Navigation – Plan du site

AccueilNuméros41ÉtudesMathieu de Fossey: su visión del ...

Études

Mathieu de Fossey: su visión del mundo indígena mexicano

Manuel Ferrer Muñoz
p. 107-122

Résumés

À travers ces pages, l’auteur montre comment Mathieu de Fossey avait perçu la difficulté d’insérer le monde des communautés indigènes dans le moule d’un État national qui, accroché à une idéologie libérale égalitaire, refusait d’établir des régimes spéciaux comparables à ceux qui, durant la domination espagnole, avaient reconnu un statut particulier aux populations natives du continent américain.

Haut de page

Texte intégral

Los extranjeros ante la diversidad indígena del méxico decimononico

1Abundan los relatos escritos por gentes de diversos países que recorrieron los caminos, las ciudades y los más recónditos parajes de la República mexicana, a lo largo del siglo XIX. Sobra decir que el recuerdo del Ensayo de Humboldt sobre la Nueva España ocupaba un lugar señero en la mente de la mayoría de esos espectadores foráneos, que solían coincidir en el propósito de que su legado no desmereciera en su parangón con la obra del sabio prusiano. Pocos fueron, sin embargo, quienes tuvieron ocasión de compartir la perspectiva de Humboldt, conocedor de México y de Sudamérica. No en vano, la estancia del barón en México había discurrido en el seno de los círculos intelectuales y científicos de la ciudad de México, donde llevó a cabo sus estudios sobre historia natural, lingüística y arqueología. Nada tiene, pues, de extraño que los visitantes extranjeros incurrieran en contradicciones en la apreciación de los mismos fenómenos; o, cuando menos, que no acabaran de calar en la realidad que se presentaba ante sus ojos.

2Aunque no fue el caso de Mathieu de Fossey, la condición de extranjero se asociaba en muchos casos de manera intrínseca a la incapacidad para calar en las realidades del país donde se residía por circunstancias más o menos fortuitas: y a esa restricción se superponía también con excesiva frecuencia un molesto aire de suficiencia. La susceptibilidad ante las advertencias procedentes de quienes podían ser tildados de advenedizos explica la reacción indignada de los propietarios de fincas rústicas y sus voceros, los periodistas de la ciudad de México que, en septiembre de 1865, expresaron su molestia frente a las alabanzas que L’Estafette y L’Ére Nouvelle – periódicos que se publicaban en francés en la capital de la república – prodigaron al proyecto de ley sobre jornaleros que empezó a discutirse en aquel mes. Aquellos órganos periodísticos no ocultaron su malestar por el hecho de que unos extranjeros vinieran a mostrarles cómo resolver los problemas nacionales, como si México fuera un país que se hallara «en la barbarie» («La Sociedad. Actualidades», en La Sociedad, 21 de septiembre de 1865).

3Más allá de la miopía que pudiera afectar la visión de algunos extranjeros, tropezamos con la limitación de que esos escritos de autores foráneos respondían a determinadas intencionalidades que, por fuerza, condicionaban una selección temática. Nada ha de sorprender, en consecuencia, que la referencia al medio indígena brille por su ausencia en los textos de muchos autores: no porque lo despreciaran, sino porque quedaba fuera del propósito que les movió a tomar la pluma.

4Con todas esas restricciones, las crónicas extranjeras nos ilustran acerca del modo en que el peculiarísimo mundo mexicano se ofrecía a la mirada de esos visitantes, a veces cortos de vista o restringidos en sus miras por los «prejuicios de nacionalidad» que desveló Mathieu de Fossey (Fossey, 1857: V), y observadores tan atentos en otras ocasiones que nos han permitido descubrir aspectos velados de las realidades antropológica, social, jurídica, religiosa… de ese ente multiforme que, segregado de España, buscaba derroteros propios en la persecución de un estatuto nacional independiente.

Fossey: El personaje y sus obras

  • 1 El propio Fossey dejó expreso testimonio de sus simpatías por Carlos X, del escaso respeto que le (...)

5Por el testimonio del mismo Mathieu de Fossey sabemos que su viaje a México estuvo vinculado con los sucesos de 1830 en Francia. Las escasas simpatías de Fossey hacia el nuevo régimen político liberal y la lectura de un folleto que acababa de publicar Laisné de Villevêque sobre la colonia de Coatzacoalcos acabaron de convencerle para mudar de aires: con ese propósito se trasladó a Le Havre donde, en compañía de un amigo, se dispuso a preparar lo necesario para la carga de un navío que debía conducirle a aquella región del istmo de Tehuantepec (Fossey, 1857:4-5)1. Fossey tenía para entonces escasamente veinticinco años.

6Villevêque había obtenido una concesión de tierras del gobierno de México, a la orilla derecha del río Coatzacoalcos, con exención durante diez años de los derechos de entrada sobre los útiles que se introdujeran en la colonia que planeaba establecer. Asociado con otro ciudadano francés, pensó ingenuamente en la viabilidad inmediata del proyecto que había concebido y, sin más reflexión, lanzó una campaña propagandística que, en muy poco tiempo, atrajo a Coatzacoalcos a varios centenares de franceses que pusieron rumbo al golfo de México, en el curso de sucesivas expediciones (Fossey, 1857:4-5 y 484, y Brasseur, 1981:35, nota 14). La trágica suerte que correspondió a los colonos que llegaron a Coatzacoalcos entre 1829 y 1830 es de sobra conocida. El desastroso desenlace de la empresa abrió un prolongado compás de espera para los proyectos colonizadores de Tehuantepec, que se reanudaron en 1854 cuando, por vez primera, se confiaron las labores de deslinde a una compañía particular.

7Durante ese intervalo hubo, sí, un breve y fallido intento colonizador: el que se llevó a cabo en Nautla, entre Veracruz y Tuxpan, para fundar una colonia francesa, la de Jicaltepec (Berninger, 1974:69-74 y 174-175; Aboites 1995:55, y Fossey, 1857:318).

8Arraigado durante largos años en la República mexicana, Fossey visitó y residió en varias ciudades: algunas sólo de paso, como Alvarado y Veracruz. A principios de 1837, cuando se cumplían seis años de su llegada a Coatzacoalcos, se trasladó a Oaxaca, donde pasó momentos difíciles, a raíz de la expulsión de franceses decidida por el gobierno mexicano después de la intervención militar de Francia en 1838, y adonde regresó en 1849. La revuelta de los polkos y la guerra entre México y Estados Unidos le sorprendieron en la ciudad de México, donde se instaló en 1843 a la vuelta de un decepcionante viaje a Francia. Antes había asistido, también en la capital de la república, al fracasado pronunciamiento federalista de Urrea y Gómez Farías de 15 de julio de 1840. Disponemos de noticias que nos informan de que en el año 1845 se ganaba la vida dando clases de francés en su domicilio (Díaz y de Ovando, 1982:164).

9En Guanajuato vio la luz uno de sus libros, y dirigió las escuelas normales del estado por designación de su gobernador, Octaviano Muñoz Ledo. También ocupó la cátedra de gramática general e idioma castellano del Colegio Nacional. Su estancia en Colima duró tres años, y estuvo marcada por la insatisfacción de no poder ejercer el cargo de director de una escuela normal, para el que había sido nombrado, a causa de la sucesión de conflictos internos que impidieron el desarrollo de su trabajo (Díaz y de Ovando, 1982:164).

10La estrecha vinculación de Fossey con el país que le brindó acogida se corrobora por su condición de miembro honorario del Instituto Geográfico y Estadístico de la República Mexicana, que adquirió a propuesta del conde de la Cortina y en reconocimiento por su labor intelectual, de la que daban fe las obras que, para entonces, había publicado en México (Fossey, 1857:4-5 y 544): Viage á Méjico, México, Imprenta de Ignacio Cumplido, 1844, de la que nos ocuparemos más adelante; Método que se ha de seguir para aprender el francés o enseñarlo, México, Ed. R. Rafael, 1848, y Compendio de gramática castellana, con anotaciones para la ilustración de los profesores de primeras letras, por Mathieu de Fossey, catedrático de gramática general é idioma castellano en el Colegio Nacional de Guanajuato, ex-director de las Escuelas normales de ambos sexos del mismo Estado y del Territorio de Colima, miembro titular de la imperial Academia de Dijon, y corresponsal de varias sociedades literarias, Guanajuato, Tip. de Juan Evaristo Oñate, 1855 (reimpreso con ligerísimas modificaciones en 1861, en Aguascalientes, Establecimiento Tip. de Ávila y Chávez, en México, Imprenta de Andrade y Escalante; y en 1895, por Vindel).

  • 2 Aunque la portada de Viage á Méjico remita al año 1844, el reparto de las entregas no se inició ha (...)

11Además de los libros mencionados, Mathieu de Fossey escribió Le Mexique, del que existen dos ediciones en francés (Paris, Henri Plon, 1857 y 1862, y una reimpresión en 1926). Una versión primera de ese texto, más breve, y sin las notas que ilustran Le Mexique, es el ya referido Viage á Méjico, que publicó en México por entregas la imprenta de Ignacio Cumplido, en 18442, y que sería objeto de varias reediciones: Porrúa, 1931 y 1949, y Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1994. Sabemos, en fin, de unas Cartas sobre Méjico que, según se ufanaba el propio Fossey, se habían publicado antes de Viage á Méjico, con excelente acogida de parte del público (Fossey, 1844:6).

12No obstante su aprecio hacia el país donde transcurrió la mayor parte de su vida, Mathieu de Fossey se sintió siempre muy francés, aunque experimentó un profundo desengaño cuando tuvo ocasión de regresar a Francia, a los diez años de haberse embarcado para Coatzacoalcos. En 1843 estaba otra vez de vuelta en la ciudad de México, de donde pasó al occidente de la república: no regresaría a la capital sino hasta 1848 (Fossey, 1857:387, y Fossey, 1994:15 y 21).

13Los últimos años de la vida de Fossey debieron de estar marcados por el desengaño de quien, habiendo depositado sus esperanzas de un futuro mejor en el Imperio que, personalizado en Maximiliano, se asentó en México por iniciativa de Napoleón III, había visto naufragar la aventura intervencionista. Comentarios tan ácidos como los que sobre Fossey realizó Guillermo Prieto, el 22 de mayo de 1864, no dejarían de repetirse con dolorosa insistencia hasta la muerte del francés, acaecida en 1870 (Díaz y de Ovando, 1982:164, Covarrubias, 1998:88). Durante esa última etapa de su vida, Mathieu de Fossey no andaba sobrado de recursos, y se veía obligado a dedicarse con afán a las tareas docentes que habían absorbido buena parte de su actividad profesional. La Sociedad, periódico político y literario que se editaba en la capital de la república, informaba en el número correspondiente al 4 de enero de 1865 de su trabajo como director del Colegio Francés de enseñanza secundaria para varones. Sabemos también que, con su hermana Prudencia, dirigía una casa de educación para niñas (Díaz y de Ovando, 1982:164).

Los juicios de Fossey sobre el México contemporaneo

14No podía silenciar Fossey el agobiante recuerdo de su arribo a México, a bordo del Petit-Eugène, una embarcación que se hizo a la vela en Le Havre el 27 de noviembre de 1830, con destino a la prometedora colonia de que trataban los folletos que Laisné de Villevêque había hecho imprimir para atraer colonos a Coatzacoalcos. De ahí la extensión que ese episodio cobra en sus dos crónicas viajeras, las cuales se entretienen en narrar los detalles de una expedición que, ya en su fase preparatoria, aparecía ensombrecida por las mismas incertidumbres que acompañaron a las demás que enfilaron el mismo destino (Fossey, 1857:5-6).

  • 3 Más adelante, Fossey dirigió fuertes críticas al reglamento de las aduanas vigente a mitad de sigl (...)

15No sólo eran falsas las expectativas de colonización agrícola. También resultaron ser engañosas las promesas de exenciones aduaneras que habían empeñado las autoridades mexicanas: después de haber exigido el pago de unos dos mil francos por derechos de tonelaje, el administrador de la aduana provocó la desesperación de los infortunados viajeros cuando les requirió discrecionalmente el desembolso de otras tasas por las mercancías que transportaban: «l’administrateur retint pour les droits ce qu’il voulut, et nous rendit le reste, c’est-à-dire fort peu de chose, comme par faveur» (Fossey, 1857:15)3.

  • 4 En un episodio posterior de Le Mexique, Fossey habló de las poblaciones indígenas que, «n’éprouvan (...)

16En el relato del combate que los colonos de Tehuantepec sostuvieron con los rigores del medio geográfico aparecen en escena por primera vez los indios, que establecieron relaciones comerciales con los colonos recién instalados: al tiempo que unos les facilitaban azúcar y frutas a bajos precios, otros, armados de machetes, atrajeron la atención de Fossey que los vio alejarse en sus piraguas, «pour aller planter au loin leur maïs et leurs bananiers, ou faire la chasse aux tortues ou aux iguanes du fleuve» (Fossey, 1857:18). Nótese esa referencia al apartamiento de unos indígenas que viven en lugares intrincados, lejos de la civilización4: el tópico reaparecerá en los escritos de muchísimos otros extranjeros, que coincidirán también en las apreciaciones de Fossey sobre la precocidad de la naturaleza de los habitantes de las regiones cálidas del mediodía (Fossey, 1857:27-28).

17Sobre la soledad de muchas poblaciones indígenas volvió Fossey una y otra vez: por ejemplo, cuando se ocupó de las comunidades aborígenes de Chiapas, Tabasco y Yucatán (Fossey, 1857:566). Lejanía física y también distanciamiento espiritual, al que nuestro autor – como tantos otros observadores contemporáneos suyos – atribuyó el desinterés por conservar las antigüedades prehispánicas de parte de las autoridades a las que competía la custodia del legado cultural de los pueblos que habitaron el área geográfica conocida como la Nueva España y que dio origen después a la República mexicana: prueba de esa falta de disposición venía procurada por la pobreza de fondos del Museo Nacional (Fossey, 1857:212-213, y Ferrer y Bono, 1998:221, nota 169).

18Testigo del olvido del pasado prehispánico en que muchos de los indígenas mexicanos de su tiempo vivían, Mathieu de Fossey no ocultó su admiración por el prestigio que Mitla conservaba entre aborígenes de una dilatada región, que rebasaba incluso el ámbito zapoteco (Fossey, 1857:370). El mismo apego a las tradiciones se colige de una anécdota sobre el gigantesco tule de Santa María, que un rico comerciante de Oaxaca quiso comprar a los indígenas del pueblo para fabricar con su madera piezas de carpintería: «heureusement les Indiens ont rejeté la proposition de ce Vandale, et l’arbre est encore debout» (Fossey, 1857:363).

  • 5 Para ilustrar esta afirmación, reproducimos el texto de un dictamen de la comisión de hacienda del (...)

19Aunque Fossey no alcanzó a advertirlo, el aprecio de los indígenas por los vestigios del remoto pasado explicaría la hostilidad manifestada por los habitantes de Cuilapa hacia un alemán que, provisto de una autorización del prefecto de Oaxaca, había acudido a esa localidad para excavar un túmulo funerario: atacado con piedras por la gente del pueblo, apenas si alcanzó a huir al galope de su caballo (Fossey, 1857:376). Cabe mencionar, en fin, otra referencia a la perduración de los elementos prehispánicos. La realizó Fossey en el contexto de los análisis sobre las peculiaridades culturales de los indígenas de Tehuantepec, cuando manifestó su admiración ante la pervivencia de algunas costumbres precortesianas: por ejemplo, el consumo de chocolate, o el empleo de granos de cacao como instrumento de cambio (Fossey, 1857:44): un uso que imperaba todavía a mediados de siglo en la península de Yucatán (Stephens, John L., 1937: I, 134)5.

  • 6 En relación con este punto, puede consultarse Ferrer y Bono, 1998:37-47.

20Arrinconado el tiempo que precedió a la llegada de Hernán Cortés – aunque nunca olvidado del todo, como hemos visto –, otra importante consecuencia del impacto producido por la Conquista española fue la reducción de todos los naturales – Fossey trató de los zapotecos en particular: pero el ámbito de referencia puede ampliarse legítimamente – a una misma condición: la de sometidos, que compartían grandes y chicos, unidos todos bajo el común estigma de derrotados (Fossey, 1857:375)6.

21El examen que realizó Mathieu de Fossey sobre la religiosidad indígena coincide en muchos aspectos con las opiniones comunes en su época: los pueblos indígenas sometidos al yugo español adoptaron sólo externamente el culto cristiano, carecieron de auténtica formación moral, y elaboraron un confuso sincretismo religioso (Fossey, 1857:52). Desde ese análisis, Fossey calificó de hipócrita la devoción con que los indígenas se entregaban a la práctica del cristianismo; porque, en realidad, no había llegado a producirse un auténtico cambio de religión. Una manifestación de esa religiosidad puramente formal y externa venía constituida por las procesiones que, como la del Corpus Christi en Oaxaca, congregaban a indios llegados muchas veces desde pueblos vecinos, con las imágenes de sus patronos cargadas sobre los hombros (Fossey, 1857:53 y 356-357).

22Aunque extremadamente crítico con la acción de España en América, Fossey reconoció al menos que la propagación del Evangelio llevada a cabo por la Corona de Castilla permitió poner fin a las bárbaras costumbres de pueblos como el azteca, que habían ensuciado sus creencias religiosas con el horror de los sacrificios humanos: «l’âme se sent soulagée en pensant que trois siècles ont passé sur ces grandes douleurs, et l’on bénit le navigateur génois, qui fit connaître le nouveau monde à l’Europe chrétienne» (Fossey, 1857:217). Pero, siempre reticente ante el peculiar catolicismo implantado por España en Indias, Fossey echó de menos una formación religiosa que inculcara en los indígenas valores morales y, más específicamente, los deberes del hombre con la sociedad (Fossey, 1857:345).

23Cuando Mathieu de Fossey trató de adentrarse en el terreno de la antropología, no consiguió librarse de los estereotipos acuñados tiempo atrás por los ilustrados franceses y anglosajones del siglo XVIII que, a su vez, reprodujeron acríticamente las grotescas afirmaciones sobre el mundo americano que había formulado Cornelius de Pauw (Pauw, 1771; Duchet, 1975:175-182, y Ferrer y Bono, 1998:88). Así, pensaba Fossey, el carácter primitivo de los indios les impedía discernir entre el bien y el mal, y los incapacitaba para mentir: aunque, arrastrados por su credulidad incauta, prestaban fácilmente fe a la impostura, y podían contribuir a difundir los más fantásticos rumores (Fossey, 1857:42, nota 1, y 548).

24Esa ingenuidad se compatibilizaba a los ojos de Fossey con la desconfianza y el recelo: disposiciones del ánimo indígena que, según nuestro autor, inhabilitaban de ordinario a los aborígenes americanos para urdir conspiraciones. Existía, sin embargo, una salvedad: «mais si un homme de quelque génie s’élevait parmi eux; s’ils se décidaient tous ensemble à prendre pour chef quelque aventurier habile et entreprenant, on verrait les blancs disparaître du sol mexicain en une seule campagne» (Fossey, 1857:471).

25Las condicciones de la época parecían idóneas para un estallido social, que aterrorizaba a Fossey. Resuelto el problema del liderazgo, la revuelta generalizada se preveía inminente, pues de un momento a otro podía aflorar a la superficie el instinto salvaje del indio cultivador (Fossey, 1857:548). Fossey, tan timorato ante la eventualidad de un estallido de la furia indígena, no dejó de apreciar excelentes condiciones entre los integrantes de esos pueblos aborígenes; por ejemplo, el virtuosismo musical, o las buenas disposiciones de los indios para las artes y los oficios manuales. Excelentes artesanos, carecían sin embargo de interés por obtener ganancias económicas que les permitieran mejorar de condición (Fossey, 1857: 343-344). Los vejámenes de que eran objeto los indígenas revestían su máxima intensidad en las haciendas, donde los peones – mayoritariamente indios – trabajaban en condiciones de extrema sujeción, sobre todo en Tierra Caliente (Ferrer y Bono, 1998:305, 343-344, 443-444 y 454-458). Fossey comprobó por sí mismo la dureza del trabajo exigido por los ingenios azucareros, donde los accidentes laborales y las consiguientes mutilaciones eran frecuentes; y denunció el estado de servidumbre al que se hallaban reducidos los indígenas de las tierras bajas (Fossey, 1857:340-342).

26Era imposible que escapara a la pluma de Fossey la tópica referencia a la participación de los indígenas en las guerras insurgentes: un lugar común que, no por manido, dejaba de encerrar una buena dosis de verdad (Ferrer, 1999:513-538). Así, al narrar el grito de independencia que profirió Hidalgo, secundado por Allende y Abasolo, describió la reunión de todos los descontentos bajo el manto de la Virgen de Guadalupe, que cobijaba a «une multitude d’Indiens et de gens de la basse classe» (Fossey, 1857:141); y cuando atendió al giro táctico que se produjo después de la muerte de los primeros caudillos insurgentes, en marzo de 1811, no dejó de fijarse en la desaparición de esas masas tumultuosas y sin freno, integradas por indios, que había conducido Hidalgo (Fossey, 1857:143).

27Tampoco desatendió Fossey la observación de algunos aspectos organizativos de las comunidades indígenas: por ejemplo, el peculiar modo de regirse por medio de sus caciques, descendientes de los antiguos señores de la tierra. Y se dio cuenta de que, aunque la mayoría de esos caciques poseían extensas propiedades, apenas se diferenciaban externamente de los indios a cuyo frente se encontraban: sólo se distinguían de ellos por el respeto y las muestras de deferencia de que eran objeto (Fossey, 1857:137, y Ferrer y Bono, 1998:123-124). Reaparecen esos mismos comentarios cuando Fossey describió su viaje de México a Oaxaca, y su paso por el pueblo zapoteco de Cuicatlan: el cacique de esta localidad no era rico, vestía como los demás indígenas, ocupaba una modesta vivienda, compartía los trabajos de la gente del pueblo; pero sí poseía una modesta fortuna adquirida gracias a su distinguida condición (Fossey, 1857:338). Retornando a un plano más general, no ceñido específicamente al pueblo zapoteco, Mathieu de Fossey enfatizó la ausencia de poder real en las manos del cacique, «qui ne règne sur ses sujets que par une déférence virtuelle de leur part, et qui ne jouit aux yeux des créols d’aucune espèce de considération» (Fossey, 1857:339).

28Como otros observadores mexicanos y extranjeros (Ferrer y Bono, 1998:123-125), Mathieu de Fossey alcanzó a captar la existencia de diversos niveles económicos entre los integrantes de las comunidades indígenas, y advirtió que el nopal producía ingentes ganancias en el estado de Oaxaca que, en su mayor parte, iban a parar a las manos de los indios que lo cultivaban. Asimismo atestiguó la práctica de enterrar el dinero en el campo, en escondrijos que sólo conocían los que lo ocultaban (Fossey, 1857:352-353). No escapó al atento Mathieu de Fossey la existencia de indígenas adinerados que, sin modificar sus costumbres ni su modo de vida, «sacrifi[ai]ent au luxe et à la vanité» (Fossey, 1857:352-353), e invertían sumas considerables en el mantenimiento de sus casas, donde podían encontrarse ricas vajillas, variedad notable de vinos europeos y los más exquisitos alimentos, con que obsequiaban a sus huéspedes, mientras que ellos se conformaban con una frugal comida y bebían agua (Fossey, 1857:353 y 371). Inclinados al derroche – siempre según Fossey –, los indígenas no reparaban en gastos para celebrar los nombramientos de sus alcaldes y mayordomos: «dans ces solemnités, ils régalent tous les habitants du même lieu, payent les cérémonies de l’église, les musiciens, les feux d’artifice, etc., et décorent les saints de costumes neufs et brillants» (Fossey, 1857:353-354).

29Mathieu de Fossey distinguió entre indios salvajes e indios cultivadores. Y, aunque cargó la tinta en la ferocidad y sed de venganza de los primeros, consideró que unos y otros eran incapaces de experimentar los sentimientos tiernos con que los hombres civilizados europeos ennoblecían los placeres del amor. También estableció marcadas diferencias entre el indio de los climas cálidos y el que habitaba regiones más elevadas (Fossey, 1857:30). Tras una breve descripción de las costumbres matrimoniales de salvajes y cultivadores, que mostraban a éstos más respetuosos con las esposas, Fossey señaló otra nota que diferenciaba ambos modos de ser y de comportarse: el salvaje no era celoso, «tandis que celui-ci ne veut, en général, partager avec qui que ce soit la jouissance de ses droits d’époux» (Fossey, 1857:462).

30Establecida esa dicotomía, resultaba imposible que Fossey se sustrajera a la incitación de pasear su mirada sobre las tribus nómadas de la frontera norte mexicana, que constituían un vivo ejemplo del modo de ser «bárbaro». El comercio de pepitas de oro era, prácticamente, el único vínculo entre esos grupos salvajes y los mexicanos que habitaban en las regiones confinantes con el desierto. Por lo general, sin embargo, las relaciones entre unos y otros eran extremadamente hostiles, y el daño causado por las depredaciones de aquellas gentes bárbaras era invaluable y provocaba heridas «sangrantes» a la república (Fossey, 1857:143, 470 y 445, y Ferrer y Bono, 1998:563-571).

31Las amenazas de los indios salvajes procedían también, en opinión de Fossey, de las lejanas tierras del sur, donde las razas blancas peligraban por el estallido de la guerra de castas. Precisamente por esos años, con ocasión de la guerra desencadenada por los mayas de Yucatán, prendió con fuerza renovada en muchos ambientes de la República mexicana el convencimiento de que esos indígenas encarnaban la barbarie, por lo que su misma presencia ponía en riesgo la civilización, ya fuera la europea o la española (Fossey, 1857:470, y Falcón, 1996:18-19 y 57).

32Aunque para los habitantes de las ciudades del centro del país pudiera pasar inadvertido el peligro de contagio, éste resultaba inminente en la percepción de Fossey, que había sido testigo de varias revueltas promovidas por «indios cultivadores», que también se habían conjurado para exterminar a la raza blanca: «quelle digue leur opposerait-on, si après s’être comptés ils recommençaient leurs hostilités tous à la fois?» (Fossey, 1857:470). La sucesión de insurrecciones alarmaba a Fossey, conocedor de la grave conmoción que se había producido en Oaxaca pocos meses antes de su llegada, a comienzos de 1837. La ciudad había sido atacada y expoliada por una fuerza militar de cuatrocientos hombres, todos mixtecos que, comandados por un jefe llamado Acevedo, proclamaron la federación, sin que los mil quinientos hombres que componían la guarnición local hicieran nada efectivo por contener esos desmanes (Fossey, 1857:358-360).

  • 7 Por contraste, la insurrección de Acevedo a que se ha hecho referencia en párrafo anterior había d (...)

33También presenció Mathieu de Fossey el levantamiento de Jichu de 1849 y los contemporáneos intentos insurreccionales en Tlalnepantla y Azcapotzalco, en las mismísimas inmediaciones de la ciudad de México. Asustaba también a Fossey el rencor hacia blancos y mestizos de que hacían ostentación los zapotecos de Oaxaca, que «saisiraient avec empressement l’occasion de répandre leur sang» (Fossey, 1857:471); aunque algo debió de tranquilizarle la actitud amable hacia los franceses – y hacia su persona, en particular – de que hicieron gala los habitantes de un pueblo indígena del estado de Michoacán, donde lo sorprendió la revuelta que promovió Jichu en aquella región (Fossey, 1857:278)7. Por eso, y a pesar de que Fossey conocía la inferioridad demográfica de los indígenas, no dejaba de inquietarse por el predominio de éstos en estados tales como Oaxaca, Chiapas, Yucatán y Tabasco. El panorama podría llegar a ser aterrador, si pueblos indígenas tan aguerridos como los lacandones o los chamulas «donnassent la main à leurs frères d’Yucatan, qui sont en insurrection permanente, pour triompher de tout ce qui n’est pas de leur couleur» (Fossey, 1857:471).

  • 8 En un pasaje anterior, Fossey especificó que esa República de Sierra Madre era la que proyectaba S (...)

34Para entonces, proseguía un espantado Fossey, habría llegado a materializarse el peligro de la República de Sierra Madre que, desde hacía ya años, se proyectaba sobre la Unión mexicana: sumada esa presión a la que ejercían los codiciosos vecinos del norte, podía pensarse en que los días de existencia política de la nación mexicana estaban contados (Fossey, 1857:472)8. De concretarse esos temores, el piadoso Mathieu de Fossey contemplaba al clero católico como la primera víctima ofrecida a los manes de la patria: «la religion catholique est à la veille de succomber, soit par l’annexion du Mexique aux États-Unis, soit par la liberté des cultes, qui peut être proclamée d’un moment à l’autre par les amis du progrès» (Fossey, 1857:472). Concedida la libertad de cultos, no tardarían en retornar a la idolatría los indios que habitaban lejos de las ciudades y, rota así su sujeción a la Iglesia, desaparecería el único vínculo que los ligaba a la sociedad civilizada (Fossey, 1857:472).

  • 9 Sobre el tratamiento de las peculiaridades de Tlaxcala en la Constitución de 1824, que aplazó la d (...)

35En relación con la visita que cursó Fossey a Puebla, Cholula y Tlaxcala, cuyo recuerdo se revive en Le Mexique – sazonado su relato con algunas disgresiones históricas –, sobresale un comentario que dedicó a aquella última población. A tono con una manera de contemplar frecuente entre los viajeros que recorrieron ciudades poseedoras de un heroico pasado prehispánico, evocó el contraste entre unos gloriosos tiempos pretéritos y un mezquino presente: «cette fameuse république n’est plus qu’un point sans intérêt pour l’archéologue et sans importance politique ou commerciale, malgré son titre de capitale du territoire du même nom» (Fossey, 1857:112)9.

  • 10 Un episodio posterior de Le Mexique matiza esa apreciación: «nous voilà bien près des plaines d’Ap (...)

36La misma impresión de abandono y de decadencia se desprende de la escueta reseña que Fossey dedicó a los indígenas que poblaban los llanos de Apan, ocupados preferentemente en la comercialización del pulque que, sin embargo, no llegaba en condiciones aceptables a la ciudad de México (Fossey, 1857:107)10. Pero donde tal vez Fossey encontró un ambiente más oprimente, por miserable, fue en el trayecto desde el lago de Texcoco a San Juan Teotihuacán, a causa del aspecto miserable de las aldeas de los indios, levantadas en la llanura que circunda el lago, cuyas eflorescencias salinas procuraban a sus habitantes indígenas su exclusivo sustento económico (Fossey, 1857:315).

37Buen conocedor de la región del istmo de Tehuantepec, Fossey recogió algunas noticias sobre la diversidad étnica de Oaxaca, aunque sólo mencionó a zapotecos, mixes, huaves y mixtecos: menos civilizados los dos últimos grupos que los zapotecos, afirmó Fossey, comunicaban poco entre sí, y practicaban todavía su antiguo culto. Todos conservaban el uso de sus lenguas propias, que nada tenían que ver con el náhuatl. Y, sin embargo, Fossey se contradijo en otro pasaje de Le Mexique, pues después de haber afirmado que la lengua en que se expresaban los habitantes de la provincia de Oaxaca nada tenía que ver con el mexicano, mantuvo que la mayoría de esos indios «de pura raza» de la región de Coatzacoalcos hablaban sólo náhuatl (Fossey, 1857:25, 49 y 466-467).

38Los indios «de pura raza» compartían la costa de México con otros grupos étnicos: mestizos, negros y zambos. La dulzura de carácter y sencillez de costumbres de los indígenas contrastaban, ante la vista de Fossey, con la astucia y el conjunto de vicios de que hacían gala los demás (Fossey, 1857:23). Esa diversidad se observaba también en la costa del Océano Pacífico: los indios que poblaban esa región poseían un natural menos simpático que el de los numerosos negros que allí había; pero unos y otros compartían la misma despreocupación y la misma apatía. Peor aún resultó el concepto que se formó Fossey de los indígenas del pueblo de Zumpahuacan, cuya costumbre de comer escorpiones le causó profunda repugnancia (Fossey, 1857:313 y 311). A los pocos indios que dominaban el español, muy apreciados en su calidad de intérpretes, se les llamaba «gentes de razón» (Fossey, 1857:25). Esta denominación, peyorativa para el común de los indígenas, que quedaba fuera de tal aprecio, alcanzó una difusión tan amplia en México durante el siglo XIX que incluso se deslizó en algunos textos redactados por legisladores de un constituyente tan escrupuloso con la terminología como el de 1856-1857.

39Después de haber expuesto una larga lista de comentarios sobre las comunidades indígenas del territorio del istmo de Tehuantepec – la deliberada lejanía de sus aldeas de los demás centros habitados, la existencia de otras etnias que se aprovechaban de los indios, la ignorancia del español de parte de la casi totalidad de los aborígenes y el consiguiente desprecio en que se les tenía… –, Fossey se ocupó de ilustrar a sus lectores acerca de las casas reales que existían en los pueblos de indios, con la finalidad de alojar a los viajeros: «en arrivant dans un village d’Indiens, ils vont loger de droit à la maison commune, où l’alcade est tenu de leur envoyer deux topils, c’est-à-dire deux adjoints, qui, moyennant une légère rétribution, soignent leurs chevaux et préparent leur souper. Cette maison ne se compose que d’une pièce, meublée d’une table et d’un banc, tribunal de l’alcade; de sorte qu’on se trouve forcé de coucher par terre, si on n’a pas eu la précaution d’apporter un lit» (Fossey, 1857:25).

40La importancia que se concedía a estos edificios que Mathieu de Fossey describió tan acuciosamente se patentiza por la extraordinaria vigencia de la institución de las casas reales que, aunque muy desmejorada, aún prevalecía en el siglo XIX (Stephens, John L., 1937: I, 230, y II, 3 y 157, y Lameiras, 1973:106). El mismo Fossey experimentaría en sus propias carnes, durante su estancia en Alvarado, la incomodidad que podía acarrear la ausencia de este tipo de alojamiento que, como ya se dijo, funcionaba únicamente en los poblaciones de indígenas (Fossey, 1857:74).

41Otros comentarios de Fossey sobre la arquitectura colonial de la Nueva España permiten calar en sus prejuicios antiespañoles y sus inclinaciones neoclásicas, que le arrastraron a despreciar la estética de la catedral de México, que se le antojó de mal gusto, carente de particularidades dignas de llamar la atención, y empequeñecida por la monumentalidad que revelaban los vestigios del extinguido esplendor de los aztecas, realzado ante la vista de los capitalinos desde que en julio de 1843 se demoliera el Parián (Fossey, 1857:208-209, y Díaz y de Ovando, 1982:171-173).

  • 11 No distaba mucho ese siniestro cuadro del que trazó Duplessis sobre la fuerza militar de Veracruz (...)

42El ejército constituía tradicionalmente un mecanismo de vinculación del indígena con la sociedad de que, aunque de modo inconsciente, aquél formaba parte. Ante la mirada de Fossey, la institución militar se presentaba en México desprovista de seriedad y de prestigio, y sobrada de carencias que se hacían ostensibles en el atuendo de los soldados. Así comentó una revista de tropas a la que asistió, perplejo, en Alvarado: «cette réunion de misérables, qui prenait le nom pompeux de régiment, se composait d’environ cent cinquante Indiens, nègres, zambres et métis, les uns vêtus de pantalons de toile et de couvertures de laine, les autres de caleçons et de lambeaux de chemises. Leurs chapeaux de paille étaient noircis par le temps; et à l’exception des chefs et des sous-officiers, aucun de ces étranges guerriers n’avait de chaussure» (Fossey, 1857:76)11.

43No deja de ser notable la composición étnica de ese triste regimiento, en el que no estaban representadas las gentes de raza blanca que, por lo general, podían escabullirse con más facilidad de una conscripción que resultaba inmisericorde para los demás grupos raciales, menos favorecidos por la fortuna y relegados a los escalones inferiores de la pirámide social.

44Ciertamente, Fossey matizó después el cuadro de la institución militar que había trazado a partir de lo que vio en Alvarado y reconoció que, en las grandes ciudades del país, había podido asistir al desfile de tropas mejor vestidas y provistas de buen armamento, aunque añadió que el brillo de esos cuerpos se opacaba con rapidez, por el descuido de los soldados y la falta de vigilancia de los oficiales. Y en otro pasaje, después de proclamar su deseo de no ofender a nadie y de no herir susceptibilidad alguna cuando escribía sobre la historia de México, enunció la imposibilidad de narrar cualquier suceso relacionado con los campos de batalla, sin que esa descripción dejara de convertirse en un reproche, una acusación tácita contra la milicia (Fossey, 1857:77 y 517).

45No dudó Fossey en atribuir las deficiencias del ejército mexicano a los mecanismos empleados para reclutar la tropa, que resultaba integrada por los desechos de la sociedad: ladrones y asesinos a los que se ofrecía la posibilidad de escoger entre la cadena de presidiario o el uniforme militar. Cuando escaseaba el número de criminales preciso para nutrir las filas del ejército, se recurría a las levas: y aquí entraban «les malheureux Indiens qu’on rencontre, et en les expédiant garrottés au cheflieu de recrutement» (Fossey, 1857: 91 y 266-267). La consecuencia inevitable era la deserción generalizada: «on retient difficilment sous les drapeaux les Indiens de pure race; ils désertent presque tous» (Fossey, 1857: 91).

46En otro lugar, nuestro autor refirió sus recuerdos de las levas que se practicaron en 1836, con destino al ejército que había de intervenir en Texas para impedir la segregación del territorio. Los infelices que eran declarados soldados, lejos de pensar en el honor que representaba servir con las armas a su país, buscaban ansiosamente sustraerse a esa responsabilidad mediante la fuga: por eso, y para prevenir las deserciones, se los enlazaba con nudos corredizos, como hacían los ojeadores de toros en las dehesas (Fossey, 1857: 494). Ni siquiera se beneficiaron esas pobres gentes cuando, en 1853, Santa Anna decretó el fin de las levas y su sustitución por el sistema de sorteo al que estarían sujetas todas las clases de la sociedad: «le jour où le premier tirage à la conscription eut lieu à Guanaxuato, j’ai vu de mes propres yeux faire une levée de force au village de Mellado, à un quart de lieue de la ville. On s’empara d’une vingtaine d’ouvriers mineurs, qu’on arracha ainsi à leurs familles au mépris de toutes les lois humaines» (Fossey, 1857:495).

  • 12 Acerca de la actitud de las comunidades indígenas durante la guerra entre México y Estados Unidos,(...)

47No obstaba lo anterior para que, con carácter excepcional, hubiera indígenas que prestaban eficaces servicios de armas, como los habitantes del Bajío y de la Mixteca que, en opinión de Fossey, conservaban la belicosidad que los había distinguido en tiempos del Imperio azteca. Un arquetipo de esa bravura era el general León, cacique mixteco, que sobresalió por su valor en la defensa de Molino del Rey frente a las tropas de Scott (Fossey, 1857:267)12. Más contundentes fueron, si cabe, las críticas que Fossey dirigió a los representantes de la ciudadanía en el congreso nacional. El texto que sigue nos exime de más comentarios al respecto: «dans une période de plus de vingt-deux ans, je n’ai pas eu connaissance d’une seule loi du congrès, d’un seul décret du gouvernement, qui en fût dicté par un esprit étroit ou par une passion condamnable» (Fossey, 1857:261).

48El lamentable estado de la institución militar y la baja calidad del trabajo desarrollado por los legisladores contrastaban con los progresos que Fossey advertía en otros órdenes, como el trazado urbano de la ciudad de México, la calidad de la prensa capitalina y la modernización a que había dado origen la creciente influencia de los europeos. Sin embargo, la política interior del país continuaba siendo deplorable, hasta el extremo de que Fossey pensaba que las cosas no hacían sino empeorar, sin que ninguna de las fuerzas partidistas – liberales moderados, conservadores, ultraliberales – se mostrara capaz de ofrecer soluciones eficaces (Fossey, 1857:442-444).

  • 13 Otras aserciones sobre la buena disposición de los indígenas hacia los franceses, en Fossey, 1857: (...)

49A propósito de la guerra con Francia de 1838, Mathieu de Fossey volvió a expresar cierto desprecio hacia las armas mexicanas, incapaces de defender San Juan de Ulúa frente a la flota francesa; y, al mismo tiempo, mostró su admiración por la ausencia de resentimiento entre las clases bajas de la capital mexicana, aparentemente indiferentes ante la propaganda antifrancesa sembrada por algunos elementos de la clase política y por los órganos de prensa que les servían de altavoz (Fossey, 1857:86 y 514, Fossey, 1994:145-146)13. Los franceses desterrados encontraron también valedores entre las clases altas de la sociedad mexicana, que recibieron con disgusto el decreto de expulsión y prodigaron inequívocas muestras de afecto a cuantas personas conocían de nacionalidad francesa. Fossey recordó siempre con agradecimiento que las autoridades de Oaxaca lo exceptuaron de la expulsión, aunque ni siquiera había solicitado ese favor (Fossey, 1857:514).

Conclusiones

50Antes de terminar estas apretadas páginas, juzgamos pertinente trazar un balance sintético de las más interesantes aportaciones de los escritos de Mathieu de Fossey para una profundización en las relaciones entre indianidad y mexicanidad. Quisiéramos destacar, en primer lugar, la importancia que Fossey concede a la colonización, como factor de progreso y como contrapeso demográfico del nutrido elemento indígena, inquieto e inclinado a involucrarse en las revueltas que sacuden el agro mexicano durante los años centrales del siglo XIX. Fossey participa de la certeza que tienen muchos de sus contemporáneos en la eficacia de la tarea civilizadora de la raza blanca, y en la necesidad de «civilizar» a los atrasados indígenas, injertando sus culturas y sus modos de vida en el torrente fecundo de la modernidad.

51La preparación de la llegada de los nuevos tiempos implica, en la visión de Fossey, superar el lastre del legado español, apegado a un modo de entender el mundo obsoleto y prendido en unos planteamientos religiosos que incapacitaban a la sociedad novohispana para su apertura a un cristianismo depurado de sensiblerías y de las adherencias generadas por las antiguas creencias religiosas indígenas.

52Pero Fossey es un hombre profundamente pesimista, convencido de que México se hallaba sumido en una crisis de valores de tal envergadura, que no podía realizar por sí mismo el esfuerzo necesario para extirpar los numerosos vicios que corrompían el tejido social. Fossey desconfía de los hombres públicos, de las autoridades civiles, de la institución militar, de las leyes y de quienes deben aplicarlas; y, sobre todo, experimenta auténtico horror ante la perspectiva, que se le antoja más que verosímil, de una sublevación indígena de amplio calado, capaz de aglutinar a los movimientos de resistencia que, aunque no coordinados en el tiempo, no dejaban de sacudir todos y cada uno de los rincones de la República mexicana. Los horrores de la guerra de Yucatán y las amenazas en la frontera norte constituían dos botones de muestra suficientemente elocuentes.

53No ignora Fossey que existían causas profundas de ese descontento y, como no podía dejar de suceder, apunta a las haciendas, donde los indígenas son objeto de sistemáticos abusos, y donde no llegan con eficacia las disposiciones adoptadas por los congresos. El menosprecio de la ley y la imposibilidad práctica para exigir su cumplimiento exasperan a Mathieu de Fossey, que asiste como testigo de primera mano a la nulidad del ordenamiento legal.

54Fossey demuestra finura de observador al desvelar las diferencias sociales existentes en el seno de las comunidades; pero no se deja engañar por las apariencias de esa estratificación: ni los caciques ni los indios que formalmente les estaban sometidos cuentan para nada a los ojos de los criollos, que saben que son ellos, y sólo ellos, quienes retienen en sus manos el verdadero poder. Para los indígenas – ni siquiera para todos – queda sólo el recuerdo de la brillantez de otros tiempos: los que corren entonces son decadentes, oscuros y no permiten augurar esperanzas de redención: la única salida es la que pasa por la incorporación de esas culturas agotadas al carro triunfante de la civilización europea (ni que decir tiene que, para Fossey, los mejores aurigas del Viejo Continente son los franceses).

Haut de page

Bibliographie

Aboites Aguilar, Luis, 1995, Norte precario. Poblamiento y colonización en México (1760-1940), México, El Colegio de México, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social.

Berninger, Dieter George, 1974, La inmigración en México (1821-1857), México, Secretaría de Educación Pública, Sep-Setentas.

Brasseur, Charles, 1981, Viaje al istmo de Tehuantepec, México, Fondo de Cultura Económica.

Clavero, Bartolomé, 1995, «Colonos y no indígenas. ¿Modelo constitucional americano? (Diálogo con Clara Álvarez)», en Anuario de Historia del Derecho Español, t. LXV, Madrid, p. 1007-1021.

Covarrubias, José Enrique, 1998, Visión extranjera de México, 1840-1867, vol. I: El estudio de las costumbres y de la situación social, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Dr José María Luis Mora.

Díaz y de Ovando, Clementina, 1982, «Viaje a México (1844)», Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, vol. XIII, t. II, núm. 50, México, D. F., p. 159-191.

Duchet, Michèle, 1975, Antropología e historia en el Siglo de las Luces. Buffon, Voltaire, Rousseau, Helvecio, Diderot, México, Siglo Veintiuno.

Duplessis, Paul, 1861, Un mundo desconocido ó Viajes contemporáneos por Méjico, Madrid, Imprenta de La Correspondencia de España.

Falcón, Romana, 1996, Las rasgaduras de la descolonización. Españoles y mexicanos a mediados del siglo XIX, México, El Colegio de México.

Ferrer Muñoz, Manuel, 1999, «Las comunidades indígenas de la Nueva España y el movimiento insurgente (1810-1817)», Anuario de Estudios Americanos, t. LVI-2, Sevilla, p. 513-538.

Ferrer Muñoz, Manuel, y Bono López, María, 1998, Pueblos indígenas y Estado nacional en México en el siglo XIX, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Jurídicas.

Fossey, Mathieu de, 1857, Le Mexique, Paris, Henri Plon.

Fossey, Mathieu de, 1844, Viage á Méjico, México, Imprenta de Ignacio Cumplido.

Fossey, Mathieu de, 1994, Viaje a México, prólogo de José Ortiz Monasterio, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Lameiras, Brigitte B. de, 1973, Indios de México y viajeros extranjeros, siglo XIX, México, Secretaría de Educación Pública, Sep-Setentas.

Ortega y Medina, Juan A., 1988, «Científicos extranjeros en el México del siglo XIX», Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, vol. XI, México, D. F., p. 13-20.

Pauw, Cornelius de, 1771, Recherches philosophiques sur les Américains ou Mémoires intéressantes pour servir à l’histoire de l’espèce humaine par M. de P. avec une dissertation sur l’Amérique et les Américains par dom Pernetty, 3 vols., Londres, s. e.

Sartorius, Carl Christian, 1990, México hacia 1850, México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, estudio preliminar, revisión y notas de Brígida von Mentz.

Stephens, John L., 1937, Viaje a Yucatán 1841-1842, 2 vols., México, Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía.

Haut de page

Notes

1 El propio Fossey dejó expreso testimonio de sus simpatías por Carlos X, del escaso respeto que le inspiró el gobierno de Luis Felipe y de su oposición a las posiciones republicanas (Fossey, 1857:284-287, 444, 509-510 y 521). Son interesantes las coincidencias entre las biografías de Mathieu de Fossey y de Carl Christian Sartorius, que llegó a México huyendo de las persecuciones políticas y que, como Fossey, trabajó con entusiasmo para fomentar la colonización con europeos (Ortega y Medina, 1988:14-15, y Sartorius, 1990:39-45).

2 Aunque la portada de Viage á Méjico remita al año 1844, el reparto de las entregas no se inició hasta enero de 1845, y se prolongó hasta junio del mismo año (Díaz y de Ovando, 1982:159 y 162).

3 Más adelante, Fossey dirigió fuertes críticas al reglamento de las aduanas vigente a mitad de siglo, y ejemplificó los abusos que propiciaba en la persona del director de la aduana de Oaxaca en 1849 (Fossey, 1857:411-412 y 569).

4 En un episodio posterior de Le Mexique, Fossey habló de las poblaciones indígenas que, «n’éprouvant le besoin d’aucun secours étranger, restent souvent sur leur territoire comme séquestrées du monde, et ignorent jusqu’au langage qu’on parle autour d’elles» (Fossey, 1857:337).

5 Para ilustrar esta afirmación, reproducimos el texto de un dictamen de la comisión de hacienda del congreso estatal de Yucatán, fechado el 10 de junio de 1850, que hacía referencia a una instancia presentada por el ayuntamiento de Mérida, para que se eliminaran los granos de cacao como instrumento de cambio en el mercado: «no es de tomarse en consideracion la solicitud del ayuntamiento de esta capital referente á que se suprima el cacao que se usa en el mercado en cambio de otros efectos, y se le sustituya con moneda de cobre por pertenecer la resolucion al Soberano Congreso Nacional» (Archivo general del estado de Yucatán, Poder Ejecutivo, Gobernación, Congreso del Estado, caja 76).

6 En relación con este punto, puede consultarse Ferrer y Bono, 1998:37-47.

7 Por contraste, la insurrección de Acevedo a que se ha hecho referencia en párrafo anterior había dado lugar a la persecución y despojo de varios franceses establecidos en Oaxaca (Fossey, 1857:358-359).

8 En un pasaje anterior, Fossey especificó que esa República de Sierra Madre era la que proyectaba Santiago Vidaurri, que pensaba declarar independiente su estado y anexionarlo después a la Unión americana (Fossey, 1857:445).

9 Sobre el tratamiento de las peculiaridades de Tlaxcala en la Constitución de 1824, que aplazó la decisión sobre el status que habría de conferírsele a esa entidad, si estado o territorio de la federación, y sobre la debatida incidencia en esa presunta postergación del carácter mayoritariamente indígena de sus habitantes, cfr. Ferrer y Bono, 1998:60, y Clavero, 1995:1, 012-1, 013.

10 Un episodio posterior de Le Mexique matiza esa apreciación: «nous voilà bien près des plaines d’Apan, renommées par l’excellence de leur pulque. À Zinguilucan, je commençais à trouver supportable cette boisson pour laquelle j’avais toujours éprouvé de la répugnance et elle me parut décidément bonne à Tulancingo, à l’heure du déjeuner» (Fossey, 1857:316).

11 No distaba mucho ese siniestro cuadro del que trazó Duplessis sobre la fuerza militar de Veracruz (Duplessis, 1861:6-7).

12 Acerca de la actitud de las comunidades indígenas durante la guerra entre México y Estados Unidos, cfr. Ferrer y Bono, 1998:168, 336, 442-443 y 623.

13 Otras aserciones sobre la buena disposición de los indígenas hacia los franceses, en Fossey, 1857:278.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Manuel Ferrer Muñoz, « Mathieu de Fossey: su visión del mundo indígena mexicano », Cahiers des Amériques latines, 41 | 2002, 107-122.

Référence électronique

Manuel Ferrer Muñoz, « Mathieu de Fossey: su visión del mundo indígena mexicano », Cahiers des Amériques latines [En ligne], 41 | 2002, mis en ligne le 08 août 2017, consulté le 01 décembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/cal/7046 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cal.7046

Haut de page

Auteur

Manuel Ferrer Muñoz

Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM (manuelf@servidor.unam.mx)

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation sur les Amériques
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search