Navigation – Plan du site
Mélanges

Cuba y Francia: Transparencias fugaces de un desencuentro (1808-1814)

Katia Figueredo Cabrera
p. 161-183

Résumés

Cet article analyse le corpus poétique produit à Cuba pendant l’occupation napoléonienne de l’Espagne. Les poèmes choisis ne représentent pas l’ensemble, mais les exemples choisis montrent clairement la diversité des mètres utilisés, ainsi que la francophobie alimentée par la charge émotionnelle "patriotique" et la volonté créatrice des poètes de la plus grande des Antilles.

Haut de page

Texte intégral

“Se hacen versos de la grandeza, pero sólo del sentimiento se hace poesía.”
José Martí

1El presente trabajo realiza un análisis histórico del corpus poético generado en Cuba durante la ocupación napoleónica a España. Afrontamos este estudio desde una óptica desprejuiciada y muy lejana de críticas y reproches por el marcado españolismo y acento colonial de la composición versificada. En esencia solo nos proponemos rescatar un patrimonio verbal relegado al olvido, cuyo nacimiento está estrechamente vinculado con un momento trascendental de la historia de España, de América Latina y de Europa.

2Ni el estallido de la Revolución Francesa, ni la instauración de la dictadura jacobina y, menos aún, el advenimiento del Directorio impactaron tanto la mente de los habitantes de la Isla como el cautiverio de Fernando VII en Bayona. Las liras estremecieron sus cuerdas de una emotiva carga “patriótica” y, como nunca antes, la voluntad creadora de los poetas atizó la francofobia con insultos e improperios hacia Napoleón Bonaparte y los galos residentes en la mayor de las Antillas. A través de la alianza verso-compromiso político, se constató la fuerza persuasiva del discurso poético, así como los sentimientos y estados de ánimos de la colectividad insular, ausentes en nuestros libros de historia.

  • 1 Juan Arnao: Páginas para la Historia Política de la Isla de Cuba. Imp. de Louis C. Lomer, Brooklyn, (...)
  • 2 Emilio Roig de Leuchsenring: La literatura costumbrista cubana de los siglos XVIII y XIX, Oficina d (...)

3Resulta oportuno advertir que en su momento este tema careció de todo atractivo para Jacobo de la Pezuela, Pedro Giralt y Juan Arnao Alfonso, reconocidos historiadores del siglo XIX, por solo citar algunos ejemplos1. Algo similar ocurrió con sus herederos de la centuria siguiente, particularizada solamente por los acercamientos de Emilio Roig de Leuchsenring y José Manuel Carbonell Rivero que, desprejuiciados del sentimiento colonial presente en la poesía de la época, valoraron en su justa medida la producción literaria del “ilustre” Manuel de Zequeira y Arango, a Manuel María Pérez y a Manuel Justo Rubalcaba2. Léase a continuación lo expresado al respecto por Carbonell Rivero:

  • 3 José Manuel Carbonell Rivero: op.cit., p. 105.

“Ninguno de los tres sintió vibrar en su lira la inspiración patriótica, pero no lo atribuyo a indiferencia por el suelo donde nacieron, sino a carencia de ideales políticos, propios del país, en la época en que les tocó vivir. Entonces, y puede decirse que hasta el año 1836, los cubanos compartían y confundían sus ideales políticos con los de la Metrópoli española… Nuestra poesía del período preformativo y la que comenzó a caracterizarla a finales del siglo XVIII,…, carece de banderas y de ideales propios. Zequeira, Rubalcaba y Manuel María Pérez, cubanos de nacimiento, militares españoles los tres, no cultivaron la poesía patriótica con vistas al separatismo, porque el patriotismo de la época era netamente español”3

  • 4 José Antonio Portuondo: Bosquejo histórico de las letras cubanas, Ministerio de Educación, Cuba, 19 (...)

4Otras incursiones al tema las realizó José Antonio Portuondo, pero éste a diferencia de sus colegas citados arremetió, sin matices, contra el corpus poético de la época al afirmar que la mediocridad de las letras cubanas descansaba, en no poca porción, en el convencimiento de su carácter persistentemente imitativo y colonial. No conforme con esta crítica, el historiador cubano valoró la producción literaria de Manuel de Zequeira y Arango, Tomás Romay, Manuel María Pérez y Manuel Justo Rubalcaba como poemas detestables y de una prosa áspera y retórica4.

  • 5 El sesquicentenario del Papel Periódico de la Habana 1790-24 de octubre de 1940, [s. e], La Habana, (...)

5Menos incisivos en sus apreciaciones, Enrique Gay-Galbó y José María Chacón y Calvo, otros dos destacados intelectuales del patio, se acercaron al tema como punto de partida para reflexionar sobre los orígenes de la poesía cubana, pero no desde una mirada condenatoria. Sus valoraciones fueron compiladas en el libro El sesquicentenario del Papel Periódico de la Habana 1790-24 de octubre de 1940 publicado en 19415.

6Lo anterior explica entonces que nuestra preferencia por la poesía no ha sido al azar, como tampoco lo ha sido el período seleccionado. El interés responde al ya citado vacío historiográfico que hasta la actualidad se aprecia por la poesía generada en Cuba durante la ocupación napoleónica a España.

7Basta hojear algunos diarios habaneros para constatar un frondoso corpus poético inspirado en la ausencia de un rey cautivo en Bayona, en la perfidia de Napoleón Bonaparte, en la traición del valido Manuel Godoy, en la sabia alianza de la Madre Patria con la nación inglesa, en los reproches al reinado del «intruso» José I Bonaparte, más conocido como Pepe Botella, y en la heroicidad del pueblo español que bajo el lema «Dios, Patria y Rey», escribió una de las páginas más trascendentales de la historia de España.

8Si bien las exiguas aproximaciones al tema admiten que la guerra de independencia de España marcó el alborear de la poesía lírica cubana en las plumas de Manuel de Zequeira y Arango, Manuel Justo Rubalcava y Manuel María Pérez, precursores de una poesía cubana hinchada y, a la vez, elocuente de enjundia y factura netamente española, no deben perderse de vista dos de los factores cardinales que han condicionado este vacío historiográfico.

9Primero, el interés por la búsqueda de las raíces de una poesía auténticamente nacional rescatada en los versos de José María Heredia, José Jacinto Milanés, Félix Varela, Gertrudis Gómez de Avellaneda y otros exponentes de la llamada poesía revolucionaria. Y segundo, la propensión por la historia política, económica y militar del período, y no por las manifestaciones culturales ya que éstas son solo el producto de las circunstancias y no su causa.

10Apenas desde finales del siglo pasado, los incipientes estudios culturales han comenzado a abrir nuevos horizontes investigativos y a desdibujar las fronteras entre historia y literatura. En vías del diálogo interdisciplinario, los historiadores no tradicionales admiten la literatura como una fuente primaria más, portadora de un reflejo recreado de la realidad y de los diversos comportamientos e identidades, tanto individuales como colectivos, de una sociedad.

11Es necesario advertir que no se trata de cuestionar o poner en tela de juicio la ausencia de ideales propios o la incapacidad de nuestros poetas de concebir una patria distinta a la española. Tampoco aspiramos a realizar una crítica poética, ejercicio difícil y contradictorio. Este trabajo solo pretende rescatar las huellas de un patrimonio verbal que cultivó las más diversas expresiones métricas y evidenció un momento de desencuentro con la Francia napoleónica.

  • 6 Hegel: Poética, Buenos Aires, Editora Espasa-Calpe Argentina, S.A., 1947.

12Por razones de espacio tomaremos como hilo conductor las composiciones poéticas publicadas en las páginas de El Aviso y El Aviso de la Habana, sucesores del benemérito Papel Periódico de La Havana, y en algunos momentos remitiremos al lector a otros rotativos como El Hablador, el Diario Cívico, El Mensagero Político Económico-Literario de la Habana, El Reparón y el Diario del Gobierno de la Habana para calzar una mirada más amplia de esa «poesía de circunstancia» que, según Hegel, debe su origen a un acontecimiento en particular que excita al poeta a abandonar su imaginación e inspiración profunda, y reflejar bajo una forma original y libre una imagen real de la vida6.

13Sobre la base de este criterio hegeliano no es aventurado afirmar entonces que de 1808 a 1814, el fenómeno poético de la guerra cobra un nuevo dinamismo en la prensa y estimula la conciencia «patriótica» de los leales vasallos de Cuba y de aquellos que sienten la necesidad de expresar en versos su fidelidad al amado Fernando VII, luego del edicto de guerra contra Francia leído por el gobernador de la Isla, Salvador de Muro y Salazar, marqués de Someruelos, en un acto a caballo por La Habana, segunda ciudad, después de Caracas, en unir su suerte a la de la Madre Patria.

  • 7 Tomás Romay: Conjuración de Bonaparte y Don Manuel Godoy contra la monarquía española, Habana, Impr (...)
  • 8 José Manuel Pérez Cabrera: Un emisario del rey José, La Habana, [s. e], 1935.
  • 9 “Proclama del Marqués de Someruelos, instando el patriotismo a los españoles con motivo de la invas (...)

14El «patriotismo colonial» adquiere tintes épicos y todos asumen como deber sagrado la lealtad al soberano español, considerado el primero del universo después de Dios y el «Padre» de todos los habitantes de ultramar7. El miedo a una segunda Revolución de Haití aleja el espíritu de insurrección y revierte la gestión de los agentes de José I Bonaparte8 con la creación y promoción de las «tablas sagradas del patriotismo», cuyas arcas atesoran alhajas, tabacos y dinero en nombre de la religión, la honra de Dios y la salvación de la patria9.

  • 10 Jacobo de la Pezuela: Ensayo histórico de la Isla de Cuba, Nueva York, Imprenta Española de
    R. Rafa (...)

15Pese a ello, el acaudalado Román de la Luz Silveira y el negro libre Carlos Aponte creen oportuno el momento para trazar un destino diferente a la Isla, pero sus fallidos intentos conspirativos consolidan la integridad territorial y refuerzan el control del gobierno español a través de las Juntas de Vigilancia y las milicias urbanas de voluntarios «Fernando VII». El caduco esquema de dominación colonial triunfa en la «siempre fiel isla de Cuba», mientras en las demás provincias de la América española el movimiento anti-francés y lealista se transforma rápidamente en anti-español y separatista, revolucionando de esta manera a todo el continente americano10.

16Con un lenguaje armónico y refinado, las primeras composiciones en versos exaltan la figura del rey. Su cautiverio en Bayona inspira a Manuel de Zequeira y Arango a escribir su extensa Exclamación poética con motivo de la usurpación perpetuada en la persona augusta de nuestro monarca el señor Don Fernando VII, el Adorado (Q.D.G), llena de ardor y valentía. La resistencia del pueblo español es comparada con los heroicos sucesos de Numancia y constantemente su autor recurre a la Grecia antigua, a donde casi siempre el poeta épico buscaba su inspiración.

17Apelar a la colectividad no es un simple capricho de Zequeira. El cantor épico no busca expresar los sentimientos que despierta en su alma un suceso en particular, sino narrar y exponer sus bellezas. Inútil es buscar en este tipo de composición al poeta: su individualidad desaparece, se pierde en su obra. En ella solo brilla el pueblo, el héroe colectivo, en este caso España dispuesta a restituir la legalidad institucional de su rey ausente, y negada a someterse a la dominación de un príncipe extranjero:

  • 11 En todos los poemas se ha respetado la ortografía y la firma del documento original (N. del A).

Esta es España: por sus hijos gira
La misma sangre que en la guerra dura
Derramaron los ínclitos varones
Por libertar la Patria. A mas aspira,
Su generoso ardor: ella procura
Despedazar los duros eslabones
Que en otro tiempo destrozó Numancia:
Ella va à liberar del cautiverio
A BORBON, y al altar del vituperio
Con que le cubre el monstruo de la Francia.
El monstruo que con lábios seductivos,
Mintiendo de amistad dulces motivos,
Llevó á la patria el escondido fuego
Con mas perfidia que Sinon el griego;
Y el corazón sincéro de FERNANDO
Seduxo, qual sirena encantadora,
Del Rey cautivo que la España llora…
¡O negra atrocidad! ¡Delito infando!
¡O y quanto se complace la vil fiera
Al ver que el vulgo triunfador le aclama
Quando se ciñe la frondosa rama
Del grab árbol que Júpiter venera!11
M. Z

Exclamación poética escrita con motivo de la usurpación perpetuada en la persona augusta de nuestro monarca el señor Don Fernando VII, el Adorado (Q.D.G), Imprenta del Gobierno, Habana, julio 31 de 1808, pp. 3-8.

18A diferencia del género lírico que presenta al hombre individual y las emociones de su alma, la poesía épica exige circunstancias especiales para su creación y necesita de hechos colosales y grandes héroes que a menudo se confunden con los Dioses. Y justamente la guerra de España compendia esta esencia e ilumina la musa poética de Manuel de Zequeira y Arango en otros dos cantos heroicos: El primer sitio de Zaragoza y el dedicado a los patriotas españoles Luis Daoís y Pedro Velarde, ambos repletos de una erudición clásica, una versificación llena de pomposos giros y un lenguaje desbordado en imágenes bélicas; cualidades innatas de este querido y controversial poeta habanero, más conocido por sus composiciones poéticas que por su desempeño como teniente coronel del ejército español.

19Sin reparar en el estilo academicista y el refinamiento estético del autor de la oda A la Piña, otros manifiestan su lealtad a Fernando VII a través de versos acrósticos más cercanos al lenguaje familiar en su dimensión didáctica:

Fuerte España, leon embravecido
En defender tu rey el adorado,
Resuene en todo el orbe tu rugido,
No quede vivo ningun frances soldado
A
l alma toca perezca el atrevido
Napoleon, que cruel nos le ha quitado,
Dile, España pues, con arrogancia,
O entregas á FERNANDO ó muera Francia.
Alejo Benss

El Aviso de la Habana, Habana, martes 14 de marzo de 1809, no. 32, tomo I, p. 125.

Acaba de llegar a suelo hispano,
Deseado girasol del cristianismo,
Observaras su dulce patriotismo,
Resaltar en el mozo y el anciano,
Acaba de llegar, ¡oh Soberano!
Donde te prodigamos un heroísmo,
Opuesto á la vileza y egoísmo,
Formidable del Corso más tirano,
Entretanto, Fernando esclarecido,
Ratificamos todos con anhelo,
No dejaros mi Rey en el olvido,
Antes bien con lealtad, amor y zelo,
Nosotros te tenemos esculpido,
Donde a todos nos llenas de consuelo.
Licenciado Caeto Tiller

El Aviso, Habana, martes 22 de noviembre de 1808, no. 545, p 1.

20La recopilación y el análisis del corpus poético, objeto de este estudio, no ofrecen mayores dificultades, salvo las colecciones incompletas de los diferentes diarios habaneros y el ocultamiento de información biográfica por parte de sus autores. Son pocos los que firman con su nombre y comprometen su responsabilidad. José de Arredondo y Ambulodi, conde de Vallellano, es uno de ellos. Tomás Agustín Cervantes y Castro Palomino, redactor de El Aviso de la Habana, se acoge a la moda de la época y utiliza el sobrenombre de «El Reparón», mientras Manuel de Zequeira y Arango rubrica sus composiciones con los anagramas de Armenan Queizel, Ezequiel Armuna, Izmael Raquenue, Raquel Yum Zenea y Anselmo Erquea y Gravina.

  • 12 Todos estos nombres, anagramas y seudónimos figuran en más de setenta poemas recopilados para la re (...)

21Sin embargo, el panorama no ofrece la misma claridad para los seudónimos o los anagramas de Leoncio Plumb, Caeto Tiller, Anastasio Ramón de Toloins, Manuel Trisadra, Jerònimo Sarazillo, Ramón Ariztío y Alejo Benss. Lo mismo sucede con aquellos que firmaron con las iniciales M.M.M, J.M.S, R.M, E. A. G, J.A.O, D.D.M y los que suscribieron sus creaciones poéticas con los sugestivos motes de «El Vasallo», «Vasan», «Quidam» o «Un Tapadito»12.

  • 13 En el tomo II de su libro La literatura costumbrista cubana de los siglos XVIII y XIX, el historiad (...)

22Pese a la labor heurística de los investigadores literarios, la mayoría de ellos permanecen sin identidad. Incluso, los anagramas de Nazario Mirto, Ramiro Názito y Rosita Nomira han sido objeto de polémica desde la época de Antonio Bachiller y Morales. Algunos se lo atribuyen al ilustre médico Tomás Romay, mientras otros aseveran su pertenencia a Mariano Ortiz13.

23En este sentido interesa resaltar que no fue novedad del período la ausencia de firmas; una prueba fehaciente de que para su autor no era interés prioritario transcender sino, simplemente, colaborar. Muchas veces los que escribían poesía anónima no eran profesionales del lenguaje o gente de letras que deleitaban al lector con metáforas y epítetos rebuscados. Sus creaciones eran expresión de un clamor espontáneo y popular, consciente de la función del verso en una sociedad marcada por el signo de la guerra. Con toda evidencia, el poeta popular era un luchador más, en la distancia, que confraternizaba con la causa de sus «hermanos» españoles y le imprimía a su mensaje verbal un acentuado sentimiento anti-francés:

Mas que digan soy arriano,
hugonote, jansenista,
flagelante, calvinista,
moro, turco y luterano:
Mas que me llamen tirano,
mas que mugeres no me amen,
Mas que contra mí declamen,
toda humana criatura,
lo llevaré con cordura,
como Napoleón no me llamen.
Anónima

El Aviso de la Habana, Habana, domingo 29 de enero de 1809, no. 13, tomo I, p.51.

Salve, nación pensadora
Noble madre de Newton,
Donde la paz y la unión
Hoy tanto honor atesora
De la arzón protectora,
Solo odiada del tirano,
Que al fiero valor hispano
Se propuso confundir
Por que no llegó advertir
Su unión con el anglicano.
Anónima

El Aviso de la Habana, Habana, martes 14 de marzo de 1809, no. 32, tomo I, p. 126.

  • 14 José Antonio Portuondo: “La critica literaria en el Papel Periódico”, en El sesquicentenario del Pa (...)

24Es un lugar común en la crítica de José Antonio Portuondo14 el afirmar que este corpus poético de «insufrible factura» solo redundó en la figura de Fernando VII. Sin que falten sobrados motivos para esta aseveración simplificada resulta oportuno destacar que Napoleón Bonaparte, la antítesis del rey Borbón, compartió un espacio significativo en la imagen maniquea de la composición versificada.

25El soberano ausente, el héroe, encarnaba todas las virtudes humanas conferidas por Dios: sabio, prudente, amable, generoso, afable, humilde... Mientras el Emperador francés, el anti-héroe, simbolizaba la opresión, la tiranía, el ateísmo… que el imaginario colectivo traducía y difundía como: «invasor de las naciones», «regenerador de los esclavos», «bárbaro», «bandolero sin patria,» «mayor monstruo de la naturaleza humana», «sanguinario», «cosmopolita sin ciudadanos», «cruel Nerón», «corso» y «loco de Córcega».

26No satisfecha con la confrontación de estas dos figuras, la prensa habanera soslayó la aureola glorificadora de Napoleón y sus promesas de modernizar la vieja monarquía española y sus instituciones. Con frecuencia los trabajos periodísticos culpaban a la «depravada» corte de Madrid de la «segunda invasión de los vándalos», divulgaban las falacias del «loco de Córcega» y revelaban al público lector el talento creativo de los dotados en el arte de la palabra, como este soneto anónimo titulado «Receta especial para fabricar Napoleones»:

ES INFALIBLE

Coge un puño de tierra corrompida,
Un quintal de mentira refinada,
Un barril de impiedad alambicada,
Y un azumbre de audácia, bien medida;
La cola del Pavon, coge extendida,
Y del Tygre la garra ensangrentada,
Del corso el corazon, y la taymada,
Cabeza de la zorra envejecida.
Todo esto bien cosido en un talego,
De exterior alhagüeño, hermoso y blando,
Arrimarás de la ambición al fuego:
Déxalo que se vaya incorporando,
Y tú veras sin duda como luego
Sale un NAPOELON de allí volando.

El Aviso, Habana, domingo 18 de diciembre de 1808, no. 556, p 1.

27En el plano de la religiosidad, el proceso de «demonización» del Emperador francés se construyó a partir de la imagen del anticristo, pese a la marcada obsesión de Napoleón Bonaparte por mostrarse ante el pueblo español como aliado de la Providencia y ratificar en la Constitución de Bayona que la religión católica era la única dominante en España y en todas sus posesiones ultramarinas.

28El saqueo de los templos sagrados, el consentimiento de los francmasones en las logias públicas, la tolerancia religiosa y la emancipación de los judíos de su ancestral servidumbre, le valieron los calificativos de «irreligioso», «impío», «ateo» y «blasfemador». Sin embargo, la usurpación de los Estados Pontificios y su irreverente actitud hacia el papa Pío VII fueron, sin duda alguna, los actos más repudiados por los poetas habaneros. Las siguientes octavas anónimas son un reflejo de lo expuesto:

1. Del papa los dominios usurpados,
De España los estados invadidos,
Los amigos, afectos y aliados
Con bárbara perfidia seducidos,
Y con mano violenta despojados
Por más que á Bonaparte estén unidos
Todo estimula á que se escriba y clame
Inusitada acción ¡acción infame!

4. Contra el padre y pastor de los creyentes
Pone en obra los mismos artificios,
E ingrato á sus favores precedentes
Usurpa los estados pontificios
¿Para cubrirse con sus adherentes,
Disfrazando sus artes y vicios,
Dirá acaso también por maravilla
Que el papa ha renunciado en él su silla?

5. Ambición ¡O ambicioso inexcusable
Que con justa razón al mundo espanta!
Proceder inaudito, detestable
De quien la sed de dominar es tanta!
Disimularás tú, cruel… insaciable…,
¿Quanto aborreces á la iglesia santa!
Yá re conoce bien toda la Europa
En vano es, que te vistas de otra ropa.

«Sobre la usurpación de los Estados Pontificios», en El Aviso de la Habana, Habana, martes 30 de mayo de 1809, no. 65, tomo. I, pp. 293-294.

  • 15 Censor Universal. Habana, domingo 22 de septiembre de 1811, no. 24, tomo I y del mismo periódico la (...)

29De modo revelador la «revolución de las plumas» y los edictos llegados de España incitaban sin piedad al odio eterno a los franceses. Los huéspedes galos eran acusados de celebrar con festines las victorias de Napoleón Bonaparte, de reunir y guardar armas en sus cafetales, de enseñar a sus negros a utilizarlas, de no bautizar a sus esclavos y de enterrarlos en sus plantaciones para no consignar los gastos a la Iglesia15.

  • 16 “Receta contra el galico”. El Hablador, Habana, jueves 24 de enero de 1811, no. 1, p. 2.

30La aversión a la galomanía llegó al extremo de condenar los gestos y meneos lascivos de la contradanza por constituir un agravio al recato y a la sencillez cristiana. También se exigió la exclusión de las «malvadas modistas» por propagar la indecencia pública y el «libertinaje». No por casualidad en su primer número El Hablador proponía: «Abolir todo vestido à la francesa y borrar, si posible es, hasta sus nombres de nuestros diccionarios castellanos, para que jamás volviésemos à oir las palabras citoyen, desabillé…»16. La regeneración de las costumbres se resumía en tres palabras claves del código de la moral práctica: Vestir, beber y comer a la española.

  • 17 Pedro Giralt: Historia Contemporánea de la Isla de Cuba, Habana, Imp. del Avisador Comercial, de Pu (...)

31Aunque la bibliografía de la época y los estudios posteriores aportan escasa información sobre el grupo de afrancesados políticos residentes en la Isla, se plantea que durante este periodo la rivalidad entre los partidarios de Napoleón Bonaparte y los de Fernando VII tuvo su expresión más elocuente en el sexo femenino. Las mujeres simpatizantes del Emperador usaban el pelo corto y fueron conocidas como pelonas, mientras las desafectas usaban el pelo largo y fueron llamadas godas17, como esta «fiel vecina» de La Habana que no desestimó la oportunidad de expresar en versos su odio visceral hacia Napoleón Bonaparte:

En fin, espero cantar
tu muerte, Napoleón,
así dexo en suspensión
la pluma hasta consumar:
Con el público emplazar
quiero tan bella conquista,
no pierdo nada de vista
hasta hacer sus funerales;
esperen mis credenciales,
que yo seré la cronista.

“Á la perfidia de Napoleón”. Imp. Don Estevan Boloña, Havana, 1808, pp. 1-14.

32En frases llanas y concisas, esta octava traducía al lenguaje popular la recepción del sentimiento anti-francés para el hombre común. Sin embargo, para el habanero «ilustrado» el problema iba más allá de un simple ataque contra el Emperador francés, presentado como el depositario de una historia de «hombres incivilizados» que bajo el estandarte de la bandera tricolor habían derribado la cabeza del “inocente” Luis Capeto y declarado sin opción al trono a sus legítimos sucesores.

  • 18 Conversación del cura de una aldea con dos feligreses suyos refutando la nueva ilustración francesa (...)

33Asiduo lector de las obras de Jacques Benigne Bossuet, el habanero «ilustrado» rechazaba las doctrinas del «impuro» Voltaire y condenaba la actitud de Maximiliano Robespierre y Jean-Paul Marat, los «tigres errantes ejecutores de la guillotina». Con insultos e improperios fustigaba la ilustración francesa y sus «tres santas» palabras: liberté, fraternité y egalité causantes, en su opinión, de la anarquía, la destrucción de la monarquía y la intolerancia religiosa18. He aquí algunos fragmentos de una lira publicada en las páginas de El Aviso de la Habana:

Tal es la monarquía,
máquina tan sencilla como fuerte,
y en cuya economía
aun la naturaleza, si se advierte
con admirable empeño
á toda sociedad mostró el diseño.
Por eso sabiamente
la religion divina nos presenta
la regla permanente,
que á todo órden social fixa y sustenta,
consagrando en sus leyes
el respecto y el culto de los reyes

Falte esta consonancia,
y caerá el mundo en mísera anarquía
dilo tu infeliz Francia,
¿en que vino á parar tu monarquía?
D.D.M

El Aviso de la Habana, Habana, domingo 26 de marzo de 1809, no. 37, tomo I, pp. 145-146.

34Es bueno no perder de vista que la novedad del fenómeno poético de la guerra residió, además, en el cultivo de la diversidad métrica en casi todas sus manifestaciones. La ocupación napoleónica a la Madre Patria estimuló la voluntad creadora y la palabra se convirtió en arma de combate a través del acto consciente de escribir letrillas, octavas anacreónticas y reales, fábulas, décimas, odas y sonetos. En primera persona, el poeta exteriorizaba lo más significativo de su sentimiento patriótico en tanto se asumía como un combatiente más de la realidad que describía.

35Tan presente como el signo escrito, la oralidad cobró también nuevos bríos. Los himnos, las marchas y las canciones patrióticas emergieron como una necesidad del momento y no como un mero entretenimiento. Expresiones imperativas como «Morir todos juramos», «Partamos al campo de batalla», «Guerra y guerra a Francia», «¡Muera, muera el tirano Napoleón!» y «¡Tiembla cruel Napoleón!» abundaban en sus coros, la parte destinada a ser cantada o tarareada por el pueblo en actos de reconocimiento público a la legítima autoridad soberana:

Vivir en cadenas
¡quan triste vivir!
Morir por la patria
¡que bello morir!

El Reparón

“Canción de los defensores de la patria”, en El Aviso de la Habana, Habana, domingo 2 de noviembre de 1809, no. 132, tomo I, p. 536.

Bebamos habaneros
Del divino licor,
Brindemos por Castaños,
Por Cuesta y Palafox.

“Para brindar por los triunfos de los españoles (Himno habanero)”, en El Mensagero Político Económico–Literario de la Habana, Habana, viernes 13 de enero, 1809, no. 2, pp. 15-17.

36En igual sentido no faltó la copiosa adjetivación maniquea: tirano-héroe, virtud-vicio, religión-ateísmo, felonía-lealtad, gloria-deshonor, valor-cobardía, ignominia-honor… Juegos de palabras que en su esencia discursiva trasmitían reclamos de fe por el regreso de Fernando VII y por la victoria del pueblo español.

37Sujeta a los imperativos de la música, la poesía cantada exaltaba además las virtudes militares y de la guerra en versos sencillos capaces de ser memorizados por la colectividad. La palabra apasionada no buscaba la reflexión ni el tono elevado de su mensaje, sino estimular el fervor patriótico de los habitantes de la Isla. Por ejemplo estas estrofas de una marcha anónima publicada en 1809:

Antes morir que ser esclavos,
Del infernal Napoleón.
Garras y dientes centellea,
Lanzando fuego abrazador,
Por rescatar al rey Fernando,
Que con perfidia le quitó,
Hasta lograr tan alta empresa
No cederá de su furor,
Y si por fin no lo consigue,
Triste de ti Napoleón
Alarma

¡Tiembla tirano de la Europa!
Tiembla, cruel Napoleón!
De haber á España provocado
Con tal descaro y sin razón
Ella va á ser el exterminio
De tu despótica ambicion,
Por que en su amparo el mismo Marte
Arma su diestra de valor
Alarma

No haces España, no, la guerra
A un pueblo culto ó gran nación
Y sí á unos vándalos iniqüos
Que no conoce religión
Robos, traiciones y perfidias
Cometen todos sin rubor
Y donde quiera que se albergan
Es su divisa el deshonor
Alarma

El Aviso de La Habana, Habana, domingo 9 de julio de 1809, no. 82, tomo. I, pp. 331-332.

  • 19 Emilio Roig de Leuchsenring: La literatura costumbrista cubana de los siglos XVIII y XIX, op.cit.

38Como parte de este clima de frenesí creativo, la letrilla, otro tipo de fórmula poética-musical, ocupó también un espacio señalado en los diarios habaneros. En 1809, los tripulantes del navío de guerra San Lorenzo, surto en el puerto de La Habana con destino a Cádiz, abandonaron las costas cubanas a los acordes de la letrilla marcial compuesta por Anastasio Ramón de Toloins, el amante de la musas -como lo llama Emilio Roig de Leuchsenring19, en cuyo estribillo se resumía la esencia de su contenido verbal:

En el agua ó el fuego
Morir todos juramos
Primero que rendirnos
A los Baxeles galos.

El Aviso de la Habana, Habana, jueves 6 de julio de 1809, no. 81, tomo I, pp. 327-328.

39Sin eludir la importancia del mensaje político que se quería trasmitir al lector, otros poetas como Ramiro Nazito, controvertido anagrama, y J.M.S (no identificado) dieron riendas sueltas al tono burlesco de la letrilla a través de una versificación fluida y musical:

Que nos diga Napoleón
nos dará su protección
yá lo veo,
pero por mas que lo diga
que lo que quiere consiga
no lo creo.

Que por su codicia extraña
desolada fue la España
yá lo veo,
pero que la España el labio
cierre, sin vengar su agravio
no lo creo.

Que á D. Pe-pillo mandara
para que el solio ocupara
yá lo veo,
pero que Madrid risueño
lo aceptara por su dueño
no lo creo.
Ramiro Nazito

El Aviso de la Habana, Habana, domingo 25 de junio de 1809, no. 76, tomo I, pp. 307-308.

De que el gran Napoleon
paz general aparente,
para que todos los pueblos
con la guerra le contesten,
Qué se infiere?

De que en la corte de España
desavenencia fomente:
tan sólo por castigar
á los neutros portugueses
Qué se infiere?

De que del ministro infame
Godoy… discurso tente;
que nuestra ruina prepara
protector se descubriese
Qué se infiere?

De que á Carlos IV incauto
con su familia se lleve
y al adorado Fernando
en Bayona detuviese,
Qué se infiere?
J.M.S

El Aviso de La Habana, Habana, martes 18 de julio de 1809, no. 86, tomo. I, pp. 347-348.

40Recordaremos que la fábula es la narración breve de una acción alegórica cuyos personajes son, por lo general, animales que viven, piensan, hablan y sufren como las personas.

41A diferencia de otras composiciones versificadas que presentaban al león como el símbolo de esa España embravecida, la fábula personificaba la inocencia del traicionado Fernando VII en animales dóciles (incauta y/o ingenua paloma), mientras las aves de rapiña (murciélagos, gavilanes, buitres, águilas, mochuelos y cernícalos) encarnaban la perfidia y felonía de Manuel Godoy, Napoleón Bonaparte, Pierre-Antoine Dupont y Joachim Murat.

42Por su sencillez, pintoresco realismo e identificación de sus personajes citamos a continuación el fragmento inicial de una fábula anónima publicada en las páginas de El Aviso de la Habana:

  • 20 Fernando VII.
  • 21 Manuel Godoy.
  • 22 Napoleón Bonaparte.

Una paloma20 cándida y sencilla
Volando aquí y allí la pobrecilla
Huia de la astucia de un milano21
A Júpiter excelso y soberano
Clama, y el Dios propicio la defiende,
Mas de tal modo que ella no lo entiende:
Porque es su voluntad incomprehensible
Ser sólo quando quiere inteligible
El milano la sigue, la rodea
Ella se asusta, teme la pelea,
Y ella de temor y sobresalto
Ve venir remontada por lo alto
Un águila22 altanera
(Idea linsogera!)

El Aviso de la Habana, Habana, jueves 6 de abril de 1809, no. 42, tomo I, pp. 165-167.

43Interesa resaltar que este peculiar estilo de la fantasía creadora no fue privativo solo de la fábula. La décima cultivó también el arte de hacer hablar a los animales y añadió a su versión nuevos interlocutores:

  • 23 El general francés Pierre-Antoine Dupont.
  • 24 La Andalucía.
  • 25 El excelentísimo Sr. Francisco Xavier Castaños.

Un águila23 se arrojó
sobre un pollo24 descuidado,
que sobre ser de su agrado,
segura presa creyó.
Un cazador25 la asestó:
dispara, y alicortada
cayó la águila aterrada,
que viendo imposible huir,
elige por no morir,
el quedar aprisionada.

De otro modo
Un águila se arrojó
sobre un leon descuidado,
que en un letargo postrado,
segura presa creyó:
Este luego que sintió
de la águila el golpe atroz,
despierta al punto, y feroz
con la que su sueño espanta,
ensangrienta su garganta,
dándole la muerte veloz.
Quidam

El Aviso de la Habana, Habana, juéves 26 de enero de 1809, no. 12, tomo I, pp. 45-46.

44Por lo demás, no escapan a esta amplia variedad de composiciones poéticas ajustadas a las reglas de la épica y la lírica, otras que por su contenido temático hemos dejado para el final. Nos referimos a aquellas relacionadas con el héroe individual que reemplaza al héroe colectivo por sus memorables hazañas en la tenaz resistencia anti-francesa.

45Luis Daoíz y Pedro Velarde son inmortalizados en el canto heroico de Manuel de Zequeira y Arango, ya mencionado. Gregorio García de la Cuesta, Francisco Javier Castaños, José de Rebolledo Palafox y hasta el ilustrado Gaspar Melchor de Jovellanos, sensibilizan la función creadora de la inteligencia humana en himnos y sonetos. Mientras, las proezas del guerrillero Francisco Xavier Mina se cristalizan en la anacreóntica titulada «Brindis al general Mina», cuyo carácter festivo y alegre le imprimen un toque distintivo a su versificación espontánea:

Vino, vino que tiríto,
Muchacho, vino con fuerza
Trae vasos; vé volando
Por diez pares de botellas…
------------------------------
Bueno está Bebamos para
Que el alto cielo consienta
Que quede tan limpia España
De franceses, como espera
------------------------------
Mas por Mina otra vez echa,
Que no me puede hacer daño:
Pero ya el pulso me tiembla
¿Quien no se pone borracho
Brindando por sus proezas?
Vasan

Diario Cívico, Habana, noviembre 9, 1812, no. LXX, p. 4.

46Subráyese además las inspiradas en fechas claves (2 de mayo) y en relevantes sucesos militares (Primer sitio de Zaragoza y la Batalla de Bailén), que en nombre de los valores sagrados cantan a la victoria, a la justicia, al despertar de España y a la valentía del pueblo hispano. O aquellas donde el verso condensa en su contenido los parabienes del pueblo habanero por la instauración de la Junta Central Suprema de España e Indias y por la convocatoria de las Cortes Extraordinarias y Generales, siendo su obra más notable y fecunda la Constitución de Cádiz, juramentada en la Isla en julio de 1812. En la décima escrita por el Conde de Vallellano se constata la función inequívoca de la imagen y el verso:

La nueva Constitución
hoy celebra el pueblo habano,
y el conde de Vallellano,
manifiesta su adhesión
Muera pues Napoleón
viva Fernando el amado
y hasta que quede vengado
Por sus vasallos guerreros,
no soltemos los aceros
contra el francés depravado.

Diario del Gobierno de la Habana, Habana, lunes 10 de agosto, 1812, no. 733, tomo V, p. 2.

47Arraigada a una realidad y a un tiempo histórico concreto, la poesía generada por la guerra se limita, por encima de todo, a reflejar las emociones de los fieles habitantes de la Isla. «Para lo serio, la prosa, para el adorno y la subjetividad, la poesía», o como bien ha expresado Théodore de Banville: Le poète pense en vers, et n’a qu’à transcrire ce qui lui est dicté: l’homme qui n’est pas poète pense en prose, et ne peut pas traduire en vers ce qu’il a pensé en prose.

  • 26 “Contrato Social”. El Centinela en la Habana, Habana, miércoles 3 de febrero de 1813, no. 34.

48Por ello no resulta casual la ausencia de problemáticas más complejas como el enfrentamiento entre criollos y peninsulares luego de la puesta en vigor de la Constitución de Cádiz, así como los elogios a la tripartición de poderes de Charles-Louis de Montesquieu y las críticas al Contrato Social, de Jean-Jacques Rousseau, obra traducida y vendida en la mayor de las Antillas26.

49En la práctica poética, los principios unitarios no parecen nunca en peligro y el efímero reinado de la «libertad de prensa» disipa los antagonismos y las polémicas periodísticas al regreso de Fernando VII. Nada más ilustrativo para el cierre del análisis de este corpus poético que un fragmento de los versos que engalanaron el majestuoso cuadro del rey Borbón, colocado en uno de los intercolumnios de la Casa de la Intendencia de La Habana, al conocerse la retirada de las huestes galas del territorio peninsular:

Fuè el Leon sorprehendido
En el letargo en que estaba:
Despertó, y el Galo hallaba
su muerte en solo el rugído.
Humillado el monstruo infando
El Leon su dicha expresa,
Y salva la amable presa
Queda á sus pies reposando.

Diario del Gobierno de la Habana, Habana, domingo 25 de setiembre de 1814, no. 1566, tomo VIII, p. 3.

50A modo de conclusión podríamos señalar que, de 1808 a 1814, la ocupación napoleónica a España generó una descarga de pasión «patriótica» a través de la palabra. Nada tan lejos de la verdad como el creer que la época podía incentivar otro tipo de sentimiento. El término patria aun no tenía significación política y la «cubanidad superficial» solo evidenciaba pequeños destellos de luz en el deleite por las riquezas de la naturaleza. Por lo tanto, más allá de las críticas y/o reproches a este corpus poético, los poetas insulares emplearon sus liras contra el invasor francés y, como «buenos patriotas», cantaron por la ausencia de su rey cautivo, en medio de la borrasca que revolucionaba a la América española.

Haut de page

Bibliographie

Ahumada y Centurión, José. Memoria histórico-política de la Isla de Cuba, Librería e Imp. de A. Pego, Habana, 1874.

Arnao, Juan: Páginas para la Historia Política de la Isla de Cuba. Imp. de Louis C. Lomer, Brooklyn, 1877.

Calcagno, Francisco: Diccionario biográfico cubano, Imprenta y Librería de N. Ponce de León, New York, 1878.

Carbonell Rivero, José Manuel: Evolución de la cultura cubana (1608-1927), Imprenta El Siglo XX, La Habana, 1928, vol. VI.

Conversación del cura de una aldea con dos feligreses suyos refutando la nueva ilustración francesa por El Patán Marrajo, [s. e], Habana, 1808.

Décimas y octavas a la perfidia de Napoleón por una fiel vecina de la Havana, Imp. Don Estevan Boloña, Havana, 1808.

Declamación hecha en quartetos heróicos contra la Francesa perfidia, con motivo de la prision de las personas Reales, dedicada por un apasionado á nuestro benigno Gobernador y Capitan General, Imprenta de Don Estevan Boloña, Havana, agosto 8 de 1808.

“¿Es héroe Napoleón?, Misceláneas folletos, no. 20, vol. 160.

Exclamación poética escrita con motivo de la usurpación perpetrada en la persona augusta de nuestro monarca el Señor Don Fernando VII, el Adorado, Imprenta del Gobierno, Habana, julio 31 de 1808.

Figarola-Caneda, Domingo: Diccionario de seudónimos, Imprenta El Siglo, Habana, 1922.

Gay-Galbó, Enrique: “Los redactores del Papel Periódico”, en El sesquicentenario del Papel Periódico de la Habana 1790-24 de octubre de 1940, [s. e], La Habana, 1941.

Giralt, Pedro: Historia Contemporánea de la Isla de Cuba, Imp. del Avisador Comercial, de Pulido y Díaz, Habana, 1896.

Hegel: Poética, Editora Espasa-Calpe Argentina, S.A., Buenos Aires, 1947.

Peltier: Las dos tiranías, Impreso en la casa de Misericordia de Cádiz, Cádiz, 1808.

Pérez Cabrera, José Manuel. Un emisario del rey José, [s. e], La Habana, 1935.

Pezuela, Jacobo de la: Ensayo histórico de la Isla de Cuba, Imprenta Española de R. Rafael, Nueva York, 1842.

Poesías del coronel Don Zequeira y Arango, publicadas por un paisano suyo, [s. e], Nueva York, 1829.

Portuondo, José Antonio: Bosquejo histórico de las letras cubanas, Ministerio de Educación, Cuba, 1960.

Portuondo, José Antonio: “La critica literaria en el Papel Periódico”, en El sesquicentenario del Papel Periódico de la Habana 1790-24 de octubre de 1940, [s. e], La Habana, 1941.

Romay, Tomás: Conjuración de Bonaparte y Don Manuel Godoy contra la monarquía española, Imprenta del Gobierno, Habana, septiembre 20 de 1808.

Roig de Leuchsenring, Emilio: La literatura costumbrista cubana de los siglos XVIII y XIX, Oficina del Historiador de la Ciudad de la Habana, La Habana, 1962, tomo II y IV.

Villoria, Lucas de: Oración que en la solemne festividad hecha por la comunidad del real y militar orden de nuestra señora de la merced redención de cautivos de la Cuidad de la Havana el día 31 de Julio de 1808 por la exáltacion al trono de nuestro católico monarca el Sr. DON FERNANDO VII, Imprenta Episcopal, Havana, 1808.

Artículos de revistas

Yacou, Alain: «L’expulsion des Français de Saint-Domingue réfugiés dans la région orientale de l’île de Cuba (1808-1810)», en Caravelle. Cahiers du Monde hispanique et luso-brésilien, Université de Toulouse-Le Mirail, France, no. 39, p.49-64, 1982.

Fuentes periódicas

Censor Universal, Habana, 1811-1812.

Diario Cívico, Habana, 1812-1813.

Diario de la Habana, Habana, 1810-1811.

Diario del Gobierno de la Habana, Habana, 1812 y 1814.

El Aviso, Habana, 1808.

El Aviso de la Habana, Habana, 1809-1810.

El Centinela en la Habana, Habana, 1812-1814.

El Hablador, Habana, 1811.

El Mensagero Político Económico-Literario de la Habana, Habana, 1809-1811.

El Reparón, Habana, 1812.

Ramillete de Cuba, Santiago de Cuba, 1812-1813.

Fuentes documentales

Archivo Nacional de Cuba. Fondo: Asuntos Políticos.

Haut de page

Notes

1 Juan Arnao: Páginas para la Historia Política de la Isla de Cuba. Imp. de Louis C. Lomer, Brooklyn, 1877; Pedro Giralt: Historia Contemporánea de la Isla de Cuba, Imp. del Avisador Comercial, de Pulido y Díaz, Habana, 1896 y Jacobo de la Pezuela,: Ensayo histórico de la Isla de Cuba, Imprenta Española de R. Rafael, Nueva York, 1842.

2 Emilio Roig de Leuchsenring: La literatura costumbrista cubana de los siglos XVIII y XIX, Oficina del Historiador de la Ciudad de la Habana, La Habana, 1962, tomo II y IV, y Carbonell Rivero, José Manuel: Evolución de la cultura cubana (1608-1927), Imprenta El Siglo XX, La Habana, 1928, vol. VI.

3 José Manuel Carbonell Rivero: op.cit., p. 105.

4 José Antonio Portuondo: Bosquejo histórico de las letras cubanas, Ministerio de Educación, Cuba, 1960, p. 14

5 El sesquicentenario del Papel Periódico de la Habana 1790-24 de octubre de 1940, [s. e], La Habana, 1941.

6 Hegel: Poética, Buenos Aires, Editora Espasa-Calpe Argentina, S.A., 1947.

7 Tomás Romay: Conjuración de Bonaparte y Don Manuel Godoy contra la monarquía española, Habana, Imprenta del Gobierno, septiembre 20 de 1808.

8 José Manuel Pérez Cabrera: Un emisario del rey José, La Habana, [s. e], 1935.

9 “Proclama del Marqués de Someruelos, instando el patriotismo a los españoles con motivo de la invasión, destronamiento, etc.” Agosto 8 de 1808. Archivo Nacional de Cuba (ANC). Fondo Asuntos Políticos, legajo 297, expediente 49.

10 Jacobo de la Pezuela: Ensayo histórico de la Isla de Cuba, Nueva York, Imprenta Española de
R. Rafael, 1842.

11 En todos los poemas se ha respetado la ortografía y la firma del documento original (N. del A).

12 Todos estos nombres, anagramas y seudónimos figuran en más de setenta poemas recopilados para la realización de este trabajo.

13 En el tomo II de su libro La literatura costumbrista cubana de los siglos XVIII y XIX, el historiador cubano Emilio Roig de Leuchsenring asevera que Ramiro Nazito era uno de los seudónimos utilizado por Mariano Ortiz, según Antonio Bachiller y Morales. Mientras que Enrique Gay-Galbó en su trabajo “Los redactores del Papel Periódico”, le atribuye este seudónimo al médico cubano Tomás Romay.

14 José Antonio Portuondo: “La critica literaria en el Papel Periódico”, en El sesquicentenario del Papel Periódico de la Habana 1790-24 de octubre de 1940, La Habana, [s. e], 1941 y del mismo autor Bosquejo histórico de las letras cubanas, Cuba, Ministerio de Educación, 1960.

15 Censor Universal. Habana, domingo 22 de septiembre de 1811, no. 24, tomo I y del mismo periódico la edición del jueves 16 de octubre de 1811, no. 32, tomo I.

16 “Receta contra el galico”. El Hablador, Habana, jueves 24 de enero de 1811, no. 1, p. 2.

17 Pedro Giralt: Historia Contemporánea de la Isla de Cuba, Habana, Imp. del Avisador Comercial, de Pulido y Díaz, 1896.

18 Conversación del cura de una aldea con dos feligreses suyos refutando la nueva ilustración francesa por El Patán Marrajo, [s. e], Habana, 1808.

19 Emilio Roig de Leuchsenring: La literatura costumbrista cubana de los siglos XVIII y XIX, op.cit.

20 Fernando VII.

21 Manuel Godoy.

22 Napoleón Bonaparte.

23 El general francés Pierre-Antoine Dupont.

24 La Andalucía.

25 El excelentísimo Sr. Francisco Xavier Castaños.

26 “Contrato Social”. El Centinela en la Habana, Habana, miércoles 3 de febrero de 1813, no. 34.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Katia Figueredo Cabrera, « Cuba y Francia: Transparencias fugaces de un desencuentro (1808-1814) », Caravelle, 103 | 2014, 161-183.

Référence électronique

Katia Figueredo Cabrera, « Cuba y Francia: Transparencias fugaces de un desencuentro (1808-1814) », Caravelle [En ligne], 103 | 2014, mis en ligne le 21 avril 2015, consulté le 11 décembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/caravelle/1036 ; DOI : 10.4000/caravelle.1036

Haut de page

Auteur

Katia Figueredo Cabrera

Universidad de La Habana

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals