Navigation – Plan du site

AccueilNuméros95Dossier. Relire l’indigénisme auj...Del Indian New Deal al indigenism...

Dossier. Relire l’indigénisme aujourd’hui. Sources, pratiques, acteurs

Del Indian New Deal al indigenismo interamericano: Moisés Sáenz y John Collier

De l’Indian New Deal à l’indigénisme interaméricain : Moíses Sáenz et John Collier
From the Indian New Deal to the Interamerican Indigenism: Moisés Sáenz and John Collier
David Robichaux
p. 165-184

Résumés

Dans les années 1920, le nouvel État révolutionnaire mexicain a adopté pour sa population rurale – dans sa majorité, autochtone – des politiques éducatives inspirées par des éducateurs réformistes comme John Dewey. Ces politiques constituaient non seulement le foyer de ce que plus tard deviendrait la politique indigéniste, mais attiraient également l’attention des États-Unis. Cet article souligne l’influence exercée par Moisés Sáenz – l’un des architectes des politiques d’éducation rurale du Mexique – sur John Collier dans la formulation du « Indian New Deal » aux États-Unis, au début des années 1930. Dès leur première rencontre, ils ont abordé l’idée d’une organisation internationale dévouée au bien-être des Amérindiens. Grâce à leurs efforts, le congrès de Patzcuaro a eu lieu en 1940 et, l’année d’après, l’Institut indigéniste interaméricain a été créé. Cet article analyse quelques aspects des biographies de Collier et de Sáenz qui ont pu favoriser leur relation et comment ce dernier a réussi à être identifié à une politique dite « de pointe » dans certains milieux américains. Il conclut en mettant en avant une possible explication pour le distancement postérieur de ces deux hommes et pour la désignation de Manuel Gamio au poste de directeur de l’III.

Haut de page

Notes de la rédaction

Texte reçu le 2 juin 2020, accepté le 6 juillet 2020

Texte intégral

1A finales de 1933, John Collier, el entonces nuevo director de la Oficina de Asuntos Indígenas (Office of Indian Affairs, actualmente Bureau of Indian Affairs; en adelante, OIA) de Estados Unidos, envitó a Moisés Sáenz a un viaje de inspección de algunas reservas del oeste de Estados Unidos. A principios de 1934, Sáenz, exsubsecretario de Educación Pública de México, quien más tarde, junto con el propio Collier, sería el principal organizador del Primer Congreso Indigenista Interamericano (Pátzcuaro, 1940), presentó sus resultados en una conferencia convocada por el secretario del Departamento del Interior (del cual dependía la OIA). Unos días después, junto con Collier, Sáenz estuvo presente en una reunión de activistas e interesados en la cuestión indígena estadounidense, en la cual se formuló el proyecto de ley que daría inicio al llamado Indian New Deal del Gobierno del presidente Franklin D. Roosevelt (1933-1945). Sin embargo, en su Indians of the Americas [1947], Collier apenas se refiere a Sáenz, y no dice nada sobre su papel protagónico en la fundación del Instituto Indigenista Interamericano (en adelante, III).

2¿Cuáles fueron las circunstancias del encuentro y de la relación entre Sáenz y Collier? ¿Por qué una de las figuras más connotadas de la historia del indigenismo mexicano estuvo presente en los primeros pasos de una transformación radical de la política estadounidense dirigida a su población autóctona? ¿Por qué la OIA buscó en México respuestas para solucionar su “problema indígena”? Y, finalmente, ¿cómo fue que Collier, que contó con la colaboración de Sáenz en la organización del congreso de Pátzcuaro, enaltecería más tarde el papel de Manuel Gamio en el indigenismo interamericano, en menoscabo de la contribución de Sáenz? Me propongo responder a estas preguntas examinando la fuerte influencia que ejercieron, por mediación de Sáenz, las políticas educativas y agrarias de la Revolución mexicana en el giro radical de la política estadounidense dirigida a su población indígena. A partir de una revisión y relectura de algunos textos sobre Sáenz y Collier, propondré algunas hipótesis que explican su acercamiento y su posterior distanciamiento y plantearé algunas preguntas para continuar explorando el tema en futuras investigaciones.

3El artículo se divide en cuatro apartados y unas reflexiones finales. En el primer apartado presento brevemente la situación de la población indígena en Estados Unidos como telón de fondo para examinar las políticas puestas en práctica durante la gestión de Moisés Sáenz como subsecretario de Educación Pública entre 1925 y 1928. Esta yuxtaposición permite comprender cómo las políticas mexicanas fueron vistas como posibles soluciones a la problemática indígena en Estados Unidos. Fue a través de Sáenz como se conocieron las políticas mexicanas que allí serían puestas como ejemplos de planeación estatal basada en la ciencia y que ejercerían una fuerte influencia en el diseño del Indian New Deal. En el segundo apartado resalto los datos biográficos y las bases ideológicas de John Collier que lo hicieron receptivo a las políticas educativas y agrarias de la Revolución mexicana, las cuales le parecían confirmar “verdades” que había descubierto en su propia experiencia. En el tercer apartado procuro reconstruir los eventos que condujeron al encuentro personal entre Moisés Sáenz y John Collier y la manera en que la relación entre ellos influyó en el lanzamiento del Indian New Deal. En el cuarto apartado analizo algunos puntos de coincidencia entre Collier y Sáenz y planteo varias hipótesis para matizar y complementar lo que se ha dicho sobre su aparente distanciamiento durante el proceso de fundación del III, después del congreso de Pátzcuaro de 1940. Concluyo con algunas interrogantes sobre la relación con el poder que tenían Sáenz y Manuel Gamio, las cuales quedan pendientes de investigar.

Circulaciones entre México y Estados Unidos: el papel de Sáenz en los años veinte

4Durante el siglo XIX, tanto en México como en Estados Unidos, se implementaron políticas que promovían la propiedad individual entre la población indígena. Asociada con el progreso y la civilización, la propiedad privada era vista como una etapa más avanzada de la evolución que la propiedad comunal, vinculada con lo primitivo. El proyecto liberal decimonónico de México proponía abolir el corporativismo, y con la Allotment Act (o Dawes Act) de Estados Unidos (1887) se pretendió parcelar las tierras tribales e instaurar la propiedad privada en las reservas. El objetivo era convertir a los “indios norteamericanos” en “norteamericanos indios”, destruyendo la organización tribal e integrando a los indígenas como individuos [Prucha, 1977, p. ix-x]. La tenencia de la tierra se convertiría en uno de los puntos centrales de los debates sobre los indígenas norteamericanos y sería clave en el Indian New Deal de 1934 [Kelly, 1983; Martone, 1976; Prucha, 1985].

5El Informe Meriam de 1928 puso de manifiesto el rotundo fracaso de la política indígena estadounidense [Philp, 1977, p. 90]. Las recomendaciones del informe y otras propuestas formuladas por John Collier, influidas en parte por las experiencias educativas y agrarias mexicanas, formarían parte del Indian New Deal, y Moisés Sáenz fue el personaje central de esta dinámica. En México, entre 1925 y 1928, Sáenz se empeñó en consolidar, reforzar y expandir el proyecto educativo puesto en marcha en el campo con la creación de la Secretaria de Educación Pública en 1921 [Rosser, 1970, p. 135-137]. Collier vio en el ejido emanado de la Revolución mexicana un caso exitoso de una vuelta a la propiedad colectiva después de la imposición de la privada y un modelo de gestión autónoma para las tribus norteamericanas [Hauptman, 1986, p. 360].

  • 1 Pionero latinoamericanista, como coordinador social de la Iglesia congregacional, Hubert Clinton He (...)

6Fungiendo como bróker cultural, Sáenz contribuyó a proyectar una imagen positiva de México e influyó en la opinión estadounidense en una época de tensas relaciones entre los dos países. Nacido en el seno de una familia presbiteriana en un pueblo cercano a Monterrey, Nuevo León, estudió en colegios fundados por misioneros protestantes estadounidenses en México y, posteriormente, en la prestigiosa Escuela Normal de Xalapa. Entre 1909 y 1912 cursó estudios de biología y química en una pequeña universidad de filiación presbiteriana en Pensilvania [Rosser, 1970, p. 26-34]. Su formación académica posterior fue en la Universidad de Columbia de Nueva York y en la Sorbona de París. De regreso a México, en 1923, fue nombrado director del Departamento Internacional y de la Escuela de Verano de la Universidad Nacional [Rosser, 1970, p. 69-77 y 79], un espacio desde el cual se proyectaba una imagen positiva de México [Delpar, 1992, p. 50]. Ahí nacieron diversos proyectos de intercambio internacional que afianzaron la imagen de Sáenz como vocero de la política nacionalista del Gobierno revolucionario, entre ellos, los seminarios del Comité de Relaciones Culturales con América Latina, fundado por Hubert Herring1.

7Animado y apoyado por el Departamento Internacional y la Escuela de Verano, desde 1926 Herring organizó unos diez seminarios en México, con la participación de notables especialistas mexicanos y norteamericanos, y con la asistencia de educadores y formadores de opinión que difundieron impresiones positivas de México en Estados Unidos [Rosser, 1970, p. 90-91]. La conferencia de Moisés Sáenz en el seminario de 1930, “The genius of Mexican life” [Sáenz, 1931], dio el título al libro que contenía las intervenciones de los participantes de esa edición del seminario [cf. Herring & Terrill, 1931].

8En ese período Sáenz dictó varias conferencias en Estados Unidos. Una de ellas, pronunciada en la Universidad de Chicago en 1926, marcó aparentemente el inicio de la difusión del programa educativo de México vinculado con el nombre de Sáenz. En su conferencia, Sáenz se refería en términos poéticos a una escuela rural, con sus huertos, conejeras, porquerizas, colonias de gusanos de seda y colmenas. Se trataba de una “escuela socializada”, cuyo propósito era de “integrar” a los habitantes que no hablaban español: “[incluir en] la familia mexicana a los dos millones de indígenas; hacerlos pensar y sentir en español e incorporarlos en el tipo de civilización que constituye la nacionalidad mexicana” [Sáenz, 1926, p. 69-72]. Orientado a la creación de un nuevo mexicano rural, este proyecto era consonante con la reforma agraria y la reforzaba, ya que buscaba “convertir el peón en campesino” [Sáenz, 1926, p. 74].

9Sáenz destacaba también la enorme influencia de John Dewey en el programa educativo mexicano. Afirmaba que Dewey –el hombre– pronto viajaría a México, pero que, de hecho, Dewey –en su espíritu– ya estaba ahí: en las escuelas del país se aplicaban –o se buscaba aplicar– sus propuestas, entre ellas, “la vitalización del trabajo escolar, el aprender al hacer (learning by doing)” [Sáenz, 1926, p. 78]. Efectivamente, en la Escuela de Verano de 1926 John Dewey impartió dos cursos, al final de los cuales, acompañado de funcionarios de la SEP como Rafael Ramírez, visitó escuelas rurales y misiones culturales [Aguirre Beltrán, 1981, p. 30]. En las páginas de la revista progresista The New Republic describiría el proyecto de la escuela rural en México como “uno de los experimentos sociales más importantes jamás emprendidos en el mundo” [apud Crick & Tarvin, 2012, p. 69].

  • 2 La “escuela rural mexicana” era producto de un movimiento educativo que se concretó en la llamada “ (...)

10En este mismo tenor, una publicación de la Oficina de Educación del Departamento del Interior de 1932, The House of the People, atestiguaba el creciente interés en el sistema escolar mexicano en Estados Unidos. Entre las razones de dicho interés se destacaba el empeño de México para enfrentar un problema que también preocupaba al Gobierno de Estados Unidos: mejorar la situación social y económica de los pueblos nativos a través de la educación [Cook, 1932, p. 1]. En esta publicación se le atribuía al “Dr.” Sáenz la autoría del proyecto de la escuela rural mexicana, “establecida en gran medida por sus esfuerzos” [Cook, 1932, s/p]. Así, la imagen de Sáenz como creador de un novedoso proyecto de educación rural, elogiado por nada menos que John Dewey, era la que John Collier tenía de él cuando lo llevó a ser su asesor en la OIA2.

Una trayectoria original en el contexto de Estados Unidos: el Indian New Deal de John Collier

11Las políticas de John Collier en la OIA en Estados Unidos han sido descritas como un “intento de última hora para impedir la muerte de las tribus” o para “parar la marea de la inevitabilidad histórica” [Martone, 1976, p. 613]. El antropólogo Julian Steward, quien a fines de la década de 1930 trabajó en la OIA, consideraba que la motivación del Indian New Deal era “extraordinariamente humanitaria”, pero que en gran medida tuvo poco éxito “porque las buenas intenciones fueron insuficientes” y el objetivo de “borrar el tiempo” era poco realista [Steward, 1977, p. 335 y 337]. Steward, además, acusaba a Collier de sostener que el “alma cósmica” o “cultura de los indios” era “espiritualmente superior” a la civilización occidental y estimaba que su política era un “movimiento mesiánico o de revitalización y que Collier era su profeta” [Steward, 1977, p. 338-339].

12¿Es acertada esta caracterización que Steward hace de Collier? Lo que sí está claro es que Collier formaba parte de un movimiento reformista de distintos tintes que contaba con un gran número de adeptos en Estados Unidos a fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Su experiencia como promotor y organizador comunitario en proyectos sociales urbanos y activista a favor de los derechos indígenas marcó su desempeño como director de la OIA, en el contexto del New Deal de Franklin D. Roosevelt. ¿Cuál fue el bagaje intelectual y político con que Collier llegó a su nuevo cargo? ¿Cómo y en qué momento conoció las políticas rurales del Estado revolucionario mexicano? En este apartado se pretende dar respuesta a estas preguntas.

13John Collier (1884-1964) nació en el seno de una familia prominente, descendiente de esclavistas de Atlanta, en el sureño estado de Georgia [Kelly, 1983, p. 3-10]. Su formación intelectual, marcada por una amplia gama de intereses, incluyó estudios de letras y teatro francés en la Universidad de Columbia (Nueva York) entre 1902 y 1906, un trabajo en un laboratorio de zoología para aprender la “metodología de las ciencias naturales” y cursos de psicología con Pierre Janet en el Colegio de Francia [Philp, 1977, p. 7-9; Kelly, 1983, p. 11-12]. A principios de 1908 fue contratado como “trabajador cívico” por el People’s Institute de Nueva York, organización orientada a apoyar a la población inmigrante [Kelly, 1983, p. 23-25]. Allí, uno de sus proyectos fue un programa para utilizar los planteles escolares como “centros sociales”, es decir, como medio de promover un sentido de comunidad [Kelly, 1983, p. 35-38]. Alimentada por las ideas del anarquista Kropotkin, esta experiencia fue el antecedente de su objetivo de revitalizar la tribu y restaurar la propiedad tribal como eje central del Indian New Deal. Como veremos, Collier pensó que esto se había logrado en México a través del ejido y un modelo particular de escuela, sus fuentes de inspiración en el diseño de su política indígena.

14Según el propio Collier, la observación de los rituales de los indígenas Pueblo, en Nuevo México, fue el inicio del descubrimiento de la existencia entre los pueblos autóctonos del Nuevo Mundo de “instituciones formadoras de personalidad”, vigentes a pesar de los grandes y repetidos choques históricos, que perpetuaban “la producción de estados y actitudes mentales, lealtades con la tierra y con otros seres humanos, en un contexto de belleza que permeaba la vida del grupo” [apud Kunitz & Collier, 1971, p. 16-17]. Esas experiencias le revelaron la importancia de la comunidad y la necesidad de conservar ese “secreto fundamental de la vida humana”. Al respecto, en las primeras líneas de Los indios de las Américas, afirmó: “Ellos [los pueblos originarios del Nuevo Mundo] tenían lo que el mundo ha perdido. Todavía hoy, ellos lo conservan. Y lo que la humanidad ha perdido, lo ha de recuperar, o perecerá” [Collier, 1960, p. 29].

15En un análisis de las ideas de Collier con respecto a la comunidad, E. A. Schwartz ofrece otra interpretación con respecto a ese moment priviligié. Plantea que lo que Collier describió en términos casi místicos, en realidad resumía una postura de compromiso con un tipo de sociedad y de valores por los cuales había luchado durante gran parte de su vida [Schwartz, 1994, p. 527]. De hecho, desde 1919 Collier había comenzado a trabajar en el manuscrito de un libro, Crowds, Groups and the Great Society: with a Study of the American Community Movement, que nunca fue editado [Schwartz, 1994, p. 527].

16En 1922, Collier participó en la campaña para impedir la aprobación de la Ley Bursum que atentaba contra la propiedad indígena. Esa lucha puso la “cuestión india” en el punto de mira y culminó en la fundación de la American Indian Defense Association (Aida), con John Collier como su secretario general, y en la adopción de una nueva ley considerada más justa [Philp, 1977, p. 28-53]. Así, Collier se convirtió en una figura pública conocida en círculos progresistas, temido por muchos funcionarios por su tenacidad. El Informe Meriam de 1928 le dio la razón en muchas de sus posturas y es probable que ese activismo en torno a la cuestión indígena propiciara el cambio de rumbo del Gobierno de Herbert Hoover (1929-1933). Sin embargo, Collier pronto se decepcionaría de las medidas de Hoover y apoyaría entusiastamente la candidatura de Franklin D. Roosevelt, a quien consideró como de la corriente de un “gobierno científico” [Philp, 1977, p. 90-112 y 113]. Con la toma de posesión de Roosevelt en 1933, Collier fue propuesto como director de la OIA y entró en funciones el 21 de abril de 1933 [Philp, 1977, p. 113-117].

Moisés Sáenz, John Collier y el Indian New Deal

17Al describir la gran atracción de lo mexicano en Estados Unidos en las décadas de 1920 y 1930, Helen Delpar [1992, p. 15] destaca la importancia de lo que llama “peregrinos políticos”, a saber, norteamericanos de izquierda que viajaron a México atraídos por la política aparentemente izquierdista del Gobierno, disidentes que vieron en el socialismo la vía para salir del materialismo y otros males del capitalismo. Además del creciente interés en “lo indígena” en esa época, esta autora [1992, p. 91-114] se refiere también al interés despertado por la escuela rural mexicana en Estados Unidos y describe brevemente el encuentro de John Collier con Moisés Sáenz, así como la influencia que ejerció la política agraria y educativa en las políticas del primero en el Indian New Deal [Delpar, 1992, p. 122-124].

18Sin embargo, a pesar del interés generalizado por ese México, considerado como “laboratorio de innovación socioeconómico” por algunos observadores norteamericanos [Ahlstedt, 2015, p. 142], Lawrence Kelly [1983] y Kenneth Philp [1977] no indican que esa atracción fuera palpable en la etapa de activismo de Collier. Tanto Thaddeus Blanchette [2006] como Wilbert Terry Ahlsted [2015], quienes para sus tesis doctorales sobre la política indigenista de Collier revisaron los archivos de éste, hablan de un descubrimiento tardío y aparentemente repentino de México.

19¿Cuál fue la vía mediante la cual el experimento social de México llegó a llamar la atención de Collier? En este apartado me esfuerzo por reconstruir cómo Collier descubrió las políticas educativas y agrarias de México, el papel de Sáenz en ese proceso y la manera en que esas políticas influyeron en el Indian New Deal. Aunque en 1930, en compañía de su familia, Collier viajó por México en coche y quedó favorablemente impresionado por la calidez y generosidad de la gente indígena del país [Ahlstedt, 2015, p. 148-149; Delpar, 1992, p. 121-122], no fue sino hasta 1931 cuando estableció contacto con Sáenz. Si bien las fuentes consultadas no son explícitas, sabemos que, en preparación para su viaje a México, Frank Tannenbaum había concertado reuniones con funcionarios mexicanos [Ahlstedt, 2015, p. 149]. Este mexicanista, que podría entrar en la categoría de “peregrino político” de Delpar, mantenía una intensa correspondencia con Moisés Sáenz, quien lo había animado a estudiar la educación rural [Hale, 1995, p. 244].

20En ese primer encuentro, en la casa de Sáenz en Taxco, Collier descubrió que su nuevo colega mexicano había leído el Informe Meriam de 1928. Juntos, discutieron soluciones para la pérdida de tierras de los indígenas y “embarcaron en distintas misiones culturales” [Ahlstedt, 2015, p. 149]. También discutieron el establecimiento de mecanismos internacionales para los pueblos indígenas, lo que daría lugar casi una década después al III [Rosser, 1970, p. 356]. En su obituario a Moisés Sáenz, el propio Collier escribiría que, en esa ocasión, en la casa de Sáenz, había nacido la idea del III [Collier, 1941, p. 11].

21Collier se llevó de aquel encuentro una impresión sumamente positiva de Sáenz. En una carta del 1 de septiembre de 1931, dirigida a Lewis Meriam (del Informe Meriam), lo describió con las siguientes palabras: “uno de los humanos más evolucionados, experimentados e instruidos que jamás he conocido” [Delpar, 1992, p. 192]. En la misma carta destacó la importancia de lo que se había logrado en México bajo la dirección de Sáenz. Afirmó que mucho se podría aprender de las políticas y experiencias de México [Blanchette, 2006, p. 324] y describió a Sáenz como “un comunicador de ideas” innato. Además, indicaba: “con respecto a contactos posteriores sobre nuestros trabajos pro-indígena y aquellos en México, el Dr. Sáenz parece gozar de un prestigio inigualado, dentro y fuera del grupo gobernante de México” [Ahlstedt, 2015, p. 154]. En septiembre de 1931 pidió a Meriam que Sáenz fuera invitado para trabajar para la OIA [Blanchette, 2006 p. 358].

22La idea concreta de invitar a Sáenz como asesor de la política indígena estadounidense parece haber sido de Frank Tannenbaum. En la respuesta a una carta que éste escribió en enero de 1932, Collier expresó su acuerdo con la idea de que Sáenz estudiara las condiciones de los indígenas de las reservas e hiciera propuestas de reformas [Ahlstedt, 2015, p. 153]. Por su relación con Sáenz, es posible que Tannenbaum haya hecho esta propuesta a Collier antes de su viaje a México. Collier opinó que, por su experiencia, su formación académica y su personalidad, Sáenz estaba particularmente calificado para realizar esa tarea. Para Collier, la capacidad de Sáenz para contextualizar el problema de lo que él mismo llamaba “incorporación”, i.e. “la amalgamación de la herencia india con la blanca”, y sus habilidades como sociólogo garantizaban el buen resultado de esa inspección de las reservas [Ahstedt, 2015, p. 152-153].

23Es probable que Collier haya considerado a Sáenz como altamente calificado debido al proyecto que éste estaba por emprender. Desde principios de septiembre de 1931 hasta mediados de febrero de 1932, comisionado por la Secretaría de Educación Pública, Sáenz visitó Guatemala, Ecuador, Perú y Bolivia para estudiar sus programas de integración nacional [cf. Sáenz, 1933a y 1933b]. Collier y Sáenz debieron haber seguido en contacto, ya que en febrero de 1932 ambos contribuyeron con artículos en un número de la revista Progressive Education dedicado a la educación indígena. Los articulistas resaltaban la influencia en Estados Unidos de la estrategia indigenista mexicana y su identificación con Sáenz. W. Carson Ryan (director de Educación Indígena de la OIA) y el antropólogo Oliver La Farge pusieron a México como ejemplo de un país que se esforzaba por integrar a su población indígena a la sociedad mayor, y como modelo para las escuelas indígenas de Estados Unidos [Delpar, 1992, p. 121]. En su artículo, Sáenz destacaba la enseñanza para la vida cotidiana proporcionada por las nuevas escuelas mexicanas [Delpar, 1992, p. 121] y la idea de la escuela como “fuerza social vital” para incorporar al indígena, la cual “se convertiría en uno de los medios más eficientes para fortalecer la nacionalidad y crear un México íntegro” [Ahlstedt, 2015, p. 179].

24En su artículo, Collier resaltó que, a diferencia de los internados indígenas en Estados Unidos, que producían individuos de “almas partidas, mentes no preparadas y naturalezas sociales desarraigadas”, las escuelas rurales mexicanas eran propiedad de la comunidad y una herramienta comunal para mejorar la vida rural [Blanchette, 2006, p. 324; Delpar, 1992, p. 122]. Señaló también que una mayor explotación de la veta antropológica en México podría hacer emerger “los elementos estructurales de una nueva Civilización occidental” [Ahlstedt, 2015, p. 181].

25En varias cartas sucesivas de mayo de 1932, Collier le pidió a Sáenz su ayuda en la organización de una exposición sobre la vida de las poblaciones indígenas de las Américas en el marco del III Congreso Internacional de Eugenesia que se celebraría ese mismo año en Nueva York. También le pidió su anuencia para proponerlo como presidente honorario del comité organizador de la exposición y le solicitó su apoyo tanto con respecto a los contactos que tenía en América Latina (incluso con Manuel Gamio) como con relación a sus conocimientos sobre los indígenas del área [Ahlstedt, 2015, p. 186-187]. Años después, Collier se referiría a esta colaboración como el primer paso concreto en el proyecto interamericano [Ahlstedt, 2015, p. 186-187]. No obstante, este evento no se encuentra en el catálogo de exposiciones de la memoria del congreso, por lo que, aparentemente, no se llevó a cabo [Perkins & Laughlin, 1934, p. 486-509].

  • 3 Las cursivas son mías; entiendo “miraje” como “espejismo”.

26Entre julio de 1932 y enero de 1933, Moisés Sáenz pasó la mayor parte de su tiempo en Carapan, Michoacán, donde se ponían en práctica medidas concretas en lo que se conocería como la Estación Experimental de Incorporación del Indio. Ahí, Sáenz se toparía con la cruda realidad: “Todos aquellos atributos que solemos asociar con las miles de escuelas rurales fundadas por la Revolución, están ausentes en éstas […], que he llegado a preguntarme si al definir la Escuela Rural, no habremos sido víctimas de algún miraje del idealismo” [Sáenz, 1969, p. 37]3. Concretamente, lo que Sáenz encontró en las escuelas de la región de Carapan no coincidía con lo que había descrito ante un público universitario en Chicago, con lo que John Dewey había publicado en The New Republic en 1926 y con el cuadro pintado por Collier y otros en Progressive Education a principios de 1932.

27Por su parte, al ser nombrado director de la OIA en abril de 1933, Collier comenzó a preparar los grandes cambios que tomarían forma en el Indian Reorganization Act de 1934, con medidas concretas para incorporar en el diseño de su nueva política lo que pensó haber encontrado en México. En dicho año comisionó al director de Educación Indígena para que fuera a México. Éste, tras haber estado acompañado por funcionarios de la SEP, regresó convencido de la superioridad del programa de educación para adultos de dicho país en comparación con el programa norteamericano [Delpar, 1992, p. 121]. Sáenz llegó a Estados Unidos a finales de 1933 y en los números del 1 de noviembre de 1933 y del 15 de enero de 1934 de Indians at Work, el órgano interno de la OIA, Collier informó que el “Dr.” Sáenz trabajaría con la OIA durante dos o tres meses [Blanchette, 2006, p. 360].

28En el editorial que publicó en 1933 en Indians at Work, Collier explicó claramente la importancia de la presencia del “Dr.” Sáenz:

“La actual política indígena de México (de la cual el Dr. Sáenz ha sido el líder creativo) servirá para expandir las tierras de los indios y para asegurar esa expansión por medio de una organización indígena –sociedades cooperativas de ayuda mutua, que prácticamente son corporaciones de uso y propiedad de la tierra” [Blanchette, 2006, p. 360].

29Collier destacaba que el sistema mexicano había sido planeado por “un gobierno sociológicamente informado” y que “los planes habían sido ‘puestos a prueba’ por medio de experimentos y demostraciones controlados y cuidadosamente documentados” [apud Blanchette, 2006, p. 361].

30Queda claro, por las siguientes palabras, que Collier había trasplantado el modelo mexicano a la nueva política indígena que estaba formulando:

“Aquí en la OIA de Estados Unidos, estamos intentando revisar las leyes y políticas territoriales –de la tierra en disminución a la tierra en expansión, de la tierra indígena usada por los blancos a la tierra indígena usada por los indígenas, de la tierra individualizada a la tierra corporativa– Y estamos intentando revisar la política social: en lugar de combatir la vida tribal, valorizarla y apoyarla” [Blanchette, 2006, p. 361].

31El plan consistía en “una nueva institución perfectamente ejemplificada por los ejidas (sic) y las escuelas mexicanas”. Todo esto porque lo que se buscaba era “libertar los poderes y las ambiciones de los indios” para que siguieran conquistando su propio futuro “como los indígenas de México, con armas prácticas y estandartes místicos ondeando en el viento” [Blanchette, 2006, p. 361].

32Tras su gira por las reservas, en enero de 1934, Sáenz presentó sus resultados en una conferencia convocada por Collier a la que asistieron los secretarios del Interior y de Agricultura y otros funcionarios. Recomendó que, en lugar de buscar la eficiencia burocrática, se tomaran medidas tendientes al desarrollo de un “programa basado en la comunidad en el que los indios jugaran un papel protagónico” [Ahlstedt, 2015, p. 210-212]. Desafortunadamente, esta breve mención en la edición del 15 de enero de 1934 de Indians at Work es lo único que sabemos del informe de Sáenz. Rosser [1970], que revisó los archivos personales de Sáenz, no hace mención de este documento ni del papel de Sáenz como asesor de la OIA.

33Unos días después, Sáenz participó en una reunión convocada por Collier y presidida por Lewis Meriam para promover una nueva legislación que reemplazaría la Ley Dawes [Philp, 1977, p. 135]. Allí se formularon las bases de lo que sería la Indian Reorganization Act (Ley de Reorganización Indígena). Según la revista Indian Truth, órgano de la Indian Rights Association, “Moisés Sáenz ayudó a asentar las bases para la Ley de Reorganización India” [Ahlstedt, 2015, p. 212 y 214]. El proyecto de ley cubría cuatro grandes rubros: autogobierno, educación indígena, tenencia de la tierra y establecimiento de una corte federal de asuntos indígenas. Era un claro reflejo de la influencia de las políticas mexicanas de educación rural y tenencia de la tierra y representaba para Collier la materialización de los valores por los cuales había luchado. El apartado sobre tenencia de la tierra estaba inspirado en el ejido mexicano [Philp, 1977, p. 140-143]. En una forma muy modificada, la ley fue aprobada por el Congreso en junio de 1934. Con todo, la nueva ley permitía restaurar o reafirmar la organización tribal, suprimía las medidas que habían privatizado la tierra y promovía escuelas locales con elementos de la cultura indígena en su contenido educativo [Prucha, 1985, p. 63-64].

34Durante toda la década de 1930, con frecuencia fueron enviadas a México misiones de educadores y funcionarios con el propósito de “observar y reportar, evaluar y recomendar”. Hasta su nombramiento como embajador en Ecuador, en mayo de 1934, Sáenz proporcionaba los contactos para esas visitas; posteriormente sirvió de enlace Mary Louis Doherty, quien era su secretaria [Ahlstedt, 2015, p. 339-341]. Algunas de las peculiaridades de la escuela rural mexicana se intentaron aplicar en las escuelas indígenas en Estados Unidos [Philp, 1977, p. 128-129]. Como admirador del sistema ejidal, Collier se interesó por el sistema mexicano de crédito rural [Collier, 1960, p. 150-155] y encargó una investigación comparativa de los dos países; sus resultados se presentaron en el congreso de Pátzcuaro [Ahlstedt, 2015, p. 228-230].

35Finalmente, la política mexicana relativa a la conservación y promoción del arte popular y artesanías ejerció una influencia capital en el Indian Arts and Crafts Board, gracias a la contratación de René D’Harnoncourt, austriaco de ascendencia belga, activo en México desde 1926. Después de trabajar en el rescate de técnicas y en la revalorización del arte popular entre los artesanos, D’Harnoncourt organizó una exposición de arte popular mexicana auspiciada por la SEP que, en 1930, tuvo un gran éxito en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York. D’Harnoncourt, que participaba con regularidad en los seminarios de Herring, conoció a Collier en el seminario de 1936, en Ciudad de México, gracias a Sáenz. Como empleado de la OIA aplicó en EE. UU. el método que había desarrollado en México y promovió la apreciación del arte indígena [Schrader, 1983, p. 124-142].

Desencuentro y tergiversación: una interpretación de la “marginalización” de Moisés Sáenz en el establecimiento del III

36Dado el papel de Moisés Sáenz en la creación del III, sorprende que las palabras iniciales del capítulo de Los indios de las Américas dedicado al congreso de Pátzcuaro de 1940 se refieran al trabajo de Manuel Gamio en Teotihuacán. Collier explica que Gamio, a raíz de su investigación, llegó a la conclusión de que solo la “educación integral”, es decir, “una educación aplicada a la comunidad en su conjunto […] podría resolver la necesidad, desesperada, profunda y espiritual, de México y de sus indios.” Dicho enfoque incluía programas de salubridad, de agricultura y de promoción de las artes y oficios que, por motivos políticos, llegaron a su fin cuando Plutarco Elías Calles asumió la presidencia de México [Collier, 1960, p. 267]. De hecho, como parte integral del proyecto de Teotihuacán, Gamio llevó a cabo un experimento que fue el antecedente del modelo de escuela asociada con el proyecto de Sáenz en la SEP. Además de hacer un detallado diagnóstico, proponiendo remedios para combatir la baja escolaridad [Gamio, 1979, p. 259-263], incluyó un ejercicio que duró un año escolar en el que se incorporaron elementos de la vida local y conocimientos prácticos en el programa de estudios [Gamio, 1979, p. 422-437].

37Es evidente que el propósito de Collier no es relatar “la verdadera historia”, sino elogiar a Gamio, pues, unas páginas después, destaca: “En este Hemisferio no existe un hombre que posea una capacidad mental y un espíritu más devoto a la causa indigenista que Manuel Gamio” [Collier, 1960, p. 270]. El hecho de que el capítulo relativo al congreso de Pátzcuaro de 1940 comience con la descripción del proyecto de Teotihuacán es el inicio de una tergiversación de la historia de los antecedentes de dicho congreso y de la creación del III. Al leer los párrafos siguientes, puede pensarse que Collier está refiriéndose a Gamio. Menciona un encuentro en México en 1931 con “trabajadores de la educación” de ese país, la exposición organizada por “un grupo interamericano” en el III Congreso Internacional de Eugenesia de 1931 y la Conferencia Interamericana de Lima de 1938, sin jamás referirse al papel protagónico de Sáenz en dichos eventos; se limita a decir que éste fue el primer director del III [Collier, 1960, p. 268 y 270]. Así, en la medida en que el relato comienza con la referencia a Gamio, un lector incauto podría fácilmente pensar que éste estuvo presente en los eventos mencionados, conducentes al congreso de Pátzcuaro, cuando en realidad fue Sáenz.

38Seis años antes, en el obituario a Sáenz que publicó en el Boletín Indigenista, Collier no se había referido a un encuentro en México en 1931 con “trabajadores de la educación”, antes bien, había destacado el importante papel de Sáenz: “Fué [sic] en la casa del Dr. Sáenz, en Taxco, donde nació la idea de fundar el Instituto Indigenista Interamericano. Cuando hablamos de ello aquel día ya lejano, sabíamos que la creación del Instituto sería el fruto de una larga labor” [Collier, 1941, p. 11]. En el momento de ese encuentro, Sáenz se preparaba para sus investigaciones sobre la situación de los indígenas en Guatemala, Ecuador, Bolivia y Perú, algo que debió haber sido un estímulo para que Collier ampliara sus horizontes, pensara en la problemática indígena en términos panamericanos y postulara para una beca Guggenheim para estudiar el mismo tema en Canadá, Estados Unidos y México [Ahlstedt, 2015, p. 150]. En el mismo obituario, Collier también afirmaba con respecto a Sáenz lo siguiente:

“[…] se dedicó a tratar de mejorar la condición del indio y su nombre siempre estará ligado al gran florecimiento –el gran período creativo– de la educación indígena en México. Fue Secretario General del Primer Congreso Indigenista Interamericano […] y jugó un papel importante en la fundación del Instituto” [Collier, 1941, p. 11].

39¿Cómo podemos interpretar esa reescritura de la historia por parte del mismo Collier? En primer lugar, en 1947, año de la primera edición (en inglés) de Los indios de las Américas, Collier se encontraba fuera del poder. Después de ver su campo de acción cada vez más restringido como director de la OIA, en enero de 1945 presentó su renuncia [cf. Philp, 1977, p. 192-211]. Sus vínculos con el III representaban para él el único nexo con el papel que antaño había tenido en su fundación. Continuó en su Consejo Ejecutivo como representante de Estados Unidos unos años más [Collier, 1960, p. 270] y, como muestran los índices de América Indígena, ahí siguió publicando artículos, notas y comentarios hasta 1963. Así, reconocer el aporte de Gamio al indigenismo, algo que Sáenz nunca fue capaz de hacer, y luego enumerar los aportes de este último, pero sin mencionar su nombre, parece haber sido la solución a la que llegó Collier para equilibrar su relación con las dos figuras clave del indigenismo mexicano.

40Por otro lado, propongo que el enaltecimiento de Gamio y su desvinculación de Sáenz pudo haber sido una forma de legitimarse en la comunidad académica donde, después de la OIA, pretendía afianzar su carrera. Además de dar clases de sociología en una universidad, había fundado un instituto de estudios étnicos con el fin de realizar investigaciones y brindar asesorías, trabajando incluso para la Marina de Estados Unidos [Philp, 1977, p. 219-222]. Si bien Sáenz llamaba “antropología social” al método que desarrolló a partir de su experiencia latinoamericana y Carapan, se trataba de una “ciencia cargada de emoción social”, comprometida con el cambio en la estructura social y la justicia social [Aguirre Beltrán, 1970, p. xv-xvi]. Es probable que Collier personalmente no tuviera problemas con esos objetivos, pero asociarse con Gamio, que dirigía el III y cuya cientificidad era reconocida por sus homólogos norteamericanos, ciertamente ofrecía ventajas obvias en las mencionadas circunstancias.

41Además, Collier tenía una larga historia de colaboración con antropólogos en los proyectos de la OIA. En el otoño de 1933 envió un cuestionario a una larga lista de antropólogos norteamericanos, pidiendo su opinión sobre la política indígena y las tribus que habían investigado. Muchos respondieron con propuestas e información concretas y Collier citaba estos materiales en sus comparecencias ante el Congreso estadounidense [Blanchette, 2006, p. 363-368]. En mayo de 1934 convocó a una “junta de consultores” de antropólogos prominentes, para que ayudaran a identificar y formar a profesionales en los proyectos de la nueva política indígena [Kelly, 1980, p. 8].

42A pesar de sus diferencias y disputas públicas con algunos antropólogos que colaboraron en la OIA [cf. Mekeel, 1944; Steward, 1977], Collier estaba convencido de que el conocimiento antropológico podría emplearse para crear e implementar una política social efectiva [Morgan, 2017, p. 438]. D’Arcy McNickle, quien colaboró con Collier, señala que los antropólogos de campo que trabajaron en la OIA durante su gestión tenían la tarea de recolectar datos. Aunque su trabajo se distinguía del de la “antropología científica”, ya que el objetivo era la cooperación en la solución práctica de problemas administrativos, el procedimiento era tan riguroso como en cualquier investigación científica [McNickle, 1979, p. 54].

43Queda pendiente saber si ese uso que dio Collier a la antropología como medida para fundar sus programas de acción en la ciencia no se debió, de hecho, a su relación con Sáenz. Independientemente de su origen, quisiera plantear la hipótesis de que esa relación que sostuvo Collier con la antropología es un factor que debe tomarse en cuenta para explicar el enaltecimiento de la figura de Gamio en detrimento de la de Sáenz y, posiblemente, para entender dos incidentes que Laura Giraudo ha documentado e interpretado como una marginalización de Sáenz durante el periodo de formación del III.

44A fines de 1940, Collier le propuso a Sáenz, entonces director provisional del III, que, en vista de su ausencia por ser embajador de México en Perú, Gamio fuera nombrado director interino. Esto no llegó a suceder, pero los mensajes de Sáenz a Collier y a Carlos Girón Cerna, quien a principios de 1941 había sido designado como secretario en funciones de director, muestran su profunda molestia [Giraudo, 2006, p. 15-18]. Esto no es de sorprender, considerando su papel protagónico en la organización del congreso y en la iniciativa de crear el III. Además, el perfil del director era un retrato hablado de Sáenz, pues debía ser “una persona de reconocida competencia en materia indígena y [con] un conocimiento comparativo del problema indígena en diversos países americanos” [Giraudo, 2006, p. 13].

45En agosto de 1941, Girón Cerna, en su calidad de director de publicaciones, solicitó a Sáenz un artículo para el número inaugural de América Indígena. Al recibir el texto, Girón le pidió dos modificaciones, afirmando que el contenido contradecía los principios de la Convención de Pátzcuaro. Exponiendo su visión del papel del naciente III, Sáenz había escrito que, “en sentido amplio”, este era “eminentemente político” y que no había cabida para “investigaciones abstractas y científicas”, ya que los objetivos de sus indagaciones serían producir “datos y elementos de acción cuya realización sería promovida por el III “ante las autoridades y organismos competentes” [Giraudo, 2006, p. 20-22].

46Dado lo delicado que resultaba el tema de una posible intromisión de un organismo internacional en las decisiones políticas internas de sus países miembros, se podrían entender las objeciones al respecto por parte del Comité Ejecutivo Provisional, justo en el momento en que se procuraba la ratificación de un número mínimo de países para constituir formalmente el III. Considerando su experiencia diplomática, es difícil imaginar que Sáenz no fuera consciente de lo controvertido que era este asunto.

47Por otro lado, la aversión que tenía Sáenz por las “investigaciones abstractas y científicas” parece constituir un choque frontal con el uso potencial que Collier veía en la antropología y en la antropología de Gamio, que abarcaba tanto fines “prácticos” como “científicos”. Sáenz había expresado opiniones similares en otras ocasiones. Por ejemplo, en su contribución a uno de los seminarios de Herring afirmó: “poco me interesa el indio como tema de investigación científica, como candidato para una vitrina en un museo” y “Tengo años de estudiar a los indios, pero aún no he visitado el Museo Nacional” [Sáenz, 1935 p. 173-174].

  • 4 El texto fue publicado en inglés en otra revista y forma ahora parte de la antología de Luis Vázque (...)

48Por ello, considero que la negativa de Sáenz a modificar el artículo no solo debe interpretarse como una visión alternativa, como lo plantea Laura Giraudo [2006, p. 23-24], sino también como una forma de expresar que sabía que su destino estaba sellado y que habría de ser efectivamente excluido de la dirección del III. Al respecto, cabe recordar que para entonces ya habían pasado varios meses desde el 1 de diciembre de 1940, cuando había tomado posesión el nuevo presidente de México, y Sáenz seguía al frente de la embajada en Lima. Es decir, ante lo que el propio Sáenz debió haber sentido como su marginalización, optó por ser intransigente y expresar sus ideales, independientemente del contexto y las posibilidades reales. En consecuencia, el artículo fue excluido del número inaugural de América Indígena4.

Reflexiones finales

49A partir de una relectura de materiales publicados y tesis, he intentado reconstruir la historia de la relación entre Moisés Sáenz y John Collier, reuniendo elementos previamente dispersos y ofreciendo interpretaciones de su acercamiento y posterior distanciamiento. En el proceso han surgido nuevas interrogantes, algunas de las cuales esbozo a continuación. Destaco, en primer lugar, preguntas generales relativas a la (no) relación entre Sáenz y Gamio. Sospecho que lo que parece ser una especie de relación de evitación entre estos dos pioneros del indigenismo mexicano tiene que ver en parte con sus vínculos con el poder estatal. En la década de 1920 ambos estuvieron al frente de organismos estatales y, de manera diferente, supervisaron proyectos que fueron la base del indigenismo mexicano. Pero en la coyuntura de 1940-1941, cuando Manuel Ávila Camacho asumió la presidencia de México y cuando se estaban dando los pasos concretos para la creación del III, los dos se encontraban relegados a puestos muy inferiores en comparación con aquellos que habían ocupado en los años veinte.

50Es sabido que Sáenz estaba identificado con el callismo, su hermana era incluso esposa de uno de los hijos de Calles [Noyola, 1987, p. 148-149]. Es probable que, por eso, durante el cardenismo estuviera alejado de los círculos de poder, siendo embajador en tres países. No obstante, aprovechando su talento y dedicación, Cárdenas, además de confiarle la organización del congreso de Pátzcuaro, le pidió en 1935 que formulara un proyecto para establecer el Departamento de Asuntos Indígenas (DAI). Dicho organismo se estableció en 1936, pero, contrariamente a sus expectativas, Sáenz no fue nombrado como su director [Legarreta, 2016, p. 268-278].

51Gamio, por su parte, a pesar de su distanciamiento con Calles tras su muy sonada renuncia y reemplazo por Sáenz como subsecretario de Educación Pública en 1925, seguía en correspondencia con él, proponiéndole proyectos y ofreciéndole sus servicios, aun durante su exilio y todavía en 1934, pocos meses antes de que Cárdenas asumiera el poder. Finalmente, en 1938, fue nombrado jefe del Departamento Demográfico de la Secretaría de Gobernación [Urías, 2002, p. 107-109; 111-112 y 116].

52He planteado una hipótesis que pretende explicar por qué Collier sugirió a Sáenz que Gamio fuera director interino del III. Sin embargo, surge la pregunta de saber si Collier hizo esta propuesta sabiendo, por sus contactos en México –incluso con el mismo Gamio–, que bajo el nuevo Gobierno la candidatura de Sáenz no era viable. Al fin y al cabo, Collier no tenía poder de decisión en ese nombramiento y, aunque formalmente éste le correspondía al Comité Ejecutivo Provisional, era imposible concebir que quien habría de ser director no tuviera el apoyo o la anuencia del presidente de México.

53Concluyo con dos preguntas más específicas. ¿Cómo y cuándo Collier conoció a Gamio? Sin citar fuentes específicas, Ahlstedt menciona que fue antes de 1923 y afirma que se encontró con Gamio durante el mismo viaje a México en el que conoció a Sáenz [2015, p. 68 y 149]. De ser así, resulta extraño que, poco después, Collier le hubiera pedido a Sáenz su ayuda para contactar a Gamio para la organización de la exposición en el congreso de eugenesia, aunque también esa petición puede ser interpretada como una deferencia a Sáenz o una forma de sondear la relación que este tenía con Gamio. Además, como hemos visto antes, en una carta enviada a Meriam, poco después de conocer a Sáenz, Collier encomiaba a éste al referirse a posibles colaboraciones con México: “el Dr. Sáenz parece gozar de un prestigio inigualado, dentro y fuera del grupo gobernante de México” [Ahlstedt, 2015, p. 154]. Esto último sugiere que el tema de la relación de Sáenz y Gamio con el poder estatal en México, y probablemente el de las relaciones entre los dos, no le era ajeno a Collier.

54Finalmente, es intrigante el hecho de que, al menos en sus obras publicadas, ni Sáenz ni Gamio jamás se refieran el uno al otro, aunque este último parece haber sido el blanco de los ataques de aquel al referirse a “las formas arcaicas de hacer y usar la antropología” [Aguirre Beltrán, 1970, p. xii]. Si bien Ángeles González Gamio afirma que entre Sáenz y su abuelo existía una relación de amistad [González Gamio, 2003, p. 160], la evidencia muestra más bien una relación de evitación. Espero que las interpretaciones propuestas aquí, así como las preguntas que han surgido de ellas, estimulen futuras investigaciones sobre estos y otros temas.

Haut de page

Bibliographie

Aguirre Beltrán Gonzalo, 1970, “El indio y la reinterpretación de la cultura”, en Antología de Moisés Sáenz, prólogo y selección de Gonzalo Aguirre Beltrán, Mexico, Ed. Oasis, p. ix-xviii.

Aguirre Beltrán Gonzalo, 1981, “Introducción”, dans Rafael Ramírez, La escuela rural mexicana, México, SepOchenta, p. 5-47.

Ahlstedt Wilbert T., 2015, “John Collier and Mexico and the shaping of U.S. Indian policy: 1934-1945”, PhD thesis in History, Lincoln (Nebraska), University of Nebraska-Lincoln.

Blanchette Thaddeus Gregory, 2006, “Cidadãos e selvagens. Antropologia aplicada e administração indígena nos Estados Unidos, 1880-1940”, tese de doutorado em antropologia social, Rio de Janeiro, Museu Nacional, Universidade Federal do Rio de Janeiro.

Collier John C., 1941, “Moisés Sáenz, benefactor del indio”, Boletín Indigenista, vol. I, no 2.

Collier John C., 1960 [1947], Los indios de las Américas, México, Fondo de Cultura Económica.

Cook Katherine M., 1932, The House of the People, Washington, United States Government Printing Office.

Crick Nathan & Tarvin David, 2012, “A Pedagogy of Freedom: John Dewey and Experimental Rural Education”, Inter-American Journal of Philosophy, vol. 2, no 2, p. 68-83.

Delpar Helen, 1992, The Enormous Vogue of Things Mexican. Cultural Relations between the United States and Mexico, 1920-1935, Tuscaloosa, The University of Alabama Press.

Gamio Manuel, 1979 [1922], La población del Valle de Teotihuacán, t. iv, México, Instituto Nacional Indigenista.

Giraudo Laura, 2006, “‘No hay propiamente todavía Instituto’: los inicios del Instituto Indigenista Interamericano (abril 1940-marzo 1942)”, América Indígena, vol. lxii, no 2, p. 6-32.

González Gamio Ángeles, 2003, Manuel Gamio. Una lucha sin final, México, Universidad Nacional Autónoma de México.

Hale Charles A., 1995, “Frank Tannenbaum and the Mexican Revolution”, The Hispanic American Historical Review, vol. 2, no 2, p. 215-246.

Hauptman Lawrence M., 1986, “Africa view: John Collier, the British colonial service and American indian policy, 1933-1945”, The Historian, vol. 46, no 3, p. 359-374.

Herring Hubert & Terrill Katharine (ed.), 1931, The Genius of Mexico, New York, J. J. Little & Ives Company.

Kelly Lawrence C., 1980, “Anthropology and Anthropologists in the Indian New Deal”, Journal of the History of Behavioral Sciences, vol. 16, p. 6-24.

Kelly Lawrence C., 1983, The Assault on Assimilation. John Collier and the Origins of Indian Policy Reform, Albuquerque, University of New Mexico Press.

Kunitz Stephen J. & Collier John Jr., 1971, “The Social Philosophy of John Collier”, Ethnohistory, vol. 18, no 3, p. 213-229.

Legarreta Haynes Patricia, 2016, “Ingeniería social en Mesoamérica. Revolución, intervención, desarrollo y cooperación internacional”, tesis de doctorado en antropologia, México, Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa.

Leib Joelle, 2017, “How to be a good neighbor: Christianity’s role in enacting non-interventionist policies in Latin America during the 1930s and 1940s”, thèse de fin de carrière, Clarement CA, Scripps College.

Martone Frederic J., 1976, “American indian tribal self-government in the federal system: Inherent right or congressional license”, Notre Dame Law Review, vol. 51, no 4, p. 600-635.

Mcnickle d’Arcy, 1979, “Anthropology and the indian reorganization act”, in Walter Goldschmidt (ed.), The Uses of Anthropology, Washington, The American Anthropological Association, p. 51-60.

Mekeel H. Scudder, 1944, “An Appraisal of the Indian Reorganization Act”, American Anthropologist, vol. 46, no 2, p. 209-217.

Morgan Mindy, 2017, “Anthropologists in unexpected paces: Tracing anthropological theory, practice and policy in Indians at Work”, American Anthropologist, vol. 119, no 3, p. 435-447.

Noyola Rocha Jaime, 1987, “La visión integral de la sociedad nacional (1920-1934)”, en Carlos García Mora (ed.), La antropología en México. Panorama Histórico, t. 2, México, Inah.

Perkins Harry F. & Laughlin Harry H. (ed.), 1934, A Decade of Progress in Eugenics. Scientific Papers of the Third International Congress of Eugenics, Held at the American Museum of Natural History, New York, August 21-23, 1932, Baltimore, The Williams & Wilkins Company.

Philp Kenneth R., 1977, John Collier’s Crusade for Indian Reform, Tucson, The University of Arizona Press.

Prucha Francis Paul, 1977, “Preface”, in Kenneth R. Philp, John Collier’s Crusade for Indian Reform, Tucson, The University of Arizona Press, p. ix-xii.

Prucha Francis Paul, 1985, The Indian in American Society. From the Revolutionary War to the Present, Berkeley, The University of California Press.

Rosser Harry Edwin, 1970, “Beyond Revolution: the Social Concern of Moisés Sáenz, Mexican Educator”, tesis de doctorado en Historia y Educación, Washington, D.C., The American University.

Sáenz Moisés, 1926, “Integrating Mexico through Education”, in M. Sáenz & H. I. Priestly (eds.), Some Mexican Problems, Chicago, University of Chicago Press, p. 55-84.

Sáenz Moisés, 1931, “The Genius of Mexico”, in H. Herring & K. Terrill (eds.), The Genius of Mexico, New York, J. J. Little & Ives Company, p. 3-30.

Sáenz Moisés, 1933a, Sobre el indio ecuatoriano y su incorporación al medio nacional, Mexico, Secretaría de Educación Pública.

Sáenz Moisés, 1933b, Sobre el indio peruano y su incorporación al medio nacional, Mexico, Secretaría de Educación Pública.

Sáenz Moisés, 1935, “Indian Mexico”, in H. Herring & H. Weinstock (eds.), Renascent Mexico, New York, J. J. Little & Ives Company, p. 168-178.

Sáenz Moisés, 1969 [1936], Carapan, Morelia, Talleres Linotipográficos del Gobierno del Estado.

Sáenz Moisés, 2014, “El indio, ciudadano de América”, en Luis Vázquez León (ed.), La historia de la etnología. La antropología sociocultural en México, México, Primer Círculo, p. 169-179.

Schrader Robert Fay, 1983, The Indian Arts and Crafts Board. An Aspect of New Deal Indian Policy, Albuquerque, The University of New Mexico Press.

Schwartz E. A., 1994, “Red Atlantis Revisited: Community and Culture in the Writings of John Collier”, American Indian Quarterly, vol. 11, no 4, p. 507-531.

Steward Julian H., 1977, “Limitations of Applied Anthropology: the Case of the Indian New Deal”, in J. Steward & R. F. Murphy (eds.), Evolution and Ecology: Essays on Social Transformation, Urbana, University of Illinois Press, p. 333-346.

Urías Horcasitas Beatriz, 2002, “Las ciencias sociales en la encrucijada del poder: Manuel Gamio (1920-1940)”, Revista Mexicana de Sociología, vol. 64, no 3, p. 93-121.

Haut de page

Notes

1 Pionero latinoamericanista, como coordinador social de la Iglesia congregacional, Hubert Clinton Herring (1889-1967) fundó y dirigió el Committee on Cultural Relations with Latin America. Promovió una política no intervencionista de Estados Unidos en América Latina a través de seminarios que reunían a especialistas de distintas disciplinas (de Estados Unidos y varios países latinoamericanos) e influyeron en la opinión pública estadounidense y en la política del “buen vecino” del presidente F. D. Roosevelt [Leib, 2017, p. 5-8].

2 La “escuela rural mexicana” era producto de un movimiento educativo que se concretó en la llamada “casa del pueblo” de Enrique Corona, cuando José Vasconcelos fue secretario de Educación Pública (1921-1924) [Aguirre Beltrán, 1981, p. 24]. La política de Sáenz como subsecretario de Educación Pública fue expandir masivamente este modelo.

3 Las cursivas son mías; entiendo “miraje” como “espejismo”.

4 El texto fue publicado en inglés en otra revista y forma ahora parte de la antología de Luis Vázquez León sobre la historia de la antropología sociocultural en México [Sáenz, 2014].

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

David Robichaux, « Del Indian New Deal al indigenismo interamericano: Moisés Sáenz y John Collier »Cahiers des Amériques latines, 95 | 2020, 165-184.

Référence électronique

David Robichaux, « Del Indian New Deal al indigenismo interamericano: Moisés Sáenz y John Collier »Cahiers des Amériques latines [En ligne], 95 | 2020, mis en ligne le 14 septembre 2021, consulté le 29 novembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/cal/12120 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cal.12120

Haut de page

Auteur

David Robichaux

Profesor-investigador emérito del posgrado en Antropología Social de la Universidad Iberoamericana de Ciudad de México.

David Robichaux est enseignant-chercheur émérite en anthropologie sociale à l’université ibéro-américaine du Mexique, avec laquelle il collabore depuis 1977. Docteur en ethnologie de l’université de Paris-Ouest Nanterre, ses recherches, menées dans l’État de Tlaxcala et dans la région de Texcoco, portent sur l’organisation familiale mésoaméricaine, la démographie, les danses dévotionnelles, l’histoire de l’anthropologie et les catégories ethniques, thématiques sur lesquelles il a publié plusieurs ouvrages et articles au Mexique et à l’étranger.

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Université Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation des Amériques
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • Revue soutenue par l’Institut des sciences humaines et sociales du CNRS
    CNRS - Institut national des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search