Navigation – Plan du site
Dossier. La prohibition des drogues au quotidien

Cannabis medicinal y arreglos farmacológicos en Colombia

Cannabis médicinal et arrangements pharmacologiques en Colombie
Medicinal cannabis and pharmacological arrangements in Colombia
Andrés Góngora
p. 115-133

Résumés

Cet article décrit, dans une perspective ethnographique, le processus de légalisation du cannabis médicinal en Colombie. L’histoire met en relation différents agents et échelles. Elle est liée à l’émergence de la science du cannabis mais aussi aux effets de l’action anthropique sur les plantes interdites. Elle démontre comment, grâce à Internet et au commerce international des semences, les jardiniers colombiens ont réussi à monter des petits laboratoires pour fabriquer de l’huile, des teintures, des extraits, des pommades ainsi que d’autres préparations dans lesquelles, d’après eux, la marijuana agit de manière holistique. Ces cultivateurs se sont associés avec des soignants et des patients souffrant de maladies chroniques et congénitales traitées avec succès avec le cannabis. Cette alliance a été de grande importance afin de consolider le processus de purification moral et symbolique qui a transformé la pharmacopée actuelle, instaurant un marché important et prometteur que l’industrie pharmaceutique cherche à monopoliser.

Haut de page

Notes de la rédaction

Texte reçu le 18 février 2019, accepté le 2 décembre 2019

Notes de l’auteur

Este artículo desarrolla uno de los temas tratados en mi tesis de doctorado en antropología social sobre el movimiento antiprohibicionista en Colombia [Góngora, 2018]. El trabajo etnográfico se llevó a cabo durante los años 2013 y 2017 en las ciudades de Medellín y Bogotá y en el Eje Cafetero.

Texte intégral

1Aunque en el siglo XIX se desarrollaron varias investigaciones para determinar las propiedades psicofarmacológicas del cáñamo (Cannabis sativa L., Cannabis indica), los estudios sobre los usos terapéuticos de esta especie vegetal prácticamente desaparecieron con la prohibición de la marihuana en EE. UU., proceso que se desarrolló entre 1911 y 1927 [Langlitz, 2013]. Tuvo que ser un médico búlgaro radicado en Israel, el doctor Raphael Mechoulam, profesor de química orgánica y farmacia en la Universidad Hebrea de Jerusalén, quien comenzara los análisis sistemáticos sobre el cannabis y lograra aislar sus principales componentes activos. Este científico y sus colegas identificaron y probaron la estructura del cannabidiol (CBD) en 1963 y del tetrahidrocannabinol (THC) en 1964. El descubrimiento produjo una serie de desdoblamientos impredecibles, pues al CBD y al THC les siguieron los demás componentes activos que conforman el denominado sistema fitocannabinoide [Mechoulam y Hanus, 2000]. Con el descubrimiento de este sistema, que proveyó la manera de cuantificar la proporción de los diferentes tipos de componentes activos en las distintas variedades de cannabis, se hizo posible un arreglo biotecnológico basado en la “selección artificial”, el viejo arte de la domesticación que marca el impacto de la agencia humana en la evolución de otros seres vivientes y en su propia deriva como especie [Prochiantz, 2012]. De esta manera, se identificó, por ejemplo, que las variedades asiáticas (denominadas por Lamark “índicas”) tenían mayor proporción de THC, mientras que las “sativas” europeas (luego americanas) clasificadas por Lineo eran más fibrosas y poseían menos potencial psicoactivante. Al producir cruces entre las diferentes variedades fue posible generar individuos biológicos con propiedades acentuadas, clasificarlos y reproducirlos para obtener un stock de cannabinoides contenidos en plantas y funcionando como un “todo”.

2La morfología y la fisiología del cannabis cambiaron radicalmente cuando los usuarios de marihuana de EE. UU. crearon hacia los años setenta las llamadas seedless o “sinsemilla” [Cajas, 2004]. Estas plantas se produjeron primero en invernaderos y, luego, dentro de casas, a través de una técnica denominada indoor o cultivo en interiores. Si a comienzos del siglo XX los cultivadores occidentales de cáñamo se concentraron en las variedades más aptas para la producción de fibras con usos industriales, en la transición al nuevo milenio la prohibición de la planta produjo una proliferación paradójica de prácticas y tecnologías que mejoraron la producción reduciendo, entre otras cosas, el espacio físico y el tiempo necesario para cosecharla. Esto pudo hacerse a partir de la “clonación” o cultivo de plantas exclusivamente femeninas por medio de esquejes vegetativos sometidos a luz artificial [Clarke y Merlin, 2013, p. 444]. En una entrevista realizada en 2014, Cuchk Blackton, dueño de varios coffee shops en Amsterdam y de uno de los mayores bancos de semillas del mundo, explicó que en la década de 1970, cuando Nixon declaró la “guerra contra las drogas” y comenzaron a fumigarse los cultivos en México, grupos de norteamericanos empezaron a trabajar colaborativamente para adaptar variedades de cannabis a las condiciones ambientales de EE. UU. [Araujo, 2014]. Estos cultivadores, en su mayoría pertenecientes al movimiento hippie y entre quienes se encontraban los padres de Blackton, cruzaron plantas provenientes de Afganistán y la India con sativas colombianas y mexicanas, creando las primeras variedades híbridas de alta potencia, siendo la pionera la Skunk#1.

  • 2 Entiéndase por prohibicionismo el arreglo ideológico que fundamenta la llamada “guerra contra las d (...)
  • 3 Cf. el reportaje “The Change is Necessary”, presentado en la International Drug Policy Reform Confe (...)

3Durante los años ochenta, algunos de estos productores (junto con cientos de semillas y conocimientos técnicos) migraron a Holanda buscando una legislación más flexible que les permitiera producir plantas cada vez más potentes que superaran los condicionamientos climáticos y espaciales. En Holanda se perfeccionaron las técnicas de “estabilización de variedades” y cultivo indoor, marcando una nueva etapa en la existencia biológica y social del cannabis. En 1992, el banco de semillas Dutch Passion desarrolló las llamadas “semillas feminizadas” [Clarke y Merlin, 2013]. Estos gérmenes, almacenables, transportables y totalmente feminizados, obvian la necesidad de sembrar y cortar esquejes de la “planta madre”. Además, como se trata de variedades reproductivamente estériles, producen plantas sin semillas que le impiden al agricultor renovar autónomamente sus cultivos. La generación de este nuevo tipo de semillas les permitió a los holandeses desarrollar un producto de fácil circulación con la facultad de escabullirse del “prohibicionismo”2, pues en muchos países las simientes no son consideradas drogas. Este tipo de material biológico llegó a Colombia (también podríamos decir que “regresó”, pues su estirpe genética proviene de las famosas variedades autóctonas Mango Biche, Punto Rojo y Colombian Gold) importado de Europa en los años noventa. Con la expansión de la Internet en el siglo XXI, el comercio de semillas se ha convertido en un negocio transnacional que genera millones de dólares al año [Araujo, 2014]. A la par, el avance de la “ciencia del cannabis”, gracias al cambio paulatino en las políticas de “drogas” en Estados Unidos, Europa y en varios países suramericanos, trajo de nuevo todo el potencial farmacéutico y económico de la planta3.

  • 4 Práctica relacionada con la antigua forma de preparación de medicamentos, usada hasta el siglo XIX. (...)

4Todos estos desarrollos originados en diferentes partes del mundo, junto con la posibilidad de saber con exactitud la proporción de componentes activos de las plantas con propiedades psicoactivas, han facilitado el retorno de la polifarmacia4 en Colombia [García, 2008], después de haber sido repudiada y perseguida desde finales del siglo XIX y después de casi un siglo de legislación prohibicionista. Si bien en Colombia la preparación de linimentos, extractos y pomadas permaneció durante todo el siglo XX en manos de yerbateros y sabedores tradicionales, la proliferación de técnicas de autocultivo y un flujo de información nunca antes visto, facilitado por la Internet, hicieron que cada vez más gente tuviera acceso a “recetas” para producir derivados del cannabis con fines medicinales. Llamo a estos fabricantes de remedios y drogas descendientes de los antiguos yerbateros “nuevos Paracelsos”. Pero la aparición de estos agentes, muchos de ellos simpatizantes del movimiento antiprohibicionista, no fue suficiente para lograr la legalización de los usos médicos de la planta, llevada a cabo a finales de 2015. Se necesitó, como ocurrió en otras partes del mundo, de la agencia de pacientes (y familiares) cuya vida pudo salvarse, restablecerse o hacerse más soportable, gracias al uso de remedios hechos a base de cannabis.

  • 5 Sobre este recurso metodológico véase el trabajo de Michael Taussig [2003, p. 191] sobre la “limpie (...)

5Este artículo explora la relación entre los colectivos cannábicos y antiprohibicionistas y la legalización de la marihuana medicinal en Colombia. Permite reflexionar sobre las fronteras fluidas que separan a la marihuana-droga del cannabis-remedio y sobre las transformaciones morales y ecológicas que posibilitaron la apertura de un mercado “lícito” para una de las plantas prohibidas por las convenciones internacionales sobre estupefacientes. Para hablar de este proceso multisituado, protagonizado por diversos actores y que fue cambiando aceleradamente durante mi trabajo de campo [Góngora, 2018], presento fragmentos de mi diario de campo, elaborado en distintos lugares de Colombia mientras les seguía el rastro a varios portavoces del movimiento antiprohibicionista5. Luego, me detengo en Medellín para presentar, a través de un caso, la lucha de los pacientes de cannabis medicinal y su relación con los nuevos Paracelsos. Finalmente, presento algunas consideraciones teóricas sobre la agencia de estos actores en la transformación legal, moral y biológica de la marihuana en Colombia.

Diario sobre antiprohibicionismo y cannabis medicinal

  • 6 Cf. la etnografía de Frederico Policarpo [2013] sobre los dispensarios de cannabis medicinal en EE. (...)

6Junio de 2014. Me encontré con Mario en el bar El Guanábano, ubicado en el parque El Periodista, uno de los sitios de mayor concentración de marihuaneros del centro de Medellín. Teníamos muchos amigos en común y todos me habían sugerido que lo buscara, pues no podía dejar de entrevistarlo si quería saber lo que estaba pasando con el negocio del cannabis medicinal en la ciudad. Mario me contó su historia. Había aprendido a cultivar marihuana en el norte de México a finales de la década de 1990. Tenía algún conocimiento sobre el tema, pero, según me dijo, nunca había visto un verdadero cultivo “industrial” de marihuana. Le pagaban muy bien, pues el trabajo consistía en cuidar la plantación, quedándose allí noche y día para vigilar la luz, el exceso o falta de agua, los problemas de polinización que pudieran surgir y para emitir alertas en caso de ser detectado por la Policía. El trabajo era duro, pues tenía que permanecer en los invernaderos durante varios meses. Cuando hizo un capital, Mario regresó al país con la idea de establecer su propio cultivo, pero no con fines “ilícitos”, sino medicinales. Vio que esto ya era una realidad en Estados Unidos6 y estaba seguro de que la legalización del cannabis medicinal llegaría prontamente a Colombia, de manera que se puso a investigar por su cuenta usando la Internet, pues quería saber todo sobre los extractos, tónicos, aceites y demás productos relacionados con la floreciente industria de la “medicina cannábica”. Con el tiempo consiguió un socio experto en química con quien comenzó a realizar sus primeros experimentos. Montaron una casa a las afueras de Medellín, en donde tenían el cultivo y un laboratorio, pero un día fueron denunciados y la Policía les incautó todas las plantas. Mario y su socio no fueron inculpados, pero entendieron que había que hacer las cosas de otra manera. Había que trabajar en red, con pequeños cultivos que no sobrepasaran el límite legal de veinte plantas y con una estrategia de circulación de la materia prima que impidiera la acumulación de los insumos en un solo lugar, de modo que al laboratorio nunca llegaron grandes cantidades de hierba y los productos los iban haciendo por encargo, a medida que su marca iba ganando fama. Mario me decía que no estaba interesado en que lo vincularan con el movimiento cannábico; según él, no era beneficioso salir a la calle “exhibiendo una máscara de marihuanero”. Para él, lo más importante era obtener una resolución o permiso del Ministerio de Salud para producir medicina. Ya tenía una marca y estaba “abriendo un mercado”: había bastantes clientes y estaba comenzando una alianza con uno de los médicos que comenzó a recetarles medicina cannábica a pacientes de todo el país, principalmente niños con problemas de epilepsia y adultos con anorexia, artritis, cáncer, glaucoma, diabetes, osteoporosis y anemia multiforme.

7Mayo de 2015. Arribamos al centro de Pereira en las horas de la tarde. Tomé mi cámara y esperé pacientemente la aparición de la nube de humo, pero me sorprendí al ver que la marcha estaba encabezada por un grupo de mujeres y familiares de niños discapacitados quienes portaban pancartas que decían: “Fundación Cultivando Esperanza”, “gracias al cannabis no convulsiono”, “mi medicina es 100% natural” y otras frases en defensa de los usos medicinales del cáñamo. Las cosas habían cambiado bastante en el último año. Los activistas habían logrado convencer a la gente de la Fundación para que participara en la marcha, pues tenían una “causa común” por defender. Ciertamente, el hecho de que estas madres abrieran la marcha dotaba de un poderoso argumento moral a los colectivos cannábicos, pues la Alcaldía no podía oponerse a una manifestación encabezada por madres y niños con enfermedades crónicas exigiendo la garantía del “derecho a la salud”. No obstante, la forma que tomó la marcha demuestra la complejidad sociológica de lo que significa construir esa “causa común”. Si bien las madres y los niños encabezaban la manifestación, quienes venían inmediatamente atrás no eran activistas antiprohibicionistas, sino policías, cuya función, según me informaron, era proteger a “los niños de los marihuaneros”. Los organizadores de la marcha estaban de acuerdo en esta separación física y simbólica, pues había sido conversada previamente con las madres de la Fundación, quienes no querían ser identificadas directamente con los cannábicos.

8Terminada la marcha fuimos a la casa de dos activistas. El lugar era bastante espacioso y, al llegar, noté que había un pequeño laboratorio para la extracción de resinas. Uno de los anfitriones era un excelente cultivador. Había ganado varios premios en las Copas Cannábicas de Medellín y Bogotá y en esa época estaba aprendiendo (vía Internet y a través de un grupo de amigos interesados) a fabricar tinturas, linimentos, aceites, hachís y toda clase de extracciones de su nutrido jardín, el cual era cuidado por su madre en una finca cercana. Estos activistas estaban pensando en meterse de lleno al autocultivo y la fabricación de medicinas a base de cannabis, por eso estaban haciendo contactos comerciales y diseñando su propia marca. Esto, al parecer, creó un serio desacuerdo con otros miembros del movimiento, quienes opinaban que la “causa” se perdía, pues todo se estaba convirtiendo en negocio.

9Mayo de 2015. El colectivo de abogados bogotanos y un grupo de jóvenes juristas de la Universidad del Rosario emitieron en su canal de YouTube una serie de videos cortos relacionados con la preparación del Carnaval Cannábico del año 2015. En uno de ellos, titulado “Se hundió el proyecto de cannabis medicinal”, se editó parte del encuentro que varios representantes del movimiento tuvieron con uno de los asesores del senador Juan Manuel Galán en el Congreso de la República. Fui invitado a esa reunión en calidad de investigador y como parte del movimiento. La cita fue meramente protocolaria. El senador quería darle legitimidad al nuevo proyecto de ley sobre cannabis medicinal que pensaba presentar, mostrando que su equipo legislativo había hecho un trabajo “participativo” al hablar con diversos actores sociales involucrados con la defensa de la marihuana. En el video se puede apreciar cómo el asistente de Galán insistió en que habíamos sido llamados para ser escuchados, pero que el senador “no estaba interesado en el consumo recreativo” ni en respaldar a los movimientos sociales que defendían dicha causa. Lo que no sabíamos era que, mientras nos reuníamos, se estaba desarrollando en la Plaza de Bolívar una manifestación a favor de la legalización del cannabis medicinal convocada por un grupo de madres, algunas de las cuales habían salido a marchar por primera vez en la ciudad de Pereira. Al parecer, un grupo de políticos interesados en la legalización del cannabis medicinal facilitó la circulación de pacientes con enfermedades y de sus acompañantes desde diferentes regiones del país. Si bien no se trató de una gran movilización, la presencia de estas personas fue bastante significativa. Los medios de comunicación, que eventualmente cubren las marchas cannábicas, acudieron a registrar la noticia, haciendo hincapié en el sufrimiento de los niños y en la necesidad de cambiar las “leyes injustas” que les impiden conseguir sus medicinas. Los testimonios de las madres fueron citados en el nuevo proyecto de ley, constituyéndose así, junto con innumerables citas de evidencia biomédica, en prueba y justificación de la legalización de la marihuana medicinal en Colombia.

10Diciembre de 2015. El Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia emitió el Decreto 2467 que legalizó y sentó las bases para la producción de medicamentos basados en la planta de cannabis. Con esto, el Ministerio se anticipó al proyecto de ley preparado por el senador Galán que aún no había sido discutido en el Congreso. El decreto busca: “reglamentar el cultivo de plantas de cannabis, la autorización de la posesión de semillas para siembra de cannabis, el control de las áreas de cultivo, así como los procesos producción y fabricación, exportación, importación y uso de sus derivados destinados a fines estrictamente médicos y científicos” [MSPS, 2015, p. 2]. En el documento queda claramente trazado el límite entre la marihuana que puede y no puede ser legalizada, quedando codificada desde el punto de vista del Estado la diferencia entre la marihuana “psicoactiva” (aquella de la cual pueden extraerse “estupefacientes o psicotrópicos” por contener más del 1% de THC) y aquella que “sí tiene” usos medicinales (identificable por tener menos del 1% de dicho componente activo). De igual manera, se determina que no es legal hacer medicinas por medio del “autocultivo”. Finalmente, el decreto establece una serie de trámites y requisitos que deberá cumplir quien pretenda obtener una licencia, siendo los más relevantes: 1) una cartografía descriptiva del área de cultivo; 2) certificados catastrales de los inmuebles que conformen el área de cultivo; 3) un plan de cultivo; 4) acreditar por medio de aval institucional que la cosecha se destinará para fines médicos y científicos; 5) inscribirse en el Fondo Nacional de Estupefacientes; 6) no usar plantas provenientes de autocultivo ni de plantaciones preexistentes, y 7) no haber estado vinculado a ningún proceso penal por tráfico de estupefacientes.

11Mayo de 2016. La página oficial del Senado de la República publicó el siguiente titular: “En decisión histórica Congreso aprobó ley del Senador Juan Manuel Galán que regula el uso de cannabis medicinal”. Durante el debate, el senador señaló que Colombia es, después de Chile, Uruguay y Puerto Rico, el cuarto país de América Latina con legislación sobre cannabis para fines terapéuticos y paliativos. También aseguró que la aprobación en último debate de la ley que regula el cannabis con fines medicinales “marca un hito en el establecimiento de una política de salud pública y afianza el camino para iniciar un cambio en la política prohibicionista”7.

  • 8 “La marihuana que dejará de ser ilegal en el norte de Cauca”, Semana [en línea], 7 de junio de 2016 (...)
  • 9 Ibid.

12Julio de 2016. Luego de varias críticas al Gobierno nacional por el otorgamiento de la primera licencia para la fabricación de productos a base de marihuana a una multinacional canadiense [Botero Fernández, 2016], los medios de comunicación registraron la noticia del lanzamiento de la primera cooperativa de pequeños cultivadores y productores de cannabis8. La cooperativa fue iniciativa de un grupo de cincuenta y dos pequeños cultivadores de cannabis de los municipios de Corinto, Caloto, Miranda, Toribío y Jambaló. Estos territorios han sido históricamente productores de coca y marihuana y epicentro del conflicto armado en Colombia. Aunque los líderes de la cooperativa defendían la idea de “legalizar sus cultivos”, los funcionarios de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito que asistieron al evento les explicaron que era necesario “erradicarlos” y sembrar nuevas plantas “con semillas certificadas”. Al lanzamiento asistieron los ministros de salud, justicia, agricultura, el presidente del Senado y el rector de la Universidad Nacional de Colombia. Según el alcalde de Corinto, el proyecto generará “un gran desarrollo económico y social para el norte de Cauca, región que produce el 50% de la marihuana ilícita” que circula en Colombia. El mandatario también dijo que con este tipo de iniciativas se “impactan positivamente los índices de violencia” y se propicia “el nuevo escenario de posconflicto, aportando a la paz y a la investigación científica”9.

Una madre, una niña y un jardinero

13Mayo de 2017. Durante mi última visita de campo en Medellín fui a ver a Inés. Ella vivía en el barrio Antioquia, epicentro del mercado de drogas en dicha ciudad. Todo el barrio respetaba a esta mujer, pues, además de tener una fundación para pacientes de cannabis medicinal, ayudaba a quien lo necesitara a realizar trámites ante el sistema de salud. La casa de Inés era también la sede de Fundaluva y Cannavida, organizaciones sin ánimo de lucro dedicadas a promover la medicina cannábica y a buscar el “restablecimiento de derechos” de niños y jóvenes que, como su hija, habían mejorado radicalmente su estado de salud gracias a medicamentos elaborados a base de marihuana. Charlamos en el consultorio donde Inés y Juan (un talentoso cultivador y fabricante de remedios) atendían a las personas que llegaban en busca de orientación. Inés me contó que su hija, Luna, había pasado una buena parte de su primera infancia en unidades de cuidados intensivos. Durante doce años y medio, la niña padeció hasta quinientas convulsiones diarias. En ese tiempo, cada vez que Inés iba con su hija al médico le decían que se la llevara de vuelta para la casa, que “no había nada más que hacer”. Luego de probar muchos tratamientos, se dieron cuenta de que la niña “no era candidata a un neuroestimulador”, pues padecía epilepsia refractaria y era resistente a los medicamentos que le formulaban. Aunque los médicos buscaron la causa de las convulsiones, nunca dieron con ella. Solo sabían que se trataba de una epilepsia “multirresistente” y que la única alternativa para mitigar su sufrimiento era ponerle un respirador cuando estuviera convulsionando. Un día, una amiga llamó a Inés y le dijo que le tenía una opción. Esa amiga llevaba un tiempo trabajando con activistas, médicos y cultivadores que estaban probando remedios a base de cannabis. La amiga le contó a una médica el caso y notó que se acordaba de Luna porque la había tratado de pequeña. Entonces, la amiga y la médica le propusieron a Inés que le dieran marihuana a la niña. “Y el milagro sucedió: una vez usó la planta se generó una conexión… Es como si hubiera despertado un día diciendo: ‘¡hola, aquí estoy, hago parte del mundo!’”. En el momento en que visité a Inés, hacía veintiséis meses que a Luna le formulaban marihuana.

14Al principio, Inés estaba asustada porque pensaba que Luna tenía que fumar hierba. Inés tenía mucha prevención con la planta y con los consumidores que veía pasar por su ventana cotidianamente. Pero tomó la decisión. Comenzó administrándole a la niña un “aceitico”. La doctora le explicó el procedimiento, diciéndole: “vamos a dosificar. Lo que va a pasar con la marihuana es que va a llegar al sistema nervioso y va a hacer que se inhiba un poco el proceso neuronal, que es como una especie de corto que la hace convulsionar”. También le dijo que el remedio tenía “cannabinoides”, pero Inés no entendía “nada de eso”, aunque le generaba mucha curiosidad porque ella quería saber qué le estaba dando a su hija. Inés comenzó suministrándole “una gotica” por la noche. Al segundo día, repitió la dosis. Al tercero, Luna “se puso fría” porque “se le bajó la tensión”. Inés llamó a la doctora y ella le dijo que no se preocupara, que le diera algo caliente y que la arropara muy bien porque “la reacción era normal”. Y así siguió por ocho días más, durante los cuales Inés pensó seriamente en suspender el tratamiento. Al noveno día, Luna dejó de convulsionar.

15En mayo de 2015, Inés se enteró de que había una marcha a favor de la marihuana. Ella no sabía nada al respecto ni mucho menos conocía a los activistas que organizaban el evento. Sin embargo, se animó a participar. Compró una cartulina y escribió la siguiente consigna: “Gracias al cannabis medicinal hoy soy muy feliz y las convulsiones desaparecieron, Luna Valentina”. Quería que la gente supiera lo que había pasado con Luna. En la marcha Inés fue entrevistada y fotografiada por varios medios de comunicación, incluyendo prensa, televisión, blogs y páginas de Facebook de colectivos antiprohibicionistas. La imagen de una niña metida en la manifestación se hizo muy popular y llamó la atención de los activistas del movimiento cannábico porque Inés y Luna permitían hacer visible otra cara del cannabis. Así conoció a Juan, el joven cultivador que la instruyó en la “ciencia del cannabis” y se convirtió en su aliado y en el mayor proveedor de remedios para la Fundación.

16Para Inés, está claro que la “lucha” por el cannabis medicinal es protagonizada por madres que se conectan de un modo especial con la planta, que también es “hembra”, y que coinciden en la necesidad de “cultivar para cuidar”. La clave es “enseñar a sembrar” haciendo que las personas sientan “amor por las plantas”, dejar que las semillas circulen y, ante todo, difundir el conocimiento para ir “componiendo el jardín” y usando los saberes farmacéuticos que se van aprendiendo en la vida.

17Mayo de 2017. En la zona rural del área metropolitana de Medellín está el jardín de Juan, uno de los nuevos Paracelsos. El cultivo tiene varios invernaderos separados para no exceder el número de plantas autorizadas por la ley, localizados en fincas contiguas, y un laboratorio con cuarto estéril y área de secado ubicado en su casa, en el cual realiza la extracción de resinas y elabora tónicos, reducciones, aceites, linimentos, ungüentos y pomadas a base de cannabis. Juan afirma que la jardinería le ayudó mucho a superar un momento muy triste de su vida. Por eso dice amar tanto su trabajo. Él nunca antes se había fijado en las plantas, pero ahora analiza las hojas, el crecimiento, el cambio de etapa. Y es que, según Juan, las plantas le “dicen lo que necesitan, cómo están, en qué momento van a perder las hojas, por qué las pierden y si estos cambios son buenos o malos”. Juan se especializó en el tema de la nutrición y del cultivo profesional. Con el tiempo, consiguió uno de sus principales objetivos: lograr “cultivos estandarizados”. Cerca de su casa tiene, por ejemplo, un cultivo con una lámpara prendida permanentemente y otras plantas en etapa de floración separadas por cortinas oscuras. Juan me explicó que la exposición a la luz, el crecimiento y la floración son etapas diferentes y que es necesario un “fotoperiodo de dieciocho horas de luz y de sombra para que las plantas crezcan bien”. Esto es necesario sobre todo en el caso de las semillas importadas, porque muchas de ellas vienen de países con estaciones y sus genéticas están programadas para muchas más horas de sol y de oscuridad. Esto es parte de la magia del cultivo en invernadero; trabajar con semillas de otros climas y lugares significa también “adecuar el ambiente y construirlo”.

18Juan pudo consolidar una pequeña empresa, pero reitera que su objetivo siempre ha sido tener el “cultivo social” más sofisticado de Colombia, uno en el cual “los cultivadores sean los pacientes”. Sin embargo, en ese proyecto Juan ha encontrado oposición, pues, según él, hay “empresas” y “procesos grandes” que no están de acuerdo con su trabajo y piensan que “están perdiendo parte de su negocio”. Juan no lo cree así; él sabe que, por el contrario, todo lo que está haciendo con Inés y con las otras madres es fundamental para “reducir el estigma” y “abrirle camino al cannabis medicinal”.

19El amor por la marihuana es resumido por Juan con la palabra “sensación”. Dice tener una “sensación” cuando siembra, cuando cría, cuando huele y cuando toca las plantas. Esto le permite saber, por ejemplo, si una de sus matas “tiene más o menos limoneno” o si “se le siente el miceno” y, de acuerdo con eso, va generando clasificaciones para ordenar su farmacopea. Juan dice poder detectar si una planta de cannabis tiene más THC o más CBD debido a la predominancia de ciertos compuestos orgánicos reconocibles a través del olfato y del tacto. Usando este método, basado en la exploración sensorial y en la revisión sistemática de una extensa literatura técnica, Juan comenzó a cruzar diferentes variedades de cannabis (tanto sativa como índica), a clasificarlas y a probar sus efectos con las redes de pacientes. La sistematización de este conocimiento le permitió construir una serie de sistemas de clasificación que correlacionan tipos de cruces, valores de cannabinoides (cuya lectura realiza con la colaboración de amigos químicos y botánicos) y enfermedades específicas. Juan asegura que cuando se tiene el conocimiento necesario sobre el porcentaje de terpenos y de cannabinoides es factible determinar el tipo de enfermedad que puede ser tratada. Esto, porque el terpeno “potencia el TCH y el CBD”. Según Juan, una de las premisas más valiosas de la medicina cannábica es no aislar los componentes activos de la planta para mantener la “sinergia”. “Es cuestión de calibrar, y no de separar”, pues es importante que la planta “tenga todos los cannabinoides”, incluido el TCH, “para que atienda los diagnóstico de manera adecuada”. Además, “la medicina no está necesariamente en una determinada planta”, para que ésta se haga presente hay que saber identificarla y criarla.

20Las semillas con las que Juan trabaja desde hace un par de años son genéticas desarrolladas en “clínicas” del estado de Colorado, EE. UU. Juan tiene, por ejemplo, semillas y planas que solamente se pueden vender a médicos o a personas especialistas, porque hay que “cuidar las variedades” ya estudiadas y “sería una irresponsabilidad dejarlas con alguien que termine cruzándolas”. De esto se trata el mantenimiento de la genética: las plantas “exclusivas” no se pueden “clonar” ni someter a procesos de selección artificial, son “variedades selectas”. Cuando a Juan le entregan una planta de este tipo bajo su custodia no la puede “polinizar” o reproducir sin autorización expresa del banco o del laboratorio al que “pertenece”. Juan cuida las plantas y ellos su inversión. Cuando le dan la autorización, lo más común es que le envíen semillas para que él las “polinice” y luego sean “estudiadas” adecuadamente. Los bancos de semillas, que se han enriquecido al margen de la prohibición, son dueños de este patrimonio biológico: desarrollan patentes para cuidar su “propiedad intelectual” y se encargan de mantener en secreto las semillas y plantas que estudian, en ocasiones durante más de cinco años. Luego, lanzan sus creaciones al mercado con una estrategia ágil de mercadeo, pues saben que en poco tiempo el material será replicado por competidores piratas. El vínculo con los bancos de semillas le ha permitido a Juan mostrarles a los empresarios del cannabis medicinal que es posible realizar un “trabajo social”, algo que ellos nunca se imaginaron hasta que conocieron a Luna y a Inés.

21Juan cree que el principal riesgo de la legalización será la dificultad de acceso a la medicina por parte de las familias precarias. Para él, la única forma de combatir ese “monstruo” es seguir produciendo “medicina para la gente”; una medicina hecha por los pacientes para ellos mismos y para otras personas que la necesiten. Por eso no le interesan las licencias ni “legalizar” su empresa, prefiere seguir trabajando con gente que tenga un interés genuino en la planta y que quiera ayudar a producir remedios “especiales” para personas “especiales”. Juan asegura que los niños de la Fundación son felices en su jardín: “conocen las plantas de donde salen sus remedios, las tocan, las manipulan, las cortan, las consienten” y, de paso, aprenden “sobre el significado del cuidado y de la vida”.

Consideraciones finales

22Uno de los principales aportes de la obra de Sidney Mintz [1986; 2003] fue mostrar la manera en que la gente en Occidente aprendió a tolerar la Revolución Industrial enganchándose a “drogas blandas” como el azúcar, el té, el café, el chocolate y el tabaco, todas producidas en tierras tropicales. Mintz [2003, p. 41] nos invitó a observar la manera en que los cambios en las relaciones entre productores y consumidores, inscritos en el rastro dejado por las mercancías en su curso por el tiempo y el espacio, dan cuenta de transformaciones relativas a la definición del trabajo, el concepto de self y la naturaleza de las cosas. Mi punto, siguiendo a Mintz [1986], es que la manera en que estas fronteras se van redefiniendo (lo que termina por lo general en la apertura de un nuevo mercado) no debe reducirse a un problema económico [Zelizer, 1992]; es también una cuestión moral, técnica y ecológica. He mostrado cómo la marihuana cambió de forma y fisiología merced a la implementación de técnicas de cultivo que aceleraron su ritmo reproductivo, aumentaron su potencia farmacológica y redujeron el espacio necesario para su reproducción. Tal como sucedió con el azúcar, los seres humanos que hoy usan marihuana se han transformado de la mano de la planta que consumen. Unos han adquirido mayor resistencia a los efectos psicoactivos del cannabis, mientras que otros han conseguido “conectarse con el mundo”, todo gracias a un proceso global de movilidad analógica y digital que incluye la circulación de semillas, jardineros, conocimientos etnobotánicos y tecnologías de cultivo.

  • 10 En inglés, rockwool: fibra de basaltos volcánicos o roca fundida empleada en cultivos hidropónicos (...)

23En este universo amalgamado y descentralizado de seres del derecho, con la técnica, la ciencia y la reproducción [Latour, 2012] con que lidian los heterogéneos activistas cannábicos y antiprohibicionitas, cada cual ha hecho lo suyo. Las leyes prohibicionistas, al impedir el cultivo, la circulación y el comercio de un ser viviente domesticado (con la capacidad de adaptarse a las más variadas geografías, pero con la exigencia de tomar largos baños de sol), facilitaron el desarrollo de tecnologías adaptadas a las circunstancias legales. Por su parte, los cultivadores norteamericanos y holandeses consiguieron producir cosechas abundantes durante todo el año en jardines ocultos, remplazando la luz y el calor del sol por dispositivos eléctricos; los nutrientes del suelo, por soluciones; la tierra, por “lana de roca”10, y la reproducción sexual, por la asexual. Estos cultivadores produjeron un medio, controlando, como en un laboratorio, los factores “externos” que impiden el desarrollo de las plantas de invernadero [Escohotado, 1997]. Es posible plantear que estos invernaderos, pero sobre todo los cultivos indoor, son tecnologías para mitigar el impacto de las fuerzas de la “naturaleza” y de la “política”. Adicionalmente, la expansión del comercio a través de la red mundial de computadores facilitó el intercambio de semillas, conocimientos botánicos, farmacológicos e ideologías políticas entre nuevos Paracelsos, cultivadores y activistas de todas partes del mundo, favoreciendo la producción y el comercio de remedios y “drogas” cada vez más potentes.

  • 11 El término “causa” está estrechamente vinculado con la idea de “lucha”, tal como fue analizada por (...)

24Por otra parte, la investigación científica sobre los aspectos curativos del cannabis y su paulatina difusión allanaron el camino para la emergencia de nuevos agentes, haciendo que familiares y pacientes con enfermedades crónicas y degenerativas susceptibles de ser tratados con marihuana medicinal se sumaran a la “causa”11. Estos familiares (generalmente “madres”) y pacientes (en particular niños y niñas) se han convertido en abanderados de la “legalización” de la marihuana. Su militancia, llamada por algunos autores “biosociabilidad” [Rabinow, 1999], es análoga a la causa de los movimientos sociales que han reivindicado, desde finales del siglo XX, el derecho a la salud y el acceso a medicamentos [Biehl y Petryna, 2011]. Su lucha es una mezcla de emoción y política, purificada por el acto “performático” de separarse del humo producido por la marihuana-droga en las manifestaciones públicas. Los niños y niñas con dificultades de locomoción y otro tipo de discapacidades abren las marchas, constituyendo aquello que Figueiredo, Policarpo y Veríssimo [2016, p. 6] denominan (usando una feliz metáfora carnavalesca) la comissão de frente. Es un colectivo de actores que moviliza el valor de la “compasión” (y también del amor) a favor de la causa cannábica. Como señalan Vianna y Farias [2011, p. 83] para el caso de las madres de desaparecidos y víctimas de violencia en Río de Janeiro, la condición de “madre” (aunque este argumento también es válido para el caso de los pacientes, dada la inconmensurabilidad del valor de la vida de los infantes) es accionada como “elemento de autoridad moral en actos políticos” para traducir el sufrimiento en derechos. En el caso colombiano, la comissão de frente también fue accionada por los políticos que defendieron la legalización del cannabis medicinal y que necesitaban demostrar la moralidad de una ley destinada a transformar la farmacopea para abrirle a la planta y sus derivados un espacio en el mercado “lícito” de medicamentos.

25Los cambios necesarios para “liberar” los aspectos curativos del pharmakon forman parte de un horizonte de posibilidades antiprohibicionista, según el cual el consumo de drogas debe entenderse como un problema de gobierno relacionado con el campo de la “salud”, siendo la legalización de la marihuana medicinal el primer paso para salir de la prohibición. Esta idea está basada primordialmente en la experiencia de los dispensarios de cannabis en EE. UU., en donde el límite difuso entre consumidores y pacientes estableció una legalización de facto que antecedió a la legalización de la marihuana “recreativa”. Pero en Colombia las condiciones históricas, políticas y ecológicas de los llamados “cultivos ilícitos” plantean otro tipo de desafíos. En primer lugar, las zonas en que tradicionalmente se ha cultivado la hierba han sido, y continúan siendo, epicentro del conflicto armado. Tomemos el ejemplo del norte del Cauca, principal región productora de cáñamo. Allí, buena parte de los cultivos están dentro de resguardos indígenas. Esto facilita las cosas en la medida en que las autoridades nativas que están de acuerdo con sembrar marihuana pueden argumentar que cultivan una “planta sagrada” con fines medicinales y legitimar alianzas con socios capitalistas. Sin embargo, hay una fuerte oposición al consumo de “drogas” en el interior de las comunidades, pues además de ir en contra de sus valores, los indígenas han sido víctimas de incursiones guerrilleras y paramilitares, de conflictos entre narcotraficantes y de violencia estatal relacionada con el control del pharmakon. En 2016, tras el acuerdo de paz entre las Farc-EP y el Gobierno, sobrevino un clima de tranquilidad que no duró mucho tiempo, pues paramilitares y disidencias, convertidas ahora en “bandas criminales”, intentan recuperar el control territorial en los lugares en los cuales la guerrilla ejercía “soberanía” y mantenía su propia regulación sobre los cultivos de coca y marihuana. El Estado, a pesar de la performance realizada con la inauguración de la cooperativa de indígenas y campesinos cultivadores de cannabis, sigue empeñado en “luchar contra las drogas” y prioriza recursos para la “erradicación” y “sustitución” de cultivos “ilícitos”, tal como quedó redactado en el acuerdo final con las Farc-EP. Además, los cultivadores indígenas no representan la posición oficial del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric), y buena parte de las comunidades se oponen —por lo menos públicamente— a la manutención de cultivos “ilícitos” dentro de sus territorios por ser estos el “combustible” de la guerra y la violencia. A lo anterior hay que agregar otro elemento importante. Los cultivos de marihuana existentes actualmente en la zona son despreciados por los médicos que recetan cannabis medicinal. Por ejemplo, una de esas doctoras se opone radicalmente a la fabricación de medicamentos con plantas provenientes de la región, pues alega que los suelos están contaminados por la cantidad de venenos tóxicos con que han fumigado las plantaciones de coca y marihuana desde la implementación del Plan Colombia en 1999. Con un argumento diferente, pero con los mismos efectos, la resolución del Ministerio de Salud que legalizó el cannabis medicinal prohíbe usar plantaciones preexistentes (condenadas a la pena de la “erradicación”) y obliga a sembrar nuevas plantas con “semillas certificadas” (provenientes de bancos de semillas extranjeros), separando así, en el plano simbólico y material, la marihuana-droga del cannabis-remedio. Por último, hay que decir que los cultivos tradicionales del Cauca (de reproducción sexual aleatoria y dependientes de los cambios climáticos y la selección natural) y su variedad autóctona, la marihuana “corinto”, están desapareciendo porque no tienen recepción en un mercado de consumidores cada vez más ávidos y acostumbrados a “viajes” potentes proporcionados por las variedades híbridas.

26El estudio de las fronteras internas del activismo cannábico invita a reflexionar sobre los límites borrosos que separan “remedios” de “venenos”, “libre conciencia” de “libre mercado” e “ilegalidad” de “legalidad”. De hecho, algunos activistas estuvieron cerca de ser expulsados del movimiento social por haber estado involucrados en el “narcotráfico”, lo que es toda una paradoja, pues estos grupos defienden la lucha antiprohibicionista y la descriminalización de los usuarios y pequeños comerciantes de drogas. De igual manera, otros activistas son cuestionados por su intromisión en el mundo de la producción de extractos y derivados de la marihuana con fines lucrativos. Constituir una marca, por ejemplo, puede ser una acción censurada, pues representa un tipo de contaminación moral reprochada por los activistas. No obstante, muchos parecen estar de acuerdo en que la liberación de la planta viene a través del libre mercado y que el activismo debe explorar creativamente esta realidad sin tratar de obviarla. Cabe recordar que los avances en medicina cannábica se deben en gran parte a los intercambios transnacionales que se realizaron a pesar de lo estipulado en los acuerdos internacionales sobre el control del pharmakon. El Estado, a través de decretos y leyes, intenta separar la marihuana que “cura” de aquella que induce “viajes” por medio de un criterio bioquímico y cuantitativo. Por esa razón, varios activistas se muestran en desacuerdo con la legalización del cannabis medicinal, pues según ellos la nueva ley desembocará inevitablemente en la persecución de los pequeños fabricantes de remedios por parte de las autoridades sanitarias, con el consecuente detrimento de la salud de los pacientes de bajos ingresos. De hecho, los nuevos Paracelsos están siendo llamados por las autoridades sanitarias “culebreros” y “charlatanes”, y sus productos son calificados como parte de un “mercado informal” en donde no circulan medicinas genuinas, al no estar estandarizadas ni científicamente probadas. De esta forma, se actualiza la prohibición de la polifarmacia, en un afán desesperado del Estado por entregarle el monopolio del pharmakon a la medicina, la ciencia y la industria de medicamentos. No obstante, y debido a los altos umbrales impuestos para la obtención de licencias, todo parece indicar que buena parte de los nuevos Paracelsos seguirán produciendo sus remedios con las mismas técnicas desarrolladas de forma “ilícita” durante la prohibición. Para algunos de mis interlocutores, la producción de “remedios” y “drogas” a escala reducida (generando circuitos de comercio y fundaciones de pacientes y jardineros) es un fenómeno que no necesita estar legalizado. De esta manera, se podría luchar contra la industria farmacéutica de la misma forma en que se combate el narcotráfico, evitando que se conviertan en los únicos intermediarios entre “la gente” y las “drogas”.

27Los nuevos Paracelsos contribuyen con su trabajo etnobotánico a cultivar una imagen de mundo basada en la sinergia y la totalidad. Estos agentes defienden la denominada teoría del “efecto séquito”, muy popular en redes cannábicas y apoyada por los médicos que recetan cannabis, para quienes proporcionar extractos de la planta con bajo o nulo contenido de THC es restarle propiedades medicinales, dado que el sistema cannabinoide trabaja en equipo y actúa como un “todo”. Esta visión de mundo que se opone a la disección, síntesis y comercialización de los componentes activos de la marihuana por separado o, en otras palabras, al “mecanicismo farmacológico”, puede ser asociada con la tradición científica de orientación romántica que favorece la totalidad en detrimento de la fragmentación [Canguilhem, 1968; Gusdorf, 1982; Duarte, 2012], que denomino “romanticismo farmacológico”. A pesar de tener un alto grado de control sobre el medio, las prácticas de laboratorio de los nuevos Paracelsos tienen mucho del viejo arte herbolario, pues, aunque forman parte de un negocio en el cual el fruto de su trabajo puede ser objetivado en porcentajes y categorías bioquímicas, ellos siguen siendo criadores de plantas medicinales y sus preparaciones no pueden “estandarizarse”, pero sí “calibrarse”. Para esto, los nuevos Paracelsos acuden a la observación directa, la sistematización y la experimentación. Los médicos formulan, las madres administran los remedios y observan los efectos procurando que sus hijos no se “descompensen”, y los cultivadores, por su parte, manipulan sus plantas y preparaciones para fabricar medicinas acordes a las necesidades de cada paciente. Los nuevos Paracelsos son capaces de adecuar el ambiente y construir un medio para criar seres vivientes cuyas simientes traen “otro código adaptativo”, cultivan con “amor”, “amistad” y “agradecimiento”, aplican la selección artificial para producir variedades de plantas cuyos extractos y derivados serán probados repetidamente hasta cumplir con ciertos objetivos terapéuticos. Conseguido el propósito, el ser viviente que produjo el remedio debe ser reproducido por tres o cuatro generaciones hasta obtener una planta madre “estabilizada”. Luego, se clona garantizando que las características bioquímicas puedan pasar, inalteradas, a sus réplicas. En esto consiste la magia, en actualizar una medicina que no viene en la planta. Los nuevos Paracelsos son bricoleurs que trabajan con lo que tienen a la mano [Lévi-Strauss, 1997], construyen sistemas de clasificación, nombran a las plantas como sus pacientes, saben reconocer el olor, el color, la textura y los niveles de desarrollo de sus crías, en un trabajo empírico para modular la dosis del pharmakon y diseñar remedios singulares para personas singulares. Como dijo Paracelso: “solo la dosis hace de algo un veneno”.

  • 12 Notas de clase. Curso: “As noções de Natureza e Vida no pensamento antropológico”, PPGAS, Museu Nac (...)

28No hay que olvidar que el ambiente hidropónico en que se crían estas plantas híbridas es altamente racionalizado. Ciertamente, no fue en el cultivo al aire libre donde se descubrió todo el potencial farmacológico del cannabis. Por el contrario, fue a través de una intensa intervención antrópica para regular la entropía del medio natural y político como dichas plantas pudieron llegar a ser libres. En otras palabras, el retorno al terreno de la legalidad de estos individuos biológicos es resultado de estrictos dispositivos de control que, sin embargo, no consiguieron su propósito de alejarlos de los seres humanos: nadie se imaginó que la prohibición pudiera generar tantos efectos inesperados como el incontrolable “narcotráfico” o la modificación de la estructura biológica de aquellos seres que pretendía erradicar. Esto, al parecer, fue el precio pagado por el cáñamo para su liberación. Como señala Luis Fernando Dias Duarte12, hay jardines racionalistas como Versalles, y jardines románticos como la Quinta de Boa Vista: los primeros, simétricos, milimétricamente organizados para mostrar el orden impuesto por el intelecto humano sobre la naturaleza; los segundos, irregulares, llenos de meandros y caminos que se cruzan, como si quisieran decirnos que la vida es un continuo y que somos uno con la naturaleza. La marihuana parece ser hija de estas dos formas de cultivo, de estos dos arreglos cosmológicos de la cultura occidental.

Haut de page

Bibliographie

Araujo Tarso, abril de 2014, “Em Busca da Maconha Perfeita”, Super Interessante.

Biehl João y Petryna Adriana, 2011/2, “Bodies of Rights and Therapeutic Markets”, Social Research, no 78, p. 359-394.

Botero Fernández Leonardo, 2016, “Empresa canadiense será la primera en producir marihuana medicinal colombiana”, El Espectador [en línea], 29 de junio de 2016 [consultado el 29 de junio de 2016]. Disponible en: https://www.elespectador.com/noticias/salud/empresa-canadiense-sera-primera-producir-marihuana-medi-articulo-640480

Cajas Juan, 2004, El truquito y la maroma, cocaína, traquetos y pistolocos en Nueva York. Una antropología de la incertidumbre y lo prohibido, Mexico D. F., Conaculta/Inah.

Canguilhem Georges, 1994, Études d’histoire et de philosophie des sciences concernant les vivants et la vie, coll. « Problèmes & Controverses », Paris, Vrin.

Clarke Robert y Merlin Mark, 1968, Cannabis. Evolution and Ethnobotany, Berkeley, Los Angeles, University of California Press, 2013.

Comerford John, 1999, Fazendo a luta. Sociabilidade, falas e rituais na construção de organizações camponesas, Rio de Janeiro, Relume Dumará.

Duarte Luis Fernando, 2012/3, “O Paradoxo de Bergson. Diferença e holismo na antropología de Ocidente”, Mana, no 18, p. 417-488.

Escohotado Antonio,1997, La cuestión del cáñamo, Barcelona, Anagrama.

Figueiredo Emilio, Policarpo Frederico y Veríssimo Marco, 2016, “O ‘remédio’ da legalização: os usos medicinais da maconha e a agenda antiproibicionista no Río de Janeiro”, in Memorias 30a. Reunião Brasileira de Antropologia, João Pessoa, ABA.

García Víctor, 2008, Remedios secretos y drogas heroicas. Historia de los medicamentos en Antioquia 1900-1940, Medellin, Universidad Nacional de Colombia.

Góngora Andrés, 2018, “Farmacopeia politica: uma etnografia do anti-proibicionismo e da luta pela libertação da maconha na Colômbia”, tesis doctoral, PPGAS/Museu Nacional/UFRJ.

Gusdorf Georges, 1982, Fondements du savoir romantique, París, Payot.

Langlitz Nicolas, 2013, Neuropsychedelia: The Revival of Hallucinogen Research since the Decade of the Brain, Berkeley, Los Angeles, University of California Press.

Latour Bruno, 2012, Enquête sur les modes d’existence, Paris, La Découverte.

Lévi-Strauss Claude, 1997, El pensamiento salvaje, Bogota, Fondo de Cultura Económica.

Mechoulam Raphael y Hanus Lumír, 2000, “A Historical Overview of Chemical Research on Cannabinoids”, Cheistry and Physics of Lipids no 108, p. 1-13.

Ministerio de Salud y Protección Social -MSPS, Decreto 2467 de Diciembre de 2015, República de Colombia.

Mintz Sidney, 1986, Sweetness and Power: The Place of Sugar in Modern History, Nueva York, Penguin Books.

Mintz Sidney, 2003, O Poder Amargo do Açúcar. Produtores escravizados, consumidores proletarizados, Recife, Editora Universitária UFPE.

Policarpo Frederico, 2013, “O consumo de drogas e seus controles: uma perspectiva comparada entre as cidades do Rio de Janeiro, Brasil, e de San Francisco, EUA”, tesis doctoral, PPGA/UFF.

Prochiantz Alain, 2012, Qu’est-ce que le vivant ?, Paris, Seuil.

Rabinow Paul, 1999, “Artificialidade e Iluminismo: da sociobiologia à biossociabilidade”, in Antropologia da Razão, Rio de Janeiro, Relume Dumara.

Taussig Michael, 2003, Law in a Lawless Land: Diary of a Limpieza in Colombia, Chicago, Chicago University Press.

Vianna Adriana y Farias Juliana, 2011, “A guerra das mães: dor e política em situações de violência institucional”, Cadernos Pagu, no 37, p. 79-116.

Zelizer Viviana, 1992, “Repenser le marché : La construction sociale du ‘marché aux bébes’ aux États-Unis, 1870-1930”, Actes de la recherche en sciences sociales, no 94, p. 3-26.

Haut de page

Notes

2 Entiéndase por prohibicionismo el arreglo ideológico que fundamenta la llamada “guerra contra las drogas”.

3 Cf. el reportaje “The Change is Necessary”, presentado en la International Drug Policy Reform Conference de 2013, en Denver, EE. UU.

4 Práctica relacionada con la antigua forma de preparación de medicamentos, usada hasta el siglo XIX. Precedió a la regulación farmacéutica e incluía la fabricación de “remedios complicados, extractos y tinturas de plantas” [García, 2008, p. 51].

5 Sobre este recurso metodológico véase el trabajo de Michael Taussig [2003, p. 191] sobre la “limpieza social” en Colombia.

6 Cf. la etnografía de Frederico Policarpo [2013] sobre los dispensarios de cannabis medicinal en EE. UU.

7 Tomado de: http://www.senado.gov.co/historia/item/24607-en-decision-historica-congreso-aprobo-ley-del-senador-juan-manuel-galan-que-regula-el-uso-de-cannabis-medicinal [consultado el 15 de septiembre de 2016].

8 “La marihuana que dejará de ser ilegal en el norte de Cauca”, Semana [en línea], 7 de junio de 2016 [consultado el 7 de junio de 2016]. Disponible en: http://www.semana.com/nacion/articulo/cultivos-de-marihuana-en-cauca-pasan-a-la-legalidad/480796.

9 Ibid.

10 En inglés, rockwool: fibra de basaltos volcánicos o roca fundida empleada en cultivos hidropónicos [Escohotado, 1997].

11 El término “causa” está estrechamente vinculado con la idea de “lucha”, tal como fue analizada por Comerford [1999]. Dependiendo del ámbito de interacción y del lugar de enunciación puede significar “sufrimiento”, un relato “épico” o una serie de reivindicaciones que solo se resuelven en la interlocución con el Estado y la “gran política”.

12 Notas de clase. Curso: “As noções de Natureza e Vida no pensamento antropológico”, PPGAS, Museu Nacional, UFRJ, 2015.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Andrés Góngora, « Cannabis medicinal y arreglos farmacológicos en Colombia », Cahiers des Amériques latines, 92 | 2019, 115-133.

Référence électronique

Andrés Góngora, « Cannabis medicinal y arreglos farmacológicos en Colombia », Cahiers des Amériques latines [En ligne], 92 | 2019, mis en ligne le 01 avril 2020, consulté le 07 août 2020. URL : http://journals.openedition.org/cal/9982 ; DOI : https://doi.org/10.4000/cal.9982

Haut de page

Auteur

Andrés Góngora

Andrés Góngora est anthropologue diplômé de l’université nationale de Colombie. Magister et docteur en anthropologie sociale du Museo Nacional, université fédérale de Río de Janeiro. Conservateur ethnographe au Museo Nacional de Colombie. Il est également professeur au département d’anthropologie et chercheur dans le Grupo Conflicto Social y Violencia de l’université nationale de Colombie. Il est chercheur associé au groupe de recherche sur l’économie et la culture de l’université fédérale de Rio de Janeiro et au groupe d’études interdisciplinaires sur les psychoactifs de l’université de São Paulo. Ses derniers travaux portent sur la matérialité associée au conflit armé en Colombie.

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation sur les Amériques
  • OpenEdition Journals