Navigation – Plan du site
Migrations : le(s) sens des liens

Migración, territorio y transnacionalismo: Peruanos en una ciudad global del Sur

Migration, territory and transnationalism: Peruvians in a Southern global city
Migration, territoire et transnationalisme : les Péruviens dans une ville globale du Sud
Susana María Sassone et Marina Laura Lapenda
p. 111-133

Résumés

À partir des années 90, les nouveaux flux migratoires des Péruviens vers l’Argentine sont à comprendre dans le cadre de la dynamique de proximité régionale Sud-Sud. Cet article aborde, d’un point de vue transnational, le champ migratoire entre le Pérou et l’Argentine, à destination de Buenos Aires en tant que ville globale. L’objectif est d’étudier les dimensions du transnationalisme des migrants péruviens, selon un système multipolaire mondialisé. Une approche qualitative a été utilisée et 60 entretiens approfondis ont été réalisés, avec une sélection basée sur un échantillon théorique intentionnel pour étudier les trajectoires migratoires des Péruviens, du point de vue du sujet. L’analyse de ce corpus a permis de confirmer que les migrants péruviens et leurs familles installés dans l’Aire Métropolitaine de Buenos Aires sont caractérisés par des mobilités et des points d’ancrage, articulés dans un espace migratoire transnational à travers trois dimensions : celle des familles, celle des identités culturelles et celle de la citoyenneté, selon des logiques multiterritoriales et multiscalaires.

Haut de page

Notes de la rédaction

Texte reçu le 18 janvier 2019, accepté le 22 mai 2019.

Texte intégral

  • 1 El concepto de territorio en este artículo sigue los lineamientos de la geografía social francesa, (...)

1Pensar espacios transnacionales de la migración supone cuestionar las reconfiguraciones de los territorios a partir de las movilidades y anclajes de los migrantes (las que a su vez incluyen conectividades en redes, novedosas construcciones del sentido de lugar, prácticas sociales y vínculos transnacionales específicos, entre otros temas), así como el papel de los Estados de origen, de destino y hasta de tránsito. Los dos pilares analíticos que activan estos espacios demuestran sus fuertes nexos. Por un lado, la variedad e intensidad de las movilidades hacen posible el funcionamiento de un espacio transnacional migratorio; dichas movilidades abarcan los desplazamientos cotidianos en el barrio, en la ciudad, como las movilidades entre ciudades, entre países y hasta entre continentes, impulsados por los vínculos entre las localizaciones de los actores de la migración (migrantes y no migrantes). Por su parte, los anclajes hablan, en esas localizaciones, de las estrategias, las percepciones, las representaciones y las acciones individuales y colectivas para configurar territorios1 en simultaneidad, los que son tales en la medida en que esos actores vivencian relaciones de proximidad aun en la distancia [Reyes Tovar y Martínez Ruiz, 2015, p. 121; Dureau et al., 2014].

2Seguimos las preocupaciones de los especialistas, ya sean geógrafos u otros cientistas sociales, acerca de la vigencia del transnacionalismo dentro del campo migratorio. Collyer y King [2015] hablan de la producción de los espacios transnacionales a partir de procesos migratorios internacionales y de la relación con las políticas de los Estados; en tal sentido, esta postura se une a la visión de Portes [2001] cuando distingue el transnacionalismo desde abajo, o sea, desde los actores de la migración, y desde arriba, esto es, desde las instancias de poder de los Estados. En este trabajo se pretende discutir, como marco general, la intensidad y variación con las cuales las dimensiones, desde abajo y desde arriba, combinadas, operan para definir el espacio transnacional de la migración peruana en Buenos Aires, sobre la base de las movilidades y anclajes extendidos a escala global.

  • 2 La división político-administrativa de Perú comprende 24 departamentos y la Provincia Constituciona (...)

3Esta es una de las corrientes migratorias recientes en la Argentina y, en particular, en el Área Metropolitana de Buenos Aires (también referida en este artículo por su sigla Amba), donde desde hace décadas reside un tercio de la población del país y poco más del 60 % de los extranjeros. Ese nivel de concentración es mayor para algunos colectivos, como es el caso de los peruanos, con más del 70 %, migración que se encuadra dentro del transnacionalismo migrante, al igual que se comprueba para la migración boliviana [Sassone, 2002; Le Gall, 2011; Baby-Collin, 2014]. Los años noventa, para Perú, estuvieron signados por la crisis político-económica y la desarticulación del tejido social, en parte ocasionado por el accionar de la organización terrorista Sendero Luminoso (1980-1993) como también por el gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000). Precisamente en esos años, más de dos millones de peruanos, en alta proporción mujeres y, por lo general, adultos jóvenes, partieron desde pueblos y ciudades, sobre todo procedentes de la Costa y de la Sierra2, en busca de nuevos horizontes en otros países. Hubo procesos anteriores, como los de los años sesenta hacia la Argentina u otros destinos, cuando emigraron jóvenes universitarios y profesionales, mientras que en esta salida de fines del siglo xx lo hicieron migrantes de clases medias y medias bajas. Para este movimiento reciente, el Inei [2015] indica que los destinos preferenciales de los migrantes fueron Estados Unidos, España, Argentina, Chile, Italia e incluso Japón; en particular se instalaron en ciudades como Nueva Jersey, Nueva York, Miami, Madrid, Barcelona, Buenos Aires, Santiago de Chile y Milán. Así, entre las migraciones latinoamericanas, en aquellos años se activó un nuevo flujo de peruanos hacia la Argentina y Chile como parte de las dinámicas de proximidad regional Sur-Sur.

  • 3 La identificación de ciudad global corresponde a Saskia Sassen [1999], o sea, es la ciudad que no e (...)
  • 4 El muestreo teórico intencional permite trabajar con un reducido número de unidades de investigació (...)

4Este artículo aborda, desde la perspectiva transnacional, el campo migratorio entre Perú y la Argentina, con destino en Buenos Aires como ciudad global3. Su objetivo es indagar acerca de las dimensiones del transnacionalismo migrante en el Área Metropolitana de Buenos Aires, sobre la base de una propuesta de modelo analítico, poniendo en valor algunos de los mecanismos de un sistema migratorio multipolar de escala mundial. Mediante una aproximación cualitativa, se han realizado 60 entrevistas en profundidad con una selección según un muestreo teórico intencional4 [Glasser y Strauss, 1967; Martínez Salgado, 2012], para estudiar las trayectorias migratorias [Sassone, 2018] desde el enfoque del sujeto. Este muestreo se apoya en la definición de los perfiles de las y los migrantes peruanos entrevistados: por sexo, por edad, por familia y hogar, así como por trabajo y participación cultural y ciudadana, dado que cada una de esas características operan en las dinámicas transnacionales. Durante el trabajo de campo se aplicó un cuestionario semiestructurado a 60 migrantes peruanos de ambos sexos, de entre 21 y 60 años, sin distinción de clases sociales, ni regionalismos, ni diferenciación étnica. Con el análisis de ese corpus, se comprueba que entre los llegados en los años noventa hay migrantes y sus familias que despliegan movilidades y anclajes en los territorios, articulados en un espacio transnacional migratorio a través de tres dimensiones que, por cierto, no son excluyentes: familia, identidad cultural y ciudadanía.

5Este artículo está organizado en tres apartados. El primero presenta una discusión teórica y empírica sobre una propuesta de modelo analítico referido a esas tres dimensiones del transnacionalismo migrante. En segundo lugar, se hacen unas breves consideraciones sobre la presencia de peruanos en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Posteriormente se abordan cada una de esas dimensiones, atravesadas por vínculos que definen territorios en red. En este tercer apartado, se abordan cada una de las dimensiones: a) las configuraciones familiares desde las dinámicas intrametropolitanas con interacciones multiescalares; b) los comportamientos migratorios basados en el poder de las identidades culturales, a través de las redes que sustentan la mediación culinaria y la religiosidad; y c) el ejercicio de la ciudadanía transnacional que entra en juego, desde arriba, especialmente por la acción de la política peruana hacia sus emigrados, con el ejercicio del voto en el exterior.

Un modelo analítico del transnacionalismo migrante

  • 5 En 2018, este antropólogo social, radicado en Alemania (Bielefeld University), dictó cursos sobre t (...)

6El estudio de las migraciones, desde hace varios lustros, debate sobre las teorías varias para explicar su multidimensionalidad en tiempos de la globalización [Malgesini, 1998; Arango, 2003; Massey et al., 2008; y Santamaría, 2008, entre otros]. Hay especialistas que renovaron propuestas analíticas, como es el caso de la noción de campo migratorio como red de relaciones [Simon, 1981], con antecedentes en uno de los estudios de Courgeau [1970]. La irrupción del enfoque del transnacionalismo [Rouse, 1991; Glick Schiller, Basch y Szaton-Blanc, 1992 y 1999; Pries, 1997; Faist, 1998 y 2005; y Sassone, 2002 y 2015, entre muchos otros] rompió con el esquema de la bipolaridad y de la perdurabilidad en el destino; permitió poner en juego a los actores migrantes en múltiples destinos, con anclajes dobles o más y con la emergencia de las circulaciones [Cortés y Faret, 2009], a la vez que introdujo para su comprensión a los sujetos migrantes desde perspectivas microanalíticas. Desde hace varias décadas, distintas disciplinas buscan esclarecer esta forma de migrar: así, se habla de comunidad transnacional o de espacio social transnacional o simplemente de espacio transnacional de las migraciones internacionales. En 2018, Thomas Faist5 hablaba de los problemas teórico-prácticos del análisis desde la óptica transnacional, a través de las tres T: transnacionalidad, transnacionalización y espacio social transnacional. Este autor observa, al igual que se intenta en este artículo, que está por construirse una tipología del transnacionalismo migrante: la transnacionalización (los procesos) en la cual los espacios sociales transnacionales (estructuras sociales) se diferencian de acuerdo a su transnacionalidad (marcador de la heterogeneidad), donde actúan por la clase e intensidad de las relaciones interestatales (cross-border relations) en varios ámbitos de la vida social y, agregamos, que explica su funcionamiento en los territorios.

7Las investigaciones orientadas en el contexto del transnacionalismo muestran cómo los migrantes no se deslindan de sus sociedades de origen; viven aspectos de sus vidas en los países de origen al mismo tiempo que se integran en los países de acogida. A la vez, sus vidas cotidianas, gracias a las facilidades de desplazamiento y de comunicación, dependen de múltiples y constantes interconexiones que superan fronteras. Aquí se propone un modelo analítico que abarca tres dimensiones: a) familia, b) identidad cultural y c) ciudadanía, dominantes a la hora de comprender esta migración.

Fig. 1. Modelo analítico sobre las dimensiones de transnacionalismo migrante

Fig. 1. Modelo analítico sobre las dimensiones de transnacionalismo migrante

Fuente: elaboración personal.

8Esta propuesta considera que la migración transnacional está basada en un sistema multipolar, dentro del cual en los nodos se producen los anclajes y esos nodos se vinculan por los flujos (personas, información, remesas). Los migrantes se identifican como actores de movilidades espaciales, entre las cuales destaca la circulación entre el destino y el origen, así como entre varios focos, como mecanismo estructural de la migración, aunque el ritmo, la intensidad, la duración y las motivaciones puedan variar. Cortés [1998, p. 267] habla de los sistemas de movilidad, activados por lazos de parentesco o de relaciones establecidas por los actores migrantes entre los diferentes espacios que frecuentan. Esos espacios o unidades espaciales pueden ser pueblos, comunas, ciudades, regiones, países, esto es, son escalables. Entre esas prácticas de movilidad se advierte que ya no hay procesos migratorios unidireccionales; son multidireccionales: se juegan en varios territorios a la vez y están relacionados.

9Por su parte, los anclajes suponen una espacialización hecha de vínculos que articulan nodos entre los que transcurren desde la vida cotidiana hasta los proyectos migratorios. Son puntos a partir de los cuales se reconfiguran las prácticas espaciales y sus relaciones con el lugar escogido como residencia, con el barrio y con la ciudad [Contreras, 2012]. Se trata de la localización de la/s residencia/s del migrante y de los miembros de su familia y aparecen lógicas de territorialización basadas en la concentración y dispersión residencial familiar, las que, a su vez, pueden implicar apropiaciones del espacio hasta simbólicas, vividas por el actor migrante transnacional y compartidas también con otros actores relacionados. Aún más, los anclajes refieren a inscripciones territoriales de varios tipos: los hay residenciales, de trabajo, comerciales, de servicios, de consumo, etc., o en los lugares sucesivos o simultáneos donde el individuo reside, trabaja, consume, etc.

Buenos Aires: metrópolis global y migración peruana

  • 6 La Ciudad Autónoma de Buenos Aires está dividida en 15 comunas, dentro de las cuales se reparten 48 (...)

10El Amba es una de las ciudades globales en la red urbana mundial, con casi 13 millones de habitantes, según los resultados del Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda 2010 [Indec, 2010]. Su conformación responde a un proceso acelerado de urbanización a lo largo del siglo xx. Esta extendida mancha urbana está constituida por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y veinticuatro partidos de la Provincia de Buenos Aires, que integran la primera y segunda corona de la metrópolis6 (fig. 2). Buenos Aires cuenta con alta proporción de extranjeros (casi 9 %) y el doble de la media nacional (4.5 %) sobre la población total. En 2010, los peruanos ocuparon el cuarto lugar, después de los paraguayos, bolivianos y chilenos: eran poco más de 110 000, el 72 % de todos los que había en el país (casi 160 000). El Amba tiene un 10 % de peruanos sobre el total de extranjeros (tabla 1). Entre las causas de atracción figuran las siguientes: una oferta de empleos en servicios de baja calificación (sobre todo para mujeres en el sector doméstico y de cuidado), la política migratoria argentina (Ley 25871/2004) y los acuerdos binacionales con el Perú en el contexto de integración dentro del Mercosur [Cerrutti, 2005; Bruno, 2007], sumados a los diversos factores de expulsión en el origen.

Tabla 1. Área Metropolitana de Buenos Aires: población total, población extranjera y población peruana, más indicadores seleccionados 2010, según la estructura metropolitana

Jurisdicción

Población total

Población extranjera

Población nacida en Perú

%PE UA/PT UA

%PPer UA/PE UA

% PPer UA/PPer AMBA

Área Central Caba

2 890 151

381 778

60 478

13.2

15.8

53.4

Primera corona PBA

5 763 717

478 198

33 722

8.3

7.1

29.8

Segunda corona PBA

4 152 998

264 661

19 084

6.4

7.2

16.8

Amba

12 806 866

1 124 637

113 284

8.8

10.1

100

Pais

40 117 096

1 805 957

157 514

4.5

8.7

-

Nota: PBA: Partidos Provincia de Buenos Aires; PE UA: Población Extranjera de cada Unidad Areal; PT UA: Población Total de cada Unidad Areal; PPer UA: Población Peruana de cada Unidad Areal; PPer AMBA: Población Peruana del Área Metropolitana de Buenos Aires.

Fuente: elaboración personal sobre la base de información censal.

  • 7 El Abasto es un barrio comprendido entre los barrios de Balvanera y Almagro. Está delimitado por la (...)

11Del total de peruanos que viven en el Amba, un 53 % habita en la ciudad de Buenos Aires y el resto se reparte en las dos coronas suburbanas, sobre todo en la primera. Allí ocupan un tercer lugar, después de los paraguayos y bolivianos. La figura 2 ilustra la distribución de este colectivo. En la ciudad de Buenos Aires, la Comuna 3 (barrios Balvanera y San Cristóbal), la 1 (barrios Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo, Montserrat y Constitución) y la 4 (barrios La Boca, Barracas, Parque Patricios y Nueva Pompeya) muestran mayor presencia; entre las comunas 3 y 5 se identifica El Abasto7, barrio histórico y central para estos migrantes [Denis, 1998; Carman, 2006; Lapenda, 2009]. En tanto, en los municipios de la primera corona, los peruanos se concentran en La Matanza (7 %) y General San Martín (5 %); en el resto se distribuyen en porcentajes bajos. La Matanza, con casi dos millones de habitantes, comprende entre las colectividades más numerosas a paraguayos y bolivianos (más del 70 %), seguidos de italianos, uruguayos y peruanos (en quinto lugar), además de otros numerosos orígenes de baja cuantía. La mayor presencia de peruanos se observa en Ciudad Madero, Villa Celina y Tapiales. En tanto, en el partido San Martín, con un 9 % de extranjeros, los peruanos se concentran en el barrio Villa Maipú.

Fig. 2. Área Metropolitana de Buenos Aires: distribución de migrantes peruanos hacia 2010

Fig. 2. Área Metropolitana de Buenos Aires: distribución de migrantes peruanos hacia 2010

Cartografía: Estela Orrego y José Pais – Nexolaser - Servicios editoriales (Argentina) nexolaser@gmail.com
Fuente: elaboración sobre la base de información censal obtenida en el Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010: Cuadro P6 Población total nacida en el extranjero por lugar de nacimiento, según sexo y grupo de edad. Año 2010, para cada jurisdicción de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y para los 24 partidos del Gran Buenos Aires, sumado a los relevamientos de terreno.

Dimensiones del transnacionalismo migrante

12El espacio transnacional migratorio de los peruanos en el Área Metropolitana de Buenos Aires, con enfoque territorial, se apoya en el modelo analítico referido que contempla las tres dimensiones: a) familia, b) identidad cultural y c) ciudadanía. Esta tríada es atravesada por movilidades y anclajes y sus nexos. Cada una de las dimensiones comprende diferentes componentes para el análisis que pueden contribuir a una transversalidad de las explicaciones en futuros tratamientos, pero no es el objetivo perseguido aquí.

Familias transnacionales: de las configuraciones bipolares a las multipolares

13A medida que se ha ido profundizando en estas cuestiones, se ha logrado establecer que la migración comienza en el seno de la propia familia. En ese orden de ideas, puede afirmarse que la familia constituye el punto de partida para comprender cómo se experimenta y construye el campo transnacional, si es que la migración se da en ese contexto. Bryceson y Vuorela [2002] sostienen que la familia transnacional es aquella en que sus miembros viven una parte o la mayor parte del tiempo separados los unos de los otros y que son capaces de crear vínculos que permiten que ellos se sientan parte de una unidad y perciban su bienestar desde una dimensión colectiva, a pesar de la distancia física. Por su parte, la literatura ofrece diversos aportes teóricos y empíricos sobre lo que se ha dado en llamar familia transnacional [Baldassar y Merla, 2013; Razy y Baby-Collin, 2011, entre otros].

14Entendida como una red, la familia se caracteriza por su configuración, por su distribución espacial y por los lazos e interacciones, fuertes o débiles, que mantienen vinculados a sus miembros. Su carácter transnacional se identifica, en principio, a partir de una estructura reticular entre ciudades globales de países en distintos continentes que conduce a analizar el grado de su intensidad. Las configuraciones familiares varían y se explican, asimismo, por la temporalidad de la migración, los vínculos familiares (según sean familias nucleares o extendidas) entre nodos, la movilidad residencial intrametropolitana, los vínculos comunicacionales entre nodos y los vínculos culturales como reforzamiento identitario. Al indagar en las trayectorias migratorias de los inmigrantes peruanos entrevistados, residentes en el Amba, se han diferenciado cinco tipos (fig. 3).

Fig. 3. Esquemas de configuraciones familiares: cinco tipos

Fig. 3. Esquemas de configuraciones familiares: cinco tipos

Nota: las entrevistas han sido codificadas según los siguientes criterios: 50_M_33, esto es, número de entrevista, mujer/varón, edad.

Fuente: elaboración propia con base en trabajos de campo (2008-2010; 2012-2013; 2017-2018).

15El tipo 1: configuración bipolar entre Perú y Argentina. Es el de una mujer oriunda del departamento de Áncash que en 2008 migró con su familia nuclear a Lima y en 2015, por primera vez, a la Argentina, directamente al Abasto, donde habitó en casa de sus tíos; ellos le dieron trabajo como encargada en el restaurante del que eran dueños. Su madre y hermanos menores se quedaron en aquella ciudad. Las comunicaciones con su familia nuclear eran diarias, vía internet. Es un tipo de migración reciente por su temporalidad, de vínculos dentro de la familia nuclear, sin movilidad residencial intrametropolitana y con fuertes vínculos comunicacionales con el origen.

16El tipo 2: configuración multipolar entre Perú, América Latina y Europa. Es el de una mujer oriunda del departamento de Áncash que en 1989 migró con sus padres y hermanos a Lima. Primero partió su madre hacia la Argentina (en 1983), estimulada por una amiga que ya vivía allí, pero a los tres años regresó. Esta entrevistada llegó en 1999 a la Argentina, directamente al barrio Belgrano (ciudad de Buenos Aires). Conoció a su esposo, peruano (oriundo de la ciudad de Ayacucho), y en 2003 se mudaron a Villa Urquiza; allí residían con dos hijos hasta el momento de la entrevista. Sus padres y hermanos vivían en Lima y, si se considera a la familia extendida, tiene primos hermanos en Chile, Reino Unido y España. Muestra circulación entre el Perú (Lima) y la Argentina con frecuencia; las comunicaciones con su madre y hermanos son diarias, vía internet. Es un tipo de migración antigua por su temporalidad, de vínculos de distinto grado dentro de la familia extendida, con baja movilidad residencial intrametropolitana y con fuertes vínculos comunicacionales entre nodos.

17El tipo 3: configuración multipolar entre Perú, América Latina, América del Norte y Europa. Es el de un varón que arribó a la ciudad central en 2003 y se asentó hasta 2006 en el barrio La Paternal; luego se relocalizó en el de Balvanera hasta 2011 y poco despúes se mudó a las coronas suburbanas, primero al partido de Ezeiza y en 2014 al de Tres de Febrero, en la localidad Ciudadela. Tiene un hijo en Buenos Aires que no convive con él. Su madre y una hermana residían en Chimbote (departamento de Áncash); su padre y otros de sus hermanos, en Lima. Tenía tíos en Estados Unidos (Nueva York), en Chile (Santiago de Chile) y en España (Valencia). Aunque se comunicaba con frecuencia con sus padres y hermanos por WhatsApp, hacía tiempo que no viajaba al Perú y con su familia extendida tenía poca comunicación. Es una migración de mediana temporalidad, de vínculos de distinto grado con la familia extendida, con alta movilidad residencial intrametropolitana, y vínculos comunicacionales de débiles a regulares.

18El tipo 4: configuración multipolar entre Perú, América Latina, Asia y América del Norte. Es el de una inmigrante peruana oriunda de Lima que desde 1989 residía en el barrio Belgrano. Se casó con un connacional, nacido en Trujillo, y ambos comenzaron a trabajar en el supermercado de las hermanas de él. Años después, en 1997, el matrimonio abrió un restaurante peruano en aquel barrio, el primero en su tipo. La familia nuclear residía allí y sus cuñadas, casadas con inmigrantes taiwaneses, reemigraron luego desde la Argentina hacia Canadá. Retornó a mediados de los 2000 a realizar una diplomatura en cocina peruana y mediante su trabajo difundió la cultura peruana en su restaurante, así como por las redes sociales virtuales, la prensa argentina y diarios de la colectividad. Es una migración antigua por su temporalidad, de vínculos de distinto grado con la familia extendida, con baja movilidad residencial intrametropolitana, con fuerte activación de los vínculos culturales de la peruanidad, reforzada con el uso de las redes sociales.

19El tipo 5: configuración tripolar entre Perú, Argentina y Brasil. Es el de una mujer que llegó con su marido al Abasto, en 2012, de quien luego se separó en 2017. Su cuñada, residente en la Argentina, los había llamado para trabajar con ella en un taller textil. Procedente de Iquitos, permaneció desde entonces con sus dos pequeños hijos en el mismo barrio, aunque con dos relocalizaciones en el área, como inquilina. Tenía un hermano en su ciudad de origen, con quien se comunicaba esporádicamente. Parte de su familia extendida residía en Tacna (Perú) y en San Pablo (Brasil). Es una migración reciente, de vínculos con la familia nuclear, de baja movilidad intraurbana e intrametropolitana y con débiles vínculos comunicacionales entre nodos.

20Por lo expuesto, podemos observar que los casos 1, 2 y 4 responden a un modelo de trasnacionalismo fuerte y dinámico, con vínculos frecuentes con la familia nuclear e incluso con la extendida; con otra dinámica, el caso 4 evidencia un campo transnacional alimentado por relaciones entre connacionales, debido a la difusión de su emprendimiento, la cultura de origen y comunicaciones con medios de prensa y radios peruanas. En cambio, los casos 3 y 5 muestran un transnacionalismo débil, aun cuando reconocen vínculos familiares. Entonces, puede ser que esa intensidad a través de la red se debilite con el paso del tiempo, después de que los migrantes hayan establecido sus residencias, hayan logrado la reunificación familiar o de que surjan motivos particulares que afecten los vínculos. A su vez, cabe consignar que los tipos 1 y 5 se encuadran dentro de configuraciones familiares de dinámica Sur-Sur, mientras que los tipos 2, 3 y 4 corresponderían a configuraciones familiares de dinámica Sur-Norte.

21En conjunto, el análisis de estos cinco tipos permite arribar a varios comportamientos generalizables. En primer lugar, entre las configuraciones familiares de los peruanos entrevistados residentes en el Amba, pueden observarse estructuras multiterritorializadas, aunque con distintas dinámicas a escala global. En segundo lugar, es destacable que las configuraciones pueden variar en el tiempo, por factores varios, como cambios en la etapa del ciclo de vida, en las inserciones laborales o en las localizaciones; los anclajes territoriales se caracterizan por una naturaleza versátil, asociada a la inestabilidad de los ciclos residenciales atravesados por los migrantes, en el sentido que lo afirman García Almirall y Frizzera [2008]. En tercer lugar, se observa que el funcionamiento de estructuras familiares a la distancia, multiterritorializadas, mantienen lazos activos a través de las fronteras por el uso de las redes sociales en el espacio virtual (WhatsApp y Facebook), así como por el retorno y por la circulación entre Argentina y Perú.

Identidades culturales en modo transnacional

22La fuerza de las identidades culturales ha transformado los estudios migratorios, así como otras cuestiones emergentes con el avance de la globalización. Con la circulación de los migrantes también se movilizan las lenguas, las comidas, las vestimentas, las religiones, etc., las que, como parte de sus estilos de vida e instaladas en la memoria colectiva, alimentan prácticas socioespaciales en los nuevos destinos. En el caso de los peruanos residentes en el Amba, la identidad cultural como una dimensión del transnacionalismo presenta dos prácticas distintivas: por un lado, el saber culinario y la gastronomía; por el otro, el vinculado con las devociones católicas expresadas a través de la religiosidad popular.

Entre los saberes culinarios y la gastronomía

23En los relatos de los entrevistados se ha observado una reiterada referencia a los aprendizajes adquiridos durante la infancia en la cocina, junto a padres, tíos y abuelos. Ese saber culinario sustanciado en prácticas, transmitido de generación en generación, es parte del legado cultural que se mueve con ellos. Mediante el arte de la cocina, los peruanos recuperaron alimentos ancestrales y posicionaron su gastronomía a escala global, diferenciándola según sus orígenes de acuerdo con las regiones del país. Montar restaurantes o preparar comidas en sus hogares para la venta a domicilio se transforma en recurso migratorio [Lapenda, 2011]. Un tercio de las personas entrevistadas —en general con sus respectivas familias— se dedica a esta actividad en la metrópolis. El saber culinario y el consiguiente desarrollo gastronómico hacen de la visibilización de la colectividad peruana en los espacios urbanos [Imilan, 2014] un fuerte nexo con la sociedad receptora del Amba.

24Es con la apertura de restaurantes y la difusión de su gastronomía enmarcadas en lógicas del transnacionalismo como las familias peruanas gestan fuertes lazos con el origen y con otros destinos de esta migración, demostrando una raíz geoantropológica. Los restaurantes peruanos son más que comercios étnicos, que es otro canal analítico para las migraciones contemporáneas en el mundo occidental. Y tal y como ocurre en la ciudad de Santiago de Chile y también en la ciudad de Buenos Aires, «el conjunto de restaurantes […] dan surgimiento a un paisaje, que se despliega por la ciudad y que permite comprender la relación entre globalización y migración desde la perspectiva de la vida cotidiana de sus habitantes» [Imilan, 2014, p. 18]. Siguiendo la clasificación propuesta por Sassone y Mera [2007], se distinguen restaurantes cerrados, semicerrados y abiertos, caracterizados por su localización, estrategias, objetivos, tipo de cocina, tipo de empleados y publicidad. Dichos restaurantes dan cuenta de las lógicas de territorialización en la metrópolis. Aquellos orientados hacia el colectivo peruano guardan correspondencia locacional con los anclajes residenciales, mientras que los abiertos se proyectan hacia barrios de clases medias acomodadas, con otros anclajes propios de las familias, de las residencias y de los vínculos, brindando una oferta tanto para la sociedad local como para el turismo internacional (cuadro 1).

Cuadro 1. Localización de restaurantes peruanos por tipos en el Amba

TIPOS ASPECTOS

Restaurantes cerrados

Restaurantes semicerrados

Restaurantes abiertos

Localización

– Barrios pericentrales: Abasto, barrio Liniers.

– Barrios suburbanos: Villa Celina (Partido La Matanza), Villa Maipú (Partido General San Martín).

– Barrios centrales: Belgrano y Palermo.

– Barrios pericentrales: Abasto.

– Barrios suburbanos: Villa Maipú (Partido General San Martín).

– Barrios centrales: Palermo, Belgrano y Puerto Madero.

Fuente: elaboración propia sobre la base de los relevamientos realizados durante el trabajo de campo (2008-2010; 2012-2013; 2017-2018).

25Otro elemento que habla de la transnacionalización del saber culinario peruano se relaciona con la adquisición de los insumos necesarios para la preparación de los menús [Oliver Málaga y Rotbaum, 2015]. Existe un circuito que atraviesa las fronteras de los países vecinos y que conecta al Perú, como origen, y a la Argentina, como destino, para culminar en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Así, productos secos, frescos y procesados se importan desde el Perú, Bolivia y Brasil, mientras que de la propia Argentina se obtienen frutales y productos de mar, procedentes de las provincias de Formosa y Chubut, respectivamente. Los lugares de venta al por mayor son el Mercado Central de Buenos Aires (Tapiales, La Matanza) [Le Gall, 2011], Liniers (en el denominado mercado andino, reconfigurado como tal a partir de las prácticas de venta callejera de mujeres bolivianas) y el Barrio Chino de Belgrano. Desde esos focos los productos son distribuidos o llevados a los comercios minoristas en la ciudad de Buenos Aires y en las localidades suburbanas.

La religiosidad popular: de Pachacamilla a Balvanera

26La religiosidad popular del catolicismo latinoamericano también es parte de las movilidades y los anclajes en las ciudades de destino, tanto del Sur como del Norte global. La manifestación de lo sagrado es parte de la vida personal y «se inscribe en el existir colectivo» [Sassone, 2007, p. 4], por eso cobran relevancia ciertos objetos de la cotidianeidad y prácticas culturales como los encuentros festivos religiosos. Así, las imágenes del Perú, de vírgenes y santos, los estandartes, los escapularios, los cantos, las oraciones y las ceremonias, como también las danzas, los trajes típicos y hasta el compartir comidas y bebidas, resignifican el tiempo presente al traer al nuevo destino, como lo es el Amba, la historia, los recuerdos, los rituales y los símbolos de la tierra de origen.

27La devoción más difundida de los peruanos en la Argentina es la del Señor de los Milagros. Originaria del departamento de Lima, del sector de Pachacamilla, dicha devoción se ha expandido por distintos países del mundo de la mano de los migrantes, de sus familias y de las hermandades, como lo demuestran Sassone y Baby-Collin [2011]. En América destacan Estados Unidos, Brasil, Chile y Argentina; en Europa, España, Italia, Bélgica y Países Bajos. En la Argentina, las ciudades de Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Mendoza son sedes de hermandades.

28Durante el mes de octubre de cada año, al igual que en el resto del mundo, en la Argentina y, en particular, en el Área Metropolitana de Buenos Aires, en barrios de la ciudad capital y de las localidades suburbanas, se transforman y sacralizan los lugares para orar al Cristo Morado, Señor de Pachacamilla, Señor de los Temblores o Señor de los Milagros. En la Basílica de la Piedad en Balvanera (celebración central), en la de San José de Flores (en el barrio homónimo), en la Catedral Jesús Buen Pastor y Parroquia San José (partido General San Martín) y en el barrio José Hernández (Tapiales, partido La Matanza) los fieles se congregan, salen en procesión [Lapenda, 2012] y, por unas horas, recrean un paisaje peruano en la metrópolis de Buenos Aires. Las razones de estos anclajes vinculan los intereses de los migrantes devotos que se acercan a las parroquias próximas a sus residencias con los de la llamada Pastoral Migratoria, que organiza la atención a los migrantes en cada diócesis como acción de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), órgano de gobierno de la Iglesia católica.

  • 8 Entrevista, mujer, 55 años.

29Entre los migrantes entrevistados, tres de cada diez han participado en la fiesta central. En sus comentarios se recuperan las vivencias del pasado, reviven las emociones, se pone de manifiesto la fe: «es un símbolo patrio que nos representa»8. Otras devociones también han llegado al Amba reproduciendo las mismas lógicas devocionales, como la de Santa Rosa de Lima, originaria de la región de la Costa, y la del Señor de Muruhuay o Cristo de la Roca, procedente del departamento Junín.

30Las celebraciones en el espacio público como en el seno de las familias, en manos de las hermandades, consolidan la presencia migrante en el país de acogida a la par que originan una cartografía efímera y, al mismo tiempo, dinámica. Se transforma el espacio, por un día y por unas horas; se reconoce un anclaje peruano que se diluye una vez concluido el objetivo: la celebración misma. Así, se refuerza la idea del poder de la identidad cultural que trasmuta en una identidad nacional para mantener un anclaje ciudadano, a la distancia y, a la vez, en proximidad, con el origen, como se relaciona en el siguiente apartado.

Sobre la ciudadanía transnacional

31El reconocimiento de los derechos políticos de los migrantes va de la mano con el accionar de los Estados, si es que estos hacen posible el voto en el exterior para sus emigrados. Es el transnacionalismo desde arriba. La ciudadanía transnacional encuentra su expresión acabada en el sufragio y representa un compromiso con su patria de origen, aunque son los Estados los que deben conceder derechos políticos a los emigrantes y a sus descendientes. El voto en el exterior es un «voto en ausencia, voto remoto, voto extraterritorial, voto a distancia» [Lafleur, 2012, p. 23], pero pone en evidencia la multiplicidad de voces que son parte de un territorio y consolida el ejercicio de la democracia. El Perú aprobó la obligatoriedad del voto para sus connacionales en el exterior en 1997, mediante la Ley Orgánica de Elecciones (Ley No 26859), y, para afianzar su gestión, sumó la Ley de Incentivos Migratorios (Ley No 28182), la cual fundó la Secretaría de Comunidades Peruanas en el Exterior. Otro avance fue la creación de los Consejos de Consulta de las Comunidades Peruanas en el Exterior (Ley No 29495) en 2010 y la del Distrito Electoral 27 en 2015 (el llamado “Quinto Suyo”, esto es, el distrito de los peruanos en el exterior).

32En las últimas elecciones generales (para presidente de la República, dos vicepresidentes, ciento treinta parlamentarios y quince representantes ante el Parlamento Andino), que tuvieron lugar entre abril y junio de 2016, solo la mitad de los electores emitió su voto en la primera vuelta. Eran casi 900 000 peruanos aptos para votar residentes en el extranjero (4 % del total). Los países con mayor número de electores eran Estados Unidos (casi 300 000), España y Argentina (casi con 130 000 cada uno).

33En el Amba, los electores peruanos pudieron hacerlo en cinco escuelas localizadas en el barrio Balvanera y una en Parque Patricios, de la ciudad de Buenos Aires. Estos son barrios que pertenecen a las comunas 3 y 4, respectivamente, en las cuales reside un tercio de esta migración. Si se suman los peruanos de las comunas vecinas, se alcanza el 63 % (fig. 2); en tal sentido, se eligieron esos puntos de votación en razón de la concentración residencial de los electores y de la accesibilidad de esos puntos desde todo el Amba. Debe reconocerse que existe distancia entre el discurso y la práctica: la asistencia al acto eleccionario fue de un 50 a un 55 % [Idemoe, 2016] y la formación de los Consejos de Consulta, establecidos en la legislación electoral del Perú, no siempre pudo concretarse. Estas son realidades que no deberían pasar por alto ni los Estados, ni las colectividades.

34Podría afirmarse que el votar puede vivenciarse como un tiempo de encuentro y festejo entre los peruanos, como también de visibilización de su presencia en la ciudad [Lapenda, 2016]. Durante esas elecciones generales de 2016, el espacio público en las proximidades de las escuelas de Balvanera y de Parque Patricios se transformó. Sin evidencias de una convocatoria específica o formalizada por parte de asociaciones de migrantes (por ejemplo, no se identificaron carteles de referencia en la observación de terreno), se pudo reconocer la presencia de puestos de ventas de artesanías y de comidas tradicionales peruanos en los alrededores de esos establecimientos educativos. Este paisaje efímero puede leerse como una evidencia de esta migración para ejercer su derecho político. Asimismo, puede entenderse como la demostración de una ciudadanía transnacional en construcción.

Reflexiones finales

35Este artículo se ha propuesto avanzar en el estudio sobre la ciudad y la migración internacional a través de la óptica del transnacionalismo, con el objetivo de entender la migración peruana que en los años noventa llegó a Buenos Aires, proceso que coincide con la búsqueda y la instalación de latinoamericanos en otros destinos urbanos en el mundo. Uno de los aportes del caso propuesto radica en que no se cuenta con el suficiente número de estudios para esta parte de las Américas y que, además, el transnacionalismo migrante está en debate. Si hay una teoría al respecto, esta se compone de fragmentos de otras teorías, presupuesto que se convierte en un nuevo cuestionamiento. Por lo pronto, aun los científicos no acuerdan de qué hablamos cuando estudiamos las movilidades y cuando buscamos definir y explicar los anclajes en los territorios, reflexión que cobra importancia frente a los migrantes como poblaciones en movimiento.

36Los migrantes peruanos en el Área Metropolitana de Buenos Aires muestran comportamientos propios de sujetos transnacionales con diferentes grados de intensidad. Ese funcionamiento supone reconfiguraciones socioterritoriales; el arreglo espacial, las prácticas sociales y los paisajes de esta migración adquieren sentido cuando operan bajo la brújula del transnacionalismo. Se ha trabajado con tres dimensiones (familia, identidad y ciudadanía) que hacen al transnacionalismo migrante, con la intención de demostrar que las lógicas de territorialización llevan a conformar un «territorio en archipiélago» [Quesnel y del Rey, 2005], o «territorios en red» [Sassone, 2002]. La migración peruana se adscribe, en primer lugar, al modelo de familias transnacionales; en segundo lugar, se caracteriza por la fuerza de su identidad cultural, que genera procesos en materia de gastronomía y de prácticas religiosas; y, en tercer lugar, adhiere a una ciudadanía transnacional, articulada en redes de redes. Por tanto, se sostiene que emergen los componentes propios de la multiterritorialidad, esto es, se viven simultaneidades en muchos territorios a la vez y, al mismo tiempo, tales procesos atraviesan las escalas desde lo local a lo global y a la inversa. Buenos Aires es uno de los nodos de un sistema multipolar globalizado, pues las tres dimensiones que se han analizado están presentes en otros tantos nodos, como Santiago de Chile, o Madrid, o Milán. Puede variar la intensidad y puede que no todos los peruanos participen de esas prácticas.

37Y como nuevo desafío a tratar, sostenemos que estas tres dimensiones, cuando se territorializan, dan lugar a los llamados ensamblajes funcionales de condensación territorial del transnacionalismo migrante, en los cuales dichas dimensiones operan en simultaneidad. Seguimos a Gilles Deleuze y Felix Guatari con su teoría del ensamblaje, enunciada en 1988 [Deleuze y Guattari, 2002], y a Saskia Sassen [2007]. Según la teoría del ensamblaje, el espacio transnacional migratorio en el Área Metropolitana de Buenos Aires resulta una complejidad de espacios, pues se cruzan y multiplican espacios que son atravesados por distintas escalas, de allí que podamos hablar de multiterritorialidad y multiescalaridad. Hay espacios de origen, espacios de llegada, espacios de espera, espacios recorridos, espacios secuenciales, espacios múltiples. Todos se transforman en lugares en los que el actor migrante fija su posición «en el mundo»; los lugares se reconfiguran, se usan, y se ponen en acto sentidos de pertenencia y se promueven cambios en sus vidas, sin perder las conectividades para la reproducción sociogeográfica.

Haut de page

Bibliographie

Arango Joaquín, «La explicación teórica de las migraciones: luz y sombra», Migración y Desarrollo, nº 1, 2003, p. 4-23.

Baby-Collin Virginie, Prendre place ici et là-bas. Géographie multisituée des migrations boliviennes (Argentine, États-Unis, Espagne), tesis de habilitación, Paris, Université Paris Ouest Nanterre la Défense, 2014.

Baldassar Loretta y Merla Laura (dir.), Transnational families, migration and the circulation of care: Understanding mobility and absence in family life, New York, Routledge, 2013.

Bryceson Deborah y Vuorela Ulla, The transnational family: new European frontiers and global networks, New York, Berg, 2002.

Bruno Matías, «Migración y movilidad ocupacional de peruanos en Buenos Aires», IX Jornadas Argentinas de Estudios de Población, Huerta Grande, 2007.

Carman María, Las trampas de la cultura. Los “intrusos” y los nuevos usos del barrio de Gardel, Buenos Aires, Paidós, 2006.

Cerrutti Marcela, «La migración peruana a la ciudad de Buenos Aires: su evolución y características», Población de Buenos Aires, vol. 2, nº 2, 2005, p. 7-25.

Collyer Michael y King Russell, «Producing transnational space: International migration transnational space: International migration and extra-territorial reach of state power», Progress in Human Geography, vol. 39, no 2, 2015, p. 185-204.

Contreras Yasna, Cambios socio-espaciales en el centro de Santiago de Chile: formas de anclarse y prácticas urbanas de los nuevos habitantes, tesis doctoral, Poitiers, université de Poitiers/Pontificia Universidad Católica de Chile, 2012.

Cortés Geneviève, «Migrations, systèmes de mobilité, espaces de vie: à la recherche de modèles», L’Espace géographique, vol. 27, nº 3, 1998, p. 265-275.

Cortés Geneviève y Faret Laurent, Les circulations transnationales. Lire les turbulences migratoires contemporaines, Paris, Armand Colin, 2009.

Courgeau Daniel, Les Champs migratoires en France, Paris, INED/PUF, col. «Travaux et Documents; 58», 1970.

Deleuze Gilles y Guattari Pierre Felix, Mil mesetas, Valencia, Pre-Textos, 2002.

Denis Marcela, Los peruanos y los cambios migratorios en un barrio de la ciudad (Abasto) [en línea], 1998. Disponible en: www.museoroca.gov.ar/articulos/peruanosw-voces.

Di Meo Guy, Geographie social et territories, Paris, Nathan, 1988.

Faist Thomas, «Transnational Social Spaces out of International Migration: Evolution, Significance and Future Prospects», European Journal of Sociology/Archives européennes de sociologie/Europäisches Archiv Für Soziologie, vol. 39, nº 2, 1998, p. 213-247.

Faist Thomas, «Espacio social transnacional y desarrollo: una exploración de la relación entre comunidad, estado y mercado», Migración y Desarrollo, vol. 5, 2005, p. 2-34.

Fernández de Losada Passols Agustí y García Chueca Eva, «Repensando las ciudades globales desde el municipoalismo internacional y el derecho a la ciudad», Notes internacionals Cidob, no 198, mayo 2018, 1-5.

Frémont Armand, Chevalier Jacques, Hérin Robert y Renard Jean, Géographie sociale, Paris, Masson, 1984.

García Almirall M. Pilar y Frizzera Agustín, «La trayectoria residencial de la inmigración en Madrid y Barcelona. Un esquema teórico a partir del análisis cualitativo», ACE Journal of the Centre of Land Policy and Valuation, año III, nº 8, 2008, p. 39 -52.

Glasser Barney y Strauss Anselm, The development of grounded theory, Chicago, Aldine, 1967.

Glick-Schiller Nina, Basch Linda y Blanc-Szanton Cristina, Towards a Transnational Perspective on Migration: Race Class, Ethnicity and Nationalism Reconsidered, New York, New York Academy of Sciences, 1992.

Glick-Schiller Nina, Basch Linda y Blanc-Szanton Cristina, «From Immigrant to Transmigrant: Theorizing Transnational Migration», in Ludger Pries (ed.), Migration and Transnational Social Spaces, England, Ashgate, 1999, p. 73 -105.

Dureau Françoise, Lulle Thierry, Souchaud Sylvain y Contreras Yasna, Mobilités et changement urbain. Bogotá, Santiago et São Paulo, Rennes, PUR, col. «Espaces et Territoires», 2014.

Inei, Perú: estadísticas de la emigración internacional de peruanos e inmigración de extranjeros, 1990-2013, Lima, Instituto Nacional de Estadística e Informática, 2015.

Idemoe, Informe. Misión de observación electoral. Voto en el exterior. Residentes peruanos en la Argentina. Elecciones generales 10 de abril 2016 [en línea], Instituto de la democracia y las elecciones, 2106. Disponible en: http://idemoe.org/wp-content/uploads/2016/12/informe-peru-revisado.compressed.pdf

Imilan Walter, «Restaurantes peruanos en Santiago de Chile: construcción de un paisaje de la migración», Bogotá, Revista de Estudios Sociales, vol. 48, 2014, p. 15-28.

Indec, Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda 2010, Instituto Nacional de Estadística y Censos, Argentina, 2010. Disponible en: https://www.indec.gob.ar/nivel4_default.asp?id_tema_1=2&id_tema_2=41&id_tema_3=135

Lafleur Jean-Michel, «Transnacionalismo, diáspora y voto en el exterior», in Jean-Michel Lafleur (ed.), Diáspora y voto en el exterior. La participación política de los emigrantes bolivianos en las elecciones de su país de origen [en línea], Barcelona, Cidob, 2012. Disponible en: https://www.cidob.org/en/publications/publication_series/monographs

Lapenda Marina, «Migrantes peruanos en la ciudad de Buenos Aires: configuración de espacios de vida y espacios vividos», tesis de licenciatura, Tandil, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, 2009.

Lapenda Marina, «La peruanidad en acción: restaurantes y gastronomía peruana en la ciudad de Buenos Aires», VIII Jornadas Patagónicas de Geografía, Universidad Nacional de la Patagonia, Comodoro Rivadavia, 13-16 de abril de 2011.

Lapenda Marina, «Prácticas religiosas de la migración peruana en Buenos Aires: la devoción a El Señor de los Milagros», in Silvia Santarelli y Marta Campos (coords.), Territorios culturales y prácticas religiosas: nuevos escenarios en América Latina, Bahía Blanca, Ediuns, 2012.

Lapenda Marina, «Migraciones y transnacionalismo político: peruanos en la Argentina y voto en el exterior», in Nadia de Cristóforis y Susana Novick (eds.), Jornadas - Un siglo de migraciones en la Argentina contemporánea: 1914-2014 [en línea], Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires/Instituto de Investigaciones Gino Germani, 2016. Disponible en: http://pobmigraiigg.sociales.uba.ar/wp-content/uploads/sites/203/2016/12/Anexo1.pdf

Le Gall Julie, Buenos Aires maraîchère : une Buenos Aires bolivienne ? Le complexe maraîcher de la Région métropolitaine à l’épreuve de nouveaux acteurs, tesis doctoral, Paris, université Paris I, Panthéon-Sorbonne/Universidad de Buenos Aires, 2011.

Malgesini Graciela, Cruzando fronteras: migraciones en el sistema mundial, Barcelona, Icaria Editorial, 1998.

Martínez Salgado Carolina, «El muestreo en investigación cualitativa: principios básicos y algunas controversias», Ciência & Saúde Coletiva, vol. 17, no 3, 2012.

Massey Douglas, Arango Joaquín, Graeme Hugo, Kouaouci Ali, Pellegrino Adela y Taylor J. Edward, «Teorías de migración internacional: una revisión y aproximación», Revista de Derecho Constitucional Europeo, no 10, 2008, p. 435-478.

Oliver Málaga Paloma y Rotbaum Gabriel, De la nostalgia al orgullo. Los caminos de la cocina peruana en Buenos Aires, Buenos Aires, Editorial Octubre, 2015.

Portes Alejandro, «Inmigración y metrópolis. Reflexiones acerca de la historia urbana», Migraciones Internacionales, vol. 1, julio-diciembre 2001, p. 111-134.

Pries Ludger, «Migración laboral internacional y espacios sociales transnacionales: bosquejo teórico-empírico», in Saúl M. Gamboa y Fernando Herrera Lima, Migración laboral internacional. Transnacionalidad del espacio social, Puebla, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, 1997, p. 17-51.

Quesnel André y Rey Alberto del, «La construcción de una economía familiar de archipiélago. Movilidad y recomposición de las relaciones intergeneracionales en el medio rural mexicano», Estudios demográficos y urbanos, vol. 20, no 2, 2005, 197-228.

Raffestin Claude, Pour une géographie du pouvoir, Paris, Litec, 1980.

Razy Elodie y Baby-Collin Virginie, «La famille transnationale dans tous ses états», Autrepart, no 1, 2011, p. 7-22.

Reyes Tovar Miriam y Martinez Ruiz Diana Tamara, «La configuración identitaria en los territorios de los migrantes internacionales», Península, vol. 10, nº 2, 2015, p. 117-133.

Rouse Roger, «Mexican Migration and the Social Space of Postmodernism», Diáspora, no 1, 1991, p. 8-23.

Santamaría Enrique, Retos epistemológicos de las migraciones transnacionales, Barcelona, Anthropos, 2008.

Sassen Saskia, La ciudad global: Nueva York, Londres, Tokio, Buenos Aires, Eudeba, 1999.

Sassen Saskia, Territory, Authority, Rights: From Medieval to Global Assemblages, Princeton, Princeton University Press, 2007.

Sassone Susana, Geografías de la exclusión. Inmigración limítrofe indocumentada en la Argentina: del Sistema-Mundo al Lugar, tesis doctoral, Mendoza, Universidad Nacional de Cuyo, 2002.

Sassone Susana, «Migración, religiosidad popular y cohesión social: bolivianos en el Área Metropolitana de Buenos Aires», in Cristina Carvallo (comp.), Diversidad cultural, creencias y espacios. Referencias empíricas, Luján, Universidad Nacional de Lujan, 2007, p. 57-108.

Sassone Susana, «Transnacionalismo, Migración y Territorios: aportes para la construcción de un modelo explicativo», in F. Javier García Castaño, Adelaida Megías Megías y Jennifer Ortega Torres (eds.), Actas del VIII Congreso sobre Migraciones Internacionales en España, Granada, 16-18 septiembre 2015.

Sassone Susana, «Trayectorias migratorias: sobre anclajes y movilidades desde la experiencia espacial del sujeto», in María Mercedes Di Virgilio y Mariano Perelman (comps.), Disputas por el espacio urbano. Desigualdades persistentes y territorialidades emergentes, Buenos Aires, Biblos, 2018, p. 163-192.

Sassone Susana y Baby-Collin Virginie, «Cuando los migrantes llevan sus devociones. Religiosidades populares bolivianas y peruanas en territorios urbanos de destino», in IV Congreso de la Red Internacional de Migración y Desarrollo, Quito, Red Internacional Migración y Desarrollo (México)/Flacso, 2011.

Sassone Susana y Mera Carolina, «Barrios de migrantes en Buenos Aires: identidad, cultura y cohesión socioterritorial», in Preactas V Congreso Europeo Ceisal de Latinoamericanistas - Las relaciones triangulares entre Europa y las Américas en el siglo xxi: expectativas y desafíos, Bruselas (Bélgica), abril 11-14, 2007.

Simon Gildas, «Réflexions sur la notion de champ migratoire international», Hommes et Terres du Nord, 1981, p. 85-89.

Haut de page

Notes

1 El concepto de territorio en este artículo sigue los lineamientos de la geografía social francesa, según el pensamiento de Raffestin [1980], Di Meo [1988] y Frémont et al. [1984], referentes de su renovación contemporánea.

2 La división político-administrativa de Perú comprende 24 departamentos y la Provincia Constitucional El Callao. Estas jurisdicciones se agrupan en las tres grandes regiones físicas: Costa, Sierra y Selva. Cuando los migrantes se autoadscriben, según la percepción de su espacialidad, a su lugar de origen, señalan, primero, su pertenencia al departamento; luego, a su pueblo o ciudad, y antes, incluso, a una de las tres regiones.

3 La identificación de ciudad global corresponde a Saskia Sassen [1999], o sea, es la ciudad que no está conectada solo con su entorno, sino también con todo el mundo y se caracteriza por su alta atractividad. Son aquellas que «acogen sedes de gobiernos, empresas, organizaciones de la sociedad civil y universidades; concentran la producción, los servicios, el capital y las infraestructuras; atraen inversiones, fuerza de trabajo y talento; ven proliferar liderazgos, movimientos políticos y sociales; y son escenarios de acontecimientos deportivos, culturales, ferias y congresos» [Fernández de Losada Passols y García Chueca, 2018, p. 3].

4 El muestreo teórico intencional permite trabajar con un reducido número de unidades de investigación caracterizadas por su relevancia de acuerdo a la problemática planteada. La identificación de las mismas, según el diseño secuencial, puede realizarse mediante la construcción gradual de la muestra (conforme emergen los conceptos en el trabajo de campo) o la técnica de bola de nieve (por cadenas de contactos). Para esta investigación se aplicó una combinación de estas estrategias, dada la complejidad del estudio de los migrantes como sujetos.

5 En 2018, este antropólogo social, radicado en Alemania (Bielefeld University), dictó cursos sobre transnacionalismo en la Universidad de Estocolmo (Suecia). En la difusión de los mismos plantea este análisis sobre las tres T del transnacionalismo. Disponible en: https://www.socant.su.se/english/about-us/news/thomas-faist-advocates-the-use-of-a-transnational-lens-1.377782 y https://www.socant.su.se/english/research/forum-for-transnational-migration-research/events/ceifo-seminar-thomas-faist-1.361368. El segundo de ellos se tituló: «A Transnational Approach to Migration: Concepts and Methodology».

6 La Ciudad Autónoma de Buenos Aires está dividida en 15 comunas, dentro de las cuales se reparten 48 barrios. La porción bonaerense se divide en dos coronas. La primera, con 12 partidos: Avellaneda, General San Martín, Hurlingham, Ituzaingó, La Matanza, Lanús, Lomas de Zamora, Morón, Quilmes, San Isidro, Tres de Febrero y Vicente López. La segunda, con los otros 12: Almirante Brown, Berazategui, Esteban Echeverría, Ezeiza, Florencio Varela, José C. Paz, Malvinas Argentina, Merlo, Moreno, San Fernando, San Miguel y Tigre.

7 El Abasto es un barrio comprendido entre los barrios de Balvanera y Almagro. Está delimitado por las calles Mario Bravo, Presidente Perón, Ecuador y avenida Córdoba. Su denominación se debe al Mercado Central de Frutas y Verduras que allí funcionó desde 1893 hasta 1984, año en que fue cerrado y relocalizado como Mercado Central de Buenos Aires en la localidad de Tapiales (partido La Matanza). Posteriormente, en el predio del viejo mercado, se inauguró el Shopping Abasto (1998).

8 Entrevista, mujer, 55 años.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. Modelo analítico sobre las dimensiones de transnacionalismo migrante
Crédits Fuente: elaboración personal.
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/9508/img-1.png
Fichier image/, 33k
Titre Fig. 2. Área Metropolitana de Buenos Aires: distribución de migrantes peruanos hacia 2010
Crédits Cartografía: Estela Orrego y José Pais – Nexolaser - Servicios editoriales (Argentina) nexolaser@gmail.com Fuente: elaboración sobre la base de información censal obtenida en el Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010: Cuadro P6 Población total nacida en el extranjero por lugar de nacimiento, según sexo y grupo de edad. Año 2010, para cada jurisdicción de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y para los 24 partidos del Gran Buenos Aires, sumado a los relevamientos de terreno.
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/9508/img-2.png
Fichier image/, 334k
Titre Fig. 3. Esquemas de configuraciones familiares: cinco tipos
Légende Nota: las entrevistas han sido codificadas según los siguientes criterios: 50_M_33, esto es, número de entrevista, mujer/varón, edad.
Crédits Fuente: elaboración propia con base en trabajos de campo (2008-2010; 2012-2013; 2017-2018).
URL http://journals.openedition.org/cal/docannexe/image/9508/img-3.png
Fichier image/, 341k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Susana María Sassone et Marina Laura Lapenda, « Migración, territorio y transnacionalismo: Peruanos en una ciudad global del Sur », Cahiers des Amériques latines, 91 | 2019, 111-133.

Référence électronique

Susana María Sassone et Marina Laura Lapenda, « Migración, territorio y transnacionalismo: Peruanos en una ciudad global del Sur », Cahiers des Amériques latines [En ligne], 91 | 2019, mis en ligne le 27 septembre 2019, consulté le 19 octobre 2019. URL : http://journals.openedition.org/cal/9508 ; DOI : 10.4000/cal.9508

Haut de page

Auteurs

Susana María Sassone

Susana María Sassone est chercheuse principale au Conseil national de la recherche scientifique et technique Conicet (Buenos Aires, Argentine). Elle est docteure en géographie de l’Universidad Nacional de Cuyo, Argentine. Elle dirige actuellement des projets de recherche nationaux et internationaux. Elle a participé à des événements scientifiques internationaux en Amérique et en Europe et compte de nombreuses publications dans des revues nationales et internationales.

Articles du même auteur

Marina Laura Lapenda

Marina Laura Lapenda est titulaire d’une licence (Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, Argentine) et doctorante en géographie (Universidad Nacional del Sur, Argentine). Enseignante à l’Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, ses recherches en géographie sociale portent sur les migrations, en particulier la migration péruvienne en Argentine.

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation sur les Amériques
  • OpenEdition Journals