Navigation – Plan du site

AccueilNuméros42ÉtudesEl liceo de Colima (1874-1884): «...

Études

El liceo de Colima (1874-1884): «Sueño o utopía»

María de los Ángeles Rodríguez Álvarez
p. 123-142

Résumés

L’histoire des lycées dans le monde nous permet de comprendre comment le système d’enseignement secondaire a commencé à se diffuser en Amérique latine à partir du XIXe siècle. Même si le Mexique s’inscrit dans ce modèle, il présente des caractéristiques propres dignes d’intérêt, en particulier dans les écoles qui ont été fondées en province. L’histoire du lycée de Colima est courte (à peine dix ans), mais ces années ont suffit pour marquer un changement notable dans la société locale. Il s’agissait d’un effort supplémentaire pour organiser un cursus préparatoire à l’enseignement supérieur, comme on l’appelait à l’époque. Dans ce cas précis, on a favorisé la formation de jeunes étudiants qui allaient jouer un rôle important dans plusieurs domaines, notamment dans la politique et l’éducation, comme par exemple le grand pédagogue Gregorio Torres Quintero et le poète-diplomate Balbino Dávalos.

Haut de page

Texte intégral

1En la segunda mitad del siglo XIX, los liceos fueron un factor más de innovación educativa y de lucha, dentro de un México liberal que se debatía entre la modernidad y la tradición. Estas instituciones educativas jugaron un papel determinante en la Historia de la Educación Mexicana, porque junto con la aparición de los Institutos sustentaron los sistemas de educación media y superior contemporáneos. Se establecieron en varias entidades del país, como: Sonora (1855), Ciudad del Carmen, Campeche (1858), Tamaulipas (1863), Guadalajara, Jalisco (1834-1914), Sinaloa (1872-1874) y Colima (1874-1884), entre otros.

2La existencia del Liceo como entidad educativa no es una moda que se desarrolla en el mundo, es mucho más, es la existencia por primera ocasión de escuelas de nivel medio, antes inexistentes de la currícula escolar. Ellas son los antecedentes de lo que posteriormente serán las secundarias y las preparatorias. Constituyeron en México un momento educativo de transición muy importante y como en Colima, en muchos casos, fueron los únicos centros que otorgaron educación superior después de la primaria. De hecho, el Liceo en Colima fue la primera institución educativa de nivel superior establecida en la entidad, de efímera existencia, pero de gran trascendencia, ya que de aquí egresaron personajes que impulsaron el desarrollo de la entidad. Hasta su creación sólo había escuelas elementales, situación que lamentablemente continuaría al cierre del Liceo, hasta el siglo XX cuando se establecen nuevamente los niveles medio superior y superior (la Universidad de Colima surge en 1940).

3La experiencia del liceo aparece tanto mas importante cuando se sabe que Colima es uno de los estados más pequeños de la República Mexicana (después de Tlaxcala y Morelos). Se encuentra en el costado oriente del país y limita con los estados de Jalisco y Michoacán, y con el Océano Pacífico al suroeste. Para esta época la región estaba prácticamente aislada, los caminos malos y abruptos, en especial el que venía de Guadalajara y atravesaba las barrancas de las faldas del volcán de fuego (trecho que se hacia a lomo de mula), el otro muy largo a través de Michoacán, el ferrocarril inexistente (se inaugura hasta 1908), con una casi nula relación con el resto del país. El puerto de Manzanillo era la única posibilidad de contacto con el resto del país y con el exterior, causa también del auge comercial que se vivió en esta época propiciada por la llegada de una serie de extranjeros que se avecinaron en Colima.

Los liceos en México y la gestación del de Colima

4Ramón R. De la Vega, hombre polifacético que fungió tanto como político, como empresario, fue además un humanista de gran visión, con especial interés por el desarrollo educativo de la entidad. Aparece en la escena política de Colima ocupando cargos de importancia a partir de los años cuarenta del siglo XIX. En 1849, cuando don Ramón era Jefe Político por Colima, invitó al ciudadano francés Mathieu de Fossey para que dirigiera las normales en el estado, aventura que lamentablemente sería como casi todo en estas épocas, fugaz, tanto la estadía de Mathieu de Fossey como la posición política de don Ramón. Sin embargo algo se gestó en la mente de ambos, que muchos años más tarde se convertiría en una realidad.

5¿Fue el influjo de este personaje lo que imprimió en el ánimo de don Ramón la idea de establecer un Liceo en Colima, conjugada más tarde con la influencia educativa de la breve estadía del gobierno de Maximiliano de Habsburgo, o también sirvió de acicate la cercanía de varios liceos, como los de Guadalajara y el de Zapotitlán el Grande, hoy ciudad Guzmán? Sin duda todas estas circunstancias contribuyeron en el ánimo de las autoridades para crear una institución educativa similar en Colima. Tal vez, nunca se logren esclarecer éstos hechos y la forma en que pudo influir Mathieu de Fossey en ésta Historia, pero lo que sí es innegable es el profundo cariño y respeto que le tenía a don Ramón R. De la Vega. Testimonio de ello son los comentarios que sobre él hace en su libro.

6La primera Constitución de corte liberal en el Estado, declaró la libertad de enseñanza con un control moderado, esta última intromisión debida seguramente a un sentimiento local. Entre las atribuciones que le concedía la Ley al Congreso estaba la creación de planteles «donde se estudiara todas las artes y ciencias», y entre éstos un Colegio Civil, cuyo decreto fue expedido en 1859, por el gobernador Miguel Contreras Medellín, proyecto que tampoco prosperó, debido asimismo a las circunstancias violentas por las que atravesaba el país y por ende Colima. Sin embargo es una referencia importante porque esta denominación permaneció en el ánimo colimense, de tal manera que cuando se estableció el Liceo, éste se citaba indistintamente como «Colegio Civil» y como Liceo, tanto en los documentos oficiales como en los que no lo son (Almada, 1939: 39). El término Colegio Civil también corresponde a una propuesta educativa del México Liberal, que quería ubicar a las nuevas instituciones educativas dentro de la visión de una sociedad secularizada.

7Años más tarde, cuando regresó Ramón R. De la Vega como gobernador retomó la idea, porque en la primera Ley de Educación de Colima, expedida el 22 de marzo de 1863, se establece un Liceo dentro del nivel de instrucción secundaria, considerado entonces como preparatorio para la enseñanza profesional. La Intervención Francesa volvió a impedir la creación del Liceo, ya que don Ramón De La Vega tuvo que dejar el gobierno de Colima durante todo el periodo, a pesar de que la Ley de Educación del Imperio demandaba la instalación de estas instituciones en todo el país. En 1867 cuando don Benito Juárez restauró la República, don Ramón regresó a terminar su mandato constitucional que finalizaba en 1869, bajo las lógicas condiciones adversas provocadas por la guerra. Si bien la Ley de 1863 no tuvo gran efecto, si dejó establecida en la letra su constitución y estableció en Colima la dependencia que se encargaría del ramo de Instrucción Pública, una Inspección, que se encargaría de proponer «todas las medidas que crea conducentes al planteo, desarrollo y mejora de la Instrucción Pública...» (Castañeda, 1988: 315-317).

8El Colegio Civil «Liceo» empezó a ser una realidad en 1873, cuando el Inspector de Instrucción Pública Miguel González Castro organizó una comisión, para estudiar la forma de establecer el Colegio. Ésta estuvo integrada por los miembros más destacados de la sociedad colimense de aquel momento. El gobernador la oficializó más tarde bajo la presidencia del propio Miguel González Castro. Con esta intención el Gobernador invitó a lo más granado de la población el 4 de mayo de 1873, a una junta donde se arreglarían «las bases del Colegio Civil del Estado que trata de establecerse». Firmaban de enterados, Miguel G. Castro, y muchos prominentes hombres colimenses, entre estos Ramón R. De la Vega. Es una larga lista con más de noventa nombres, lo que indica la reciprocidad ciudadana que existía en este tipo de situaciones, actualmente ha desaparecido esta forma de colaboración, dejándose la casi total responsabilidad de la organización educativa al gobierno.

9La Comisión entregó un estudio el 6 de mayo de 1873. En él recomendaba el establecimiento de un Colegio Civil donde se impartieran las cátedras de latín, francés, inglés, gramática española, lógica, metafísica, moral, religión, matemáticas, física, química elemental y teneduría de libros (Morales, 2003: 149-150). Una currícula amplia y ambiciosa que en muchos casos no fue posible otorgar. En esta propuesta se separan moral de religión, tintes nuevos de una enseñanza liberal, aunque todavía no laica. Durante esos años, Colima era uno de los estados de la República que mejor atención educativa tenía. Dhylva L. Castañeda Campos dice que el 5.4% de la población estaba atendida en el aspecto educativo, porcentaje solo superado por Tlaxcala, Hidalgo, Nuevo León, Distrito Federal y Estado de México (Castañeda, 1988: 317).

10Para poder establecer el Liceo fue necesario expedir un proyecto de Ley especial, que generara recursos: «como carece de fondos para su sostenimiento el ejecutivo juzga conveniente arbitrarlos por medio de una contribución indirecta que se establezca», lo que originó la expedición del decreto número 56, del 21 de marzo de 1874, donde se instituía una «contribución de veinticinco pesos por cada carga de efectos extranjeros o nacionales» que entraran a la ciudad de Colima, «cuyo producto se destinara al sostenimiento de la instrucción secundaria en el Estado». De acuerdo a los cortes de caja que se conservan de los dos primeros años de actividades del Liceo, este ingreso se utilizó como fuente principal de manutención, fluctuando la cantidad captada entre 150 a 400 pesos mensuales, por este concepto. A finales de 1875 no vuelven aparecer los cortes de caja del Liceo por separado, sino en el conjunto de todo el ramo de Instrucción Pública, y aquí no se aprecia si estos ingresos se seguían destinando exclusivamente al Liceo, o bien se aplicaban a todo el sector educativo.

11Durante el mes de marzo de 1874 se discutió largamente en el congreso del Estado el Reglamento Provisional con que inició funciones el Liceo. Este documento constituye un aporte muy valioso para la historia de la Escuela ya que perfila su primera estructura, aunque en la práctica difirió en algunos aspectos, muchas veces, como siempre por falta de recursos. El Reglamento establecía al Liceo como una institución oficial encargada de la instrucción secundaria, preparatoria para estudios superiores, donde se impartirían las cátedras de: Latín, Historia y Cronología, Gramática española, Inglés y Francés, Lógica, Metafísica y Moral, Matemáticas, Física y Química, Cosmografía-Geografía, Historia natural, Teneduría de libros, Dibujo y Pintura, de acuerdo al siguiente plan de estudios (cuadro n° 1).

Cuadro n° 1: Primer plan de estudios del Liceo

1 Año

2 Año

3 Año

4 Año

5 Año

6 Año

Mañana

Primer curso de latín

Primer curso de francés

Segundo curso de francés

Primer curso de matemáticas

Segundo curso de inglés

Física general, geografia y cosmografia

Tarde

Repeticiones de la castellana,

Retórica y segundo curso de latin

Lógica, metafísica y moral

Primer curso de inglés

Segundo curso de matematicas

Fisica experimental y Química elemental

Noche

Tenedura de libros

Dibujo natural y lineal

Dibujo natural y lineal

Dibujo anatómico y de paisage (sic)

Historia y cronología

Historia natural en sus aplicaciones a la medicina y agricultura

12Aquí podemos observar que desaparece la religión, quizás porque éste es un documento oficial y no sólo la propuesta de una comunidad. Se aprecia entonces como la oficialización de la escuela tiene una tendencia política educativa y ya no las aspiraciones de una población. Se agregaron historia y cronología, cosmografía-geografía, historia natural, dibujo y pintura, materias de corte humanístico cultural y artístico complemento ideal de la formación de los jóvenes, aunque no siempre fue posible impartirlas, o bien nunca se dieron, como historia natural y pintura. Es posible que ante la falta de suficientes recursos económicos siempre se haya dado preferencia a las materias que se consideraban indispensables, quitando aquellas que desafortunadamente se juzgaban de adorno. En este sentido la cátedra de moral fue eliminada en el reglamento de 1877. Estos conocimientos les permitirían a los egresados acceder a los estudios profesionales de Farmacéutico, Escribano, Abogado, Médico, Agricultor e Ingeniero. En esta propuesta se puede apreciar que fuera de la ausencia de la educación física, cumplía con los cánones pedagógicos de la época, enfocados hacia la enseñanza de las cuatro áreas básicas: intelectual, moral, estética y física.

13El reglamento estaba dividido en ocho capítulos que organizaban toda la vida de la institución. En el primero se señala la estructura administrativa con el personal necesario para trabajar. Encabeza la lista el rector, sigue un vicerrector y luego los maestros de cada una de las materias, para finalizar con el personal de servicio compuesto por un mayordomo, portero y mozo de oficios. El segundo capítulo define las funciones del rector, quien se encargaría de la dirección del establecimiento en todos sentidos, desde los aspectos netamente administrativos como nombramientos y permisos, el castigo de faltas a los alumnos, hasta el cuidado financiero, como no permitir se admita a los alumnos internos cuya pensión no hubiera sido aceptada por el mayordomo, checar la buena marcha de la institución y vigilar que se cumplieran los requisitos educativos suficientes tanto en alumnos como maestros. El rector sería la figura representativa socialmente de la Institución y la intermediaria entre ésta y el resto de la administración estatal.

14El vicerrector debía vivir en el Liceo para vigilar directamente la buena marcha del plantel «a fin de que siempre hubiera una persona de respeto». Su función principal era cuidar la vida moral y religiosa entre el personal y los alumnos, como las formas de etiqueta establecidas. Era básicamente el celador general, como lo manejaba el reglamento. El secretario nombrado entre los profesores estaba a cargo del archivo, y realizaba comunicaciones oficiales, actas de examen, matrícula, listas y llevaba la caja chica, lo cual no difiere mucho de una situación actual en escuelas de pequeñas proporciones. El capitulo cinco estaba dedicado a los maestros y establecía sus obligaciones y funciones básicas como la enseñanza de cada una de las materias y la organización de éstas, listas, evaluaciones, exámenes públicos. Además tenía otras de carácter extracurricular como dar conferencias u organizarlas sobre su materia, actuar como celador cuando le correspondiere y asistir a los eventos públicos que organizaba el Liceo.

15El siguiente capítulo, seis, se refiere a los alumnos divididos en externos e internos, los segundos a su vez o eran pensionistas que cubrían sus gastos o tenían lugares de gracia (el gobierno otorgaba diez becas de gracia a los jóvenes que mostraran aplicación, moralidad y pobreza, a veces también se conseguía dotarlos de algunos libros), el reglamento establecía cuantos de éstos se otorgaban. También se establecía de forma muy enfática lo que debían llevar a la Escuela los pensionados, «...una cama provista de todo lo necesario», y como debían vestirse y presentarse, con el uniforme de la escuela y bien aseados, tanto dentro como fuera del establecimiento.

Desarrollo del liceo de Colima

Los planes de estudios

16Con esta configuración el Liceo inició actividades un 5 de mayo de 1874, curiosamente en una fecha conmemorativa gloriosa para México, pero no para Francia. El edificio que ocupó estaba en la casa número 146 de la hoy Calle de Constitución, en el centro de la ciudad de Colima. En 1877 se expide un nuevo Reglamento donde se planteaba la enseñanza de las siguientes materias:

  1. De Latinidad e idioma francés
  2. De Matemáticas y Teneduría de libros
  3. De Filosofía y Literatura
  4. De Historia y Cronología.
  5. De Cosmografía, Geografía y Astronomía
  6. De Física y Química
  7. De Inglés y Alemán
  8. De Dibujo industrial

17Aquí se observan interesantes aumentos, adecuaciones y ausencias. Por ejemplo a matemáticas se le volvió a agregar teneduría de libros, como un buen manejo práctico del conocimiento teórico. A historia se le complementó con su estructura vital, la cronología, lo que de alguna forma la debe haber hecho más memorística y erudita de acuerdo a la enseñanza positivista del momento. A geografía se le aumenta astronomía dentro de un contexto más amplio hacia el conocimiento no sólo de la tierra sino del universo. A los idiomas se agregó el alemán, y el ámbito estético desapareció, dándosele apertura al tecnológico con dibujo industrial. En los planes de estudios posteriores van apareciendo otras materias propias de la enseñanza mercantil de entonces, aritmética comercial y contabilidad mercantil, como un proceso de formalización de esta área, tan necesario en las condiciones socio económicas que vivía el país.

18En las distintas currículas del Liceo encontramos que unas materias fueron una constante y otras nunca se llegaron a impartir, como lógica, metafísica y moral. De las dos últimas podemos imaginar la razón: el Liceo se identifica más como una institución educativa de corte liberal y de ahí el rechazo a cualquier esbozo de educación moral. Medicina y agricultura que estaban en el primer reglamento de 1864, antecedentes necesarios para los que iban a estudiar más adelante estas carreras, nunca se enseñaron. En cambio filosofía, literatura, alemán y pedagogía, se completaron en un cuadro de estudios más enfocado a las áreas educativa-humanística.

19De tan ambicioso proyecto que se tuvo al principio, desafortunadamente la escuela no tuvo las condiciones económicas, ni los recursos humanos por lo que sólo inició con dos cátedras, Francés y Latín o latinidad, como así se le denominaba en los planes. Esto lo sabemos gracias a la subsistencia de las dos primeras evaluaciones que se hicieron de los alumnos fundadores, hechas a finales de mayo de 1874, o sea a escaso un mes de iniciadas las actividades formales, y ambas firmadas por el mismo maestro, (Hernández Espinoza, 1950: 37) Alejandro Buquetti (jesuita italiano); aunque el maestro Francisco Pineda ya estaba nombrado desde el 17 de abril en Latín y urbanidad, y Buquetti en francés con nombramiento fechado el mismo día, pero quizás sólo lo sustituyó por corto tiempo.

20Los anuncios de apertura de la Escuela planteaban las cátedras de: latinidad, francés, inglés, gramática española, lógica y dibujo, como lo establecía el Reglamento Provisional. Sin embargo, ante la imposibilidad de abrir con todas, se advertía que más tarde se impartirían las demás. En un primer comunicado oficial el Vicerrector dice que ha quedado instalado el Liceo el 5 de mayo, con las clases de latín y francés-en la primera a Francisco Pineda y en la segunda Alejandro Buquetti, Antonio Gil como portero, Atilano García de mozo de aseo, Simón Hermosillo encargado de los alimentos del rector, catedráticos, alumnos, y demás personal y por último José Moreno como Tesorero.

21Los horarios presentados en adelante (cuadro n° 2), si bien corresponden al año de 1878, dan una idea de cómo estaban organizados los estudios en este tipo de escuelas. En ese entonces el año escolar comenzaba el 18 de octubre para terminar el último de agosto, con dos periodos escolares, el primero de octubre al veinte de marzo y el segundo de marzo al último día de agosto. El horario empezaba a las seis de la mañana para los internos, hasta las diez de la noche, en que se establecía silencio general en los aposentos. Los externos entraban a las ocho de la mañana para salir a las diez y media, regresando por la tarde a las dos y media hasta la cinco de la tarde, dividido todo el tiempo entre estudios de cátedras, generales, recreos y comidas. Habría que advertir que manejaban horario de verano pues durante el segundo periodo de marzo a agosto se levantaban y acostaban una hora más temprano (cuadro n° 2).

Cuadro n° 2: los horarios del Liceo en 1878

Horarios

1 época
(18 de octubre a 20 de
Marzo)

2 época
(20 de Marzo a 31 de agosto)

5 a 6

levantarse, asearse y desayuno

6 a 7

levantarse, asearse y desayuno

Baño

7 a 8

estudio de alumnos internos

estudios especiales

8.00

entran los externos

Idem

8 a 8.30

estudios generales

Idem

8.30 a 10

cátedra

Idem

10 a 10.30

estudios generales

Idem

10.30

salen los alumnos externos

Idem

10.30 a 11

Recreo

Idem

11 a 12

estudio

Idem

12 a 13

refectorio

Idem

13 a 14

Recreo

Idem

14 a 14.30

estudio

Idem

14.30

entran los alumnos externos

Idem

14.30 a 15

estudios generales

Idem

15 a 16.30

Cátedra

Idem

16.30 a 17

estudios generales

Idem

17.00

salen los alumnos externos

Idem

17 a 18

estudio

Idem

18 a 19

Recreo

Idem

19 a 20

Cátedra

Idem

20 a 21.30

Refectorio y Recreo

Idem

21.30 a 22

Silencio

Idem

22A seis meses de abierto el Liceo, el editorial del periódico oficial del Estado comenta que se ha impartido francés, latín y urbanidad, y sobre esta última dice «se práctica aquí de una manera exquisita». Mucho hincapié se hacía en esta época a la enseñanza de éstas reglas de urbanidad y no sólo las básicas, sino de forma extensa el comportamiento social de los individuos, el cual estaba muy reglamentado, considerándose parte de su educación global, situación que ahora normalmente se ha dejado al entorno familiar. Siempre se estaba señalando en la legislación ésta problemática. La ley de 1880 enfáticamente señala que la educación que se otorgue en el Liceo tenga como objetivos «inspirar a la juventud sentimientos de virtud y moralidad» e impartirle la instrucción preparatoria para las carreras profesionales, pero primero la virtud y la moralidad, lo que la privilegia sobre la formación académica. Dhylva Castañeda platica como la vida del Liceo estaba perfectamente regulada, con estrictas medidas de conducta: «los alumnos tenían que poseer finas maneras, ser puntales, observar normas higiénicas, respetar y obedecer a los maestros...» (Castañeda, 1988: 354).

23El periódico oficial del estado de Colima, del 20 de noviembre de 1874, menciona la realización de los primeros exámenes públicos con sinodales representativos de la sociedad colimense. Sobre los alumnos señala que las preguntas fueron contestadas con oportunidad y exactitud por lo que todos estaban muy complacidos por el éxito alcanzado en tan poco tiempo. Habla maravillas del Lic. Fernández Ulloa vicerrector del Liceo, del Lic. Francisco S. Pineda de la cátedra de latinidad y de Buquetti el catedrático de francés, quien es «acreedor también a nuestros parabienes», pero en especial, los que se llevaban las palmas de halagos fueron el Lic. D. Miguel González Castro rector del Liceo y don Ramón R. de la Vega inspector de Instrucción Pública en el Estado: «también el Sr. Vega, el anciano patricio colimense, cooperó con su nunca desmentido entusiasmo a la fundación de ese plantel benéfico que se hacia tan necesario». Reciba el honrado decano de la democracia del Estado, nuestras felicitaciones más cordiales. Terminando con la felicitación al gobernador del Estado Filomeno Bravo.

24En adelante la situación iría prosperando; en 1876 se tienen ya maestros para matemáticas, inglés, alemán, filosofía y literatura; en 1877 aumentan dibujo, química y teneduría de libros. En 1878 se aumentan historia y geografía y aparentemente desaparecen química y alemán (aunque parece que alemán nunca se llegó a impartir); en 1879 se establecen contabilidad mercantil, gramática castellana y física; en 1883 se hacen los últimos ajustes al plan de estudios, insertando materias nuevas como aritmética comercial, reaparecen física y química aunque esta última parece que empezó a impartirse hasta 1884, y se aumentan dibujo caligráfico, gramática general y pedagogía, ésta última tan importante en la preparación de preceptores, única formación profesional que proporcionó el Liceo durante su breve existencia. De esta forma se había logrado cumplir con la mayoría de las materias de estudio propuestas, aunque algunas con cambio de denominación o adaptaciones curriculares, la única que no se llegó a impartir fue historia natural.

El liceo y la nación

25La vida del Liceo como la de muchas dependencias de estos años sufría indudablemente los embates de los sucesos, tanto locales, como nacionales. Por eso en 1877 tuvo que hacer un pequeño alto en el camino, del que salió vigorizada. Cerró provisionalmente durante los dos primeros meses de ese año, a causa de los problemas de la política nacional. Fueron los momentos de lucha por el poder presidencial, entre tres colosos, Sebastián Lerdo de Tejada, José Ma. Iglesias y Porfirio Díaz, ganando Díaz. Filomeno Bravo en ese momento Gobernador Constitucional de Colima apostó mal al ganador. El estaba con Iglesias, uno de los perdedores, situación que provocó una grave crisis política en el estado, con enfrentamientos muy duros durante todo el mes de enero de 1877, quedándose al frente del gobierno interinamente el general de brigada Doroteo López, quien en marzo reabrió el Liceo. A pesar de todos estos descalabros fue un año de nutrida concurrencia estudiantil.

26El 19 de marzo fue anunciada la reapertura del Liceo de Varones de acuerdo al decreto expedido el día cinco de ese mes, con un sentido discurso por parte del Lic. Severo Campero, uno de sus distinguidos maestros. Este año, 1877, se realizaron una serie de reformas en el Liceo de Varones bajo la atenta mirada de don Ramón, quien no conforme con los resultados alcanzados por la Escuela hasta ese momento, propuso el establecimiento de nuevas cátedras: gramática castellana y general, pedagogía e historia universal y particular de México.

27En 1879 se dio una importante acción para el Liceo. La Secretaria del Gobierno del Estado Guadalupe Castillo envía una carta al Inspector de Instrucción Pública donde le indica que por «orden superior... deben cursar un año en el Liceo del Estado los aspirantes al título de preceptores para concederles el examen respectivo», fechado en Colima el 4 de marzo. A partir de este momento empieza a definirse la primera preparación de carácter profesional que otorgará el Liceo y la única hasta su cierre, la de Preceptor, aunque ya se venían presentando los exámenes para preceptores en el Liceo desde 1878, para los que cursaban antes las cátedras de francés, inglés, filosofía, matemáticas, historia y geografía. De nuevo encontramos la presencia de don Ramón R. De la Vega, relacionada directamente con la situación educativa del Estado de Colima y del Liceo en particular. En los años anteriores estuvo en diversos cargos políticos que le permitieron a su vez seguir de cerca y apoyar veladamente el desarrollo de la Institución, pero para 1880 era de nuevo Inspector de Instrucción Pública.

28Para estas fechas parecía que el Liceo se consolidaba y alcanzaba madurez en el contorno educativo colimense, porque ese año hubo en el congreso local una interesante disertación sobre las posibilidades de establecer educación superior en el Liceo, aunque desafortunadamente de nuevo la situación financiera sería el impedimento mayor para su consecución. Como medida para adoptar estas reformas se propuso se suspendieran las partidas de alumnos subvencionados que se encontraban haciendo estudios en otros lugares del país (se les otorgaban 10 pesos por mes). El problema era que estos jóvenes al suspenderse sus becas tendrían que interrumpir sus estudios, con pocas posibilidades en el corto tiempo de continuarlos en Colima, con lo que se les impedía seguir su formación educativa, situación que no logró resolverse a favor del Liceo, porque se oponían su propio origen y objetivo: «siendo los estudios del Liceo preparatorios a los de facultad mayor, sin los primeros no sabemos cómo serían provechosos los últimos, segundo la instrucción que se da en el Liceo es económica y oportuna, y si bien no da profesores en derecho y medicina encamina a los educandos hacia estas profesiones y otras proporcionándoles una cómoda y decente subsistencia».

29Finalmente se expidió un decreto que establecía en el Liceo del Estado clases para hacer los estudios necesarios, para obtener título en las profesiones de abogado, ingeniero, agricultor, médico y médico cirujano. En el segundo artículo de este decreto se planteaba que las clases iniciarían a partir del 1 de noviembre, «a juicio de la Junta Directiva» con los estudios que fueran urgentes, atendiendo al número de alumnos que se inscribieran. Entre las profesiones que se planteaban estaba también la de preceptores. Aunque también se decretó la suspensión de «las subvenciones que el Estado ministraba en favor de algunos jóvenes para seguir carreras literarias y científicas en los colegios de otros Estados, pudiéndose continuar solo aquellos agraciados que comprobaran estar cursando el penúltimo año de sus estudios profesionales». Todo esto no es más que muestra de la debilidad económica del estado de Colima, agravada más por los vaivenes de la política, tan inestable en esa época.

30Necesidades y preocupaciones por obtener un mejor futuro para las nuevas generaciones siguieron alentando a los hombres que buscaban el progreso para su tierra. El editorial del periódico oficial del 25 de mayo de 1880 dice que: «El periodo de crisis porque ha pasado la instrucción pública, es debido en gran parte a la poca fe que se tiene en los adelantos positivos de la juventud estudiosa y en la desconfianza que hay respecto a los elementos con que cuenta la actual administración para llegar al noble fin que se ha propuesto; pero lo diremos de una vez, la constancia, la laboriosidad y la ilustración reconocida del gobernante que el pueblo eligió para regir nuestros destinos, suplirá aquellos defectos y hará que el Estado se eleve a la categoría que le corresponde entre los Estados de la Confederación Mexicana».

31Ya se ha visto que el personal encargado de atender el Liceo estaba constituido por un rector (en 1875 se le cambió la denominación a director), un vicerrector y los catedráticos encargados de la enseñanza de las materias, así como el personal de servicio (mayordomo, portero y mozo de oficios). Con el tiempo variaría este cuadro de personal. Por ejemplo el vicerrector despareció en el Reglamento de 1877. Por cierto la comisión encargada del primer proyecto había propuesto para esta plaza a un «eclesiástico ilustrado», quien además de las labores propias de un vicerrector impartiría religión a quienes lo solicitaran, situación muy curiosa pues esta cátedra como se ha visto quedó fuera de la estructura oficial, para evadir la responsabilidad de ofrecerla abiertamente dentro de un establecimiento «civil». Más tarde en su lugar se creó una prefectura de estudios en 1875; y ya al final de la historia del Liceo se creó una ayudantía para la dirección y desaparece la prefectura de estudios. Como siempre el Liceo tuvo que irse adecuando a las raquíticas condiciones económicas, que siempre condicionaron su subsistir.

La vida escolar

32Si bien el Liceo fue concebido dentro de la corriente liberal, no pudo apartarse de la profunda tradición religiosa de Colima aunada ésta a su enorme respeto por las reglas urbanas de convivencia social. Por ello siempre se estableció la obligación de que los alumnos cumplieran con sus deberes religiosos, situación que concuerda como ya hemos visto en la coexistencia de las cátedras moral-religión.

La vida cotidiana

33Dentro de éstas normas estaban inscritas las reglas de conducta social, como cuidar las maneras finas que han de observar en la mesa, y de atender que los alumnos estuvieran siempre decentes y aseados, llevando ropa apropiada, tanto al interior como al exterior del plantel. Respecto a esto último, el artículo 15 del Reglamento de 1877, señalaba que para salir a la calle tendrían que vestirse con un traje de levita azul con botones dorados, pantalón también azul con vivos de oro, chaleco de piqué blanco con botón también dorado, corbata y sombrero negros.

34Su conducta debería ser irreprochable tanto al interior, como al exterior de la Escuela. Por eso no resulta extraño que unos años después se determinara que estaba prohibido: todo lo que era ajeno a la buena educación, como distraer a los compañeros, silbar, dibujar en las paredes figuras, cortar flores, dar empellones, porque tan sólo debería ponerse por regla general el estudio y enseñanza, que era el único fin del Liceo. Poco se puede conocer de la cotidianidad al interior del Liceo, si no fuera por algunas aparentemente insignificantes hojas de papel que sobrevivieron, como un escrito localizado en el Archivo General del Estado de Colima, garabateado como «Ocurrencias del mes, discípulos». Por su significado se transcribe un párrafo que nos permite reproducir algo de esa intangible vida a nuestra mirada:

35Día 2 Se ha prohibido: «... usar palabras indecentes, silvar (sic), cantar, maltratar los muebles y útiles, estudiar a gritos, toda clase de distracciones y conversaciones inútiles fuera de las horas de recreo. Embromarse, entrar al establecimiento con el sombrero puesto, encender cerillos frotándolos en las paredes o pilares, poner en estos letreros y dibujar figuras igualmente que en las puertas, cortar flores y andar por el jardín. Desaguar en otra parte que no sea dentro del común sin ensuciarlo por fuera. Traer libros que no sean los de enseñanza. Sentarse a estudiar en las mesas-bancas donde se dan las cátedras de idiomas y partida doble. Entrar al segundo patio sino es cuando vayan al examen…» Por otro lado ordenaba dedicarse con constancia al estudio, asistir con puntualidad y limpios, nunca sin corbata y sucio el calzado. Asimismo se les encomendaba portarse decentemente en todo lugar, no sólo al interior de la escuela.

36Ignoramos la razón del documento. Parece como un diario que debió llevar alguna de las autoridades, tal vez el vicerrector ya que en algunos puntos se refiere al Rector y al Prefecto, y de acuerdo un poco a sus funciones éste era el apropiado para hacer esta clase de observaciones. Trae día por día a partir del día dos de enero. Los primeros comentarios son más explícitos, conforme van pasando los días son más escuetos, terminando sólo en unas cuantas palabras precisas como «... se dio libre la tarea por orden del rector…». El primero arriba transcrito, era de los más amplios: tal vez se empezaba con muchos ánimos el año y su registro, o bien porque al inicio del año se dictaron estas normas por el Prefecto de Estudios y debían dejarse bien establecidas.

37En los demás días señala quienes habían faltado y por qué, en caso de justificación o permiso, cambios de horarios y clases; hay uno muy curioso del día 11 que dice se mandaron borrar los letreros insultativos al gobierno y una caricatura que aparecieron en el exterior del Liceo — nada diferente a lo que hoy sucede — o bien señala que no se han recibido las comunicaciones oficiales. Hay una nota del día 7 de enero que dice se recibió una carta de Lucio Uribe donde les comunica que saca a su hijo del Liceo, sin ninguna explicación (aunque en las listas se sigue registrando un Uribe Juan Bautista desde el inicio de clases del Liceo hasta 1877). Luego el documento termina el día 20 sin más ni más. Uno de los aspectos que señala son los días feriados indicando el 5,12 y 19 que corresponderían a los domingos y el día 6 de Reyes.

38También los maestros debían seguir las normas y reglas de conducta sociales fijadas por la autoridad. A finales de 1878 se dio un hecho penoso entre el Prefecto de Estudios y uno de los catedráticos, el reconocido Lic. Severo Campero profesor de Filosofía y literatura, porque parece que el Lic. Campero se presentó a impartir clases en estado impropio, a lo que el prefecto de estudios le recriminó exigiéndole aseo y decoro en su trabajo y asimismo le escribió al rector recomendándole influyera en Campero para que renunciara a su cargo. Éste pide llegar a un arreglo enfrente de los alumnos, pues alegaba excitación causada tal vez por exceso en la bebida. El problema no debió haber sido resuelto porque en febrero del siguiente año Campero renunció a la cátedra.

39El cuidado de la imagen del Liceo llegaba hasta la vigilancia de la conducta de los servidores menores, dentro y fuera del edificio. La noche del 17 de agosto de 1874 fue sorprendido por el maestro Buquetti el portero de la escuela Antonio Gil platicando a deshoras, 2.30 de la madrugada, con una mujer en la esquina del Colegio. Buquetti lo comunica al vicerrector ese mismo día diciéndole que estas cosas manchan el buen nombre del Liceo y que se puede poner en menosprecio a la opinión pública por lo que dicha conducta no puede ser tolerada manifestándole que se debe despedir a dicho oficial, cosa que realiza el vicerrector ese mismo día, poniendo en su lugar de emergente a uno de los alumnos del plantel, Andrés Martínez, quien regresa a sus clases al contratarse el nuevo portero Felipe Grageda, el 1 de septiembre.

40Las festividades civiles y religiosas fueron en la Escuela una parte importante de su vida y desarrollo, como lo siguen siendo ahora en toda escuela. El 5 de mayo se festejaba ya en estos años como una fiesta cívica importante. La victoria contra los franceses representaba un gran momento de gloria para la nación en búsqueda de una identidad. Una escuela no podía desperdiciar un evento así inflamado del patriotismo decimonónico, pero en 1874 no había suficiente dinero para realizar la conmemoración en el Liceo, así es que se les pide cooperación a los maestros para poder realizarla.

41De lo poco que hemos podido entresacar de los documentos sobre la vida cotidiana en la escuela, sabemos que los alumnos internos comían en el refectorio del Colegio donde el vicerrector cuidaba de las buenas formas de la mesa. Para ellos y para el personal, como catedráticos y personal de servicio se les preparaban alimentos. Uno de los primeros documentos oficiales del Liceo menciona que tanto el vicerrector como los dos primeros maestros, de latín y francés, o sea Francisco Pineda y Alejandro Buquetti, debían vivir en la escuela. Después ya no se vuelve a tener noticia sobre esta disposición, pero es posible que sólo el vicerrector lo hiciera por la directa responsabilidad que tenía sobre el Colegio. Sobre los sistemas y métodos de enseñanza tampoco se ha podido encontrar ningún testimonio, sólo de un inventario encontrado a medias de 1877 entresacamos algunos útiles y materiales que se utilizaban:

  • Un juego de sólidos para estudios de geometría
  • Seis cajas de pizarrines
  • Una cartera, se ignora para qué.
  • Dos esferas grandes (1 celeste y 1 terrestre)
  • Una caja para dinero
  • 62 cuadernos clave de los mapas en perfil (de Cornell)
  • 80 de aritmética (L. Banda)
  • Una colección incompleta del «Correo de los Niños»
  • 238 cuadernos de «Accidentes»
  • 10 ejemplares del sistema métrico decimal (L. B)

42Éstos son los materiales utilizados en esta época en la mayoría de las escuelas. Llama la atención la mención del periódico «El Correo de los Niños» porque definitivamente los alumnos del Liceo ya no eran niños, pero como este inventario estaba junto con el de Instrucción Pública quizás es a esta dependencia a quien pertenecían algunos de los objetos.

43En cuanto a los alumnos, su asistencia fue muy nutrida (de acuerdo a las características de Colima en esa época). Tuvo alrededor de 300 alumnos en total, lo que da un promedio de 30 alumnos por año. Con éste número inició, pero hubo años en que se registraron más de 100, como en 1877, cuando se establecieron los cursos donde se podía inscribir el alumno a una o dos materias; dibujo industrial fue una de las de mayor demanda. Este sistema de cursos posiblemente se estableció entre 1877-1879, para aprovechar mejor las instalaciones y recursos, y quizás porque no se tenían suficientes alumnos de tiempo completo. A los asistentes se les llamaba en los documentos como «cursantes».

44La existencia de alumnos regulares y cursantes a partir de estas fechas es clara, es más existe un documento manuscrito casi ilegible que se intitulo «De los alumnos y los cursantes», los primeros deberían asistir todos los días con excepción de los feriados y permanecerían dentro del local desde las 8 de la mañana hasta las 11 del día y desde las 2 y media hasta las 5 de la tarde, los cursantes sólo deberían asistir a los cursos donde se matriculaban. Por las listas que se conservan las clases podían tener desde muy pocos alumnos (tres). La mayoría de las clases tenía alrededor de 10, y en los cursos que eran muy extensos como en Dibujo Industrial se sumaban hasta más de 100, aunque seguramente la generalidad eran cursantes.

45En cuanto a los egresados del Liceo de Varones de Colima, existe el orgullo de haber sido forjador de distinguidos colimenses de finales del siglo XIX, dos reconocidos internacionalmente por sus logros intelectuales, me refiero al famoso pedagogo mexicano Gregorio Torres Quintero y al escritor, poeta y traductor de importantes obras y también diplomático Balbino Dávalos; ambos alumnos brillantes que desde este centro educativo empezaron a destacar con las mejores notas. En las listas de alumnos se pueden apreciar los nombres de las familias representantes de la sociedad del momento en Colima, apellidos de políticos, comerciantes, hacendados y también de profesionistas y artistas, algunos, aún los podemos encontrar.

Los exámenes

46Otro aspecto interesante de la vida escolar fueron los exámenes públicos. Éstas exhibiciones fueron tema de relevancia académica dentro de la vida de las comunidades de esa época. Se convirtieron en faustas manifestaciones cívicas durante el Porfiriato, al grado que el propio Presidente asistía, claro está en el Distrito Federal. Estas ceremonias proporcionan una gran variedad de facetas sobre la comunidad, que por sí solas podrían convertirse en un excelente tema de estudio sobre las costumbres educativas del periodo y en general de la vida de esta sociedad. En ellas se demostraba el conocimiento y su validez ante una sociedad protectora y consumidora del proceso educativo. Los exámenes se convirtieron así en actos de fe donde el alumno demostraba los adelantos que había logrado gracias a sus maestros.

47Los primeros exámenes públicos del Liceo se celebraron a escasos seis meses de haber empezado las labores, en noviembre de 1874. Normalmente estos exámenes se realizaban en el mes de julio cuando las clases empezaban en septiembre-octubre y terminaban en junio. Quizás por haber empezado en mayo, el Liceo las realiza en noviembre, también como una necesidad de demostrar a la sociedad los avances y asegurar la permanencia de la Institución dentro de la comunidad. No todos los alumnos presentaban exámenes públicos, sólo los más adelantados, pero sí todos pasaban en septiembre los ordinarios, y de entre éstos se seleccionaban los que presentarían los públicos. A los exámenes públicos se invitaba como sinodales a prestigiados personajes de la sociedad. Se escogía entre los que se consideraba más aptos en las materias a evaluarse, pero no siempre aceptaban, entonces tenía que buscarse otro, a veces en el último momento. Don Ramón de la Vega estuvo presente durante éstos primeros exámenes públicos y seguramente debe haber estado muy complacido con los resultados de una obra durante tanto tiempo anhelada, vale decir que el «anciano patricio colimense» aún tendría para rato, de vida y de acción, así lo expresa el editor con gran previsión.

48Existen numerosos documentos en el Archivo General del Estado sobre estos eventos, uno en particular relata en forma pormenorizada como se llevaban a cabo. Se invitaba para mayor lucimiento a las autoridades locales, a las familias principales y a la población en general para las que se preparaban convites; se nombraban dos sinodales hombres y dos señoritas preceptoras para que las niñas no se apenaran (en este caso se trataba de exámenes públicos de las escuelas primarias, por eso había niñas). Se adornaba el salón con «colgaduras y verduras» y se empezaba con una alocución «muy sentida y verdaderamente poética» que pronunciaba algún alumno, o alumna. En ocasiones cuando así lo ameritaba se exhibían las obras realizadas por los alumnos, ya fuera de dibujo, pintura o las de los talleres de las niñas. Cerraba el evento otro emotivo discurso y finalmente se obsequiaban algunos bocadillos.

49Por un presupuesto que se realizó de los gastos para todos los exámenes de las escuelas de Colima y Villa de Álvarez, se conoce mejor como se organizaban estos eventos. Se necesitaba una tarima con toldo y cortinas, éstas con listones, una palapa con verduras quizás para los bocadillos, invitados y orquesta, programas y el repartidor de los convites, música con piano, monedas para los premios que se repartieran en esa ocasión; en el presupuesto se manejan cuarenta y cinco pesos fuertes, cuarenta pesos en tostones, veinticinco pesos en reales; y doce pesos en centavos (lo que significa que los premios en dinero iban desde pesos fuertes hasta centavos). Las flores donde se ponían las monedas, las tijeras como premios a las damas, los convites, libros que se darían como premios y mozos para realizar todas las tareas que se describen, tanto para antes como después de la ceremonia, que podían ser preparar el toldo, repartir, como se dijo, programas y convites o bien cargar el piano, la preocupación por dar magnificencia a estos actos, ya era costumbre en el ambiente colimense.

50A continuación transcribimos unos fragmentos del discurso, que un joven anónimo, dictó durante el examen de francés, en 1874: «Des toutes les études, qui fortifient et développent l’entendement humanin, nous pouvons, avec justice, placer au premier rang, au moins sous le pont de vue d’une plus grande somme d’utilité, l’étude des langues. Monsieur le Recteur n’a pas voulu que nous prissions notre part des chefs-d’oeuvre de la littérature francaise dans de páles et insuffisantes traductions. Il a voulu, en nous rendant propre la langue elle-meme, que nous pussions aller puiser, sans intermédiare, aux sources memes de vie du genie francaise; c’est-a-dire, qué nous initiant a une langue étrangere, il a voulu prépare en nous (et cela sur le plan le plus aimé de votre génie) cette seconde individualité intelectuelle et morale comme nous l’a vos expliqué dans le cours de ce discours» [sic]. Lamentablemente la mayoría de estos discursos terminan con un DIJE, sin alusión al autor, así es que se desconoce el nombre del joven que hizo esta alocución en francés. A pesar de unos cuantos errores, sorprende el buen manejo del idioma en tan corto tiempo.

51En estas ocasiones los alumnos del Liceo recibían una medalla de plata con la inscripción «Premio a la instrucción» colocada en una lujosa banda de listón, además de un diploma y un libro con pasta y cantos dorados (Romero de Solis, 1988: 373). Había otra clase de exámenes que se celebraban en el Liceo, para revalidar estudios que no se habían hecho, o bien realizados en otro lugar pero sin la constancia requerida, como el de preceptores, así fue como muchos maestros obtuvieron sus títulos.

52Los exámenes privados y los ordinarios los realizaba cada maestro a lo largo del año escolar, las calificaciones iban del número uno al cinco, al revés que nuestros sistemas actuales: la mayor calificación correspondía al número uno y era muy bien, el dos era bien, el tres bastante bien, cuatro mal y cinco muy mal. También se les otorgaba mención honorífica a los mejores que obtenían el número uno, en los tres rasgos que se calificaban: conducta, aplicación y progreso. Existían otras maneras de evaluar al alumno. El maestro Buquetti hace comentarios sobre algunos de ellos. Lamentablemente sólo los proporciona sobre los malos estudiantes, de alguno dijo: es alumno constantemente inaplicado; de otro que era alumno sin firmeza de ideas; uno más no da lo que puede; otro es constantemente yendo (sic) y distraído ni sabe estudiar ni estudia; otro es de poco valor; otro estudia, pero sin saber estudiar; y de Adonai dice por ejemplo: «Alumno indiferente a todo».

Los asuntos financieros

53Pasando ahora a los aspectos prácticos de la Institución, una problemática constante que enfrentó el Liceo fue su presupuesto financiero. Desde 1874 se discute en el Congreso la forma de obtener recursos: «como carece de fondos para su sostenimiento el ejecutivo juzga conveniente arbitrarlos por medio de una contribución indirecta que se establezca». Por eso somete a la Cámara el proyecto de decreto, expidiéndose el número 56, del 21 de marzo, donde «establece una contribución de veinticinco centavos, por cada carga de efectos extranjeros o nacionales que se introduzcan a esta capital, cuyo producto se destinará al sostenimiento de la instrucción secundaria en el estado» – a excepción de algunos productos locales como sal, carbón, leña, maíz, fríjol, frutas del estado y en general artículos menores de primera necesidad.

54En un principio, durante los primeros años el Liceo tenía una partida especial dentro del presupuesto del Estado. Al cabo de los años pasa a ser un renglón más dentro del sector educativo. Esto tan simple, no es más que una tendencia a reducirlo financieramente. Si bien los gobiernos que lo sostuvieron, desde el primero, reconocían la necesidad de su existencia, como suele suceder en estos casos, ante la guerra u otras circunstancias generales se preferían éstas, antes que proporcionar suficientes fondos a una Escuela.

55Los salarios del personal del Liceo eran en promedio de 1200 pesos anuales para el rector, aunque en las épocas malas era de mil, muy similares a los sueldos en Jalisco ya que el Liceo de niñas tenía el mismo para la rectora 1200. En cambio los maestros ganaban mucho menos: en el de Jalisco se estipularon 600 pesos anuales por cátedra y en el de Colima el maestro de matemáticas que era uno de los más importantes ganó en promedio 300 pesos anuales, excepto un año que aparecen 720 pesos en el proyecto de presupuesto, curiosamente 1877 el año de la gran crisis política en Colima, aunque ese mismo año el presupuesto de egresos de la municipalidad de Colima sólo le había concedido 600 pesos, ignoramos porque. Como sólo se conservan los presupuestos y en algunos casos los estados de cortes de caja de algunos años, se puede deducir que siempre fue mucho menos lo que se pagó en sueldos, que lo que se programaba. Por ejemplo, ¿como sería posible dar el sueldo propuesto cuando el corte de caja de abril de 1875 sólo señala 133 pesos como salarios de todo el personal del Liceo?

56Un documento de 1879 donde se piden informes sobre los salarios de los maestros proporciona un acercamiento más real. En éste se indica que un maestro por materia ganaba 25 pesos mensuales (aunque en los primeros documentos se establecían 30 pesos y hubo excepciones, como en Dibujo industrial, donde el maestro ganaba 50 pesos, pero impartía la clase en dos horarios mañana y tarde), los que en un año sumaban 300 pesos, cifra que significa la mitad de lo proyectado en Colima y de lo que se daba en otros lugares de México. Por lo que correspondía al resto del personal, se encontró una nómina de sueldos vencidos, donde se especifican algunos de estos salarios. El vicerrector, por ejemplo, ganaba 40 pesos al mes, lo que es muy poco, sólo 15 pesos más que un catedrático y mucho menos que el rector, ya que sumando al año ganaba 480 pesos, menos de la mitad - aunque parece que a veces el rector no ganaba, porque en una nómina de 1879 dice «sin sueldo», o bien como trabajaban además en la Inspección, quizás cuando el presupuesto no era suficiente sólo recibían ese sueldo. El mayordomo o tesorero ganaba 30 pesos, el conserje prefecto de estudios 5, el cocinero 10, el portero 5, los mozos otros 5 y el galopín 4 pesos. Para los gastos de alimentación, alumbrado y menores no debían pasar de ciento ochenta pesos al mes. Para poder apreciar un poco cuánto significaban estos sueldos, como se dice el poder adquisitivo de los salarios, un alcalde ganaba 480 anuales, un fotógrafo 240, un jardinero 180 y un agente de cobros 300.

57Parece ser que los alumnos pensionados, o sea los internos, debían cubrir una cuota de sostenimiento (de acuerdo al Reglamento Provisional de 1874), para sufragar los gastos indispensables de su estancia dentro de la Institución, como en otros establecimientos similares, desafortunadamente en este sentido no se encontró ninguna referencia documental que comprobara su ingreso y aplicación.

***

58Hasta 1883 el Liceo con problemas, a estirones y jalones iba caminando, de alguna forma no sólo eso, sino que había alcanzado cierta madurez y desarrollo, porque en los años finales, o sea 1883-1884, tenía la mejor currícula de toda su historia. Un evento, una calamidad, vino a dar al traste con todo. En 1883 se inició en el puerto de Manzanillo una terrible epidemia de fiebre amarilla que diezmó a la población de este puerto. Al principio se tuvo la esperanza y confianza de que no llegaría a la ciudad de Colima, pero la realidad superó las angustias, desatándose con terrible crueldad a partir del mes de septiembre de 1884 en la ciudad y alrededores.

59El Liceo, endeble como ya se había mostrado, fue una de las víctimas de este desastre natural. Sin muchas explicaciones terminó sus días. Tan sólo se expidió un decreto, el número 119 el 27 de octubre de 1884, que suprimió sus partidas presupuéstales y con ello sus posibilidades de continuar. Para noviembre-diciembre la epidemia finalmente empieza a cesar su virulencia. En el periódico del 5 de diciembre de 1884 se anuncia que se reinician las clases en las escuelas de la capital, sin embargo en el Liceo ya nunca más se reabrieron.

60Parece inconcebible que una Institución que había costado tanto esfuerzo, pudiera derrumbarse de un plumazo. El Liceo pudo haber sido reabierto, como lo hicieron el resto de las escuelas, pero multitud de factores contribuyeron para que esto no pudiera ser, entre éstos, no solamente la situación económica, sino también la falta de recursos humanos y la incapacidad social por integrar una institución de este tipo dentro de un estilo de vida en proceso de modernización. El Liceo era necesario, pero en una sociedad agropecuaria los estudios eran considerados más como un adorno que como una necesidad. Pasarán los años y Colima resentirá mucho la falta de personal capacitado en muchos ámbitos lo que constituirá uno de sus mayores impedimentos hacia el progreso. Años más tarde hubo intentos por reabrirlo. El propio Ramón R. de la Vega en diversas ocasiones expresó su interés por hacerlo, pero el Liceo como don Ramón pertenecieron a un Colima, a una época, con otras perspectivas. Al final del siglo XIX nuevas corrientes pedagógicas ingresaron al país con gran fuerza. En 1884 desaparece un Liceo en Colima, pero casi todos lo irían haciendo, y sólo el de Guadalajara subsiste hasta entrado el siglo XX.

61La idea y concepción de los Liceos, en México y en el mundo, empieza a cambiar y a ser sustituida por nuevas propuestas educativas. En algunos lugares tardará mucho más este proceso, pero definitivamente el sistema entró en decadencia a principios del siglo XX. En México los Liceos que existen a la fecha son entidades educativas sostenidas por el gobierno Francés o bien utilizan solo el nombre como simple denominación, en la mayoría de los casos en escuelas privadas, pero el sistema como tal se convirtió en lo que es hoy la secundaria y la preparatoria oficial.

62Abreviaturas de los archivos y principales documentos consultados:

63AHEC Archivo Histórico del Estado de Colima

64AHMC Archivo Histórico del Municipio de Colima

65EC Periódico Oficial el Estado de Colima

Natal vers 1920 : L’ancienne « rue de la Croix », actuelle avenue Camara Cascudo. Au fond, on distingue la Ribeira et la rivière Potengi

Natal vers 1920 : L’ancienne « rue de la Croix », actuelle avenue Camara Cascudo. Au fond, on distingue la Ribeira et la rivière Potengi

Source : Diario de Natal

Haut de page

Bibliographie

Almada R., Francisco, 1939, Diccionario de Historia Geografía y Biografía del estado de Colima. Colima: Tip. Moderna.

Castañeda, Dhylva, L., 1988, «La Educación Pública en Colima (1880-1889)», dans Romero de Solís, José Miguel, dir., Los años de crisis de hace cien años, Colima 1880.1889. Colima: UCOL- Ayuntamiento de Colima, pp. 313-367.

De Fossey, Mathieu, 1857, Le Mexique. París: Le Flon.

Diccionario de Historia de la Educación en México, 2002, CD. México: CONACYT-CIESAS.

Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana, 1958. Madrid: Espasa Calpe.

Gutiérrez Grageda, Blanca y Héctor P. Ochoa Rodríguez, 1995, Las caras del poder, conflicto y sociedad en Colima, 1893-1950. Colima, Universidad de Colima, Gobierno del Estado de Colima y Instituto Colimense de Cultura.

Hernández Corona, Genaro, 1955, Gregorio Torres Quintero su vida y su obra 1866-1934. Colima: Ediciones Populares Encuadernables de «El Regional» Tribuna del Pensamiento Colimense.

Hernández Corona, Genaro, 1997, «Vida y obra de la maestra Juana Ursúa Delgado», dans Histórica Órgano de Difusión de la Sociedad Colimense de Estudios Históricos, A. C. Colima: Año II, número 8, julio septiembre 1997.

Hernández Espinoza, Francisco, 1950, Historia de la Educación en el Estado de Colima. México: SEP.

Núñez, Patricia, 1994, La enseñanza media en Jalisco (siglo XIX). Zapopan Jalisco: El Colegio de Jalisco.

Rodríguez Álvarez, Ma. De los Ángeles, 2000, Origen y desarrollo de la Contaduría en México 1845-2000. México: IPN.

Romero Aceves, Ricardo, 1984, Colima ensayo enciclopédico. México: Costa Amic.

Romero Aceves, Ricardo, 1975, Los maestros colimenses. México: Costa Amic.

Romero de Solís, José Miguel, dir., 1988, Los años de crisis de hace cien años. Colima 1880-1889, Colima: UCOL- Ayuntamiento de Colima.

Romero de Solis, José Miguel, 1995, Breve historia de Colima. México, Colegio de México y Fondo de Cultura Económica.

Velasco Murgía, Manuel, 1988, La educación superior en Colima, la Escuela Normal antecedente de la Universidad. Colima: Universidad de Colima.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Natal vers 1920 : L’ancienne « rue de la Croix », actuelle avenue Camara Cascudo. Au fond, on distingue la Ribeira et la rivière Potengi
Légende Source : Diario de Natal
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/7194/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 436k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

María de los Ángeles Rodríguez Álvarez, « El liceo de Colima (1874-1884): «Sueño o utopía» », Cahiers des Amériques latines, 42 | 2003, 123-142.

Référence électronique

María de los Ángeles Rodríguez Álvarez, « El liceo de Colima (1874-1884): «Sueño o utopía» », Cahiers des Amériques latines [En ligne], 42 | 2003, mis en ligne le 09 août 2017, consulté le 30 novembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/cal/7194 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cal.7194

Haut de page

Auteur

María de los Ángeles Rodríguez Álvarez

Archivo Histórico del Municipio de Colima, Universidad de Colima, mararoal@palmera.colimanet.com.

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation sur les Amériques
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search