Navigation – Plan du site
Mélanges

Estableciendo la autoridad del rey católico en Asia oriental: la erección del obispado de Manila (años 1570-1590)

Guillaume Gaudin
p. 125-138

Résumés

Dans cet article, je présente un aspect de mes recherches sur le rôle de la distance dans le gouvernement de la monarchie hispanique : à partir du cas des Philippines, j’essaie d’identifier les mécanismes de mise en relation des différentes parties de « l’empire » et les options suivies – ou plutôt les tâtonnements – pour établir un pouvoir castillan en Asie. Un aspect de cette question réside dans le rôle des institutions religieuses dans le gouvernement, en particulier le rôle de l’évêque et du diocèse, lorsqu’en Asie les relations avec les Portugais étaient encore conflictuelles. J’étudie les implications géopolitiques de la création du diocèse de Manille, et comment l’évêché était une variable d’ajustement dans la recherche d’un bon gouvernement pour les Philippines. J’essaie aussi d’expliquer la nomination de Domingo de Salazar comme premier évêque des Philippines, frère dominicain, défenseur des Indiens, qui s’est révélé être aussi un homme d’État.

Haut de page

Texte intégral

Introducción1

  • 1 La investigación para este artículo forma parte del proyecto “Vencer la Distancia. Actores y prác (...)
  • 2 Hera, Alberto (de la), “El Patronato y el vicariato regio en Indias”, in Borges, Pedro (ed.), His (...)
  • 3 Parker, Geoffrey, “David o Goliath: Felipe II y su mundo en la década de 1580”, in Parker, Geoffr (...)

1En este artículo, presento un eje de una investigación sobre el gobierno a distancia en el marco de la monarquía hispánica: a partir del caso de Filipinas trato de identificar los mecanismos de vinculaciones entre las diferentes partes del “imperio” y las opciones seguidas – o más bien los tanteos – para establecer un dominio castellano en Asia. Un aspecto de este tema se encuentra en el papel de las instituciones religiosas en el gobierno, en particular el rol del obispo y de la diócesis. La colonización de Filipinas ocurrió justamente después de las conclusiones del concilio de Trento (1563) y de la promulgación de las Ordenanzas de Patronazgo real (1574): en aquel periodo, el obispado se convirtió aún más en herramienta de gobierno para el monarca y su Consejo de Indias2. Este cambio no se desarrolló de forma aislada: con el inicio de un comercio directo Asia-América, Filipinas tomó a partir de los años 1570-1580 una mayor importancia en la política imperial, simultáneamente con la muerte de Sebastián I de Portugal el 4 de agosto de 1578 y la unión de las dos Coronas de Portugal y España a partir de 15813, añadiendo la llegada de la Compañía de Jesús a las Indias (1568-1572).

  • 4 Sobre el contexto, véase Jacquelard, Clotilde, De Séville à Manille: les Espagnols en mer de Chin (...)
  • 5 Madeira Santos, Catarina, Schaub, Jean-Frédéric, “Histoires impériales et coloniales d’Ancien Rég (...)
  • 6 Hidalgo Nuchera, Patricio, Las polémicas iglesia-estado en las Filipinas. La posición de la igles (...)
  • 7 Gutiérrez, Lucio “Domingo de Salazar, o. p., Primer Obispo de Filipinas, 1512-1594. Estudio críti (...)
  • 8 Martín Hernández, Francisco, “El Episcopado”, in Borges, Pedro (ed.), Historia de la Iglesia en H (...)
  • 9 González González, Enrique, “La definición de la política eclesiástica indiana de Felipe II”, in (...)

2En Filipinas, extremo-occidente del virreinato de la Nueva España, los años de 1580 correspondieron a un período de formación política y concreción que inmediatamente siguió a la conquista (comenzada en 1565)4. Varias decisiones a la vez fundamentales y vacilantes, impulsaron el despliegue del poder español en Filipinas. Así, se creó una gobernación y capitanía general (1568), una diócesis (1580), luego una Real Audiencia (1583 suprimida en 1589 y nuevamente restablecida en 1596). Estos tanteos corresponden probablemente a la irrupción del modelo castellano-indiano en un mundo conformado por redes comerciales, fronteras flexibles y de “territorialización” débil como el Estado da Índia portugués5. Tres grandes asambleas (juntas) del conjunto de la élite hispánica del archipiélago fueron convocadas en 1582, 1586 y 1591 para discutir los problemas que preocupaban tanto a los colonos como a los eclesiásticos: la esclavitud, la encomienda, el tributo y los abusos de los conquistadores con o sin complicidad de los sucesivos gobernadores6. En los tres casos, el primer obispo de Manila, el dominico Fray Domingo de Salazar (Labastida, 1512- Madrid, 1594), fue el impulsor, incluso varias veces el que convocó estas reuniones, en la línea directa del concilio de Trento que invitaba a asentar el gobierno espiritual con sínodos. Su itinerario intelectual, bajo la tutela de Francisco de Vitoria y Bartolomé de Las Casas, y vitalicio, como misionero en Nueva España en la orden dominicana, y su carácter afirmado, le convirtieron en un personaje central de la política hispánica en Filipinas7. En esto no difería mucho de la múltiple acción de los obispos en las Indias en las relaciones complicadas con los gobernadores, contra una interpretación absolutista del Patronato regio y contra el “herrar los indios”8. En un momento de cambio profundo, Domingo de Salazar representa las contradicciones persistentes de la política expansionista: un clérigo regular, defensor de los indios, encargado de aplicar la nueva política eclesiástica indiana de Felipe II de centralización gracias al clero secular, y de incremento de las rentas reales9.

  • 10 De la Costa, Horacio, “Church and State in the Philippines during the Administration of Bishop Sa (...)
  • 11 Phelan, John Leddy, The Hispanization of the Philippines: Spanish aims and Filipino responses. 16 (...)
  • 12 Blanco, John D., “La religión cristiana filipina durante la época colonial: transculturación de l (...)
  • 13 Girard, Pascale, Laborie, Jean-Claude, Pennec, Hervé y Zuñiga, Jean-Paul, “ ‘Frailes mozos y de p (...)
  • 14 Manchado López, Marta, Tiempos de turbación y mudanza: la Iglesia en Filipinas tras la expulsión (...)
  • 15 Hidalgo Nuchera, Patricio, Las polémicas iglesia-estado en las Filipinas. La posición de la igles (...)
  • 16 Bertrand, Romain, Le long remords de la conquête: Manille-Mexico-Madrid, Paris, Seuil, 2015.
  • 17 Lobato, Manuel, “As Filipinas e o Estado da Índia no tempo dos Áustrias. Tensão, convergência e a (...)

3La historiografía sobre la Iglesia y la evangelización de Filipinas es importante, pero no alcanza la amplia producción bibliográfica para América: muchos autores religiosos llevaron a cabo un impresionante trabajo de recuperación y transcripción de las fuentes, desde el jesuita Pablo Pastells (1846-1932) hasta el agustino Isacio Rodríguez Rodríguez (1924-2009). Muchas de estas investigaciones persiguen objetivos apologéticos como en el caso de la revista Philippiniana Sacra. Sin embargo, cabe destacar obras importantes y de carácter científicas como la del jesuita Horacio De la Costa (1916-1977): abordó en 1950, a través de la figura de Domingo de Salazar, el tema recurrente de las tensiones entre las “dos Majestades” – temporal y espiritual – en la colonización de las Filipinas y especialmente las denuncias de la Iglesia de los abusos cometidos por los colonizadores10. Fue durante la misma década que el gran historiador John L. Phelan publicó un importante libro sobre la evangelización de Filipinas11: defendía la idea de que, al contrario de la Conquista de América, la “pacificación” de Filipinas dependió más de los misioneros que de los militares; al final, esta conquista habría sido más “suave”. Otra idea (después desarrollada para América por N. Wachtel o S. Gruzinki) era que el catolicismo se “filipinizó”. El trabajo evangelizador en Filipinas ha sido reexaminado por valiosas investigaciones: sobre la aculturación, los trabajos de John D. Blanco12; sobre los misioneros, la investigación colectiva dirigida por Pascale Girard13, o las de Marta López Manchado y Manuela Águeda García-Garrido14. El aspecto sociopolítico del establecimiento de las encomiendas y de las tensiones con la Iglesia ha sido estudiado por Patricio Hidalgo15. Cabe señalar que recientemente los temas de religión y colonización interesaron a un especialista de Indonesia como Romain Bertrand, quien adoptó la perspectiva de la historia conectada en su libro Le long remords de la conquête16. En este sentido, cabe recordar que la conquista de Filipinas por los españoles se pensó e hizo sobre todo tomando más en cuenta las “naciones circunvecinas” de la Monarquía católica que las poblaciones filipinas: las relaciones con los portugueses y la cuestión del antemeridiano de Tordesillas han sido muy estudiadas, por ejemplo por Manuel Lobato. La “empresa de China” es el objeto de la tesis doctoral de Manel Ollé; para Japón, contamos con el libro de Juan Gil, y las relaciones con los diversos sultanatos de la región se encuentran en la tesis de Isaac Donoso17. Esta lista no es exhaustiva, pero resalta el carácter inédito de la conquista de Filipinas que se insertó en una compleja red de relaciones internacionales.

4Aprovechando los aportes y la metodología de la historia imperial y de la historia conectada, mi artículo forma parte de una historia política situada que trata de fundamentarse sobre el estudio detallado de acontecimientos, acciones concretas y mecanismos efectivos de gobierno. Desde la Corte hasta los confines asiáticos del imperio español, varios agentes históricos trataban de aprovecharse de instituciones tradicionales para el control de espacios nuevos y desconocidos. Estaban animados por motivaciones y objetivos variados, frecuentemente divergentes. La “gran política imperial” – si es que existió – fue en realidad hecha de tanteos, fracasos, contingencias y experimentaciones.

La creación de la diócesis de Manila, parte de la política imperial hispánica en Asia

  • 18 Bula de erección de la diócesis de Filipinas el 6 de febrero de 1579, transcripción en Blair, Emm (...)

5Fue el papa Gregorio XIII (†1585) quien erigió la diócesis de Filipinas el 6 de febrero de 157918 por las razones siguientes:

  • La pacificación y el aumento de los castellanos en Filipinas, con referencia al envío de 600 de ellos a Filipinas por el nuevo gobernador Ronquillo de Peñalosa;

  • La evangelización de los indígenas;

  • El alejamiento de 2.000 leguas de la Nueva España que requería la presencia de un responsable del gobierno espiritual y eclesiástico en las islas.

6Sobre el primer punto, la fundación de una diócesis en Filipinas se insertaba en una iniciativa política ambiciosa con el envío de un nuevo gobernador con capitulaciones – fórmula todavía inédita para Filipinas – y 600 pobladores, en la persona de Gonzalo Ronquillo Peñalosa (†1583). Antonio de Morga explica como:

  • 19 Morga, Antonio (de), Sucesos de las islas filipinas. Editado por Francisca Perujo, México, Fondo (...)

Con la mucha noticia que en la corte de Su Magestad se tenía de las cosas de las Filipinas, y de la necesidad que tenían de ser proveídas de pobladores y gente que las fuese pacificando, para que esto se hiciese mejor y a menos costa de la real hacienda, se hizo asiento con don Gonçalo de Ronquillo de Peñalosa, natural de Arévalo, alguacil mayor de la Audiencia de México que andaba en la corte, para que con el gobierno de las Filipinas, por su vida, llevase seiscientos hombres de los reinos de Castilla19 […].

  • 20 Archivo General de Indias [AGI à partir de cette note et tout au long du texte], Filipinas 339, l (...)
  • 21 AGI, Indiferente 739, n° 99. Consulta del Consejo de Indias proponiendo para obispado de Filipina (...)
  • 22 AGI, Indiferente 739, n° 94. Consulta del Consejo de Indias, Madrid, 3 de julio de 1578.

7Las capitulaciones se firmaron el 16 de julio de 1578 en Madrid20, mientras el Consejo de Indias entregaba su consulta a favor del nombramiento de Domingo de Salazar el 18 julio de 1578 para obispo de Manila21 y que había elevado una consulta sobre necesidad de erigir obispado en Filipinas el 3 de julio de 157822. No cabe duda de que la fundación de una diócesis y el nombramiento de un gobernador con capitulaciones participaban de la misma política de asentar la presencia castellana en Filipinas. Las capitulaciones en su introducción hablaban de la meta de “poblar y conservar”, 200 de los 600 pasajeros tenían que ser casados y “cada uno de los dichos seiscientos hombres irán a punto de guerra con las armas necesarias, especialmente una cota, un arcabuz, una espada y una daga”. Por lo tanto, me parece que, en esta expedición armada, se propuso más preservar lo conquistado frente a otras potencias europeas, que seguir la conquista del archipiélago.

  • 23 Gil, Juan, Mitos y utopías del descubrimiento. El Pacífico. Sevilla, t. II, Athenaica, 2018, p. 9 (...)
  • 24 AGI, Patronato 24, ramo 43, Informe y parecer de Giovanni Battista Gesio al Rey del 14 de abril 1 (...)
  • 25 Havard, Gilles y Vidal, Cécile, Histoire de l’Amérique française. Paris, Flammarion, 2003, p. 39.

8Este objetivo aparece de manera evidente en dos cartas del cosmógrafo Giovanni Battista Gesio (†1581) al rey que temía, en abril de 1578, una intervención francesa en Asia y, en octubre de 1578, las veleidades portuguesas en Asia con la fundación reciente de una diócesis en Macao, contrario según Gesio a la demarcación oriental entre España y Portugal23. En una carta al rey del 14 de abril de 1578 estaba muy preocupado por el asentamiento rápido y duradero en Filipinas, especialmente por la noticia que tenía de los preparativos de una expedición francesa para encontrar “la derota del estrecho y para descoprimiento de la China e islas de aquella mar”24. El cosmógrafo se enteraba de la política de Enrique III de Francia (†1589) de colonizar Canadá con el nombramiento de Troïlus de la Roche de Mesgouez (gentilhombre de Morlaix) “Viceroy etdites Terres neuves et pays qu’il prendra et conquestra sur lesdits barbares”. Pero sabemos que la empresa americana de La Roche no tenía la envergadura temida de Gesio: en 1578, la expedición se componía de dos barcos (capturados por los ingleses) y en un segundo intento en 1584 llevaba 300 colonos que naufragaron en las costas de Francia25.

  • 26 González González, Antonio, “Los requerimientos portugueses a Legazpi sobre la pertenencia de Fil (...)
  • 27 Carreira Soares, Kevin, Os Bispos de Macau (1576-1782), Tesis de maestría en Historia, Coimbra, U (...)
  • 28 Gil, Juan, Mitos… op. cit., p. 93.

9Otra gran preocupación en los años de 1570 fue la de afirmar la preeminencia castellana en Asia frente a la presencia portuguesa: la cuestión del antemeridiano zanjada por el Tratado de Zaragoza de 1529 estaba todavía vigente con la llegada de Legazpi en Filipinas, y los datos recogidos por Andrés de Urdaneta y Martin de Rada, debatidos en una junta de cosmógrafos de 1566: Portugal estaba evidentemente al tanto de todo esto, dado que Legazpi desde el principio tuvo que dar explicaciones a los portugueses del Maluco26. La erección por el papa de un obispado de Macao el 23 el de enero de 1576, con la bula Super Specula militantes Ecclesiae, con jurisdicción “ad totam proviciam Chinarum, necnon de Japam et de Macau ínsulas preadictas, cum aliis adjacentibus insulis et terris, earumque castris, villis, locis, territoriis et districtibus27 despertó el desasosiego de la diplomacia hispánica: según Juan Gil, se incluían así en la jurisdicción de Macao las Filipinas28. Una carta de don Juan de Zúñiga, embajador en la Santa Sede, de 27 de diciembre de 1578 contestaba a una solicitud de Juan de Borja, embajador español en Portugal, de verificar si efectivamente se había erigido un obispado en Macao porque “aquella provincia caía en la demarcación que toca a V[uestra] M[ajestad]”. Zúñiga admitía que desconocía totalmente el tema “y aunque pudo ser que yo hoyese decir que se había erigido esta iglesia, como no sabia donde era Macaun, ni en que demarcación caía la provincia de la China, no advertí que podía ser en perjuicio de VM.” Sin embargo, trató después de subsanar sus errores, afirmando que

  • 29 AGI, Patronato 24, ramo 66, f. 61. Carta de don Juan de Zúñiga, de 27 de diciembre de 1578 a Feli (...)

En Roma no se mira en semejantes cosas tanto al derecho de los Reinos como a la posesión y si VM la tiene de la provincia de la China le erigieran en ella los obispados que quisiere y le darán el patronazgo dellos y lo mismo harán con el Rey de Portugal si él la posee29.

  • 30 AGI, Patronato 24, ramo 66, f. 65-66. Avisos al Consejo de Indias de Giovanni Battista Gesio sobr (...)
  • 31 Portuondo, María M., Secret science: Spanish cosmography and the new world, Chicago/Londres, Univ (...)
  • 32 Galván Rodríguez, Eduardo, Tríptico de la Real Audiencia de Manila (1583-1700), Las Palmas de Gra (...)

10Respecto a Portugal, en un parecer del 14 de octubre de 1579, pedido por el Consejo de Indias, Gesio no dejaba de expresar su enojo respecto, primero, a “los grandes prejuicios y daños [que] resultan a la dicha Corona de Castilla de la provisión de dicha Bula [de erección del obispado de Macao] y cosas que se le conceden, del descuido de los ministros de Su Majestad en Roma en no presentir este daño, o a lo menos no procurar se remediase”; y, segundo, leyendo la bula de erección del obispado de Manila la halló “no solo mal considerada, y mucho peor proveída en no tocar ningún remedio, ni cosa que sea contraria, sino favorable a Portugueses […]”30. Gesio pidió, nada menos, que se destruyera la bula de erección de Manila para hacer otra sin mención ninguna de distancia entre Nueva España y Filipinas y evitar a todo precio que el embajador portugués en Roma “tenga en mano el traslado de la Bula del obispo de Manila”. El napolitano Gesio actuaba en Madrid desde principios de los años de 1570, especialmente como revisor de la Geografía y Descripción universal de Indias (1574) de Juan López de Velasco: fue muy crítico en particular sobre la línea de demarcación que aparecía más favorable a los portugueses31. Si no tenemos huellas sobre si Gesio fue escuchado en relación con la bula de erección del obispado de Manila, ni tampoco elementos sobre eventual contestación por parte de Portugal, cabe señalar que las ideas de Gesio fueron integradas al momento de redactar las ordenanzas de la Real Audiencia de Manila en 1583: la jurisdicción incluía la isla de Luzón y el resto del archipiélago, así como al archipiélago y la tierra firme de China32. Ahora bien, muy rápidamente después de la llegada de Domingo de Salazar a Filipinas, llegó la noticia de la unión de las dos Coronas que, en cierta medida, ponía fin a la eventualidad de un enfrentamiento radical sobre estas cuestiones. El 4 de julio de 1582, el “obispo de China” id. est Macao, Leonardo de Saa escribía a su homólogo de Manila para expresar su alegría “con la sucesión tan feliz de su Majestad [Felipe] en estos Estados”; trataba en el último punto de la carta de la jurisdicción de sus diócesis contestando a una pregunta de Salazar sobre su extensión:

  • 33 Colín, Francisco, Pastells, Pablo (ed.), Labor evangélica de los obreros de la Compañía de Jesús (...)

Digo que es mayor que Europa, porque ay en ella trece Provincias en la China, y más. Y cada una tan grande como el Reino de Portugal; y todas las islas que están sujetas a ellas, con todos los Reinos del Japón donde hay mucha Cristiandad, con todas las islas de sus comarcas, como lo ha visto el Padre Alonso Sánchez en la Bula de Creación de este obispado33 […].

11En fin, el objetivo religioso de la fundación de un obispado en Manila permitía plantar otra bandera castellana en Asia frente a otros imperios. La llegada del obispo se presentaba también como una manera de desarrollar un sistema político de contrapeso en la colonia tal vez más lejana de la Corte del Rey prudente.

El obispado, una variable de ajuste en la búsqueda del buen gobierno para Filipinas

12En efecto, el rey y su Consejo de Indias buscaban la mejor organización gobernativa: se hizo pasando por fracasos, y retractaciones, decisiones tomadas al tanteo bajo varias influencias en la Corte como venidas de Filipinas. Lo cierto es que la decisión de fundar un obispado entraba plenamente en estas consideraciones políticas.

  • 34 Hidalgo Nuchera, Patricio, “Las bases de la encomienda en las islas Filipinas: los despachos real (...)
  • 35 Bertrand, op. cit., p. 115.
  • 36 AGI, Indiferente 739, n° 94. Carta del maestrescuela de México, Sancho Sánchez de Muñón, México, (...)
  • 37 Instituto Valencia de Don Juan, Envío 25, caja 41, doc. 288. Carta de Juan de Ledesma a Mateo Vaz (...)

13Miguel López de Legazpi (†1572) zarpó de Puerto Navidad en 1564 con ordenanzas de descubrimiento: no firmó capitulaciones y tampoco tenía derecho a conquistar. Sin embargo, el éxito de su expedición, con el encuentro de la ruta del tornaviaje, le permitió conseguir del rey un título de adelantado y el derecho de repartir encomiendas en la más pura tradición de la Conquista de América34: esto en el contexto de elaboración de las Ordenanzas de Pacificación promulgadas en 1573… Ahora bien, el modelo del conquistador-gobernador se abandonó rápidamente con el nombramiento de un gobernador y capitán general desde Madrid, además letrado, oidor de la Audiencia de México, en la persona de Francisco de Sande (†1602) a partir de 1574. Esta decisión conllevó un cambio radical en la organización sociopolítica de la colonia con el enfrentamiento entre los veteranos de la expedición de Legazpi, casi todos encomenderos, y los nuevos hombres del rey, letrados advenedizos35. Este segundo modelo tampoco funcionó: el asentamiento quedaba muy frágil con el ataque del pirata chino Limahong, la pobreza generalizada de los castellanos que explotaban los filipinos a fin de sustentarse, la enemistad y enfrentamiento total entre frailes agustinos y encomenderos. Sin embargo, las ambiciones para Filipinas no disminuían tanto en Madrid como en México: desde México, la noticia de un proyecto de nuevo gobierno para Filipinas llevó el maestrescuela de la catedral, Sancho Sánchez Muñón, a escribir al mismo Mateo Vázquez, el 24 de diciembre de 1577, para presentar una serie de remedios tanto para limitar los riesgos de rebelión en Nueva España, como para asentar la presencia castellana en Filipinas36. Proponía mandar un general con título de virrey en Filipinas con los hombres alborotadores de México, y también erigir un arzobispado: en una carta secreta, presentaba su candidatura como “vicario del arzobispado y capellán de Su Majestad.” Las ideas para Filipinas no faltaban: el gobierno espiritual y el temporal se pensaban conjuntamente. En la Corte una carta de 1577 de Juan de Ledesma, escribano de la cámara de Indias, al secretario Mateo Vázquez comentó las cartas de Sánchez Muñón y los dos candidatos para gobernador de Filipinas: Ledesma defendía la candidatura de Luis de Velasco, hijo del antiguo virrey de Nueva España, frente a la de Gonzalo Ronquillo (el cual pedía 6000 ducados para hacer la jornada)37. El estado de Filipinas hizo que el Consejo de Indias dio marcha atrás, volviendo al modelo del gobernador-conquistador con capitulaciones suscritas a favor de Gonzalo Ronquillo mencionadas más arriba.

  • 38 Ollé, art. cit., 2013, p. 45.

14La creación de un obispado venía entonces a contrarrestar o moderar la figura de un gobernador omnipotente y la tendencia natural de los encomenderos a la explotación de los indios38. En la perspectiva de encontrar el mejor equilibrio entraba la elección del obispo idóneo, en el contexto del movimiento de aplicación del Concilio de Trento en las Indias y de las nuevas ordenanzas sobre Patronato que trataban de afirmar firmemente el poder del obispo, y entonces del rey, frente al clero regular.

  • 39 Ibid., p. 44.
  • 40 AGI, Indiferente 739, n° 99. Consulta del Consejo de Indias proponiendo para obispado de Filipina (...)
  • 41 Dussel, Enrique, Les Évêques hispano-américains, Défenseurs et évangélisateurs de l’Indien 1504-1 (...)
  • 42 AGI, Filipinas 339, leg.1, f. 159-160. Real cédula de Felipe II dirigida al gobernador de las Isl (...)

15Así, cuatro años después de la promulgación de las ordenanzas, Domingo de Salazar llegó a Madrid como procurador general de la orden de Santo Domingo de la Nueva España; incluso fue detenido por mando del nuncio apostólico, después de vehementes sermones39… Sin embargo, el Consejo de Indias en su consulta del 18 julio de 1578 refería que “ha mirado en persona a propósito y parece lo será el maestro fray Domingo de Salazar de la orden de Santo Domingo de gran vida, doctrina y ejemplo, muy letrado y ha estado muchos años en la Nueva España doctrinando, enseñando y predicando y ha tenido cargos de su orden”40. Para M. Ollé, este nombramiento corresponde a la política de contraponer funciones y tendencias: un obispo defensor de los indios, frente a un gobernador recompensado con encomiendas y encomenderos hambrientos en Filipinas. Un obispo procedente de las órdenes menores para limitar las críticas hacia las Ordenanzas de Patronato Real. Un obispo dominico para mitigar el monopolio agustino en Filipinas. Cabe añadir que, estadísticamente, esta designación se conformaba con la tendencia global de la Corona de preferir para obispado indiano un peninsular y regular, aun más un dominico41. En previsión de eventuales tensiones, Felipe II, en el conjunto de cédulas otorgadas a Domingo de Salazar para la fundación de la diócesis, destinó una al gobernador “para que tenga conformidad con el obispo y le guarde sus preeminencias y les honre y estime y a los otros ministros eclesiásticos y religiosos”42.

  • 43 Hidalgo Nuchera, Patricio, “Un intento de fraude al patrimonio real de Felipe II en las islas Fil (...)
  • 44 Gaudin, Guillaume, “Un acercamiento a las figuras de agentes de negocios y procuradores de Indias (...)
  • 45 Galván Rodríguez, op. cit., p. 24-25.

16Las experimentaciones políticas de la monarquía en Filipinas no pararon con las capitulaciones de Gonzalo Ronquillo y la creación del obispado, dado que en muy poco tiempo la codicia del gobernador suscitó muy fuertes resentimientos en todos los sectores de la colonia43: el capitán Gabriel de Ribera, ex miembro de la hueste de Legazpi, fue enviado a Madrid, solo un año después de la llegada de Ronquillo, como procurador general de las islas Filipinas para pedir el despido del actual gobernador y la creación de una Real Audiencia en Manila, lo cual fue concedido en mayo de 158344. ¡Esta nueva fórmula no satisfizo a nadie (excepto al oidor Melchor Dávalos) y pronto, en 1586, una junta general de todos los estados de Filipinas se puso de acuerdo para pedir la supresión de la Audiencia! Las razones, presentadas en la Corte por el procurador general, el padre Alonso Sánchez, fueron los escasos pleitos presentados y sobre todo el costo excesivo de los salarios de los oidores para la Real Hacienda. Otra vez, el monarca escuchó las quejas y recomendaciones de sus súbditos aboliendo la Audiencia con una cédula del 9 de agosto de 1589 y optando por la fórmula de un Gobernador y Capitán General asistido, para sus competencias judiciales, de un teniente asesor letrado45. El obispo Salazar expresó su satisfacción en una carta de 24 de junio de 1590, dado que estaba constantemente en conflicto con los oidores. Incluso Felipe II mandó al padre Sánchez a buscar y proponer el gobernador idóneo. Esto llevó a una anécdota, mencionada por el jesuita Francisco Colín, en su Labor evangélica (Madrid, 1663) y frecuentemente citada, de una conversación entre Sánchez y el secretario don Juan de Idíaquez sobre:

  • 46 Colín y Pastells, op. cit., t. I, p. 462-3.

Las partes que había de tener el que fuese elegido por gobernador de Filipinas, supuesto que dél dependería todo su remedio, sin recurso de otro, por la gran distancia, les decía: ‘Que no había de ser mozo, ni viejo, sino de edad sazonada, ni codicioso, que tuviese gran valor y prudencia, aprobada ya, y experimentada en algún gobierno, que fuese muy Caballero, y juntamente llano, y humano, y sobre todo Christiano, y ejemplar’. A esto reía de mi don Juan Idíaquez, y otros ministros, diciendo, que adonde se había de hallar tal hombre, y yo me reía dellos, fiando en Dios, y la especial Providencia que tiene con esas Islas, que no les había de deparar tal, y así fue”46, con la persona de Gómez Pérez Dasmariñas.

17La nueva opción de gobierno sufrió en 1593 un nuevo cambio “por la gran distancia que hay de las dichas islas a la ciudad de México […] demás de la molestia de la dilación”, con la sustitución del asesor letrado por un teniente general de gobernador, el cual podía conocer las causas de justicia en apelación (hasta importe de 1000 pesos) y en caso de fallecimiento del gobernador podía ocupar el puesto como interino.

  • 47 Galván Rodríguez, op. cit., p. 28.
  • 48 De la Costa, art. cit., p. 329.
  • 49 Blanco, art. cit., p. 216.

18Ante la intromisión de la Audiencia de México en los asuntos filipinos y las quejas de los colonos de la extrema tardanza en las apelaciones de las sentencias del gobernador de Filipinas, Felipe II restableció la Audiencia, con una Real Cédula del 26 de noviembre de 1595: “El rey alude al crecimiento de la población asentada en Filipinas y su deseo de que continúe creciendo, al incremento del comercio con los chinos, a las dilaciones que supone la necesidad de apelar a México, y a la conveniencia que el gobernador pueda dedicar más tiempo a sus crecientes obligaciones administrativas y militares”47. Domingo de Salazar a la sazón presente en Madrid, militó para esta reforma completa del sistema de gobierno en Filipinas: pidió al rey el restablecimiento de la Audiencia para contraponer el poder del gobernador Pérez Dasmariñas con el cual se había enfrentado radicalmente, hasta tal punto de excomulgarlo. Para Horacio de la Costa, el conflicto no solo era de personas, sino que descansaba en el Patronato real y “exactly how much state control over the internal administration of the Church did it imply?48 Las relaciones interjurisdiccionales no se limitaban a las “dos Majestades”, la espiritual y la temporal, sino también a los conflictos entre obispos y regulares sobre las doctrinas49. Las cartas de Salazar oscilaron entre primacía de la autoridad espiritual, defensa del Patronato regio contra los agustinos, y la defensa del derecho a la soberanía hispánica sobre las islas Filipinas.

  • 50 Morga, op. cit., p. 42.
  • 51 Colín y Pastells, op. cit., t. II, p. 193.

19En Madrid, Salazar defendió también la idea de crear nuevas diócesis y erigir una sede metropolitana para acabar con la dependencia a la archidiócesis de México50. Felipe II despachó a su embajador en Roma una cédula del 17 de junio de 1595 para pedir la erección del obispado Manila a arzobispado, lo cual alcanzó con la bula del 14 de agosto de 1595 y creó tres diócesis en Nueva Segovia, Nueva Cáceres y Cebú51. El gobierno espiritual y temporal de las Filipinas en fin tenía la forma con la cual seguirá hasta finales del siglo xviii con la Ordenanzas de Intendencias.

  • 52 Zuñiga, Jean-Paul, “Le voyage d’Espagne. Mobilité géographique et construction impériale en Améri (...)

20A modo de conclusión, el “viaje a España”52 aparece como el modo más potente de defender sus opiniones, al nivel colectivo como individual: Legazpi mandó en varias ocasiones representantes para pedir mercedes reales, Gabriel de Ribera suplicó por la creación de una Audiencia y la evicción de Gonzalo Ronquillo en nombre de varios grupos de poder filipinos; el padre Alonso Sánchez pidió la supresión de la Audiencia con poderes de la Junta general de Filipinas; Domingo de Salazar (sin poder de nadie y por iniciativa propia) viajó a los 78 años a Madrid para luchar contra el proyecto de conquista de China. Cabe también recordar que la presencia en la Corte de Salazar en 1576-1580, llevó a su nombramiento: una forma de canalizar la vehemente defensa de los indios en favor de los intereses de la Corona en Asia frente a un nuevo gobernador con un estatuto más autónomo. Al igual que otras partes de Indias, las autoridades coloniales (en su sentido amplio) no dejaban de enfrentarse, cada una defendió una interpretación amplia de su jurisdicción y de su ámbito de acción: fue el objetivo de las Ordenanzas de 1574 el poner fin o limitar el alcance de las órdenes mendicantes, lo cual no podía hacerse de manera pacífica.

  • 53 Blanco, art. cit., p. 215.

21Al final, la búsqueda del mejor gobierno para Filipinas pasó por tanteos y bricolajes – prueba de la capacidad adaptativa de la Corona – resultados de varios – a veces contradictorios – factores como la política internacional de defensa de la presencia castellana en Asia, el establecimiento de la autoridad monárquica en territorios muy a alejados de la Corte, y también la opinión de las élites locales a través de personajes enviados a Madrid. Al nivel local, las lógicas institucionales o colectivas divergentes, intereses personales y convicciones políticas desviaron las orientaciones fijadas pensadas desde el Alcázar real… y la superposición de los enfrentamientos llevó a cierta “anarquía de toda autoridad colonial”53. Sin embargo, tomando distancia con los acontecimientos, el historiador comprueba como la Corona no se apartó de la búsqueda de un sistema imperial, con la duplicación de instituciones locales en pares rivales (o incluso triples): el obispo, el gobernador y la real Audiencia deben ser incluidos en estos dispositivos para garantizar la autoridad del rey distante.

Haut de page

Bibliographie

Blanco, John D., “La religión cristiana filipina durante la época colonial; transculturación de las costumbres e innovación de las prácticas”, in Elizalde Pérez-Grueso, María Dolores (ed.): Repensar Filipinas: política, identidad y religión en la construcción de la nación filipina, Barcelona, Edicions Bellaterra, 2009, p. 207-32.

Colín, Francisco, Pastells, Pablo (ed.), Labor evangélica de los obreros de la Compañía de Jesús en las islas Filipinas, Barcelona, Henrich, 3 vols., 1904.

De la Costa, Horacio, “Church and State in the Philippines during the Administration of Bishop Salazar, 1581-1594”, The Hispanic American Historical Review 30, no 3, 1950, p. 314-35.

Dussel, Enrique, Les Évêques hispano-américains, Défenseurs et évangélisateurs de l’Indien 1504-1620, Wiensbaden, F. Steiner, 1970, LXI-286 p.

García-Abásolo, Antonio, “Problemas para gobernar un imperio. Aspectos del modelo colonial en Filipinas, siglos xvi-xviii”, Revista de estudios extremeños, n° 71-3, 2015, p. 1843-67.

Gaudin, Guillaume, “Un acercamiento a las figuras de agentes de negocios y procuradores de Indias en la Corte”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, octubre de 2017, [http://journals.openedition.org/nuevomundo/71390 (consultado el 27 de marzo de 2018)].

Gil, Juan, Mitos y utopías del descubrimiento. t. 2. El Pacífico, Sevilla, Athenaica, 2018, 520 p.

González González, Antonio, “Los requerimientos portugueses a Legazpi sobre la pertenencia de Filipinas”, El Tratado de Tordesillas y su proyección: segundas Jornadas Americanistas de la Universidad de Valladolid, t. I, Valladolid, 1973, p. 255-292.

González González, Enrique, “La definición de la política eclesiástica indiana de Felipe II”, in Francisco J. Cervantes B. (ed.), La Iglesia en la Nueva España: relaciones económicas e interacciones políticas, Puebla, Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades «Alfonso Vélez Pliego», Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, 2010, p. 143-164.

Gutiérrez, Lucio, “Labor Evangelizadora y Misional de Domingo de Salazar en Filipinas (1581-1591)”. Philippiniana Sacra, 1978, vol. 13, n° 39, p. 430-96.

Hera, Alberto (de la), “El Patronato y el vicariato regio en Indias”, in Borges, Pedro (ed.), Historia de la Iglesia en Hispanoamérica y Filipinas (siglos xv-xix), Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1992, p. 63-79.

Hidalgo Nuchera, Patricio, “Las bases de la encomienda en las islas Filipinas: los despachos reales”. Revista de Indias, n° 53, 1993, p. 785-98.

Hidalgo Nuchera, Patricio, Las polémicas iglesia-estado en las Filipinas. la posición de la iglesia ante la cobranza de los tributos en las encomiendas sin doctrina y las restituciones a fines del s. xvi, Córdoba, Servicio de Publicaciones, Universidad de Córdoba, 1993, 73 p.

Jacquelard, Clotilde, De Séville à Manille: les Espagnols en mer de Chine, 1520-1610, Paris, les Indes savantes, 2015, 438 p.

Morga, Antonio (de), Sucesos de las islas Filipinas, editado por Francisca Perujo, México, Fondo de Cultura Económica, 2007, 390 p.

Ollé, Manel, “Domingo de Salazar: Primer obispo de Manila y defensor de los pobladores de las islas Filipinas”, Cuaderno internacional de estudios humanísticos, no 19, 2013, p. 43-50.

Phelan, John Leddy, The Hispanization of the Philippines: Spanish aims and Filipino responses 1665-1700, Madison, University of Wisconsin press, 1959, XIV-218 p.

Porras Camúñez, José Luis (ed.), Sínodo de Manila de 1582, Madrid, Centro de estudios históricos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1988, 409 p.

Portuondo, María M., Secret science: Spanish cosmography and the new world, Chicago/Londres, Univ. of Chicago Press, 2009, XII-335 p.

Zuñiga, Jean-Paul, “Le voyage d’Espagne. Mobilité géographique et construction impériale en Amérique hispanique”, Les Cahiers du Centre de Recherches Historiques. Archives, n42, abril de 2008), p. 177-192. [https://doi.org/10.4000/ccrh.3441]

Haut de page

Notes

1 La investigación para este artículo forma parte del proyecto “Vencer la Distancia. Actores y prácticas del poder en los imperios español y portugués” financiado por la Casa de Velázquez y el LABEX SMS, con las referencias ANR-11-LABX-0066, el cual benefició de la ayuda del Estado francés a través de la Agence Nationale de la Recherche en el marco del programa “Investissements d’avenir” con las referencias n° ANR-11-IDEX-0002-02. Agradezco a Paulina Machuca la revisión del texto.

2 Hera, Alberto (de la), “El Patronato y el vicariato regio en Indias”, in Borges, Pedro (ed.), Historia de la Iglesia en Hispanoamérica y Filipinas (siglos xv-xix), Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, p. 63-79.

3 Parker, Geoffrey, “David o Goliath: Felipe II y su mundo en la década de 1580”, in Parker, Geoffrey y Kagan, Richard L. (ed.), España, Europa y el mundo atlántico : homenaje a John H. Elliott, Madrid, Marcial Pons, Consejería de Educación y Cultura, 2001, p. 321-346; Subrahmanyam, Sanjay, “Holding the World in Balance: The Connected Histories of the Iberian Overseas Empires, 1500-1640”, The American Historical Review, n° 112 (5), 2007, p. 1359-1385.

4 Sobre el contexto, véase Jacquelard, Clotilde, De Séville à Manille: les Espagnols en mer de Chine, 1520-1610, Paris, les Indes savantes, 2015.

5 Madeira Santos, Catarina, Schaub, Jean-Frédéric, “Histoires impériales et coloniales d’Ancien Régime. Un regard sur l’État moderne”, in Desveaux, Emmanuel y de Fornel, Michel, Faire des Sciences sociales. Généraliser, Paris, Éditions de l’École des Hautes Études en Sciences Sociales, 2012, p. 293-318 ; García-Abásolo, Antonio, “Problemas para gobernar un imperio. Aspectos del modelo colonial en Filipinas, siglos xvi-xviii”, Revista de estudios extremeños, n° 71-3, 2015, p. 1843-67.

6 Hidalgo Nuchera, Patricio, Las polémicas iglesia-estado en las Filipinas. La posición de la iglesia ante la cobranza de los tributos en las encomiendas sin doctrina y las restituciones a fines del s. xvi, Córdoba, Servicio de Publicaciones, Universidad de Córdoba, 1993.

7 Gutiérrez, Lucio “Domingo de Salazar, o. p., Primer Obispo de Filipinas, 1512-1594. Estudio crítico-histórico sobre su vida y su obra en Filipinas”, Philippiniana Sacra, vol. 11, n° 33, 1976, p. 449-496; Porras Camúñez, José Luis (ed.), Sínodo de Manila de 1582, Madrid, Centro de estudios históricos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1988; González Pola, Manuel, o. p., “Episcopologio Dominicano de las Diócesis de Manila Jaro y de la Prelatura ‘Nulliu’ de Batanes y Babuyanes”, Philippiniana Sacra, vol. 24, n° 72, p. 241-276; Ollé, Manel, “Domingo de Salazar: Primer obispo de Manila y defensor de los pobladores de las islas Filipinas”, Cuaderno internacional de estudios humanísticos, no 19, 2013, p. 43-50.

8 Martín Hernández, Francisco, “El Episcopado”, in Borges, Pedro (ed.), Historia de la Iglesia en Hispanoamérica y Filipinas (siglos xv-xix), Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1992, p. 161-163.

9 González González, Enrique, “La definición de la política eclesiástica indiana de Felipe II”, in Cervantes B., Francisco J. (ed.), La Iglesia en la Nueva España: relaciones económicas e interacciones políticas, Puebla, Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, 2010, p. 143-164.

10 De la Costa, Horacio, “Church and State in the Philippines during the Administration of Bishop Salazar, 1581-1594”, The Hispanic American Historical Review 30, no 3, 1950, p. 329.

11 Phelan, John Leddy, The Hispanization of the Philippines: Spanish aims and Filipino responses. 1665-1700, Madison, University of Wisconsin press, 1959.

12 Blanco, John D., “La religión cristiana filipina durante la época colonial: transculturación de las costumbres e innovación de las prácticas”, in Elizalde Pérez-Grueso, María Dolores (ed.), Repensar Filipinas: política, identidad y religión en la construcción de la nación filipina, Barcelona, Edicions Bellaterra, 2009, p. 207-32.

13 Girard, Pascale, Laborie, Jean-Claude, Pennec, Hervé y Zuñiga, Jean-Paul, “ ‘Frailes mozos y de pocas letras?’ Quatre ordres religieux (Augustins, dominicains, franciscains, jésuites) aux Philippines entre 1572 et 1605”, in Fabre Pierre-Antoine y Vincent, Bernard (ed.), Missions religieuses modernes : “Notre lieu est le monde”, Roma, École française de Rome, 2007, p. 113‑172.

14 Manchado López, Marta, Tiempos de turbación y mudanza: la Iglesia en Filipinas tras la expulsión de los jesuitas, Córdoba, Muñoz Moya Eds, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Córdoba, 2002; García-Garrido, Manuela Águeda, “Peticiones contra el “breve de la alternativa” o el rechazo de la hibridación clerical en Filipinas (siglo xvii)”, e-Spania [en ligne], n° 30, junio de 2018 [http://journals.openedition.org/e-spania/28007 (consultado el 12/09/2019)].

15 Hidalgo Nuchera, Patricio, Las polémicas iglesia-estado en las Filipinas. La posición de la iglesia ante la cobranza de los tributos en las encomiendas sin doctrina y las restituciones a fines del s. xvi, Córdoba, Universidad de Córdoba, 1993; Hidalgo Nuchera, Patricio, Encomienda, tributo y trabajo en Filipinas (1570-1608), Madrid, Polifemo, 1995.

16 Bertrand, Romain, Le long remords de la conquête: Manille-Mexico-Madrid, Paris, Seuil, 2015.

17 Lobato, Manuel, “As Filipinas e o Estado da Índia no tempo dos Áustrias. Tensão, convergência e acomodação entre os impérios ibéricos na Ásia do sueste”, in Cardim, Pedro, Freire Costa, Leonor y Soares da Cunha, Mafalda (eds.), Portugal na Monarquia Hispânica. Dinâmicas de integração e conflito, Lisboa, CHAM-UNL/UAç - CIDEHUS-UÉ - GHES-UTL, 2013, p. 277‑308; Ollé, Manel, La empresa de China: de la Armada invencible al Galeón de Manila, Barcelona, Acantilado, 2002; Gil, Juan, Hidalgos y samuráis: España y Japón en los siglos xvixvii, Madrid, Alianza editorial, 1991; Donoso, Isaac, El islam en Filipinas (siglos x-xix), tesis doctoral, Alicante, Universidad de Alicante, 2011.

18 Bula de erección de la diócesis de Filipinas el 6 de febrero de 1579, transcripción en Blair, Emma y Robertson, James, The Philippine Islands, 1493-1803… vol. IV - 1576-1582, Cleveland, The Arthur H. Clark Company, 1903, p. 120-124.

19 Morga, Antonio (de), Sucesos de las islas filipinas. Editado por Francisca Perujo, México, Fondo de Cultura Económica, 2007, p. 24.

20 Archivo General de Indias [AGI à partir de cette note et tout au long du texte], Filipinas 339, leg.1, f. 98r.-103v. Asiento con Don Gonzalo Ronquillo de Peñalosa sobre el llevar a las yslas Philipinas seis çientos hombres casados y solteros, Madrid, 16 de julio de 1578.

21 AGI, Indiferente 739, n° 99. Consulta del Consejo de Indias proponiendo para obispado de Filipinas a fray Domingo de Salazar, Madrid, 18 de julio de 1578.

22 AGI, Indiferente 739, n° 94. Consulta del Consejo de Indias, Madrid, 3 de julio de 1578.

23 Gil, Juan, Mitos y utopías del descubrimiento. El Pacífico. Sevilla, t. II, Athenaica, 2018, p. 93-94.

24 AGI, Patronato 24, ramo 43, Informe y parecer de Giovanni Battista Gesio al Rey del 14 de abril 1578.

25 Havard, Gilles y Vidal, Cécile, Histoire de l’Amérique française. Paris, Flammarion, 2003, p. 39.

26 González González, Antonio, “Los requerimientos portugueses a Legazpi sobre la pertenencia de Filipinas”, El Tratado de Tordesillas y su proyección, Actas do Seminário de História da América, t. I, Valladolid, 1973, p. 255-292.

27 Carreira Soares, Kevin, Os Bispos de Macau (1576-1782), Tesis de maestría en Historia, Coimbra, Universidade de Coimbra, 2015, p. 310-316.

28 Gil, Juan, Mitos… op. cit., p. 93.

29 AGI, Patronato 24, ramo 66, f. 61. Carta de don Juan de Zúñiga, de 27 de diciembre de 1578 a Felipe II en manos de Antonio Pérez.

30 AGI, Patronato 24, ramo 66, f. 65-66. Avisos al Consejo de Indias de Giovanni Battista Gesio sobre el obispado de Macao y lo de Manila, Madrid, 14 de octubre de 1579.

31 Portuondo, María M., Secret science: Spanish cosmography and the new world, Chicago/Londres, Univ. of Chicago Press, 2009, p. 183-193.

32 Galván Rodríguez, Eduardo, Tríptico de la Real Audiencia de Manila (1583-1700), Las Palmas de Gran Canaria, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, 2007, p. 12.

33 Colín, Francisco, Pastells, Pablo (ed.), Labor evangélica de los obreros de la Compañía de Jesús en las islas Filipinas, t. I, Barcelona, Henrich, 1904, p. 293.

34 Hidalgo Nuchera, Patricio, “Las bases de la encomienda en las islas Filipinas: los despachos reales”, Revista de Indias, n° 53, 1993, p. 785-98.

35 Bertrand, op. cit., p. 115.

36 AGI, Indiferente 739, n° 94. Carta del maestrescuela de México, Sancho Sánchez de Muñón, México, 24 de septiembre de 1577.

37 Instituto Valencia de Don Juan, Envío 25, caja 41, doc. 288. Carta de Juan de Ledesma a Mateo Vazquez sobre la riqueza de las islas de Mindanao y Luzon, Madrid, 1577.

38 Ollé, art. cit., 2013, p. 45.

39 Ibid., p. 44.

40 AGI, Indiferente 739, n° 99. Consulta del Consejo de Indias proponiendo para obispado de Filipinas a fray Domingo de Salazar, Madrid, 18 de julio de 1578.

41 Dussel, Enrique, Les Évêques hispano-américains, Défenseurs et évangélisateurs de l’Indien 1504-1620, Wiensbaden, F. Steiner, p. 39.

42 AGI, Filipinas 339, leg.1, f. 159-160. Real cédula de Felipe II dirigida al gobernador de las Islas Filipinas, El Escorial, 1ro de julio de 1579.

43 Hidalgo Nuchera, Patricio, “Un intento de fraude al patrimonio real de Felipe II en las islas Filipinas: el pleito sobre la encomienda de Bolinao y Zambales”, in Morales Padrón, Francisco (ed.), XIII Coloquio de Historia Canario-Americana; VIII Congreso Internacional de Historia de América, Las Palmas, Cabildo de Gran Canaria, 2000, p. 944-47.

44 Gaudin, Guillaume, “Un acercamiento a las figuras de agentes de negocios y procuradores de Indias en la Corte”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, octubre de 2017, [https://journals.openedition.org/nuevomundo/71390 (consultado el 27/03/2018]).

45 Galván Rodríguez, op. cit., p. 24-25.

46 Colín y Pastells, op. cit., t. I, p. 462-3.

47 Galván Rodríguez, op. cit., p. 28.

48 De la Costa, art. cit., p. 329.

49 Blanco, art. cit., p. 216.

50 Morga, op. cit., p. 42.

51 Colín y Pastells, op. cit., t. II, p. 193.

52 Zuñiga, Jean-Paul, “Le voyage d’Espagne. Mobilité géographique et construction impériale en Amérique hispanique”, Les Cahiers du Centre de Recherches Historiques. Archives, n42, abril de 2018, p. 177-192. [https://doi.org/10.4000/ccrh.3441 (consultado el 22/12/2018)].

53 Blanco, art. cit., p. 215.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Guillaume Gaudin, « Estableciendo la autoridad del rey católico en Asia oriental: la erección del obispado de Manila (años 1570-1590) »Caravelle, 113 | 2019, 125-138.

Référence électronique

Guillaume Gaudin, « Estableciendo la autoridad del rey católico en Asia oriental: la erección del obispado de Manila (años 1570-1590) »Caravelle [En ligne], 113 | 2019, mis en ligne le 01 mars 2020, consulté le 09 août 2020. URL : http://journals.openedition.org/caravelle/6709; DOI: https://doi.org/10.4000/caravelle.6709

Haut de page

Auteur

Guillaume Gaudin

Université Toulouse 2 – Jean Jaurès/ Casa de Velázquez

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals