Navigation – Plan du site

AccueilNuméros95LecturesStephen E. Lewis, Rethinking Mexi...

Lectures

Stephen E. Lewis, Rethinking Mexican Indigenismo. The INI’s Coordinating Center in Highland Chiapas and the Fate of a Utopian Project

Albuquerque, University of New Mexico Press, 2018
Susana Ayala Reyes
p. 253-256
Référence(s) :
Stephen E. Lewis, Rethinking Mexican Indigenismo. The INI’s Coordinating Center in Highland Chiapas and the Fate of a Utopian Project, Albuquerque, University of New Mexico Press, 2018, 352 p.

Notes de l’auteur

Este libro ha sido publicado en español bajo el título Repensando el indigenismo mexicano. El Centro Coordinador del Instituto Nacional Indigenista en los Altos de Chiapas y el destino de un proyecto utópico, San Cristóbal de Las Casas, Universidad Nacional Autónoma de México, Centro de Investigaciones Multidisciplinarias sobre Chiapas y la Frontera Sur, 2020 (trad. Silvia Jiménez Barba).

Texte intégral

  • 1 En los documentos oficiales del INI se usa z en la escritura de estas lenguas, aunque desde 1999 se (...)

1El Centro Coordinador Indigenista Tzeltal-Tzotzil (CCI) en los Altos de Chiapas al sureste de México fue creado para generar proyectos de integración nacional dirigidos a los pueblos mayas tseltales y tsotsiles.1 Fue el primero entre los que estableció el Instituto Nacional Indigenista (INI) fundado por el gobierno mexicano tres años antes. En esta obra, Stephen Lewis reconstruye el trabajo del CCI entre 1950 y 1970 y muestra cómo las circunstancias sociales, las iniciativas de los actores y las coyunturas políticas locales determinaron sus acciones en el campo. Sin negar las críticas que se le han hecho al indigenismo desde la década de 1970, Lewis propone complejizar el análisis de esa política a partir de un acercamiento a los archivos del CCI. Estudia los documentos de circulación interna y los complementa con datos obtenidos en entrevistas con actores directos de la institución. Emplea publicaciones periódicas y una extensa bibliografía para estudiar situaciones concretas y secuelas de la acción indigenista. Evidencia las dinámicas cotidianas y diversas posiciones ideológicas en el desarrollo de los programas de modernización social.

2El libro se divide en tres partes que constituyen tres ángulos analíticos complementarios. La primera parte, “The Utopian Project” (cap. 1-3), describe, en su primer capítulo, el perfil de los antropólogos relacionados al CCI y analiza cómo los términos “indígenas” y “ladinos” se definían por las jerarquías socioeconómicas locales más que por características intrínsecas de las personas. Después presenta a los promotores culturales, jóvenes hablantes de tsotsil y tseltal con cierto nivel de bilingüismo y alfabetización en español. El segundo capítulo discute su rol ambiguo como mediadores institucionales vinculados a caciques locales y misioneros evangélicos. Los indigenistas buscaron inculcar en los promotores el sentido de lo que llamaban la “mística indigenista”, esto es, el compromiso y la convicción por cambiar de manera positiva las relaciones de coexistencia entre indígenas y ladinos. Esa base ideológica, como explica el tercer capítulo, contribuyó a que los programas de economía comunitaria, educación bilingüe y salud constituyeran verdaderas innovaciones de política social.

3Los antropólogos, lingüistas, médicos, enfermeras, ingenieros, maestros y trabajadores sociales del CCI encararon tensiones y luchas que se desarrollan en la segunda parte (cap. 4-9). El cuarto capítulo, basado en un informe que entonces se ocultó, muestra la confrontación entre los intereses de poder local y el CCI, en un contexto determinado por el acaparamiento en el negocio de las bebidas alcohólicas, la venta clandestina y la complicidad de las autoridades del gobierno local con los caciques. A continuación, el quinto capítulo describe la cancelación de algunos proyectos, la retención de las cooperativas comerciales por las familias con mejor posición económica y el decaimiento del programa de agricultura por la escasez de tierras. Lewis evidencia que el CCI trabajó sin aliados de las instituciones locales debido a las divergencias con los curas católicos, los misioneros evangélicos del Instituto Lingüístico de Verano, los políticos locales y los maestros rurales. Esa precariedad motivó la improvisación de vías de trabajo económicas. Las campañas de educación colectiva utilizaron un peculiar instrumento: los títeres. Así, como muestra el capítulo sexto, el Teatro Petul promovió la educación bilingüe y la escolaridad, además de instruir sobre temas de economía local, higiene y salud. El séptimo capítulo evidencia el carácter plural de los programas médicos que usaron los recursos de la medicina científica sin desdeñar las prácticas curativas tradicionales. Lewis discute cómo la apropiación de los títeres fortaleció las creencias y prácticas acerca de lo sobrenatural. En la década de 1960, el INI transfirió los programas de educación, salud y obras urbanas a dependencias gubernamentales con mayor presupuesto. Esos cambios, nos revela el capítulo octavo, significaron un fracaso, al abandonar las experiencias y políticas innovadoras del CCI. En los años setenta los pobladores de los Altos comenzaron a emigrar hacia la selva en busca de mejores tierras. Para el historiador, este movimiento representó la derrota y la decadencia del CCI.

4Entre las críticas al indigenismo resalta la conversión de los promotores culturales en caciques. Al respecto, el noveno capítulo explica los elementos de tensión social incrementada por la prosperidad económica de los promotores y las posiciones políticas que algunos ocuparon. En ese contexto, el obispo Samuel Ruíz creó la Misión Chamula que impulsó el liderazgo de jóvenes catequistas en diversas actividades eclesiásticas y comunitarias, lo cual provocó fuertes rivalidades con los caciques de Chamula. En el último capítulo de esta segunda parte, Lewis reconstruye y esclarece el primero de muchos enfrentamientos que derivaron en expulsiones violentas de población. Pero más allá de estas tensiones, queda claro que sus hábitos de consumo, aspiraciones económicas, laborales y de escolarización ya no encontraban solución en los programas del INI. Por otra parte, el personal del CCI cambió y hubo una crisis interna debido a la escasez de recursos, la incapacidad de responder a las nuevas realidades sociales y las suspicacias acerca de quiénes mantenían realmente los principios de la mística indigenista. Además, en el ámbito nacional, se vivía una crisis política acentuada con el movimiento estudiantil de 1968 y se avecinaba una depresión económica.

5El impacto de estas transformaciones sociales, institucionales, políticas y económicas se analizan en la tercera parte del libro “Crisis, Rekindled Populism, and the Fate of Mexican Indigenismo” (cap. 10-11). Aquí se retoman las críticas que las nuevas generaciones de antropólogos y otros especialistas hicieron al INI, señalando el carácter paternalista del indigenismo, la extinción de las culturas indígenas y cuestionando los objetivos reales de la antropología mexicana. En defensa, algunos indigenistas subrayaron el arduo trabajo en las comunidades y argumentaron que los derechos civiles de los indígenas para recibir tratamientos médicos adecuados, vivienda, servicios urbanos y educación estaban por encima de esas preocupaciones.

6En esos últimos años del periodo analizado, incrementó el presupuesto del INI, pero no se reflejó en proyectos adecuados a las circunstancias. El CCI dejó de funcionar y en un intento por forjar un nuevo tipo de indigenismo se creó la Escuela de Desarrollo Rural, dirigida por una de las antropólogas más críticas. Pero las crisis nacionales y la propia complejidad de las relaciones de poder en los Altos terminaron por ahogar esos esfuerzos. Esta parte esclarece el tránsito hacia un indigenismo que se configura a partir de 1970, al que Lewis llama pan-indígena porque los pueblos indígenas se apropiaron de una identidad común a nivel nacional y se organizaron para trabajar en la solución de sus problemas comunes. En Chiapas, representantes de grupos étnicos distintos hicieron a un lado sus diferencias para luchar por obtener tierras, combatir a los caciques y establecer medios de comunicación masiva en sus lenguas.

7En suma, las conclusiones más notables de este libro son dos. Primero, que a pesar de la presencia de otras instituciones e incluso del INI a nivel federal, el CCI trabajó en solitario por muchos años. Segundo, que a pesar del paternalismo, la emergencia de una identidad común entre los indígenas mexicanos fue posible, al menos en parte, por las acciones de formación ciudadana que realizaron los indigenistas. Lewis sugiere que el trabajo del CCI en los Altos de Chiapas sentó ciertas bases para el levantamiento zapatista de 1994 que exigió el cumplimiento pleno de los derechos de la población indígena de México. Aunque, se extraña mayor análisis sobre cómo fue la apropiación de la educación ciudadana, sus secuelas y los elementos concretos que abonaron a la construcción de una identidad pan-indígena. Por otra parte, se analiza poco la dimensión del CCI como espacio de formación antropológica y el papel de los profesionales que contribuyeron a forjar los programas indigenistas, además de mayores detalles sobre las formas de trabajo interinstitucional en la realización de acuerdos y convenios. Todo lo cual confirma la importancia de repensar el indigenismo.

8Esta obra aporta a los historiadores especializados elementos para visualizar las coyunturas, las contradicciones, las prácticas de ensayo y error en el desarrollo y la transformación del indigenismo mexicano. Sus planteamientos tienen alcances para estudiar los indigenismos en otros países. Para quienes estudian la historia regional de Chiapas es un libro imprescindible para comprender las relaciones de poder y política locales. Finalmente, a los antropólogos interesados en conocer el desarrollo de la disciplina, muestra los dilemas que los funcionarios enfrentaron al ver comprometidos sus principios científicos y sus convicciones éticas en la gestión y puesta en práctica de los proyectos políticos. Además, aporta a la reflexión sobre la construcción teórica de la antropología mexicana. Por todo ello se trata de una investigación capital que abre múltiples diálogos y preguntas.

Haut de page

Notes

1 En los documentos oficiales del INI se usa z en la escritura de estas lenguas, aunque desde 1999 se usa la s. En este texto, tal como en el libro de Lewis se usa z para referir al CCI y s en el resto de los casos.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Susana Ayala Reyes, « Stephen E. Lewis, Rethinking Mexican Indigenismo. The INI’s Coordinating Center in Highland Chiapas and the Fate of a Utopian Project »Cahiers des Amériques latines, 95 | 2020, 253-256.

Référence électronique

Susana Ayala Reyes, « Stephen E. Lewis, Rethinking Mexican Indigenismo. The INI’s Coordinating Center in Highland Chiapas and the Fate of a Utopian Project »Cahiers des Amériques latines [En ligne], 95 | 2020, mis en ligne le 14 septembre 2021, consulté le 29 novembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/cal/12330 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cal.12330

Haut de page

Auteur

Susana Ayala Reyes

UNAM/Centro de Investigaciones
Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Université Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation des Amériques
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • Revue soutenue par l’Institut des sciences humaines et sociales du CNRS
    CNRS - Institut national des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search