Navigation – Plan du site

AccueilNuméros94Les indépendances en Amérique lat...Que commémorer ?La construcción del bicentenario ...

Les indépendances en Amérique latine : des commémorations à l’histoire
Que commémorer ?

La construcción del bicentenario latinoamericano y los intentos de España por hispanizar la celebración de las independencias

Luis Javier Caicedo
p. 157-184

Résumés

L’article offre un regard sur la commémoration du bicentenaire de l’indépendance des pays latino-américains à partir de la recomposition des tentatives espagnoles, mises en place à partir de 2002, afin d’interférer dans l’organisation de ces célébrations. Ces initiatives se sont heurtées à la volonté des Etats latino-américains de garder le contrôle de ces commémorations, débouchant en 2007 sur la création du Grupo Bicentenario. Cette instance multilatérale réunit les commissions nationales des neuf Républiques qui, entre 2009 et 2011, célèbrent 200 ans d’indépendance (Argentine, Bolivie, Chile, Colombie, Equateur, El Salvador, Mexique, Paraguay et Venezuela). Cet affrontement atteignit son paroxysme lors du rejet, en 2008, de la proposition espagnole visant à créer une « commission ibéro-américaine des bicentenaires », associant l’Amérique latine et l’Espagne.

Haut de page

Texte intégral

1Precedidas por la independencia de Haití del dominio francés en 1804, las naciones latinoamericanas encontraron a partir de 1809 el camino cierto para emprender su liberación de tres siglos de dominación española y portuguesa, que tardaría 15 años en consolidarse.

2Entre 1809 y 1811 en nueve de las colonias españolas de ultramar se produjeron sendas sublevaciones, conocidas como los primeros Gritos Libertarios o Gritos de Independencia, proclamas que dieron inicio al proceso político y militar que concluyó en general con abatimiento del Imperio español en la batalla de Ayacucho (Perú) en 1824 y con la creación de los Estados nacionales de la América Latina:

1809

Bolivia

25 de mayo (Chuquisaca, hoy Sucre) y

16 de julio (La Paz)

Ecuador

10 de agosto (Quito)

1810

Argentina

25 de mayo (Buenos Aires)

Colombia

20 de julio (Santafé, hoy Bogotá)

México

16 de septiembre (Dolores, hoy Dolores Hidalgo)

Chile

18 de septiembre (Santiago)

1811

Venezuela

5 de julio (declaración de independencia, precedida del pronunciamiento del 19 de abril de 1810)

(Caracas)

Paraguay

14 de mayo (Asunción)

El Salvador

5 de noviembre (San Salvador)

3Por su parte, Perú, Brasil y Centroamérica (agrupada ésta en la Capitanía General de Guatemala) se proclamaron independientes entre 1821 y 1822. Cuba sigue siendo colonia española por muchas décadas más.

4Un siglo después de los levantamientos, el Centenario de la independencia fue celebrado por cada país latinoamericano de manera aislada (e incluso en algunos países no se celebró el acontecimiento), olvidando que la guerra de emancipación constituyó un ideario común, una movilización simultánea y una victoria mancomunada.

5El Segundo Centenario registra, además de la previsible decantación que el paso del tiempo produce en el mito de origen, un gran entusiasmo en las celebraciones nacionales y un interés inédito en darle alcance continental a la efeméride, motivados por la coincidencia de ésta con la renovación de las fuerzas políticas en la región latinoamericana hacia gobiernos de mayor arraigo popular que en el pasado y que comparten una posición crítica hacia los factores actuales de dependencia externa, lo que en casi todos los países ha conducido a vivir el Bicentenario como una refundación, al tiempo que le ha dado aliento a los proyectos integracionistas decimonónicos.

6De esta suerte, los gobiernos de los países de América Latina más concernidos temporalmente con el Bicentenario crearon desde el año 2007 una instancia organizadora de actividades conmemorativas conjuntas, a la que han denominado Grupo Bicentenario, que agrupó inicialmente a las comisiones nacionales de los países que celebran los 200 años del inicio de sus independencias en 2009, 2010 y 2011, y se abrió luego al ingreso de otros países.

7Sin embargo, la construcción de este que podríamos llamar Trienio Bicentenario Latinoamericano no ha sido una labor precisamente pacífica, sino un terreno que los países de América Latina han tenido que disputar con la contraparte de la efeméride: el Reino España, la potencia derrotada hace dos siglos.

8La organización de un Bicentenario conjunto entre los propios países latinoamericanos se ha abierto paso a pesar, y aún en contra, de los esfuerzos de España por convertir la celebración continental en un evento iberoamericano, donde esta nación tenga el liderazgo, en una réplica del modelo del Quinto Centenario.

9Tal vez en 1992 España tuviera razón: sólo a ella y a nadie más que a ella, ni a los Vikingos, ni a los Fenicios, ni a los Polinesios, les cabe el mérito del Descubrimiento de América (como tampoco de la mácula del exterminio de los pueblos indígenas y la esclavización de los pueblos africanos). Hoy, en cambio, la fecha es de América Latina, que se emancipó de aquélla y de Portugal.

10El objeto de este trabajo consiste en hacer la crónica de las tensiones entre América Latina y España en torno a la celebración del Bicentenario de la independencia de los antiguos virreinatos, capitanías y audiencias.

1. Panorama general

11Aunque Chile es pionera en la organización de la efeméride, pues en la urgencia de sobreponerse a la tragedia de la dictadura el Bicentenario fue acogido como proyecto de refundación nacional desde el año 2000, el Bicentenario continental se ha abierto paso, hay que reconocerlo, bajo el impulso de España y de los organismos del sistema iberoamericano, que desde 2002 han venido forjando una conmemoración que incluya tanto a España como a América Latina. De hecho, el Grupo Bicentenario surge en el marco, aunque al margen, de una Conferencia Iberoamericana de Ministros de Cultura.

12El proyecto bicentenario iberoamericano ha sido impulsado desde el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (MAEC) de España, la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura –OEI−, la Secretaría General Iberoamericana –SEGIB−, la Secretaría de Cooperación Iberoamericana (SECIB) y las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y de Gobierno.

13El sistema interamericano (Organización de Estados Americanos –OEA−, Banco Interamericano de Desarrollo –BID−, etc.) ha estado al margen del acontecimiento.

14Curiosamente, el secretario general de la OEA desde 2007, el chileno José Miguel Insulza, dirigió como ministro del interior el magnífico Bicentenario de su país entre 2000 y 2006; y quien fuera presidente del Banco Interamericano entre 1998 y 2005, el asturiano nacionalizado uruguayo Enrique Iglesias, es desde 2005 el titular de la SEGIB y dinamizador de un Bicentenario iberoamericano.

15El interés de España en el Bicentenario de la independencia de sus ex colonias, es el mismo que orientó sus desvelos en 1992, durante el Quinto Centenario de la invasión:

España también se le metió al tema [del Bicentenario]. Para tratar de evitar que las celebraciones latinoamericanas de la independencia se revistan de una retórica antiespañola, ese país se concentrará en un esfuerzo diplomático para acercarse a sus antiguas colonias y resaltar los lazos culturales e históricos. Por decisión de Zapatero, Felipe González encabeza la iniciativa. (Armando Montenegro, ex director del Departamento Nacional de Planeación de Colombia, El Espectador, 29 de septiembre de 2007)

16A esto se agrega la utilidad que deriva España de involucrarse en el Bicentenario latinoamericano para apuntalar el crecimiento de sus inversiones en la región, como lo anota Medófilo Medina, presidente de la Asociación Colombiana de Historiadores y miembro de la Comisión de Honor del Bicentenario de Colombia:

Con gran iniciativa España ha puesto en marcha una manera de celebración de la Independencia en un registro supranacional: las independencias iberoamericanas. ¿Debemos los latinoamericanos suscribir sin controversia la plataforma española del Bicentenario? Resulta interesante el itinerario que ha seguido el gobierno español en relación con la conmemoración de los doscientos años (…).

Las diversas comisiones españolas para el Bicentenario fueron integradas por altos funcionarios del Estado. Se les fortaleció con la incorporación de figuras políticas. Excepcionalmente se advierte la presencia de historiadores. Si arriba se aludió al diálogo entre el pasado histórico y las realidades actuales en la celebración de efemérides, en el despliegue bicentenarista español predomina notablemente el peso de los intereses actuales tanto del Estado español como de los inversionistas. No le va mal al buen momento de la expansión económica de España en América Latina el uso de fechas emblemáticas para revestir de prestigio histórico el programa económico y financiero actual. (Medófilo Medina, «El Bicentenario: una conmemoración sintomática», en: http://www.razonpublica.org.co/​?p=787)

17Pero también cumple algún papel en el asunto el empeño de los españoles en jugar en las grandes ligas mundiales, proceso en el que cuentan con tener a su lado a la América Latina, parte fundamental del pasado que desean recuperar, como se infiere de las palabras de Felipe de Borbón en la entrega de los Premios Príncipe de Asturias el 28 de octubre de 2008:

Las tres últimas décadas son la muestra evidente de la voluntad de España de construir su futuro sobre la solidez de los valores democráticos y de situarse activamente en el escenario internacional. Sobre esas bases, estoy convencido de que España está decidida a contribuir a ese gran esfuerzo multilateral para encauzar el proceso de globalización.

Y por ello y al hablar de nuestro país me gustaría terminar mis palabras, evocando otros acontecimientos importantes que también cambiaron para siempre el rumbo de nuestra historia y que tuvieron gran influencia en muchos lugares del mundo. Este año conmemoramos el bicentenario de la Guerra de la Independencia y el 30 aniversario de nuestra actual Constitución; y además, estamos ya preparando los bicentenarios de la Independencia de las Repúblicas hermanas de América y de la Constitución de Cádiz, la primera Constitución liberal de lo que hoy llamamos Iberoamérica.

(…) Los españoles, y sobre todo los más jóvenes, debemos meditar sobre ellos y aprender de los errores, de los fracasos, de las glorias y de los éxitos, para no repetir nunca más aquello que nunca debió suceder y para ensalzar todo lo bueno, lo que nos ha transformado en una gran nación: en la España democrática, diversa, plenamente integrada en Europa, dueña de su destino, y de la que tan orgullosos nos sentimos.

España está en el ayer, en su gran historia, pero, sobre todo, está en el mañana. (http://www.realinstitutoelcano.org/​wps/​portal/​rielcano/​contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/​Elcano_es/​Zonas_es/​Imag en+de+Espana/00034)

2. Del proyecto empresarial «Iberoamérica 200 Años de Convivencia Independiente» a la Real Comisión para los Bicentenarios de las Independencias de las Repúblicas Iberoamericanas

18España comenzó a prepararse para la conmemoración de los 200 años de la independencia de los países latinoamericanos a partir de una iniciativa de origen empresarial (2001), la cual evolucionó hacia una plataforma de composición mixta privada-pública (2005), para desembocar en una organización netamente estatal (2007).

a. El proyecto inicial de la Fundación Mapfre Tavera y la Secretaría de Cooperación Iberoamericana (SECIB)

19La compañía española de seguros Mapfre, a través de la Fundación de Estudios Históricos Mapfre Tavera, concibió desde 2001 un proyecto dirigido a la efeméride de los países latinoamericanos, con los siguientes fundamentos, tomados del sitio web de la Fundación:

El nuevo milenio motiva una obligada reflexión sobre la historia de Iberoamérica y lleva a pensar, cada día más, en la Comunidad Iberoamericana de Naciones como un conjunto de países con un pasado común y un futuro integrado.

En los primeros años del siglo XXI se celebra el bicentenario de la Independencia de la mayoría de los países iberoamericanos. Estos procesos significaron el germen de la Comunidad Iberoamericana de Naciones y la consolidación de la segunda modernidad, iniciada con la Revolución Industrial, la Independencia de los Estados Unidos y la Revolución Francesa. Se trata de eventos históricos de gran importancia para entender el proceso de conformación de las actuales naciones americanas, sus relaciones con España y Portugal, su problemática y muy especialmente, sus posibilidades de proyección social, política y económica (…)

Las independencias marcaron el inicio de la Comunidad Iberoamericana de Naciones tal y como hoy la entendemos. Este hecho, sin duda, indica que Iberoamérica tiene y ha tenido a lo largo de su historia un denominador común que, más allá de fronteras y naciones, mantiene viva la idea de una identidad: la cultura, la lengua, los vínculos familiares y generacionales y otros muchos aspectos humanos y emocionales que con sus singularidades y particulares características constituyen en esencia la pluralidad de la comunidad cultural iberoamericana.

20La Fundación consiguió el temprano acompañamiento a su proyecto de la Secretaría de Cooperación Iberoamericana (SECIB), organismo creado en 1995 por la Conferencia Iberoamericana, con quien suscribió en 2001 la siguiente convocatoria:

La Fundación MAPFRE TAVERA y la Secretaría de Cooperación
Iberoamericana (SECIB), se proponen desarrollar, entre los años 20022010, un programa de actividades concebido como una convocatoria abierta a la que se sumen otras instituciones públicas y privadas de la Comunidad Iberoamericana, de forma que, con una dinámica coordinada pero independiente, se logre un conjunto de aportaciones significativas y originales para una cabal comprensión y una amplia divulgación del significado de ese momento histórico y sus posteriores repercusiones.

21Para 2004 se habían vinculado a la convocatoria la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Fundación Institucional Española (FIES).

22A este proyecto se le dio el nombre de «Iberoamérica: Doscientos Años de Convivencia Independiente», un título eufemístico para nombrar 15 años de la tragedia de una guerra y 50 años que demoró España para reconocer las nuevas naciones americanas, similar al lema «Encuentro de Dos Mundos» utilizado en 1992 para encubrir una invasión.

b. La Plataforma para la Conmemoración de los Bicentenarios Iberoamericanos

23A comienzos de 2005 el proyecto anterior toma un cariz más gubernamental y de política de Estado, aunque al mismo tiempo se amplían los participantes privados y mixtos. Se asigna la secretaría del proyecto a la OEI, sus conclusiones se envían a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, a reunirse en noviembre de ese año en Salamanca, y se invita a involucrarse al Ministerio de Educación, a la Fundación Carolina y a la Casa de América. El programa renovado se denomina «Plataforma de Instituciones para la

24Conmemoración del Bicentenario de las Independencias Iberoamericanas», y de su inicio da cuenta la siguiente nota de la página www.mpfre.com:

A propuesta de la Fundación MAPFRE TAVERA y de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), con el respaldo de la Secretaría de Cooperación Iberoamericana (SECIB), se ha convocado una reunión para constituir una Plataforma de instituciones para la conmemoración del bicentenario de las independencias iberoamericanas.

En la reunión, que tuvo lugar el jueves 27 de enero [de 2005] en el Salón del Consejo de MAPFRE-RE, estuvieron presentes, junto a las entidades convocantes, miembros de las siguientes instituciones: Dirección General de Asuntos Culturales y Científicos del Ministerio de Asuntos Exteriores, Instituto de Filosofía (CSIC), Ministerio de Cultura, Secretaría de Cooperación Iberoamericana (SECIB), Sociedad Estatal de las Conmemoraciones Culturales, Universidad Jaume I (Castellón), Universidad Pablo de Olavide y Universidad de Salamanca.

Esta iniciativa aspira a dar continuidad a otras actuaciones previas en la misma dirección (como el Programa ‘Iberoamérica, 200 años de convivencia independiente’, iniciado en el año 2001 por la Fundación MAPFRE TAVERA y la SECIB) y, en general, a potenciar la implicación de instituciones y especialistas del iberoamericanismo español en una dinámica conmemorativa de evidente importancia y amplias posibilidades de actuación (…).

25El 22 de septiembre del mismo año se creó la Plataforma en Perú, en la sede de la OEI-Lima, pero la experiencia no tuvo continuidad ni fue replicada por ningún otro país de América Latina, donde algunos ya habían iniciado sus programas de celebración y otros no estaban interesados en hacerlo (en Colombia aún en 2007 la Universidad Industrial de Santander insistía en crear la Plataforma para suplir el desdén oficial por el Bicentenario).

26Sin embargo, el ejercicio de la Plataforma no fue vano para España, porque permitió aunar voluntades internas, cualificar el discurso e identificar que para el pleno desarrollo de sus objetivos se requería el impulso del Estado y la nación en pleno y no de unidades particulares de ellos.

c. La Comisión Española para la Conmemoración de los Bicentenarios Iberoamericanos

27El 4 de mayo de 2007 el rey Juan Carlos I expidió el Real Decreto 595/2007, por el cual se crea la Comisión Nacional para la Conmemoración de los Bicentenarios de la Independencia de las Repúblicas Iberoamericanas, cuya fundamentación hace hincapié en los elementos que unen los procesos de España y América Latina y soslaya el asunto principal de la ruptura histórica que implicó la separación de las ex colonias:

Comenzando en 2008 –se lee en los considerandos del decreto−, las distintas Repúblicas Iberoamericanas celebrarán sucesivamente los bicentenarios de la consecución de su independencia. Conmemorarán unos acontecimientos que, hace ahora un par de siglos, determinaron la configuración política de todo un continente y les otorgaron a cada una de esas Repúblicas su identidad institucional específica. Se trata de un fenómeno que ha sido decisivo para la construcción de la realidad contemporánea. Como lo fue asimismo, sin duda, el encuentro entre ambos mundos trescientos años atrás.

Ese gran movimiento emancipador emergió en Europa con un escenario de consagración de los derechos y libertades, que fundamentó el constitucionalismo, primero, y la democracia, después. Un mismo movimiento, germinado en un territorio ideológico común, que arraigó en la España de comienzos del XIX, y cuya celebración conmemoramos igualmente a partir del mismo año de 2008, culminando en 2012, en el bicentenario de la Constitución de Cádiz, arranque impetuoso de nuestro camino a la libertad.

Doscientos años más tarde somos capaces de identificar que un mismo impulso ideológico condujo ambos fenómenos en las dos orillas del Atlántico (…).

28El decreto continúa con las ideas del denominador común y la convivencia expuestas por la Fundación Mapfre en 2001, con menciones a la Comunidad Iberoamericana y alusión al papel de España como cónsul honorario de América Latina ante Europa, motivos que justificarían una conmemoración conjunta de los Bicentenarios:

Somos capaces de reconocernos mutuamente cada uno en una parte sustancial de la personalidad de todos los demás. Una personalidad forjada a lo largo de un denso periodo de convivencia compleja, fortalecida en torno a lazos familiares compartidos, construida en el espacio cultural y simbólico de una misma lengua, cuya expansión internacional prueba inequívocamente su vitalidad. Una personalidad determinada a potenciar nuestro papel conjunto en el mundo por medio de la Comunidad Iberoamericana que empezamos a levantar juntos hace algo más de década y media (…)

Esa es la realidad de nuestro presente. Esa es la vocación de nuestro futuro. Y es precisamente la decisión largamente madurada de caminar juntos la que nos permite celebrar como propios los acontecimientos que cada país celebrará como suyos. De esa manera, el presente y el futuro de la Comunidad Iberoamericana será mejor conocido en el continente europeo.

La España actual, democrática y avanzada, se dispone pues a contribuir a esa conmemoración, a sumarse a las celebraciones que las Repúblicas Iberoamericanas decidan y a aprovechar esta ocasión para profundizar en una relación que, mas allá de su carácter prioritario en la política exterior de nuestro país, consideramos constitutiva del corazón mismo de nuestra personalidad (…). Boletín Oficial del Estado de 11 de mayo de 2007. (http://www.lexureditorial.com/​boe/​0705/​09604.htm)

29La Comisión quedó presidida por María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta primera del Gobierno, y se estructuró en los siguientes órganos: la presidencia, el pleno, el comité ejecutivo y el comisario. Al comisario se le asignó la representación ante las comisiones nacionales creadas en América. Luego, por decreto 1258 de 2007 (21 septiembre) se reemplazó la figura del comisario por la de un embajador extraordinario y plenipotenciario, siendo designado para el cargo Felipe González, ex jefe de gobierno, y como adjunto el diplomático de carrera José Luis Dicenta.

3. Razones y aprensiones bicentenarias de la España

30A la actitud de los españoles frente a los bicentenarios latinoamericanos subyace una mentalidad que se niega a aceptar la separación de las ex colonias y que se reproduce en su sistema escolar, como lo revelan los propios estudios de la OEI:

Las Independencias de los Estados Iberoamericanos, tal como la ven nuestros alumnos al acabar sus estudios secundarios, son considerados más como una página de la Historia de España que como un hecho de la Historia Universal. Hasta tal punto que la mayoría de las editoriales de libros de texto no incluyen este tema entre los de Historia Contemporánea Universal sino exclusivamente en el texto de Historia de España (…) Tanto San Martín como Bolívar se consideran grandes figuras de la Historia de España y se les trata como españoles ilustres. Cuando se habla de sus acciones se utiliza el verbo ‘liberar’ y la idea que se transmite a los alumnos es que la América Latina ‘se liberaba’ no tanto de España, como de un poder absoluto que oprimía por igual a los españoles de ambos lados del Atlántico (…). (Cristina del Moral, «La enseñanza de historia de Latinoamérica en España», en La independencia de los países andinos: nuevas perspectivas, Bogotá, Universidad Andina Simón Bolívar de Quito y OEI, 2004)

31Esta mentalidad, que pudo haber sido por un tiempo una respuesta del inconsciente colectivo a la separación, como la sensación que aqueja a las personas frente a un miembro mutilado, en las últimas décadas se construye desde el consciente, y lo que era un inofensivo sentimiento de pérdida del Imperio Español se ha convertido en una poderosa visión prospectiva: la Comunidad Iberoamericana de Naciones, entelequia en la cual América Latina ha sido incorporada, perdiendo su corporeidad propia. La primera baja en esta campaña ha sido el nombre mismo de Latinoamérica, que de modo programado ha sido abolido en el uso oficial. Baste mencionar que el «Anuario Latinoamericano» que publicaba el Real Instituto Elcano, se convirtió desde el 28 de mayo de 2007 en «Anuario Iberoamericano», fusionando de paso en él el análisis estadístico que cada año hacía la Agencia Española de Noticias EFE (http://www.realinstitutoelcano.org/​wps/​portal/​rielcano/​contenido?WCM_GLOB AL_CONTEXT=/Elcano_es/Zonas_es/0008).

32No sobra mencionar que el impulso y consolidación del proyecto iberoamericano le costó en 2008 a España 1.600 millones de euros en cooperación internacional invertidos en América Latina y en 2009 un aporte de 5,1 millones de euros a la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), el 57 por ciento de las contribuciones a organismos internacionales de la Secretaría de Estado, según el informe que presentó el 6 de octubre de 2008 Trinidad Jiménez, secretaria de Estado para Iberoamérica, al Congreso español (http://www.soitu.es/​soitu/​2008/​ 10/06/info/1223315731_870786.html)

33Pero además de la existencia de una mentalidad, sea imaginaria o real, sobre el grandioso destino español, acompañada de un importante presupuesto, la política de España sobre los bicentenarios de América Latina está determinada por la lectura que hace de esta región el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (MAEC), complementada por los estudios del mencionado Instituto Elcano.

34Para el 21 de noviembre de 2008 la política del MAEC para «Iberoamérica» se consigna en el siguiente documento:

Política Exterior de España en Iberoamérica

Iberoamérica, es, naturalmente, una de las prioridades de la política exterior de España, que intenta combinar la defensa de nuestros intereses en la región con la voluntad de contribuir a la solución de los principales problemas a los que hace frente.

El restablecimiento de Gobiernos civiles y representativos en prácticamente todos los países iberoamericanos no ha ido acompañado de una mejoría de la condiciones de vida de la mayoría de sus pueblos.

Sin duda ello es consecuencia más de las rigideces de unas políticas económicas inspiradas en el llamado Consenso de Washington, que del régimen democrático, pero éste ha acabado por pagar parte del precio: en América Latina, en efecto, los regímenes democráticos han desilusionado a sectores importantes de la población, que parecen buscar refugio en soluciones populistas que, a largo plazo, podrían tal vez desembocar en regímenes autoritarios.

España busca, a la vez, combatir los síntomas (el desencanto y la inestabilidad) y las causas (un modelo económico que no genera prosperidad sostenible ni refuerza la cohesión social).

Para conseguir estos fines, España utiliza todos los medios a su alcance. El fortalecimiento de las instituciones, por una parte, y el reforzamiento de la cohesión social, por otra, son precisamente las dos líneas principales de acción de nuestra cooperación. En ambas intentamos que la acción estatal se complemente con la actuación de la sociedad civil, sobre todo de partidos políticos y ONGs (…)
(http://www.maec.es/​es/​Home/​Paginas/​HomeEs.aspx)

35En el contexto de la coyuntura diagnosticada, donde «sectores importantes de la población [de América Latina]… parecen buscar refugio en soluciones populistas», nada podía ser más inconveniente que la coincidencia de esta situación con el arribo de la región a 200 años de su independencia de España, cuya celebración pone a la antigua metrópoli ante riesgos provocados por los populismos, nacionalismos e indigenismos que se han apoderado de la región, o al menos así lo ha planteado un informe del Instituto Elcano, institución semioficial «líder en el ámbito del análisis político», al decir de Trinidad Jiménez al presentar el ya mencionado Anuario Iberoamericano.

36El Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos fue creado en 2001 bajo el patronato del príncipe de Asturias, y consiste en lo que en Estados Unidos llaman un think tank (depósito de ideas), es decir, un instituto de investigaciones que ofrece consejos e ideas sobre asuntos de política, comercio e intereses militares. Su naturaleza es privada pero de composición mixta. Manejaba en 2008 un presupuesto de 3 millones de euros, el 25% oficial y el 75% del sector privado. En su dirección participan el partido en el gobierno y el principal partido de oposición. «Su tarea es estudiar los intereses de España y de los españoles en la sociedad internacional para poner estos análisis a disposición de la sociedad española» (Datos tomados de (http://www.realinstitutoelcano.org/​, consultada el 15 XII 2008).

37El Real Instituto Elcano hace parte de la Comisión Española para los Bicentenarios Iberoamericanos, creada en 2007, y además desarrolla un programa especial llamado «Observatorio Bicentenarios», dedicado a la recopilación y sistematización de las efemérides tanto en España como en América Latina, y por supuesto a preparar informes y dar consejos e ideas al respecto, con destino al rey y a la sociedad española.

38Un catálogo de estas ideas se consigna en el documento de trabajo Los riesgos de España frente a los bicentenarios: populismos, nacionalismos e indigenismos (DT Nº 34/2008- 16/07/2008), de 24 páginas, preparado por Carlos Malamud, investigador principal de América Latina del Instituto, del cual extraemos los elocuentes párrafos que siguen:

Los bicentenarios carecen, asimismo, de la trascendencia universal que tuvo el descubrimiento de América por los europeos, lo que, como se ha visto, les confiere un carácter mucho más local, pero a la vez mucho más manipulable de cara a las distintas opiniones públicas en la medida que se toquen las sensibles fibras nacionalistas o de identidad étnica. A pesar de todo, estas efemérides ofrecen tanto para España como para el conjunto de los países implicados una excelente ocasión, no sólo para revisar de forma conjunta un proceso histórico en el que tomaron parte todos los países hispanohablantes, sino también para poner en valor el estado actual de las relaciones bilaterales y sus perspectivas de futuro. También será una excelente ocasión para dar un nuevo impulso al proyecto de la Conferencia Iberoamericana, un tema que no está exento de resistencias (…).

Pese a la existencia de algunas declaraciones al respecto, los festejos de los Bicentenarios no son trascendentales ni para España (no lo son para la sociedad española ni para su gobierno), ni tampoco para los distintos países de América Latina, más allá de la instrumentalización que algunos presidentes quieran hacer de los mismos. La prueba más evidente es la labor mínima que se está haciendo en torno a la celebración en la mayoría de los países (…) Desde esta perspectiva, por el elevado riesgo de quedarse aislada, lo que España no puede hacer es hablar más alto que los países latinoamericanos a la hora de celebrar sus propias independencias o apostar en solitario por la ‘iberoamericanización’ de la conmemoración (…)

Cada festejo será el del Bicentenario de la Independencia del país X y no habrá nada parecido a una conmemoración del Bicentenario de las Independencias Hispanoamericanas. No habrá celebraciones conjuntas, regionales o subregionales, salvo aquellas que puedan plantearse a la sombra de Simón Bolívar (…)
(http://www.realinstitutoelcano.org/​wps/​portal/​rielcano/​contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/​Elcano_es/​Zonas_es/​America+Latina/​DT34-2008)

39Dejando aparte la resonancia que hayan podido tener al interior del gobierno español estas predicciones-recomendaciones, al parecer tremendistas y desatinadas, es motivo de extrañeza que el estudio pase por alto los riesgos internos que acarrean para España los Bicentenarios latinoamericanos. Si bien el constitucionalismo y el liberalismo emparentan los sucesos de comienzos del siglo XIX en España y América, lo cierto es que en Latinoamérica no se habría podido acceder a tales bienes si antes no se rebasan los límites del autonomismo de las primeras proclamas y se rompe por las armas con la dependencia de una potencia exterior y con un sistema de gobierno basado en poderes familiares vitalicios y hereditarios, ideario que goza aún de cabal salud en la región. De ahí que resulte razonable que el Estado español impulse un bicentenario común iberoamericano que trate de disimular estos aspectos, cuya puesta en primera plana con motivo del Bicentenario, podría, en el aquí y ahora, generar dificultades internas en un país monárquico y con fisuras en su unidad nacional (y ése es el único riesgo que podría representar la fiesta latinoamericana para la ex metrópoli).

4. España entre la humildad y la injerencia

40Desde el mismo decreto del 4 de mayo de 2007 que creó la Comisión Real para las efemérides latinoamericanas se manifestó la voluntad de España de «sumarse a las celebraciones que las Repúblicas Iberoamericanas decidan».

41Por su parte, los altos funcionarios del Gobierno español pregonaban de cara a la ocasión una política de «humildad» y de acompañamiento activo. En este sentido se expresaba José Luis Rodríguez Zapatero, jefe de gobierno, en el acto de imposición de la medalla Isidro Fabela de la Universidad Autónoma de México, el 16 de julio de 2007:

(…) En el umbral del bicentenario de la independencia de México y de otros muchos países latinoamericanos, el Gobierno de España quiere proclamar su profunda lealtad y su profunda convicción de que la libertad de sus países, la democracia de sus pueblos, el futuro construido desde la cooperación, desde nuestro pasado de lazos comunes, de la forma a través de la que compartimos nuestra cultura, nuestros momentos de gloria y nuestros momentos duros en la historia representan para mi Gobierno un acto de humildad.

España quiere estar con humildad al lado de México y de todos los países latinoamericanos en la conmemoración del bicentenario; una humildad no exenta de compromiso, una humildad comprometida ante todo con el futuro, con un futuro que está ahí arriba; un futuro de aquéllos destinados a coger las riendas de los destinos de su pueblo desde la cultura, desde el saber y desde el talento. Ojalá podamos hacerlo juntos, pensando juntos en español. (http://www.la-moncloa.es/​Presidente/​Intervenciones/​Discursos/​prdi200707163.htm)

42Al año siguiente, una vez creado el Grupo Bicentenario por decisión de los solos países latinoamericanos, el Gobierno de España reiteró la misma posición durante la gira exploratoria que realizó por nueve países de la región (México, El Salvador, República Dominicana, Chile, Colombia, Perú, Bolivia y Argentina) el recién nombrado embajador adjunto para los bicentenarios latinoamericanos, José Luis Dicenta, con motivo de asistir a una reunión del Grupo Bicentenario, citada para Sucre, Bolivia, el 25 de mayo de ese año. A su paso por Bogotá, el 21 de mayo, Dicenta concedió la entrevista que pasa a reseñarse:

El diplomático subrayó que estas visitas le han permitido concluir que en la región existe ‘un gran entusiasmo y deseo de hacer una lectura del bicentenario en clave continental, en una clave regional’. ‘Si el primer centenario de la Independencia, fue un centenario que se celebró básicamente en clave nacional, en este bicentenario estoy apreciando, en todos los países, el deseo de sumar a la clave nacional, una clave regional, continental’, dijo Dicenta (…) En España ‘no vamos a hacer festividades ni jolgorios, ni vamos a lanzar cohetes’, aclaró el diplomático, pero sí conmemorará unas fechas que son historia importante para el país y lo hará con ‘una reflexión profunda, seria’ sobre lo que han sido estos 200 años en el mundo iberoamericano y sus relaciones (…) Las del bicentenario son ‘fechas de relieve en nuestra historia (la española)’, pero la celebración la harán los países latinoamericanos, observó Dicenta (http://www.soitu.es/​soitu/​2008/​05/​21/​info/​1211398026_343149.html)

43Estas manifestaciones diplomáticas, estaban lejos, sin embargo, de expresar el manifiesto interés de los españoles por hacerse parte decisoria de los fastos bicentenarios, el cual se canalizó a través de los órganos y mecanismos del sistema iberoamericano, a saber: OEI, SEGIB y Cumbres Iberoamericanas.

44Como se ha visto, entre 2001 y 2007 España se preparó institucionalmente, a nivel interno, para asumir los 200 años de la independencia de sus ex colonias no como un hecho nacional español (que se habría tal vez agotado en un mar de lamentaciones) sino como un evento intercontinental que apuntalara la visión de una Comunidad Iberoamericana de Naciones, proyecto que no podía agenciarse directamente desde el MAEC, pero sí desde los organismos impulsados y financiados por éste para la integración iberoamericana, que fue lo que finalmente ocurrió…

5. El sistema iberoamericano puesto en función del proyecto español del Bicentenario. Carta de Intención para conformar el Grupo Bicentenario de carácter latinoamericano

45A comienzos de 2007 el secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), Álvaro Marchesi, se movió por el continente tratando de moldear la celebración bicentenaria, en concreto en búsqueda que ésta fuera liderada por Colombia. Con este propósito Marchesi visitó el 30 de marzo en Bogotá a Fernando Araújo, ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, tal como lo informó un comunicado de prensa del propio organismo:

La OEI, como aglutinador y soporte de las actividades y actos conmemorativos con motivo del Bicentenario de la Independencia-2010, pretende crear un gran movimiento regional encaminado a recuperar la riqueza artística, cultural e histórica de la comunidad iberoamericana. Es así como durante su primera visita a Colombia, el Secretario General, Álvaro Marchesi presentó la propuesta no sólo para que el país se vincule sino además lidere este proyecto iberoamericano. Según el Secretario General de la OEI ‘concretar esta iniciativa piloto de tal manera que Colombia lidere esta propuesta sería de gran connotación regional, por la lucha y esfuerzos reconocidos que está realizando este país hacia la construcción de la paz’.
(http://www.oei.es/​noticias/​spip.php?article113)

46Aquí los españoles fueron víctimas de un error de cálculo, porque no tuvieron en cuenta que para ese momento la posición del presidente Álvaro Uribe Vélez era celebrar el Bicentenario de la Independencia en 2019, y por tanto el Gobierno de Colombia no tenía interés en liderar nada para 2010.

47La OEI se tomó en serio el papel de «aglutinador y soporte de las actividades y actos conmemorativos con motivo del Bicentenario de la Independencia-2010», por lo que en la reunión preparatoria de la X Conferencia de Ministros de Cultura (Lisboa, Portugal, 9 de mayo de 2007) consiguió un acuerdo previo para conformar una comisión multilateral para los Bicentenarios iberoamericanos, de la que haría parte España, la cual sería creada por la propia Conferencia. Así lo informó el portal de la OEI:

El director general de Cooperación y Comunicación Cultural del Ministerio de Cultura español, Carlos Alberdi, señaló a EFE que entre los puntos acordados se aprobó la formación de una comisión de países que elaborarán la agenda para apoyar la celebración de los bicentenarios de las independencias iberoamericanas. Recordó que esa comisión estará formada inicialmente por representantes de México, Colombia, Chile y Argentina, Ecuador, El Salvador, Venezuela y España.
(http://www.oei.es/​noticias/​spip.php?article290)

48Las gestiones de la OEI no darían los frutos esperados en la Conferencia oficial, celebrada en Valparaíso, Chile, los días 26 y 27 de julio de 2007, porque los países latinoamericanos decidieron asumir ellos mismos la celebración, con exclusión de España. Por fuera de la Conferencia y a iniciativa de Chile, los ministros de cultura de Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, México, Paraguay y Venezuela firmaron una «Carta de Intención de los ministros de cultura relativa a la realización de actividades conjuntas para la conmemoración de los bicentenarios», bajo la consideración de «que los países antes mencionados se encuentran próximos a conmemorar los doscientos años de la formación de sus primeros gobiernos patrios y la importancia que revisten estas fechas en el marco del proceso de integración» y de que «las Partes han constituido, en los respectivos países, entidades a cargo de conmemorar sus Bicentenarios o han manifestado la intención de hacerlo». La ministra de Cultura de Colombia se abstuvo de firmar la Carta, por la razón explicada de inexistencia de esa intención.

49El mecanismo ideado consistió en «constituir una Mesa de Trabajo multilateral, integrada por los representantes [de las comisiones organizadoras del Bicentenario en cada país], que se encargará de definir una agenda conjunta de actividades». A la mesa de trabajo se le señalaron como objetivos principales: elaborar proyectos artísticos en áreas de interés común; generar espacios de debate y reflexión sobre la historia compartida y los proyectos comunes como naciones latinoamericanas; organizar actos conjuntos conmemorativos y celebraciones con motivo de los Bicentenarios; elaborar publicaciones conjuntas, y coordinar actividades culturales relativas a los Bicentenarios que involucren la participación de las provincias, estados o regiones de los respectivos países.

50No obstante lo anterior, la declaración final de la X Conferencia Iberoamericana de Ministros de Cultura había dejado abiertas otras opciones para el proyecto iberoamericano en sus puntos 18 y 20: «18. Apoyar la elaboración de una agenda compartida para la celebración de los bicentenarios de las independencias» y «20. Dar mandato a la OEI y a la SEGIB para la articulación de las conmemoraciones compartidas de los bicentenarios de las independencias».

51Agotada la instancia de la OEI, el relevo en el cabildeo para introducir a España en el Bicentenario latinoamericano lo asume la SEGIB, con lo cual las expectativas del proyecto se volcaron hacia la instancia presidencial de la Cumbre Iberoamericana, cuya versión XVII habría de llevarse a cabo el 8 y 10 de noviembre de 2007 en Santiago de Chile. En efecto, la Declaración final y el Programa de Acción de la Cumbre tomaron previsiones para celebrar un Bicentenario de carácter regional, pero con alcance iberoamericano:

Impulsar –dice la Declaración−, a partir del año 2009, la conmemoración de los bicentenarios de la Independencia de varias naciones iberoamericanas, y la conmemoración en el año 2008, del bicentenario de la llegada de la Corte portuguesa a Brasil, de modo que contribuya a la proyección de la Comunidad Iberoamericana.

Instruir –dispone el Programa− a la SEGIB para que desarrolle, en coordinación con los países, la conmemoración del bicentenario y estudie la propuesta de crear una Comisión Regional del Bicentenario, de participación abierta y voluntaria, que enfatice los procesos de construcción de nuestros países y su proyección futura con vistas a identificar e instrumentar programas de cooperación conjunta o entre grupos de países.

52Ni la Declaración ni el Programa hicieron referencia a la Carta de Intención firmada en julio anterior para constituir una mesa de trabajo latinoamericana. La propuesta de crear una «Comisión Regional» surgió de la canciller de México, que con el término «regional» se refería a la región de América Latina:

(Santiago, Chile, Notimex.) La secretaria de Relaciones Exteriores de México, Patricia Espinosa, propuso hoy en la cita de cancilleres de la XVII Cumbre Iberoamericana crear una Comisión Regional del Bicentenario para conmemorar las Independencias de la región.

Ante sus colegas de Latinoamérica, España y Portugal, Espinosa dijo que esa Comisión permitiría a los países de la región ‘conocer, recordar y reflexionar sobre sus procesos de Independencia’ a 200 años de ocurridos.

Recordó que la mayoría de los países latinoamericanos conmemorarán en 2010 y en años circundantes el bicentenario de sus Independencias de España o Portugal, lo que patentiza las sólidas e indisolubles raíces históricas y culturales de la comunidad iberoamericana. (http://www.bicentenarios.es/​act/​071108.htmRadiotrece)

53La SEGIB no demoraría en entender «regional» como una expresión alusiva a la «región iberoamericana».

6. La Creación del Grupo Bicentenario y el conflicto de competencias con el mandato de la Cumbre Iberoamericana a la SEGIB

54El 4 y 5 de diciembre de 2007 se reunieron en Santiago de Chile delegados de Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, México y Venezuela, con el fin de conformar la Mesa de Trabajo multilateral acordada en Valparaíso, a la que dan el nombre de Grupo Bicentenario. De los firmantes de la Carta de Intención sólo dejó de asistir Paraguay.

55El Acta de Acuerdos, que fue firmada en La Chascona, casa del poeta Pablo Neruda, ratificó los objetivos de la Carta de Intención de Valparaíso; definió que el Grupo funcionaría con base en una secretaría pro tempore ejercida por turnos por las Comisiones Nacionales respectivas; estableció una agenda común de actividades basada entres ejes: debate y reflexión (Diálogos Bicentenarios), proyectos editoriales, y proyectos artísticos y conmemorativos. El documento hizo referencia a los organismos iberoamericanos y al Convenio Andrés Bello (CAB) como apoyo del Grupo, mientras mantuvo un elocuente silencio sobre España. Se acordó la segunda Reunión en Sucre, Bolivia, para el 25 de mayo de 2008.

56Asistieron los siguientes delegados: Alejandro Grimson, asesor del Ministerio de Cultura de Argentina; Alex Aillón Valverde, director ejecutivo del Comité Nacional del Bicentenario del Primer Grito de Libertad en América de Bolivia; Pedro Buttazzoni, secretario ejecutivo de la Comisión Bicentenario de Chile; Alejandro Suárez, vicepresidente de la Comisión Nacional Permanente de Conmemoraciones Cívicas de Ecuador; José Luis Martínez, delegado de la Comisión para el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana, y Luis Pellicer, profesor del Centro Nacional de Historia de Venezuela.

57En cuanto a los organismos iberoamericanos, el acta de Santiago dijo:

Dado que todos los países firmantes de la Carta de Intención son miembros de la SEGIB, de la OEI y de la CAB, se ratifica lo establecido en el Plan de Acción (punto 47) firmado durante la XVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, en el que se define que ambas [sic] instituciones apoyarán desde sus respectivos ámbitos los proyectos que se acuerden por los países, así como la articulación de la agenda compartida para la conmemoración de los bicentenarios. (www.grupobicentenario.org/actas)

58Pero la SEGIB no estaba dispuesta a servir sólo de organismo de apoyo a un Grupo de países, cuando entendía que tenía el mandato de «desarrollar» la conmemoración. De ahí que el 11 de febrero de 2008 el secretario general, Enrique Iglesias, le dirigió una carta a cada una de las Comisiones Nacionales para el Bicentenario, convocando a una reunión en Madrid para el 29 y 30 de mayo, con el fin de estudiar la propuesta de crear la Comisión Regional del Bicentenario prevista en la Cumbre Iberoamericana de Chile. La misiva decía:

Como usted conoce, en la pasada Cumbre (…), los mandatarios encomendaron a la Secretaría Iberoamericana (artículo 47 del Programa de Acción) que, en coordinación con los países, desarrolle la conmemoración de los bicentenarios de las Independencias y estudie la propuesta de crear una Comisión Regional del Bicentenario, de participación abierta y voluntaria, que enfatice los procesos de construcción de nuestros países y su proyección futura con vistas a identificar e instrumentar programas de cooperación conjunta o entre grupos de países.

En concordancia con dicho mandato y desde una visión amplia, la Secretaría concibe los bicentenarios como la oportunidad para conmemorar, en general, la creación de todas nuestras naciones soberanas, más allá de la conmemoración de un año o período concretos.

59Las Comisiones invitadas rechazaron la invitación, porque prácticamente se superponía a la fecha de reunión del Grupo Bicentenario en Bolivia.

60Como estaba previsto, el 24 y 25 de mayo de 1808 se reunió por segunda vez el Grupo Bicentenario, esta vez en Bolivia, oportunidad en la cual se integró Colombia al Grupo. Pero se presentaron dos hechos no previstos, que habrían de tener gran trascendencia en el desarrollo del Bicentenario continental.

61En primer lugar, la sede del encuentro, Sucre, la Ciudad de los Cuatro Nombres, que el 25 de mayo de 1809 fue escenario del Grito de Chuquisaca, o Primer Grito Libertario de América, doscientos años después era una ciudad dominada por la oposición al presidente de la República Evo Morales, quien como era tradición llegó a la ciudad el día 24 a presidir los actos conmemorativos del Día de la Independencia. Pero una gran turba lo detuvo en el aeropuerto, de donde debió devolverse para La Paz. La misma turba retuvo a unos indígenas partidarios del presidente Morales y los hizo arrodillar en la Plaza de la Independencia a pedir perdón por la muerte de unos cruceños ocurrida meses antes, al tiempo que se quemaba la bandera multicolor del movimiento indígena. Estos sucesos le valieron a la ciudad que al año siguiente el presidente trasladara la celebración oficial del Bicentenario del Grito de Chuquisaca para una región selvática; que se reemplazara el homenaje de los héroes blancos y mestizos sucreños por la reivindicación de mártires indígenas de tiempos más antiguos; que se sustituyera al delegado de Bolivia ante el Grupo Bicentenario, y que los actos internacionales se aplazaran para el 16 de julio de 2009, Bicentenario del Grito de La Paz. Como consecuencia, se privó a Latinoamérica de la oportunidad de celebrar el inicio del Trienio Bicentenario, fiesta que se malogró por completo.

62El segundo hecho ocurrió al interior de la reunión del Grupo Bicentenario, que sesionó acuartelado en la Biblioteca y Archivo Nacionales dada la conmoción que se presentaba en las afueras, donde el mismo 24 de mayo de 2008 el delegado de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), Fernando García de las Casas, les recordó a los miembros del Grupo, que éste había surgido de una reunión de ministros de cultura, pero que los presidentes habían dado el mandato a la SEGIB de organizar la efeméride compartida y crear una Comisión Regional, y que por tanto la reunión aplazada de Madrid se trasladaba para Ciudad de México el siguiente 8 de septiembre para acordar lo pertinente. Se concertó que el Grupo asistiría a dicha reunión.

7. En México el Grupo Bicentenario recibe pleno respaldo y se descarta la creación de una Comisión Iberoamericana para los Bicentenarios

63Entre la reunión de Sucre en mayo y la de Ciudad de México en septiembre mediaba la celebración de los 199 años de la independencia de Ecuador el 10 de agosto de 2008, fecha que la Comisión Bicentenario de este país ecogió para efectuar los «Diálogos del Bicentenario» y presentar la página web del Grupo Bicentenario, las dos primeras tareas concretas del Grupo. La realización de estos actos dio ocasión para que se reunieran en Quito la mayoría de los miembros del Grupo, en una tercera reunión.

64Aparte de hacer seguimiento a las tareas y recibir nuevas propuestas de actividades conjuntas, las delegaciones plantearon una inquietud común respecto de los objetivos de la reunión de la SEGIB en México, de lo que quedó amplio registro en el acta:

La comisión boliviana ha señalado la necesidad de introducir en el debate del Grupo Bicentenario la importancia que éste va a tener en la reunión convocada por la SEGIB, a realizarse en México en el mes de septiembre (…).

Esta comisión [Chile] también ha considerado importante que se abra un debate sobre cuáles van a ser los objetivos de la participación del Grupo Bicentenario en la próxima reunión convocada por la SEGIB (…)

Esta comisión [España] se ha sumado a la idea de la importancia de debatir cuál va a ser el papel del Grupo Bicentenario en la reunión de la SEGIB (…)

Para la reunión convocada por la SEGIB a realizarse en este país los días 9 y 10 de septiembre de este año [expuso la delegación de México], habrá previamente una reunión del Grupo Bicentenario, el día 8, para trabajar precisamente sobre el papel que éste va a jugar en la reunión. Se reiteró la invitación a los países miembros del Grupo Bicentenario para participar en la Primera Reunión de Coordinación Regional de los Países Iberoamericanos (…)

Para esta comisión [Ecuador], es necesario crear un Frente Latinoamericano por el Bicentenario, elemento de identidad histórica común (…)

Esta comisión [Venezuela] ha insistido, al igual que Bolivia, España y Chile, en la necesidad de definir el papel del Grupo Bicentenario en la próxima reunión del mes de septiembre.
(www.grupobicentenario.org/actas)

65Los motivos para tanta inquietud eran evidentes. Existiendo ya un «Grupo Bicentenario», no quedaba claro el sentido de crear una Comisión Regional, objeto de la reunión en México. El delegado de la entidad convocante hizo una aproximación a la respuesta:

A continuación −sigue el acta−, ha intervenido Álvaro Durántez, representante de la SEGIB. La próxima reunión de la SEGIB en México tiene como objetivo cumplir un mandato de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, iniciativa de México que fue aprobada en Chile. Se busca crear una Comisión que agrupe, en amplio sentido, a todos los países iberoamericanos, no solo a los que, en estos tiempos, han iniciado las conmemoraciones de sus bicentenarios de independencia. En este sentido, va a ser capital la importancia del Grupo Bicentenario en la reunión de México, por ser antecedente fundamental de las iniciativas que se están llevando a cabo para conmemorar los bicentenarios, entre ellas la creación de esta futura Comisión, en la que el Grupo Bicentenario debe cumplir un papel esencial.
(www.grupobicentenario.org/actas)

66El invitado del Bicentenario español fue más explícito en los propósitos de la reunión de México, pues despejó el significado de lo que quiso decir el delegado de la SEGIB al referirse vagamente a una comisión «que agrupe, en amplio sentido, a todos los países iberoamericanos», pues concretó que la intención era crear una comisión de carácter iberoamericano, como había sido el propósito de ese país desde 2002, pero tan distinta de la «Comisión Regional» que había propuesto México en la Cumbre de Jefes de Estado de Santiago:

España, por su parte, por medio del delegado de la Comisión Nacional para la Conmemoración de los Bicentenarios de la Independencia de las Repúblicas Iberoamericanas, Jorge Cabezas Fontanilla, precisó que se trata de crear una ‘Comisión Iberoamericana para los Bicentenarios’, que incluya no sólo los Bicentenarios de los países latinoamericanos, sino también los 200 años del traslado de la Corte Portuguesa a Brasil en 1808; los 200 años de la emancipación de los españoles americanos desde 1809; los 200 años de la guerra de independencia de España contra Francia entre 1808 y 1813, y los 200 años de la Constitución de Cádiz de 1812. Aclaró que la reunión de tan disímiles acontecimientos quedaría cobijada por el término ‘conmemoración’, que es más amplio que ‘celebración’ (versión fuera del Acta). (www.albicentenario.com, actualización del 16 de agosto de 2008)

67Con este antecedente llegaron las delegaciones latinoamericanas a Ciudad de México el 8 de septiembre, llevándose la sorpresa de que al ingresar al Edificio Triangular de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Tlatelolco, el salón estaba presidido por una gran pancarta que elevaba la propuesta española al rango de asunto prácticamente finiquitado: «Reunión de Coordinación de los Países Iberoamericanos para el Estudio de la Creación de la Comisión Iberoamericana de los Bicentenarios de las Independencias».

68Asistieron a la reunión 20 de los 22 países miembros de la OEI: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, República Dominicana, Perú, Paraguay, Portugal, Uruguay y Venezuela. Tal como se acordó en Sucre y Quito, también se hizo presente institucionalmente el Grupo Bicentenario.

69Al historiador Juan Paz y Miño, director ejecutivo del Comité Bicentenario de Ecuador, en su calidad de secretario pro tempore del Grupo Bicentenario, le correspondió llevar la vocería de éste en la inauguración del evento, fijando de alguna manera el derrotero del debate. En su discurso, Paz y Miño hizo énfasis en que la independencia dio nacimiento a América Latina; en que la independencia fue un movimiento pionero de descolonización; en que la celebración de los 200 años es un evento latinoamericano en su esencia; en que su organización ha sido asumida por los países de la región mediante el Grupo Bicentenario, y en que América Latina pasa por un nuevo momento liberador, en cuyo contexto el Bicentenario debe servir para fortalecer la integración continental, aunque también debe haber una estrecha relación iberoamericana y deben unirse voluntades. Apartes del discurso son los que siguen:

Hace 200 años, en distintas regiones de lo que entonces eran las colonias españolas en América, iniciaron los procesos de lucha que culminaron con su independencia.

En 1809 estallaron movimientos revolucionarios en Chuquisaca, La Paz y Quito. Se instalaron las primeras Juntas y Gobiernos autónomos. En 1810 continuaron nuevas rebeliones en México, Caracas, Santa Fe de Bogotá, Santiago de Chile y Buenos Aires (…).

A todos estos primeros países seguiría la independencia de las otras regiones americanas que también estuvieron sometidas al coloniaje. La libertad pasó a ser un objetivo común en el nuevo continente, y gracias a ella nació Nuestra América Latina.

El proceso de la independencia común de nuestros pueblos significó una toma de conciencia sobre la identidad propia latinoamericana, el momento fundacional de la construcción de los Estados Nacionales y el nacimiento de las repúblicas de la región como desafío para la edificación de sociedades con democracia e igualdad.

El proceso de independencia latinoamericana marcó nuestra historia futura. Y desde nuestro presente América Latina fue la región que marcó el inicio de los procesos anticoloniales en el mundo, que seguirían en las luchas decisivas de los pueblos de África y del Asia, hasta el siglo XX.

América Latina de la actualidad es la heredera de las luchas de hace 200 años.

Pero América Latina también es fruto de la propia construcción de su presente. Y, desde la perspectiva de nuestra actualidad, nuevamente es un grupo de países de la región el que ha iniciado otro proceso liberador contra una economía excluyente construida en las últimas tres décadas, contra el dominio político de grupos y partidos irresponsables frente a sus pueblos y contra la desinstitucionalización de los Estados nacionales, cercados por las tesis privatizadoras y alentadoras de su retiro de la vida económica nacional.

Por los distintos síntomas del presente, América Latina está iniciando un nuevo ciclo de su trayectoria histórica en la recuperación de viejos ideales: democracia, soberanía, igualdad, progreso, humanismo, solidaridad, respeto, integración. Se abren nuevos canales para la renovación de nuestras conciencias históricas. Estamos mejor preparados para el sueño de la unión latinoamericana y para exigir en el mundo internacional una convivencia entre iguales, sin tutelas, dependencias ni imposiciones.

El bicentenario del inicio de los procesos de independencia se presenta así como una ocasión propicia para asumir la conciencia de nuestro pasado, para sembrar sobre ella la comprensión de nuestro presente y para ofrecer nuestra identidad al mundo del futuro, que quiera integrarse a nuestros propios desafíos (…).

Estas son las razones para que estos países hayan decidido conformar el ‘Grupo Bicentenario’, que ha venido desarrollando programas nacionales y actividades comunes (…)

Hemos avanzado, a través de las distintas delegaciones, en la definición de un marco conceptual y de un plan de acciones prácticas.

El Grupo Bicentenario valora el pasado como base de su presente y fundamento de su futuro. Los hombres y mujeres, los pueblos de hace 200 años sentaron las bases para la formación de nuestros Estados nacionales. Estamos convencidos que hoy debemos afirmar la integración latinoamericana como proyecto común nacido desde las independencias. Y también estamos convencidos que se impone una estrecha relación iberoamericana para construir la sociedad del nuevo milenio.

El Grupo Bicentenario ofrece sus visiones y sus experiencias ganadas en el camino. Aquí las discutiremos y compartiremos. Fijamos el propósito común de unir esfuerzos y voluntades, porque ése es el mandato de la historia que todos hemos vivido y compartido.

Saludamos la presencia de las delegaciones hermanas. Y confiamos que las orientaciones que lleguemos a definir, ilustren y sirvan a nuestros gobiernos para que el Bicentenario no se reduzca simplemente al interés patriótico, sino que se convierta en un elemento vivo de esta Nuestra América Latina.
(http://www.conmemoracionescivicas.gov.ec/​bice/​bol/​mexico_juanpaz1.html)

70La exposición del secretario del Grupo Bicentenario no dejaba lugar a dudas de que no había espacio para dos comisiones conmemorativas ni para integrar los hechos de la Península con los de América Latina, por lo que los acuerdos fundamentales fueron:

Definir al año 2009 como año del inicio de la conmemoración iberoamericana del proceso de independencia latinoamericano.

Promover la conmemoración conjunta de las independencias de los países latinoamericanos.

Respecto de la propuesta de estudio para la creación de una Comisión Regional del Bicentenario, recomendar la integración de los Estados Iberoamericanos que lo deseen en el Grupo Bicentenario, en la convicción de que éste es un mecanismo adecuado para el cumplimiento del mandato de los Jefes de Estado y de Gobierno en la XVII Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile (punto 47 del Plan de Acción)

El Grupo Bicentenario contará con el apoyo de la Secretaría General Iberoamericana. (www.grupobicentenario.org/actas)

71De esta manera la Reunión le dio pleno respaldo al Grupo Bicentenario creado por los propios países latinoamericanos; se descartó la propuesta de crear una Comisión Iberoamericana; se amplió el Grupo a otros países, incluyendo los peninsulares, y la SEGIB quedó como organismo de apoyo a la conmemoración. España, por su parte, obtuvo la satisfacción del principal de sus objetivos, cual era tener asiento propio en el Bicentenario, aunque no por ello dejó de cumplirse uno de los riesgos señalados en el informe del Instituto Elcano: «Por el elevado riesgo de quedarse aislada, lo que España no puede hacer es hablar más alto que los países latinoamericanos a la hora de celebrar sus propias independencias o apostar en solitario por la ‘iberoamericanización’ de la conmemoraciónx».

72Al parecer España −como Inglaterra en uno de los sitios a Cartagena de Indias−, había acuñado la moneda de la victoria antes de ganar la batalla, porque, contrario a lo acontecido, en una noticia que debió rectificar días más tarde, la Agencia Española EFE comunicó:

México, 10 sep (EFE).- Los gobiernos de España, Portugal y la mayor parte de los países latinoamericanos acordaron hoy crear una Comisión Iberoamericana de los Bicentenarios de las Independencias desde la cual impulsar programas educativos conjuntos y promover una mayor integración regional. (http://mx.news.yahoo.com/​s/​10092008/​38/​noticias-entretenimiento-iberoam-rica-buscar-actosconmemorativos-impulsen-mayor-integraci.html)

73El 28 y 29 de abril de 2009 tuvo lugar en Buenos Aires la cuarta reunión del Grupo Bicentenario, donde se incorporaron como miembros nuevos España, Paraguay y El Salvador.

74Finalmente, la XVIII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica, reunida en San Salvador (El Salvador), del 29 al 31 de octubre de 2008, avaló los resultados de la Reunión de Ciudad de México, aunque no en la Declaración Final, sino en el Programa de Acción:

8. Expresar nuestro beneplácito con los lineamientos convenidos para la celebración de los bicentenarios de varias de las naciones iberoamericanas, apoyando las gestiones del Grupo Bicentenario.

Exhortar asimismo, a los países que aún no lo han hecho a adherirse al Grupo Bicentenario, con la finalidad de iniciar las celebraciones correspondientes en el año 2009, con el apoyo de la SEGIB, las organizaciones del Sistema Iberoamericano, y los organismos internacionales de financiación y cooperación.

75Pero cuando se creía despejado el camino para la celebración, los países latinoamericanos bajaron la guardia. De una parte, como se mencionó, los sucesos internos de Bolivia impidieron que se celebrara de manera continental y universal el inicio del Trienio Bicentenario, y la figura internacional más relevante que arribó a Sucre a los actos del Bicentenario del Primer Grito Libertario de América el 25 de mayo de 2009 fue Miss Universo. El Grupo Bicentenario no hizo el más mínimo llamado al Gobierno de Bolivia para sobreponer el interés latinoamericano sobre el interno. De otro lado, España se dio el lujo de adelantarse a esta fecha, al organizar una gira de ocho días por el país para todas las Comisiones Nacionales de los Bicentenarios y tenerlas reunidas en Madrid el 11 de mayo, haciéndole eco al Acto Institucional de presentación del programa español para los Bicentenarios de los países «iberoamericanos». Finalmente, el segundo Bicentenario (Quito, 10 de agosto de 2009) se ahogó en medio del conflicto generado por la invasión de Colombia al territorio de Ecuador para dar de baja a un jefe guerrillero.

8. Conclusiones

76Sin duda fue un acierto de la política exterior latinoamericana haber logrado conservar en manos del Grupo Bicentenario la organización de la celebración de los 200 años de la independencia de sus naciones. Lo contrario, haber permitido la creación de una Comisión Iberoamericana, habría conducido a que España le organizara la celebración de la independencia a sus ex colonias; a que América Latina renunciara a la fiesta, en aras de una nostálgica conmemoración de las desgracias de España y Portugal y de sus familias reales; a fortalecer gratuitamente la actual geopolítica española, y a que los países latinoamericanos fueran llevados al ridículo de condenar la invasión francesa a España, que en su tiempo fue la coyuntura externa más favorable a la emancipación, y a celebrar el restablecimiento de Fernando VII en el trono, suceso nefasto que desencadenó la reconquista de las colonias sublevadas.

77Pero el triste espectáculo de que después de 200 años de emancipación América Latina haya tenido que librar tan ardua disputa contra los remanentes colonialistas de la España, desgastó notoriamente el Bicentenario Latinoamericano.

78La circunstancia del protagonismo español ha sido determinante para que la efeméride bicentenarista de América Latina no tenga hasta ahora ni el impacto regional ni la trascendencia universal que le es propia, quedando confinada en el mapamundi de comienzos del siglo XIX. Sin embargo, el horizonte conmemorativo se extiende hasta 2024.

79Y tal vez el desarrollo de las potencialidades de América Latina dependa de que en estos tiempos de Bicentenario la región sepa definir su futuro en términos muy propios, sin complejos antinorteamericanos, pero también sin nostalgias hispanizantes, que son más inquietantes, en cuanto instalan el colonialismo en la propia mente de las gentes e inhiben la reacción de los dispositivos de defensa de los Estados frente a actos de injerencia que traspasan la muy difusa frontera entre los intereses de España y los de América Latina.

80La otra opción es acompañar a España en su proyecto de crear la Comunidad Iberoamericana de Naciones como una visión al siglo XXII, pero entonces habría que redefinir aquello de una España «plenamente integrada en Europa», en términos del retiro de España de la Unión Europea o de la consolidación del Bloque Unión Europea-América Latina, aunque en este caso tal vez el meridiano de la interlocución no pase por España.

81En cualquier caso, el Bicentenario es una gran fecha en la historia de Latinoamérica, que sus líderes actuales no podían, como honorablemente no lo hicieron, endosarle a España. La generación que lideró la independencia lo hizo con el sentido universal de insertarse en las corrientes culturales y económicas mundiales, de las que el régimen colonial los excluía (así dichas corrientes condujeran a la postre a otras dependencias). Los antepasados no tuvieron en mente sólo separarse de España, sino asomarse al mundo con voz propia, aun a pesar de Europa, como lo expresara José Acevedo y Gómez, «el tribuno del pueblo», uno de los próceres colombianos del Grito de Independencia del 20 de julio de 1810 en Bogotá:

La España en lo venidero será nuestra aliada, pero ya no nos dará leyes; los vínculos de la sangre que nos unen a ella dejarán de ser cadenas pesadas, y la igualdad, la justicia y la razón serán las que únicamente podrán hacerlos permanentes; pero si fuere tal su orgullo que no pueda sufrir la emancipación de unos hombres a quienes no ha tratado como a hijos sino como a esclavos abyectos y miserables, y desdeñase nuestra alianza, nosotros podemos subsistir sin la Europa entera, y la Europa no puede subsistir ya sin nosotros. (Carta de D. José Acevedo Gómez a D. J. M. Real de Cartagena, 1810, en Jaime Duarte French, América de Norte a Sur ¿Corsarios o Libertadores?, Bogotá, Biblioteca Banco Popular, 1975, p. 32 y 33) (versión digital en: http://www.lablaa.org/​blaavirtual/​historia/​julio20/​sec3a.htm)

  • 1 Este artículo es una adaptación del capítulo IV del libro inédito Disputas por la historia en los B (...)

Medellín, Colombia, 8 de enero de 20101

Haut de page

Notes

1 Este artículo es una adaptación del capítulo IV del libro inédito Disputas por la historia en los Bicentenarios de Colombia y Latinoamérica, enero de 2009.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Luis Javier Caicedo, « La construcción del bicentenario latinoamericano y los intentos de España por hispanizar la celebración de las independencias  »Caravelle, 94 | 2010, 157-184.

Référence électronique

Luis Javier Caicedo, « La construcción del bicentenario latinoamericano y los intentos de España por hispanizar la celebración de las independencias  »Caravelle [En ligne], 94 | 2010, mis en ligne le 01 avril 2010, consulté le 13 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/caravelle/7852 ; DOI : https://doi.org/10.4000/caravelle.7852

Haut de page

Auteur

Luis Javier Caicedo

Asesor de «Cabildo Indígena Embera Chamí» de San Lorenzo (Riosucio, Caldas, Colombia)

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search