Navigation – Plan du site

AccueilNuméros118DossierLos bicentenarios de independenci...

Dossier

Los bicentenarios de independencia de América Latina en 2021

¿Por qué los nacionalismos resurgieron con tanta fuerza?
Pedro Pérez Herrero
p. 107-122

Résumés

En 2021, les actes et discours commémorant les bicentenaires des indépendances latino-américaines sont accompagnés dans certains pays d'une forte radicalisation. Ce texte explique pourquoi ce processus a eu lieu en 2021 et propose ce qu'il convient de faire pour que les récits historiographiques cessent de promouvoir les nationalismes d'exclusion et favorisent la création de sociétés plurielles et inclusives.

Haut de page

Notes de la rédaction

L’article a été soumis pour évaluation le 21/12/21 et a été accepté pour publication le 18/02/22.

Texte intégral

Introducción

1A lo largo el año de 2021 no dejaron de publicarse noticias en los medios de comunicación de América Latina y la Unión Europea sobre las celebraciones de los bicentenarios de las independencias de las repúblicas latinoamericanas. Desde la transición política en España tras la muerte del dictador Franco en 1975, las fiestas patrias que se sucedieron en la mayoría de los países de América Latina conmemorando las batallas que habían permitido su independencia estuvieron acompañadas de discursos patrióticos, pero por lo general evitaron un enfrentamiento directo con España. Los relatos nacionalistas latinoamericanos y español, aun partiendo de bases conceptuales contrapuestas, convivieron sin excesivos problemas. Los gobiernos españoles reconocieron la soberanía de las repúblicas latinoamericanas a través de la firma de respectivos tratados (México en 1836, Ecuador en 1840, Chile en 1844, Venezuela en 1845, Bolivia en 1847, Costa Rica y Nicaragua en 1850, República Dominicana en 1855, Argentina y Guatemala en 1863, Perú y El Salvador en 1865, Uruguay en 1870, Paraguay en 1880, Colombia en 1881, Honduras en 1894, y Panamá en 1904, después de independizarse de Colombia). Por su parte, los representantes de los gobiernos de las repúblicas americanas invitaban a los representantes del gobierno español a la toma de posesión de sus presidentes y a los actos conmemorativos de las celebraciones de sus respetivas independencias, los cuales acudían aclarando que lo hacían en calidad de acompañantes de dichas celebraciones. Se buscó siempre en la medida de lo posible evitar poner en evidencia la oposición de los relatos nacionalistas. Las reuniones de las cumbres iberoamericanas de jefe de Estado y de gobierno celebradas desde 1991, los tratados comerciales suscritos, el cruce de inversiones realizadas por empresas latinoamericanas y españolas, el turismo, las migraciones, los intercambios educativos y la existencia de dos idiomas compartidos por millones de habitantes (castellano y portugués) ayudaron durante décadas a establecer un clima de diálogo y de comprensión mutua entre las distintas sociedades del conjunto iberoamericano1.

2La radicalización de algunos discursos nacionalistas latinoamericanos estalló en 2021 y como consecuencia se comenzaron a extender en América Latina, e incluso en Estados Unidos, actos vandálicos contra algunas imágenes (bustos, cuadros, estatuas), identificadas como negativas por interpretar que representaban valores colonialistas o imperialistas. Una delegación de las comunidades indígenas zapatistas de México se manifestó pacíficamente en las calles de Madrid bajo el lema “¡No nos conquistaron! ¡No claudicaremos!”2 En respuesta a estos ataques, los grupos más conservadores españoles fortalecieron el relato de los valores del pasado imperial y aprovecharon la ocasión para apoyar las tesis xenófobas en contra de la llegada de inmigrantes. Incluso desde la Comunidad Autónoma de Madrid se propuso construir una pirámide azteca de 30 metros de altura que debería albergar un teatro en su interior denominado “Malinche” con la intención de montar un musical a cargo de Nacho Cano para celebrar la figura de Hernán Cortés3.

3En las siguientes líneas se explica por qué surgió en 2021 con tanta virulencia esta polémica y se propone qué debería hacerse desde la Historia para no sólo reducir los decibelios del encontronazo entre los distintos nacionalismos, sino para encontrar un relato historiográfico que posibilite la construcción de sociedades pacificas con identidades plurales.

La radicalización de algunos relatos nacionalistas

4Desde 2008 se han venido celebrando múltiples actos para conmemorar las independencias de las repúblicas latinoamericanas. En 2008 se iniciaron los festejos con motivo del vacío de poder generado tras la abdicación de Carlos IV y Fernando VII en 1808 en favor de Napoleón. En 2009 se festejaron los inicios de la independencia en Ecuador. En 2010 tocó el turno de Venezuela, Argentina, Colombia, México y Chile. Uruguay y Paraguay hicieron lo propio en 2011. En 2012 se celebró el bicentenario de la Constitución de Cádiz. A partir de entonces, comenzó el ciclo de la celebración de las declaraciones oficiales de su independencia de la Monarquía Hispánica y su inicio como repúblicas libres. Argentina hizo sus festejos en 2016, Chile en 2018, Colombia en 2019, México, Perú, República Dominicana y los países centroamericanos en 1821. En los próximos años tocará el turno de Brasil (1822), Bolivia y Uruguay (1825), Ecuador (1830), Paraguay (1842), República Dominicana de nuevo (1844) y Cuba (1902).

  • 4 Martínez Carmona, Pablo, Fiestas de la patria y ceremonias cívicas en la región central de Veracru (...)

5El guion central hegemónico que siguieron estas celebraciones durante los siglos xixxx fue parecido, con ligeras variantes según los países e incluso dentro de los mismos para adaptarlos a las distintas sensibilidades de sus diferentes regiones. El relato, construido a comienzos del siglo xix por los historiadores latinoamericanos, se basaba en explicar que una nación oprimida se había desprendido de las cadenas imperialistas tras vencer a los ejércitos invasores en valientes y sangrientas batallas. Para sazonar el relato, se añadía que las ideas modernizadoras llegadas de Francia, Inglaterra y Estados Unidos habían traído a América Latina el progreso económico, social y político. Para comprender la explosión de rabia que se había extendido en el “pueblo” y que había desembocado en las revoluciones de independencia se recordaba que las medidas implementadas por el reformismo borbónico durante la segunda mitad del siglo xviii habían ayudado a extender la pobreza y las desigualdades, una elevación de precios, una mayor presión fiscal, una huida de capitales, y un aumento en los sentimientos de agravio en los grupos de poder locales al constatar que los “peninsulares” recién llegados habían desplazado a los “criollos” de sus puestos en su propia tierra. Paralelamente, se ensalzaba la labor de los héroes nacionales, que debían ser tomados como ejemplos de la ciudadanía. Las celebraciones se vestían con un ritual bien estudiado lleno de banderas, himnos e imágenes rememorativas de las acciones más importantes. El grito de viva la libertad y mueran las cadenas, con diferentes variantes según los países, servía para fortalecer los ánimos patrióticos4.

  • 5 García Fernández, Gonzalo Andrés, ¿Qué historia enseñar y para qué? Historia, educación y formació (...)
  • 6 Anderson, Benedict, Comunidades imaginadas: reflexiones sobre el origen y la difusión del nacional (...)

6Cuando se crearon los Estados-Nación en América Latina a comienzos del siglo xix, sus sociedades estaban conformadas por numerosos y diferentes grupos con culturas y costumbres distintas. No había una lengua, una religión, ni una ley común, ni un sentimiento patriótico compartido. Las sociedades de Antiguo Régimen y las monarquías compuestas estaban organizadas en estamentos, gremios, corporaciones y cuerpos intermedios. Cada grupo tenía sus propias reglas y los vecinos y vasallos estaban conectados entre sí por estar al servicio de un mismo monarca. Por ello, cuando surgieron los estados independientes hubo que construir una sociedad sin privilegios en la que todos los ciudadanos fueran iguales ante la ley. Había que crear además una masa de votantes para legitimar con sus votos a los nuevos gobernantes electos, ya que la soberanía ya no discurría de arriba abajo (el monarca era legitimado por el Papa en su calidad de representante de dios en la tierra), sino de abajo arriba (el pueblo soberano elegía a sus representantes). Las constituciones generaron el marco jurídico apropiado para diseñar las reglas e instituciones por las que se debía regir el nuevo Estado, las escuelas se convirtieron en el instrumento capaz de crear valores comunes en la población5 y las historias nacionales brindaron el relato legitimador e integrador patriótico que se necesitaba. Cuanto más alejado en el tiempo se pudiera fijar el origen de dicho pueblo imaginario, mayor potencia y credibilidad adquiriría el relato historiográfico6.

7La narrativa nacionalista española, también con sus diferencias de intensidad según las posiciones políticas y épocas, se centró en subrayar la importancia que tuvo la conquista de los territorios americanos, por interpretar que la incorporación de dichos espacios a la Corona de Castilla ayudó a construir un imaginario cultural imperial que posibilitaba integrar a los distintos reinos con tradiciones y culturas diferentes. Por ello, no fue casual que se pusiera el acento en recordar la importancia de expansión de la religión católica y la lengua castellana, entendidos como elementos cohesionadores, y que se insistiera en recordar que los territorios americanos no fueron colonias, sino reinos integrantes de la Corona de Castilla, por lo que no era adecuado interpretar que hubiera habido durante los siglos xvi, xviixviii una fuerza de ocupación opresora.

  • 7 Escribano, Rodrigo, Memorias del viejo imperio. Hispanoamérica en las culturas políticas de España (...)

8Como puede apreciarse, si los nacionalismos latinoamericanos se construyeron en torno a las independencias, el nacionalismo español se basó en la exaltación de los tiempos imperiales donde nunca se ponía el sol7. Para escribir las historias nacionales se siguió un esquema basado en los textos bíblicos y en la idea de progreso. Había que encontrar un mito de creación y relatar que un pueblo elegido, dirigido por un líder carismático, mensajero de dios, tras superar penurias, calamidades, opresiones, pestes y hambrunas, vencer a enemigos poderosos en batallas sangrientas y atravesar desiertos y selvas, había llegado al lugar elegido y alcanzado la libertad. Había que subrayar que el bien había triunfado sobre el mal, que el joven pastorcillo valiente había derrotado con su astucia al poderoso Goliat. Había que recordar que un pueblo oprimido, dotado de valores nobles, había alcanzado la democracia. El héroe y la violencia ocuparon un lugar central. El líder (siempre hombre) aparecía a modo de mesías, guiando a su pueblo hacia el destino final prefijado, mientras que se presentaba al pueblo como un colectivo uniforme y obediente, pero aclarando que tenía la capacidad de destituir al líder si éste traicionaba su misión de perseguir el camino del progreso y de la libertad de la Nación. Para sazonar la narración, se subrayó que las ideas liberales se fueron abriendo camino lentamente tras vencer a las tesis involucionistas. El ángel, vestido con los ropajes de la modernidad occidental, había derrotado al demonio, identificado con el pecado, el atraso, el odio, la opresión y la barbarie. Eran historias con guiones verticales escritas de arriba abajo. La patria, la bandera, la nación se convirtieron en símbolos sacrosantos que nadie podía osar poner en cuestión.

  • 8 Moraña, Mabel et alii, Coloniality al large. Latin America and the postcolonial debate, Durham, Du (...)

9Estas historias nacionales, con un marcado sentido patriótico, funcionaron bien durante el siglo xix y buena parte del xx. El problema se originó cuando desde comienzos de la década de 1980 comenzó a transformarse la estructura y composición de las sociedades. Desde entonces, y dado que estas empezaron a ser cada más plurales, los imaginarios colectivos homogéneos construidos en tiempos precedentes dejaron de ser un claro reflejo de ellas, iniciándose un divorcio entre las nuevas identidades y el relato unificador nacional del pasado. Para tratar de solucionar esta brecha, se incorporaron las tesis poscoloniales, se incluyó la defensa de los derechos de la mujer y se subrayó la importancia de reconocer a los pueblos indígenas y su legado cultural8.

10La situación de crisis económica de los últimos años, unida a la necesidad de reducir los aforos para evitar grandes aglomeraciones que pudieran extender la pandemia de la COVID-19, hicieron que la tradicional grandiosidad de las fiestas patrias conmemorativas de las independencias se redujera en 2021 en muchos países de América Latina. En Perú la conmemoración de la independencia estuvo además desvirtuada por el hecho de coincidir la fecha con la llegada al poder de Pedro Castillo. El presidente utilizó las fiestas patrias para explicar los ejes centrales de su gobierno (combate a la corrupción y nueva constitución), pero aprovechó para recordar que los colonizadores españoles fueron “colonialistas”, “atracadores” y “explotadores”9. En Brasil las fiestas acabaron en un enfrentamiento entre los partidarios del presidente Bolsonaro y la oposición que pedía su destitución10. En Ecuador, el presidente Lasso en el discurso de toma de posesión expresó su determinación de apoyar la democracia, fortalecer la economía de mercado, terminar con la era de los caudillos y reclamar la recuperación de los valores republicanos de cara al bicentenario de la independencia de 2022. En este caso, el presidente evitó realizar cualquier referencia al pasado colonial, evidenciando su posición ideológica11. En Chile el bicentenario estuvo polarizado por los debates políticos de la nueva constituyente, por lo que el tradicional relato rememorando las victorias contra la monarquía hispánica quedó en un segundo plano12. En Argentina el bicentenario de la Revolución de Mayo perdió el esplendor del pasado por la crisis económica, las tensiones políticas internas y las elecciones13.

11En Colombia se optó por conmemorar su independencia eliminando los desfiles militares, debido a la situación de agitación social que vivía el país. El presidente Duque durante la apertura de las sesiones en el Congreso justifico la acción represiva de la fuerza pública, rechazó los bloqueos de la via pública por los manifestantes y etiquetó de criminales, revolucionarios, guerrilleros y terroristas a los líderes de las protestas. Tampoco en este caso se utilizó el relato en contra de España para tratar de unir a la sociedad colombiana14. En Centroamérica (Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá) los fastos oficiales conmemorativos se redujeron al máximo por la crisis económica, la pandemia y las duras tensiones políticas y sociales internas

  • 15 Los actos y discursos de la celebración de la independencia de Venezuela pueden verse en: [https:/ (...)
  • 16 El trailer de la serie televisiva sobre la batalla de Carabobo puede verse en [https://www.youtube (...)

12La radicalización de los discursos nacionalistas se visualizó de forma clara en Venezuela y México. El presidente Maduro aprovechó las fiestas patrias para darse un baño de masas, honrar a Bolívar, recordar el fin de la dominación española y denunciar la injerencia extranjera15. Para celebrar la llamada “segunda independencia” se estrenó la serie televisiva sobre la batalla de Carabobo16.

  • 17 Fecha de la fundación de México Tenochtitlán (20 de junio de 1325); caída de México Tenochtitlan a (...)
  • 18 Los actos y discursos de la celebración del bicentenario de la independencia de México pueden ver (...)

13En México, para dar mayor relieve y profundidad a los actos conmemorativos se hizo un cambio de guion. En vez de celebrar solo los 200 años de la independencia, se incluyó la conmemoración de los 700 de la fundación de México Tenochtitlan y los 500 años de la conquista17. De esta forma, se rescató del olvido a las comunidades indígenas, se subrayó que los pueblos originarios no eran bárbaros, se ensalzó la libertad ganada con la independencia, se honró a sus héroes, y se cargaron las tintas contra los abusos cometidos durante la época colonial, señalando que la conquista causó muerte y destrucción y que no es cierto que impulsara un proceso civilizatorio digno de ser recordado. Para escenificar este cambio de relato, y bajo el lema de “500 años de resistencia indígena”, se renombró la plaza de la “Noche triste”, en la que las tropas de Cortés fueron vencidas, por la “Noche victoriosa”, y se cambió el nombre de la avenida “Puente de Alvarado”, por el de “México-Tenochtitlan”. Para visualizar el pasado indígena se construyó una maqueta de la gran pirámide del Tempo Mayor en el zócalo de la ciudad de México y el presidente aprovecho la ocasión para pedir perdón públicamente en nombre del Estado mexicano por los excesos cometidos en la conquista en el siglo xvi. Al mismo tiempo, a fin de reflejar el compromiso del gobierno con la paridad de género, se sustituyó una imagen de Colón en la calle Reforma de la ciudad de México (que fue reubicada en el parque América) por una figura de una mujer indígena (Tlali), a la vez que se dio una especial relevancia en los discursos oficiales a la voz de las mujeres indígenas representantes de sus respectivas comunidades. Por último, para escenificar el rechazo a los colonizadores, el presidente de México solicitó por carta al Papa Francisco y al Jefe del Estado español (el monarca Felipe VI) que pidieran perdón por las muertes causadas durante la conquista y haber ejercido el poder de forma despótica durante tres siglos generando sociedades desiguales. Con la finalidad de suavizar estas declaraciones, el presidente de México recordó que estos ataques no estaban dirigidos a la sociedad española, ya que mexicanos y españoles seguían teniendo una relación cordial de hermandad 18.

Los nacionalismos en el contexto de las transformaciones mundiales

14La escalada de la exaltación y radicalización de los relatos nacionalistas en algunos países de América Latina durante los últimos años no es un hecho casual, ni es atribuible exclusivamente a un plan de gobierno de un presidente, sino que hay que entenderlo en el contexto de las transformaciones profundas que se han venido dando en el mundo en las últimas décadas.

  • 19 Aghion, Philippe, Antonin, Céline y Bunel, Simon, El poder de la destrucción creativa. ¿Qué impuls (...)

15Las sociedades occidentales de comienzos del siglo xxi han cambiado de rostro con respecto a la situación de comienzos del siglo xix cuando se conformaron los Estados-Nación. La mayoría de las percepciones, las identidades e ilusiones de los ciudadanos del siglo xxi se han distanciado de las visiones y las esperanzas de los ciudadanos que les precedieron en el siglo xix. La globalización, la extensión y aceleración de los nuevos medios de comunicación y las migraciones han impulsado cambios tecnológicos (robótica, Internet, 5G, Inteligencia Artificial) y una metamorfosis en los procesos productivos y laborales. Mientras unas cuantas empresas han acabado dominando ciertos sectores estratégicos fomentando los monopolios, reduciendo los márgenes de competencia y recortando la productividad y la innovación, millones de trabajadores han perdido sus puestos de trabajo fijos y se han convertido en mano de obra con contratos por horas, informales o parados. Las nuevas tecnologías han destruido puestos de trabajo y el teletrabajo y la presencia masiva de migrantes han ayudado a mantener los salarios en niveles bajos. La reducida inversión en innovación capaz de impulsar procesos de destrucción creativa no ha ayudado a generar nuevos puestos de trabajo. Muchas de las grandes empresas, en vez someterse a cambios estructurales para aumentar su productividad y competitividad, apostaron por asegurar sus cotas de monopolio haciendo alianzas con el poder político a fin de seguir disfrutando de sus ventajas comparativas y privilegios. Como consecuencia, la corrupción se expandió a la vez que se limitó la capacidad protectora de los Estados para impulsar el bien común19.

  • 20 Piketty, Thomas, El capital en el siglo xxi, México, Fondo de Cultura Económica, 2014. Piketty, Th (...)

16El proceso de transformación social, económico y político se aceleró con la crisis de la deuda en la década de 1980. Posteriormente, la concatenación de sucesivas crisis económicas mal resueltas (tequila en 1994-1995, asiática en 1997, vodka en 1998, samba en 1999, financiera global, 2008-2009, Brexit en 2016, especulativa de 2018) hicieron que se los cambios se fueran profundizando. Cada crisis expulsó a millones de trabajadores de sus puestos de trabajo y aceleró los procesos migratorios. Como resultado, las clases medias menguaron en número y aumentaron las desigualdades sociales. Un reducido número de superricos elevó exponencialmente sus ingresos, mientras que millones de trabajadores se convirtieron en pobres20.

17La imagen clásica de un tren, compuesto por dos vagones de primera clase, 20 de segunda y 40 de tercera, impulsado por una potente máquina que se dirigía hacia el progreso, pudiendo los viajeros de la segunda clase trasladarse a los de primera y los de tercera a los de segunda conforme fueran prosperando si se esforzaban en su trabajo, varió sustancialmente. Ahora los dos vagones de primera clase se convirtieron en uno, los 20 vagones de segunda se redujeron a 10 y los 40 de tercera pasaron a estar compuesto por 51, pero lo más dramático fue comprobar que ahora cada grupo de vagones tenía su propia locomotora y discurría por vías distintas por lo que los destinos no coincidían. El primer vagón se transformó en un tren supermoderno dotado de una locomotora de alta velocidad, los de segunda pasaron a tener una máquina antigua que fallaba continuamente por lo que no podían mantener una velocidad de crucero aceptable, y los tercera tuvieron que recurrir a una máquina de carbón o de vapor. El primer vagón caminaba a 300 km/h, los de segunda a 90 km/h y los de tercera a 30 km/h. Como resultado, cada cien kilómetros recorridos el vagón de primera se alejaba más y más de los de segunda y tercera. La movilidad social y la cohesión social se deterioraron y el sentimiento comunitario desapareció, ya que cada viajero percibía que no solo caminaba solo y que se le había quitado la posibilidad de cambiar de vagón, sino que además tenía que pelear cada día con más fuerza con más competidores para subsistir.

  • 21 Judt, Tony, Algo va mal, Madrid, Taurus, 2017

18Las continuas explosiones de violencia (guerras, terrorismo, narcotráfico) y el cambio climático hicieron además que este proceso de deterioro social no sólo se acelerara, sino que además cambiara de rostro. Los millones de individuos que se veían obligados a huir de sus países de origen buscando trabajo, comida, o seguridad en cualquier lugar del mundo, se subían a los vagones de tercera clase como podían haciendo que cada día fueran más atestados y que sus servicios fueran de peor calidad. Eran migrantes que huían de las condiciones de sus países de origen para salvar sus vidas y poder comer. A diferencia de los migrantes de la segunda mitad del siglo xix, no dirigían sus pasos a los países de destino para quedarse, aprender un idioma, arraigarse, identificarse con la sociedad de acogida, formar una familia, aculturizarse, nacionalizase, sino que iban cambiando de lugar constantemente en función de la oferta de empleo y las condiciones de subsistencia. Se fue en consecuencia conformando grupos sociales nuevos que fueron adquiriendo identidades por agregación, ya que a sus identidades de origen se fueron añadiendo algunos de los rasgos culturales de los países por los que iban transitando. Dado que las nuevas comunicaciones posibilitan mantener a los ciudadanos del siglo xxi relaciones y conversaciones con sus familiares y amigos a miles de kilómetros, los barrios de las ciudades acabaron perdiendo su antigua función de lugar de socialización para convertirse en meros dormitorios en los que los vecinos de un mismo edificio a veces ni se conocían entres sí, ni podían incluso comunicarse por hablar distintos idiomas21.

  • 22 Beck, Ulrich, La metamorfosis del mundo, Barcelona, Paidós, 2017.

19Como resultado de estos cambios, grandes masas de población comenzaron a conformar una ciudadanía transnacional con identidades múltiples cambiantes, a la vez que se fueron potenciado sus sentimientos individualistas. Se trabajaba y dormía en una ciudad, pero cada individuo vivía aislado y conectado en la “nube” con sus seres queridos. La pantalla de un teléfono, mal denominado inteligente, se convirtió en el nuevo espacio de socialización y en un potente mecanismo de deshumanización. Los trenes de los siglos xix y xx mostraban una bandera nacional en sus vagones y como todos los viajeros hablaban el mismo idioma había una gran algarabía. Los trenes del siglo xxi llevan el logo de la empresa fabricante y dado que los viajeros hablan multitud de idiomas y no pueden hablar entre ellos, sino que se conectan con sus pares a través de sus celulares con los lugares más remotos del planeta, los vagones van en silencio. La noción del espacio y del tiempo cambió22.

  • 23 González Sarro, Iván, Políticas neoliberales y desigualdad. México, Estados Unidos, Francia y Espa (...)

20Cuando en el otoño de 2019 salieron a la calle pacíficamente millones de ciudadanos reclamando mejores condiciones de vida en las grandes ciudades de Chile, Francia, España, Estados Unidos, Hong Kong, Alemania, Gran Bretaña, Argelia, Haití, Honduras, Ecuador, Irán, Bolivia y Colombia, parecía que se estaba iniciado un cambio eliminar profundo, pero en ese mismo momento llegó la pandemia de la COVID-19 y todos los habitantes del planeta fueron confinados en sus casas. Las manifestaciones sociales pararon en seco. El año de 2020 fue un año de calma social, pero de angustia y ansiedad tanto para la población con rentas bajas o medias como para las altas. Mientras unos siguieron comiendo en sus hogares y aprovecharon incluso para ahorrar, millones de marginados comprobaron que se encontraron en una ratonera, pues mientras unos no podían recluirse en sus casas (por no disponer de ella o por tener un tamaño reducido), otros no podían huir al extranjero en busca de mejores condiciones por haberse decretado el cierre de las fronteras. La pobreza aumentó y la desigualdad creció a la sombra de la pandemia, pero de momento no tenemos las cifras adecuadas para medir los cambios acaecidos. La mala distribución de las vacunas, al no haber llegado con rapidez a todos los rincones del planeta, hizo que aumentara peligrosamente a su vez la brecha entre países ricos y pobres y dentro de los mismos. Las mascarillas solo sirvieron de sordina momentánea para tapar las bocas y las voces23.

  • 24 Guilluy, Christophe, No society. El fin de la clase media occidental, Madrid, Taurus, 2019. Nicolá (...)

21En este nuevo escenario de 2021 no fue casual que muchos ciudadanos mostraran su desafección política tras comprobar que sus representantes, legitimante elegidos, en vez de emplear su tiempo para solucionar los problemas de la sociedad, ocupaban buena parte de sus energías en defender sus privilegios y alimentar las redes clientelares que les habían permitido alcanzar el poder. Numerosos trabajadores comenzaron a percibir a los empresarios como corporaciones voraces que diseñaban sus estrategias empresariales por encima y más allá de los intereses nacionales con la obsesión de agrandar sus beneficios a costa de precarizar el empleo y no cumplir con sus obligaciones fiscales, sociales y medioambientales. Una gran mayoría de la mano de obra informal consideró a los sindicatos como gremios dedicados a repartir prebendas entre sus afiliados olvidándose de los precarios y los parados. Los trabajadores nacionales vieron con recelo a los migrantes por interpretar que les robaban sus puestos de trabajo, y los autónomos percibieron a los funcionarios públicos como privilegiados que cobraban salarios fijos sin cumplir plenamente con sus obligaciones. A su vez, una gran proporción de contribuyentes consideró que pagaban impuestos excesivos en comparación con los servicios públicos recibidos, a la vez que detectaron que muchas partidas del gasto público eran prescindibles por estar dirigidas y diseñadas para alimentar favores y clientelas políticas. En consecuencia, los conceptos de solidaridad, bien común, reconocimiento de las diferencias, justicia, y respeto por el otro comenzaron a ser sustituidos por la idea de la libertad, pero entendida ahora exclusivamente como la preservación del bien individual24.

22Este distanciamiento entre lo público y lo privado no se generó de la noche a la mañana, ni tuvo una causa única. Durante el período comprendido entre el final de Segunda Guerra Mundial y la crisis de la década de 1980 el Estado adquirió en el mundo occidental el rol protector con la finalidad de promover la expansión de las clases medias, asegurar el bien común, aumentar de la demanda interna, impulsar el desarrollo económico, asegurar la competitividad de las empresas y fortalecer la democracia. Fueron años de un aumento espectacular de las inversiones privadas y públicas para aumentar la productividad, construir infraestructuras, extender la educación, fomentar la investigación y financiar el funcionamiento transparente de las instituciones. La Unión Europea apostó más por asegurar la cohesión social y Estados Unidos por impulsar la innovación a fin de potenciar el desarrollo económico. Frente al modelo impulsado por la URSS desde 1917, Occidente tenía que demostrar que el liberalismo (económico y político) era capaz de generar un continuado crecimiento y desarrollo económicos, al mismo tiempo que promover sociedades con un elevado nivel de bienestar y seguridad respetando las libertades individuales. Empresarios, dirigentes políticos, sindicatos, partidos políticos, diplomáticos, funcionarios, obreros, autónomos y ciudadanos trabajaron de la mano para construir sociedades pacíficas menos desiguales.

  • 25 Lipset, Seymour M.: «Some Social Requisites of Democracy: Economic Development and Political Legit (...)

23A partir de la década de 1990, una vez que la URSS se desmoronó en diciembre de 1991 y el modelo alternativo comunista dejó de ser un referente, este pacto entre los distintos actores políticos, económicos y sociales se fue desvirtuando, dando como consecuencia una disminución de la capacidad protectora del Estado. Se interpretó que, para combatir los efectos generados por la expansión de la globalización, la aceleración de las comunicaciones y la concatenación de distintas crisis económicas había que reducir el papel del Estado (identificado ahora como intervencionista) y potenciar el libre mercado. Se defendió la tesis de que eliminado las regulaciones y asegurando un libre juego entre oferta y demanda, las economías crecerían de nuevo, se fomentaría el desarrollo, se alcanzaría el bienestar de la población y se fortalecería la democracia25.

  • 26 Aghion Philippe et alii, op. cit.

24Finalizada la Guerra Fría, el neoliberalismo se fue imponiendo como relato hegemónico y sobreponiéndose a las tesis socialdemócratas. A partir de entonces, a la par que las grandes empresas fueron ampliado su poder, los gobiernos fueron perdieron parte de su antigua capacidad de acción protectora sobre la sociedad. Como resultado, el conjunto de la ciudadanía vio cómo se deterioraban sus condiciones laborales, se recortaban los servicios públicos y se ampliaban las desigualdades. Los beneficios económicos y el bien individual se fueron convirtiendo en el centro del discurso, al mismo tiempo que identificándose el bien común como un concepto retrógrado. La escalada de la robótica y de la Inteligencia Artificial, con la consecuente destrucción de algunos empleos repetitivos poco cualificados, ayudaron a construir un imaginario pesimista que fue hábilmente utilizado por los grupos más conservadores para identificar al Estado como el responsable de los desajustes que se estaban extendiendo. El grito de guerra electoral de “comunismo o libertad”, “socialismo o libertad”, retrató bien el nuevo imaginario utilizado por algunos grupos empresariales y políticos para mantener sus privilegios. En vez de realizar inversiones productivas para seguir creciendo y elevar la competitividad en un mundo globalizado cada día más agresivo, se optó por mantener los privilegios y monopolios comprando los favores que solícitamente ofrecían muchos políticos a cambios de contraprestaciones. El Estado protector se fue lentamente desmantelando, a la par que extendiéndose la corrupción26.

  • 27 Oppenheimer, Andrés, ¡Sálvese quien pueda! El futuro del trabajo en la era de la automatización, B (...)
  • 28 Lanceros, Patxi, El robo del futuro. Fronteras, miedos, crisis, Madrid, La Catarata, 2017.

25En el escenario del sálvense quien pueda de las sociedades occidentales de comienzos del siglo xxi el individuo se fue convirtiendo en el personaje principal y el Estado en un actor secundario al servicio de las empresas27. Muchos ciudadanos comenzaron a tener la sensación de que ya no viajaban en un tren formado por múltiples vagones repletos de ciudadanos y manejado por un experto maquinista en dirección al progreso siguiendo una ruta conocida, sino que se encontraban en un automóvil dirigido por él mismo que caminaba a gran velocidad, pero que había perdido la señal del GPS, el parabrisas se había vuelto opaco y los retrovisores se habían roto por lo que no sabía dónde se encontraba, de dónde venía y hacia dónde se encaminaba28.

26Para tratar de coser las heridas y las tensiones sociales que se estaban generado, algunos dirigentes políticos construyeron un discurso basado en dos ideas fuerza. Por una parte, recuperaron el relato del esfuerzo personal y la meritocracia para explicar que los pobres y los desiguales ocupaban las posiciones más bajas de la sociedad por no trabajar lo suficiente. Con ello, no sólo lograron legitimar la existencia de las diferencias sociales, sino que además presentaban a las élites como los vencedores en la lucha de clases, al explicar que si habían logrado ascender socialmente se debía únicamente a su trabajo y esfuerzos personales. No eran privilegiados, sino ejemplos a seguir por todos los ciudadanos.

27Por otra, desempolvaron los viejos relatos nacionalistas para fortalecer los sentimientos de cohesión sociocultural, quebrados ante la afluencia de masas de migrantes, la globalización de los mercados, la introducción de nuevas tecnologías y la agilización de las comunicaciones. Etiquetaron a los inmigrantes de terroristas que ponían en peligro los valores de la patria y robaban puestos de trabajo a los ciudadanos nacionales, confundieron deliberadamente el Estado con la Nación, fomentaron la xenofobia e identificaron al feminismo y a los movimientos LGTBIQ+ como un ataque a los valores tradicionales de la familia. Desde la derecha se repitió como un mantra que había que garantizar la libertad y parar el regreso del comunismo, cuando lo que estaban defendiendo en realidad era el bien individual y los privilegios de unos pocos sobre el bien común. Desde la izquierda, se identificó al imperialismo y al autoritarismo como los generadores de todos los males que aquejaban el planeta, a la vez que se reclamó la necesidad de luchar por la igualdad y por el reconocimiento de la diversidad, pero al seguir abrazados a las banderas nacionalistas no pudieron solucionar las tensiones que generaba la llegada masiva de inmigrantes, ni entender que las políticas sociales, económicas y medioambientales necesitaban en un mundo globalizado trascender las fronteras nacionales. La historia no es nueva. Sólo hay que recordar que en las discusiones mantenidas en las distintas ediciones de las reuniones de la internacional socialista no se pudo resolver adecuadamente la tensión entre la defensa de los derechos de la clase obrera internacional y los intereses nacionales.

  • 29 Sandel, Michael J., La tiranía del mérito. ¿Qué ha sido del bien común?, Barcelona, Debate, 2020. (...)

28Para que la población digiriera fácilmente estos conceptos construyeron discursos simples y los transmitieron masivamente en las redes sociales (buenos contra malos, triunfadores versus perdedores, nacionales contra extranjeros, trabajadores productivos contra vagos perceptores de subsidios, libertad contra comunismo). Lograron así hábilmente que muchos de los perdedores (informales, autónomos, parados, clases medias bajas), antes votantes de partidos de izquierda, comenzaran a apoyar posturas de la derecha e incluso de la ultraderecha con visiones supremacistas, xenófobas, individualistas y occidentalocéntricas. Para ganar votos polarizaron al máximo a la sociedad y utilizaron todo tipo de mentiras (fake news). No había posturas intermedias o grises. Se estaba con los ganadores (liberales defensores del progreso, el orden y la unidad) o con los perdedores (comunistas expertos en repartir la pobreza, sembrar la desunión y garantizar el caos)29.

29Hay que aclarar por último que este alejamiento entre el bien común y el individuo se ha dado prioritariamente en el mundo occidental en las últimas décadas, ya que en los países asiáticos se ha seguido concibiendo la comunidad como un valor social prioritario, por encima de la libertad individual, debido a la herencia de los principios éticos derivados de las creencias budistas, hinduistas, confucionistas y taoístas. Comparativamente, los protestantes y los calvinistas pusieron en Occidente al individuo en el centro. Los católicos dulcificaron esta versión subrayando el valor de la solidaridad con el prójimo, pero este sentimiento se fue diluyendo con el tiempo.

Sobran distopías, faltan utopías

  • 30 Martínez, Layla, Utopía no es una isla. Catálogo de mundos mejores, Madrid, Episkaia, 2020.
  • 31 González García, Moisés y Herrera Guillén, Rafael (coord.), Utopía y poder en Europa y América Lat (...)
  • 32 Rodrik, Dani, La paradoja de la globalización. Democracia y el futuro de la economía mundial, Barc (...)

30De todos los datos analizados parece desprenderse que la radicalización de los discursos nacionalistas del pasado surgidos en los últimos años es consecuencia de la ausencia de un nuevo proyecto social, político, económico e identitario ilusionante. Se regresa al pasado (retrotopía) por ausencia de un proyecto de una nueva utopía y se impulsan las distopías para subrayar que, como se puede ir incluso a peor, es mejor mantener el statu quo30. Posiblemente, este rebrote nacionalista radical sea flor de un día (aunque ese día se haga muy largo para muchos), ya que cuando los ciudadanos que fueron abducidos por los discursos populistas fáciles de digerir se den cuenta de la trampa en la que cayeron, al comprobar que no recuperaron sus puestos de trabajo, su nivel de vida, ni las esperanzas y el futuro que les prometieron, demandarán irritados a los falsos gurúes que les devuelvan su voto. Es evidente que se ha construido un falso juego de espejos31, pero resulta inquietante comprobar que al día de hoy se siga sin entender que para resolver los problemas de las sociedades del siglo xxi se deben resignificar las fronteras conceptuales de la Nación, el Estado, el mercado y la democracia, además de desoccidentalizar la idea de progreso y modernidad, despojándolas de su fuerte carga occidentalocéntrica32.

  • 33 Mason, Paul, Por un futuro brillante. Una defensa radical del ser humano, Barcelona, Paidós, 2020. (...)

31La pluralidad de las identidades y la heterogeneidad sociocultural de las sociedades del siglo xxi exigen la construcción de nuevas historias plurales e integradoras que permitan la convivencia pacífica de los múltiples actores sociales y culturales. Para lograrlo, habría que resignificar el imaginario nacional, recorriendo para ello el camino contrario al que se realizó en el siglo xix. Los nuevos relatos historiográficos deberán mostrar las diferentes caras y visiones de los distintos grupos socioculturales que coexistieron en cada espacio y tiempo con sus propias conceptualizaciones culturales, temporalidades y dinámicas sociales, políticas y económicas. El actor central del relato no podrá seguir siendo el pueblo, en singular, y la historia no deberá estar montada siguiendo el guion cronológico occidentalocéntrico (épocas antigua, media, moderna, contemporánea) basado en la idea de modernidad y progreso33.

  • 34 Nussbaum, Martha C., La tradición cosmopolita. Un noble e imperfecto ideal, Barcelona, Paidós, 202 (...)

32En suma, para salir del callejón sin salida generado por la radicalización de los nacionalismos no parece que sea una opción adecuada seguir fomentando una guerra de banderas, que no lleva más que a enquistar las posturas y a profundizar las distancias entre las partes. Todo indica que se debería partir de la resignificación de los conceptos de la Nación y el Estado en el contexto de la globalización. No se trata de enfrentar a patriotas contra antipatriotas, nacionalistas contra antisistema, sino de entender que el mundo cambió y que es urgente adaptar nuestros imaginarios colectivos a las nuevas realidades. La unidad de la Nación no se restablecerá por arte de magia repitiendo anticuadas consignas procedentes de conservadores o progresistas. Se necesita sustituir a los patriotas nacionalistas excluyentes supremacistas y belicosos por ciudadanos pacíficos conscientes de las virtudes y oportunidades que brinda la pluralidad34. Para abrir las puertas del futuro, hay que dejar de seguir pensado el pretérito con el libreto, la música y los actores creados en el siglo xix. Se debe revisitar, reinterpretar, el pasado para poder liberarnos de algunos de los viejos fantasmas interpretativos historiográficos. Solo entonces tendremos la libertad para imaginar un proyecto de futuro alternativo que posibilite la creación de un mundo plural centrado en el reconocimiento de las diferencias, la dignidad del ser humano y el respeto a la biodiversidad. Los bicentenarios deberían servir para abrir las puertas al futuro, en vez de seguir obsesionándose con recuperar un pasado que dejó se ser como muchos siguen imaginando.

L’article a été soumis pour évaluation le 21/12/21 et a été accepté pour publication le 18/02/22.

Haut de page

Notes

1 [https://www.segib.org/cumbres-iberoamericanas/].

2 El viaje que los zapatistas realizaron a Europa y en particular a España pueden verse en: [https://www.youtube.com/watch?v=k0zGS2XXhg4; https://www.youtube.com/watch?v=k0zGS2XXhg4; https://www.elsaltodiario.com/gira-zapatista/manifestacion-cierra-jornadas-no-nos-conquistaron-madrid].

3 [https://www.elespanol.com/reportajes/20210916/nacho-cano-madrid-piramide-musical-hernan-cortes/612439337_0.html#:~:text=Madrid%20contar%C3%A1%20en%202022%20con,ser%C3%A1%20%22de%20grand%C3%ADsima%20calidad%22].

4 Martínez Carmona, Pablo, Fiestas de la patria y ceremonias cívicas en la región central de Veracruz durante la primera mitad del siglo, México, UNAM, 2020. Se han publicado numerosos libros con las conferencias de las conmemoraciones celebradas durante el siglo xix y xx. Las fiestas conmemorativas que se celebraron en 1908-1910-1912 tuvieron especial relevancia por representar el primer centenario. Por lo general, son volúmenes que, por disponer de presupuestos elevados, incorporaron fotos en color de alta calidad, mapas y reproducción de documentos de la época. Recientemente, disponemos de una gran cantidad de videos que reproducen las conmemoraciones. Muchos de ellos se encuentran en Youtube. Por su parte, la prensa latinoamericana y española reprodujeron en las últimas décadas la parte medular de los discursos. Para realizar esta investigación se utilizó los resúmenes de prensa latinoamericana y española que reúne el IELAT diariamente. Puede consultarse toda la información en: [https://observatorio.ielat.com/].

5 García Fernández, Gonzalo Andrés, ¿Qué historia enseñar y para qué? Historia, educación y formación ciudadana dos estudios de caso: Chile y España (2016-2017), Madrid, Marcial Pons, 2022 (en prensa).

6 Anderson, Benedict, Comunidades imaginadas: reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo, México, Fondo de Cultura Económica, 1993.

7 Escribano, Rodrigo, Memorias del viejo imperio. Hispanoamérica en las culturas políticas de España y el Reino Unido (1824-1850), Madrid, Marcial Pons, 2022 (en prensa). Pérez Vejo, Tomás y Salafranca Vázquez, Alejandro, La conquista de la identidad. México y España, 1521-1910, Madrid, Turner, 2021.

8 Moraña, Mabel et alii, Coloniality al large. Latin America and the postcolonial debate, Durham, Duke University, 2008.

9 Los actos y discursos de celebración de la independencia del Perú pueden verse en: [https://www.youtube.com/watch?v=USXQqQ9UdqQ; https://www.youtube.com/watch?v=bFl5PBbz9TA; https://www.youtube.com/watch?v=Q2s-mh0-BfE].

10 Los actos y discursos de celebración de la independencia de Brasil pueden verse en: [https://www.youtube.com/watch?v=atxTOeI87Wg; https://www2.camara.leg.br/comunicacao/camara-noticias/camara-destaca/200-anos-de-independencia-do-brasil].

11 Los discursos del presidente Lasso del Ecuador puede verse en: [https://www.youtube.com/watch?v=3MmTeISLWEA].

12 Los actos conmemorativo de la independencia chilena pueden verse en [https://www.youtube.com/watch?v=EmQYd6ioJTY]; el acto de los carabineros en [https://larepublica.pe/videos/mundo/2021/07/27/carabineros-de-chile-saluda-al-peru-por-el-bicentenario-de-su-independencia/].

13 Los actos y discursos de la celebración de la independencia de 2019 pueden compararse con los de 2021 en: [https://www.youtube.com/watch?v=KeQufe5xcuA; https://www.youtube.com/watch?v=as3v0RHWYnk; https://www.youtube.com/watch?v=Rh9LiYWdkeA].

14 Los discursos del presidente Iván Duque pueden verse en: [https://www.youtube.com/watch?v=IBO3NOGvJ8s; https://www.youtube.com/watch?v=pLMQkbb0wNU].

15 Los actos y discursos de la celebración de la independencia de Venezuela pueden verse en: [https://www.youtube.com/watch?v=-MuGH1NAiPU; https://www.youtube.com/watch?v=q32Av-NdfdQ; https://www.youtube.com/watch?v=NljPBn9OZpA; https://www.youtube.com/watch?v=rsi4Tj1AiA8; https://www.youtube.com/watch?v=V8tJoRC8Dgg].

16 El trailer de la serie televisiva sobre la batalla de Carabobo puede verse en [https://www.youtube.com/watch?v=-CkexKKGeok].

17 Fecha de la fundación de México Tenochtitlán (20 de junio de 1325); caída de México Tenochtitlan a manos de Cortés (13 de agosto de 1521); la independencia (iniciada el 16 de septiembre de 1810 y finalizada el 27 de septiembre de 1821).

18 Los actos y discursos de la celebración del bicentenario de la independencia de México pueden ver en: [https://www.youtube.com/watch?v=fWLKmqnxSuo; https://www.youtube.com/watch?v=YzQxWvDq8tA; https://www.youtube.com/watch?v=b1NTgiDwgTU; https://www.youtube.com/watch?v=F4tFXuADAhg].

19 Aghion, Philippe, Antonin, Céline y Bunel, Simon, El poder de la destrucción creativa. ¿Qué impulsa el crecimiento económico?, Barcelona, Deusto, 2021. Luis Saavedra, La Nación y el ciudadano, Madrid, La Catarata, 2015.

20 Piketty, Thomas, El capital en el siglo xxi, México, Fondo de Cultura Económica, 2014. Piketty, Thomas, Una breve historia de la desigualdad, Barcelona, Deusto, 2021. Stiglitz, Joseph E., La gran brecha. Qué hacer con las sociedades desiguales, Barcelona, Taurus, 2015.

21 Judt, Tony, Algo va mal, Madrid, Taurus, 2017

22 Beck, Ulrich, La metamorfosis del mundo, Barcelona, Paidós, 2017.

23 González Sarro, Iván, Políticas neoliberales y desigualdad. México, Estados Unidos, Francia y España (1973-2013), Madrid, Marcial Pons, 2019.

24 Guilluy, Christophe, No society. El fin de la clase media occidental, Madrid, Taurus, 2019. Nicolás Sartorius, La nueva anormalidad, Por una normalidad nueva, Barcelona, Espasa, 2020.

25 Lipset, Seymour M.: «Some Social Requisites of Democracy: Economic Development and Political Legitimacy», The American Political Science Review, vol. 53, 1959, núm. 1, p. 69-105. Fontana, Josep, El siglo de la evolución. Una breve historia del mundo desde 1914, Barcelona, Crítica, 2017.

26 Aghion Philippe et alii, op. cit.

27 Oppenheimer, Andrés, ¡Sálvese quien pueda! El futuro del trabajo en la era de la automatización, Barcelona, Debate, 2018

28 Lanceros, Patxi, El robo del futuro. Fronteras, miedos, crisis, Madrid, La Catarata, 2017.

29 Sandel, Michael J., La tiranía del mérito. ¿Qué ha sido del bien común?, Barcelona, Debate, 2020. Bauman, Zygmunt, Retrotopía, Barcelona, Paidós, 2017. Eatwell, Roger y Goodwin, Matthew, Nacionalpopulismo. Por qué está triunfando y de qué forma es un reto para la democracia, Barcelona, Península, 209. Hermsen, Joke J., La melancolía en tiempos de incertidumbre, Madrid, Siruela, 2019. Boym, Svetlana, El futuro de la nostalgia, Madrid, A. Machado Libros, 2015.

30 Martínez, Layla, Utopía no es una isla. Catálogo de mundos mejores, Madrid, Episkaia, 2020.

31 González García, Moisés y Herrera Guillén, Rafael (coord.), Utopía y poder en Europa y América Latina, Madrid, Tecnos, 2015. Munford, Lewis, Historia de las utopías, Logroño, Pepitas de Calabaza Ed, 2013.

32 Rodrik, Dani, La paradoja de la globalización. Democracia y el futuro de la economía mundial, Barcelona, Antoni Bosch Ediciones, 2012.

33 Mason, Paul, Por un futuro brillante. Una defensa radical del ser humano, Barcelona, Paidós, 2020. Arendt, Hannah, La pluralidad del mundo, Madrid, Taurus, 2019. Fukuyama, Francis, Identidad, Barcelona, Ediciones Deusto, 2019, defiende la tesis contraria subrayando necesidad de fortalecer la identidad nacional al interpretar que la pluralidad pone en peligro a la democracia. En México acaba de ser publicado el libro coordinado por Prieto Hernández, Diego y Castilleja González, Aida (coord.), México, grandeza y diversidad, México, INAH, 2021que declara en su introducción ser la historia de la diversidad de las culturas que han existido en México. Se trata de una importante obra que abre nuevas vías interpretativas historiográficas y que representa una acertada crítica a la historia oficial clásica, pero al seguir el esquema de división cronológica por etapas tradicional no refleja con la profundidad que debiera las dinámicas y temporalidades distintas de los múltiples culturas, grupos y actores que en sus diferentes momentos han existido en México.

34 Nussbaum, Martha C., La tradición cosmopolita. Un noble e imperfecto ideal, Barcelona, Paidós, 2020. Nussbaum, Martha C., Los límites del patriotismo. Identidad, pertenencia y ciudadanía mundial, Barcelona, Paidós, 1999.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Pedro Pérez Herrero, « Los bicentenarios de independencia de América Latina en 2021 »Caravelle, 118 | -1, 107-122.

Référence électronique

Pedro Pérez Herrero, « Los bicentenarios de independencia de América Latina en 2021 »Caravelle [En ligne], 118 | 2022, mis en ligne le 01 juin 2022, consulté le 08 février 2023. URL : http://journals.openedition.org/caravelle/12468 ; DOI : https://doi.org/10.4000/caravelle.12468

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search