Navegación – Mapa del sitio

Paisaje y expansión urbana sobre espacios naturales en ciudades intermedias. El caso de Purrumpampa en Huamachuco, La Libertad, Perú

Paysage et expansion urbaine sur les espaces naturels dans les villes intermédiaires. Le cas de Purrumpampa à Huamachuco, La Libertad, Pérou
Landscape and urban encroachment on natural areas in intermediate cities: the Purrumpampa case in Huamachuco, La Libertad, Peru
Marta Vilela y Paola Moschella
p. 529-550

Resúmenes

El artículo estudia las transformaciones del paisaje originadas por la urbanización informal a partir de la acelerada expansión urbana sobre el humedal de Purrumpampa, en la ciudad de Huamachuco. A través del análisis participativo en talleres y mesas de trabajo, donde se reunieron vecinos, dirigentes y funcionarios, se examina la percepción y la valoración del paisaje; así como los problemas y las posibilidades de crecimiento de la ciudad. Además, se evalúa en qué medida las estrategias desde la sociedad civil y la gestión local contribuyen a la construcción de nuevos paisajes en un modelo de ciudad sostenible.

Inicio de página

Texto completo

Agradecemos la colaboración de Maritza Monzón, presidenta de la Asociación Manos Emprendedoras, y de Paul Rodríguez, gerente del CEPPLAN de la Municipalidad Provincial Sánchez Carrión. También agradecemos las observaciones y recomendaciones de Patricia Urquieta y Andrea Carrión.

Introducción

  • 1 El proyecto de investigación-acción «Transversal, acciones de integración en el territorio peruano» (...)

1En este artículo se analizan los cambios en el paisaje originados por la ocupación informal de la tierra y las posibilidades de construcción de nuevos paisajes bajo el modelo de ciudad sostenible. Este análisis se basa en el estudio de caso del humedal de Purrumpampa en la ciudad de Huamachuco, realizado en el marco del Proyecto «Transversal, acciones de integración en el territorio peruano»1 a cargo del Centro de Investigación de la Arquitectura y la Ciudad de la Pontificia Universidad Católica del Perú en convenio con la Municipalidad Provincial Sánchez Carrión.

2De acuerdo a los principios del desarrollo urbano sostenible, se busca lograr una gestión eficiente de los usos del suelo. Por esta razón, uno de los retos presentes en el mundo en desarrollo es orientar apropiadamente la expansión de las ciudades, especialmente en un contexto donde la presión de una población en continuo crecimiento excede las capacidades de gestión local (Angel et al., 2011; United Nations Human Settlements Programme [UN-HABITAT], 2016). El enfoque de sostenibilidad implica además el reconocimiento de la ciudad como parte de un sistema dinámico relacionado con su entorno, donde se debe evaluar la importancia de proteger espacios naturales singulares por el valor de los servicios ambientales que proveen a los ciudadanos (Evaluación de los Ecosistemas del Milenio [EM], 2005). Desde esta perspectiva, la situación de las ciudades intermedias menores se complejiza aún más; por un lado, es necesario facilitar el acceso a la vivienda adecuada y, por otro lado, es importante gestionar y minimizar los impactos ambientales que este crecimiento puede generar.

3En este contexto, el estudio se enfoca en el caso de la expansión urbana en torno a los humedales de Purrumpampa en la ciudad de Huamachuco, en los Andes peruanos (fig. 1). Dicha ciudad experimenta un rápido crecimiento por ser centro de servicios públicos y privados en una provincia que se encuentra bajo la influencia de grandes inversiones mineras. Por este motivo es un caso de especial interés para analizar las variaciones en el paisaje urbano y discutir las posibilidades de expansión urbana sostenible.

Figura 1 – Mapa de expansión de la ciudad de Huamachuco y de reducción de humedales de Purrumpampa

Figura 1 – Mapa de expansión de la ciudad de Huamachuco y de reducción de humedales de Purrumpampa

Adaptado de Moschella (2017: 345, fig. 8)

4A través de la valoración del paisaje y del empleo de una metodología participativa basada en entrevistas, talleres y mesas de trabajo, el estudio se planteó dos objetivos principales: 1) Analizar los cambios en el paisaje urbano originados por la ocupación informal de la tierra sobre el humedal de Purrumpampa desde la década de 1990 y 2) analizar las estrategias para la protección de Purrumpampa que contribuyan a la construcción de una ciudad sostenible.

1. La presión de la expansión urbana sobre áreas de valor ecológico

5A nivel mundial, la población que vive en áreas urbanas aumenta aceleradamente y las tendencias indican que el mayor crecimiento demográfico en las próximas décadas se centrará en las zonas urbanas de los países subdesarrollados (International Institute for Environment and Development [IIED], 2006; UN-HABITAT, 2016). Este rápido crecimiento se desarrolla predominantemente de manera dispersa. Denominado también «ciudad difusa», este fenómeno se debe a las innovaciones en transporte y comunicación, a partir del siglo XIX, que facilitan la localización de actividades en la periferia donde se accede a suelos de bajo costo (Capel, 2003).

6El proceso de expansión urbana es constante en todo el perímetro de las ciudades, se inicia con la ocupación de forma dispersa y poco a poco se va densificando hasta que las zonas urbanas periféricas terminan siendo incorporadas a la mancha urbana central (Bazant, 2008). Así, el proceso de crecimiento urbano latinoamericano se caracteriza por ser acelerado, desordenado y anárquico; como consecuencia, se presentan problemas comunes tales como desequilibrios regionales, redes urbanas desequilibradas, urbanización periférica, marginalidad, subempleo, carencia de servicios, reducción de la calidad ambiental y alteración de ecosistemas frágiles (García Zarza, 1997; Martín Lou & Múscar Benasayag, 1992; Santos, 1988; Schütz, 1996). En el caso peruano, la presión del crecimiento urbano con patrones de asentamiento de baja densidad también se ejerce sobre los límites de varias ciudades intermedias menores, donde se observan patrones de asentamiento con cambio de tejido agrícola a tejido urbano. Esto genera otra morfología y otro paisaje del territorio (Haller, 2017; Moschella, 2017).

7La expansión urbana difusa, desordenada y en áreas productivas o de valor ecológico trasgrede los principios de urbanización sostenible. Considerando que la sostenibilidad urbana es un concepto amplio y multidimensional (Rogers, 2001; Stadel, 2000), el estudio se enfoca en las condiciones relacionadas con el uso sostenible de la tierra. En ese sentido, la Nueva Agenda Urbana especifica que el compromiso de promover el uso sostenible de la tierra implica evitar la dispersión de las nuevas áreas urbanas, el crecimiento urbano incontrolado y «los cambios innecesarios del uso de las tierras y la pérdida de tierras productivas y de ecosistemas frágiles e importantes» (Naciones Unidas, 2016: Párrafo 69).

8Sin embargo, no se puede dejar de lado que optar por un desarrollo sostenible también requiere afrontar las dinámicas sociales, económicas y políticas que produce la ciudad (Gudynas, 2009). Por ejemplo, la gestión pública juega un rol en la facilitación de la ocupación y la densificación de ciertas áreas, lo que puede provocar un incentivo perverso si no se consideran los efectos indirectos de las políticas y de las inversiones que influyen en el valor del suelo urbano, especialmente de la inversión pública en infraestructura urbana que genera una plusvalía en terrenos colindantes y, como consecuencia, promueve la densificación y el cambio de uso del suelo (Bazant, 2010).

9Es así que la planificación y la gestión de la expansión urbana constituyen un importante desafío para los gobiernos locales. Esto se debe a que en los países en desarrollo el rápido crecimiento de las ciudades pequeñas y medianas desborda la capacidad de dichos gobiernos de manejar las consecuencias socioambientales de la urbanización (Cohen, 2006; Stadel, 2000). Entre estas consecuencias se encuentran, por ejemplo, las dificultades en la dotación de servicios urbanos a las nuevas zonas urbanas dispersas, la ocupación de terrenos en riesgo y la degradación de espacios naturales de importancia ecológica. La gestión de esta situación también se complejiza dado que, en general, no se respetan las normas que destinan parte de estos suelos a usos agropecuarios o de conservación ecológica y terminan siendo parcelados y vendidos de manera informal, con impactos sociales y ambientales negativos y en contravención a los principios del desarrollo urbano sostenible.

10En este contexto de expansión urbana desorganizada y considerando que se cuenta con suficiente evidencia de que la normatividad sobre usos del suelo por sí sola es insuficiente para cambiar las tendencias de urbanización, resulta necesario estudiar con mayor detalle los procesos de ocupación urbana en áreas de valor ecológico para contribuir a una mejor gestión de esta problemática. Además, se debe tomar en cuenta que las evaluaciones internacionales (EM, 2005; Ramsar, 2009) sostienen que, frente a los procesos de urbanización, los ecosistemas frágiles —como es el caso de los humedales— desaparecen de forma más acelerada.

2. La construcción de nuevos paisajes

11La transformación colectiva de la naturaleza, así como la proyección cultural de una sociedad en un espacio determinado, generan los paisajes culturales. Estos expresan una determinada materialidad que evoca la interpretación de sus valores y sentimientos como algo vivo y en continua construcción. El debate reside en el carácter y en la intensidad de las transformaciones que dan como resultado la construcción del paisaje.

12El concepto de paisaje incorpora cada vez más a la colectividad, a su percepción, interpretación e imaginación. Aunque la Geografía utilizó este concepto desde el siglo XIX, ya en el siglo XVII las nociones de paisaje estaban vinculadas a las artes. A partir del siglo XX, el concepto se relaciona con la organización espacial y con la comprensión de las relaciones entre las sociedades humanas y la naturaleza, en un tiempo que contiene como un palimpsesto a la historia de la ocupación humana en el territorio (Villafañez et al., 2015). Actualmente, el concepto de paisaje, en un sentido más holístico, se entiende como una construcción social y cultural, en un soporte físico y espacial (Nogué, 2010). Se reconoce que sus representaciones son mediadoras, que es percibido y experimentado, que permite un diálogo integrador entre disciplinas (Berque, dir., 1994 ) y la visión de proyecto territorial al responder a un contexto histórico y cultural (Fernández, 2008). Es decir que el paisaje se refiere tanto a una realidad física como de representación, y ambas van variando según circunstancias históricas y socioculturales.

13Se destacan dos aspectos en el concepto de paisaje: la realidad tangible, natural y construida, y a su vez, su percepción e interpretación. El paisaje implica la percepción de la expresión externa del territorio, donde la construcción de significados se puede dar individual y colectivamente en distintos niveles. Para algunos autores constituye la representación social al entender que el paisaje es una construcción social y cultural, y un complejo sistema de signos y símbolos, que deben entenderse en sus imágenes y significados (Criado Boado, 1999; Nogué, 2010).

14Diferentes escuelas, europeas y norteamericanas, dan importancia a la particularidad del lugar y a la expresión del sentido de lugar. Se acuña el término «paisaje cultural» cuando «la gente se siente parte de un paisaje, ingrediente fundamental de su sentido de lugar» (Nogué, 2010: 127). La pérdida de las cualidades visuales se da porque las edificaciones, las vías, las líneas de energía y otros elementos obstaculizan la vista. Además de disminuir los espacios naturales (Nohl, 2001), reduce el sentido de lugar, restándole particularidad, referencias en sus colectividades y continuidad histórica (Nogué, 2010). La violencia con que se transforman los paisajes y la alta intensidad en la modificación de sus estructuras generan, por lo tanto, territorios sin arraigo y sin imaginario.

15El paisaje está presente en el debate de la sostenibilidad del territorio, sobre todo con relación a la artificialización de ecosistemas. El crecimiento urbano desordenado en los bordes de la ciudad transforma la morfología del paisaje natural o agrícola, fragmentándolo. Las grandes infraestructuras construidas y mal diseñadas modifican radicalmente el paisaje, ante lo cual surge la necesidad de intervenir con mayor respeto y sensibilidad estética (Nogué, 2010; Nohl, 2001). Sin embargo, merece discutirse la concepción cultural de la naturaleza en la gestión del territorio (Gudynas, 2006).

16En el paisaje, considerado como un producto social, resultado de una trasformación colectiva, es necesario hacer consideraciones éticas y partir de principios sobre el tipo de intervención que se hará; de otro modo, podríamos entender cualquier transformación colectiva como parte de la evolución del paisaje. Se trata de una destrucción cuando se eliminan, sin consenso social, elementos que dan continuidad histórica a un paisaje que, por lo general, genera una pérdida del sentido de lugar (Nogué, 2010). La degradación del paisaje natural compromete la calidad de vida e incluso la propia supervivencia de la sociedad (Consejo de Europa, 2000; Arias, 2003; Mata Olmo, 2006). La diferencia entre evolución y destrucción del paisaje radica en la velocidad de la transformación: el paisaje se toma un tiempo en integrar e incorporar las modificaciones territoriales para dar lugar a un nuevo paisaje.

17Existe cada vez mayor distancia entre el paisaje que imaginamos y el que vivimos (Nogué, 2010). Los paisajes de referencia, traídos de grandes ciudades, se convierten en modelos de modernidad y en paisajes tipo, sin contexto y sin la condición de lugar, transformándose en paisajes banales donde el contenido informacional del paisaje legítimo es disminuido e incapaz de contar historias o de producir estímulos (Nohl, 2001).

18Son pocos los colectivos que evidencian un proyecto territorial que oriente la planificación (Fernández, 2008). Para intervenir en una realidad paisajística, la valoración del paisaje es relevante, así como la identificación de los recorridos y los puntos de observación significativos, conocidos y reconocidos por las colectividades. La lectura del paisaje, la contemplación, la crítica, la identificación de conflictos, las posibilidades y la toma de decisiones son elementos que deben orientar la visión en la planificación.

19En este sentido, para un estudio del paisaje se consideran relevantes: la conciencia de la dimensión espacial; el asombro ante él; la contemplación y sublimación de la naturaleza; la voluntad de describir, representar, comprender y explicar el mundo exterior; el propósito de darle forma conveniente u ordenarlo; y la búsqueda de un paradigma de respeto e integración (Zoido Naranjo, 2012).

20A partir de lo mencionado, los cambios en el paisaje se pueden analizar tomando en cuenta tres aspectos conceptuales: 1) el sentido de lugar y la representación en la valoración del paisaje; 2) los componentes en la lectura del paisaje, los puntos de observación para la contemplación y la mirada, los recorridos conocidos y posibles y las superficies o la cobertura vegetal; 3) la capacidad de transformación de los paisajes, haciendo el deslinde entre evolución y destrucción.

21La investigación en la que se basa el presente artículo estudió los cambios en el paisaje, centrándose en el primer aspecto: el sentido de lugar y la representación en la valoración del paisaje. Con la finalidad de incorporar dinámicas urbanas de protección de espacios de valor ecológico en los instrumentos de planificación y gestión del territorio, se analizaron las estrategias ambientales y sociales que contribuyen a generar nuevas relaciones de equilibrio para construir una ciudad inclusiva y sostenible. Es así que se crea un proceso virtuoso entre los sistemas urbano y ecológico para evitar eliminar las áreas naturales de valor ecológico, cultural y recreativo para la población.

3. El caso de Purrumpampa

22La zona de estudio se ubica al noreste de la ciudad de Huamachuco, a 3200 msnm, en la provincia de Sánchez Carrión de la región La Libertad. Se trata de un espacio de encuentro, recreación y disfrute del paisaje natural de humedales, que posee además un valor histórico porque allí tuvo lugar en 1883 la denominada «Batalla de Huamachuco», última ofensiva de la resistencia peruana en la Guerra del Pacífico. Dadas sus cualidades, conforma un área de protección ecológica e histórica de 59 hectáreas, de las cuales el 78% es propiedad municipal y el 22% es propiedad privada.

23En 2007, la ciudad de Huamachuco contaba con una población de 28 330 habitantes (Instituto Nacional de Estadística e Informática [INEI], 2007). En las últimas décadas experimentó una acelerada expansión urbana debido, en gran parte, al desarrollo de proyectos mineros de diversa escala en su entorno que conlleva la atracción de la población. Por tal motivo, la superficie urbana aumentó de 98 ha en 1987 a 276 ha en 2014 (Moschella, 2017), expansión orientada predominantemente hacia el este de la ciudad, sobre la zona de Purrumpampa, por su cercanía al centro, su relieve llano y la existencia de una vía de conexión.

24Purrumpampa está localizada en la zona de menor elevación de la hondonada, de modo que la formación de humedales se debe al afloramiento de aguas subterráneas dado que el nivel freático se encuentra muy cerca de la superficie. Así, sobre todo en época de lluvias, se forman zonas húmedas en las depresiones, entre las que se pueden diferenciar: lagunas, zonas inundadas, praderas muy húmedas y praderas más secas. La laguna de mayor extensión abarca 1,4 ha. El pasado geológico de la zona indica que Purrumpampa corresponde al remanente de un antiguo gran lago que hace dos millones de años abarcaba varios valles y lagunas actuales (Municipalidad Provincial Sánchez Carrión & Pontificia Universidad Católica del Perú [MPSC-PUCP], 2016).

25Este humedal brinda importantes servicios ecosistémicos, tiene una función de regulación de la calidad del agua y es hábitat de vida silvestre, especialmente de aves residentes y migratorias. También ofrece recursos, como la fibra vegetal del junco, para la fabricación de artesanías y de elementos utilitarios, y servicios culturales por su gran valor paisajístico y de uso recreacional. Es un elemento reconocido en la identidad de la población.

26El uso recreacional de Purrumpampa cuenta con una larga tradición entre los huamachuquinos y cumple un rol importante en el sistema de espacios públicos de la ciudad, debido a que existen reducidas áreas recreativas. Es un área comúnmente visitada los domingos y hasta hace unas décadas era aprovechada por bañistas. El extremo este tiene un uso intensivo para la recreación y la práctica de algunos deportes. Cabe resaltar que, en los alrededores de este sector, se encuentran las manzanas de mayor densidad de viviendas de la ciudad, por lo que su uso recreacional es de gran importancia.

27Sin embargo, la expansión urbana genera diversas presiones que reducen y degradan este espacio. A partir del análisis de imágenes satelitales y fotos aéreas, se estima que entre 1952 y 2014, la expansión urbana ocasionó la reducción de 30 ha de humedales (fig. 1). Se redujeron la vegetación y la fauna silvestres, y disminuyó el valor paisajístico y turístico de las pampas. Otro tipo de problema es la contaminación por residuos sólidos y el vertimiento de aguas residuales en los canales que llegan al humedal; asimismo se construyeron caminos que atraviesan el humedal, por donde transitan incluso vehículos motorizados pesados. En consecuencia, el crecimiento desordenado de la ciudad afecta las condiciones de salubridad y de seguridad para los usuarios de las áreas recreativas, y degrada y fragmenta el ecosistema.

28Así, en el contexto de la fuerte presión de urbanización que enfrenta Purrumpampa, se hace necesario analizar el conflicto que se genera entre la expansión urbana y este espacio de valor ecológico y cultural, tomando en cuenta las respuestas desde la sociedad civil y la gestión local. El estudio abordó el manejo de la ocupación urbana informal partiendo del análisis participativo del paisaje y bajo un enfoque de sostenibilidad. Por esto fue necesario examinar la percepción y valoración del paisaje por parte de los vecinos, así como los problemas y las posibilidades de construcción de nuevos paisajes.

29La información se obtuvo durante las actividades del Proyecto Transversal, orientadas a contribuir al análisis y a la planificación territorial. De modo específico, la percepción y la valoración del paisaje de Purrumpampa se recogieron de una secuencia de talleres participativos, realizados en octubre de 2013 y de entrevistas aplicadas en abril de 2015. Por otro lado, el análisis de las posibilidades de construcción de nuevos paisajes se basó en talleres y mesas de trabajo realizados entre julio de 2014 y julio de 2016, como parte de la elaboración del Plan Urbano Específico de Pampas de Purrumpampa (MPSC-PUCP, 2016).

30Se analizaron las estrategias de manejo de la urbanización informal por parte de la sociedad civil y de la gestión local, en la medida que contribuyen a la construcción de nuevos paisajes desde la perspectiva del modelo de ciudad sostenible. Esto incluye, por un lado, las acciones para mantener la singularidad y el sentido de lugar del paisaje en cuestión y, por otro lado, el control y la gestión de la presión constante de la expansión urbana bajo los principios de sostenibilidad.

4. Cambios en el paisaje originados por la expansión urbana

31La lectura del paisaje de Purrumpampa, a partir de la observación de los elementos naturales y los construidos, muestra un constante cambio debido a la urbanización informal sobre los humedales, con variaciones en el tipo de actores que intervienen y en sus efectos. Se identifican dos principales tipos de ocupaciones: en el sector occidental en la década de 1990 y al norte en la década de 2010, que se describen a continuación. A esto se deben sumar las invasiones que fueron desalojadas en 2003 y 2014 (fig. 2). Todos ellos consisten en casos de informalidad, ya sea por invasión ilegal de tierras o por procesos de lotización y cambio de uso del suelo al margen de las normas establecidas.

32La ocupación de la zona oeste, en la década de 1990, se realizó a manera de invasión de terrenos por parte de familias de bajos recursos, principalmente de origen migrante, desde zonas rurales próximas a la ciudad de Huamachuco y en el contexto del conflicto armado interno. Estas ocupaciones de terrenos marginales en zonas semihúmedas se realizaron gracias a la coordinación de las familias para la lotización, lo que permitió el mantenimiento de la trama ortogonal de los sectores más antiguos de la ciudad.

Figura 2 – Mapa de ocupaciones informales en Purrumpampa

Figura 2 – Mapa de ocupaciones informales en Purrumpampa

Elaboración: M. Vilela & P. Moschella

Fuente: Entrevistas; MPSC-PUCP (2016)

33Asimismo se estableció una línea de borde homogénea con la zona de Purrumpampa, limitando lo que actualmente es el área recreativa y de protección ecológica e histórica. Posteriormente, este borde fue mejorado por los vecinos para fomentar la protección del espacio de uso público y generar un paisaje más agradable, lo cual se detalla más adelante.

34Las construcciones se caracterizan por el uso de diversos materiales, alturas y diseños. Se mantienen algunas edificaciones iniciales de adobe de una sola planta y techo tradicional de tejas a dos aguas, pero también se observan remodelaciones de algunas viviendas en ladrillo y cemento. Se añadieron más niveles, se modificó la arquitectura tradicional a través de nuevos elementos no apropiados para regiones frías y lluviosas como: techos rectos, fachadas sin tarrajear, fachadas con mayólicas, grandes ventanas polarizadas y portones de metal. En general, las construcciones en este sector tardaron varios años, dependiendo de la situación económica de las familias (fig. 3).

Figura 3 – Vista actual de viviendas correspondientes a ocupaciones de la década de 1990

Figura 3 – Vista actual de viviendas correspondientes a ocupaciones de la década de 1990

© 2015 - Proyecto Transversal

35En cambio, la ocupación reciente en la zona norte de Purrumpampa sucede a partir de la compra informal de subdivisiones de predios para uso agrícola que se encontraban en desuso por tratarse de zonas muy húmedas y parcialmente inundadas. El proceso se inicia con la acumulación de tierra y material de desmonte sobre los humedales con la finalidad de elevar el nivel del suelo y de secarlo para construir —sin embargo, este suelo representa un grave riesgo para las construcciones por tratarse de materiales no consolidados, con alto contenido de materia orgánica y encontrarse saturados de agua—; posteriormente, se lotiza y se edifica. Este proceso no tiene cuidado en mantener la armonía con el entorno, en cuanto a tradiciones constructivas, morfología urbana y aproximación a los humedales.

36La trama mantiene la forma alargada de los predios iniciales, con caminos que ingresan hacia los humedales, pero sin una clara conformación de manzanas. Estas edificaciones se desarrollaron con una mayor velocidad de construcción, material noble y varios pisos de altura, lo que demuestra el poder adquisitivo relativamente alto de sus agentes, que en su mayor parte se dedica a la actividad minera informal (fig. 4).

Figura 4 – Expansión de viviendas en el sector norte de Purrumpampa a partir de 2010

Figura 4 – Expansión de viviendas en el sector norte de Purrumpampa a partir de 2010

© 2015 - Proyecto Transversal

37Cabe señalar que, a diferencia del impacto de la urbanización inducida por la minería que identifican Steel (2013) y Vega-Centeno (2011) en la ciudad próxima de Cajamarca, en el caso huamachuquino no se observan enclaves de élites mineras.

38Esta diferencia se debe a que la actividad minera cerca de la ciudad es predominantemente de mediana y pequeña escala, y esta establece vínculos más estrechos con la economía y la población de Huamachuco.

39De manera que, en Purrumpampa, las ocupaciones de las últimas décadas responden a un déficit de vivienda en contextos de crecimiento de la población urbana, de informalidad en cuanto al tipo de uso del suelo y de las viviendas caracterizadas por la autoconstrucción. Ello, sumado a la débil gestión local para orientar la expansión urbana, daría como resultado la proliferación de procesos informales de construcción de la ciudad que ya no son exclusivos de sectores en situación de pobreza. A nivel nacional, la continuidad de la informalidad en la expansión urbana se explicaría por la deficiente política de vivienda social, el incremento del precio del suelo en las periferias urbanas y un marco jurídico que protege incondicionalmente la propiedad privada (Calderón, 2015). Esta situación se confirma desde el caso de Purrumpampa.

40Más allá de la construcción de viviendas, otro gran cambio en el paisaje de Purrumpampa se dio por el recubrimiento de canales. Es el caso del canal del río Chiquito, al borde del humedal, que se convirtió en receptor de aguas residuales y de basura que degradaron su calidad y aspecto. Antes de ser recubierto cumplía la función de reunir el exceso de agua para facilitar un drenaje más rápido y reducir el riesgo de anegamiento. Este canal era un elemento primordial en la conformación del paisaje ya que daba un carácter campestre al aparentar ser un afluente natural sobre el cual se habían instalado pequeños puentes de madera.

41En 2014, atendiendo la solicitud de los vecinos, la municipalidad lo cubrió con concreto para convertirlo en una vía para el tránsito vehicular, acción que alteró en gran medida el paisaje existente y fomentó aún más la ocupación y construcción en este borde del humedal. De modo que, a pesar de tratarse de un área de protección ecológica e histórica, aumentaron los elementos construidos sin mantener la armonía con el paisaje de los humedales (fig. 5), demostrando una contradicción en la gestión pública de este espacio y deficiencias en políticas e instrumentos de gestión urbana para la protección de espacios naturales en entornos urbanos.

Figura 5 – Cambio del paisaje en la zona norte de Purrumpampa entre 2011 y 2015

Figura 5 – Cambio del paisaje en la zona norte de Purrumpampa entre 2011 y 2015

Vista desde el humedal hacia el oeste

© 2011 - A. Campos y 2015 - Proyecto Transversal

5. Percepción y protección comunal del paisaje en Purrumpampa

42La percepción colectiva del paisaje se manifestó en un taller en el cual un equipo de 12 personas, conformado por líderes locales, funcionarios municipales, docentes y estudiantes de nivel superior elaboraron un mapa de los humedales de Purrumpampa y realizaron dibujos del paisaje actual y de dos décadas atrás (fig. 6).

Figura 6 – Exposición de la representación y del diagnóstico de Purrumpampa en el taller realizado en octubre de 2013

Figura 6 – Exposición de la representación y del diagnóstico de Purrumpampa en el taller realizado en octubre de 2013

© 2013 - Proyecto Transversal

43El mapa participativo muestra el área de estudio como un lugar significativo y bien articulado dentro de la ciudad. En primer lugar, es interesante observar que el área conocida como «Pampas de Purrumpampa» se encuentra delimitada por el área urbana consolidada al suroeste y por las vías principales en el resto de su contorno (fig. 7); de modo que esta zona de interés común abarca también los predios privados de la urbanización informal reciente. En segundo lugar, se observa la identificación de sectores bien diferenciados en su interior. El sector que más se conoce y se valora es el área recreativa y deportiva, representada con una extensión mucho mayor a su proporción real y donde se han dibujado dos canchas de fútbol con sus líneas marcadas, a pesar de que en la realidad solamente se observan los arcos en el pastizal.

Figura 7 – Sección del mapa participativo de Purrumpampa (arriba) e interpretación de zonas (abajo)

Figura 7 – Sección del mapa participativo de Purrumpampa (arriba) e interpretación de zonas (abajo)

© 2013 - Proyecto Transversal

44Al interior de Purrumpampa se distinguen tres tipos de vegetación que además delimitan zonas. La tonalidad y el grosor representan diferentes grados de humedad. Así, la zona más oscura representa las plantas flotantes y las semisumergidas alrededor de afloramientos de agua; el trazo grueso y corto señala los pastos encharcados en la zona norte, y el pasto más seco se encuentra en el área recreativa y alrededor de la pista de aterrizaje. El conocimiento de estas diferencias podría relacionarse con la experiencia de la dificultad de acceso a los sectores inundados.

45Los cuerpos de agua también son valiosos en la percepción de este paisaje, donde dos lagunas conforman el centro de la imagen de Purrumpampa y dan origen al canal principal. Sin embargo, la imagen muestra gran imprecisión en la forma y la extensión de las lagunas al ser representadas con un tamaño muy reducido, evidenciando que sería un área poco frecuentada y conocida. Por su parte, el canal divide el área de expansión urbana y el área recreativa, constituyendo un eje esencial en la configuración espacial de este paisaje cambiante. Otro elemento gráfico que contribuye a diferenciar entre los grados de intervención humana a cada lado del canal es la inclusión de aves silvestres en los humedales y un «cerdo» en las áreas de expansión urbana.

46Adicionalmente, el mapa muestra las acumulaciones de tierra, de viviendas dispersas y de fragmentos de humedales como elementos característicos del paisaje de la zona norte. Se reconoce este proceso como una irrupción en Purrumpampa, pero a la vez parece ser aceptado el cambio de uso del suelo hasta el canal. Por otro lado, el dibujo de la zona sureste de Purrumpampa tiene vacíos de información y pocos elementos de detalle. Es contradictorio que el equipo incluyera la representación meticulosa de las laderas de cerros que limitan por el norte con las Pampas de Purrumpampa, evidenciando la percepción de este sector de cerros y humedales como una unidad territorial que se encuentra en tensión por la expansión urbana.

47También se recogió la percepción del paisaje de Purrumpampa por parte de algunos niños que habitan cerca del lugar, a través de dibujos individuales, para comprender el valor y el uso de este lugar y diseñar propuestas de espacios públicos. La mayoría de los dibujos presenta niños jugando, árboles y casas, mostrando la importancia de Purrumpampa como espacio recreativo y cercano a las viviendas. Por ejemplo, el dibujo elaborado por una niña (fig. 8) demuestra que se trata de un lugar de juego y en contacto con la vegetación, pero amenazado por la inseguridad que generaba el ingreso desregulado de vehículos, situación controlada en 2015 por la gestión municipal mediante el cierre de caminos.

Figura 8 – Dibujo de Purrumpampa elaborado por una niña entrevistada

Figura 8 – Dibujo de Purrumpampa elaborado por una niña entrevistada

© 2015 - Proyecto Transversal

48Al analizar participativamente las fortalezas de Purrumpampa, los vecinos resaltaron su valor como espacio tangible y elemento simbólico. Quedó establecido como pulmón de la ciudad y espacio público recreacional, de manera que para mantener estos valores es imprescindible la protección del paisaje. El atractivo turístico de Purrumpampa por su paisaje e historia también fue relevado, se demostró que forma parte de la identidad del lugar y que es un espacio que enorgullece a sus habitantes.

49El análisis de la problemática encuentra consenso en destacar la degradación del paisaje y la contaminación del lugar como consecuencia de la expansión urbana; sin embargo, la discusión de propuestas y estrategias ante la urbanización informal sobre humedales en terrenos de propiedad agrícola es débil; los vecinos y los funcionarios, en su conjunto, lo asumen como un proceso normal y demuestran poca voluntad para regular el tipo de uso del suelo en zonas de propiedad privada.

50Frente a la destrucción de la particularidad en el paisaje local, algunos actores locales de la sociedad civil no solo generan opinión sobre una nueva cultura del territorio, sino que también realizan acciones de protección y conservación del paisaje. Es posible que esto se deba a una creciente valoración frente al incremento de la expansión urbana y a la falta de acciones claras, normas y políticas adecuadas y oportunas por parte de las instituciones públicas responsables.

51En 2011 se inició una intervención decidida para recuperar Purrumpampa mediante asociaciones civiles formadas por los vecinos. La Asociación de Protección del Parque Ecológico de Purrumpampa se creó con el objetivo de proteger el humedal de futuras invasiones y recuperar las áreas verdes y recreativas de Purrumpampa. Cuenta con 82 socios, entre ellos varios vecinos de la ocupación que limita, por el este, con el humedal. La Asociación Manos Emprendedoras se formó, asimismo, para impulsar el desarrollo de la Av. El Ejército y del sector La Cuchilla, en el extremo sur de Purrumpampa. Posteriormente, en 2014, se creó la Asociación Santiago Zavala, ubicada en el borde centro-sur, orientada a proteger y poner en valor el humedal mediante el enripiado de la vía de borde ante las intenciones de invasión de la vía por algunos vecinos (Campos, 2014). Cabe aclarar que estos son esfuerzos de protección del área de propiedad municipal pero la zona de valor ecológico y cultural se extiende por el norte también sobre terrenos de propiedad privada.

52Las acciones que llevan a cabo estas asociaciones son tres principalmente: 1) protección de áreas que permiten la definición del borde de las pampas; 2) conservación ecológica de las zonas húmedas; y 3) denuncia ante el municipio y la ciudadanía del mal uso o de la falta de gestión local en las pampas. Las dos primeras están directamente relacionadas con la construcción de nuevos paisajes.

53La protección del borde de las pampas desde la sociedad civil organizada tuvo un gran impacto positivo al consolidar los límites del humedal contra los usos indebidos, tanto de actividades urbanas como rurales. Entre estas se tiene: invasiones de viviendas; estacionamiento de grandes camiones; lavado de autos, motos lineales, moto-taxis y camiones; almacenamiento de materiales de construcción; pastoreo de animales de corral y de ganado. Estos usos cotidianos venían destruyendo y reduciendo los bordes del humedal. La protección consistió en la construcción de una cerca que, además, se convirtió en una forma de resistencia permanente frente a nuevos intentos de invasión.

54Esta definición de límites tuvo el objetivo de mantener un gran espacio público recreativo y proteger el ecosistema de humedales. La acción de la Asociación de Protección del Parque Ecológico de Purrumpampa se basó en una propuesta de organización territorial que se difundió a través de una radio local y mediante actividades de socialización, como talleres y mesas de trabajo, y también de un blog.

55El cerco construido a lo largo de la Av. Santa Ana, de aproximadamente 1,50 m de altura y 500 m de longitud, se financió con fondos obtenidos por la asociación y se instaló gracias al trabajo voluntario de los socios; se reforzó con el sembrado de flores y árboles que mejoraron el paisaje urbano. Estas acciones que mostraron el compromiso ciudadano para la protección y la recuperación del espacio público fueron luego extendidas en el límite sureste por otra asociación que se ocupó del mantenimiento de las plantas y de la reparación y el pintado de la cerca de madera (fig. 9).

Figura 9 – Trabajo voluntario de vecinos pintando la cerca en la Av. Santa Ana, en el borde oeste de Purrumpampa

Figura 9 – Trabajo voluntario de vecinos pintando la cerca en la Av. Santa Ana, en el borde oeste de Purrumpampa

© 2011 - A. Campos

56Asimismo, los fondos conseguidos se orientaron a la limpieza de las lagunas, en particular de los ojos de agua en la zona más húmeda de las pampas (fig. 10); actividad que permite no solo dar visibilidad a las superficies del agua, mejorando el paisaje del lugar, sino que incrementa la presencia de aves como el cri-cri, las garzas, la gallineta de agua, entre otras.

Figura 10 – Actividades de limpieza de la laguna dentro del humedal

Figura 10 – Actividades de limpieza de la laguna dentro del humedal

© 2011 - A. Campos

57Así, las acciones de la sociedad civil abocadas a la construcción del borde, definiendo el límite y la conservación ecológica del humedal —vitales para mantener el carácter recreativo, cultural, histórico y ecológico del humedal Purrumpampa— ejemplifican la posibilidad de construcción de nuevos paisajes.

6. Construcción de nuevos paisajes desde el gobierno local

58Indudablemente, en el marco de la sostenibilidad, el crecimiento urbano requiere una gestión local planificada, que cuente con financiamiento y con un marco legal coherente, para que sea capaz de atender las necesidades en el corto plazo pero también tomar medidas en el largo plazo.

59En el caso de estudio, las acciones de la gestión local se orientaron en dos sentidos. Por un lado, se trató de ordenar la expansión urbana y, por otro lado, de mejorar y conservar la calidad del paisaje del humedal, manteniendo su extensión y particularidad frente a la presión urbana mediante instrumentos normativos de ordenamiento del territorio, de control y de corrección del uso existente.

60Entre las acciones de control y de corrección, la gestión municipal realizó el bloqueo de vías informales que fragmentan las pampas y el retiro de material de construcción en el borde del canal del río Chiquito (fig. 11). La definición y protección de bordes, así como la preservación de la unidad de las pampas, ayudan a conservar la visibilidad y, por lo tanto, la calidad del paisaje.

Figura 11 – Limpieza de los materiales de construcción acumulados por vecinos en el área recreativa, a cargo de la municipalidad

Figura 11 – Limpieza de los materiales de construcción acumulados por vecinos en el área recreativa, a cargo de la municipalidad

© 2015 - Proyecto Transversal

61Otra acción de control fue el desalojo definitivo de la última invasión masiva de las pampas, en 2014, cuando la gestión local actuó de inmediato, erradicándola con apoyo de más de un centenar de efectivos policiales de la ciudad de Trujillo (capital de la región). Esto demuestra el cambio de política frente a las ocupaciones informales dentro del área de propiedad municipal, a diferencia de lo sucedido en la década de 1990, con las invasiones que hoy se encuentran consolidadas.

62La gestión local en Purrumpampa, sin embargo, actúa de manera contradictoria respecto a las ocupaciones informales en terrenos de propiedad privada. Por un lado, crea ordenanzas y planes territoriales desde el Centro de Planificación Provincial de la Municipalidad Provincial Sánchez Carrión (CEPPLAN-MPSC) que establecen un marco normativo para gestionar el territorio del entorno y la protección de las pampas —en 2016 se aprobaron el Plan de Desarrollo Urbano de la ciudad y el Plan Urbano Específico (PUE) de Purrumpampa—. Por otro lado, legitima las ocupaciones cuando a pesar de no contar inicialmente con zonificación urbana y ser zona de riesgo para las construcciones, les dota de servicios básicos, obras de infraestructura —como el recubrimiento y tapado del canal— y adecuación normativa —como el cambio de uso del suelo—.

63En cuanto al tratamiento del crecimiento urbano, el Plan de Desarrollo Urbano de la ciudad reafirma la Zona de Protección Ecológica e Histórica Monumental de Purrumpampa y establece como área de expansión urbana al sector Chochoconda, al noreste de Purrumpampa, que corresponde a un área segura y de fácil articulación al centro. Por su parte, el Plan Urbano Específico dispone que en el área norte de Purrumpampa no se permite la urbanización por tratarse de una zona insegura, como se señaló anteriormente (fig. 12). De este modo, los planes territoriales buscan detener la urbanización de Purrumpampa, orientándola a otras áreas e integrándola a la red de espacios públicos.

64En particular, el Plan Urbano Específico recoge tres lineamientos: 1) la protección y definición de los bordes de las pampas; 2) la conservación ecológica del humedal; y 3) la articulación urbana de las pampas como espacio público recreativo favoreciendo la movilidad peatonal y en bicicleta. Es decir que integra las vías de la propuesta de «Trama Verde» de Fontaine (2014) y logra la articulación espacial de Purrumpampa con las márgenes del río Grande, con el centro de la ciudad y con los recursos naturales y arqueológicos del entorno, generando valor paisajístico. Si bien el área de expansión establecida al este (fig. 12) generará interés en futuras vías de conexión a través de las pampas, el Plan promueve la movilidad sostenible y restringe cualquier fraccionamiento futuro de este espacio.

Figura 12 – Mapa de zonificación urbana y áreas de expansión en torno a Purrumpampa

Figura 12 – Mapa de zonificación urbana y áreas de expansión en torno a Purrumpampa

Adaptado de MPSC-PUCP (2016)

Conclusiones

65El paisaje natural y de valor histórico de Purrumpampa lleva varias décadas cambiando drásticamente debido a la expansión urbana con un uso poco eficiente del suelo, evidenciando la débil gestión local del uso del suelo para orientar el crecimiento urbano a zonas apropiadas y la deficiencia en políticas nacionales de vivienda social. El estudio del caso de Purrumpampa demuestra que el proceso de ocupación informal del suelo para la construcción de vivienda popular ya no es predominantemente una práctica propia de sectores en situación de pobreza, sino que se ha generalizado la informalidad en el crecimiento de la ciudad.

66En cierta medida, la gestión pública facilitó y legitimó las ocupaciones informales en terrenos de propiedad privada sin mantener armonía con el paisaje de los humedales en Purrumpampa, mediante la dotación de servicios básicos, obras de infraestructura y adecuación normativa de uso del suelo, a pesar de tratarse de zonas de riesgo y de protección ecológica e histórica.

67El conflicto entre urbanización informal y paisaje natural en Purrumpampa es percibido por la sociedad civil y los funcionarios de modo contradictorio. Por un lado, el paisaje de humedales forma parte de la identidad del lugar y es valorado por los vecinos como pulmón de la ciudad, espacio público recreacional y atractivo turístico, aspectos que respaldan su protección; pero, por otro lado, estos mismos actores manifiestan desinterés por la regulación del tipo de uso del suelo en terrenos de propiedad privada.

68Ante el desafío de articular la expansión urbana y las áreas de valor ecológico en el camino a ciudades sostenibles, el ámbito realista de acción consiste, principalmente, en conducir la expansión futura con un uso sostenible del suelo. En los sectores de mayor presión por la urbanización informal destacan la iniciativa y el rol activo de la sociedad civil organizada para conservar el espacio público y el humedal, en contraste con acciones débiles e incluso contradictorias de la gestión municipal. Las asociaciones de vecinos en Huamachuco ejercen un aporte significativo para la protección y la conservación del humedal a través de acciones como la construcción del borde y la recuperación de la calidad ambiental mediante jornadas de trabajo comunal, y a través de la resistencia a invasiones de espacios de uso público.

69En cuanto a estrategias a largo plazo, ha incrementado la preocupación por planificar y gestionar el crecimiento de la ciudad desde el Centro de Planificación del gobierno local a través de la aprobación de normas y la formulación de planes urbanos. Sin embargo, no se identifican estrategias que aseguren el acceso inclusivo a la vivienda ni que faciliten condiciones para la ocupación de las zonas definidas para la expansión urbana. De modo que aún falta abordar el problema de manera más integral para encaminar el crecimiento urbano hacia un uso sostenible de la tierra.

70Indudablemente, las acciones realizadas por la sociedad civil deberían articularse a las políticas de gestión urbana. La combinación de prácticas participativas e instrumentos de planificación y de gestión concertada parecen ser los mecanismos para lograr que la ciudadanía se implique en el diseño de propuestas de protección, conservación y gestión de los paisajes que aspiran a mantener el sentido de lugar. Esto permitiría que las alternativas de gestión del desarrollo urbano conduzcan hacia la planificación y la construcción de nuevos paisajes con participación ciudadana.

1

Inicio de página

Bibliografía

ANGEL, S., PARENT, J., CIVCO, D. L. & BLEI, A. M., 2011 – Making room for a planet of cities, 72 pp.; Cambridge: Lincoln Institute of Land Policy.

ARIAS, P., 2003 – Periferias y nueva ciudad. El problema del paisaje en los procesos de dispersión urbana, 549 pp.; Sevilla: Universidad de Sevilla, Secretariado de Publicaciones.

BAZANT, J., 2008 – Procesos de expansión y consolidación urbana de bajos ingresos en las periferias. Bitácora Urbano Territorial, 13 (2): 117-132.

BAZANT, J., 2010 – Expansión urbana incontrolada y paradigmas de la planeación urbana. Espacio Abierto, 19 (3): 475-503.

BERQUE, A. (dir.), 1994 – Cinq propositions pour une théorie du paysage, 122 pp.; Seyssel: Champ Vallon.

CALDERÓN, J., 2015 – Programas de vivienda social nueva y mercados de suelo urbano en el Perú. Eure. Revista Latinoamericana de Estudios Urbano Regionales, 41 (122): 27-47.

CAMPOS, A., 2014 – Una Nueva Asociación para la Protección del Parque Ecológico Recreacional de Purrumpampa. Disponible en http://huamachuco5.blogspot.pe (consulta realizada en diciembre de 2016).

CAPEL, H., 2003 – Redes, chabolas y rascacielos: Las transformaciones físicas y la planificación en las áreas metropolitanas. In: Ciudades, arquitectura y espacio urbano (H. Capel, coord.): 199-238; Almería: Instituto de Estudios de Cajamar, Caja Rural Intermediterránea.

COHEN, B., 2006 – Urbanization in developing countries: Current trends, future projections, and key challenges for sustainability. Technology in Society, 28 (1-2): 63-80.

CONSEJO DE EUROPA, 2000 – Convenio Europeo del Paisaje. Disponible en http://www.mecd.gob.es/cultura-mecd/dms/mecd/cultura-mecd/areas-cultura/patrimonio/Convenio_europeo_paisaje.pdf (consulta realizada en diciembre de 2016).

CRIADO BOADO, F., 1999 – Del Terreno al Espacio: Planteamientos y Perspectivas para la Arqueología del Paisaje, 82 pp.; Santiago de Compostela: Grupo de Investigación en Arqueología del Paisaje, Universidade de Santiago de Compostela.

EVALUACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS DEL MILENIO (EM), 2005 – Los Ecosistemas y el Bienestar Humano: Humedales y Agua. Informe de síntesis, 68 pp.; Washington, D. C.: World Resources Institute.

FERNÁNDEZ, S., 2008 – Participación pública, gobierno del territorio y paisaje en la comunidad de Madrid. Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles, 46: 97-119.

FONTAINE, N., 2014 – La trame verte comme outil de développement durable de la ville intermédiaire. Cas d’étude: Pérou, ville intermédiaire de Huamachuco; Liège: Université de Liège. Trabajo final para la obtención del grado de Magíster en Ingeniería Civil-Arquitectura.

GARCÍA ZARZA, E., 1997 – Incremento demográfico y urbano y degradación medioambiental en Iberoamérica. Espacio y Desarrollo, 9: 25-45.

GUDYNAS, E., 2006 – La reconstrucción social de la naturaleza: la expansión urbana de Montevideo sobre ambientes costeros, 10 pp.; Buenos Aires: Red Theomai.

GUDYNAS, E., 2009 – Desarrollo sostenible: posturas contemporáneas y desafíos en la construcción del espacio urbano. Vivienda Popular, 18: 12-19.

HALLER, A., 2017 – Los impactos del crecimiento urbano en los campesinos andinos. Un estudio de percepción en la zona rural-urbana de Huancayo, Perú. Espacio y Desarrollo, 29: 37-56.

INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA E INFORMÁTICA (INEI), 2007 – Censos Nacionales 2007: XI de Población y VI de Vivienda, 21 de octubre del 2007. Base de datos por centros poblados.

INTERNATIONAL INSTITUTE FOR ENVIRONMENT AND DEVELOPMENT (IIED), 2006 – Editorial: Towards a real-world understanding of less ecologically damaging patterns of urban development. Environment and Urbanization, 18 (2): 267-273.

MARTÍN LOU, M. A. & MÚSCAR BENASAYAG, E., 1992 – Proceso de urbanización en América del Sur: modelos de ocupación del espacio, 315 pp.; Madrid: Mapfre.

MATA OLMO, R., 2006 – Un concepto de paisaje para la gestión sostenible del territorio. In: El paisaje y la gestión del territorio. Criterios paisajísticos en la ordenación del territorio y el urbanismo (R. Mata Olmo & A. Tarroja i Coscuela, coords.): 17-46; Barcelona: Diputació Provincial de Barcelona.

MOSCHELLA, P., 2017 – Variación del paisaje para la gestión sostenible del territorio. In: Transversal: Acciones de integración en el territorio peruano (J. Stillemans, J. Canziani, M. Vilela & P. Dam Mazzi, eds.): 333-346; Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.

MUNICIPALIDAD PROVINCIAL SÁNCHEZ CARRIÓN & PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL PERÚ (MPSC-PUCP), 2016Plan Urbano Específico “Pampas de Purrumpampa”, 2016-2026, 121 pp.; Huamachuco: Municipalidad Provincial Sánchez Carrión-Huamachuco, Centro Provincial de Planeamiento Territorial (CEPPLAN), Transversal-Acciones de Integración en el Territorio Peruano, Centro de Investigación de la Arquitectura y la Ciudad (CIAC), Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

NACIONES UNIDAS, 2016 – Resolución 71/256 de la Asamblea General “Nueva Agenda Urbana”, 23 de diciembre de 2016. Disponible en https://undocs.org/es/A/RES/71/256.

NOGUÉ, J., 2010 – El retorno al paisaje. Enrahonar: An International Journal of Theoretical and Practical Reason, 45: 123-136.

NOHL, W., 2001 – Sustainable landscape use and aesthetic perception-preliminary reflections on future landscape aesthetics. Landscape and Urban Planning, 54 (1-4): 223-237. 

RAMSAR, 2009 – Servicios de los ecosistemas de humedales. Ficha Informativa Introductoria. Disponible en http://www.ramsar.org/sites/default/files/documents/library/services_ 00_s.pdf (consulta realizada en febrero de 2012).

ROGERS, R., 2001 – Ciudades para un pequeño planeta, xi + 180 pp.; Barcelona: Gustavo Gili.

SANTOS, M., 1988 – Problemas de la planificación urbana y regional en América Latina. In: Urbanización, subdesarrollo y crisis en América Latina (M. Panadero Moya, J. P. Cole, & M. Santos, eds.): 115-126; Albacete: Seminario de Geografía.

SCHÜTZ, E., 1996 – Ciudades en América Latina: Desarrollo barrial y vivienda, 272 pp.; Santiago de Chile: Ed. Sur.

STADEL, C., 2000 – Ciudades medianas y aspectos de la sustentabilidad urbana en la región andina. Espacio y Desarrollo, 12: 25-43.

STEEL, G., 2013 – Mining and Tourism: Urban Transformations in the Intermediate Cities of Cajamarca and Cusco, Peru. Latin American Perspectives, 40 (2): 237-249.

UNITED NATIONS HUMAN SETTLEMENTS PROGRAMME (UN-HABITAT), 2016 – Urbanization and development: Emerging futures. World Cities Report 2016, xiii + 247 pp.; Nairobi.

VEGA-CENTENO, P., 2011 – Los efectos urbanos de la minería en el Perú: del modelo de Cerro de Pasco y La Oroya al de Cajamarca. Apuntes, XXXVIII (68): 109-136.

VILLAFAÑEZ, E., FONSECA, E., ACUÑA, G. & PUENTES, H., 2015 – Moviéndose con el paisaje: una propuesta metodológica desde el valle Balcosna, Catamarca. Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología, XL (2): 477-500

ZOIDO NARANJO, F., 2012 – El paisaje un concepto útil para relacionar estética, ética y política. Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales, XVI (407). Disponible en http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-407.htm.

Inicio de página

Notas

1 El proyecto de investigación-acción «Transversal, acciones de integración en el territorio peruano» 2011-2016 se desarrolló en cuatro localidades del norte peruano (San Pedro de Lloc, Huamachuco, Lamas y Santa María de Nieva) con el objetivo de mejorar el ordenamiento territorial para el desarrollo sostenible. Fue financiado por la Commission Universitaire pour le Développement du Conseil Interuniversitaire de la Communauté Française (CUD-CIUF) a través de la Académie de Recherche et d’Enseignement Supérieur (ARES) y por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Fue ejecutado por el Centro de Investigación de la Arquitectura y la Ciudad (CIAC) de la PUCP, la Université catholique de Louvain y la Université de Liège.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Figura 1 – Mapa de expansión de la ciudad de Huamachuco y de reducción de humedales de Purrumpampa
Leyenda Adaptado de Moschella (2017: 345, fig. 8)
URL http://journals.openedition.org/bifea/docannexe/image/9003/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 548k
Título Figura 2 – Mapa de ocupaciones informales en Purrumpampa
Leyenda Elaboración: M. Vilela & P. Moschella
Créditos Fuente: Entrevistas; MPSC-PUCP (2016)
URL http://journals.openedition.org/bifea/docannexe/image/9003/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 388k
Título Figura 3 – Vista actual de viviendas correspondientes a ocupaciones de la década de 1990
Créditos © 2015 - Proyecto Transversal
URL http://journals.openedition.org/bifea/docannexe/image/9003/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 324k
Título Figura 4 – Expansión de viviendas en el sector norte de Purrumpampa a partir de 2010
Créditos © 2015 - Proyecto Transversal
URL http://journals.openedition.org/bifea/docannexe/image/9003/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 512k
Título Figura 5 – Cambio del paisaje en la zona norte de Purrumpampa entre 2011 y 2015
Leyenda Vista desde el humedal hacia el oeste
Créditos © 2011 - A. Campos y 2015 - Proyecto Transversal
URL http://journals.openedition.org/bifea/docannexe/image/9003/img-5.jpg
Ficheros image/jpeg, 300k
Título Figura 6 – Exposición de la representación y del diagnóstico de Purrumpampa en el taller realizado en octubre de 2013
Créditos © 2013 - Proyecto Transversal
URL http://journals.openedition.org/bifea/docannexe/image/9003/img-6.jpg
Ficheros image/jpeg, 316k
Título Figura 7 – Sección del mapa participativo de Purrumpampa (arriba) e interpretación de zonas (abajo)
Créditos © 2013 - Proyecto Transversal
URL http://journals.openedition.org/bifea/docannexe/image/9003/img-7.jpg
Ficheros image/jpeg, 428k
Título Figura 8 – Dibujo de Purrumpampa elaborado por una niña entrevistada
Créditos © 2015 - Proyecto Transversal
URL http://journals.openedition.org/bifea/docannexe/image/9003/img-8.jpg
Ficheros image/jpeg, 400k
Título Figura 9 – Trabajo voluntario de vecinos pintando la cerca en la Av. Santa Ana, en el borde oeste de Purrumpampa
Créditos © 2011 - A. Campos
URL http://journals.openedition.org/bifea/docannexe/image/9003/img-9.jpg
Ficheros image/jpeg, 868k
Título Figura 10 – Actividades de limpieza de la laguna dentro del humedal
Créditos © 2011 - A. Campos
URL http://journals.openedition.org/bifea/docannexe/image/9003/img-10.jpg
Ficheros image/jpeg, 1,0M
Título Figura 11 – Limpieza de los materiales de construcción acumulados por vecinos en el área recreativa, a cargo de la municipalidad
Créditos © 2015 - Proyecto Transversal
URL http://journals.openedition.org/bifea/docannexe/image/9003/img-11.jpg
Ficheros image/jpeg, 824k
Título Figura 12 – Mapa de zonificación urbana y áreas de expansión en torno a Purrumpampa
Créditos Adaptado de MPSC-PUCP (2016)
URL http://journals.openedition.org/bifea/docannexe/image/9003/img-12.jpg
Ficheros image/jpeg, 342k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Marta Vilela y Paola Moschella, « Paisaje y expansión urbana sobre espacios naturales en ciudades intermedias. El caso de Purrumpampa en Huamachuco, La Libertad, Perú », Bulletin de l'Institut français d'études andines, 46 (3) | 2017, 529-550.

Referencia electrónica

Marta Vilela y Paola Moschella, « Paisaje y expansión urbana sobre espacios naturales en ciudades intermedias. El caso de Purrumpampa en Huamachuco, La Libertad, Perú », Bulletin de l'Institut français d'études andines [En línea], 46 (3) | 2017, Publicado el 08 diciembre 2017, consultado el 22 septiembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/bifea/9003 ; DOI : 10.4000/bifea.9003

Inicio de página

Autores

Marta Vilela

Docente principal, investigadora y co-coordinadora del Proyecto PIC-Transversal. Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Av. Universitaria 1801, San Miguel, Lima-Perú. E-mail: mrvilela@pucp.edu.pe

Paola Moschella

Docente e investigadora. Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Av. Universitaria 1801, San Miguel, Lima-Perú; Université de Strasbourg, UMR 7362, 67000 Strasbourg, France. E-mail: pmoschella@pucp.edu.pe

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Les contenus du Bulletin de l’Institut français d’études andines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo CNRS
  • Logo Ministère des affaires étrangères
  • OpenEdition Journals