Navigation – Plan du site
Mélanges

Las intendencias y el gobierno interior de Chile entre 1810 y 18331

Lucrecia Enríquez
p. 161-178

Résumés

L’historiographie chilienne a souligné les changements dans le système de gouvernement de 1810, mais n’a pas étudié comment maintenir le contrôle du gouvernement interne du Chili à travers les intendances. Nous postulons que le régime des Intendances est resté, mais a été profondément modifié, et en partie retiré, à partir du moment de l’installation de la Junte de Gouvernement, afin d’obtenir l’engagement politique de l’ensemble du territoire et assurer sa gouvernance. Ces changements visaient à accroître le contrôle du gouvernement provincial par les autorités centrales, cela déclencha un conflit entre le centralisme et la fédération qui a duré les années 1820. Dans ce processus les Intendances comme institution ont montré leur ductilité et étaient l’épine dorsale de la transition de la monarchie à la république chilienne de 1810 jusqu’à sa mise en œuvre constitutionnelle en 1833.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Este artículo forma parte del proyecto Fondecyt 1141115, Intendencias y subdelegaciones en Chile (1 (...)

1El año de 1810 inició el proceso la autonomía de gobierno de Chile a través de juntas que, paulatinamente, fueron tomando una posición de separación de las directrices de gobierno emanadas de las autoridades surgidas por la acefalía monárquica en el pilar europeo de la Monarquía. Lo que más sabemos de las juntas es su relación con las autoridades que en la península gobernaban en nombre del Rey y el desarrollo de las primeras discusiones sobre cómo constituir un nuevo estado. La preocupación inicial de las autoridades chilenas fue revestir de legitimidad sus actos. La historiografía se ha centrado en ese aspecto al explicar el período, pero sin preocuparse de entender cómo mantenían el control del territorio y con quienes lo hacían. Se ha visualizado sólo el cambio y se ha analizado menos la continuidad del sistema de gobierno. Dicha continuidad se expresó en las intendencias, en los jefes de los partidos, en los jueces de distrito, con quienes interactuaron las juntas. Además, los cambios políticos se hicieron sobre una estructura de gobierno poco estudiada por lo que no han sido analizados en profundidad. Cabe por eso preguntarse cómo se estructuró un nuevo sistema de gobierno, la república, sobre esa administración previa.

  • 2 Cobos, M., “El régimen de intendencias en el reino de Chile. Fase de implantación 1786-1787”, Revis (...)
  • 3 Sanhueza, M., “La primera división político administrativa de Chile, 1811-1826”, Historia, n° 41, 2 (...)
  • 4 Sagredo, R., González, J. I., Compan, J., La política en el espacio. Atlas histórico de las divisio (...)

2En suma: ¿cómo fue la transición de la Monarquía a la República en las provincias chilenas? Proponemos analizar de qué manera se mantuvo el control y el gobierno del territorio a partir de 1810 y después de la independencia en 1818 hasta la constitución de 1833. ¿Cómo impactaron sobre las intendencias, partidos y distritos, la autonomía y la independencia de 1818? La historiografía chilena ha estudiado la continuidad de las intendencias a partir de 1810, en términos muy genéricos. María Teresa Cobos se preguntó por el “rol que juegan intendentes y subdelegados en el desarrollo de la institucionalidad y qué influencias tienen en el tránsito de la Monarquía a la República”2, aunque no avanzó en esta línea de investigación. María Carolina Sanhueza estudió la división administrativa de Chile entre 1811 y 1826 y las propuestas de modificación provincial3. Recientemente se ha publicado un atlas histórico de las divisiones político-administrativas del estado chileno a partir de 18104.

  • 5 Bravo, B., “Junta Queremos”, Revista de Derecho Público, n° 45 y 46, 1989, p. 74-77.
  • 6 Bravo, B., El absolutismo ilustrado en Hispanoamérica. Chile (1760-1860), de Carlos III a Portales (...)

3Bernardino Bravo en diferentes publicaciones ha insistido en la continuidad del reformismo borbónico y su ideal ilustrado de gobierno en la república conservadora, triunfante después de la guerra civil en 1829. Para este autor, el gran mérito del ministro Diego Portales fue “restablecer la confianza de la minoría dirigente en el gobierno”, provocando que la elite se aglutinara en torno al presidente de la república como lo había hecho “en torno a los presidentes de la monarquía ilustrada”. Ilustración y confianza pública, así se podría sintetizar el legado del reformismo borbónico en Chile, perdidos bajo el gobierno del último gobernador monárquico en 1810 lo que llevó a la formación de la Junta de Gobierno, pérdida agudizada bajo el gobierno de O’Higgins y, finalmente, recuperada con el orden portaliano a partir de 1830 “en que el gobierno de la república ilustrada alcanzó una respetabilidad semejante a la que había tenido la monarquía ilustrada hasta 1810”5. En una pequeña elite había pervivido el ideal ilustrado de gobierno lo que permitió que Chile escapara de la anarquía y del caudillismo6. Si bien Bravo no menciona a las intendencias en particular, están en la base de su tesis dado que estructuraron el gobierno interior de Chile y fueron restablecidas con la constitución de 1833.

  • 7 Dougnac, A., “El sistema jurídico indiano en el constitucionalismo chileno durante la patria vieja (...)

4Antonio Dougnac se interesó por la continuidad del sistema jurídico indiano entre 1810 y 1814, deteniéndose especialmente en determinar los aspectos del régimen de intendencias vigentes en cada uno de los reglamentos que rigieron a las juntas de gobierno. Observó que el Reglamento Provisional de la Junta de Gobierno de 1810 mantuvo las intendencias, el asesor letrado y las subdelegaciones establecidas por la Real Ordenanza de 1786. El Congreso de 1811 creó la Autoridad Ejecutiva y, por medio del reglamento que la regía, le otorgó atribuciones judiciales en materias de Hacienda en todo el reino, no sólo en la intendencia de Santiago; se conservó, además, la Junta Superior de Real Hacienda como tribunal de alzada, incorporando a la misma al Vicepresidente del Congreso. Con respecto al Reglamento Constitucional de 1812, se mantuvieron las intendencias con la sola modificación de que los gobernadores de partidos se convertían en jueces de primera instancia cuyas sentencias se podían apelar al intendente. El Reglamento Provisorio de 1814 creaba la autoridad del Director Supremo y en el artículo 7 afirmaba que el intendente de provincia le sucedía en ausencia, enfermedad o muerte7.

5Creemos, sin embargo, que el tema analizado desde el punto de vista de los reglamentos aprobados para garantizar la gobernabilidad no da cuenta cabalmente del proceso de continuidad de las intendencias porque hubo modificaciones al sistema de gobierno al margen de las reglamentaciones más generales. Estas, además, nada dicen sobre otros aspectos del gobierno interior de las provincias, como los distritos judiciales, ni sobre la efectiva aplicación de los cambios. A partir de la declaración de la independencia en 1818, se sucedieron constituciones y reglamentos que crearon nuevas provincias y nuevas jerarquías administrativas al interior de las mismas. Creemos, por tanto, que vale la pena analizar cómo fue esa continuidad. Nuestra hipótesis es que el régimen de intendencias fue profundamente modificado, y en parte suprimido, a partir del momento mismo de la instalación de la Junta Gubernativa con el fin de mantener el control político y de gobierno de todo el territorio y que las modificaciones fueron la base para aumentar el control sobre el gobierno provincial por las diferentes autoridades centrales.

  • 8 Archivo Nacional de Chile [en adelante ANCH], Fondo Varios, volumen 266, Informe de Juan Martínez d (...)

6Recordemos que en 1786 la Monarquía implantó en Chile el régimen de intendencias que modificó sobre todo el gobierno provincial a través de dos intendencias (Santiago y Concepción) y tres gobiernos político-militares (Valdivia, Juan Fernández y Coquimbo). Las intendencias o provincias se dividieron en subdelegaciones o partidos y éstas en diputaciones judiciales o distritos, al frente de los cuales había un juez diputado. Si bien no es posible conocer el número total de los mismos, valga como muestra que en 1803 el asesor letrado de Concepción informó que en esa intendencia había 2528.

  • 9 Diccionario de Autoridades, tomo 4, 1734.

7La pregunta inicial es ¿qué era una intendencia? El Diccionario de Autoridades las define como: “Rigurosamente significa el acto o el hecho de andar en alguna cosa que se intenta, o se pretende, o está a su cargo”9. La definición, muy amplia, da cuenta de una institución que puede recibir muchos encargos. Lo clave para entenderla, creemos, es su lugar en una jerarquía administrativa y de gobierno. Bajo el gobierno real, el intendente dependía directamente del rey y las intendencias en su conjunto centralizaban el gobierno de la Monarquía en la persona del rey.

La Junta Gubernativa de 1810 y el régimen de intendencias

  • 10 Letelier, V., Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile, Santiago, Imprenta Cer (...)
  • 11 Cobos, M. T., La división político-administrativa de Chile, 1541-1811, Valparaíso, Universidad Cató (...)

8¿Qué ocurrió con las intendencias a partir de 1810 en Chile? La continuidad de este régimen tuvo dos expresiones importantes. La primera de ellas se manifestó cuando en 1810 Luis de Álava, intendente de Concepción, abandonó la ciudad y se embarcó hacia España ante la noticia de la formación de la Junta Gubernativa en Santiago y la circulación de rumores de que iba a ser depuesto. Lo reemplazó el asesor letrado, el licenciado Ignacio Godoy, aplicándose la Real Ordenanza de Intendencias de 1786, quien convocó a un cabildo abierto para votar el tema de la adhesión a la Junta santiaguina. El segundo elemento de continuidad fue, en realidad, una gran modificación del régimen de gobierno interior del territorio de Chile, ahora autónomo. Nos referimos a la creación de la intendencia de Coquimbo10 por parte del Congreso de 1811, ya prevista por la Monarquía11, con un gobernador político y militar, cargo en el que fue nombrado Tomás O’Higgins.

  • 12 Letelier, V., op. cit., 1, p. 9-11.
  • 13 Letelier, op. cit., p. 126.

9La primera gran innovación del régimen de intendencias tuvo lugar en la convocatoria al congreso o cortes del reino hecha en diciembre de 1810 por la Junta Gubernativa. Se decidió que los diputados representaran a los 25 partidos en los que estaba dividido el territorio, es decir las subdelegaciones y los gobiernos político-militares de Valparaíso y Valdivia. Quedaban excluidos de ser electos diputados los subdelegados, los curas y oficiales veteranos, aunque se les permitió elegir a los diputados12. Además, el diputado Manuel de Salas propuso la inclusión de un representante elegido por los diputados de Concepción que integrara la Junta Gubernativa del reino. La moción fue secundada por otra propuesta para incluir también a un representante de la provincia de Coquimbo, recientemente creada. A partir de ese momento, las juntas tuvieron representantes provinciales, aunque no siempre elegidos. Esta representación territorial en el ejecutivo no tenía antecedentes. Estuvo en la agenda del congreso demarcar nuevas provincias por medio de un censo y decidir su representación en el congreso13, lo que no llegó a realizarse porque Carrera suprimió el congreso en diciembre de 1811.

  • 14 Letelier, V., op. cit., p. 82.
  • 15 Amunátegui, D., “Cabildo de Concepción”, Anales de la Universidad de Chile, Santiago, Establecimien (...)

10Las tensiones que se generaron en el seno del congreso por la conformación de la nueva Autoridad Ejecutiva en agosto de 1811 derivaron en el primer golpe de estado el 4 de septiembre, liderado por José Miguel Carrera, quien formó una nueva Junta de Gobierno en Santiago. Los diputados de tendencia más radical de Concepción se habían retirado previamente del congreso y formaron una Junta Provincial, que gobernaba la intendencia, la que modificó el gobierno de la misma al decidir que en la villa cabecera de los partidos se formaran juntas subalternas compuestas de tres individuos, uno de los cuales debía ser el subdelegado, que las presidiría, y dos vocales elegidos por el pueblo14. Las juntas tenían la misma jurisdicción que los antiguos subdelegados, pero dependían de la junta provincial. Además, removieron al intendente interino de esa provincia, Ignacio Godoy, y nombraron a Manuel Fernández Vásquez de Novoa como asesor letrado de la intendencia15.

  • 16 Amunátegui, D., op. cit., p. 84.
  • 17 Barros, B., Historia General de Chile, Santiago, Rafael Jover Editor, 1887, tomo 8, p. 578.

11Con la anuencia de José Miguel Carrera, la Junta Provincial de Concepción fue reemplazada por una Junta de Guerra, la que nombró otro asesor letrado, Juan Esteban Manzano16. Carrera, finalmente derribó la Junta que había formado y nombró a Pedro José Benavente como gobernador intendente de la provincia de Concepción17, volviendo así a estar subordinada la provincia a la junta santiaguina.

  • 18 Letelier, V., op. cit., p. 103
  • 19 Letelier, V., op. cit., p. 138.
  • 20 ANCH, Capitanía General, volumen 609, foja 156 vta.
  • 21 Letelier, V., op. cit., 1, p. 108.
  • 22 Letelier, V., op. cit. 1, p. 127.
  • 23 Letelier, V., oop. cit.., 1, p. 180.
  • 24 Barros, D., op. cit., 8, p. 413.
  • 25 ANCH, Capitanía General, volumen 1020, foja 205 y sig.
  • 26 ANCH, Capitanía General, volumen 394, foja 3.
  • 27 Carrera, J., “Diario Militar”, Colección de Historiadores y Documentos relativos a la Independencia (...)
  • 28 El Monitor Araucano, 29 de julio de 1814.
  • 29 El Monitor Araucano, 5 de agosto de 1814.
  • 30 ANCH, Capitanía General, volumen 631, foja 39 vta.
  • 31 ANCH, Capitanía General, volumen 130, foja 358 vta.

12En tanto, la Junta de Gobierno en Santiago dispuso que cesaran los subdelegados18, medida aprobada por el Congreso en septiembre de 1811, porque representaban la “antigua opresión de los pueblos”19. Se fijó un plazo máximo de siete meses para el cese definitivo de los subdelegados, período durante el cual aquellos que terminaban su mandato no eran reemplazados, asumiendo el mando del partido los alcaldes de la ciudad o villa principal20. En la sesión del 1 de octubre se omitió ya el término subdelegado y se denominó a la máxima autoridad del partido como justicia mayor21 o se dijo que se encargó a las justicias el empadronamiento de la población22, o se los llamó simplemente jefes que gobiernan los partidos23. En el caso de la intendencia de Santiago, según Barros Arana iban a ser reemplazados por funcionarios elegidos en un cabildo abierto24, información que no hemos podido confirmar. Si bien las fuentes son escasas, aparecen “subalternos” ejerciendo algunas funciones propias de los extintos subdelegados. En 1813 el Subalterno de Curicó, Mateo de Labra, remitió a la Junta, en base a un decreto del 19 de febrero, el acta de la renovación de las autoridades del cabildo25; el subalterno de la villa de San Fernando informó a la Junta Gubernativa del reino en 1813 sobre el nombramiento de un juez diputado26. La documentación posterior se refiere a los subalternos de provincia27 o simplemente al subalterno de algún partido, como el oficio que el “Subalterno de Aconcagua” envió a la Junta en 1814 reconociendo el nuevo gobierno28; o los que mandaron con el mismo fin los subalternos de Curicó y San Fernando29. La denominación de subalterno de provincia se empleaba durante el gobierno de la Monarquía para designar al subdelegado30 o a quien lo sustituía en su ausencia31. ¿De quién eran subalternos estos, valga la redundancia, subalternos posteriores a 1810? Creemos que de la Junta de Gobierno que reunía las facultades de todas las autoridades que representaban al Rey antes de su formación, incluidas las del intendente. Cabe destacar que sólo los hemos encontrado en la intendencia de Santiago.

  • 32 Valencia, L., Anales de la República, Santiago, Editorial Andrés Bello, 1986, tomo 1, p. 41.

13En efecto, la Junta de Gobierno que gobernaba en nombre del rey Fernando VII asumió en Santiago la jurisdicción del gobernador y presidente, el que, además, era intendente de la provincia de Santiago e intendente de Ejército en todo el territorio de la capitanía, y Superintendente de Real Hacienda, por lo que la Junta asumió, además, las facultades del intendente de provincia, de Ejército y la Superintendencia. El asesor letrado al momento de formarse la Junta era Gaspar Marín, y había sido nombrado por Mateo Toro Zambrano en julio de 1810. En diciembre del mismo año la Junta de Gobierno lo reemplazó por Francisco Pérez Salas32.

  • 33 Archivo del Arzobispado de Santiago de Chile, Secretaría del obispado, volumen 64, foja 22.
  • 34 Archivo General de Simancas, Títulos de Indias, Valladolid, 1954, p. 609.
  • 35 Valencia, L., op. cit., 1, p. 432-433.

14Luego del golpe de estado de José Miguel Carrera, como ya mencionamos, se formó una nueva junta de gobierno de la que formaron parte el propio Carrera, que la presidía, y los vocales José Nicolás de la Cerda y José Santiago Portales, quien a partir de 1812 fue además el Intendente General de Hacienda, materia en la que había tenido una amplia trayectoria. Había sido nombrado en 1787 Contador General del Ejército y Real Hacienda y Tesorero General de Ejército33, y desde 1792 era el Superintendente de la Casa de Moneda34. La Junta, por tanto, incorporó en su composición a un especialista en Real Hacienda, para el ejercicio de la Superintendencia General que antes había residido en el Gobernador Presidente. Portales fue miembro de la Junta de Gobierno hasta el 2 de abrilde 181335.

  • 36 Letelier, V., op. cit., 1, p. 260.
  • 37 ANCH, Capitanía General, volumen 182, p. 32.
  • 38 ANCH, Capitanía General, volumen 605, p. 76.
  • 39 ANCH, Capitanía General, volumen 600, p. 216.

15El Reglamento constitucional de 1812 constituyó la autonomía de Chile y, a la vez, rechazó la constitución de Cádiz del mismo año. La Junta que gobernaba fue confirmada en el ejercicio del poder. Se creaba un Senado compuesto por siete miembros, cuatro nombrados por las provincias de Coquimbo y Concepción, y tres por la de Santiago. El Senado tenía facultades para proveer los empleos de gobernadores y de toda clase según el artículo octavo. El Reglamento constitucional debía jurarse en los partidos ante los jueces territoriales y éstos, previamente, ante los cabildos36. Pervivieron los jueces diputados, tal como lo demuestran algunos nombramientos, como el del juez diputado de Quilicura de 1813 por el teniente letrado de la intendencia de Santiago37; en 1813 el juez diputado de Sotaquí, fue nombrado por la Junta Representativa de la Soberanía en Chile, a propuesta de Tomás O’Higgins, gobernador de Coquimbo38. El juez diputado de Chimbarongo, Jacinto de la Cruz Ramírez, pidió la reposición en su empleo ante la Junta de Gobierno en 1812 que lo había remplazado39.

  • 40 Muñoz, R., Rasgos biográficos de eclesiásticos de Concepción 1552-1818, Santiago, Imprenta San José (...)

16En marzo de 1813 desembarcaron en el puerto de Talcahuano las tropas enviadas por el virrey Abascal, al mando del brigadier Antonio Pareja, quien tomó el control de la provincia de Concepción y nombró intendente al obispo Diego Antonio Navarro Martín de Villodres40.

  • 41 El Monitor Araucano, 13 de julio de 1813.
  • 42 Colección de Historiadores y de documentos inéditos de la historia de Chile, Actas del Cabildo de S (...)

17Por otro lado, a partir de julio de 1813 se modificó la estructura interna de gobierno de la Junta al señalarse que habría una intendencia general de provincia en Santiago cuyo intendente podía conocer en las causas criminales y civiles, contenciosas, perteneciente al fuero militar, de individuos domiciliados en la capital. Sería intendente el vocal de la Junta menos antiguo41. Se definió que el Asesor General del Gobierno sería el de la intendencia, cargo que ocupaba José Antonio Astorga42.

  • 43 El Monitor Araucano, 14 de octubre de 1813.

18En octubre de 1813, en el contexto de guerra que vivía Chile, la Junta de Gobierno se trasladó a la ciudad de Talca, desde donde resolvió varios puntos importantes para la gobernabilidad del territorio. Suspendieron las sesiones del Senado, decidieron convocar a un congreso general y nombraron un gobernador intendente para la provincia de Santiago que era a la vez un representante del Supremo Poder Ejecutivo en la ciudad de Santiago43. La intendencia recayó en Joaquín Echeverría Larraín.

  • 44 Carrera, J., “Diario Militar”, Colección de Historiadores y Documentos relativos a la Independencia (...)

19En marzo de 1814 la Junta de Gobierno volvió a Santiago, e inmediatamente se supo que la ciudad de Talca había sido ocupada por los realistas. En un cabildo abierto el regidor Antonio José de Irisarri expuso sobe la necesidad de la creación de un Director Supremo que concentrara el poder, y propuso al coronel Francisco de la Lastra, que estaba ausente. Ambas mociones fueron aprobadas y se votó que el propio Irisarri fuera Director Supremo interino (mientras llegaba de la Lastra), quien nombró a Joaquín Echeverría Larraín como Intendente General del Ejército con el encargo de reconquistar Talca44.

  • 45 El Monitor Araucano, 14 de marzo de 1814.
  • 46 El Monitor Araucano, 18 de marzo de 1814.
  • 47 El Monitor Araucano, 17 de marzo de 1814.

20Una junta de corporaciones recibió al nuevo Director Supremo, Francisco de la Lastra y le tomó juramento. Propuso crear un intendente de provincia, cargo en el que fue nombrado Antonio José de Irisarri y como secretario de intendencia Silvestre Lazo, ambos juraron ante la junta de corporaciones45. Una comisión escribió un Reglamento de Gobierno, en el que se delimitaban las facultades del Director Supremo, en quien residirían las mismas facultades que tuvo la junta del 18 de septiembre de 1810. En caso de ausencia o muerte le sucedía el intendente de provincia46. Pocos días después el Director Supremo dictó una normativa que establecía que “Los asuntos contenciosos en cualquiera de los ramos de justicia, hacienda y guerra, se iniciarán o seguirán en la intendencia de provincia. Los de provisiones de ejército y sus incidencias en la del ejército”47.

  • 48
    El Monitor Araucano, 28 de julio de 1814.

21Luego del golpe militar de José Miguel Carrera en julio de 1814, éste formó con partidarios la Junta Gubernativa de Chile Representante de la Soberanía Nacional. No hemos encontrado en la documentación ninguna mención a una representación provincial en esta junta, aunque había un miembro natural de Concepción, el presbítero Julián Uribe, quien había integrado la Junta Provisional de Gobierno de esa provincia. El otro miembro, Manuel Muñoz Urzúa, era un comerciante de Curicó. La junta dispuso que “se declara que en las causas de Hacienda debe entender el señor Don José Santiago Portales, nombrado Intendente General de este ramo en decreto de 1° de septiembre de 1812”48.

22A modo de recapitulación podemos afirmar que a partir de agosto de 1811 comenzó un proceso de modificación del gobierno interior de Chile. Los subdelegados fueron suprimidos, no los partidos, y reemplazados por otros funcionarios subalternos de las juntas. Las intendencias, por el contrario se mantuvieron aunque las juntas reunieron en sí mismas las facultades de los intendentes. La intendencia de Concepción formó su propia junta provincial en 1811, la que nombró a sus asesores letrados, aunque se definió subordinada a la de Santiago. Se estableció la intendencia de Coquimbo. Las tres intendencias tuvieron un representante en las juntas gubernativas.

23Durante el gobierno monárquico se centralizó en el Presidente la intendencia de provincia de Santiago, la de Ejército y la Superintendencia de Real Hacienda. La Junta Gubernativa del reino de Chile asumió la jurisdicción del Presidente en el momento de su formación, pero, a partir de 1812 las juntas que se sucedieron comenzaron a crear intendencias y a nombrar intendentes de provincia y de ejército.

24El régimen de intendencias implantado por la Monarquía buscaba uniformar el gobierno y centralizarlo en la persona del rey. Las juntas chilenas recurrieron también a las intendencias para centralizar el poder en el momento de constituir la autonomía en 1812 y en el contexto de la guerra a partir de 1813.

Independencia e Intendencias

  • 49 Barros, D., Historia General de Chile, Santiago, Rafael Jover Editor, 1890, tomo 11, p. 207.

25Declarada la independencia de Chile en 1818 comenzó la tarea de constituir el estado. Se estableció el Tribunal de Alta Policía anexo al cargo de gobernador intendente de Santiago49, con atribuciones de policía de aseo, salubridad y seguridad. El cargo recayó en Mateo Arnaldo Hoevel, quien había sido cónsul de los Estados Unidos en Chile. Poco después fue reemplazado por Francisco Borja Fontecilla. En Coquimbo, el gobernador intendente era Manuel Antonio Recabarren.

  • 50 Anguita, R., Quesney, V., Leyes promulgadas en Chile, Santiago, Imprenta Nacional, 1902, tomo 1, p. (...)
  • 51 ANCH, Capitanía General, vol. 939, p. 182-188.

26Un Senado-consulto aprobó el “Reglamento provisorio que deben observar los jueces-diputados en sus respectivos distritos para la administración de justicia”50, que mantuvo las mismas facultades que les fueron señaladas a los jueces diputados de subdelegados de intendentes51, pero con el fin de hacer respetar la Suprema Autoridad del estado y la justa causa de la libertad (artículos 1 y 2). Los jueces diputados continuaban siendo nombrados por los intendentes, a quienes debían remitirles los reos luego de levantar la sumaria (artículo 9). Podían nombrar jueces celadores, pero la emisión de títulos recaía en los intendentes.

27Conservaron algunas de las facultades de los jueces diputados de subdelegado. Perseguían a los “ladrones, amancebados, pendencieros, vagos y jugadores; y por último toda especie de malhechores que con sus abominables costumbres pervierten el orden, dan escándalo y contagian los pueblos” (artículo 4), pudiendo proceder de oficio, por denuncia o querella verbal en estas causas criminales. Podían dar sentencias en juicios verbales de hasta 25 pesos, en causas civiles; y eran notarios en su distrito. Los jueces diputados de 1818 tenían tareas más estrictamente judiciales y en el senado-consulto se les recomendaba actuar con imparcialidad para no contravenir la causa de la libertad. A diferencia de los jueces diputados de subdelegado, los de distrito ya no tenían las tareas de promover la agricultura, el comercio, la industria de los vecinos y pobladores.

  • 52 Valencia, L., op. cit., 1, p. 52.
  • 53 Valencia, L., op. cit., 1, p. 63.

28Se mantuvieron las intendencias y la vigencia de la real ordenanza de 1786, tal como lo muestra el proyecto de Constitución Provisoria para el Estado de Chile52, que dividió el gobierno en tres poderes. Mantenía las tres provincias existentes en Chile, al frente de las cuales había un Gobernador Intendente auxiliado de Tenientes Gobernadores, ambos definidos como jueces ordinarios. Los tenientes eran subalternos de los intendentes y sujetos a éstos en materias de gobierno (capítulo IV, artículo 2) y ejercían su jurisdicción en una ciudad, nombraban a los jueces diputados (artículo 9) de su partido53. Las causas de policía y hacienda eran de exclusiva competencia del intendente. El reglamento contemplaba que los gobernadores, tenientes de gobernadores y los miembros de los cabildos fueran elegidos en base a un reglamento que posteriormente debía aprobar el Senado Conservador (capítulo V, artículo 1).

  • 54 Letelier, V., Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile, Santiago, Imprenta Cer (...)
  • 55 Letelier, V., op. cit., 2, p. 74.
  • 56 Letelier, V., op. cit., 2, p. 143.

29Las sesiones de los cuerpos legislativos del Estado dan cuenta del ejercicio de las funciones de los gobernadores intendentes y sus tenientes, como el de San Felipe que informó sobre la formación de un pósito de trigo para auxiliar a los pobres54, o el de Rancagua que expuso al Senado sobre las obras y construcciones propuestas para la ciudad con el fin de promover la suerte y felicidad del estado55. O el gobernador intendente de San Fernando, que solicitó la aprobación para establecer escuelas en cada diputación, el nombramiento de tres celadores en parajes lejanos56.

  • 57 Letelier, V., op. cit., 2, p. 148.
  • 58 Letelier, V., op. cit., 2, p. 345.
  • 59 Letelier, V., Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile, Santiago, Imprenta Cer (...)
  • 60 Letelier, V., op. cit., 5, p. 285, 286.
  • 61 Anguita, R.; Quesney, V., Leyes promulgadas en Chile, Santiago, Imprenta Nacional, 1902, tomo 1, p. (...)

30Finalmente, no sólo no se elaboró el reglamento de elección de los gobernadores y sus tenientes, sino que además el Senado aprobó la suspensión propuesta por el Director Supremo de las elecciones de quienes habían sido elegidos de esa manera y que hubiera nuevos nombramientos57. Ambas autoridades mantuvieron la misma opinión en 1819, a raíz de las luchas facciosas que persistían58. Sin embargo, paulatinamente, la elección de gobernadores y sus tenientes se convirtió en expresión de controversias entre el Director Supremo y el Senado dado que para el primero las elecciones generaban la anarquía y para el segundo la contenían59. El Senado logró establecer límites a los nombramientos por parte del Director Supremo al aprobar que cada cabildo debía proponerle una terna “de chilenos arraigados en el lugar”60, vecinos y americanos chilenos, para que el jefe supremo eligiera el intendente entre ellos. Se establecieron Juzgados de Paz, de los que serían jueces en forma interina los jueces de primera instancia (gobernadores intendentes y sus tenientes)61.

  • 62 ANCH, Fondo Varios, volumen 1028, s/f.

31En 1821 se dictó un Reglamento adicional a la Ordenanza de Intendentes, firmado por el Director Supremo y Superintendente General Bernardo O`Higgins, en calidad de provisorio y mientras se redactaba una nueva ordenanza de intendentes conforme a las leyes y la constitución. Se establecieron en Santiago dos Juntas Superiores de Hacienda, una de gobierno y otra para lo contencioso, aplicando la Ordenanza General de Intendentes de 1803. En la causa de Policía se distinguió también entre lo contencioso y gubernativo, correspondiendo a la Cámara de Apelaciones lo primero, y a intendentes y cabildos lo segundo, es decir el aseo, seguridad y fomento de la agricultura (artículo 6). Los intendentes y otros jueces estaban subordinados a la Cámara de Apelaciones, pero eran los “jefes superiores de todos los jueces y empleados de su provincia”62.

  • 63 Anguita, R.; Quesney, V., o op. cit., 1, p. 111-112.

32Las presiones para la reforma del sistema de gobierno y la formulación de una constitución, llevaron al gobierno de O’Higgins a convocar la Convención Constituyente de 1822. La constitución que se aprobó abolía las intendencias, creando en su lugar departamentos divididos en distritos. Al frente de los departamentos había un juez mayor denominado Delegado Directorial, nombrado por el Poder Ejecutivo, con mando político y militar (título VI, capítulo 1), los que se regían por la ordenanza de intendencias mientras se elaboraban nuevos reglamentos. Los Delegados nombraban los “jueces de distrito, celadores, inspectores y alcaldes de barrio, dentro de los términos de su jurisdicción” (art. 153)63.

  • 64 Barros, D., Historia Genera de Chile, Santiago, Josefina de Jover editora, 1897, tomo 14, p. 13.
  • 65 Valencia, L., op. cit., 1, p. 109-110.

33Cuando la constitución de 1822 fue promulgada, la noticia de la desaparición de Concepción como provincia fue considerada una manera de quitar el peso, la importancia y la tradición de este territorio. Se sumó a esto el intento de O’Higgins de mantenerse diez años más en su cargo, lo que inició el levantamiento de Concepción liderado por su intendente, el General Ramón Freire, que puso fin al gobierno de Bernardo O’Higgins. Después de su renuncia en enero de 1823, Chile fue gobernado por una junta gubernativa. El intendente de Santiago, José María Guzmán, renunció en enero y la Junta de Gobierno nombró a Francisco de la Lastra en su lugar64. El régimen de intendencias no estaba en duda. Las provincias se autogobernaban de hecho por medio de asambleas provinciales. El acuerdo, conocido como Acta de Unión del Pueblo de Chile, fue firmado por plenipotenciarios nombrados por las asambleas provinciales. Encargaron el gobierno a un jefe supremo y formaron un Senado Legislador y Conservador compuesto por representantes de las intendencias. Chile se dividía en seis departamentos gobernados por un jefe político denominado intendente. Los departamentos se dividían en delegaciones (a cargo de subdelegados) y éstas en distritos, en reemplazo de los partidos y diputaciones respectivamente65. Decidieron también que se reuniera un congreso que dictara una nueva constitución.

  • 66 Anguita, R., Quesney, V., op. cit., 1, p. 139-140.

34El congreso se reunió en 1823 redactó una constitución que organizó el gobierno interior en “gobiernos departamentales, delegaciones, subdelegaciones, prefecturas e inspecciones” (art. 190). El Director Supremo nombraba al gobernador intendente, encargado del gobierno político y militar del departamento, y al delegado, quien nombraba al subdelegado. Los prefectos eran jueces ordinarios y de conciliación, y los inspectores sus subalternos. La constitución establecía Jueces de Letras en los Departamentos (art. 205)66. Esta constitución fue rápidamente derogada. En 1823 asumió el gobierno del Estado el Gral. Freire quien, antes de marchar al sur con el fin de pacificar la frontera indígena, delegó el mando de las provincias de Santiago y Coquimbo en sus gobernadores intendentes, conservando sólo el de Concepción. Nuevamente, el sistema de intendencias estructuró el gobierno nacional ante la ausencia de una constitución.

  • 67 Letelier, V., Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile, Santiago, Imprenta Cer (...)
  • 68 Anguita, R., Quesney, V., op. cit., 1, p. 152.

35En 1824 el Senado Conservador, bajo la presidencia de Juan Egaña, sancionó un Proyecto de Reglamento de Administración de Justicia según la estructura judicial de la constitución de 182367. Las demandas civiles que no excedían los 40 pesos se interponían ante el inspector de la comunidad, que reemplazaba al juez diputado. Las demandas civiles mayores de 40 pesos, o criminales sobre injurias o faltas menores, se interponían ante el prefecto de la comunidad del demandado, pudiéndose apelar ante el subdelegado. Se creaban los jueces de conciliación. Las causas superiores a 150 pesos y las criminales que merecían castigo estaban bajo la jurisdicción de los jueces letrados de primera instancia, que tenían jurisdicción en asuntos contenciosos de su departamento68.

  • 69 Sanhueza, M., op. cit. p. 447-493.
  • 70 ANCH, Notarios, San Fernando, volumen 79, s/f.

36Creemos que este reglamento inicialmente no se aplicó por una razón muy concreta: no hubo acuerdo entre 1823 y 1826 para modificar la organización del territorio69 y formar los nuevos departamentos del estado. ¿Cómo se administró la justicia en los distritos rurales mientras se pensaba en modificar la justicia? La revisión de los archivos de los jueces diputados muestra su continuidad, los vemos actuando con las mismas funciones y manteniendo la denominación, como el caso del juez diputado de Caguil, José Miguel Hidalgo, quien ya lo era en 1822 y continuó siéndolo hasta 1828. En aquel año fue reemplazado por otro ministro diputado, José Antonio Pino70. Los jueces diputados fueron los únicos funcionarios nacidos en la reforma de intendencias monárquica que permanecieron casi inalterables desde 1786 variándose su dependencia en la jerarquía judicial según se la reformara.

Intendentes y federalismo

  • 71 Anguita, R., Quesney, V., op. cit., 1, p. 169, 173 y 174.

37En 1825 se convocó un nuevo congreso con el fin de que fuera constituyente, pero fue disuelto por el desconocimiento de su autoridad por parte de las provincias de Concepción y Coquimbo, que seguían gobernadas por sus Asambleas Provinciales. En 1826 el Director Supremo nuevamente convocó un congreso nacional para que escribiera una constitución. Las provincias pidieron que se estableciera el federalismo como forma de gobierno y se votaron leyes que, paulatinamente, establecieron el federalismo. El congreso dividió al país en ocho provincias tras muchos debates, lo que no impidió que se aprobara la ley que establecía que estarían gobernadas por una asamblea provincial, compuestas por individuos elegidos por voto popular. Las asambleas, a su vez, aprobaron la elección por voto popular de los intendentes y de los gobernadores de los departamentos en los que se dividían las provincias71. Pero no tardaron en suscitarse conflictos provinciales por las elecciones o porque algunas ciudades pedían más provincias. En 1827 se suspendieron las leyes federales y se disolvió el congreso que las había votado.

38El presidente Pinto convocó entonces a un nuevo congreso con el carácter de constituyente para el año de 1828 que dictó una constitución. Se dividió el territorio en provincias gobernadas por una Asamblea Provincial, cuyos miembros eran elegidos por el pueblo, y un intendente, nombrado por el Poder Ejecutivo. Los intendentes y vice-intendentes eran presentados en una terna por la Asamblea al Poder Ejecutivo, que los nombraba. Tenían como tarea “Ejecutar y hacer ejecutar la Constitución, leyes, órdenes del Poder Ejecutivo, y las resoluciones de la Asamblea Provincial”, ejercían, asimismo, la sub-inspección general de su provincia. El poder judicial no fue modificado.

  • 72 Letelier, V., Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile, Santiago, Imprenta Cer (...)

39Después de la guerra civil de 1830, se estableció el Congreso de Plenipotenciarios con el fin de constituir un gobierno general, el que nombró un presidente y vice-presidente provisorios con el mandato de gobernar hasta que se convocaran elecciones. Las provincias seguirían siendo gobernadas por las asambleas provinciales, intendentes, gobernadores y jueces letrados. El Congreso de Plenipotenciarios formó la Comisión Permanente prevista por la constitución de 1828, la que organizó las secretarías del despacho de las intendencias72.

  • 73 Anguita, R.; Quesney, V., op. cit., 1, p. 208.

40En 1831 el Congreso convocó una convención constituyente con el fin de reformar la constitución de 182873, que terminó escribiendo una nueva constitución. La constitución de 1833, finalmente, reformó el gobierno interior, eliminó las asambleas provinciales y en el capítulo IX dividió el territorio en provincias, gobernadas por un intendente en quien residía el gobierno de todos los ramos de la administración y era según el artículo 116 el “agente natural e inmediato” del presidente de la república. Las provincias se dividían en gobernaciones, al frente de las cuales había un gobernador subordinado al intendente nombrado por el Presidente de la República. Las gobernaciones, a su vez, se dividían en subdelegaciones, gobernadas por un subdelegado nombrado por el gobernador, con conocimiento del intendente. Finalmente, las subdelegaciones se dividían en distritos a cargo de un inspector nombrado por el subdelegado quien también lo podía remover, dándole cuenta de ambos actos al gobernador. Intendencias y gobernaciones dependían directamente del presidente.

Los intendentes

41¿Quiénes fueron los intendentes posteriores a 1810? Planteamos al final de esta exposición la pregunta, dado que era necesario dilucidar el devenir de las intendencias para entender sus carreras y viceversa.

  • 74 Valencia, L., op. cit., 1, p. 429.
  • 75 Valencia, L., Anales de la República, Santiago, Editorial Andrés Bello, 1986, tomo 2, p. 13.
  • 76 Valencia, L., op. cit., 1, p. 445-446.

42Joaquín Echeverría Larraín fue diputado del congreso de 1811 y lo presidía al momento de su disolución. Ese mismo año integró el Tribunal Supremo Ejecutivo74 y fue miembro suplente de la Junta Gubernativa. En 1812 fue miembro suplente del senado75. En 1813 fue Intendente de la provincia de Santiago y en 1814 Intendente General de Ejército. Fue opositor a José Miguel Carrera en el final de su gobierno. A partir de 1818 ocupó altos cargos de gobierno: Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores; Ministro de Marina76. Desapareció de la escena política a partir de la caída de O’Higgins.

  • 77 Colección de Historiadores y de documentos inéditos de la historia de Chile, Actas del Cabildo de S (...)
  • 78 Stuardo, C., Eyzaguirre, J., Santiago. Contribuyentes, autoridades, funcionarios, agentes diplomáti (...)
  • 79 Valencia, L., op. cit., 2, p. 30, 37 y 48.

43Francisco de Borja Fontecilla en 1814 fue elegido Alcalde del Cabildo de Santiago77. En 1817 fue el síndico del Tribunal del Consulado78. Intendente de la provincia de Santiago y Juez de Alta Policía en 1818, fue Director Supremo delegado en dos oportunidades, por enfermedades de O’Higgins. A partir de 1818 se convirtió en Senador del Senado Conservador, que también presidió, diputado por Colchagua de la Asamblea Provincial de Santiago y diputado por la misma provincia al Congreso de 1823 y al de 182479. Posteriormente no figuró más políticamente.

  • 80 Colección de Historiadores, op. cit., 19, p. 47 y 147.
  • 81 Valencia, L., op. cit., 1, p. 444.

44Antonio José de Irisarri a partir de 1810 fue regidor y secretario del Cabildo de Santiago80. Publicó en la Aurora de Chile y el Semanario Republicano, periódico que fundó junto con Camilo Henríquez. Intendente de Santiago en 1814. Exiliado en Mendoza después de la batalla de Rancagua, durante el gobierno de O’Higgins fue Ministro de Relaciones Exteriores y de Gobierno81. Continuó su carrera en Europa a partir de 1822.

  • 82 Vicuña, B., El ostracismo del General Bernardo O’Higgins, Valparaíso, Imprenta y Librería del Mercu (...)

45Pedro José Benavente, presidente de la Junta Provincial de Concepción e intendente de la provincia nombrado por José Miguel Carrera en 1812, de quien se distanció políticamente al apoyar el nombramiento de Bernardo O’Higgins como General en Jefe del Ejército Patriota (que desplazaba a José Miguel Carrera del mando)82, fue intendente de la provincia de Santiago y apoyó la firma del tratado de Lircay. Al asumir nuevamente Carrera el mando político en 1814, fue desterrado a Mendoza. Ministro de Relaciones Exteriores en 1818, desempeñó diversas misiones diplomáticas en Europa. Después de la caída de O’Higgins estuvo alejado de la política por más de una década.

  • 83 Valencia, L., op. cit., 1 p. 423.
  • 84 Valencia, L., op. cit., 2, p. 85.

46Manuel Antonio Recabarren, diputado por Coquimbo al congreso de 1811 y miembro de la Autoridad Ejecutiva83, fue aliado de José Miguel Carrera. Intendente de Coquimbo en 1817 y de Talca entre 1819 y 1822, se alejó de la vida política posteriormente, hasta que fue diputado por Rere en el congreso constituyente
de 182884.

  • 85 Valencia, L., op. cit., 2, p. 23.

47Ramón Freire desarrolló su carrera militar en el ejército de la frontera de Concepción y como miembro del ejército patriota. Intendente de Concepción en 181985, nombrado por Bernardo O’Higgins, lideró el levantamiento de la provincia de Concepción contra el gobierno de O’Higgins y la constitución de 1822, convirtiéndose en el Director Supremo del Estado.

48Esta breve exposición de las carreras de los intendentes nos muestra que fue un cargo político clave a partir de 1814, que garantizó el control del territorio a las juntas gubernativas. Los intendentes entraron en la lucha de partidos entre carreristas y ohigginistas, lo que les valió, luego del triunfo de la segunda facción, cargos políticos en ministerios y el alejamiento de la política junto con O’Higgins a partir de 1823. Fue el intendente de Concepción, Ramón Freire, quien estuvo a la cabeza del estado chileno hasta 1825.

Conclusiones

49Nos hemos preguntado cómo impactó en el gobierno interior de Chile la autonomía a partir de 1810. Si bien la historiografía chilena ya ha contestado en parte esa pregunta al comprobar la continuidad de las intendencias, creemos que esta sola afirmación no basta para explicar cómo se mantuvo el control gubernamental del territorio. En realidad el régimen de intendencias fue profundamente modificado y en parte suprimido, por lo que su continuidad devela la plasticidad de la institución que sobrevivió pese a su transformación de una institución real en una republicana, proceso que se inició en 1810 y culminó en 1833.

50El gobierno autónomo se construyó sobre el régimen de intendencias, pero lo modificó al concederle a intendencias y partidos representación política en los gobiernos centrales y suprimir a los subdelegados. Dicha representación se alteró a partir de 1814, por el avance hacia Santiago de las tropas virreinales, lo que provocó que se centralizara el gobierno en un director supremo, el que nombró intendentes de provincia alineados políticamente con la facción ohigginista. Con la vuelta al poder de José Miguel Carrera entre julio y octubre de 1814 se restableció el gobierno juntista, autodefinido como nacional.

51Desde 1818 se sucedieron una serie de constituciones y reglamentos que discutieron cómo situar en la jerarquía de gobierno interior a las provincias, intendentes y sus subalternos (fueran delegados directoriales, tenientes de gobernador o subdelegados y jueces diputados) y elegirlos por voto popular. Los puntos de diferencia radicaban en quién los nombraba, cómo se subordinaban entre sí y cómo dependían del gobierno central. Hasta 1822 las intendencias fueron un instrumento de centralización del poder. Con su supresión en la constitución de ese año, empezó la discusión de fondo sobre el gobierno provincial y su relación con un gobierno central. En el período de 1822 a 1826, cuando fracasaron los intentos de constituir al estado, el sistema de intendencias estructuró el gobierno nacional. Mientras se discutía, las provincias se gobernaban con asambleas provinciales, a las que estaban subordinados los intendentes, que pusieron en el debate el establecimiento del federalismo. En los años siguientes se debatió en torno a la creación de más provincias y las relaciones entre intendentes, asambleas provinciales y gobierno central. Las constantes disputas al respecto sembraron dudas sobre la gobernabilidad, elemento que también fue parte de la guerra civil de 1829. Finamente, la constitución de 1833 incorporó a la república el régimen de intendencias transformándolo en la pieza clave del gobierno interior en dependencia del presidente de la república.

Haut de page

Bibliographie

Anguita, R., Quesney, V., Leyes promulgadas en Chile, Santiago, Imprenta Nacional, 1902, tomo 1.

Amunátegui, D., Cabildo de Concepción, Anales de la Universidad de Chile, Santiago, Establecimientos Gráficos Balcels, 1930.

Archivo General de Simancas, Títulos de Indias, Valladolid, 1954.

Barros Arana, D., Historia General de Chile, Santiago, Rafael Jover Editor, 1887, tomo 8; 1890, tomo 11; 1897, tomo 14.

Bravo, B., Una historia jamás contada. Chile 1811-1911 cómo salió dos veces adelante, Santiago, Origo, 2016.

Bravo, B., El absolutismo ilustrado en Hispanoamérica. Chile (1760-1860), de Carlos III a Portales y Montt, Santiago, Editorial Universitaria, 1994.

Bravo, B., “Diego Portales, ese terrible hombre de los hechos”, Revista de Derecho Público, n° 53-54, 1993.

Bravo, B., “Junta Queremos”, Revista de Derecho Público, n° 45 y 46, 1989.

Carrera, J., “Diario Militar”, Colección de Historiadores y Documentos relativos a la Independencia de Chile, Santiago, Imprenta Cervantes, 1900.

Cobos, M., La división político-administrativa de Chile, 1541-1811, Valparaíso, Universidad Católica de Valparaíso, 1989.

Cobos, M., “El régimen de intendencias en el reino de Chile. Fase de implantación 1786-1787”, Revista Chilena de Historia del Derecho, n° 7, 1978.

Colección de Historiadores y de documentos inéditos de la historia de Chile, Actas del Cabildo de Santiago, Santiago, Imprenta del Ferrocarril, 1900, tomo 19.

Diccionario de Autoridades, tomo 4, 1734.

Dougnac, A., “El sistema jurídico indiano en el constitucionalismo chileno durante la patria vieja (1810-1814)”, Revista de Estudios Histórico-Jurídicos, n° XXII, 2000.

Letelier, V., La gran convención de 1831-1833, Santiago, Imprenta Cervantes, 1901.

Letelier, V., Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile, Santiago, Imprenta Cervantes, 1887, tomo 1; 1886, tomo 2; 1887, tomo 3; 1889, tomo 5, tomo 8, tomo 9; 1898, tomo 19.

Muñoz Olave, R., Rasgos biográficos de eclesiásticos de Concepción 1552-1818, Santiago, Imprenta San José, 1916.

Sagredo, R., González, J. I., Compan, J., La política en el espacio. Atlas histórico de las divisiones político-administrativas de Chile. 1810-1940, Santiago, Instituto Geográfico Militar, Pontificia Universidad Católica de Chile, DIBAM, 2016.

Sanhueza, M. C., “La primera división político-administrativa de Chile, 1811-1826”, Historia, n° 41, 2008.

Stuardo, C.; Eyzaguirre, J., Santiago. Contribuyentes, autoridades, funcionarios, agentes diplomáticos y consulares, 1817-1819, Santiago, Academia Chilena de la Historia, 1952.

Valencia Avaria, L., Anales de la República. Textos constitucionales de Chile y registro de los ciudadanos que han integrado los poderes ejecutivo y legislativo desde 1810, Santiago, Editorial Andrés Bello, 1986, tomo 1 y 2.

Vicuña Mackenna, B., El ostracismo del General Bernardo O’Higgins, Valparaíso, Imprenta y Librería del Mercurio, 1860.

Haut de page

Notes

1 Este artículo forma parte del proyecto Fondecyt 1141115, Intendencias y subdelegaciones en Chile (1786-1833).

2 Cobos, M., “El régimen de intendencias en el reino de Chile. Fase de implantación 1786-1787”, Revista Chilena de Historia del Derecho, nº 7, 1978, p. 85.

3 Sanhueza, M., “La primera división político administrativa de Chile, 1811-1826”, Historia, n° 41, 2008, p. 447-493.

4 Sagredo, R., González, J. I., Compan, J., La política en el espacio. Atlas histórico de las divisiones político-administrativas de Chile. 1810-1940, Santiago, Instituto Geográfico Militar, Pontificia Universidad Católica de Chile, DIBAM, 2016, p. 334.

5 Bravo, B., “Junta Queremos”, Revista de Derecho Público, n° 45 y 46, 1989, p. 74-77.

6 Bravo, B., El absolutismo ilustrado en Hispanoamérica. Chile (1760-1860), de Carlos III a Portales y Montt, Santiago, Editorial Universitaria, 1994, p. 171; Una historia jamás contada. Chile 1811-1911 cómo salió dos veces adelante, Santiago, Origo, 2016, p. 39-44.

7 Dougnac, A., “El sistema jurídico indiano en el constitucionalismo chileno durante la patria vieja (1810-1814)”, Revista de Estudios Histórico-Jurídicos, n° XXII, 2000, p. 745-778.

8 Archivo Nacional de Chile [en adelante ANCH], Fondo Varios, volumen 266, Informe de Juan Martínez de Rozas al fiscal de la Real Audiencia del 8 de junio de 1803.

9 Diccionario de Autoridades, tomo 4, 1734.

10 Letelier, V., Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile, Santiago, Imprenta Cervantes, 1887, tomo 1, p. 92-93.

11 Cobos, M. T., La división político-administrativa de Chile, 1541-1811, Valparaíso, Universidad Católica de Valparaíso, 1989, p. 34.

12 Letelier, V., op. cit., 1, p. 9-11.

13 Letelier, op. cit., p. 126.

14 Letelier, V., op. cit., p. 82.

15 Amunátegui, D., “Cabildo de Concepción”, Anales de la Universidad de Chile, Santiago, Establecimientos Gráficos Balcels, 1930, p. 78.

16 Amunátegui, D., op. cit., p. 84.

17 Barros, B., Historia General de Chile, Santiago, Rafael Jover Editor, 1887, tomo 8, p. 578.

18 Letelier, V., op. cit., p. 103

19 Letelier, V., op. cit., p. 138.

20 ANCH, Capitanía General, volumen 609, foja 156 vta.

21 Letelier, V., op. cit., 1, p. 108.

22 Letelier, V., op. cit. 1, p. 127.

23 Letelier, V., oop. cit.., 1, p. 180.

24 Barros, D., op. cit., 8, p. 413.

25 ANCH, Capitanía General, volumen 1020, foja 205 y sig.

26 ANCH, Capitanía General, volumen 394, foja 3.

27 Carrera, J., “Diario Militar”, Colección de Historiadores y Documentos relativos a la Independencia de Chile, Santiago, Imprenta Cervantes, 1900, p. 379.

28 El Monitor Araucano, 29 de julio de 1814.

29 El Monitor Araucano, 5 de agosto de 1814.

30 ANCH, Capitanía General, volumen 631, foja 39 vta.

31 ANCH, Capitanía General, volumen 130, foja 358 vta.

32 Valencia, L., Anales de la República, Santiago, Editorial Andrés Bello, 1986, tomo 1, p. 41.

33 Archivo del Arzobispado de Santiago de Chile, Secretaría del obispado, volumen 64, foja 22.

34 Archivo General de Simancas, Títulos de Indias, Valladolid, 1954, p. 609.

35 Valencia, L., op. cit., 1, p. 432-433.

36 Letelier, V., op. cit., 1, p. 260.

37 ANCH, Capitanía General, volumen 182, p. 32.

38 ANCH, Capitanía General, volumen 605, p. 76.

39 ANCH, Capitanía General, volumen 600, p. 216.

40 Muñoz, R., Rasgos biográficos de eclesiásticos de Concepción 1552-1818, Santiago, Imprenta San José, 1916, p. 32.

41 El Monitor Araucano, 13 de julio de 1813.

42 Colección de Historiadores y de documentos inéditos de la historia de Chile, Actas del Cabildo de Santiago, Santiago, Imprenta del Ferrocarril, 1900, tomo 19, p. 344.

43 El Monitor Araucano, 14 de octubre de 1813.

44 Carrera, J., “Diario Militar”, Colección de Historiadores y Documentos relativos a la Independencia de Chile, Santiago, Imprenta Cervantes, 1900, p. 285.

45 El Monitor Araucano, 14 de marzo de 1814.

46 El Monitor Araucano, 18 de marzo de 1814.

47 El Monitor Araucano, 17 de marzo de 1814.

48
El Monitor Araucano, 28 de julio de 1814.

49 Barros, D., Historia General de Chile, Santiago, Rafael Jover Editor, 1890, tomo 11, p. 207.

50 Anguita, R., Quesney, V., Leyes promulgadas en Chile, Santiago, Imprenta Nacional, 1902, tomo 1, p. 61-63.

51 ANCH, Capitanía General, vol. 939, p. 182-188.

52 Valencia, L., op. cit., 1, p. 52.

53 Valencia, L., op. cit., 1, p. 63.

54 Letelier, V., Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile, Santiago, Imprenta Cervantes, 1886, tomo 2, p. 114.

55 Letelier, V., op. cit., 2, p. 74.

56 Letelier, V., op. cit., 2, p. 143.

57 Letelier, V., op. cit., 2, p. 148.

58 Letelier, V., op. cit., 2, p. 345.

59 Letelier, V., Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile, Santiago, Imprenta Cervantes, 1889, tomo 5, p. 607.

60 Letelier, V., op. cit., 5, p. 285, 286.

61 Anguita, R.; Quesney, V., Leyes promulgadas en Chile, Santiago, Imprenta Nacional, 1902, tomo 1, p. 58-60.

62 ANCH, Fondo Varios, volumen 1028, s/f.

63 Anguita, R.; Quesney, V., o op. cit., 1, p. 111-112.

64 Barros, D., Historia Genera de Chile, Santiago, Josefina de Jover editora, 1897, tomo 14, p. 13.

65 Valencia, L., op. cit., 1, p. 109-110.

66 Anguita, R., Quesney, V., op. cit., 1, p. 139-140.

67 Letelier, V., Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile, Santiago, Imprenta Cervantes, 1889, tomo 9, p. 359-372.

68 Anguita, R., Quesney, V., op. cit., 1, p. 152.

69 Sanhueza, M., op. cit. p. 447-493.

70 ANCH, Notarios, San Fernando, volumen 79, s/f.

71 Anguita, R., Quesney, V., op. cit., 1, p. 169, 173 y 174.

72 Letelier, V., Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile, Santiago, Imprenta Cervantes, 1898, tomo 19, p. 3

73 Anguita, R.; Quesney, V., op. cit., 1, p. 208.

74 Valencia, L., op. cit., 1, p. 429.

75 Valencia, L., Anales de la República, Santiago, Editorial Andrés Bello, 1986, tomo 2, p. 13.

76 Valencia, L., op. cit., 1, p. 445-446.

77 Colección de Historiadores y de documentos inéditos de la historia de Chile, Actas del Cabildo de Santiago, Santiago, Imprenta del Ferrocarril, 1900, tomo 19, p. 338.

78 Stuardo, C., Eyzaguirre, J., Santiago. Contribuyentes, autoridades, funcionarios, agentes diplomáticos y consulares, 1817-1819, Santiago, Academia Chilena de la Historia, 1952, p. 66.

79 Valencia, L., op. cit., 2, p. 30, 37 y 48.

80 Colección de Historiadores, op. cit., 19, p. 47 y 147.

81 Valencia, L., op. cit., 1, p. 444.

82 Vicuña, B., El ostracismo del General Bernardo O’Higgins, Valparaíso, Imprenta y Librería del Mercurio, 1860, p. 527.

83 Valencia, L., op. cit., 1 p. 423.

84 Valencia, L., op. cit., 2, p. 85.

85 Valencia, L., op. cit., 2, p. 23.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Lucrecia Enríquez, « Las intendencias y el gobierno interior de Chile entre 1810 y 1833 », Caravelle, 109 | 2017, 161-178.

Référence électronique

Lucrecia Enríquez, « Las intendencias y el gobierno interior de Chile entre 1810 y 1833 », Caravelle [En ligne], 109 | 2017, mis en ligne le 01 avril 2018, consulté le 17 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/caravelle/2505 ; DOI : 10.4000/caravelle.2505

Haut de page

Auteur

Lucrecia Enríquez

Pontificia Universidad Católica de Chile

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • OpenEdition Journals