Navegação – Mapa do site

InícioNumérosVol. 12ArtigosAtrapar el Viento en una Telaraña...

Artigos

Atrapar el Viento en una Telaraña: Ecos de un Patrimonio más allá de la Humanidad

Catching the Wind in a Spider's Web: Echoes of a Heritage beyond Humanity
Eva Natalia Fernández e Alejandro Vázquez Estrada
p. 156-172

Resumos

En este artículo se esboza una reflexión crítica sobre la noción de patrimonio, enmarcada en la Convención de Patrimonio Mundial (1972) de la UNESCO, en donde nos preguntamos: ¿cómo repensar el concepto más allá de lo humano? Para esto, analizamos dos casos significativos: uno de ellos es el registro etnográfico del pueblo xi´oi de la Sierra Gorda queretana y el otro es el análisis hermenéutico multisituado del proyecto colaborativo y artístico del artista Tomás Saraceno. Ambas experiencias demuestran la vasta relación del hombre con las arañas. A partir de estos casos intentamos construir una plataforma epistémica para pensar, gestionar y experimentar el patrimonio desde una aproximación desantrópica.

Topo da página

Notas da redacção

Data recibido: 2023-04-09
Data aceptado: 2023-08-22

Texto integral

Introducción

¿Qué pasa cuando el excepcionalismo humano y el individualismo limitado, esos antiguos clichés de la filosofía y la economía política occidentales, se vuelven impensables en las mejores ciencias, sean naturales o sociales? Seriamente impensables: no aptos para pensar con.
Donna Haraway (“Seguir con el problema”)

1El patrimonio, comprendido como una categoría elaborada desde las ciencias sociales y las humanidades, expresa un conjunto de características que denota la gran diversidad de tiempos, espacios, expresiones y manifestaciones centradas en la experiencia humana como eje estructurante y dispositivo discursivo. La categoría patrimonio da cuenta del espíritu del tiempo de quien lo produce, lo valora, lo institucionaliza y lo gestiona; y como especie estamos acostumbrados, a partir de un ejercicio antrópico, a nombrar las producciones de hombres y mujeres designando la manera en la que lo no humano será utilizado y valorado.

2A lo largo del tiempo, la institucionalización de la categoría de patrimonio ha servido a la sociedad para crear un conjunto de políticas, usos y estrategias. Ha permitido que instituciones habiliten un repertorio de acciones como la salvaguarda, la conservación, la difusión, la investigación y el valor -cultural y de utilidad-. Estos modos de gestión del patrimonio se convierten en ejercicios colectivos que se practican en escalas que van desde lo local a lo global y también viceversa. La idea de patrimonio, a partir de los criterios de excepcionalidad y autenticidad, pone especial énfasis en la definición de las fronteras para comprender y caracterizar algo producido o manejado por una gran diversidad de grupos humanos. Por lo tanto, el patrimonio, implementado como un concepto, siempre implica una acción, un discurso y un sujeto antropomorfizado.

3Desde esta perspectiva, el concepto/categoría emerge como un síntoma del triunfo del humano sobre la vida en el planeta, como la gloria de la especie sobre la vida no humana, la conquista de la ciudad urbana a través del monumento que relata la interminable guerra por superar a la naturaleza. En medio de un mundo desbocado que se multiplica y desmorona en desigualdad, enfermedad y extractivismo, esta idea de patrimonio -centrada en lo humano- es congruente y consecuente a la crisis civilizatoria que estamos viviendo. Paradójicamente la vulnerabilidad y el sometimiento de lo que hemos llamado naturaleza nos brinda la posibilidad de re-pensar, re-inventar, co-habitar e interrelacionarnos desde esquemas nuevos que nos signifiquen, conmuevan y expliquen como especies y multiespecies. ¿Tiene sentido ese patrimonio construido, pensado y ejercido desde el antropocentrismo?¿podemos seguir evadiendo esas formas otras de convivencia, relación y parentescos multiespecies? Y ¿Cómo convertimos en una posibilidad fehaciente la categoría de patrimonio desantrópico enmarcado en la progresiva recolección y registro de lo que puedan generar organismos que no atiendan a la distinción humano-no-humano o cultura-naturaleza?

4El objetivo de este artículo es reflexionar sobre el concepto de patrimonio desde una aproximación des-antrópica con el fin de ampliar sus fronteras y con ello dar cuenta de las múltiples formas en las cuáles se identifica, caracteriza y significa la praxis patrimonial más allá de lo humano. “Cuando hablamos de aproximaciones des-antrópicas, nos referimos a las experiencias éticas y estéticas situadas desde aquello que desborda la experiencia humana, moderna, mecanicista, occidental y urbanícola. Son empeños que abordan a la naturaleza como un proceso desde el cual se construyen modos de acción y significación; son aquellas vivencias que enlazan de manera consciente y coherente un conjunto de relaciones imperativas que disponen determinadas condiciones para el devenir de la existencia de la vida humana en el planeta sin colocarla de manera imperativa como tabula rasa en relación con el resto de los sujetos no humanos” (Fernández y Vázquez, 2022:100).

5La estrategia que organiza el presente texto se despliega en dos momentos: lo antrópico del patrimonio, donde a modo de ejemplo se describen y analizan las características abarcadoras y enunciativas de los conceptos de patrimonio producidos por la UNESCO, especialmente en la signada Convención de Patrimonio Mundial (1972), con el fin de visualizar sus implicaciones antropocéntricas en cuanto a la definición de patrimonio y sus desafíos para la articulación más allá de la dicotomía cultura y naturaleza.

6Posterior a ello, proponemos una plataforma expandida más allá de los límites de lo humano y reflexionamos sobre distintas representaciones del patrimonio en clave des-antrópica. Esta ruta es trazada a partir de una travesía de saberes y prácticas que van desde distintas perspectivas de pensadores indispensables como Donna Haraway, Eduardo Viveiros de Castro, Phillipe Descola, Anna Tsing, entre otros. Desde esta mirada proponemos una etnografía entre los pueblos xi´oi -de la Sierra Gorda queretana en México- hasta llegar, mediante el análisis hermenéutico multisituado, a la obra de Tomás Saraceno y su trabajo colaborativo con las arañas. El análisis de estas prácticas artísticas, creencias y experiencias nos lleva a la conclusión, inevitable, de pensar la categoría de patrimonio más allá de la humanidad.

Soltar – Lo antrópico del patrimonio

7La reflexión sobre el concepto de patrimonio ha sido una tarea atractiva y riesgosa para las distintas disciplinas dentro de las artes y las humanidades. Atractiva porque brinda la posibilidad de develar sus múltiples sentidos, sus significados, sus modos de producción y sus formas a través de las cuales se renueva y se reinventa. Decimos riesgosa por el hecho de ser un concepto movedizo, que puede ser utilizado para denotar todo y nada, ya que ha sido apropiado por el lenguaje institucionalizado que va desde el estado nación contemporáneo hasta las instituciones globales del mundo cultural.

8A nivel internacional se reconoce a la UNESCO como aquella instancia inevitable para hablar del patrimonio. Como institución vinculada con la investigación, la salvaguarda y la difusión de las expresiones, la UNESCO es una organización productora de discursos oficiales que legitima políticas culturales y construye una serie de normas y recomendaciones encaminadas hacia el futuro del patrimonio global. “Consideramos que la UNESCO y otras agencias globales juegan un papel decisivo en la conceptualización y reconocimiento del patrimonio. Por eso es importante, insistimos, estudiar localmente qué significa esta globalización del patrimonio y cómo se negocia y se contesta en los contextos locales” (Daugbjerg & Fibiger, 2011:141 )

9Al mismo tiempo que la UNESCO es una gran productora de conceptos y definiciones, habilita sujetos y lineamientos, legitima clasificaciones y fabrica cartografías. En síntesis, es la instancia internacional que dictamina el deber ser del concepto generando una gran diversidad de efectos en las escalas de lo nacional y lo local.

10En la actualidad, existe una amplia tradición de estudios vinculados al aparato epistemológico generado por la UNESCO en materia de patrimonio. Gran parte de ellos tienen como vocación dar cuenta de su origen (Martínez 2012, Contí 2012), otros centran su atención en la reflexión poniendo el énfasis en sus transformaciones (Nordenflycht, 2012), otros desarrollan el análisis de sus usos (Vázquez y León, 2015) y otros tantos se inscriben en la crítica sobre sus efectos negativos de las declaratorias de la UNESCO (Kirshenblatt-Gimblett 2006, Barbosa 2008, Macdonald, 2009, Andrada 2010, Cantero y Ruiz 2010, Daugbjerg & Fibiger 2011). En este sentido, compartimos la afirmación que “el patrimonio en sí mismo se considera inherentemente bueno y, por lo tanto, motivo de celebración. En realidad, por supuesto, el patrimonio está muy disputado” (Kirshenblatt-Gimblett, 2006: 190), porque su definición y designación usualmente se aplica en contextos de desigualdad, diversidad y discriminación.

  • 1 En el presente texto no desarrollaremos un análisis reflexivo sobre los primeros 50 años de vida de (...)

11Uno de los instrumentos fundacionales, en materia de conceptos del patrimonio, está contenido en la Convención sobre Patrimonio Mundial, Cultural y Natural adoptado por la UNESCO en 1972,1 el cual “es sin lugar a dudas el instrumento internacional que mayor influencia ha tenido en la evolución normativa y formal del patrimonio en todo el mundo. Con ella se sanciona por primera vez, y con el mayor nivel de reconocimiento internacional, al tratarse de un documento con carácter vinculante para los Estados que lo ratifican…”(Martínez, 2012: 23). La anterior reflexión posiciona en el centro de la discusión las tensiones entre lo local y lo global entendidas como procesos de construcción y negociación, tal y como lo señala Sharon Macdonald : “es un medio supremo para reunir y sostener lo local pero al mismo tiempo reúne elementos cosmopolitas y globales y puede caracterizarse en sí mismo como un conjunto global en su capacidad de moverse y reconstituir situaciones específicas ” (Macdonald 2009: 119).

12La Convención, por lo tanto, consagra y enuncia desde lo excepcional, lo auténtico y lo universal aquello que puede ser identificable con la humanidad más allá de los Estados nación. De esta tipología sobresalen aquellos que están definidos en el artículo primero y segundo: A los efectos de la presente Convención, se considerará como “patrimonio cultural”:

  • Monumentos: las obras arquitectónicas, las obras de escultura y pintura monumentales, los elementos o estructuras de carácter arqueológico, las inscripciones, las cuevas y las combinaciones de elementos, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, el arte o la ciencia;

  • Grupos de edificios: conjuntos de edificios separados o conectados que, por su arquitectura, su homogeneidad o su lugar en el paisaje, tienen un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, el arte o la ciencia;

  • Sitios: obras del hombre o las obras combinadas de la naturaleza y el hombre, y áreas que incluyen sitios arqueológicos que tienen un valor universal excepcional desde el punto de vista histórico, estético, etnológico o antropológico.

13La anterior definición toma, como punto de partida, en los monumentos y grupos de edificios, las obras creadas por los humanos. Desde aquellas donde el manejo de materiales y tecnologías van desde la praxis individual hasta las que representan una suma de esfuerzos colectivos. Estas expresiones aluden a la producción del espacio desde un punto de vista arquitectónico, donde los emplazamientos -edificaciones- a lo largo de las distintas etapas enuncian el manejo y el control de la naturaleza para dar paso al crecimiento y a la expansión de la especie. En esta tipología, el valor de la excepcionalidad se genera desde el punto de vista de la historia, el arte y la ciencia.

  • 2 Esto último da un giro de interés, puesto que marca la pauta de construir un discurso vinculado con (...)

14En la tipología llamada: sitios, se habla de una combinación de obras de la naturaleza y la especie humana, sitios arqueológicos y el valor de excepcionalidad se genera desde la historia, la estética, la etnología o la antropología2. Actualmente hay 897 expresiones ligadas al patrimonio cultural.

15En el artículo segundo de la Convención se enuncia como “patrimonio natural” a aquellas expresiones integradas por:

  • Características naturales que consisten en formaciones físicas y biológicas o grupos de tales formaciones, que tienen un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico;

  • Formaciones geológicas y fisiográficas y áreas delimitadas con precisión que constituyen el hábitat de especies amenazadas de animales y plantas de valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia o la conservación;

  • Sitios naturales o áreas naturales delimitadas con precisión y de valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia, la conservación o la belleza natural.

16En esta tipología, podemos observar que las expresiones consideradas como patrimonio natural están inscritas de manera multidimensional: en cuanto a territorio se alude su espacialidad articulada a la estructura y a su función biofísica. En cuanto a sistema ecológico, como nicho de diversidad de especies y, finalmente por su excepcionalidad, entendida como belleza natural. En cada una de las dimensiones es el ojo humano quien la define y la interpreta. Sin embargo, para lograr dicha interpretación el humano tiene que tener una preparación científica especialmente dedicada a la conservación. En la actualidad existen 218 expresiones enlistadas, menos de la cuarta parte de ellas consideradas como culturales.

17A lo largo del tiempo el espíritu de la Convención se ha ido modificando en cuanto a su interés por la búsqueda de la integralidad, la representatividad y la protección de la autenticidad en riesgo. De ahí que “en la década de los noventa, la UNESCO incorpora la categoría de Paisaje Cultural como una manera de articular y de integrar la clásica dicotomía entre naturaleza y cultura” (Vázquez y León, 2015:23) entendiendo a estas expresiones desde una labor conjunta de los humanos con los no humanos. Sin embargo, a lo no humano únicamente se lo interpreta como elemento contextual, (a partir de la noción de espacio), temporal (mediante la idea de evolución-adaptación), funcional (desde el ojo científico que valora la salud-riesgo de su estructura) y utilitaria en cuanto a sus usos y manejos.

18La noción de paisaje cultural representó más de 20 años de discusiones y transformaciones sobre la Convención de Patrimonio Mundial y si bien, para múltiples autores (Alcaraz 2010; Cabeza y Weber, 2010), es una expresión de avanzada, en la discusión sobre patrimonio -especialmente para posicionar la diversidad tanto natural como cultural como un elemento central de reconocimiento- afirmamos que lo no humano sigue siendo reducido a sus peculiaridades concretas (a manera de sujetos objetivos, representados por la noción de medio natural), utilitarias (por estar disponibles para el uso y abuso humano), homogéneas (a partir del concepto totalizante y uniforme de naturaleza) y excepcionales (basados principalmente en sus cualidades geomorfológicas y biológicas). Howell señala: “podemos notar un cambio en el vocabulario referido. Antes la palabra comúnmente utilizada era naturaleza, contrastada en sus implicaciones con algo llamado cultura. Ahora son más comunes los términos medio ambiente y ecosistema amplios e incluyentes. Sin embargo, cualquiera que sea el término empleado, hay una tendencia a dar por sentado que uno está estudiando algo objetivamente dado y separado de los humanos”(Howell, 2001:152).

19Analizando el contenido de los conceptos y tipologías, devenidas de la Convención, observamos una idea antropocéntrica para el reconocimiento del patrimonio que excluye la valoración de otros modos de construcción de sociedades, de intercambios y de producciones no humanas expresadas en la dicotomía cultura/naturaleza elaborada por la ciencia de occidente. Al respecto, Haraway señala: “Tanto el determinismo biológico como el cultural son ejemplos de una concreción errónea -es decir, en primer lugar, el error de aplicar categorías abstractas provisorias y locales como “naturaleza” y “cultura” a todo el mundo y, en segundo lugar, confundir las potenciales consecuencias con los fundamentos preexistentes- (Haraway, 2017:6).

  • 3 Empero, “La ciencia colabora mediante la relación sujeto-objeto en la constitución cruel y violenta (...)

20Lo no humano, representado por una variedad de especies y manifestaciones (por ejemplo las climatológicas, ecológicas, astrales, entre muchas otras), existen gracias a la valoración de científicos3 –que desde su formación disciplinaria aparecen como los expertos en el tratamiento de estos lugares. De ahí que geólogos, geógrafos y biólogos son las voces calificadas para hablar por lo no humano y definir aquello que importa y vale la pena cuidar. Cualidades intrínsecas a los no humanos como “conciencia, alma, una capacidad de comunicarse, mortalidad, la capacidad de crecer, una conducta social o un código moral” (Descola, 2001:101) están invisibilizadas y sometidas por el valor de uso y cambio de una época y región determinada.

21Por otro lado, en el artículo primero de la Convención -que versa sobre el patrimonio cultural- hay un guiño hacia el acercamiento antropológico y etnográfico con las poblaciones de los lugares.

22En el artículo segundo, relacionado con el patrimonio natural, el factor antrópico únicamente se reconoce desde el tenor de la ciencia occidental y masculina haciendo invisibles los conocimientos y prácticas locales que se han construido en coevolución con las naturalezas generando modos de relación: “…as relaciones amazónicas de depredação, apresso-me a sublinhar, são intrinsecamente relações sociais. A reciprocidade inerente a prestação canibal ja sugere que se trara aquí de uma predação subjetivante interna ao mundo das relações de que falava Lévi-Strauss. Ela nada tem a ver com a produção objetivante moderna” (De Castro, 2002:166).

23Es por todo lo anterior, que emergen las siguientes preguntas: ¿podremos construir una concepción de patrimonio más allá de los humanos? ¿Cómo edificamos una idea des-antrópica de patrimonio?¿Cuáles son aquellos puntos imprescindibles para comprenderlo desde una visión donde lo humano no sea centro, eje y periferia?

24Observamos -como elementos indispensables para responder las preguntas- aquellas sabidurías que en coevolución con la naturaleza han construido conceptos expandidos de patrimonio, que en principio resquebrajan la dicotomía de lo natural y lo cultural y, sobre todo, que no posicionan al humano como el factor que determina el destino del resto de las especies.

Flotar – Dos puestas en escena

Primera escena: el canto de las arañas, la flauta Xi ói

  • 4 Los conocimientos etnográficos que constituyen este apartado fueron registrados a lo largo de disti (...)

25En la actualidad existe, en el corazón de la Sierra Gorda queretana en México, un compendio de conocimientos y saberes que concretizan un conjunto de ideas respecto a los humanos y a su relación con lo no humano. También, son una suerte de dispositivos que van pautando los medios, los procesos y las estrategias para la resolución de las necesidades básicas para los humanos y sus responsabilidades interespecies.4

26A lo largo de toda esta región, se encuentran distintos tipos de ecosistemas entre los que sobresalen el bosque mesofilo de montaña, bosque de encino, bosque tropical caducifolio y el matorral xerófilo. Como es de imaginar, la flora y la fauna son muy variadas y especialmente aquellas ligadas a los insectos. Para la vida xi ói algunos de los insectos más preciados son las arañas amarillas (que se nombran en xi´ói como games) quienes se alimentan de una gran variedad de insectos y tienen entre su hábitat los matorrales lejos de los caseríos y caminos. Esta araña ha adquirido una relevancia muy particular, ya que produce una suave y resistente tela que se utiliza con destreza para la construcción de la membrana sonora de una flauta utilizada en rituales. La flauta -que tiene un origen prehispánico- es elaborada a partir de un cuerpo de carrizo, una boquilla de cera de abeja, una lengüeta de hoja de maíz y la telaraña. Todos estos materiales se utilizan sin ningún tipo de tratamiento particular para no alterar su composición. Su elaboración solo puede ser realizada mediante un conjunto de prácticas expertas de humanos y no humanos. La araña, cuentan los xi ói, es la que decide mostrarse frente al maestro artesano. Señalan que es muy difícil localizar el lugar donde tienen sus nidos y que en varias ocasiones, a pesar de las visitas prolongadas de búsqueda y colecta, se suele regresar con las manos vacías. Señala Don Santos habitante de la región xi ói y sabedor del tema:

…la araña es muy inteligente, ella te observa y te va mirando, a la primera vez no te da nada, se esconde, no tiene confianza ¿cómo va a tener confianza de uno si no te conoce? Por eso hay que ir varias veces, platicarle, platicarle en lengua le gusta, decirle que uno no va a matarla, que va pedirle prestados sus hilos para hacer hablar a la flauta.

27Don Santos tiene más de treinta años hablando con las arañas. Algunas son viejas amigas, otras lo van conociendo. En época de colecta del hilo suele irse por las madrugadas al monte, es cuando el rocío ilumina los filamentos y pueden verse mucho más. Don Santos, antes de su viaje prepara alimentos para ellas, colecta algunos gusanos y saltamontes para darles de comer. Se los ofrece y platica mientras ve con habilidad cómo con sus ocho patas giran la vida de los que van a morir.

no es fácil trabajar con las arañas, ellas te sienten y te van conociendo después de rato, les gusta que uno venga con tiempo y ganas para platicar. Ellas saben que con la flauta ponemos el tono a las fiestas especiales, entonces ellas también las debemos tratar de forma importante porque su alma y su fuerza va a vivir en la flauta, al final la voz de la flauta es la voz de la araña.

28Don Santos comenta que hace ya muchos años sus maestros le enseñaron a tocar y a elaborar la flauta. Ellos le narraban una historia de cómo surgió dicho instrumento: cuentan que en los tiempos de los gigantes -tiempos ancestrales- las arañas eran del tamaño de los humanos, estas hacían sus ciudades en las cuevas y en los cerros. Algunas de ellas se transformaban en mujeres muy bellas e invitaban a los hombres indígenas a pasear al cerro. Pero que cuando los incautos se iban metiendo en la profundidad de los caminos, quedaban apresados en sus trampas de hilo y les servían de alimento. Un día un joven que andaba recolectando miel, después de varios días en medio del cerro, escuchó la voz muy dulce de un mujer, vio su pelo largo brillar y comenzó a hablarle. Ella corría sin dejarse alcanzar pero sin escapar. Al cabo de un rato el joven se dio cuenta que estaba enredado en medio de una telaraña, con brazos y pies pegados, sin poder moverse. En eso el joven pudo soltar su mano y alcanzó su flauta de carrizo, la llevó a su boca y comenzó a tocar. La araña entonces detuvo su mortal andar y sonrió. Se puso a bailar moviendo los brazos y las piernas, estaba feliz y le dijo al joven que lo dejaría vivir con la condición de que a su flauta le pusiera unos hilos de su telaraña para que no se le olvidará quién le perdonó la vida.

29Al mismo tiempo que Don Santos recuerda y concluye esta historia, señala lo siguiente:

Lo que tiene de especial esta flauta no es nuestro conocimiento como artesanos o las historias que contamos. Lo que tiene de bueno es que con ella transmitimos de dónde venimos, a quién nos debemos. Esta flauta no es importante únicamente para los hombres y mujeres, es importante para los otros insectos y para los árboles. El hilo de la araña todo lo une, está conectado. Si rompemos su hilo pasa como en la flauta, el sonido se hace sordo; las personas se hacen sordas por no querer escuchar lo que nos dicen los animales, las plantas o el viento, si queremos seguir viviendo, debemos de aprender a valorar y entender que nuestra historia es compartida, nuestra casa es compartida y en el compartir con otras formas de vida está nuestra conservación y salud como personas. Se trata de una herencia de las arañas para los hombres y también al revés.

Segunda escena: tejidos colaborativos interespecies

30En algunas palabras encontramos la perfecta dimensión de las acciones. Es lo que pasa con los verbos, siempre nos sugieren la práctica, el acto, la puesta en marcha. Transformar es un verbo transitivo que tiene que ver con el cambio, con la mutación y con la alteración parcial de algunas características particulares.

31Algunos pensadores contemporáneos (Latour 2017, Haraway 2017, Bratton 2021) sugieren que el término Antropoceno -desarrollado por Eugene Stoermer y Paul Crutzen- designa una época en la historia en la que la “fábrica del hombre” como amo de la tierra llegó a superar, incluso, los procesos geológicos.

32Bruno Latour (2017), en un artículo a propósito del Antropoceno, explica el término como “un regalo venenoso”. Y Donna Haraway afirma que “…el regalo potencial del Antropoceno es su impulso para repensar radicalmente el 'anthropos' que es el objeto de la disciplina y, por lo tanto, obligar a la antropología a volverse relevante, de una manera novedosa y crucial, para comprender un mundo que se enfrenta a una humanidad sin precedentes, a un desastre ambiental inducido”(Haraway, 2016:536).

33Ahora bien, dentro de este contexto antropocéntrico -epistemológico, ontológico, geológico y geopolítico- aparecen algunos destellos, en el campo interdisciplinario del arte, que promueven la necesidad de transformar.

34Lisa Blackmore (2017) tiene un texto muy potente sobre la idea de las ruinas modernas y cómo el arte contemporáneo posibilita atenuar esa carga de sentido, a veces oscura, de un simple monumento. Ensayar nuevas miradas desde la contemporaneidad permite dilucidar otros sentidos y potencialidades en esos patrimonios nostálgicos para transformarlos en actores activos de las ruinas modernas. Sobre las posibilidades del arte contemporáneo, dice: “Ofrece vías productivas para reconocer el valor patrimonial de la monumentalidad moderna, pero también para evaluarla como una categoría estética condicionada por la historia y para ver cómo sus ruinas atestiguan desencuentros propios de la modernidad” (Blackmore, 2017: 274).

35Uno de estos trabajos -que genera, transpone y activa las potencialidades de reciprocidad del arte contemporáneo con el planeta- es el de Tomás Saraceno, un artista tucumano -argentino- que vincula toda su propuesta estética a la ciencia, la tecnología, la ingeniería y la arquitectura. Lleva décadas reflexionando y practicando variadas condiciones de posibilidad de vida interespecies y una de sus inspiraciones son las arañas.

36La propuesta de Saraceno, pensando en toda su retrospectiva y sus búsquedas científicas vinculadas al espacio- tiene que ver con la red. Hace algunos años junto con su equipo de trabajo -compuesto por científicos, artistas, ingenieros y colegas- se internó en una región del norte de Argentina para encontrar un tipo particular de araña: “… debían ser sociales y tejer colectivamente”(Ortolani, 2017).

37En algunas entrevistas, Saraceno explica que la tela de araña es uno de los materiales más resistentes que se conoce en el mundo. La recuperación de la colectividad en el hacer, tejer, organizar y sucumbir -en este proyecto de construcción de una gran red de telas de araña- reactiva una suerte de potencialidad semiótica que conduce a repensar los vínculos entre el humano y las arañas.

38Sus muestras -en diferentes museos del mundo-, en primer lugar, invierten la concepción y la organización del cubo blanco porque para visualizar arañas y telarañas se necesitan espacios cerrados y oscuros que permiten mirar de un modo trascendente el trabajo de la Nephila Clapives.

  • 5 Ver https://studiotomassaraceno.org

39En el 2018 presentó en el Palais de Tokyo la obra On air.5 Un universo cósmico de 13.000 metros cuadrados comprendido por obras e instalaciones, producto de los diferentes niveles de investigación realizados por Saraceno y su equipo, que exacerban el climax de la experiencia estética concebida tradicionalmente por la crítica o el mundo del arte.

40En una sala, unos cubos de metal alojaban a las arañas holocnemus pluchei que habían estado tejiendo por meses expandiendo sus filamentos de hilos de seda. En el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires en el 2017, Saraceno colaboró con la especie Parawixia Bistrata para construir un instrumento musical -telas de araña suspendidas- que en función de partículas de polvo y del tránsito de los espectadores en el interior de la sala, pudiera generar un sonido musical como un concierto a partir del uso de amplificadores y sensores de sonido.

Sus rebotes y el andar de los visitantes, hace vibrar la estructura y genera notas musicales producto del movimiento y velocidad que se manifiesta en el espacio. El objetivo es acercar la travesía material que ocurre en el universo, lugar que apenas logramos percibir desde la tierra. Hay una sonoridad oculta en el cosmos. Entre cinco y trescientas toneladas de polvo universal entran en la atmósfera del planeta cada día, residuos del pasado y el presente interplanetario (Barrios Ayala 2021)

41La curadora de la exposición de Saraceno, en el Palais de Tokyo, Rebecca Lamarche-Vadel sostiene: “La muestra propone un espacio y tiempo que revela la fuerza de las presencias flotando en el aire y la manera en que estas interactúan con nosotros: del CO2 al polvo cósmico, de infraestructuras de radio a reinventados corredores de tránsito”(Lamarche-Vadel, 2018).

42¿Es el ecosistema de las arañas el que contiene al ecosistema humano? o ¿es al revés?, ¿existen otras posibilidades de ecosistemas que no han sido pensadas, nombradas o categorizadas desde el antrophos pero aparecen subrepticias a la mirada humana?

43En la misma perspectiva, en su texto La terraformación. Programa para el diseño de una planetariedad viable, Benjamin Bratton (2021) exhorta a pensar en una planetariedad, como una suerte de imaginario, que supere los procesos devastadores que han ocasionado daños irreversibles a muchos ecosistemas y formas de vida contenidas en ellos. Bratton sugiere un cambio en la percepción del planeta “…como espacio compartido que nos fuerza a responsabilidades colectivas para con el otro”(Navarro, 2021:13).

44Entonces, descentrar al humano introduce un debate sobre el que hay mucho que abrevar y sobre el que es necesario hacer un registro, una decodificación, un acto de des-agencia y un intento comprometido por posicionar una categoría des-antrópica.

45Donna Haraway, en Seguir con el problema, afirma que existe una ruta de pensamiento que orbita en torno a los parentescos raros o generativos -(generar-con)- que entrelazan posibles modos de colaboración interespecista que desmitifican -o más bien demuestran- que la producción de significados en términos abstractos y antrópicos lo único que hace es agrandar aún más la huella de carbono (Bratton, 2021).

46Y en ese sentido, Ana María Lozano (2021) argumenta que es muy importante tener en cuenta la edad geológica de la tierra, esto “…coloca al planeta en el marco de una temporalidad difícil de inteligir, disloca al humano de esa medición. El tiempo profundo, podría decirse, impide al humano producir discursivamente su centralidad” (Lozano 2021:11).

47Estaríamos ante un proceso de borradura y de reinscripción de esa agotada subordinación de la naturaleza a la cultura. Especialmente, en la indagación sobre lo que sucede con la energía y con el tipo de ecosistema que seguimos habitando. Tomás Saraceno, ubicado en la arquitectura de las arañas y en imaginar una vida articulada, señala:

Los organismos no son átomos individuales, sino ensamblajes híbridos. Cada cuerpo es un ‘nido ecológico’, y esto ligado a otros en forma compleja. Pensar de este modo, permite atender y entender las interconexiones con otros seres y elementos. Podemos cooperar entre especies superando barreras, para acercarnos al ‘cómo’ vivir juntos en este planeta que compartimos (Saraceno, 2021)

48Apostar a este planeta sintiente, así como también lo sostiene Bratton, Haraway y Latour, desde una propuesta de lo artificial, que articule a las pluralidades no como una oposición a la naturaleza, sino como la posibilidad de un diseño planetario.

Anclar – reflexiones finales

49A modo de apuntes de cierre, proponemos tres hilos que sostienen la argumentación y la reflexión a propósito del concepto de patrimonio, de las relaciones multiespecistas e interespecistas -como derivas posibles- y de la apuesta por reconocer formas otras de gestionar lo patrimonial desde una perspectiva desantrópica.

50En una primera parte de este texto se abrevó sobre el alcance que tiene soltar el concepto de patrimonio en todas sus dimensiones a partir de la reflexión de los términos utilizados dentro de la Convención sobre Patrimonio Mundial, Cultural y Natural. Nos atrevemos a sugerir que estamos en el momento de liberarnos de esta definición, porque en ese intento por perpetuar la legitimidad patrimonial antrópica se omite, se niega o se anula cualquier otra forma posible de manifestación material/inmaterial/efímera producida por especies más allá de lo humano, tal y como lo vimos en el caso de las arañas. La transformación de esta categoría podría tener disímiles efectos y consecuencias, sin embargo, si observamos las posibilidades fehacientes de experiencias, producción y sentido producido por la vida no humana, encontramos esos vestigios de equilibrios que no transgreden al planeta ni al hombre.

51Nuestra contribución se orienta hacia visibilizar, expresar y manifestar aquellas aproximaciones diferenciadas, no verticalizadas y no antrópicas, que pongan en escena la riqueza de la co-evolución, de la contingencia y de la co-participación en procesos históricos más allá de lo humano. Por esto, es necesario cambiar el anclaje, la posición, soltar el peso de categorías gastadas y que no se actualizan, para que nos permita reconocer nuevos procesos, construcciones sistémicas y articulaciones diacrónicas que den cuenta, efectivamente, de aquellas producciones de sentido diversas. Posicionarnos desde otros modos de habitar y significar el planeta nos invita a comprender otras formas pedagógicas de conservación y salvaguarda donde insectos, plantas y animales se conviertan en especialistas en el tratamiento de temas y acciones concretas para desbordar el ejercicio ventrílocuo de las ciencias humanas.

52La idea de patrimonio desantrópico, por lo tanto, apunta hacia la búsqueda de múltiples membranas epistémicas, de otros nodos y de otros intersticios del saber situado más allá de la razón occidental. Las redes que tejen las arañas -evocadas en este texto- son una metáfora significativa que muestra alianzas y acuerdos. Nos habla de las arañas como sujetos con intención, voluntad y modos de comprensión. Registrar estos nodos de relaciones -en clave disidente- nos permite visualizar aquellas experiencias donde los humanos se despojan de la gloria del autor y construyen otras formas de sujetarnos. De tal manera, que la idea de patrimonio desantrópico la comprendemos como una red expansiva -no lineal- de relaciones orgánicas que desbordan la producción humana, situando sus formas de organización social, sus cosmovisiones, sus tensiones y dilemas como urgencias. Porque las responsabilidades compartidas, por las que abogamos en este texto, podrían activar la génesis de los valores y las herencias patrimoniales, es decir, buscarían transformar esa carga tan pesada de las ruinas, de las clasificaciones y los modelos instaurados desde la práctica patrimonial ortodoxa que creemos que está obsoleta.

53En la segunda parte, se recogen las experiencias de fabricación de la flauta pame con telarañas, desde la palabra de Don Santos y del proyecto -de corte interdisciplinario- de Tomás Saraceno con las arañas. En los dos casos el vínculo que trasciende lo humano queda en evidencia:

Estudios sobre las arañas apuntan que no solo son artesanas notables, sino que se las arreglan para resolver problemas complejos e intempestivos, analizan y aprenden. La inteligencia, la razón y el valor entendido como sustancia individual es un concepto caduco: los cardúmenes, las colmenas, las plantaciones, arrecifes y pájaros migrantes demuestran que la coordinación de voluntades perfila objetivos y resultados (Barrios Ayala, 2021).

54Quisimos articular estas dos formas de acción/relación con la utopía de otros modos de convivencia posible más allá de la tierra. Se rescataron todos aquellos destellos de luz que permiten trabajar colectivamente para sentar precedentes de transformación. Donna Haraway invita a hacer una etnografía de prácticas de pensamiento, ella habla de especies compañeras que devienen-con, una suerte de encuentros y de interacciones que posibilitan reforzar el hablar de convivencias: “Seguir con el problema significa generar parentescos raros: nos necesitamos recíprocamente en colaboraciones y combinaciones inesperadas, en pilas de compost caliente. Devenimos-con de manera recíproca o no devenimos en absoluto” (Haraway, 2019: 24).

55Desde las dos experiencias desarrolladas en nuestro trabajo, como ejemplo de esfuerzos colaborativos interespecistas, pensamos es asumir una posición desantrópica como ruta que logre subvertir el sentido, para hacer una transformación que disloque lo convencional, que movilice lo estático y que se enuncie desde la performatividad. No son mitos y creencias de pueblos ancestrales o exposiciones aisladas que sólo muestran la vida de las arañas, son apuestas concretas de modificación de la vida humana en función del planeta.

56El afán de presentar la obra de Saraceno en diálogo con las sabidurías indígenas xi´oi nos confirma la persistencia e innovación de concepciones desantrópicas donde no solamente se está reflexionando sobre la memoria y el presente, sino también en donde se apunta hacia la gestión, la creación y la imaginación de un horizonte en donde la noción de legado y de transmisión vaya más allá de una simple idea de herencia y patrimonio.

  • 6 Haciendo alusión al proceso de simpoiesis que propone Donna Haraway, en algunos de sus textos, que (...)

57El último de los hilos que retomamos -y sobre el que nos parece legítimo y necesario reflexionar como un proceso para anclar las apuestas emergentes “simpoieticas”6- es sobre la proyección de la idea de patrimonio desantrópico que recupere las multiplicidades, variedades y yuxtaposiciones de las formas de vida en el planeta.

58Esta apuesta epistémica repercute en una reconfiguración afectiva, ética y política de la identidad humana que se vería en la urgencia de introducir elementos animales, tecnológicos, biológicos y atmosféricos para redefinir su sentido, tal y como lo señala Vignale, “Asumir una continuidad entre lo viviente y lo no-viviente, superar la distinción entre lo humano y lo no humano, nos coloca respecto a una nueva ética, y a una nueva forma del cuidado, a inventar nuevos mundos en los que vivir” (Vignale, 2022: 245).

  • 7 Ese axioma tan problemático, desarrollado por Wolfang Welsch -retomado de Diderot-, versa sobre la (...)

59Reconocer la insuficiencia y la insolvencia del principio antrópico7, así como lo propuso Diderot y Wolfang Welsch lo profundiza, es un problema urgente que implica apelar a la conciencia colectiva para des-componer cada partícula de esa episteme tan legitimada. La revisión de conceptos, prácticas y relaciones antrópicas y des-antrópicas no es una utopía o un deseo romántico de reciprocidad naif con la tierra, sino que debería ser un tema primordial en la agenda planetaria ya que transita por diferentes niveles: político, económico, científico, ambiental, cultural, biológico, atmosférico, entre otros.

60Reconstruir nuestra mirada y apelar a las conexiones ingeniosas, aceptar la existencia de otras formas de continuidad y pensar en la idea de la composta como una metáfora potente de simpoiesis, reciprocidad y parentescos nuevos, puede brindarnos la posibilidad de encontrar soluciones profundas a los problemas planetarios.

Topo da página

Bibliografia

Andrada, Javier, Cantero, Pedro & Ruiz Ballesteros, Esteban. 2010. Habitar Galápagos. Encrucijada de naturaleza y cultura. Presidencia de la República, Ministerio de coordinación de la Política y Gobiernos Autónomos Descentralizados y Universidad de Cuenca.

Alcaraz, Alejandro. 2010. Los paisajes culturales en la lista del patrimonio mundial, en Revista Hereditas, número 14, Diciembre. INAH, México. pp 45-55

Barbosa, Wallas de Deus. 2008. Performances, dancas e cosmología indígenas: o patrimonio inmaterial e as atuais políticas de salvaguarda no contexto brasileiro, en Memoria del Coloquio Internacional sobre Patrimonio Inmaterial y Pueblos Indígenas de América. 2008. INAH. México. pp. 50-62.

Barrios Ayala, Betina. 2021. Tomás Saraceno -en el borde del silencio-, Revista Estilo online, disponible en: https://revistaestilo.org/2021/09/08/tomas-saraceno-en-el-borde-del-silencio/

Blackmore, Lisa. 2017. “Ruinas modernas y arte contemporáneo: el caso de El Helicoide de la Roca Tarpeya”, en Cuadernos de Literatura Volumen XXI n°42, pp. 255-277.

Bratton, Benjamin. 2021. La terraformación. Programa para el diseño de una planetariedad viable. Buenos Aires: Caja Negra editora.

Cabeza, Angel & Weber, Carlos. (2010). Los paisajes culturales en Chile. Conceptos, legislación y situación actual, en Revista Hereditas, número 14 Diciembre. México: INAH, pp 4-12.

Contí, Alfredo. 2012. La convención de patrimonio mundial, perspectiva de cuarenta años, en Revista Hereditas , Número 17-18 Noviembre. México: INAH, pp 48-55.

Convención del Patrimonio Mundial. 1972. https://whc.unesco.org/archive/convention-es.pdf

Daugbjerg, Mads & Fibiger, Thomas (2011) Introduction: Heritage Gone Global. Investigating the Production and Problematics of Globalized Pasts, History and Anthropology, 22:2, 135-147, DOI: 10.1080/02757206.2011.558585

De Nordenflycht, José. 2012. Patrimonio vs. Patrimonio. Una paradoja sobre el futuro de la convención de patrimonio mundial. Revista Hereditas Numero 17-18 Noviembre, México: INAH, pp 18-21

Descola, Phillipe & Pálsson, Gísli. 2001. Naturaleza y sociedades. Perspectivas antropológicas. México: Siglo XXI.

Fernández, Eva & Vázquez Estrada, Alejandro. 2022. «Aproximaciones des-antrópicas. Contrarrelatos, desobediencias y visualidades otras », en Revista Cuadernos de Música, Artes visuales y Artes escénicas. Universidad Javeriana, Bogotá; Colombia.

Haraway, Donna. 2017. Manifiesto de las especies de compañía. Perros, gentes y otredades significativas. Argentina: Ediciones bocavulvaria.

Haraway, Donna. 2019. Seguir con el problema. Generar parentesco en el Chthuluceno, Bilbao: Consonni.

Haraway, Donna, Noboru Ishikawa, Gilbert, Scott, Olwig, Kenneth, Tsing, Anna & Bubandt, Nils. 2016. Anthropologists Are Talking – About the Anthropocene, Ethnos, 81:3, 535-564, DOI: 10.1080/00141844.2015.1105838

Howell, Signe. 2001. ¿Naturaleza en la cultura o cultura en la naturaleza? Las ideas chewong sobre los “humanos” y otras especies, en Descola y Pálsson, Naturaleza y sociedades. Perspectivas antropológicas. México: Siglo XXI.

Kirshenblatt-Gimblett, B. (2006), “World Heritage and Cultural Economics”, in Museum Frictions. Public Cultures/Global Transformations, I. Karp, C.A. Kratz, L. Szwaja & T. Ybarra-Frausto(eds), Duke University Press, Durham, NC, pp. 161–202.

Lamarche-Vadel, Rebeca. 2018. On air. Tomás Saraceno. Revista NEO2. Disponible en: https://www.neo2.com/on-air-tomas-saraceno/

Latour, Bruno. 2017. «Anthropology at the Time of the Anthropocene: A Personal View of What Is to Be Studied », In: Brightman, M., Lewis, J. (eds) The Anthropology of Sustainability. Palgrave Studies in Anthropology of Sustainability. Palgrave Macmillan, New York. https://doi.org/10.1057/978-1-137-56636-2_2

Lozano, Ana María. 2017. “Los derechos de los vivientes”, en Revista Errata 18: 26-52.

Macdonald, S. (2009), “Reassembling Nuremberg, reassembling heritage”, Journal of Cultural Economy, vol. 2, no. 1, pp. 117–134.

Martínez, Celia. 2012. 40 años de implementación de la convención para la protección del patrimonio mundial cultural y natural: credibilidad, progresos y conflictos mirando al futuro, en Revista Hereditas Numero 17-18 Noviembre INAH, México Pp 22-41

Ortolani, Florencia. 2017. «Tomás Saraceno. Una apuesta al post-humanismo imprevisible», en Artishok, Revista de arte contemporáneo, Disponible en: https://artishockrevista.com/2017/06/12/tomas-saraceno-una-apuesta-al-post-humanismo-imprevisible/

Tsing, Anna. 2021. La seta del fin del mundo. Sobre la posibilidad de vida en las ruinas capitalistas, Capitan Swing.

Vázquez, Alejandro & León, Marcelo. 2015. Guía Metodológica para el paisaje cultural ecuatoriano. Ecuador: Instituto Nacional de Patrimonio Cultural.

Vignale, Silvana. 2022.«Contra lo humano. Ensayo sobre la subjetividad como cicatriz y la ética de la semejanza», en revista Analética Volumen 8, número 50, Argentina, pp 234-248.

Viveiros De Castro, Eduardo. 2002. La inconstancia de alma salvagem. Cosac y Nayfi, Brasil.

Welsch, Wolfgang. 2004. Epistemischer Anthropozentrismus. Genese, Versionen, Kritik der Denkform der Moderne”, Madrid.

Topo da página

Notas

1 En el presente texto no desarrollaremos un análisis reflexivo sobre los primeros 50 años de vida de la Convención porque dicha tarea escapa del objetivo y espacio de este texto, sin embargo, recomendamos ampliamente los trabajos de Martínez (2012) y Contí (2012) quienes ofrecen una visión critica y procesual sobre la Convención de 1972 y sus múltiples transformaciones vertidas en las distintas versiones de los documentos llamados Directrices prácticas para la aplicación de La Convención.

2 Esto último da un giro de interés, puesto que marca la pauta de construir un discurso vinculado con la población actual que, usualmente, es la heredera y portadora de prácticas provenientes de tiempos antiguos.

3 Empero, “La ciencia colabora mediante la relación sujeto-objeto en la constitución cruel y violenta del soberano aunque disfrazada de neutralidad valorativa y también de apolicidad” (Vignale, 2022: 242).

4 Los conocimientos etnográficos que constituyen este apartado fueron registrados a lo largo de distintas temporadas de trabajo de campo en comunidades xi ói de la Sierra Gorda queretana y la región del altiplano del estado de San Luis Potosí entre los años 2015 y 2019. Por salvaguarda de la información en cuanto a los lugares de los portadores y los parajes donde se encuentran las especies, se omiten los nombres de las localidades.

5 Ver https://studiotomassaraceno.org

6 Haciendo alusión al proceso de simpoiesis que propone Donna Haraway, en algunos de sus textos, que han sido referenciados en este trabajo.

7 Ese axioma tan problemático, desarrollado por Wolfang Welsch -retomado de Diderot-, versa sobre la idea del distanciamiento que tiene el hombre del mundo. Esta premisa sienta un imperativo ontológico -y epistémico- que dispone un estado de ser de la cosas asentado en el hombre como centro. En un hombre que marca una división muy fuerte con la naturaleza.

Topo da página

Para citar este artigo

Referência do documento impresso

Eva Natalia Fernández e Alejandro Vázquez Estrada, «Atrapar el Viento en una Telaraña: Ecos de un Patrimonio más allá de la Humanidad»Cadernos de Arte e Antropologia, Vol. 12 | -1, 156-172.

Referência eletrónica

Eva Natalia Fernández e Alejandro Vázquez Estrada, «Atrapar el Viento en una Telaraña: Ecos de un Patrimonio más allá de la Humanidad»Cadernos de Arte e Antropologia [Online], Vol. 12 | 2023, posto online no dia 01 agosto 2023, consultado o 25 fevereiro 2024. URL: http://journals.openedition.org/cadernosaa/4888; DOI: https://doi.org/10.4000/cadernosaa.4888

Topo da página

Autores

Eva Natalia Fernández

Universidad Autónoma de Querétaro, México
Doctora en Estudios Interdisciplinarios sobre Pensamiento, Cultura y Sociedad, profesora-investigadora de tiempo libre y coordinadora ejecutiva de la jefatura de investigación y posgrado de la Facultad de Filosofía de la Universidad Autónoma de Querétaro, México. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (nivel candidata) del CONAHCYT.
https://orcid.org/0000-0003-4437-8104
eva.fernandez@uaq.mx

Alejandro Vázquez Estrada

Universidad Autónoma de Querétaro, México
Doctor en multiculturalidad, intervención social y desigualdad por la Universidad Pablo de Olavide, profesor-investigador de tiempo completo y Jefe de Investigación y Posgrado de la Facultad de Filosofía de la Universidad Autónoma de Querétaro, México. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (nivel I) del CONAHCYT.
https://orcid.org/0000-0001-6433-4171
david.alejandro.vazquez@uaq.mx

Topo da página

Direitos de autor

O texto e outros elementos (ilustrações, anexos importados) são "Todos os direitos reservados", à exceção de indicação em contrário.

Topo da página
Pesquisar OpenEdition Search

Você sera redirecionado para OpenEdition Search