Navigation – Plan du site

AccueilNuméros93Homenaje a Jacques GilardHomenaje a Jacques Gilard

Homenaje a Jacques Gilard

Homenaje a Jacques Gilard

Fabio Rodríguez Amaya
p. 9-18

Dédicace

para Hélène, Céline, Laurent y Delphine

Texte intégral

I

1Si esa tarde de un verano particularmente bochornoso de julio de 1968 no hubiera tenido problemas digestivos, el joven recluta, a quien le fue vedado participar en los movimientos de rebelión masiva del mayo precedente que hicieron época –además de cimbrear al mundo–, habría regresado puntual a la base aérea de Francazal donde prestaba el servicio militar obligatorio en el 1er Regimiento del Ejército del Aire de Toulouse. De haber sido así no habría pasado la noche en vela en casa de sus abuelos leyendo obsesionado y de un solo jalón la saga centenaria de los Buendía y, aún embebido en la lectura, al alba del día siguiente no habría podido decirle, con los ojos desorbitados tras los lentes de botella impuestos por una miopía antigua, a Hélène, su joven esposa: «Es como una revelación. Acabo de descifrar los pergaminos escritos en sánscrito por Melquíades y he entendido todo. Absolutamente todo. Hasta los secretos de Francisco el Hombre y los acertijos de Gabriel y su pandilla de amigos».

2Esa noche de delirio en que había fumado casi tres paquetes de Gitanes cambió totalmente el rumbo de su vida y, en su imaginación, abandonó España para radicarse de manera definitiva en el continente americano. Francia perdía así a un futuro y brillante hispanista peninsular que había hecho sus primeros pinitos tratando de cimentarse en Lope de Vega y hasta en la tauromaquia, en la antigua y señorial Burgos, pero ganaba a uno de los mejores americanistas contemporáneos y encontraba al más prominente estudioso de la literatura y la cultura de Colombia de la segunda mitad del siglo.

3Cien años de soledad le había dado la clave para su futuro y a esa obra, a su autor y, antes que todo, al entorno de este último y sus escritores y artistas iba a dedicar a partir de ese momento las mejores energías y lo más agudo de su ingenio. La historia de Macondo conocida de adulto se complementaba con la de la Cruz occitana aprendida de niño. Las dos lo habían llevado al vértigo, le desvelaban mundos y comenzaron a generar en él un estado de casi permanente alteración lúcida de la conciencia. Ese nuevo estado había de conducirlo por entre las autopistas trazadas en la cuenca celeste por el toscano Leonardo y el gitano Melquíades para transitar libremente por el cosmos y, atravesando los dédalos indescifrables del arte y la literatura, alcanzar las galaxias asombrosas del estupor y del conocimiento. Mas sin embargo, la historia de ese joven cuya curiosidad y talento extremo lo catapultarían muy lejos, había comenzado algunos años atrás, en la Haute Garonne.

4Jacques Gilard se había asomado al mundo, temeroso y con cara de susto, en la clínica de los Teinturiers bajo el signo del piscis y con Europa entera incendiada por los odios fratricidas, el 8 de marzo de 1943, en una Francia ocupada por los despreciables delirios hitlerianos y poco más de un año antes de que el general von Choltitz capitulara vergonzosamente después de perder un sinnúmero de sangrientas batallas cazadas por la segunda división acorazada del general Leclerc, hecho que le permitiría a Charles De Gaulle decretar la liberación definitiva de Francia y convertirse en un auténtico Padre de la Patria.

5El recién nacido pasaría los primeros años de vida en Aucamville donde sus padres eran maestros de escuela y, con la dignidad heredada de sus ancestros, demoraban en un alojamiento de función. No en vano sus abuelos habían sido héroes de la Gran Guerra del 14, sus bisabuelos combatientes destacados de las guerras del siglo XIX y sus tatarabuelos por varias generaciones de otras guerras incitadas por los poderosos y libradas en tiempos más antiguos, cuando ya los Gilard se habían afincado como campesinos y labradores en Launac. De ellos, el futuro «sabio occitano triste», como lo denominara un buen amigo, heredaría el espíritu de abnegación y sacrificio de los sencillos de la tierra que lo habían de conducir a abrazar desde chico la causa de los desheredados y de los sin voz que son la mayoría en el planeta. Esos abuelos de cabellos canosos y arrugas labradas en el rostro por los duros trabajos del campo le donarían una lengua antigua y la conciencia de ser Francés por derecho de conquista.

6Occitania melancólica y sus arcanas leyendas de fantasmas inexistentes poblarían desde la infancia inquieta una imaginación destinada ya entonces a cosechar historias y canciones, dichos y poesías en la lengua que había sentado los orígenes de la futura moderna poesía en Europa. Francia le había de brindar cultura, saber, método, disciplina y el espíritu de las Luces que pronto iban a trasegar en un pensamiento socialista y libertario del que nunca renegó. Como tampoco de su condición laica y agnóstica.

7Pronto se radica en Toulouse donde de 1945 a 1953, avizorando con mirada infantil la difícil etapa de la reconstrucción vive, con sus padres y su hermano Guy –otro Gilard, científico y profesor de química en la Universidad de Toulouse–, en los dormitorios de la escuela de la Côte Pavée donde del jardín de párvulos pasa directamente, en 1949, al segundo año de escuela primaria. A estos tiempos remonta su afición por el ciclismo que llegaría a practicar con asiduidad en «velo» deportiva y profesional y le permitiría convertirse en un versado y agudo experto en materia. Su complexión física se iba definiendo hasta alcanzar dimensiones de gigante a la par con una improbable humildad humana e intelectual.

8Igual sucedía con la configuración de su saber, pues ese abuelo paterno que fuese faro a lo largo de su vida, pronto había de iniciarlo, desde comienzos de los años 1950, al doble lenguaje de un único idioma que Sancho y el Ingenioso Hidalgo mascullaban por las tierras llenas de maravillas que antaño fueran dominios de Don Alfonso X el Sabio. El eco de las cantigas de escarnio, de amor y de amigo de este último, pronto lo asientan, a partir de los doce años en los estudios metódicos del español con Maese Fabreguette y, a partir de 1956 de los de latín e inglés cuando, ya alto de estatura y una timidez extrema, ingresa al Instituto «Pierre de Fermat». La contigua iglesia de los Jacobinos, en cuyos claustros descubriera la rayuela y el balón, motiva la eclosión de una iconoclastia aguerrida, un laicismo visceral y un imaginario que más tendría que ver con los desvaríos fantasiosos de Jorge Luis Borges o Aureliano Buendía que, con los de Baudelaire y Zola. Esta experiencia la contaminaría, como alquimista curtido, con el estudio profundo de los sueños de Rabelais, el análisis sopesado de Montaigne, los latinajos de Pascal, la severidad de Descartes, las aventuras del vizconde de Bragelona, las pesadillas de Hugo y los idearios de Robespierre.

9Esa mezcla de visión y realidad motivaría la lenta configuración de su vasta biblioteca personal, más poblada por autores que por aparatosas enciclopedias de cartujo erudito o legajos de ratón de biblioteca. Cursó dos bachilleratos en el que privilegió el literario sobre el científico, con serios estudios de latín e inglés, y en 1960, en el acto de recibir su diploma escuchó con atención las palabras de su otro profesor de español, Monsieur Dupuis, quien le dijera con voz baja pero recia: «Tendrás que ir al curso de verano de Burgos», benévola orden que cumple desde ese año hasta 1964 mientras un año antes obtiene su Licence d'Espagnol.

10En la antigua sede de las cortes de Castilla y León asiste a los cursos de verano «Mérimée-de Sebastián» y pronto adquiere un raro dominio del idioma español. No obstante, más interesante es que allí, a pesar de la miopía galopante pero con una auto ironía envidiable que no lo abandonaría nunca, se viste de blanco con cinta de raso rojo en la cadera y se lanza al ruedo como novillero con el sueño de poder algún día vestir traje de luces. Por suerte, para esta historia, la suya personal y la de la literatura latinoamericana, un energúmeno cuadrúpedo sin pitones acerados lo levanta en vuelo y la rudimentaria montera no pasa de ser un bello sueño de adolescente descarriado.

11Mientras tanto, en la irrepetible y ensoñadora ciudad rosada, de la que conoce al dedillo hasta el último rincón, no sólo se instruye como es debido, sino que se reúne en tertulias de muchachos melenudos pero interesados en el mundo y se aplica con entusiasmo y melancólico esmero reflexivo a los estudios convirtiéndose en un privilegiado alumno de Hypokhâgne y Khâgne, al tiempo que prepara su examen de admisión a la Escuela Normal Superior de la Calle de Ulm en París.

12En la capital le sucedió como a Jean-Paul Sartre que llegó de segundo tras el futuro y renombrado profesor Herland, del que Gilard quería ser alumno. Este pequeño fracaso lo deriva a la Facultad de Letras situada en el antiguo edificio de la Facultad de Derecho en el centro de Toulouse y luego trasladada al castillo del Mirail. En ésta, en 1964, después de concienzudos estudios de las filologías, las literaturas y la historia, sostiene una Maestría, como por entonces se denominaba Diplôme d’Etudes Supérieures, con una tesis del título Lope de Vega et la tradition horatienne de l'épître. Su tutor es Monsieur Dupuis, discípulo del mítico Mérimée.

13Ernest Mérimée es el primero de una estirpe de hispanistas que alcanzó a ejercer como profesor titular de la primera cátedra francesa de lengua y literatura españolas creada en la Universidad de Toulouse en 1886 y fundador en 1908 (junto a Rodrigo de Sebastián) de los Cursos de Verano de Burgos, los más antiguos de España. Merimée despierta el interés del inquieto y talentoso joven Gilard pues había sostenido la tesis –que haría desternillar de la risa a Borges en Buenos Aires– de que Quevedo era intérprete de la decadencia española. Y los estudios de su hijo, Henri, otro hispanista ilustre de Toulouse, incitan a Gilard a ocuparse de los países Catalán y Valenciano, de los que aprende idiomas, usos y costumbres, para cerrar su ciclo formativo con el profesor Paul Merimée, nieto del primero de la estirpe y uno de los tres fundadores, en 1963, de la revista Caravelle.

14Como «premio» por su Maestría se regala un viaje, de estudiante varado a Portugal y, recordando las cantigas de Alfonso X escritas en galaico, adquiere las primeras herramientas del idioma y de la poesía de Camoens y Alvaro de Campos. Simultáneamente profundiza sus conocimiento del inglés de Shakespeare, Whitman, Virginia Wolf, Caldwell y Faulkner que llega a dominar y a hablar sin acento, al tiempo que descubre con ellos la gran literatura anglosajona y norteamericana. Dominado el asunto inglés con los rivales naturales de Francia, se adentra en el estudio del alemán y el italiano que tanto le ayudarían para comprender a los mejores tercermundistas y bárbaros aborígenes trovadores, juglares y lectores en voz alta que se cuelgan como simios de los árboles desde el sur del río Bravo hasta las desiertas pampas de los patagones.

15A solo veintidós años, que da prueba de su ya sólida preparación y con a las espaldas una formación clásica, recibe la Agrégation d'Espagnol como el más joven del año y se traslada a Nancy, donde enseña hasta 1967 en el Instituto Poincaré y alterna con un personaje que jugaría un papel revolucionario dudoso al lado de Che Guevara en Bolivia y se convertiría, en años posteriores, en un potente asesor del presidente Mitterrand: Régis Debray.

16A su regreso de Nancy, Gilard, viene cooptado para el servicio militar obligatorio que es donde comienza esta historia y, durante el último periodo de la mili, en esas largas horas de modorras inútiles y agobiadoras, afianza su preparación en campo histórico y literario, descubre la música de «Los calchakis» y la «Misa criolla» del argentino Ariel Ramírez y tiene «la revelación» –son palabras suyas– que lepermite ensimismarse, primero, y apersonarse, luego, de la aldea-mundo de Macondo que no solo estaba dando que hacer a doctos y eruditos sino también levantando una voz enérgica y grave contra el racismo y el clasismo excluyentes, la tradición colonial y neo colonial que América latina seguía y sigue viviendo –contra cualquier lógica– en su ya agobiadora y violenta historia de cinco siglos.

Intermezzo

17En 1969 Gilard ingresa como Assistant à la Section d'Espagnol en la Universidad de Toulouse y se desempeña en ese cargo hasta 1974 en que deviene Maître-Assistant y en 1985 Maître de Conférences de la misma. Mientras en Europa repercuten los ecos del mayo parisino, encuentra a Georges Baudot, hispanista de alta alcurnia quien, nacido en Madrid en 1935, después de muchas vicisitudes se convertiría en el mexicanista más importante de Francia y en amigo y colega entrañable de Gilard. Hay historias de las correrías por la región de los dos amigos a caza de documentos, memorias y leyendas, como la memorable hecha a Montsegur (Ariège) donde visitaron el castillo cátaro local, símbolo importante de la resistencia occitana frente al invasor francés. Pero no solo motivados por la historia sino atraídos por parcos o luculianos itinirerarios gastronómicos que daban pie a largas y profundas conversaciones sobre la lejana América allende la mar océana de la que Baudot ya se había apersonado con sus primeras investigaciones y a la que Gilard llegaría de ahí a poco.

18Desde entonces, con las necesarias diferencias y peculiaridades, siguieron caminos paralelos con historias diferentes. Baudot es reclutado por Paul Merimée en 1966 como redactor de la revista Caravelle que dirige de1975 a 1995. Gilard es reclutado por Baudot en 1969 como redactor de la revista de la que, desde 1973, es miembro del Comité de Redacción, director adjunto en 1993 y director desde 1995. Baudot discute su tesis para optar el Doctorado de estado en 1975 dedicada al México colonial y Gilard en 1984 dedicada a la Colombia contemporánea. El primero se desempeña como director, primero, de la Section d’Etudes Hispano-Américaines, membre du Bureau de l'UFR d’Espagnol y, después del IPEALT (Institut Pluridisciplinaire pour les Etudes sur l’Amérique Latine à Toulouse) y el segundo lo releva en las mismas e idénticas funciones. Baudot llegaría a ser el más eximio mexicanista y Gilard el más eximio colombianista. Los dos con plena conciencia de ser Americanistas, tout court, hicieron carreras brillantes que concluyeron con el título de profesores eméritos y murieron casi en correspondencia de edad.

19A Gilard le correspondió coordinar, como director, el número doble especial de Caravelle en honor del maestro en 2001, un año antes de su muerte en 2002 y hoy en 2009 se publica este número especial de la revista en honor de Gilard a un año de su desaparición. Los dos a su manera fueron maestros y sus discípulos son hoy americanistas activos en diferentes lugares del mundo.

II

20Una vez instalado como profesor de planta en la Universidad,Jacques Gilard da inicio a su actividad bifronte: la docencia para despertar corazones sordos y desvelar metáforas y la investigación que lo habría de convertir en el teórico del grupo de Barranquilla y en uno de los mayores especialistas de la obra de sus integrantes a la par de consentirle realizar una carrera académica brillante como es reconocido a la unanimidad. Pero es apenas el inicio de un tortuoso y aventurado periplo intelectual y humano que lo había de conducir por los recodos más impensables de las letras americanas del pasado y del presente, en las que privilegia las contemporáneas y se concentra en el periodo crucial que, entre los años Treinta y los Setenta, llevarían finalmente a Colombia a ingresar a pleno título en la modernidad.

21Gilard, que nunca fue un viajero dotado, no desmiente el recorrido que históricamente sirve para llegar al continente atravesando la mar de los sargazos por la ruta de las destartaladas carabelas de un presunto almirante loco y visionario y desembarca en las antillas. Primero en Cuba –en 1970 y 1972– y luego en Puerto Rico –en 1977– para ingresar finalmente al continente por los puertos del antiguo Reino de la Nueva Granada y llegar siempre puntual a la cita.

22Pero, atención, como un aventurado payador, pues en Cuba, en su segunda visita, lo arresta la policía y lo expulsa el barbudo KGB tropical y, en Puerto Rico, la CIA lo pone en manos de la policía y lo declaran persona non grata y patitas en la calle –o en la mar Océana– así que amigo de independistas y notables escritores de acá, y de los mejores poetas y narradores, algunos disidentes, de allá la desagradable experiencia le enseña cómo es la metamorfosis de la revolución real en los Cafés de Sartre, Vargas Llosa, Cortázar y Debray en el quartier latin de la Ciudad Luz y de las demostraciones libertarias y democráticas del Village de la Gran Manzana. Sale curtido de su primer contacto, pero deja trabajos inmejorables cumpliendo el encargo asignado por Baudot de publicar un número de Caravelle dedicado a Cuba. Allá, deja amigos para siempre como Nancy Morejón, Alejo Carpentier, Pablo Armando Fernández y Miguel Barnet después de tomar partido contra la ignominia del caso Padilla y de rehabilitar, acá, a Ramón Emeterio Betances que hasta había vivido sin tierra bajo los pies en la Toulouse de Gilard. Y así da inicio a la ponderosa e interminable bibliografía que da cuenta de su trabajo.

23Serán cuatro los viajes a Colombia entre 1978 y 1982, pero la ingente cantidad y variedad de materiales que recupera de mazmorras y altillos se convierte en montañas de papel en la biblioteca de su casa de Cugnaux y le dan cuerda para redactar los seis tomos de su tesis doctoral García Márquez et le groupe de Barranquilla cuyo director fue el igualmente noto americanista y buen amigo de Gilard, Claude Fell de la Sorbona de París. Es entonces desde 1978 que comienza el nostálgico y vigoroso buceo en las ciénagas profundas de los garabatos pergeñados con pluma de alcaraván en los papiros apolillados del futuro Nobel y en los del «nene» Álvaro Cepeda Samudio, Germán Vargas, Félix Fuenmayor y de los dos maestro de estos jóvenes: el catalán Ramón Vinyes y el barranquillero José Félix Fuenmayor, más todos los artistas, poetas y escritores cercanos o distantes que configuran la pequeña galaxia del Caribe y de la literatura colombiana del siglo XX a la que se dedica desde entonces con suma inteligencia, una gran dosis de pasión y mano de director de orquesta que sabe descifrar textos e interpretarlos. Es de ahí que salen los cuatro tomos del trabajo titánico que significó recuperar, ordenar e interpretar el periodismo de García Márquez con los agudos ensayos que los prologan y, en sucesión, los libros de Cepeda y Vinyes, las ediciones críticas de varios autores, entre ellos José Asunción Silva, y los centenares de ensayos publicados en Europa y América entre 1971 y 2009.

24Pero lo que interesa no es la cantidad sino la densidad y la inmensa variedad de intereses y autores que trata. Entre todos destacan la recuperación de los más insignes intelectuales y olvidados escritores del siglo en ese país bañado en sangre por los odios políticos centenarios y la ceguera de la ignorancia: Jorge Zalamea y Eduardo Zalamea Borda. Pero es el comienzo pues no quedan de lado José Eustasio Rivera, Luis Carlos López, León de Greiff, Álvaro Mutis, Héctor Rojas Herazo, Zapata Olivella, algunas escritoras como Alba Lucía Ángel y Montserrat Ordóñez y otros más; los trabajos dedicados a vallenato, poesía y música popular y a los juglares transhumantes de ayer y de hoy que derivan hacia el corrido prohibido, la literatura de cordel y los pliegos de bandidos; los estudios agudos dedicados a diarios, periódicos y revistas de la época y, también a la focalización de los problemas generales y particulares de la cultura y el arte colombianos y a sus figuras democráticas, liberales y progresistas o retrógradas, conservadoras y reaccionarias. Sin concesiones de ningún tipo, con juicios tan acertados como implacables en positivo y negativo que dan muestra de la honestidad intelectual y la amplitud de mirada del estudioso francés, vilipendiado a veces, a causa de celos y envidias de mediocres poeticas y escribanos de régimen y a sueldo de los potentes gamonales de ese maravilloso, contradictorio y torturado país que es Colombia.

25Desde 1982 nunca jamás regresa físicamente a esas lejuras que lo dejan curado y del que se volvió un especialista mayor (de literatura, política, culinaria, música, folklore y bellezas de todo tipo) pero durante treinta años consecutivos dedicó lo mejor de sí a sus escritores y artistas. Hay testigos de sus desvelos, angustias y dolores por ellos: jóvenes exordientes o figuras consagradas que fueran como los contados y excelentes Nerudas, Caballeros, Guillenes, Borges, Collazos, Cruz- Kronflys, Martís, Fayads, Olacireguis, Triviños, Ferrés y Araújos que estudia, promueve, traduce y publica. Y, soberana, a partir de 1975, es la figura y la obra de Marvel Moreno la insuperable escritora barranquillera de origen y parisina de adopción de la que fue albacea, cómplice, amigo, traductor, editor y lector fetiche. Entres esos paradigmas que son Ramón Vinyes, Cepeda Samudio, García Márquez y Marvel Moreno se desplaza con destreza e inteligencia, y retrocede y avanza en el tiempo y en el espacio buscando talentos como Diógenes con su linterna sin dejar jamás de ocuparse de escritores de otras geografías. Siempre con sencillez y entusiasmo, afinando instrumentos de trabajo y herramientas de lectura y análisis. Así como tampoco dejara de discutir de ciclismo y de rugby, de recetas de cocina y de política, de literatura y de arte, ni dejara de indignarse ante injusticias y vejaciones de quien sabía, por nobleza de ánimo, solidarizar con los desposeídos, con los sin voz que son las mayorías de seres que pueblan el planeta.

26Desde aquella tarde de un verano bochornoso de julio de 1968 Gilard se multiplica en diferentes quehaceres que desarrolla con entusiasmo, curiosidad y extremado rigor: es editor, redactor, ensayista, traductor, profesor, organizador, investigador, lector y descubridor de nuevos talentos o de maestros olvidados. En su trabajo no hace concesiones ni tampoco presta el flanco para llegar a componendas y ejerce sus funciones en la más completa autonomía pero con una rara generosidad intelectual en el brindar oportunidades o en el reconocimiento de valores intrínsecos de la obra de un autor. Asume como parte de su oficio la apertura de relaciones y amistades que lo hacen, muy a pesar de timidez y discreción, entrañable entre quienes lo conocieran. Puntilloso y exacto ha sido hombre dado en entablar polémicas fundamentadas en el conocimiento y nunca en la ignorancia o el mal ánimo, y jamás persona de odios o de ataques bajos. Por el contrario, desde siempre ha sido conciliador pero apasionado en sus debates y antagonismos, leal con el enemigo y fiel a sus amigos. Empedernido cultor de la buena comida y de las mejores bebidas, poseía como don tener memoria de hierro y era dado a contar chistes picantes y al final de las veladas convertirse en trovador entonado y cuenta cuentos risueño y fiestero. La condición de políglota le permitía una inmensa movilidad en cualquier ambiente. Fue digno y generoso en sus estrecheces económicas, metódico y cuidadoso en su relacionarse con el mundo. Obsesivo en la exactitud de investigaciones, cronologías y trabajos. Brillante en sus alegatos entablados en un español suculento y musical como poco extranjero domina. Preciso en el uso de sus fuentes metodológicas y críticas. Nunca hizo concesiones y rechazó sistemáticamente reconocimientos, condecoraciones y homenajes. El día que le otorgaron les Palmes académiques o lo nombraron Profesor emérito, fueron varios quienes recibieron la llamada de un iracundo indignado ante la hipocresía de quienes juegan el mezquino y arrogante juego del poder.

27Este número de Caravelle compuesto por ensayos, semblanzas, retratos, textos creativos de amigos, colegas y discípulos que han respondido generosamente al apelo, quiere dar cuenta y rendir el homenaje merecido a Jacques Gilard, el Maestro, que siempre refutara tal apelativo. Una celebración que se le hace en su propia revista a un año justo del último y definitivo viaje a Samarcanda, sin dejar de destacar que la sencillez de sus ancestros campesinos nunca chocó con el alto vuelo de su conocimiento, que su sonrisa guasona y su guiño irónico fueron siempre demostración de una timidez extrema y de una generosidad sin límites que le valieran el sobrenombre de « sabio occitano triste ».

28En fin, sea este volumen demostración al amigo entrañable y al inmejorable compañero de aventuras humanas e intelectuales, que seres de su talento y de su talante –que constituyen hoy día una ya rara estirpe en vía de extinción– y muy a pesar de las visiones apocalípticas, sí tienen una segunda oportunidad sobre la tierra.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Fabio Rodríguez Amaya, « Homenaje a Jacques Gilard »Caravelle, 93 | 2009, 9-18.

Référence électronique

Fabio Rodríguez Amaya, « Homenaje a Jacques Gilard »Caravelle [En ligne], 93 | 2009, mis en ligne le 01 avril 2021, consulté le 18 octobre 2021. URL : http://journals.openedition.org/caravelle/9375 ; DOI : https://doi.org/10.4000/caravelle.9375

Haut de page

Auteur

Fabio Rodríguez Amaya

Universidad de Bergamo

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Caravelle – Cahiers du monde hispanique et luso-brésilien est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Presses universitaires du Midi
  • Logo IPEAT
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search