Navigation – Plan du site

AccueilNuméros121-2Creación de una imagen pública en...

Creación de una imagen pública en dos diálogos: Juan José de Austria entre encomio y vituperio

Création d’une image publique dans deux dialogues : Jean-Joseph d’Autriche entre éloge et vitupération
Creation of a public image in two dialoguing dialogues: John-Joseph of Austria between praise and abuse
Germán Redondo Pérez
p. 505-518

Résumés

Cet article analyse deux textes de contenu politique appartenant à la littérature dite publicitaire, qui connut un franc succès durant la seconde moitié du XVIIe. Sont examinées les ressources argumentatives qui, sur la base de deux dialogues qui dialoguent entre eux, louent ou ternissent l’image publique de Jean-Joseph d’Autriche, l’un des hommes les plus influents en Espagne après la mort de Philippe IV.

Haut de page

Notes de l’auteur

Trabajo realizado en el marco del proyecto FFI2015-63703-P (MINECO/FEDER), Dialogyca: Transmisión textual y hermenéutica del diálogo hispánico (DIALOMYR), Ana Vian Herrero (IP1) y María Mercedes Fernández Valladares (IP2), Instituto Universitario Seminario Menéndez Pidal (Universidad Complutense de Madrid).

Texte intégral

  • 1 Los trabajos de Teófanes Egido (1973, 2002 y 2003), Carlos Gómez-Centurión (1981, 1983 y 2003) o Me (...)

1La producción literaria de contenido político comprendida entre el fallecimiento de Felipe IV en 1665 y la muerte en 1679 de don Juan José de Austria, su hijo bastardo, representa todavía hoy un tema no suficientemente estudiado entre los historiadores de la literatura de los Siglos de Oro1.

2A la hora de abordar estas piezas ‒a caballo entre la ficción, la historia, la biografía y la política‒, es importante conocer el contexto histórico en que se generaron, marco que a veces trascienden gracias al desarrollo de varias ideas universales.

3Con la regencia de Mariana de Austria tras la muerte de Felipe IV se incrementaron las luchas por el control de un imperio ya en decadencia desde hacía varias décadas. En liza entraron los intereses de la propia regente, los miembros de la Junta de Gobierno que la asistía, el jesuita Juan Everardo Nithard ‒incorporado a la Junta y nombrado Inquisidor General gracias al apoyo de la reina‒ y el infante don Juan José de Austria, hermanastro del rey Carlos II aún en su minoría de edad. Para lograr las aspiraciones políticas de cada uno de estos contendientes se desarrolló toda una maquinaria propagandística que usaría panfletos, pasquines, libelos, papeles y textos de diversa índole con el objetivo de dañar el prestigio del rival al mismo tiempo que se prestigiaba la imagen propia.

4Es en este momento cuando la opinión pública empieza a tener relevancia en España, lo que daría lugar a una lucha por su control mediante todo tipo de textos publicísticos. Varios de estos textos se leyeron en las primeras gacetas españolas, que, en la mayoría de los casos, se crearon ex profeso para el dominio de la conciencia colectiva; entre ellas destaca la pionera Gaceta de Madrid, publicación periódica dirigida por Francisco Fabro Bremundán, que tenía como uno de sus principales cometidos el elogio de la figura política y militar de don Juan José de Austria (Núñez de Prado).

5En estas verdaderas campañas publicitarias con el doble objetivo de conseguir el prestigio propio y el descrédito ajeno parece que el infante don Juan José de Austria tuvo un marcado protagonismo, si se tiene en cuenta la cantidad de textos que se le atribuyen a él o a sus seguidores. Como era de esperar, la mayoría de estos textos eran anónimos y se difundieron de forma clandestina, tanto a través de manuscritos como de impresos.

6Tal fue el éxito de esta literatura publicística en manos del infante don Juan, que en 1669 forzó el exilio del Inquisidor General y confesor de la reina, el jesuita Juan Everardo Nithard, tras varios años de ataques recíprocos mediante diversas obras propagandísticas. Igualmente exitoso fue el derrocamiento que el infante logró en 1677 del sucesor de Nithard como valido de la regente, don Fernando de Valenzuela –apodado «El Duende de Palacio»–, quien había despertado el recelo de la nobleza con sus anhelos desmedidos de títulos y prebendas, premios que obtuvo gracias al favor permanente de Mariana de Austria. En este segundo caso, la literatura política producida por el infante y sus seguidores adquirió un tono mucho más popular que en la guerra propagandística con Nithard, difundiéndose, como señala Gómez-Centurión (1981: 216), principalmente a través de coplas de ciego, pasquines y hojas volanderas, con un estilo más insultante y sórdido que el utilizado en las obras escritas contra el jesuita.

7Es necesario precisar que el infante contaba con el apoyo de la nobleza con más abolengo, grandes de España como el duque de Alba incluidos, así como con la ayuda de algunos miembros de la Iglesia, como el nuncio del papa en Madrid, varios dominicos y diversos rivales de los jesuitas convenientemente dirigidos por el infante (Gómez-Centurión 1981: 97 y 98).

  • 2 Este diálogo se difundió en la época tanto de forma impresa, sin datos de impresor ni fecha y lugar (...)

8Entre los miembros de la Iglesia que sirvieron a los intereses de don Juan se puede mencionar a Manuel Guerra y Ribera, perteneciente a la Orden de la Santísima Trinidad. Al padre Guerra se le atribuye la autoría del texto propagandístico titulado Visita de la Esperanza y el Tiempo, un diálogo literario escrito en torno a 1678, es decir, un año después de que don Juan José de Austria llegara al poder2. Se trata de una respuesta a un pasquín que apareció en el patio del alcázar de Madrid, donde se leía «Peor está que estaba» (Etreros 1984: 61), en clara alusión a aquellos que creyeron ver en el infante la solución a los males de España.

  • 3 En este caso parece que no llegó a imprimirse (no se ha localizado ningún ejemplar impreso), aunque (...)

9Aunque el autor de la Visita de la Esperanza y el Tiempo pudo haber sido el padre Guerra, es muy probable que muchas de las opiniones vertidas en este diálogo fueran dictadas e incluso escritas por el propio don Juan José de Austria. Esta hipótesis se ve reforzada no solo por el estilo del texto, sino por el contenido de la obra que contrarresta lo dicho en este diálogo: la Conferencia verdadera en la Venta de Viveros, otro diálogo fechable en 1678 y posiblemente escrito poco tiempo después del diálogo al que responde3. Se atribuye este segundo diálogo a otro miembro de la Iglesia, en este caso, al jesuita Juan Cortés Osorio, tan famoso en la época por sus sátiras, que se le llegó a conocer como «el Juvenal de aquellos tiempos» (Gómez-Centurión 1983: 20). En este texto que responde al diálogo propagandístico donde se defienden las medidas políticas de don Juan son constantes las referencias al infante como si él mismo fuera el responsable de las palabras escritas en la Visita de la Esperanza y el Tiempo. Los personajes de este segundo diálogo, además de analizar los argumentos utilizados en el texto atribuido al padre Guerra dando por supuesto que son obra del infante, comentan el estilo engolado de la Visita de la Esperanza y el Tiempo, considerando que palabras tan pedantes no pudieron haber salido de otra pluma que no fuera la de don Juan.

10Hay que tener en cuenta además que, muy probablemente, ni el autor de la Visita de la Esperanza y el Tiempo ni el de su respuesta, la Conferencia verdadera en la Venta de Viveros, coincidieron de manera fortuita en la elección del diálogo literario como género para escribir sus obras. Es razonable pensar que escogieron el diálogo por ser un género muy conveniente para mostrar las dos caras de la moneda y desmontar, mediante un calculado proceso argumentativo, mezclado con diferentes elementos ficcionales, cada una de las razones contrarias a los intereses de los autores o, en el caso del primer diálogo, de quien se esconde tras esta obra creada como instrumento propagandístico por encargo. No es casual que en el siglo XVII se escriban numerosos diálogos de contenido político, pues, como afirma Jesús Gómez (120 y 121), el género es propicio para el tratamiento de este tema.

11Es importante subrayar que los argumentos que se utilizan en la Conferencia verdadera en la Venta de Viveros responden a aquellos que se emplean en la Visita de la Esperanza y el Tiempo. Por tanto, se trata de un diálogo que dialoga con otro diálogo. Las marcas textuales de ese diálogo entre dos obras son claras, ya que es muy frecuente que los interlocutores del texto atribuido a Cortés Osorio se refieran de manera expresa a los argumentos utilizados en el diálogo atribuido al padre Guerra. Además, se emplean fórmulas como «ahora vamos arguyendo» (Cortés Osorio 89), «vaya otro argumento» (Cortés Osorio 91) o «vuelvo a argüir otra vez» (Cortés Osorio 91), con las que se da réplica a esos argumentos concretos extraídos del diálogo en defensa del infante.

12Tanto en la Visita de la Esperanza y el Tiempo como en la Conferencia verdadera en la Venta de Viveros se utilizan diferentes mecanismos ficcionales y argumentativos para encomiar o denostar la figura política de don Juan José de Austria.

  • 4 Se indica la foliación impresa de la edición, no la manuscrita del facticio Madrid. Nacional, Mss. (...)

13En el primer diálogo, el escritor se sirve de dos alegorías que dialogan en el «Patio de los Consejos de Palacio, por ser este el sitio más frecuentado de la Esperanza, y el más conocido del Tiempo» (Guerra y Ribera 1r)4. Utiliza, por tanto, dos interlocutores que poseen las cualidades necesarias para construir una defensa óptima ante las críticas lanzadas por los detractores del infante, alegorías que se dan cita en un lugar igualmente propicio para su encuentro por ser familiar a ambas.

14El Tiempo aparece caracterizado en este diálogo como un personaje omnisciente que tiene las claves para dar respuesta a cualquier pregunta y encontrar la solución a la mayoría de los problemas; obviamente, todas estas dudas y problemas gravitarán en torno a las medidas políticas tomadas por el infante. De esta manera se define a sí mismo el Tiempo:

Yo soy la vida y la medicina de los achaques incurables; lo que no puede curar la razón lo sana el Tiempo. Tan poderoso amigo soy de la naturaleza que, por aliviarla, me he introducido casi idólatramente en la jurisdición de lo sagrado, pues los odios que no pacifican los mandamientos divinos, los sepultan mis instantes; más venganzas y delitos se han dejado por mí que por Dios (Guerra y Ribera 2v).

15Hay que tener en cuenta que, tras varios años de duras críticas contra Nithard y Valenzuela auspiciadas, como se ha señalado, por don Juan y sus partidarios, en 1677 se consideró que la llegada del infante al poder supondría la solución a la prolongada y agónica decadencia en la que permanecía el imperio. Sin embargo, las expectativas no se cumplieron y no tardaron en aparecer las primeras críticas al gobierno del infante.

16La Esperanza es la alegoría encargada de exponer al Tiempo todas aquellas inquietudes que la perturban, es decir, las críticas que han erosionado las expectativas puestas en don Juan. Para ello se presenta a esta alegoría como un personaje angustiado y necesitado de las respuestas que solo el Tiempo es capaz de darle, por lo que ambas alegorías se complementan perfectamente en este diálogo. De esta manera se encuentra caracterizada la Esperanza en la Visita: «Ya sabes que los rumores me asustan, las quejas me impacientan, las dudas me sobresaltan y los recelos me ahogan: conozco mi fragilidad, pero no es remedio a mi flaqueza mi comprehensión» (Guerra y Ribera 2r).

17Tras las respuestas que el Tiempo ofrece a la Esperanza se puede observar una clara intervención del propio infante en el texto, tal vez delegada en la escritura del padre Guerra, pero, en cualquier caso, con una estrecha vinculación a la figura que se defiende en el diálogo. Los argumentos del Tiempo se estructuran a lo largo de un extenso parlamento en el que se desarrollan las réplicas punto por punto a las quejas, o preocupaciones, que ha recibido la Esperanza y que esta le comunica a su interlocutor con función de maestro buscando algún alivio.

18Por su parte, Juan Cortés Osorio, el autor al que se le atribuye la Conferencia verdadera en la Venta de Viveros, deja a un lado las alegorías y utiliza interlocutores más mundanos que se encuentran fortuitamente en la mesa de una venta. Los interlocutores de este diálogo son un bachiller, un licenciado, un labrador y un soldado. Como en el diálogo atribuido al padre Guerra, aquí tampoco parece que se haya elegido de manera aleatoria la categoría de sus personajes. El bachiller, es decir, el estudiante de menor rango, será el encargado de exponer los argumentos a favor del infante don Juan. Para ello, el bachiller comienza a leer la Visita de la Esperanza y el Tiempo a sus compañeros de mesa como defensa ante las quejas de estos contra los males de España en una escena que nos evoca la lectura del Curioso impertinente en la venta de Palomeque del Quijote. Es importante destacar que el bachiller se llama Badulaque, y este nombre, lo resaltó Mercedes Etreros (1984: 62), tiene la connotación de ‹bobo›. Resulta muy interesante para observar esta primera satirización del texto del padre Guerra la descripción de la manera en que el bachiller comienza a leerles al resto de interlocutores La visita de la Esperanza y el Tiempo, es decir, de manera engolada y altisonante hasta rozar lo ridículo. Dice el narrador: «Enarbolóse el bachiller Badulaque y, cantoneando la voz, se empezó a enjugar con cláusulas, leyendo La visita de la Esperanza y el Tiempo con tales cadencias y correspondencia de voces, que los pasos de garganta parecían zapateado de labrador y mudanzas de canario» (Cortés Osorio 84).

19Entre las preocupaciones que la Esperanza transmite al Tiempo en el diálogo que encomia la imagen de don Juan José de Austria se encuentra la crítica que los contrarios a don Juan hacen del destierro al que sometió el infante a la reina Mariana de Austria, aislándola en el alcázar de Toledo ante cualquier asunto relativo a la corte. El Tiempo, para justificar la decisión de don Juan, señala que este no lo hizo sino para cumplir con la voluntad de Felipe IV, pues así lo dejó escrito en su testamento. Además, insiste en que el hecho de no comprender esta decisión se debe en parte al desconocimiento de las palabras, introduciendo de esta manera un ataque velado a los enemigos extranjeros de don Juan. Al dar respuesta a esta primera preocupación de la Esperanza, dice el Tiempo:

La primera [crítica de los detractores de don Juan] es que desterrar a la reina, nuestra señora, fue violento afecto del poder y no decoro de la razón. ¿Cómo acertará en el cargo quien hasta los vocablos ignora? ¿Cómo llaman con torpe ignorancia y maliciosa irreverencia destierro lo que es cláusula [calusula (sic)] de testamento de un rey y esposo? A dos majestades ofende este crimen, a la recta disposición de una majestad muerta y a la amante obediencia de una viva (Guerra y Ribera 5r).

20Además, el Tiempo aprovecha para discurrir sobre la función que debe tener una reina consorte, introduciendo de manera simultánea una perceptible crítica contra Mariana de Austria. Para ello, muestra como ejemplo el tratamiento y consideración que la potencia en auge del momento, Francia, da a las esposas de sus monarcas, y destaca así dos ideas fundamentales: que las reinas consortes tienen que garantizar la sucesión y que en ningún caso pueden ejercer funciones de gobierno sobre unos dominios que no les pertenecen. Así lo expresa el Tiempo:

Habiéndose de casar nuestro rey y señor, siendo forzoso haber reina reinante, ni las angustias del palacio ni las resoluciones de lo político han podido casar reina políticamente viva y muerta: para hacer este casamiento, nunca ha encontrado cura la razón de estado. Si Francia tal vez las ha admitido, es porque no admite celos en lo político su gobierno, pues más van a su país las reinas a ser fecundas que a ser compañeras de las coronas; parten con las reinas el lecho, pero no el dominio (Guerra y Ribera 5v).

  • 5 Según Perelman y Olbrecht-Tyteca (322), «Una afirmación es ridícula en cuanto entra en conflicto, s (...)

21La contraargumentación que se desarrolla en el texto segundo, es decir, el de Cortés Osorio, se dirige a un «v. m.» que se puede identificar con varios sujetos: puede ser el bachiller Badulaque que está leyendo el texto, el padre Guerra, es decir, el escritor del texto o, finalmente, el propio don Juan José de Austria. No obstante, todos ellos confluyen en el infante don Juan. Cortés Osorio, o el licenciado Crespo, comienza su réplica diciendo que el hecho de separar a una madre de su hijo no tiene sentido alguno, pues, en palabras del licenciado Crespo, esa «demostración [argumento] es contraria a la autoridad, a la piedad, a la política, a la fama y al honor» (Cortés Osorio 97). Por tanto, utiliza un contraargumento en que pone de relieve la falta de sentido del argumento utilizado por su rival5.

22El licenciado Crespo sigue añadiendo, para dar respuesta a la lectura del bachiller Badulaque y, por tanto, a los argumentos de don Juan, que no es lógico el hecho de que el rey haya confiado la regencia a su esposa, Mariana de Austria, para que, una vez alcanzada la mayoría de edad del príncipe, se la aleje de su hijo como si fuera un enorme mal del que el joven rey Carlos debiera huir. Por todo ello, dice el licenciado de manera explícita que el argumento para desterrar a la reina que esgrimía el Tiempo en la Visita, luego el padre Guerra y, en última instancia, don Juan José de Austria, se construye sobre una mentira, porque, como ocurría en el caso del contraargumento anterior, no atiende a la lógica, con lo que vuelve a ponerse de manifiesto la falta de sentido del argumento rival.

23El licenciado Crespo termina replicando a este argumento de la Visita en el que se justifica el destierro de la reina con una diatriba contra don Juan José de Austria en la que se enfatiza su condición de hijo ilegítimo, algo habitual en los textos dirigidos contra el infante. Dice el licenciado Crespo:

La verdad es que el rey Felipe IV siempre temió el estorbo de un bastardo, y que con altísima providencia le excluyó del Gobierno, y que atropellando por la inclinación de su padre, por cumplir la obligación de rey, no consintió que en la última enfermedad se le pusiese delante, y que no cayó en su imaginación que se había de apoderar de la persona del rey el sujeto de quien más le resguardaba, y por cuya prevención depositó el cetro en la reina, instruyéndola en las advertencias que algún día se publicarán (Cortés Osorio 98).

24En el diálogo atribuido al padre Guerra otra de las preocupaciones que la Esperanza comunica al Tiempo y, por tanto, otro de los argumentos utilizados contra don Juan, es que lo público no se ha remediado, y uno de los mayores problemas de lo público es la dificultad de España para alimentar a su población. En este caso el Tiempo recurre a una comparación entre los tipos de imprenta y el sistema de producción nacional, con la que propone una reformulación completa del sistema, aunque en ella se aproveche lo anterior siempre que tenga alguna utilidad. Dice el Tiempo: «Confieso que pocos alimentos han mudado precio, pero lo público está tan arruinado que, para remediarlo, se necesita deshacerlo. Sucede lo que en las letras gastadas para fundirlas de nuevo, que es necesario, para fundirlas, deshacerlas, pero sirve aquel poco y gastado metal a su nueva fundación» (Guerra y Ribera 6v).

25El tiempo señala además como responsables directos de la inflación de la moneda, los alimentos y las prendas de vestir no a reyes ni validos, sino a panaderos, mercaderes y suministradores de mercancías, quienes, con su avaricia, según esta alegoría, condicionan las decisiones del gobierno (Guerra y Ribera 7r y v). Como se puede observar, este es un argumento que traspasa su contexto histórico, pues no dejan de ser recurrentes estas críticas a las injerencias de los intereses económicos privados en la administración de lo público.

26En el diálogo de Cortés Osorio, el licenciado Crespo da su réplica al Tiempo/padre Guerra/don Juan argumentando que los responsables de todos estos desastres económicos no son aquellos a los que se acusa en la Visita, sino la falta de previsión y talento político del infante. Para ello, pone como ejemplo la vigilancia sobre la moneda falsa que sí se tiene en Andalucía y no en Castilla, lo que ha podido generar esa devaluación del dinero, aunque se puede hacer una doble lectura, en la que la moneda falsa puede designar a los enemigos internos con apariencia de amigos. Así lo expone el licenciado Crespo:

Dice v. m. que corrió una voz falsa de la baja de moneda, y que esto no se pudo remediar porque hay muchos ladrones, y los panaderos son bellacos, y con eso le parece a v. m. que ha satisfecho muy plenariamente. ¡Oh, lo que había que decir aquí! Pero baste apuntar ahora que aquella voz dependió de la mucha moneda manifiestamente falsa, porque en la venida de S. A. se desenfrenaron más los monederos, y no habiendo vigilancia para reprimirlos, no hubo tampoco resolución para que se obrase en Castilla lo que se usa en toda Andalucía, donde la evidente señal de la moneda adulterada les ha hecho fácil distinguir la verdadera, y les ha servido de ley para no admitirla (Cortés Osorio 100).

27Asimismo, en el diálogo atribuido al padre Guerra a la Esperanza le preocupa que parte de aquellos poderosos que apoyaron a don Juan ahora tengan quejas de su gobierno, circunstancia en la que el Tiempo ve más un fenómeno de aspiraciones políticas frustradas que un lamento por las expectativas de mejora pública incumplidas. Según el Tiempo, tras las intenciones de estos poderosos se escondía realmente la ambición y la hipocresía. Si se tienen en cuenta las palabras del Tiempo, la hipocresía y, por tanto, el concepto de ‘disimulo’, tan apreciado por los seguidores de Maquiavelo, aparece tanto en los que tienen poder como en los que carecen de él, si bien con distintos propósitos. Dice el Tiempo:

Los humildes son hipócritas hacia lo santo, los poderosos hacia lo político; los unos fingen por comer, y los otros por mandar; los primeros gastan su hipocresía en los templos, los segundos en sus palacios; la ficción es igual, aunque desigual el fin: la hipocresía es estimada en lo moral por el más negro vicio de la razón, pero en lo político es reputada por altísima virtud (Guerra y Ribera 10v).

28Además, el Tiempo considera que todos los que fueron leales a don Juan ya recibieron su pago por haberse posicionado en el bando de los justos y que, por tanto, no existe mayor recompensa que esta, aunque muchos de ellos reclamen premios más espurios.

29Con respecto a los enemigos del infante, el Tiempo se muestra condescendiente con ellos, afirmando que «Ni todos los que han seguido el partido de S. A. merecen premio, ni todos los que continuaron el contrario merecen castigo» (Guerra y Ribera 10r) y que «Más puede merecer el que siguió con limpieza el gobierno pasado que el que pretendió interesado el presente» (Guerra y Ribera 11r). Por tanto, se deja un espacio a la reconciliación basándose en la honradez de las intenciones que guiaron a cada uno de los contrincantes; al mismo tiempo, se ofrece una imagen de don Juan José de Austria como hombre compasivo que no se mueve por la venganza ni las bajas pasiones.

30Contra quien sí lanza el Tiempo una dura crítica es contra los que no tomaron partido ni por uno ni por otro bando. Es a los neutrales a quienes, según esta alegoría, don Juan debería castigar más severamente, pues son los más dañinos en la búsqueda del bien común. Dice el Tiempo:

A la neutralidad llama Tácito vicio de flojedad y pereza, esta es su cuna, pero engendra más fecundos y escondidos daños. Has de saber que, a no haber tantas neutralidades, reinaran menos estables las tiranías, porque, hallándose la sinrazón resistida, cesara la violencia, y como los neutrales no la resisten, la arman, no la combaten, la eternizan (Guerra y Ribera 11v).

31En la contraargumentación que se desarrolla en la Conferencia, el licenciado Crespo insiste en que los poderosos que apoyaron a don Juan realmente se han visto traicionados por el infante, y en particular los grandes de España, que fueron los que más riesgos tomaron teniendo en cuenta su categoría social. Además, se hace alusión a la intención que tenía don Juan de cobrar impuestos también a la nobleza para que contribuyeran a aliviar la grave crisis económica del reino, algo a lo que, por supuesto, se negaron estos nobles exentos de pagar impuesto alguno. Así desarrolla su argumento el licenciado Crespo en la Conferencia:

Los Grandes pensaron autorizar su grado y mejorar el reino, pero viendo que éste se pierde y que su dignidad se abate, y que S. A. les niega sus preeminencias y honores, y sólo se los concede una vez por ceremonia, ¿qué mucho que estén quejosos? Y de más a más no les guarda sus fueros, sino que los hace más tributarios que el plebeyo más soez (Cortés Osorio 103).

32En el diálogo que elogia a don Juan José de Austria el Tiempo hace una reflexión sobre el modo y frecuencia con que el gobernante debe consultar a sus consejeros. La omisión de las propuestas formuladas por los consejeros es otra de las preocupaciones que plantea la Esperanza y, por tanto, otra de las críticas de los detractores de don Juan. En defensa del infante, el Tiempo insiste en que las consultas se deben hacer siempre con la mayor cautela y moderación posibles, pues, dice la alegoría, «la ciega obediencia a sus consultas es tener su discurso en cadenas, si no los sigue, se desautoriza su respecto, si los sigue, se firma por su esclavo» (Guerra y Ribera 12r). Además, no se debe dar a entender al consultado que es él quien toma la decisión, pues esto iría en contra de la autoridad del gobernante y aumentaría la soberbia del consultado. Dice el Tiempo: «Hasta en el preguntar, debe proceder el príncipe cauteloso, porque ha de dar a entender al preguntado que no dirige, sino informa, que no mueve, sino avisa; aunque en la verdad se mueva de su razón, la ha de deslumbrar para curarle la vanidad y sanarle la presunción» (Guerra y Ribera 14v).

33Para ello, debe valerse del disimulo, comportamiento que en este caso se encontraría justificado por ser la opción más inteligente. Dice el Tiempo: «Necesita el príncipe fiarse de quien esfuerza valerse, pero ha de ser confianza tan reservada que, sin llegar a ser mentira, sea cautela; simulación con engaño es impiedad, disimulo con reserva es discreción» (Guerra y Ribera 14v).

34Además, el Tiempo pone en valor el consejo de aquellos que, a pesar de no ser nobles, pueden aportar una experiencia muy útil en campos donde el linaje no acredita el buen consejo, sino, a veces, todo lo contrario. De este modo, se le concede una importancia a los oficios mecánicos que en épocas pasadas no habría tenido, pues, en lugar de ser objeto de desprecio, son ahora garantes de la buena gestión, lo que le confiere mayor modernidad a este texto. Así se refiere el Tiempo a estos consejeros: «En la calidad de los informes secretos más se deben atender las prendas que las cunas: hay puntos tan mecánicos que los entienden mejor los oficiales que los nobles, porque es peregrina la alma que sin la práctica pueda conseguir ciencia perfecta» (Guerra y Ribera 14v).

35El contrargumento de Cortés Osorio en la Conferencia verdadera en la Venta de Viveros se construye en base a lo opuesto de lo que se plantea en La visita de la Esperanza y el Tiempo, es decir, se intenta mostrar que en la actitud de don Juan hay una extrema arrogancia por no escuchar a los demás, y se critica el hecho de que el infante no tenga en cuenta los consejos de aquellos que tienen más experiencia que él en las tareas de gobierno. En esta omisión de consejos ve Cortés Osorio uno de los principales errores de la gestión de don Juan José de Austria, y más aún cuando los fracasos del infante, principalmente militares, aún estaban recientes. El licenciado Crespo se plantea la siguiente pregunta en referencia a don Juan:

¿Pues es muy bueno por cierto, lo que v. m. nos dice, que la mejor prenda es que un hombre inexperto y moderadamente capaz, que yerra cuanto determina, y cuyo consejo nunca salía bien, desprecie la continua experiencia, la admirable comprensión, la lealtad española, la aplicación incansable, el celo constante y las venerables canas de los Consejos, y que todo lo gobierne su capricho? No puedo persuadirme que Su Alteza cometa tan grande error, como v. m. le atribuye en el discurso que forma para desvanecer este rumor (Cortés Osorio 106 y 107).

36La última crítica contra la gestión política de don Juan José de Austria de la que la Esperanza se hace eco en el diálogo atribuido al padre Guerra es que «pues no ha hecho justicia, no debe haber delincuentes» (Guerra y Ribera 15r). Como se ha señalado antes, el Tiempo intenta ofrecer la imagen de un don Juan justo y no vengativo, prudente y cabal, pero también riguroso cuando es necesario y conveniente. Por esta razón, el Tiempo señala que una condena sin juicio previo es de tiranos, lo que iría en detrimento tanto del gobernador como de los gobernados. No obstante, parece que deja lugar a que algunos casos excepcionales, por razón de estado, se resuelvan sin atenerse a la ley. Dice el Tiempo: «No puede crecer más la pasión que subir a fiscalizar lo recto y a calumniar lo justo: justicia sin proceso no es justicia, sino tiranía. Solo en altísimas causas podrá la soberanía disponer por el riesgo las puntualidades de lo escrito» (Guerra y Ribera 15r).

37Además, sigue afirmando el Tiempo, una condena sin juicio se puede convertir en un grave error porque los delincuentes, aun siéndolos, podrían recibir la compasión popular debido a la irregularidad del proceso, corrompiendo de esta manera el sentido de lo justo. Para ejemplificar estas equivocaciones, el Tiempo remite de nuevo al mundo clásico: «Condenó Tiberio sin formalidad de causa a dos públicos delincuentes, y siendo sus delitos tan conocidos como abominados, por haber faltado la puntualidad de lo escrito, murieron con la compasión de inocentes los que vivían con el horror de malhechores» (Guerra y Ribera 15r).

38A la argumentación utilizada en la Visita de la Esperanza y el Tiempo, Cortés Osorio replica que no es cierto que no se hayan realizado castigos sin proceso, pues se encarceló o desterró a todos los enemigos de don Juan cuando el infante llegó al poder. Cita a varios de los protagonistas más destacados del periodo anterior a su golpe de estado, incluido Fernando de Valenzuela, pero resulta particularmente interesante la valoración que hace sobre la persecución sufrida por los jesuitas. De nuevo, el licenciado Crespo vuelve a utilizar un argumento en el que evidencia la falsedad de las afirmaciones aducidas por el contrario:

¿Con qué informaciones, por qué culpas y con qué autoridad ha confinado a tantos religiosos tan conocidos y tan inculpables, sino pasando la más leve sospecha por certidumbre, teniendo por culpa la rectitud y por legítima jurisdicción la impiedad soberbia de quien no atiende a más ley que a la de su antojo?
¿En qué fundaría el amenazar a los padres de la Compañía de Jesús que los había de extinguir, y el haber desterrado a los que le parecieron más introducidos por la cátedra y por el púlpito y confesionario, sino en persuadirse que una tan sabia religión no había de ignorar sus fines, y siendo tan santa, no había de apoyar tan irreverentes desacatos contra las personas reales, y tan injustos procedimientos contra el rey, contra el reino y contra Dios? (Cortés Osorio 110 y 111).

39Esta sexta queja que se acaba de analizar es la última de la que se defiende don Juan José de Austria en La visita de la Esperanza y el Tiempo, y, por tanto, ese es el último razonamiento que contraargumenta Cortés Osorio. Después de este último punto, el licenciado Crespo termina de desmontar la defensa de don Juan que hasta el momento había hecho el bachiller Badulaque, y tanto el labrador como el soldado se reafirman en su crítica contra el gobierno del infante. Aun así, no se dice si el licenciado Crespo ha logrado la persuasión del bachiller.

40El texto concluye con los implicados continuando su viaje en el coche de caballos que acaba de llegar a la venta. El cochero canta una copla con una clara alusión a Valenzuela y al pasquín que había motivado el texto del padre Guerra:

Denme por fe y testimonio
que el rey y reino se venden
y que por huir del Duende
hemos dado en el demonio (Cortés Osorio 113).

41En cuanto al diálogo atribuido a Guerra y Ribera, aborda su conclusión con un parlamento del Tiempo donde se expone una defensa del gobierno de don Juan José de Austria subrayando la ingratitud de sus detractores, quienes, debido a su ignorancia, no son capaces de ver los logros del infante. Estos aciertos no consisten en hazañas ostentosas, sino en reformas necesarias que pasan desapercibidas entre los que, en opinión del Tiempo, desconocen las sutilezas de la buena gestión. Así concluye la alegoría su defensa de don Juan:

Lo que casi irrita la igualdad de mi paciencia es contemplar que no se estime un gigante favor. Dos males padecía la monarquía: uno presente y otro futuro. Padecía lo que lloraba y lloraba lo que temía: de este mal que había de suceder ha librado S. A., todos le deben el remedio de lo que era preciso padecer a no haber venido. Siendo esta obligación tan temida, no es estimada, porque, como el mal de que ha remediado es invisible a los ojos, y solo visible a los juicios, solo le estiman los discretos, porque para discursos crasos se necesitan beneficios de bulto (Guerra y Ribera 15v).

42Tras la extensa y elaborada locución del Tiempo para justificar, defender y, finalmente, ensalzar la figura de don Juan José de Austria, la Esperanza muestra su conformidad ante todo lo que ha dicho el interlocutor con función de maestro. Sin embargo, aunque el Tiempo ha calmado sus inquietudes, a la Esperanza aún le queda una pregunta sobre algo que, más que angustia, según esta alegoría, le genera enfado. La Esperanza pregunta al Tiempo: «¿qué sientes de unas gacetas contrahechas que han corrido?» (Guerra y Ribera 15v), cuestión a la que el Tiempo contesta lo siguiente:

Esas son unas balas sin pólvora ni munición, disparadas del vano cañón de una hipócrita pluma. La turquesa en que se forman y la tinta con que se escriben es una complicación de ingredientes de Ginebra, interés, ambición, sagacidad, engaño, impiedad, cautela, codicia y venganza. Destos ingredientes se forma la tinta, y los polvos, para que se conserve escrita sin borrarse, los vende con disimulo una república parecida a la de Venecia, no en la reflexión de su juicio, sino en ser tan temporal como un vidrio (Guerra y Ribera 15v).

43En la respuesta del Tiempo a la pregunta de la Esperanza se puede observar una síntesis de lo que fue esta literatura política de clara intención propagandística. Su reflexión sobre las gacetas, es decir, sobre ese periodismo de opinión primitivo que se fue consolidando en España durante el siglo XVII, ofrece las claves para entender no solo estas publicaciones, sino, en general, unos textos de contenido político que se crearon para la guerra ideológica, para la construcción de una imagen personal óptima. En esta guerra estaba en juego nada menos que el favor de la opinión pública, es decir, el respaldo de las masas que, hábilmente dirigidas desde los estratos superiores, ayudarían a conseguir muchas aspiraciones políticas. De ahí su importancia en la configuración del pensamiento moderno en España, lo que confiere a estos textos un indudable interés tanto a nivel histórico como literario.

Haut de page

Bibliographie

Cortés Osorio Juan, 1984, ed. M. Etreros, Invectiva política, Madrid, Editora Nacional.

Egido Teófanes, 1973, «Introducción», en T. Egido, Sátiras políticas de la España Moderna, Madrid, Alianza Editorial. 9-56.

— 2002, Opinión pública y oposición al poder en la España del siglo XVIII (1713-1759), Valladolid, Universidad de valladolid.

— 2003, «Opinión y propaganda en la Corte de los Austrias», en J. Alcalá-Zamora y E. Belenguer Cebrià, vol. 1, Calderón de la Barca y la España del Barroco, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. 567-590.

Etreros Mercedes,1983, La sátira política en el siglo XVII, Madrid, Fundación Universitaria Española.

— 1984, «Introducción», en M. Etreros, Invectiva política, Madrid, Editora Nacional. 13-78.

— 1990, «La sátira política, discurso del barroco español», Boletín de la Real Academia Española, 70: 251. 569-590.

Gómez Jesús, Tendencias del diálogo barroco (Literatura y pensamiento durante la segunda mitad del siglo XVII, Madrid, Visor.

Gómez-Centurión Carlos, 1981, Sátira política y protesta popular durante el reinado de Carlos II (1665-1700), Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 437 p. (Memoria de Licenciatura inédita).

— 1983, «La sátira política durante el reinado de Carlos II», Cuadernos de Historia Moderna y Contemporánea, 4. 11-34.

— 2003, «La Corte de Carlos II», en J. Alcalá-Zamora y E. Belenguer Cebrià, vol. 1, Calderón de la Barca y la España del Barroco, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. 805-835.

Guerra y Ribera Manuel (atrib.), c. 1678, Visita de la Esperanza y el Tiempo, Madrid. Nacional, Mss. 18208, fols. 2r-17v; Mss. 13504, fols. 72r-168r; Mss. 13634, fols. 84r-92v; Mss. 13651, fols. 1r-58r; Mss. 13705, fols. 2r-146v y Mss. 18206, fols. 49v-58v.

López-Cordón María Victoria, 2008, «Vox Populi: Guerra, propaganda y representación de dinastías», en M. V. López-Cordón y J. M. Nieto Soria, Gobernar en tiempos de crisis: las quiebras dinásticas en el ámbito europeo hispánico: 1250-1808, Madrid, Sílex. 307-335.

Núñez de Prado Sara, 2002, «De la Gaceta de Madrid al Boletín Oficial del Estado», Historia y Comunicación Social, 7. 147-160.

Perelman Chaïm y Olbrechts-Tyteca Lucie, 2017, Tratado de la argumentación, Madrid, Gredos.

Valladares Antonio, 1787, Semanario erudito, Madrid, Blas Román, t. V.

Haut de page

Notes

1 Los trabajos de Teófanes Egido (1973, 2002 y 2003), Carlos Gómez-Centurión (1981, 1983 y 2003) o Mercedes Etreros (1983, 1984 y 1990) son algunos de los que mejor han estudiado este tipo de literatura. Es también interesante el trabajo de María Victoria López-Cordón Cortezo, quien se acerca a este periodo desde el punto de vista historiográfico y aporta una selección de estudios especialmente relevantes para entender los años comprendidos entre la regencia de Mariana de Austria y la llegada de los Borbones (en particular, 311, n. 8).

2 Este diálogo se difundió en la época tanto de forma impresa, sin datos de impresor ni fecha y lugar de impresión (existe en la Biblioteca Nacional de España un ejemplar completo dentro de un volumen facticio: Madrid. Nacional, Mss. 18208, fols. 2r-17v), como de forma manuscrita (Madrid. Nacional, Mss. 13504, fols. 72r-168r; Mss. 13634, fols. 84r-92v; Mss. 13651, fols. 1r-58r; Mss. 13705, fols. 2r-146v y Mss. 18206, fols. 49v-58v). Más tarde, Antonio Valladares de Sotomayor lo publicaría, junto con otras obras de contenido político, en el tomo quinto de su Semanario erudito, impreso en 1787 por Blas Román en Madrid. No existe edición moderna de este diálogo; las citas que aparecen en este trabajo remiten al impreso conservado en la BNE, Mss. 18208, fols. 2r-17v.

3 En este caso parece que no llegó a imprimirse (no se ha localizado ningún ejemplar impreso), aunque sí se han conservado tres testimonios manuscritos de la Conferencia verdadera en la Venta de Viveros : Madrid. Nacional, Mss. 18206 (fols. 59r-232v); Londres. British Library, Egerton MS 353 y Egerton MS 2057. Igual que la Visita, este diálogo se editó posteriormente en el tomo quinto del Semanario erudito de Valladares. Existe una edición moderna de Mercedes Etreros (1984), la que se utiliza aquí para citar la obra. Jesús Gómez (179) fecha tanto el diálogo atribuido al padre Guerra como el diálogo atribuido a Cortés Osorio circa 1678.

4 Se indica la foliación impresa de la edición, no la manuscrita del facticio Madrid. Nacional, Mss. 18208.

5 Según Perelman y Olbrecht-Tyteca (322), «Una afirmación es ridícula en cuanto entra en conflicto, sin justificación alguna, con una opinión admitida. De entrada es ridículo quien peca contra la lógica o se equivoca en el enunciado de los hechos, con la condición de que no se le considere un alienado o un ser al que ningún acto amenazaría con descalificarlo porque no disfruta del más mínimo crédito».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Germán Redondo Pérez, « Creación de una imagen pública en dos diálogos: Juan José de Austria entre encomio y vituperio »Bulletin hispanique, 121-2 | 2019, 505-518.

Référence électronique

Germán Redondo Pérez, « Creación de una imagen pública en dos diálogos: Juan José de Austria entre encomio y vituperio »Bulletin hispanique [En ligne], 121-2 | 2019, mis en ligne le 02 janvier 2023, consulté le 26 mai 2024. URL : http://journals.openedition.org/bulletinhispanique/8633 ; DOI : https://doi.org/10.4000/bulletinhispanique.8633

Haut de page

Auteur

Germán Redondo Pérez

Universidad Complutense de Madrid 

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search