Navigation – Plan du site
Dossier. Nicaragua : sandinismo 2.0 ?

Movilización social y tácticas de control en el neosandinismo: el caso de #OcupaINSS

Mobilisation sociale et tactiques de contrôle dans le néosandinismo : le cas de #OcupaINSS
Social mobilization and control tactics in neosandinismo: the case of #OcupaINSS
Luciana Chamorro et Emilia Yang
p. 91-115

Résumés

Cet article analyse la relation entre néosandinisme et mouvements sociaux au Nicaragua, notamment celui qui a émergé après les événements du 16 juin au 19 juillet 2013, au cours desquels les membres de l’Unité nationale des personnes âgées (Unidad Nacional del Adulto Mayor-UNAM) s’en sont pris aux installations de l’Institut national de sécurité sociale (INSS) après avoir demandé pendant cinq ans la restitution de leurs droits à une pension de vieillesse. Au cours de ces événements, face à l’injustice et à la répression policière du gouvernement, une alliance intergénérationnelle entre les membres de la UNAM et des étudiants universitaires autoorganisés a été créée à travers les médias sociaux sous le hashtag #OcupaINSS. Notre analyse s’intéresse à la logique de contrôle social mise en place par les néosandinistes et les principales tactiques qu’ils utilisent pour faire face à l’émergence de revendications sociales sur la scène nationale.

Haut de page

Notes de la rédaction

Texte reçu le 7 juillet 2017, accepté le 3 février 2018.

Texte intégral

  • 1 El uso de las comillas en este y otros conceptos indica que se trata de nociones empleadas en el es (...)
  • 2 Por “doctrina económica neoliberal” nos referimos a las políticas de desregulación de la economía, (...)

1Daniel Ortega, el actual presidente de Nicaragua, regresó al poder en 2007, luego de perder las elecciones democráticas de 1990 que pusieron fin a la Revolución Popular Sandinista. A diferencia de los casos de Hugo Chávez, Evo Morales y otros líderes de la llamada “nueva izquierda”1 latinoamericana con quienes se compara frecuentemente a Ortega, este no regresó al poder gracias a la articulación de un liderazgo nuevo y carismático con movimientos sociales opuestos a la doctrina económica neoliberal2 que ha generado tanta desigualdad en la región [Ellner, 2012 ; Ciccariello-Maher, 2013]. Por el contrario, Ortega, quien ha figurado en la política nicaragüense por casi medio siglo, ganó la presidencia luego de tres derrotas consecutivas, gracias a un pacto constitucional en 2000 con su rival Arnoldo Alemán, que disminuyó el umbral de votos necesarios para ganar la elección en primera vuelta, y le permitió ser electo sin una mayoría popular con el 38 % de la votación [Kampwirth, 2008]. En su campaña, Ortega evitó hablar de cambios a la doctrina económica neoliberal [Baltodano, 2014] y se enfocó en propugnar la “reconciliación” con sus antiguos oponentes políticos. Una vez en el poder, el régimen de Ortega le ha dado continuidad al modelo de desarrollo neoliberal.

El “neosandinismo”, la legitimidad popular y los movimientos sociales

  • 3 “La Alcancía de Albanisa”, Confidencial, 09/04/2016.

2Llamamos “neosandinismo” al proyecto político que ha sido orquestado unilateralmente por Daniel Ortega y Rosario Murillo, esposa de Ortega y actual vicepresidenta del país. El neosandinismo se apropia de elementos simbólicos del sandinismo como movimiento “popular” y “revolucionario” y los combina con elementos estéticos y discursivos que provienen de fuentes tan distintas como son el movimiento espiritual new age, la teología evangélica de la prosperidad y la ideología de la familia defendida tradicionalmente por la derecha conservadora nicaragüense [López, 2017; González-Rivera, 2011, p. 165-168]. Lo caracterizamos como un proyecto neopatrimonial y autoritario, en el que el funcionamiento de la burocracia estatal está permeado de prácticas de gobernanza clientelares y personalistas en beneficio de los intereses privados del gobernante y sus allegados [Martí i Puig, 2010]. De 2007 hasta la actualidad, los grupos de poder afines a la familia Ortega han acumulado capital, empresas privadas y medios de comunicación financiados con fondos de la cooperación venezolana que no entran directamente al presupuesto del Estado, sino que son manejados a través de canales privados subordinados a la Presidencia de la República3. Esto, sumado a la transformación de las estructuras de intermediación del poder estatal a nivel local y regional [de Prado, 2015; Montero, 2018] y la alianza gestada con las élites económicas más importantes del país [Spalding, 2017], ha posibilitado la consolidación de una infraestructura política en la que Ortega y Murillo se proyectan “indefinidamente” en el futuro de la nación [Martí i Puig, 2016].

  • 4 El neosandinismo ha reprimido directamente cualquier alternativa electoral, iniciando con la suspen (...)

3A pesar de las artimañas extrajudiciales, la supresión de la oposición y cuestionamientos sobre el proceso electoral4, el neosandinismo se ha mantenido en el poder proyectándose como el ganador de tres competencias electorales sucesivas para la presidencia. Sin embargo, los procesos electorales no le garantizan la legitimidad popular necesaria para gobernar sin hacer un uso excesivo y sostenido de la fuerza. Consideramos que hay otros mecanismos importantes que han permitido al neosandinismo sostener su pretensión de tener legitimidad popular y gobernar como si efectivamente la tuviese. La efectividad de esta pretensión no depende de que una mayoría consienta activamente el proyecto neosandinista y su autoridad, sino de la capacidad que tiene el régimen para proyectar y proteger la idea de ser el único y verdadero representante del “pueblo” y de los “intereses populares” en Nicaragua.

  • 5 Para la historia de los programas de reducción de pobreza en la región, su origen como mecanismos d (...)

4Parte de esta aura de legitimidad popular es heredada. Un porcentaje importante de la población nicaragüense vivió el proceso revolucionario como una transformación de las estructuras económicas y sociales del país, y continúan fieles a esa memoria complaciente que considera que evaluar críticamente el sandinismo es una traición a sus ideales y al sacrificio histórico por la liberación nacional [Soto-Joya, 2011]. Otra clave importante está en la utilización del aparato comunicacional neosandinista para definir quién es “el pueblo”, cuál es la “voluntad popular” y, subsecuentemente, producir la imagen del neosandinismo como el único actor que los representa. Los eslóganes como “arriba los pobres del mundo” y “el pueblo es el corazón de nuestro proyecto y el protagonista” afirman que “el pueblo” son los desposeídos y que el neosandinismo gobierna en su nombre [Reyes Alba, 2016]. Una tercera fuente de legitimación son los programas de reducción de la pobreza basados en transferencias directas5, aunque tienen impactos reales cuestionables y, según analistas regionales, tienen efectos “peligrosamente despolitizantes” [Reyes, 2012, p. 12], ya que convierten a los mismos sujetos que busca reivindicar en meros objetos de la asistencia del Gobierno.

  • 6 Estas afirmaciones se basan en el trabajo de campo realizado por Chamorro entre septiembre 2016 y n (...)

5Un mecanismo menos analizado que contribuye a crear la apariencia de ser un régimen con legitimidad popular, y que será nuestro objeto de análisis en este ensayo, es la supresión de actores decididamente populares que buscan representar sus intereses de forma autónoma. En los últimos diez años se ha aplicado una política sistemática para desmovilizar los movimientos sociales, incluyendo aquellos nacidos durante la Revolución Popular Sandinista, que luego fueron los principales opositores de las reformas de ajuste estructural implementadas en los años noventa y que apoyaron al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en su retorno al poder, como el Movimiento Comunal Nicaragüense (MCN) y la Asociación de Trabajadores del Campo (ATC) [Martí i Puig, 2015]. El neosandinismo los ha intentado desplazar utilizando directrices de control sobre sus decisiones, chantajes políticos acusándolos de “traidores” del proyecto revolucionario, incentivos económicos personales para neutralizar a sus líderes, y creando estructuras paralelas que aparentan jugar la misma función que estos movimientos (como los llamados Gabinetes de la Familia), pero que en realidad no son más que extensiones del aparato gubernamental neosandinista. Con excepción del movimiento feminista nicaragüense que ha defendido su autonomía sin concesiones, el resultado ha sido que los movimientos sociales históricos apenas sobreviven, sin fondos, y con sus bases desencantadas por cómo sus líderes se han doblegado a un sistema que les ofrece permanecer nominalmente vivos a cambio de su desmobilización6. De la misma manera, el neosandinismo ha cooptado e imposibilitado el funcionamiento de las ONG y de organizaciones religiosas como Cáritas que se dedican a ofrecer servicios y asistencia a sectores marginados, indicando que el régimen busca tener el monopolio no solo sobre la representación política del “pueblo” sino sobre los mecanismos que tienen los pobres para acceder a bienes y servicios.

  • 7 La tendencia en la literatura es estudiar la contribución que han hecho los movimientos sociales a (...)

6Nuevas tendencias en los estudios sobre movimientos sociales en la región latinoamericana se han preguntado sobre la relación entre los movimientos sociales de izquierda y los Gobiernos de la llamada “nueva izquierda” latinoamericana7. Estos análisis concuerdan en que la relación es contenciosa, y tiende hacia la cooptación y subordinación de los movimientos sociales, particularmente los que llevaron a estos regímenes al poder [Cicariello-Maher, 2013]. Álvaro Reyes [2012] argumenta que esta relación responde a la percepción de que los movimientos amenazan la proyección de estos Gobiernos como los únicos representantes legítimos de los intereses populares y de ser la fuerza hegemónica en la política nacional. En Nicaragua, los intentos de desarticular los movimientos sociales y cualquier demanda social emergente también se justifican apelando a la necesidad de “paz social” que requiere el país para atraer la inversión privada directa. El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), que representa los intereses del gran capital, cogobierna negociando más de un 37 % de las leyes pasadas en los últimos nueve años [Spalding, 2017] y tiene la garantía tácita de que el Gobierno mantendrá bajo control a los actores sociales que podrían entorpecer el clima de negocios.

  • 8 Tomamos este término del trabajo de Ernesto Laclau, La razón populista, que plantea que una demanda (...)
  • 9 Según Sanchez [2017], actualmente el 23% del territorio nacional se encuentra concesionado para la (...)
  • 10 La creación del Movimiento Nacional Ambientalista Frente a la Minería Industrial conformado en 2017 (...)

7En este contexto, no se han logrado conformar nuevos movimientos sociales capaces de articular una crítica sistemática y desafiar al sistema político y al modelo de desarrollo imperante. Lo que se ha gestado son articulaciones populares que resisten y se oponen a algunos de sus efectos, levantando demandas sociales concretas hacia el Estado y sobreviviendo siempre que sus exigencias continúen insatisfechas8. Un ejemplo es el movimiento campesino anticanal coordinado por el Consejo Nacional por la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, que defiende los territorios que habitan y demandan la derogación de la Ley Especial 840 para la construcción del Gran Canal Interoceánico. Otros ejemplos son los diversos movimientos locales opuestos a concesiones para la explotación de recursos naturales en sus comunidades, principalmente en el campo de la minería9 [Sánchez, 2017]. Estos se organizan en defensa del territorio local y sus medios de subsistencia actuales y futuros. Si bien estas luchas constituyen esfuerzos trascendentales de organización social en Nicaragua, que persisten a pesar del continuo enfrentamiento con las fuerzas represivas del Estado, y su resistencia a la criminalización de la protesta repercute en el imaginario nacional y erosiona el aura de legitimidad popular del régimen, aún falta camino por recorrer para que trasciendan la particularidad de sus demandas y se consolide un movimiento social que cuestione las raíces del modelo neoextractivista como supuesta opción de desarrollo nacional10.

La protesta de los adultos mayores y #OcupaINSS

  • 11 Se conoce como “etiqueta” o hashtag una cadena de caracteres formada por una o varias palabras conc (...)

8Durante este mismo período también han surgido, aunque con menor frecuencia y beligerancia, articulaciones de demandas sociales por el alza del costo de la vida, el derecho a la vivienda digna o a protecciones laborales, causas históricamente defendidas por los movimientos sociales de tendencia sandinista. En este ensayo, nos enfocamos en la demanda del derecho a una pensión reducida por vejez, impulsada por la Unidad Nacional del Adulto Mayor (UNAM), por la cual se tomaron las instalaciones del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) entre el 16 y el 21 de junio del 2013, y cuyos esfuerzos resultaron en un decreto presidencial que finalmente otorgó el derecho a la pensión reducida, pero a un alto costo político para el régimen neosandinista. La lucha por la pensión reducida marcó un hito en la historia contemporánea nicaragüense por haber generado una alianza intergeneracional entre miembros de la UNAM y jóvenes universitarios de clase media, autoconvocados en solidaridad con los adultos mayores a través de las redes sociales bajo la etiqueta #OcupaINSS11.

9El análisis de este caso nos permite deconstruir las tácticas de control social que utiliza el régimen para enfrentar las demandas emergentes y sostener su aura de legitimidad popular. Además, nos ofrece la oportunidad de reflexionar sobre sus efectos en las estrategias de movilización social que adoptan diversos actores, y sobre las posibilidades de consolidación de nuevos movimientos sociales en Nicaragua. Utilizamos notas de nuestra experiencia como participantes en el sitio de protesta en 2013, el archivo participativo de ocupainss.com que incluye reportes desde medios nacionales e internacionales, oficiales e independientes, y redes sociales alrededor del evento para ofrecer una lectura crítica del discurso de los actores implicados, entendiendo que el discurso engloba tanto los textos y formaciones discursivas como también las prácticas de los actores involucrados [Foucault, 1972, p. 54]. Destacamos de forma particular cómo el neosandinismo intentó mantener un control sobre quién podía personificar la categoría de “pueblo”, evidenciando que sus posibilidades de presentarse como la fuerza popular hegemónica en el país dependen de un control discursivo sobre esa categoría.

Los actores: UNAM

10La Unidad Nacional del Adulto Mayor (UNAM) es de las pocas organizaciones populares que emergieron luego del retorno de Ortega al poder. Surgió con apoyo institucional del Gobierno neosandinista bajo la sombrilla del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT), la unión de sindicatos sandinistas de Nicaragua y uno de los principales mecanismos que tiene el Gobierno neosandinista para ejercer poder sobre los sindicatos. Aunque la subordinación de una organización formada bajo estas condiciones fuera de esperar, desde su fundación, los miembros de la UNAM han utilizado marchas nacionales, negociaciones con el Gobierno a puertas cerradas, tomas de edificios de la seguridad social y hasta huelgas de hambre para luchar por la pensión reducida de vejez.

11Dicha pensión reducida por vejez es una protección legal instituida en el artículo 49 de la Ley de Seguridad Social establecida en 1982 durante la Revolución Popular Sandinista. Esta se introdujo para mitigar las condiciones de inseguridad e informalidad laboral existentes en Nicaragua. Garantizaba una pensión parcial a aquellos adultos mayores de 60 años que no lograron cumplir con los requisitos de cotizar 750 cuotas semanales al seguro social necesarias para una pensión de vejez, pero aportaron más de 250 cuotas12. Los reglamentos de dicha ley fueron derogados en 1994 por la administración de Violeta Barrios y no fueron reestablecidos por ningún Gobierno, pese a que la inseguridad laboral continuó vigente debido a factores como la alta rotabilidad en el empleo formal y la evasión de responsabilidad de las agroindustrias con esquemas de contratación temporal. Según nuestro cálculo basado en datos del Instituto Nacional de Información de Desarrollo, únicamente el 16,9 % de los adultos mayores de 60 años obtuvieron una pensión por vejez en 201213.

  • 14 “Salida a la Crisis del INSS urge autonomía y transparencia”, Confidencial, 12/05/2017.

12Desde la revocación de los reglamentos en 1994, sucesivos Gobiernos han declarado la incapacidad del INSS para cubrir dichas pensiones reducidas. Aunque el Instituto tuvo balances positivos durante las décadas de los noventa y los dos mil, arrastra problemas estructurales y administrativos graves [Ruiz, 2010]. Expertos como Adolfo Acevedo y Manuel Ruiz aseguran que la deuda del Estado hacia el INSS, la malversación de fondos, la falta de transparencia en las inversiones, el aumento del gasto administrativo y de los servicios proveídos, el estancamiento de los salarios y de la cantidad de cotizantes, la evasión absoluta y relativa de los empleadores, en adición a la revalorización de las pensiones con respecto al dólar y la temprana edad de jubilación respecto al aumento de la esperanza de vida, llevarán a la quiebra del INSS en un futuro inminente si no se realizan reformas profundas al sistema14. El Gobierno de Ortega ha hecho esfuerzos por integrar a una mayor parte de la población económicamente activa al sistema de cotizaciones, pero ha continuado la práctica histórica del uso discrecional de las reservas del INSS como “caja chica” para solventar necesidades coyunturales.

  • 15 “Jubilados aceptan bono de C$1,000”, La Prensa, 3/11/ 2010.

13En este contexto, la UNAM tomó posturas contenciosas, movilizando a sus afiliados y en ocasiones criticando abiertamente a los administradores del INSS y al régimen neosandinista que desde la campaña electoral de 2006 prometía una solución a la falta de protección para los adultos mayores que no lograban la pensión por vejez. En 2010, Ortega respondió a estas movilizaciones con un “bono solidario” mensual de 1 000 córdobas (alrededor de 40 dólares) para los miembros de UNAM15, utilizando fondos de la cooperación venezolana. Este bono no tenía las garantías legales de una pensión y fue percibido como un intento de cooptar la lucha de los adultos mayores antes que se tornara aún más contenciosa. Los adultos mayores aceptaron el bono, pero continuaron su demanda central por la pensión reducida.

  • 16 Ibid.

14Al recibir la oferta, Porfirio García, presidente de UNAM, dejó bien claro que “no hay ningún compromiso en el que nosotros decimos que suspendemos la lucha. La verdad es que nuestra lucha es por la pensión”16. Esto marca un precedente importante ya que, hasta ese momento, los “bonos solidarios” habían funcionado como un mecanismo efectivo para evitar la articulación de movilizaciones por derechos laborales. Hasta el 2016, la política del “bono” se usó para complementar los míseros salarios de maestros, enfermeras y otros trabajadores del Estado. En vez de legalizar aumentos salariales, el Gobierno desmovilizó estos gremios y ató la subsistencia de miles de trabajadores a su lealtad partidaria usando este mecanismo.

  • 17 El Gobierno intentó atenuar las demandas de los adultos mayores negociando un posible incremento de (...)
  • 18 “Protestas a nivel nacional en demanda de pensión reducida”, Fiapam Federación Iberoamericana de As (...)
  • 19 “200 murieron sin pensión”, Trinchera de la Noticias, 06/20/ 2013.

15Entre 2011 y 2013, la UNAM organizó más de una docena de marchas nacionales17. En junio de 2013, luego de solicitar la pensión a través de una propuesta de ley que no fue respondida, la UNAM inicia una protesta a nivel nacional a partir del 17 junio en la que se toman “de forma permanente” las cinco delegaciones del INSS en la capital y varias delegaciones departamentales18. La posición de los ancianos cuando iniciaron la protesta fue radical, declarando que morirían en el intento si fuera necesario, ya que “muchos de sus miembros habían muerto esperando la respuesta del Gobierno”19. Los adultos mayores clarifican que su lucha es de carácter social y solicitan a la población en general presencia y solidaridad a través del suministro de artículos básicos.

Los actores: #OcupaINSS

  • 20 La etiqueta generó 70.000 tweets en un período de un mes [Medina C., 2013(b)].

16En estas circunstancias aparecen en escena jóvenes, en su mayoría urbanos y de clase media, identificados como estudiantes universitarios y profesionales, apartidistas, que acuden al llamado de la UNAM movilizando apoyo en forma de bienes básicos como agua, comida y asistencia médica para los adultos mayores en protesta. La organización del movimiento de solidaridad comenzó con múltiples solicitudes de ayuda en Facebook y Twitter, pero se articuló públicamente cuando la etiqueta fue creada con un tweet “#FuerzaViejitos #OcupaINSS #AdultosMayores” [@NestorArce, 2013]. En este caso, la etiqueta #OcupaINSS20 se utilizó para amplificar la demanda de los adultos mayores y “la gestión, captación y traslado de recursos humanos y enseres médicos para la construcción de un campamento provisional para el descanso y consulta de los ancianos en el local de la protesta” [Valle, n.d.]. También documentó las detenciones arbitrarias y las múltiples violaciones de los derechos humanos que se estaban cometiendo en el espacio de protesta, en momentos en que los medios independientes no estaban presentes en el campamento.

17La relevancia de la protesta en el imaginario nicaragüense se debió, según editoriales en los diarios nacionales, a que los jóvenes con privilegios se estaban acercando a la realidad nacional de una mayoría empobrecida, convirtiéndola en “una de las mayores olas de solidaridad que cualquier protesta ha despertado en el país” [Medina F., 2013]. El carácter emergente y virtual de #OcupaINSS hace difícil caracterizar social y demográficamente a quienes se identificaron con esta articulación. La siguiente descripción se basa en las representaciones que hicieron los medios nacionales y los comunicados que el grupo emitió sobre sí mismo.

  • 21 “Mensaje urgente a mi hija indignada”, Confidencial, 20/06/2013.
  • 22 Rodgers y Young argumentan que las condiciones del neoliberalismo global han producido un cambio on (...)
  • 23 En 2013 en Nicaragua, según un informe sobre el desarrollo mundial de las telecomunicaciones elabo (...)

18Una primera característica es que fueron llamados “jóvenes”. Este atributo ha sido romantizado en Nicaragua por la participación de los jóvenes como actores fundamentales en el proceso revolucionario. Los “jóvenes” de #OcupaINSS no formaron parte de esos procesos, aunque las comparaciones con grupos de solidaridad de jóvenes de la clase media-alta organizados a finales de la década de los setenta se hicieron presentes21. Estos nuevos “jóvenes” crecieron en el contexto del derrumbe de las alternativas al capitalismo y bajo un sistema de educación pública neoliberal controlado por la derecha conservadora nicaragüense, que ofrece un marco de referencia y de acción decididamente individualista22. La segunda característica es su componente de clase, identificado por ser un grupo privilegiado con acceso a Internet23, las redes sociales y a diferentes niveles de educación superior. Los jóvenes de la reducida clase media somos partícipes y obtenemos beneficios tácitos de la economía de mercado a través del acceso prioritario a información, servicios y objetos de consumo. Hacemos la aseveración en primera persona del plural porque las autoras nos identificamos dentro de este grupo privilegiado. Ambos factores limitaron las posibilidades de #OcupaINSS de hacer una verdadera crítica al sistema y a la reproducción de la desigualdad, a pesar de habernos identificado sentimentalmente con las injusticias cometidas hacia los adultos mayores.

  • 24 Voces nicaragüenses más conservadoras, como la periodista e investigadora Sofía Montenegro que crit (...)

19Un tercer elemento es que la organización no fue tan espontánea o anárquica como algunos críticos la quisieron representar24. Un gran porcentaje de los participantes de #OcupaINSS eran activistas jóvenes que estaban o habían estado organizados en otras agrupaciones políticas y artísticas juveniles. Al circular la información en las redes, se sumaron diversas comunidades de líderes de opinión, en su mayoría periodistas, twitteros, blogueros, presentadores de televisión, estudiantes de audiovisuales, producción y diseño que tienen audiencias propias, ejercen como medios de comunicación [Shirky, 2008] y son capaces de crear comunicaciones masivas [Castells, 2012]. Miembros de estas comunidades conectados entre sí con fuertes lazos de cercanía, su mismo círculo de amigos, y algunos con lazos de cercanía más débiles, sus amigos en las redes, acudieron a la convocatoria.

20En los testimonios y comunicados emitidos, los jóvenes expresan haber sido motivados por un llamado moral a no quedarse inmóviles ante la represión y la violación de derechos de los adultos mayores25. Castells y otros expertos hacen hincapié en que eventos o crisis dramáticas como “choques morales” tienden a provocar movilización social y motivar a los ciudadanos comunes para que se vuelvan políticamente activos [Castells, 2001; Jasper, 1997, p. 106; Opp, 2009, p. 96]. Otro componente fue la convocatoria desde el sitio de la protesta, lo cual contribuyó a comunicar un clima de relativa seguridad y animó a los nuevos participantes a asistir, a pesar de arriesgarse a ser reprimidos por la Policía Nacional. Los jóvenes activistas encontraron en esta coyuntura la posibilidad de defender el derecho a la protesta misma, un derecho que a muchos de ellos se les había sido negado en el pasado, aunque sus posibilidades de hacer propuestas programáticas o críticas estuvieran limitadas.

Los eventos

  • 26 “Gobierno acecha a ancianos en el INSS”, El Nuevo Diario, 19/06/13.
  • 27 “Jóvenes intentan romper cerco policial en el INSS”, El Nuevo Diario, 19/06/13.
  • 28 “Exigen la liberación de detenidos durante protestas”, La Prensa, 20/06/13.

21Los adultos mayores se toman el edificio central del INSS el lunes 17 de junio de 2013. Al segundo día, el Gobierno ordena medidas de presión contra los ancianos, manteniéndolos cercados por la Policía, incomunicados, sin agua, sin acceso a los servicios higiénicos y sin alimentos26. Los jóvenes pasan gran parte del día intentando pasar provisiones a los adultos mayores a través de los techos de las casas vecinas, pero los policías suben a los tejados y confiscan los bienes. Personas desde el sitio aseguraron que “el despliegue policial es desmedido” y reportaron la detención arbitraria de ocho jóvenes27. Parte del grupo de jóvenes protestó para la liberación de las personas detenidas28, quienes luego denunciaron tortura e intimidación.

22Durante la protesta, estudiantes de medicina crearon un puesto médico provisional, y entre 50 y 100 jóvenes pasaron la noche en vigilia para apoyar a los adultos mayores en caso de un desalojo policial. En ese espacio adoptaron estrategias creativas para la acción no violenta, como bailar, encender velas y cantar frente los policías. El 21 de junio organizaron un concierto con bandas nacionales en el sitio de la protesta. Estas formas de protesta lúdica dieron apoyo moral a los adultos mayores y también fomentaron la dimensión emocional y simbólica de la política que hasta entonces, en Nicaragua, había quedado relegada.

  • 29 Todos los hechos aquí referidos están documentados por prensa nacional e internacional y se puede a (...)

23En la madrugada del 22 de junio, el campamento fue atacado por aproximadamente 300 encapuchados paraestatales vinculados a la Juventud Sandinista 19 de Julio (JS), la organización de jóvenes del FSLN. Los atacantes llegaron al sitio en cuatro camiones de la Alcaldía de Managua, rociaron de gasolina el campamento, amenazaron de muerte y violación, desudaron y agredieron, con palos, martillos, machetes y armas de fuego a más de 50 jóvenes y 35 personas mayores. Además, sustrajeron alrededor de 80.000 dólares en pertenencias personales de los presentes y donaciones recaudadas hasta la fecha, incluidos siete vehículos29. Más de 50 efectivos de la Policía Nacional que resguardaban el edificio del INSS estuvieron presentes durante el operativo y permanecieron en fila cerrada y actitud hostil hacia los manifestantes, haciéndose cómplices del ataque y evidenciando que se trataba de un operativo planificado por el régimen en connivencia con las instituciones del Estado. Los manifestantes se refugiaron en las casas particulares de los vecinos del barrio que les abrieron las puertas para protegerlos mientras el campamento era destruido.

24Dos horas más tarde, camiones recolectores de basura de la Alcaldía de Managua se presentaron en el sitio recogiendo lo que quedaba del campamento médico y de la protesta. Simultáneamente, un grupo de jóvenes identificados con camisetas de la JS con el slogan “Buen gobierno 2013. Cristiana, socialista y solidaria” aparecieron en el sitio con altoparlantes reproduciendo la versión neosandinista de la canción Give peace a chance (Dale una oportunidad a la paz), de John Lennon, titulada “Reconciliación”. Frente a los medios y frente a las autoridades de la Iglesia católica, la JS afirma estar “orando por la paz y el amor” y abogando por el derecho a la pensión reducida: “La juventud nicaragüense hoy viene a respaldar a esos adultos mayores que están luchando por una causa justa”, dice Pedro Orozco, dirigente de la JS y, de acuerdo con las investigaciones periodísticas, el organizador del operativo de violencia que reprimió la protesta30.

25El 24 de junio se realiza el “Acto en Apoyo al Gobierno y a l@s Adult@s Mayores”, en el cual miles de trabajadores del Estado junto con la JS salen a marchar en Managua, incluidos los representantes de UNAM. Porfirio García informó desde la tarima que ese día les prometieron reanudar las negociaciones entre los Adultos y el Gobierno. Semanas más tarde, frente a una plaza llena de espectadores celebrando el 34.o aniversario de la Revolución Popular Sandinista, Daniel Ortega anunció que la pensión reducida se restablece por Decreto Presidencial, no 28-2013.

Tácticas del neosandinismo

26Esta serie de hechos condensan en una semana tácticas que permiten entender los procesos, que se complementan con la represión violenta, para tratar de mantener una semblanza de legitimidad popular ante la amenaza de una demanda social emergente. Específicamente, analizaremos, en primer lugar, las tácticas de negación de la demanda y de los eventos ocurridos, llegando al punto de negar detenciones policiales, para intentar eliminar la protesta del espacio público; así como las acusaciones contra los manifestantes y la UNAM de tener motivaciones “políticas” en contra del INSS, el presidente Ortega, y “el pueblo”; el uso de represión violenta y robo utilizando tanto la infraestructura del Estado como grupos de choque paraestatales para desarticular la unión entre jóvenes y adultos mayores; la incorporación de los adultos mayores al campo de “el pueblo”, tal y como lo define el Gobierno neosandinista, otorgando el derecho a la pensión a cambio de convertirlos en un objeto de propaganda; y, finalmente, los intentos de apropiación de la lucha y del espacio de las redes sociales por parte del neosandinismo. Al final de este análisis retomaremos las respuestas y tácticas utilizadas por UNAM y #OcupaINSS y discutiremos los efectos de las tácticas de control del neosandinismo en las demandas emergentes y viceversa.

Negación de la demanda y la protesta

  • 31 “Rosario en Multinoticias”, El 19 Digital, 18/06/13, disponible en: www.el19digital.com/articulos/v (...)
  • 32 “Policía acusa a ancianos de causar destrozos”, La Prensa, 19/06/13.
  • 33 “Nicaragua: se recrudece protesta de ancianos”, Associated Press, 19/06/13.
  • 34 “Terrorismo de Estado”, La Prensa, 23/06/13.
  • 35 “La manipulación mediática de la derecha”, Izquierda Visión, 24/06/13, disponible en: www.youtube.c (...)

27Durante la ocupación del INSS y la violencia policial, el Gobierno no cubre el tema en sus medios de comunicación. La vocera oficial, Rosario Murillo, ignora la situación mientras declara en el noticiero del 18 de junio: “Muy buenas tardes, queridas Familias nicaragüenses… ¡Cuántas Buenas Nuevas! ¡Qué hermoso vivir en Paz! ¡Cuánta Tranquilidad en nuestro País!”31. Las otras instituciones del Estado, al ser cuestionadas por reporteros independientes, niegan todo. El vocero de la Policía, comisionado mayor Fernando Borge, negó las detenciones de jóvenes, acusó a los adultos mayores de causar los destrozos32 y también negó las medidas de presión33. Luego del 22 de junio, la Policía continúa la táctica de negación de los hechos sucedidos, alegando que las imágenes y los videos de las agresiones, tomados por vecinos que fueron testigos del ataque, “no ocurrieron en nuestro país”34. Además de eso, otros medios aliados al Gobierno solicitaron a adultos mayores “evidenciar la manipulación mediática que ejerce la derecha en las redes sociales”35.

  • 36 “La política de la amnesia”, La Prensa, 11/02/14.
  • 37 “Ustedes, los ‘hijos de Goebbels’”, El País [06/11/11], disponible en: elpais.com/internacional/201 (...)

28La actitud del Gobierno de negar y deslegitimar cualquier evento que los perjudique ha sido nombrada por el periodista Moisés Martínez como la “política de la amnesia”36 que se ha hecho visible en el campo discursivo del país acallando casos de violencia estatal, fraude y corrupción. Martínez afirma que las autoridades “tratan de reinterpretar los hechos, de encontrar justificaciones aplicando el principio de transposición de la propaganda, que ‘acusa al adversario’ e incluso asegura que ‘el enemigo miente’”. Paradójicamente, el presidente Ortega en 2007 llamó a los periodistas “hijos de Goebbels”, por repetir “mentiras”, al denunciar las arbitrariedades y los abusos del Gobierno37.

Acusación contra los adultos mayores y #OcupaINSS

29Al no poder negar los hechos y el respaldo que estaba obteniendo la demanda entre la población, el Gobierno neosandinista opta por deslegitimar las motivaciones de los adultos mayores y sus aliados. El 21 de junio, Gustavo Porras, sindicalista y diputado del FSLN, quien actuará como intermediario entre el Gobierno y los adultos mayores, anuncia una marcha “en apoyo” al presidente Daniel Ortega, en defensa de la seguridad social, a realizarse el 24 de junio. Frente a un público de trabajadores del Estado apunta su dedo índice y grita en comando imperativo:

  • 38 “Trabajadores, pensionados y adultos mayores participan en foro sobre situación del INSS”, Multinot (...)

“¡Ahí está la verdad! ¿Qué es lo que tenemos que hacer los trabajadores y lo que tenemos que hacer todos? Ir a rescatar a nuestros compañeros que están siendo engañados, que están siendo manipulados, de las garras de ese enemigo terrible que son los politiqueros, los políticos de derecha, que realmente no quieren permitir que lleguemos a la tierra prometida… nuestra lucha no es contra nadie de nuestro pueblo… es por defender al INSS, y como decía, por sobre todas las cosas, apoyar el Gobierno del Frente Sandinista y apoyar el liderazgo que nos ha venido guiando por caminos difíciles, que es el liderazgo de Daniel Ortega38.”

30Aquí surge una nueva narrativa que luego reverbera a través de los medios de comunicación del Gobierno neosandinista: los adultos mayores son “manipulados” por elementos de “la derecha”; los líderes de UNAM “ya aceptaron ser instrumentos de la derecha”; la derecha “tiene un plan para destruir la Seguridad Social”, y que esta “es una acción en contra del Gobierno del comandante Daniel Ortega”, y por ende, es “una acción en contra de las aspiraciones del Pueblo”. Además, Porras declaró que no habría diálogo o negociación con la UNAM, y que la única respuesta del Gobierno sería una demostración de fuerza movilizando a miles de trabajadores del Estado en una contramarcha, reproduciendo la polarización discursiva entre “el pueblo” y sus “enemigos” en el espacio público de la ciudad39.

31La acusación genera un antagonismo muy claro entre un “pueblo” que es identificado con el partido de Gobierno y con su máximo líder, Daniel Ortega, y un “enemigo” que aquí se nombra como “la derecha”. Aunque la demanda de los adultos mayores es reconocida en este momento como “justa”, la lucha por la pensión reducida es declarada como una lucha que no es “del pueblo” sino que está en contra de los intereses de este, ya que llevaría a la quiebra del INSS.

  • 40 “Enmascarados agreden a ancianos en Managua”, El Universo, 22/06/2013.
  • 41 “Demandan investigación a Fiscalía”, Confidencial, 29/06/13.

32En las declaraciones del vocero de la Policía vemos en acción la misma táctica de acusación, a través de la cual le atribuyen a los acusados ser el origen del “odio” y la violencia, intentando así justificar la represión: los jóvenes “han provocado violencia”, incluso “herido agentes policiales”40 y obedecen “a intereses oscuros y malintencionados que de forma perversa pretenden desacreditar y deslegitimar la labor de la Policía”41. Las acusaciones hacia los protestantes habilitan el uso de la violencia al enmarcarlos no como adversarios políticos, sino como “enemigos” públicos que deben ser eliminados [Schmitt, 1932].

Represión violenta y robo

  • 42 “Terrorismo de Estado”, La Prensa, 23/06/13.

33Aunque en la historia reciente de Nicaragua se han documentado casos de jóvenes de pandillas utilizados por partidos políticos como fuerzas de choque pagadas para enfrentarse con manifestantes de otros partidos [Rodgers y Young, 2017, p. 198-200], la violencia contra el campamento de #OcupaINSS excede los antecedentes de violencia política paraestatal del país. El caso permitió que se documentara la utilización de los recursos del Estado, incluyendo camiones de la Alcaldía de Managua y la complicidad de la Policía Nacional, para lo que se convirtió en un asalto masivo con motivaciones políticas contra más de 70 nicaragüenses. Este acto fue calificado como “terrorismo de Estado” por el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez42.

34La lógica de la violencia del operativo estaba claramente dirigida a intimidar a los jóvenes para nunca más participar en una protesta, humillándolos con técnicas de tortura como el desnudarlos forzadamente. Vecinos del barrio en sus testimonios hicieron referencia a la violencia y persecución vivida durante el régimen de Somoza. Además, el robo de siete vehículos, con la complicidad policial, para poder limpiar la calle sin que quedara rastro de la protesta, puso en evidencia los extremos a los que estaba dispuesto a llegar el régimen para acabar con las manifestaciones. Este evento también implicó a la policía en un acto criminal de alta envergadura, síntoma de la vertiginosa descomposición de esta institución y de su falta de autonomía cuando de defender los intereses del régimen neosandinista se trata.

Apropiación de la demanda y diseminación de información en redes

  • 43 “Adultos mayores destacan apoyo del Gobierno sandinista”, El 19 Digital, 9/08/13. Disponible en: ww (...)
  • 44 Jóvenes comparten con adultos mayores una mañana recreativa”, El 19 Digital, 04/10/13. Disponible (...)
  • 45 “Adultos mayores celebran Tiempos de Alegría y Dignidad en ‘La Novia del Xolotlán’”, El 19 Digital, (...)
  • 46 “Adultos Mayores realizan animada mañana de aeroboxing en el Puerto Salvador Allende”, El 19 Digita (...)

35Una vez borrado cualquier rastro de la protesta, el neosandinismo intentó utilizar a la JS y, posteriormente a todo el aparato estatal para apropiarse del movimiento de solidaridad. El día siguiente al asalto, la “paz y el amor” aparecen de la forma más cínica como un sustituto de la violencia y otros “jóvenes revolucionarios” vienen a ocupar el lugar de #OcupaINSS en el sitio de la protesta. En la marcha nacional del 24 de junio, el Gobierno intentó descaradamente transformar el discurso que habían mantenido hasta la fecha, alegando que la marcha había unido los trabajadores, los jóvenes y a todo el pueblo nicaragüense en “apoyo” a los adultos mayores. A partir de entonces, la “reivindicación de derechos” de los adultos mayores se convierte en un eje de la propaganda oficial. Incluso se reportan “marchas” en las que los adultos mayores participan como un bloque de apoyo al Gobierno43. Titulares como “Jóvenes comparten con adultos mayores una mañana recreativa”44, “Adultos mayores celebran Tiempos de Alegría y Dignidad en ‘La Novia del Xolotlán’”45, “Adultos mayores realizan animada mañana de aeroboxing en el Puerto Salvador Allende”46 se vuelven rutinarios en El 19 Digital, uno de los medios oficialistas.

  • 47 “Jóvenes Comunicadores realizarán II Taller de redes sociales”, El 19 Digital, 25/06/2013. Disponib (...)
  • 48 “Juventud Sandinista destaca Gran Tuitazo Nacional”, El 19 Digital, 24/06/13. Disponible en: www.el (...)
  • 49 #AMiNoMeEngañaLaDerecha, https://twitter.com/search?q=%23AMiNoMeEnganaLaDerecha&src=typd.
  • 50 Bots (aféresis de robot) es un programa informático que efectúa automáticamente tareas repetitivas (...)

36Este episodio demuestra que, a pesar de crear una falsa división entre los adultos mayores (manipulados por la derecha) y “el pueblo”, el Gobierno prefirió la incorporación de la lucha de los viejitos de vuelta al campo popular, pero solo después de remover al elemento “de derecha” y “no sandinista” (es decir, #OcupaINSS) de la ecuación, poniendo de manifiesto las profundas ansiedades del régimen por conservar el control de la figura del “pueblo”. Además, vemos al neosandinismo asaltar en su beneficio la Web 2.0, convirtiéndose las redes sociales en un campo de batalla ideológica por primera vez en el contexto nicaragüense. Para contrarrestar el espacio que #OcupaINSS había ganado en las redes sociales, organizaciones como la Red de Jóvenes Comunicadores crearon talleres de redes sociales para monitorear a medios no oficialistas y miembros de #OcupaINSS y “discutir la manipulación de los medios de comunicación de la derecha corrupta”47, además de un llamado a un “tuitazo Nacional”48 para crear presencia del Gobierno con la etiqueta #AmiNoMeEnganaLaDerecha49 utilizando perfiles falsos (bots)50.

  • 51 “FNT convoca a trabajadores a defender la seguridad social”, El 19 Digital, 21/06/13. Disponible en (...)

37La toma del espacio público y luego virtual responden al miedo articulado por Porras en su primera respuesta al movimiento, en la cual afirmó que la organización a través de las redes era un ensayo de “la primavera árabe, de la plaza de Turquía” y advirtió sobre la importancia de la batalla por el espacio público en Nicaragua “porque la Plaza Inter, la Plaza Bolívar, el INSS es de nosotros, los trabajadores, los revolucionarios”51.

Tácticas de #OcupaINSS y sus limitaciones

38En el contexto global, a partir de 2011 hay un auge de protestas y movimientos sociales que utilizan las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) para organizarse y difundir información alrededor del mundo, desde lo que ha sido conocido como “Primavera Árabe” en el norte de África y el Medio Oriente, “Indignados” en España, “Occupy Wall Street” en Estados Unidos y “#YoSoy132” en México. Si bien no se puede definir la influencia que tuvieron estos movimientos en la gestación de #OcupaINSS, las lecturas que se han hecho sobre lo que significó esta articulación para la vida política del país la enmarcan dentro de esta genealogía de movimientos en red, y la caracterizan como “la primera protesta organizada en las redes sociales que ha llegado a las calles de Nicaragua” [Rogers en Medina C., 2013a] y “un parteaguas en el panorama de nuevas formas de activismo en Nicaragua” [Valle, n.d.]. Sin embargo, consideramos que estas lecturas idealizan el uso de las redes sociales para la participación política y dejan afuera una lectura crítica de los aportes y desaciertos políticos de #OcupaINSS y de los contenidos de la protesta misma.

39La primera táctica de #OcupaINSS refiere a su forma dispersa de organización y difusión de información. Diferentes mensajes fueron compartidos por múltiples voces de maneras personalizadas, reflejando una ausencia de líderes concretos, explorando modelos políticos menos jerárquicos y más horizontales, a diferencia de otras iniciativas basadas en liderazgos individuales, que pudieran ser cooptados por el neosandinismo. En este sentido, #OcupaINSS no era una organización en el sentido tradicional de la palabra. Fue “un movimiento ad hoc que surgió en apoyo de la UNAM” [Medina C., 2013b]. Este tipo de protesta conectada a través de las redes es caracterizada por Zeynep Tufecki como “adhocracia”, en la que las tareas se pueden realizar de forma ad hoc por quien aparece en el lugar y está interesado [Tufecki, 2017, p. 269]. Tufecki argumenta que las organizaciones ad hoc tienen trayectorias de movimiento invertido, diferente a los movimientos sociales tradicionales en los cuales existe una fase de organización previa a la protesta. En las manifestaciones ad hoc primero ocurre la protesta y luego se crea la organización.

40#OcupaINSS emergió para una acción en concreto, apoyar la demanda de los adultos mayores. A medida que pasaron los días y que surgieron mayores necesidades organizativas, distintas personas y comisiones fueron tomando el liderazgo centralizando la información para poder ordenar y encauzar el apoyo a la lucha de UNAM. Jóvenes identificados con #OcupaINSS crearon dos medios de comunicación oficiales: una página de Facebook (OCUPA INSS Nicaragua)52 y un usuario de Twitter (@OcupaINSS)53. Estos canales sirvieron para que el movimiento compartiera comunicados de prensa sobre su posición con respecto a los eventos, así como información logística, de tal forma que se pudiera organizar la participación de los jóvenes y consolidar su discurso político.

41La segunda táctica refiere a su discurso. Desde un inicio, #OcupaINSS se representó con un carácter “humanitario”, declarando que la lucha por la pensión “no era política”, y apelando a la compasión de un nuevo público que se generaba en las redes sociales alrededor de la injusticia cometida hacia los adultos mayores. Consideramos que la forma en que los jóvenes articularon su involucramiento fue un reflejo del descontento generalizado hacia la clase política y la militancia partidaria tradicional, y también una forma de contrarrestar las acusaciones de Porras y del aparato comunicacional neosandinista que intentaron nombrar a #OcupaINSS como “la derecha”. Los jóvenes impidieron la entrada a políticos del Partido Liberal Independiente al plantón, y aprovecharon para declarar “aquí no hay partidos, solo pueblo unido”, posicionándose dentro de la categoría de “pueblo” y disputando la definición que el régimen pretendía imponer.

42Según Fidel de Rooy, “el momento en el que #OcupaINSS promulgó—celebrándolo—el carácter no ideológico y apartidario de su movimiento constituyó un giro ideológico por excelencia en su discurso” [de Rooy, n.d.]. Con esto se refiere a que el discurso de los jóvenes vació la protesta de contenido político (evitando nombrar los antagonismos subyacentes) y la llenó con otros contenidos no menos ideológicos que confundieron y perpetuaron las razones estructurales de la exclusión de los adultos mayores. En vez de visibilizar las contradicciones del modelo económico y político imperante, los jóvenes aludieron a que el problema era uno de “voluntad política” de los funcionarios sandinistas que se negaban a escuchar la demanda. En este sentido, los jóvenes reprodujeron el personalismo del neosandinismo, en el que los ciudadanos deben apelar a la voluntad del rey-compañero-comandante para otorgarles dávidas, y no demandar transformaciones al modelo social, económico y político que los excluye como sujetos políticos.

43Además, no es casualidad que fuera el “humanitarianismo” y no otro discurso el que emergió como alternativa. A como han argumentado antropólogos de regímenes humanitarios [Fassin, 2012; Ticktin, 2011], el “humanitarianismo” transnacional es una lógica de gobernanza que tomó forma paralelamente a la implementación de políticas económicas neoliberales de retracción del Estado y denota una falsa neutralidad política. Reemplaza una política de derechos y de justicia con una ética basada en sentimientos morales como la compasión. En ella, el acceso a bienes y recursos depende de la capacidad de los actores de narrarse como víctimas en sufrimiento y no de sus derechos. Esta lógica generalmente invisibiliza los factores estructurales de trasfondo que generan las condiciones afectando a dichas víctimas. Alinearse con este discurso tendría consecuencias importantes para las posibilidades de que #OcupaINSS se fortaleciera y desarrollara un discurso crítico que le permitiera tener un rol en la vida política nicaragüense fuera de la coyuntura inmediata.

  • 54 Comunicado OcupaINSS: “#OcupaINSS: Una generación que despertó y no olvida”, disponible en: www.ocu (...)

44Después del ataque, #OcupaINSS inició otra etiqueta en las redes sociales #J22NoSeOlvida, refiriéndose a “22 de junio no será olvidado”, para recordar y pedir justicia por la violenta represión ejecutada por el Gobierno neosandinista a través de las fuerzas paraestatales, en complicidad con la Policía Nacional y la Alcaldía de Managua. En este caso, surgió una tercera táctica. Esta fue “apelar a la memoria y conciencia del pueblo nicaragüense para recordar una victoria de la ciudadanía que logró unificar a dos generaciones que fueron agredidas y violentadas por el Gobierno de Nicaragua”54. Sin embargo, sabemos que la memoria no es sustituto para la justicia [Huyssen, 2000, p. 37], y la justicia solo puede ser lograda si el llamado a recordar es complementado con acciones de presión y una lucha sistemática dirigida contra las instituciones responsables.

45Este nuevo objetivo enfocado en visibilizar y buscar justicia ante la represión estatal vivida el 22 de junio puso en relieve algunas de las limitaciones de una organización ad hoc. Tufecki expone que este tipo de organización crea fragilidades complejas, incluida la congelación táctica, en el que los movimientos no pueden responder rápidamente a las condiciones cambiantes y no son capaces de negociar y delegar cuando es necesario, ya que no tienen medios sólidos para tomar decisiones colectivamente y adaptarse a las nuevas circunstancias [Tufecki, 2017, p. 270]. En #OcupaINSS la congelación táctica es visible en su incapacidad de sostener a largo plazo la demanda de una investigación a la represión y de articularla con la represión estatal vivida por otras organizaciones sociales en Nicaragua.

Conclusiones

46El delicado equilibrio que implica el mantenimiento del neosandinismo en el poder depende de sus habilidades para erradicar eficazmente el surgimiento de expresiones sociales que están fuera de su control, particularmente aquellas que emergen en nombre de un interés popular. Estas expresiones son percibidas como una amenaza a la hegemonía del neosandinismo sobre el campo de lo social, es decir, una amenaza a la apariencia del régimen de tener legitimidad popular. En este ensayo hemos visto algunas de las estrategias que utiliza el neosandinismo para hacerle frente a demandas sociales emergentes, negando, acusando, reprimiendo, eliminando, apropiando e incorporando estas expresiones.

47En el caso de la lucha por la pensión reducida, el régimen utilizó estas tácticas para aplastar el carácter expansivo de la demanda social emergente antes de que se evidenciaran de manera más contundente las contradicciones de intereses que existen entre el régimen neosandinista y “el pueblo” personificado en los adultos mayores sin pensión. A pesar de que el régimen terminó cediendo ante la demanda, lo hizo únicamente luego de “incorporarla” simbólicamente al partido, demostrando que el problema no era la demanda misma, sino lo que representaba la alianza que se gestó a partir de ella. El derecho a la pensión reducida realmente no estaba en debate, lo que estaba en juego era quién puede legítimamente expresar la voluntad popular, y luchar por los intereses del “pueblo”. Del mismo modo, el neosandinismo demostró su capacidad para mutar tácticas de organización para así aparentar un control sobre todos los espacios públicos, mediáticos y virtuales. Esta lógica está evidenciada particularmente en la apropiación del sitio de protesta, de la lucha por la pensión, y en la vigilancia de las representaciones del régimen en las redes sociales, a través de las cuales intentó ejercer un control sobre “lo que se dice”.

  • 55 “Mina El Limón bajo tensión”, La Prensa, 08/10/15.
  • 56 Por ejemplo, la caminata “Paz y Bien con la Madre Tierra, Siempre Más Allá, En Amor a Nicaragua, Co (...)

48Las estrategias presentadas en este ensayo son utilizadas en diferentes combinaciones para enfrentar a otras demandas sociales emergentes en Nicaragua. Por ejemplo, los manifestantes de la mina El Limón, en el departamento de León, fueron llamados “un grupo vandálico delincuencial” por la primera comisionada de la Policía Nacional, Aminta Granera, antes de ocupar el territorio y mantenerlo sitiado por días55. Los miembros del movimiento campesino de lucha contra el canal interoceánico han recibido intimidaciones, acusaciones, campañas de desprestigio, represión y frecuentes contramarchas en las que el Estado moviliza a miembros de la JS, trabajadores y estudiantes de instituciones públicas para contrarrestar la atención hacia protestas anticanaleras, creando eventos paralelos56. Una dirección importante para los futuros estudios sobre movilización social en Nicaragua es la documentación y análisis de otras tácticas de control, ya que, a la luz de lo visto en este ensayo, estas determinan de diferentes maneras las posibilidades que tienen estas articulaciones para hacerse escuchar.

49Las tácticas que utiliza el régimen para responder a demandas sociales emergentes obligan a las y los demandantes a adoptar una postura relativa, ya sea en complacencia con el régimen y trabajar subordinado a los intereses del proyecto neosandinista, o en oposición al mismo, y en ese caso enfrentan un recrudecimiento del uso de las fuerzas represivas. Aunque la UNAM continúa empujando demandas que favorecen a los adultos mayores, hacerlo dentro de las fronteras del régimen neosandinista resta su potencial democrático y prefigurativo de un cambio estructural. Por otro lado, #OcupaINSS fue colocado por las propias fuerzas neosandinistas del otro lado de este antagonismo, justificando así el uso de la violencia y limitando el acceso a la justicia para los jóvenes.

50#OcupaINSS intentó adoptar posturas ambivalentes que evitaran la polarización, como la de declararse un esfuerzo “humanitario”. Esta postura iba de la mano con el carácter disperso del movimiento que permitió suficiente ambigüedad para evitar mayores acusaciones, campañas de desprestigio o posibilidades de cooptación a personas con roles de liderazgo. Sin embargo, la apuesta por un discurso “despolitizado” también perjudicó al movimiento a la hora de reconstituirse como un actor político luego de que el neosandinismo desmantelara la protesta. El movimiento, que hasta el momento no había tenido que identificar y cuestionar su propio privilegio, ni hacer una lectura del sistema político y económico imperante, no logró rearticularse bajo sus propios términos, por lo que sufrió de desgaste y desmembramiento luego de la violencia estatal. De igual manera, la naturaleza de la organización en redes sociales no provee automáticamente mecanismos democráticos para la toma de decisiones, cuando una estructura organizativa para adoptar decisiones es clave para continuar demandas sostenidas.

51En este ensayo hemos resistido el determinismo tecnológico que pretende explicar el origen de la protesta gracias a estos nuevos medios y afirma que estas estructuras de comunicación necesariamente producen un movimiento más progresista políticamente o las condiciones para gestar una organización a largo plazo. Sin embargo, es claro que la articulación entre los adultos mayores y #OcupaINSS tuvo impacto por la combinación de dos modos de política diferentes. Las tácticas de acción directa clásica que UNAM utilizaba desde antes de los eventos, y la producción y circulación de información para la organización en redes sociales que fue la táctica que los miembros de #OcupaINSS agregaron a la lucha. Los participantes de #OcupaINSS utilizaron los medios de manera eficaz para organizarse, diseminar información y persuadir a la opinión pública a favor de los adultos mayores. Además, valoramos la dimensión afectiva y simbólica de #OcupaINSS como resistencia contra las formas hegemónicas de pensar y conducir la política, al salirse de los esquemas tradicionales de las elecciones, los partidos políticos y la subversión armada. Consideramos que la política se siente; generalmente es dolorosa, pero, cuando se vive en colectivo puede ser esperanzadora [Favela, 2016].

52El neosandinismo, en la figura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, dice “representar” a los pobres, pero paradójicamente esta representación se impone a costa de cualquier posibilidad de que los sectores populares puedan representarse a sí mismos a través de sus propias organizaciones. Es decir, están “presentes” en el sentido que son invocados como las personas en nombre de las cuales actúa el Gobierno, pero no están verdaderamente representados, ya que las organizaciones que podrían llevar sus intereses a la mesa son sistemáticamente desmanteladas. Leemos las estrategias específicas usadas por el Gobierno contra cualquier demanda o movimiento social como expresiones de una representación totalitaria de la sociedad [Lefort, 1986, p. 273-306], en la que se elimina la diferencia entre sociedad, Estado, partido y líder, aceptándose únicamente la división entre el Estado/partido y sus “enemigos”, y negándose otras expresiones sociales ajenas a ese binomio. En Nicaragua, los únicos otros con derecho a representarse a sí mismos son los empresarios organizados en el Cosep.

53Consideramos que el régimen neosandinista tendrá que pagar el costo a medio y largo plazo de neutralizar los movimientos sociales y las iniciativas de organización social autónomas. Por un lado, consideramos que es una oportunidad perdida. Sus tendencias totalitarias suprimen potenciales aliados de izquierda, con una memoria organizativa que remonta al período de la Revolución Popular Sandinista, y a otros nuevos actores jóvenes que hubieran hecho posible una verdadera transformación social en el país. Por otro lado, al asfixiar estos aires organizativos, el proyecto neosandinista se distancia cada vez más de los intereses de las personas en nombre de quienes dice gobernar, y corta las posibilidades de resolución o mitigación de conflictos, encauzando estos conflictos hacia un potencial estallido social generalizado. El neosandinismo apuesta a poder controlar los efectos de la supresión de otros actores sociales, a poder manipular continuamente la imagen y lo que se dice, y a acumular tanto poder que vuelva aparentemente incuestionable su verdad. Y mientras continúe viva esa apariencia, la subordinación al régimen viene por inercia, por complacencia, por miedo, por falta de alternativas. Sin embargo, las frustraciones de estar “presentes” sin voz, es decir, presentados en la propaganda, pero no realmente representados, yacen amenazantes.

Haut de page

Bibliographie

Baltodano Mónica, “Debemos desnudar los planes de Daniel Ortega desde la izquierda”, Revista Envío, no 309, 2007.

Baltodano Mónica, “¿Qué régimen es éste? ¿Qué mutaciones ha experimentado el FSLN hasta llegar a lo que es hoy?”, Revista Envío, no 382, 2014.

Castells Manuel, The Internet Galaxy: Reflections on the Internet, Business and Society, Oxford, Oxford University Press, 2001.

Castells Manuel, Networks of Outrage and Hope: Social Movements in the Internet Age, Cambridge, Polity Press, 2012.

Ciccariello-Maher George, “Constituent moments, constitutional processes: social movements and the new Latin American left”, Latin American Perspectives, vol. 40, no 3, 2013, p. 126-145.

Ellner Steve, “The Distinguishing Features of Latin America’s New Left in Power: the Chávez, Morales, and Correa Governments», Latin American Perspectives, vol. 39, no 1, 2012, p. 96-114.

Fassin Didier, Humanitarian Reason: a Moral History of the Present, California, University of California Press, 2012.

Favela Mariana, “Redrawing Power: #YoSoy132 and Overflowing Insurgencies”, Social Justice, vol. 42, no 142, 2016, p. 222-236.

Foucault Michel, The Archeology of Knowledge, New York, Pantheon, 1972, p. 54.

González-Rivera Victoria, Before the Revolution: Women’s Rights and Right-wing Politics in Nicaragua, 1821-1979, Pennsylvania, Penn State Press, 2011, p. 165-168.

Huyssen Andreas, “Present Pasts: Media, Politics, Amnesia”, Public Culture, vol. 12, no 1, 2000, p. 21-38.

Jasper James, The Art of Moral Protest: Culture, Biography, and Creativity in Social Movements, Chicago, University of Chicago Press, 1997.

Kampwirth Karen, “Abortion, Antifeminism, and the Return of Daniel Ortega: In Nicaragua, Leftist Politics?”, Latin American Perspectives, vol. 35, no 6, 2008, p. 122-136.

Lefort Claude, The Political Forms of Modern Society: Bureaucracy, Democracy, Totalitarianism, Cambridge, Polity Press, 1986.

López Baltodano Umanzor, “Daniel Ortega: A Visible-Invisible Dictator?”, Public Seminar [en línea], New York, publicado el 22 de agosto 2017 [consultado el 22 de marzo 2018]. Disponible en: www.publicseminar.org/2017/08/daniel-ortega/.

Martí i Puig Salvador, “Nicaragua: Desdemocratización y caudillismo”, Revista de Ciencia Política, Santiago, 36, no 1, 2016, p. 239-258.

Martí i Puig Salvador, “Social Movements in Nicaragua (1979-2014): An Exceptional Case”, in Paul Almeida y Allen Cordero Ulate (dir.), Handbook of Social Movements across Latin America, 301 Handbooks of Sociology and Social Research, Springer, 2015.

Martí i Puig Salvador, “The Adaption of FSLN: Daniel Ortega’s Leadership and Democracy in Nicaragua”, Latin America Politics and Society, vol. 52, no 4, 2010, p. 79-106.

Medina Cynara, “#OcupaINSS”, junio 24 del 2013 (a). Disponible en: popcultural.wordpress.com/2013/06/24/

Medina Cynara, “#OcupaINSS VS #Aminomeengañaladerecha: what Twitter data show”, junio 28 del 2013 (b). Disponible en: popcultural.wordpress.com/2013/06/28

Medina Fabián, “Los Viejitos”, La Prensa, 20 de junio 2013.

Membreño Cinthia, “The birth of a nicaraguan digital movement”, OrangeMagazine, 2014.

Montero Fernando, “Clientelismo militar: Nuevas bases militares en la Mosquitia nicaragüense”, ponencia en el Congreso Internacional de Estudios Latinoamericanos, 2018, Barcelona.

Opp Karl-Dieter, Theories of Political Protest and Social Movements: A Multidisciplinary Introduction, Critique, and Synthesis, New York, Routledge, 2009.

Prado Silvio de, “La relación de la autonomía política municipal y las modalidades de participación ciudadana en Nicaragua entre 1990 y 2012”, Tesis doctoral en el Programa de Gobierno y Administración Pública, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 2015.

Reyes Álvaro, “Autonomy and Emancipation in Latin America”, South Atlantic Quarterly, vol. 111, no 1, 2012.

Reyes Alba Xavier, “¿Ha tenido éxito la estrategia de comunicación del gobierno?”, Revista Envío, no 408, marzo 2016.

Rodgers Denis y Young Stephen, “From a Politics of Conviction to a Politics of Interest? The Changing Ontologics of Youth Politics in India and Nicaragua”, Antipode, vol. 49, no 1, 2017, p. 198-200.

Rooy Fidel de, Somos la ideología que consumimos: sobre el discurso político de #OcupaINSS, inédito.

Ruiz Manuel, “En temas de Seguridad Social el FMI tiene poco que decirnos y mucho que escuchar”, Revista Envío, no 342, septiembre 2010.

Sánchez Mario, “La experiencia de Rancho Grande: ‘un ecologismo en rebeldía’”, Revista Envío, no 425, agosto 2017.

Schmitt Carl, The Concept of the Political, Chicago, University of Chicago Press, 2008.

Shirky Clay, Here Comes Everybody: The Power of Organizing Without Organizations, Londres, Penguin Press, 2008.

Soto-Joya Fernanda, Ventanas en la memoria: recuerdos de la revolución en la frontera agrícola, UCA Publicaciones, 2011.

Spalding Rose, “Los empresarios y el Estado posrevolucionario: el reordenamiento de las élites y la nueva estrategia de colaboración en Nicaragua”, Anuario de Estudios Centroamericanos, vol. 43, 2017, p. 149-188.

Ticktin Miriam, Casualties of Care: Immigration and the Politics of Humanitarianism in France, California, University of California Press, 2011.

Tufekci Zeynep, Twitter and Tear Gas: The Power and Fragility of Networked Protest, New Haven, Yale University Press, 2017.

Valle Ernesto, “#OcupaINSS: El parte-aguas nicaragüense” [en línea], Fesmedia Latin America, Friedrich-Ebert-Stiftung [consultado 30 de mayo 2017]. Disponible en: https://www.fesmedia-latin-america.org/fileadmin/user_upload/pdf/publicaciones/documentos/Nicaragua.pdf

Haut de page

Notes

1 El uso de las comillas en este y otros conceptos indica que se trata de nociones empleadas en el espacio social.

2 Por “doctrina económica neoliberal” nos referimos a las políticas de desregulación de la economía, liberalización del comercio y privatización del Estado que constituyeron el paquete de ajustes estructurales implementados en Nicaragua a inicios de 1990, así como a la ideología que propone la supremacía del mercado como motor principal de la economía y de la sociedad en general.

3 “La Alcancía de Albanisa”, Confidencial, 09/04/2016.

4 El neosandinismo ha reprimido directamente cualquier alternativa electoral, iniciando con la suspensión de la personería jurídica del partido disidente sandinista, el Movimiento Renovador sandinista, y del Partido Conservador en 2008. Sin embargo, lo ha hecho manteniendo la semblanza de pluralidad partidaria, invitando a la competencia electoral a partidos sin bases populares como Alianza por la República, a quienes reparte una proporción simbólica de los escaños.

5 Para la historia de los programas de reducción de pobreza en la región, su origen como mecanismos de mitigación de las políticas de ajuste estructural neoliberales y su transformación en las banderas programáticas de los Gobiernos de la nueva izquierda latinoamericana, cf. Aaron Ansell, Zero Hunger: Political Culture and Antipoverty Policy in Northeast Brazil, UNC Press, 2014.

6 Estas afirmaciones se basan en el trabajo de campo realizado por Chamorro entre septiembre 2016 y noviembre 2017.

7 La tendencia en la literatura es estudiar la contribución que han hecho los movimientos sociales a las políticas electorales de coaliciones de izquierda, y no en el poder que han tenido estos movimientos para dictar las agendas de estos Gobiernos de izquierda. Para una excepción a esa tendencia, cf. Cicariello-Maher [2013].

8 Tomamos este término del trabajo de Ernesto Laclau, La razón populista, que plantea que una demanda es “la forma elemental del vínculo social” basada en un reclamo al orden establecido. Para Laclau, la demanda no puede autosatisfacerse sino que debe ser dirigida a un ente exterior a la misma, que él denomina “poder”.

9 Según Sanchez [2017], actualmente el 23% del territorio nacional se encuentra concesionado para la minería a empresas principalmente de capital extranjero. Sin embargo, la industria constituye el 1,14% del PIB, ofrece empleo a 0,15% de la población empleada y deja daños incalculables en las regiones donde se alojan dichos proyectos.

10 La creación del Movimiento Nacional Ambientalista Frente a la Minería Industrial conformado en 2017, y sus diálogos con el Consejo Nacional por la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, apuntan en esta dirección.

11 Se conoce como “etiqueta” o hashtag una cadena de caracteres formada por una o varias palabras concatenadas y precedidas por un numeral (#) que sirve como etiqueta de metadatos con el fin de que el sistema y los usuarios la identifiquen de forma rápida. Se usa en redes sociales como Twitter, Telegram, FriendFeed, Facebook, Google+ e Instagram.

12 “El desafío de los demás”, Revista Envío, no 376, julio 2013.

13 INIDE, Anuario Estadístico, 2012. Disponible en: www.inide.gob.ni/Anuarios/Anuario%202012.pdf

14 “Salida a la Crisis del INSS urge autonomía y transparencia”, Confidencial, 12/05/2017.

15 “Jubilados aceptan bono de C$1,000”, La Prensa, 3/11/ 2010.

16 Ibid.

17 El Gobierno intentó atenuar las demandas de los adultos mayores negociando un posible incremento de la cantidad otorgada en forma de “bono solidario”, pero las protestas continuaron. “Se rinden ante ‘reajuste’ a bono solidario”, La Prensa, 18/09/2012.

18 “Protestas a nivel nacional en demanda de pensión reducida”, Fiapam Federación Iberoamericana de Asociaciones de Personas Adultas Mayores, 16/06/2013. Disponible en: fiapam.org/?p=3839.

19 “200 murieron sin pensión”, Trinchera de la Noticias, 06/20/ 2013.

20 La etiqueta generó 70.000 tweets en un período de un mes [Medina C., 2013(b)].

21 “Mensaje urgente a mi hija indignada”, Confidencial, 20/06/2013.

22 Rodgers y Young argumentan que las condiciones del neoliberalismo global han producido un cambio ontológico, es decir, un cambio en la base subyacente sobre la cual los agentes sociales entienden y actúan para participar activamente en la acción política [2017, p. 208].

23 En 2013 en Nicaragua, según un informe sobre el desarrollo mundial de las telecomunicaciones elaborado por el Banco Mundial, solo alrededor del 15,5% de la población contaba con acceso a Internet.

24 Voces nicaragüenses más conservadoras, como la periodista e investigadora Sofía Montenegro que criticó a #OcupaINSS alegando que “los movimientos virtuales no duran si no tienen una estructura física de apoyo, con verdaderos activistas. Estos niños carecen de entrenamiento político. Las cosas no pueden ser resueltas de la manera anarquista” [Membreño, 2014].

25 “Primer Aniversario de OcupaInss”, disponible en: www.youtube.com/watch?v=WatF8nl2TmU.

26 “Gobierno acecha a ancianos en el INSS”, El Nuevo Diario, 19/06/13.

27 “Jóvenes intentan romper cerco policial en el INSS”, El Nuevo Diario, 19/06/13.

28 “Exigen la liberación de detenidos durante protestas”, La Prensa, 20/06/13.

29 Todos los hechos aquí referidos están documentados por prensa nacional e internacional y se puede acceder a ellos en el archivo colaborativo www.ocupainss.org.

30 “#OcupaINSS: Trama de Represión”, disponible en: www.youtube.com/watch?v=TASYvHpKNIU.

31 “Rosario en Multinoticias”, El 19 Digital, 18/06/13, disponible en: www.el19digital.com/articulos/ver/titulo:10581

32 “Policía acusa a ancianos de causar destrozos”, La Prensa, 19/06/13.

33 “Nicaragua: se recrudece protesta de ancianos”, Associated Press, 19/06/13.

34 “Terrorismo de Estado”, La Prensa, 23/06/13.

35 “La manipulación mediática de la derecha”, Izquierda Visión, 24/06/13, disponible en: www.youtube.com/watch?v=94RIWOLTroE.

36 “La política de la amnesia”, La Prensa, 11/02/14.

37 “Ustedes, los ‘hijos de Goebbels’”, El País [06/11/11], disponible en: elpais.com/internacional/2011/11/06/actualidad/1320539655_619204.html

38 “Trabajadores, pensionados y adultos mayores participan en foro sobre situación del INSS”, Multinoticias, Canal 4, 21/06/13, disponible en: www.youtube.com/watch?v=GRU0kE4Hss4.

39 “Comparecencia del Dr. Gustavo Porras”, El 19 Digital, 20/06/13, disponible en: www.el19digital.com/articulos/ver/titulo:10659

40 “Enmascarados agreden a ancianos en Managua”, El Universo, 22/06/2013.

41 “Demandan investigación a Fiscalía”, Confidencial, 29/06/13.

42 “Terrorismo de Estado”, La Prensa, 23/06/13.

43 “Adultos mayores destacan apoyo del Gobierno sandinista”, El 19 Digital, 9/08/13. Disponible en: www.el19digital.com/articulos/ver/titulo:12079

44 Jóvenes comparten con adultos mayores una mañana recreativa”, El 19 Digital, 04/10/13. Disponible en: www.el19digital.com/articulos/ver/titulo:13579

45 “Adultos mayores celebran Tiempos de Alegría y Dignidad en ‘La Novia del Xolotlán’”, El 19 Digital, 14/02/14. Disponible en: www.el19digital.com/articulos/ver/titulo:16434

46 “Adultos Mayores realizan animada mañana de aeroboxing en el Puerto Salvador Allende”, El 19 Digital, 15/12/13. Disponible en: www.el19digital.com/articulos/ver/titulo:15190

47 “Jóvenes Comunicadores realizarán II Taller de redes sociales”, El 19 Digital, 25/06/2013. Disponible en: https://www.el19digital.com/articulos/ver/titulo:10809

48 “Juventud Sandinista destaca Gran Tuitazo Nacional”, El 19 Digital, 24/06/13. Disponible en: www.el19digital.com/articulos/ver/titulo:10774

49 #AMiNoMeEngañaLaDerecha, https://twitter.com/search?q=%23AMiNoMeEnganaLaDerecha&src=typd.

50 Bots (aféresis de robot) es un programa informático que efectúa automáticamente tareas repetitivas a través de Internet. En el caso de las redes sociales se utiliza para automatizar respuestas para posicionar mensajes o influir en debates.

51 “FNT convoca a trabajadores a defender la seguridad social”, El 19 Digital, 21/06/13. Disponible en: https://www.el19digital.com/articulos/ver/titulo:10679

52 Página oficial de Facebook: www.facebook.com/OcupaInssNicaragua.

53 Usuario oficial de Twitter: twitter.com/OcupaINSS

54 Comunicado OcupaINSS: “#OcupaINSS: Una generación que despertó y no olvida”, disponible en: www.ocupainss.com/comunicados/2014/11/20/ocupainss-una-generacin-que-despert-y-no-olvida

55 “Mina El Limón bajo tensión”, La Prensa, 08/10/15.

56 Por ejemplo, la caminata “Paz y Bien con la Madre Tierra, Siempre Más Allá, En Amor a Nicaragua, Corazón Verde” organizada en Juigalpa el 21 de abril de 2017 paralela a la marcha #87 contra el canal interoceánico.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Luciana Chamorro et Emilia Yang, « Movilización social y tácticas de control en el neosandinismo: el caso de #OcupaINSS », Cahiers des Amériques latines, 87 | 2018, 91-115.

Référence électronique

Luciana Chamorro et Emilia Yang, « Movilización social y tácticas de control en el neosandinismo: el caso de #OcupaINSS », Cahiers des Amériques latines [En ligne], 87 | 2018, mis en ligne le 25 octobre 2018, consulté le 16 novembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/cal/8546 ; DOI : 10.4000/cal.8546

Haut de page

Auteurs

Luciana Chamorro

Luciana Chamorro est doctorante en anthropologie à l’université de Columbia, New York. Elle écrit aujourd’hui sa thèse de doctorat sur l’histoire des mouvements sociaux depuis le retour au pouvoir de Daniel Ortega au Nicaragua (2007-2018). Ses recherches portent sur la relation entre politique et émotions et sur les politiques de mémoire au Nicaragua.

Emilia Yang

Emilia Yang est activiste, artiste et chercheuse. Son travail relie la politique et la communication digitale, la performance et les arts publics. Elle réalise actuellement un doctorat dans les arts, médias et pratiques à l’école des arts cinématographiques de l’université de Californie du sud, à Los Angeles. Elle est membre du groupe de recherche Médias, activisme et politique participative (MAPP), dirigé par Henry Jenkins.

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation sur les Amériques
  • OpenEdition Journals