Navigation – Plan du site

AccueilNuméros40Dossier. Agricultures et marchés ...El maíz: la persistencia de una c...

Dossier. Agricultures et marchés nationaux en Amérique latine

El maíz: la persistencia de una cultura en México

David Barkin
p. 19-32

Résumés

Au Mexique, le maïs s'identifie pour une large part au pays qui l'a vu naître. Il est au cœur de ses traditions, de ses modes de vie, de sa culture populaire. En dépit de cette importance économique, sociale et culturelle, les différents gouvernements ont préféré favoriser l'importation de grain étranger, beaucoup moins cher, qui représente aujourd'hui près du quart de la consommation nationale. Pourtant, malgré des prix de ventes peu attractifs, des millions de paysans persévèrent dans la culture de variétés locales de maïs, ce qui leur permet de maintenir la qualité de leurs aliments, ainsi que les équilibres des écosystèmes dans lesquels il vivent et produisent. Ils ont répondu partiellement à l'abaissement des prix de vente par la diminution des coûts de production, grâce à une extension des surfaces cultivées et une diminution des investissements. Le marché leur donne raison, dans la mesure où le grain ainsi produit est de grande qualité. Il est donc particulièrement recherché par les consommateurs.

Haut de page

Texte intégral

1El maíz nacio en Mesoamérica para difundirse en todas partes del mundo. Sin embargo, hoy México figura entre los países donde más han crecido las importaciones del grano. No es como en otras partes, donde el maíz se usa casi exclusivamente para animales, donde la sociedad lo disfruta para sus palomitas, o sus elotes con sabor a dulce. En México, el maíz es asunto de vida y muerte y, si dependiera del Estado, crecientemente, sería de muerte.

2En este artículo se ofrece una visión particular de este proceso de la marginalización del maíz y de sus productores, para tratar de entender porqué los campesinos todavía continúan cultivando el maíz. Este milagro no lo es tanto, una vez que se entiende que la poesía del Popol Vuh sigue siendo certera. Los mexicanos estamos todavía hechos de maíz: «Y así encontraron la comida, y ésta fue lo que entró en la carne del hombre creado, del hombre formado; ésta fue su sangre, de ésta se hizo la sangre del hombre. Así entró el maíz [en la formación del hombre] por obra de los Progenitores».

  • 1 Información con base en los datos de la Organización Mundial de la Alimentación y la Agricultura d (...)

3Hoy, el maíz es el tercer producto agrícola de importancia en el mundo, después del arroz y el trigo, cuando se mide por la superficie cultivada. Se cosechan casi 150 millones de hectáreas, con una producción mundial que supera las 600 millones de toneladas. En América Latina la producción es apenas de unos 85 millones de toneladas, con rendimientos inferiores en 40% a los promedios mundiales, pero bajo condiciones menos favorables que en otras partes del mundo. En América Latina se importó casi la sexta parte de las exportaciones mundiales de maíz en los años noventa y a México le corresponde más de la tercera parte de esas importaciones.1

4Increíble es que México, cuna del maíz, criadero de la enorme diversidad de variedades que han sido el sustento de sus pueblos, quienes las utilizan de incontables maneras, y el origen de tanta riqueza para toda la humanidad, ahora depende de las importaciones para alimentarse. A finales del mileno, representaron la tercera parte de la producción, subiendo en los noventa de un promedio de 20 por ciento. Estas importaciones no son cualquier cosa, ya que gran parte de ellas son producidas con semillas especialmente creadas para las demandas de los países ricos, donde impera el consumo de la carne, más que los granos. En estos países el maíz, junto con su pariente cercano, el sorgo, es cultivado en enormes superficies bajo regímenes completamente mecanizados, para alimentar al ganado mayor – principalmente bovino – así como aves y porcinos en sus granjas de engorda intensiva. Este maíz, conocido como «amarillo N° 2» en la Bolsa Mercantil de Chicago, predomina en el comercio mundial y es parte importante de las importaciones mexicanas, por ser la variedad más barata.

5Sin embargo, también se producen variedades «mexicanas» fuera del país. Se ha visto un crecimiento importante de la producción de maíces de color (azules, guinda, etc.) en el sureste de Estados Unidos, y la implantación de variedades blancas (para nixtamal, la forma de preparar el maíz para elaborar tortillas), sembradas específicamente para el mercado mexicano y para el consumo de comidas mexicanas en Norteamérica. Desgraciadamente, hasta ahora, la estadística oficial no es capaz de registrar estas diferencias; por lo tanto, no es posible evaluar su volumen, pero, por los bajos precios pagados por las importaciones, es justo suponer que dominan las variedades ganaderas.

Incongruencias: el maíz en la economía nacional

6En México, el maíz es, de lejos, el cultivo más importante. A pesar de que su producción «no es negocio» al decir de la inmensa mayoría de campesinos que lo cultivan, se cosechan entre 6 y 7 millones de hectáreas de tierras de temporal, la mitad de la superficie de temporal sembrada. Otro grupo de agricultores, quienes sí lo encuentran rentable por su acceso a créditos oficiales y sistemas privilegiados de comercialización, lo siembran en otros 1 o 2 millones de hectáreas bajo riego, más que la cuarta parte de las áreas abiertas al riego. Es hasta aquí que podemos llegar con los números oficiales para describir lo que está pasando con el maíz en el agro mexicano. Para una descripción más fina de la economía habrá que recurrir a un manejo creativo de la información y la extraordinaria riqueza de las experiencias campesinas, contadas por ellos mismos y por los pocos estudiosos del campo que se dedican a este segmento tan rezagado de la sociedad nacional.

7Para seguir con nuestra descripción del maíz en México, será preciso plantear algunas preguntas rectoras para guiar al lector en la comprensión de la singularidad de la economía mexicana del maíz. Hoy en día, por ejemplo, el precio oficial del maíz está debajo del precio en el mercado, y ciertamente por debajo de su precio internacional de referencia. Y, sin embargo, se sigue sembrando, superando incluso las extensiones plantadas en los mejores años de antaño. Así, la primera pregunta que surge es: ¿Por qué se sigue produciendo maíz mexicano?

8El maíz no se produce solo. Requiere de la colaboración de grandes contingentes de personas quienes trabajan para preparar las tierras, cuidar los plantíos y realizar la cosecha. La cosecha presenta sus propios retos, requiriendo una intensa labor con personas que no pueden ser pagadas por el valor de su tiempo o de sus esfuerzos, ya que el maíz no «vale» lo suficiente para costear el gasto. La segunda pregunta, entonces, es: ¿Por qué la gente sigue trabajando en la milpa, la unidad campesina tradicional donde gran parte del maíz de temporal se produce en un complejo sistema de policultivo, si no se le puede compensar correctamente?

9Nuestras investigaciones han revelado, una y otra vez, que los campesinos se encuentran en la necesidad de trabajar fuera del campo para poder seguir cosechando. Es poco entendido, pero ampliamente conocido, que millones de mexicanos y mexicanas salen de sus comunidades para trabajar duro para que puedan quedar allá sus familias y para que los que salen puedan regresar. La última pregunta es: ¿Por qué sigue creciendo la población rural? A pesar de las penurias que pasan, y a pesar de las conocidas ventajas ofrecidas en las grandes y medianas ciudades del país – y de las oportunidades en el extranjero – ¿Por qué siguen mandando dinero y mercancías a sus pueblos, para qué la gente permanezca ahí?

10A estos interrogantes nos dirigimos, y tendremos éxito en la medida que se logren explicar estas aparentes contradicciones; como la insensatez, la irracional economía nacional del maíz no simplemente sobrevive, pero sigue expandiéndose, gracias al compromiso de su gente y de los pueblos que la componen. Pero para llegar a explicar esta nueva verdad, esta realidad que traicione a la ciencia, habrá que avanzar por pasos, usando los pasos de los campesinos que están construyendo su mundo y, en el proceso, obligándonos a re-escribir los libros de texto, invitándonos a elaborar un nuevo método.

11Por eso, estudiar el maíz es conocer el país. El maíz mexicano no es la mercancía del mercado mundial y el país no es la institución que se adhirió al Acuerdo Mundial de Comercio o que se adelantó para integrarse a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, el club de los ricos. Entender la economía nacional del maíz es, entonces, acercarse a un camino diferente para abrir paso hacia un nuevo mundo – hacia las alternativas al mercado único, hacia las nuevas oportunidades que se requieren para construir el futuro, defendiendo lo tradicional.

La economía del maíz – la visión oficial

12La agricultura mexicana de temporal está en crisis. No es capaz de generar ingresos ni empleos dignos para los campesinos, y menos aun, podría alimentar al pueblo. Mientras el país goce de un pequeño pero pujante sector agroexportador, la gran mayoría de los productores rurales estarán condenados a vivir en la marginalidad, encerrados entre de los límites de sus sociedades tradicionales, superados por sus hijos que aprovechan las oportunidades de migrar hacia las regiones dinámicas del país y al exterior. Este podría ser un breve resumen de la suerte del campesinado y de los pueblos indígenas de México, el panorama que pinta la estadística oficial sobre la suerte del México rural de hoy. Veamos.

  • 2 Los datos son de fuentes oficiales mexicanas, todas consultadas en Internet: INEGI, XII Censo de P (...)

13La estadística oficial ni siquiera da cuenta adecuada de la magnitud del sector y los esfuerzos que ejercen los campesinos para asegurar la producción y su permanencia en el México rural.2 Por ejemplo, según las cuentas nacionales, todos los productores primarios – agricultores, ganaderos, forestales y los del mar – contribuyen con el 4% del valor agregado nacional; aún más marginal es la posición del maíz, cuyo valor oficial, incluyendo un estimado de la producción para el autoconsumo, difícilmente alcanzó un 13% del valor de la producción primaria en el año 2000, es decir un 0.5% del valor agregado bruto. Este monto tan raquítico, a pesar de que labora en la economía rural 16% de la fuerza de trabajo. El Censo de Población también informa que la cuarta parte de la población vive en localidades de menos de 2,500 habitantes, y otro 14% en localidades de hasta 15,000 personas. Así, tenemos el diagnóstico oficial que 40% de la población vive en zonas rurales pero menos de la mitad trabaja en el sector primario. Aún así, con 16% de la fuerza de trabajo, producen menos del 5% del producto nacional. Evidente es, que los políticos ven en este panorama, un sector que alberga una población poco productiva y superflua.

14Entre los productores de maíz, también, se nota una clara diferenciación entre los millones de mexicanos que persisten en sus prácticas «anti-económicas» sembrando en condiciones de temporal, y quienes tienen acceso al agua y al crédito para sembrar en condiciones privilegiadas. Mientras se cosecha el maíz en la mitad del agro – 56% de la superficie de temporal – su valor en los mercados es solamente el 18% del valor de la producción agrícola (sin incluir perennes); en contraste, el maíz de riego ocupa algo más que la cuarta parte de la superficie nacional regada (y sólo 14% de la superficie maicera), pero su productividad es 2.5 veces la del temporal, ofreciendo jugosas ganancias a estos productores que aprovechan los estímulos oficiales para seguir con el cultivo más intensivo en uso del agua en México. Esta centralización del cultivo es un tanto más ofensiva desde una perspectiva social, por haber sido canalizado hacia los tres estados fronterizos – Chihuahua, Sinaloa y Sonora – donde la escasez de agua ha cobrado un enorme costo humano de enfermedad y muerte entre los trabajadores en la maquiladora fronteriza y se ha vuelto un objeto de conflicto político con los Estados Unidos.

15No cabe duda, dentro de esta perspectiva, que nuestros creadores de política e impulsores de la integración económica quisieran dejar a los campesinos temporaleros a su propia suerte. Son parte de un sector que no tiene remedio – según su visión – y en el que la política no puede incidir frente a la poderosa influencia de la tradición. Los campesinos insisten en seguir sembrando y sus familiares están dispuestos a subsidiar esta producción con remesas traídas del extranjero y transferencias de sus trabajos en otras partes del mismo país. No sorprende, entonces, que la clase política vea con desdén al mundo rural con sus campesinos exigiendo un mejor trato; no tendrían porqué ocuparse del agro si no fuera que representa una amenaza de estallidos sociales, de continuar como un foco de atraso y pobreza.

La economía del maíz – la visión campesina

16Millones de campesinos siguen sembrando maíces criollos. Conscientes de que «no es negocio», siguen produciendo crecientes volúmenes del grano para su propio uso, respuesta propia para mantener un estilo de vida que implica también asegurar la calidad de sus alimentos así como los ecosistemas en los cuales viven y producen. Pero, también venden sus excedentes a un segmento importante de la población que está mostrándose cada vez más sensible a las diferencias de calidad entre los granos importados y las variedades disponibles localmente. Sólo así podría explicarse la perseverancia de los campesinos y en consecuencia la continua presencia de esos granos en los mercados nacionales. Veamos las evidencias.

17Quizá lo que más llama la atención es la reacción de los campesinos a los cambios en la política nacional: lejos de ser actores pasivos, insensibles a los vaivenes de las políticas nacionales, muestran una sorprendente agilidad en adaptarse a los cambios en su entorno. Por ser el maíz un cultivo tradicional, adaptado por sus fieles a las exigencias de los ciclos climáticos en sus regiones, se esperaría encontrarlo en sus áreas de influencia – zonas que siguen siendo indígenas y campesinas. Efectivamente, se cosechó más de la mitad del maíz de temporal en los seis estados con mayor número de indígenas; cinco de estos estados son los más pobres del país. No es de sorprender, entonces, que los políticos identifiquen el cultivo del maíz con el atraso cultural y la pobreza, ya que no podrían concebir que la gente funcione con otra lógica que la del mercado internacional.

  • 3 En las regiones productoras tradicionales del grano, los rendimientos varían mucho de una zona a o (...)

18Mantener la producción maicera es fundamental para defender la viabilidad de sus comunidades, de su estilo de vida, con estrategias que se ajustan a las condiciones políticas, y del mercado en cada momento. Aun más asombroso, al examinar los datos con esta lente, descubre una flexibilidad que es lo que menos esperan los analistas de los campesinos. Frente a la caída acelerada de los precios reales del maíz desde 1995, los campesinos reaccionaron de una manera inesperada, defendiendo la producción de maíces criollos con un mayor uso de insumos financiados con otros ingresos en lugar de la mano de obra. En contraste, en los distritos de riego, se ha observado una progresiva reducción en la superficie cultivada, con una progresiva intensificación del cultivo, llevando a un aumento importante en la productividad. Es decir, la reacción campesina ha sido la opuesta a la de los agricultores comerciales: lejos de replegarse frente a la implementación de políticas desalentadoras, los productores ‘tradicionales’ han modificado sus estrategias productivas, reduciendo la intensidad de sus esfuerzos laborales.3

19¿Cuál es la explicación de estas marcadas diferencias en las reacciones de los productores? Las presiones económicas han obligado a los campesinos a intensificar y extender su búsqueda de fuentes alternativas de ingreso para el sustento de sus familias y comunidades. Como resultado, las comunidades rurales sufren de una mayor escasez de mano de obra, sobre todo durante los periodos críticos para la preparación de las tierras y la cosecha. En épocas anteriores (1982-1992), cuando el precio relativo del maíz no había caído tanto como el poder de compra de los salarios mínimos, los maiceros aprovecharon la coyuntura invirtiendo más trabajo y contratando peones para elevar su productividad. En los noventa, con la mayor liberalización, coincidiendo con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), empezó una política distinta que castigó los precios del grano relativo a los salarios y desalentó el uso de mano de obra en la milpa; como consecuencia, era más lógico aumentar la superficie sembrada para mantener la producción, tarea que podría realizarse con mano de obra menos especializada y, sobre todo, con mujeres, gente mayor y jóvenes.

20En los distritos de riego, en contraste, la misma política impulsó una intensificación de la producción. El gobierno siguió con su práctica de condicionar los permisos para la siembra de las valiosas agroexportaciones (frutas y hortalizas) a la siembra de maíz; como respuesta, estos productores aprovecharon la amplia disponibilidad de créditos baratos para elevar la producción con mecanización y el uso de agroquímicos. Como consecuencia, se observa una relativa estabilidad en la producción maicera nacional, tanto en las zonas de riego como en las de temporal.

  • 4 Jean-Christian Tulet señaló la notoria diferencia entre esta política y la de otras regiones, sobr (...)

21Aun con las marcadas diferencias en sus reacciones en la esfera de la producción, los productores vieron el aumento en las importaciones de maíz (y otros productos agropecuarios) con la misma lente. La indiscriminada apertura de las fronteras, soslayando las protecciones ofrecidas por el TLCAN, ha provocado la ira colectiva y unida de todos los grupos políticos preocupados con la suerte del México rural. Esta política discriminatoria contrasta con las decisiones oficiales tan favorables para los grupos internacionales en los sectores agroexportadores y agroindustriales, permitiéndoles, por ejemplo, hacer caso omiso de acuerdos internacionales que restringieron las importaciones de piezas cárnicas, con el efecto de provocar el desplome de los precios de muchos productos ganaderos de origen nacional.4

22Así, un examen más cuidadoso del maíz en México muestra que las grandes generalizaciones basadas en promedios de un escenario tan variado llevan a conclusiones erróneas y políticas equivocadas que resultan hasta dañinas y peligrosas para la nación y sus productores. Si bien es cierto que «el maíz no es negocio», no es así por la falta de conocimientos o de esfuerzos de los productores o por su terco tradicionalismo que les impide adaptarse a las cambiantes condiciones naturales y políticas. Más bien, la producción campesina está respondiendo a otra lógica, incomprensible para los políticos y tan fundamental que perdura a través de decenios de discriminación y represión. Es a está lógica que nos abocamos ahora.

El maíz como cultura, como opción de vida

23El cultivo del maíz es, para quienes lo cultivan, más que una mercancía o un satisfactor, como lo entenderían los economistas doctos, asentados en las altas esferas de la política nacional y de la Banca internacional desarrollista. De hecho, los maiceros mexicanos insisten en cultivarlo a pesar de todo. Si bien persiste una incomprensión de este fenómeno en ciertos círculos, ha surgido una extensa literatura para explicárselo y justificarlo como parte de la construcción de estrategias alternativas de los pueblos rurales frente al embate de una globalización homogeneizadora y empobrecedora.

24Como se ha hecho ver, la cultura del maíz no responde mayormente a una lógica productivista. Más bien, es un elemento – central, quizás – de una respuesta para afianzar las sociedades y sus organizaciones de base. Aun en el mercado internacional, que ha simplificado el producto a un concepto único – un grano genérico –, la realidad no es tan simplista, como si las grandes diferencias entre una variedad y otra no tuvieran mayor importancia para el consumidor, y como consecuencia para el intermediario y para el productor. Los mercados reales diferencian con premios y castigos entre el «amarillo n° 2» para los animales, el palomero y los de colores, por citar sólo unos cuantos; muchos consumidores distinguen entre las cualidades de los granos blancos y los amarillos, entre los aptos para producir el hominy del sur norteamericano (o el pozole de la meseta central de México) y los tamaleros, por no entrar en las variedades cultivadas en Centroamérica o Colombia para sus platos locales.

25Los agro-ecosistemas del maíz son muy complejos. Aun en las sociedades tradicionales, no todo se siembra en la milpa, el policultivo heredado de antaño que genera decenas de subproductos asociados al maíz. Los rendimientos no son del todo comparables y sus precios difieren de manera importante de una región a otra, e inclusive dentro de ellas y a lo largo del año. Otra parte importante se cultiva en sistemas más especializados, produciendo para fines específicos como es el uso para los animales menores de corral o para usos tradicionales en las comidas regionales (maíz pozolero, maíces de color) y otros tantos. Su comercialización tampoco es una constante, ya que la mayor parte de la producción temporalera de la milpa se consume dentro de la familia o localmente. Algo se vende de manera no anticipada, para financiar una necesidad urgente, pero éste tampoco viaja mucho. Poco es disponible para las demandas urbanas populares, que se surten con creciente frecuencia de los canales industriales, a través de la harina de maíz nixtamalizada o de las tortilladoras que fabrican el preciado producto con esta harina elaborada con granos importados de los mercados mundiales más baratos, normalmente los canales subsidiados de Estados Unidos.

26Sin embargo, grupos importantes están incursionando en un mercado en crecimiento. Es un mercado poco conocido y menos entendido: el de los productos tradicionales basándose en maíces criollos, como son las tortillas hechas a mano y vendidas por docenas o aun por unidades; las tortillas de color; tamales y pozole, para nombrar algunos de los productos tradicionales más comunes en el centro del país. En estos mercados el maíz se vende con sobreprecios importantes sobre los ‘normales’, hasta tres veces más. Los vendedores también son diferentes, a veces los propios miembros de la familia campesina, a veces vecinos u otros en las plazas urbanas que han ubicado o creado sus propios nichos en ambientes complejos. Este proceso de comercialización se ha vuelto más complejo y competitivo a medida que la marginalización social ha impulsado a comerciantes urbanos a invadir los espacios construidos por los campesinos e indígenas en las áreas metropolitanas. Sin embargo, aún en ellas, pero también en las ciudades intermedias, la venta directa de productos campesinos ofrece una alternativa económica importante para defender «la cultura del maíz.»

  • 5 Otra consecuencia inesperada, pero previsible, de esta apertura, es la contaminación genética de l (...)

27No obstante, no se debe menospreciar la importancia de la internacionalización de la economía del maíz. Desde la vigencia del TLCAN, las importaciones han crecido de una manera desmesurada, tanto para uso humano como para los pecuarios (ver cuadro). Si comparamos, por ejemplo, el decenio anterior al Tratado con los ocho años posteriores (hasta 2001), vemos casi una duplicación (91%) en los volúmenes, reflejando, tanto un aumento en la proporción del consumo importado (del 17% a 24%) como en los volúmenes requeridos para el mercado nacional; su costo era de aproximadamente $ 600 millones en el periodo. Este elevado nivel de uso interno de maíz es resultado de la eliminación de restricciones históricas para fines que no fueran los del consumo humano aún en los años anteriores a la firma del Tratado; como consecuencia, se produjo una expansión estrepitosa de la demanda agroindustrial, tanto como alimento pecuario (y como alimento para una nueva industria, la de la producción controlada de camarones en granjas costeras) como para otros sectores: como almidones y fuente de fructosa. Para abastecer este nuevo mercado, entonces, se dio una liberalización efectiva (o sea, una apertura ultranza) del mercado nacional del maíz, mucho antes de la firma del Tratado, que se ha reforzado desde entonces – a pesar de las protecciones para el campesino inscritas en el Tratado al respecto – con el resultado inevitable: crecimiento descomunal de las importaciones de baja calidad para surtir el mercado agroindustrial y de consumo popular urbano.5

Cuadro n° 1: produccion e importaciones de maiz en México (1984-2001)

Año

Prod. Nal.
(1)

Imports
(2)

(2)/(1)

Promedios

1984-1993

13,589,560

2,315,251

17,0%

1994-2001

18,075,307

4,424,008

24,5%

(1994-01)/(1984-93)

33,0%

91,1%

Fuente: Base de datos electrónicos de la FAO

Consultada en Internet.

El futuro del maíz

  • 6 Enunciado por el Sub-Secretario de Planeación Agropecuaria, Dr Luis Téllez, en la Universidad de C (...)

28¿Cuál es el futuro del maíz en México? Los «científicos» de hoy, los responsables de trazar el camino de modernización, de la integración, han hecho explícito su desdén por el cultivo y la cultura de la cual se tratan de apartar. Para ellos, es una mercancía más, cuyas características idiosincráticas son propias del pasado. Es un cultivo de los pobres, una gramínea para los marginados, los indígenas y, paradójicamente, un lujo para los consumidores acomodados o con apreciación de tradición. Como tal, es herencia de un pasado sobre valorado, una mercancía que no merece subsidio ni mucho menos el apoyo político; una estructura social y cultural que obstaculiza la modernización del país. En voz de un Sub-Secretario del ramo se hizo explícito este rechazo en 1991: «Es la política de este régimen, remover de México rural la mitad de su población en los siguientes cinco años.»6 Si eso no fuera suficiente, a medida que se retiraron los programas de apoyo directo a la producción, motivados por el compromiso de apegarse estrictamente al nuevo sistema de des-regulación para implementar el libre comercio, se ideó una nueva política de transferencias directas a los campesinos, en forma de becas o dispensas, la cual dependía directamente de sus características individuales (como padres de familia, con hijos que asisten a la escuela, y dueños de parcelas de tierra) más que como recompensa por sus actividades productivas.

29En este contexto, entonces, insistir con el cultivo del maíz y reforzar la capacidad de la comunidad rural, la campesina y la indígena, de sobrevivir, es contrariar la política nacional. Se podría entender como una acción hasta anti-patriótica, que dificulta las negociaciones internacionales y encarece los programas locales de política social, orientados a integrar esta población en localidades urbanas de mayor tamaño para subsanar sus carencias sociales e institucionales.

30¿Será que los campesinos y los indígenas no escucharon este discurso, de sí muy difundido durante más de 15 años, o no sintieron sus efectos empobrecedores? ¿Será que no conocen las intenciones oficiales de implementar una nueva política social, con base en estrategias de modernización productiva? O, ¿será que efectivamente se han puesto las camisetas de una terca oposición – apartidista – a todos los gobiernos nacionales y locales, en aras de una defensa de un tradicionalismo ilógico? En este apartado nos dirigimos a estas acusaciones, a este enfrentamiento que cada día toma más relevancia dentro de la sociedad mexicana.

  • 7 Quizás sea ésta la mayor lección de la magistral compilación y reinterpretación de los miles de es (...)

31Hasta ahora en este ensayo, hemos insistido en que las decisiones plasmadas en la realidad del campo mexicano son consecuencia de una conducta cuidadosamente pensada por sus protagonistas. La población rural es pobre, y se ha visto obligada a implementar nuevas estrategias para adaptarse a las exigencias del momento. Como es el caso de cada sociedad humana, insistir en no variar comportamientos tradicionales frente al dinamismo del mundo en que existimos o de los cambios naturales fuera de nuestro control, es una receta para la aniquilación social. En contraste, defender ciertos rasgos fundamentales de nuestras herencias mientras que modifiquemos otros ha sido siempre la responsabilidad principal de los líderes espirituales y sociales, manifestación de una solidez institucional que permite la supervivencia.7 Tildar de irracionales o anti-patrióticos a estos grupos sociales es negar su capacidad de defenderse; es no tomar en cuenta los tremendos daños que los «desarrollistas» han ocasionado en sus sociedades. Desentenderse de las reacciones de los pueblos rurales, de ignorar sus importantes transformaciones para defenderse, es desconocer parte importante de la realidad nacional e internacional. Es, como lo expresan los globalifóbicos en el escenario internacional, un acto de soberbia con costos sociales inimaginables.

32En el México rural de hoy, la persistencia de la cultura del maíz, y el crecimiento de las poblaciones campesinas, es evidencia de la incapacidad de la modernización y la integración de responder a las necesidades más básicas de gran parte de los mexicanos. Adoptar caminos de enfrentamiento no es una decisión fácil y no es la primera opción escogida por los pueblos como respuesta a las transformaciones en las políticas nacionales o sectoriales.

33Durante decenios, las comunidades rurales participaron activamente con las instituciones oficiales para la tardía implementación de la Reforma Agraria de la Revolución Mexicana. Se empeñaron en convertirla en una de las más exitosas del siglo XX en todo el mundo en un mar de fracasos. Se distribuyó casi la mitad de la superficie cultivable en el país, junto con grandes extensiones de zonas inhabitables, cuando las administraciones centrales empezaron a abusar del proceso. Sin un aparato técnico eficaz, sin créditos y sin investigaciones específicas para respaldarles, los campesinos mexicanos lograron duplicar la productividad de la tierra sembrada de maíz conquistando la autosuficiencia alimentaria. De esta manera, el ejemplo de México es loable: no sólo revirtió la tendencia mundial hacia una creciente dependencia alimentaria, sino que además se logró con un aumento significativo en los niveles nutricionales de casi todos los grupos sociales más necesitados (Barkin, 1991a; 1991b; Gustavo et. Al, 1980). Este periodo, que extendió desde los tiempos cardenistas (1935) hasta mediados de los sesenta, involucró a la sociedad mexicana en su totalidad, ya que convirtió al agro en el motor del desarrollo nacional e incorporó a los campesinos en baluarte de los gobiernos de la Revolución.

34Pero los éxitos productivos en el campo y la colaboración política resultaron de corta duración. La fuerza de capital se impuso, revirtiendo la política de apoyo campesino, terminando con la distribución agraria y las protecciones constitucionales en aras de una política de formación de un mercado de tierras que impulsaría la modernización del campo. Las instituciones oficiales de abasto alimentario fueron transformadas, mientras que los campesinos y las comunidades indígenas se convirtieron, primero en antagonistas y, luego en proponentes de su propio camino. Lejos de desaparecer, el repliegue rural de los años ochenta se transformó, mediante un dolorosa y costosa intervención social de ensayo y error, en la lenta renovación de organizaciones locales y la creación de nuevas alianzas políticas para enfrentar al aparato oficial, logrando algunas concesiones temporales en cuanto a precios y acceso a mercados regionales, dentro de una progresiva integración internacional, descrita en páginas anteriores.

  • 8 Las autoridades desoyeron la acusación de la calidad inferior de éstas, por las cualidades de los (...)

35La política de apertura internacional agudizó el empobrecimiento y la marginalización en todas partes de la sociedad. El país se había vuelto urbano, no sólo por la transición demográfica, sino también por el vuelco hacía una agricultura industrializada. Para los campesinos, su suerte fue sellada con el dramático cambio en los patrones de abasto, sustentado en la importación masiva por empresas agroalimentarias de fríjoles baratos y maíces de baja calidad para las harinas nixtamalizadas utilizadas en la fabricación local de tortillas.8

  • 9 Tan importante ha sido este esfuerzo que algunos gobernadores han tratado de utilizar de manera op (...)

36Frente a estos cambios, la respuesta campesina ha resultado ser mucho más creativa de lo esperado. Lejos de aceptar su suerte y abandonar a sus comunidades y sus tradiciones, han impreso un nuevo dinamismo en el campo, una nueva actitud hacia el cambio, que se manifiesta de muchas formas. Quizás el más notorio es el número de personas que sale en busca de trabajo con la intención de apoyar a la familia, a la comunidad, en sus esfuerzos no sólo por sobrevivir – por subsistir – sino para mejorar las condiciones físicas e infraestructurales que enfrentan.9 Estimaciones muy gruesas sugieren que el monto de estas transferencias (sumando las del extranjero y desde otras partes del propio país, incluyendo el valor de los productos traídos de afuera) supera con mucho la magnitud de los programas asistenciales federales, llegando a más del 40% del valor total de la producción primaria del país (Hamilton, De Walt y Barkin, 2003).

37Como se ha visto en los acápites anteriores, las respuestas no han sido totalmente productivistas. Parte importante del esfuerzo rural ha descansado en defender o elevar su propia calidad de vida; se tendría que entender la producción alimenticia para el consumo local en este sentido (Appendini, García Barrios y de la Tejera, 2002).

38Por supuesto, sobra mencionar la importancia de los flujos temporales de migración laboral como parte de esta misma dinámica. Sin embargo, no habría que menospreciar la importancia del proceso de diversificación dentro la economía rural en el último periodo; se ha visto una amplia participación campesina en producción propia y por contrato de nuevos productos para mercados de nicho o con destinos agroindustriales y la proliferación de pequeños talleres para la confección artesanal o como parte de cadenas de producción de maquila de prendas de vestir y juguetes, por mencionar los más comunes.

El maíz: también es agente de la política ambientalista

39Cultivar el maíz de temporal también aporta algunos beneficios sociales y ambientales de consideración. Primero, y quizá uno de los más significativos, sería el impacto de arraigar a las comunidades rurales reduciendo las presiones de crecimiento urbano, con amplios beneficios, reduciendo los costos de una infraestructura adecuada en sus propios lugares con sistemas alternativos y nuevas tecnologías para asegurar niveles apropiados de servicios de agua y alcantarillado, así como un mejor desempeño del personal educativo y médico; muchas comunidades ya están emprendiendo programas para mejorar las instalaciones y apoyar a sus maestros y enfermeras con sus propios recursos, a veces provenientes de los miembros que se han ido al extranjero.

  • 10 Sería incorrecto ignorar los daños ocasionados por un manejo incorrecto de los ecosistemas, como m (...)

40En el plano de la gestión del territorio, es de sobra conocido que en los sistemas actuales, ampliamente modificados por siglos de ocupación humana, el abandono del cultivo y del mantenimiento de los sistemas locales de manejo de suelo y agua acarrean importantes daños ambientales. Éstos incluyen la deforestación y el deterioro de obras menores de caminos, de canales, de represas y de terrazas. El abandono del cultivo conduce a la invasión de especies invasoras y la proliferación de plagas, así como el peligro de incendios.10 Si se reconociera el valor de estos servicios ambientales para la sociedad urbano-industrial, las comunidades podrían aumentar sus aportaciones a la producción de agua (incrementar la disponibilidad social) y propiciar un manejo de ecosistemas más de acorde con las exigencias de mantener una atmósfera de mejor calidad, reduciendo el volumen de polvos librados en épocas críticas y defendiendo los «pulmones» urbanos con una mayor secuestración de bióxido de carbono (Barkin, 2001). Incluir este componente en una estrategia integral de calidad ambiental podría servir como complemento para reforzar las diversas actividades que están emprendiendo algunas comunidades rurales para forjar estrategias alternativas propias.

***

41Se ha vuelto incongruente el viejo debate político sobre la autosuficiencia versus las ventajas comparativas como sostén para el diseño de la política alimenticia nacional o un análisis de la cultura del maíz, si es que tuviera sentido en algún momento. La política oficial ha dado su respuesta, y los productores hacen caso omiso. Parafraseando otro analista en otra época, «el maíz es asunto demasiado importante para dejarlo en manos de agrónomos y economistas en la política.» Importante para los campesinos, los indígenas, y para grandes contingentes de mexicanos no rurales quienes valoramos las tradiciones culinarias y culturales que dependen del maíz, de la milpa, y de las sociedades que lo cultivan. Efectivamente, es más barato comprarlo en el mercado internacional, si lo que se quiere es el «amarillo N° 2»; pero el grano blanco, y más el colorado, son más caros en el vecino país del norte que en los mercados nacionales. Resulta que no es tanto que la teoría que esté equivocada, o que la gente sea irracional, sino que son los políticos quienes no han aprendido cómo usar correctamente su propia caja de herramientas: tiene lógica económica producir maíz campesino, no sólo por su calidad y para defender un estilo de vida y una estrategia de organización social y productiva, sino también porque el mercado lo sabe valorar, porque los consumidores lo quieren y están dispuestos a pagar su precio.

42El maíz nació en Mesoamérica y hoy en día sus pueblos están defendiéndose a sí mismos y a la especie como si sus vidas dependieran de ello. Quizá sea así. Pero no están solos, no están luchando contra la sociedad. Este análisis muestra que el temido embate oficial contra su cultivo por los campesinos mexicanos no ha sido efectivo porque son muchos elementos en la sociedad mexicana que limitan su eficacia. Sería mejor terminar con esta agresión e implementar una política que apoyara a los esfuerzos de los pueblos y movilizara a sus energías no sólo para defenderse, sino en beneficio de la nación, de la dieta y nutrición de sus pueblos, y para contribuir a resolver algunos de los muchos problemas ambientales más candentes. Por eso, terminamos insistiendo que es «EL MAÍZ, EL PAÍS».

Haut de page

Bibliographie

Appendini, Kirsten, Raúl García Barrios y Beatriz de la Tejera, «¿Por qué los campesinos mexicanos siguen cultivando maíz? La seguridad alimentaria en el contexto del TLCAN.» Tercer Congreso Europeo de Latinoamericanistas, Ámsterdam, 2002.

Barkin, David. Un Desarrollo Distorsionado: México en la economía mundial, México: Siglo XXI editores, 1991a.

Barkin, David, Rosemary Batt, y Billie R. DeWalt. Alimentos vs. Forrajes: La sustitución global de granos en producción. México: Siglo XXI editores, 1991b.

Barkin, David (comp.), Innovaciones Mexicanas en el Manejo del Agua. México: Centro de Ecología y Desarrollo y Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, 2001.

Berlan Jean Pierre, Jean-Louis Durand y Michael Hansen, La guerre au vivant, OGM et mystifications scientifiques, Paris, Agone, 2001.

Gustavo, Esteva et al, La Batalla en el México Rural, México, Siglo XXI, 1980.

Hamilton, Sarah, Billie R. De Walt y David Barkin, «Household Welfare in Four Rural Mexican Communities: The economic and social dynamics of surviving national crises.» Mexican Studies/Estudios Mexicanos, Vol. 19: 2, 2003.

Wolf, Eric, Europa y la Gente Sin Historia, México, Fondo de Cultura Económica, 1982, (Versión en inglés de University of California Press, 1982).

Haut de page

Notes

1 Información con base en los datos de la Organización Mundial de la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (http://www.fao.org)

2 Los datos son de fuentes oficiales mexicanas, todas consultadas en Internet: INEGI, XII Censo de Población (2000); INEGI, Sistema de Cuentas Nacionales; SAGARPA, México: Anuario Agrícola (1999).

3 En las regiones productoras tradicionales del grano, los rendimientos varían mucho de una zona a otra, como respuesta parcial a los limitantes naturales de cada una, y a las restricciones socioeconómicas y políticas de la coyuntura. Sin embargo, llama la atención, su capacidad de elevar los rendimientos cuando se presenta la oportunidad (entre los 5 estados más pobres los rendimientos varían de 1.2 a 2.6 toneladas por hectárea comparado con un promedio nacional de 2.0).

4 Jean-Christian Tulet señaló la notoria diferencia entre esta política y la de otras regiones, sobre todo en Asia, que ofrecen una apoyo más decidido a sus campesinos (en la reunión de CEISAL, julio de 2002, Ámsterdam).

5 Otra consecuencia inesperada, pero previsible, de esta apertura, es la contaminación genética de las siembras tradicionales resultado de su contacto pasajero con maíces genéticamente modificados importados, ya que no existía prohibición para el uso de estas nuevas variedades como alimento ganadero o en muchos destinos industriales. Para mayores detalles sobre esta problemática, véase Berlan, Durand y Hansen, 2001.

6 Enunciado por el Sub-Secretario de Planeación Agropecuaria, Dr Luis Téllez, en la Universidad de California, San Diego (La Jolla). Este sentimiento fue confirmado por el titular en la época, Prof. Hank González, y ratificado por las nuevas autoridades sectoriales en las dos administraciones subsecuentes.

7 Quizás sea ésta la mayor lección de la magistral compilación y reinterpretación de los miles de estudios utilizados para analizar el impacto de la colonización europea en las sociedades del «Tercer Mundo» de Eric Wolf (1982).

8 Las autoridades desoyeron la acusación de la calidad inferior de éstas, por las cualidades de los granos y del proceso de cocción. El Instituto Nacional de Nutrición defiende este cambio, aduciendo la facilidad con que se podría enriquecer las harinas con micronutrientes que faltan en la dieta popular. Otros se apoyan en las investigaciones del Instituto Politécnico Nacional que muestran que las harinas industrializadas de maíz no ofrecen los mismos valores nutritivos, ya que la celeridad de la cocción industrial del maíz impide liberar los aminoácidos esenciales, convirtiendo las tortillas en una nueva comida «chatarra», o fuente de calorías «vacías.»

9 Tan importante ha sido este esfuerzo que algunos gobernadores han tratado de utilizar de manera oportunista los «clubes» organizados por ‘paisanos’ en los Estados Unidos para financiar obras locales; el gobierno federal intentó lo mismo. Sin embargo, los mexicanos en el extranjero se han mostrado renuentes a participar, frente a las frecuentes denuncias de su intencionalidad partidista.

10 Sería incorrecto ignorar los daños ocasionados por un manejo incorrecto de los ecosistemas, como muchos que ocurren actualmente. Sin embargo, parte importante de éstos son consecuencia de la escasez de mano de obra para realizar las labores correctamente, o los conflictos sociales que provoquen un uso inadecuado o inducen a prácticas destructivas, como el uso de incendios forestales para conseguir la autorización para un cambio en el uso del suelo.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

David Barkin, « El maíz: la persistencia de una cultura en México », Cahiers des Amériques latines, 40 | 2002, 19-32.

Référence électronique

David Barkin, « El maíz: la persistencia de una cultura en México », Cahiers des Amériques latines [En ligne], 40 | 2002, mis en ligne le 07 août 2017, consulté le 26 novembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/cal/6810 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cal.6810

Haut de page

Auteur

David Barkin

Profesor de economía, Universidad Autónoma Metropolitana, Plantel Xochilmico (barkin@cueyatl.uam.mx)

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation sur les Amériques
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search