Navigation – Plan du site
Comptes rendus

Francisco Ramírez Santacruz , Sor Juana Inés de la Cruz. La resistencia del deseo

Madrid, Cátedra “Biografías”, 2019, 317 p.
Marie-Cécile Bénassy
p. 211-214
Référence(s) :

Francisco Ramírez Santacruz , Sor Juana Inés de la Cruz. La resistencia del deseo, Madrid, Cátedra “Biografías”, 2019, 317 p.

Texte intégral

1Esta biografía es un progreso muy notable en el conocimiento de Sor Juana. Se beneficia de los importantes descubrimientos documentales de nuestro siglo y de un minucioso examen de fuentes. Ciertos problemas se resuelven inesperadamente. Se estudian sistemáticamente las numerosas personas que rodearon a Sor Juana. El índice final de ellos será utilísimo para los futuros investigadores. Las grandes virtudes del libro además de la erudición son : una gran prudencia en los juicios, un tono desprovisto de polémica, una iniciación a la obra de la monja con muchas citas adecuadas y algunos resúmenes, también una doble identidad. El “curioso lector” aprovecha un relato pormenorizado y ameno. En cuanto al benemérito estudioso, tiene que acudir a las innumerables notas (662) del fin del libro: entre las muchas referencias viejas o nuevas, encontrará de vez en cuando, en letras de molde minúsculas, sus mayores logros.

2Sigamos el camino de la vida de Sor Juana, empezando por la fecha de su nacimiento y su nombre de pila. Desde hace casi un siglo, los sorjuanistas hemos vacilado entre los años 1648 y 1650 o 1651. Aquí se prueba que la niña siempre fue llamada Juana, y nunca Inés ni Juana Inés. El parte de bautismo de una criatura llamada Inés no puede ser el suyo. Ningún parte de bautismo conocido corresponde a nuestra monja, ni a la mayoría de sus diez hermanos. En una carta de 1682, la virreina condesa de Paredes atribuye catorce años a Juana en 1665 cuando la admiten en la corte. Tal vez ella diga la verdad o exista una pequeña leyenda embellecedora en la corte de México. ¡Cuánto más joven la niña, tanto más extraordinaria! Más tarde, Sor Juana adoptará como apellido un “Asbaje” vascuence más lisonjero que el “Asuaje” canario de su padre. En gran parte gracias a los descubrimientos de Schmidhuber de la Mora y de Alejandro Soriano Vallès, el biógrafo puede darnos un montón de detalles sobre la numerosa y muy unida familia Ramírez ; todas las hermanas se casaron salvo la madre de Juana, Isabel. Ésta parece haber sido bien integrada a la familia, y sus hijas también. En la Nueva España, la “irregularidad” no era trágica : sólo impedía totalmente un futuro matrimonio. Muy nuevos son los detalles sobre los fecundos años de la niña Juana en casa de los tíos de México Juan de Mata y María.

3El periodo de Juana en la corte ha sido ya muy comentado. El libro propone la idea de que las veinte lecciones de latín pagadas por el confesor hayan sido muy anteriores a la entrada en el convento: el idioma de la cultura era imprescindible para la pasión enciclopédica de Juana. También se nota que entre los jueces del famoso examen organizado por el virrey habrá habido “tertulios” de marca mayor, y no sólo profesores de universidad. Sigue siendo tan difícil la explicación del fiasco de la imprudente entrada en el Carmelo – ya bajo el nombre de “Juana Inés de la Cruz”. ¿Cuál fue el papel exacto del confesor Núñez, el de la marquesa de Mancera? Lo casi cierto es la realidad de la enfermedad que permitió la salida de Juana: siempre luego su salud fue frágil. La situación sanitaria del convento era bastante mala.

4En diciembre de 1667, fruto de las pocas semanas transcurridas fuera de un claustro, un soneto, incluido en una obra colectiva, es la primera publicación de Juana. Y lo firma Juana Inés de Asuaje : por primera vez “Asuaje” sustituye a “Ramírez”. El apellido del padre ausente se encontrará también en la profesión religiosa con la mención inexacta de la legitimidad. Como Juana no puede celebrar dos veces una muy solemne toma de hábito religioso, ella ha ingresado en San Jerónimo “en traje de seglar”, pero en febrero de 1668 empieza el noviciado de un año. Por supuesto, el nutrido relato de la vida en San Jerónimo y su relación con el mundo exterior repite asuntos ya conocidos. Pero valía la pena sacar a luz un edicto del arzobispo Aguiar contra las “amistades particulares” en los conventos (1693), y también la existencia de una lejana discípula de Sor Juana en Puebla de los Ángeles descubierta por Margarita Peña, pero poco conocida. Para Sor Juana escaseaban las amigas en el convento, pero Ramírez Santacruz pasa por alto la importancia de la música: tal vez haya ocasionado algunas gratas conversaciones entre monjas. Con mucha razón, el largo capítulo concluye con un original y sentido elogio del arzobispo virrey fray Payo Enríquez de Rivera y del papel esencial de esta amistad con Sor Juana en el destino de la monja. La opinión de la firmante es que él habrá dejado una nota escrita a su sucesor (que iba a ser el extraño pero escrupuloso Francisco Aguiar y Seijas), indicando que Sor Juana era un caso realmente especial, con quién había que tener muchos miramientos.

5Con plena razón, el biógrafo nos cuenta con todos sus pelos y señales la llegada de los virreyes La Laguna, el complejo asunto del Arco de la Catedral finalmente decisivo para Sor Juana, las relaciones de Carlos de Sigüenza y Góngora con el jesuita Kino y con Sor Juana. Sobre todo, erudito y sutil, nos describe la amistad «intensa» con la virreina, musa y mecenas, María Luisa de la Cerda. Ahora, gracias a la publicación de dos cartas de ésta por Hortensia Calvo y Beatriz Colombi, se ve confirmado el hecho de que los amores físicos entre ambas mujeres son inverosímiles: la obsesión de la esposa treintañal era entonces la maternidad y el año 1684 le dio por fin un hijo viable José, objeto de varias poesías de Sor Juana.

6El quinto capítulo “El Parnaso en el convento (1682-1688)” se dedica a varios temas candentes. Primero la personalidad y el papel del confesor jesuita Antonio Núñez de Miranda y su papel en la vida de Sor Juana. El estudio detallado de los documentos de la Compañía permiten valorar su “condición colérica” y lo dificilísimo que fue su situación en su orden al final de su vida a pesar de su enorme prestigio intelectual. El biógrafo sitúa la famosa “Carta al confesor” en 1684, algo más tarde que A. Alatorre, y deja abierta la cuestión del sucesor en materia de dirección espiritual, diciendo que la “Compañía de Jesús optó por silenciar o manipular los hechos”. Luego se describe la relación – muy importante – de Sor Juana con el dinero. Ella parece utilizar su talento de mujer de negocios con bastante fruición y su relación con el mayordomo en los últimos nueve años de su vida le proporciona permanentemente una ventana abierta al mundo. También viene un minucioso examen de los probables libros de su biblioteca que, desde luego, no copia los títulos que figuran en dos retratos póstumos. Y el capítulo acaba con una presentación – y resumen – del gran poema Primero Sueño, el elogio de los autos sacramentales, sobre todo el Divino Narciso y algunos títulos más.

7El penúltimo capítulo “Los aplausos y las calumnias, 1689-1691” es el más impresionante para el curioso lector porque recientes documentos (sobre todo en Rodríguez Garrido, 2004) permiten resolver un viejo y reñido problema. Primero se trata de los nuevos virreyes condes de Galve, del austero arzobispo Aguiar que odia al teatro, multiplica las limosnas y reclama por doquier que lo imiten sus diocesanos (lo que ya ha cumplido en parte Sor Juana). Luego se describe con muchos detalles lo que pasa en Madrid: la activa María Luisa y sus allegados publican ya en 1689 la Inundación castálida (lo principal de la obra lírica). El éxito internacional es ya fulminante: unas nueve reediciones, una de ellas inmediata, con añadidos de “ciertos poemas subidos de tono” y cambio de un título algo rimbombante por Poemas de la única poetisa americana… Nunca una monja hispana había publicado tan bellos poemas de amor, y Sor Juana aparecía como la metáfora de las minas de plata americanas. A fines de 1690, cuando ya ha llegado el libro a México, cuando ella compone muchos villancicos para el clero, se difunden “calumnias” con otro pretexto: la publicación por el obispo de Puebla, Fernández de Santa Cruz, de la brillante crítica por la jerónima de un sermón antaño publicado por el gran predicador Antonio Vieira. El prólogo, firmado por “Sor Filotea” es una invitación a dedicar su gran talento a las letras sagradas. Ahora sabemos que los defensores de la monja fueron más numerosos que los enemigos. Un “Soldado”, principal calumniador, permaneció anónimo (los enterados callaban porque era personaje de alta jerarquía) y, temiendo ser ellos mismos víctimas de la sospecha, muchos acudieron a defender a Sor Juana. Es decir que la posición social de ella es más fuerte de lo que se creía. Sobre la proximidad posible del adversario con el ex director de conciencia Núñez, el prudente biógrafo no se manifiesta.

8No es una sorpresa constatar que el último capítulo, el de la famosa conversión, es más complicado que el anterior. ¡Entre los elementos ciertos de nuestra información sobre el periodo, existen tantos huecos, tantas rarezas y contradicciones! Y vemos que las notas son notablemente más abultadas que en el resto del libro. El éxito fenomenal del Segundo tomo de la obra de Sor Juana es cierto; menos la reacción de Sor Juana: la que se propone aquí es una “crisis poética” que lleva consigo un riguroso cambio de vida, pero Sor Juana ha escrito y repetido que escribía poesía a disgusto, que su pasión era el estudio (entonces el idioma griego). Cerrar el locutorio y no contestar los pedidos iba a darle tiempo para leer. Y sabemos que seguía escribiendo la monja a ciertos corresponsales escogidos. Tal vez se pueda reprochar al biógrafo una lectura incompleta de las últimas dos cartas del obispo de Puebla. En la de marzo de 1691, llena de consejos de tipo espiritual, hubiera tenido que aludir al director de conciencia de Sor Juana si éste hubiera existido en aquel momento. La misma Carta al confesor preveía esta solución: la gente sospechaba que había cierta tirantez pero la Compañía de Jesús conseguía mantener la ficción de un vínculo entre ambos. En cuanto a la Carta de San Miguel, leemos un comentario del principio del texto, no del extraño pero muy amigable final: “… los favores que debo a V. md., que me obligan a desear muchos órdenes de su servicio, que sin cruz o con ella los ejecutaré, pidiendo en recompensa su memoria y oraciones”. El obispo es bastante exigente (¿y algo despistado?), el hombre está lleno de admiración y miramientos.

9Esta parte final dedica muchas páginas al Segundo tomo y a su éxito casi inverosímil, también a los Enigmas difundidos en 1695 por unas aristócratas monjas portuguesas que parecen no haber tenido noticias de la conversión, y ni tampoco la Condesa de Paredes. Luego comenta los escritos del editor Castorena y Ursúa y las páginas biográficas de Oviedo y sus encontradas interpretaciones. Un pasaje muy nuevo se dedica al inventario de la celda, y a las importantes operaciones financieras de la monja, incluso la compra de una celda (probablemente una segunda) con el permiso del arzobispo Aguiar. Acaba con la controversia de la conversión, las circunstancias de la muerte y la triunfal publicación en 1700 de Fama y obras póstumas que contenía la famosa Respuesta a Sor Filotea y bellos textos del lejano amigo el jesuita Calleja.

10Bella esperanza para los mexicanistas : Francisco Ramírez Santacruz anuncia el proyecto de una nueva edición crítica de las obras de Sor Juana, basada en los tres tomos del año 1725. Y confía en más descubrimientos. ¿Soñar con el epistolario de la monja? Por qué no, si prosigue nuestra buena suerte de principios de siglo…

11Sentimos la tentación de concluir con una cita del prólogo del libro : “Sor Juana no fue monja y poetisa profana pese a su época, sino precisamente gracias a las circunstancias de dicha época, en la que prevaleció una excesiva porosidad entre corte y convento”.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Marie-Cécile Bénassy, « Francisco Ramírez Santacruz , Sor Juana Inés de la Cruz. La resistencia del deseo »Caravelle, 113 | 2019, 211-214.

Référence électronique

Marie-Cécile Bénassy, « Francisco Ramírez Santacruz , Sor Juana Inés de la Cruz. La resistencia del deseo »Caravelle [En ligne], 113 | 2019, mis en ligne le 01 mars 2020, consulté le 09 août 2020. URL : http://journals.openedition.org/caravelle/6977

Haut de page

Auteur

Marie-Cécile Bénassy

Université de Paris III – Sorbonne Nouvelle

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals