Navigation – Plan du site

AccueilNuméros93LecturesVegard Bye, Cuba, From Fidel to R...

Lectures

Vegard Bye, Cuba, From Fidel to Raúl and Beyond

Palgrave Macmillan, 2019
David Corcho Hernández
p. 196-198
Référence(s) :
Vegard Bye, Cuba, From Fidel to Raúl and Beyond, Palgrave Macmillan, 2019

Texte intégral

1El libro de Vegard Bye, Cuba, From Fidel to Raúl and Beyond (Palgrave Macmillan, 2019), es una obra impulsada por un propósito relevante: estudiar las reformas socioeconómicas de Raúl Castro desde que llegó al máximo puesto de gobierno en la Isla. El autor demuestra poseer conocimientos sobre Cuba, a más de la investigación bibliográfica y periodística, por lo que se conduce con soltura en casi todos los temas y es capaz de analizarlos de manera holística. Para un lector poco versado en los asuntos cubanos, el libro constituye un buen inicio si se desea explorar la realidad de un país que, a pesar de los vaivenes en las altas esferas y la rigidez de su sistema político y de sus gobernantes, no ha dejado de cambiar, aunque lentamente, en los últimos treinta años.

2Si hacemos a un lado la falta de ciertas fuentes, es decir, de documentos de la administración pública cubana, de actas de reuniones del más alto nivel político, de archivos y de entrevistas a miembros del Partido Comunista, del Gobierno y de la sociedad civil, las fuentes que consultó Bye son las mejores a las que podría acceder un investigador extranjero. Vale la celebración de este intento de análisis sociológico, económico y politológico con fuentes escasas y a veces poco imparciales, porque la naturaleza del régimen impide el acceso público a documentos de mayor valor. El autor suplió esas deficiencias con artículos periodísticos, literatura científica, entrevistas a expertos y su conocimiento de primera mano sobre la realidad cubana: según explica en la introducción, mantiene contactos con el país caribeño desde hace cuarenta años.

3Uno de los grandes aciertos de este libro está en proponer una explicación plausible sobre la razón por la cual las reformas «raulistas» encontraron un final tan abrupto y descorazonador. Como bien sañala Bye, todo proceso de reforma tiene ganadores y perdedores; en el caso cubano hay un perdedor muy claro dentro de la élite: la burocracia estatal y partidista, sobre todo la de bajo nivel. Este grupo perdió una parte del control sobre la economía y la administración a manos de los propietarios privados y de otro grupo tal vez más importante todavía: los tecnócratas militares. Los militares devenidos en jefes de empresa, a quienes Raúl dio cada vez más influencia incluso antes de la muerte de Fidel Castro, controlan buena parte de la economía y uno de sus sectores más rentables: el turismo. Están implicados también en el transporte, la construcción de infraestructuras y la Zona Especial de Desarrollo Mariel, el gran proyecto de inversiones del Gobierno. Hubiera sido lógico que los militares siguieran impulsando la reforma, con la consecuencia de que ellos y los pequeños propietarios privados hubieran ganado espacio a costa de la burocracia estatal y partidista. Pero Bye se inclina por la suposición de que el miedo de los militares a perder poder frente a una sociedad civil y económica autónoma, desprovista de cualquier vínculo con el Estado para subsistir, los convirtió, de pronto, en enemigos de la reforma. Esto hizo posible una alianza —o al menos una especie de pacto tácito, nunca comprobado— entre ellos y los burócratas más recalcitrantes.

4La hipótesis tendría que comprobarse, pero tiene gran poder persuasivo. Algunos acotamientos vienen a ofrecer evidencia a su favor. Lo cierto es que hoy los pequeños propietarios en Cuba apenas pueden sobrevivir en una economía de subsistencia que se nutre de la connivencia con la parte corrompida del aparato estatal. La burocracia venal suelta algunas migajas para el sector privado, al que se le impide importar insumos desde el exterior por el embargo estadounidense y las restricciones del régimen. Sus miembros más intransigentes se dedican a perseguir y estigmatizar la acumulación de riqueza y la propiedad privada. Entretanto, los tecnócratas militares emprenden grandes proyectos en el turismo y otras ramas de la economía, gracias a su monopolio de las relaciones con el capital internacional. En efecto, la parte más jugosa del pastel se la quedan ellos. Mientras los burócratas y propietarios se hacen la guerra y quedan alejados de las fuentes verdaderamente grandes de dinero y capital, los militares las controlan y las utilizan a su favor.

5Sin embargo, Cuba, From Fidel to Raúl and Beyond tiene defectos que deben mencionarse junto a sus aciertos. El marco teórico no se ajusta bien al fenómeno de estudio, por lo que el autor no siempre hace las preguntas correctas y, por tanto, la evidencia que reúne no siempre le da las mejores respuestas. Bye intenta analizar las reformas «raulistas» acudiendo a la teoría de la modernización y a la teoría de la transición a la democracia. Muchos autores son comunes a las dos: Linz, Stepan, O’Donnell, Huntington, Fukuyama. El hilo que las hermana es la relación simbiótica entre economía y política, es decir, cambios políticos pueden conducir a cambios económicos y viceversa. El caso cubano sería el de la economía que conduce a la política. Pero resulta que para nadie, ni siquiera para los estudiosos más inteligentes de la situación cubana, queda claro si las reformas «raulistas» fueron un intento serio de reformar el sistema o solo un juego de artificio, una maniobra para oxigenar el sistema y luego volver a la cerrazón habitual.

6En otras palabras, hay un elemento que quedó fuera de este análisis eminentemente estructural: los sujetos del cambio. Y ese sujeto, el que decide cuándo empieza y hasta dónde llega el cambio, es la misma generación de políticos que ha gobernado la Isla por casi sesenta años, temiendo cualquier movimiento que menoscabe su égida. Supongo que la falta de fuentes a ese nivel afectó la reflexión —de hecho, afecta a todos los que piensan el «problema cubano»—, pero con más razón el autor debió ser precavido en la selección de la teoría. Da la impresión de que esa teoría se queda grande frente a un suceso que fue, mirándolo desde la actualidad, una reforma muy tímida, lenta e insegura en su paso desde el inicio, y que nunca anunció algo mayor, ni siquiera un «socialismo de mercado» al estilo vietnamita. Tal vez Bye se dejó llevar por la corriente del cambio, como lo hicieron otros analistas menos sobrios que él, e imaginó que el cambio era cuestión de tiempo.

7Pero la historia tiene la costumbre de burlarse de los seres humanos; no por gusto los romanos la simbolizaban en la diosa Fortuna, la deidad del azar. Ese exceso de confianza en la capacidad predictiva de la razón es, por cierto, el error más común en los teóricos de las transiciones democráticas.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

David Corcho Hernández, « Vegard Bye, Cuba, From Fidel to Raúl and Beyond », Cahiers des Amériques latines, 93 | 2020, 196-198.

Référence électronique

David Corcho Hernández, « Vegard Bye, Cuba, From Fidel to Raúl and Beyond », Cahiers des Amériques latines [En ligne], 93 | 2020, mis en ligne le 10 mars 2021, consulté le 14 avril 2021. URL : http://journals.openedition.org/cal/11024 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cal.11024

Haut de page

Auteur

David Corcho Hernández

Máster en Ciencias Políticas

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo Université Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation des Amériques
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search