Navigation – Plan du site

AccueilNuméros94ÉtudesLa ola conservadora en Uruguay: c...

Études

La ola conservadora en Uruguay: claves de la derrota electoral de la izquierda en 2019

The conservative wave in Uruguay: keys to the left-wing defeat in 2019
La vague conservatrice en Uruguay : les clés de la défaite électorale de la gauche en 2019
Miguel Serna
p. 229-252

Résumés

Dans une Amérique latine secouée par le déclin des gouvernements progressistes, par une perspective économique négative marquée par les contextes de récession et les ajustements d’orientation néolibérale – avec pour conséquence des processus régressifs tels que l’augmentation des inégalités sociales et la détérioration du fonctionnement de la démocratie, avec l’émergence de pratiques autoritaires – le contexte électoral uruguayen exhibe des caractéristiques intéressantes. Cet article analyse les défis rencontrés pendant le troisième mandat de la gauche et les résultats des élections de 2019. La conjoncture électorale a été caractérisée par deux logiques opposées. D’un côté, un conflit idéologique entre deux blocs politiques : l’un progressiste à gauche, qui défendait les réformes promues dans le cycle progressif, et l’autre, conservateur à droite, proposant un arrêt de ces réformes avec un programme d’ajustement économique – s’ajoute à cela l’irruption des élites économiques et militaires dans le domaine politique. D’un autre côté, une compétition dans laquelle la gauche ne pouvait pas se désengager du mécontentement citoyen face aux performances négatives du gouvernement, laissant un espace vide, coopté par les candidats de l’opposition à droite avec un discours alternatif aux hommes politiques professionnels traditionnels.

Haut de page

Notes de la rédaction

Texte reçu le 19 septembre 2020, accepté le 4 février 2021

Texte intégral

1El tercer gobierno del FA estuvo marcado por trazos de continuidad, en los elencos políticos y en las reformas sociales impulsadas, pero en contextos económicos y políticos locales e internacionales adversos y con un creciente malestar ciudadano. Las elecciones de 2019 se produjeron en un contexto de alta incertidumbre y múltiples retos para la izquierda, la necesidad y dificultad en la renovación de liderazgos políticos, el cambio de humor ciudadano relacionado con el desgaste de la gestión gubernamental y el giro conservador en la agenda pública, así como el recambio de los liderazgos y partidos desafiantes desde la oposición.

2Se pueden identificar al menos tres claves analíticas para comprender la dinámica que llevó al triunfo de una coalición conservadora. En primer lugar, la competencia entre la disputa de la afirmación hegemónica de la partidocracia expresada por los tres grandes partidos políticos —Frente Amplio (FA), Partido Nacional (Pnac) y Partido Colorado (PCOL)— y el incremento de la oferta de nuevos partidos pequeños desafiantes. En este escenario complejo, los debates y posicionamientos de los actores producen movimientos pendulares, por un lado, de una lógica dual de polarización entre gobierno y oposición en términos políticos e ideológicos (izquierda/derecha), y por otro, de competencia entre políticos outsiders con un discurso renovador frente a los políticos profesionales tradicionales.

3En segundo lugar, dos mecanismos de renovación de liderazgos dentro de los partidos políticos son observados. De un lado, la lógica de las organizaciones partidarias tiende a controlar cupularmente la sucesión de liderazgos históricos, mecanismos de reclutamiento que priorizan a los políticos tradicionales y profesionales de la política. Es el caso de Lacalle Pou, hijo de un expresidente, de la corriente herrerista en el Pnac; de la presencia del expresidente Sanguinetti en el control del PCOL y la selección de sucesores; y del papel de los líderes Mujica, Vázquez y Astori del FA en el control de la sucesión tardía de liderazgos. Estos procesos de afirmación e inercia de la clase política profesional fueron acompañados de un envejecimiento generacional de la misma. De otro lado, emergen nuevos liderazgos y candidaturas amateurs sin antecedentes de militancia política partidaria, con discursos de campos externos a la política, del mundo de las empresas y del dinero [en el Pnac y en el Partido de la Gente (PG)], o de la institución militar vinculada con el retorno de las demandas morales y de orden conservador [ejemplo de Cabildo Abierto (CA)], y de dirigentes provenientes de sectores populares como de la militancia sindical (en el FA).

4En tercer lugar, a las competencias políticas partidarias se agregan las movilizaciones ciudadanas a través de la convocatoria a plebiscitos y la opinión pública de ciudadanos con una menor adhesión partidaria y actitudes de desafección ciudadana con el desempeño de las instituciones políticas. En la coyuntura, si bien ninguno de los plebiscitos propulsados logró triunfar, los apoyos obtenidos contribuyeron al clima de opinión conservador. El desencanto ciudadano se expresó en un 19,4 % del electorado que votó por candidatos outsiders sin tradición partidaria (CA, Sartori en Pnac y pequeños y micro partidos), y en el 3,6 % de votantes sin orientación partidaria (votos en blanco y nulos).

  • 1 La fórmula Lacalle-Argimón triunfó en la segunda vuelta presidencial con un 49 % de votantes en rel (...)
  • 2 El anuncio de la ley de Urgente Consideración en el primer mes de gobierno de Lacalle Pou previó aj (...)
  • 3 Hemos advertido sobre los desafíos que la creciente presencia de las elites empresariales represent (...)

5El triunfo de la fórmula presidencial de Lacalle-Argimón con la coalición “multicolor” por un apretado margen de 1 % de votos1 presenta desafíos y cuestionamientos sobre los alcances del freno conservador. Un gobierno de coalición conservadora con múltiples actores políticos de diversos signos ideológicos, el regreso de la izquierda a la oposición, como el partido con la mayor bancada parlamentaria (40 % del parlamento), y movimientos sociales populares organizados van a constituir contrapesos para moderación de las iniciativas de ajuste neoliberal y reacciones de derecha extrema. De otro lado, abren signos de interrogación2 sobre el cuestionamiento y freno a las reformas sociales del ciclo progresista, así como por la irrupción política de factores de poder recurrentes en la región, particularmente la corporación militar y la presencia de las elites económicas sobre el poder político.3

La izquierda uruguaya en tiempos adversos

6El FA culminó su tercer gobierno con una línea de reformas sociales, con un magro crecimiento económico, en un marco de estabilidad política, pero con creciente malestar ciudadano en un contexto externo político y económico adverso. Uruguay es un país con un legado histórico de impulsos reformistas que construyeron un desarrollo humano avanzado, con bajos niveles de desigualdad, una política pluralista inclusiva de participación ciudadana y un Estado Social ampliado con un sistema de bienestar universal; pero también de impulsos reformistas cercados por frenos conservadores y autoritarios (parafraseando al clásico Real de Azúa [1964]), que devienen tanto de factores estructurales como del hecho de ser una economía dependiente y una sociedad de pequeña escala, vulnerable a los cambios externos, así como de actores e instituciones más tradicionales, opuestas a políticas de igualdad de corte redistributiva o de reconocimiento cultural.

7La llegada al gobierno del FA tuvo como prioridad una respuesta a la crisis económica y social registrada entre 2000 y 2003. Salida que va inaugurar un nuevo decenio caracterizado por la convergencia entre un ciclo de crecimiento económico y reformas sociales orientadas a lograr mejoras de equidad e igualdad social.

  • 4 En los primeros dos gobiernos del FA, el PBI crece a un promedio anual de 5,7 % en el período 2005- (...)

8El período posterior (2005-2014) se puede caracterizar como un ciclo de fuerte crecimiento económico en base a la expansión hacia el comercio exterior del sector primario y agropecuario de la economía, así como una gran atracción de inversión extranjera en el país y con incremento en la oferta del empleo. Este ciclo de crecimiento económico no sólo recuperó los ritmos de crecimiento pre-crisis 2002-2003 como también superó los niveles previos de la década del noventa. A partir de 2015 se apreció una coyuntura de enlentecimiento del ritmo de crecimiento económico, aunque sin llegar a un período de recesión económica.4

  • 5 La creación del Gabinete Social y del Consejo de Políticas Sociales favoreció la coordinación inter (...)
  • 6 Sobre los diversos análisis y perspectivas de los cambios de enfoques sobre desigualdad y políticas (...)

9Los gobiernos del FA combinaron crecimiento con distribución y equidad social a través de reformas sociales activas. Como ejemplo, podemos mencionar la creación de un Ministerio de Desarrollo Social orientado al inicio a implementar una política social hacia los sectores más pobres y con vulnerabilidad social, con énfasis en generaciones, género y territorio (plan de emergencia social 2005-2008). En forma paralela, se articuló un gabinete social orientado al fortalecimiento del Estado Social5 e a impulsar reformas sociales con efectos redistributivos en la reducción de la concentración del ingreso y disminución de la pobreza.6

  • 7 Según algunos estudios de simulación prospectiva, se estima su efecto en disminución de 1 punto por (...)

10La reforma tributaria (2007-2008) tuvo la intención de disminuir la estructura basada en impuestos indirectos —particularmente los que gravan el consumo— sustituyendo por tributos progresivos a los ingresos y patrimonio —como el impuesto a la renta de las personas— y de mejorar la eficacia de recaudación del sistema. Se trata de modificaciones que contribuyeron a un sistema tributario más progresivo con un pequeño efecto redistributivo del ingreso económico.7

11Un pivote clave de las políticas distributivas fueron las políticas laborales que reinstalaron los mecanismos de negociación colectiva (consejos de salarios) y elevaron los mínimos salariales, revitalizando su papel como instrumento de regulación del mercado laboral, especialmente para sectores sociales generalmente postergados como los trabajadores rurales y los trabajadores domésticos.

12La Reforma del Sistema Nacional de Salud fue otro cambio destacado que procuró la ampliación de la cobertura de salud, pero también objetivos redistributivos, reorientando el gasto público social a las generaciones más jóvenes de niños y adolescentes, entre los que encuentran mayores niveles de vulnerabilidad y pobreza.

  • 8 Sobre los impactos del Plan Ceibal, se puede consultar Rivoir [2013].

13El fortalecimiento del Estado Social durante los gobiernos del FA se expresó también por el incremento en el gasto en educación, y la implementación del plan Ceibal,8 con la meta de extender el acceso universal y el aprendizaje de las nuevas tecnologías de comunicación e información en todas las escuelas públicas del país.

  • 9 Los giros en las políticas sociales se apreciaron no sólo en los resultados de los indicadores macr (...)

14Las políticas sociales implementadas durante el primer decenio de los gobiernos del FA tuvieron avances sociales significativos que se expresaron en múltiples indicadores de bienestar y desigualdad social. El crecimiento económico y la reactivación del mercado de trabajo generaron impactos positivos en la mejora de ingresos y empleo de la población económicamente activa. El ingreso económico per cápita entre 2006-2013 se elevó un 47 % [Mides, 2014, p. 22]. La creación de nuevos empleos se expresó en el incremento de la tasa de actividad del 60,75 % en 2006 al 63,6 % en 2013 [Mides, 2014, p. 30], así como en la tasa de empleo del 54,1 % en 2006 al 59,5 % en 2013. En forma paralela, aumentaron los trabajadores formales cotizantes a la seguridad social. Además, se registró una disminución de la tasa de desempleo del 10,8 % en 2006 al 6,5 % en 2013, con los valores más bajos observados respecto a las tres décadas previas. En la educación y salud también se observaran avances en la asistencia en el sistema educativo, elevando la proporción de la población de más de 22 años con mayor nivel educativo de un 25 % en 2006 a 32 % en 2013 [Mides, 2014, p. 4] y en la cobertura de salud de la población asalariada y de los menores a cargos.9

15La expansión del Estado social y de las políticas sociales se expresó en el incremento del gasto público social, que paso de 19,5 % del PBI, en 2005, al 25,2 % del PBI en 2012 [Mides, 2014, p. 8], lo que tuvo consecuencias positivas en la reducción de la pobreza, que afectaba a 32,5 % de personas en 2006, disminuyendo progresivamente hasta el 11,5 % de las personas bajo la línea de pobreza, en 2013, y en forma concomitante, de la desigualdad económica que tuvo una disminución del coeficiente de gini de un valor de 0,45 en 2006 a 0,38 en 2013.

  • 10 Se puede consultar el trabajo de Bentancur y Busquets [2019] que muestran, desde la perspectiva de (...)
  • 11 Se puede consultar el trabajo de Freigedo, Abrahan y Milanesi [2016] en el cual analizan los cambio (...)

16Otra clave de las reformas impulsadas por la izquierda en el gobierno fue la apertura de espacios de participación ciudadana y de la sociedad civil para la construcción de la agenda de las políticas públicas —desde las políticas sociales, especialmente las de infancia, adolescencia y juventud, los debates sobre la seguridad social; en el campo educativo con la convocatoria a Congresos de la Educación, hasta espacios más nodales del Estado penal con iniciativas de deliberación pública sobre la política de defensa nacional y las mesas de convivencia ciudadana.10 Además se incrementaron los mecanismos de participación ciudadana de base a través de la creciente descentralización territorial de las políticas públicas, apoyada en la creación del tercer nivel de gobierno a nivel municipal, desde 2010, con elecciones y ámbitos específicos de participación política.11

17Los gobiernos del FA tuvieron una agenda activa y ampliada en el reconocimiento de derechos ciudadanos. Primero, por la reivindicación de la justicia y de la memoria de la violación de los derechos humanos en el pasado reciente,12 por la afirmación del ejercicio de derechos sociales en las políticas sociales clásicas (ley de educación, reforma de salud, planes sociales), luego con la denominada nueva agenda de derechos relacionada con la diversidad cultural y social (legalización de la marihuana,13 matrimonio igualitario, aborto y salud reproductiva).14

18Un aspecto que no debe olvidarse es que el impulso reformista fue posible gracias a una firme base de apoyo político, resultado de un gobierno con un liderazgo carismático presidencial, encarnado en la dupla Tabaré Vazquez y José “Pepe” Mujica, a un gobierno de partido con una mayoría parlamentaria del FA, y a un buen respaldo de legitimidad ciudadana en la opinión pública. No obstante, el tercer gobierno tuvo una caída drástica en los niveles de aprobación ciudadana como resultados de varios factores.

Aprobación gestión gobierno nacional en opinión pública

Aprobación gestión gobierno nacional en opinión pública

Nota: Promedio anual (entre 3 y 5 encuestas por año) del saldo de los que aprueban menos los que desaprueban la gestión del Gobierno Nacional.

Fuente: elaborado en base a datos publicados en la prensa de resultados de encuestas de opinión pública elaboradas por la Empresa Equipos Consultores, relevados por el Banco de Datos de la FCS-Udelar para el período 2005 y 2018 y por el autor para 2019.

19La tercera experiencia de gobierno nacional del FA estuvo marcada por los trazos de continuidad política y de las políticas en un contexto económico y político externo más adverso.

20El primer aspecto se refiere a la continuidad de los cuadros dirigentes y del estilo de liderazgo político. El gobierno reeditó el liderazgo carismático de Tabaré Vázquez, con su estilo austero y moderador, de origen popular y, al mismo tiempo, de pertenencia y movilidad hacia los sectores medios urbanos a través de su formación como médico oncólogo, profesión de prestigio social y vocación de servicio público. Vázquez combinó, en su trayectoria personal y discurso público, los códigos simbólicos de los sectores populares y de las clases medias, desde los troncos ideológicos comunes de la izquierda uruguaya, así como por la referencia a líderes históricos de diversas tradiciones partidarias del país. Exhibió un liderazgo carismático, apoyado en una organización partidaria y en la bancada parlamentaria del FA, que le aseguró mayorías propias para la aprobación legislativa, acompañado de una fuerte continuidad personal de dirigentes provenientes del gabinete ministerial de su primer mandato presidencial y del segundo gobierno del FA en áreas claves. Del gabinete ministerial de 15 miembros, 11 habían ocupado el mismo puesto en el primer o segundo gobierno del FA. En el segundo escalón de subsecretarios de ministros la tendencia se repitió.

21La marca de la continuidad se expresó también en las reformas sociales, manteniendo el rumbo de las políticas públicas, reeditando la visibilización desde la presidencia de Vázquez de algunos “buques insignas” del gobierno en el área social, similares a los de su primer mandato (en aquel momento fueron el Plan de Emergencia Social y el Plan Ceibal). Dos ejemplos fueron ilustrativos: la creación del Sistema de Cuidados,15 cuyas metas se orientaron a brindar servicios de cuidados a personas en situación de dependencia severa (grupos sociales afectados por discapacidad o enfermedades crónicas, especialmente en grupos de edad avanzada, y también de menores en su etapa de mayor dependencia, grupos de 0 a 3 años). En el ámbito educativo, podemos mencionar la formulación del Plan Ibirapitá, orientado al uso y a la apropiación de las tecnologías de comunicación e información por adultos mayores.16

22No obstante, más allá de la intención de mantenimiento del rumbo de las políticas, el gobierno se vio enfrentado a dificultades crecientes por contextos más adversos, particularmente de los condicionantes en la arena económica que repercutieron en el mercado de trabajo. El salario real (privado y público) tuvo una tendencia ascendente durante todo el período de los gobiernos del FA. En el primero, aumentó constantemente hasta situarse en niveles similares a los previos de la crisis de los años 2001-2003. El segundo gobierno continuó mejorando el poder adquisitivo real en forma progresiva. No obstante, en el tercer gobierno, a partir de 2015, el salario real pasó a estancarse a un ritmo crecimiento de 1 % anual [González, 2017, p. 9 y p. 24].

23La evolución del mercado de empleo en el período 2015-2017 muestra algunos signos de estancamiento. La tasa de actividad desciende de 63,8 % a 62,95 %, la tasa de empleo pasa de 59 % a 57,9 %, en tanto en forma concomitante suben levemente la tasa de desempleo (del 7,5 % al 7,9 %) y la de subempleo (del 7,2 % a 8,3 %) [INE, 2018, p. 127].

  • 17 La política fiscal en el período 2015-2019 enfrentó dificultades por la persistencia del incremento (...)
  • 18 El proyecto de instalación de la Empresa Minera Aratiri fue una iniciativa impulsada durante el gob (...)
  • 19 La empresa finlandesa UPM es hoy la empresa más grande que tiene el país. En 2017 se firmó un acuer (...)

24En el marco de un contexto económico internacional de mayor incertidumbre y regional más negativo, la respuesta de la política económica en el período fue ambivalente y se expresó en dificultades en la gestión presupuestal y en el control del déficit fiscal.17 El gobierno no logró en el primer año aprobar el presupuesto quinquenal y propuso un presupuesto a dos tiempos, para los primeros dos años y luego los tres siguientes, en una lógica de ejecución anual, ajustando en forma gradual y flexible las metas y resultados. Otra preocupación del equipo económico fue amortiguar el retroceso de los niveles de inversión —especialmente del sector privado de la inversión externa directa. A modo ilustrativo, ante el fracaso del proyecto Megaminería de la empresa Aratirí,18 se realizó un esfuerzo importante de voluntad política para asegurar la instalación de una segunda Planta de Celulosa, conocida como UPM2.19

25Otro ejemplo sobre las marchas y contramarchas de la política económica fueron los debates sobre cómo frenar o reducir el déficit fiscal. De un lado, varias voces desde los sectores de izquierda más radical plantearon la posibilidad de nuevos impuestos progresivos al capital, pero ninguna de ellas prosperó. De otro lado, se colocó en debate público el déficit de la Caja Militar y su impacto regresivo en el sector público para el financiamiento del conjunto de la seguridad social. En este caso, las alternativas ensayadas se vincularon a un proyecto de ley de reforma de la Ley orgánica de las Fuerzas Armadas, en tratamiento legislativo, y disposiciones de tránsito entre modelos de financiamiento, sin conseguir una resolución inmediata y de largo plazo al déficit estructural.

26El tercer gobierno de la izquierda se enfrentó además a una creciente disputa en el plano normativo moral en la agenda pública como consecuencia de fenómenos de corrupción en la política, de los avances en los nuevos derechos (vinculados a la diversidad sexual, a la legalización de drogas y a la prevención en la salud pública), así como de casos de denuncia de violación de derechos humanos en el pasado reciente.

27La temática de la corrupción política tuvo un progresivo destaque en la agenda pública a partir de denuncias de prácticas de corrupción asociadas a la gestión del gobierno y, en especial, de las empresas públicas durante el gobierno de Mujica, que provinieron desde el seno de la propia izquierda. Las denuncias fueron varias, pero el caso icónico involucró a Raúl Sendic (hijo del histórico líder del movimiento Tupamaros) cuyo sector político había tenido un muy buen desempeño electoral en las elecciones de 2014, y fue uno de los liderazgos de renovación generacional que acompañó la fórmula presidencial de Tabaré Vázquez. Sendic había sido presidente de Ancap, la principal empresa estatal del país, que se dedica a la refinería de petróleo y a la venta y distribución de combustibles.

28El debate se procesó entre dirigentes políticos, en medios de prensa y de comunicación, así como en las “redes sociales”, y en la estructura partidaria del FA alrededor de dos puntos de polémica: el haber incurrido en prácticas de corrupción para beneficio particular y de su sector, y el haber mentido sobre la posesión de un título universitario de Licenciado en Genética que, si bien no ejerció, lo decía públicamente, pero sin poder dar pruebas de su existencia. El debate público interpeló directamente la imagen del gobierno, se extendió por muchos meses y se fue expandiendo en diversos ámbitos de la política, de la sociedad, de las redes sociales y de la vida privada familiar hasta que, luego del dictamen del Comité de Ética designado por el FA, Sendic decidió presentar su renuncia el 9 de setiembre de 2017 al puesto que ejercía del vicepresidente de la República, mientras continuaron los procesos judiciales.

29Otra medida que generó debate en torno a cuestiones ético-morales en la opinión pública fue la aprobación de la Ley integral para la Población Trans20 a fin de proteger los derechos individuales de las personas transgénero y de extender la agenda de nuevos derechos de diversidad sexual y de género. La agenda de ampliación de derechos de género colocó cuestiones éticas en la política relacionadas a cambios en la estructura familiar, en las relaciones personales de los individuos en la esfera privada, y en la reproducción de la vida, que interpeló en la esfera pública a diversos actores, tradiciones políticas y culturales, generando efectos contradictorios entre la defensa y la reacción a los nuevos derechos.

2019: un escenario político electoral incierto y competitivo

30La coyuntura electoral de 2019 estuvo marcada por incertidumbres, retos y obstáculos a la continuidad de la izquierda en el gobierno nacional, competencias políticas y nuevos partidos, irrupción de elites y grupos de poder, expansión de segmentos del electorado y la ciudadanía más críticos de los gobiernos, así como de giros ideológicos conservadores recurrentes en la región latinoamericana.

31Una mirada de más largo plazo de los grandes partidos en el ciclo progresista muestra tendencias diversas. La dinámica del sistema partidario del siglo XX fue caracterizada por un sistema bipartidista centrado en la disputa entre blancos y colorados, pero que convivió con una presencia de pequeños partidos. A partir de la irrupción del FA, en 1971, hasta su llegada al gobierno, en 2005, el sistema partidario transitó de un formato bipartidario a uno tripartidario, con experiencia de alternancia en el gobierno. No obstante, la mirada del ciclo progresista muestra que, además del cambio de formato de los grandes partidos, persiste y crece el espacio de nuevos partidos. En el ciclo reciente, este espacio comenzó con el Partido Independiente (PI) hasta las últimas elecciones, en las cuales se multiplicaron a tres los partidos pequeños en el parlamento.

  • 21 A modo ilustrativo, se presentan el Partido Ecologista Radical Intransigente, el Partido Digital de (...)

32En 2019 apareció además un cuarto partido significativo en disputa a la extrema derecha y partidos pequeños emergentes en torno a nuevos clivajes sociales y culturales, relacionados con el reconocimiento de nuevos derechos y estilos de vida, la cuestión ambiental, las nuevas tecnologías de comunicación y los derechos de los animales.21

Tabla 1: Partidos con representación parlamentaria % votos válidos elecciones nacionales (parlamentarias y primera vuelta presidencial) (1999-2020)

1999

2004

2009

2014

2019

Frente Amplio

40,1 %

51,7 %

49,3 %

49,4 %

40,6 %

Partido Nacional

22,3 %

35,1 %

29,9 %

31,9 %

29,6 %

Partido Colorado

32,8 %

10,6 %

17,5 %

13,3 %

12,7 %

Cabildo Abierto

11,2 %

Partidos pequeños

4,6 % *

1,9 % **

2,6 %**

4,2 % ***

3,5 %****

Total validos

100 %

100 %

100 %

100 %

100 %

* Nuevo Espacio. ** Partido Independiente. *** Partido Independiente, Unidad Popular.
****Partido Independiente, Partido de la Gente, Partido Ecologista Radical Intransigente

Fuente: elaboración propia en base a datos de la Corte Electoral

33A la competencia política electoral entre los partidos políticos, hay que agregar la activación de mecanismos de democracia directa para movilizar a los ciudadanos en temas polémicos, más allá de las lealtades partidarias. Los plebiscitos de reforma constitucional o de referéndum de leyes comenzaron a generalizarse en la década del noventa, especialmente en temas de debate público con disensos políticos, morales y sociales.

  • 22 Nº 15.848, denominada Ley de Caducidad de la pretensión punitiva del Estado.

34En el ciclo político reciente de la izquierda se registran varias iniciativas plebiscitarias, aunque sin consecuencias normativas e institucionales porque no logran obtener respaldos ciudadanos mayoritarios. Al final del primer gobierno, desde organizaciones vinculadas a la izquierda, se impulsaron en las elecciones de 2009 dos plebiscitos vinculados a derechos humanos y ciudadanos. Uno de reforma constitucional para anular los artículos 1 a 4 de la Ley de amnistía de las violaciones de derechos humanos de la última dictadura,22 que obtuvo el 47,98 % de los votos emitidos. La segunda iniciativa de Reforma Constitucional objetivaba la habilitación del voto epistolar de los uruguayos en el exterior, alcanzando el 37,42 % de los votos, por lo que tampoco logró ser aprobada.

  • 23 Hubo dos iniciativas que no lograron el mínimo de 25 % de adhesiones ciudadanas para habilitar el p (...)

35Las siguientes iniciativas plebiscitarias fueron promovidas desde la oposición política, fundamentalmente en cuestionamiento a las políticas de seguridad pública y a la agenda de nuevos derechos de la izquierda.23 Para las elecciones de 2014, se presentó una reforma constitucional para bajar la edad de la imputabilidad penal que alcanzó el 46,81 % de los votos emitidos.

36En la campaña electoral de 2019 volvió a aparecer la vía plebiscitaria con el impulso de una reforma constitucional de militarización de la seguridad pública y endurecimiento en la aplicación de las sanciones penales. Si bien no fue aprobado, el plebiscito alcanzó el 46,8 % de los votos válidos.

37Todos los plebiscitos reseñados más allá de los resultados electorales fueron parte de la campaña de movilización ciudadana —especialmente de los más jóvenes— utilizados en forma transversal por dirigentes, agrupaciones políticas y sociales, tanto del gobierno como de la oposición. Es de señalar que la organización de este tipo de plebiscitos ha sido un campo fértil de reclutamiento de nuevos dirigentes y un canal de participación activa e involucramiento en la militancia social y política.

El Frente Amplio: entre renovación y rutinización del carisma

38El FA se convirtió en la primera fuerza política del parlamento desde 1999, durante los tres gobiernos del FA, se afirmando con la mayoría absoluta de las bancas (con 50 % de los votos válidos) y, en 2019, descendió su peso al 40 % del electorado. Es un partido de alcance nacional, pero que aún hoy mantiene sus bastiones electorales más fuertes en la capital, Montevideo, y en Canelones.

39El desarrollo del FA muestra una fuerte tradicionalización y popularización de la izquierda. La tradicionalización se produce por la construcción de una identidad política nacional forjada en una épica narrativa del pasado reciente, marcada por la resistencia a la última dictadura y la defensa de la democracia. El FA tiene una estructura organizativa de partido-movimiento que aglutina diversas organizaciones políticas, así como vínculos con un amplio espectro de movimientos sociales, especialmente sindicatos, organizaciones de sectores populares y de clases medias. No obstante, no se trata de un partido socialista, laborista o de los frentes populares creados desde el ámbito sindical, sino de un partido con un vínculo social privilegiado con los sectores populares, pero manteniendo autonomía de las organizaciones sociales.

40El proceso de transformación en una maquinaria política para la competencia electoral brindó oportunidades de mayor autonomía e influencia de los líderes carismáticos (de Tabaré Vázquez y “Pepe” Mujica), así como de los sectores y cuadros dirigentes vinculados a actividades de gobierno. El retiro de la competencia presidencial de los líderes, Vazquez (79 años) y Mujica (84 años), desencadenó un proceso de renovación por rutinización del carisma, pautado por un control burocrático partidario en la selección de nuevos candidatos presidenciales, y la consagración ciudadana en las elecciones internas. En ese proceso adquirieron particular protagonismo los elencos dirigentes involucrados en funciones de gobierno.

  • 24 Porcentajes calculados en función de los datos de la Corte electoral.

41El programa partidario para las elecciones de 2019 tuvo pocas líneas de innovación y muchas de continuidad con la agenda de trabajo de los gobiernos del FA. La alineación programática entre partido y orientación de gobierno se notó desde el segundo gobierno del FA. En las elecciones internas de 2019 se presentaron 4 candidatos. Daniel Martinez obtuvo el 42 % de los votos, apoyado por los socialistas, sectores moderados y republicanos. Oscar Andrade, con el apoyo de los comunistas y grupos cercanos, logró el 23 % de los votos. Carolina Cosse, impulsada por Mujica y su agrupación recibió el 25,4 % de los votos. Mario Bergara, que aglutinó a sectores frentistas más independientes de la línea histórica de Seregni, logró concitar al 9,3 % de votantes del FA.24

42El candidato triunfante fue Daniel Martínez, con 62 años, proveniente de una familia de clase media montevideana, militante gremial, dirigente socialista, ex presidente de la empresa estatal Ancap, ex ministro, senador e Intendente de Montevideo. El discurso de Martínez subrayó sus capacidades para la gestión pública y sus atributos para la negociación y el acuerdo político. El eslogan político “hechos y no palabras” refiere a las credenciales obtenidas en su experiencia de gestión vinculada al ámbito empresarial, reforzada por su formación de ingeniero industrial. En la gestión pública, puso énfasis en la eficiencia técnica, en la transparencia y en el logro de resultados, con sus antecedentes de intendente con la realización de un plan de obras públicas para la ciudad de Montevideo.

43Durante la campaña electoral, se presentó como un candidato identificado con la defensa y con los logros de los gobiernos del FA y sus reformas sociales. El eslogan recurrente de la campaña, “ni un paso atrás”, hacía mención a la importancia de preservar las reformas realizadas y garantizar los derechos sociales alcanzados, a lo que agregaba otro eslogan, “no perder lo bueno y hacerlo mejor”, reforzando la dimensión de gestión técnica del gobierno. A ello sumó la moderación de su discurso ideológico y la disposición pragmática al acuerdo político se expresó hacia los otros partidos para la implementación de políticas públicas.25

44Durante el proceso de selección de presidenciales, surgieron otros liderazgos emergentes. Oscar Andrade, con 45 años, de oficio panadero y obrero de la construcción, militante y dirigente sindical de uno de los gremios pilares de la central de trabajadores del país (PIT-CNT), expresó un estilo carismático, militante y popular. Militante político comunista, electo diputado, adquirió protagonismo público por su participación activa en un programa de periodismo y debate político de alto rating televisivo.

45Su discurso se caracterizó por una retórica carismática de apelación directa y de confianza en la unidad del pueblo como sujeto colectivo, a las diversas formas de expresión de lo popular en contraposición a los sectores sociales privilegiados. Sentido popular que anida en la tradición de la izquierda comunista, de reivindicación del significado de clase del movimiento sindical, y de la importancia de la militancia política y social para la defensa de los intereses de los sectores populares. Discurso que abreva en tradiciones clásicas de la izquierda, como la apelación a la unidad, a la defensa de la soberanía nacional, a la solidaridad latinoamericana antiimperialista y a la contraposición de modelos de país antagónicos entre la “restauración conservadora” neoliberal de la oposición política y el modelo “productivo” con “justicia social” y “profundización democrática” del FA.26

46Carolina Cosse se presentó como una candidata nueva y técnica. Ingeniera eléctrica, con 58 años, se destacó entre los elencos de gobierno, desempeñándose como presidenta de la empresa estatal de telecomunicaciones (Antel) y luego como Ministra de Industria, Energía y Minería. Su perfil técnico profesional y experiencia en la gestión puso énfasis en el discurso en las políticas industriales y de innovación tecnológica para el desarrollo productivo del país, la eficiencia en la gestión pública y la reivindicación del papel de la mujer en la arena política.

47Mario Bergara, fue otro dirigente que surgió de los gabinetes ministeriales. Economista y contador con doctorado en economía en EEUU, con 54 años, tuvo militancia gremial estudiantil, partidaria comunista, estuvo próximo a los militantes cercanos a Liber Seregni y, más adelante, acompañó los equipos de gobierno de la política económica. Fue presidente del Banco Central del Uruguay y subsecretario y ministro de Economía y Finanzas.

48La formación de un nuevo sector aspiró reunir los grupos moderados del FA, en disputa por la sucesión del liderazgo de Danilo Astori. Su discurso estuvo centrado en la defensa de las reformas sociales, la agenda de nuevos derechos y en rescatar el papel del Estado para la realización de las transformaciones sociales. A las estructuras orgánicas del FA, se agregó la importancia de las redes inorgánicas que convocan la participación militante y ciudadana en temas específicos de la agenda pública. Esta dimensión de movimiento político es un espacio privilegiado para el reclutamiento y formación de nuevos cuadros militantes y dirigentes.27 En estas elecciones se pudieron destacar dos: primero, la movilización colectiva en contra a la Reforma Constitucional “Vivir sin Miedo”, que buscaba endurecer la política de seguridad pública. Parafraseando el nombre de la reforma, con el eslogan “vivir sin miedo”, a través de organizaciones informales y redes sociales, se convocó a una amplia movilización fundamentalmente de jóvenes.28 La movilización tuvo como antecedente la campaña en las elecciones pasadas en contra de la iniciativa plebiscitaria de Reforma de Baja de imputabilidad Penal, que tampoco logró ser aprobada y convocó a una amplia variedad de grupos juveniles. Otro ejemplo, se dio con las movilizaciones en torno a la violación de los derechos humanos en la dictadura. A la movilización anual de la Marcha del Silencio, convocada por movimientos de familiares desaparecidos,29 en 2019 se produjo, en medio de la campaña electoral, el velatorio del cuerpo de Eduardo Bleier (militante desaparecido), hallado en un Cuartel del Ejército.30 La movilización ciudadana de defensa de derechos humanos fue ganando legitimidad en la agenda pública, siendo reconocidas sus demandas por todos los partidos políticos y candidatos presidenciales.

El Partido Nacional: el dilema entre tradición y renovación

49El Pnac se ubicó como el principal partido de oposición al FA, con una representación electoral en torno del 30 % de la ciudadanía. Es un partido cuyos nacimiento y tradición se remontan a las guerras civiles de la primera mitad del siglo XIX en los orígenes de la nación. El partido tiene una larga tradición de estar en la oposición política durante los siglos XIX y XX, frente a su tradicional adversario, el Partido Colorado, que en el período reciente ocupa ese papel ante el FA. Es un partido de penetración en todo el territorio, especialmente a nivel de los municipios del interior del país y del área rural.

  • 31 Porcentajes calculados en función de los datos de la Corte electoral.

50En las elecciones internas del Pnac, se presentaron cinco candidatos que obtuvieron los siguientes apoyos electorales dentro del partido:31 Luis Lacalle Pou, el 53,7 %; Jorge Larrañaga, el 17,5 %: Juan Sartori, el 20,7 %; Enrique Antía, el 7,5 % y una candidatura testimonial de Carlos Iafigliola, con 0,3 % de votantes. El ala conservadora del partido, tradición que remonta al político Luis Alberto de Herrera, de la primera mitad del siglo XX reprodujo una línea familiar de dirigentes que continuó con el ex presidente Luis Alberto Lacalle, y volvió a dominar el partido, renovándose generacionalmente a través del liderazgo de su hijo, Luis Lacalle Pou. Lacalle Pou, con 46 años, abogado por la Universidad Católica del Uruguay, que se formó y residió en los barrios montevideanos de clase alta, decidió por segunda vez disputar y obtener la candidatura presidencial.

51El eslogan de campaña electoral consistió en la propuesta de gobierno para “evolucionar”, cambiar para resolver los problemas de los uruguayos y construir un futuro mejor. Para lograr el cambio de rumbo, se planteó como prioridad la implementación de un “shock de austeridad” para frenar el déficit fiscal y hacer un “Estado eficiente”,32 y un camino a través de un gobierno “multicolor” en base a un gran acuerdo interpartidario y un equipo técnico “preparado”. Su programa electoral planteó una nueva forma de ajuste económico de inspiración neoliberal en el cual definía la situación económica como de emergencia y la necesidad de una respuesta urgente con un paquete de reformas legales de austeridad y medidas de ahorro en el gasto público para frenar el déficit fiscal y lograr un “manejo de la economía responsable y ordenado”. La preocupación se centraba en corregir el “manejo irresponsable de los dineros públicos” y mejorar la eficiencia del Estado. Junto a ello se plantearon otros ejes paralelos de acción, en la economía para “reactivar la producción y el empleo”; de recuperación de la “convivencia” social, fortaleciendo las políticas de seguridad; la mejora de la “integración social” y la promoción del “conocimiento” y de la “cultura”.

52Para llevar a cabo el paquete de reformas legales, el programa planteaba que se requería una voluntad política construida en base a un equipo preparado de gobierno y a vínculos partidarios amplios en un gobierno de coalición “multicolor” que le confería sustento político. En función de ello, se recogió la vieja tradición de cogobierno de los partidos tradicionales, pero aggiornada a los tiempos contemporáneos, ampliando su convocatoria a una coalición multicolor unificada de los partidos opuestos a la izquierda, con múltiples socios, más allá de su tamaño, peso o ideología política. Para ello, apeló a las buenas prácticas de la política uruguaya, de cultivar la “confianza” política entre partidos, del arte de la responsabilidad y moderación, de enfatizar en la “unión” de los acuerdos más allá de las diferencias partidarias o de tradiciones ideológicas, así como de la reivindicación de la “humildad” en la política, del respeto personal de los adversarios.

53La segunda corriente del partido (Alianza Nacional), proveniente del tronco wilsonista de base en las intendencias del interior, estuvo liderada por Jorge Larrañaga.33 Abogado, con 63 años, Larrañaga exhibe una larga carrera política: ex intendente de Paysandú, senador, ex candidato presidencial. En esta campaña, su discurso se radicalizó en su crítica al gobierno, y a las medidas “populistas” de la izquierda. La principal iniciativa fue la presentación de una Reforma Constitucional plebiscitaria, “vivir sin miedo”, para reforzar las políticas la seguridad pública con la creación de una Guardia Nacional, el control efectivo del cumplimiento de penas, su endurecimiento con la introducción de la cadena perpetua y la habilitación de allanamientos nocturnos. Esta campaña logró movilizar la ciudadanía para obtener el plebiscito que, si bien no logró un respaldo orgánico del Pnac, lo trascendió, levantando polémica pública, dividiendo posiciones al interior de distintos partidos, y con la oposición de los movimientos fundamentalmente juveniles del FA, obtuvo un poco menos de la mitad de las voluntades ciudadanas.

54Enrique Antía, 70 años, es ingeniero agrónomo y productor rural, caudillo local, de larga militancia, senador, tres veces intendente de Maldonado —el tercer municipio en orden de relevancia del país— hizo una campaña centrada en la seguridad pública y en la promoción del mercado.

55La irrupción de la candidatura de Juan Sartori se presentó como amateur y outsider. Sartori, 38 años, es un uruguayo que vivió buena parte de su adolescencia y juventud en el exterior, con un discurso de renovación generacional, economista, ejecutivo y dueño de negocios agrícolas internacionales, reivindicó la empresa como ámbito creador de empleo y riqueza. Inició su carrera política en 2019, con una campaña basada en un uso innovador del marketing y de la comunicación pública. Su ajenidad a la estructura partidaria tradicional en poco tiempo generó rechazos y recelos de los dirigentes históricos con apenas apoyos de algunos dirigentes.

56Sartori encarna una versión de la nueva derecha pragmática, definiendo al sartorismo como “una nueva forma de hacer política: moderna, pragmática y enfocada en resolver los problemas de la gente”.34 Su campaña adquirió un giro populista, cuyos slogans fueron la promesa de creación de 100.000 puestos de trabajo y de asegurar acceso gratuito a medicamentos para los jubilados. En consonancia con los otros candidatos blancos, también se posicionó a favor de reforzar la seguridad pública.

El Partido Colorado: el camino empedrado de la renovación del batllismo

57A partir del triunfo del FA en 2004, el PCOL fue relegado a un tercer puesto en el sistema partidario y fue dominado por las alas conservadoras del partido. La renuncia del ex candidato presidencial Pedro Bordaberry dejó un vacío de liderazgo y un difícil imperativo de renovación generacional. Para encauzar la interna, varios dirigentes convocaron al ex presidente Julio María Sanguinetti (con 83 años), retirado hace varios años de la vida política activa. El discurso de Sanguinetti retomó en clave nostálgica la lectura del batllismo como una socialdemocracia liberal y republicana del tronco político partidario, al tiempo que lo confrontó ideológicamente con el FA que identifica como expresión de una izquierda socialista y marxista en el país.

58Los resultados de las elecciones internas del PCOL fueron:35 Ernesto Talvi con el 53,7 %; Julio María Sanguinetti, con el 32,7 % y José Amorín Batlle con el 13,2 % de los votantes al partido. Además, se presentaron tres candidatos que obtuvieron menos del 1 % de los votantes al PCOL.

  • 36 Órgano rector de la enseñanza pública inicial, primaria y media del país.

59Ernesto Talvi, con 62 años, asumió la candidatura presidencial del partido. Economista, con master y doctorado en economía en EEUU, Talvi fue director académico del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), think tank económico de orientación liberal. En 2018, creó la agrupación “ciudadanos”. Él se propuso a renacer el ala batllista, desplazando las corrientes más conservadoras centradas en la temática de la seguridad y en las posturas anti izquierda. Con una relectura del batllismo, recuperó el legado histórico virtuoso de un “pequeño país modelo” que se debería volver a construir. Su discurso se centró en dos aspectos. Por un lado, una perspectiva liberal de reactivación económica productiva del agro, la promoción de la iniciativa privada —lo que requiere la contención del déficit fiscal y el endeudamiento público mediante la Reforma de la Seguridad Social— y la crítica al poder excesivo de los sindicatos de trabajadores. Por otro lado, postuló la necesidad de realizar una reforma educativa liderada por un nuevo José Pedro Varela del siglo XXI, con una nueva estructura en el Codicen,36 que construya la sociedad del conocimiento y brinde oportunidades de empleo e integración para los que menos tienen, con el impulso a la creación de nuevos liceos de gestión pública. Para poder alcanzar las reformas prometidas, planteó la construcción del acuerdo interpartidario para un gobierno de coalición apoyado en un equipo con los mejores talentos.

60El tercer candidato fue José Amorín Batlle,37 con 65 años de edad y un perfil más clásico de político profesional, abogado, perteneciente a la familia política del batllismo, con una carrera política parlamentaria y de ministro en el último gobierno del PCOL.

Los desafiantes de la partidocracia hegemónica: la irrupción conservadora de Cabildo Abierto y los partidos pequeños

  • 38 Por la reciente irrupción de este nuevo actor partidario, no existen aún estudios en profundidad. S (...)

61En 2019, la novedad mayor fue la irrupción del partido Cabildo Abierto (CA), liderado por el general Manini Ríos, comandante en jefe del ejército en el gobierno de Tabaré Vázquez desde 2015 y destituído por el mismo presidente, el 1 abril de 2019, como consecuencia de una denuncia de haber ocultado una declaración comprometedora de un militar implicado en las violaciones de derechos humanos en la dictadura. El ex oficial del ejército pertenece a un linaje familiar de dirigentes vinculados a la corriente conservadora del PCOL, pero que decidió ingresar a la vida política en un partido nuevo. En pocos meses, el partido CA se transformó de manera aluvional en el cuarto partido. Sin antecedentes políticos partidarios previos,38 obtuvo el 11 % de los votos. CA recogió en las elecciones de 2019 adhesiones importantes en los distritos electorales del noroeste y del centro del país, de apoyos públicos de la “familia militar” y también de sectores bien populares.

62CA39 presenta algunos rasgos comunes de los nuevos partidos de extrema derecha en América Latina, con una sobrecarga en los elementos valorativos. Es un partido personalista, centrado en la figura del líder, de origen militar, con seguidores ciudadanos civiles desconocidos, sin antecedentes políticos ni sociales de destaque. Tiene un discurso parco y enigmático, típico del ámbito castrense, se presentando con un estilo de vida austero y servicial, discursos cortos y pocas veces anunciando lo que va a hacer. Durante la campaña electoral, ha generado mucha incertidumbre entre los otros partidos porque no se conocía su posición sobre la mayoría de los temas en agenda pública.

63El CA presenta un discurso nacionalista que remite al legado del caudillo Artigas, fundador de la patria, típico del mundo de vida castrense, unido con cierta inclinación patriarcal y popular; un discurso retórico de defensa de la soberanía e identidad nacional amenazada por poderes ocultos (como las mafias y el crimen organizado) y por las ideologías y enemigos externos internacionales (la izquierda, la ideología de género, la inmigración etc.). Apela a un pueblo-patria al que hay que servir y proteger en torno a las instituciones, valores y tradiciones comunes. En este sentido, realiza una narración nostálgica de un orden social pasado perdido, resaltando la falta de respeto y la necesidad de reconocimiento de la autoridad de las instituciones públicas (con un eslogan de campaña que lo popularizó: “se acabó el recreo”): el estado de derecho, la seguridad pública —el ejército y la policía—, la independencia de la justicia. Otro eje discursivo es la reivindicación de los valores centrales de cohesión nacional y de la reproducción de la vida en la educación, la familia y el rol tradicional de la mujer. Por último, la crítica a la política degradada por fenómenos de corrupción y poderes fácticos ocultos, y la reivindicación de una prédica de servicio público y austeridad en la actividad política. Completa su presentación pública con un autorelato trágico de un líder perseguido por un gobierno de izquierda, que actuó de forma injusta e infundada por hechos de violaciones de derechos humanos, para demitirlo del ejército y que además intentó obstaculizar su candidatura política.

64El ascenso y la radicalización ideológica contemporánea de corrientes de ultraderecha a nivel regional e internacional promovió la aparición de otra propuesta partidaria de derecha liderada por Edgardo Novick.40 El PG se presentó como una nueva alternativa para desplazar al FA del gobierno y la crítica al populismo del “Pepe” Mujica, agrupando tras de sí algunos ediles y parlamentarios escindidos de los partidos tradicionales. Su alineamiento ideológico fue tan directo, que fue el primer político en ir a festejar el triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil, así como de participar de la asunción de Donald Trump en EEUU. Empresario local, comenzó su carrera política como candidato a la intendencia de Montevideo con un discurso de mejora de la gestión pública a partir de su experiencia de gestión privada. Su programa electoral se centró en el combate de la delincuencia y en el endurecimiento de las políticas de seguridad pública, así como de la lucha contra corrupción en la política.

65Desde el espacio ideológico de centro, también hubo algunas novedades partidarias. Al intento frustrado de creación de una coalición socialdemócrata alternativa FA, quedó el PI, con una plataforma política “independiente”41 construida desde una escisión con la izquierda del FA, que data de 1989, y que se diferencia también de la “vieja política” de los partidos tradicionales. El partido agrupa ciudadanos, periodistas e intelectuales con sensibilidad social de izquierda (socialdemocratas, social cristianas, liberales igualitaristas, ambientalistas), y defensores de la democracia y de la ética en la política. Su principal aspiración fue hacer una pequeña diferencia política para lograr mayorías parlamentarias, se definiendo por oposición a la continuidad del FA en el gobierno.

66A la izquierda del espectro político estaba la Unidad Popular,42 escisión de una izquierda radical que reedita su presentación retomando los principios clásicos de la izquierda militante y doctrinaria, una izquierda nacional, popular, antiimperialista, basada en la militancia sindical y política organizada, pero que no logró mantener su única banca parlamentaria. También en el espectro de la izquierda emergió el Partido Ecologista Radical Intransigente,43 que logró una banca en el parlamento en 2019. El partido es liderado por César Vega, ingeniero agrónomo, pequeño productor rural, periodista, ex militante del FA, con un programa de defensa y preservación del medio ambiente, desde una crítica radical a las consecuencias negativas de la “producción agrícola a base de transgénicos y agrotóxicos”, por su oposición a las plantas de celulosa y a la minería extractiva del proyecto de Aratirí, por la defensa de formas de producción agrícola alternativas, basadas en el pequeño productor y la conservación de los recursos naturales.

¿Quién ganó y quien perdió en las elecciones de 2019?

67Los resultados electorales están a la vista, triunfó una coalición conservadora y la continuidad de la izquierda en el gobierno fue derrotada. No obstante, resta explicar cómo se llegó a dicho desenlace.

68En la derrota electoral, se identificaron factores contextuales adversos a la izquierda, el giro ideológico de reacción conservadora a los cambios, unido a un contexto económico de estancamiento, con sus consecuencias negativas sobre el mercado de trabajo y la pérdida de bienestar material. A ello se suma el desgaste frente a la ciudadanía del desempeño del tercer gobierno del FA, y las dificultades internas de la izquierda para procesar una renovación de liderazgos y programática a tiempo.

69Por otro lado, la renovación de la derecha tradicional del partido nacional, que mostró capacidad de articulación política de la oposición anti FA, sumada a la aparición de nuevas candidaturas y partidos de derecha representantes de elites económicas y militares con discursos de renovación y alternativos a la elite política tradicional, captó una parte del electorado descontento, más apático y menos ligado a adhesiones partidarias firmes. Desde el punto de vista de las bases sociales, el malestar ciudadano fue más visible entre sectores de capas medias urbanas, así como en los de clases populares, especialmente en el interior del país.

70Entre los factores de éxito electoral en el ballotage presidencial de 2019, hay que señalar la novedad de una “coalición multicolor”, formada por la partidocracia tradicional del partido nacional y del colorado, con la integración de nuevos partidos pequeños emergentes, sin tradición alguna y muy personalizados. CA llamó particularmente la atención, por la presencia de un nuevo socio de extrema derecha que, a pesar de voces críticas desde los sectores más progresistas de la coalición, fue integrado rápidamente y “normalizado” en el discurso político oficial, fortaleciendo la orientación conservadora del nuevo gobierno.

71Un nuevo gobierno, con un programa de freno conservador a las reformas de los gobiernos del Frente Amplio, tuvo su estreno con la gestión pública de la Covid 19, que le dio una cara más paternalista, “protectora”, para ejercer la autoridad frente a la población. Dos meses después del inicio de la cuarentena sanitaria, el gobierno aprovechó los resultados positivos obtenidos en la opinión pública para aprobar la Ley de Urgente Consideración, un paquete legislativo “ómnibus”, en el cual se introdujeron iniciativas legales conservadoras en diversos planos de las políticas públicas, entre las que se destacan la seguridad pública mediante el fortalecimiento del poder punitivo del Estado, la centralización de la autoridad política sobre la educación y medidas de ajuste económico del Estado. En síntesis, una agenda económica de austeridad económica neoliberal y políticas regresivas de seguridad y orden público son una vieja receta que amenaza los derechos ciudadanos y especialmente perjudican a las clases populares más vulnerables. Como contracara, se articuló un Frente Amplio con el desafío de articular la oposición política y social ante la reacción conservadora.

Haut de page

Bibliographie

Aguiar Sebastián & Arocena Felipe, 2014, « Menant la marche : l’Uruguay et ses trois lois avant-gardistes », Cahiers des Amériques latines, no 77, dossier L’Uruguay de José Mujica, disponible sur : http://cal.revues.org/3386.

Aguirre Rosario & Ferrari Fernanda, 2014, La construcción del sistema de cuidados en Uruguay. En busca de consensos para una protección social más igualitarias, Serie Políticas Sociales, no 192, Santiago du Chili, Cepal.

Amarante Veronica, Arim Rodrigo & Salas Gonzalo, 2010, “La reforma tributaria y su impacto distributivo”, dans Pedro Narbondo, M. E. Mancebo (dir.), Reforma del Estado y políticas públicas de la Administración Vázquez: acumulaciones, conflictos y desafíos, Montevideo, Editorial Fin de Siglo.

Caballero Soledad, 2019, “Impacto del Plan Ibirapitá sobre la brecha gris en Uruguay”, Informatio, vol. 24, no 2, p. 46-64.

Caetano Gerardo, 2017, “¿Milagro en Uruguay? Apuntes sobre los gobiernos del Frente Amplio”, Coyuntura Nuso, no 272, nov.-déc., p. 13-28.

Di Giorgi Ana Laura, 2014, Democracia y derechos humanos: claves de la reconfiguración de la izquierda uruguaya (1980-2014), Buenos Aires, Clacso.

Bentancur Nicolás & Busquets José Miguel, 2019, “The governing left in Uruguay (2005-2015). A participatory democratic experiment”, Latin American Perspectives, n224, vol. 46, no 1, p. 137-151.

Filardo Verónica & Merklen Denis, 2019, Detrás de la línea de la pobreza. La vida en los barrios pobres de Montevideo, Buenos Aires et Montevideo, Gorla y Pomaire Eds.

Freigedo Martín, Abrahan Manuela & Milanesi Alejandro, 2016, “Reyes que no reinan: los avances a nivel municipal en el gobierno de Mujica”, El decenio progresista. Las políticas públicas de Vázquez a Mujica, Montevideo, Fin de Siglo.

Martinez Virginia, 2015, Las Políticas de Memoria del pasado reciente en las ciudades de Montevideo y Buenos Aires, Tesis de maestría bimodal en estudios contemporáneos de América Latina, Montevideo, Uruguay.

Real de Azúa Carlos, 1964, El Impulso y su freno. Tres décadas de Batllismo y las raíces de la crisis uruguaya, Montevideo, Editorial Banda Oriental.

Rivoir Ana (dir.), 2013, Plan Ceibal e Inclusión Social, Perspectivas interdisciplinarias, Montevideo, Plan Ceibal-Udelar.

Serna Miguel, 2018, « Les patrons latino-américains prennent le pouvoir », Le Monde Diplomatique, mai.

Serna Miguel (dir.), 2010, Pobreza y (des)igualdad en Uruguay: una relación en debate, Montevideo, Clacso Coediciones, Depto. de Sociología, Udelar.

Serna Miguel & Bottinelli Eduardo, 2018, El poder fáctico de las elites empresariales en la política latinoamericana: un estudio comparado de ocho países, Buenos Aires, Clacso-Oxfam.

Publicaciones oficiales

Instituto Nacional de Estadísticas, 2018, Anuario Estadístico 2018, disponible sur : http://www.ine.gub.uy/

Dinem-Mides, 2004, Revisión de indicadores básicos de desarrollo social (2006-2013), Ministerio de Desarrollo Social.

Ministerio de Desarrollo Social, disponible sur : https://www.gub.uy/ministerio-desarrollo-social.

González María José, 2017, “Evolución del salario real en el primer semestre de 2016”, Estudios sobre trabajo y seguridad social, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, avril, no 2.

Haut de page

Notes

1 La fórmula Lacalle-Argimón triunfó en la segunda vuelta presidencial con un 49 % de votantes en relación a la fórmula presidencial Martinez-Villar, que obtuvo el 48 % de votos válidos.

2 El anuncio de la ley de Urgente Consideración en el primer mes de gobierno de Lacalle Pou previó ajuste fiscal del gasto público, cambio en la políticas de seguridad pública y de defensa de fortalecimiento del poder de las corporaciones policial y militar, a lo que se agregó la intención de derogación o revisión de algunas leyes del gobierno anterior, en temas como medios de comunicación, regulación de la venta y del consumo de alcohol o la ley de retiro y jubilación de militares https://www.uypress.net/auc.aspx?101473 (Acceso: 13/1/2020).

3 Hemos advertido sobre los desafíos que la creciente presencia de las elites empresariales representa para la democracia. Cf. Serna & Bottinelli [2018] y Serna [2018].

4 En los primeros dos gobiernos del FA, el PBI crece a un promedio anual de 5,7 % en el período 2005-2009 y de 4,7 % en el período 2010-2014, mientras que para el tercer período (2014-2018), lo hace a un 1,6 % anual (cálculo en base MEF https://www.gub.uy/ministerio-economia-finanzas/institucional/informacion-economica/producto-bruto-interno Consultado en 1/12/2019).

5 La creación del Gabinete Social y del Consejo de Políticas Sociales favoreció la coordinación inter institucional y desembocó en una plataforma ampliada de acción (Plan de Equidad que continuará en el segundo gobierno con la Reforma Social).

6 Sobre los diversos análisis y perspectivas de los cambios de enfoques sobre desigualdad y políticas sociales en Uruguay se puede consultar Serna [2010].

7 Según algunos estudios de simulación prospectiva, se estima su efecto en disminución de 1 punto porcentual en el índice de gini [Amarante, Arim, Salas, 2010].

8 Sobre los impactos del Plan Ceibal, se puede consultar Rivoir [2013].

9 Los giros en las políticas sociales se apreciaron no sólo en los resultados de los indicadores macro, sino también en la percepción y prácticas de los sectores populares más vulnerables. En ese sentido, se puede consultar la reciente e interesante investigación de Verónica Filardo y Denis Merklen [2019].

10 Se puede consultar el trabajo de Bentancur y Busquets [2019] que muestran, desde la perspectiva de las políticas públicas, avances de diversos espacios de participación creados en áreas clásicas del Estado Social como seguridad social, educación y políticas sociales.

11 Se puede consultar el trabajo de Freigedo, Abrahan y Milanesi [2016] en el cual analizan los cambios de la aprobación del tercer nivel de gobierno departamental a partir del segundo gobierno. Es de notar que la política de descentralización municipal tenía antecedentes en propuestas iniciadas desde la gestión municipal de Montevideo, donde el FA gobierna desde la década del noventa.

12 A propósito de la conformación y de la dinámica de la agenda de derechos humanos de la izquierda, se puede encontrar un análisis sistemático de las últimas décadas en Di Giorgi [2014]. Una parte importante estuvo centrada en la violación de derechos humanos durante la última dictadura, con políticas activas en plano de la justicia y verdad para el esclarecimiento de denuncias de desaparición, tortura y represión, así como también fueron muy activas las políticas de memoria del terrorismo de Estado en el pasado reciente [Martinez, 2015].

13 https://legislativo.parlamento.gub.uy/temporales/leytemp5573600.htm (consultado 5/5/2019)

14 Un análisis específico sobre iniciativas legales de nuevos derechos y cambios recientes en el campo de la regulación del aborto, el matrimonio homosexual y la marihuana puede encontrarse en Arocena y Aguiar [2014]. La ampliación hacia una nueva agenda de derechos no estuvo libre de contradicciones y dificultades [Caetano, 2017].

15 http://www.sistemadecuidados.gub.uy/ (consultado 1/9/2019) El sistema de cuidados surge de la puesta en agenda pública, por parte de múltiples actores políticos y de la sociedad civil, de la problemática de los cuidados, de los consensos y debates sobre la expansión de servicios para promover la equidad social. Al respecto, se puede consultar Aguirre & Ferrari [2014].

16 Algunos estudios comienzan a realizar análisis de los impactos del plan. Al respecto, se puede consultar Caballero [2019].

17 La política fiscal en el período 2015-2019 enfrentó dificultades por la persistencia del incremento del déficit fiscal [INE, 2018, p. 303].

18 El proyecto de instalación de la Empresa Minera Aratiri fue una iniciativa impulsada durante el gobierno de Mujica, que contó además con un acuerdo multipartidario. El proyecto para el desarrollo de la extracción minera de gran porte estaba vinculado con la creación de una nueva terminal portuaria en el este del país. Se trataba de una inversión económica de gran envergadura, estimada en 1500 millones de dólares (un 1 % del PBI nacional). El proyecto generó diversos debates y oposición de varios sectores sobre sus impactos ambientales. En 2016, perdió interés por parte de los inversores y, en 2017, comenzaron litigios judiciales relacionados a la cancelación del proyecto. https://es.wikipedia.org/wiki/Proyecto_Aratir%C3%AD (Consultado en 5/5/2019).

19 La empresa finlandesa UPM es hoy la empresa más grande que tiene el país. En 2017 se firmó un acuerdo entre el gobierno y la UPM para la instalación de una segunda planta de celulosa. En agosto de 2019, el gobierno anunció su concreción que proyecta una inversión de 4000 millones de dólares, en torno de 2 % del PBI del país. https://www.gub.uy/ministerio-desarrollo-social/comunicacion/publicaciones/inversion-global-upm-2-uruguay-asciende-4000-millones-dolares y https://www.upm.uy/siteassets/documents/resumen.pdf (Consultado en 5/5/2019).

20 Nº19684 https://www.impo.com.uy/bases/leyes/19684-2018 Consultado en 5/5/2019.

21 A modo ilustrativo, se presentan el Partido Ecologista Radical Intransigente, el Partido Digital del Uruguay y el Partido Verde Animalista.

22 Nº 15.848, denominada Ley de Caducidad de la pretensión punitiva del Estado.

23 Hubo dos iniciativas que no lograron el mínimo de 25 % de adhesiones ciudadanas para habilitar el plebiscito de toda la iniciativa, pero son simbólicas del espíritu opositor en cuestiones morales a las reformas legales de la izquierda. En 2013 hubo una iniciativa de referéndum para derogar la despenalización legal del aborto que alcanzó apenas un 8,92 % de votantes y, en 2019, la iniciativa de derogación de la Ley Integral para Personas Trans que no superó el 8 % de adhesiones ciudadanas.

24 Porcentajes calculados en función de los datos de la Corte electoral.

25 Uy.press (6/8/19) https://www.uypress.net/auc.aspx?97675 Consultado en 6/8/2019.

26 http://www.lr21.com.uy/politica/1405416-oscar-andrade-pcu-lista-senado Consultado 1/9/2019.

27 A efecto ilustrativo, se debe recordar que líderes de la talla de Tabaré Vazquez emergen como tal de este tipo de movilización. En su caso, se destacó en la organización del primer plebiscito masivo que logró recoger el 25 % de firmas ciudadanas para habilitar el Referéndum contra la Ley de la Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado en las elecciones de 1989.

28 https://www.noalareforma.uy/quienes_somos.html consultado 1/9/2019.

29 https://desaparecidos.org.uy/marcha-del-silencio/ consultado 1/9/2019.

30 https://www.elpais.com.uy/informacion/sociedad/miles-reunieron-despedir-eduardo-bleier-velatorio-publico-udelar.html consultado 15/10/2019.

31 Porcentajes calculados en función de los datos de la Corte electoral.

32 https://lacallepou.uy/programa/ consultado 9/2019.

33 https://es.wikipedia.org/wiki/Jorge_Larra%C3%B1aga consultado 5/5/2019.

34 https://juansartori.uy/quien-es-juan-sartori/ consultado 5/5/2019.

35 Porcentajes calculados en función de los datos de la Corte electoral. https://www.corteelectoral.gub.uy/ consultado 1/12/2019.

36 Órgano rector de la enseñanza pública inicial, primaria y media del país.

37 https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Amor%C3%ADn_Batlle Consultado 5/5/2019.

38 Por la reciente irrupción de este nuevo actor partidario, no existen aún estudios en profundidad. Si bien es correcto afirmar que es una novedad histórica como partido político de derecha autónomo, existieron antecedentes de corrientes de extrema derecha (de la cual Manini Rios y personas de su círculo cercano participaron activamente) que atravesaron las fronteras partidarias tradicionales para aunar posiciones de reacciones conservadoras en diferentes coyunturas de la historia nacional. Al respecto, se puede consultar el análisis del historiador Carlos Demasi, “Que hay de nuevo en Cabildo Abierto”, en La Diaria, 2/11/2019, Montevideo. https://ladiaria.com.uy/articulo/2019/11/que-hay-de-nuevo-en-cabildo-abierto/. Consultado 2/11/2019.

39 https://manini.uy/somos-cabildo-abierto/ consultado 1/9/2019.

40 https://www.novick.com.uy/ consultado 1/9/2019.

41 https://partidoindependiente.uy/ consultado 1/9/2019.

42 https://www.unidadpopular.org.uy/ consultado 1/9/2019.

43 https://www.facebook.com/PERI.UY/ y https://www.corteelectoral.gub.uy/estadisticas/programas_gobierno_2015_2020/~8017/programa-de-gobierno-del-partido-ecologista-radical-intransigente consultado 1/9/2019.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Aprobación gestión gobierno nacional en opinión pública
Légende Nota: Promedio anual (entre 3 y 5 encuestas por año) del saldo de los que aprueban menos los que desaprueban la gestión del Gobierno Nacional.
Crédits Fuente: elaborado en base a datos publicados en la prensa de resultados de encuestas de opinión pública elaboradas por la Empresa Equipos Consultores, relevados por el Banco de Datos de la FCS-Udelar para el período 2005 y 2018 y por el autor para 2019.
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/11685/img-1.png
Fichier image/png, 61k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Miguel Serna, « La ola conservadora en Uruguay: claves de la derrota electoral de la izquierda en 2019 »Cahiers des Amériques latines, 94 | 2020, 229-252.

Référence électronique

Miguel Serna, « La ola conservadora en Uruguay: claves de la derrota electoral de la izquierda en 2019 »Cahiers des Amériques latines [En ligne], 94 | 2020, mis en ligne le 30 avril 2021, consulté le 23 juillet 2021. URL : http://journals.openedition.org/cal/11685 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cal.11685

Haut de page

Auteur

Miguel Serna

Profesor agregado del Departamento de Sociología, Universidad de la República, Uruguay.

Miguel Serna est sociologue, docteur en science politique (UFRGS, Brésil), professeur à l’université de la République (Uruguay), chercheur de niveau II du Système national de chercheurs (Uruguay), ex-président du Collège des sociologues de l’Uruguay et membre de l’Association latino-américaine de sociologie. Ses recherches et travaux portent sur les gauches et les droites, et sur les changements dans les groupes dirigeants en Uruguay et en Amérique latine.

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Université Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation des Amériques
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • Revue soutenue par l’Institut des sciences humaines et sociales du CNRS
    CNRS - Institut national des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search