Navigation – Plan du site

AccueilNuméros96Dossier. L’État plurinational de ...“Una pata en la chacra y una en e...

Dossier. L’État plurinational de Bolivie

“Una pata en la chacra y una en el mercado”. La reconfiguración de la economía campesina en La Paz

« Un pied à la ferme et l’autre au marché ». La reconfiguration de l’économie paysanne à La Paz
“One foot in the fields and one in the market”: the reconfiguration of the peasant economy in La Paz
María Elena Canedo et Nico Tassi
p. 105-127

Résumés

Cet article analyse certaines transformations des économies paysannes boliviennes au cours des dernières années du « proceso de cambio ». La recherche révèle la complexification des modes de fonctionnement de ces économies, ainsi que l’incursion des organismes ruraux dans les réseaux de transport et les marchés urbains, ce qui a façonné des formes paysannes d’accès et de contrôle des sphères économiques stratégiques. Ces dynamiques, qui vont dans certains cas au-delà des intentions transformatrices de l’État plurinational dans la sphère rurale, remettent en question les récits qui soulignent une érosion progressive du surplus paysan.

Haut de page

Notes de la rédaction

Texte reçu le 5 mai 2020, accepté le 20 décembre 2020

Texte intégral

Las modalidades de transformación de la economía campesina

1En el mes de febrero, la comunidad de Khola, en el municipio de Sapahaqui, en la provincia Loayza, a cuatro horas y media de La Paz, se dinamiza de forma asombrosa: su plaza se vuelve un hormiguero de actividades económicas de envergadura vinculadas a la producción de tomate. A esta comunidad con poco más de cien familias, sin red de celular, con servicios de electricidad y de agua potable todavía precarios y con una mayoría de las viviendas sin baños, llegan jornaleros de otras regiones del altiplano, de los valles y del norte amazónico, así como gestores de préstamos de los bancos de Viacha o Patacamaya. En la salida del pueblo se trancan veinte camiones Volvo tres noches a la semana para abastecer al mercado mayorista de Villa Dolores, en pleno centro de El Alto, con 30.000 cajas de tomate semanales.

2Hace cinco años, Reinaldo, un joven productor kholeño, sacó un préstamo del banco presentando como garantía una certificación del secretario general de la comunidad para comprarse un camión Volvo de tres ejes y llevar productos de Khola al mercado de Villa Dolores. Conjuntamente con los “hermanos viabilidad” (las autoridades comunales encargadas del camino), Reinaldo y los otros transportistas de Khola se encargan del mantenimiento de la ruta, de presionar a la alcaldía para que envíe maquinaria y de dirigir el trabajo de los operarios y darles comida cuando reparan el camino en época de lluvia. Hoy en día, el transporte de hortalizas de Khola al mercado de Villa Dolores está enteramente controlado por kholeños como Reinaldo, que han adquirido su propio camión y han suplantado a los rescatistas que llegaban al pueblo antes de la cosecha para comprar toda la producción.

3Entre las cajas de tomate y las bolsas de choclo y pepino, en el camión de Reinaldo se van acomodando las mujeres de Khola envueltas en frazadas y metros de nailon, cada una con su cosecha, para ir a vender al mercado de Villa Dolores, en El Alto. En Khola hay sesenta y siete vendedoras con credencial, afiliadas a la Asociación de verdaderos productores del valle y altiplano L.M.A. (Loayza, Murillo, Aroma). Con la certificación tanto de la junta de vecinos de Villa Dolores como de la Federación Gremial de El Alto, se asientan en la calle Romero entre las calles 6, 7 y 8. En el pasado, los productores de Khola entregaban directamente su producción a las acopiadoras, las que recibían a los pocos kholeños que llegaban al mercado con cafecito y alojamiento y hasta les facilitaban préstamos y cajas para el tomate para asegurarse el aprovisionamiento. Hace unos quince años las mujeres empezaron a vender de forma independiente. En un principio se apoyaban en gremios de acopiadoras, a los que les pagaban una cuota anual, pero progresivamente se fueron desvinculando de ellos y conformando sus propias organizaciones de productores/comerciantes. Al comienzo, tardaban hasta tres días en vender sus propios productos. Sin embargo, con el tiempo han reducido su permanencia en el mercado a un día, se han ido familiarizando con las fluctuaciones de los precios y han ido tejiendo vínculos con compradoras y restaurantes, lo que les permite vender entre dos y cuatro cajas a un mejor precio (en vez de entregar cuarenta a una misma acopiadora), mantener una presencia constante en el mercado, ubicar la emergencia de nuevas demandas y diversificar su producción.

4Lo interesante de Khola es que un tipo de agricultura campesina de pequeña escala ha empezado a perfilar un proceso de expansión productiva, mecanización y tecnificación, con una capacidad productiva cuya magnitud es parecida a la de una empresa que entrega al mercado sesenta camiones de tomate por semana. Esto se conjuga con la multiplicación de instancias organizativas campesinas que no solo se han hecho cargo del control local de la tierra, sino que han ido copando sectores como el transporte —históricamente controlado por oligopolios de intermediarios que lograban controlar la cadena entera de alimentos [Spedding, 2009]— y la comercialización de los productos por medio de prácticas complejas de acceso a espacios comerciales, que han podido cristalizarse gracias a las alianzas que las instancias organizativas rurales han ido estableciendo con gremios y juntas de vecinos urbanas.

Mapa del departamento de la Paz indicando los principales lugares mencionados en el texto

Mapa del departamento de la Paz indicando los principales lugares mencionados en el texto

Fuente: elaboración propia.

5La historia de Khola y de Reinaldo va en contra ruta con algunas de las narrativas oficiales sobre las transformaciones de lo rural. De hecho, en los últimos años, la investigación social en Bolivia se ha circunscrito al marco conceptual de la “nueva ruralidad” [Giarracca, 1993, 2001] para identificar y explicar las transformaciones de las economías campesinas. El enfoque de la “nueva ruralidad” se centra en la comprensión de los cambios en las sociedades y economías rurales latinoamericanas a partir de la transición neoliberal, cuando el modelo de sustitución de las importaciones impulsado por el Estado fue siendo remplazado por un modelo económico que vinculaba la producción agropecuaria a los mercados internacionales [Kay, 2009, 2015]. Las nuevas inversiones privadas en el ámbito rural y las compras de tierras acabarían por alimentar un proceso de concentración de la tierra en pocas manos y de “extranjerización” de la agricultura, lo que terminaría revirtiendo los procesos de reforma agraria en la región [Kay, 2014]. De acuerdo con esta perspectiva, los crecientes niveles de inequidad en el acceso a la tierra producen importantes formas de migración de familias campesinas hacia las urbes y procesos de creciente proletarización del campesinado, cuya dependencia del trabajo asalariado sería cada vez más marcada [Kay, 2006; cf. Davis, 2007]. El otro elemento que caracteriza a la nueva ruralidad son las interacciones cada vez más evidentes entre campo y ciudad, originadas por una multiplicidad de procesos que incluyen el mejoramiento de la red de transporte, el desplazamiento de la industria hacia regiones suburbanas con menores costos fijos y laborales y una mayor flexibilidad y movilidad en el acceso al trabajo. Esto desemboca en la cristalización de formas de agricultura a tiempo parcial y en una creciente precarización del campesinado por una pérdida paulatina de acceso a la tierra y también por las formas de empleo asalariado cada vez más temporal, flexible, sin seguridad social ni derechos laborales [Li, 2009].

6En Bolivia, una serie de estudios sobre la relación entre las economías campesinas andinas y la economía de mercado dominante ya habían señalado desde los años ochenta un proceso de debilitamiento de la economía campesina tradicional impulsado por la tecnologización del campo y la revolución verde [Regalsky, 1994], la funcionalización de la mano de obra campesina sobrante a la economía urbana capitalista [Albó et al., 1987; Larrazábal, 1988; Platt, 1982; Calderón & Rivera, 1984] y la “descomposición” de la economía campesina. Estos estudios enfatizaban cómo la precariedad y la pauperización de la economía parcelaria obligaban a los campesinos a la venta de fuerza de trabajo fuera de la agricultura [Dandler, 1987].

7En los últimos años, antes de la instauración del Gobierno de facto de noviembre de 2019, múltiples expertos en temas rurales habían ido identificando las medidas económicas del “proceso de cambio” con un proceso de creciente precarización y postergación de la economía campesina, con un “éxodo” rural hacia las áreas urbanas y con una creciente “descampesinización”, concebida tanto en términos de dependencia de los campesinos de las dinámicas mercantiles globales como de un empobrecimiento de un campesinado supuestamente obligado a mudarse a la ciudad por razones económicas [Fundación Tierra, 2015; Ormachea, 2016; Urioste, 2017]. El “Estado anticampesino” del “proceso de cambio” [Toranzo, 2015, p. 31] y una creciente presencia del agronegocio en la economía boliviana [Toranzo, 2015], con la supuesta predilección del Gobierno del “proceso de cambio” por los sectores empresariales en desmedro del campesinado, alimentarían procesos de desestructuración de las instancias organizativas rurales [Ormachea, 2016] y una exclusión social del campesino de la sociedad boliviana [Kopp, 2015]. Esto entraba en contradicción con inversiones estatales en municipios rurales y zonas campesinas nunca vistas en la historia boliviana [Ayo et al., 2013] y con una narrativa institucional centrada en la transferencia de recursos e inversiones, por intermediación del Estado, desde el sector excedentario (fundamentalmente hidrocarburos) al sector “comunitario” de la economía, supuestamente rezagado por los procesos neoliberales [Arce, 2015].

8En nuestro intento de enfocarnos en los procesos y transformaciones de la economía campesina y popular sin necesariamente apegarnos a las categorías, las narrativas y los “deberes seres” del “proceso de cambio” y de amplios sectores de la intelectualidad, a lo largo del artículo desplegaremos una serie de datos y materiales que parecen evidenciar un proceso de complejización y reconfiguración de la economía campesina [Laguna, 2011]. Por un lado, señalamos un “despertar” del productor rural y, por el otro, formas campesinas de acceso y de control de ámbitos económicos estratégicos, como los mercados urbanos y el transporte, lo que pone en entredicho la noción de una paulatina erosión del excedente campesino [Regalski, 1994].

  • 1 Los materiales de esta investigación han sido recogidos por los autores en un artículo de la revist (...)
  • 2 Por doble residente nos referimos a la persona que se desplaza continuamente entre el campo y la ci (...)
  • 3 Hemos realizado veintinueve entrevistas en profundidad a residentes que mantienen diferentes tipos (...)
  • 4 Para el estudio de las dinámicas económicas en el ámbito rural, hemos escogido dos comunidades espe (...)

9El artículo se basa en una investigación de ocho meses realizada en 2018 y patrocinada por el Cides-UMSA.1 El estudio se estructura en torno a dos ejes. El primero está constituido por dos comunidades campesinas: Khola, en la provincia Loayza, que es un centro importante de producción de tomate y hortalizas; y Belén, en Omasuyos, una zona de larga tradición política y de cría de ganado lechero, a menos de tres kilómetros de Achacachi. En las dos comunidades hemos realizado un trabajo de campo intensivo. El segundo eje ha intentado complementar el enfoque en lo rural con el estudio en el ámbito urbano de algunos mercados de alimentos: Villa Dolores y Puente Vela, en El Alto, y las zonas de comercialización campesina de la Garita y el Cementerio, en La Paz. También se analizan algunos sindicatos de transporte urbano-rurales, así como las modalidades de articulación de los doble residentes2 y los residentes urbanos —principalmente alteños— con las zonas rurales. Hemos intentado incluir residentes de diferentes provincias paceñas,3 recopilando sus historias de vida y acompañándolos en sus desplazamientos entre el campo y la ciudad.4

10Vale la pena resaltar que, con excepción de las comunidades —llamadas colonias— de las zonas tropicales de Caranavi y Alto Beni o de los campamentos mineros de Larecaja, las zonas abarcadas por la investigación son comunidades campesinas de habla indígena, en específico de lengua aymara, salvo en el caso de Niño Corín, en Bautista Saavedra, donde se habla quechua. En estas últimas, la propiedad de la tierra es principalmente individual, aunque se mantienen terrenos comunales, aynoqas, que se utilizan de forma rotativa o se trabajan de forma colectiva. Ahora bien, el uso de la propiedad individual se encuentra reglamentado por instituciones locales como el sindicato agrario o la comunidad con autoridades rotativas, que imponen al propietario una serie de obligaciones laborales, rituales y sindicales/comunales (cargos o actividades de función social) para poder mantener, reproducir y legitimar su derecho a la propiedad. Hay diferentes zonas ecológicas en el departamento de La Paz: la más poblada y la “menos productiva” es la parte altiplánica situada al sur y oeste del departamento (es el caso de Belén, en Omasuyos), la cual bordea el lago Titicaca y alcanza los 4.000 m s. n. m.; los valles mesotérmicos, justamente de Khola, en la provincia Loayza, a unos 2.500 m s. n. m.; los Yungas, a 1.500 m s. n. m., y las tierras bajas, la zona más extensa pero menos poblada.

“El campesino ha despertado”

11Alicia es una “rescatista” (compradora que viaja al campo a “rescatar” productos agrícolas) de unos sesenta años que vende sus productos en la Feria 16 de julio de El Alto. Desde jovencita se dedicó a viajar a las ferias anuales de las comunidades del departamento para comerciar productos como las habas —principalmente de Taraco y Guaqui, en el altiplano, pero también de Araca, en los valles, que intercambiaba por semillas de papa que ella traía de Copacabana— y el chuño (papa deshidratada), proveniente de las provincias de Lahuachaca y Aroma. En los últimos años el negocio ha ido aflojando y, en un contexto de fuerte presión sobre los espacios comerciales como la Feria 16 de Julio, rescatistas como Alicia están siendo presionadas por grupos de comerciantes más dinámicos. Carmen, rescatista de papa, originaria de la zona productora de Chuma y vecina de puesto de Alicia, comenta al respecto:

  • 5 Entrevista con los autores, 8 de abril de 2018.

“[a]hora todos [los alteños vuelven] al campo, siembran su propia papa, habas, cebollas y la casera ya te dice que no quiere, que no necesita papa, que tiene su propia papa. Hoy en día todos están sembrando, y ya no hay venta aquí en la ciudad. Para nosotras que no tenemos tierra en el campo es un problema”.5

  • 6 El proceso de regularización y consolidación de la propiedad de la tierra cuya culminación estaba p (...)
  • 7 Cumplir cargo tiene dos objetivos concretos y prácticos: prestar servicio a la comunidad y legitima (...)

12Con el saneamiento6 de las tierras de las comunidades se han ido fortaleciendo los principios que fundamentan la propiedad de la tierra en la responsabilidad de trabajarla y cumplir cargo,7 obligando a los residentes a volver repetidamente a sus comunidades para tareas agrícolas, asistir a reuniones sindicales y someterse a las obligaciones de la comunidad. En vez de un éxodo campesino hacia las ciudades, en la percepción de Alicia nos están “botando de la ciudad hacia el campo”, y las nuevas normas han ido materializando una serie de obligaciones cada vez menos flexibles que imponen a los residentes urbanos volver a entablar, en muchos casos después de décadas, su relación con la comunidad y cumplir con sus normas si es que no quieren perder el acceso a su tierra.

13El otro problema, como dice Carmen, es que el campesino ha despertado con el apoyo del Gobierno del “proceso de cambio” —Gobierno con el cual ella discrepa. Para ella, ahora ya no tiene sentido viajar a rescatar productos porque los mismos campesinos están llegando a los mercados urbanos para vender su propia cosecha. Comenta que algunos deambulan, pero que en gran parte se han ido integrando a los gremios urbanos por la capacidad de sus asociaciones de productores para presionar a las instituciones urbanas. Expresa que ya no se puede decir nada porque los campesinos tienen el apoyo de las instituciones y, además, las mismas caseras se han acostumbrado a comprarles a ellos y esperan a que lleguen del campo.

14Lo que Carmen describe es un proceso complejo de transformación campesina. El despertar campesino no solo se manifiesta en un control más férreo del acceso y de la propiedad de las tierras de sus comunidades, sino también en la capacidad de los productores de incursionar en los gremios, organizaciones y mercados urbanos, a veces amparados por la capacidad de presión política de sus propias organizaciones campesinas o por los vínculos tejidos con los residentes.

Transformaciones sociopolíticas en las instancias organizativas campesinas

  • 8 Los estantes son los comunarios que viven de forma permanente en la comunidad.
  • 9 Mientras realizábamos nuestra investigación, en Khola varios comunarios estaban debatiendo maneras (...)

15A pesar de que el saneamiento ha sido históricamente incentivado por instancias como el Banco Mundial con la finalidad de promover la “seguridad jurídica” en las formas de propiedad de la tierra frente a unas normas comunales supuestamente ineficientes y confusas y, por ende, ha facilitado la incursión de empresas modernas en el manejo de la tierra, las comunidades han logrado transformarlo en una herramienta empoderadora para redefinir las relaciones con los residentes y con lo urbano [Kopp, 2015]. El elemento clave del empoderamiento de los “estantes”8 y de las organizaciones comunales se fundamenta en el principio de que la tierra es de quien la trabaja, un principio reafirmado por el Instituto Nacional de Reforma Agraria (Inra, la institución a cargo del saneamiento) y por el mismo saneamiento, que se han apropiado de forma más o menos tajante los dirigentes rurales. Esto, supuestamente, reduce la posibilidad que la tierra se vuelva una herramienta de negocio que pueda ser comprada, alquilada o utilizada como hipoteca para préstamos.9 Este principio toca un punto medular de las quejas de los “estantes” relativas a la existencia de buenas superficies de terreno que no son trabajadas en las comunidades por pertenecer a los residentes. Así, en cierta forma, el saneamiento ha ido fortaleciendo la posibilidad de reasignar las tierras no trabajadas a los “estantes” que siguen involucrados en actividades agrícolas.

  • 10 Esto se apoya también en la noción de “usos y costumbres” reconocida en la Constitución boliviana.

16La potestad reconocida a las instancias comunales de certificar la propiedad de la tierra de sus afiliados —hasta el punto de que el Inra no autoriza ninguna titulación sin la certificación comunal— se ha transformado en una serie de prácticas de potenciamiento de las organizaciones locales, que ahora pueden expropiar tierras con mayor facilidad y mostrarse más intransigentes con respecto a los incumplimientos de sus normas. En un conflicto relacionado con la propiedad de la tierra entre dos familias de Khola, el secretario general de la comunidad, German Chino, con el apoyo de la asamblea, invalidó los papeles de propiedad de uno de los afiliados que no había cumplido cargos, afirmando que en la comunidad “los papeles no sirven” y que dueño es el que ha cumplido una función social vinculada con el terreno. En su noción de afirmar formas de propiedad de la tierra, German Chino comentaba que “la gente es más testigo que un documento”, refiriéndose al hecho de que los comunarios saben mejor que los papeles quiénes han cumplido función social,10 desafiando la narrativa de una supuesta fascinación de los sectores campesinos e indígenas por los documentos oficiales [Platt et al., 2006; Gotkowitz, 2008].

17El no cumplir el cargo definido por rotación de la lista de afiliados puede implicar la pérdida de acceso a la tierra. Pero, además, los cargos se vuelven una tarea cada vez más exigente, tanto en términos de tiempo como de recursos. En el caso de Franz, residente de Sotalaya, en el municipio de Achacachi, veíamos que en ciertas épocas del año se encontraba obligado a cerrar su peluquería en La Paz hasta cinco días por semana para atender las necesidades de su cargo como secretario de actas en la comunidad. Una situación semejante vivió Ñuflo Tarqui, un herrero propietario de un taller instalado en la avenida Jaimes Freyre, en La Paz. Cuando fue presidente de la junta escolar en su comunidad de Phina Pallina, en el municipio de Corocoro, en Pacajes, tuvo que cerrar su herrería durante semanas enteras. Ahora Ñuflo es un comunario-residente reconocido y apreciado, sin embargo, en algunos momentos los “estantes” se vuelven particularmente exigentes con él y, antes de entregarle el título de su terreno recién saneado por el Inra, han querido obligarlo a construir su propia casa en la comunidad o a desembolsar el valor de las sillas de la escuela que se malograron durante su gestión.

18Para un residente, la obligación de cumplir con un cargo comporta en muchos casos el cierre de su tienda, taller o puesto (o la interrupción de cualquier otra actividad) en la ciudad durante seis o siete meses. En el mejor de los casos, se ve obligado a reducir su ritmo de trabajo urbano a dos o tres días por semana. En Niño Corín, por ejemplo, una familia tenía que volver de Cochabamba para cumplir su cargo en la comunidad. Si estas nuevas exigencias comunales van generando una serie de conflictos entre los actores, también van cristalizando una serie de dinámicas novedosas e interesantes, por la capacidad inédita de las instancias comunales de influenciar los ritmos de funcionamiento de los emprendimientos urbanos de los residentes (son los comunarios o hijos de comunarios que migraron y que retornan a la comunidad).

19Otro proceso que se ha ido difundiendo significativamente en los últimos años es el sistema de sanciones en función de la extensión de la propiedad. Por ejemplo, en Khola, por una falta a la reunión de la asociación de regantes, al pequeño propietario se le cobran 100 bolivianos (14 dólares), mientras que, al grande, con una propiedad de ocho hectáreas, se le cobran 800 bolivianos (112 dólares). Igualmente, el propietario grande —con ocho hectáreas de terreno— tiene que aportar con ocho trabajadores para el trabajo comunal de limpieza de las acequias. El sistema de aportes progresivos —y también el sistema de cargos según la extensión de la propiedad— abre la posibilidad de un tipo distinto de interpretación que revela cómo las diferencias sociales —o las multas y aportes proporcionales a la extensión del terreno— se tornan en herramientas para reproducir o fortalecer lo comunal. O sea, los que más terrenos tienen más aportan a las cajas comunales y a los trabajos comunales “subvencionando”, de alguna forma, a los que tienen escaso acceso a la tierra [Calderón & Rivera, 1984].

20En la comunidad de Churuata Belén, cerca de Achacachi, en Omasuyos, una zona de fuerte vocación lechera, Gustavo, el mayor productor de la región, se vio obligado a reducir paulatinamente sus propiedades, pues se encontraban esparcidas a lo largo de diferentes comunidades de la zona para el cultivo de forraje, y los cargos y las actividades comunales de cada comunidad implicaban una cantidad de tareas que limitaban su crecimiento económico. Lo que estas dinámicas generan son unos frenos sociales a la concentración de la tierra en pocas manos, desincentivando las ambiciones expansivas de algunos comunarios. Esto parece perfilar un tipo de manejo y de organización que acaba por limitar el monopolio empresarial en la agricultura campesina y, más bien, promueve e incentiva el acceso de los campesinos al mercado.

“Modernización” campesina

21La reconfiguración de la economía campesina se caracteriza principalmente por ser un proceso en el que la mayor capacidad de negociación de las organizaciones rurales descrita anteriormente se conjuga con unas dinámicas de “modernización” de la agricultura. Nos referimos a un tipo de modernización que no se distingue por la incursión de grandes empresas que controlan la tierra y las actividades agropecuarias, y en la que la introducción de maquinaria y tecnología en muchas regiones altiplánicas no ha coincidido con la aniquilación del tejido social y organizativo local. Por el contrario, como veremos, ese tejido ha adquirido un papel estratégico más allá de lo local y una capacidad de incidir en las relaciones con el mercado. Esto no solo se vincula a una mayor capacidad de los pequeños productores de negociar precios en los mercados urbanos, sino a una serie de transformaciones estructurales que incluyen procesos como el incremento del precio de los alimentos y una mayor valoración de la producción campesina en ciertos imaginarios urbanos.

22La introducción de maquinaria y tecnología en las zonas rurales se refleja tanto en la presencia cada vez más visible de autos y minibuses de propiedad de los lugareños (algo que hasta hace cuarenta años hubiera parecido inimaginable para un campesino aymara) como en la variedad de equipamiento empleado en la agricultura campesina. En Khola, una comunidad de aproximadamente cien familias, hay alrededor de cincuenta tractores agrícolas. Lo que es interesante es que, en una comunidad como esta, el tractor no responde tanto a un proceso de concentración de la tierra o a un ensanchamiento de las extensiones agrícolas, sino más bien a un proceso de dinamización de la agricultura que requiere cada vez más una reducción de los tiempos para obtener dos cosechas de tomate al año, para combinar la producción de tomate con la de choclo o para complementar la producción con las actividades de transporte.

23En Achacachi, el cuñado de uno de los residentes importa tractores italianos Fiat del puerto de Iquique, en el norte de Chile, para venderlos a los campesinos de la zona. Gana bien, pues compra al por mayor y vende por unidad, a precios que oscilan entre los 18.000 y 20.000 dólares. La ventaja de los tractores es que no tienen costos de importación o límite de antigüedad por una explícita política del Estado que busca incentivar la producción agropecuaria. Otra maquinaria agrícola muy utilizada es la segadora de motor, la cual ha tenido una expansión impactante en la agricultura de pequeña escala del altiplano, particularmente con el desarrollo de la producción lechera y del cultivo de forrajes como avena y cebada. En su gran mayoría son segadoras brasileñas que llegan a costar unos 1.000 dólares y son importadas o traídas más o menos legalmente por familiares que trabajan en Brasil en el rubro de la costura. Hoy en día, la cosecha de la cebada está casi totalmente mecanizada.

24A lo largo del golfo de Achacachi, en el lago Titicaca, los motores fuera de borda se utilizan para la pesca, pero también para recoger totora, que después se vende a los productores lecheros por 100 bolivianos la carga. Tras la implementación del programa de electrificación rural promovido por el Estado, se introdujeron en las zonas rurales otras tecnologías estratégicas como los tanques refrigerados para el almacenamiento de la leche y las ordeñadoras eléctricas. Inicialmente este equipo fue provisto por el programa Pro Bolivia del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural y, en algunos casos, adquirido por las mismas asociaciones lecheras. Las ordeñadoras y los tanques han revolucionado las dinámicas de producción, dado que el productor ya no depende de los horarios de llegada del camión de la empresa lechera ni está obligado a ordeñar sus vacas en las horas más frías de la madrugada. La tecnología de ordeñe se ha ido conjugando con la incursión en técnicas genéticas para el mejoramiento del ganado, ya sea con material genético importado de Cochabamba o mediante interesantes intentos que buscan combinar el mejoramiento genético con la resistencia al frío altiplánico. Los cambios en la productividad de las vacas lecheras han sido significativos, pasando de los cinco litros de producción por día de hace unos veinte años a los diez o veinte litros diarios que se producen en la actualidad, lo que parece asombroso para una zona considerada por diversos trabajos sobre el altiplano paceño como económicamente inviable [Bebbington, 2000].

25Con los tractores, las segadoras y los autos “chutos” —vehículos no registrados importados de contrabando—, lo que encontramos es un proceso de expansión, tecnificación y complejización de las economías campesinas. Hemos visto cómo técnicos de celulares o herreros fundidores se desplazan desde la ciudad al campo o abren su tienda/puesto en zonas rurales para responder a una demanda creciente de servicios. Claramente, estas dinámicas de “modernización” de la agricultura repercuten en las formas de producción de las comunidades campesinas. En Khola, por ejemplo, la utilización de agroquímicos es extendida y, entre los varios aporques que se realizan a una hectárea cultivada de tomate, se pueden emplear hasta veinte bolsas de abono químico. De hecho, el otro elemento típicamente kholeño de mecanización de la agricultura es la aparición de mochilas de fumigación a motor, empleadas principalmente para el cultivo del tomate. En un contexto en el que los ciclos productivos agrícolas se han ido multiplicando, también se vuelve evidente que los ciclos de descanso de las tierras son cada vez más cortos.

La economía campesina en la articulación urbano-rural

26Una de las dinámicas actuales más interesantes de transformación rural es que el sistema y los mecanismos para el control de la tierra propios de los espacios circunscritos a la comunidad se han ido expandiendo más allá de esta, favoreciendo el control de una serie de ámbitos que van desde los sindicatos de transporte rurales hasta los espacios de comercialización en los mercados urbanos. Si tomamos el caso del transporte rural, el primer elemento que hay que tomar en consideración es una transformación sustancial del sistema vial. Esto ha sido posible por la construcción o mejoramiento de las carreteras troncales y de las autopistas de cuatro carriles en zonas de agricultura campesina —como en el caso de Huarina-Achacachi—, así como por la construcción de una serie de puentes, sobre todo en las zonas de valle, desde la provincia Muñecas a Loayza, que han transformado sustancialmente la vida social y económica de las comunidades campesinas, tanto por haber facilitado el acceso de los productos locales al mercado como por haber agilizado la movilidad geográfica de los pobladores rurales.

Campesinos y transporte

27Los vehículos que salen de la terminal interprovincial de El Alto cubren setenta rutas, principalmente en las carreteras que van a Copacabana y Desaguadero. En Desaguadero hay tres sindicatos de transporte de pasajeros con rutas desde La Paz y El Alto y con casi quinientos inscritos —lo que quiere decir que se trata de por lo menos quinientos minibuses. En lo que respecta a Achacachi, el sindicato y la asociación de transporte libre cuentan con trescientos inscritos. Hay días en que se realizan hasta cien servicios diarios entre El Alto y Achacachi, los cuales empiezan desde las tres de la mañana y continúan hasta la noche. Aunque no tenemos datos sobre la frecuencia del transporte público interprovincial en el pasado, el administrador de la terminal interprovincial, Juan Huanca, señalaba que hace veinte años existía un solo servicio de transporte por semana hacia ciertos pueblos de Pacajes, mientras que ahora se alcanzan los diez servicios diarios.

28A la expansión y complejización de la red vial en el ámbito rural se suman una mecanización del transporte rural y una multiplicación de sus formas, como también la emergencia de una relativamente nueva modalidad de actores vinculados al transporte interprovincial, quienes viven, como dicen ellos mismos, con “una pata en el campo y una en la ciudad”. La llegada de una nueva generación de minibuses chinos más económicos, junto con la expansión de los servicios financieros hacia las áreas rurales, ha permitido a un cierto número de pobladores rurales el acceso a préstamos para la compra de minibuses, quienes a veces utilizan como garantía los pagos quincenales de las empresas lecheras —en Achacachi— o la certificación del secretario general de la comunidad relativa a la extensión de los terrenos de propiedad —en el caso de Khola. Asimismo, en ciudades intermedias y pueblos del departamento se han ido consolidando diversos servicios de transporte como taxis, minibuses y mototaxis para el traslado entre los pueblos y las comunidades.

29Lo interesante de estos procesos de expansión del transporte rural es el hecho de que la pertenencia a comunidades rurales se haya vuelto una herramienta estratégica para el acceso al sindicato de transporte rural. En el caso de una comunidad próxima a Batallas observamos cómo la decisión de las autoridades comunales de establecer una feria el día sábado en la comunidad (obligando a todas las familias, incluyendo a los residentes, a vender en ella) se tradujo en la obligación para los choferes de la comunidad afiliados al sindicato operante en Batallas a proveer servicios de transporte únicamente entre el pueblo y la comunidad en los días de feria. Para participar en los sindicatos de radiotaxis rurales no solo se tiene que ser miembro de la comunidad, sino que, además, los transportistas se tienen que someter a las reglas de unas autoridades comunales cada vez más capaces de definir normas y formas de operación más allá de la comunidad misma. Esto parece perfilar un proceso de creciente incursión de los sectores rurales en el rubro del transporte (de manera complementaria a las actividades agropecuarias, que no son abandonadas), que se refleja tanto en un importante control de las formas de transporte rural e interprovincial por parte de las comunidades y sindicatos agrarios como en el papel que la comunidad y la afiliación al sindicato agrario juegan en la agilización del acceso a las diferentes formas de transporte.

Sinergia entre la agricultura campesina y la distribución de alimentos

30Esta creciente sobreposición de la comunidad y el transporte rural genera una sinergia interesante entre producción y procesos de distribución. En el caso de los productores de queso de las comunidades cercanas a Batallas, los minibuseros eran al mismo tiempo productores. Salían de la comunidad cada madrugada, a partir de las tres, para llevar al resto de los productores a vender sus quesos a la Garita y al Cementerio, en La Paz, o a la Ceja de El Alto. Esto permitía que a las seis o siete de la mañana todos estuvieran de regreso en su comunidad para atender a los animales. En el caso de la comunidad de Khola, con el acceso de los productores locales a medios de transporte pesado, se está produciendo una transición hacia el uso de Volvos de tres ejes como el de Reinaldo, que mencionamos en un inicio. Este tipo de transporte es mucho más funcional y apto para recoger, por ejemplo, tomate de las chacras a orillas del río, ya que a veces es necesario entrar con el camión por el lecho del río, en plena época de lluvias. O sea, el control del transporte por parte de los productores implica una funcionalización acorde a los ritmos y prácticas de la agricultura local, así como a las limitaciones y posibilidades que ofrece. Si anteriormente eran los transportistas urbanos los que controlaban el rescate de la producción campesina e imponían los tiempos y las formas de operación relativos a la recogida del producto, con la incursión de los sectores campesinos en el transporte y con el control que ejercen las instancias organizativas rurales parece cristalizarse un proceso de paulatino afinamiento de la relación entre producción local, distribución y mercado, y también de priorización de las formas y ritmos de la agricultura campesina.

31En el caso de los productores de leche de la región de Achacachi, el procesamiento de la leche está controlado por grandes empresas que tienen sus centros de acopio. Sin embargo, la instalación en el mismo pueblo de una planta de la empresa estatal Lacteosbol, creada durante el “proceso de cambio”, ha modificado ligeramente las dinámicas de transporte y de control de acceso al mercado. Así, es particularmente interesante observar cómo los mismos campesinos y productores se hacen cargo, con sus propios vehículos, del transporte de la leche desde los módulos hasta la planta de Lacteosbol, recibiendo un pago de 20 centavos (0,03 dólares) por litro de leche. A pesar de que se depende de la empresa, el hacerse cargo del transporte permite adaptar los tiempos de recogida a los ritmos de la agricultura campesina, dado que en la planta de Lacteosbol se acepta leche desde las siete de la mañana hasta el mediodía. A esto se suma la interesante participación en la empresa de los campesinos pioneros en la producción de queso, quienes supervisan y dirigen la producción industrial de derivados lácteos.

32Alison Spedding [2009, p. 207] fue una de las primeras en subrayar las transformaciones que experimentó el transporte interprovincial como consecuencia de las medidas liberalizadoras de mediados de los años ochenta. Spedding enfatiza cómo el transporte interprovincial se encontraba tradicionalmente controlado por los oligopolios de los sindicatos regionales dominados por transportistas “vecinos”, quienes históricamente habían obstaculizado los intentos de grupos subalternos de entrar en el negocio. Con la liberalización, los sectores campesinos y populares, comunarios y residentes vinculados a comunidades rurales, empezaron a ingresar a los gremios de transporte interprovincial y, de manera aún más interesante, a los de transporte pesado. En 2013, el presidente de la Coordinadora Nacional del Transporte Pesado de Bolivia estimaba que en La Paz y El Alto el 80 % de los afiliados eran de origen campesino [Tassi et al., 2013]. Esto ha permitido el surgimiento de un nuevo tipo de modalidad sindical más vinculada a la lógica organizativa de las comunidades, lo que produce una transformación de los mercados agropecuarios —dado que los antiguos transportistas oligopolistas eran también rescatistas— y genera transformaciones importantes en las diferentes etapas de la cadena de comercialización de alimentos.

Campesinos y acceso a mercados: las transformaciones en las cadenas de alimentos

33Las transformaciones en las infraestructuras viales y en el control del transporte han sido estratégicas para empezar a repensar las dinámicas del acceso campesino a los mercados o de las mismas cadenas de alimentos. En el caso de Khola hemos observado un proceso paulatino de búsqueda del mercado y de control de ciertos espacios comerciales para desafiar los mecanismos de control de las acopiadoras y las prácticas de las rescatistas. Hoy en día, las kholeñas llegan a El Alto cada martes y viernes por la madrugada, en camiones de los productores locales. En los meses de intensa producción van al mercado hasta tres o cuatro veces por semana. Cada una tiene asignado un espacio circunscrito y parecen reproducir metódicamente, en las aceras de El Alto, las secuencias de la lista comunal de afiliados. Ya no aceptan ni préstamos ni cafecitos de las acopiadoras. Descansan envueltas en su frazada y tendidas en la misma acera donde venden, a veces bajo la lluvia y la helada. Ya no venden al por mayor cuarenta cajas a las acopiadoras de tomates de la feria de Villa Dolores, sino a precios más convenientes a las revendedoras (qhatukipas) que comercializan los productos en las ferias urbanas y rurales, desde Achacachi hasta la ciudad amazónica de Cobija, y en los restaurantes. Ya tienen una clientela de confianza y desde antes de salir de la comunidad ya tienen una idea de los precios del tomate.

34Aunque el proceso de establecerse en el mercado ha sido relativamente lento y dificultoso para los productores campesinos, a lo largo de varias décadas ha mostrado ser una práctica estratégica para sincronizar la producción rural con el mercado urbano. Al mantener un contacto continuo con la feria de Villa Dolores, las productoras están constantemente al tanto de las transformaciones del mercado. Esto les permite conocer la emergencia de nuevos nichos de consumo, como es el caso de Cobija, por ejemplo, gastronómicamente cada vez más integrada a las regiones del eje central [Arbona et al., 2015], o del boom de la venta de comida callejera [Gajraj, 2017]. También pueden percatarse de la sofisticación de la demanda urbana de hortalizas por el consumo cada vez más naturalizado de verduras no convencionales como zucchini, berenjenas o acelgas, lo cual se refleja en la diversificación de la producción local. Otro elemento interesante de la presencia de las productoras en el mercado es que les permite mantenerse informadas sobre la variación de los precios de los productos, lo que posibilita que la producción de tomate se adapte en consecuencia. Así, por medio de distintas técnicas y prácticas, esta puede acelerarse o desacelerarse en los periodos de precios altos o de precios reducidos, respectivamente. En Khola, esto ha ido favoreciendo la inversión en retroexcavadoras para cavar pozas en el lecho del río en época seca, dejar que se inunden y que los minerales se vayan depositando para tener un terreno con la calidad de tierra virgen (phuruma), lo que permite producir antes de la llegada de las lluvias y fuera de las épocas tradicionales del tomate.

35Las dinámicas que hemos ido describiendo ponen de manifiesto un proceso interesante de transformación de las cadenas de alimentos. Quizás el aspecto más notable es el repliegue de los rescatistas urbanos o semiurbanos que se dedican a revender al por mayor los productos agropecuarios de comunidades rurales en los centros de abasto. Destaca igualmente la capacidad de los mismos productores para evitar la entrega de todos sus productos a la acopiadora, que después se dedica a repartir a las qhatukipas que venden en las ferias. Como hemos visto, en varios casos son los mismos productores quienes directamente comercian con las qhatukipas. En otras palabras, los productores campesinos optan por un estadio intermedio de comercialización de sus productos. Cuando pueden prescinden de la gran acopiadora, pero al mismo tiempo, ahora que cuentan con facilidades de acceso al mercado, en vez de apostar por la venta directa al consumidor (que requiere de tiempos y costos a veces no compatibles con una agricultura campesina intensiva), optan por negociar con las revendedoras de ferias, un sector que los mismos campesinos consideran en ascenso.

La interpenetración entre lo urbano y lo rural

  • 11 Impuesto pagado por el comerciante para vender en la feria.

36Las dinámicas antes descritas parecen mostrar una marcada incursión de los sectores campesinos en la vida y economía urbanas. Si anteriormente hemos visto cómo grupos y comunidades de productores han incursionado en los gremios urbanos y mantienen el control de sindicatos de transporte rural e interprovincial, quizás otro de los logros importantes de los sectores rurales es el haber empezado a jugar un papel importante en las juntas de vecinos de El Alto. En la feria de Puente Vela, por ejemplo, la participación cada vez más notable de residentes de zonas rurales en la junta de vecinos del barrio (algunos de los cuales todavía están involucrados en la producción rural) agiliza y hasta incentiva el asentamiento de los productores rurales en la feria, en un contexto en el que la misma junta de vecinos se encarga de cobrar el sentaje11 a cada miembro de cada asociación. En el caso de Paula, quien vive entre El Alto y Puerto Pérez y comercializa el pescado que su marido y otros parientes capturan en su comunidad en las madrugadas, es estratégico mantener su lazo con la junta de vecinos de Río Seco-ex-Tranca, que es la que le ha garantizado el permiso de asentamiento para vender pescado. En los días de elecciones o de censo nacional, la familia de Paula se reparte para mantener el acceso a múltiples espacios y organizaciones. Por ejemplo, a su hijo lo mandan a la casa que tienen en Río Seco y su marido se queda en la comunidad de Puerto Pérez, mientras que ella se va a su casa de Alto Lima.

37Es interesante observar cómo la noción de propiedad de la tierra, la cual hay que “mantener” por medio de una serie de trabajos comunales, de labores de función social y de prácticas rituales, se va extendiendo al puesto de venta en la feria. En la feria, para no perder la certificación de la federación gremial —o de la junta de vecinos— ni la membresía de la asociación de productores, deben cumplirse ciertas actividades de “mantenimiento” del puesto de venta. Esto implica la participación en el desfile cívico en el aniversario de El Alto o, durante el carnaval, la participación en la entrada folklórica del mercado de Villa Dolores o la celebración de la ch’alla de los puestos de venta (una ofrenda que se realiza al lugar de venta, asociada con la fertilidad).

La multiactividad urbano-rural como estrategia

38Mario es un productor de ganado de la provincia Villarroel que conocimos vendiendo su ganado en la feria de Lahuachaca, en pleno altiplano, a una hora de El Alto. Mario combina la crianza de ganado de engorde (en una zona rural apta para la alfalfa Ranger) con el transporte de pasajeros en la ruta La Paz-Oruro. Hace poco compró en la Feria 16 de julio de El Alto una camioneta usada que ha readaptado para el transporte de ganado. Su hija tiene una carnicería en el barrio alteño de Santiago II y él está afiliado a la Federación Única de Trabajadores en Carne y Ramas Anexas de El Alto y provincias (Futecra), lo que le permite tener acceso al matadero de El Alto para faenar sus propios animales. En la feria de Lahuachaca, Mario pedía por cada uno de sus dos toros 9.000 bolivianos (1.285 dólares). Atraídos por la calidad de los pardos suizos de Mario, un gran número de mañazos —rescatistas urbanos de ganado— se acercaban a él para negociar un precio que era relativamente alto para un ganado altiplánico. Sin embargo, Mario se mostraba inflexible con los compradores y nos comentaba que, si no lograba vender a ese precio a los mañazos, en los próximos días podría viajar al matadero de El Alto, faenar los toros y venderlos directamente a los carniceros por un precio superior a los 9.000 bolivianos utilizando los contactos del sindicato de su hija.

39El caso de Mario es emblemático porque nos hace entender cómo la multiactividad, que combina el engorde de ganado con el transporte y el comercio, conjuntamente con una serie de pertenencias tanto urbanas como rurales —a la comunidad donde cría ganado de engorde, así como a Futecra, que controla el matadero de El Alto—, se vuelve una herramienta estratégica que le permite consolidar sus márgenes de ganancia y amplificar sus márgenes de negociación. O sea, lo que posibilita que Mario sea inflexible en relación con el precio de su ganado es la multiplicidad de opciones sociales y económicas en la ciudad y en el campo. Si antes los campesinos se volcaban en la venta en los mercados urbanos por una urgente necesidad de efectivo para cubrir los gastos de una enfermedad o, estacionalmente, para cubrir los costos de una festividad [Platt et al., 2006], en el caso de Mario su actividad diaria como transportista le permite un ingreso constante de efectivo que, a su vez, amplifica su capacidad de negociación en cuanto al precio de su ganado en el mercado.

40Con respecto a la historia de Mario, los mañazos urbanos nos comentaban que antes los campesinos “venían a rogarse” para que les compraran sus toros. Ahora, su participación en las organizaciones urbanas, su derecho a faenar directamente los animales en el matadero y el tener parientes con friales y puestos de venta de carne en la ciudad, conjuntamente con el crecimiento de la demanda de carne, han facilitado el posicionamiento de su producto en el mercado urbano y las relaciones con los comerciantes al detalle. Ahora, dice Galo, dirigente carnicero, “hay que rogarse a los campesinos” para que vendan, garantizarles sus propios espacios en la federación urbana y hasta viajar a las fiestas en sus comunidades para aceitar la cadena de suministro de carne en vez de esperar a que ellos vengan a la ciudad.

41En el contexto de reconfiguración rural que hemos ido describiendo en este ensayo, con organizaciones campesinas comunales que mantienen un estrecho control de las tierras y con procesos de sobreposición de lo urbano y lo rural, la multiactividad se convierte en una estrategia que posibilita, por una parte, la reducción de los riesgos de una agricultura que ejerce una fuerte presión sobre terrenos escasos y, por otra, el manejo simultáneo de una multiplicidad de ámbitos (la tierra, el ganado, el transporte y el comercio). Esto favorece el control de una porción cada vez más amplia de la cadena, en vez de la especialización en un ámbito circunscrito y sectorial, y también hace más flexibles las actividades agrícolas, pues los hatos pueden expandirse o reducirse dependiendo de la coyuntura económica, del mismo modo en que las porciones de tierra a las que se tiene acceso pueden ser disminuidas —dándolas en alquiler— o aumentadas —alquilándolas. En otras palabras, la multiactividad no constituye el último recurso del productor pauperizado, sino una estrategia del pequeño campesino para hacer frente al mercado, para sortear sus trabas y aprovechar sus posibilidades. Así que, en vez de ser un problema que impide la plena proletarización del campesino, se vuelve un modus operandi que permite justamente resistir a la proletarización, desarrollar formas independientes de acceso al mercado y encontrar opciones de desarrollo y expansión de la unidad socioeconómica familiar y de tejer la economía urbana y rural.

Conclusiones

42A lo largo de este ensayo hemos intentado describir unos procesos de reconfiguración del campo, de la vida campesina y de su economía que parecen tener repercusiones tanto en las prácticas socioeconómicas urbanas como en procesos más amplios de participación sociopolítica. Estos procesos de reconfiguración presuponen dos dinámicas simultáneas y complementarias. La primera se refiere a un proceso de empoderamiento de las estructuras socioeconómicas campesinas, que ha sido unívocamente descrito por quienes participaron en este estudio como el “despertar campesino” [Kopp, 2015, en su crítica a la “exclusión social del campesino”]. La segunda es un tipo de relación cada vez más fluida de las comunidades campesinas con la ciudad, con la economía no agrícola y con el mercado.

43Por un lado, el mejor acceso al mercado del que gozan varios sectores campesinos y la capacidad de mantener simultáneamente “una pata en la chacra y una en el mercado” han ido posibilitando una tendencia a diversificar la producción, por ejemplo, respondiendo a las nuevas demandas o acelerando y desacelerando los ciclos productivos rurales en función de sus intereses y necesidades o de las oscilaciones de los precios. Por otro lado, las modalidades de participación en el mercado, en un contexto de empoderamiento de los sindicatos agrarios, parecen permitir procesos de recuperación parcial del excedente gracias al desplazamiento de los rescatistas, al aumento del precio de venta y al desarrollo de una cartera propia de caseras revendedoras minoristas.

44El otro proceso que el estudio evidencia es una dinamización de lo campesino, en algunos casos vinculada a procesos de intensificación productiva, en otros a una capacidad de tejer lazos con múltiples ámbitos geográficos y laborales y, en algunos más, al acceso que se ha tenido al transporte, al crédito y a la tecnología. Sin embargo, este proceso de dinamización no parece deberse ni a los modelos extractivistas ni a las modalidades empresariales basadas en un creciente monopolio u oligopolio de la agricultura y en la enajenación de la tierra de los pequeños productores. Más bien, se fundamenta en prácticas y estructuras locales que alimentan un proceso de control de múltiples ámbitos y espacios económicos, lo cual limita la incursión empresarial y agiliza el acceso no mediado del campesino al mercado.

45La envergadura de la inversión estatal en el desarrollo rural durante el “proceso de cambio” nos ha acostumbrado a leer las transformaciones o la falta de transformaciones de la agricultura campesina o de las cadenas de alimentos como una consecuencia o un error de las políticas específicas del Gobierno. A menudo se ha leído el “proceso de cambio” como un sistema vertical en el que desde el Estado se producen o no se producen transformaciones en sectores y ámbitos estratégicos de la sociedad y de la economía.

46Lo que proponemos en este artículo es una lectura invertida del papel desempeñado tanto por el Estado como por los pequeños productores campesinos. Lo que hemos resaltado es, más bien, la materialización de una capacidad y legitimidad de las organizaciones campesinas para negociar, presionar y apropiarse las instancias gubernamentales. Esto se traduce, sin duda, en una mayor capacidad para controlar lo local y hasta para definir ciertos espacios de comercialización urbana. También se traduce en el acceso a una serie de servicios e infraestructuras (puentes, carreteras, mercados campesinos, plantas rurales de precesamiento, etc.) que, aunque no son siempre exitosos, en algunos casos agilizan el acceso al mercado de los productos y de los comerciantes rurales. Sin embargo, las organizaciones y los productores campesinos no se limitan a presionar al Estado, sino que han logrado articular una serie de vínculos propios con juntas de vecinos, gremios comerciales, sindicatos, mercados y mataderos urbanos (a veces capitalizando su capacidad de negociación preferencial con el Estado), que les han permitido desarrollar modalidades específicas de distribución y comercialización, así como sincronizar la producción con el comercio.

47En este sentido, las transformaciones alcanzadas exceden a menudo las intencionalidades e inversiones económicas del Estado en las economías campesinas. El elemento más relevante de las dinámicas descritas en el artículo es la capacidad de apropiación de los sectores campesinos de la narrativa política, de las inversiones estatales y de sus proyectos para incentivar y apoyar a los pequeños productores. A pesar —y además— de las políticas gubernamentales hacia la agricultura campesina, en las transformaciones descritas prima una capacidad de las comunidades campesinas de apropiarse, resignificar y reconvertir el “proceso de cambio” dándole forma de acuerdo a su propia agenda, prioridades y aspiraciones.

Haut de page

Bibliographie

Albó Xavier, Greaves Tomás & Sandoval Godofredo, 1987, “Un ejército industrial de reserva para una industria en reserva: los aymaras en La Paz”, en Olivia Harris, Brooke Larson & Enrique Tandeter (coord.), La participación indígena en los mercados surandinos. Estrategias y reproducción social. Siglos XVI a XX, La Paz, Ceres, p. 683-712.

Arbona Juan Manuel, Canedo María Elena, Medeiros Carmen & Tassi Nico, 2015, “El sistema económico popular. Consolidación y expansión de la Economía popular en Bolivia,” en Nico Tassi, Alfonso Hinojosa & Richard Canaviri (coord.), La economía popular en Bolivia. Tres Miradas, La Paz, Centro de Investigaciones Sociales de la Vicepresidencia del Estado, p. 25-140.

Arce Catacora Luis Alberto, 2015, El modelo económico social comunitario productivo boliviano, La Paz, Soipa Ltda.

Ayo Diego, Fernández Morales Marcia, Kudelka Zalles Ana María & Moldiz Carlos, 2013, Municipalismo de base estrecha: empresarios no-locales, empresarios golondrina y empresarios políticos como estandartes privilegiados de la descentralización municipal, La Paz, PIEB.

Bebbington Anthony, 2000, “Reencountering Development. Livelihoods Transitions and Place Transformation in the Andes”, Annals of the Association of American Geographers, vol. 90, n3, p. 495-520.

Calderón Fernando & Rivera Alberto, 1984, La Cancha: una gran feria campesina en la ciudad de Cochabamba, Cochabamba, Ceres.

Dandler Jorge, 1987, “Diversificación, procesos de trabajo y movilidad espacial en los valles y serranías de Cochabamba”, en Olivia Harris, Brook Larson & Enrique Tandeter (coord.), La participación indígena en los mercados surandinos. Estrategias y reproducción social. Siglos XVI a XX, La Paz, Ceres, p. 639-682.

Davis Mike, 2007, Planet of Slums, Londres, Verso.

Fundación Tierra, 2015, Memoria seminario: recientes transformaciones agrarias en Bolivia, La Paz, Fundación Tierra.

Gajraj Kim, 2017, Comida callejera: un aporte a la seguridad alimentaria, La Paz, Alternativa.

Giarracca Norma, 1993, “Los pequeños productores en la nueva ruralidad: procesos y debates”, XIX Congress of the Latin American Association of Sociology, Caracas.

Giarracca Norma, 2001, ¿Una nueva ruralidad en América Latina?, Buenos Aires, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

Gotkowitz Laura, 2008, A Revolution for Our Rights: Indigenous Struggles for Land and Justice in Bolivia, 1880-1952, Durham, Duke University Press.

Kay Cristóbal, 2015, “The Agrarian Question and the Neoliberal Rural Transformation in Latin America”, European Review of Latin American and Caribbean Studies, n100, p. 73-83.

Kay Cristóbal, 2014, “Visión de la concentración de la tierra en América Latina”, en Albert Berry, Cristóbal Kay, Luciano Martínez Valle & Lisa North, La concentración de la tierra. Un problema prioritario en el Ecuador contemporáneo, Quito, Ediciones Abya-Yala, p. 15-42.

Kay Cristóbal, 2009, “Estudios rurales en América Latina en el periodo de globalización neoliberal: ¿una nueva ruralidad?”, Revista Mexicana de Sociología, vol. 71, n4, p. 607-645.

Kay Cristóbal, 2006, “Rural poverty and development strategies in Latin America”, Journal of Agrarian Change, vol. 6, n1, p. 455-508.

Kopp Adalberto, 2015, “Procesos de descampesinización y diferenciación campesina”, en Memoria seminario: recientes transformaciones agrarias en Bolivia, La Paz, Fundación Tierra, p. 127-135.

Laguna Pablo, 2011, “Mallas y flujos. Acción colectiva, cambio social, quinua y desarrollo regional indígena en los Andes Bolivianos”, tesis de doctorado, Wageningen, Universidad de Wageningen.

Larrazabal Hernando, 1988, “Sector informal urbano. Revisión a los enfoques teóricos precedentes y el estado de la discusión”, en Cedla & Flacso, El sector informal en Bolivia, La Paz, Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario/Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, p. 11-42.

Li Tania Murray, 2009, “To Make Live or Let Die? Rural Dispossession and the Protection of Surplus Populations”, Antipode, vol. 41, n1, p. 66-93.

Ormachea Enrique, 2016, Desarrollo del capitalismo en la agricultura y transformaciones en la sociedad rural boliviana, La Paz, Cedla.

Platt Tristan, 1982, “The role of the Andean ayllu in the reproduction of the petty commodity régime in Northern Potosí (Bolivia)”, en David Lehmann (dir.), Ecology and Exchange in the Andes, Cambridge, Cambridge University Press, p. 27-69.

Platt Tristan, Bouysse-Cassagne Thérèse, Harris Olivia, 2006, Qaraqara-Charka. Mallku, Inka y Rey en la provincia de Charcas. Historia antropológica de una confederación aymara, La Paz, Instituto Francés de Estudios Andinos/Plural Editores/University of St Andrews/University of London/Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia.

Regalsky Pablo, 1994, “Una economía campesina andina”, en Pablo Regalsky (coord.), Raqaypampa. Los complejos caminos de una comunidad andina. Estrategias campesinas, mercado, revolución verde, Cochabamba, Cenda, p. 147-213.

Spedding Alison, 2009, “Esencialismo ¿estratégico para quiénes? Sobre el ocaso del discurso del mestizaje”, en Memoria de la XXIII Reunión Anual de Etnología (RAE) [en línea], La Paz, Musef, t. II, p. 503-523. Disponible en: http://200.87.119.77:8180/musef/bitstream/123456789/451/1/503-523.pdf.

Tassi Nico, Medeiros Carmen, Rodríguez-Carmona Antonio & Ferrufino Giovanna, 2013, “Hacer plata sin plata”. El desborde de los comerciantes populares en Bolivia, La Paz, PIEB.

Tassi Nico, Canedo María Elena, 2019a, “La reconfiguración de la economía campesina: multiactividad y mercado en la articulación urbano rural en el departamento de La Paz”, Umbrales, n35, p. 165-193.

Tassi Nico, Canedo María Elena, 2019b, “Una pata en la chacra y una en el mercado”: Multiactividad y reconfiguración rural en La Paz, Cides, La Paz.

Toranzo Carlos, 2015, “El agro en el modelo de desarrollo boliviano”, en Memoria seminario: recientes transformaciones agrarias en Bolivia, La Paz, Fundación Tierra, p. 31-39.

Urioste Miguel, 2017, Pluriactividad campesina en tierras altas: “Con un solo trabajo no hay caso de vivir”, La Paz, Foro Andino Amazónico de Desarrollo Rural.

Haut de page

Notes

1 Los materiales de esta investigación han sido recogidos por los autores en un artículo de la revista Umbrales [Tassi & Canedo, 2019a] y un libro publicado por el Cides [Tassi & Canedo, 2019b]. La investigación en la se fundamenta este artículo ha sido financiada por el Cides-UMSA.

2 Por doble residente nos referimos a la persona que se desplaza continuamente entre el campo y la ciudad. La palabra “residente” se utiliza para señalar a los migrantes de origen rural establecidos en la ciudad: “en El Alto hay muchos residentes de Khola”.

3 Hemos realizado veintinueve entrevistas en profundidad a residentes que mantienen diferentes tipos de vínculos con su lugar de origen o con otras zonas rurales (Murillo, Aroma, Loayza, Sud Yungas, Nor Yungas, Pacajes, Ingavi, Los Andes, Manco Kapac, Muñecas, Bautista Saavedra, Omasuyos, Camacho, Larecaja, Caranavi, Villaroel). La edad de los entrevistados varía entre los veintisiete y sesenta y nueve años, y cuatro de ellos eran dirigentes de comunidad. Entre las profesiones de los residentes encontramos comerciantes, mineros, albañiles, empleadas domésticas, herreros, peluqueros, empleados públicos, mecánicos, cocineros y carpinteros, entre otros.

4 Para el estudio de las dinámicas económicas en el ámbito rural, hemos escogido dos comunidades especializadas en actividades productivas y productos de elevada perecibilidad que requieren de la presencia constante del productor y de un conocimiento detallado de los ciclos y formas de producción por tratarse de procesos productivos frágiles. A diferencia de la producción de papa, por ejemplo, que requiere de una presencia puntual y esporádica en el lugar de producción (lo que facilita la diversificación hacia otras actividades económicas, a veces hasta en lugares alejados), los procesos productivos de la leche y del tomate de las comunidades antes mencionadas nos permiten una comprensión más matizada, y a veces novedosa, de la multiactividad en contextos que parecerían desincentivarla.

5 Entrevista con los autores, 8 de abril de 2018.

6 El proceso de regularización y consolidación de la propiedad de la tierra cuya culminación estaba prevista para el año 2017. El saneamiento de la tierra posibilita también la titulación de tierras comunitarias, aunque los “usos y costumbres” de las comunidades campesinas con respecto a la tierra tienen un nivel de flexibilidad y de opciones que, en varios casos, el derecho oficial sobre propiedad no contempla.

7 Cumplir cargo tiene dos objetivos concretos y prácticos: prestar servicio a la comunidad y legitimar el derecho a la tierra.

8 Los estantes son los comunarios que viven de forma permanente en la comunidad.

9 Mientras realizábamos nuestra investigación, en Khola varios comunarios estaban debatiendo maneras de esquivar la ley que limitaba la utilización de los títulos de propiedad de la tierra como hipoteca para sacar préstamos. De hecho, muchas de las adquisiciones de maquinaria pesada en Khola han sido realizadas con el respaldo de títulos de propiedad.

10 Esto se apoya también en la noción de “usos y costumbres” reconocida en la Constitución boliviana.

11 Impuesto pagado por el comerciante para vender en la feria.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Mapa del departamento de la Paz indicando los principales lugares mencionados en el texto
Crédits Fuente: elaboración propia.
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/12685/img-1.png
Fichier image/png, 111k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

María Elena Canedo et Nico Tassi, « “Una pata en la chacra y una en el mercado”. La reconfiguración de la economía campesina en La Paz »Cahiers des Amériques latines, 96 | 2021, 105-127.

Référence électronique

María Elena Canedo et Nico Tassi, « “Una pata en la chacra y una en el mercado”. La reconfiguración de la economía campesina en La Paz »Cahiers des Amériques latines [En ligne], 96 | 2021, mis en ligne le 10 octobre 2021, consulté le 02 décembre 2022. URL : http://journals.openedition.org/cal/12685 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cal.12685

Haut de page

Auteurs

María Elena Canedo

Investigadora social.

María Elena Canedo travaille en Bolivie et dans d’autres pays d’Amérique latine depuis plus de trente ans. Chercheuse sociale, elle a consacré une grande partie de ses recherches à l’évaluation et au suivi des programmes de gestion territoriale, à l’analyse de la décentralisation et des droits des autochtones, ainsi qu’à la conception de méthodologies de recherche pour la participation populaire. Ces dernières années, son travail s’est étendu à d’autres domaines d’étude plus proches de la Méso-Amérique. Elle est l’auteure de plusieurs livres et articles sur ces questions.

Nico Tassi

Docente de la Universidad Mayor de San Andrés, La Paz, Bolivia.

Nico Tassi est titulaire d’un doctorat en anthropologie sociale de l’université de Londres et il enseigne à l’Universidad Mayor de San Andrés, à La Paz, en Bolivie. Il a consacré ses travaux de recherche aux peuples indigènes des hauts plateaux et aux secteurs populaires urbains, en se concentrant sur leur relation avec la modernité, l’État et le marché. Il est l’auteur de nombreux ouvrages et articles sur ces thématiques, en particulier The Native World-System. An Ethnography of Bolivian Aymara Traders in the Global Economy (Oxford University Press, 2016).

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
  • Logo Université Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation des Amériques
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • Revue soutenue par l’Institut des sciences humaines et sociales du CNRS
    CNRS - Institut national des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search