Navigation – Plan du site
Dossier. Naissances et politiques publiques

La gestación para otros en México: diversidad, homoparentalidad y exclusión

La gestation pour autrui au Mexique : diversité, homoparentalité et exclusion
Surrogacy in Mexico: homoparenthood, diversity and exclusion
María-Eugenia Olavarría
p. 113-131

Résumés

Se fondant sur l’ethnographie des familles exclues de l’accès aux services publics de procréation médicalement assistée, cet article analyse la diversité des liens de parenté à Mexico, en relation avec des variables telles que la classe sociale, le genre, l’orientation sexuelle et l’âge. Quels rapports existent entre la gestation pour autrui et autres techniques de reproduction médicalement assistée, et la diversité croissante des liens de parenté à Mexico ? Quels changements entraîne le recours à la technologie quant aux contenus de l’alliance et de la descendance ? Comment réagissent les pères et les mères d’intention — en fonction de leur orientation sexuelle et de leur genre — face à la possibilité que des donneurs de gamètes ou de leur capacité de gestation participent à la procréation de leur enfant ? Au Mexique, pendant les années 2015-2016 qui correspondent à notre enquête ethnographique, la gestation pour autrui ou gestation de substitution ne pouvait être pratiquée de façon légale et sans restriction que dans l’État du Tabasco. À partir de la réforme de la loi sur la santé, en avril 2016, elle n’est autorisée sur l’ensemble du territoire que si elle est réalisée de façon altruiste, en faveur de couples hétérosexuels de nationalité mexicaine et sur indication médicale.

Haut de page

Notes de la rédaction

Texte reçu le 30 novembre 2017, accepté le 5 octobre 2018.

Texte intégral

1Con base en el análisis de seis etnografías, este artículo aborda la reproducción médicamente asistida en México y busca responder a las preguntas ¿cómo se relacionan la gestación sustituta y otras técnicas de reproducción médicamente asistida con la creciente diversidad de los parentescos en Ciudad de México?, ¿qué cambios produce la intervención de la tecnología en los contenidos de la alianza y de la descendencia?, ¿en qué sentido padres y madres de intención —según su orientación sexual y género— reaccionan frente a la posibilidad de que donantes de gametos o de capacidad gestante participen en la procreación de su hijo?

2Los estudios recientes en México privilegian el estudio de la oferta transnacional de la gestación para otros. Schurr [2016] y Hovav [2016] dirigen su atención a la relación desigual entre padres de intención de países del Norte y mujeres del Sur que ofrecen su capacidad gestante a cambio de remuneración, bajo la intermediación de clínicas y agencias. Olavarría y Lestage [2016] analizan el viraje que, en el mercado internacional de la oferta de gestación para otros en México, se produjo tras su regulación en 2016.

3Una primera aclaración es que, en este contexto, la infertilidad no es una enfermedad a curar sino, ante todo, un estado que coloca a una pareja o a una persona frente a la imposibilidad de cumplir el deseo de concebir un hijo [Chateauneuf, 2011]. Desde esta perspectiva, la reproducción asistida, incluida la gestación para otros, es una alternativa frente a la demanda por parte de distintos sectores y grupos de edad que buscan ser padres y que, en ocasiones, requieren de la aportación de terceros en calidad de donantes de gametos o de capacidad gestante.

4En Ciudad de México, dos tendencias mundiales se dejan sentir ya: el matrimonio tardío y la postergación del embarazo, señaladas por Inhorn y Gürtin [2011], como causas de la “infertilidad global”. Asimismo, la actual definición de matrimonio que, a partir de 2010, permite a dos personas del mismo sexo casarse y, por ende, adoptar niños diversifica el paisaje de los parentescos. El reconocimiento de la pluralidad, junto a una creciente individualización inherente a la postmodernización de la familia [Rabell, 2009] constituyen el marco de la oferta y la demanda de reproducción médicamente asistida.

5Cabe señalar que, en el periodo 2015-2017 que corresponde a nuestra encuesta etnográfica, la gestación para otros solo era realizable de manera legal y sin restricciones en el estado de Tabasco. A partir de la reforma a la Ley de Salud de abril de 2016 solo se permite bajo un régimen altruista para parejas de nacionalidad mexicana menores de 40 años bajo indicación médica. Es decir que, la patologización de la infertilidad deviene en un asunto político: el diagnóstico médico se convierte en un arma performativa que excluye a determinados sectores de la población del acceso a las biotecnologías. Aquellos que no cubren los requisitos de orientación sexual, edad y estado civil son objeto de una exclusión; es decir, de un movimiento efectuado desde el Estado que transforma la diversidad en desigualdad legitimada.

6En concreto, para acceder a las instituciones públicas que ofrecen servicios de reproducción asistida de alta complejidad en la capital de México —los cuales no incluyen la gestación subrogada ni técnicas que implican la participación de donantes— se debe cubrir como requisito ser pareja heterosexual casada o en unión libre y tener menos de 35 años de edad. La justificación que de estos requerimientos dan las instituciones, los cuales ya han sido impugnados legalmente por ser considerados discriminatorios [Gire, 2015, p. 10], es que atender un embarazo en personas mayores equivale a propiciar conductas de riesgo.

7Hacia estos grupos excluidos del servicio público se enfoca la siguiente cartografía de la reproducción asistida en Ciudad de México:

    • 1 A pesar de lo discutible que puede resultar definir a una familia con base en la orientación sexual (...)
    • 2 No todas las personas que necesitan la aportación de gametos o de capacidad gestante están dispuest (...)

    Padres de intención heterosexuales1 de cualquier edad que requieren y aceptan la donación de gametos y la gestación subrogada2.

  1. Parejas homosexuales femeninas y masculinas, de cualquier edad que optan por las vías medicalizadas.

  2. Hombres y mujeres sin pareja, de cualquier edad que eligen vías medicalizadas.

8Las gruesas líneas de la exclusión y de la desigualdad social atraviesan a lo largo y ancho este mapa, las asimetrías de género y de generación; así como una creciente intervención del Estado que coloca a determinados grupos en situación de vulnerabilidad [Olavarría y Lestage, 2016]. Sobre este paisaje se proyectan, según el tipo de alianza e ideología, contenidos tradicionales o inéditos del parentesco alrededor del matrimonio, de la familia, de los géneros, de la masculinidad y de la feminidad, pero, sobre todo, de lo que se entiende por un hijo.

  • 3 Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CB 2014 - 236622).
  • 4 A diferencia de las técnicas homólogas de reproducción médicamente asistida que se realizan con los (...)

9El corpus de esta investigación proviene de un total de 79 entrevistas realizadas en el marco del proyecto Parentescos en el espejo: Diversidad y desigualdad en el contexto mexicano contemporáneo3 cuyo objetivo es la exploración de la diversidad de los parentescos en Ciudad de México. Para este artículo, se seleccionaron seis casos etnográficos que cubren los criterios de exclusión del sistema público de salud, ya sea porque los padres de intención entrevistados no cuentan con pareja o su pareja es distinta a la heterosexual; exceden la edad máxima establecida de 35 años o requieren tratamientos heterólogos4; o bien, residen en una entidad federativa en la que no están regulados estos servicios.

10El total de los entrevistados es de nacionalidad mexicana (más una pareja de doble nacionalidad mexicana e israelí), fueron captados a través de diversos medios —contactos personales, foros y blogs de internet, a través de médicos y psicólogos en hospitales públicos y privados de Ciudad de México— y cuyas identidades están resguardadas mediante pseudónimos.

  • 5 El total de las entrevistas fueron realizadas por investigadoras del proyecto, con excepción de Daf (...)

Tabla 1. Tabla de perfiles5

Pseudónimo

Edad

Estado civil
y familiar

Religión

Ocupación

Lugar y condiciones de la entrevista

Perfil

1

Javier y Carmen

32
y 28 años

Pareja heterosexual casada sin hijos

Católica no practicante

Empleado y ama de casa

1.4.2016

Pareja en búsqueda de gestante sustituta debido al padecimiento de columna vertebral de Carmen

Ciudad de México

10 págs

2

Dafna y David

s/d

Pareja heterosexual casada con un hijo de 4 meses

Judía

Empresario y ama de casa

7.7.17

Dada la inviabilidad de los óvulos de Dafna, la pareja viaja a Israel para acceder al servicio médico

Iztapalapa, Ciudad de México

1 h 50 min

3

Ana y Lucía

43
y 37 años

Pareja homosexual casada con una hija de 5 meses de edad

Católica practicante

Directora comercial y ama de casa con estudios de mercadología

21.3.16

Madres por método Ropa

Originarias de Ciudad de México, residen en Querétaro, Qro.

55 min

4

Yara

49 años

Madre en solitario con un hijo de 5 años

Sin religión

Médica originaria de Ciudad de México actual residente en Cancún

14.10.17

Madre en solitario por inseminación artificial con donante anónimo

Cancún-Ciudad de México Vía Skype

40 min

5

Andrés

35 años

Soltero por divorcio heterosexual

Sin religión

Ingeniero en sistemas

28.3.16

Padre intencional en solitario

Ciudad de México

7 págs

6

Jorge

59
y 55 años

Pareja homosexual

Sin religión

Productor teatral y actor

11.4.16

Padres de una hija por adopción institucional

y León

casada

Ciudad de México

con una hija de 6 años de edad

1 h 12 min

11Los testimonios corresponden a entrevistas grabadas o transcritas que, más que agotar el repertorio, retratan la complejidad y las contradicciones —en una suerte de instantánea— en la que algunos de sus personajes se encuentran en la búsqueda, otros en la consecución y, no pocos, en la resignación y el duelo. A continuación, se presentan cuatro apartados etnográficos con sus respectivas reflexiones para arribar, al final, a conclusiones más amplias.

La gestación para otros en los niveles local y transnacional

12A raíz de un padecimiento de columna vertebral que impide a Carmen (28 años) cursar un embarazo; ella y Javier (32 años), su esposo, se dedican a buscar a una gestante sustituta a través de sus perfiles de la red social Facebook. Su deseo es que la persona dispuesta a donarles su capacidad gestante cambie de residencia a Guadalajara, donde ellos habitan y el procedimiento de gestación subrogada no está regulado. La pareja conoce las disposiciones legales a este respecto, pero no están dispuestos, por motivos de trabajo, a viajar a Tabasco y tampoco a contactar con una agencia: “Pues las clínicas no se adaptan a nuestras necesidades, además que se llevan mucho porcentaje del dinero que debería ser para la madre sustituta […] solo necesitamos implantación del feto ya fecundado [sic]” [Javier].

13Al momento de la entrevista, la pareja ya había hablado por medios electrónicos con varias gestantes de intención quienes, según Javier, “no aceptan cambiar de residencia en lo que dura el embarazo y el trato de las chicas a veces es muy grosero, como si forzosamente tuviéramos que acceder a todo lo que piden”. Le gustaría que la persona gestante, en caso de concretar su proyecto, lo fuera en más de una ocasión para así poder formar una familia con dos hijos. La pareja percibe en la gestación para otros “más que un trabajo, una buena obra, una ayuda muy bien retribuida”. La respuesta de Javier a la pregunta de la antropóloga “¿qué significa para ustedes este proceso?” resume, en una frase, el sentido de su búsqueda: “nuestra única oportunidad de ser padres biológicos”.

14No solo el hecho de que el cambio en la legislación hiciera aún más difícil el proyecto de Carmen y Javier, al establecer que la gestante debe ser una persona emparentada con los padres de intención (con quien no cuentan); varias razones llevan a inferir el improbable éxito de su proyecto. Entre otras, la rigidez con que establecen sus condiciones, la falta de asesoría legal y lo limitado de sus recursos económicos que el sentido de sus respuestas permite advertir.

15En una dirección diametralmente opuesta se desarrolla el proyecto parental de Dafna y David. Ante la evidencia de que la integrante femenina de la pareja no produce óvulos viables y debido a la presión que la familia ejerció sobre ella para tener descendencia, Dafna y David notifican a su médico en Ciudad de México que han accedido a viajar a Israel para beneficiarse de los avances científicos y del absoluto apoyo que la política pronatalidad del estado israelí ofrece sin costo alguno para sus ciudadanos con excepción de las familias homoparentales masculinas, de los varones solos y aquellos casos que requieran donación de óvulos [Teman, 2010; Birenbaum-Carmeli, 2016]. La filiación religiosa judía y los elevados recursos económicos de esta familia mexicana hacen posible su viaje y estancia en aquel país, donde se asegura que tanto el óvulo, madurado a partir de células germinales de la propia Dafna, como la identidad étnica y religiosa de la gestante coincidan con el régimen matrilineal propio de ese entorno cultural. A su regreso a México, la pareja asiste a consulta con el mismo especialista, esta vez para solicitar su asesoría con el fin de superar la falta de identificación y de liga emocional que Dafna experimenta respecto de su hijo.

  • 6 Si el aporte o el don por parte de la persona gestante o portadora consiste tanto del material gené (...)

16Ambas parejas —Carmen y Javier, Dafna y David— buscan un procedimiento homólogo viable en los términos de la práctica generalizada de la gestación para otros en México, consistente en que la pareja heterosexual de intención provee el embrión producto de gametos proporcionados por ambos miembros de la pareja a ser trasplantado a la gestante6. La inviabilidad de los óvulos de Dafna hubiera desembocado, en México, en dos posibilidades:

  • Que el gameto masculino del padre de intención —David— sea artificialmente inseminado en la gestante, lo que resulta inviable tanto para el médico como la pareja.

  • Que se recurra a la ovodonación y, en este caso, que la donante sea considerada apta desde el punto de vista étnico y religioso de los padres de intención, lo que resulta, en el contexto mexicano, viable para el médico, pero inviable para la pareja.

17Ello explica por qué, a pesar de contar en apariencia, con todos los recursos para realizarlo, en realidad ese proyecto parental solo es viable en Israel, donde tendrán acceso gratuitamente a la maduración de ovocitos de la propia Dafna y a la gestación sustituta en los términos aceptables de su filiación étnica y religiosa.

18Estas experiencias de parejas heterosexuales mexicanas representan los dos extremos de un sistema que, al igual que en muchos otros ámbitos, facilita y provee los medios y las oportunidades para quienes ocupan, en su interior, un sitio privilegiado; mientras que, para otros, multiplica los obstáculos y las dificultades. Asimismo, aquí se muestra que la unidireccionalidad de la búsqueda de gestantes sustitutas de países del Norte hacia países del Sur no siempre se cumple, puesto que, para las parejas mexicanas de los sectores privilegiados, aun cuando la posibilidad de realizar una subrogación gestacional en Tabasco estaba abierta, prefieren viajar a Estados Unidos (principalmente California y New Jersey) o a Israel (para aquellos de ciudadanía israelí). No obstante, ambas parejas tienen en común el hecho de que delegar o subrogar la gestación de su hijo constituye su último recurso.

19La polaridad económica traducida en el acceso a las biotecnologías no es el único rasgo que define este sistema. La falta de pareja, el haber rebasado la edad fértil, ser una pareja de dos varones o de dos mujeres; es decir, la presencia de infertilidad relacional es uno de los resortes que en mayor medida impulsan a las personas a buscar la gestación para otros.

Ideales recíprocos en un contexto asimétrico: El método Ropa (recibir óvulos de tu pareja)

20En marzo de 2016, las dos madres de Sabina (bebé de 5 meses de edad), Lucía y Ana, concedieron una entrevista. La pareja reside actualmente en la ciudad de Querétaro, donde Ana (43 años) trabaja como directora comercial de una empresa de telecomunicaciones y Lucía (37 años) —quien estudió mercadotecnia— se dedica de tiempo completo al trabajo del hogar y a la crianza de la hija de ambas. Gracias a la entrevista, ellas tuvieron conocimiento del acrónimo con que se conoce el método de reproducción que ellas emplearon para concebir a Sabina: recibir óvulos de tu pareja, más conocido como Ropa. Una de ellas aporta el óvulo para ser inseminado in vitro con el esperma de un donante y trasplantado a su compañera, quien llevará a cabo la gestación y el parto.

21En palabras de Ana: “nosotras concebimos a nuestra familia desde que vivimos juntas ella y yo; después llegaron nuestras perritas y después llegó Sabina, pero siempre somos nosotros, nuestra familia nuclear somos nosotros…”. Se confiesan católicas creyentes: “si Dios quiere que llegue un bebé que nos permita educarlo y guiarlo, acompañarlo en la vida…”.

22La aprobación del matrimonio igualitario en México en 2010 animó a la pareja a casarse y a buscar asistencia médica en una clínica privada. La doctora que las atendió las trató bien “mientras pensó que eran hermanas o algo parecido” pero, al revelarle que eran pareja, su actitud cambió; entonces, Ana y Lucía optaron por otra clínica donde les propusieron la inseminación artificial con donante. Lucía se sometió sin éxito a la inseminación artificial y le siguió la fertilización in vitro. Ambas tomaron los estimulantes de ovulación y se sometieron a una aspiración doble para extraer los óvulos, pues su anhelo era convertirse simultáneamente en madres de dos niños. El hecho es que solo dos de los once óvulos obtenidos fueron fertilizados exitosamente e implantados en Lucía. El plan original de concebir y gestar de manera conjunta no fue posible dado que el médico no juzgó pertinente que Ana cursara un embarazo debido a su padecimiento de artritis reumática. La pareja no desea saber a quién pertenece el óvulo que resultó fertilizado, lo que las coloca, en el plano del imaginario, a ambas como madres genéticas. Un aspecto que la pareja había establecido como acuerdo era que su hija llevara como primer apellido el de Lucía.

“Ana: ‘…porque como se lo dije desde un principio, quien puso su cuerpo y quien vivió todo —porque tuvo un embarazo un poquito complicado— fue ella, y es mi manera de reconocerle todo el esfuerzo que hizo. Yo encantada de que la niña lleve mi apellido […] el cual puede o no continuar, pero, sobre todo, es mi manera de reconocerle a ella esta entrega que tuvo por nuestra familia’”.

23En el Registro Civil, la persona que elaboró el acta accedió a su petición, pero al cabo de unas horas de haberse retirado de la oficina, la pareja recibió una llamada telefónica indicándoles que debían regresar a hacer una corrección. Fueron informadas de que, al ser revisada por el supervisor, el acta no había sido llenada de acuerdo a las reglas establecidas para el caso de dos madres: “primero tiene que ir el apellido de la no gestante [de la madre no gestante] que el de la madre natural es el segundo, […] primero, siempre es el nombre de la proveedora”. Es decir que las normas establecidas para el registro de los niños de familias homoparentales son una calca que reproduce la asimetría de las heteroparentales: el proveedor —padre— de la familia heteroparental correspondería a la proveedora del material genético quien, por ello, tiene el derecho a aportar el primer apellido; mientras que la madre heteroparental correspondería a la portadora —gestante— de las homoparentales. En otras palabras, al rol preponderante de la transmisión de la información genética se le considera como “activo” y se le asigna el primer lugar en la filiación del niño; mientras que la gestación “pasiva”, que caracterizaría a la madre, ocupa el segundo lugar en el nombre del hijo o hija.

24Esta experiencia produjo un gran desaliento en la pareja, aunado a la impotencia de no poder apelar judicialmente. A su optimismo, en lo que se refiere al goce por haber formado una familia y el cual comparten con sus respectivas parentelas, se contraponen dos temores más: el primero tiene que ver con la obtención de visas para viajar a los Estados Unidos, puesto que con anterioridad ellas no declararon formar un matrimonio de dos mujeres. El segundo tiene que ver con el bautizo católico de Sabina pues, al momento de apartar la fecha en la iglesia, ellas mencionaron que: “la niña no tiene papá, pero no les hemos dicho que somos dos mamás…”.

25Desde el punto de vista médico, la recepción de óvulos de la pareja Ropa es un procedimiento idéntico a la gestación para otros, con la diferencia de que en este media la existencia de un convenio con la gestante sustituta. Ana y Lucía gestan para sí mismas, pero se benefician de la tecnología ideada para tal fin. El proceso simétrico y simultáneo de procreación y gestación no resultó viable. La aportación conjunta de óvulos y la decisión de no conocer a quién de las dos pertenece la célula germinal que devino en el embrión refleja la voluntad por participar simétrica y recíprocamente tanto del plano genético como del gestacional.

26Otra opción para Ana y Lucía es que un embrión de material genético X hubiera sido trasplantado a una o a los dos miembros de la pareja, en cuyo caso se diluye la participación genética de ambas, pero persiste la simetría gestacional. O, el caso —inviable— de que la pareja contratara a una tercera mujer para ser inseminada y que fungiera, a la vez, como gestante, el cual las hubiese colocado en un plano análogo al de las madres adoptantes.

27Llama la atención el hecho de que, a lo largo de la entrevista, no se mencionó el origen del esperma, ni si hubo algún criterio de selección. El papel facilitador del proceso, para ellas, lo encarna Dios. El contexto familiar de Lucía y Ana evoca, en cierto sentido, el de un régimen matrilineal donde el genitor de un niño no es su pariente y el vínculo del hijo o hija tanto con el genitor como con los parientes de este es nulo, pero, a diferencia de aquel, aquí se mantiene la bilateralidad de ambas parentelas maternas. Esta afirmación conduce a reflexionar sobre la medida en que la intervención tecnológica modifica o no el parentesco. Héritier [1985], Godelier [2004] y Delaisi de Parceval & Collard [2007] afirman que las biotecnologías de la reproducción humana no modifican sustancialmente la constitución de la descendencia y que en todas las sociedades se hallan dispositivos equivalentes a ellas.

28La intervención de Dios, tanto como de un sistema facilitador (“gay friendly”, en palabras de Ana) que abre las puertas al matrimonio igualitario, hacen que Ana y Lucía perciban el nacimiento de su hija como un auténtico milagro. A diferencia de las familias heteroparentales, para quienes el tener un hijo cae en el orden de lo culturalmente establecido y esperado, las parejas homoparentales, que transitan a lo largo de sus biografías de la proscripción a la normalización, interpretan este suceso como una proeza. La mayoría de las parejas homoparentales entrevistadas son miembros de organizaciones políticas y ven sus trayectorias como una forma de activismo en el que una de sus reivindicaciones sería lograr la equidad en el acta de nacimiento de sus hijos o hijas.

29Si, como afirma Héritier [1985], en lo que a dispositivos para paliar la infertilidad se refiere “que no hay nada nuevo bajo el sol”, cabe preguntarse si la homosexualidad cambia o no el parentesco. Los estudios reunidos por Courduriès y Fine [2014] refutan la idea de que una revolución antropológica o de que un profundo trastorno haya tenido lugar al abrirse, como un tema público, la orientación sexual como definitoria de un tipo de parentesco. A diferencia de los primeros trabajos sobre homoparentalidad de Cadoret [2009] para quien el acceso de los gais y las lesbianas al estatus de padre o madre instituye un homoparentesco; para estos autores que abordan la misma cuestión doce años más tarde, la verdadera novedad no reside en la homo sino en la pluriparentalidad, la presencia simultánea de varias personas adultas que concurren en la concepción, nacimiento y crianza de un niño, la cual no sería exclusiva de las familias homoparentales.

Masculinidad y feminidad en la búsqueda médicamente asistida de la descendencia

30En un estudio comparativo entre usuarios de reproducción asistida en la medicina privada y pública en Ciudad de México [Olavarría, 2014, p. 142-176], se observó que, entre las parejas de clase alta usuarias de reproducción asistida, la herencia genética es definitoria en el reconocimiento de la descendencia y la adopción no es considerada como alternativa. Las personas expresan su incertidumbre e incomodidad al saber que uno de los dos no es el padre y las esposas manifiestan su preocupación por gestar un hijo que no es de su marido. Tras un diagnóstico de azoospermia, por ejemplo, los varones entrevistados responden con risas y bromas, la única respuesta pública aceptable frente al tabú y, desde ese momento, se impone el secreto sobre el origen del hijo.

31Salta a la vista, aun en el nivel celular, la asimetría genérica, puesto que las valoraciones y juicios no aplican por igual para la recepción de esperma que la de óvulos o de gestación. En los testimonios de los padres y madres de intención en pareja heterosexual se observa un rechazo a la donación de esperma y una opinión más abierta sobre la donación de óvulos, mientras que la subrogación gestacional divide las opiniones.

32Una pareja mencionó que les gustaría conservar el anonimato de su posible donante y, entre risas, que sea sano y de ojos verdes (lo que en México equivale a un ideal aspiracional de tintes racistas). Por esta razón, el parecido físico con el hijo es un imperativo, pues constituye la única prueba exhibible del lazo genético [Fortier, 2009, p. 272].

33Tal como lo revelan estudios sobre la masculinidad en México [Gutmann, 1997] y en otros países latinoamericanos, Chile [Parrini, 2000] y Brasil [Gomes, 2002, p. 341], la paternidad es la culminación de la identidad masculina tanto heterosexual como gay, su estado pleno, su mayor solidez. Cuando un hombre es padre se puede decir que es, de verdad, hombre.

“Si bien algunos hombres quieren hijos para mostrar sus capacidades procreadoras y su virilidad, para otros muchos, así como para numerosas mujeres, los hijos proporcionan una forma de mostrar la valía propia en otros aspectos. […] muchos hombres y mujeres de la Ciudad de México son padres por gusto. Los mexicanos de todas las edades, incluso los adultos sin hijos, disfrutan la compañía de los niños, y los consideran una de las cosas más naturales y maravillosas del mundo” [Gutmann, 1997, p. 137-138].

34Héritier [2010] vislumbra en la verdad de la paternidad biológica el último reducto del poder femenino, de ahí que aceptar públicamente la donación de esperma es, para un varón mexicano, sucumbir ante el poder de su esposa. Para una mujer soltera, ello equivale a negar la importancia del varón.

35Esto lo pudo comprobar Yara, médica de Ciudad de México quien, por más de diez años, buscó la forma de construir su familia monoparental. Primero, consultó con dos de sus amigos, uno de ellos casado, la posibilidad de ser donantes, pero ambos se negaron bajo el argumento de sentirse usados. Buscó la adopción sin éxito y, finalmente, en una clínica privada, eligió a su donante de un catálogo con las siguientes características físicas y personales: un latino de tez morena clara, con estudios universitarios, más alto que ella; esto es, su pareja ideal. Al tercer intento de inseminación artificial, obtiene un resultado positivo y no guarda secreto alguno en su medio familiar o profesional, pues siempre tuvo claro que sería transparente con su hijo, en quien, actualmente, vuelca sus cuidados.

36El modelo familiar de Yara ciertamente expande el contenido de la feminidad, pero al mismo tiempo, obedece la norma imperante en México: “La maternidad ha sido concebida como un destino y una ‘necesidad natural’; se da por hecho que toda mujer desearía tener hijos como parte su [supuesto] instinto maternal” [Lerner, Guillaume y Melgar, 2016, p. 336].

37En este sentido, los varones solteros en búsqueda de una posible gestante no solo tienen que remontar el estereotipo negativo que, a manera de sospecha infundada, surge de la pregunta ante las razones por las cuales un hombre soltero quiere tener un hijo o hija, o sea, formar una familia monoparental; sino también deben demostrar que es esa su intención y no otra.

38Para Andrés, heterosexual soltero de 35 años de edad, con formación de ingeniero en sistemas, su decisión de indagar por internet la manera de tener un hijo o hija, vía la gestación para otros, es producto de su historia personal. Tras un divorcio ocurrido hace nueve años —una de cuyas causas fue justamente la falta de descendencia—, aunado a un periodo de desempleo y de adicción al alcohol, Andrés plantea su proyecto en las redes sociales y el tipo de respuestas que, hasta ahora, ha recibido de personas que le solicitan a cambio manutención y pagos: “que, si es in vitro o al natural”, hasta de “darme al bebé en adopción” llevan a preguntarse sobre la viabilidad del mismo.

39En este contexto, se considera viable cuando el varón de intención provee los gametos para concebir in vitro y se trasplanta a una segunda mujer gestante; pero resulta inviable cuando el varón de intención provee los gametos para concebir in vitro y se trasplanta a la misma mujer gestante y ovodonante. De ahí que el desconocimiento de Andrés sobre estos detalles lo ubiquen en una posición vulnerable y sobre la cual es parcialmente consciente: “He considerado una oferta, nada más que siempre queda la incertidumbre de si es real o al final va a resultar una estafa”. Su convicción, al igual que muchos otros padres de intención convocados por los sitios de internet, en que “es mejor sin intermediarios” lo ha orillado a actuar con desconfianza: “Sí tuve respuestas inmediatas, pero de personas extranjeras que querían ayudarme, pero se me hizo muy complicado, desde lejos, o que vinieran al país. Ya por eso no me gustó”. Al siguiente año de la entrevista, la regulación de la reproducción asistida en México convirtió en ilegal la familia en solitario de Andrés.

40Estudios centrados en la perspectiva de género, en el marco de la reproducción asistida, exploran el sentido diferencial en el que participan los cuerpos femeninos y masculinos [Chávez, 2011; Gomes, 2002]. Desde el punto de la incidencia de los tratamientos y de lo invasivo que pueden resultar para las mujeres a diferencia de los hombres [Álvarez, 2006], se confirma la asimetría duogenética reproductiva [Strathern, 1992]. Esta noción alude a la representación del parentesco euroamericano en la que padre y madre contribuyen genéticamente en la formación del niño [a través del esperma y del óvulo], pero —desigualmente— en la medida que la madre contribuye con un elemento más: la gestación. Una vez obtenida la gravidez, el proceso ocurre exclusivamente en el útero, independientemente de la participación paterna [Gomes, 2002, p. 350].

41La asimetría fisiológica de los cuerpos en la procreación no tiene otra razón que la cultural de determinar automáticamente una asimetría absoluta de las responsabilidades y de los compromisos [Héritier, 1985]. Entiéndase por “responsabilidad y compromiso” la actitud amorosa y de cuidados hacia un niño que no tiene que ver con la idea espontánea del instinto materno.

42Así, la asimetría duogenética reproductiva determina el que las mujeres entrevistadas consideren, además de la aportación genética, la capacidad gestante —el llevar en el vientre— como un elemento central en sus opiniones respecto de la posibilidad de subrogar la gestación de un hijo. El embarazo parece adquirir igual importancia que la aportación del óvulo y, de cierta manera, el compartir los elementos nutricios a través de la placenta nivelaría el hecho de que en la concepción interviniera un óvulo donado. Para los varones, al no contar con esa experiencia corporal, el no colaborar con material genético en la fecundación tiene, como ya se mencionó, mayores implicaciones simbólicas [Álvarez, 2006]. Mientras que la mujer buscaría una de las dos opciones, llevar en el vientre o asegurar el lazo genético para un varón en pareja heterosexual u homosexual, buscar una gestante sustituta no representaría mayor conflicto.

43El que un hijo se lleve en el vientre es para las usuarias entrevistadas tanto un deseo que marcará su relación con el niño o niña como el elemento que hará, según ellas, a una gestante —en un momento dado— reclamar al bebé como propio; o bien, para una madre que no lo gestó, el mostrarse distante.

Masculinidad gay y proyecto parental

44Al momento de la entrevista León (52 años) y Jorge (59 años), celebran su sexto aniversario de boda y dieciséis años de relación. Jorge, con quien se llevó a cabo la entrevista, es productor teatral y arquitecto. León es actor exclusivo de la empresa televisiva más grande de México. A pesar de ser personas públicas y de haber autorizado la utilización de sus nombres, se aplicó el criterio general de anonimato para todos los participantes.

45La consecución del proyecto parental de Jorge y León es reflejo vivido de la historia reciente en México en lo que respecta al reconocimiento de la diversidad no solo en términos jurídicos, sino sociales y civiles. Jorge narra cómo en 1983, a la edad de 26 años cuando se encontraba en Chiapas, fue considerado por una familia para ser receptor de un niño en la modalidad conocida localmente como hijo de crianza, pero no aceptó. Esta práctica, que corresponde a lo que en antropología se conoce como transferencia de niños [Fine, 1998], es frecuente en esa región del sureste mexicano.

46La propuesta de tener un hijo propio se presentó años más tarde por parte de León “como una manera de dar a alguien una mejor vida, de compartir con alguien lo mucho que ellos tienen y a través de ello, ser mejores”. Planearon “subrogar un vientre” en California, Estados Unidos: una amiga de León recién divorciada se propuso como donante de óvulo para que, a través de una FIV, concibieran un hijo con el esperma de ambos, pero su proyecto se vio frustrado cuando la donante amiga regresó con su expareja y abandonó el proyecto. Al poder casarse, gracias al cambio en el Código Civil en 2010, se cristalizó en la mente de ambos formar una familia y adoptar: “era algo político”, señala Jorge.

47Según Jorge, por tratarse de dos hombres, “teníamos que comprobar que no había malas intenciones: es un absurdo”. Al cabo de seis meses de trámites, al enterarse de la fama de la pareja como actor de TV y productor de teatro, los funcionarios temieron enfrentar una demanda legal y agilizaron el proceso. Al ser la primera pareja homosexual a quienes se entregaba un menor en adopción decidieron por convicción ser una familia visibilizada y, como tal, realizar activismo. “Es muy fácil decir: es problema del Estado. Yo tengo que hacer que el Estado lo convierta en su causa, pero es mi problema, tengo que mover mi entorno”.

48León y Jorge decidieron no repartir roles: “no somos papá y mamá sino dos papás. Para Adriana [su hija] es lo más normal”. El recorrido de León y Jorge, a pesar de su elevado capital social y económico, no puede sino estar marcado por distintos tipos de exclusión. En su juventud, experimentan el rechazo por parte de sus familias de origen debido a su orientación sexual y la prevalencia de un paradigma opresivo que volvía impensable la posibilidad, para ellos, de formar familias. Transitan sin éxito por varios dispositivos medicalizados y no medicalizados de reproducción asistida de tipo tradicional, tecnologizada y transnacional antes de arribar a la que resulta idónea para ellos. Si bien el pertenecer al sector de la población de ingreso elevado y el alto capital social que representa el ser figuras del medio artístico, que pueden considerarse factores que neutralizan la posible discriminación, vale la pena recordar que su proyecto parental no hubiera sido realizable por la vía medicalizada en Ciudad de México, ni en una institución pública, ni en una agencia de adopción de ideología religiosa.

49A diferencia de lo observado en otras familias homoparentales masculinas en Ciudad de México [Salvador, 2013] en las que el trabajo de crianza recae sobre el miembro de la pareja con quien el hijo o hija mantiene lazos genéticos convirtiéndose uno de ellos en gestor de cuidados y el otro en proveedor (lo que correspondería a grandes rasgos a los roles femeninos y masculinos tradicionales), en la descripción de actividades diarias de León y Jorge no se aprecia una división sexual del trabajo de crianza de su hija, lo que se debe a la decisión consciente de no reproducir los roles de género.

Conclusión

50En gran medida, la reacción prohibitiva hacia la gestación para otros y los cambios subsecuentes en la Ley General de Salud aprobada por el Senado en 2016 es resultado de la participación de México en la llamada “industria transnacional de la subrogación”. Este artículo muestra otra cara de la reproducción asistida entre usuarios locales quienes, en su mayoría, tienen dificultad para acceder a ella y, a partir de dicha reforma, lo será aún más. Tomar la decisión de subrogar un embarazo implica un largo recorrido, a lo largo del cual, quedan atrás otras opciones. No existe una vía directa y, aun en el consultorio o la clínica, los usuarios y los médicos echan mano de sus recursos y de su creatividad, acotada por normas o por lineamientos de orden cultural.

51No hay una tipología sino un rizoma que se complejiza, no solo en función del sexo, la edad o la orientación sexual de los solicitantes, sino también en cuanto a sus criterios religiosos y políticos. Por supuesto, se observa una relación directa entre la capacidad económica del usuario y el acceso a una mayor calidad y variedad de tecnologías biomédicas, pero también una exclusión que tiene que ver, básicamente, con criterios morales.

52Este conjunto de variables expresado en la diversidad de la conyugalidad y de la parentalidad es campo fértil para nuevos escenarios de la reproducción médicamente asistida y de la gestación para otros. La dicotomía entre las “familias basadas en premisas genético-biologicistas y aquellas caracterizadas por su capacidad de elección, que las convierte en sujetos activos y creadores de parentesco” [Grau Rubio y Fernández Hawrylak, 2015] se desdibuja y se complejiza. El significado del parentesco se transforma en la medida que en él cristalizan tendencias demográficas y relaciones de poder. La cartografía aquí delineada revela que, en términos de exclusión social:

  1. Para las parejas mexicanas de los sectores privilegiados, el cambio en la ley les resulta indiferente pues, aun cuando la posibilidad de realizar una subrogación gestacional en Tabasco estaba abierta, prefieren viajar a Estados Unidos (principalmente California y New Jersey) o a Israel (para aquellos de ciudadanía israelí). Un comportamiento similar entre las parejas gais masculinas españolas se observa entre los padres de intención con más recursos que viajan a California, mientras que los de clase media lo hacen a la India [Álvarez, Olavarría y Parisi, 2017].

  2. Para los padres de intención homo y heterosexuales tanto como para aquellos que desean formar una familia monoparental —excluidos del servicio público de salud— el costo de los tratamientos, los estudios de laboratorio y, eventualmente, de gametos y/o de gestación, representa en términos absolutos o relativos una inversión elevada o incosteable.

53Sobre la relación de causalidad entre las biotecnologías con la diversidad de los parentescos en Ciudad de México, puede afirmarse que:

  1. Si bien las técnicas de reproducción asistida hacen posible que personas en todo tipo de relación (homo o heterosexual) o sin relación y de cualquier edad puedan tener hijos genéticamente relacionados, no la determinan. El caso de León y Jorge demuestra que su activismo político en pro de la diversidad no está sujeto a tener hijos genéticos.

  2. La familia de Ana y Lucía, a pesar de haberse formado bajo el ideal de la equidad y de la reciprocidad entre dos mujeres, se enfrenta a un régimen patrilineal que las conduce, a su pesar, a reproducir la asimetría genérica al momento de establecer la filiación con su hija y al enfrentarse al Estado y a la Iglesia. Un aspecto a profundizar analíticamente sería la práctica, por parte de las parejas compuestas por dos varones y por dos mujeres, de mezclar sus gametos con la intención de que sus hijos o hijas establezcan la liga genética con ambos. Parejas gais masculinas recurren a la mezcla de embriones a ser implantados en la gestante, para reafirmar que tanto uno como otro sean padres y que se desconozca quién es el padre genético (Olavarría, 2018, p. 128).

  3. La noción de matrimonio como el espacio idóneo para reproducirse permanece incólume entre las parejas biparentales, tanto hetero como homoparentales. Tanto León y Jorge como Ana y Lucía deciden, en un mismo movimiento, casarse y tener hijos.

  4. Son las familias monoparentales que rechazan el matrimonio —y por ello representan un reto en tanto que niegan y confirman los roles de género—, pero sin duda, serán los varones solteros, como Andrés, quienes enfrentan un mayor número de dificultades para ser padres.

54La asimetría genérica está atravesada por las categorías de clase social, edad y estado civil. Se delinea una jerarquía en que las familias biparentales hetero y homosexuales casadas de las clases altas ocupan la cúspide; mientras que, en las capas intermedias y bajas, el resto de ellas se ubica en distintos niveles en función del cruce de variables.

55Ya sea a través de la medicalización o de la adopción, un hijo, además de ser una persona en sí misma y de un ser a quien cuidar, es una prolongación del yo [Pitt-Rivers, 1973]. Tener un hijo —para las parejas y personas entrevistadas para este trabajo— dota de sentido a la existencia y, en esta medida, confirma la identidad (Andrés, Yara, Javier y Carmen), representa un fin religioso (Ana y Lucía; Dafna y David) o la culminación de un proyecto político social (León y Jorge).

Haut de page

Bibliographie

Álvarez Consuelo, “Múltiples maternidades y la insoportable levedad de la paternidad en reproducción humana asistida”, Revista de antropología social, Universidad Complutense de Madrid, vol. 15, 2006, p. 411-455.

Álvarez Consuelo, Olavarría María Eugenia y Parisi Rosa, “Repensando el feminismo: el debate de la gestación subrogada en México, España e Italia”, DADA Rivista di Antropologia post-globale, año VII, semestre no 2, diciembre 2017.

Birenbaum-Carmeli Daphna, « La GPA gestationnelle en Israël : loi, encadrements et expériences », La Gestation pour autrui : resituer la France dans le monde, 1er colloque scientifique international en France sur la GPA, París, 17-18 noviembre 2016.

Cadoret Anne, “Parentesco y figuras maternales: El recurso a una gestante subrogada por una pareja gay”, Revista de Antropología Social, vol. 18, 2009, p. 67-82.

Chateauneuf Doris, « Projet familial, infertilité et désir d’enfant : usages et expériences de la procréation médicalement assistée en contexte québécois », Enfances, Familles, Générations, no 15, 2011, p. 61-77. Disponible en: URI: http://id.erudit.org/iderudit/1008146ar DOI: 10.7202/1008146ar

Chávez Courtois Mayra Lilia, Infertilidad y Reproducción asistida: Una mirada antropológica, España, Editorial Académica Española, 2011.

Courduriès Jérôme et Fine Agnès, Homosexualité et parenté, París, Armand Colin, 2014.

Delaisi de Parseval Geneviève et Collard Chantal, « La gestation pour autrui : un bricolage des représentations de la maternité et de la paternité euro-américaine », L’Homme, no 183, 2007, p. 29-54.

Fine Agnès, Adoptions : ethnologie des parentés choisies, París, Éd. de la Maison des sciences de l’homme, 1998.

Fortier Corinne, « Quand la ressemblance fait la parenté », in Enric Porqueres i Gené, Défis contemporains de la parenté, París, Éd. de l’École des hautes études en sciences sociales, 2009, p. 251-274.

GIRE (Grupo de información en reproducción elegida), Niñas y mujeres sin justicia: Derechos reproductivos en México, 2015.

Godelier Maurice, Métamorphoses de la parenté, París, Fayard, 2004.

Gomes Costa Rosely, “Reprodução e gênero: paternidades, masculinidades e teorias da concepção”, Estudos Feministas, año 10, 2o semestre 2002, p. 339-354.

Grau Rubio Claudia y Fernandez Hawrylak María, “Relaciones de parentesco en las nuevas familias: Disociación entre maternidad/paternidad biológica, genética y social”, Gazeta de Antropología, 31 (1), 2015, artículo 02. Disponible en: http://hdl.handle.net/10481/34248

Gutmann Matthew C., “Machos que no tienen ni madre: la paternidad y la masculinidad en la Ciudad de México”, La Ventana, no 6, 1997, p. 119.

Héritier Françoise, « La filiation, état social », La revue lacanienne, 3, no 8, 2010, p. 33-36.

Héritier Françoise, « La cuisse de Jupiter : réflexions sur les nouveaux modes de procréation », L’Homme, no 94, 1985, p. 5-22.

Hovav April, “The Global Market for Wombs: Study of the Transnational Surrogacy Industry in Mexico”, Making Kinship: Technology, Bio-Politics, and Reproductive Justice, 2do Congreso Internacional de Antropología AIBR, septiembre 2016, Barcelona.

Inhorn Marcia C. y Gürtin Zeynep B., “Cross-Border Reproductive Care: A Future Research Agenda”, Reproductive Biomedicine Online, vol. 23, no 5, 2011.

Lerner Susana, Guillaume Agnès y Melgar Lucía, Realidades y falacias en torno al aborto: salud y derechos humanos, México, El Colegio de México/IRD, 2016.

Olavarría María-Eugenia, La gestación para otros en México: Parentesco, tecnología y poder, México, Gedisa, 2018.

Olavarría María-Eugenia, « Des diverses manières d’avoir un enfant à Mexico au xxie siècle : adoption et techniques de reproduction assistée dans des familles homo- et hétéroparentales », in Françoise Lestage et María-Eugenia Olavarría (coord.), Adoptions, dons et abandons au Mexique et en Colombie : des parents vulnérables, París, L’Harmattan, 2014, p. 142-176.

Olavarría María-Eugenia y Lestage Françoise, “Surrogates, Doctors and Legislators: A Shift in the Mexican International ART Circuit from 2015 to 2016”, La Gestation pour autrui: resituer la France dans le monde, 1er colloque scientifique international en France sur la GPA, París, 17-18 noviembre 2016

Parrini Rodrigo, “Los poderes del padre: paternidad y subjetividad masculina”, in José Olavarría y Rodrigo Parrini (ed.), Masculinidad/es: Identidad, sexualidad y familia, Santiago, Flacso-Chile/Universidad Academia de Humanismo Cristiano/Red de Masculinidad, 2000.

Pitt-Rivers Julian, “The Kith and the Kin”, in Jack Goody (ed.), The Character of Kinship, Cambridge, Cambridge University Press, 1973, p. 89-105.

Rabell Romero Cecilia, “Introducción”, in Cecilia Rabell Romero (coord.), Tramas familiares en el México contemporáneo: Una perspectiva sociodemográfica, México, IIS/UNAM/El Colegio de México, 2009, p. 9-38.

Salvador Oscar, “Familias homoparentales: más allá del matrimonio y la adopción”, in María-Eugenia Olavarría (coord.), Parentescos en plural, México, Miguel Ángel Porrúa/UAM, 2013, p. 35-82.

Schurr Carolin, “From biopolitics to bioeconomies: The ART of (re-)producing white futures in Mexico’s surrogacy market”, Environment and Planning D: Society and Space, Sage Publications, 2016. Disponible en: http://journals.sagepub.com/doi/full/10.1177/0263775816638851

Strathern Marilyn, Reproducing the Future: Essays on Anthropology, Kinship and the New Reproductive Technologies, Manchester, Manchester University Press, 1992.

Teman Elly, Birthing a Mother: The Surrogate Body and the Pregnant Self, Berkeley, University of California Press, 2010.

Haut de page

Notes

1 A pesar de lo discutible que puede resultar definir a una familia con base en la orientación sexual de la pareja conyugal, se optó por usar los términos más comunes en la literatura antropológica: heteroparental y homoparental.

2 No todas las personas que necesitan la aportación de gametos o de capacidad gestante están dispuestas a recibirlos. Es decir que, la intervención de un o de una donante no es considerada, de manera unánime por la población entrevistada, como una forma de establecer descendencia.

3 Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CB 2014 - 236622).

4 A diferencia de las técnicas homólogas de reproducción médicamente asistida que se realizan con los gametos de los padres intencionales, las técnicas heterólogas requieren de la participación de terceros en calidad de donantes o proveedores.

5 El total de las entrevistas fueron realizadas por investigadoras del proyecto, con excepción de Dafna y David, cuyo caso fue referido por el psicoterapeuta especialista en reproducción humana que atendió a la pareja (Federico Gracia, 68 años).

6 Si el aporte o el don por parte de la persona gestante o portadora consiste tanto del material genético como del proceso de gestación se está hablando de subrogación tradicional o parcial; mientras que si solo se delega el segundo, se trata de subrogación gestacional o completa. Es importante mencionar que, a lo largo de esta investigación, en la ciudad y el periodo considerados, solo se observaron casos de subrogación gestacional.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

María-Eugenia Olavarría, « La gestación para otros en México: diversidad, homoparentalidad y exclusión », Cahiers des Amériques latines, 88-89 | 2018, 113-131.

Référence électronique

María-Eugenia Olavarría, « La gestación para otros en México: diversidad, homoparentalidad y exclusión », Cahiers des Amériques latines [En ligne], 88-89 | 2018, mis en ligne le 23 janvier 2019, consulté le 18 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/cal/8899 ; DOI : 10.4000/cal.8899

Haut de page

Auteur

María-Eugenia Olavarría

María-Eugenia Olavarría est ethnologue, professeure chercheure à l’UAM (université autonome métropolitaine, Mexique) et membre du Système national de la recherche. Ses travaux portent sur l’anthropologie de la parenté et du corps, la GPA et la PMA. Elle a récemment publié La gestación para otros en México: Parentesco, tecnología y poder (Gedisa UAM, 2018) et « La gestante sustituta en México y la noción de trabajo reproductivo » (Estudios de Género de El Colegio de México, vol. 4, no 7, 2018).

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation sur les Amériques
  • OpenEdition Journals