Navigation – Plan du site

AccueilNuméros102Dossier - bicentenaires latino-am...Introducción. Centenarios y bicen...

Dossier - bicentenaires latino-américains : politiques officielles et nouvelles voix dans l'arène festive

Introducción. Centenarios y bicentenarios latinoamericanos: las lógicas de inclusión y exclusión en las conmemoraciones

Introduction. Centenaires et bicentenaires latino-américains : logiques d'inclusion et d'exclusion dans les commémorations
Pablo Ortemberg

Texte intégral

  • 1 Partimos de la noción de grupo social de Iris Marion Young [2000]. De acuerdo con la autora, un gr (...)

1Mediante seis estudios de casos nacionales –dos de los cuales optan por una comparación binacional–, este dossier pretende aportar innovadores análisis sobre la forma en que grupos sociales históricamente marginalizados en los relatos sobre la identidad nacional se han posicionado, negociado o disputado su lugar en las conmemoraciones de los bicentenarios en América Latina.1 Del mismo modo, indaga en cómo estos actores han sido representados, discursiva y escenográficamente, en los programas de festejos oficiales concebidos por los gobiernos nacionales y subnacionales. En el marco de la perspectiva interseccional, cada artículo profundiza una problemática identitaria y social determinada: el lugar de los pueblos originarios y afrodescendientes, los movimientos de mujeres y, en el caso peruano, la movilización juvenil. La pregunta que origina este dossier es la siguiente: ¿los cambios que han experimentado los países latinoamericanos en los últimos veinte años en relación con la conquista de derechos y políticas de reconocimiento –y, en contrapartida, las reacciones suscitadas ante estas demandas– impactaron de algún modo en la manera en que la nación se representa a sí misma en las efemérides más importantes?

2La presente introducción se divide en tres partes. La primera ofrece un somero recorrido por vertientes teóricas y disciplinares que han inspirado los estudios sobre fiestas patrias en Latinoamérica a partir de la década de 1990. La segunda aborda las lógicas de inclusión-exclusión social e identitaria que operaron durante los festejos de los centenarios patrios latinoamericanos. Por último, se discute parte de la bibliografía existente sobre los bicentenarios latinoamericanos, tanto la referida a la oleada de festejos en torno al año 2010, como la dedicada a las celebraciones que se iniciaron en la década de 2020, todavía en curso, con eje en la problemática de la inclusión-exclusión conmemorativa de los grupos sociales en los que se hace foco. También se repone algunos casos nacionales no incluidos en este dossier, en diálogo con los artículos que lo componen.

La perspectiva interdisciplinar como punto de partida

3Las conmemoraciones políticas siempre han invitado al abordaje interdisciplinar, especialmente entre antropología e historia. Podemos remontar a la obra señera de Marc Bloch, Les rois thaumaturges [1983 (1924)], como punto de partida potencial de un cruce fecundo entre las dos disciplinas, pues la obra examina la construcción de la autoridad suprema en su relación con la comunidad política mediante un calendario de ritos públicos. Esa relación privilegiada, fruto del vínculo indisociable entre simbólica y poder/política, no ha dejado de visitar una y otra vez la pregunta durkheimiana sobre la cohesión social –y la construcción de jerarquías–, o más precisamente las mediaciones simbólicas y rituales en el campo de las representaciones que intervienen en la relación entre individuo y comunidad. Desde entonces, las tradiciones antropológicas han complejizado las concepciones del ritual en su relación con el poder, la comunidad y las formaciones estatales, tal como lo demuestra una amplia serie de autores clásicos, desde Victor Turner a David Kertzer, o de Georges Balandier a Cliffort Geertz. Después de ellos, ninguna investigación ha podido considerar la celebración ritual sin atender a su dinámica colectiva, la experiencia del tiempo, la construcción social del espacio, la corporalidad, la afectividad y los objetos simbólicos involucrados.

4Los rituales implican la transición de alguien o algo de un lugar social a otro, mediante recursos simbólicos en un espacio determinado. Una transición en la que interviene, asimismo, la ilusión de una continuidad, como la monarquía, la república, etc. También son un dispositivo en el que se tramita socialmente una experiencia temporal donde se actualizan determinadas memorias del grupo, en algunos casos directamente como acto de conmemoración. La recuperación tardía de la obra de Maurice Halbwachs sobre la memoria social fue el punto de partida para la constitución del campo de los estudios memoriales [Halbwachs, 1968]. El memory boom se inició con los estudios sobre la memoria de la Shoa y se desarrolló considerablemente en las últimas décadas, en paralelo con el auge de la historia del tiempo presente [Winter, 2001]. No obstante, este crecimiento se debe también a su extensión temática hacia la cuestión nacional, especialmente a partir de la monumental obra colectiva dirigida por Pierre Nora, iniciada a comienzos de la década de 1980 [Nora, 1984-1992]. Al mismo tiempo, los estudios memoriales potenciaron el diálogo interdisciplinar entre antropología e historia. De hecho, una de las referencias fundamentales para el estudio de las conmemoraciones políticas es el clásico How societies remember, del antropólogo Paul Connerton [Connerton, 1989].

5Con mayor o menor diálogo explícito con aquellas vertientes, las y los historiadores han abordado sin cesar el estudio de las conmemoraciones políticas –celebraciones, fiestas, ceremonias y ritos– en las sociedades del pasado. Por ejemplo, Ralph E. Giesey –quien fuera asistente de Ernst Kantorowicz– dejó en Estados Unidos un extenso linaje de estudios “ceremonialistas” sobre el orden jurídico y la autoridad suprema en el Antiguo Régimen francés [Giesey, 1987]. Y no podría dejar de mencionarse también la clásica obra de 1975 sobre la mentalidad barroca de José Antonio Maravall [Maravall, 1975].

6Para otro contexto histórico, en el ámbito francés, Mona Ozouf, Rosemonde Sanson y Michel Vovelle publicaron en el mismo año 1976 sus obras sobre “la fête révolutionnaire”. Después de estos trabajos, no quedaron dudas sobre la relevancia política de las escenificaciones conmemorativas. El “transfert de sacralité” hacia los símbolos patrióticos modernos, ciertamente, fue una operación ya advertida por sus contemporáneos y señalada también, en 1908, por Henri Hubert y Marcel Mauss: “si les dieux, chacun à leur heure, sortent du temple et deviennent profanes, nous voyons par contre des choses humaines, mais sociales, la patrie, la propriété, le travail, la personne humaine y entrer l’une après l’autre” [Hubert y Mauss, 1997, p. XVI]. A partir de la década de 1970, en la bibliografía se consolidaba la idea de que las conmemoraciones (y los rituales en general) no son meros epifenómenos o decorados que reflejan una realidad política que sucede en otro lado, sino que contribuyen a su definición.

Los centenarios patrios latinoamericanos y los actores marginalizados

7Es a partir de aquellas herencias que a inicios de 1990 comenzaron a destacarse los trabajos sobre las celebraciones del poder real y las primeras fiestas patrias en América Latina. Si el sello de origen interdisciplinar –real o potencial– modela al objeto conmemorativo-ritual-simbólico, cada período histórico presenta una problemática con interrogantes específicos, de los cuales solo algunos permiten extrapolarse a otros contextos: uno de ellos es la pregunta por la inclusión-exclusión que opera en el ritual conmemorativo.

  • 2 Sobre aspectos teóricos e historiográficos cf. Ortemberg [2013, p. 11-25].
  • 3 Los autores identifican formas dominantes en cada uno de los tres momentos, antes que presentarlos (...)

8Los estudios sobre las primeras fiestas patrias en Latinoamérica responden a la problemática de la construcción de la identidad nacional y de los Estados modernos sobre las ruinas del orden colonial. Según una práctica clasificación de Burucúa y Campagne [Burucúa y Campagne, 1994], en las primeras tres décadas del siglo xix se observa una etapa mitopoiética de la nación con la tónica puesta en la elaboración de banderas, escudos, himnos y –agregamos– los primeros calendarios cívicos.2 Según estos autores, las primeras historiografías nacionales que contribuyen a apuntalar héroes y mitos de origen de las naciones hicieron eclosión en la década de 1840. Finalmente, en la época de consolidación de los Estados y bajo el auge de la ideología del progreso civilizatorio, hacia finales del siglo xix e inicios del xx, las sociedades latinoamericanas atravesaron la fiebre de los centenarios y la trayectoria mitopoiética decantó, siguiendo este esquema, en una etapa monumental.3

9La bibliografía sobre centenarios patrios latinoamericanos es rica y diversa, aunque predomina el diálogo crítico con los tan evocados conceptos de “comunidad imaginada” [Anderson, 1993] e “invención de tradiciones” [Hobsbawm y Ranger, 2012]. Se ha priorizado el nacionalismo metodológico y las preguntas planteadas abordan distintos problemas dentro del paradigma de la modernidad (entendida como deseo y realidad): el momento centenario como hito en la configuración del campo artístico nacional; punto de inflexión en la historia de las ideas y de los intelectuales (desde los pensadores de la “crisis moral” en Chile, hasta los representantes del llamado “nacionalismo cultural” en Argentina, o la generación de intelectuales críticos del gobierno de Augusto B. Leguía en Perú a inicios de la década de 1920); o bien, como instancia clave en la modernización de las ciudades como acelerador de la obra pública, tanto en su dimensión estética (parques y monumentos) como funcional (renovación y nuevas vías de tránsito, extensión de líneas de ferrocarril, construcción de escuelas, hospitales y demás instituciones públicas). Estas celebraciones ampulosas se concentraron en dos oleadas: una, alrededor del año 1910 y otra, en los primeros cinco años de 1920.

10El modo de la conmemoración encontró al comienzo inspiración en los festejos del Centenario de la Independencia de Estados Unidos en Filadelfia en 1876, y en el Centenario de la Revolución Francesa de 1889, pero pronto se instaló una dinámica de emulación regional. Estos festejos combinaron el recurso historicista para afirmar los mitos de origen de las naciones (una mirada hacia el pasado), con el recurso futurista guiado por el ideal de progreso. Esta última dimensión se evidencia a partir de su estructuración en torno a exposiciones nacionales, internacionales o universales destinadas a exhibir los avances civilizatorios. En términos de François Hartog –influido por la obra de Reinhart Koselleck–, esa época vivió el apogeo de una concepción futurista de la experiencia del tiempo [Hartog, 2003].

  • 4 Con especial atención a mujeres de la elite (“damas patriotas”), cf. Vassallo [2012].
  • 5 Sobre batallones escolares desde fines del siglo xix, cf. Bertoni [2007]. Recordemos el contexto d (...)

11Las fiestas patrias de entonces fueron dispositivos simbólicos y performáticos de nacionalización de las masas migratorias, neutralizadores de “ideologías disolventes” como el anarquismo y luego el comunismo (el Centenario de Mayo en Argentina se celebró bajo estado de sitio), y mantuvieron una relación compleja de inclusión-exclusión de los “otros” internos en cada país, no solo ideológicos, como los pueblos originarios y la población afrodescendiente. Aunque en los relatos de la independencia las mujeres no estuvieron ausentes en el centenario, su lugar como hacedoras de la nación fue marginal en las ceremonias y discursos.4 Los gobiernos organizaron el festejo para ostentar no solo el progreso nacional sino también el carácter “viril” (término empleado entonces) del Estado. Para esto último fueron tan importantes las exposiciones artísticas, industriales y de higiene, como los desfiles de las Fuerzas Armadas (eran esperadas con entusiasmo las visitas de buques de guerra y las famosas revistas navales, junto con las paradas militares), los batallones escolares y, en general, la exposición de armamento en el espacio público.5

12La performance oficial en los centenarios no solo activaba una pedagogía nacionalizadora hacia el interior de las fronteras del país, sino también una publicidad hacia los ojos extranjeros desde la vitrina capitalina, inveterada sinécdoque de lo nacional. Esta dimensión internacional de la imagen nacional buscaba la moneda del prestigio en el concierto de naciones civilizadas, una publicidad que podía redundar en provechosas inversiones concretas para que, en algún momento utópico, la modernidad tan deseada como representada pudiera coincidir con la realidad.

13Los mecanismos de inclusión-exclusión social que operaron durante los momentos conmemorativos, tan excepcionales como reveladores de un orden sociocultural, deben ser analizados en cada coyuntura y desde varios ángulos. Las autoridades organizadoras de los centenarios reforzaron la invisibilización de los sectores populares en el espacio ritual. Las transformaciones urbanas emprendidas con motivo de los festejos tendieron a acentuar las fronteras sociales –y crear nuevos márgenes– de manera temporaria o permanente. Un ejemplo de lo primero fue la expulsión de mendigos de las calles principales donde se desarrollarían los grandes desfiles de 1910 en la Ciudad de México bajo el porfiriato [Lacy, 2001]. En el segundo caso, fue resonante la erradicación de la población popular del Morro do Castelo de la capital brasileña, que se demolió y aplanó para convertirse en un espacio destinado a los pabellones de la exposición del Centenario de 1922. Al mismo tiempo, en las dos oleadas de festejos centenarios se intensificó con éxito la industria del espectáculo popular, la afluencia de estos sectores fue notoria no solo como público de los desfiles y entretenimientos. Desde la escala municipal o barrial, la trama asociativa de sectores medios y populares adhirió con sus propios programas a la fiesta nacional, mediante diversos canales, como las suscripciones para encargar un busto de un prócer para su localidad o la donación de óvolos patrióticos para la compra de armamentos –como ocurrió en el Centenario de la Independencia del Perú en 1921. Según el punto de observación que se adopte, estas conmemoraciones fueron la fiesta para unos pocos y al mismo tiempo la fiesta de todos, o de muchos.

  • 6 A partir de un trabajo de Cecilia Méndez se ha popularizado la imagen sintética “incas sí, indios (...)
  • 7 Según Campos Pérez, el porfiriato continuó y amplificó una tendencia iniciada a mediados del siglo (...)
  • 8 Durante el Segundo Imperio se había extendido el uso oficial de la alegoría de un indio o una indi (...)

14Los rostros de la nación que la fiesta patria de aquel entonces ponía en escena podían recuperar figuras heroicas o mártires de las civilizaciones derrotadas pero prestigiadas, mientras excluían del festín moderno a los indios (e indias) contemporáneos.6 El panteón liberal porfirista celebraba la figura de Cuauhtémoc, junto con la de Juárez e Hidalgo. Incluso el régimen que avanzó como nunca antes sobre las tierras de comunidad, disciplinando y reprimiendo cualquier cuestionamiento al orden, aprobó la instalación de una efeméride propia dedicada al culto cívico del héroe azteca en la Ciudad de México [Campos Pérez, 2017].7 En su estudio comparado de los álbumes oficiales de los centenarios, Martinez ha demostrado que los indios (e indias) estaban casi invisibilizados o bien aparecían de determinados modos en función de evitar que la identidad nacional quedara asociada con ellos [Martínez, 2017]. Al contrario, la nación debía mostrarse civilizada de acuerdo con la senda del blanqueamiento, una operación por demás medular durante la República Velha en Brasil con respecto a su población afrodescendiente [Schuster, 2014].8 La tendencia general de los festejos centenarios de las independencias orientó sus representaciones oficiales para exhibir una nación homogéneamente blanca, con una elite política “viril” acorde a los progresos estatales, unos sectores populares encuadrados y un “bello sexo” –expresión de época– educado para ocupar los roles tradicionales vinculados a la maternidad o a ciertas artes permitidas.

  • 9 Según Cárdenas Palma, un grupo de “araucanos” se reunió con la primera intención de juntar fondos (...)

15No obstante, en los mismos escenarios conmemorativos se libraban numerosas luchas individuales y colectivas que cuestionaban los valores oficiales imperantes o bien intentaban encontrar un mejor posicionamiento dentro de ellos. El Centenario de la Primera Junta de Gobierno de Chile en 1910 dio pie a la creación de la primera gran organización política mapuche: la Sociedad Cauopolicán Defensora de la Araucanía.9 Sus demandas bregaban por una integración patriótica e ilustrada de los mapuches a la nación chilena [Cárdenas Palma, 2012, p. 53]. Según el estudio de Hernán Rodríguez, en los Centenarios Uruguayos de 1925 y 1930, intelectuales afrouruguayos forjaron una narrativa sobre el pasado del país para incluir la presencia de afrouruguayos (en general hombres) en la narrativa oficial preponderante durante las conmemoraciones, destacando su valía como soldados, pero también como intelectuales y futbolistas [Rodríguez, 2019, p. 159].

  • 10 La genealogía de la celebración cívica latinoamericana confirma la centralidad de la actuación de (...)

16El protagonismo colectivo de las mujeres en los programas de los centenarios se posicionó de distintos modos ante los valores hegemónicos. Por ejemplo, en el marco del Centenario del Primer Grito de Libertad en Ecuador, en 1909, se realizó en Quito el “Primer Congreso Católico de Señoras”, en medio de la disputa entre el reformismo liberal impulsado por el gobierno y las corrientes conservadoras apoyadas en la Iglesia. Este grupo de mujeres emprendió una batalla conservadora contra los proyectos liberales del presidente Eloy Alfaro [Herrera, 2010; Ledezma Meneses y Ledezma Meneses, 2017]. En contraste, en el “Primer Congreso Femenino Internacional” desarrollado en Buenos Aires como parte de los homenajes al Centenario de Mayo, en 1910, surgieron variadas e intensas discusiones que no solo desafiaron los valores hegemónicos, sino que trascendieron las fronteras nacionales [Barrancos, 2002]. Sin embargo, la presencia de las mujeres en los programas conmemorativos de los centenarios también se manifestaba en otros tipos de eventos. Uno de los más conocidos fue el concurso de la “India Bonita”, en el Centenario de la Consumación de la Independencia de México en 1921, convocado por el periódico El Universal, en sintonía con el indigenismo nacionalista oficial [Ruiz, 2001; Rodríguez, 2022]. Así, la presencia activa de las mujeres en los centenarios disputaba su lugar en la arena de la identidad nacional desde el accionar asociativo, pero también era instrumentalizada como “soporte” de representaciones imaginadas por los organizadores empresariales y estatales.10

  • 11 Con respecto a las iniciativas de las elites de provincia en los Centenarios peruanos, cf. Loayza (...)

17Asimismo, durante los centenarios se intensificó en muchos países una arena de inclusión-exclusión vinculada con la lucha de ciertas regiones por aumentar su reconocimiento en el mapa nacional. En ella pujaban tanto sectores populares como elites locales.11 Según los escenarios, se tradujo en intentos de elevar a rango de efemérides nacionales conmemoraciones de la gesta independentista asociadas con su espacio –memorias locales–, junto con la estrategia de destacarse en los homenajes destinados a la fecha nacional promovida desde las capitales. En algunos casos, esta contienda política y simbólica podía contener al mismo tiempo una lucha de sectores populares afrodescendientes, mestizos e indígenas por hacer visibles sus memorias locales de acuerdo con sus clivajes identitarios. En este sentido, Hendrik Kraay ha historizado las conmemoraciones del 2 de Julio en Bahía (Brasil), actualmente llamado día de la “Independencia del Brasil en Bahía”, en las que sobresale el componente popular afrodescendiente [Kraay, 1999]. Por su parte, Raúl Román Romero ha estudiado la intensa puja conmemorativa entre las regiones y el poder central en la construcción de una memoria nacional en Colombia. Por ejemplo, el autor reconstruye el frustrado destino del 11 de Noviembre (día de la Independencia de Cartagena), junto con la exclusión de la población afrodescendiente (“negros” y “mulatos”) en la configuración del panteón nacional [Romero, 2018]. Estas luchas de diversas memorias y diversos actores locales adquirieron modulaciones distintas en cada nación y, en algunos casos, volvieron a suscitar fuertes debates en la era de los bicentenarios.

Los bicentenarios patrios latinoamericanos y las nuevas escenificaciones de la nación

18Cien años después, las preguntas por la inclusión-exclusión, la relación con el espacio público y las formas de representación de la identidad nacional que los bicentenarios latinoamericanos ponen en escena continúan vigentes como prisma de lectura de lo social, aunque ciertamente las respuestas toman otros caminos, pues se trata de épocas y sociedades diferentes. En efecto, los grupos sociales invisibilizados que inspiran el presente dossier se constituyen y articulan en las formaciones estatales contemporáneas de modos distintos a los mencionados en el apartado precedente.

19La conmemoración patria en el espacio público probablemente ya no tenga el mismo peso en el nation-building que a comienzos de siglo xx. Otros canales de nacionalización afectiva, como el Mundial de futbol, dan prueba de ello [Billig, 1995]. Sin embargo, esta constatación debe ser matizada, pues se desprende de una comparación general entre dos épocas distantes (la de los centenarios y la de los bicentenarios). Las sociedades latinoamericanas contemporáneas –dentro de sus países y aquellas reunidas en el extranjero– muestran hoy distintas intensidades emocionales ligadas a sus efemérides nacionales, con distintos canales de expresión. En ellas, por cierto, no están ausentes las continuidades formales con períodos pretéritos, por ejemplo, en los dispositivos escolares y las instituciones armadas.

  • 12 Nora Rabotnikof ha reflexionado sobre estas categorías en vísperas de la conmemoración mexicana de (...)
  • 13 A partir de 1990 se realizaron reformas constitucionales que reconocen derechos de los pueblos ori (...)

20Simultáneamente, de acuerdo con Hartog y Nora, predomina en esta época una experiencia presentista del tiempo, en la que el futuro ya no es un horizonte que ofrece una dirección, sino que se presenta como incertidumbre y amenaza.12 La era de la “boulimie commémorative”, según la expresión de Nora, signa al mundo occidental desde la década de 1980, donde diversos grupos sociales exigen al Estado una constante revisión y enjuiciamiento del pasado, junto con la inclusión de nuevas efemérides –o su resignificación– en el calendario oficial. Para este autor, el Bicentenario de la Revolución Francesa en 1989 mostró claras señales del resquebrajamiento de lo que llamó el modelo clásico de fiesta nacional [Nora, 1992, p. 984], en parte debido a la pérdida de unidad estatal en la gestión de la conmemoración, la fragmentación de los públicos y la debilidad de la adhesión. Sin embargo, nos aventuramos a afirmar que el gran Bicentenario francés tuvo poca influencia en las formas de celebrar los bicentenarios latinoamericanos veinte años después. Mucho mayor fue el impacto conmemorativo del V Centenario del “Descubrimiento de América” de 1992 en América Latina sobre los cambios en las conmemoraciones patrias que se experimentaron posteriormente en la región, a causa de la reflexión que generó sobre el locus de los pueblos originarios en estos países y las formas de representación en disputa a partir del enjuiciamiento de los relatos sobre la Conquista y la discusión sobre la identidad del continente.13

21Desde comienzos del siglo xxi, en distintos países de América Latina se ha modificado el sentido del 12 de Octubre y, periódicamente, se atenta contra los monumentos dedicados a Cristóbal Colón y otras figuras ligadas al pasado colonial, o del período republicano vinculadas con el sometimiento o aniquilación de pueblos originarios. En paralelo, desde distintos ámbitos y formatos (académicos, periodísticos y educativos) se ha incrementado desde entonces, con ritmos diversos, una revisión de las historias nacionales para destacar la participación de grupos invisibilizados o marginalizados en esos relatos, en particular las mujeres, los sectores populares, los pueblos originarios y la población afrodescendiente. Esta corriente se inició bajo el paradigma del multiculturalismo de las décadas de 1980 y 1990, y se intensificó posteriormente con signo ideológico distinto durante los gobiernos del llamado “giro a la izquierda” en algunos países de la región.

  • 14 La distinción en dos oleadas responde a un esquema simplificador. El Bicentenario de la Independen (...)

22La bibliografía sobre los bicentenarios latinoamericanos referida a la oleada en torno al año 2010 es amplia, y necesariamente más escasa aquella dedicada a los festejos iniciados en la década de 2020, todavía en curso, máxime cuando la pandemia de Covid-19 de 2020 y 2021 ha paralizado la vida social con impacto también en los eventos conmemorativos: en un contexto traumático, cualquier débil idea de futuro había quedado suspendida.14 La contemporaneidad del objeto bicentenario tiene distintas consecuencias. Por un lado, las interpretaciones de las celebraciones que trasunta la producción académica son especialmente sensibles a la coyuntura: un artículo que analiza la preparación del festejo escrito antes del mismo arrojará precarias interpretaciones frente a uno desarrollado con posterioridad al evento, y el tiempo transcurrido influirá también en el desarrollo de una perspectiva contextual y procesual más ponderada. Por ello es fundamental tener en cuenta la reflexividad y las implicancias de la temporalidad corta a la hora de producir –y leer– estos análisis. Más aún, en ocasiones es difícil distinguir el ensayo de intervención publicado al calor de la conmemoración (un texto que forma parte de la conmemoración), de un texto de análisis académico apoyado en fuentes.

23Por otro lado, la contemporaneidad del objeto abre todavía más el espectro disciplinar para el abordaje no solo de historiadores e historiadoras de la cultura, sino también de analistas provenientes de la sociología, la antropología urbana, las ciencias de la comunicación y los estudios culturales. El trabajo metodológico realizado en archivos y bibliotecas para constituir un corpus de fuentes, especialmente hemerográficas, se ha enriquecido al combinarse con técnicas y métodos del trabajo de campo, como encuestas y observación participante. La proliferación de las redes sociales y la disponibilidad de registros audiovisuales de acceso libre también han influenciado en las características del corpus elaborado para el análisis y complejizado el objeto conmemorativo (muchos eventos tuvieron una existencia virtual durante la pandemia de Covid-19).

24En su mayoría, estas investigaciones han originado hasta el momento numerosos artículos, algunas obras colectivas y escasos libros de autoría única. La tendencia general ha sido concentrarse en los “usos políticos del pasado” identificables en los discursos de los elencos gobernantes durante las fiestas oficiales, quienes de ese modo exponían una determinada visión del pasado, presente y futuro posible del país con el fin de legitimar su propia agenda. En ese juego con el pasado, los festejos bicentenarios contuvieron, en formatos y discursos diversos, referencias a los centenarios, lo cual confirma que una conmemoración es también la resignificación de las muchas precedentes. Asimismo, desde el punto de vista de los estudios urbanos, de performance y de patrimonio se ha indagado en los usos del espacio urbano. Si los centenarios intervinieron en la ciudad moderna bajo el influjo predominante de la estatuomanía y las obras de infraestructura, en la ciudad contemporánea de los bicentenarios sobresale un uso escenográfico del espacio, con la readaptación de edificios y monumentos ya construidos [Thomasz, Girola y País Andrade, 2011]. Un ejemplo de esto último fue la irrupción simultánea en todos los bicentenarios de la primera oleada de los espectáculos de video-mapping, empleados para narrar la identidad nacional en pocos minutos sobre monumentos connotados [Ortemberg, 2013-2014].

  • 15 Sería demasiado extenso un listado de los inúmeros artículos publicados sobre bicentenarios de la (...)

25En cuanto a las obras colectivas sobre bicentenarios, descuellan dos compilaciones coordinadas por Margarita Gutman: una, publicada en 2012 con contribuciones elaboradas entre 2008 y 2009, es decir, en las vísperas de los bicentenarios de 2010, y otra, publicada en 2016, sobre los festejos realizados en la primera oleada y con una sección dedicada a las disidencias, debates y formas alternativas de sumarse al festejo [Gutman y Molinos, 2012; Gutman y Versace, 2016].15 Sobre las formas alternativas o “desde abajo” de sumarse a la conmemoración nacional también es importante la obra colectiva dirigida por Mirta Amati sobre los festejos oficiales y alternativos en los Bicentenarios argentinos de 2010 y 2016 [Amati, 2018].

  • 16 Diversas tesis doctorales han avanzado desde una metodología comparativa, como la de Sebastián Var (...)

26Entre los pocos libros de autoría única publicados, destacamos el de Vargas Álvarez –autor en el presente dossier– aparecido en 2018, que emprende una comparación entre los Bicentenarios de Colombia y México de 2010.16 En línea con la temática del dossier, el libro no solo examina los festejos oficiales sino también los eventos alternativos y la negociación de sentido por parte de diversos sectores sociales para incluirse en el festejo patrio, como la conmemoración disidente de la gran Marcha Patriótica y Cabildo Abierto por la Independencia en Colombia, conformada por 170 organizaciones sociales y populares con una serie de demandas ciudadanas [Vargas Álvarez, 2018, p. 115]. Pero también en Colombia se realizó en esa ocasión el Congreso de los Pueblos que acogió en Bogotá a más de 2000 indígenas de la nación misak, quienes impugnaban radicalmente la narrativa oficial: “200 años de independencia para los oligarcas”, ostentaba en sus pancartas [Vargas Álvarez, 2018, p. 117].

  • 17 Verónica Smink, “Chile, los mapuches perdieron con la independencia”, BBC Mundo, Cono Sur, 15 de s (...)
  • 18 “Pueblos originarios dejaron mensaje en la Cápsula Bicentenario”, ADN, 15 de septiembre de 2010.
  • 19 Asimismo, en los casos citados, la participación de estos grupos en los bicentenarios –con el fin (...)

27El posicionamiento de los pueblos originarios en el Bicentenario mexicano de 2010 y la forma que el gobierno panista los consideró en el programa de festejo también fueron objeto del libro de Natividad Gutiérrez Chong [Gutiérrez Chong, 2015], centrado en el análisis del indigenismo institucional y en la importancia de las voces críticas de intelectuales indígenas. Diversos artículos, como los de Citro [2017], Molinaro [2012] y Rufer [2012], estudiaron los modos en que se representó a los pueblos originarios en los desfiles del Bicentenario argentino de 2010, y también la marcha de los pueblos originarios a Buenos Aires en el marco de esta conmemoración con el fin de exigirle a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner la creación de un Estado Plurinacional junto con una serie de demandas jurídicas, especialmente vinculadas con el derecho a la tierra, y culturales, como la educación bilingüe. En Chile, una huelga de hambre de prisioneros mapuches a quienes el gobierno de Sebastián Piñera aplicó la ley antiterrorista puso en tensión el clima conmemorativo.17 En simultáneo, referentes mapuches, aymaras y quechuas fueron convidadxs por el municipio de Santiago para enterrar una cápsula del tiempo con documentos para ser abierta dentro de cien años. La representante mapuche Juana Cheuquepán señaló durante el acto: “abogamos para que el trato en un futuro hacia los pueblos indígenas sea justo y todos hagamos de este un país grande y pluricultural”.18 Por su parte, el Bicentenario boliviano de 2009 se desarrolló en un contexto de fuerte polarización étnico-regional, pocos meses después de la proclamación de la Constitución Política del Estado Plurinacional [Tórrez, 2016]. Así, las expresiones étnicas y sus demandas al Estado durante los festejos en ningún caso son homogéneas dentro de cada país y, aunque conectadas por redes globales, mucho menos lo son entre un país y otro. En definitiva, según los posicionamientos de los pueblos originarios frente a las conmemoraciones nacionales, junto con las disputas por las representaciones de esas identidades colectivas, también se ponen en cuestionamiento los sentidos de nación y –aunque no es el eje del dossier– la escritura de cada historia patria.19

Los artículos del presente dossier

28Con esos antecedentes, el artículo de Aylén Enrique en el presente dossier regresa a los bicentenarios de la primera oleada para efectuar una comparación del locus dado y ocupado por los pueblos originarios y la población afrodescendiente en el Bicentenario argentino de 2010 y el uruguayo de 2011. Mientras el primero se concentró en la Semana de Mayo, el segundo se distribuyó procesualmente a partir de episodios en distintas localidades del país durante todo el año. Las lógicas de representación escenográfica por parte de los organizadores con respecto a los pueblos originarios y el componente afro de la nación operaron de modo heterogéneo, pero en ambos bicentenarios se evidenció una presencia importante y sin precedente en los festejos. Sin embargo, exotización y “esencialismo estratégico” mediante, la autora encuentra que los pueblos originarios fueron representados de modo despersonalizado en situaciones de sometimiento, según la fragmentación selectiva de las memorias traumáticas. En contraste, la cultura afro estuvo más presente que la originaria en las escenificaciones oficiales uruguayas. Enrique examina, además, las contra-conmemoraciones presentes en el caso argentino, como el acampe de organizaciones campesinas, ambientalistas e indígenas en la Plaza del Congreso en Buenos Aires. En Uruguay, en cambio, las contra-conmemoraciones tuvieron menos repercusión.

29Durante la segunda oleada de festejos, la cuestión étnica fue central en el caso mexicano. El presidente Andrés Manuel López Obrador decretó el 2021 como “Año de la Independencia y la Grandeza de México” y se programaron quince “conmemoraciones emblemáticas”, entre las que destacó –acorde al espíritu de la “Cuarta Transformación”– los 200 años de Consumación de la Independencia, 500 años de resistencia indígena y 700 años de la fundación de la ciudad de México Tenochtitlan. En el presente dossier, Inmaculada Verdú analiza las respuestas locales de distintos grupos indígenas con respecto a las ceremonias de perdón en nombre del Estado mexicano que organizó el gobierno federal, por los abusos cometidos en su contra en el pasado (el presidente invitó a sumarse a esta iniciativa al gobierno español y al Papa en nombre de la Iglesia). Esta iniciativa gubernamental puso de realce los valores de un México pluriétnico y multicultural, en contraste con las celebraciones panistas estudiadas por Gutiérrez Chong [2015]. Sin embargo, advierte la autora, las reacciones fueron disímiles según los grupos interpelados –dentro de ellos y entre ellos– y los contextos subnacionales, con una tendencia a subrayar la insuficiencia del perdón institucional debido a la situación de mayor o menor vulnerabilidad y desamparo estatal en que se encuentran en la actualidad. Los posicionamientos adoptados se relacionaron con la polémica sobre la construcción del Tren Maya y las controversias en torno al Proyecto Integral Morelos (PIM) y el Corredor Interoceánico Istmo de Tehuantepec (CIIT).

30El artículo del presente dossier de Sebastián Vargas Álvarez también aborda el Bicentenario mexicano de 2021, pero en comparación con el colombiano de 2019, Bicentenario de la Batalla de Boyacá. En el caso mexicano analiza el despliegue conmemorativo del indigenismo oficial, con sus límites o contradicciones, como por ejemplo la actuación de un coro infantil que cantó el himno en náhuatl, pero con ausencia de oradores indígenas en el acto; la presencia de lideresas indígenas estadounidenses y canadienses en otra ceremonia, pero con ausencia de mexicanas; o directamente la exclusión del Zócalo de movimientos indígenas que deseaban formar parte de la conmemoración. En contraste con este ambivalente despliegue indigenista, el gobierno colombiano reiteró una lectura militarista del pasado nacional como había efectuado en el Bicentenario de 2010, acorde con la agenda de seguridad. La conmemoración apostó por un discurso multiculturalista sin actores indígenas ni afrocolombianos concretos y con una insistente apología del emprendedurismo.

  • 20 Para una investigación sobre el caso argentino en términos procesuales, cf. Ortemberg y Caminotti (...)
  • 21 David Díaz Arias ha subrayado el contexto de fragilidad democrática, corrupción, falta de unidad r (...)

31Diversos trabajos sobre los festejos de la primera oleada han advertido, desde el punto de vista interseccional, la progresiva inclusión del protagonismo de las mujeres en las escenificaciones de la historia patria.20 Por ejemplo, en el Bicentenario paraguayo de 2011 se discutió la incorporación en el panteón de próceres (ese espacio moderno de lo sagrado, dirían Hubert y Mauss) a Juana María de Lara [Brezzo, 2016]. En este dossier, Miguel Gomis analiza cómo interviene la cuestión de género en la serie de discursos y ceremonias realizadas en Honduras con motivo del Bicentenario de la Independencia Centroamericana en septiembre de 2021.21 Observa que se reprodujo un discurso patriarcal en una conmemoración marcada por una alta polarización electoral y poco efectiva en la inclusión de la diversidad sociocultural en los relatos y las escenificaciones.

32El Bicentenario de la Independencia del Perú de julio de 2021 comparte con los anteriores al azote de la segunda ola de pandemia de Covid-19, con sus implicancias sociales en muchos órdenes, incluida la conmemoración: el paso a la virtualidad de muchas ceremonias y eventos culturales, la limitación de los actos en espacios abiertos con escasa comitiva, o bien su suspensión. Sin embargo, a diferencia de los otros casos latinoamericanos, también coincidió con un proceso de aguda crisis política iniciado años antes y que aún se encuentra abierto. En este sentido, Omar Coronel y Felix Lossio Chavez inscriben la conmemoración en un tiempo más amplio a partir del año 2016. Desde ese año han aflorado hechos de corrupción, se han intensificado las dinámicas parlamentarias facciosas y aumentado el descrédito general de la clase política. A raíz de esto, sostienen los autores, se fue cristalizando una narrativa crítica anti-celebratoria. Esto provocó progresivamente la erosión de una imagen optimista que intentó sostener el Proyecto Especial Bicentenario y que había obtenido su impulso inicial en el exitismo publicitado años anteriores acicateado por la estrategia de la marca país. Esta narrativa del “Perú celebrado”, impulsada por el Estado y el campo empresarial, posee contenidos similares a los advertidos por Vargas Álvarez para el caso colombiano en relación al emprendedurismo y al rostro multicultural de la nación. En términos de los autores, su artículo muestra cómo “la narrativa celebratoria y oficial sobre el bicentenario va quedando opacada por las tensiones políticas y sociales que llevaron a las calles las disputas sobre la nación”. En este marco, el artículo se detiene en las formas de protesta juvenil durante el estallido social de 2020 y las resignificaciones del clima del bicentenario empleadas en el vocabulario de las manifestaciones, así como también en las representaciones de la nación que movilizó políticamente la llegada y salida de Pedro Castillo de la presidencia (28 de julio de 2021 - 7 de diciembre de 2022).

33El Bicentenario de la Independencia del Brasil (7 de septiembre de 2022) compartió circunstancias similares a la peruana y hondureña: la conmemoración tuvo lugar en medio de meses electorales con opciones que implicaban proyectos de nación antagónicos. Aunque esta fecha patria, tradicionalmente reducida a sus aspectos cívico-militares, no tiene igual pregnancia cultural que en las sociedades hispano-americanas, fue significativa la reducción del Ejecutivo del festejo nacional a un acto meramente de campaña en sus discursos del 7 de Septiembre [Ortemberg, 2022]. En este dossier, el artículo de João Paulo Pimenta y Janaina Martins Cordeiro recorre críticamente las formas de exclusión que implicaron los grandes festejos del centenario, sesquicentenario y bicentenario brasileños en torno a esta efeméride. Con respecto al bicentenario, analizan los sentidos de la exhibición del corazón en formol de Pedro I orquestada por el Ejecutivo.

A modo de conclusión

34En la comparación que emprendimos entre centenarios y bicentenarios con relación a la inclusión-exclusión es evidente que los grupos sociales invisibilizados o marginalizados en los primeros no dejaron, según los casos, de luchar por sus propios proyectos nacionales alternativos, o directamente se sumaron a los programas oficiales, de igual modo que los gobiernos de inicios de siglo xx incluyeron su representación de manera estratégica. Por su parte, en los bicentenarios también se observan distintas configuraciones intermedias y variadas en la dinámica de inclusión-exclusión de estos grupos. En términos generales, si la oleada en torno a 2010 enseña grandes inversiones estatales con mayor o menor aprobación ciudadana, la oleada en curso pareciera de menor intensidad, tanto por la movilización de recursos oficiales como por el entusiasmo de los públicos. Se observa una agudización del cuestionamiento al sistema político en sociedades afectadas de manera contundente por la pandemia de Covid-19, la cual ha impedido la concreción de diversos programas celebratorios.

35Para finalizar esta introducción, retomamos la pregunta principal que inspiró este dossier: ¿las dos oleadas de bicentenarios evidencian una redefinición del “nosotrxs nacional”? El interrogante ya no se plantea únicamente desde la ensayística y la columna de opinión, sino que se ha convertido en una hipótesis de trabajo para sólidas investigaciones en ciencias sociales. En esta clave, aquella pregunta conduce a un examen delicado, no solo de los usos políticos del pasado, sino también de los usos simbólicos de las políticas de identidad por parte de los gobiernos.

36Varias lecturas de analistas y actores implicados, desde las décadas de 1980 y 1990, denuncian que la inclusión escenográfica de representaciones de grupos históricamente marginalizados es una compensación simbólica por parte del Estado frente a las postergaciones en el reconocimiento de derechos sociales, políticos y económicos concretos y a la morosidad para aplicar los ya existentes. En ese marco de cuestionamientos, vale preguntarnos si esa eventual representación (hablados por otro) y participación es una concesión “desde arriba” o una victoria de luchas “desde abajo”. No hay una respuesta única a esta pregunta, fuera del análisis de actores concretos situados e interactuando en un momento específico de las relaciones entre la sociedad y el Estado. Desde el punto de vista disciplinar, hace tiempo que la historia cultural, la antropología y otras ciencias sociales vienen demostrando la importancia irreductible de las luchas simbólicas en el campo de las identidades y los procesos políticos, y al mismo tiempo, poniendo en evidencia las limitaciones de la inclusión.

37Los seis artículos del presente dossier, en definitiva, abordan aspectos específicos de los bicentenarios de siete países latinoamericanos, especialmente los de la segunda oleada, todavía en curso. Por lo tanto, constituyen un primer paso colectivo para profundizar de manera más sistemática en las formas de participación y representación de grupos sociales marginados históricamente en los relatos nacionales que ponen en escena las conmemoraciones patrias más importantes de los últimos años en la región. Esperamos que su lectura despierte el deseo de discusión y, sobre todo, provoque nuevas preguntas.

Haut de page

Bibliographie

AMATI Mirta (ed.), 2018, Disputas por el Bicentenario en Argentina: memorias colectivas, festejos oficiales y alternativos, Florencio Varela, Universidad Nacional Arturo Jaureche.

ANDERSON Benedict, 1993 [1983], Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y difusión del nacionalismo, México, FCE.

BARRANCOS Dora, 2002, Inclusión/Exclusión. Historia con mujeres, Buenos Aires, FCE.

BENGOA José; CANIGUAN Natalia, 2011, “Chile: los mapuches y el Bicentenario”, Cuadernos de Antropología Social, n. 34, jul-dic.

BERTONI Lilia Ana, 2007 [2001], Patriotas, cosmopolitas y nacionalistas. La construcción de la nacionalidad argentina a fines del siglo XIX, Buenos Aires, FCE.

BILLIG Michael, 1995, Banal Nationalism, Londres/ New Delhi, Sage.

BLOCH Marc, 1983 [1924], Les rois thaumaturges, París, Gallimard.

BREZZO Liliana M., 2016, “La conmemoración del Bicentenario de la independencia del Paraguay. Un balance”, Boletín americanista, n. 73, p. 117-134.

BRIONES Claudia, 2005, “Formaciones de alteridad: contextos globales, procesos nacionales y provinciales”, en Claudia Briones (comp.), Cartografías argentinas: políticas indigenistas y formaciones provinciales de alteridad, Buenos Aires, Antropofagia, p. 11-43.

BURUCÚA José Emilio; CAMPAGNE Fabián Alejandro, 1994, “Los países del Cono Sur”, en Antonio Annino, Luis Castro Leiva y François-Xavier Guerra (coords.), Iberoamérica: de los imperios a las naciones, Zaragoza, Ibercaja, p. 349-381.

CAMPOS PÉREZ Lara, 2017, “Cuauhtémoc, ´el héroe completo´. La conmemoración del último emperador azteca en la Ciudad de México durante el porfiriato (1887-1911)”, Historia mexicana, v. 66, n. 4, p. 1819-1861.

CÁRDENAS PALMA Mauricio, 2012, “La sociedad Cauopolicán Defensora de la Araucanía”, Andes del sur, n. 7, p. 43-75.

CITRO Silvia, 2017, “Cuando ‘los descendientes de los barcos’ comenzaron a mutar. Corporalidades y sonoridades multiculturales en el bicentenario argentino”, AIBR, vol. 12, n. 1, p. 53-75.

CONNERTON Paul, 1989, How societies remember, Cambridge, Cambridge University Press.

DÍAZ ARIAS David, 2021, “Bicentenario de Centroamérica”, IdeAs [online], vol. 18, 1 de octubre 2021, consultado 2023. URL: http://journals.openedition.org/ideas/11508

GIESEY Ralph, 1987, Le Roi ne meurt jamais : les obsèques royales dans la France de la Renaissance, París, Flammarion.

GUTIÉRREZ CHONG Natividad, 2015, El indigenismo del PAN y el festejo del bicentenario del Estado mexicano, México, Bonilla Artigas Ed.

GUTMAN Margarita; MOLINOS Rita (eds.), 2012, Construir bicentenarios latinoamericanos en la era de la globalización, Buenos Aires, Ed. Infinito.

GUTMAN Margarita; VERSACE Ileana (eds.), 2016, Bicentenarios en acción. Conmemoración y movilización política en América Latina, Buenos Aires, Ed. Infinito.

HALBWACHS Maurice, 1968 [1950], La mémoire collective, París, PUF.

HARTOG François, 2003, Régimes d’historicité : présentisme et expériences du temps, París, Éditions du Seuil.

HERRERA Gioconda, 2010, “El congreso católico de mujeres de 1909 y la regeneración de la nación”, en Valeria Coronel y Mercedes Prieto (coords.), Celebraciones centenarias y negociaciones por la nación ecuatoriana, Quito, FLACSO –Ministerio de Cultura, p. 241-263.

HOBSBAWM Eric; RANGER Terence, 2012 [1983], La invención de la tradición, Barcelona, Crítica.

HUBERT Henri; MAUSS Marcel, 1997, “Introduction à l’analyse de quelques phénomènes religieux”, en Marcel Mauss, Œuvres, , Les fonctions sociales du sacré, t. 1, Paris, Éditions de Minuit.

KRAAY Hendrik, 1999, “Entre o Brasil e a Bahia: as comemorações do Dois de Julho em Salvador, século XIX”, Afro-Ásia, 23, p. 47-85.

LACY Elaine C., 2001, “The 1921 Centennial Celebration of Mexico's Independence; State Building and Popular Negotiation”, in William H. Beezley y David E. Lorey (eds.), ¡Viva Mexico! ¡Viva la independencia! Celebrations of September 16, Wilmington, Delaware, Scholarly Resources Inc., p. 199-222.

LEDEZMA MENESES Gerson Galo; LEDEZMA MENESES, Amanda, 2017, “Eloy Alfaro y las reformas liberales. Género y colonialidad del poder en la fiesta del I Centenario de la Independencia en el Ecuador, 1909”, Revista Neiba. Cadernos Argentina Brasil, v. 6, n. 1, p. 1-18.

LOAYZA PÉREZ Alex (ed.), 2016, La Independencia peruana como representación. Historiografía, conmemoración y escultura pública, Lima, Instituto de Estudios Peruanos.

MARAVALL José Antonio, 1975, La cultura del barroco. Análisis de una estructura histórica, Barcelona, Ariel.

MARTINEZ Françoise, 2017, Fêter la nation. Mexique et Bolivie pendant le premier siècle de vie indépendante (1810-1925), Nanterre, Presses universitaires de Paris Nanterre.

MÉNDEZ Cecilia, 2000 [1995], Incas sí, indios no: apuntes para el estudio del nacionalismo criollo en el Perú, Lima, IEP, Documento de trabajo 56.

MOLINARO Natalia, 2012, “Los pueblos originarios en el Bicentenario argentino (2010): ¿Hacia un reconocimiento nacional?”, Amérique Latine. Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], vol. 24, Publicado el 08 febrero 2013, consultado el 26 octubre 2023. URL: http://journals.openedition.org/alhim/4342

NORA Pierre (dir.), 1984-1992, Les lieux de mémoire, v. 1: La République. v. 2: La Nation (3 t. ), v. 3: La France (3 t.), París, Gallimard.

NORA Pierre, 1992, “L’ère de la commémoration”, en Pierre Nora (dir.), Les lieux de mémoire, v. 3, Paris, Gallimard, p. 977-1012.

ORTEMBERG Pablo (dir.), 2013, El origen de las fiestas patrias. Hispanoamérica en la era de las independencias, Rosario, Prohistoria Ed.

ORTEMBERG Pablo; CAMINOTTI Mariana, 2022, “Celebraciones belgranianas: política y género en la fiesta patria (2012-2021)”, Caravelle, vol. 118, p. 87-106.

ORTEMBERG Pablo, 2011, “Apuntes sobre el lugar de la mujer en el ritual político limeño: de actrices durante el virreinato a actoras de la independencia”, Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe (EIAL), v. 22, n. 1, p. 105-128.

ORTEMBERG Pablo, 2022, “El Bicentenario de la Independencia de Brasil: la celebración de Jano”, IdeAs. Idées d´Amériques, en línea, vol. 20, publicado el 1 de octubre de 2022, consultado el 4 de noviembre de 2023. URL: http://journals.openedition.org/ideas/14243

ORTEMBERG Pablo, 2013-2014, “Video mapping de los Bicentenarios: tecnología, historia y espectáculo en el corazón de la fiesta patria”, Políticas de la Memoria. El anuario de Investigación e información del CeDInCI, n. 14, p. 169-180.

OZOUF Mona, 1976, La fête révolutionnaire (1789-1799), París, Gallimard.

PÉREZ VEJO Tomás, 2003, “Los hijos de Cuauhtémoc: El paraíso prehispánico en el imaginario mexicano decimonónico”, Araucaria, n. 9, p. 95-115.

RABOTNIKOF Nora, 2009, “Política y tiempo. Pensar la conmemoración”, Sociohistórica. Cuadernos del CISH, vol. 26, p. 179-212.

RIVERA-VÉLEZ Luis; REINA Morgane, 2021, “Introduction. Les droits LGBTQIA+ en Amérique latine : une reconnaissance sous tension”, Cahiers des Amériques latines, vol. 98, p. 19-42.

RODRÍGUEZ Hernán, 2019, “Memoria e identidad en el relato histórico de los intelectuales afrouruguayos del Centenario (1925-1930)”, Claves. Revista de Historia, v. 5, n. 9, p. 145-173.

RODRÍGUEZ Miguel, 2022, “Bellezas centenarias”, Revista de Ciencias Sociales Ambos Mundos, vol. 3, p. 53-64.

ROMERO Raúl Román, 2018, Celebraciones centenarias. La construcción de una memoria nacional en Colombia, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia.

ROSA BEZERRA Nielson; MENDES Andrea, 2022, “Indígenas, caboclos e africanos: as periferias e o imaginário da independência do Brasil”, Fronteiras: Revista de História, v. 24, n. 43, p. 91-106.

RUFER Mario, 2012, “De las carrozas a los caminantes: Nación, estampa y alteridad en el bicentenario argentino”, en Mario Rufer (coord.), Nación y diferencia. Procesos de identificación y formaciones de otredad en contextos poscoloniales, México, Editorial Itaca, p. 151-186.

RUIZ Apen, 2011, “La india bonita, razón, raza y género en el México revolucionario”, Debate feminista, n. 24, p. 142-162

SANSON Rosemonde, 1976, Les 14 juillet: fête et conscience nationale, 1789-1975, París, Flammarion.

SCHUSTER Sven, 2014, “História, nação e raça no contexto da Exposição do Centenário em 1922”, História, Ciências, Saúde – Manguinhos, vol. 21, n. 1, disponible en: http://www.scielo.br/hcsm.

TARACENA ARRIOLA Arturo; DEPETRIS Carolina; SELLEN Adam T. (eds.), 2013, Miradas regionales. Las regiones y la idea de nación en América Latina, siglos XIX y XX, Mérida, Universidad Nacional Autónoma de México.

THOMASZ Ana Gretel; GIROLA María Florencia; PAÍS ANDRADE Marcela Alejandra, 2011, “Buenos Aires en el Bicentenario (1810-2010): consideraciones acerca de la ciudad y de lo urbano”, Revista Pilquen. Sección Ciencias Sociales, vol. XIII, n. 14, p. 1-11.

TÓRREZ Yuri F., 2016, “Visiones en disputa: los bicentenarios locales en Bolivia”, en Margarita Gutman e Ileana Versace (eds.), Bicentenarios en acción. Conmemoración y movilización política en América Latina, Buenos Aires, Infinito, p. 193-202.

VARGAS ÁLVAREZ Sebastián, 2018, Después del Bicentenario: políticas de la conmemoración, temporalidad y nación. Colombia y México, 2010, Bogotá, Universidad del Rosario.

VASSALLO Jacqueline (coord.), 2012, Las mujeres en el relato histórico del Centenario (Argentina, 1910): reedición de la obra de Adolfo Carranza, Patricias Argentinas, Córdoba, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad Nacional de Córdoba.

VOVELLE Michel, 1976, Les métamorphoses de la fête en Provence de 1750 à 1820, París, Aubier-Flammarion.

WINTER Jay, 2001, “The Generation of Memory: Reflections on the ´Memory Boom´”, Contemporary historical studies. Canadian Military History, vol. 10, n. 5, p. 127-150.

YOUNG Iris Marion, 2000, Inclusion and Democracy, Oxford, Oxford University Press.

Haut de page

Notes

1 Partimos de la noción de grupo social de Iris Marion Young [2000]. De acuerdo con la autora, un grupo social se delimita por la existencia de características y de una posición estructural compartidas en un marco de relaciones de desventaja y privilegio en relación a otros, apartándose de todo esencialismo.

2 Sobre aspectos teóricos e historiográficos cf. Ortemberg [2013, p. 11-25].

3 Los autores identifican formas dominantes en cada uno de los tres momentos, antes que presentarlos como etapas superadoras.

4 Con especial atención a mujeres de la elite (“damas patriotas”), cf. Vassallo [2012].

5 Sobre batallones escolares desde fines del siglo xix, cf. Bertoni [2007]. Recordemos el contexto de nacionalismo beligerante que experimentaba el mundo en esa época: entre las dos grandes oleadas de centenarios tuvo lugar la Gran Guerra con importante impacto en Latinoamérica.

6 A partir de un trabajo de Cecilia Méndez se ha popularizado la imagen sintética “incas sí, indios no” [Méndez, 2000]. Sobre la construcción del “mito prehispánico” a partir de la pintura histórica decimonónica en México, cf. Pérez Vejo [2003].

7 Según Campos Pérez, el porfiriato continuó y amplificó una tendencia iniciada a mediados del siglo xix. No obstante, “al concluir el porfiriato nada quedaba en la conmemoración a Cuauhtémoc que remitiera a los pueblos indígenas contemporáneos. Esta celebración, que teóricamente habría sido la que más habría podido contribuir a su dignificación social y a su valoración histórica, acabó convirtiéndose en la celebración de una entelequia, pues la única raza a la que se exaltó fue aquella que aparecía escrita en documentos y libros, mientras que el indígena vivo continuó resultando una presencia incómoda, no sólo en la vida cotidiana de los habitantes de la ciudad, sino también en celebraciones cívicas como ésta” [Campos Pérez, 2017, p. 1854].

8 Durante el Segundo Imperio se había extendido el uso oficial de la alegoría de un indio o una india como símbolo del Imperio [Rosa Bezerra y Mendes, 2022, p. 98].

9 Según Cárdenas Palma, un grupo de “araucanos” se reunió con la primera intención de juntar fondos con el fin de erigir un monumento a Cauopolicán y adherir a la Comisión Pro-Centenario [Cárdenas Palma, 2012, p. 53].

10 La genealogía de la celebración cívica latinoamericana confirma la centralidad de la actuación de mujeres –y niñas/os– como parte de un guion de representaciones diversas de la comunidad política, sus valores y la naturaleza del poder soberano, cf. Ortemberg [2011].

11 Con respecto a las iniciativas de las elites de provincia en los Centenarios peruanos, cf. Loayza Pérez [2016]. Destacamos la sección sobre conmemoraciones nacionales en clave de la relación entre poderes centrales y regiones en los casos de Argentina, México y Perú en Taracena Arriola, Depatris y Sellen [2013, p. 129-235].

12 Nora Rabotnikof ha reflexionado sobre estas categorías en vísperas de la conmemoración mexicana de 2010 [Rabotnikof, 2009].

13 A partir de 1990 se realizaron reformas constitucionales que reconocen derechos de los pueblos originarios y, en el caso de la constitución de Brasil de 1988, también de los quilombolas. Desde esa época se ha intensificado un proceso de emergencia indígena actualmente vigente, cf. Briones [2005].

14 La distinción en dos oleadas responde a un esquema simplificador. El Bicentenario de la Independencia de Haití de 2004 no ha sido estudiado. La efeméride dio motivo al presidente Jean Bertrand Aristide de realizar un pedido de compensación económica a Francia por el pasado esclavista y colonial. Sin embargo, el festejo se limitó casi a un desesperado discurso del presidente, en plena crisis política y a pocos días de ser destituido. El Bicentenario de la Independencia Argentina de 2016 ha merecido diversos análisis, sobre todo en comparación con el festejo de 2010. Los bicentenarios de la independencia (revoluciones, primeras juntas o primeros “gritos de libertad”) de la primera oleada son: Bolivia y Ecuador (2009); Argentina, Chile, Colombia, México y Venezuela (2010); El Salvador, Uruguay, Paraguay y Venezuela (2011). Los bicentenarios de las independencias en la década de 2020 son: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú y República Dominicana (2021), Brasil (2022), Perú –Batalla de Ayacucho (2024), Bolivia y Uruguay (2025), Uruguay (2030).

15 Sería demasiado extenso un listado de los inúmeros artículos publicados sobre bicentenarios de la primera oleada. En especial, han recibido más atención académica los de Argentina y México de 2010. El primero ha dejado una impronta perdurable en la memoria social, mientras que el segundo, aunque también impactante en recursos, concitó una fuerte corriente de críticas.

16 Diversas tesis doctorales han avanzado desde una metodología comparativa, como la de Sebastián Vargas Álvarez (convertida en libro), y más recientemente Camila Perochena y María Laura Amorebieta. Estas últimas, además, junto con Natalia Molinaro fueron integrantes del proyecto Ecos-Sud, “Vitrinas nacionales y estrategias estatales de comunicación en las conmemoraciones de los Centenarios y Bicentenarios de las Independencias en América del Sur”, bajo la dirección de Pablo Ortemberg y Françoise Martinez, entre 2017-2022.

17 Verónica Smink, “Chile, los mapuches perdieron con la independencia”, BBC Mundo, Cono Sur, 15 de septiembre de 2010. https://www.bbc.com/mundo/america_latina/2010/09/100915_chile_mapuches_bicentenario. Según Bengoa y Caniguan, “la memoria mapuche, una de las más negadas y olvidadas, se hizo presente en el bicentenario cuestionando de modo radical la ciudadanía compartida” [Bengoa y Caniguan, 2011, p. 12].

18 “Pueblos originarios dejaron mensaje en la Cápsula Bicentenario”, ADN, 15 de septiembre de 2010.

19 Asimismo, en los casos citados, la participación de estos grupos en los bicentenarios –con el fin de impugnarlos o tensionar sus sentidos– implicó un desplazamiento físico hacia la capital, sede de los poderes del Estado y escenario privilegiado de estos festejos, tal como lo fue en los centenarios.

20 Para una investigación sobre el caso argentino en términos procesuales, cf. Ortemberg y Caminotti [2022]. Con respecto a las características y, especialmente, las limitaciones de la llamada “revolución de los derechos” LGBTQIA+ en Latinoamérica, remitimos al dossier coordinado por Luis Rivera-Vélez y Morgane Reina, "Une ‘révolution des droits’ LGBTQIA+ en Amérique latine ?”, publicado en el número 98 de 2021 en esta misma revista.

21 David Díaz Arias ha subrayado el contexto de fragilidad democrática, corrupción, falta de unidad regional y preponderancia de la virtualidad de las conmemoraciones centroamericanas de 2021 [Díaz Arias, 2021].

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Pablo Ortemberg, « Introducción. Centenarios y bicentenarios latinoamericanos: las lógicas de inclusión y exclusión en las conmemoraciones »Cahiers des Amériques latines [En ligne], 102 | 2023, mis en ligne le 21 décembre 2023, consulté le 19 mai 2024. URL : http://journals.openedition.org/cal/17949 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cal.17949

Haut de page

Auteur

Pablo Ortemberg

IIP-UNSAM/CONICET

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search