Navigation – Plan du site

AccueilNuméros103Dossier - Rapports ordinaires à l...“¡Hoy tenemos Patria!” La pertene...

Dossier - Rapports ordinaires à la violence d'État au Venezuela : productions, résistances, (dé)légitimations

“¡Hoy tenemos Patria!” La pertenencia nacional entre los jóvenes de un barrio en la Caracas post-Chávez

« Aujourd'hui, nous avons une patrie ! » L’appartenance nationale chez les jeunes d’un quartier de Caracas post-Chávez
Henry Moncrieff Zabaleta
Traduction(s) :
« Aujourd’hui, nous avons enfin une patrie ! » L’appartenance nationale chez les jeunes hommes d’un quartier populaire de la Caracas post-Chávez [fr]

Résumés

Cet article soulève la question de l’appartenance à la « patrie » au Venezuela, une nation plongée dans une crise politique et économique déjà ancienne. À l’appui d’une ethnographie visuelle guidée par une photo-élicitation avec des jeunes hommes, j’analyse comment ils vivent leur enracinement nationaliste après la mort de Chávez, dans un quartier populaire situé sur les collines de Caracas, une région montagneuse qui concentre les conditions d’exclusion socio-économique les plus dures de la capitale. Ces zones sont historiquement touchées par la privation et la violence structurelles. Cette analyse cherche à comprendre les formes d’identification sociale des enfants de la Révolution bolivarienne, une génération qui naît lors de la mise en place du projet socialiste qui se déploie au Venezuela depuis plus de 20 ans. Les jeunes que j’ai rencontrés, entre 2014 et 2017, doivent gérer leur propre subjectivité face à la polarisation de la scène politique partisane et aux transformations du pays, pour ancrer leurs racines et développer leur attachement dans un environnement marqué par les pénuries alimentaires, les abus policiers, la violence urbaine et la migration forcée. En ce sens, « se sentir faire partie » du Venezuela est une interpellation symbolique de l’État bolivarien, une politique performative qui assure des prédispositions, instaure des pratiques et dresse des frontières chez les jeunes, et génère des violences, des loyautés, des cruautés et des complaisances qui révèlent des appartenances brisées et des identifications radicales/extrêmes.

Haut de page

Notes de la rédaction

Article reçu le 02 juin 2022, accepté le 11 mai 2023

Texte intégral

"Se llama Venezuela donde nació este tipo

Y tú no puedes maldecirme porque ya yo estoy maldito"

Tyrone José González o Canserbero, “Es Épico” en el disco Muerte (2012)

¿Una crisis política de pertenencia?

  • 1 Este artículo es el fruto de diferentes reflexiones sobre la pertenencia nacional en Venezuela, so (...)
  • 2 Por economía de lenguaje, a lo largo del texto se utiliza “los jóvenes” (escrito con artículo de g (...)

1El presente texto1 versa sobre la experiencia del nacionalismo y sus sentidos de pertenencia, en particular, cómo el Estado bolivariano se manifiesta subjetivamente en las “maneras de ver” y las diferentes identificaciones políticas dentro de la cotidianidad de los jóvenes varones2 en cerros o barrios populares de Caracas. Esta etnografía entre los años 2014 y 2017, ubicada tiempo después de la muerte de Chávez, describe el armazón de las narrativas chavistas y sus oposiciones en las mismas juventudes y desencializa la categoría “jóvenes pobres” para reconstruir sus diferenciaciones sociales y violencias simbólicas en una Venezuela convulsa. ¿Cómo los jóvenes experimentaban sus arraigos a “La Patria” en medio de una inédita crisis social y política? ¿Cómo son visualizados los habitantes de los cerros en Caracas? ¿Cuál es el límite entre ser chavista y opositor? ¿Realmente existe y es visible esta frontera simbólica entre un ‘nosotros’ y ‘los otros’ como adversarios políticos en la juventud desfavorecida? ¿Qué efectos tiene la visibilidad del Estado y sus violencias en la vida cotidiana?

2El 8 de diciembre de 2012, el comandante Chávez hizo su última aparición pública y dijo al país “¡hoy tenemos patria!” representando así a un padre que trataba de dejar un legado a sus hijos y que buscaba asegurar el futuro de la Revolución bolivariana, siendo esta alocución el presagio de su muerte. En consecuencia, el discurso del chavismo se refugió en sentimientos patrióticos con el objetivo único de cohesionar la nación. En el libro Blood and Belonging, Michael Ignatieff [2006, p. 15] comenta que los nacionalistas asumen que cualquier arraigo social no puede sostenerse sin una nación que proteja o protectora. Sin esta protección primaria todo lo que una persona valora puede ser anulado, borrado y destruido. La pertenencia, paradójicamente, justifica la violencia a la vez que ofrece una protección contra ella. Uno pertenece donde se siente a salvo y reconocido por los demás. Lo cual demanda un compromiso con la defensa de la nación. De este modo, en la Venezuela que dejaba Chávez se asumía que, frente a las carencias materiales, había que ser un verdadero revolucionario para impedir el avance del capitalismo en la tierra de Bolívar.

3Reivindicándose de una nueva génesis política, el movimiento del otrora teniente coronel Hugo Chávez Frías galvanizó la palestra pública con su intento de derrocar en 1992 al presidente Carlos Andrés Pérez por la vía militar, convirtiéndose Chávez en un héroe popular que ganaría las elecciones presidenciales en 1998. Durante los años 2000, la utopía de una Venezuela socialista era posible gracias al liderazgo de un “Chávez civil” que articuló a su favor a militares, a personas desposeídas, mujeres, jóvenes, grupos indígenas, minorías históricamente excluidas y gente “del pueblo”. Con esta “unión cívico-militar” el presidente logró resistir en el año 2002 a un intento de derrocamiento por parte de facciones militares conservadoras, líderes empresariales y sindicales, gerentes y trabajadores petroleros, la Iglesia católica y no pocos medios de comunicación adversos a su gobierno, en medio de una fuerte ola de protestas dominadas por las clases medias y altas del país. Pronto el discurso oficialista comenzó a ser más defensivo y “¡Patria, socialismo o muerte!” se convirtió en un lema de resistencia dentro de los mítines televisados del presidente.

4La “democracia participativa y protagónica” del chavismo sedimentó en la sociedad venezolana una ideología radical, mientras se iba estableciendo en el Estado diversas estructuras micropolíticas como consejos comunales y comunas, legitimadas en un principio en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela aprobada en 1999. Estas instancias participativas, sobre todo, se concentran en los barrios populares de toda la geografía nacional, y desde la definición socialista del Gobierno en el año 2006 tienden a homogeneizarse ideológicamente a favor de Chávez y a excluir a sus adversarios políticos [García-Guadilla & Torrealba, 2019]. No en vano el chavismo buscó encausar mucha de su energía, activismo y participación ciudadana a partir de estéticas revolucionarias. Dichas estéticas manifiestan una clara división entre quienes tienen el privilegio de producir imágenes legítimas de sí mismos como revolucionarios y aquellos que tienen que soportar la carga de ser “apátridas”, “contrarrevolucionarios”, “reaccionarios”, “escuálidos”, “capitalistas” o incluso “proimperialistas”.

5Para dar un ejemplo de los esquemas de visualización de estas otredades políticas, puede entenderse la semántica de “escuálido” como un término despectivo de cuño militarista. Una palabra muy utilizada por el comandante Chávez para referirse a sus adversarios, a quienes consideraba débiles físicamente y sin ninguna virtud patriótica. Decirle “apátrida” a alguien es lo mismo que decir opositor al gobierno socialista. La división sociocultural que antecede a estos estereotipos políticos se agudiza con el fallecimiento de Chávez y la fuerte crisis económica. En clave de política afectiva, Torrealba [2019] describe que “ser Chávez” es habitar un cuerpo revolucionario y ser hijo de un comandante supremo e inmortal. Se busca garantizar la lealtad con el Padre de la Revolución y se reorganiza la adscripción nacionalista dentro del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). En este compromiso no puede haber medias tintas. Para ser chavista hay que comunicarlo abierta y públicamente con efusividad (Foto 1). Es así como el chavismo sin Chávez se transformó en casi una deuda moral con la nación. Como dijo tantas veces el comandante en vida: “Amor con amor se paga”.

Foto 1. Furor por Chávez

Foto 1. Furor por Chávez

Fuente: ©Henry Moncrieff Zabaleta, 2016.

6Después de dos mandatos presidenciales de Chávez, y poco más de una década del movimiento chavista en el Estado, la Revolución ha tenido cierto desgaste en términos de hegemonía popular y se debilitaría aún más con la crisis económica de años posteriores. Sin duda, la oposición ha consolidado una fuerza electoral y las narrativas antichavistas circulan con relativa facilidad a través de la sociedad. La muerte de Chávez anunciada el 5 de marzo de 2013 y el estrecho margen en las urnas entre el “elegido” por Chávez y el contrincante opositor, propiciaron un escenario que llevó a ciertos sectores al extremismo, pretendiendo conquistar —y en el bando oficialista conservar— el mando de la nación caribeña y su riqueza petrolera a como diera lugar. Después de una fuerte ola de protestas en pro de “La Salida” de Maduro en 2014, el Gobierno chavista neutralizó la victoria opositora en las elecciones legislativas de 2015 instaurando un estado de excepción. Además bloqueó un referéndum revocatorio en 2016, derrotó otra gran ola de protestas en 2017 y Maduro logró ser reelecto en 2018 en un escrutinio con escasa credibilidad en sectores opositores.

7La militarización del Estado —cada vez más patente— y la radicalización de parte del movimiento opositor —clamando no solamente por sanciones que agravarían la situación socio-económica sino por la injerencia de fuerzas militares internacionales— muestran la agudización de la polarización partidista en el tiempo pos-Chávez. En los años 2019-2020, la amenaza imaginaria de una guerra entre coaliciones es parte de la vida cotidiana de los venezolanos, Rusia y China apoyando el Gobierno socialista de Maduro, mientras que Trump en Estados Unidos y la Unión Europea sostienen la legitimidad del diputado liberal Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y proclamado “presidente encargado de Venezuela” con reconocimiento parcial de la comunidad internacional. Este llamado temerario a la desobediencia tanto civil como militar, en un contexto ya marcado por levantamientos de militares y policías (2017-2018) y un intento de magnicidio (2018), desembocó en nuevas aventuras extrainstitucionales como un golpe frustrado en 2019 o una incursión marítima fallida entre militares desertores y mercenarios privados (algunos estadounidenses) en 2020. El Gobierno respondía con más arbitrariedad aún, ajusticiando sublevados y encarcelando diputados bajo cargos dudosos.

  • 3 ACNUDH, 2017, Violaciones y abusos de los derechos humanos en el contexto de las protestas en la R (...)

8Por ende, “¡hoy tenemos patria!” no es un legado de paz, más bien, parece un llamado al radicalismo que ha abierto una grieta muy profunda en la pertenencia nacional y en el mismo ejercicio libre de una ciudadanía. Aunque una parte importante de la población no se reconoce en esas identificaciones radicales, muchos oficialistas y opositores parecen no poder convivir y estar dispuestos a llegar al aniquilamiento físico. Si se revisa el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, las protestas antigubernamentales del año 2017 fueron fatídicas y dejan ver la crueldad del odio político. El Ministerio Público investigó la muerte de 124 personas, muchas de las cuales fueron responsabilidad de efectivos de la Guardia Nacional y de colectivos armados progobierno. En aquellos días arrestaron a 5 051 personas, quienes además fueron frecuentemente torturadas, y sus familiares chantajeados. Mientras, en los opositores se subraya el papel radical de “La Resistencia”, quienes armados rudimentariamente habrían herido a 507 oficiales de orden público.3 En redes sociales se viralizó el odio a través de imágenes que mostraban la lucha descarnada entre ambos bandos políticos. Ello no está exento de numerosas polémicas, injusticias y hechos invisibilizados. Hasta la fecha muchos casos no han sido esclarecidos por el sistema judicial, que no deja de ser parcializado por el Gobierno. Por ejemplo, en la versión oficialista se viralizaron fotografías sobre una turba opositora que roció con gasolina y prendió fuego a un joven oficialista previamente tachado de “malandro” en voz alta por alguien con quien estaba discutiendo. Aun así, las versiones opositoras desmienten este hecho por completo.

  • 4 Estas cifras pueden consultarse de manera actualizada en la sección “Venezuela” del Alto Comisiona (...)

9El caldo de cultivo de esas presiones políticas es la debacle del llamado “Socialismo del Siglo xxi”, que aseguraba a través de la renta petrolera ciertas políticas de inclusión, redistribución e impulso de los derechos sociales. Al caer los precios del petróleo en 2014, se deterioraron gravemente todos los indicadores económicos y sociales, situación aunada por las sanciones sobre la deuda y el petróleo impulsadas por Donald Trump. El empobrecimiento de los venezolanos se vuelve evidente en las carencias en materia de abastecimiento, servicios públicos y salud, y en un salario mínimo de entre cinco y diez dólares mensuales (para el sector público). Estas condiciones de pobreza deben contextualizarse en medio de la hiperinflación y la sonada corrupción en la economía petrolera del Socialismo del Siglo xxi [López Maya, 2018]. La merma de este modelo económico y político acabó con una crisis migratoria que, para el año 2023, ya supera los siete millones de refugiados, migrantes y desplazados alrededor del mundo.4 Ante el colapso de la sociedad y sus instituciones, Venezuela parece “un país fuera de servicio” como diría Paula Vásquez Lezama [2019], por las consecuencias imprevistas de un militarismo revolucionario; donde además el concepto de ciudadanía está minado por la supervivencia económico-política y la reducción de los venezolanos a cuerpos biológicos al servicio de la Revolución bolivariana.

Discusión teórica. La debacle de la Revolución para los jóvenes

  • 5 En la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada por referéndum popular en el (...)

10En la juventud se desarrollan luchas que definen el destino del país dentro de lo que se ha mencionado como cierta radicalidad ideológica. Para los jóvenes de barrios populares el asunto se agrava ya que, ante la precariedad y la violencia imperantes, buscan un sentido de pertenencia en el país. La subjetividad política de los jóvenes venezolanos, estudiada por Vandegrift [2015], refleja de qué modo se sienten con derecho a tener voz e influencia en la producción de una identidad nacional. Como ciudadanos, reclaman su participación en la esfera pública.5 Para ello es necesario hacer colapsar la política exagerada de los líderes nacionales y entender así la política de la cotidianidad en Venezuela.

11En el campo de los nuevos estudios de la juventud en ciencias sociales, el concepto de pertenencia adquiere relevancia al destacar muchos de los riesgos, las incertidumbres y las expectativas de los jóvenes para sentirse parte “de algo” [Woodman & Bennett, 2015]. ¿Cómo se pertenece a Venezuela como “Patria”? En la historia contemporánea, sin duda, se ha explotado el mito del libertador Simón Bolívar como un héroe anticolonialista. De hecho, el bolivarianismo actual funge como discurso antimperialista y como todo un esquema de ciudadanía a través del cual se aprecia al mundo. Desde que fue elegido presidente en 1998, Hugo Chávez impulsó una narrativa patriótica, intersectando el nacionalismo y el socialismo petrolero del siglo xxi. Esto es lo que funda un vínculo inexorable entre la visibilidad y el poder en Venezuela, un punto de vista que se vuelve general a través de valores e instituciones bolivarianas. Mirzoeff [2011] se preocupa por el “derecho a mirar” subordinado dentro de hegemonías visuales y muestra la dificultad de tener una visión autónoma de la vida, los lugares y las cosas. Así, la visualidad establece un régimen estético de dominación social sobre nuestros ojos. Diría Bourdieu [1988], al referirse al habitus, que se trata de un sistema de visión sobre “un lugar” en el mundo frente al lugar de los demás.

12Esta visualidad oficialista implica varias preguntas. ¿Desde dónde ven los jóvenes de las clases populares en la Caracas Pos-Chávez? ¿Cómo se ve a sí mismo un hijo de Chávez? ¿Cuál es su campo de visión? Miran su experiencia juvenil “dentro” de un mundo marcado por territorios y cuerpos, como espacios de vida donde hacen frente a la escasez alimentaria y el frecuente abuso policial, amén de la crisis política y económica del país. La visualidad se inscribe en varios discursos que ganan fuerza en el Estado, entrañando disputas simbólicas sobre “el lugar” que tienen estos jóvenes en la sociedad venezolana. Para explorar la fluidez de dicha pertenencia nacionalista, habría que resaltar la porosidad de los límites simbólicos [Lamont & Molnár, 2002], no de manera permanente, delimitada y fija, sino abiertos a ciertos movimientos del orden político-visual. El “nosotros” se vive como la capacidad de visualizarse “entre fronteras”, transmite cierta sensación de confianza, de estar incluido, de volverse familiar. Nira Yuval-Davis [2006] avanza en esta teorización, enmarcando la pertenencia como performatividad entre la identidad, el afecto y el poder. Para esta autora es oportuno no confundir entre la sensación de estar “como en casa” y la formación política del arraigo social como identidad naturalizada. Traslada así la discusión hasta las políticas de pertenencia, es decir, cómo el poder puede modificar o sostener las fronteras entre un “nosotros” y los “otros”.

13En el caso venezolano es crucial dimensionar la pertenecía política, considerando si los jóvenes se ven a sí mismos dentro o fuera del proceso de la Revolución bolivariana, con su narrativa del arraigo que enaltece incluir a los pobres y las clases trabajadoras en espacios de toma de decisiones. Para el año 2010, el Instituto del Poder Popular para la Juventud declaró que el apoyo a Hugo Chávez era clave para romper con las imágenes estereotipadas de las juventudes “peligrosas” e “inmaduras”. Este discurso trasluce que, al menos en las instituciones de la Revolución Bolivariana, los jóvenes son visualizados como ciudadanos y sujetos con vitalidad política [Vandegrift, 2015]. En el tiempo reciente, ha habido un declive de todos estos discursos de inclusión. Esto es muy polémico para el caso de los jóvenes en los barrios populares, a causa de una narrativa oficialista de la seguridad que contradice los principios del socialismo.

14En sus inicios, el Estado bolivariano tenía una lectura humanista caracterizada por el repudio de las políticas represivas de Gobiernos pasados hacia los barrios populares, en particular en los años 1980-1990, marcados por la crisis de la hegemonía de las élites del llamado “Pacto de Punto Fijo”, acordado entre partidos políticos después de la caída de la dictadura del general Marco Pérez Jiménez en 1958. Pero en la historia más reciente sale a la luz la figura del delincuente, creada por una moral socialista criminalizante: “Los argumentos que asocian la criminalidad con las injusticias sociales son dejados de lado, cediendo su lugar a explicaciones ‘morales’ y causas individuales: el crimen es consecuencia de los valores morales propios del capitalismo que perviven en los delincuentes” [Antillano, 2017, p. 2]. Parece importante teorizar la pertenencia nacional en Venezuela a través de la frontera simbólica entre “el capitalismo” y “el socialismo”, como narrativas de interpelación oficialista, que permiten comprender la naturalización de la violencia al interior de los grupos de jóvenes criminalizados en los cerros de Caracas. Como demuestra Tani Adams [2012], las violencias estructurales se vuelven cotidianas y de su reproducción sistemática pasan a convertirse en violencias crónicas, enraizadas y transmisibles en todos los espacios de socialización, lo cual mina las relaciones interpersonales y afectan el desarrollo humano con dignidad y las prácticas de ciudadanía.

15Para Hanson & Zubillaga [2021], al Estado bolivariano le pasa factura la tensión permanente entre el mundo civil y el cuerpo militar desde su mito fundacional. El Estado bolivariano de apariencia militar y con discurso de justicia social es actualmente un campo de disputa y querellas que ha impedido el avance de sus políticas más progresistas, adoptadas entre mediados y finales de los años 2000: el control de armas, la reforma policial y los programas preventivos del delito. En el Gobierno de Nicolás Maduro, el ala militar toma la hegemonía de la política de seguridad, haciendo permisible un lenguaje de guerra con respecto a la matanza sistémica. Se habla de “bajas” como si se tratase de un conflicto bélico y a la vez se banaliza la vida de los jóvenes que residen en los cerros de Caracas y en las áreas urbanas más empobrecidas, haciendo visible dónde termina y se somatiza la racionalidad bélica del Estado bolivariano. La inusitada letalidad es fruto de ese Estado militar con políticas de “mano dura” y la misma situación de ingobernabilidad y precariedad social que existe en el territorio nacional. Estas situaciones estructurales circunscriben un conflicto donde participan fuerzas de orden público y bandas armadas, implicando daños para los varones jóvenes de sectores pobres. Estén dentro o no de este conflicto armado, deben soportar en sus cuerpos, identidades y vidas cotidianas una fuerte estigmatización acompañada por la vulneración sistemática de sus derechos humanos y un alto riesgo de ser encarcelado e incluso de morir por las políticas de exterminio del Estado [Hanson & Zubillaga, 2021]. Según datos recopilados y comparados internacionalmente en el Monitor of Use of Lethal Force in Latin America and the Caribbean [Cano, Silva Forné & Pérez Correa, 2022], Venezuela es el país de la región donde las fuerzas policiales y militares asesinan más a sus ciudadanos (26,70 para 1 000 habitantes, en 2018), casi triplicando la tasa de Brasil (9,9), que ocupa el segundo lugar.

16Estas cifras cobran sentido en la crueldad de un modelo represivo que criminaliza a la pobreza, particularmente a los pobres “desafiliados” de la Revolución. Este es el papel sanguinario que tuvo la Operación de Liberación y Protección del Pueblo (OLP) en los barrios populares. La cual consistió en el despliegue policial entre los años 2015 y 2017, siendo los varones jóvenes de los sectores sociales de menos recursos las principales víctimas de esta violencia letal, así como de incontables abusos bajo el Gobierno de Maduro. En el contexto actual aflora un Estado de excepción que busca despojar de cualquier derecho a personas que no merecen ser parte de su soberanía. Desde la criminología crítica, Ávila [2018] utiliza la necropolítica de Mbembé [2011] para describir que la militarización de la seguridad ciudadana en la Venezuela socialista, más que presentar una ruptura con los anteriores gobiernos neoliberales, ha agravado los procesos de precariedad social, potenciando una violencia letal y una crisis del derecho a la vida. Retomando a Ignatieff [2006], cabe la pregunta sobre el sentimiento nacionalista y patriótico de estos jóvenes ya que, aunque suene paradójico, el sentido de pertenencia se enraíza al mismo tiempo con la protección del Estado ante la violencia y la justificación de la misma para proteger la soberanía. Intento resolver estas ambigüedades a través de una foto-elicitación en el mismo contexto de extremismo ideológico como el que “se vive” y “se ve” en la Caracas pos-Chávez.

Cuestiones de metodología visual

17La foto-elicitación como técnica de investigación [Harper, 2002] en el contexto de crisis de la Revolución bolivariana fue “otra manera de ver” a los jóvenes de un cerro en Caracas y una metodología para acercarme a la conciencia visual de sus cuerpos, territorios, prácticas y ciudadanías. Este método es basado en el conocimiento sensorial, participativo, dialógico y colaborativo a través de imágenes fotográficas. Tal como apunta Leon-Quijano [2021], en su estudio visual sobre jugadoras de rugby en una banlieue parisina, lo interesante es la poiesis (creatividad) en la fotografía como práctica de investigación, considerando de qué manera las imágenes producidas por el investigador son reapropiadas por estas mujeres. Así, la sociología visual que propongo no depende exclusivamente de la imagen capturada por mi cámara, sino también de los efectos performativos de la foto-elicitación en el entorno popular juvenil que analizo etnográficamente en la Caracas pos-Chávez. Este ejercicio abre las puertas al diálogo: corresponde a la relación entre una mirada exterior (la mía que es la de un fotógrafo que no habita el barrio), y una mirada interior de los jóvenes. Se analiza entonces el conflicto y el juego tensional de las miradas, entendiendo la posición de estas (en términos de clase, nacionalidad y género) y configurando una trama etnográfica-visual de la manera en que se entiende el chavismo y el antichavismo, como procesos políticos de pertenencia social, a lo interno y lo externo del barrio. Es necesario estudiar “lo que ven” los jóvenes en el corpus de fotografías que les presento, así como la manera en que “los veo” y también como “soy visto” por ellos. Para emprender este análisis de interacciones visuales, fue necesario crear un ambiente de confianza y colaboración más allá de la polarización política. Preferí utilizar mi propio archivo fotográfico y reservar las imágenes realizadas por los jóvenes, para evitar alguna confrontación personal y reprimenda política en los ejercicios de foto-elicitación.

18En este trabajo colaboraron dos equipos de futbol callejero, los cuales conocía desde el 2014. Estaban conformados por varones jóvenes de aproximadamente viente años que han tenido rencillas en los periodos electorales, pues unos se identifican como chavistas y otros son opositores. Cuando retomé el contacto en el 2017, justo en el tiempo de las masivas protestas antigubernamentales que duraron de abril a julio, sus vidas habían cambiado rotundamente debido a la crisis política y económica; uno de ellos había sido asesinado por fuerzas de seguridad pública y otros habían tenido que migrar forzosamente a Colombia. Habían participado en las protestas y trascurridos tres años se transformaron sus filiaciones con el chavismo, al radicalizarse o cambiarse de bando político.

19La decisión de trabajar únicamente con los varones es que se territorializan en las canchas durante sus tiempos de ocio, lo que era muy claro en los horarios nocturnos. Apunta Massey [1994] que dicha generización del espacio público se establece a través de un orden hegemónico sexista y el privilegio de lo masculino “de estar” en la calle, en medio de lo cual, no habría que olvidar el protagonismo y la lucha activa de las mujeres en la organización del espacio público barrial, sobre todo, en la pacificación de los barrios y la regulación informal de la violencia perpetuada por varones [Zubillaga et al., 2015]. Autoras como Anais López Caldera [2018] también indican con una perspectiva crítica la “feminización del chavismo” o la interpelación política de las mujeres en situación de pobreza. Por otro lado, Brandler-Weinreb [2015], destaca cómo las mujeres y en particular las madres de las clases populares tuvieron un fuerte impacto en muchos dispositivos participativos y un rol clave en el discurso oficial. Por el focal adoptado, este estudio visual carece de un punto de vista femenino. Mi estancia y reconocimiento como un investigador (hombre), más bien limitó el contacto con las jóvenes en las actividades deportivas que se llevaban a cabo en horarios nocturnos, donde las mujeres son representadas como objeto de deseo. Vale destacar que la particular experiencia de los varones entrevistados comprendía muchos temas delicados en la foto-elicitación, como la violencia callejera, el tráfico y control de bienes ilícitos y la criminalización por parte de policías.

20 Los materiales para la foto-elicitación con estos jóvenes forman parte de mi archivo fotográfico, cincuenta fotografías en blanco y negro realizadas entre los años 2012-2017; contienen temáticas, problemas sociales y personajes que residen en el mismo cerro al oeste de Caracas. Esta narrativa visual fue socializada y discutida por los jóvenes que participaron en la investigación. En las canchas se llevaron a cabo las reuniones, escogiendo allí finalmente seis fotos que organizaron las viñetas etnográficas del presente artículo. Esta selección fotográfica surge de los grandes temas que son parte de la visualidad pública del chavismo en los últimos años, resumen además puntos polémicos y donde hubo mayor debate por parte de los jóvenes. En otras palabras, lo “visible” en la imagen ha tenido implicaciones en el modo de hacer la investigación [Traue, Blanc & Cambre 2019]. Tal ejercicio metodológico supuso problematizar los códigos visuales dominantes y en contra (puesta en escena, performance, apariencias, visibilidad de los cuerpos), así como las formas en que (des)naturalizan su autoimagen y manera de pertenecer a “la Patria de Bolívar” según la narrativa del Estado bolivariano. Las viñetas etnográficas se organizaron por los temas que comprenden las fotografías: 1) las orientaciones políticas de los jóvenes, 2) la politización de la vida juvenil y 3) la pertenencia fluida de la juventud precarizada.

Viñeta etnográfica I. El chavismo actual ante la mirada de los jóvenes

21Cuando entré al barrio en 2014 ya tenía algo de experiencia trabajando en zonas urbanas marginadas. Lo primero que tenía que hacer era contactarme con el consejo comunal de la localidad. Me presenté como una persona interesada en conocer la vida comunitaria de los jóvenes. Me aconsejaron ir con los chamos de la cancha de futbol, que jugaban caimaneras (partidos sin arbitraje) y tenían un campeonato local. Ahí fue donde conocí a David, tenía en aquel entonces 18 años y hacía de portero por una lesión. Me dijo algo que no puedo olvidar y que tuve que plasmar exactamente en mis notas de campo: “yo me siento orgulloso de ser venezolano, vivo en el barrio y soy chavista”. Él hacia una unión casi natural del lugar donde vivía con su filiación política y su admiración por Chávez. Además, llevaba una playera con su imagen. Sostuvo una conversación conmigo sobre lo que sucedía en el barrio y las malas condiciones de vida. Aunque yo fuera “blanco” y privilegiado, le caía bien porque me definía “de izquierda” y vivía en el centro de Caracas: “los opositores y los del Este no vienen al barrio”, me insinuó. Esto construyó entre nosotros una confianza, que se volvería conflictiva años después. Los cambios sociopolíticos del país harían que yo le cayera mal por no residir en Venezuela, por faltar a la Revolución que tanto amaba, por ser un “apátrida”. En el año 2017, al mostrarle a él y a sus amigos las siguientes fotografías (Fotos 2 y 3), David reaccionó indicando que “a pesar de todo, somos chavistas”, mientras que sus amigos apuntaron que ya no tenía sentido serlo: “Pero es que David… Ni agua tenemos desde que el comandante se murió.” Para estos jóvenes la muerte de Chávez estaba asociada con falta de servicios básicos y fallas en la política redistributiva del Estado.

Fotos 2 y 3. Cerros de Caracas

Fotos 2 y 3. Cerros de Caracas

Fuente: ©Henry Moncrieff Zabaleta, 2016.

22“Yo de ver esas fotografías, a mí me da tristeza” dijo Ernesto con 19 años. Él se consideraba chavista, aunque ya no como antes. Comentaba que a su madre no le llegaban las bolsas de comida de los Comtés Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) porque no estaba inscrita en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). “Por eso digo que es mejor ir al supermercado y no tanta politiquería”, sostuvo Jaime. Apenas tenía 21 años, pero estuvo apuntado a la Juventud socialista desde temprana edad: militó ahí durante cuatro años. Matizaba explicando “esta crisis es por acaparamiento, lo hacen los escuálidos y los ricos”. Aunque parezca paradójico, fue Jaime quien me presentó a Alán, el capitán del equipo rival, que el grupo de jóvenes chavistas llaman simplemente “los escuálidos”. Alán, de 20 años, decía que pese a toda la crisis que los dividía, Jaime y él eran amigos. Se criaron en las mismas calles y estudiaron juntos en la misma escuela. En el momento en el que mantuve esta entrevista, ambos estaban desempleados y su subsistencia dependía, en buena parte, de la asignación que los CLAP concedían a sus familias: ocho unidades de productos básicos, harina de maíz, arroz, pasta, aceite, café, leche, azúcar y granos para el consumo mensual.

23Desde que conocí a Alán en 2014, me aseguraba que los chavistas tenían “problemas mentales” y que el barrio donde creció se convirtió en territorio opositor. En ese momento, él tenía esa certeza, puesto que la oposición ya se había consolidado en las elecciones legislativas. Los jóvenes chavistas veían esto como un hecho momentáneo, mientras que los opositores buscaban desafiar la visualidad chavista o cómo se ven las cosas desde los “Ojos de Chávez” (Figura 1), pintados en muros y vallas a lo largo y ancho de Caracas. Desde el punto de vista de los jóvenes opositores, las cosas estaban cambiando y “los pobres” ya no eran tan chavistas como antes. La fuerza del vínculo pobreza-chavismo se veía, por ende, trastocada por la crisis económica y nuevas imágenes más fluidas de la pertenencia política y nacional.

Figura 1. Ojos de Chávez

Figura 1. Ojos de Chávez

Fuente: Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)

24Estas pugnas simbólicas también se definen por divisiones y posiciones sociales. Los jóvenes afiliados a muchas narrativas antichavistas eran hijos de pequeños comerciantes. Cuando les mostré las fotografías al grupo de Alán, solo mencionaron que “era la realidad”, así veían su contexto. El país estaba muy mal y ellos aún peor. Para estos jóvenes vivir en el barrio era casi una desgracia, y esto se mostraba en los comentarios que hacían de las fotos, por ejemplo, uno de ellos exclamó: “¡se ve horrible!” Tenían marcadas expectativas de “salir del barrio.” Miraban a sus pares chavistas como “marginales” por sentirse bien en ese entorno. La explicación que le daban a su vida no era estructural, sino ampliamente moralizada por una visualidad estética. Así, la imposibilidad de comprar ropa nueva por la crisis económica era un eje de sus lenguajes políticos. “Porque cada vez tenemos peor pinta aquí, pura ropa vieja, parecemos cubanos”, señaló Asdrúbal, un joven de 19 años amante de la cultura hiphop, fan de Canserbero, que además tenía la magia del gol en las caimaneras. Para él, los chavistas eran “flojos” que no luchaban por nada y por eso “jugaban tan mal al futbol y en la vida”. Los jóvenes opositores lideraban el campeonato local de siete equipos, los chavistas estaban de penúltimos. En general, los opositores dicen que la solución a sus carencias es migrar. Imaginan un futuro mejor en Colombia, porque “hasta conseguir café es un peo [problema]” según Wilmer, el menor del grupo (18 años) y recién egresado del bachillerato. Estos jóvenes visualizan la migración a cualquier “país capitalista” como un proyecto de vida plausible ante la incertidumbre que ha generado la debacle del socialismo petrolero.

Viñeta etnográfica II. La polarización juvenil

25A mi vuelta a Caracas en el año 2017, David y Jaime intuyeron que mi vida en México me había transformado por completo. Se referían a mi apariencia, podían notar un cambio en mi indumentaria, en mis tenis Nike de uso diario. ¿Cuáles eran sus intenciones? Hacerme entrar en conciencia de que yo estaba influenciado por el capitalismo. Ante sus miradas, o campo visual, yo me había entregado al libre mercado y no era un verdadero revolucionario. Esto les disgustaba y mucho. Realmente, ambos eran militantes del Partido socialista; Jaime había sido formado políticamente en Cuba y cooperaba en el programa alimentario del Estado, se encargaba de la distribución de cajas con enseres básicos, mientras que David era el líder de una organización deportiva y resguardaba las canchas de las sonadas bandas delictivas del sector. Este espíritu de solidaridad socialista les confería dignidad a sus vidas, un capital simbólico interpelado por el discurso patriota y “anti-yankee” de Maduro. Pero los chavistas ya no tenían el respeto que antaño tenían en la comunidad. En los últimos años, la crisis económica ha implicado un detrimento de la legitimidad personal en el barrio. Incluso son acusados de “enchufados”, es decir, visualizados como parte de la corruptela del Gobierno. Escuchando su rap conciencia, Asdrúbal vociferaba, mientras David y Jaime entraban a jugar a la cancha: “¡Ahí vienen los enchufados! enchufados, enchufados, enchufados… [en cántico]”

Fotos 4 y 5. La politización de la vida

Fotos 4 y 5. La politización de la vida

Fuente: ©Henry Moncrieff Zabaleta, 2014.

26Luego pude preguntar a David y Jaime sobre mis fotografías con más calma, tomando un refresco. En las fotos aparece la propaganda chavista en las urbanizaciones populares y un hombre alistado con la milicia bolivariana (Fotos 4 y 5). Ellos no estaban muy conformes con lo que podían comunicar visualmente estas imágenes a nivel ideológico, incluso marcaron una distancia con respecto al Gobierno revolucionario. Todo esto bajo la circunstancia de verse afligidos mientras jugaban por los comentarios altisonantes e hirientes de Asdrúbal. Para estos jóvenes chavistas los problemas sociales como la inseguridad, el desabastecimiento y el déficit de servicios básicos no estaban aún “subsanados”, para ellos aún había mucho de capitalista en la mentalidad de Maduro y su Gobierno. Por otro lado, el discurso de la milicia bolivariana les parecía sobredimensionado, percibían que no trabajan en las dificultades más inmediatas de la Revolución. Cobraban un salario sin ofrecer apoyo real para las clases populares y trabajadoras.

27Para los jóvenes estas mismas fotografías resumían parte de la dominación estética y la visualidad chavista. Para Alán eran profundamente denigrantes; fue muy enfático al decir que “no tienen perdón de Dios” al haber “destruido a Venezuela” y seguir colocando publicidad chavista —“¡basura a la vista!” De la mano con tales emociones morales, políticas y estéticas, los jóvenes opositores también hacían un trabajo subterráneo, minucioso y estratégico para revertir el “fanatismo” de los chavistas. Por ejemplo, decían que habían tratado de convencer a Ernesto, a quien consideran débil ideológicamente, de que no fuera partidario de la Revolución. El argumento de Asdrúbal era simple y pragmático: para él no es conveniente “tener patria, pero estar hambriento [...]”. Entre los opositores ni siquiera tenía sentido el imaginario bélico construido por el chavismo. El país caribeño no tiene capacidad tecnológica para enfrentarse a Estados Unidos en una guerra, “los gringos nos van a aplastar” o “pondrán al frente de batalla a los abuelos de las milicias”, señalaban con un dejo jocoso y quizás olvidando que son jubilados sin pensiones los que se incorporaron a aquel programa militar. Cabe destacar que estos jóvenes participaban activamente en concentraciones y movilizaciones que fueron organizadas por la oposición en el año 2017. Ricardo, de 21 años y de quien aún no he hablado, fue arrestado en las guarimbas (trincheras opositoras) del este de Caracas, la zona de la ciudad donde se concentran las clases medias identificadas con las narrativas opositoras. Estas protestas y escaramuzas callejeras conforman cuadros de radicalismo donde participan igualmente jóvenes de los sectores populares, quienes se enfrentan a los guardias nacionales fieles al Gobierno de Maduro.

Viñeta etnográfica III. La (des)unión de la juventud precarizada

28En los jóvenes que conocí hay mucho desinterés por la inserción laboral en la economía socialista “a la venezolana”. Para ellos no vale la pena tener un empleo público formal, sobre todo, por los bajísimos salarios mínimos. Se encuentran insertos en trabajos informales e incluso en las corruptelas de la burocracia. Ricardo es “bachaquero”, pues revende en el mercado negro productos subsidiados en las bolsas CLAP. Mencionaba que él y Jaime estaban en ese “guiso” (negocio ilegal). Tales formas de intercambio son muy satanizadas por el Estado; aun así, forman parte de la cultura económica en los entornos marginados, donde furtivamente se intercambian productos de todo tipo y se inventan estrategias para sortear los controles de la economía estatizada. En el caso de Asdrúbal y Alán, han tenido varios “trabajitos” (de portero en fiestas, mototaxista o repartidor) donde pueden recibir dólares, como también ser pagados con arroz, plátano o carne. Estos alimentos son intercambiados por otros, por ejemplo, se va a la carnicería con arroz y a cambio se recibe carne: un trueque. De modo circunstancial, David podía suspender su ideología socialista y rentarle la cancha a Alán por unos dólares, sea para una fiesta o un evento social. Dentro de sus imaginarios económicos, chavistas y opositores parecen acercarse con cierto pragmatismo y también reconocerse en intersecciones de clase y grupos de edad.

Fotos 6 y 7. Jóvenes en el barrio

Fotos 6 y 7. Jóvenes en el barrio

Fuente: ©Henry Moncrieff Zabaleta, 2016.

29Estas dos fotografías (Fotos 6 y 7) las presenté después de un partido nocturno. En principio, quería trabajar en una foto-elicitación con los chavistas, pero resultó que se unieron a la conversación los opositores de manera bastante natural. Ello sucedió por la temática de las fotografías. Estas fueron disparadoras de ideas que daban cuenta de una pertenencia común y de solidaridades entre grupos políticos. La estética que representa su marginación y exclusión les unía. Podían encontrar muchas expectativas comunes en la foto (6) de “Carlitos”, que con apenas 21 años ya tiene una motocicleta, lo que significa un mejor estatus masculino y le permite cortejar al sexo opuesto en el barrio. Aun así, marcan distancias morales con su estilo de vida: dicen que ha estado involucrado en homicidios, y ellos jamás se prestarían para algo así. “Pero Carlitos tiene para mujeres y llevarlas en su moto a comer en McDonald’s” imputó Asdrúbal, haciendo la excepción y colocando la conversación en el plano del deseo. Todos en la cancha, incluyendo aquellos identificados con la izquierda más revolucionaria, consideran símbolo de estatus el hecho de ir a este fast food americano.

30Apreciaron que los jóvenes que he fotografiado (Fotos 6 y 7) por su mismo vecindario tuvieran un estilo de vestir parecido al suyo. Sufren por su aspecto y condición social. Visten con shorts e indumentarias playeras. Esto es común en los barrios caraqueños, a pocos kilómetros del Litoral Central (estado Vargas). Por otro lado, la sensación de inferioridad es frecuente en la ciudad, sobre todo, “cuando bajamos del cerro” sostuvo David. Lo confirma Asdrúbal, “si eres chavista u opositor no importa, eres feo y pobre igualito”. Los jóvenes que habitan estos territorios son víctimas de redadas o requisas policiales. “Con la cara al piso, te ponen”, remataba Asdrúbal. Las fuerzas de orden público sospechan de su apariencia de “malandro” (o la imagen estereotipada de un joven pobre de tez morena y delincuente), e incluso les piden facturación por prendas que visten.

31La criminalización que toma vida en el cuerpo de estos jóvenes no es solo “visual”. Puede llegar al extremo de convertirse en letalidades: “¡te ven como lacra y también te dan chuleta (muerte) como una lacra!”, advertía David. Este tipo de conversación tomaba fuerza en la cancha, una pornografía donde la violencia era el tema dominante; mientras sonaba la música rap al fondo. También comentaron muchas de las injusticias cotidianas en la vida urbana (arrestos, estigmas, peleas, desempleo) y relucía el miedo a las fuerzas de seguridad del Estado bolivariano. Dicha sensación estaba construida políticamente y dividió de nuevo a los jóvenes en dos bandos. Sí, había mucha tensión en ellos, más que todo por el pánico de ser confundido con un opositor por los grupos de exterminio de la OLP. En la opinión de los chavistas, solo deberían temer los “traidores” o “terroristas”, quienes se supone organizan las protestas antigobierno. El conflicto no deja espacios posibles para el disidente de la Revolución. Para el caso de un joven recientemente asesinado (y que jugaba en su equipo de futbol), David movilizaba la denegación simbólica de la otredad política “yo creo fue confundido con un opositor y quizás si era verdad…”, lo dijo en voz baja. Sabía que sonaba mal. Pero este asesinato sintetiza la operación necropolítica y la mano dura de la seguridad nacional, como discurso para controlar la generación no-chavista. En los últimos años, una parte de sus víctimas letales han sido los jóvenes pobres que han participado en protestas antigubernamentales (incluso en sus vecindarios), ejecutados extrajudicialmente por las fuerzas bolivarianas de orden público en operaciones o redadas “anti-crímen”.

La violencia en el tiempo post-Chávez. Pertenencias rotas y radicales

32Del análisis visual de estas tres viñetas etnográficas con los jóvenes de un barrio popular se comprende de qué manera “ven” la crisis política y económica de la Revolución bolivariana. En un ejercicio de foto-elicitación, estos jóvenes buscaban entender, de algún modo, los extremismos políticos de la Venezuela pos-Chávez, aglomerando emociones y significados nuevos y reposicionándose a través del diálogo, la confrontación y las denegaciones de una otredad política. Este sentido de pertenencia está imbricado por nociones de visualización socialmente construidas y profundamente performativas, donde se materializan diferentes imaginarios contrapuestos entre el socialismo y el capitalismo.

33Puede decirse que las identificaciones no son lineales para los hijos de la Revolución bolivariana puesto que los límites simbólicos entre bandos políticos no están cerrados: son de hecho bastante porosos y sin diferencias notables, sobre todo, cuando chavistas y opositores se reconocen en términos de generación, cuerpo, territorio y clase social. Justamente, toda la violencia entre bandos políticos en Venezuela está construida por intereses geopolíticos que abarcan y también sobrepasan sus vidas cotidianas. Asimismo, la “mano dura” del Estado bolivariano se retroalimenta con la misma radicalidad e intensidad en la que los jóvenes viven muchas narrativas (anti)chavistas. Parafraseando a Keymer Ávila [2018], hay un estado de excepción que se naturaliza y se vuelve casi una regla cotidiana, un ambiente propicio para la remilitarización y el avance de lógicas bélicas a través de la sociedad venezolana, donde los “jóvenes pobres” se han convertido en la categoría social más perseguida y desechable.

34Las emociones negativas de los jóvenes que conocí en el cerro daban cuenta no solo de su desesperación por “salir del barrio”, sino también del temor que sentían ante la retaliación de los cuerpos de seguridad. Este hecho explica la gran ola de desplazados y refugiados vinculada con el empobrecimiento y la violencia que viven los jóvenes en los barrios populares [Pérez-Mena & Sánchez, 2021]. En estas condiciones tan difíciles, la pertenencia a “La Patria” empieza a debilitarse y fracturarse, radicalizando aún más el extremismo ideológico. En la descripción densa que se desprende de la etnografía puede entenderse que la crisis política subraya una violencia crónica, muy arraigada en lo subjetivo y de allí justificar humillaciones, tratos crueles y muertes entre chavistas y opositores. En medio de ello habita la paradoja: el Estado bolivariano protege su soberanía territorial y a la vez desprotege a la juventud más desfavorecida. Así, los jóvenes de los cerros y barrios populares deben tomar partido al identificarse o repudiar la violencia estatal en su contra.

35En el caso de esta investigación, el estudio visual contribuye a entender con mayor claridad cómo se imponen y visualizan las violencias cotidianas que soportan la noción de “Patria” y que comprometen la Revolución bolivariana en la actualidad. Esta visualidad tiene sus escapes y enraizamientos en la juventud de sectores populares, como miradas alternativas y decididamente críticas. Las metodologías visuales fueron un recurso para ampliar miradas más allá del ideario romántico sobre “la Venezuela socialista” y sus imaginarios monolíticos y estereotipados. La estética de la mirada juvenil en este cerro de Caracas tiene autonomía relativa, lo cual resignifica y reafirma (contra)visualidades sobre ciertos problemas sociales: desabasto, hiperinflación, corrupción, seguridad, migración. El mundo político no es dado cuando entra la imagen visual. La foto-elicitación provocó experiencias de “corte visual” frente a la hegemonía metodológica de lo escrito y lo oral [Cox, Irving & Wright, 2016]. Para ser más específico: “ver” la infraestructura precaria del cerro hace trastabillar las narrativas socialistas, mientras los opositores han banalizado esta cuestión a través de su fealdad. Esta estetización del mundo y las cosas ayuda a comprender cómo se elaboran legitimidades y distanciamientos sociales. Por otro lado, tantos desaciertos en la política redistributiva del Gobierno no tienen buena opinión, incluso en los cuadros juveniles del chavismo. En tanto, los jóvenes de la oposición se mantienen críticos de cara al discurso revolucionario, apostando su vida en el movimiento antichavista dominado por las clases medias y mostrándose profundamente seducidos por el sueño de una “Venezuela libre”.

36Estas diferenciaciones al interior de este grupo de jóvenes señalan sus maneras de ver el mundo en torno a sus identificaciones políticas. La condición juvenil pobre hace que la discriminación sea indistinta hacia ambos bandos. Su imagen negativa en la sociedad hace que las identidades se relajen y que fluya la comunicación más allá de las fronteras que marcan sus discursos y narraciones del Estado bolivariano. Aun así, estos relajamientos aparecen en la etnografía como coyunturales y frágiles. Eventos crueles como el asesinato de uno de sus amigos por fuerzas del Estado vuelven a reactivar los límites entre los jóvenes de clase popular. La visión del mundo social y político que se les impone “desde arriba” se convierte en jerarquías que viven “desde abajo” a partir de la relación con los grupos políticos y sus redes en las comunidades. Buscando conciliar arraigos, pertenencias e identificaciones en estos ambientes de precarización y violencia, sienten como acto legítimo ir en contra de otros jóvenes, para desafiar o mantener el legado de Chávez. Para esa época, además, la violencia política traslucía en las relaciones más cotidianas de estos jóvenes y era una cuestión ambivalente que podía lacerar y cancelar vínculos con el otro.

37Hoy por hoy, ya asentado el gobierno de Maduro, a grandes rasgos, parece que se despolitiza la sociedad venezolana y este tiempo de violencia y extremismo político se ha ido diluyendo. Sería muy útil desarrollar una agenda de investigación sobre el dilema de la pertenencia nacional en un contexto de crisis y migración forzada como el de la Venezuela actual, sobre todo, destacando cuál es el papel que juegan las identificaciones económicas y políticas en las experiencias de marginación social y expectativas de una vida digna para la generación joven dentro de los sectores de menores recursos. La realidad es que el éxodo de los venezolanos continúa e impera la pacificación instaurada por el Gobierno madurista. Esto hace relevante comprender mejor los dilemas del arraigo social al proyecto de nación del llamado “Socialismo del Siglo xxi” y la Revolución en Venezuela.

38Como se analizó en este texto, los sentidos de pertenencia hacia “La Patria” se hallan más que comprometidos por la violencia y son construidos también con la misma. Es la maldición que percibe Canserbero (en el epígrafe). Pareciera que no hay salida, ya que los hijos de la Revolución bolivariana nacidos hace veinte años cada día están más distantes de los valores de Chávez. Esto es interesante, debido a que solo se pueden constituir como jóvenes dentro de dos categorías: en el socialismo “a la venezolana” o en la movilización de resistencias frente a ese modelo de vida. Encerrados en estos discursos polarizados buscan su propia síntesis del conflicto en el que viven e intentan no ir contra sí mismos. Este ejercicio etnográfico-visual muestra la imagen dividida de su propio país ante los ojos de los jóvenes y la necesidad de políticas de reconciliación que eviten tales extremos en la juventud más desfavorecida.

Haut de page

Bibliographie

Adams Tani Marilena, 2012, Chronic Violence and its Reproduction: Perverse Trends in Social Relations, Citizenship, and Democracy in Latin America, Washington D.C., Woodrow Wilson Center Latin American Program. Disponible en: https://www.wilsoncenter.org/sites/default/files/media/documents/publication/Chronic%20Violence%20and%20its%20Reproduction.pdf

Antillano Andrés, 2017, “Distribuir con la izquierda, castigar con la derecha. Las paradojas del punitivismo en la Venezuela posneoliberal”, IdeAs. Idées d’Amériques [en línea], nº 10. doi: https://doi.org/10.4000/ideas.2208

Ávila Keymer, 2018, “Estado de excepción y necropolítica como marco de los operativos policiales en Venezuela” [en línea], Crítica Penal y Poder, nº 15. Disponible en: https://revistes.ub.edu/index.php/CriticaPenalPoder/article/view/26857

Bourdieu Pierre, 1988, “Social Space and Symbolic Power” [en línea], Sociological Theory, vol. 7, nº 1, p. 14-25. doi: https://doi.org/10.2307/202060

Brandler-Weinreb Jessica, 2015, Participation, politisation et rapports de genre : changement social en milieu populaire (Venezuela, 2002–2012)[en línea], tesis de doctorado en sociología, Université Paris 3/L'Institut des hautes études de l'Amérique latine. Disponible en: https://theses.hal.science/tel-01508644/file/These_BRANDLER_Jessica_2015.pdf

Cano Ignacio, Silva Forné Carlos & Pérez Correa Catalina (coords.), 2022, Monitor of Use of Lethal Force in Latin America and the Caribbean. A Comparative Study of Brazil, Chile, Colombia, El Salvador, Jamaica,Mexico, Trinidad and Tobago and Venezuela [en línea], Monitor of Use of Lethal Force. Disponible en: https://bit.ly/3wsgWWN .

Cox Rupert, Irving Andrew & Wright Christopher (eds.), 2016, Beyond text?: Critical practices and sensory anthropology, Manchester, Manchester University Press. doi: https://doi.org/10.7228/manchester/9780719085055.001.0001

García-Guadilla María Pilar & Torrealba Carlos, 2019, “Learning from Venezuela’s Missteps in Building Urban Popular Power” [en línea], NACLA Report on the Americas, vol. 51, nº 4, p. 348-355. doi: https://doi.org/10.1080/10714839.2019.1692960

Hanson Rebecca & Zubillaga Verónica, 2021, “From carceral punitivism to systematic killing: The necropolitics of policing in post-Chávez Venezuela” [en línea], Violence: An International Journal, vol. 2, nº 1, p. 65-84. doi: https://doi.org/10.1177/26330024211007864

Harper Douglas, 2002, “Talking about Pictures: A Case for Photo Elicitation” [en línea], Visual Studies, nº 17, p. 13-26. doi: https://doi.org/10.1080/14725860220137345

Ignatieff Michael, 2006, Blood and belonging, Toronto, Penguin.

Lamont Michèle & Molnár Virág, 2002, “The Study of Boundaries in the Social Sciences” [en línea], Annual Review of Sociology, vol. 28, nº 1, p. 167-195. doi: https://doi.org/10.1146/annurev.soc.28.110601.141107

Leon-Quijano Camilo, 2021, “The performative photograph: A poietic approach to visual ethnography in a French banlieue” [en línea], HAU: Journal of Ethnographic Theory, vol. 11, nº 3, p. 1116-1135. doi: https://doi.org/10.1086/718000

López Caldera Anais, 2018, “La feminización del chavismo: Las mujeres pobres como instrumentos de la política social”, Nueva Sociedad [en línea], nº 274. Disponible en: https://nuso.org/articulo/la-feminizacion-del-chavismo/

López Maya Margarita, 2018, “Populism, 21st-century socialism and corruption in Venezuela” [en línea], Thesis Eleven, vol. 149, nº 1, p. 67-83. doi: https://doi.org/10.1177/0725513618818727

Massey Doreen, 1994, Space, Place, and Gender, Minneapolis, University of Minnesota Press.

Mbembé Achille, 2011, Necropolítica, Barcelona, Editorial Melusina.

Mirzoeff Nicholas, 2011, The Right to Look: A Counterhistory of Visuality, Durham, Duke University Press.

Moncrieff Henry, 2018, “Manifestations of Sovereignty in Venezuela and the Spirit of Bolivarian Revolution” [en línea], Journal of Extreme Anthropology, vol. 2, nº 2, p. 147-167. doi: https://doi.org/10.5617/jea.6359

Pérez-Mena Daniel & Sánchez Francisco, 2021, “ʽTienen que entrevistarlo ahorita porque lo van a matarʼ: Violencia policial e investigación cualitativa (Reflexiones desde el campo urbano en Caracas)” [en línea], RUNA, archivo para las ciencias del hombre, vol. 42, nº 1, p. 139-157. doi: https://doi.org/10.34096/runa.v42i1.8390

Traue Boris, Blanc Mathias & Cambre Caroline, 2019, “Visibilities and Visual Discourses: Rethinking the Social With the Image” [en línea], Qualitative Inquiry, vol. 25, nº 4, p. 327-337. doi: https://doi.org/10.1177/1077800418792946

Torrealba Carlos, 2019, “Los chavismos después de Chávez: Imaginarios y prácticas en tensión” en Berenice Ortega Bayona & Kristina Pirker (eds.), Dilemas de la acción colectiva en América Latina: Entre la incidencia institucional y la protesta social, Ciudad de México, Instituto Mora/UNAM, p. 273-299.

Vandegrift Darcie, 2015, “Youth Political Subjectivity in the Global South: Crossing Conceptual Boundaries in Less Examined Contexts” en Dan Woodman & Andy Bennett (eds.), Youth Cultures, Transitions, and Generations. Bridging the Gap in Youth Research, Londres, Palgrave Macmillan, p. 142-156. doi: https://doi.org/10.1057/9781137377234_11

Vásquez Lezama Paula, 2019, Pays hors service. Venezuela: De l´utopie au chaos, París, Buchet/Chastel.

Woodman Dan & Bennett Andy, 2015, “Cultures, Transitions, and Generations: The Case for a New Youth Studies” en Dan Woodman & Aandy Bennett (eds.), Youth Cultures, Transitions, and Generations: Bridging the Gap in Youth Research, Londres, Palgrave Macmillan, p. 1-15. doi: https://doi.org/10.1057/9781137377234_1

Yuval-Davis Nira, 2006, “Belonging and the politics of belonging” [en línea], Patterns of Prejudice, vol. 40, nº 3, p. 197-214. doi: https://doi.org/10.1080/00313220600769331

Zubillaga Verónica, Llorens Manuel, Núñez Gilda & Souto John, 2015, Violencia Armada y Acuerdos Comunitarios de Convivencia: Una larga marcha por la paz, Caracas, Equinoccio/Universidad Simón Bolívar.

Haut de page

Notes

1 Este artículo es el fruto de diferentes reflexiones sobre la pertenencia nacional en Venezuela, sobre todo, de sus jóvenes en los cerros populares de Caracas. Las fotografías analizadas en el texto son parte de un ensayo visual curado y preparado para su muestra en la Universidad de Oslo [Moncrieff, 2018]8). Por motivos éticos mantengo el anonimato total de la localidad y de los jóvenes que participaron con entusiasmo en este estudio, considerando además la crisis en materia de derechos humanos que existe en la Venezuela actual.

2 Por economía de lenguaje, a lo largo del texto se utiliza “los jóvenes” (escrito con artículo de género) para referir únicamente a los jóvenes varones.

3 ACNUDH, 2017, Violaciones y abusos de los derechos humanos en el contexto de las protestas en la República Bolivariana de Venezuela del 1 de abril al 31 de julio de 2017 [en línea], Ginebra, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Disponible en: https://www.ohchr.org/sites/default/files/Documents/Countries/VE/HCReportVenezuela_1April-31July2017_SP.pdf

4 Estas cifras pueden consultarse de manera actualizada en la sección “Venezuela” del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (cf. https://www.acnur.org/situacion-en-venezuela.html)

5 En la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada por referéndum popular en el año 1999, dentro del artículo 78 se menciona que los niños, niñas y adolescentes son “sujetos en pleno derecho” y que el Estado promoverá su “ciudadanía activa”.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Foto 1. Furor por Chávez
Crédits Fuente: ©Henry Moncrieff Zabaleta, 2016.
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/18205/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 221k
Titre Fotos 2 y 3. Cerros de Caracas
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/18205/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 291k
Crédits Fuente: ©Henry Moncrieff Zabaleta, 2016.
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/18205/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 285k
Titre Figura 1. Ojos de Chávez
Crédits Fuente: Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/18205/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 37k
Titre Fotos 4 y 5. La politización de la vida
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/18205/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 223k
Crédits Fuente: ©Henry Moncrieff Zabaleta, 2014.
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/18205/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 159k
Titre Fotos 6 y 7. Jóvenes en el barrio
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/18205/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 273k
Crédits Fuente: ©Henry Moncrieff Zabaleta, 2016.
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/18205/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 275k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Henry Moncrieff Zabaleta, « “¡Hoy tenemos Patria!” La pertenencia nacional entre los jóvenes de un barrio en la Caracas post-Chávez »Cahiers des Amériques latines [En ligne], 103 | 2023, mis en ligne le 21 mars 2024, consulté le 28 mai 2024. URL : http://journals.openedition.org/cal/18205 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cal.18205

Haut de page

Auteur

Henry Moncrieff Zabaleta

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search