban la experiencia bélica. En una entrevista efectuada hace unos años, el premio Nobel de Literatura alemán Günter Grass ilustró gráficamente la polarización ideológica que vivieron los alemanes durante Weimar al hilo de dos obras literarias: para quienes contemplaban la guerra como una aventura regeneradora y viril, la referencia indiscutible era el libro de memorias Tempestades de acero (1920), de Ernst Jünger; quienes, por el contrario, veían en la guerra la quintaesencia de la deshumanización y la barbarie, la lectura obligada era la novela Sin novedad en el frente (1929), de Erich María Remarque. Siquiera por su condición y socialización militar, los legionarios que acudieron a España eran partícipes del mundo de la vida y de las ideas de autores como Jünger, o Hans Zöberlein, autor de Der Glaube an Deutschland (La fe en Alemania, 1931) con prólogo de Hitler, cada uno de ellos con cientos de miles de ejemplares vendidos para cuando los legionarios se presentaron voluntarios a una «misión secreta».

4La experiencia vivida por los legionarios en España, decíamos, vertebra gran parte de la investigación. Si, en la mejor estela historicista de impronta rankeana, la historia militar tradicional gira sobre el «qué», «por qué» y «cómo» de la contienda, la nueva historia, tal y como la practica Schüler-Springorum, prefiere centrarse en el «cómo» vivieron la experiencia de guerra sus protagonistas principales. Como no podría ser de otra forma, las fuentes de acceso a la cotidianidad son sus diarios, memorias y correspondencia. Gracias a estas fuentes, y a otras complementarias como son los archivos militares y diplomáticos pertinentes, nos adentramos en el mundo de la vida de los legionarios, en sus prejuicios, expectativas y en el choque cultural que sufrieron al trasladarse a un país lejano y exótico. Con un enfoque tal, la autora cumple su promesa de avanzar en una historia cultural de la guerra. Las páginas dedicadas a la gestión del ocio, al alojamiento y la manutención, a su relación (o falta de la misma) con las mujeres españolas o las costumbres y fiestas (como las corridas de toros, por ejemplo) conforman un magnífico lienzo de la cosmovisión de los legionarios. En este sentido no tiene desperdicio el juicio emitido en una misiva a su esposa por el último comandante de la Legión, Wolfram von Richthofen, según la autora quizá la persona que ejerció una influencia mayor en la estrategia militar aérea alemana hasta 1943: «La vida, el entorno, la comida, la gente, el país: todo repugnante» (p. 170). La imagen del otro, entendiendo por tal ese amplio abanico de combatientes del lado rebelde (árabes e italianos) y de civiles y militares españoles de ambos bandos, completa asimismo el autorretrato de los integrantes de la Legión Cóndor, vale decir, de los esquemas mentales y los prejuicios de muchos alemanes de la época.

5La Legión Cóndor sufrió 298 bajas en España, un 58% de ellas por «acción directa del enemigo», el resto por accidentes de tráfico (no pocas veces provocados por los excesos etílicos) o enfermedades. Según rezaba una lápida colocada en España, «murieron como héroes por una España nacional». Las víctimas causadas fueron muchas más. Sólo el bombardeo de Gernika en abril de 1937, la primera de una serie de ciudades destruidas por la aviación alemana e icono de la barbarie de la guerra desde entonces, dejó un balance (según el Gobierno Vasco) de 1.654 muertos. En todo momento la consigna fue actuar «sin miramientos hacia la población civil» (p. 255), desde el bombardeo de Bujalance en Andalucía en diciembre de 1936 hasta el de Barcelona en enero de 1939, principio y final de sus misiones operativas bélicas. La intervención no resultó gratis para las arcas públicas una vez ganada la guerra y, a continuación, instaurado el orden franquista. La Alemania nacionalsocialista pasó la factura por los costes materiales y de personal en la guerra, suma sustanciada tras procelosas negociaciones en 275 millones de marcos, que el nuevo régimen se comprometió a pagar en materias primas.

6Acabada la Guerra Civil, la única que Alemania ganó en el siglo XX, la Legión Cóndor regresó a su país en aire celebratorio amplificado por el aparato de propaganda arteramente manejado por Goebbels. «Para que los descendientes "palidecieran" ante lo que los alemanes habían hecho en España-concluye la autora-tendrían que pasar algunas décadas» (p. 319). En el ínterin, la «generación central de la Legión Cóndor», la de los nacidos hacia 1913, dejaría una intensa y duradera impronta en la Bundeswehr, el nuevo ejército alemán tras la pesadilla nazi, y también en la OTAN. La postura oficial del Gobierno alemán, con el apoyo de las potencias occidentales, fue que quien no hubiera sido condenado como criminal de guerra podía ocupar cargos en el ejército o la administración. Al fin y al cabo, en el contexto de la guerra fría del momento, los legionarios habían «cumplido con su deber» de «servicio a la patria» y habían acudido con cobertura oficial a combatir el supuesto avance del comunismo en España.

7El trabajo de Schüler-Springorum presenta una documentada mirada y arroja luz a la perspectiva de los victimarios alemanes en la guerra española, en este caso a los pilotos de la Legión Cóndor. Redactado con agilidad, se trata de un vivo y magistral exponente de las potencialidades explicativas de otra forma de abordar los episodios bélicos, de normal sobrecargados de estrategias, armamento y vicisitudes políticas, y faltos en la misma medida de atención a otras dimensiones más subrepticias de esa actividad humana que, por desgracia, ha sido y sigue siendo la guerra.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Jesús Casquete, « Stefanie Schüler-Springorum, La guerra como aventura. La Legión Cóndor en la Guerra Civil española, 1936-1939 »Bulletin d’Histoire Contemporaine de l’Espagne, 50 | 2016, 305-308.

Référence électronique

Jesús Casquete, « Stefanie Schüler-Springorum, La guerra como aventura. La Legión Cóndor en la Guerra Civil española, 1936-1939 »Bulletin d’Histoire Contemporaine de l’Espagne [En ligne], 50 | 2016, mis en ligne le 09 octobre 2018, consulté le 01 avril 2020. URL : http://journals.openedition.org/bhce/924

Haut de page

Auteur

Jesús Casquete

Universidad del País Vasco / Euskal Herriko Unibertsitatea

Haut de page

Droits d’auteur

Bulletin d’histoire contemporaine de l’Espagne

Haut de page
  • Logo Presses universitaires de Provence
  • Logo Aix-Marseille Université
  • Logo Maison Méditerranéenne des Sciences de l'Homme – MMSH
  • Logo Centre national de la recherche scientifique – CNRS
  • Logo Temps, Espace, Langages, Europe Méridionale, Méditerranée – TELEMME
  • OpenEdition Journals