Navegación – Mapa del sitio

InicioNuméros116Dossier – La bande dessinée argen...Abolir el binarismo. Femimutancia...

Dossier – La bande dessinée argentine : un espace d’engagement politique ?

Abolir el binarismo. Femimutancia y la historieta argentina transfeminista

Laura Caraballo
p. 117-136

Resúmenes

Las luchas transfeministas en Argentina y Latinoamérica en el contexto de su realidad socio-política tienen actualmente su correlato en la narración visual. La historieta no sólo representa aquello que está en juego en el pensamiento y los activismos, sino que también se redefine, y encuentra sus propias lógicas de funcionamiento anti-hegemónicas. La obra de Femimutancia permite abordar ciertas ideas en que se anclan los transfeminismos del sur, que se articulan en slogans escuchados en la calle y leídos en las redes: “sin trabas no hay feminismo”, “lo personal es político”... Las historietas de estx autorx no binarix nos ayudan a sondear las bases teóricas de estas consignas políticas, elaboradas por ciertos referentes del movimiento como Judith Butler, Simone de Beauvoir, o Carol Hanisch.

Inicio de página

Notas de la redacción

L’article a été soumis pour évaluation le 13 décembre 2020 et a été accepté pour publication le 26 janvier 2021.

Texto completo

Introducción

1La idea del arte como « reflejo de la sociedad » es una herencia de ciertos abordajes sociológicos de la imagen que podemos considerar superada, pero que nos permite partir de una consideración muy general, en la que el arte no es un reflejo del mundo, sino un mundo en sí mismo. Se trata, en nuestros términos, de una forma de comunicar y de expresar, pero sobre todo, de un modo de crear nuevas subjetividades. Lejos de ser un reflejo, las obras tienen un potencial transformador de la realidad, idea que buscamos defender en este texto.

  • 1 El presente artículo está redactado en escritura con perspectiva de género o escritura inclusiva, o (...)

2En la historieta transfeminista latinoamericana se percibe, efectivamente, una interrelación entre las ideas, las representaciones y la forma de ver el mundo de lxs lectorxs1. ¿De qué modo la historieta nos permite repensar nuestra propia realidad? ¿Por qué el “poner el cuerpo” y representarlo se inscribe en un acto político en sentido amplio? Con el propósito de problematizar estas cuestiones, cruzaremos la obra de Femimutancia y su perspectiva de creadorx con algunas nociones en que se anclan los transfeminismos del sur, como la perspectiva trans y disidente o la idea de que “lo personal es político” ciertos referentes del movimiento y de sus consignas políticas, como Judith Butler, Simone de Beauvoir, o Carol Hanisch.

Ampliar lo visible y transformar lo vivible

  • 2 Cecilia, “Cuando el cómic se vuelve disidente: entrevista a Femimutancia”, Proyecto Kahlo, 01/02/20 (...)

Me cuesta mucho interactuar socialmente y es algo en lo que estoy trabajando en este momento, entonces la forma más simple que encuentro de poder expresarme es por medio del dibujo, la historieta, etc. Trato de ser cuidadosx con las cosas que hago y repensarlas bastante y al mismo tiempo repensarme a mi mismx2.
Femimutancia

3Aprendiendo a dibujar y viendo a otrxs aprender, hemos podido constatar que lxs dibujantes terminan por incorporar algunos de sus rasgos físicos a la hora de retratar el cuerpo humano y, más aún, cuando dibujan personajes de historieta. En muchos casos se trata de retratos de ellxs mismxs pasados por el filtro de su auto-percepción y del estilo gráfico. Es habitual ver los rostros y cuerpos de lxs dibujantes y encontrar esa filiación en la representación de lo propio en sus dibujos. Sucede que conocemos unx autorx en persona y decimos “se parece a sus personajes”, como si fuera una casualidad.

4En el marco de las investigaciones en historieta argentina, estudiar la obra de Alberto Breccia constituyó una forma de confirmar esta noción de la auto-representación. Lo vemos a él mismo una y otra vez en sus historias dibujadas: su “cara de roca”, surcada por el tiempo, tan expresiva, con sus pequeños ojos negros y su mirada afilada.

5Avanzando sobre estas ideas, hemos podido concluir que, mas allá del aprendizaje, otras cosas se juegan en la auto-percepción y en las representaciones de los cuerpos en el dibujo. Junto con esa tendencia a retomar rasgos identificados como propios, lxs dibujantes se han sabido perpetuar, seguramente a su pesar, una visión hegemónica de los cuerpos : proporcionados, estilizados y musculosos. Unx historiadxr del arte podría probar el modo en que las esculturas de la Grecia Antigua podrían aún estar dictando las normas de la representación… ¿Sí lo hacen? Hemos visto estos esquemas repetirse frecuentemente en la historieta. Indudablemente, no es sólo la antigüedad clásica y sus leyes de representación que están detrás de ciertas formas de ver y de poner en imágenes, sino otras tradiciones fuertemente instituidas.

  • 3 Un ejercicio fructuoso : el llamado test de Bechdel/Wallace, que puede aplicarse a historietas, fil (...)

6Junto al componente psicológico que entra en juego cuando nos dibujamos inconscientemente a nosotrxs mismxs, existe un factor de condicionamiento social, de repetir lo que se ve y de recrear lo que se espera de un dibujo o de una historieta. Luego de más de un centenario de una cierta representación del cuerpo femenino en la historieta, lxs artistas logran difícilmente emanciparse de esa visión, si bien actualmente muchxs cuestionan estos imaginarios. ¿Cómo construir nuevas miradas?, ¿cómo figurarlas? Estas preguntas pueden complementarse con el cuestionamiento de los roles y lugares atribuidos en la historia de la ficción a los personajes femeninos, otro gran universo de la deconstrucción de los relatos en el sistema heteropatriarcal3.

  • 4 A lo largo de este texto, me referiré a lx autorx como Femimutancia en los casos en que haga refere (...)
  • 5 Urdin, Demian, “Femimutancia y la no hegemonía como materia para la narración”, Entrevista, Revista (...)

7Femimutancia es el pseudónimo de lx historietista Julia Inés Mamone, también llamadx Jules4, esta denominación elegida por lx artista, representa en sí misma ciertos preceptos que defiende, específicamente la negación del binarismo y la posibilidad de construir la propia identidad. En su proceso de creación busca justamente cuestionar la idea de “un cuerpo digno de personaje de historieta” para orientarse hacia la representación de lo que llamamos otras corporalidades. Poco importa su cuerpo real o el cuerpo idealizado en este proceso, lo real es lo que cuenta: “Mi obra no hablaba de las personas con las que compartía un colectivo o un subte. Tomar conciencia de esa diversidad y su existencia me hizo reflexionar, una vez más, sobre el por qué de seguir dibujando esas corporalidades hegemónicas que están definidas para el placer visual de determinados sectores poblacionales que consumen historietas5.”

8En este trabajo de contar historias a través de cuerpos disidentes, se abre la puerta a otros cuestionamientos, que atacan la matriz misma del oficio del dibujo. Para muchxs jóvenes dibujantes, la representación ya no está supeditada a ciertos valores heredados de generaciones anteriores. En el aprendizaje normalizado del dibujo existía y, probablemente, siga existiendo, el término de “línea peluda”, habitualmente utilizado por lxs profesorxs de dibujo. Éste alude a una línea « desprolija » y conformada por múltiples trazos que dan un efecto que se percibe como un mechón de pelo.

9El « adoctrinamiento » anti-línea peluda en la enseñanza del dibujo es la base de la consecución de un dibujo correcto o “bien hecho”. La necesidad de una línea homogénea, un trazo seguro, que excluya a los pelos, se contrapone a una línea vacilante, que esboza un titubeo, que delata a lx mal dibujante.

10La línea limpia, depurada, modulada y el dibujo naturalista han caracterizado el grafismo de la llamada “escuela argentina” de las historietas de aventuras de los años 50 y 60, ampliamente reconocido y representado por dibujantes como Hugo Pratt o José Luis Salinas. Una tradición local tan marcante como exclusivamente masculina. La línea “firme” y, sobre todo, controlada, es llevada a su paroxismo con la escuela de la línea clara franco-belga: las antípodas de la línea peluda, la línea abierta, la línea titubeante, la línea con dudas y cuestionamientos…

  • 6 Para más detalles, puede consultarse el artículo de Marie Lorniquer-Hervé en el presente número.

11Podríamos aventurarnos a asociar esos valores de seguridad y firmeza aplicados a la línea con aquellos asociados a una idea hegemónica de masculinidad, o bien, como lo hace el colectivo Línea peluda6, relacionar la línea peluda con la reivindicación de la presencia de vello en el cuerpo percibido como femenino.

12La emancipación del trazo va de la mano de la liberación, tanto del cuerpo como de la representación. Los elementos del lenguaje de la historieta transponen aquellos cuestionamientos que animan el debate en la sociedad argentina : la libertad en el trazo dibuja la lucha y rompe con los esquemas de representación dominantes. De este modo, trazo, gesto y cuerpo se encuentran en las nuevas formas de ver, de pensar y de dibujar. Acaso la posición política de lx autorx y su mensaje valen tanto, o más, que su su estilo gráfico. En este caso, los criterios se orientan hacia una visibilidad de las subjetividades reprimidas y se alejan de la correspondencia a un estándar dominante de “calidad gráfica”.

13Si hay un lugar en el que se puedan hacer estallar los límites, preceptos y cánones establecidos, ese lugar es, ciertamente, la historieta. El universo de la creación y la narración en imágenes múltiples, es una fuente inagotable de posibilidades conceptuales, formales y procedimentales.

14En Femimutancia, reinterpretar los rasgos físicos es cuestionar las marcas sociales. Sus trazos dibujan pelos en los cuerpos de los personajes. Cada línea, un mechón. Su puesta en imágenes de otras corporalidades está completamente enmarcada en su contexto inmediato e inscripta en su propia subjetividad de persona no binaria. Influenciadx, entre otras corrientes, por el activismo gordo, sus personajes y sus cuerpos dan cuenta de un profundo cuestionamiento de nuestras existencias en este mundo. La línea es más o menos neta y más o menos espesa dependiendo de los objetos y las situaciones dibujadas, los trazos cortos crean texturas, sombras y gestualidades. El uso del color, trabajado digitalmente, se traduce en plenos planos, de colores desaturados con acentos saturados (verdes, rojos, amarillos vivos), lo que determina recorridos visuales producto de las ricas armonías y climas cromáticos adaptados a los diferentes momentos del relato. Por otro lado, hay un uso subjetivo del color, lo cual implica un no respeto de lo que llamamos “color local” : las pieles pueden ser verdes, amarillas, naranjas, desplazando la representación de una cierta noción de verosimilitud [Fig. 1].

Fig. 1 – Femimutancia, Banzai, p. 14

Fig. 1 – Femimutancia, Banzai, p. 14

Marea verde y paradoja albiceleste7

  • 7 La expresión « marea verde » es ampliamente usada por las militantes feministas actualmente en Arge (...)
  • 8 Urdin, Demian, op. cit.

El ejercicio de contar desde mi lugar y desde mi perspectiva acerca del mundo que me rodea no es solamente una elección, sino que precisa además de un cuestionamiento constante sobre eso que produzco. El por qué y el para qué hacer eso son preguntas que me hago todo el tiempo y que me acompañan8.
Femimutancia

15Los avances que se han hecho en la última década en Argentina son notables: del matrimonio igualitario a la Ley de identidad de género, se trata de un país a la vanguardia de la lucha contra las desigualdades en términos de género. Se trata de progresos logrados por la militancia de personas y colectivos, incansablemente movilizados para impactar en las instancias legislativas y resquebrajar la idiosincrasia de un país católico y conservador. La paradoja de un estado en el que paralelamente al decreto de cupo trans para cargos públicos, el aborto fuera castigado por a ley, felizmente ya no tiene actualidad. La ley de aborto aprobada hacia finales de 2020 pone fin a décadas de violencia institucional hacia las personas gestantes. Los servicios del sistema de salud permiten, a partir de la aplicación de la ley, requerir y acceder a la atención de la interrupción del embarazo con el solo requerimiento de la persona hasta la semana 14, inclusive, así como la atención postaborto.

  • 9 Peker, Luciana, La revolución de las hijas, Avellaneda, Paidós, 2019.
  • 10 El femicidio u homicidio agravado por razones de género se tipificó en los últimos años en varios p (...)

16Un momento fundante en la conquista de la igualdad de género, fue el cupo femenino en partidos políticos, votado en 1991. A éste le siguieron las leyes de Salud Sexual y Procreación Responsable (2002), de Parto Humanizado (2004), de Educación Sexual Integral (2006), de Acceso a la Ligadura de Trompas y Vasectomia (2006), de Trata de Personas (2008, reformada en 2012), la de Protección Integral de las Mujeres (2009), de fertilización asistida Igualitaria (2013), la penalización del grooming o acoso sexual via internet (2013) y la de Trabajadoras de casas Particulares (2013)9. La incorporación del agravante por femicidio en el código penal data de 2012 y forma parte de un fenómeno latinoamericano10.

17En 2020 el presidente de la República, a través de un decreto, estableció el Cupo Laboral Travesti Trans en el sector público, que garantiza un mínimo del 1% de la totalidad de cargos y contratos para personas travestis, transexuales y transgénero, un acto de reparación necesario y de avanzada en el contexto internacional. Aprobada en 2012, la ley de identidad de género fue la primera en el mundo en no patologizar la condición trans. Tanto el sistema de salud pública como las mutuales privadas tienen la obligación de costear cualquier tratamiento médico relacionado con la expresión del género, incluida la cirugía de reasignación de sexo.

18La gran deuda de la democracia, saldada recientemente, fue la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo y su entrada en el sistema de salud. La lucha por este derecho había tomado una dimensión extraordinaria en los últimos años, llevando a las mujeres a ocupar el espacio público a gran escala. Entre las reivindicaciones y activismos feministas existe el movimiento Ni una menos, cuya primera manifestación tuvo lugar en 2015 en más de 80 ciudades, contra la violencia de género, ante el descomunal número de femicidios existente. Otros items de la agenda: la lucha por desmantelar las redes de trata de mujeres y de prostitución forzada en condiciones inhumanas y la separación de Estado e Iglesia. En este contexto, la contribución del trans-feminismo ha sido sustancial ya que cuestiona, desde una perspectiva descolonial, al feminismo “blanco y heterosexual”, así como la sexualidad dominante y los estereotipos normativos de género.

  • 11 Gandolfo, Amadeo, “Línea Peluda y Superheroínas por el Aborto Legal: El color de la página es verde (...)

19El movimiento de mujeres organizadas que lucha por el aborto legal, seguro y gratuito en toda Latinoamérica (recordemos que en este continente solo es el caso en Uruguay, Cuba, la ciudad de México y Argentina) ha ganado la batalla en Argentina, resultado de su incansable activismo, con la consiguiente instalación de esos temas en el debate público, las redes sociales y los medios tradicionales. Estos logros son fruto también de la micro-militancia del día a día: No hay militancia más efectiva que la micromilitancia que está en que revisemos nuestra historia, cambiemos o reflexionemos para estar a la altura de las circunstancias (y cuyo correlato necesario es la exposición pública de los violentos y abusadores)11. Se espera que luego de la aprobación de la ley en Argentina, otros países sigan el ejemplo; en Chile, por ejemplo, el debate público está fuertemente instalado.

20El movimiento feminista actual ha hachado raíces durante treinta años de historia de mujeres movilizadas, a partir del retorno de la democracia (luego de la Dictadura cívico-militar, 1976-1983). Muy relevante en la construcción colectiva de un combate incansable se encuentra el encuentro Nacional de Mujeres, ejemplo modelo de organización, sororidad, y transversalidad :

  • 12 Amanda Alma, Encuentros Nacionales de Mujeres en Argentina: 33 años de lucha, Nueva Sociedad, 10/20 (...)

Las mujeres se juntan desde 1986. No hay otra experiencia similar en el mundo. Ni tan amplia, ni tan autogestionada, ni tan autoconvocada. No hay una organización que los sostenga, organice o financie. Todo es producto de la organización colectiva que cada año se renueva según la ciudad en que se desarrolle. Si bien la experiencia se transmite, no es un mismo grupo el que asume el desafío de organizar un evento tan masivo12.

21Este tipo de organización toma, a su vez, la posta de la lucha de las Madres y abuelas de plaza de Mayo, en cuya agenda, desesperada, se encontraba la recuperación de sus hijxs y nietxs desaparecidxs por el terrorismo de estado. Estos colectivos son un reconocido ejemplo universal de lucha pacífica hoy, del mismo modo que fueron un actor político de resistencia a la dictadura, en su surgimiento. Lxs feministas y lxs luchadorxs por los derechos humanos crean un terreno de encuentro y el pañuelo blanco, referencia indiscutible de la historia argentina, toma color verde. En el ser feministas de muchas de estas mujeres, se integran diferentes idearios, visiones del mundo, agendas políticas e historias. Uno de los puntos de convergencia, nos atrevemos a decir, es el del evidenciamiento de la crisis de la categoría de mujer como una determinación anterior a la existencia de los cuerpos.

22El correlato en papel y tinta de estas luchas existe en incontables historietas, editadas por jóvenes editoriales independientes o auto-editadas, en salones y manifestaciones diversas que reconfiguran el milieu historietístico tradicional, demás está decir, masculinizante y heteronormado. Comienza con ejemplos como los de las Chicks on comics, colectivo (fundado em 2008) por nueve dibujantes (Bas, Clara Lagos, Delius, Maartje Schalkx, Carochinaski, Pixin Weng, Zane Zlemeša, Powerpaola y Sole Otero), como un espacio de encuentro y visibilidad de la obra de lxs autorxs a nivel internacional. De igual manera, con el trabajo de Mariela Acevedo, a través de la revista de crítica cultural y de historietas feministas Clítoris (primer número publicado en 2011), tratando los temas candentes de la agenda feminista. Es en la segunda antología de esta revista editada en 2017, donde Femimutancia publica su primera historieta de forma profesional, TransTopia, realizada a 4 manos junto a Maximiliano Blanco. En esta historia de 8 páginas con personajes animalizados, se evoca la realidad de un joven trans, las dificultades en su vida cotidiana y el encuentro con el activismo en una marcha por ampliación de derechos para personas trans. Cabe decir que el relato animalista es muy habitual en la historieta mainstream, desde Maus, de Art Spiegelman, una novela gráfica fundadora del relato personal y la memoria histórica, a las aventuras policiales de la serie bestseller Blacksad, de Juanjo Guarnido y Juan Díaz Canales. En el caso de TransTopia, la animalización de los personajes responde tanto a una voluntad de acercar el animal al humano, inscripta en los movimientos de liberación animal, así como a una búsqueda de des-individualizar la problemática y presentarla como un fenómeno global. La circunstancias del héroe en la historia son una muestra de un problema social y no la narración de un caso aislado.

23De inspiración DIY (Do It Yourself), el movimiento tiene hoy un carácter netamente “fanzinista”. Se ha creado un nuevo circuito: lxs jóvenes dibujantxs se editan a sí mismxs, se reúnen y su trabajo circula en los distintos eventos que ellxs mismxs organizan. Algunos ejemplos son el festival Vamos las pibas, de autoras de historietas, con exposiciones, mesas redondas y talleres de dibujo. El objetivo es, entre otros, combatir los prejuicios sobre la existencia de temas o estilos específicamente femeninos y empezó como un evento a escala casi doméstica en 2017, creciendo rápidamente, con una sorprendente asistencia desde la primera edición. Luego, el evento Tinta queer, que comienza en 2016, reúne a creadores LGBTIQ+ y une los cómics, el dibujo y la cultura queer con fanzines, conferencias y encuentros con autorxs. En la misma línea, el colectivo Secuencia disidente se creó con el objetivo de federar a lxs dibujantxs LGBTIQ+ y construir una gran red, un lugar de encuentro y de intercambio. Por último, el colectivo Línea peluda, que mencionamos anteriormente, es un grupo de mujeres y transexuales que militan a través del dibujo.

24La autoedición es un espacio de libertad. Para Femimutancia es clara la diferencia, cuando la compara con un trabajo por encargo. En este último caso (y hablando de grandes editoriales) hay que plegarse a los imperativos de la edición, aceptar correcciones, rectificaciones, etc. En cambio, la autoedición permite desarrollar un proyecto sin restricciones externas. Es para ellx, un modo de vida y de producción. El movimiento transfeminista, el activismo gordo, anti-capitalista y anti-especista son referencias inevitables a la hora de dibujar para Femimutancia y han marcado una profunda huella a la hora de contar historias. Éstas también se encuentran atravesadas por experiencias personales, donde se crea una interesante alquimia entre lo íntimo, lo contextual y la cultura popular.

25Con Piedra bruja aparece una dimensión muy personal pero en cierto modo, desapegada, disfrazada de relato maravilloso. Los fantasmas familiares son demonios que nos acompañan y hasta nos molestan hasta que, cuando tomamos conciencia de ellos, caen por su propio peso y desaparecen. Con el propósito de deshacerse de sus fantasmas, Noah, que vive cerca del bosque realiza un viaje iniciático y mágico que la ayuda a entender que convivimos con demonios, que siempre están, pero que cambian con el tiempo. Darse cuenta de que cambian, que no son ni estables, ni permanentes, también es entender que ciertas categorías sociales no pueden ser estancas, particularmente la de género, como veremos más adelante. A partir de esta historieta Femimutancia comienza a pensar más de cerca el guión. Aparece una cierta madurez en la creación, en la que ya no acude a lo catártico.

  • 13 Lollapalooza es un festival internacional de musica pop y rock independiente. Sus primeras edicione (...)

26Con Yael y la casa violeta, guionada por María Ibarra, aparece el abuso sexual en la infancia, del que lx propix Jules es sobreviviente. Les niñes, su primera historieta integral (guión y dibujo), trata del mismo tema desde una perspectiva autobiográfica [Fig. 2]. Sus guiones se van refinando, y comienzan a articular lo subjetivo, las referencias individuales y colectivas, en unas composiciones cromáticas que invitan a un verdadero goce visual. En Alienígena propone una banda sonora que acompaña a la historieta, siendo la música un lugar de inspiración. En efecto, la idea de esta historia surge de una situación real : partiendo del festival Lollapalooza en Buenos Aires13, Jules se da cuenta de no haber hablado con nadie, sintiéndose solx en un « mundo de gente ». Con esta historieta pone en imágenes la melancolía de no pertenecer, de sentirse un “alien” en su propio planeta.

Fig. 2 – Femimutancia, Les niñes, p. 9

Fig. 2 – Femimutancia, Les niñes, p. 9

¡Respeta mi no-género!

  • 14 Urdin, Demian, op. cit.

A la hora de asignar roles a cada género encuentro que mi propia identidad no es binaria, yo soy no binarie. Pero a veces no tengo una definición exacta acerca de esto. Me siento género fluido, pangénero, agénero. Lo vivo de manera fluctuante y también lo experimento sobre mi trabajo. Al plantar mi trabajo, mi propia identidad no binaria hace que todas esas formas binarias sean replanteadas y cuestionadas en lo que hago14.
Femimutancia

27En una de las charlas del Festival Tinta Queer que tuvo lugar en diciembre de 2018 en el espacio Crumb La Plata, Jules habló del deseo como algo construido, sorprendidx, tal vez, de hasta dónde puede llegar el sistema dominante en nuestras prácticas íntimas, y segurx de la necesidad de cuestionarlo.

  • 15 « Piba » es la denominación en registro familiar de « chica », o mas precisamente « mujer joven », (...)

28Simone de Beauvoir es una referencia en la idea de la construcción social y cultural del género : “mujer” no se nace sino que se deviene. Judith Butler, cuestionando ciertas ideas beauvarianas, acercará la reflexión sobre el transfeminismo a lxs activistas: “¡Sin las travas no hay feminismo!”, vociferan « las pibas15 » en las manifestaciones.

  • 16 Butler, Judith, El género en disputa, Barcelona, Paidós, 2007, p. 58.
  • 17 Ibid.
  • 18 Ibid., p. 66.

29Butler propone una crítica postestructuralista del supuesto heterosexual del feminismo, mediante la deconstrucción de las categorías de sexo, género, deseo, entre otras prácticas sexuales no normativas, según afirma, ponen en tela de juicio la estabilidad del género como categoría de análisis. Si de Beauvoir afirma que el género es algo construido, que una llega a ser mujer ya que está obligada culturalmente, el cuerpo se piensa como “[…] un instrumento o medio con el cual se relaciona sólo externamente un conjunto de significados culturales16”. Aquí el cuerpo no precede al género, sino que éste lo marca. Esta circunstancia pone al cuerpo en el lugar de un “instrumento pasivo que espera la capacidad vivificadora de una voluntad rotundamente inmaterial17”. A su vez, es el propio lenguaje que restringe lo que se establece como el campo imaginable del género. El cuerpo lo encarna y lo significa, definiéndolo en relación con otro significado opuesto. El hombre porta entonces una calidad universal de persona que trasciende al cuerpo, lo que deja, en el esquema de Beauvoir, “marcado” al género femenino. Cuando el hombre, como forma singular, se convierte en el enemigo, hay una correspondencia con la estrategia del dominador y de la supresión del “Otro”. Aquí, la lucha de género se acerca, en su estructura, a la lucha de clases y la lucha contra la xenofobia. “El hecho de que la táctica pueda funcionar tanto en entornos feministas como antifeministas demuestra que la acción colonizadora no es masculinista de modo primordial o irreductible. Puede crear distintas relaciones de subordinación racial, de clase y heterosexista, entre muchas otras18.”

30En otras teorías, el género es una relación o un conjunto de relaciones. De este modo, hombre no debería identificarse con el enemigo, ya que su género no lo precede. Esta idea permite salir del esencialismo y a la idea de una universalidad de la identidad femenina, que ha podido llevar a negar la diversidad cultural, social y política, en la que se construye el grupo concreto “mujeres”.

31La cohesión no se encuentra entonces en la identidad, sino más bien, en la solidaridad, en la sororidad. El feminismo no es ni estable, ni unificado y es eso lo que hace a su riqueza y que lo diferencia de lo patriarcal y/o masculino, permitiendo construir otras formas de existencia fuera de este esquema.

32El género, afirma Butler, es complejo y no se expresa en una totalidad. Asimismo, escapa a una definición cerrada. Este pensamiento da pautas muy concretas para la lucha y para construir lugares de encuentro fuera de una categoría cerrada de mujer (podríamos agregar, blanca y occidental), lo cual no tiene su lugar en las luchas de la América Latina. La modificación de la estructura de pensamiento que provoca el escapar a la visión binaria sexo-género (en la que la homosexualidad es una desviación o una sub-categoría de la heterosexualidad) permite concretamente integrar a todas las llamadas disidencias dentro del feminismo.

33En la postura no binaria que Femimutancia defiende y encarna en su propia vida, habría precisamente una alternativa a la noción de identidad. Pensarse fuera de la identidad (de género, de país, de región, de ciudad, de barrio…) es tarea difícil para la existencia humana. No obstante, desasociarla de lo estable, unificado y siempre idéntico a sí mismo puede ser un buen punto de partida. En el marco del heteropatriarcado, las personas sólo se vuelven inteligibles cuando poseen un género que se ajusta a ciertas normas reconocibles. Eso explica que Femimutancia se sienta une extraterrestre en la Tierra, tal como lo relata en Alienígena. La identidad no caracteriza sino que normaliza, la melancolía de los personajes se origina en esa soledad que provoca el salir de la norma, no ser asequible para lxs otrxs.

Yendo de la cama a la plaza19

  • 19 Este título responde a un juego de palabras, acaso difícil de comprender fuera del contexto argenti (...)
  • 20 Cecilia, op. cit.

Las cuestiones que elijo trabajar en mis cómics e ilustraciones son en un principio personales, las que luego, al contarlas, las hago políticas. Soy sobreviviente de abuso, mi mamá es sobreviviente de violencia de género y también me interpela la interseccionalidad. A partir de las lecturas e intercambios con amigxs, desde el transfeminismo, empecé a entender/comprender que estaba sujetx a mecanismos horribles del patriarcado (entre otros). Todas eso [sic] me mueven a hacer las cosas que hago20.
Femimutancia

  • 21 Declinado en masculino ya que la noción deriva del esquema “dominante”.

34“Lo personal es político” es uno de los lemas fuertes del movimiento feminista en Argentina, expresado en el espacio público, tanto en las calles como en las redes sociales. Forjado por Carol Hanisch en el marco del Women’s Liberation Movement, hacia finales de los años 60 en Estados Unidos, en épocas del feminismo conocido como de segunda ola, este texto defiende la importancia política de los grupos de concientización. El slogan ha sido interpretado y reinterpretado por mujeres, artistas, comunicadorxs… El “Otro21” no es excluido ni definido por oposición, sino que es la diversidad lo que une.

35La idea de que lo íntimo, lo personal y la corporalidad son políticos, también refuta el binarismo moderno, en el cual lo público es lo político, identificándose con lo masculino, siendo que la esfera privada, doméstica (y despolitizada) se asocia a lo femenino. En una salida de esta fórmula, se abandona la idea de identidad estanca y se constata que el cuerpo está sujeto a determinaciones y opresiones, y por lo tanto, es atravesado por la política. En el tránsito de la esfera privada a lo público, de lo doméstico a lo público, las alianzas entre mujeres y disidencias lxs posicionan políticamente transformando la realidad. La noción de “política” es considerada en un sentido amplio, desde el punto de vista de las relaciones de poder y no en el escueto sentido de lo político partidario.

36Hanisch afirma que la opresión existe cuando hay aislamiento y desconexión de lo colectivo, para el caso de las mujeres, ese lugar ha sido el espacio doméstico. Según ella, la emancipación puede implicar una lucha individual al salir de ese lugar, pero ésta será necesariamente limitada e incompleta. Es únicamente desde lo colectivo que la “supremacía masculina” puede ser vencida: no haciendo un simple ajuste de las condiciones objetivas, sino transformándolas completamente. Cabe mencionar que la lucha colectiva, hoy en día, va de suyo para el movimiento transfeminista.

37Contra la misoginia, Hanisch afirmaba hace ya 50 años: “Women are messed over, not messed up!” El lenguaje, potente agente de opresión así como de transformación, permite, en inglés, con sus diversos phrasal verbs en registro familiar, el juego de palabras. En éste se sintetiza lo que es, para muchxs, uno de los grandes problemas de las desigualdades: no son las mujeres (y disidencias) las que se “equivocan” individualmente, sino que el sistema abusa de ellas.

38Ahora bien, la impresión subjetiva de que el “desperfecto” existe internamente es muy habitual, tal como lo representan los personajes de Femimutancia en su soledad, la escasa confianza en sí mismos, al punto de autopercibirse como de otro planeta. Como dijimos, esos personajes son extensiones de la vivencia de Jules, sus traumas, dificultades y el modo en que se construye ellx mismx subjetivamente, en un desplazamiento constante.

39Si la identidad y, consecuentemente, el género no son fijos e inamovibles, Alienígena y Banzai lo muestran ampliamente. Estas dos novelas gráficas ocupan, cada una, un lugar propio en el progreso de la obra de Femimutancia, y de una a otra vemos una evolución en el trabajo de guión y en la articulación del universo íntimo en la secuencia. En una verdadera constelación de referencias, Banzai presenta, en escenarios muy concretos, manga, animé y música [Fig. 3]. Vemos lugares marcantes de la ciudad de Buenos Aires y aquellos otros que nunca conoceremos, donde pasan los sueños de Be, lx protagonista. El escenario urbano que aparece ya en Alienígena se vuelve aquí más detallado, documentado y permite, en sí mismo, narrar. En el escenario de la mítica Confitería porteña Las Violetas aparecen la amistad y la sororidad, conviviendo con aquellas representaciones canónicas de los vitrales, de las que Femimutancia se « despega » a través de su dibujo.

Fig. 3 – Femimutancia, Banzai, p. 47

Fig. 3 – Femimutancia, Banzai, p. 47

40El común denominador de ambas historietas es la cuestión del escape. En la oscilación entre los enunciados “el problema es mío” y “este mundo no es para mí” o bien, en términos de Hanisch, entre estar messed up y estar messed over, Femimutancia encuentra una síntesis en el factor fantástico. Entre sueño y realidad, la irrupción de lo sobrenatural permite una fuga hacia otra realidad, acaso más conveniente. Desaparecer, volverse invisible es percibido como un remedio. En la secuencia final de Alienígena, unx extraterrestre, con un cuerpo que asociamos a lo femenino y con más de dos senos (que nos recuerdan lxs extraterrestres de la historieta de Intensa de Sole Otero) viene a hacer posible la fuga: lx protagonista desaparece luego de experimentar un orgasmo [Fig 4]. Es, en cierto modo, tanto el fin del mundo como la concreción de las ganas de desaparecer.

Fig. 4 – Femimutancia, Alienígena, p. 25

Fig. 4 – Femimutancia, Alienígena, p. 25

41En Banzai, Be, más anclada en una realidad concreta, termina por subirse a un micro de larga distancia y partir. En la última secuencia se va, dibujando una historieta y escuchando Banzai, de Gata Cattana, que da nombre a la obra. No obstante, a lo largo de la historia, las partidas o escapadas son múltiples y se materializan en su mayoría a través de sueños. Lo sobrenatural aparece de la mano de personajes de otras ficciones, referencias a la educación visual y musical de Jules. En los sueños recurrentes de Be, el escenario es un barco y las aguas no siempre están calmas. En este universo, copado por el animé, vemos a Kaori, portando la campera de Keneda, personajes de Akira (Katsuhiro Ōtomo), a Kaonashi de El viaje de Chihiro (Hayao Miyazaki) y a Lain de Serial Experiments Lain (Ryutaro Nakamura). Además del barco y el mar, aparece un osito de peluche en diferentes roles, como una referencia a un tema recurrente en la obra de Femimutancia, las infancias y la urgencia de su protección frente a la aberrante realidad de los abusos y el incesto. En vigilia, Be visita el Museo de Ciencias Naturales y rescata a un cordero-cíclope, bestia que se encuentra atrapada dentro de esa institución por cierto normalizadora. Este animal forma parte del bestiario de Femimutancia, apareciendo en varias de sus historietas, con un rol central en Piedra bruja.

42En el trabajo del análisis discursivo aparecen ciertas preguntas constantes e inevitables: ¿Cómo podría analizarse una obra sin tener en cuenta sus condiciones de producción? Entre éstas, se encuentran las referencias que la preceden y que existen en el imaginario de lx autorx, pero que también entran en juego a la hora de leerla/recepcionarla. ¿Cómo pensar la existencia de una obra sin tener en cuenta su circulación, su distribución? Los métodos de la microedición, autoedición y distribución en ferias y encuentros, que hablan de una circulación que se materializa en lo colectivo, aportan muchas respuestas.

43En este universo de alusiones y comentarios culturales en la obra de Femimutancia, habrá muchas que no se habrán explicitado aquí. Lx lectorx podrá reconocer y reconocerse en muchas referencias, más o menos opacas. El guiño a la dibujante Agustina Casot, cofundadora del Festival Vamos las pibas, es pequeño pero significativo y se puede ver en un sticker de una de sus « brujitas » pegado en la carcasa del celular de Be. La realidad y la ficción se confunden y se entrelazan y, sobre todo, se transforman mutuamente.

44Para cerrar este texto, citamos una vez más a Jules, cuyas palabras traducen un pensamiento radical, que relativiza la noción de ficción, entendida como otra arista del sistema patriarcal:

  • 22 Urdin, Demian, op. cit.

No estoy para nada de acuerdo en que existan obras de sólo ficción, porque siempre tienen una base que viene de quien lo está escribiendo o creando. Es bastante peligroso considerar que hay una diferencia entre la obra ficcional y la autobiográfica, porque por lo general se le da mayor entidad a la primera y se borra esta parte más personal, justificando obras con bajadas de línea heteropatriarcales y capitalistas justificadas en lo ficcional. Es necesario romper con esa idea22.

Inicio de página

Bibliografía

Acevedo, Mariela, “Revista Clítoris. Historietas y exploraciones varias. Feminismos y textualidades”, Tebeosfera, tercera época, 05/02/2018 [https://www.tebeosfera.com/documentos/revista_clitoris._historietas_y_exploraciones_varias._feminismos_y_textualidades.html (consultado el 24/11/2020)].

Acevedo, Mariela, Clítoris, Sex(t)ualidades en viñetas, Buenos Aires, Hotel de las ideas, 2014.

Acevedo, Mariela, Clítoris, Relatos graficos para femininjas, Buenos Aires, Hotel de las ideas, 2017.

Álvarez Castillo, Constanzx, La cerda punk. Ensayos desde un feminismo gordo, lésbiko, antikapitalista & antiespecista, Valparaíso, Trío editorial, 2014.

Amanda Alma, Encuentros Nacionales de Mujeres en Argentina: 33 años de lucha, Nueva Sociedad, 10/2018 [https://nuso.org/articulo/encuentros-nacionales-de-mujeres-33-anos-de-lucha/ (consultado el 25/11/2020)].

AAVV, Poder trans. Historieta latinoamericana, Rosario, Editorial Municipal de Rosario, 2019.

Bechdel, Alison, Lo indispensable de Unas lesbianas de cuidado, Barcelona, Reservoir books, 2018.

Butler, Judith, El género en disputa, Barcelona, Paidós, 2007.

Cecilia, “Cuando el cómic se vuelve disidente: entrevista a Femimutancia”, Proyecto Kahlo, 01/02/2019 [https://www.proyecto-kahlo.com/2019/02/cuando-el-comic-se-vuelve-disidente-entrevista-a-femimutancia/ (consultado el 01/12/2020)].

D’Atri, Andrea, Pan y rosas. Pertenencia de género y antagonismo de clase en el capitalismo, Buenos Aires, Ediciones Las armas de la crítica, 2004.

Femimutancia, Alienígena, Buenos Aires, Hotel de las ideas, 2019.

Femimutancia, Banzai, Buenos Aires, Hotel de las ideas, 2021.

Femimutancia, Les niñes, autoedición, 2019.

Femimutancia, Piedra bruja, autoedición, 2019.

Gandolfo, Amadeo, “Línea Peluda y Superheroínas por el Aborto Legal: El color de la página es verde”, Indiehoy, 01/06/2018 [https://indiehoy.com/apuntes/linea-peluda-y-superheroinas-por-el-aborto-legal-el-color-de-la-pagina-es-verde/ (consultado el 09/12/2020)].

Hanisch, Carol, The Personal is Political, Notes from the Second Year: Women’s Liberation, New York, Shulamith Firestone and Anne Koedt, 1970.

Mamone, Julia Inés e Ibarra, María, Yael y la casa violeta, Fision ciruja/Femimutancia, 2018.

Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Gobierno de la Nación Argentina, (Re)Nombrar: Guía para una comunicación con perspectiva de género, [https://www.argentina.gob.ar/generos/renombrar-guia-comunic-con-persp-de-genero (consultado el 30/01/2021)].

Nooming, Diane, Drawing power. Women’s stories of sexual violence, harassment and survival. A comics anthology, New York, Abrams, 2019.

Peker, Luciana, La revolución de las hijas, Avellaneda, Paidós, 2019.

Preciado, Beatriz, Testo yonqui, Madrid, Espasa Calpe, 2008.

Preciado, Paul, Un apartamento en Urano. Crónicas del cruce, Barcelona, Anagrama, 2019.

Saxe, Facundo Nazareno, “Historieta anal: cuando el cómic nos abre el culo (y nos gusta)”, Revista Kamandi, 15/10/2019 [http://www.revistakamandi.com/2019/10/15/historieta-anal-cuando-el-comic-nos-abre-el-culo-y-nos-gusta/ (consultado el 25/11/2020)].

Segato, Rita, La guerra contra las mujeres, Buenos Aires, Prometeo libros, 2018.

Solá, Mariam y Urko, Elena, Transfeminismos: Epistemes, fricciones y flujos, Tafalla, Txalaparta, 2013.

Taramasco, Nicolás y Urdin, Demian. “Entrevista a Femimutancia”, Guión y Dibujo: Diálogos de Historieta, 25/04/2019 [https://www.youtube.com/watch?v=h8t2lWBfDsA (consultado el 01/12/2020)].

Urdin, Demian, “Femimutancia y la no hegemonía como materia para la narración”, Entrevista, Revista blast, 20/07/2020 [https://revistablast.com/entrevistas/femimutancia-y-la-no-hegemonia-como-materia-para-la-narracion/ (consultado el 01/12/2020)].

Inicio de página

Notas

1 El presente artículo está redactado en escritura con perspectiva de género o escritura inclusiva, optando, en regla general, por la incorporación de la « X » sustituyendo « O » y/o « A ».

2 Cecilia, “Cuando el cómic se vuelve disidente: entrevista a Femimutancia”, Proyecto Kahlo, 01/02/2019 [https://www.proyecto-kahlo.com/2019/02/cuando-el-comic-se-vuelve-disidente-entrevista-a-femimutancia/ (consultado el 01/12/2020)].

3 Un ejercicio fructuoso : el llamado test de Bechdel/Wallace, que puede aplicarse a historietas, films y otros discursos ficcionales respondiendo a una serie de preguntas a propósito de los diferentes roles de personajes femeninos y masculinos. Bechdel, Alison, Lo indispensable de Unas lesbianas de cuidado, Barcelona, Reservoir books, 2018.

4 A lo largo de este texto, me referiré a lx autorx como Femimutancia en los casos en que haga referencia a su obra y a su trabajo y como Jules, en tanto y en cuanto me refiera a sus experiencias de vida fuera de las historietas.

5 Urdin, Demian, “Femimutancia y la no hegemonía como materia para la narración”, Entrevista, Revista blast, 20/07/2020 [https://revistablast.com/entrevistas/femimutancia-y-la-no-hegemonia-como-materia-para-la-narracion/ (consultado el 01/12/2020)].

6 Para más detalles, puede consultarse el artículo de Marie Lorniquer-Hervé en el presente número.

7 La expresión « marea verde » es ampliamente usada por las militantes feministas actualmente en Argentina y en el exterior del país. Hace referencia por un lado, al color que representa al movimiento, y, por otro, a la idea de marea como un inmenso movimiento, ampliamente superior al de ola (en referencia a las diferentes olas del feminismo histórico).

8 Urdin, Demian, op. cit.

9 Peker, Luciana, La revolución de las hijas, Avellaneda, Paidós, 2019.

10 El femicidio u homicidio agravado por razones de género se tipificó en los últimos años en varios países del continente: Costa Rica (2007), Guatemala (2008), Chile y El Salvador (2010), México y Nicaragua (2012), Bolivia, Honduras, Panamá y Perú (2013), Ecuador, República Dominicana y Venezuela (2014), Brasil y Colombia (2015), Paraguay (2016) y Uruguay (2017). Peker, Luciana, op. cit.

11 Gandolfo, Amadeo, “Línea Peluda y Superheroínas por el Aborto Legal: El color de la página es verde”, Indiehoy, 01/06/2018 [https://indiehoy.com/apuntes/linea-peluda-y-superheroinas-por-el-aborto-legal-el-color-de-la-pagina-es-verde/ (consultado el 09/12/2020)].

12 Amanda Alma, Encuentros Nacionales de Mujeres en Argentina: 33 años de lucha, Nueva Sociedad, 10/2018 [https://nuso.org/articulo/encuentros-nacionales-de-mujeres-33-anos-de-lucha/ (consultado el 25/11/2020)].

13 Lollapalooza es un festival internacional de musica pop y rock independiente. Sus primeras ediciones se realizaron en Estados Unidos (la primera en 1991), para luego exportarse a otros países de las Américas y de Europa. Desde 2014 se realiza en Hipódromo de San Isidro, en las afueras de la ciudad de Buenos Aires.

14 Urdin, Demian, op. cit.

15 « Piba » es la denominación en registro familiar de « chica », o mas precisamente « mujer joven », y término con el cual los movimientos feministas se auto-definen.

16 Butler, Judith, El género en disputa, Barcelona, Paidós, 2007, p. 58.

17 Ibid.

18 Ibid., p. 66.

19 Este título responde a un juego de palabras, acaso difícil de comprender fuera del contexto argentino. Vale explicar que se hace referencia a la canción del músico Charly García, « Yendo de la cama al living » y que la palabra « plaza » viene a representar el movimiento social y la ocupación del espacio publico (cuyo ejemplo es el del Movimiento de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo).

20 Cecilia, op. cit.

21 Declinado en masculino ya que la noción deriva del esquema “dominante”.

22 Urdin, Demian, op. cit.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Fig. 1 – Femimutancia, Banzai, p. 14
URL http://journals.openedition.org/caravelle/docannexe/image/10800/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 1,5M
Título Fig. 2 – Femimutancia, Les niñes, p. 9
URL http://journals.openedition.org/caravelle/docannexe/image/10800/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 1,0M
Título Fig. 3 – Femimutancia, Banzai, p. 47
URL http://journals.openedition.org/caravelle/docannexe/image/10800/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 1,7M
Título Fig. 4 – Femimutancia, Alienígena, p. 25
URL http://journals.openedition.org/caravelle/docannexe/image/10800/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 987k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia en papel

Laura Caraballo, «Abolir el binarismo. Femimutancia y la historieta argentina transfeminista»Caravelle, 116 | 2021, 117-136.

Referencia electrónica

Laura Caraballo, «Abolir el binarismo. Femimutancia y la historieta argentina transfeminista»Caravelle [En línea], 116 | 2021, Publicado el 18 agosto 2021, consultado el 19 junio 2024. URL: http://journals.openedition.org/caravelle/10800; DOI: https://doi.org/10.4000/caravelle.10800

Inicio de página

Autor

Laura Caraballo

Université Clermont-Auvergne
laurac.caraballo[at]gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC-ND 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search