Navigation – Plan du site

AccueilNuméros115Dossier - L’Amérique latine face ...Geopolítica petrolera y autoritar...

Dossier - L’Amérique latine face à la transition énergétique

Geopolítica petrolera y autoritarismo en América Latina y el Caribe: el caso Venezuela

Arnoldo Pirela
p. 59-74

Résumés

Nous attirons l’attention sur les conflits armés en Amérique Centrale durant les années 70 et 80 et sur leur relation avec ledit “virage à gauche”, initié par Hugo Chavez en 1999. Nous proposons une lecture de l’histoire économique et politique du Venezuela, autour de sa stratégie de développement basée sur l’utilisation des revenus du pétrole dans le but de rompre avec la dépendance fiscale du pétrole. L’histoire d’un nationalisme pragmatique d’orientation sociale-démocrate qui boucle son cercle vertueux par la nationalisation du pétrole en 1976, pour se retrouver rapidement piégé par les limites de sa stratégie contradictoire ; puis, avec le changement de siècle, pour terminer avec une opération réussie de convergence entre le traditionnel autoritarisme des loges militaires et le totalitarisme d’inspiration soviético-cubaine.

Haut de page

Notes de la rédaction

L’article a été soumis pour évaluation le 29 juin et a été accepté pour publication le 1er octobre 2020.

Contribución financiera del “Programme PAUSE”.

Texte intégral

Presentación y contexto

  • 1 El título preliminar es “Historia de la economía venezolana: mitos y avatares”, el original contien (...)

1Este texto se deriva de una investigación más amplia sobre la historia económica de Venezuela y los obstáculos para su desarrollo 1. Aquí el objeto es el particular juego de tensiones geopolíticas entre Venezuela y Cuba, cuya base es el histórico deslinde entre socialdemócratas y “cominterianos” o comunistas; y el papel que juega el petróleo a partir de la crisis energética de 1973-74. Una reflexión sobre la compleja confrontación entre autoritarismo y democracia y el papel de los hidrocarburos, poniendo en primer plano el caso Venezuela. Trabajamos dos momentos políticos claves de la región: los conflictos armados de los años 70’s y 80’s en Centroamérica y su relación con la llamada “marea rosa” o “giro a la izquierda” en Latinoamérica, iniciado con la llegada al poder de Hugo Chávez en 1999. “Ola” que alcanza su mayor altura entre 2007 y 2013, entonces el desgaste en el poder y la alternancia democrática fueron reduciendo su caudal; mientras Venezuela se sumergía en hiperinflación y en una crisis humanitaria compleja, acompañada por la emigración de cinco millones de venezolanos, según estimado (ONU, 2019). Entonces Cuba, el mayor exportador de movimientos revolucionarios de la región, y Venezuela, que durante 43 años fue el mayor exportador de petróleo del mundo, son los únicos dos países cuyo regímenes políticos y económicos se mantienen en el poder durante estos últimos veinte años y al momento de terminar este artículo.

2Asomamos la hipótesis de un encuentro o convergencia entre el secular militarismo (Caballero, 2010) o pretorianismo (Irwin et al., 2008; Cardoso y Butto, 2013), y el totalitarismo de origen soviético-cubano. Encuentro exitoso gracias al “efecto energético” del ciclo más largo de precios altos del petróleo de la historia (2000-2014). Teniendo como resultado un triunfo para los “cominterianos” y la perdida de la democracia en Venezuela, la destrucción de la economía y la institucionalidad erigida con casi un siglo de ingresos petroleros.

La nueva geopolítica del petróleo: climax del nacionalismo petrolero venezolano

3La “crisis energética” de 1973-74 convirtió a los gobiernos de los países con las mayores reservas de hidrocarburos en jugadores más activos en la geopolítica mundial. Sus empresas petroleras controlaban ahora la mayor parte de las reservas probadas y una nueva geopolítica del petróleo hacía entrar al negocio en una etapa más compleja. Además, la viabilidad económica y técnica, en la explotación de las reservas de hidrocarburos de la tierra, debía asumir ahora unos costos más altos de producción. Finalmente, se estimuló una mayor dinámica tecnológica, la emergencia de la preocupación ambiental y precios internacionales con rangos más altos de variación (Pirela, 2019).

4En 1970 Venezuela exportaba 3,7 millones de barriles diarios y en 1960 había sido factor clave en la fundación de la OPEP. Una orientación nacionalista de la política petrolera, combinada con un pragmatismo para negociar con las petroleras internacionales y los intereses geopolíticos de las grandes potencias occidentales. Una consistente disposición a la negociación pragmática que comparten las dictaduras militares y los gobiernos democráticos desde que en 1916 se estableciera la industria petrolera. Entonces, en el contexto siguiente al embargo árabe 1973-74, Venezuela estatiza en 1976 su industria petrolera. Otro proceso negociado con las concesionarias que de nuevo se encontraron sin más opciones y debieron aceptar la pérdida de control sobre los recursos de hidrocarburos de Venezuela (Silva Calderon, 2006).

5En marzo de 1974 había llegado a la Presidencia Carlos Andrés Pérez (CAP), dirigente de Acción Democrática (AD), el tradicional partido socialdemócrata y eje del sistema político democrático desde 1958. Lo acompaña Gumersindo Rodriguez (GR), su Ministro de Planificación: uno de los líderes de la división de Acción Democrática (AD) que dio origen al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR); para luego, con el apoyo de armas y entrenamiento militar cubano, hacer alianza con el Partido Comunista de Venezuela (PCV), estimular alzamientos en la Fuerzas Armadas Nacionales y organizar guerrillas urbanas y rurales contra el gobierno electo del máximo líder de AD, Rómulo Betancourt (1958-64). Luego GR regresa a AD para avanzar con una revolución económica, junto a CAP; y juntos despliegan la política que convirtió al Estado en empresario petrolero, a cargo de una compleja corporación petrolera internacional PDVSA (Petróleos de Venezuela SA). El objetivo: usar el creciente ingreso petrolero al fisco como la base de una economía fuertemente estatizada, con un amplio programa de promoción social; mientras en lo internacional, Pérez ambiciona un liderazgo continental y marca su independencia de la política exterior de la dupla Nixon-Ford.

6Entonces, CAP firma el Acuerdo de Puerto Ordaz, llamado de “facilidad petrolera”, mediante el cual Venezuela otorga condiciones generosas de financiamiento para la adquisición de petróleo y derivados de hidrocarburos a toda Centro América, incorporándose luego Jamaica y República Dominicana. Adicionalmente, CAP apoya abiertamente a Omar Torrijos en la difícil negociación con Estados Unidos sobre el Canal de Panamá; y en 1974 envía a Cuba 214.000 barriles de petróleo, rompiendo el bloqueo de USA. Luego visita Moscú para firmar un acuerdo para proveer de petróleo a Cuba, el equivalente a 20.000 barriles diarios, a ser pagados por la URSS con igual cantidad petróleo entregado a refinerías de Alemania y España. CAP también dio apoyo al levantamiento armado del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que en 1979 provocó la renuncia del dictador Anastasio Somoza en Nicaragua. El escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado, protagonista de la revolución sandinista, ha dicho: “Recibimos un apoyo sustancial, él acordó entregarnos una suma que equivalía a cien mil dólares mensuales, era un apoyo esencial, nadie llegó a darnos un respaldo semejante, en esa época” (Reportero24, 2011).

Modernización política: democracia vis-a-vis autoritarismo

7Para el historiador Manuel Caballero, en la raíz de la izquierda de América Latina está la influencia teórica del Partido Bolchevique, el Partido Comunista Mundial o Comintern. Así pues, “el marxismo e incluso el socialismo a secas llegaron vestidos con los ropajes del leninismo, para no decir del estalinismo”. Por tanto, ellos forman parte integral del autoritarismo de izquierda en América Latina, particularmente de la Cuba fidelista. No obstante, es claro que

  • 2 Alianza Popular Revolucionaria Americana

una parte de la izquierda, desde los años 20’s tuvo que decidirse en relación con el Comintern, y la pelea con los ‘cominterianos’ presidió el nacimiento de partidos no comunistas tan importante como el APRA 2del Perú y Acción Democrática de Venezuela (Caballero, 1986, p. 81).

8Así nació una confrontación entre democracia y autoritarismo en el seno de la izquierda, incluso sobrevive un faccionalismo “ideológico” al interior de los partidos socialdemócratas que en el fondo sigue atrapada en la vieja “pelea” entre “cominterianos” y demócratas. Lo que no impidió, en el caso de Venezuela, una acción unitaria en lucha contra el autoritarismo militarista, como fue la lucha contra Juan Vicente Gómez y el “gomecismo” a principio del sigl xx o contra la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez en los años 50’s.

9El otro actor clave de la modernidad política en Venezuela nace con la creación de las escuelas militares y navales, o la institucionalización de la formación militar. Esto es común en la conformación de las repúblicas latinoamericanas, luego de la superación de las guerras caudillistas y las más fuertes disputas de fronteras entre las nuevas repúblicas. Así pues, la mayor parte de las Escuelas Militares se fundaron o tomaron forma definitiva entre finales del siglo xix, (Argentina 1870 y Chile 1878) y primeras décadas del xx (Colombia 1907 y Venezuela 1910). En este proceso los militares latinoamericanos abandonan la influencia napoleónica y asumen la prusiana. Luego, en el cambio de siglo, contratan misiones militares alemanas, proliferando el uniforme prusiano y las armas de fabricación alemana. En Chile, probablemente el más prusiano de todos los ejércitos latinoamericanos, los beneficios económicos de su inesperada victoria en la guerra del Pacífico (1879-1884) contra Perú y Bolivia, les permitió contratar asesores militares alemanes, convirtiéndose en una referencia en materia militar. Así que la influencia prusiana se extendió con la participación directa de asesores chilenos en la modernización de los ejércitos de Colombia, Ecuador, Nicaragua, El Salvador y Venezuela (McGill, 1975).

10Pero los militares latinoamericanos no sólo llevan en sus alforjas la vocación prusiana para el ejercicio del poder con el respaldo de las armas. Las escuelas militares son un proyecto de las oligarquías de estancieros o hacendados que luego de las independencias construyeron sus ejércitos. La modernización de las fuerzas armadas es un proyecto al servicio de los negocios del extractivismo primario, sean agropecuarios o mineros. Es la economía que predomina en la región, según la especialización que impone la dotación natural de recursos de cada país o provincia. Los hidrocarburos son posteriores (1914 en Venezuela), así que, en el caso de Venezuela, lo militar está también ligado a la visión agropecuaria de los caudillos del siglo xix. Y los fenómenos de formación de logias militares, con claras y autónomas visiones de poder político, van dando forma a un actor político más, aunque clandestino, de la lucha por el poder en Venezuela (Irwin y Micett, 2011). Además, se conforma una cultura política ambigua respecto a los golpes militares o sus intervenciones en la política (Rey, 2002). Pues se acepta que han servido tanto para hacer efectivo el primer experimento venezolano de elección universal, directa y secreta en 1947, gracias al golpe militar contra Medina Angarita (1945); o en 1958 para restablecer la democracia perdida en manos de Marcos Pérez Jiménez (1948). En otras palabras, los partidos políticos modernos que claramente se identifican con la democracia, han terminado por reconocer solapadamente al actor político ilegal que hace vida en las fuerzas armadas.

11Lo cierto es que, en América Latina, durante la primera mitad del siglo xx, se registra una sucesión de dictaduras militares, pero desde finales de los cincuenta e inicios de los sesenta del siglo pasado, es posible reconocer una primera ola o ciclo de gobiernos formalmente democráticos, con mayoría de presidentes civiles.

12Democracias que en muchos casos sustituyen dictaduras militares y se suman a las pocas democracias que en Uruguay, Chile o Costa Rica se habían establecido un poco antes. Así tenemos: Frondizi en Argentina, Goulart en Brasil, Betancourt en Venezuela, Lleras C. en Colombia, Belaúnde Terry en Perú, Paz Estenssoro en Bolivia, entre otros. La democracia formal, incluso la socialdemocracia, progresa notablemente en ese periodo. Pero, “el proceso no fue predeterminado, inexorable, irreversible, inmutable, ni permanente, (…) sin embargo, persistió a lo largo del tiempo, y constituye un hecho fundamental” (Smith, 2004, p. 204). También (Mainwaring, 2000, p. 18) enumera las causas del incremento en democracias y la reducción del autoritarismo a partir 1978: “la urbanización, la creciente alfabetización, la mayor riqueza, el crecimiento de la clase obrera y la reducción gradual en el poder político de la clase terrateniente”. Así que al comenzar el siglo XXI, hay otra ola de gobiernos electos democráticamente: diecinueve países de la región cumplían al menos con el requisito de ser una democracia electoral.

13Pero es bueno precisar que en América latina las perturbaciones a la democracia llegan por dos vías. La más común y ampliamente estudiada se refiere a los golpes y dictaduras militares. Son los casos de Argentina (1966-1973 y 1976-1983), Bolivia (1971-1978), Brasil (1964- 1985), Chile (1973-1990), Ecuador (1972-1976), Paraguay (1954-1989), Perú (1968-1980) y Uruguay (1973-1984). Así que, los militares mayormente usan la conspiración y el golpe de Estado para hacerse con el poder, sea contra civiles democráticamente electos u otros militares en el poder.

14Otra vía amenaza la democracia, particularmente a partir del triunfo de la “Revolución Cubana” en 1959, con ataques que llegan de la mano de guerrillas revolucionarias con el apoyo directo de Cuba, de los países de la órbita soviética o de la China maoista, Corea del Norte, incluso de partidos o grupos revolucionarios de América, Europa o Asia. Son sólidos los testimonios recientes del exjefe guerrillero salvadoreño Joaquín Villalobos, con detalles de cómo “el gobierno cubano entrenó y armó movimientos guerrilleros durante tres décadas” (Villalobos, 2020). Son muchos los casos durante la Guerra Fría y después, y es así en Venezuela (a inicios de los 60’s) y los destacamentos armados del PCV y el MIR.

Democracia, diplomacia e integración y cooperación energética

15Para los países ricos en hidrocarburos (México, Venezuela, Ecuador, Perú, Argentina, Bolivia o Trinidad y Tobago, entre otros), la crisis energética de 197374 representó un período de “boom económico”. Mientras que, para Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, toda Centroamérica (con la excepción de Guatemala) y casi todo el Caribe, significó un reto económico mayor pues dependían de la importación de petróleo. Cobraron así mayor relevancia los temas sobre integración económica y cooperación energética que se venían ofreciendo como claves en la carrera por el desarrollo. Temas que para 1973-74 ya habían producido algunos resultados institucionales, como la creación de organismos multilaterales regionales. Tales como el CIER (Comisión de Integración Energética Regional) creada en 1964; ARPEL (Asociación Regional de Empresas de Petróleo y Gas Natural en Latinoamérica y El Caribe) creada en 1965; y la OLADE (Organización Latinoamericana de Energía), de carácter intergubernamental y constituida en 1973. También había producido algunos proyectos concretos, como la represa de Itaipu, cuya construcción comenzó en 1975, involucrando a Brasil y Paraguay.

16Así tenemos que el acuerdo de cooperación energética que firmó CAP en 1974 venció en 1980, entonces el gobierno de Venezuela está en manos del Democratacristiano Luis Herrera Campins quien decide invitar al Presidente López Portillo para firmar juntos el “Programa de Cooperación Energética de México y Venezuela para América Central y el Caribe”, comúnmente llamado “Acuerdo de San José”. Entonces “México y Venezuela se comprometían a suministrar cada uno el cincuenta por ciento de las necesidades petroleras de los países beneficiados” (Mayobre, 2005, p. 30). El objetivo sigue siendo aliviar la presión económica, el atraso de sus economías, las condiciones de vida miserables, la desigualdad y la falta de oportunidades, pero también atender la proliferación de conflictos armados en Centro América, agravados por las dificultades derivadas de su incapacidad para pagar la importación de petróleo.

17En ese contexto hay esfuerzos llamados de “diplomacia de paz” que vinieron de Venezuela y México, como el “Grupo de Contadora” entre 1983 y 1986, que no fue exitoso, pero abrió un canal de comunicación entre los países centroamericanos. Canal que se sumó a un nuevo proceso de paz llamado “Esquípulas” que institucionalizó las reuniones entre presidentes de Centroamérica, y finalmente al esfuerzo del llamado “Plan Arias”, por el Presidente de Costa Rica Oscar Arias. El compromiso era evitar que los territorios de Centroamérica fueran utilizados como base para ataques contra otro y se renunciaba a la presencia de bases e instructores extranjeros. Un claro intento por abrir un espacio propio y de defensa de la democracia, en medio de la Guerra Fría. Pero el “Plan Arias” no se llegó a firmar, entre otras cosas por la oposición de los Estados Unidos que entonces intervenía en el conflicto contra los sandinistas en Nicaragua y contra el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional en El Salvador. También por la oposición de Cuba y los grupos guerrilleros que contaban con su respaldo.

La democracia venezolana y la Internacional de la izquierda latinoamericana

  • 3 En el sentido de Richard Dawkins en The Selfish Gene, Oxford University Press, 1976, Nueva York.

18En los 80’s la democracia venezolana era ampliamente reconocida como un sistema consolidado y un éxito de más de treinta años. Particularmente cuando se comparaba con la autoritaria y empobrecida Cuba o las democracias de la región que sucumbieron al autoritarismo militar (Coppedge, 1994). Entonces en Venezuela se pone a un lado los recuerdos del apoyo cubano a la lucha armada contra su naciente democracia. Los gobiernos de Caldera y CAP mantienen los envíos de petróleo a Cuba, mientras Fidel Castro seguía dando apoyo a los grupos que en Venezuela mantenían abierta la lucha armada contra la “democracia burguesa”. Las palabras de Fidel Castro, seguían transmitiendo “confianza política” por su “naturaleza revolucionaria”, según nos argumenta (Verdecia Tamayo, 2016); defensor de esa especie de meme 3político y cultural que para la izquierda de la región y más allá siguen siendo Fidel y la revolución cubana.

  • 4 En 2007 se integró en el PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) creado por H. Chávez.

19Es el caso de Liga Socialista 4(LS), partido creado en 1969 por algunos exjefes guerrilleros y antiguos dirigentes estudiantil del MIR. LS se estructura legalmente, incluso obtiene un diputado por cociente nacional en 1978. También forma un equipo militar que en 1976 había secuestrado al empresario estadounidense W. F. Niehous, obtienen 20 millones de US$ y luego lo vende a un grupo que lo mantiene secuestrado por más de tres años. En 1986, Nicolás Maduro, militante de LS, integra un grupo de jóvenes que cumple un año de entrenamiento en la Escuela Nacional de Cuadros Julio Antonio Mella de la Habana, bajo la tutoría personal de un miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba (López et al., 2020).

20Así las cosas, en la segunda presidencia de CAP (1989-1993), se plantea de nuevo la situación política en Centroamérica. CAP dispone la utilización de una prerrogativa legal del Presidente para hacer uso del presupuesto para seguridad y defensa. CAP apoya a la Presidenta de Nicaragua Violeta Barrios de Chamorro, con 17 millones de US$. Alega CAP:

dichos fondos fueron consumidos con la finalidad de preservar el orden y la paz dentro del territorio nacional, así como en países de la región que pudieran afectar nuestra estabilidad. […] Cualquier guerra afecta las relaciones internacionales, el comercio y demás actividades. El Caribe es una zona neurálgica y un área vital para Venezuela (Hernández y Giusti, 2006).

21Por otra parte, en julio de 1990 se realiza el Foro de São Paulo (FSP) que inicia el proceso de reagrupamiento de la izquierda en Latinoamérica, inspirado por Fidel Castro e Ignacio «Lula» Da Silva, exponentes de dos estrategias de la izquierda: armada y electoral. El detonante de ese proceso fue la derrota en segunda vuelta de Lula y el descalabro de Daniel Ortega frente a Violeta Chamorro. Reinaba el desconcierto en la izquierda por la caída del muro de Berlín en noviembre de ese mismo año, lo que se acentuaría con la desintegración de la Unión Soviética en 1991. Pero ya Castro y Lula habían llegado a la idea de hacer frente a tal situación, reconociendo las dificultades y planteando como objetivo eludir las divisiones y luchas internas entre la izquierda.

22Cuba estaba entrando al “Período Especial” que se inicia con la negativa en 1991 a pagar los envíos de petróleo a Cuba y la jerarquía cubana busca desesperadamente una tabla de salvación. La profunda crisis obligó a reformas en la constitución y en el modelo de economía centralmente planificado, poniendo fin a la prohibición de la propiedad privada y estimulando la iniciativa empresarial del cubano. Se plantean una especie de “socialismo de mercado” y dos monedas, una de ellas pegada al dólar norteamericano. La preocupación central es la supervivencia económica, la balanza de pagos y particularmente las cuentas por pagar del petróleo.

23Volviendo a Venezuela, la segunda presidencia significó para CAP lidiar con los desequilibrios acumulados durante los ciclos de precios altos y bajos del petróleo desde 1978. También se produjo el estallido social llamado “El Caracazo” en febrero de 1989, con cientos de muertos y desaparecidos, y un saldo importante de destrucción. También dos alzamientos militares de gran envergadura: el 4 de febrero de 1992, encabezado por el Teniente coronel Hugo Chávez y su logia de oficiales (MBR-200), en complot con grupos de izquierda radical, entre ellos (LS); el otro alzamiento ocurre el 27 de noviembre del mismo año, donde participan militares de más alta graduación (otras logias) y otros militares y civiles que no pudieron sumarse al golpe del 4 de febrero.

24Entonces el sistema de partidos de la democracia estaba profundamente debilitado. Particularmente AD, eje del sistema, estaba dividido en facciones ideológicas o de ambiciones personales (Coppedge, 1994) y enfrentados con la visión neokeynesiana que ahora postulaba el gobierno de CAP. Adicionalmente, proliferaba la burocratización de la dirigencia y las corruptelas en los principales partidos, tanto AD como COPEI (Comité de Organización Política Electoral Independiente).

25Entonces la decisión de CAP de apoyar a Violeta Chamorro se convirtió en la excusa perfecta, y hasta su propio partido (AD) se sumó al enjuiciamiento por malversación. Así que fue destituido de la presidencia en 1993, luego fue encarcelado como resultado final del juicio. Un juicio político, como ha sido puesto en evidencia en diversos estudios (Kedzo y Rincón, 2007), que hizo colapsar definitivamente el sistema de partidos que nació con la democracia en 1958. En 1993, Rafael Caldera es electo para una segunda presidencia, también en contra el partido que fundara (COPEI). Durante cinco años Caldera y un grupo de pequeños partidos no logra una mejora ostensible en la economía, no se reconstituye el sistema de partidos, se produce una gran crisis bancaria y los precios del petróleo tocan su punto más bajo en muchos años: un precio promedio de exportación de 9,38 US$ en 1998.

26También Caldera otorga un sobreseimiento y libera de la cárcel a Hugo Chávez, quien en 1998 hace una fulgurante campaña electoral y gana las elecciones con el apoyo de la clase media y los más importantes medios de comunicación que se sumaron a la oferta de acabar con la corrupción, defender la democracia plural conquistada en 1958 y una política internacional de pluralismo ideológico. Chávez también había prometido en su campaña una nueva Constitución, así que tan pronto asume el poder inicia el proceso político de redactar y aprobar la llamada “Constitución Bolivariana” cuya aprobación por referéndum es en diciembre de 1999. Años después Caldera confesará que su mayor error fue “confiar en el recto cumplimiento del deber por parte del señor Chávez y sus compañeros” (Alcalá, 2008).

27Mientras tanto, el complejo mercado petrolero comenzaba a reaccionar a un acuerdo de restringir los volúmenes de oferta, incluyendo a importantes productores no OPEP. Lo que coincide con un aumento de la demanda derivada de la ola de crecimiento económico de China, India y algunas otras economías de Asia. Comenzaba así el llamado “boom de las materias primas” y un aumento gradual de los precios del petróleo hasta llegar a 55 US$ en el año 2000. Luego en 2002 bajan un poco los precios, pero inmediatamente retoman su largo ciclo hasta julio de 2014. Un ciclo sólo interrumpido por poco más de un año, debido a la crisis financiera mundial desatada en julio de 2008 por la bancarrota de Lehman Brothers. Sin embargo, los precios nunca bajaron de 45,5 US$ el barril (diciembre de 2008) y ya a finales del 2009 superaban los 70 US$. La onda más larga y pronunciada de precios altos del petróleo de la historia, entre 2000 y 2014, conjuntamente con la ola de gobiernos de izquierda en América Latina: ascenso al poder de Chávez en 1999, Lula Da Silva (Brasil) y Néstor Kirchner (Argentina) en 2003, luego Tabaré Vázquez (Uruguay) en 2005, Evo Morales (Bolivia) en 2006, Daniel Ortega (Nicaragua) y Rafael Correa (Ecuador) en 2007, finalmente Mauricio Funes (El Salvador) en 2009 y Ollanta Humala (Perú) en 2011. Una marea que oficialmente el FSP reseña así:

En 1990, cuando inicia el Foro, el único país latinoamericano que contaba con un gobierno de izquierda era Cuba. Actualmente, doce países del continente son gobernados por líderes y partidos miembros del Foro de São Paulo, entre ellos: Bolivia, Chile, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Venezuela, Uruguay, Perú y El Salvador (XXII Foro de Sao Paulo, 2016).

El encuentro entre el tradicional militarismo latinoamericano y el autoritarismo de inspiración soviético-cubana

28Durante la segunda mitad del siglo xx, las democracias en América Latina, incluso las más antiguas como Uruguay o Chile, tuvieron grandes dificultades para mantenerse frente a los avances de las dictaduras militares. La democracia venezolana logró estabilizarse en la medida que pudo controlar ese autoritarismo militar que tanto afectó a buena parte de la región. Esa particularidad de Venezuela no se puede entender cabalmente si se desconoce que antes del petróleo era uno de los países más pobres de la región, con un ingreso por habitante significativamente inferior al de países como Argentina, Perú o Colombia. Así que, en 1914, cuando se descubre petróleo, el dictador Gómez impone un centralismo, en un país formalmente federal, que durante todos los gobiernos civiles o militares del siglo xx le da continuidad a una estrategia petrolera donde se mezcla nacionalismo y pragmatismo. La clave es negociar con las empresas petroleras internacionales márgenes cada vez mayores de los beneficios del negocio petrolero, evitando romper la cuerda que garantiza la inversión de las concesionarias. Tanto así que la experiencia sirvió al nacionalismo árabe para disponerse a crear la OPEP junto a Venezuela en 1960 (Molina de la Fuente, 1959). El creciente ingreso petrolero, combinado con centralismo, permitieron una sostenida línea de política petrolera que estuvo acompañada de un largo período de alto crecimiento económico hasta finales de los años 70’s.

29Este desarrollo estuvo en el marco de una continuidad y progresividad de las políticas económicas y fiscales, del esfuerzo de desarrollo institucional, del enfoque social y de la construcción de infraestructura; mientras los partidos democráticos de civiles y las diferentes logias militares se disputaban agresivamente el poder. Detrás de esa continuidad de políticas económicas está “una semántica venezolana sobre el petróleo, especie de ‘esquizofrenia social’ que ha servido de sustento político al centralismo y autoritarismo económico desde el dictador Gómez (1908) hasta nuestros días” (Pirela, 2019, p. 1). Una semántica nacional sobre el petróleo que produjo crecimiento económico sostenido hasta 1979 pero se convirtió en obstáculo para que el país encontrara la manera de utilizar los hidrocarburos como palanca de su industrialización y desarrollo.

30No obstante, durante el período de Carlos Andrés Pérez (1974-1979) se produce una cierta ruptura, en la medida que el Estado comienza a jugar un papel aún más autoritario en lo económico: se hace empresario petrolero, 100% a cargo de una gran corporación internacional de exploración, producción, refinación y transportes de hidrocarburos (PDVSA). Pero el Estado y los elencos políticos gobernantes siguieron comportándose como si fuesen solamente los administradores del ingreso que producía al fisco el negocio petrolero manejado por las empresas concesionarias. No aceptaron que ya no era posible estimular el crecimiento, la modernización y las mejoras sociales por la vía de un Estado que monopolizaba o mediaba toda explotación innovadora de la principal ventaja comparativa nacional, la que se deriva de poseer grandes reservas de hidrocarburos (Pirela, 2019). La comprensión de este cambio llegó muy tarde, después de una secuencia de crisis económicas recurrentes y con gran impacto social que debilitaron profundamente el sistema político democrático. De modo que, una logia militar putschista dirigida por Hugo Chávez, encontró un canal de encuentro o convergencia con el autoritarismo político y económico de inspiración soviético-cubana. Así que, en 1999 Hugo Chávez, por la vía electoral, terminó por sentar las bases de un régimen totalitario, auto-proclamado “cívico-militar” y alineado con “la estrategia fundamental del régimen cubano de defenderse fuera de sus fronteras” (Villalobos, 2020).

31Para llegar a ese punto es importante destacar que el 26 de marzo de 1994, sale de la cárcel Hugo Chávez Frías y el 13 de diciembre de ese mismo año viaja a Cuba. Llega por primera vez a La Habana, oficial y públicamente, pues se supone que antes hubo alguna otra u otras “visitas extraoficiales” y una amplia coordinación con el embajador y los servicios secretos cubanos en Caracas, incluyendo la preparación y realización de este evento público. Ahora libre y perfectamente hábil para participar en las elecciones, el máximo dirigente del Movimiento Bolivariano Revolucionario (MBR) visita a Cuba como paso necesario para la coordinación con los integrantes del FSP, particularmente con Fidel Castro. El FSP proclama que “Desde ese momento entre el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro y el joven oficial venezolano comenzó una profunda amistad” (XII Foro de Sao Paulo, 2016). Además, hay que observar la amplitud de las posiciones de izquierda que logra aglutinar el FSP, gracias a esa estrategia de “articulación de agendas a mediano plazo entre los diferentes partidos y movimientos poniendo a un lado las diferencias y desencuentros”. Se trata de un esfuerzo de unidad, digamos que “con el pañuelo en la nariz”, más la amistad y coordinación entre Fidel y Chávez, lo que permitirá el fortalecimiento de la izquierda de América Latina y su aparato internacional el FSP. Mientras que la economía cubana, con las petro-divisas que aporta Chávez, pone fin al “Período Especial”. Como consecuencia de lo cual pasa a un segundo plano o se descartan casi todas las reformas económicas que el gobierno cubano se había visto obligado a promover y que alejaban a Cuba del modelo de economía socialista centralizado. Ya Venezuela arruinada en 2020, Cuba regresa a la liberalización de más de 120 actividades comerciales para que puedan trabajar en el sector privado 5.

32También es importante dar una mirada al papel que cumple la dupla ChávezLula Da Silva, pues abrió la posibilidad para construir un eje de geopolítica petrolera entre PDVSA y Petrobras que, de haberse conformado, sería responsable de producir algo más de seis millones de barriles diarios (3,3 MBDP de Petrobras y 2,8 MBDP de PDVSA), al que se sumaría la producción de Argentina, Ecuador y Bolivia (alrededor de 1 MBDP). Es decir, cerca de un 9% de la producción mundial, estimada en 87 MBPD en 2013, cuando muere Chávez. Una operación extremadamente compleja, pues una cosa es tener las presidencias de Venezuela y Brasil y otra muy distinta poner a la disposición de cada presidente y de su proyecto político nacional e internacional ambos gigantes de la industria petrolera mundial. Lo que se logró fue una muy extensa trama de corrupción (Operación Lava Jato) todavía bajo investigación de la justicia brasileña y muchos otros países, que dio al traste con la “ola rosa” en Brasil y abrió la puerta al gobierno de ex-militar Jair Bolsonaro.

33También es importante una mirada a lo que Hugo Chávez llamó “el frente caribeño”. Para referirse a una privilegiada relación de su gobierno con los países del Caribe. El dinero del petróleo le permitió construir una red de influencia y connivencia con un buen número de estos gobiernos en el Caribe, con la isla que comparten República Dominicana y Haití, y varias de las pequeñas islas Estado, particularmente del Caribe oriental; también con Trinidad y Tobago y Guyana. Hay que tomar en cuenta que ya desde 1992, con la presidencia de Carlos Andrés Pérez, existía un Acuerdo sobre Comercio e Inversiones entre el Gobierno de la República de Venezuela y la Comunidad del Caribe (CARICOM), fundada en 1973. La principal herramienta de acción llegó con la creación de Petrocaribe en 2005, así que casi todo CARICOM firmó el Acuerdo de Cooperación Energética con Venezuela, excepto Trinidad y Tobago y Barbados. Un grupo de votos (14) que han resultado muy útil a Nicolás Maduro, a partir del momento en que el FSP comenzó a perder el control de la OEA, pues ha impedido la aplicación a su régimen de la Carta Democrática Interamericana, que especifica cómo la “democracia representativa” debería ser defendida de amenazas.

Conclusión

34Carlos Andrés Pérez desarrolló importantes herramientas de geopolítica petrolera, gracias al embargo árabe de 1973-74. El objetivo era fortalecer una perspectiva democrática independiente y nacionalista durante la Guerra Fría, favoreciendo la integración económica y energética en Latinoamérica y el Caribe. Hugo Chávez retomó las herramientas y las amplió gracias al más largo ciclo de precios altos del petróleo (2000-2014). Su objetivo era promover el anacronismo económico de inspiración soviético-cubana y el sueño totalitario de Lenin, Stalin y Fidel; un proceso que obstaculizó los avances democráticos y debilitó la integración económica, hoy convaleciente de la enfermedad de la integración política que Chávez apresuró durante la “Marea Rosa”.

Epílogo

35El chavismo arruinó a la cuarta economía de la región: liquidó a PDVSA, arrasó la infraestructura nacional de servicios públicos y el resto del tejido productivo, destrozó la cohesión social y familiar del venezolano y sepultó la mayor parte de su capital social. Para sembrar el socialismo petrolero del siglo xxi Chávez abatió la institucionalidad y la economía construidas durante un siglo de ingresos petroleros. Venezuela es ahora el país con la mayor tasa de pobreza total de la región (96,2% de los hogares, según ENCONVI-2019) y su PIB es inferior al de algunos países de Centroamérica (CEPAL, 2020), esto sin considerar el impacto de la pandemia COVID-19.

Haut de page

Bibliographie

Alcalá, Luis E. “El sobreseimiento de Chávez”, doctorpolitico.com, Ficha Semanal, n° 178, 2008 [doctorpolitico.com/2008/01/08/fs-178-el-sbreseimiento-de-chavez-080108 (consultado 07/08/2010)].

Caballero, Manuel, La Internacional Comunista y la revolución latinoamericana, Caracas, Alfa, 1986, 281 p.

---, Historia de los venezolanos en el siglo xx, Caracas, Alfa, 2010, 396 p.

Cardoso U., Alejandro, Butto, Luis A. (ed.) El incesto republicano: relaciones civiles y militares en Venezuela 1812-2012, Caracas, Nuevos Aires, 2013, 255 p.

Cepal, Balance preliminar de las cconomías de América Latina y el Caribe 2019, Santiago, Naciones Unidas, 2020.

Coppedge, Michael, Strong Parties and Lame Ducks: Presidential Partyarchy and Factionalism in Venezuela, California, Stanford University Press, 1994, 218 p.

ENCOVI-2019, Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, Caracas, UCSB-UCVUSB, 2020.

Foro de São Paulo (XII), “Breve reseña histórica del Foro de Sao Paulo”, Prensa FMLN, 2016, [www.fmln.org.sv (consultado el 29/06/2020)].

Hernández, Ramón, Giusti, Roberto, “Carlos Andrés Pérez: memorias Proscritas”, El Nacional, 2006, p. 479.

Irwin, Domingo, Micett, Ingrid, Caudillos, militares y poder: una historia del pretorianismo en Venezuela, Caracas, Universidad Católica Andrés Bello, 2008, 336 p.

Irwin, Domingo, Micett, Ingrid, “Logias militares venezolanas y conspiración, 1972-febrero de 1992”, Argos, vol. 28, n° 54, 2011, p. 61-86.

Kedzo, Nikola, Rincón, Juan Andrés, Análisis crítico del juicio por los 250 millones de la Partida Secreta del Ministerio de Relaciones Interiores al exPresidente Carlos Andrés Pérez (1993), Trabajo de grado, Universidad Metropolitana, Caracas, 2017.

López, Virginia, Watts, Jonathan,“Who is Nicolás Maduro? Profile of Venezuela’s new president”, The Guardian, 2013, [www.theguardian.com (consultado 23/06/2020)].

Mainwaring, Scott, “Supervivencia Democrática en América Latina”, Revista Ciencia Política, vol. XX, n° 2, 2000, p. 18-67.

Mayobre, Eduardo, La Propuesta Petroamérica y la integración energética de América Latina y el Caribe”, ILDIS, 2005, 113 p.

McGill, Samuel, Poliantea. Desarrollos históricos 1900-1950, Ministerio de Información y Turismo, 1975, 411 p.

Molina de la Fuente, Jorge, “El Congreso petrolero árabe, Revista de Comercio Exterior, n° 6, 1956, p. 335-338.

Pirela, Arnoldo, “Siete claves para comprender a Venezuela y un vistazo al futuro: mitos y avatares de la economía”, Cuadernos del Cendes, CENDES-UCV, nº 100, 2019, p. 1-34 [www.ucv.ve (consultado el 18/06/2020)].

Reportero24, “Sergio Ramírez: Sin Carlos Andrés Pérez, la revolución nunca hubiera sido posible, su apoyo fue decisivo”, 2011 [www.reportero.com (consultado el 1/03/2020)]

Rey, Juan C., “Consideraciones políticas sobre un insólito golpe de Estado”, Encarte Análisis y perspectivas. Tema: Política 6, Revista SIC, nº 646, 2002, p. 1-12.

Silva Caldero, Alvaro, “Trayectoria de la nacionalización petrolera”, Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales, vol. 12, n° 1, 2006, [www.scielo.org.ve (consultado el 18/06/2020)].

Verdecia Tamayo, Manuel de Jesús, “La confianza política en el pensamiento político de Fidel Castro. Una aproximación”, Estudios del Desarrollo Social, 2016, vol. 4, n° 1, 2016, p. 89-115.

Villalobos, Joaquín, “Cuba: final de la utopía” y “Cuba: defensa y agonía”, Nexos, n° 511-512, 2020 [www.nexos.com.mx (consultado 05/08/2020)].

Haut de page

Notes

1 El título preliminar es “Historia de la economía venezolana: mitos y avatares”, el original contiene algo más 350 páginas, ahora en edición (colaboración financiera del “Programme PAUSE”).

2 Alianza Popular Revolucionaria Americana

3 En el sentido de Richard Dawkins en The Selfish Gene, Oxford University Press, 1976, Nueva York.

4 En 2007 se integró en el PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) creado por H. Chávez.

5 La Habana, 7 de agosto (Reuters) [https://lta.reuters.com/article/economia-cuba-sectorprivado-idLTAKCN25321C].

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Arnoldo Pirela, « Geopolítica petrolera y autoritarismo en América Latina y el Caribe: el caso Venezuela »Caravelle, 115 | 2020, 59-74.

Référence électronique

Arnoldo Pirela, « Geopolítica petrolera y autoritarismo en América Latina y el Caribe: el caso Venezuela »Caravelle [En ligne], 115 | 2020, mis en ligne le 09 février 2021, consulté le 15 juin 2024. URL : http://journals.openedition.org/caravelle/8795 ; DOI : https://doi.org/10.4000/caravelle.8795

Haut de page

Auteur

Arnoldo Pirela

Institut de Recherche pour le Développement/CEPED,
Universidad Central de Venezuela/CENDES
arnoldo.pirela[at]gmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search