Navigation – Plan du site
Comptes rendus

Ludger Mees, José Luis de la Granja, Santiago de Pablo y José Antonio Rodríguez Ranz (coord.), La política como pasión. El lehendakari José Antonio Aguirre (1904-1960)

Gaizka Fernández Soldevilla
p. 310-313
Référence(s) :

Ludger Mees, José Luis de la Granja, Santiago de Pablo y José Antonio Rodríguez Ranz (coord.), La política como pasión. El lehendakari José Antonio Aguirre (1904-1960), Madrid, Tecnos, 2014, 660 p.

Texte intégral

1En opinión de los autores de La política como pasión, José Antonio Aguirre «fue el político vasco más influyente, carismático y popular del siglo XX» (p. 11). Se trata de una afirmación categórica, pero no cabe duda de que el primer lehendakari (presidente) del Gobierno vasco (1936-1960) y líder indiscutible del PNV durante décadas ocupa un lugar muy destacado en la lista de los políticos vascos más importantes de la pasada centuria, nómina en la que también habría que incluir, entre otros, a su adversario y amigo Indalecio Prieto, dirigente del PSOE y ministro durante la II República y la Guerra Civil. Desde luego, la figura de Aguirre es una de las más conocidas en el País Vasco, comunidad en la que se le han dedicado bastantes lugares de memoria: calles, monumentos, placas, etc. No obstante, como se señala en la presente obra, «da la impresión de que lo que se recuerda y homenajea es más el símbolo, e incluso el mito, que la huella dejada por un líder político de carne y hueso, con todos sus aciertos, pero también con sus defectos y errores» (p. 12).

2En ese sentido, es sintomático que, pese a existir biografías parciales, así como alguna hagiografía, Aguirre no contara con un estudio completo sobre su vida.

3La política como pasión viene a llenar ese vacío. Se trata de una pormenorizada biografía política del primer lehendakari elaborada desde un prisma académico, pero con un espíritu divulgativo que se nota en la agilidad con la que se lee. La calidad también es uno de sus rasgos diferenciales, por lo que no parece aventurado considerar que nos encontramos ante la biografía definitiva o, como poco, atendiendo a los previsibles avances de la historiografía en el futuro, casi definitiva. Publicado en la prestigiosa editorial Tecnos, que cuenta con un creciente fondo dedicado al pasado de Euskadi, el libro está escrito a ocho manos, aunque no se especifica la autoría de cada capítulo. Es una cuestión quizá llamativa, pero menor, ya que los textos están hilvanados de tal forma que apenas se advierten las diferencias, más allá de algún detalle anecdótico. Los autores de La política como pasión, cuatro de los más reconocidos especialistas en la historia del nacionalismo vasco, están habituados a trabajar en equipo y su experiencia se nota positivamente. Se trata de Ludger Mees, que ejerce de coordinador, José Luis de la Granja, Santiago de Pablo y José Antonio Rodríguez Ranz.

4La obra está dividida en cuatro grandes etapas. En primer lugar, la infancia y juventud de José Antonio Aguirre. En segundo término, su labor como alcalde de Guecho y parlamentario del PNV durante la II República, siempre liderando el movimiento a favor del Estatuto de autonomía para Euskadi. Tercero, la aprobación del mismo y su gestión (institucional y militar) del Gobierno vasco en la Guerra Civil. Por último, el largo exilio que sufrió el primer lehendakari durante la dictadura franquista hasta su muerte en 1960. Como todo ser humano, Aguirre tuvo que enfrentarse a retos, que se fueron complicando debido a sus responsabilidades y al contexto, de los que en ocasiones salió airoso y en otras no tanto. De tales victorias y fracasos se da cuenta en las páginas de La política como pasión. Su vida política se situó en una coyuntura compleja, cambiante e incluso peligrosa, que él no había escogido. Igualmente, se vio condicionado por su educación, sus ideas y su personalidad, que nuestros biógrafos sintetizan en estos rasgos: «su religiosidad y fe en la Providencia; su excesivo optimismo, que en ocasiones rayaba en la ingenuidad; su pragmatismo político y su autonomismo a ultranza (...); su concepción del Estatuto como un primer paso en el camino hacia la meta: la soberanía de Euskadi mediante la reintegración foral plena; su visión aranista de la historia vasca, según la cual su secular libertad le fue arrebatada por las Cortes españolas con la ley de 25 de octubre de 1939; de ahí que considerase que la derogación de dicha ley debía ser el programa de todas las fuerzas políticas del País Vasco» (p. 229).

5A pesar de su aranismo doctrinal, de provenir del sector más radical del nacionalismo (Aberri) y su catolicismo militante, José Antonio Aguirre formó parte de la nueva generación de jeltzales que, desde las instituciones, pues bastantes de ellos eran diputados en las Cortes, impulsaron la modernización del PNV en diversos aspectos. Por ejemplo, la formación evolucionó desde el integrismo y el racismo apellidista de sus inicios hasta posiciones cercanas al reformismo social y la democracia cristiana. El PNV también experimentó cierta apertura, si bien siempre limitada, a los inmigrantes llegados desde el resto de España. Tal renovación fue acompañada de una buena dosis de posibilismo, pragmatismo y gradualismo que se materializaban en su participación en la arena política española, en la búsqueda de un Estatuto para Euskadi y en las alianzas del PNV con partidos vascos no abertzales, primero de derechas y luego de izquierdas, en lo que no hizo más que seguir los pasos que ya había dado la facción heterodoxa, laica y autonomista del nacionalismo: ANV, Acción Nacionalista Vasca. Aquella vía soliviantó al ala más extremista de la formación jeltzale, encarnada por Luis Arana, hermano del sacralizado fundador, y Eli Gallastegui (Gudari), antiguo líder de Aberri. Derrotadas sus posiciones inmovilistas por el empuje de parlamentarios como Aguirre y Manuel Irujo, una parte de los jóvenes miembros del PNV, queriendo mantener la pureza de la ortodoxia aranista, se escindió para dar lugar al grupúsculo conocido como Jagi-Jagi, de escaso recorrido.

6Durante la primera mitad de los años treinta el principal objetivo del PNV consistió en lograr un Estatuto para Euskadi equiparable o superior al de Cataluña, que lo había obtenido en 1932 gracias a la colaboración entre nacionalistas catalanes y republicanos. Utilizando como trampolín su elección como alcalde de Guecho (Vizcaya), Aguirre se erigió como cabeza visible del movimiento autonomista en el País Vasco y, en menor medida, en Navarra. Primero, al frente de una alianza de nacionalistas, monárquicos, carlistas e integristas, unidos tanto por su apuesta por el autogobierno de la región como por su catolicismo militante, que veían en peligro a causa del laicismo de la II República. Su proyecto, el Estatuto de Estella, pretendía construir un «Gibraltar vaticanista» (Indalecio Prieto dixit) y era incompatible con la Constitución de 1931. Además, aquella derecha era fervorosamente antirrepublicana: su objetivo principal era subvertir el nuevo régimen democrático. La descentralización era un elemento más bien secundario.

7Fracasada esta vía, el PNV protagonizó un efímero entendimiento con el Partido Radical de Lerroux, que pronto se malogró. La autonomía vasca llegó de la mano del acercamiento y colaboración de los jeltzales, es decir, de Aguirre, con las izquierdas republicano- socialistas, sector político con el que tradicionalmente se habían enfrentado por cuestiones como el antimaketismo del PNV o el anticlericalismo del PSOE. El fruto de tal entente fue el Estatuto de autonomía aprobado por las Cortes españolas en 1936, del que fueron artífices José Antonio Aguirre, Manuel Irujo e Indalecio Prieto, a quienes los autores de La política como pasión consideran «los padres fundadores de la Euskadi autónoma en la Guerra Civil» (p. 89).

8El estallido de la contienda pilló desprevenido al PNV en general y a Aguirre en particular. Los jeltzales se mantuvieron apartados, guardando el orden, esperando la aprobación del Estatuto, mientras socialistas, republicanos, comunistas y anarquistas vascos organizaban la defensa de Guipúzcoa y se enfrentaban a los sublevados con las armas en la mano. No obstante, Aguirre no se aferró a una neutralidad imposible, como sí hicieron Luis Arana y Gudari, quienes se consideraban ajenos a un conflicto «entre españoles». Una vez fue nombrado lehendakari al frente de un Gobierno vasco transversal, formado por el PNV y el Frente Popular, Aguirre se involucró plenamente en la guerra. Con un dominio territorial prácticamente reducido a Vizcaya y recursos limitados, el nuevo presidente se dedicó a construir su tan ansiada comunidad autónoma mientras intentaba detener la ofensiva militar franquista, que no tardó en acabar con sus propósitos.

9Probablemente la de la Guerra civil fue la etapa más apasionante de la vida política de Aguirre, pero tampoco hay que olvidar la relevancia de su posterior periplo por Francia, Bélgica y Berlín, capital de un III Reich empeñado en conquistar Europa, así como posteriormente por Estados Unidos y Latinoamérica, desde donde dirigió la reconstrucción del Gobierno vasco, a cuya cabeza continuó hasta su muerte en París. En aquellos años de exilio llama poderosamente la atención la forma en que sus posiciones personales reprodujeron el movimiento pendular que históricamente ha caracterizado al PNV: sus intentos de que los socialistas vascos se desvincularan del PSOE con vistas a convertirlos en un mero satélite del PNV, la consiguiente crisis del Gobierno vasco, su renovado pragmatismo, gradualismo y pactismo, el acercamiento a las posiciones de Indalecio Prieto, su participación en la vida política de los republicanos exiliados, su papel en los inicios de la unificación europea, etc.

10La política como pasión es una biografía seria, rigurosa y bien documentada. Explica los porqués de la vida del lehendakari José Antonio Aguirre atendiendo al cambiante contexto que le tocó en suerte, al que se adaptó y que, en no pocas ocasiones, él mismo contribuyó a modificar en un sentido u otro. Se trata de una obra de alta divulgación que está escrita con el evidente propósito de llegar a un público amplio: el estilo es ameno y las notas a pie de página han sido reducidas considerablemente. Tal vez en alguno de los primeros capítulos se trasluce una simpatía por el personaje demasiado evidente, pero, en general, se ha adoptado un punto de vista mesurado: también se resaltan los errores y defectos del biografiado, desmitificando la heroica aureola que a veces se le ha conferido. En definitiva, La política como pasión es una obra imprescindible para conocer la trayectoria de uno de los mayores protagonistas de la historia reciente del País Vasco.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Gaizka Fernández Soldevilla, « Ludger Mees, José Luis de la Granja, Santiago de Pablo y José Antonio Rodríguez Ranz (coord.), La política como pasión. El lehendakari José Antonio Aguirre (1904-1960) »Bulletin d’Histoire Contemporaine de l’Espagne, 50 | 2016, 310-313.

Référence électronique

Gaizka Fernández Soldevilla, « Ludger Mees, José Luis de la Granja, Santiago de Pablo y José Antonio Rodríguez Ranz (coord.), La política como pasión. El lehendakari José Antonio Aguirre (1904-1960) »Bulletin d’Histoire Contemporaine de l’Espagne [En ligne], 50 | 2016, mis en ligne le 09 octobre 2018, consulté le 07 avril 2020. URL : http://journals.openedition.org/bhce/927

Haut de page

Auteur

Gaizka Fernández Soldevilla

IES Marqués de Manzanedo (Santoña)

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Bulletin d’histoire contemporaine de l’Espagne

Haut de page
  • Logo Presses universitaires de Provence
  • Logo Aix-Marseille Université
  • Logo Maison Méditerranéenne des Sciences de l'Homme – MMSH
  • Logo Centre national de la recherche scientifique – CNRS
  • Logo Temps, Espace, Langages, Europe Méridionale, Méditerranée – TELEMME
  • OpenEdition Journals