Navigation – Plan du site
Migrations : le(s) sens des liens

Pertenencias múltiples e identidades compuestas en viejas y nuevas regiones migratorias de México

Multiple Belongings and Compound Identities in Old and New Migratory Regions of Mexico
Appartenances multiples et identités composées dans des anciennes et des nouvelles régions migratoires du Mexique
Ana Vila Freyer
p. 133-152

Résumés

Cet article analyse les reconstructions identitaires de migrants retournés dans leurs lieux d’origine à Apaseo el Alto, au sud de Guanajuato, et à La Costa, au Chiapas. Le travail est construit sur des récits émanant des migrants et d’individus en contact direct avec la migration dans leurs interactions quotidiennes. Suivant une stratégie de comparaison individualisée axée sur la recherche de particularités [Tilly, 1984, p. 82], le propos analyse les entretiens conduits sur l’expérience migratoire de migrants originaires de deux régions contrastées. À la migration centenaire vécue par plusieurs générations à Guanajuato répond une nouvelle migration qui n’a touché qu’une génération au Chiapas. Alors que dans les communautés étudiées à Guanajuato, il semble exister une structure de liens qui entretient un répertoire d’identifications transfrontalières déterminé par la longue tradition de migration, dans l’État du Chiapas, région de migration récente, les codes d’identification transfrontaliers sont moins développés.

Haut de page

Notes de la rédaction

Texte reçu le 2 décembre 2018, accepté le 22 mai 2019.

Texte intégral

  • 1 En diferentes partes del texto nos referimos a los guanajuatenses o a los chiapanecos para hablar d (...)

1¿Por qué los migrantes de Apaseo el Alto, Guanajuato, y Ponte Duro, Tonalá, Chiapas,1 constituyen de manera diferente su sentido de pertenencia y sus identidades al reubicarse en sus comunidades de origen? Al comparar las narrativas migratorias de personas que pertenecen a circuitos migratorios tradicionales o emergentes [Durand y Massey, 2003], podemos reforzar la idea de que la experiencia de los guanajuatenses parece responder a un proceso de construcción de una pertenencia múltiple e identidades compuestas [Vila Freyer, 2017] en espacios y lugares interconectados por las interacciones que resultan de una migración de larga duración. En cambio, en los casos discutidos de migrantes chiapanecos, la ausencia de estas identificaciones parece responder a que la experiencia migratoria vivida se concibe a partir de la translocalización, es decir, que los migrantes, al alternar espacios de su vida cotidiana, alternan o negocian sus identificaciones con los mismos [Brickell y Datta, 2016]. A manera de hipótesis, apuntamos que esta diferencia parece resultar de la tradición migratoria en Guanajuato, en donde personas y comunidades han estado generacionalmente relacionadas con la migración. Esta larga duración ha creado una estructura de vinculaciones sociales que conectan espacio, tiempo e identidades. De ahí se deriva que un grupo de migrantes retornados definan pertenencias espaciales múltiples que se manifiestan en identificaciones simultáneas —aunque en espacios geográficos distintos— mientras que otras no.

2El trabajo se construye a partir del análisis de entrevistas semiestructuradas sobre la experiencia migratoria de migrantes retornados en comunidades de Apaseo el Alto, Guanajuato, y de Tonalá, Chiapas. En ellas detectamos que existe una identificación construida por los migrantes guanajuatenses en función del estatus migratorio con el que se incluyen en los mercados laborales de Estados Unidos. Estas identificaciones se manifiestan en la narración de la experiencia migratoria, de sus estrategias personales y familiares de reproducción, de las prácticas sociales que resultan de su pertenencia comunitaria, así como de su conexión con la migración internacional.

3En contraste, los migrantes de la localidad chiapaneca de Ponte Duro, en el municipio de Tonalá, una región cuya migración internacional se intensificó al finalizar el siglo xx, no han generado este tipo de identificaciones compuestas y multiespaciales. En las narraciones de la experiencia migratoria asumen su trabajo y presencia en localidades estadounidenses como una situación irregular, al moverse como miembros de una localidad política a otra, a la cual no pertenecen. Aunque migrantes guanajuatenses y chiapanecos consideran la migración como una oportunidad, al analizar la estrategia de movilidad en los casos chiapanecos pareciera que las movilidades se definen a partir de la noción de riesgo implícita en la migración irregular, más que de un proceso de identificación y pertenencia transfronteriza.

4Las identidades compuestas se constituyen a partir de las jerarquías que combinan identificación social y espacial. Ellas reflejan una estructura de vinculaciones que resulta de una vida personal, familiar y laboral más allá de los espacios nacionales [Glick-Schiller, 2015]. En buena medida, las identidades compuestas son consecuencia de las estrategias económicas, sociales y culturales que son fruto de la desigualdad de oportunidades que derivan de un desarrollo heterogéneo en regiones y espacios vinculados por estas interacciones socioeconómicas interdependientes [Massey, 1993 y 2004]. Ello nos permite encontrar que las experiencias narradas por los guanajuatenses recrean una «simultaneidad» espacial y temporal a nivel de conectividades que van más allá de los espacios transnacionales [Levitt y Glick-Schiller, 2004].

5En Chiapas, la experiencia migratoria está ligada a un tránsito espacial diferenciado: los espacios son percibidos como contenedores nacionales [Pries, 2012] que los migrantes distinguen entre sí al moverse en ellos. Esta diferenciación incrementa la vulnerabilidad de los migrantes, desde el riesgo de cruzar la frontera hasta el acceso a empleos identificados por familias o amigos instalados «en los Estados [Unidos]». A pesar de que migrar a Estados Unidos sigue viéndose como una oportunidad, los chiapanecos no han experimentado repertorios identitarios más allá de pasar de legales a ilegales, lo que se expresa en la translocalidad vivida. En Chiapas, la migración es narrada como una experiencia sostenida en redes sociales, que tiene clara la diferencia espacial de origen y de destino. Al describir su experiencia migratoria, las personas entrevistadas no parecen romper el sentido de pertenencia único con su lugar de origen para crear la construcción de una memoria que, de manera simultánea, genere identidades compuestas en espacios vinculados por las interacciones transfronterizas cotidianas.

6En la siguiente sección discutimos los procesos y recursos de identificación [Hall, 2003 (1996); Brubaker y Cooper, 2000] multiespacial basándonos en los trabajos de Maalouf [1998] y Massey [1993 y 2004], entre otros. Continuamos con una nota metodológica sobre cómo se seleccionaron los casos discutidos. Las siguientes dos secciones nos permiten comparar las construcciones identitarias multiespaciales y translocales a partir de las narraciones hechas por migrantes retornados en Guanajuato y Chiapas. Las reflexiones finales permitirán reforzar la idea-guía del texto: las pertenencias múltiples vividas por los migrantes en regiones de larga tradición migratoria refuerzan identidades compuestas que resultan de las estructuras de vínculos sociales que se han desarrollado en espacios y lugares largamente interconectados por las distintas formas de reproducción y movilidad vividas en ellos.

Pertenencias múltiples e identidades compuestas como construcción espacial

7Personas y lugares desarrollan identidades que resultan de una estructura de interacciones sociales y vinculaciones internas y externas que les son propias [Massey, 2004]. El sentido de estas interacciones crea una noción de pertenencia que constituye en el individuo una capacidad de identificación compuesta por los espacios y trayectorias de vida cotidiana de las personas migrantes [Vila Freyer, 2017]. Como proceso, esta estructura de vinculaciones nos permite asumir dos cosas: la primera, que a partir de ellas se establecen distintos sentidos de pertenencia e identidades individuales y espaciales que se realizan de manera simultánea; la segunda, que este repertorio de identidades facilita la adaptación individual, familiar y comunitaria a la migración internacional y a la movilidad espacial [Vila Freyer, 2017].

8En general, las identidades son definidas como una distinción entre los miembros de un grupo y los que no lo son. En términos subjetivos, se define como las nociones que ubican al yo y a los otros [Ross, 1997, p. 45; Glick-Schiller, 2005, entre muchos otros]. La perspectiva hace énfasis en la intersubjetividad, la constitución de las identidades como resultado de elementos externos a los individuos y que derivan en lo que Amin Maalouf [1998, p. 22-24] denomina identidades mayores: la pertenencia a una comunidad nacional, a una comunidad religiosa o a una clase social. Es con base en estas identidades mayores, sobre todo con la de pertenencia a una comunidad nacional, como se constituye también la noción de transnacionalismo [Glick-Schiller, 2005; Levitt y Glick-Schiller, 2004], es decir, la pertenencia a una comunidad imaginada [Anderson, 1994] que acompaña al migrante cuando ésta se mueve en espacios geográficos que sobrepasan las fronteras artificialmente construidas, comunidad que es sostenidas por los contactos transfronterizos continuos y permanentes [Portes et al., 2003].

  • 2 Aquí y en las líneas siguientes, las traducciones y el énfasis son míos.

9Tomando distancia con estas nociones, Maalouf destaca que el individuo cuenta con una variedad de recursos identitarios que van más allá de una pertenencia transnacional o que se pierden con la asimilación a una nueva comunidad nacional. Es decir, la identidad es entendida como un recurso de identificación, más que como un estado permanente que se mueve entre fronteras [Brubaker y Cooper, 2000; Hall, 2003 (1996)]. «La perspectiva discursiva ve la identificación como una construcción, un proceso inacabadosiempre en proceso. No está determinado en el sentido de que siempre puede ser ganado o perdido, mantenido o abandonado» [Hall, 2003 (1996), p. 2-3]2. Además, «implica la construcción interna de imágenes del mundo externo a partir de las experiencias […] que comparten los miembros del grupo» [Ross, 1997, p. 47]. Al destacar el elemento interno de construcción de estas imágenes, Ross [1997, p. 62] recalca la posibilidad de definir jerarquías según las situaciones vividas por los individuos: «las personas tienen identidades múltiples, algunas de las cuales se pueden llegar a superponer y los límites [establecidos por] el grupo pueden cambiar de acuerdo con las circunstancias» [Ross, 1997, p. 62].

10Estos elementos nos permiten asumir que los recursos identitarios ayudan a generar un repertorio espacial múltiple del cual el individuo —no el grupo— echa mano para adaptarse a los distintos espacios que acompañan las condiciones de una vida móvil. Massey [2004, p. 78-79] define el espacio como producto de relaciones, redes, vínculos, prácticas e intercambios, tanto a nivel individual como global. Ello implica que el espacio, además de por el territorio, se conforma por las relaciones complejas que en él existen. Los lugares son nodos en estas redes complejas de relaciones. De esta forma, los lugares estructuran identidades que resultan de las relaciones, prácticas, intercambios, etc. que se entrelazan dentro de los nodos. Los repertorios de pertenencia e identificación, así como el reconocimiento individual de características compartidas con otras personas o grupos sociales, se integran a espacios y lugares a partir de estas relaciones [Brubaker y Cooper, 2000; Hall, 2003 (1996); Ross, 1997], como sucede con los diferentes procesos vividos en las localidades en donde se llevó a cabo el estudio.

11En síntesis, entre más diversas sean las pertenencias adquiridas por una persona, más específica es su identidad [Maalouf, 1998], entendida como un proceso de identificación y adaptación a sus lugares de vida cotidiana. De la misma forma, las interacciones en espacios múltiples facilitan el que algunos migrantes —pero otros no— desarrollen pertenencias simultáneas (que no son mutuamente excluyentes) a comunidades, lugares, espacios y regiones geográficas formalmente divididos por fronteras. Con ello conforman una estructura de vinculaciones que les es particular y que les permite adaptarse a los lugares vividos [Vila Freyer, 2017]. De acuerdo con esto, las interacciones creadas por el intercambio generacional por los migrantes guanajuatenses van más allá de los límites o fronteras en el sentido de divisiones que enmarcan México y Estados Unidos. Así, estos espacios se vinculan con ese «afuera» que lo constituye como lugar.

Nota metodológica

  • 3 Tal y como señala Tilly [1984, p. 82], «el objetivo es contrastar casos específicos de un fenómeno (...)

12El presente trabajo de tipo cualitativo realiza un ejercicio de «comparación individualizada» [Tilly, 1984, p. 82]3 que toma como eje de análisis dos estados trastocados por la migración: Guanajuato, caracterizado por una migración centenaria, y Chiapas, que se destaca por la relativa novedad de su migración. Tradición y novedad nos permiten contrastar las particularidades de la identificación de los migrantes con territorios múltiples una vez que están de regreso en sus comunidades de origen.

13En los casos de migrantes retornados a comunidades del sur de Guanajuato, los migrantes cuentan con una memoria migratoria que les ha permitido arraigarse en una forma de vida tradicional, sostenida en la constante movilidad de sus habitantes, que tiene una dinámica propia e independiente de las estrategias de industrialización. En los casos de migrantes de comunidades chiapanecas, los migrantes entrevistados viven su desplazamiento a partir de un estatus irregular enmarcado por la acción del cambio de localidades transfronterizas que implica una adaptación al espacio. El sentido de agency define el sentimiento de riesgo implícito en la movilidad. La migración analizada es una migración mestiza, en la que el elemento indígena no juega ningún papel como en otras regiones de Chiapas.

14El trabajo de campo de Guanajuato forma parte de un proyecto que inició en enero de 2015 y concluyó en diciembre de 2016, en el que analizamos los impactos de la migración de retorno en distintas comunidades del sur de la entidad. Los informantes fueron seleccionados intencionalmente por su historia migratoria: Celina, una niña que regresó con su mamá y hermano de manera decidida; Arturo, miembro de una familia deportada; Luis, hijo de un migrante regularizado que, aunque tiene papeles para residir en Estados Unidos, nunca ha viajado a aquel país; Tereso, un migrante «de contrato» que trabaja en Estados Unidos con una visa H2B entre ocho y diez meses cada año. Los entrevistados han sido localizados por una estrategia de bola de nieve.

  • 4 La influencia de Fabián ha sido discutida en otros trabajos que analizan la migración como aprendiz (...)

15Las entrevistas presentadas en el caso chiapaneco forman parte de un proyecto más amplio cuyo trabajo de campo tuvo lugar del 10 al 25 de julio de 2012 en diez comunidades de la región de La Costa y, en particular, en la comunidad de Ponte Duro, municipio de Tonalá. Para recabar la información empírica aplicamos una encuesta y seleccionamos a diecisiete personas —ex migrantes, líderes municipales, líderes de Iglesias y los dos hombres más viejos del ejido— para hacerles entrevistas semiestructuradas. De estas entrevistas seleccionamos los casos de Jesús Alberto, Isaac y Fabián. Jesús Alberto es el único joven de su generación que no migró al terminar la preparatoria, pero ha vivido de manera indirecta la construcción social del migrante a través de sus compañeros y amigos. Isaac y Fabián presentan casos contrastantes. Isaac ha intentado regresar a Estados Unidos por la idea de que es la tierra de oportunidades y Fabián, por su parte, representa el liderazgo y la socialización de la reconstrucción identitaria vivida luego de la experiencia migratoria4.

Migrantes de Guanajuato y Chiapas en una perspectiva comparada

16La construcción social del sujeto migrante en Guanajuato inicia en el siglo xx, por la construcción de las vías férreas en Estados Unidos y en México, y se refuerza con la participación de los hombres en el programa Bracero (1942-1963). Como han señalado algunos autores [Durand y Massey, 2003; López Valencia, 2012], el programa Bracero marcó un parteaguas para una generación que, desplazada del proyecto de modernización nacional, emigró a Estados Unidos con un trabajo temporal y legal y encontró con ello recursos para adquirir tierras y seguir siendo lo que siempre habían sido: campesinos. López Valencia [2012] muestra cómo la participación de campesinos de Puentecillas en el programa Bracero fue vista como una oportunidad para que salieran de la pobreza aquellos hombres que eran marginados de la industrialización acelerada, la movilidad del campo a la ciudad y la tecnificación del campo, entre otras cosas.

17El acceso al mercado del trabajo legal y temporal de Estados Unidos generó las condiciones para que los campesinos pudiesen invertir sus ahorros en la compra de tierras. Ello originó la contradicción de que, al reinsertarse en sus comunidades de origen, estructuraran «un desarrollo personal y comunitario al margen del desarrollo general del país» [López Valencia, 2012, p. 14], ligado al trabajo agrícola de Estados Unidos. Es el inicio de identidades compuestas que derivan de su vinculación con un doble sentido de pertenencia: el lugar en el que habitan y el lugar en el que pueden reproducir sus condiciones de vida. En este sentido, la migración en Guanajuato empieza a constituirse como una oportunidad de anclarse en un lugar en el que pueden desarrollar una forma de vida tradicional, como un cambiar para poder continuar siendo lo que siempre han sido.

18La migración facilitó el acceso a recursos financieros que la pobreza les negaba, al tiempo que los arraigó al campo, es decir, reforzó su identidad campesina. Ello facilitó la compra de tierras y la construcción de casas, elementos que los migrantes, hasta hoy, consideran un factor de movilidad social ascendente en sus comunidades de origen luego de haber trabajado en Estados Unidos. Los hombres migrantes de Guanajuato han llevado a Estados Unidos las estrategias de reproducción utilizadas en México: además de en la economía agrícola, se han insertado en el sector de la construcción en los períodos en que el campo así se los permite. Con ello, empezaron a estructurar en los lugares de destino una estrategia de reproducción parecida a la de los lugares de origen. Los migrantes guanajuatenses han participado en el trabajo del campo en California, Texas e Illinois, al que con el paso del tiempo se ha sumado el trabajo de jardinería y construcción.

19La continuidad histórica de la migración ha creado un proceso identitario en los espacios integrados por estas interacciones socioeconómicas que se define en función del estatus migratorio de las personas migrantes en Estados Unidos. Con el paso del tiempo, los migrantes y sus familias han creado narraciones que se corresponden con la convivencia cotidiana —real o imaginada— con que se integran lugares y espacios. Así, los migrantes crean categorías discursivas para describir los mecanismos de inclusión en el mercado estadounidense: mojado, residente, ciudadano, con contrato. Estas categorías representan una jerarquía que explica la forma como se da la interacción social y espacial que determina la reproducción material, el éxito potencial del proyecto migratorio y el riesgo implícito en él.

  • 5 Para una revisión de la literatura de las regiones expulsoras de migrantes chiapanecas estudiadas h (...)

20En los casos que analizamos en la región de La Costa en Chiapas, la migración es narrada destacando la capacidad de adaptación laboral y espacial de las personas entrevistadas. La migración chiapaneca masiva hacia Estados Unidos se inició hacia la segunda mitad de los años noventa5. Una serie de factores económicos y políticos (como la caída de los precios del café, el agotamiento de actividades pesqueras, los impactos de los huracanes Mitch y Stan y el levantamiento Zapatista) generaron las condiciones para la búsqueda de oportunidades en el Norte. Sin embargo, y a pesar de que de boca en boca se ha expandido la idea de que en Estados Unidos existen mejores condiciones laborales, la inexistencia de una memoria compartida aumenta la vulnerabilidad de los migrantes chiapanecos en sus proyectos migratorios. Este hecho afecta las decisiones estratégicas de los migrantes en espacios translocales. Es interesante destacar cómo la diseminación de los beneficios —reales o percibidos— de la migración es vista como un resultado contingente de una decisión de alto riesgo y que deriva más del esfuerzo personal de los migrantes. Esto ilustra también la translocalización de su vida cotidiana [Brickell y Datta, 2016].

La constitución de pertenencias múltiples e identidades compuestas en Guanajuato

  • 6 Fue una encuesta exploratoria sin representatividad estadística levantada en julio de 2016, en la q (...)

21Con datos en una encuesta informal respondida por 654 personas en comunidades rurales de los municipios de Tarimoro, Celaya y Apaseo el Alto,6 detectamos que el 56 % de la población entraba en la categoría de migrante retornado (17.8 %) o tenía un padre, hijo o hermano migrante. De ellos, el 23 % tenía un abuelo que había migrado, el 9 % tenía hijos establecidos en Estados Unidos y el 4.5 % tenía nietos viviendo en Estados Unidos. El 77 % vivió como «mojado» en Estados Unidos y solamente el 3 % regularizó su situación durante su estadía en aquel país. De las personas que tenían una situación regular, el 11 % trabajó «con contrato», el 9.7 % contaba con residencia y únicamente el 1.4 % tenía ciudadanía.

22Las entrevistas que se resumen a continuación reflejan distintos impactos de la experiencia migratoria.

Celina7

  • 7 Celina, 17 años, Apaseo el Alto, 16 de enero de 2015.
  • 8 Mojado o wetback es la forma en que se llama a las personas migrantes indocumentadas de origen mexi (...)

23Celina es una joven que en el momento de la entrevista tenía 17 años. Es hija de un «mojado8» que, ante las dificultades de circular entre los mercados laborales estadounidenses y guanajuatenses, decidió llevar a su familia (Celina, su madre y un hermano) a Estados Unidos. En ese entonces Celina tenía cinco años y no recuerda cómo cruzó la frontera. Para ella, estudiar toda la primaria en Estados Unidos fue normal; aprendió lo básico y domina el inglés. Vivió siete años en Estados Unidos hasta que en 2011 su padre, debido a la crisis económica, comenzó a tener dificultades para conseguir trabajo y dinero. Como «mojado», el hermano no podía ir a la universidad y decidieron que ella, su mamá y su hermano se regresaran a Apaseo el Alto «porque en México los dólares rinden más y podíamos continuar los estudios».

24Celina y su familia han debido adaptarse a los cambios del contexto económico y laboral de su padre y han construido narraciones personales e identitarias compuestas por su socialización en Estados Unidos y su pertenencia formal en México. Ella reconoce la desventaja de su condición de «mojados», que limitaba las oportunidades educativas de su hermano. Su vida social se ha desarrollado en dos lugares diferentes. Toda su educación básica la hizo en Estados Unidos, lo que la llevó a vincular una identificación que resulta de su socialización primaria, a construir un sentido de pertenencia territorial y a tener un conocimiento espacial de ese país. En México desconoce el lugar, lo que le obstaculiza generar un sentido de pertenencia, y ha tenido dificultades para adaptarse al sistema educativo. Para ella no hay diferencia en cuanto a los amigos. Al terminar sus estudios quisiera regresar a Estados Unidos, pero con visa.

Arturo9

  • 9 Arturo, 17 años, Apaseo el Alto, 23 de febrero de 2016.

25Arturo es un joven de 17 años que estaba a punto de concluir la preparatoria en una escuela técnica. Fue deportado a México cuando tenía 15 años y no puede volver a Estados Unidos en 10 años. Su historia migratoria inició cuando se separaron sus padres: su mamá se lo llevó a Estados Unidos cuando él tenía un año; regresó a México a los 6 años, cuando enfermó su abuelita, y vivió en el país un año, tiempo en el que aprendió a hablar español y a adaptarse a los valores familiares. Cuando su familia decidió regularizar su situación migratoria en Estados Unidos, cruzaron la frontera hacia Ciudad Juárez, donde el proceso se estaba gestionando. El consulado estadounidense les negó la visa y, junto con su madre, se quedó varado en la frontera, imposibilitado a regresar. Perdieron todo y con ayuda de su familia pudieron establecerse en una localidad de Apaseo.

26Arturo ha desarrollado identificaciones con lugares y espacios en Estados Unidos y en México. Pudo ingresar a la preparatoria técnica gracias a la flexibilidad de las autoridades, ya que le tomó un semestre regularizar sus papeles. Pasó de una vida de «mojado» en Estados Unidos, donde intentaba pasar desapercibido para que no lo detuvieran y le pidieran papeles, a una vida en la que ha tenido que «legalizar» su situación en su país para poder estudiar. Ha desarrollado una identidad compuesta derivada de su socialización en espacios múltiples. No es capaz de responder si él es mexicano o estadounidense, ya que en México no está familiarizado con el espacio, no conoce la geografía, tiene dificultades para escribir y leer en español y tiene miedo de la inseguridad, al mismo tiempo que sigue celebrando la fiesta de Acción de Gracias. Sueña con poder ir a la universidad y convertirse en ingeniero mecánico. Espera tener su vida hecha en México cuando pueda volver a Estados Unidos, pero no cree regresar.

Luis10

  • 10 Luis, 22 años, Celaya, 1 de marzo de 2016.
  • 11 Por familia mixta nos referimos a un padre regularizado en Estados Unidos que vive la mayor parte d (...)

27Luis es miembro de una familia mixta11. Su padre es un migrante «regularizado», de origen campesino, que ha trabajado Estados Unidos desde la adolescencia y cuya vida ha transcurrido siempre entre Chicago y Celaya. Su madre es de una familia de profesionistas de clase media en Celaya. Luis ha empezado a regularizar sus papeles para tener residencia en Estados Unidos. Aunque en el momento de la entrevista se encontraba a la mitad de su carrera universitaria, dijo que para él Estados Unidos representaría una oportunidad para trabajar en la «yarda» un par de años como su papá y ahorrar suficiente dinero para establecer un negocio en Celaya.

28La vida móvil de su padre lo ha obligado a interaccionar indirectamente con Estados Unidos. Sin embargo, la migración forma parte de su narrativa personal; habla de lo que cree que serían las oportunidades que podría encontrar en Estados Unidos, que están limitadas a la vida de su padre, al trabajo que éste realiza, así como a las redes sociales de su familia paterna. No había considerado la posibilidad de que sus estudios universitarios en México pudieran servirle para crear una empresa en Estados Unidos, en lugar de verse obligado a trabajar como jardinero. Para él, la migración en su familia significa una mejora en la calidad de vida en la familia menos educada de su padre, mientras que, del lado materno, los ingresos familiares se igualan en México por las oportunidades que ofrece la educación superior.

Tereso12

  • 12 Tereso, 38 años, Apaseo el Alto, 16 de enero de 2015.

29Tereso representa la estrategia de vida multiespacial al alternar su vida cotidiana en dos lugares: Apaseo el Alto y Maryland. Tereso se define como un migrante «con contrato»; viaja cada año a Estados Unidos con una visa H2B para trabajar en la siembra de árboles. Su hermana, establecida en Maryland, lo inscribe en las listas y el patrón lo manda llamar. Con la solicitud de su patrón tramita una visa temporal en Monterrey que le permite trabajar legal y temporalmente de febrero a noviembre. Invierte alrededor de 200 dólares en la visa de trabajo, entre 500 y 1 000 pesos por un pasaporte, más el pasaje de Apaseo a Monterrey o Laredo, a donde lo van a recoger. Con un gasto aproximado de menos de 1 000 dólares se mueve a un trabajo asegurado, en donde gana entre 600 y 700 dólares a la semana, no paga coyote y no se arriesga a caminar durante varios días en el desierto.

30Tereso desconocía las oportunidades laborales que se están abriendo en la región de Guanajuato por la industria automotriz y de autopartes, no tenía información más que «de oídas». En contraste, tenía claras las oportunidades laborales de Maryland, los salarios a los que podía acceder y la posibilidad de elegir entre la jardinería y la reforestación cada año. Tereso ha estado más conectado con las dinámicas laborales en Estados Unidos que con las de México y, al tener una red familiar establecida en aquel país, ha podido optar por una movilidad regular y segura.

La constitución de la translocalidad en Chiapas

  • 13 El importante componente indígena de la migración chiapaneca corresponde mayoritariamente a la regi (...)

31La migración masiva de chiapanecos a Estados Unidos inició al concluir el siglo xx. Los casos que se analizan en este apartado tienen que ver con los efectos devastadores de los huracanes Mitch (1998) y Stan (2005), así como con la explotación irracional del camarón [Vila Freyer, 2016 (a) y 2016 (b)]; se trata de una migración mestiza13. En 2012, el 37 % de la población de la comunidad tenía experiencia migratoria y un 11 % no había regresado. La mayoría de las personas que fueron a Estados Unidos para reconstruir sus hogares ya tenían amigos o familiares que les facilitaron —si no es que ayudaron a financiar— el traslado [Vila Freyer, 2016 (a) y 2016 (b)].

32Las entrevistas que se resumen a continuación reflejan las estrategias de adaptación vividas por las personas migrantes.

Jesús Alberto14

  • 14 Jesús Alberto, Ponte Duro, Tonalá, Chiapas, 12 de julio de 2012.

33Jesús Alberto es un maestro de educación física que en el momento de la entrevista tenía 25 años. Es uno de los tres entrevistados en la comunidad que contaba con un trabajo formal, por lo que había decidido no migrar. Cuenta con estudios universitarios y es maestro en la escuela primaria local. Concluyó la preparatoria junto con otros treinta jóvenes que al graduarse optaron por migrar, motivados por la imagen real y socialmente reproducida de las ventajas salariales en Estados Unidos. Algunos de sus compañeros han sido deportados. Jesús Alberto tiene contacto indirecto con la migración, que se está volviendo la opción natural de los jóvenes que quieren «hacer algo en su vida»: tener tierras o construir una casa.

34La migración está asociada con la solución dada a las crisis causadas por el agotamiento del camarón y las lluvias. Fue el dinero que llegó de Estados Unidos lo que mantuvo la economía del lugar. Luego de que se agotó el camarón, la migración se volvió una forma de sobrevivencia y la comunidad ha registrado crecimientos negativos de población desde 1995. Los que van a Estados Unidos ya no lo hacen por emergencias, sino para realizar proyectos migratorios específicos o para no volver. Para Jesús Alberto, la migración significa el sacrificio de las familias completas. «Es cierto que los salarios son más altos, pero también existe el riesgo de que uno se acostumbre a tener cosas [y no regrese] o a no tener nada [y se quede]».

Isaac15

  • 15 Isaac, Ponte Duro, Tonalá, Chiapas, 10 de julio de 2012.

35En el momento de la entrevista Isaac, de 34 años, era el comisariado ejidal de su comunidad. Vivió 10 años en Estados Unidos, trabajando en una fábrica de espejos en Kentucky. Al iniciar su movilidad se instaló en el campo, en Florida, pero no resistió el trabajo agrícola. Por ello, él y su esposa optaron por convertirse en obreros en una fábrica de espejos. Su retorno fue decidido por el ambiente antinmigrante y por el miedo que les dio perder a sus hijos —nacidos en Estados Unidos— si los deportaban. Al regresar, compraron tierra y animales para instalarse en su comunidad y vivir de la venta de leche. Su estancia en Estados Unidos les ha permitido, a él y a su familia, construir un espacio imaginado a partir de la noción de «contar con dinero y poder comprar cosas». La esposa de Isaac dejó de trabajar en México para convertirse en ama de casa, lo que ha reducido su libertad personal y los ingresos de su familia.

  • 16 Como es sabido, un ciudadano estadounidense, al cumplir la mayoría de edad, puede reclamar y gestio (...)

36Isaac ayudó a dos de sus hermanos a instalarse en Estados Unidos. Con su apoyo financiero intentó regresar en dos ocasiones, pero después de tres deportaciones desistió. Espera que sus dos hijos, nacidos en Estados Unidos, tengan edad para poder ser reclamados16 y establecerse legalmente en Estados Unidos. Así, busca regresar a la vida obrera que había construido. Isaac, su esposa y sus hijos han construido una memoria de las ventajas que tenían al vivir en Estados Unidos, país en el que «con poco dinero, se pueden comprar cosas y no nos faltaba nada». En su lugar de origen viven con una sensación de vulnerabilidad, no hay opciones de compra y aseguran vivir con lo necesario, a pesar de tener tierras, animales y una de las casas más grandes del ejido.

Fabián17

  • 17 Fabián, Ponte Duro, Municipio Tonalá, Chiapas, 16 de julio de 2012.

37La oportunidad de migrar para Fabián (36 años) y sus hermanos se dio cuando su hermana, instalada en Estados Unidos, encontró trabajo para ellos. A diferencia del caso de Tereso, no se trataba de un trabajo legal y temporal, por lo que caminaron una semana por el desierto para establecerse como obreros. Migraron él, tres hermanos y sus padres; esposas e hijos se quedaron en Ponte Duro. Regresaron a la comunidad tres años después; las hermanas se quedaron en Estados Unidos. La vida de Fabián y su familia en Estados Unidos se realizó sin papeles y respondió a una decisión estratégica para salir de la crisis causada por la inundación. Ellos no se llaman a sí mismos «mojados».

38Después de dos años de trabajo y capacitación, Fabián había dejado de ser el pescador que se había ido y había llegado a ser el capataz de la fábrica en la que trabajaba. Tenía un coche, un celular y recursos para que su esposa e hijos se fueran con él. Los riesgos del cruce por el desierto lo hicieron abandonar la idea y optó por regresar a su comunidad. Es interesante notar que la situación irregular en la que se movía le estructurase una visión que no le permitía imaginar la posibilidad de tramitar un pasaporte y solicitar una visa de turista para llevar a su familia sin riesgos. Fabián, sus tres hermanos y sus padres regresaron en 2011; con el dinero ahorrado abrieron un negocio de materiales de construcción y se unieron a una cooperativa de ecoturismo que estaban formando familiares y amigos. Las redes familiares y personales de Fabián le han permitido transmitir el cambio que vivió en su ética de trabajo durante su experiencia migratoria a sus socios en la cooperativa. Pudo convencerlos de capacitarse para construir la identidad de especialistas en distintas áreas de la hotelería. El negocio ha sido exitoso y es dirigido por antiguos migrantes [Vila Freyer, 2016 (a) y 2016 (b)].

39A diferencia de la vida multiespacial que se sostiene en una memoria migratoria transgeneracional, los casos chiapanecos parecen mantener una translocalidad en la que destaca la capacidad de adaptación de pescadores que se convierten en obreros, constructores o cocineros, que no reproducen sus condiciones de vida tradicional en Estados Unidos como lo hacen los campesinos guanajuatenses. Los migrantes chiapanecos entrevistados son principalmente pescadores y algunos completan su subsistencia como campesinos, mientras que los migrantes guanajuatenses han encontrado en la migración una forma de seguir siendo campesinos, independientemente de los cambios en el espacio.

Líneas de encuentro y desencuentro de los casos presentados

40El trabajo comparativo se enfocará en tres elementos: la edad, la capacidad de adaptación y el acceso al trabajo. Del primero de ellos, cabe señalar, derivan el acceso a la educación y la capacidad de adaptación.

41El primer elemento para establecer la comparación tiene que ver con la edad y, por tanto, con el acceso a la educación formal. Los jóvenes que socializaron en Estados Unidos y regresaron a México, como Arturo y Celina, son los que tienen mayores dificultades para reconocer un sentido de pertenencia único y espacialmente determinado. El estigma de haber sido migrante o de ser parte de una familia migrante les estructura una visión de desventaja, ya que no han aprendido a ver en la migración un área de oportunidad.

42En los casos de Luis y Jesús Alberto, el tener acceso a una educación superior y a la eventualidad de empleos formales, les permite deslindarse de la posibilidad de migrar. En el caso de Luis, el tener un padre con residencia formal se convierte en una oportunidad para reproducir el trabajo de la «yarda», esto porque sus redes sociales determinan las oportunidades a las que él imagina que puede tener acceso en caso de establecerse en Estados Unidos. A pesar de ser el único que cuenta con papeles, su repertorio identitario se limita a esa imagen creada desde fuera y que no combina con sus expectativas derivadas de la educación. En cierto sentido, sus redes sociales en lugar de posibilitarle movilidad social se la limitan.

43El segundo elemento de análisis es la adaptación y readaptación a los espacios vividos. Arturo pasó de ser ilegal en Estados Unidos a ser ilegal en México. Sin papeles de residencia, vivió una vida «invisible» para reiniciar su vida en México «sin existencia legal». Este último país, del que es «legalmente» nacional, es el que le crea más conflictos porque, al igual que Celina, desconoce la geografía, no comprende los procesos de socialización de los jóvenes de su edad y la educación y las oportunidades laborales son diferentes. Esa posición de vulnerabilidad en la que se encuentran Arturo y Celina les ha impedido identificar y tomar ventaja del dominio del idioma inglés, que podría mejorar sus condiciones laborales en México. Solo describen lo difícil que ha sido reinsertarse a la sociedad mexicana. La estigmatización que la identidad de «mojados» lleva aparejada se mueve al nuevo territorio.

44En el caso de los adultos, la experiencia laboral de Fabián incluyó un proceso de capacitación laboral que lo ayudó a reforzar su liderazgo dentro de una fábrica. Esta educación informal le permitió reconstruir su identidad y ética de trabajo. En lugar de añadir etiquetas de identificación por la experiencia vivida en espacios múltiples, Fabián transitó de un pescador que trabajaba sin horario y al aire libre a alguien que seguía un horario, trabajaba en un lugar cerrado y manejaba a un grupo de trabajadores que debía cumplir metas. Se trata de un proceso similar al que vivió Isaac. Tereso, en cambio, vive relaciones laborales transfronterizas y anualmente se convierte en un migrante «con contrato» que transita de un campo, en México, a otro, en Estados Unidos. Isaac, aunque todavía tiene hermanos en Estados Unidos, no ha considerado la posibilidad de convertirse en un migrante «con contrato», por ejemplo. Adaptó su identidad al trabajo obrero y cuando regresó a la comunidad se reconvirtió al trabajo agrícola, aunque ahora tiene tierras y vive del producto de sus animales. El trabajo formal de Jesús Alberto hace que la migración no entre en sus planes, como sucede con la familia de la madre de Luis.

45Otro punto es que, en los casos chiapanecos, los entrevistados viven la irregularidad migratoria como algo normal. Como agentes, planean sus vidas y proyectos migratorios en ella y en función de ella construyen sus planes a futuro. Optan por los mejores salarios y, como los guanajuatenses, encuentran en la migración acceso a recursos que de otra forma no tendrían en México. Sin embargo, al regresar reconocen las ventajas de la experiencia y se adaptan a nuevas dinámicas. Esto se explica quizá porque ellos alternan identidades en lugar de reproducir sus identidades multiespacialmente. En Estados Unidos los chiapanecos aprenden a ser obreros, viven mal el trabajo de campesinos y no han estructurado redes sociales que los incluya en lo que son: pescadores.

Conclusión

46Este trabajo se enfoca en las experiencias migratorias vividas por migrantes de retorno. Las narraciones nos permiten dar cuenta de las diversas formas en las cuales los migrantes y sus familias interaccionan en lugares y espacios con los que crean distintas estructuras de vinculaciones identitarias. Estas estructuras de vinculación determinan las experiencias en espacios múltiples y las identidades compuestas de las personas en Guanajuato, debido a que ha sido un proceso de larga duración. Por ello, los migrantes guanajuatenses y sus familias desarrollan una cultura migratoria que se basa, entre muchas otras cosas, en la construcción de identidades en función del estatus migratorio en Estados Unidos, es decir, los migrantes pueden definirse en México por el estatus migratorio en aquel país.

47Este proceso se estructura de forma diferente en los casos chiapanecos analizados y nos permite distinguir el carácter translocal de la experiencia vivida. En ellos se puede detectar un cambio de identificaciones que responde más a la adaptación a la experiencia laboral y espacial. Los migrantes chiapanecos dejan su identidad de pescadores para convertirse en obreros y al regresar a sus comunidades de origen incluyen el cambio vivido en la experiencia migratoria para continuar sus vidas dentro de otras estrategias de reproducción. Los guanajuatenses, en cambio, empalman identificaciones y estatus migratorio para reproducirse en lo que siempre han sido.

48Al analizar la experiencia del retorno de los casos guanajuatenses desde una perspectiva transnacional hemos encontrado dificultades, en buena medida porque hemos constatado la construcción de identidades compuestas que se refieren a espacios múltiples, que se viven de manera simultánea transfronteriza. En los casos chiapanecos, las experiencias parecen contenerse de manera espacial y temporal localizada. No por ello estamos menospreciando los cambios personales y comunitarios vividos por las personas migrantes en su retorno. En gran parte, las experiencias narradas por los jóvenes identifican la movilidad migrante y su categorización (legal-ilegal, retorno permanente-retorno puntual, deportado-no deportado) y marcan las diferentes lógicas de reincorporación a los nuevos lugares en función de ellos mismos y no de una relación de alteridad. Por último, es importante destacar el papel que juega la educación superior en la construcción de una perspectiva de futuro en los jóvenes. Un título universitario les permite, por ahora, descartar la migración para lograr la vida que sueñan en México.

49Las diferencias detectadas en la comparación de las experiencias vividas por los migrantes tienen lugar por la continuidad temporal de la migración en Guanajuato, donde, creemos, se entretejen el espacio compartido, la larga tradición migratoria, las redes de vinculación, así como las identidades compuestas en espacios múltiples. Por ello, nos parece interesante identificar en los migrantes retornados este fenómeno de pertenencia multiespacial y compuesta. Se trata, sin embargo, de un tema que hay que continuar explorando y del cual la comparación de casos y regiones presentados en este trabajo es solo el inicio.

Haut de page

Bibliographie

Anderson Benedict, Imagined Communities. Reflections on The Origin and Spread of Nationalism, London, Verso, 1994 (1991).

Angulo Barredo Jorge Ignacio, «Estrategias familiares y comunidad. Migraciones y procesos socioculturales en dos comunidades campesinas de la región Sierra, Chiapas», tesis doctoral, Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica/Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, 2010.

Anguiano Téllez María Eugenia, «Inmigración, emigración y tránsito migratorio en Chiapas: un bosquejo general», LiminaR. Estudios Sociales y Humanísticos, vol. 6, no 2, 2008, p. 142-154.

Aquino Moreschi Alejandra, «Migrantes chiapanecos en Estados Unidos: los nuevos nómadas laborales», Migraciones Internacionales, vol. 5, no 4, julio-diciembre 2010, p. 39-68.

Aquino Moreschi Alejandra, «Entre el “sueño zapatista” y el “sueño americano”: la migración a Estados Unidos vista desde las comunidades zapatistas», Migración y Desarrollo, no 13, 2009, p. 79-96.

Brickell Katherine y Datta Ayona, «Introduction: Translocal Geographies», in Ayona Datta y Katherine Brickell (dir.), Translocal Geographies [en línea], London, Routledge, 2016, p. 3-22. Disponible en: http://ieas.unideb.hu/admin/file_8169.pdf

Brubaker Rogers y Cooper Frederick, «Beyond “identity”», Theory and Society, vol. 29, no 1, 2000, p. 1-47.

Coporo Quintana Gonzalo y Villafuerte Solís Daniel, «Chamula: pueblo de migrantes en Los Altos de Chiapas», Migración y Desarrollo, vol. 15, no 29, 2017, p. 99-121.

Durand Jorge y Massey Douglas, Clandestinos. Migración México-Estados Unidos en los albores del siglo xxi, Miguel Ángel Porrúa/UAZ, México, 2003.

Glick-Schiller Nina, «Explanatory Frameworks in Transnational Migration Studies: The missing multiscalar global perspective», Ethnic and Racial Studies, vol. 38, no 13, 2015, p. 2275-2282.

Glick-Schiller Nina, «Long Distance Nationalism», in Melvin Ember, Carol Ember y Ian Skoggard (eds.), Encyclopedia of Diasporas: Immigrant and Refugee Cultures around the World, vol. 1, New York, Kluwer Academic/Plenum Publishers, 2005, p. 70-80.

Hall Stuart, «Introduction: Who Needs Identity?», in Stuart Hall y Paul du Gay (eds.), Questions of Cultural Identity, London, Sage Publications, 2003 (1996).

Levitt Peggy y Glick-Schiller Nina, «Perspectivas internacionales sobre migración: conceptualizar la simultaneidad», Migración y Desarrollo, no 3, 2004, p. 60-91.

López Valencia Gabriela, «La generación del veintitantos. Emigración temporal de campesinos originarios de Puentecillas, Municipio de Guanajuato a Estados Unidos en el marco del Programa Bracero [1942-1964]», tesis de maestría, Universidad de Guanajuato, 2012.

Massey Doreen, «Power Geometry and a Progressive Sense of Place», in John Bird, Barry Curtis, Tim Putnam y Lisa Tickner (dir.), Mapping the Futures. Local Cultures, Global Changes, London, Routledge, p. 59-69.

Massey Doreen, «Lugar, identidad y geografías de la responsabilidad en un mundo en proceso de globalización», Treballs de la Societat Catalana de Geografia, no 57, 2004, p. 77-84.

Maalouf Amin, Les Identités meurtrières, Paris, Éd. Grasset, 1998.

Martínez Velasco Germán, «Migración Internacional Chiapaneca: trayectorias de movilidad, sociodemográficas y condiciones sociales», Revista Pueblos y Frontera digital, 8 (15), 2013, junio–noviembre, p. 50–91.

Pérez-Pérez Eliezer Fernando y Villafuerte Solís Daniel, «Efectos del mercado desregulado sobre los campesinos productores de café de Los Altos de Chiapas: el caso de Ucipa», LiminaR. Estudios Sociales y Humanísticos, vol. 16, no 1, enero-junio 2018, p. 134-149.

Portes Alejando, Guarnizo Luis y Landolt Patricia, «El estudio del transnacionalismo: peligros latentes y promesas de un campo de investigación emergente», in Alejando Portes, Luis Guarnizo y Patricia Landolt, La globalización desde abajo: transnacionalimso inmigrante y desarrollo, la experiencia de Estados Unidos y América Latina, México, Porrúa/FLACSO, 2003.

Pries Ludger y Seeliger Martin, «Transnational Social Spaces Between Methodological Nationalism and Cosmo-Globalism», in Anna Amelina, Devrimsel Nergiz, Thomas Faist y Nina Glick-Schiller, Beyond Methodological Nationalism. Research Methodologies for Cross-Border Studies, New York, Routledge, 2012, p. 219-238.

Roblero Morales Marín, «Migración internacional y neoextractivismo minero: nuevos escenarios del territorio en la Sierra de Chiapas», tesis doctoral, Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica/Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, 2017.

Ross Marc Howard, «Culture and Identity in Comparative Political Analysis», in Mark Lichbach y Alan Zuckerman, Comparative Politics. Rationality, Culture, and Structure, Cambridge, Cambridge University Press, 1997, p. 42-80.

Rus Diane L. y Rus Jan, «Trapped Behind the Lines. The Impact of Undocumented Migration, Debt, and Recession on a Tsotsil Community of Chiapas, Mexico, 2002-2012», Latin American Perspectives, vol. 41, no 3, 2014, p. 154-177. DOI: 10.1177/0094582X14527718

SRE, «Matrículas consulares expedidas a originarios de Chiapas por nivel de educación en los consulados de México en EE. UU., 2006» [en línea], México, Secretaría de Relaciones Exteriores, 2007 [consultado el 23 de septiembre de 2010]. Disponible en: http.//www.ime.gob.mx

Tilly Charles, Big Structures, Large Processes, Huge Comparisons, New York, Russell Sage Foundation, 1984.

Vila Freyer Ana, «Pertenencias múltiples e identidades compuestas en un contexto norteamericano. Exploraciones a partir de la trayectoria migratoria de cuatro jóvenes en el sur de Guanajuato», Norteamérica, vol. 12, no 1, enero-junio de 2017, p. 53-78. DOI: 10.20999/nam.2017.a002

Vila Freyer Ana, Transnational Social Resilience in La Costa Region of Chiapas, México, RCIS Working Paper 2/2016, Toronto, Ryerson University, 2016 (a).

Vila Freyer Ana, «La migración como aprendizaje social: el desarrollo del Centro Ecoturístico El Madresal en Ponte Duro, Tonalá, Chiapas», LiminaR. Estudios Sociales y Humanísticos, vol. 14, no 2, julio-diciembre 2016 (b), p. 115-130. DOI: http://dx.doi.org/10.29043/liminar.v14i2.464

Villafuerte Solís Daniel y García Aguilar María del Carmen, «Tres Ciclos Migratorios en Chiapas: interno, regional e internacional», Migración y Desarrollo, vol. 12, no 22, 2014, p. 3-38.

Villafuerte Solís Daniel y García Aguilar María del Carmen, «Algunas causas de la migración internacional en Chiapas», Economía y Sociedad, vol. 14, no 21, enero-junio, 2008, p. 41-58.

Villafuerte Solís Daniel y García Aguilar María del Carmen, «Crisis rural y migraciones en Chiapas», Migración y Desarrollo, no 6, 2006, p. 102-129.

Haut de page

Notes

1 En diferentes partes del texto nos referimos a los guanajuatenses o a los chiapanecos para hablar de las experiencias de las personas entrevistadas en este texto. De ninguna manera esto puede generalizarse al conjunto de experiencias de personas migrantes de otras regiones de Guanajuato o de Chiapas, cuyas dinámicas no son discutidas en este texto. Agradezco el comentario de uno de los revisores anónimos sobre la necesidad de precisar este punto para evitar generalizaciones inadecuadas.

2 Aquí y en las líneas siguientes, las traducciones y el énfasis son míos.

3 Tal y como señala Tilly [1984, p. 82], «el objetivo es contrastar casos específicos de un fenómeno dado como un medio para captar las peculiaridades de cada caso».

4 La influencia de Fabián ha sido discutida en otros trabajos que analizan la migración como aprendizaje social en la promoción de proyectos productivos [Vila Freyer, 2016 (a) y 2016 (b)].

5 Para una revisión de la literatura de las regiones expulsoras de migrantes chiapanecas estudiadas hasta ahora cf. Angulo Barredo [2010], Anguiano Téllez [2008], Aquino Moreschi [2009 y 2010], Coporo Quintana y Villafuerte Solís [2017], Martínez [2013], Pérez-Pérez y Villafuerte-Solís [2018], Roblero Morales [2017], Rus y Rus [2014], Vila Freyer [2016 (a) y 2016 (b)] y Villafuerte Solís y García Aguilar [2006, 2008 y 2014].

6 Fue una encuesta exploratoria sin representatividad estadística levantada en julio de 2016, en la que se privilegiaron los días de mercado en las comunidades.

7 Celina, 17 años, Apaseo el Alto, 16 de enero de 2015.

8 Mojado o wetback es la forma en que se llama a las personas migrantes indocumentadas de origen mexicano en Estados Unidos. El término se originó por la forma en que, durante mucho tiempo, las personas llegaron a Estados Unidos de manera irregular: cruzando a nado el río Bravo, el cual cubre buena parte de la frontera entre México y Estados Unidos. Eso refuerza también la idea de que una identificación adquirida en Estados Unidos se convierte en una experiencia que se sigue viviendo en México.

9 Arturo, 17 años, Apaseo el Alto, 23 de febrero de 2016.

10 Luis, 22 años, Celaya, 1 de marzo de 2016.

11 Por familia mixta nos referimos a un padre regularizado en Estados Unidos que vive la mayor parte del tiempo en aquel país y manda remesas a una familia mexicana sin papeles, que nunca ha vivido o viajado a Estados Unidos con el padre. No nos referimos, en este caso, a familias establecidas en Estados Unidos en las que unos miembros son nacionales o cuentan con papeles y otros no.

12 Tereso, 38 años, Apaseo el Alto, 16 de enero de 2015.

13 El importante componente indígena de la migración chiapaneca corresponde mayoritariamente a la región de Los Altos, la tercera en importancia en movilidad internacional en Chiapas, luego del Soconusco y La Costa. Este dato resulta de la revisión del lugar de origen de los solicitantes de las matrículas consulares expedidas durante 2006 y 2011 para chiapanecos. En ellas descubrimos que, después del Soconusco, la región de La Costa era la segunda región de origen de las personas que demandaron este documento de identidad en los consulados mexicanos en Estados Unidos [SRE, 2007-2011]. Hasta 2012, la región de La Costa era también la región menos estudiada de las que habían registrado migración internacional, según confirmamos con intercambios con Daniel Villafuerte; todo esto puede verificarse en la revisión de la bibliografía reciente, citada más arriba, en la nota 5.

14 Jesús Alberto, Ponte Duro, Tonalá, Chiapas, 12 de julio de 2012.

15 Isaac, Ponte Duro, Tonalá, Chiapas, 10 de julio de 2012.

16 Como es sabido, un ciudadano estadounidense, al cumplir la mayoría de edad, puede reclamar y gestionar la residencia de sus padres extranjeros para que puedan establecerse en Estados Unidos.

17 Fabián, Ponte Duro, Municipio Tonalá, Chiapas, 16 de julio de 2012.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ana Vila Freyer, « Pertenencias múltiples e identidades compuestas en viejas y nuevas regiones migratorias de México », Cahiers des Amériques latines, 91 | 2019, 133-152.

Référence électronique

Ana Vila Freyer, « Pertenencias múltiples e identidades compuestas en viejas y nuevas regiones migratorias de México », Cahiers des Amériques latines [En ligne], 91 | 2019, mis en ligne le 27 septembre 2019, consulté le 15 décembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/cal/9702 ; DOI : 10.4000/cal.9702

Haut de page

Auteur

Ana Vila Freyer

Ana Vila Freyer est titulaire d’un doctorat en science politique, avec une spécialisation en politique comparative, de l’université de Montréal, Canada. Elle est chercheuse à l’Universidad Latina de Mexico, à Celaya Guanajuato. Depuis 2003, elle travaille sur les questions liées aux impacts des politiques de développement humain sur la décision d’émigrer des Chiapanecos de la région de La Costa, sur les impacts de la migration de retour dans les municipalités rurales du sud de Guanajuato et, actuellement, sur les répertoires d’identification des Dreamers au Mexique et aux États-Unis.

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation sur les Amériques
  • OpenEdition Journals