Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros50 (2)Marcos Espinel entre 1835 y 1846....

Marcos Espinel entre 1835 y 1846.
Impresos y círculos políticos en Ecuador*

Marcos Espinel entre 1835-1846. 
Imprimés, cercles et accointances politiques en Équateur
Marcos Espinel’s life between 1835-1846.
Printed Matter and Political Circles in Ecuador
Santiago Cabrera Hanna
p. 147-164

Resúmenes

Al analizar la trayectoria de Marcos Espinel, entre 1835 y 1846, se pueden comprender las múltiples formas de participación política, así como la formación intelectual y los cambios de posición de los dirigentes políticos ecuatorianos en el contexto del naciente republicanismo decimonónico. Para acometer este propósito, el artículo se divide en dos partes. La primera considera la actividad impresa en que se involucró Espinel dentro del círculo político de José Félix Valdivieso, en respaldo de su proyecto para reanexar el Ecuador a Nueva Granada y como promotor del voto en 1839. La segunda estudia los aportes del personaje en la segunda administración de Juan José Flores y su apoyo al gobierno provisional de Vicente Ramón Roca.

Inicio de página

Texto completo

Agradezco el apoyo de Jean Paul Ruiz y Lenin Guerra como asistentes de investigación y a Katerinne Orquera, Galaxis Borja y Guillermo Bustos por sus sugerencias. Georges Lomné merece una mención especial.

Introducción

  • * Este artículo se deriva del proyecto de investigación «La actividad panfletaria de Marcos Espinel (...)
  • 1 Agradezco a Javier Gomezjurado Zevallos por este dato.

1Marcos Espinel nació en Quito entre 1808 y 18101. Una economía familiar deprimida y su temprana orfandad obligaron a su madre a confiar la crianza del menor a uno de sus tíos. Según Manuel Cornejo Cevallos, cuando Espinel era estudiante del Colegio San Fernando, fue elegido para pronunciar un discurso de homenaje al Libertador en la sesión solemne del concejo municipal, en junio de 1822, un mes después de que la provincia de Quito fuese incorporada a Colombia. Tenía aproximadamente 11 o 12 años (Cornejo, 1876: 1).

  • 2 Agradezco a Juan Maiguashca por este dato.

2En la creación de los órdenes republicanos post-independentistas, la formación de dirigencias políticas y burocracias fue de la mano con el surgimiento de la prensa como instrumento de las luchas políticas que acrisolaron los primeros experimentos estatales. Por ello, me propongo reconstruir la trayectoria partidaria e impresa de Espinel en sus primeras décadas, a través de los círculos políticos que integró y de los periódicos que editó, redactó o en los que estuvo involucrado. En la época en que se dieron los primeros intentos de consolidación de la república del Ecuador, luego de su separación de Colombia, durante los gobiernos de Juan José Flores (1830-1834; 1843-1845) y Vicente Rocafuerte (1839-1843), Espinel pasó de la vehemente oposición a Flores a colaborar estrechamente con su gobierno. Más tarde, respaldó el gobierno provisional de Vicente Ramón Roca, que precedió a las administraciones de José María Urvina, Diego Noboa y Francisco Robles (1846-1859). En esos años, el personaje trazó su ruta política y administrativa desde abajo, cambió de bando varias veces, acercándose a círculos políticos opuestos, ocupó varias carteras de Estado y alcanzó la vicepresidencia de la república en 1852, durante el gobierno de Francisco Robles. Además, negoció la deuda ecuatoriana heredada de la independencia con sus tenedores. También contribuyó a la creación de varias sociabilidades políticas y artesanales liberales y fue un crítico del gobierno de García Moreno, quien lo apodó como «el covachero», en alusión a la covacha que tenía en los bajos del palacio de gobierno2. Espinel fue un personaje denostado por las narrativas históricas escritas por otros actores políticos y liberales de la época, tales como Pedro Moncayo y Pedro Fermín Cevallos, precisamente por sus frecuentes cambios de bando.

3Varias fuentes aportan a este escrutinio. Los periódicos susceptibles de este estudio son La voz del Ecuador, publicado en Popayán entre 1835 y 1839 por el círculo político de José Félix Valdivieso —del que Marcos Espinel formó parte—, y El Sufragante, que circuló en 1839. Interesa, en primer lugar, comprender las condiciones de producción y circulación de estos impresos y sus agendas frente al régimen floreano y a los entendimientos entre el general presidente y el político liberal Vicente Rocafuerte. Además de estas fuentes hay varios folletines escritos por Espinel y por un pariente y coideario llamado Manuel Cornejo Cevallos. Aun cuando fuesen laudatorios, estos opúsculos muestran cómo Espinel justificó sus variabilidades políticas como parte de un objetivo superior a él mismo: la consolidación de la estructura republicana ecuatoriana. Cartas personales y documentos oficiales muestran el tránsito del personaje por el segundo gobierno de Flores como compilador del Primer Rejistro Auténtico Nacional, relator de la intervención ecuatoriana en la guerra de Pasto (o guerra del Cauca) y encargado de negocios ante Nueva Granada. Otras fuentes usadas son las narrativas escritas por Moncayo y Cevallos.

1. Lucha de impresos, participación y variabilidad política a inicios de la república

4La participación política en las emergentes repúblicas decimonónicas respondió a formatos indefinidos y diversos, cuyo rasgo en común era su expresión impresa. Esto permite asumir los momentos iniciales de la república del Ecuador como una época en la que «lo público» en su sentido moderno sugiere variedad de acciones, afiliaciones y modos de participación en un estrecho campo de acción letrado y una incipiente comunidad de hablantes (Guerra y Lempérière et al., 1998: 10; Habermas, 2017).

5En realidad, la articulación entre estas formas de participación no estandarizadas y la construcción de la opinión pública crea las reglas de su funcionamiento, al mismo tiempo que traza sus límites de acción. El de los impresos es un campo limitado a individuos alfabetos integrados, de algún modo, dentro de la acción política. Por lo tanto, sus discursos y lenguaje prefiguran a lectores que comparten el mismo contexto de lucha, limitado por efectos del déficit de alfabetización de la población hispanoamericana y, por lo tanto, del desarrollo del espacio público hispanoamericano (Myers, 2004: 41), si bien hay que apuntar hacia la existencia de un significativo grupo de intelectuales «iletrados».

6Al asumir estas dimensiones de la participación política y la producción de impresos, es posible reinterpretar varios aspectos sobre la conformación de los cuadros dirigenciales y burocráticos en los actuales Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile. Según Juan Maiguashca, entre 1830 y 1850, el personal dirigente y burocrático amalgamó a los mandos castrenses forjados en las guerras de independencia con un emergente sector letrado, útil para elaborar leyes y reglamentos (Maiguashca, 2003: 217-237). Otra vertiente provino de los viejos linajes coloniales entrenados en la administración pública borbónica.

7Cuando las nuevas repúblicas surgieron del desbarajuste imperial, muchos de estos cuadros se imbricaron en los poderes centrales, dada su experiencia especialmente en la aplicación de justicia y fiscalidad (Garavaglia, 2012). Así, las primeras décadas de la república ecuatoriana pueden considerarse como un lugar de adiestramiento político y administrativo, donde algunos actores inmersos en la lucha política tomaron distintos caminos y aprovecharon diversas coyunturas para cambiar de bando y «acomodarse». Estos comportamientos de variabilidad política formaron parte del aprendizaje republicano al que se sometieron personajes como el que aquí se estudia.

8¿Cómo definir la variabilidad política? Ella se asocia con ardides que expresan cambio de opiniones o paso de un circuito político a otro para lograr posiciones ventajosas. Al usar términos como «variables» o «versátiles» para calificar a sus opositores, se les tildaba como actores que anteponían al bien público sus intereses personales. Para políticos como el brasileño Joaquim Nabuco, la versatilidad (o variabilidad) se manifestaba en un inesperado cambio de un partido a otro, lo cual era considerado como conducta «impropia, o indigna del carácter de un hombre de Estado» (Nabuco, 1997 [1897]: 70-71 citado en Hörner, 2013: 224).

9En su significación positiva, el cambio de opiniones y acciones favorece la consolidación paulatina de un «sistema político» que, según Sartori, es más un resultado de la racionalidad política que de la lucha partidaria (Sartori, 2005 [1976]). En tales circunstancias, se admite el cambio de posturas políticas o ideológicas como parte del «aprendizaje de los errores y su corrección para asumir nuevas y mejores ideas» (Hörner, 2013: 224). Esto implica ser consciente de que las posturas políticas corresponden al ámbito de la conflictividad partidaria y son contingentes en relación con un objetivo mayor: la creación del orden republicano. Esta acepción de la variabilidad política la identifica como una actitud moderna, concomitante con los designios republicanos que conllevan deponer posturas políticas para aportar al Estado con cuadros burocráticos y experiencias administrativas. A ello se articula el carácter indeterminado de las formas de participación política, en formatos no definidos ni por el lenguaje político en boga, ni por la acción social (Hörner, 2013: 220).

10A su vez, esta indeterminación se asocia con la variedad de significaciones atribuidas a la participación política propia de las transiciones del viejo régimen al constitucionalismo gaditano y, de ahí, al acelerado republicanismo poscolonial. En estos momentos de carga semántica de las palabras que integran el repertorio del lenguaje político, términos como «partido» o «facción» se usan en función de diversas posturas en la lucha partidaria, para legitimarlas o denostarlas (Aljovín de Losada, 2010: 64, 65).

2. Trayectorias azarosas

11A diferencia de periplos políticos como el de José Félix Valdivieso —quien fue miembro de una próspera familia de arrieros en Loja, accedió al poder municipal en Cuenca, estudió Derecho en Quito y aprovechó sus vínculos matrimoniales con la nobleza de la región para incorporarse al municipio quiteño y, más tarde, integrar el gobierno de Flores como ministro de lo Interior—, el vector trazado por Espinel fue distinto, pues como ya fue dicho, no provino de los círculos políticos o de las familias mejor acomodadas de la región quiteña.

12Roberto Andrade provee información sobre Espinel al referir una acusación en su contra, por planificar —aparentemente— un atentado contra Gabriel García Moreno, en 1869. Al parecer, el complot quedó al descubierto cuando Cornejo entró en pánico, se entregó ante las autoridades y delató a Espinel como instigador (Andrade, 1994).

13En cambio, según el folleto Una voz de dolor dada en la tumba, escrito por Cornejo en 1876, Espinel «perteneció a la sociedad del Quiteño Libre, y fue el tribuno simpático de la democracia» (Cornejo, 1876: 2). La veracidad sobre esta reclamada afiliación política es motivo de controversia. Pedro Moncayo, editor del periódico oposicionista al régimen floreano, no menciona a Espinel entre los miembros de la sociedad democrática, tampoco lo hace Pedro Fermín Cevallos. Todo lo contario, en su obra Ecuador de 1825 a 1875. Sus hombres, sus instituciones y sus leyes, escrita como arma política en contra de Flores (Bustos, 1993: 97-104), Moncayo evocó a Espinel bajo el negativo lente de la variabilidad política.

14Está claro, en cambio, que Espinel mantuvo vínculos con el círculo político creado alrededor de José Félix Valdivieso, el influyente político que apoyó a Flores tanto en las negociaciones para la secesión del Distrito del Sur como en la convocatoria al Congreso Constituyente de Riobamba. La ruptura entre Valdivieso y Flores coincidió con el acuerdo «entre privados» celebrado entre Flores y el jefe supremo provisional de la plaza de Guayaquil, Vicente Rocafuerte (Demélas & Saint-Geours, 1988). Entonces, Valdivieso encabezó un movimiento autodenominado «partido constitucional» con miras a desconocer aquel pacto y establecer un Gobierno Provisorio que reincorporara Ecuador a Nueva Granada.

3. La voz del Ecuador: visión trágica de una república que «no debió ser»

  • 3 Francisco Roca (cónsul). ÇCertifica que Marcos Espinel presentó pasaporte en el consulado de Lima (...)

15Después de la derrota sufrida en Miñarica, los partidarios de Valdivieso se exiliaron en Popayán y editaron el periódico La voz del Ecuador (27 de abril de 1835: 3/4). Aun cuando apareció en la lista de los proscritos en Nueva Granada, el 3 de julio de 1838, Espinel se presentó en el Consulado del Ecuador en Lima (El Ecuatoriano, 20 de abril de 1850)3. No está claro si, antes de ser desterrado, el personaje estuvo primero en Popayán o si encontró destino directamente en Perú. La información sobre este primer exilio de Espinel es muy escasa.

16Las condiciones de producción y circulación de La voz del Ecuador sugieren que Valdivieso y sus partidarios mantenían relación con una red muy dinámica de intelectuales y letrados liberales de Popayán, como Santiago Arroyo, José María Grueso, Joaquín Mosquera, Manuel José Mosquera, José María Obando, Cenón Pombo, Mariano Urrutia y José Cornelio Valencia. Estos liberales formaron en 1833 la Sociedad de Educación Primaria en Pasto, que funcionó como promotora de la formación de primeras letras y espacio para consolidar los intereses de los instructores, y la Sociedad de Amigos del País (El Constitucional del Cauca, 54, 10 de agosto de 1833; Loaiza Cano, 2011: 64). La voz del Ecuador salía de la Imprenta de la Universidad del Cauca por Manuel G. Córdova y circulaba cada lunes. Probablemente circuló también en Ecuador, en la provincia de Imbabura.

3. 1. La secesión del Sur y la «patria difunta»

17Los redactores de La voz del Ecuador afirmaban que la secesión del Sur fue una decisión aventurada, prematura y estimulada por un personaje como Flores, interesado particularmente en colocarse a la cabeza de una entidad política que, hasta entonces, no existía. Ante ello, el periódico justificaba las acciones del Gobierno Provisorio encabezado por Valdivieso.

18La imagen que usó el periódico era la de una república difunta. En su encabezado se reprodujo una alegoría mortuoria, pues un ángel doliente abrazaba desconsolado una gran lápida en forma de urna. ¿Luto de los redactores y partidarios de Valdivieso por la situación del país y ante su propia condición de destierro? La república ecuatoriana era representada como un proyecto que no debió ser. Prueba de ello eran las disputas territoriales entre ella y Nueva Granada. El periódico criticaba con vehemencia las actuaciones de Flores en estas contiendas limítrofes. Pero el presidente de la república no era el único blanco de los ataques de La voz del Ecuador; también lo era Vicente Rocafuerte debido al acuerdo que celebró con el general:

no hay un documento que acredite el nombramiento de Flores de general del Ejército, por el pueblo de Guayaquil: Rocafuerte con su verzatilidad delinquente, fue quien le mandó descolgar su espada alevosa para combatir la misma causa que había proclamado, y por la que se sublevó el departamento del Guayas, sucumbiendo al fin, por repetidas intrigas, à las fuerzas del tirano (La voz del Ecuador, 2, 13 de abril de 1835: 2/4).

19La «variabilidad política» de Rocafuerte fue descrita por el impreso como un delito, un pacto que anteponía intereses personales por encima de la república. Un inesperado cambio de posturas que tendía a la componenda en lugar de orientar la acción política hacia la lucha contra la tiranía. Este cambio insólito de posición «para combatir la misma causa que había proclamado» fue identificado como hecho detonante de la revolución encabezada por el Gobierno Provisorio. Así, el intento de reincorporación del Estado de Ecuador se interpretó en las páginas de La voz del Ecuador como acto de legítima soberanía de los pueblos expresada en bandos municipales, en oposición al engañoso (manido) acto de voluntad departamental que justificó la secesión del Distrito en 1830.

20En su cuarto número, La voz del Ecuador refutó las declaraciones de Flores publicadas en la Gaceta del Gobierno que afirmaban que los combates entre el Gobierno Provisorio y los ejércitos floreanos causaron la emigración forzada de casi 800 personas a Nueva Granada. Tales afirmaciones eran, para los exiliados, apenas un ardid para desprestigiar al Gobierno Provisorio, responsabilizándolo por la represión en las cabeceras provinciales que apoyaron el proyecto de reincorporación del Ecuador. Conviene recordar que, al momento de proclamarse, el Gobierno Provisorio sumó el apoyo de los concejos municipales de Latacunga, Ambato, Riobamba y Alausí, y los padres de familia de Cuenca, Loja y Zaruma (Actas de la Convención Nacional, 1891: xlvi-xxxiv, xl-xlvi).

3. 2. Las reformas al sufragio en 1835

21El otro blanco de ataque del periódico fueron las reformas legales para la convocatoria a elecciones de representantes a la Asamblea Constituyente de Ambato, en 1835. En el decreto promulgado por Rocafuerte, luego de los resultados bélicos en Miñarica, se excluyó de los comicios al clero, el ejército y los representantes municipales, bajo el argumento de que era necesario evitar posibles injerencias en el sufragio por parte de estamentos como el religioso o el militar o por los tenientes pedáneos (Destruge, 1982: 128; La voz del Ecuador, 3, 20 de abril de 1835: 4/4).

22Para los exiliados que hablaban a través de La voz del Ecuador, tales reformas eran «monstruosas» agresiones contra la voluntad popular que laceraban los principios liberales de participación, al distraer del voto a un importante sector de la población (el clero local) con poderosas raíces parroquiales, tan relevante como lo era el personal militar, presente en las elecciones convocadas durante el momento grancolombiano de Ecuador:

Hemos visto el decreto que la convoca para el 1º de Junio procsimo escrito por el conquistador, y firmado por su jefe supremo. El contiene la novedad de excluir del derecho de sufragar à los militares que estén en actual servicio, a los curas y sus tenientes, y à todos los eclesiásticos empleados en los cabildos, ò que ejerzan jurisdicción, ¡Cómo se burla un tirano de los pueblos que oprime! ¡Cómo insulta su paciencia! ¡Malvado! En vano pretendes alucinar à un país que has destruido. Sea cual fuese el modo con que organices tu arcontado, jamás conseguirás inspirar confianza à los ecuatorianos, cuya existencia es irrevocablemente incompatible con la tuya (La Voz del Ecuador, 3, 20 de abril de 1835: 2/4).

23El decreto, publicado el 18 de febrero de 1835, fue reproducido en las páginas de El Ecuatoriano del Guayas, que apareció a fines de noviembre de 1833 (Destruge, 1982: 125). Las acusaciones de La voz del Ecuador descalificaron al periódico guayaquileño tildándolo de «órgano de la voluntad del tirano» (La voz del Ecuador, 2, 13 de abril de 1835: 3/4), cuya impresión —decían— «se pagaba con dineros del erario nacional».

24Así, los partidarios de Valdivieso justificaron su papel en el intento de reanexión del Ecuador a Nueva Granada. Al hacerlo, se reivindicaron como «constitucionales», pues al actuar invocaron artículos incluidos en la Constitución de 1830 que, al igual que la Constitución de Cúcuta de 1821, reconocía la posibilidad de abjurar o declarar caduco el pacto constitutivo del nuevo Estado y restablecer el orden republicano previo a las declaraciones departamentales de 1830.

25Para los exiliados en Popayán, las reformas electorales para la Convención Nacional de 1835, decretadas por Rocafuerte para fortalecer el sufragio apartándolo de cualquier coacción corporativa, fueron como manifestaciones de tiranía. La restricción en la participación sufragánea era un acto expreso de arbitraria limitación en la participación política. También se les consideró como serios atentados a la ciudadanía censitaria y tendenciosas trabas al sufragio, impuestas por el gobierno transitorio de Rocafuerte que, para entonces, buscaba que la Convención Nacional lo ratificara como presidente.

4. El sufragante: promover el voto y vigilar al poder ejecutivo

26La publicación de El Sufragante corresponde al retorno de Espinel a Ecuador, luego de su exilio en 1835. El periódico, impreso por José María Marsilio, empezó a circular desde el 18 de agosto de 1839 y, al parecer, fue enteramente redactado por Espinel. Como su nombre lo indica, era un periódico eleccionario, dedicado a promover una pedagogía del voto que conjugó dos aspectos: el empleo afirmativo de las reformas electorales para la Convención Nacional de 1835, de cara a la renovación del poder legislativo en 1841, y la vigilancia de las acciones del poder ejecutivo ante eventuales intentos de cooptación del sufragio. A esto el periódico lo definió como «ciudadanía activa».

27No es posible establecer el tiempo de vida de El Sufragante, pues han sobrevivido muy pocos ejemplares. Pero sí se puede constatar el impacto que tuvo su circulación al ver las reacciones que suscitaron sus columnas. «Invertir de manera favorable» las leyes electorales era un imperioso desafío que el periódico transmitía entre los circuitos letrados donde dejaba su huella:

el lugar de las aspiraciones, el punto donde el poder ha combatido los derechos nacionales, i finalmente el sitio deplorable en el que se ha revestido el interés privado de las fórmulas legales. Ahora es de imperiosa necesidad trabajar para invertir en sentido favorable este sistema de elecciones que ha sido el patrimonio de varios herederos del sufragio nacional (El Sufragante, 1, 18 de agosto de 1839).

28Según lo expresa Juan Maiguashca, entre 1830 y 1859, la confección de la ciudadanía formal censitaria se acrisoló en las contiendas regionales por afianzar la incorporación social (mediante códigos legales y leyes) que permitiese la cimentación de una comunidad política (Maiguashca, 1994). Desde tal prisma, la convocatoria abierta por El Sufragante expresó las circunstancias en las que se producían las contiendas por el afianzamiento del sufragio como derecho que debía extenderse ampliamente. La ley de elecciones de 1835 oficializó asambleas parroquiales cuatrienales (art. 1) y las facultó para convocar abiertamente al sufragio mediante periódicos y panfletos (art. 3).

  • 4 La Ley de 1835 redefinió los consensos regionales con un criterio paritario de representación en (...)

29El voto fue declarado acto obligatorio para los ciudadanos en cada parroquia (art. 5) y se mantuvo la prohibición en la participación de curas como presidentes de asambleas parroquiales o electores (art. 6). Cada cantón tenía derecho a un elector por cada mil almas y uno más cuando el número superara los dos mil, pero todas las parroquias podían elegir un delegado, aunque no alcanzaran tal base mínima numérica (art. 12)4.

30Para El Sufragante, el voto era una práctica viciada que se había convertido en patrimonio de políticos escasos de virtud. Por tal motivo, el redactor conminaba a los «buenos ecuatorianos» a emplear ampliamente las posibilidades normativas del sistema electoral para revertir el actual estado de cosas y alcanzar el bien nacional, denunciando y oponiéndose a prácticas viciosas como la cooptación o la intervención directa en los comicios:

Es, pues, llegado el tiempo, no de conocer este mal porque es demasiado sufrido, sino de oponerse á su incremento, i de perseguir con denuedo patriótico todo esfuerzo que tienda a comprimir el ensanche de la voluntad sufragánea, i todo empeño porque solo triunfe la lista formada por los jenios malignos que especulan con el voto del inesperto, ó del infeliz que teme las iras del aspirantismo resentido más bien que la desgracia de su patria (El Sufragante, 1, 18 de agosto de 1839).

4. 1. Votar y vigilar: variables de una misma ecuación sufragánea

  • 5 Una ley promulgada el 11 de marzo de 1837 estipuló que los colegios electorales de 1835 eligiesen (...)

31La recuperación de la acción política civil no podía limitarse al sufragio. Cada votante era centinela de lo que ocurría en su parroquia y debía incorporarse ampliamente al voto para elegir personas virtuosas, a pesar de las confusiones que persistían en el reglamento de elecciones5. El Sufragante denunció varios desplazamientos de Flores y alertó a sus lectores sobre las motivaciones reales detrás de tales viajes, como posibles «meteduras de mano» en las elecciones:

El 12 de este mes salió S.E. el presidente de la República para su hacienda de la Chima con el objeto de visitar su molino. Se dice que lleva miras de influir en las elecciones de los pueblos del tránsito, como Tacunga, Ambato, Guaranda, i aun en las de Guayaquil i demás pueblos del Sur. Nosotros confirmarèmos esta sospecha, si S. E. se desvía del objeto principal de su marcha (El Sufragante, 1, 18 de agosto de 1839).

32La pedagogía del voto de El Sufragante relacionó la necesidad de ejercer el derecho con la supervisión del buen desarrollo de los comicios. A estas dos variables se aunó la premisa fundamental de aprovechar al máximo la ampliación del sufragio. Esta exigencia se articuló con la convalidación de la libertad de imprenta:

Los gobiernos democráticos ofrecen al fin el consuelo de la renovación de los procuradores públicos, por que pueden aparecer diputados que en el mismo puesto de los serviles hablen el idioma de la libertad, que al pie de las actas reservadas, secretas i misteriosas, escriban públicamente las razones del interés comunal que nada temen de la publicidad i de la imprenta […] (El Sufragante, 1, 18 de agosto de 1839).

33Conviene recordar que la lucha por la libertad de imprenta fue uno de los aspectos clave en los cuestionamientos de la sociedad de El Quiteño Libre contra el régimen de Flores. Sin embargo, al asumir la presidencia de la república, Vicente Rocafuerte se opuso a garantizar las libertades periodísticas en 1839. Sus viejos coidearios no tardaron en volverlo blanco de sus críticas. La idea de una variabilidad política viciosa (a cambio de asumir la presidencia de la república) volvió al tapete de la lucha política, esta vez, entre grupos de liberales que, ante las negativas de Rocafuerte, veían frustradas sus expectativas. Una hoja volante intitulada, precisamente, «Resurrección de la Libertad de Imprenta», firmada por varios políticos, entre ellos los que hacían parte de El Quiteño Libre, y también Marcos Espinel, calificó al presidente como conculcador de la soberanía popular: «La prensa libre es el lujo de los gobiernos, es la vena en el corazón por donde circula su vida política; i finalmente es el ojo de la soberanía popular. Mandar á un pueblo mudo, mandar a un pueblo ciego es gloria reservada a Rocafuerte» («Resurrección de la libertad de imprenta», 1839). Para los suscribientes del panfleto, las restricciones impuestas a las libertades de prensa cristalizaban un entendimiento político trenzado al margen de los intereses de la nación, los cuales dependían de que las ideas pudiesen imprimirse y circular libremente.

34Las reacciones de los dirigentes políticos a los cuales El Sufragante convirtió en blanco de ataques sugieren que, hasta ese momento, Espinel estaba entre los partidarios de Valdivieso, quien también retornó a Ecuador luego del exilio en Popayán. Es más, para Rocafuerte, los contenidos del periódico no eran autoría de Espinel, sino del propio Valdivieso, quien los redactaba y acudía a otros colaboradores pertenecientes a su círculo para publicarlos. Esta impresión Rocafuerte se la transmitió a Flores:

Los números que he visto de El Sufragante dirigidos contra usted me confirman lo que he pensado, que por más sacrificios que Ud. haga en favor del país, nada conseguirá Ud. entre los bochincheros de esa capital. Por varios conductos hemos sabido que J. F. Valdivieso es el autor principal del Sufragante, él da el borrador de los escritos a Manongo Salvador, y éste a Espinelito, y Espinelito a la junta que ha formado con este objeto, y cuyos nombres no sé aún, pero pronto tendré la lista de ellos (Rocafuerte, 1988: 467-469).

35Las posturas de El Sufragante se articularon a las pretensiones electorales de Valdivieso y sus coidearios de cara al Congreso de 1841. Para cumplir tales objetivos, el periódico funcionaba en mancuerna con otro impreso publicado por la misma agrupación: El Popular. En este periódico se publicaron los nombres de los representantes electos por las asambleas electorales en la provincia de Pichincha; entre ellos estuvieron Valdivieso y Espinel (El Popular, 7 de septiembre de 1839; 5 de enero de 1840).

36El recorrido de Espinel desde sus respaldos al Gobierno Provisorio en 1835 hasta 1841, cuando salió electo como representante provincial, está marcado por una activa participación en el círculo político animado por Valdivieso. A partir de la década de 1840, tal trayecto cambió de curso al transitar de la oposición hacia el colaboracionismo con un gobierno caracterizado por sus coidearios y por él mismo como tiránico.

5. De la oposición política al colaboracionismo burocrático

37Mark Van Aken, autor del estudio más completo sobre Juan José Flores, sostiene que la segunda administración del general empleó la cooptación política como un modus operandi (Aken, 1995). Al valerse de este recurso, la administración floreana reclutó a varios opositores políticos y los incorporó a la administración estatal. Entre los cuadros opositores reclutados aparece Marcos Espinel. Así, el redactor de El Sufragante se acercó al círculo político de Flores, al que combatió por casi una década. Las sinopsis escritas y publicadas por Espinel en 1842 son útiles para recomponer este periplo. Este momento de la trayectoria temprana de Espinel se reviste de un marcado carácter burocrático administrativo, en el que sus aportes en la gestión gubernamental del segundo floreanismo desplazan a la acción política: en otras palabras, la racionalidad burocrática se impone al combate de ideas trabado por los impresos La voz del Ecuador y El Sufragante.

5. 1. Entre cooptación y colaboracionismo

38El reclutamiento de un visible opositor que cuestionaba el empleo de las leyes del sufragio como recurso para la coerción política tenía el propósito de acallar las voces impresas que denunciaban la manipulación del voto. A este objetivo se sumó la necesidad de aprovechar las capacidades de Espinel como redactor y abogado, incorporándolo al Registro Auténtico Nacional. De esta manera, la experiencia impresa y el conocimiento del lenguaje legal de Espinel se pusieron al servicio del trabajo editorial del segundo gobierno de Flores.

39La tarea de compilación del Registro fue interrumpida tempranamente por la reactivación de los litigios territoriales por la posesión de Pasto. En este contexto, bajo la promesa de revisar estas cuestiones en el sur granadino, el presidente Pedro Alcántara Herrán solicitó apoyo a Flores para sofocar la rebelión de José María Obando y Andrés Noguera (Espinel, 1847: 3-4). Espinel fue llamado por Flores para fungir de relator de estos diferendos. El personaje registró los elementos más relevantes de las negociaciones entre Flores y el plenipotenciario neogranadino Tomás Cipriano Mosquera. Según esos reportes, Mosquera «no tenía poder especial de su Gobierno para celebrar el tratado de límites territoriales, [pero] estaba autorizado para arreglar aquellos puntos pendientes entre los dos gobiernos» (Espinel, 1842: 5). Así, «sin exhibir previamente los ‘Plenos Poderes’, Mosquera cedió al Ecuador los cantones de Túquerres y Barbacoas» (Espinel, 1847: 7).

  • 6 Tratado de Paz y Amistad entre Ecuador y Nueva Granada, 14 de diciembre de 1832. AHMRE, Serie Tra (...)

40El encargo de Flores a Espinel fue más allá de la mera relatoría. Le encomendó cristalizar la oferta territorial de Mosquera en las conferencias de Pasto. Sin embargo, el presidente neogranadino Alcántara Herrán desconoció esas ofertas. Los planteamientos ecuatorianos se limitaron a reclamar la soberanía territorial ecuatoriana sobre Tumaco (Espinel, 1847: 8). El Tratado de Paz y Amistad entre Ecuador y Nueva Granada del 14 de diciembre de 1832 estipuló que se mantendrían los límites fijados en la ley de División Administrativa de 1824. Pasto y Buenaventura se integraron a la república granadina y «al Ecuador los pueblos que están al sur del río Carchi línea fijada por el artículo 22 de la expresada leí entre las provincias de Pasto e Imbabura» (art. 2). Además, el tratado comprometió el reconocimiento de la deuda contraída durante las guerras de independencia6.

41Espinel adelantó oficios para celebrar un tratado de libre comercio y navegación que fue inicialmente rechazado por el Congreso granadino (Espinel, 1847: 8). En marzo de 1845 se aprobó un nuevo acuerdo con exenciones tributarias para la producción artesanal ecuatoriana. Al referir estas gestiones, Espinel las presentó como logros personales gracias a las incuestionables capacidades de un agente dedicado a velar por los intereses de la república: «mientras en el Ecuador luchaban por hacer caer la administración de Flores, yo hacía por asegurar estas ventajas favorables á los que tienen en este país la noble ocupación de la agricultura y las artes» (Espinel, 1847: 9-10).

42El colaboracionismo de Espinel con Flores se justificó en las condiciones en las que quedó sumido el país luego de la derrota del Gobierno Provisorio. Desde su propia perspectiva, su tránsito de la oposición al apoyo del gobierno floreano se debió a que antepuso los intereses de la república sobre sus propias visiones ideológicas. Su vinculación al gobierno obedecía, según él, a los nuevos consensos buscados por el general-presidente, al permitir el retorno de los opositores desterrados y garantizar condiciones para renovar la legislatura. Pero al hacerlo, Espinel aclaró que él no era el único político que varió sus posturas frente Flores:

cuando vueltos al país los que fuimos condenados á una segunda peregrinación política, hubo una especie de resignación á dejar los medios revolucionarios, creyendo en las protestas del Jeneral Flores, y esperando mejorar de condición en otras combinaciones legales; es decir, en la confección de planes eleccionarios y en la formación de un Congreso de hombres independientes y fieles á la libertad. Con tal motivo, casi todas las notabilidades patricias cedieron á las insinuaciones del Jeneral Flores, formaron parte del gabinete de 1840 y aceptaron destinos públicos (Espinel, 1847: 2).

43Espinel desatendió la política doméstica cuando Flores lo designó encargado de negocios cerca de Nueva Granada. Así, se alejó del círculo político de Valdivieso y optó por acercarse al partido floreano. La designación fue solicitada por el propio Espinel con la oferta de realizar actividades de escucha sobre las opiniones de los opositores de Flores en Bogotá sobre su posible involucramiento en el asesinato de Antonio José de Sucre.

44La renovación de la legislatura en 1840 produjo contiendas entre el Ejecutivo y la cámara de representantes, pues los resultados electorales fueron contrarios a Flores. Al calificar los resultados de las asambleas provinciales, la Cámara alteró el orden: sancionó y aprobó primero los de Imbabura, aun cuando debían proclamarse primero los resultados de Guayaquil y Cuenca. Luego anuló los del colegio electoral cuencano. Tal maniobra, según Moncayo, puso en aprietos al gobierno, «porque Flores necesitaba de esa Diputación [la de Cuenca] para tener mayoría y los liberales no quisieron darle gusto» (Moncayo, 1906: 238-239).

45La anulación denunciada por los electos como representantes por Cuenca («Manifiesto», 1841) reclamó la celebración de nuevas elecciones, algo a lo que Flores se opuso abiertamente. A falta de calificación de todos sus representantes, la Cámara no completó su agenda legislativa (Moncayo, 1906: 239); esto transcurría, según Pedro Moncayo, en medio del silencio de la prensa opositora:

La prensa guardaba silencio [dijo Moncayo] desde el fiasco que sufrió la Cámara del 41. EL SUFRAGANTE, periódico de oposición, había desaparecido desde que su redactor fue enviado por Flores a Bogotá. Se seguía entonces el juicio contra el Coronel Morillo por el asesinato del General Sucre. ¿Qué iba a hacer en Bogotá un comisionado ecuatoriano en esos momentos? ¿Iba a acusar o a defender al reo? ¿Iba a prodigarle palabras de consuelo para mantenerlo en ilusiones halagüeñas hasta el momento de ser conducido al suplicio? El silencio de la prensa era un mal síntoma. Cuando la oposición no puede hablar, la revolución prepare sus armas para defenderse del enemigo, reprimirlo y excitarlo (Moncayo, 1906: 241).

46En octubre de 1845, Espinel fue removido del cargo de encargado de negocios ante Nueva Granada. En el folleto Exposición vindicatoria (Espinel, 1847), describió la actitud neutral y expectante del gobierno granadino ante a la crisis política ecuatoriana causada por la revolución marcista (17 de junio de 1845). Según Espinel, la neutralidad del régimen granadino jugó contra las ambiciones políticas de Flores, pues el general no pudo despertar el interés del régimen de Bogotá para respaldarlo del mismo modo en que apoyó el proyecto de reanexión de Valdivieso.

5. 2. Espinel en la legislatura de 1840

47A su retorno de Bogotá, Espinel redactó el periódico El Ecuatoriano y fue candidato al Congreso ordinario de 1846 (El Ecuatoriano, 3 de junio de 1846). El resultado electoral le fue favorable y estuvo en la legislatura como representante suplente por Pichincha (El Ecuatoriano, 20 de junio de 1846). Para entonces, Espinel se había apartado del respaldo a Flores y se aproximó al círculo político de Vicente Ramón Roca y los liberales que promovieron la revolución marcista. El gobierno provisional de Roca decretó el embargo de bienes de Flores y la expulsión de sus familiares. La comisión de hacienda creada para el efecto (encabezada por Pedro Fermín Cevallos) expuso sus conclusiones ante la legislatura. El informe fue secundado por los partidarios de Vicente Ramón Roca (Moncayo, 1906: 191-192).

48Según Pedro Moncayo, la intervención de Espinel en esa misma legislatura puso de manifiesto un nuevo episodio de variabilidad política, al oponerse a la ley de amnistía promovida por Antonio Muñoz y por el propio Moncayo, con la que procuraban el retorno de los perseguidos por Flores y la restitución de sus bienes. Espinel rebatió estos argumentos al señalar que la aprobación de la Ley de Olvido permitiría el eventual retorno de Flores, quien podría «usar su considerable patrimonio para financiar una nueva desestabilización»:

El proyecto tal, como lo presentaron sus autores (HH. Pedro Moncayo y Antonio Muñoz) era alarmante y de tendencias destructoras. Después de ordenar el libre regreso de todos los espulsos y emigrados sin distinción de personas, decía el Art. 3º. de dicho proyecto lo siguiente:

Todas las personas comprendidas en este decreto prestarán juramento de obediencia y fidelidad á la Constitución, autoridades y leyes de la República, y se les pondrá en posesión de los bienes que se les haya secuestrado. […] acceder á tal amnistía era fundar una contrarrevolución, inocular el veneno en el cuerpo sano y viviente de esta Patria, y deshacer con dos sufragios las glorias que, á costa de sangre, y de los que a fuer[za] de valientes elevaron la República al rango de su actual emancipación (Espinel, 1847: 17-18).

49¿Cuáles eran los argumentos de Espinel? Para él la cantidad de exiliados civiles era muy reducida. Además, la mayoría era gente que eventualmente se repatriaría, era mercenaria y diestra en el manejo de las armas. Otros exiliados, en cambio, eran los remanentes del ejército floreano: «seis jenerales, veinte coroneles, diez comandantes, doce capitanes y trece subalternos: total, sesenta y un hombres»; a los que sumaba poco más de una treintena de individuos, «espulsados que jimen unos en playa extranjera, y otros ¡qué estraño! En sus mismas playas» (Espinel, 1847: 17-18).

6. Conclusión

50Al considerar la temprana trayectoria política de un liberal venido desde abajo, se pueden comprender las múltiples condiciones de origen y formación dirigencial y burocrática. Además, pueden verse los variados formatos de participación política correspondientes al naciente republicanismo ecuatoriano. Un momento en que, como bien señala Hörner, la agitación política estuvo estrechamente relacionada con el aprendizaje político, cuando nociones como partido o facción expresan formas diversas de participación y traducción por parte de los propios actores políticos, como afirma Aljovín. La variabilidad política de personajes como Marcos Espinel muestra los periplos del «adiestramiento político-administrativo» efectuado al mismo tiempo que se traban las luchas por asir estructura estatal.

51Además de estos aspectos, es posible acercarse a la confección de las redes políticas e intelectuales entre los círculos políticos ecuatorianos y neogranadinos. El discurso de periódicos como La Voz del Ecuador o El Sufragante demuestra la puesta en opinión de un tipo de ciudadanía que reclamaba combinar el voto con la vigilancia de las acciones del poder ejecutivo ante los comicios. Esta «ciudadanía activa» era imprescindible para que el mecanismo electoral funcionara independientemente de las ambiciones de los tiranos por cooptarlo.

52Además, la experiencia impresa de personajes como Espinel puede verse como una forma de encarnación de la variabilidad política de sus hacedores. Y, también, de las maneras en que algunos de ellos entendieron su accionar y decisiones al transitar de la oposición al colaboracionismo con el gobierno. Así, estos personajes enmarcaron sus acciones dentro de un objetivo superior a la contienda política, como pudiera ser el afianzamiento de la estructura estatal y su cimentación institucional.

Inicio de página

Bibliografía

Fuentes primarias

Archivos

Archivo Histórico del Ministerio de Relaciones Exteriores (AHMRE), Serie Comunicaciones recibidas de las legaciones y embajadas del Ecuador en el Exterior, Perú, tomo 1, f. 160.

Tratado de Paz y Amistad entre Ecuador y Nueva Granada, 14 de diciembre de 1832. AHMRE, Serie Tratados, COL001.

Hojas volantes

«Manifiesto que hacen ante la nación los senadores y representantes elejidos por la asamblea electoral de la provincia de Cuenca en 1840, anuladas por las cámaras de la lejislatura de 1841», Guayaquil, 1841, Imp. de M. I. Murillo.

«Resurrección de la libertad de imprenta en el Ecuador y furia de Vicente Rocafuerte por este primer milagro», Quito, 1839, Imp. de la Universidad Central por Juan Terán.

Prensa

El Constitucional del Cauca, 3º Trimestre; 54, 10 de agosto de 1833.

El Ecuatoriano, 3 de junio de 1846; 20 de junio de 1846; 20 de abril de 1850.

El Popular, 1º Trimestre, 2, 7 de septiembre de 1839; 2º Trimestre, 19, 5 de enero de 1840.

El Sufragante, 1, 18 de agosto de 1839.

Gaceta del Gobierno, 103, 19 de julio de 1833.

La voz del Ecuador, 2, Popayán, 13 de abril de 1835; 3, 20 de abril de 1835; 4, 27 de abril de 1835; 9, 1 de junio de 1835.

Folletos

CORNEJO, M., 1876 – El Dor. Marcos Espinel, 14 pp.; Quito: Tipografía de F. Bermeo.

ESPINEL, M., 1842 – Protocolo de las conferencias entre los generales en jefe de los dos ejércitos del Ecuador i la Nueva Granada tenidos en Pasto a 15 de octubre de 1841. Sobre la intervención ecuatoriana, y nuevos límites territoriales, 16 pp.; Bogotá: Imp. de A. Cualla.

ESPINEL, M., 1847 – Exposición vindicatoria del ciudadano Marcos Espinel, 22 pp.; Quito: Imp. de la Enseñanza por Rafael Padilla.

ESPINEL, M., 1876 – Una voz de dolor dada en la tumba, 10 pp.; Quito: Imp. de Manuel V. Flor.

Libros

Actas de la Convención Nacional del Ecuador, año de 1835, precedidas de una Introducción Histórica. Quito: Imp. del Gobierno, 1891.

Primer Rejistro Auténtico Nacional de la República del Ecuador, tomo 2. Que contiene las leyes, decretos i resoluciones lejislativas; los decretos, reglamentos i circulares del Poder Ejecutivo. Quito: Imp. del Gobierno, por Juan Campuzano, 1841.

Fuentes secundarias

AKEN, M. Van, 1995 – El Rey de la noche: Juan José Flores y el Ecuador 1824-1864, 439 pp.; Quito: Banco Central del Ecuador.

ALJOVÍN DE LOSADA, C., 2010 – Entre la unidad y la pluralidad: el concepto de partido-facción en el Perú 1770-1870. Bulletin de l’Institut Français d’Études Andines, 39 (1): 63-84.

ANDRADE, R., 1994 – ¿Quién mató a García Moreno? Autobiografía de un perseguido, xv + 397 pp.; Quito: Abya-Yala.

BUSTOS, G., 1993 – “El Ecuador de 1825 a 1875”: Notas para su análisis historiográfico. In: Pensamiento de Pedro Moncayo (E. Ayala, ed.): 97-104; Quito: Corporación Editora Nacional.

DEMÉLAS, M.-D. & SAINT-GEOURS, Y., 1988 – Jerusalén y Babilonia. Religión y política en el Ecuador, 1780-1880, 222 pp.; Quito: Corporación Editora Nacional, Instituto Francés de Estudios Andinos.

DESTRUGE, C., 1982 – Historia de la prensa de Guayaquil, tomo I, 330 pp.; Quito: Corporación Editora Nacional.

GARAVAGLIA, J. C., 2012 – Servir al Estado, servir al poder: la burocracia en el proceso de construcción estatal en América Latina. Almanack, 3: 5-26.

GUERRA, F. X y LEMPÉRIÈRE, A. et al., 1998 – Los espacios públicos en Iberoamérica, 366 pp.; México, D. F.: Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, Fondo de Cultura Económica.

HABERMAS, J., 2017 – Historia y crítica de la opinión pública. La transformación estructural de la vida pública, 352 pp.; Buenos Aires: Gustavo Gili.

HÖRNER, E., 2013 – Partir, fazer e seguir: apontamentos sobre a formação dos partidos e a participação política no Brasil da primera metade do século XIX. In: Monarquia, Liberalismo e Negócios no Brasil, 1780-1860 (I. A. Marson & C. H. Salles Oliveira, eds.): 213-240; São Paulo: Edusp.

LOAIZA CANO, G., 2011 – Sociabilidad, religión y política en la definición de la nación. Colombia, 1820-1866, 469 pp.; Bogotá: Universidad Externado de Colombia.

MAIGUASHCA, J., 1994 – El proceso de integración nacional en el Ecuador: el rol del poder central, 1830-1895. In: Historia y región en el Ecuador, 1830-1930 (J. Maiguashca, ed.): 355-420; Quito: FLACSO Ecuador, CERLAC, Corporación Editora Nacional.

MAIGUASHCA, J., 2003 – Dirigentes políticos y burócratas: el Estado como institución en los países andinos, entre 1830 y 1890. In: Historia de América Andina, vol. 5. Creación de las repúblicas y formación de la nación (J. Maiguashca, ed.): 211-273; Quito: Universidad Andina Simón Bolívar, Libresa.

MONCAYO, P., 1906 – El Ecuador de 1825 a 1875. Sus hombres, sus instituciones y sus leyes, xxiii + 465 pp.; Quito: Imp. Nacional.

MYERS, J., 2004 – Identidades porteñas. El discurso ilustrado en torno a la nación y el rol de la prensa. In: Construcciones impresas. Panfletos, diarios y revistas en la formación de los estados nacionales en América Latina, 1820-1920 (P. Alonso, comp.): 39-63; Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

NABUCO, J., 1997 [1897] – Um Estadista do Império, 2 volúmenes; Río de Janeiro: Topbooks.

ROCAFUERTE, V., 1988 – Epistolario, vol. 1; Quito: Banco Central del Ecuador.

SARTORI, G., 2005 [1976] – Partidos y sistemas de partidos, 454 pp.; Madrid: Alianza Editorial.

Inicio de página

Notas

* Este artículo se deriva del proyecto de investigación «La actividad panfletaria de Marcos Espinel entre 1833 y 1846. Círculos políticos, versatilidad política y burocracia», financiado con el Fondo de Investigaciones de la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador.

1 Agradezco a Javier Gomezjurado Zevallos por este dato.

2 Agradezco a Juan Maiguashca por este dato.

3 Francisco Roca (cónsul). ÇCertifica que Marcos Espinel presentó pasaporte en el consulado de LimaÈ. Lima, 3 de julio de 1838. Archivo Histórico del Ministerio de Relaciones Exteriores (AHMRE), Serie Comunicaciones recibidas de las legaciones y embajadas del Ecuador en el Exterior, Perú, tomoÊ1, f.Ê160.

4 La Ley de 1835 redefinió los consensos regionales con un criterio paritario de representación en el senado. Quito, Guayaquil y Cuenca tendrían tres senadores cada una; Manabí y Loja tendrían dos cada una y Chimborazo e Imbabura, uno cada una. En la cámara de representantes, Quito, Guayaquil, Cuenca, Loja y Manabí pondrían cuatro delegados cada una y Chimborazo tendría dos (arts.Ê38 y 39). ÇLey de eleccionesÈ (27 de agosto de 1835) (Primer Rejistro Auténtico Nacional, 1841: 53).

5 Una ley promulgada el 11 de marzo de 1837 estipuló que los colegios electorales de 1835 eligiesen también a la legislatura de 1841. Este código fue luego derogado, el gobierno de Rocafuerte plegó a tal derogatoria y convocó a elecciones para 1839 (El Sufragante, 1, 18 de agosto de 1839).

6 Tratado de Paz y Amistad entre Ecuador y Nueva Granada, 14 de diciembre de 1832. AHMRE, Serie Tratados, COL001. La negociación se llevaría a cabo durante el gobierno de José María Urvina y con la participación del propio Espinel como ministro de lo Interior y Relaciones Internacionales y la de Hacienda. Además, suscribiría con el representante de los acreedores británicos el controvertido Convenio Mocatta-Espinel, el 6 de noviembre de 1854.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Santiago Cabrera Hanna, «Marcos Espinel entre 1835 y 1846.
Impresos y círculos políticos en Ecuador»
Bulletin de l'Institut français d'études andines, 50 (2) | 2021, 147-164.

Referencia electrónica

Santiago Cabrera Hanna, «Marcos Espinel entre 1835 y 1846.
Impresos y círculos políticos en Ecuador»
Bulletin de l'Institut français d'études andines [En línea], 50 (2) | 2021, Publicado el 09 mayo 2023, consultado el 28 mayo 2024. URL: http://journals.openedition.org/bifea/13531; DOI: https://doi.org/10.4000/bifea.13531

Inicio de página

Autor

Santiago Cabrera Hanna

Profesor investigador Área de Historia, UASB-E. Doctor en Historia Social, Universidade de São Paulo (USP). Forma parte de las redes de investigación Lab Mundi (USP-Universidad de Harvard); Iberconceptos Ecuador; Archival City y Red de Estudios Urbanos. E-mail: santiago.cabrera@uasb.edu.ec; scabrerahanna@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC-ND 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search